Anda di halaman 1dari 6

CATEGORIzacionDE LOS ASENTAMIENTOS HUMANOS:

LAS CIUDADES Y SU DISTRIBUCION:

Las ciudades son hervideros de ideas, comercio, cultura, ciencia, productividad,


desarrollo social y mucho más. En el mejor de los casos, las ciudades han
permitido a las personas progresar social y económicamente.
Ahora bien, son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de
manera que se sigan creando empleos y prosperidad sin ejercer presión sobre la
tierra y los recursos. Los problemas comunes de las ciudades son la congestión, la
falta de fondos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y
el deterioro de la infraestructura.

Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les
permita seguir prosperando y creciendo, y al mismo tiempo aprovechar mejor los
recursos y reducir la contaminación y la pobreza. El futuro que queremos incluye a
ciudades de oportunidades, con acceso a servicios básicos, energía, vivienda,
transporte y más facilidades para todos.

. Funciones de la ciudad
Aunque en las ciudades se desarrollan las actividades más variadas, siempre existen unas que
predominan sobre las demás. Las funciones de la ciudad se definen como las diferentes
actividades que se desarrollan en ella y que afectan no sólo a la propia ciudad sino también a
la región que la rodea. Esas funciones pueden ser variadas y abundantes en relación con la
población que atiende y con sus necesidades, o con las actividades que se desarrollan en el
interior de una ciudad.

Las funciones se encuentran distribuidas de forma bastante ordenada en el plano urbano y las
más sobresalientes son:

 Residencial
 Industrial
 Administrativa,
 Comercial
 Otras funciones: hospitalaria, cultural, educativa, etc

6.1. Función residencial

La distribución de las viviendas formando barrios viene definida por distintos factores, de los
cuales el más evidente es el precio del suelo. Esto ocasiona que se produzca una gran
desigualdad en cuanto al tipo de viviendas y su distribución en función del nivel
socioeconómico de cada barrio.Lo primero que una ciudad tiene que ofrecer a sus habitantes
son espacios y edificaciones para vivir. La función residencial se extiende por toda la ciudad,
aunque tiende a ser poco importante en algunas zonas y predominante en otras.
6.1.1. Estructura de la ciudad
Las funciones a las que se destina el suelo urbano están en relación con la estructura de la
ciudad. Dentro de esa ordenación se distinguen las siguientes partes:

 El casco antiguo de la ciudad es la parte más antigua de la ciudad, y por lo tanto es propia de
ciudades antiguas y no de nueva creación. Si no se ha remodelado y rehabilitado suele
haberse convertido en un barrio residencial degradado, con pocos servicios e incluso falta de
higiene. Suele estar habitado por personas de bajo poder adquisitivo: población marginal,
personas mayores con escasos ingresos, etc. Si por el contrario ha sido rehabilitado acoge
población con alto poder adquisitivo capaz de pagar precios altos por viviendas de gran
tamaño, dotadas de ascensor y situadas en pleno centro de la ciudad. También son
predominantes en este espacio rehabilitado las actividades comerciales, turísticas, culturales,
de ocio y religiosas aprovechan esta zona para resultar accesibles y mostrar su importancia al
localizarse en una zona emblemática del espacio urbano. Plan de rehabilitación del casco viejo
de Bilbao

 Los ensanches son barrios residenciales que surgieron en el siglo XIX en las ciudades
industriales europeas para albergar a las clases acomodadas. Se concibieron como zonas de
calles espaciosas y bien ordenadas, con viviendas de alto nivel. Con el tiempo, los grupos
privilegiados optaron por zonas más exclusivas y los ensanches se han convertido en barrios
para gente de clase media y zonas de oficinas. Observa en el siguiente vídeo información
relevante sobre el ensanche de Barcelona

 Los nuevos barrios residenciales han ido surgiendo en la periferia de la ciudad y en torno a las
vías de comunicación, que facilitan el acceso a la ciudad central. La mayor distancia al centro
de la ciudad suele suponer un menor precio del suelo y, por tanto, de la vivienda, por lo que
son actualmente las zonas que acumulan más población. Paralelamente, en la periferia se han
creado también barrios más “exclusivos”, con viviendas de lujo que ocupan los grupos de
mayor poder adquisitivo. También en las zonas periféricas aparecen infraviviendas y chabolas
que albergan a población con escaso poder adquisitivo.

En definitiva, en la ciudad se puede vivir en diferentes zonas con diversos niveles de vida. En
alguna de las grandes ciudades del mundo actual, cambiar de barrio puede ser como pasar de
un país desarrollado a otro subdesarrollado sin necesidad de pasaporte.

6.2. Función comercial


La función comercial se basa en el abastecimiento y suministro a la población que reside en la
ciudad y en su región.
Tradicionalmente, la zona comercial por excelencia es el centro de la ciudad, en cuyas calles
se acumulan gran número de comercios y otros servicios como bares, bancos, oficinas, etc.
El centro de la ciudad es el espacio mejor conocido y más frecuentado por los habitantes de la
ciudad y allí se concentran numerosos comercios y lugares de ocio.Tanto es así que las
tiendas especializadas en productos concretos, y de mayor valor, se suelen colocar en lugares
céntricos de la ciudad, que resultan accesibles mediante el transporte público.

