Anda di halaman 1dari 25

'
' 1

Eugenio Martínez Celdrán

El sonido en la ·
comunicación humana
/ _ _ lntrodLJcción a la fonética
Universidad Alberto Hurtado
: Biblioteca
1

llllllll/lll/l
000083319
lfllll/llfllll

OCTAEDRO
El son ido en la
comunicación humana
LJ1 Lt.i
Y\ ~iS-6-
Eugenio Martínez Celdrán "2<>., .ed ·
C·Z

El sonido en la
comunicación humana
1ntroducción a la fonética

UNIVERSIDAD
ALBERTO
r-¡URl',\DO
BIGL~C. ·; Té.CA

OCTAEDRO
LENGUAJE Y COMUNICAC IÓN

Colecc ión dirigida por Jen aro Ortega

«Dondequiera que haya seres humanos, habrá un len -


guaje y, en cada caso, uno que existe básicamente como
hablado y oído en el mundo del sonido.»
W. J. ONG

Primera ed ic ión: octubre de 1996


Segunda edic ión revisada: octubre de 2003

© Eugen io Martínez Celdrán

© De esta edición:
Ed ic iones OCTAEDRO, S.L.
Bailén, 5 - 080 LO Barcelona
Tel. : 93 246 40 02 Fax: 93 23 1 18 68
www.octaedro.com - octaedro@octaedro.com

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autori zación escrita de


los titul ares del Copyright, bajo las sa nciones estab lecidas en las
leyes, la reproducc ión tota l o parcial de esta obra por cualqui er
medio o proced imiento, com pre ndidas la reprografía y el
tratamiento inform ático, y la distribu ción de eje mplares de ella
med iante alquiler o préstamo púb li co.

[SBN: 84-8063- 156-2


Depósito lega l: B. 44.877-2003

lmpres i n: Hu rope

lmpr so n ·spaña
I rin ted in pain.
,
Indice general

l. Introducción ... 11
1.1. El lenguaje es un fenómeno oral 11
1.2. Los dominios del habla . . .. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . 11
1.3. Fonética y fonología .. 15

2 La clasificación articulatoria de los sonidos . 19


2.1. La clasificación de los sonidos y los símbolos
fonéticos . 19
2.2. Vocales y consonantes. 20
2.3. La cadena hablada. . ... ... . ... ..... . . 21
2.4. Las vocales cardinales . ·· ·· · ··· ··· 22
2.5. Diptongos. 26
2.6. Las consonantes. 27
2.7. Las vocales del español. 42
2.8. Las consonantes del español 43

3. ·La producción del sonido y su manifestación acústica .. 51


3 .1. Fenómenos periódicos . 51
3.2. Las ondas sonoras . 54
3.3. Gráficos para representar el sonido ... .. .. ... . ... ... . . 59
3.4. La producción del sonido . 64
3.5. Las cavidades del tracto vocal: filtros con propiedades
resonadoras . 67
3.6. Propiedades acústicas de los segmentos vocálicos. 71
3.7. Propiedades acústicas de las consonantes. 80
3.8. Un modelo de producción del habla. 97

4. La percepción .. 99
4.1. El mecanismo auditivo. 99
4.2. La percepción . .. 100
4.3. Tono, sonoridad y timbre . .. . . . . . . . . ... 102
4.4. Teorías de la percepción del habla . . .... . 104 l. Introducción
4.5. La invariación acústica y la percepción ..... 108
4.6. Conclusión ...... ....... . .. 119

5. Prosodia ... ..... .. . ... .. .... .. ..... . . . . . 121


5.1. El acento . . .. 121
5.2. El acento, la sílaba y el ritmo ... ..... .. . .
1.1. El lenguaje es un fenómeno oral
. .. 123
5.3. Tono y entonación ..... 124 Fue F. de Saussure (1916) quien, en primer lugar, llamó la atención
5.4. La melodía: su análisis fonético . . .. 126
5.5. La duración . de los eruditos sobre la primacía del-habla sobre la escritura. Ha exis-
. . .. . . . 133 tido una larga tradición, según la cual, la forma básica del lenguaje
6. Epílogo .. .... ... ... . .... ... . ..... .. ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . 135 era la escritura. Incluso, muchos prestigiosos lingüistas del siglo XIX
lo creyeron. F. de Saussure indica que «ni el mismo Bopp hace dis-
ti nción clara entre letra y sonido; al leerle, se creería que una lengua
Apéndice 1: Alfabeto de Fonética Internacional . . . .. . . . . 139 es inseparable de su alfabeto» (p. 32). Nos movemos en una socie-
dad donde la imagen nos envuelve constantemente y quizás por eso
Apéndice 11: Alfabeto Fonético de la Revista de Filología
mismo le damos mayor valor que a la palabra. No caigamos también
Española (RFE) . .. . . .. .... 147
nosotros en la trampa: el lenguaje humano es un fenómeno oral. La
Referencias bibliográficas escritura, así como todos los sistemas gestuales, son sustitutos del
-.. .. ..... ....... .. . . .. .... ... ... .. 149 habla. W. J. ,Ong, apoyándose en otros muchos testimonios, lo indi-
Índice analítico . ca claramente: «No obstante la riqueza de la gesticulación, los com-
. ... 155 plejos lenguajes gestuales son sustitutos del habla y dependen de sis-
temas orales del mismo, incluso cuando son empleados por los sor-
dos de nacimiento» (1982:16). A. Martinet ha destacado de una
manera especial esta característica del lenguaje humano: «La natura-
leza vocal del lenguaje humano no es, pues, un aspecto accesorio,
sino un rasgo fundamental , sin el cual la organización de la comuni-
cación sería completamente diferente de la que conocemos» (p.17).
Despertemos, pues, a esa realidad y conozcámosla en sus detalles.

1.2. Los dominios del hablá]

Hemos hablado del lenguaje como fenómeno oral y ese adjetivo


conecta etimológicamente con os, oris 'boca'. Martinet utiliza el
adjetivo vocal, derivado de 'voz'. En realidad, con esas expresiones
se quiere decir que el lenguaje se manifiesta básicamente -se exte-

11
1. INTRO DUCCIÓ N

ri ri za- a trav s de un mundo diferente de la escritura, la gesticula- Cada adjetivo que ha ido subrayando el autor nos inserta en un
¡ n c ualquier otro medio de expresión humana que no esté vincu- minio de ese mundo del sonido que conocemos con el nombre de
la do no sólo a la boca y la voz, sino también al oído y, sobre todo, a FONÉTIC A. Yendo del exterior al interior, el dominio físico entra de
una imagen acústica en el cerebro. Dos grandes maestros de la lin- 11 no en el estudio de las cualidades de las ondas sonoras que trans-
güística lo confirman. E. Sapir (1921) decía que «el lenguaje es un miten el mensaje comunicativo. Los mecanismos ~e la fonación y
método exclusivamente humano, y no instintivo, de comunicar ideas, udición son fisiológicos. Por último, el fenómeno psíquico pode-
emociones y deseos por medio de un sistema de símbolos produci- mos sorprenderlo en dos niveles de abstracción. El nivel más con-
dos de manera deliberada. Estos símbolos son ante todo auditivos y r to es la imagen acústica de los sonidos de nuestra lengua, que
son producidos por los llamados "órganos del habla"». (p. 14) Son ada uno poseemos en nuestro cerebro. En el área de Wernicke, en el
ante todo auditivos. Hoy preferimos decir 'perceptivos'. El oído es hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, es donde se encuentra loca-
una ventana para el cerebro, a través de la cual se asoma al mundo lizado el proceso de comprensión del material auditivo percibido y el
exterior mediante las sensaciones auditivas. El cerebro percibe y dis- proceso de control de la emisión del habla. Y en el área de Broca, en
crimina lo que le llega del exterior en el uso del lenguaje. F. de 1 mismo hemisferio izquierdo, es donde se produce el proceso de
Saussure hablaba de "imágenes, acústicas" : «Supongamos que un 'traducción' de la información lingüística procedente de otras áreas
concepto dado desencadena en el cerebro una imagen acústica para convertirla en lenguaje hablado (vid. G. A. Miller 1981 :50).
correspondiente: éste es un fenómeno psíquico, seguido a su vez de Existe un segundo nivel más abstracto, que atiende únicamente a
un proceso fisiológico: el cerebro transmite a los órganos de la fona- la función que desempeña cada elemento en la cadena hablada y a
ción un impulso correlativo a la imagen ; luego las ondas sonoras se las relaciones que los enlazan en el sistema. Parece ser que F. de
propagan de la boca de A al oído de B: proceso físico.' A continua- aussure se refería a este segundo nivel cuando hablaba de imagen
ción el circuito sigue en B un orden inverso.» (p. 76) acústi ca; pues indica al respecto que «si se hace abstracción de esta

