Anda di halaman 1dari 4

Análisis de sangre

La sangre es un tejido líquido compuesto por células, agua y sustancias disueltas


que la sitúan como la mejor parte del organismo para saber de qué estamos
hechos. De ahí que se realicen extracciones de sangre para analizarla y conocer
nuestro estado de salud.

La sangre está compuesta, básicamente, por tres tipos de células:

- Glóbulos rojos o hematíes : transportan oxígeno desde los pulmones a los


tejidos.

- Glóbulos blancos o leucocitos : protegen el organismo de infecciones y


tumores.

- Plaquetas: son las encargadas de taponar las rupturas que se pueden


producir en los vasos sanguíneos y de la coagulación sanguínea.

A la hora de realizar un análisis de sangre, es necesario tomar una muestra del


brazo del paciente. Previamente se debe aplicar un torniquete que impida el paso
de la sangre para que las venas se dilaten y así facilitar la introducción de la
aguja, posteriormente se suelta antes de extraer la sangre.

La sangre obtenida se introduce en varios tubos de distintos colores. Con cada


una de estas muestras se realizan pruebas distintas.

Para que un análisis de sangre se realice de forma correcta y sea válido es


importante que sigas estas recomendaciones:

- Mantén tus costumbres alimenticias y no las cambies los días previos a la


analítica a no ser que el médico te indique lo contrario.

- Acude al centro de realización de los análisis en ayunas. Normalmente


suelen hacerse por la mañana, por lo que no ingieras ningún alimento
después de la cena de la noche anterior. Sólo bebe agua y toma las
medicinas que te hagan falta.

- Si eres diabético y tomas medicamentos para controlar la glucosa o te


inyectas insulina, pregúntale a tu médico si debes seguir el tratamiento en
ayunas.

- No fumes antes de hacerte los análisis.

- Acude relajado al centro médico. Vístete, a ser posible, con ropas de


manga y puños anchos para facilitar la extracción y no olvides llevar tu
tarjeta de identificación sanitaria y el volante del análisis que te entreguen.
- Antes de la extracción dile a la enfermera si es complicado localizarle las
venas, puesto que hay ocasiones en las que son necesarios varios intentos.

- Si tienes tendencia a marearte avísalo y ve acompañado. Si te mareas


díselo al enfermero y te realizarán la extracción recostado.

- Una vez realizada la extracción, presiona levemente el punto de punción


durante un tiempo aproximado de 10 minutos con algodón para evitar la
aparición de hematomas.

- En el momento de la extracción te informarán de cuándo tienes que


recoger los resultados, que el laboratorio mantiene en absoluta
confidencialidad.

Además, toma precauciones, indícale al médico si hace poco tiempo que te has
hecho análisis, si recibes algún tipo de tratamiento y si padeces enfermedades
crónicas, para que te indique la frecuencia con la que debes controlarte o si
debes realizarte un tipo de prueba especial.

Interpretación del análisis


Aunque a partir de un análisis de sangre pueden medirse marcadores concretos
para detectar la presencia de muchas enfermedades o conocer su evolución, en
un análisis rutinario se suele cuantificar la cifra de los siguientes componentes de
la sangre:

- Hemograma: se analiza tu sangre teniendo en cuenta:


o Los niveles de hematíes o glóbulos rojos : los límites normales del
número de glóbulos rojos suelen variar medio millón por encima y
por debajo de la cifra media, que para el varón es de 5.000.000 y
para la mujer de 4.500.000 por milímetro cúbico.
o Hemoglobina: es una proteína que se encuentra en los glóbulos
rojos y se encarga de transportar el oxígeno de la sangre a las
distintas células, motivo por el que resulta importante medir su
concentración. Los valores normales oscilan alrededor de los 15
gramos por cien (en el varón es de 16,3 y en la mujer 14,5), siendo
los límites de la normalidad de 13,5 a 18 en el varón y de 11,5 a
16,4 en la mujer.
o El hematócrito o volumen globular : representa la proporción de
glóbulos rojos en plasma en la sangre circulante, y se expresa en
valores porcentuales. Su determinación puede efectuarse por
centrifugación de la sangre y los niveles oscilan entre el 36 y el 50
por ciento, con unos límites fisiológicos en varones de entre 43 y
49, y de entre 35 y 45 en mujeres.
o El volumen corpuscular medio : se realiza para conocer las
dimensiones de los eritrocitos a partir del valor hematocrítico (en
mililitros por mil) y los hematíes (en millones por milímetro cúbico).
El valor obtenido normalmente oscila entre 80 y 94 micrómetros
cúbicos. Si sobrepasa los 94 se habla de macrocitosis y si es inferior
a 80, de microcitiosis.
o Leucocitos: se mide el número de glóbulos blancos en la sangre y
sus cifras deben oscilar entre los 6.000 y los 10.000 leucocitos por
milímetro cúbico.
o La fórmula leucocitaria: son valores que miden la presencia de los
distintos glóbulos blancos o leucocitos en cifras absolutas por
milímetro cúbico y en porcentaje sobre el total de leucocitos:
 Neutrófilos segmentados : entre el 55 y el 65 por ciento
(3.000-5.000 mililitros).
 Neutrófilos en cayado: entre un 3 y un 5 por ciento (150-400
mililitros).
 Eosinófilos: de 0,5 a 4 por ciento (20-350 mililitros).
 Basófilos: de 0 a 0,5 por ciento (10-60 mililitros).
 Monocitos: de 4 a 8 por ciento (100-500 mililitros).
 Linfocitos: de 25 a 35 por ciento (1.500-4.000 mililitros).
o Las plaquetas: deben estar entre las 150.000 y las 400.000 unidades
por milímetro cúbico, aunque sólo si bajan de 30.000 se producen
hemorragias. El exceso de éstas predispone a que se formen
coágulos y la deficiencia de plaquetas produce fragilidad capilar y
tiempo de hemorragia prolongado.
o La velocidad de sedimentación globular : parámetro que se modifica
siempre que existe un desequilibrio que afecta las proteínas
plasmáticas, acelerándose al aumentar la proporción de fibrinógeno
(que recubre los hematíes) o globulinas, por ejemplo en
infecciones, patologías reumáticas y enfermedades inflamatorias y
crónicas.

