Anda di halaman 1dari 8

GU Í A DI DÁC T IC A

Cuaderno de transcripciones
del CD audio

ESO
3

1 Cuaderno de transcripciones
L I B RO D E L A LU M N O
UNIDAD 1 Ciudadanos del mundo Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles;
Audio 2, pág. 12 yo conchas y caracoles
El Museo de la Ciencia de Teruel presenta la exposición entre la menuda arena,
“Misterios, enigmas y curiosidades de la ciencia”. Una expo- escuchando a Filomena
sición sobre los motivos y las causas de las cosas. sobre el chopo de la fuente,
Si quieres pasar una tarde divertida y sorprendente, ven al y ríase la gente.
Museo de la Ciencia a ver esta exposición organizada en el Pase a media noche el mar
Día Mundial de la Ciencia. y arda en amorosa llama
No lo olvides: los lunes cerramos, así que ven por aquí de Leandro por ver su dama;
martes a domingo de nueve a siete de la tarde. Estamos en la que yo más quiero pasar
calle Alcalá, número 21. del golfo de mi lagar
¡Atrévete a venir! la blanca o roja corriente,
y ríase la gente.
Audio 3, pág. 14
Pues Amor es tan crüel
—Hola Esperanza, nos gustaría contar algo de tu vida en que de Píramo y su amada
nuestro programa, ¿puedes hablarnos un poco de ti?
hace tálamo una espada,
—Claro, encantada, ¿qué queréis saber? do se junten ella y él,
—Trabajabas en una editorial, ¿cómo era tu trabajo antes? sea mi Tisbe un pastel,
—Sí, bueno, antes de prejubilarme mi vida era... bueno, la espada sea mi diente,
como la vida de la mayoría, trabajaba de secretaria y vivía en y ríase la gente.
Santa Cruz, no tenía tiempo libre, iba del trabajo a casa y de
casa al trabajo.
—Y ahora que estás prejubilada, ¿qué haces habitualmente? UNIDAD 2 En nuestras manos
—Bueno, me dedico a pintar, claro, y escucho la radio, me
hace mucha compañía; me gustan sobre todo los programas Audio 7, pág. 36
de música y los conciertos. ¿Qué más? Leo, paseo, trabajo
en mi jardín... No sé, hago las cosas que me gustan. —Señor Tomás, para usted, ¿qué es importante en la vida?
—Pues, las cosas que siempre han sido importantes: mi fa-
—Esperanza, muchas gracias por tus palabras. Un abrazo
milia, tener salud, comer bien, disfrutar de mis hijos, los ami-
fuerte.
gos y, bueno, para mí antes era muy importante el deporte;
—Gracias a ustedes y los espero en la exposición. yo era ciclista, pero ahora solo lo veo en la tele.
—Muchas gracias, señor Tomás.
Audio 5, pág. 25
Ándeme yo caliente, Audio 9, pág. 53
y ríase la gente.
Enviárame mi madre
Traten otros del gobierno por agua a la fuente fría:
del mundo y sus monarquías, vengo del amor herida.
mientras gobiernan mis días Fui por agua a tal sazón
mantequillas y pan tierno, que corrió mi triste hado,
y las mañanas de invierno tengo el cántaro quebrado
naranjada y aguardiente, y partido el corazón:
y ríase la gente. de dolor y gran pasión
vengo toda espavorida,
Coma en dorada vajilla y vengo de amor herida.
el príncipe mil cuidados
Dejo el cántaro quebrado,
como píldoras dorados: vengo sin agua corrida;
que yo en mi pobre mesilla mi libertad es perdida
quiero más una morcilla y el corazón cautivado.
que en el asador reviente, ¡Ay, qué caro me ha costado
y ríase la gente. del agua de la fuente fría,
pues de amores vengo herida!
Cuando cubra las montañas
de plata y nieve el enero Audio 10, pág. 54
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas, —Hola, ¿tienes un minutito?
y quien las dulces patrañas —Pues...
del rey que rabió me cuente —Estamos haciendo una pequeña encuesta sobre el medio
y ríase la gente. ambiente. Serán solo unos minutos.