,,,---....•·--..-...- ----...
Audic ión
...
Fonac ión

Concepto
Imagen acústica

------·-··-···....
Fonac ió n
___ .,
Audi ción
Co11c1..a anterior
del lenguaje (Broca)

Figura 1.2. Las áreas del hemisferio izquierdo (A daptado de Penfield y Roberts,
Figura l . J Circuito de Saussure 1959)

12 13
l. INTRODUCC IÓ N

multitud d movimientos necesarios para realizarla en el habla cada experimental propiamente dicho y se diferencia de la fonética que no
. ,,. . ., '
imagen acust1ca no es mas que la suma de un número limitado de utiliza las hipótesis como medio de averiguar hechos contradictorios
ele mentos o fonemas» (p. 80). No es que el pensamiento de Saussure o nuevos. No debe pensarse que la mera utilización de instrumentos
'.1os haya llegado demasiado diáfano, pero creemos que es correcta la da garantías de experimentación. Esta implica siempre trabajar con
rnterpretación dada. hipótesis (vid. Llisterri, 1991; Martínez Celdrán, 1991a). .
Así, pues, en el dominio psíquico tendremos dos enfoques: Últimamente, se tiende a diferenciar dos niveles dentro de la mis-
ma fonética. J. Ohala (1990) distingue entre una fonética taxonómi-
a) la fonología: en el nivel más abstracto, atiende sólo a la fun- ca que se dedica a exponer un conjunto de «descriptores»; esto es, un
ción de los sonidos en la lengua y a las relaciones entre fonemas. conj unto de rasgos articulatorios y acústicos para la clasificación de
b!
}ª fon~t~ca cogniti:a: estudia los procesos cognitivos de per- los sonidos; y una fonética científica, que pretende entender, expli-
cepc1on (fonet1ca percept1va) y de producción del habla. Es un nivel car y generalizar los hechos formales del habla. Su posición es bas-
más concreto que el anterior. tante radical. Está claro que la fonética tradicional se basa en esa
orientación taxonómica, qui zás mejor llamarla descriptiva. Y la que
En el dominio fisiológico, la fonética articulatoria estudia todo el él llama científica, sería mejor denominarla teórica, ésta ha tenido
proceso de la producción de los sonidos del habla. Conocemos este un auge considerable en estos últimos años (véase por ejemplo M. E.
proceso con el nombre de pronunciación. Aunque también es fisio- Beckman, 1988).
lógica la audición, no se suele estudiar en este apartado el mecanis-
mo del oído, pues éste no modifica las cualidades de las ondas sono-
ras que son portadoras del mensaje; su función consiste únicamente 1.3. Fonética y fonología
en convertir esas ondas sonoras en impulsos nerviosos. En todo caso,
este aspecto puede entrar dentro, como una parte inicial, de la foné- Estas son dos ramas lingüísticas con estrechos lazos que conviene
tica perceptiva. aclarar. Como se ha dicho, la fonología atiende a la función que ejer-
En el dominio físico, la fonética acústica estudia las cualidades cen los sonidos desde un punto de vista lingüístico, lo cual determi-
de las ondas sonoras y cómo transportan los distintos parámetros que na unas unidades funcionales denominadas fonemas. También estu-
dan soporte al mensaje. diará las relaciones que mantienen dichos fonemas en el sistema de
Fonética sólo hay una. Los adjetivos que le aplicamos únicamen- la lengua. Se cumple una función lingüística cuando el elemento en
te van referidos a los distintos puntos de vista que se pueden adoptar cuestión sirve para diferenciar signos lingüísticos. Se suele emplear
al encarar el fenómeno del habla humana. Como se ve, entendemos la llamada prueba de la conmutación para saber si se desempeña
por habla todo el proceso de exteriorización de una lengua y no sólo dicha función; por ejemplo, si oponemos bota a veta, sólo habrá un
el ~specto motor o de producción del sonido. Otros adjetivos pueden elemento distinto /o/ en bota frente a /e/ en veta (teniendo en cuenta
aplicarse a la palabra fonética. Si decimos general es porque intere- que, en esta lengua, la diferencia entre b y v es sólo ortográfica);
sa estudiar las capacidades de pronunciar y percibir sonidos que tiene luego o/e son dos fonemas en español. Estas dos palabras constitu-
~l s_er humano en vistas a la comunicación lingüística. Si queremos yen una pareja mínima. Si la operación se va haciendo con cada uno
rnd1car que sólo vamos a estudiar los sonidos empleados por una len- de los elementos se obtiene un número entero de fonemas: cuatro
gua entonces la fonética llevará el adjetivo que corresponda a dicha para la palabra: lb + o + t + a/.
lengua: castellana, catalana, china, vietnamita, etc. Se habla de foné-
tica experimental en la investigación, cuando se utili za el método

14 15
1. fNTRODU CI N

tienen con sus variantes alofónicas y qué lazos establecen entre ellos
bota/sota bis
bota/veta ole en el sistema.
La fonética no atiende a las funciones de los sonidos . Se ocupa de
bota/boca tlk
bota/voto a/o estudiarlos en sí mismos desde la perspectiva de su producción, de su
percepción y de sus características acústicas, de modo que e~e estu-
De esta forma se obtienen los fonemas de una lengua. El fonema dio proporciona un conjunto de rasgos fónicos que caractenzan los
fonos que utilizan las lenguas humanas. También intenta establecer
es, pues, la unidad mínima y sucesiva del significante de un signo
lingüístico. Cumple una función distintiva y carece de significado. Se los procesos mentales que subyacen a la producción y a la percep:
ción. La fonología se encargará posteriormente de establecer que
podrá comprobar que un fonema no es igual que un sonido; en pri-
rasgos cumplen la función distintiva en una lengua determinada Y
mer lugar, porque en la misma lengua hay muchos más sonidos que
cuáles no la cumplen. Además determinará los sistemas y las reglas
fonemas. Obsérvense estas dos frases:
que los rigen. .
En este libro queremos atender principalmente al estudio de la
. l. Quiero tu voto convencido.
fonética. Sólo en alguna ocasión y muy de pasada tendremos que
2. Quiero un voto convencido.
hacer referencia a la fonología.
En 1, laves una [fü, en ella los labios están próximos, no se lle-
gan a cerrar por completo y el aire se desliza suavemente por esa
abertura; en 2, es una [b], pues los labios están totalmente cerrados
y el aire queda detenido durante unas milésimas de segundo hasta
que irrumpe un tanto violentamente formando un explosión en el
momento de abrirlos. Pero este hecho no cambia el significado de ese
sustantivo; por tanto, no cumple una función lingüística. [fü y [b] son
dos sonidos que representan el mismo fonema /b/; se trata, pues, de
dos variantes que reciben el nombre de alófonos (transcribiremos
siempre con corchetes los alófonos y con barras oblicuas los fone-
mas). El prefijo inicial alo- hace referencia a la existencia de otros
fonos para el mismo fonema; el fono representa un primer grado de
abstracción realizado sobre el sonido, hecho puramente físico y,
como tal, concreto; el fonema, pues, constituye un segundo grado de
abstracción realizado sobre el fono o los alófonos por los que se
manifiesta. No obstante, a veces para simplificar no se realiza la dis-
tinción neta entre sonido y fono, sino que se utiliza la palabra soni-
do para ambos.
En segundo lugar, de lo dicho se desprende que sonidos y fone-
mas son siempre diferentes porque se sitúan en niveles distintos de
abstracción: el primero más concreto y el segundo más abstracto.
La fonología determina los fonemas de una lengua, qué relación

17
16
2. La clasificación articulatoria
de los sonidos

2.1. La clasificación de los sonidos y los símbolos fonéticos

Ya en el siglo XIX se vio la necesidad de disponer de un conjunto de


símbolos que representasen inequívocamente los distintos sonidos
usados en las lenguas del mundo. Como la intención era que todos
los fonetistas los utilizasen sé llamó Alfabeto Fonético Internacio-
nal [AFI o IPA (lnternational Phonetic Alphabet)]. Cada símbolo
representa una intersección de valores de rasgos.
Un rasgo es la característica mínima e irreductible que participa
en un sonido. Puede estar relacionado con la producción del sonido:
rasgo articulatorio; o con su manifestación acústica: rasgo acústico.
Todo sonido está compuesto por un conjunto de rasgos y el símbolo
que los representa no es más que una forma abreviada y cómoda de
Lratar con ellos.
Desde 1886 existe la Asociación Internacional de Fonética que
ha velado por tener un conjunto de símbolos apropiado para las nece-
sidades de los fonetistas. Lo ha ido revisando a lo largo de su exis-
L_ncia y la última revisión es de 1996 (IPA 1999). Seguiremos esta
última versión para conocer los rasgos, sonidos y símbolos utilizados
n la fonética actual (véase el Apéndice I).
Además del AFI, en nuestro ámbito se utiliza también el alfabeto
de la Revista de Filología Española (RFE), publicado en 1915
(Lomo II, pp. 374-376). Posee sólo algunas diferencias con el de la
Afl, pero es interesante,conocerlo porque gran parte de los estudios
Lrad icionales de fonética, fonolog{a, dialectología, etc. están realiza-
dos con este otro alfabeto (véase el Apéndice II) .