La demanda de la población de las grandes ciudades hace que la forma y la distribución del
comercio se diversifiquen y surjan nuevas modalidades que afectan directamente al paisaje
urbano y a las forma de vida en la ciudad. En la actualidad, los hipermercados o grandes
superficies comerciales se sitúan a las afueras de la ciudad, en lugares bien comunicados, por
el elevado precio del suelo urbano en el centro de la ciudad y ante la falta de estacionamiento
para los usuarios.

No debemos olvidar que la actividad comercial es una de las más presentes en cualquier
ciudad, tanto a pequeña y media escala (abastecimiento de la población), como a gran escala
(sedes centrales de compañías comerciales.

6.3. La función industrial


Durante el siglo XIX la industria sería la actividad que dominaba en el paisaje de las ciudades.
Algo muy diferente a lo que ocurre en nuestros días, porque la industria se ha arrinconado en
zonas muy concretas y algo apartadas del resto de la ciudad. A esas zonas se las llama
polígonos industriales.

Los polígonos industriales, en nuestros días, rodean a muchas ciudades pequeñas y medianas,
jugando un papel importante para el abastecimiento diario de la población, al tiempo que se
convierten en una fuente de empleo para los habitantes de la ciudad y su comarca.

Los polígonos suelen instalarse cerca de vías de comunicación importantes: una estación de
ferrocarril, un puerto, una autovía...

Hay ciudades cuya función predominante es la industrial. Las fábricas ocupan gran parte del
espacio urbano y, de forma ocasional, aparecen zonas industriales cerca del centro,
compartiendo el espacio con viviendas, oficinas, tiendas, almacenes, etc.
En estos casos, las fábricas pequeñas, que consumen poca energía y no generan mucha
contaminación, se han mantenido. Las grandes fábricas, por el contrario, que requieren mucho
espacio y facilidad de transporte, se han alejado del centro de la ciudad.

Hoy día la actividad industrial ha perdido importancia en el paisaje urbano de las ciudades
actuales, pero su papel económico como fuente de ingresos y de puestos de trabajo sigue
siendo importante.

6.4. La función administrativa


La actividad administrativa es la que está relacionada con las instituciones de gobierno de un
territorio, y su mayor o menor importancia en cada ciudad depende de su rango. Cada país
tiene una ciudad que ejerce de capital del Estado, en la que se concentra la mayor parte de la
actividad administrativa de carácter nacional. En nuestro país la capital del estado es Madrid.

El Estado de las Autonomías en España ha propiciado que determinadas ciudades ejerzan el


papel de capitales autonómicas. En ellas se concentra la mayor parte de la actividad
administrativa de carácter autonómico. Hay otras ciudades que ejercen el papel de capitales
provinciales, desempeñando funciones administrativas.
6.5. Otras funciones urbanas
En las ciudades se desarrollan otras actividades importantes. Entre ellas destacan la función
educativa, la función hospitalaria, la cultural o la de ocio, aparte de algunas más. En definitiva,
la ciudad debe ser un espacio multifuncional, mucho más diversificado cuanto mayor sea su
tamaño.

RASGOS DOMINANTES DE NUESTRAS CIUDADES.

El Perú, por su ubicación geográfica en la costa noroccidental de América del Sur, tiene
características de un territorio subtropical. Su configuración geográfica, influida por la
cordillera de los Andes, la divide en tres grandes espacios geográficos bien demarcados: franja
costera, zona andina y zona subandina u oriental. Tiene altitudes y llanuras hasta los 6.746
m.s.n.m.

LA POBLACIÓN DE LA FRANJA costera se asienta en las áreas cercanas a los centros portuarios
y pesqueros, teniendo un río como fuente de agua para riego de cultivos. Los patrones de
asentamiento, desarrollo y expansión de la ciudad se asocian a las vías de comunicación. Su
centro de gravedad es una plaza central. La ciudad creció en base a manzanas y lotes
inicialmente grandes que posteriormente se subdivideron a criterio de los propietarios, sin
tener en cuenta posibles amenazas de sismos, tsunamis o inundaciones.

Una ciudad costeña se expande libremente en los terrenos casi planos, aluviónicos. El suelo es
árido y, unido al fuerte viento, provoca grandes polvaredas. El suelo es limoso donde existen
cultivos y ganado. La temperatura oscila entre los 27°C a 40°C en verano y baja hasta los 11°C
en invierno. Para la construcción de las edificaciones, el río provee de cantos rodados y arena,
los carrizales y árboles como insumos de construcción crecen en sus riberas. Las calles se
empedraban con estos cantos rodados y también se aprovechaba en las viviendas. La tradición
era construir con tierra y caña (adobe o quincha) y para las zonas cercanas al mar con madera,
cobertura de madera, torta de barro y tejas.

