Anda di halaman 1dari 2

Estudios revelan que consumir leche después de hacer ejercicio ayuda

a la recuperación del cuerpo


Sus proteínas favorecen la recuperación del músculo y sus sales reemplazan las que se
pierden en la actividad física.

Entre dos y tres vasos de leche pueden, en menor tiempo, recomponer los microtraumas
musculares, hidratar y sustituir electrolitos que pierde una persona después de realizar alguna
actividad física o deportiva, asegura la nutricionista Glenys Jones, del Consejo Médico de
Gran Bretaña.
Según su análisis, la leche podría competirle a las bebidas hidratantes mundialmente
comercializadas porque este alimento tiene proteínas que favorecen la arquitectura muscular;
entre estas, la caseína, las globulinas y albúminas que forman parte del suero.
De igual forma, un estudio reciente publicado por la revista Applied Physiology, Nutrition and
Matabolism, demostró que las personas que consumen leche después de sus rutinas de
ejercicios tienen una resistencia mayor en la siguiente sesión que quienes tomaron bebidas
hidratantes deportivas o agua.
Expertos recomiendan consumir alrededor de medio litro de leche después de cada actividad
física.
La leche se convierte, además, en una alternativa para las personas que no tienen capacidad
económica para adquirir suplementos vitamínicos para mantener su masa muscular. Aunque
nadie discute el valor nutricional de la leche como alimento en todas las edades, su uso como
bebida hidratante ha despertado controversia.
Al respecto, el médico deportólogo Ricardo Gutiérrez asegura que como se trata de un
alimento que requiere unas condiciones especiales para su digestión -por la producción de
gases y distensión abdominal-, su uso se limita en las competencias deportivas. Por esta
razón, recomienda consumirla después del ejercicio y no durante la rutina como sí se hace
con otro tipo de bebidas.
"La leche es un alimento muy completo y contiene todos los elementos necesarios en la
nutrición pos ejercicio. Sin embargo, hay que tener cuidado con los deportistas que tengan
resistencia a la lactosa", resalta Paola Hoyos, nutricionista del Instituto Distrital de Recreación
y Deporte (Idrd). Por su parte, Ricardo Gutiérrez añade que en realidad "no hay ninguna
restricción para limitar su uso si el deportista la tolera bien. Lo importante, después del ejerció,
es hidratarse y recuperar las sales perdidas".
Por ejemplo, después de un partido de fútbol, un deportista pierde entre un litro y medio y dos
litros de agua, asegura el deportólogo Orlando Reyes.
"Lo recomendable es que después del ejercicio la persona tome agua y complemente con
leche o la bebida hidratante", sostiene Reyes.
La proporción debe ser moderada, advierte la nutricionista María Bernarda Vergara. "La leche
además de buenas proteínas y minerales, también tiene alto contenido de grasa. En ese caso
lo ideal sería consumirla descremada o semidescremada".
Según Fedegan, un colombiano consume 140 litros de leche al año, en estratos medio y alto.
En los sectores sociales menos favorecidos este consumo apenas bordea los 35 litros por
año. Pero pocos la toman regularmente con este fin.
Hidrata cuatro veces más rápido
Otro estudio hecho en la escuela del deporte y el ejercicio de la Universidad Loughborough,
en Inglaterra, comparó los procesos de hidratación en deportistas que consumieron leche,
agua y una bebida hidratante.
La persona que consumió leche se rehidrató cuatro veces más rápido que quienes lo hicieron
los otros dos tipos de bebidas.
En promedio, quien se rehidrató con leche lo logró en el lapso de una hora mientras que los
que lo hicieron con agua o bebidas comerciales tardaron cuatro.
El estudio sugiere que el valor de la leche en este proceso se debe a la calidad de sus
electrolitos, que están en concentraciones y condiciones óptimas para el consumo humano.
Su papel en el cuerpo es el de garantizar funciones celulares que permiten una correcta
nutrición al tiempo que elimina los desechos fuera de ellos.