19
L ONlDO •N LA COM UNIC AC IÓN HUMAN A 2. LA CLA

2.2. Vocales y consonantes 2.3. La cadena hablada

Antes de empezar la descripción de los rasgos y sonidos de los que Los sonidos forman una cadena continua. Al articular un sonido,
cada lengua toma sus sistemas fónicos, conviene que nos refiramos, antes de que se hayan llegado a desarrollar por completo los gestos
aunque sea sucintamente, a esta gran división que nos ha sido que constituyen ese sonido, los órganos ya están tomando posiciones
impuesta desde la antigüedad; pero de la que no hemos podido esta- para realizar el segundo, de modo que algunas de las características
blecer unos criterios articulatorios o acústicos decisivos para carac- del sonido siguiente se anticipan en el sonido actual y viceversa. Este
terizarla, pues desde la consonante más pura, como puede ser [p], fenómeno se conoce con el nombre de coarticulación. Observemos
hasta la vocal más pura, como puede ser [a], existe una gradación de las diferencias de la [s] en la pronunciación de las palabras sima y
sonidos que todo intento de dividirla ha de ser forzosamente conven- suma. En la primera, los labios se encuentran estirados en la realiza-
cional. ción de la [s], puesto que en la vocal lo van a estar; en la segunda,
Siendo conscientes de esta convencionalidad digamos que las los labios están redondeados y abocinados como corresponde a la
consonantes son sonidos que tienden a obstruir el tracto vocal, mien- vocal siguiente. Este hecho es el más habitual en la cadena, de modo
tras que las vocales dejan libre el paso de la energía sonora a través que se sucede todo tipo de adaptaciones entre los gestos articulato-
de dicho tracto. Tradicionalmente, todo sonido que posea un cierre rios de los sonidos contiguos. Se dice que un sonido se asimila a otro
mayor que el de las semivocales [iJ y [uJ ha sido considerado con- cuando toma rasgos de ese otro sonido. Puede haber asimilaciones
sonante: [p, d, f, p, s, m, 1, r, j, w ... ]; de lo contrario será una vocal: del punto de articulación; por ejemplo, muchas nasales toman el
[j, ~' i, u, e, a, o ... ]. punto de articulación de la consonante siguiente. Se dan asimilacio-
Cualquier otro criterio es todavía más relativo. Por ejemplo, las nes de la sonoridad cuando una consonante se acomoda a la sonori-
vocales se producen todas, por regla general, con vibración laríngea; dad de la siguiente, etc.
las consonantes tienden a no tener vibración laríngea, pero existen Los sonidos se agrupan en la cadena hablada formando una uni-
grupos de consonantes, e. g. las nasales, cuyo modo de producirse dad que llamamos sílaba. Los sonidos que tienen mayor abertura y
más habitual en las lenguas del mundo es con vibración laríngea. Se sonoridad, que son generalmente vocálicos, se sitúan en el centro,
alude también a la posición que adoptan en la sílaba. Se sabe que en denominado núcleo; mientras que las consonantes se sitúan en los
las lenguas del mundo toda vocal se caracteriza por la posibilidad de márgenes. La estructura CV está considerada como la estructura
formar núcleo silábico; pero en muchas lenguas ciertas consonantes básica y universal. Pero las lenguas organizan sus sílabas a partir de
pueden aparecer también en esa posición. Lo que sí es cierto es que esta estructura básica desarrollando otras estructuras más complejas:
las vocales pueden formar un núcleo de sílaba aislado sin el apoyo de CVC, CLV, CLVC, CGV, CGVC, CVCC, CVGC, CCV, etc. (Donde
ninguna consonante, lo cual no suele suceder con las consonantes. =consonantes, V=vocal, L=líquida y G=glide o elemento de dip-
Otra gran división que con frecuencia se utiliza en la actualidad Longo). En la tradición europea, la posición de los segmentos que van
es la de obstruyentes/sonantes. En las primeras la sonoridad no es delante del núcleo V se denomina explosiva, y la posición posterior
espontánea, mientras que sí lo es en las segundas. Más adelante indi- implosiva.
caremos qué elementos pertenecen a esta otra división.

20 21
2. A
EL SONIDO EN LA OM UN ICAC!ÓN HUMANA

2.4. Las vocales cardinales

Las llamadas vocales cardinales integran un sistema tradicional (D.


Janes, 1918:52), en el que se representa desde un punto de vista teó-
rico la posición ideal donde se pueden articular las vocales principa-
les de las que se nutren las distintas lenguas del mundo.
Esas posiciones atienden a tres dimensiones articulatorias: la altu-
ra de la lengua [vocales altas (o cerradas), semialtas, semibajas y
bajas (o abiertas)] ; la posición adelantada o atrasada del cuerpo de la
lengua (vocales anteriores, centrales y posteriores) y a la acción de
los labios (vocales redondeadas o no redondeadas). Las posiciones
originarias parten del punto más adelantado y alto de la lengua en la
producción de una vocal, representado por [i]; del punto más atrasa-
do y bajo, representado por la vocal [o]; del más atrasado y alto,
representado por [u] ; y, por último, del más adelantado y bajo, repre- .
sentado por [a]. Estos cuatro puntos teóricos, es decir, que no tienen
por qué coincidir con las vocales de alguna lengua concreta, consti-
tuyen los puntos cardinales. Convencionalmente, se colocan a dis-
tancias iguales las vocales intermedias de la parte anterior y de la
posterior. Las vocales cardinales primarias se representan en un cua-
drilátero como el siguiente: Figura 2.2. Posición de la Lengua y los Labios en Las vocales cardinales prima-
rias. (Adaptada de Ladefoged, 1975)
anteriores posteriores
altas o cerradas (1) i ~ - - - - - - - , u (8)
Las vocales cardinales secundari as tienen invertida la acción de
semialtas o semicerradas o (7) los labios: las cinco primeras son redondeadas, mientras que las tres
últimas no lo son.
semibajas o semiabiertas :, (6)
y
bajas o abiertas

Figura 2. 1. Vocales Cardinales Primarias

Las cinco primeras se articulan con los labios sin redondear,


mientras que las tres últimas irán redondeando y abocinando los
labios progresivamente. Obsérvense los movimientos de la lengua y
los labios en la articulación de estas vocales en la figura 2.2. Figura 2.3. Vocales Cardinales Secundarias

23
22
SON ID OS

Ejemplos con estos sistemas de vocales a partir del francés y del Ejemplo del ewe (Ghana, Togo, Benín).
bafia (Camerún) (vid. Thomas p. 221).
V Orales V Nasales
u 1 ü.
V del francés V del ba.fia
y
e o e o
u UI u 3
e 0 o e 'l(' o
E re :) E ¡\ :)
a
ª
a a a a
El segundo de los rasgos, que pueden ser utilizados, es la dura-
ción (vid. apartado 5.5). Las lenguas pueden aprovechar las diferen-
A estas dieciséis vocales básicas hay que añadir las vocales cen- cias de duración dentro del mismo timbre, por ejemplo en evenki; o,
trales y algunas otras no cardinales que se dan en algunas lenguas a veces, variando el timbre como sucede en inglés: [i:]/[r].
como sucede en inglés (americano): 1, u, re.
Sistema vocálico del evenki (Siberia central y oriental).

u u 1: u:
I u o
E 0
E :) E: ::>:
re a a a:

t a V Breves V Largas
lY U

El último rasgo que puede utilizarse con el conjunto de las voca-


les es el de tensión (o raíz lingual avanzada) . En este caso se dice que
los músculos están más rígidos en las vocales tensas que en las laxas
re B
correspondientes, aunque típicamente al ser más relajadas tienden a
ser más centrales; modernamente, también se da una explicación a
Figura 2.4. Algunas vocales centrales y añadidas
través de la raíz lingual, avanzada en los tensos y retraída en los laxos.
Ejemplo: sistema vocálico del nzak:ara (Rep. Centroafricana y Zaire).