Los asentamientos de viviendas en las zonas rurales de los valles costeños se asocian a la
parcela agrícola o pecuaria, amoldándose a la topografía llana del lugar y cerca de las vías de
comunicación.

POBLACIÓN ANDINA

La traza característica heredada de la colonia en las zonas altoandinas es la cuadrícula de calles


con manzanas y lotes más o menos regulares. Las más de las veces con una vía principal amplia
que conduce a la plaza principal, la cual ubican de preferencia en el centro de gravedad
geográfico y, generalmente, con las menores pendientes. Alrededor de este espacio se ubican
las edificaciones administrativas, equipamiento de salud, puesto policial, iglesia, entre otros. A
medida que el pueblo crece y se extiende, siguiendo un patrón lineal por las vías de acceso,
ocupa zonas con pendientes mayores hacia el cerro o hacia el río, y las calles y las manzanas
comienzan a adaptarse a la topografía tratando de mantener la traza original, con lo cual el
riesgo en caso de sismos, huaycos, aluviones e inundaciones es cada vez más elevado hacia la
periferia, debido a la inestabilidad de los suelos, las pendientes escarpadas y la deficiente
cimentación. El grado de consolidación de las casas disminuye a medida que se alejan de este
centro. Las características de la vivienda varían, pasando de las buenas casas identificadas
inicialmente a algunas de mayor pobreza, tanto en el número de ambientes como en la calidad
de la construcción y los acabados. Las calles también obedecen a este patrón: son empedradas
o asfaltadas alrededor de la plaza y a medida que se alejan del centro pasan a ser solo calles
afirmadas. Las calles sirven a medios de transporte rural, carrozable, siendo de secciones muy
estrechas que permiten el paso de animales y autos; calles que no obedecen a un
planeamiento de largo plazo y, en consecuencia, no ha sido previsto el ensanchamiento para el
cambio de medio de transporte y, menos aún, un trazado acorde a posibles zonas de escape
en caso de sismos. En las áreas rurales, las viviendas se asientan en zonas ligadas a su actividad
agrícola o ganadera, es decir, viviendas esparcidas muchas veces en precarias condiciones. La
vivienda es una segunda prioridad para el agricultor o ganadero, pues por prolongados
períodos que duran sus actividades fuera de ella la utiliza como depósito. El gran esfuerzo y
tiempo dedicado a estas actividades hace que por sus escasos recursos dé prioridad al
fortalecimiento de su ganado, la producción agrícola o cualquier otro tipo de actividad laboral
de supervivencia. Tanto en las ciudades como en las zonas rurales, los materiales utilizados en
la construcción son los que proveen los cerros y la tierra: piedras, rocas, paja, madera, guano,
crines para la elaboración del adobe, adobón y tapial. La cimentación se construye con piedra y
la cobertura es de ichu o tejas.

EN LAS ZONAS SUBANDINAS NORORIENTALES,

como es el caso de las localidades ubicadas en el departamento de San Martín, el patrón de


asentamiento urbano está asociado a los puertos de los ríos más caudalosos y sus cruces con
afluentes, así como a las vías terrestres existentes. El desarrollo de las ciudades depende de
estos medios como su principal forma de comunicación e intercambio de productos. El patrón
de asentamiento de la ciudad se asocia a una plaza central y una traza cuadrangular que a
medida que se extiende se amolda a la topografía constituida generalmente por plataformas
de zonas altas ubicadas entre los terrenos inundables. El suelo es rico en limo, arcilla y material
orgánico. Presentan muy pocos espacios públicos o lugares abiertos para escapar en caso de
sismos. En general, la antigüedad de un pueblo o ciudad puede determinarse observando su
lotización. Mientras más antigua es, más subdivididas y complejas son las propiedades, la
densificación o tugurización es síntoma de su obsolescencia y de los procesos de herencia o
venta parcial de las áreas libres. Así encontramos lotes a los que ya no se accede desde la calle
sino desde complejos y angostos pasadizos que dificultan la evacuación de la población en
casos de sismo, incendio u otras situaciones de emergencia. Los servicios de agua, desagüe y
energía recién se vislumbran como una necesidad urgente en zonas rurales que se van
consolidando. El agua ya no se puede traer del río y los espacios para hacer pozos son
insuficientes, la basura ya no se degrada con la rapidez que la naturaleza brinda en las áreas
rurales, el desagüe comienza a correr por el centro de las calles hacia una acequia o riachuelo
cercano, incrementando el riesgo de enfermedades infecciosas. Hacia las zonas altas o bajas la
acumulación de viviendas disminuye dando paso a patrones de parcelas de cultivo con
vivienda y corral. Estas parcelas tienen mayor pendiente y la construcción de sus casas, en caso
de zona de sierra, se soluciona haciendo pircas y absorbiendo más o menos el talud. Sin un
soporte técnicamente adecuado, el riesgo de derrumbe o deslizamiento de la vivienda es muy
alto.