- Bioquímica: se analiza la sangre observando los siguientes componentes:


o Glucosa: mide lo que comúnmente se conoce como el nivel de
azúcar en sangre. Las cifras deben oscilar entre 80 y 120
miligramos por cada 100 mililitros, aunque la concentración
normal oscila entre los 60 y los 100. Si este valor supera los 130
padeces una hiperglucemia, lo que puede hacer sospechar la
existencia de diabetes, y si los niveles son inferiores a 60 puedes
sufrir una hipoglucemia, que puede estar provocado por diferentes
causas como la insuficiencia suprarrenal, las afecciones hepáticas o
trastornos de la nutrición y digestivos, entre otras patologías.
o Urea en sangre : como término medio, la cifra oscila entre 20 y 30
miligramos por cada cien mililitros, aunque hay casos en los que se
registran cifras superiores e inferiores. Si los niveles de urea superan
la cifra de 50 puede darse hiperazotemia, es decir, insuficiencia
renal, y si la cifra es menor puede deberse a la ingesta elevada de
bebidas, por aumento del filtrado glomerular durante el embarazo o
por insuficiencia de síntesis de urea.
o Ácido úrico : el valor medio en España es de 5,05 miligramos por
cada 100 mililitros, considerando como límite de la normalidad la
cifra de 7. A partir de ese nivel se pueden desencadenar ataques de
gota o cálculos renales.
o Creatinina en sangre : informa del funcionamiento del riñón y,
aunque los valores son diferentes en hombres y mujeres, la cifra
media oscila entre 1 y 1,6 miligramos por cada 100 mililitros,
debiendo ser proporcional a la masa muscular del cuerpo para
evitar, entre otros desajustes, la insuficiencia circulatoria o las
obstrucciones urinarias.
o Triglicéridos: los valores recomendados se sitúan entre 40 y 150
miligramos por cada cien mililitros. La hipertrigliceridemia se
produce por un aumento de grasa neutra en plasma, suponiendo un
factor importante de riesgo cardiovascular, especialmente en
mujeres, además de provocar obesidad e incluso diabetes.
o Colesterolemia: las cifras del colesterol total oscilan entre 150 y
220 miligramos por cada 100 mililitros, aunque pueden producirse
variaciones fisiológicas provocadas por variables como la edad, el
sexo, la dieta o el embarazo. Debemos distinguir entre el HDL
(colesterol de alta densidad conocido como ‘colesterol bueno’, que
resulta mejor cuanto mayor sea su presencia puesto que ayuda a
remover el exceso de colesterol) y el LDL (colesterol de baja
densidad conocido como ‘colesterol malo’, que resulta negativo
puesto que su exceso obstruye las arterias).
o Transaminasas: la cifra media tiene un promedio de 20 aunque los
valores pueden oscilar entre 8 y 40 unidades. Al medir las
transaminasas se tiene en cuenta la enzima GOT en
aspartatoamino-transferasa (AST), cuyas cifras deben estar entre 0 y
20, y la enzima GPT en alanín-aminotransferasa (ALT), que debe
oscilar entre 0 y 40. De sobrepasar esa cifra puede dar lugar a
patologías como infartos de miocardio, embolias, trombosis o
afecciones musculares y especialmente enfermedades hepáticas
como la hepatitis.