Otros tres rasgos se pueden superponer a los estudiados. Uno de


Tensas Laxas
ellos es la nasalidad. Las vocales cardinales se articulan con el velo
del paladar subido, por lo que el aire saldrá exclusivamente por la
I 9 u
boca. Son vocales orales. Pero todas ellas pueden ser nasales. Se
e o
simbolizan con el diacrítico de nasalización superpuesto: (-].
~ a

24
25
1111 11 111 1 ' 1 ' ,11 ¡ ¡ 11 ,1 t

2.5. Diptongos sonantes. Como en francés: pied, voix., ' t . P r l


mos de diptongos decrecientes cuando la abertura va 1- 111
altas menor; por tanto, el elemento no silábico va d trá el I nt 1 • n
ste caso, llamamos semivocales a estos elementos: [aj], [ej], [ j],
----_:_iu
--... •u [al}], [e11], [011], [ij] , [u11], etc. que, tradicionalmente, han sido agru-
padas con las vocales. Como en inglés: fail, file, foul, foil, etc. Se
habla de triptongos cuando en una sola sílaba aparecen dos cambios
claros de la cualidad vocálica, por ej. en inglés: fire, tower, etc.
anteriores Hemos adoptado en español la palabra inglesa glide para referirse
posteriores
tanto a semiconsonantes como a semivocales. Las engloba a ambas.

~· 2.6. Las consonantes

Seguiremos el cuadro del AFI (véase Apéndice I) para la exposición


bajas de los rasgos que describen todas las consonantes.

Figura 2.5. Re!Jresentación del movimiento de las vocales de algunos diptongos


en el espacw vocal1co del inglés americano. (Tomada de Ladefoged, 1975:68)
2.6.1. Sonoridad, tensión y aspiración
La clasificación de los sonidos tiene en cuenta, en primer lugar, la
sonoridad, como se puede observar en el cuadro del AFI (Apéndice
~uando do_s segmentos vocálicos se pronuncian dentro de Ja misma 1). En él, la parte derecha de cada cuadradito, según se mira, corres-
silaba se dice que forman diptongo , sobre todo cuando uno de esos ponde al sonido sonoro y, la izquierda, al sonido sordo. La Asocia-
d~s segmento~ es alto Y átono; de los dos, uno se convierte en el ción no ha previsto ningún diacrítico especial para la tensión, mien-
nucleo de la silaba y decimos que es un segmento silábico frente al tras que la aspiración se simboliza con [h].
ot~o que será no silábico. Por regla general, el segmento' vocálico La sonoridad hace referencia a la vibración de las cuerdas voca-
mas alto será ~l no sil~bico. Hemos dicho dos segmentos, pero desde les. El sonido cuya fuente principal sea la vibración laríngea será
un punto de vista estnctamente fonético se trata en realidad de uno sonoro, mientras que si no existe ésta será sordo.
solo_q,u~ gradualme?te varía de timbre. De hecho, el segmento alto y La tensión se manifiesta en los sonidos tensos por una mayor pre-
n? sI1ab1co se constituye en un sonido meramente transitorio depen- sión aérea detrás del punto de articulación y una rigidez de los
diente del núcl~o de la sílaba; esto es, depende de una vocal plena. músculos, lo cual conlleva una mayor duración del sonido. Los laxos
Hablamos de diptongos crecientes cuando el elemento 110 silábico se correspondientes tienen una reducida presión, rigidez y duración
encuentra delante del núcleo. Se denominan crecientes porque nor- (O. Ouakrim, 1995).
malmente se pasa de un segmento alto, que es más cerrado a una La aspiración se manifiesta sobre todo en los sonidos aspirados
vocal no alta, qu~ es más abierta: por tanto, se crece en abert~lfa. En de varias lenguas como un soplo laríngeo que sucede a la explosión
este ~aso, denommamos semiconsonantes a los sonidos 110 silábicos por un gesto de abertura de la glotis, ausente en los sonidos no as-
d_~I diptongo creciente: [ja], [je], [jo], [ju], [wa], [we] , [wo], [wi] pirados; desde un punto de vista acústico, ese soplo constituye un
[j1], [wu], etc. que, tradicionalmente, se han agrupado con las con~ ruido turbulento de baja intensidad.

26 27
ONJDOS

Por las explicaciones que hemos dado podría parecer que se trata «espía» (II). Como se ve el funcionamiento es muy diferente respec-
de rasgos que no tienen nada en común; pero recientemente se ha to del español, pues el inglés no enfrenta Los segmentos I/II, como ~l
defendido que los tres pueden explicarse conjuntamente en las oclu- spañol, sino II/III o I/III. Además, en inglés serán tensos los s~m-
sivas en relación al momento en que comienza la vibración laríngea dos aspirados y laxos los restantes; por tanto, desde un punto de vista
respecto de la relajación de la oclusión, fenómeno conocido con la fonológico el inglés hablará sólo de sordas y sono~as. ~or último, ~l
sigla VOT (VOICE ONSET TIME) (Lisker y Abramson,1964) (En algu- thai ofrece la posibilidad de oponer todas las combmac10nes entre s1,
nos libros se ha traducido por «tiempo de emisión de la voz» TEV). por Lo que en thai habrá que hablar de dos rasgos fon?lógicos: sono-
Tomadas tres lenguas como el español, el inglés y el thai, cada una ro y aspirado; ej. baa/paafphaa «hombro/bosque/partlí».
de ellas segmenta el continuum del VOT de diferente manera.
Ejemplos:

II IIl
1 tiempo en ms u III
-30 o +30 +60 1 tiempo en ms
sonoras sordas aspiradas -30 o +30 +60
sonoras sordas asp iradas
español: [b] [p]
inglés: (b] [b][p] [ph] español: vino pino
thai: [b] [p] [ph] inglés: reborn balloonlspy peep/report
thai: baa paa p"aa
La barra vertical representa el momento de la explosión. Por
tanto, en el segmento I el comienzo de la vibración laríngea ocurre La actividad de las cuerdas vocales puede ser más amplia que la
antes de la explosión. En el segmento II el comienzo de la vibración descrita anteriormente. Existen sonidos murmurados en lo que en
laríngea coincide sensiblemente con la explosión. Por último, en el inglés se denomina «breathy voice», en los que hay un esca_pe de aire
segmento III el comienzo es bastante posterior a la explosión. (En la audible concomitante a la producción sonora de los somdos; esto
r~~resentación del segmento, la línea horizontal representa la disper- sucede porque la zona existente entre los aritenoides qued~ abiert~ Y
s10n de los valores temporales de comienzo de la vibración laríngea sólo vibra la parte anterior. También se suele hablar de somdos lann-
o VOT.) galizados ( «creaky voice» en inglés) cuando l~s cuerdas vocales
El continuum queda segmentado en tres partes. El español sólo vibran en una pequeña porción de la parte antenor y lo hacen muy
ut~l!za las dos primeras, pues carece de oclusivas aspiradas. El inglés lentamente debido a un exceso de tensión y, entonces, se produce una
utihza los tres, pero fonológicamente sólo distingue dos, pues en el voz enronquecida. Por último, también pueden existir sonidos susu-
~?~ento intermedio realiza las sonoras iniciales y las sordas tras [s] rrados ( «whisper» en inglés), en los que las cuerdas vocales no
m1c1al. El thai , por último, utiliza las tres segmentaciones fonológi- vibran. En un pequeño número de lenguas, algunos de estos modos
camente. Es decir, el español sólo tiene sonidos sordos y sonoros y, de sonoridad laríngea forman parte de los sistemas de sonidos en
en todo caso, los sordos son tensos y los sonoros son laxos: vino/pino contraste con los más habituales, denominados modales, que descri -
(tramos I/II). El inglés utiliza también la aspiración: beaklpeak «pico biremos a en los apartados correspondientes.
de ave/cima» (II/III); reborn/report «renacido/contar» (I/III); spy

