Anda di halaman 1dari 2

Victoria Mastache Peláez

Universidad La Salle de Cuernavaca


Maestría en Psicoterapia Dinámica
Trastornos del Carácter y Psicosomáticos
Profesor: Mtro. Carlos F. Soto Chico

CLAVE PSICODINÁMICA DERIVADA DE LA PELÍCULA HER


Nombre del paciente: Theodore Twombly Edad: 40 años
Impresión diagnóstica: Personalidad esquizoide, donde de manera preconsciente, el
SELF advierte cierta vulnerabilidad o una posible lesión que pudiera iniciar una regresión
que lo lleve a la fragmentación, por lo que se toma distancia respecto del otro para evitar
el peligro. 1
Lograr una personalidad “normal”, implica el asumir que somos diferentes entre nosotros
y reconocer que hay un “afuera”; para Mahler (1968), este proceso diferenciación que
cimenta el núcleo de YO (un sí mismo bueno) abarca del segundo al sexto mes de vida
y su consolidación será el principal organizador de las funciones de integración, de
relación con los otros así como con el mundo; además, se forman las representaciones
primarias de las experiencias frustrantes (lo malo de sí mismo). Cuando se presenta un
trauma o frustración en esta fase, se re-fusionan las imágenes buenas de sí mismo y del
objeto perdiéndose los límites yoicos.
Con base en lo anterior, podemos inferir que la problemática de Theodore se ubica en
una etapa pregenital; para ser específicos en el periodo que Mahler nombró simbiosis
normal o periodo de representaciones primarias indiferenciadas sí mismo – objeto; donde
el núcleo del YO está en formación, el superyó aún no se ha desarrollado y el ello domina
el aparato psíquico. Aunque Theodore aparece “funcional”, se le puede apreciar como un
sujeto que no se relaciona con el mundo, prefiere el sexo vía chat, mantiene relaciones
de amistad superficiales, su trabajo consiste en realizar soliloquios, y aunque tuvo una
esposa, esta misma le dice: “siempre quisiste tener una esposa sin tener que enfrentar
los desafíos de algo que sí es real” (sic), poniendo en relieve el retraimiento del que nos
ocupa, retraimiento que alcanza su punto máximo con el enamorarse de un sistema
operativo.
Hablamos de relaciones objetales infantiles con expectativas de ser “alimentado”
emocionalmente, como si este alimento le hubiese hecho falta de origen, podríamos
hipotetizar que la madre de Theodore no le permitió la diferenciación, esto se puede
observar cuando se diseña el sistema operativo personalizado, se le preguntan
cuestiones de forma y la única pregunta de fondo realizada fue “¿cómo se lleva con su
madre? (sic), a lo que él contestó “bien, si lo pienso, siempre que hablamos de algo es
sobre ella” (sic), asumiendo que él fue en sí la extensión de su madre. El sistema

1
Kohut, H. (1977) Análisis del Self. Buenos Aires: Amorrortu Editores.
operativo está diseñado sobre esta base, Theodore establece una relación con él mismo,
con una voz que le devuelve sólo lo que quiere escuchar, incluso el rechazo, regresando
una y otra vez a la relación con su objeto primario.
El distanciamiento que Theodore toma de las personas y con su entorno puede estar
asociada a la evaluación de su vulnerabilidad narcisista de forma que sus recursos
libidinales se concentran mayormente en el trabajo de “escritor de cartas de amor”, lo que
justifica su talento creador a pesar de no conocer a las personas de las que escribe; lo
anterior puede ayudarnos a comprender también la relación entre Theodore y el sistema
operativo Samantha, pues no sólo garantiza el distanciamiento de las otras personas y
un tanto del mundo, sino que esa “relación” permite al sujeto poner en relieve la creencia
de su propia grandiosidad, en el entendido de que nadie lo merece sino alguien perfecto,
alguien hecho a su medida como Samantha, siendo él mismo parte de esa perfección;
pero este sistema operativo puede contener también los aspectos malos del self, los que
serán percibidos de manera proyectiva, es por eso que “Samantha” materializa los
temores de separación (las primeras frustraciones), así como el sentimiento paranoico
de infidelidad; sin embargo, las pulsiones agresivas parecen negarse, disociarse o
transformarse en sentimientos de vacío.
Theodore vive en una sociedad que de alguna forma ha justificado los síntomas, de forma
que, de acuerdo a su contexto cultural no parece patológico, sin embargo, tendríamos
que preguntarnos qué tan fortalecido se encuentra su yo que desde una primera hipótesis
lo ubicamos como primitivamente cohesivo; de inicio se aprecia un conflicto del yo con la
realidad externa, por lo que él prefiere vivir en la realidad alterna, en el chat, el internet,
en eternas pláticas con Samantha (que le ayudan a tomar decisiones, como su divorcio)…
en otro mundo; la angustia se dispara cuando un “otro” se materializa, por ejemplo,
cuando “Samantha” organiza un “trío” sexual, que Theodore rechaza, más que por un
sentido de culpa, asco o vergüenza, por no tolerar a un “otro”, él ama como le gustaría
ser amado, como ser único, irremplazable, así que toda su energía se vuelca en el
mantenimiento de este amor perfecto.
En cuanto a las áreas de funcionamiento, aunque en el trabajo se le aprecia funcional y
talentoso, el sujeto ha fracaso en el matrimonio, pero también en la “relación perfecta con
un sistema operativo diseñado para él y a partir de él”, dejando ver las representaciones
propias y objetales devaluadas que se encuentran escindidas o disociadas, confirmando
los aspectos del “todo bueno” y “todo malo” propios de la etapa de origen del conflicto.

REFERENCIAS:
 Kohut, H. (1977) Análisis del Self. Buenos Aires: Amorrortu Editores.