Anda di halaman 1dari 2

CAPÍTULO XV

EL «SHOCK» DEL FUTURO: LA DIMENSIÓN FÍSICA

el sociólogo Lawrence Suhm, de la Universidad de Wisconsin, «pasamos por un período tan


traumático como el que atravesaron los predecesores de la evolución humana al pasar de
criaturas marinas a criaturas terrestres... Los que puedan, se adaptarán; los que no puedan,
perecerán en las arenas de la playa o sobrevivirán en un nivel más bajo de desarrollo».

Los niveles de temperatura, de presión, de calor, de oxígeno y de anhídrido carbónico


constituyen fronteras absolutas que no pueden ser rebasadas por el hombre, al menos en su
constitución actual.

CAMBIO DE VIDA Y ENFERMEDAD

el doctor Lawrence E. Hin- kle, Jr., llamó «ecología humana»

, Holmes pertenece a la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, donde creó,


ayudado por un joven psiquiatra llamado Richard Rahe, un ingenioso instrumento de
investigación, denominado «Life-Change Units Scale» (Escala de unidades para medir cambios
de vida).

Cuyo objeto es medir la cantidad de cambio experimentado por un individuo en un lapso de


tiempo dado. Holmes y Rahe empezaron por hacer una lista lo más larga posible de tales
cambios. Sucesos tales como un divorcio, una boda o un cambio de domicilio, comunicaron su
lista de cambios a millares de hombres y mujeresSe pedía a cada cual que ordenase los
diversos factores de la lista según la importancia de su impacto. ¿Qué cambios requerían
mayor atención o adaptación? ¿Cuáles tenían, relativamente, menor importancia?

Se demostró que, cuanto más alto era el grado de cambio vital, mayores eran las
probabilidades de que las enfermedades fuesen graves.

el cambio reclama un precio fisiológico. Y cuanto más radical es aquél, más caro es éste.

LA REACCIÓN A LA NOVEDAD

Todos estamos constantemente sometidos a una lluvia de señales de nuestro medio: visuales,
auditivas, táctiles, etcétera.

tenemos instalado en nuestro cerebro un aparato especial, detector de novedades, que sólo
recientemente ha llamado la atención de los neurólogos.

Por consiguiente, la novedad —cualquier novedad perceptible— provoca una actividad


explosiva dentro del cuerpo, y especialmente en el sistema nervioso. La RO dispara bengalas
en nuestro interior, a una velocidad determinada por lo que ocurre en el exterior. El hombre y
el medio están en continua y vibrante interacción.