28 29
ONIDO
EL

2.6.2. Una distinción mayor: no pulmonares y pulmonares queda enrarecido por lo que su presión disminu~e, ento~ces al abrir
La corriente de aire que se emplea para formar los sonidos del el primer cierre en la zona de la boca penetra aire extenor: [p, 6, f,
habla puede proceder de los pulmones; es una corriente de aire pul- cf, .R, g... ]. Las sonoras son más generales. . .,
monar. También puede aprovecharse el aire contenido entre la larin- • cucs: estas articulaciones se caractenzan tamb1en por poseer
ge y los labios o una corriente de aire inspirado; en ambos casos la dos cierres; el más interno de los cuales se produce siempre e~ el
corriente es no pulmonar. Esta primera distinción sirve ya para cla- velo del paladar. Para abrir el cierre más exterior la len~ua ?esc1en-
sificar los sonidos en dos bloques: uno mayoritario en las lenguas del cle en la parte central con lo que el aire se enrarece y d!srrunuye su
mundo compuesto por sonidos pulmonares y otro minoritario con presión, entonces penetra aire exterior, instantes despues se abr~, e~
sonidos no pulmonares. cierre velar. También en este caso se produce una doble explos1on.
Dos observaciones: [O , 1, +, !, 11 ... ].

1ª Siempre que utilicemos la denominación de la consonante con 2.6.2.2. Articulaciones pulmonares


el sufijo -ción se trata de una articu lación secundaria: labialización, A) Punto de articulación .
dentalización, palatalización, velarización, etc. Por ejemplo, la vela- El punto de articulación es el lugar donde se tocan o aproximan
rización de la [l] (en [t]) implica un resonador velar más amplio aña- los órganos para producir el sonido, por eso. much_a,s veces se le
dido al punto de articulación principal: alveolar; o que el mediodor- encuentra bajo la denominación de lugar de art1culac1on.
so de la lengua desciende mientras el postdorso se eleva, pero sigue
manteniéndose la posición alveolar. También puede significar un
PUNTOS DE ARTICULACIÓN
proceso de asimilación; en este caso se suele también utilizar el
verbo: palatalizar, velarizar, etc.
2ª Una clasificación mayor: actualmente, oclusivas, fricativas, 1 labial
- africadas y algunos tipos de aproximantes se reúnen bajo el epígrafe 5 2 dental
de obstruyentes; todas ellas se caracterizan por no tener sonoriza- 3 alveolar
ción espontánea y ofrecer algún grado de obstáculo a la salida del e 4 pal atal
aire. Las sonantes suelen tener sonorización espontánea y una sali- 5 velar
da de aire con menor obstáculo. Se incluyen dentro de las sonantes: 6 uvul ar
nasales, laterales, vibrantes, glides (semiconsonantes y semivocales) 7 7 faríngeo
y vocales. 8 glotal

2.6.2.1. Articulaciones no pulmonares


• ARTICULACIONES EYECTIVAS: en ellas hay dos cierres: uno en la
glotis y otro en un punto de la boca. Además la laringe asciende y
a apical; b lamina! (o predorsal); c mediodorsal; d posdorsal ; e radical
comprime el aire atrapado entre los dos cierres con lo que aumenta su
presión, entonces sale bruscamente produciendo dos explosiones su-
cesivas al abrir ambos cierres: [p', t', c', k', q' ... ]. Suelen ser sordas .
• ARTICULACIONES INYECTIVAS: el proceso es el mismo que en las Figura 2.6. Localización de los puntos que se van a estudiar y las partes de la
anteriores sólo que la laringe desciende y entonces el aire interior lengua que intervienen

31
30
EL ON!DOS

a) Articulaciones BILABIALES: son aquellas que se producen con d) Articulaciones ALVEOLARES: en ellas puede tomar parte tanto el
la participación de los dos labios: [p, b, m, 13, p, 6, p' ... ], como en ápice como el predorso de la lengua (es decir, la punta o la parte
inglés: pier, beer, mere, etc El diacrítico que indica labialización es anterior), de ahí que a veces se las denomine apicoalveolares o pre-
[w]. dorsoalveolares para indicar la zona de la lengua que puede tomar
parte en este punto de articulación en el que la lengua se aproxima.o
toca los alveolos: [t, d, s, z, n, 1, r, t' ... ], como en inglés tongue, rea-
der, n ear, base, baize, long, etc. El diacrítico para indicar especial-
mente apicalidad es [J . El AFI incluye como postal veo lares dos con-
sonantes bastante frecuentes que en otros cuadros se denominan pre-
b) Articulaciones LABIODENTALES: el labio inferior toma contacto palatales y, de hecho, están más próximas a las palatales que a las
ligeramente con los incisivos superiores: [f, v, IIJ ... ], como en inglés: alveolares . De todas formas son dos denominaciones para un mismo
fear, veer, etc. punto: [J, 3], como en inglés she, beige, etc.

c) Articulaciones DENTALES: en esta posición hay dos variedades:


una es interdental, en la que el ápice de la lengua se coloca entre los [t]
n [s] [~]
incisivos; la otra es la denominada simplemente dental, que sucede
cuando el ápice se aproxima o toca la cara interior de los incisivos e) Articulaciones RETROFLEJAS: normalmente la lengua se sitúa
superiores, aunque la parte anterior del predorso entra en contacto 0 paralela al punto; denominamos articulaciones retroflejas cuando el
se acerca a los alveolos, por lo que será mejor llamarlas dentoalveo- ápice se coloca perpendicular al paladar o mirando hacia el interior
lares laminales (Ladefoged y Maddieson 1996: 20-21). de la boca. La zona suele ser la postalveolar o la del prepaladar: [t,
Interdentales: [8, ó ...], como en inglés thing, them, etc. el, (, IJ, ~, l- ..], como la pronunciación de r en inglés americano:
Dentoalveolares: [t, q, Q ... ], como en francés tete, Jade, etc. rate ...
Como se ve, el diacrítico que señala la dentalización es [J. El signo
[+] indica articulación adelantada: una nasal interdental se puede
transcribir: q+, o simplemente n.

f) Articulaciones PALATALES: en este caso gran parte del predorso


de la lengua toma contacto con el paladar duro. A veces, cuando el
contacto es bastante amplio, reciben la denominación de mojadas:
[8] m [c, J, J1, Á, j, j, c ' , 9 ...], como en húngaro tyúk, gyúr, etc.; en francés,

32 33
EL ONJD N LA OMUN .L A IÓN HUM ANA

baigner, etc. en alemán !ch ; en catalán ali, etc. El diacrítico que rabe o en el bereber (tashlhit) existen muchas consonantes faringa-
expresa palatalización es [ j]. 1izadas(los arabistas las llaman enfáticas): /i:l:.i/, /w.r/, etc.

j) Articulaciones GLOTALES: la zona es la glotis; en este caso las


g) Articulaciones VELARES: el mediodorso o postdorso de la len- cuerdas vocales participan de la articulación uniéndose sin vibrar o
gua s_e aproxima o se pega al velo del paladar. Como la zona es muy aproximándose: [?, h, fi], como en inglés house o en bereber:
ampha acostumbra a suceder que con las vocales anteriores el punto /tafisonoral/, etc.
sea postpalatal y con las posteriores sea medio o postvelar: [k, g, x,
Y, k', tJ ... ], como en inglés quick, begin, wrong, etc.; en alemán, B) Modo de articulación
Buch, etc. El diacrítico que expresa velarización es [-]. Cuando esa En el punto de articulación unas veces hemos dicho que los órga-
velarización se da con l entonces se representa [l]. Por ejemplo en nos se tocan, otras que los órganos se aproximan, etc. Pues bien, el
inglés: fool, etc. ' modo de articulación indica precisamente el grado de aproximación
o estrechamiento que adoptan los órganos en un punto determinado.
Estos órganos se denominan activos cuando se mueven y son capa-
ces de adoptar las posiciones requeridas en la articulación; se llaman
pasivos cuando soportan el contacto o aproximación de los órganos
activos.

h) Articulaciones UVULARES: el postdorso de la lengua se levanta a) Articulaciones OCLUSIVAS: se realizan uniendo dos órganos
hacia la úvula: [q, G, X, N, R, q ' ... ]. Por ejemplo en bereber (tas- fuertemente de modo que impidan el paso del aire durante un cierto
hlhit) /iq*ur/, /t~a/, etc.; en francés, la pronunciación de res uvular tiempo hacia el exterior y, cuando el gesto se relaje, aparezca brus-
de forma bastante general, con excepción del sur: rouge, etc. camente un ruido que denominamos explosión: [p, t, k, b, d, g, c, q,
G , ? ... ] . Todas las lenguas poseen oclusivas, aunque no todas coin-
ciden en la clase, ni en el número de puntos de articulación. A veces
estos sonidos son denominados explosivos de forma poco apropiada.

i) Art_iculaciones FARÍNGEAS : en esta ocasión la raíz de la lengua


se ap~ox1ma a la pared faríngea: [h, \'] . Como en árabe (Mauritania,
por eJ.): [haml], [foeutralb]. Además en ciertas lenguas, como en el Oclusiva labial

34
35
L
2. LA CLASTFICACIÓN ARTICULATORIA DE L

Ejemplos de alguno istemas de oclusivas en las lenguas del


mundo (I. Maddie on, 1984): francés:
sordas no aspiradas p t k
bengalí (Bangladesh, India): sonoras no aspiradas b d g
sordas no aspiradas p t k
t sebei (Uganda):
sordas aspiradas pb th th kh
sonoras no aspiradas p t c k
b d <l g
murmuradas ( «breathy») Q
12 et g
árabe: b) Articulaciones FRICATIVAS: en ellas los dos órganos están tan
sordas breves próximos que el roce del aire al pasar forma una corriente de aire tur-
t t'> k q ?
sordas largas bulento o ruido. Si los órganos están estirados, se habla de fricativas
t: t'>: k: q: ?: alargadas o no sibilantes: [f, 8, x, h, 13, d, v, j, h ... ] Si, por el con-
sonoras breves b d d'> g
sonoras largas trario, la lengua se encuentra acanalada y forma una especie de
b: d: d'>: g: surco, que lanza el chorro del aire con fuerza contra los dientes, en-
1
(el diacrítico · significa sonido faringalizado) tonces se habla de fricativas sibilantes: [s, z, f, 3 ... ]. Modernamen-
te, desde un punto de vista perceptivo, la sibilancia o estridencia se
quechua (Colombia, Ecuador, Perú, etc.): puede plantear como una escala en la que todas las fricativas poseen
sordas no aspiradas p un grado menor o mayor de ruido, las no sibilantes o mates se sitú-
t k q
sordas aspiradas ph th an en la parte baja de la escala, mientras que las sibilantes o estri-
kh qh
sordas eyectivas p' dentes se sitúan en la parte alta (Laver 1994:260).
t' k' q'
swahili (África EC):
sordas no aspiradas p t k
sordas aspiradas ph th kh
sonoras inyectivas 6 g

f
coreano: Fricativa bilabial
tensa (sorda) p* t* k*
laxa (sorda o sonora) Ejemplos de sistemas de fricativas en las lenguas del mundo:
p(b) t(d) k(g)
aspirada (sorda) ph th kh
inglés:
mursi (Etiopía): sordas
sonoras
f 8
ó
s
z
s h
sordas p t
V 3
c k
sonoras b d j g bereber (Marruecos, Argelia, etc.):
sordas
sonoras
f s
z
s X
lf
h
<¡'
3
36
37
2. L

lapón o sami (norte de Noruega, Suecia, etc.)


el) Articulaciones AFRICADAS : están constituidas por dos. mo_dos
f s s h sucesivos, el primero oclusivo y el segundo normalmente fncattvo,
maorí (Nueva Zelanda): 1 ro también puede ser de tipo aproximante. Se transcriben con dos
símbolos enlazados con un arco para indicar que se trata de una sola
f h trticulación: [ts, ij, dz, <l3 .. .]. Actualmente, las africadas se s~1el_en
hawayano: ·las ificar como un tipo de oclusivas y, en este caso, se suele d1stm-
uir entre oclusivas con distensión rápida y las oclusivas con disten-
h sión alargada que incluyen las llamadas africadas (Ladefoged Y
Maddieson 1996:90).
c) Articulaciones APROXIMANTES: aquí los órganos están próximos
Ejemplos en diferentes lenguas del mundo:
pero no lo suficiente como para que el aire los roce al pasar y forme
ruido turbulento. Son los sonidos más abiertos de las consonantes
catalán:
propiamente dichas (generalmente, nasales, laterales y semi-conso-
sordas
nantes) [ j, w, l, J\ .. .] y los más cerrados de los vocálicos (semivo-
sonoras
cales y vocales altas). El español, catalán, portugués, holandés, etc.
poseen también obstruyentes aproximantes como: fl, q, y. En este
jaqaru (lengua amerindia, se haE_la po~ej . en_?erú)
caso hay una distinción clara entre fricativa y aproximante:.en las fri-
cativas los órganos están muy próximos y el aire los roza al pasar
sordas no aspiradas ts tJ !J
.
sordas aspiradas t s h ~tJh
~ ~
t,h
~
produciendo ruido, mientras que en las aproximantes los órganos
están más abiertos y el aire no roza por lo que no se produce ruido.
sordas eyectivas ts' tJ' t~'
Compárense las pronunciaciones del inglés bother y del español
alemán:
boda; la primera es fricativa [ó] y, la segunda, aproximante [Q]. El
sordas pf ts
IPA utiliza el diacrítico [ . ] para indicar sonido más abierto, lo cual
conviene perfectamente a cualquier aproximante. Aunque son apro-
ximantes la mayoría de sonantes, nosotros utilizaremos este nombre
e) Articulaciones NASALES : la corriente de aire al sobrepasar la
sobre todo para las obstruyentes que tengan las características des- faringe se encuentra con el velo caído; entonces se divide en dos par-
critas (vid. E. Martínez Celdrán, 1991b).
tes: una sale libremente por las fosas nasales, mientras que la otra
queda detenida en la boca en un punto cualquiera: [m, IlJ, 11, n, 11, J1,
l), N ... ]. Las lenguas varían mucho en cuanto al número de nasales.
Por ejemplo, el chipewyan (lengua amerindia del Canadá) posee sólo
la nasal alveolar [n]; el ainú (Japón), [m, n]; el francés, [m, n, J1]; el
inglés, [m, n, JJ]; eljaqaru, [m, n,J1, JJ]; eljantí (región Jantí-Mansí,
antigua URSS), [m, n, 11, J1, l)]; el otomí (México) tiene las nasales
[m, n], pero estas pueden ser sonoras, sordas y laringalizadas: un
total de seis segmentos. Por último, hay que señalar que existen len-
Fricativa bilabial Aproximante bilabial guas, como el mura (Brasil), que no poseen ninguna nasal.

39
o) Articulaciones VIBRANTES: la fonética inglesa ha destacado la
rra~ diferencia existente desde el punto de vista articulatorio entre lo
1ue ellos denominan tap y trill. La primera no es, según ellos, una
v rdadera vibrante porque solo hace un vaivén el ápice de la lengua
ntra los alveolos o la úvula contra el postdorso lingual. De hecho,
suele ser un ligero roce de la lengua. Mientras que la segunda es una
verdadera oclusiva intermitente donde cada oclusión es muy breve.
Nasal bilabial
Además la lengua toma contacto pleno dos o tres veces con el órga-
no pasivo. Así, pues, muchos prefieren denominar vi~rante a _esta
segunda y algunos autores han traducido como percus1va, por eJem-
f) Articulaciones LATERALES: se realizan adhiriendo un lado de la
plo, la primera. No obstante, visto el parentesco existente entre
lengua al punto de articulación o también juntando el centro al pala-
ambas acústica y perceptivamente, nosotros preferimos seguir lla-
dar. La corriente de aire saldrá o sólo por un lado o por ambos a la
mándolas como lo hace la fonética clásica: vibrante simple (tap)
vez: [l, Á, L L. .. ] Las laterales son por regla general aproximantes,
[r, (] y múltiple (trill): [r, R]. Todas estas vibrantes se caracterizan
pero pueden existir también las fricativas: [i, 5].
1or poseer dos partes la primera consta de una oclusión muy breve y,
En fonética general, se suelen distinguir dos tipos de laterales
la segunda, de un elemento vocálico también muy breve; cuando van
alveolares: clara y oscura (o velarizada). En la primera el perfil de
en posición intervocálica ese elemento vocálico puede coincidir con
la lengua forma una curva progresivamente descendente, por lo que
la vocal siguiente. Actualmente, muchos fonetistas adoptan la deno-
la cavidad posterior es reducida; así se pronuncia la ele castellana. Se
minación de sonidos róticos, como una clase superior que incluye
dice que la ele es oscura o velar cuando el dorso de la lengua des-
las vibrantes, aproximantes como [J] y fricativas como [1]; en estos
ciende rápidamente después de la zona coronal (o borde anterior de
casos, la parte oclusiva es sustituida por elementos aproximantes o
la lengua) y se eleva un poco en la zona postdorsal, formando una
fricativos respectivamente.
cavidad amplia en la zona posterior del paladar. El inglés posee los
dos tipos de laterales, pues las que comienzan sílaba son claras (late
'tarde'), mientras las que la cierran son oscuras: sulky [t] 'mal-hu-
morado'. En catalán, todas las eles son un poco oscuras por regla ge-
neral, aunque la velarización se acentúa cuando cierran sílaba y tra-
ban una vocal central o posterior: baleó [bgt'ko ], poltró...

Vibrante

Tradicionalmente, laterales y vibrantes han sido agrupadas bajo la


denominación de líquidas. Las lenguas no se caracterizan por pose-
er muchas líquidas. Frecuentemente poseen solamente una, como el
dakota (USA) que posee sólo [I], muchas poseen dos, como el grie-
lateral alveolar clara lateral alveolar oscura go [l, r] y pocas poseen cuatro, como el catalán [l, Á, r, r].

40
41
EL SONIDO N LA COMUNI A IÓN HUM ANA

2. 7. Las vocales del español uando dos vocales no altas se pronuncian en una misma sílaba
su de un fenómeno parecido al del diptongo, aunque no solemos
El español utiliza cinco vocales cardinales primarias: [i, e, a, o, u]. da rl e ese nombre y, más bien, utilizamos las denominaciones de la
Suelen ser vocales medias, aunque su realización habitual sea bas- 1
n trica: sinéresis, cuando sucede en el interior de un palabra como
tante abierta y centralizada respecto de las vocales cardinales: miro, tnaestra, y sinalefa, cuando sucede entre éstas, como en la enmien-
mero, maro, moro, muro. la. En castellano, el nombre propi'o Joaquín, se pronuncia frecuen-
l mente [Qa], en una sola sílaba. En el habla popular puede incluso
Clasificación: ro nunciarse cerrando la [Q] no silábica: [wa]. En caso de no pro-
1
anteriores central posteriores nunciarse en una sola sílaba dos vocales contiguas, se dice que están
altas u •n hiato.
medias e o
baja a
2.8. Las consonantes del español
Las vocales son normalmente orales, se suelen nasalizar cuando
se encuentran entre nasales o en principio absoluto cuando las traba 2.8.1. Bilabiales
una nasal. Por otra parte, las vocales acentuadas son, por regla gene- Lp]: oclusiva, sorda, tensa, oral.
ral, más largas y tensas que las inacentuadas. Además, [a] puede Aparece en principio de sílaba por regla general: padre, tapa ...
velarizarse un poco ante vocales posteriores y [x], y cuando va tra-
bada por (1). Lb]: oclusiva, sonora, laxa, oral.
Aparece detrás de una nasal, en principio absoluto -es decir,_tras
una pausa-, y, frecuentemente, en posición implosiva en un registro
Diptongación de habla cuidado: cambio, bomba, absorto, capturar .. .
El español tiende a realjzar en diptongo dos segmentos vocálicos
que se encuentren contiguos en la cadena hablada; son diptongos cre- LílJ: aproximante, sonora, laxa, oral. .
cientes: tierra, piano, genio, nuevo, cuatro, monstruo, viuda, bui- Aparece en los contextos donde no puede encontrarse la oclusiva
tre ... ; decrecientes: veis, vais, voy, neumático, causa, lo humano ... [b) . Ejs. cava, abril, árbol, alba, abuelo ... En un registro informal es
Si el acento recae sobre el segmento alto, entonces el diptongo es la que suele aparecer en situación implosiva: absorto, capturar ... En
imposible: había, búho, reíamos, baúl ... Dos vocales del mismo tim- esta posición podría llegar a pronunciarse [p) sólo en registros muy
bre no pueden formar diptongo puesto que se convierten en una sola: enfáticos.
si imaginas, su humildad.. . Dos segmentos vocálicos altos de dife-
rente timbre tienden a formar diptongos crecientes en la mayoría de [m]: nasal, sonora.
dialectos, aunque algún dialecto lo hace decreciente: por ejemplo, Aparece siempre en principio de sílaba y ante cualquier bilabial:
muy se pronuncia generalmente [mwi] , aunque en algún dialecto se mira, campo, cama, envidia, un becerro ...
hace al contrario: [muj]. Los triptongos en castellano se forman
teniendo siempre una vocal no alta en el centro: buey, averiguáis, 2.8.2. Labiodentales
etc., ya que si la vocal intermedia fuera alta, entonces se convertiría [fJ : fricativa, sorda, tensa, oral.
en consonante: buey [j] pero bueyes [j]. Ejs.fiel, café, difteria . ..
UNIVERSIDAD
ALBERTO 43
42 HURTADO
B16L,01é.CA
IÓN HUMANA 2 . LA CLA S IFI C AC IÓ N ARTI C ULATORIA DE LOS ONJDOS

[IIJ]: nasal, sonora. .8.4. Alveolares


Este sonido sólo aparece delante de [fJ: ejs . infierno, ánfora ... 1 l: fricativa, sorda, tensa, oral.
Su realización suele ser apical en la península, excepto en An-
2.8.3. Dentales dalucía; es decir, el ápice de la lengua se eleva hasta aproximarse a
[t]: dentoalveolar laminal, oclusiva, sorda, tensa, oral. 1 s alveolos. Adopta una forma acanalada lo cual hace que la turbu-
El ápice de la lengua mira hacia abajo y la parte lingual inmedia- 1 ncia del aire sea muy intensa, por eso se dice que es sibilante: En
ta al ápice se une a los dientes y a los alveolos. Aparece en principio ndalucía, Canarias y Latinoamérica es predorsal; ejs. saco, cosa,
de sílaba: ejs. tener, cateto ... asco, los humanos ... En estas últimas regiones se suele aspirar Y
r !ajar en posición implosiva y final de palabra: los hombres [lo
1ho mbreh], incluso se llega a perder en algunos dialectos, entonces
[d]: dentoalveolar lamina!, oclusiva, sonora, laxa, oral.
Aparece detrás de nasal y l; también en principio absoluto y en po- pueden abrirse las vocales de toda la palabra, como sucede en
sición implosiva en un registro formal (Fernández Planas y Martínez Andalucía oriental: ['b:rnbrn]. Se dentaliza ante [t] y [8]: esto
Celdrán 1997): ejs. día, donde,falda, adquirir, atleta, atlántico ... l' q to], ascenso [a~'8enso].

[Q]: aproximante, sonora, laxa, oral. 1z]:fricativa, sonora, laxa, oral.


Su realización es interdental lamina! propiamente. Aparece allá Su realización es equivalente a la anterior con las diferencias que
donde no puede ser oclusiva. Ejs. hada, cuadro, orden ... En un regis- impone la sonoridad frente a la sordez cuando va seguida de conso-
tro informal aparece en posición implosiva: adquirir, atleta ... La -d nantes sonoras exclusivamente; ejemplos: isla, mismo, rasgo, los
ortográfica de final de palabra se pronuncia de muchas maneras barcos. .. Como se trata de una sonorización, a veces se prefiere
según los registros y los dialectos: - º , 8, 0: Madrid, verdad ... Lranscribirla [§J. Se dentaliza ante [d]: desde [dqqe].

[8]: fricativa, sorda, tensa. 1n] :nasal, sonora.


Su realización es generalmente interdental: ejs. cereza, cinco, Aparece siempre en principio de sílaba; ante cualquier consonan-
zapato ... Es un sonido exclusivo de las hablas peninsulares; en los le alveolar y en final absoluto de palabra; es decir, ante una pausa.
demás dialectos suele ser predorsal alveolar sibilante, en lo que se Ejs. nota, cano, ansiedad, talón ...
denomina seseo. Este sonido se suele sonorizar ante consonantes
sonoras exclusivamente (e]; además, se convierte en laxa en posición 111: lateral, sonora.
implosiva: juzgar, hazlo ... Aparece siempre en principio de sílaba; ante cualquier consonan-
te que no sea dental o palatal y en final absoluto de palabra; es decir,
[q]: nasal, sonora. ante una pausa; ejs. lado, malo, alrededor, alba, mil ...
Este sonido sólo aparece delante de las oclusivas dentales: [t] y [d]:
sentir, fecunda ... Y se convierte en interdental [i;i] delante de [8]: once ... 1r] : vibrante simple, sonora, laxa.
Para articular este sonido, el ápice de la lengua toma contacto
[!]: lateral, sonora. levemente con los alveolos e inmediatamente retrocede. Es un soni-
Como en el caso anterior, este sonido sólo aparece delante de lo muy breve; ejs. cara, tres, carne, amor ... Frecuentemente se rea-
sonidos dentales; ejs. falda, delta ... Y se pronuncia interdental [l ] li za aproximante: [J].
delante de [8]: alzar... ·

45
44
2. A ON IDOS

[r] : vibrante múltiple, sonora, tensa. rn no es conocido con el nombre de yeísmo; ejs. llave, pollo ... La
Este sonido se articula co locando con energía el ápice de fa len- lal ra l que precede a una consonante palatal suele estar palatalizada
gua contra los alveolos y expulsando el aire con suficiente fuerza p ro no llega a ser plenamente este sonido: colcha [1] o [lj].
co~o p~r~ despeg~rlo de ellos. La velocidad del aire, al pasar, obli-
gara al a~1ce a subJí y unirse de nuevo a los alveolos, por el efecto de .8. 6. Velares
Bernoulh (ver. _P· 64). Es_ta vibración sucede dos o tres veces por i l J: ocl usiva, sorda, tensa, oral.
regla general; eJs. torre, rmcón, enrojecer, alrededor ... Aparece en principio de sílaba: ej. queso, caso, taco, tequila . ..

2.8.5. Palatales 1g 1: oclusiva, sonora, laxa, oral.


[tj']: alveolopalatal, africada, sorda, tensa, oral. Se encuentra detrás de nasal, detrás de pausa, y principio absolu-
Ejs. chocolate, macho ... Lo: ganga, tango, gu erra, anguila, pingüino ..... En posición implo-
siva aparece en registros formales: acto, ignorante, agnóstico ...
ÍJJ]: palatal, africada, sonora, laxa, oral.
Se h~ comprobado que este sonido se pronuncia más atrasado que 1yJ: aproximan te, sonora, laxa, oral.
el ant~nor Y que se trata más de un a articulación doble [oc]usivo- · Aparece en los contextos donde no se encuentra [g] : pagar, ma-
apro~m~~nte] q,u~ de una africada propiamente dicha. Sólo en pro- gro, alga ... En registros informales se encuentra en la posición im-
~uncrnc1on enfat1ca ,E_uede llegar a ser una africada equivalente a la 1 losiva: acto, ignorante, agnóstico . .. Aunque en algunas zonas cas-
inglesa o catalana [d3]. Ejemplos del catalán: Sitges, platja (Martí- tellanas este sonido en posición implosiva se realiza en dos direccio-
nez Celdrán y Femández Planas 2001). nes divergentes; la escritura e tiende a pronunciarse interdental sorda
. _Aparece este ~onido detrás de una nasal, de una lateral y en prin- í' a 8to] en vez de ['ayto] y la escritura g tiende a pronunciarse frica-
c1p10 absoluto: eJs. yo, cónyuge, el hierro ... tiva velar sorda [ix no'ra11te] por [iyno'ral}te]. Es curioso, pero esas
pron unciaciones reproducen el nombre de la letra.
Li]: palatal , aproximante, sonora, laxa.
T Ap~ece en p~sición intervocálica y en las posiciones comp]e- 1x]: fricativa, sorda, tensa.
mentanas del somdo africado sonoro: ejs . mayo, tu hierro, bueyes . .. Suele aparecer en principio de sílaba: gitano, j abón, gente, paja,
página . .. La -j ortográfica que aparece al final de algunas palabras,
[p] : palatal, sonora, nasal. co mo reloj, no suele pronunciarse, a no ser que sea en registros enfá-
Se trata de la nasal representada en la escritura por ñ. Es una pala- ticos. Delante de vocales o la glide posteriores suele pronunciarse
tal que posee un amplio contacto de la lengua con el paladar duro: muy atrasado este sonido por lo que se convierte en uvular [x] :julio,
cañ a, baño, ñandú .. .. La nasal que aparece delante de otros sonidos Lejón, juego .. .
palatales se suele palatalizar [g] o [nj]: con cha, hincha.
llJJ:sonora, nasal.
[Al palatal, sonora, lateral. Es un sonido que se presenta delante de cualquier consonante
~n esta articulación la leng ua se un e al centro del paladar duro y velar: lengua, manco ... Ante la uvular también suele pronunciarse en
el aire sale por ambos lados a la vez. Ortográficamente corresponde ese mismo punto [N] : enjuto, un juego ...
a la doble ele, aunque este es un sonido que se está perdiendo del uso
del español; se sustituye por la aproxi mante sonora palatal. El fenó-

46 47
2. LA C LAS IFICAC IÓ N ARTICULATOR IA DE LOS SO NIDOS

A continuación se exponen, además del cuadro de los sonidos TRANSCRIPCIÓN SEMIESTRECHA:


consonánticos del español, una muestra de la transcripción fonética (registro formal y estándar)
senúestrecha, donde aparecen los diacríticos más relevantes, y una
transcripción ancha donde ya no se recoge ningún diacrítico y se 1 1 1 1
mi trjuI1Jfo fwe yraQde j so lemnel 1ai,rnke jm propjo 9e mi
aproxima a lo que podría ser una transcripción fonológica aunque no 1 1 1 1 1
ka ragterll la j1Jkombe nje1.18ja 9e:~te trjuI1Jfol me 1I1Jfu11 djo
lo sea completamente (véase Fernández y Carrera 2001). 1 1 1 1 1 1
Qer ywe98all el ru flor kolo ro miz me xiÁasll de fli po ne~me:
1 1 1 1
n8en dióo lkomo la 'yranal i mas a unl lkwaQdQ a9Qer tl ke
pe 1pita ·m~ aplai/9ia· j me salu 19afla kari'posal sonri 1eqdo
Cuadro de las consonantes estudiadas J 1 1 1
axi taQdo suz liqdaz manosi
1
xwam ba'lera
~ '
velar
b
,...,
oclusiva p t d ij H k g
fricativa f e es z
"' JfJ
x(x) TRANSCRIPCIÓN ANCHA:
aproximan. fl Q
J y mi 'trjuI1Jfo 'fwe yrande j so 1lemnel 1aw1Jke jm 1propjo de mi
nasal m I1J (f!)Q n Jl(nj) IJ(N) 1 1 1 1
ka ragter ll la jIJkombe njen8ja óe:ste 1trjuI1Jfol me jI1Jfun djo
lateral (!)! 1 Á(lj) 1 1 1 1 1
J3er'ywen8all el ru J3or kolo ro miz me xiÁasll de J3i po nerme
en8en 1dióo Ikomo la 1yranal i 1mas a 1unl 1kwando aój3er 1ti ke
vibr.:slm rlr
pe 'pita me aplaw 1óia j me salu 1óaj3a kari'Jlosa l sonri 1endo
Las situadas a la izquierda, según vemos el cuadro, son sordas y tensas; las de j axi 1tando suz 'lindaz 1manosl
la derecha, sonoras y laxas, a excepción de r que es sonora y tensa. 'xwam ba'Iera
Hemos clasificado las africadas con las oclusivas, siguiendo lo explicado en el
apartado de las africadas (2 .6.2.2. B, d).
[0 ª]son en realidad interdentales y [~ ~] son dentoalveolares; además, las
segundas tienen un grado mayor de sibilancia que las primeras.

TEXTO EN ORTOGRAFÍA PARA LA TRANSCRIPCIÓN:

Mi triunfo fue grande Y solemne, aunque impropio de mi carácter. La


inconveniencia de este triunfo me infundió vergüenza. El rubor colo-
ró mis mejillas. Debí ponerme encendido como la grana, y más aún
cuando advertí que Pepita me aplaudía y me saludaba cariñosa, son-
riendo y agitando sus lindas manos.
Juan Valera

48 49