Cuaderno de transcripciones 2
—Bien, de acuerdo.
UNIDAD 4 Así se cuenta
—¿Procuras usar el transporte público en vez de tu coche?
—Siempre uso el transporte público porque no tengo coche. Audio 14, pág. 82
—¿Y alguna vez viajas en coche compartido? Tirada en el campo estaba desde hacía tiempo una Flauta que
ya nadie tocaba, hasta que un día un Burro que paseaba por
—No, mi casa está muy bien comunicada. Me suelo mover en ahí resopló fuerte sobre ella haciéndola producir el sonido más
metro y autobús. dulce de su vida, es decir, de la vida del Burro y de la Flauta.
—¿Separas la basura? Incapaces de comprender lo que había pasado, pues la racio-
—Sí. nalidad no era su fuerte y ambos creían en la racionalidad, se
—¿Usas papel reciclado? separaron presurosos, avergonzados de lo mejor que el uno y
el otro habían hecho durante su triste existencia.
—Siempre que puedo, pero eso no es muy a menudo, porque
mi trabajo exige presentar los documentos en un papel de Audio 15, pág. 82
buena calidad.
Jeremy, que durante diez años fue hijo único, tenía el cuarto
—Bueno, esta pregunta la pasamos porque es sobre si usas lleno de libros y juguetes, de brújulas, de mapas, montaba en
gasolina sin plomo, pero como no tienes coche... patines, iba al cine, sabía nadar y jugar al ajedrez, se embar-
—Claro, uso gasolina sin plomo y sin nada, la gasolina más caba en el yate que los Drake tenían en Cape Code, viajaba
ecológica del mundo, ja, ja, ja... en avión con su padre, pero ninguna excursión le parecía tan
atractiva como la de avanzar a tientas hacia aquel lugar re-
—¿Utilizas bombillas de bajo consumo? cóndito donde una niña, de la que ni siquiera quedaron fo-
—Pues, no, la verdad, compro las primeras bombillas que en- tografías, había aprendido a leer a la luz de una lámpara
cuentro y si son baratas, pues mejor... pequeña. Ella le sentía llegar, se hacía un ovillo y apagaba la luz.
—¿Te duchas o te bañas? —¿A qué jugabas?
—Me ducho, porque mi baño es pequeño y no tengo bañera, —No me acuerdo. Creo que a los secretos. A buscar un te-
tengo un plato de ducha, pero tengo que confesarte que, si soro que nadie sabe dónde está.
tuviera una gran bañera, me daría un baño de vez en cuando. —Pero eso, ¿antes o después de leer La isla del tesoro?
Es tan relajante...
—Antes y después, supongo.
—¿Tratas de mantener las playas y calles limpias?
—¿Y cómo era ese juego?
—Sí, claro. Me parece una falta de consideración terrible en-
suciar algo que es de todos. Si todo el mundo fuera tirando —De muchas maneras, no sé, según el día. Coleccionar se-
sus desperdicios, el planeta sería un enorme basurero. cretos, inventarlos.
—¿Reciclas las pilas en lugar de tirarlas a la basura? —¿Era para jugar con amigos o sola?
—Siempre que me acuerdo, sí. —Sola. Eran secretos de verdad, no de hacer ruido. Hacía
falta pensar mucho para entender lo que estabas buscando.
—¿Usas aerosoles sin CFC?
—¿No venían niños a tu casa?
—En general, prefiero no usar aerosoles. Pero cuando tengo
que hacerlo, me preocupo de que no sean contaminantes. —No. A la abuela le molestaba, ella siempre estaba traba-
Leo a fondo las etiquetas antes de comprarlos. jando. Algunas señoras de las que llegaban a probarse trajes
ni siquiera sabían que allí vivía también una niña, de tan poco
—Pues eso es todo. Muchas gracias por tu colaboración. ruido como hacía yo. Pero no me aburría nunca. Porque era
—De nada. igual que no estar.

SECCIÓN TRIMESTRAL
Diversidad lingüística El español
UNIDAD 3 La escuela de la vida Audio 17, pág. 101
—Hola, Elsa. ¿Qué haces?
Audio 12, pág. 67
—Pues mira, estoy leyendo un artículo muy interesante sobre
Hay productos cuya decisión de compra está asociada a
el español en el mundo. Oye, tú que has viajado tanto por
cierto riesgo, como por ejemplo los automóviles por su pre-
América, ¿a que no sabes cómo se dicen algunas palabras en
cio, o los alimentos infantiles por la responsabilidad que con-
diferentes países?
lleva su elección.
—A ver... dime.
Cuanto mayor es el riesgo, más extensiva es la búsqueda y
más probable es que el consumidor preste atención a varias —Por ejemplo, ¿cómo se dice manta en Chile?
fuentes de información, incluyendo la publicidad. La —Frazada.
publicidad no debe defraudar al consumidor preocupado
por el riesgo que debe tomar, ansioso de encontrar infor- —¡Muy bien!
mación y argumentos contundentes en nuestras comunica- —... y en Colombia se dice cobija, y en México... creo recor-
ciones. dar que dicen cobertor.

3 Cuaderno de transcripciones
Programación de aula

—Muy lista. A ver, otra. ¿A que no sabes cómo llaman al taban recubiertos de un espeso pelo rizado muy parecido al
autobús en México, por ejemplo? pelo de las cabezas, de color castaño casi siempre. Por esta
—¡Ah, sí! De eso estoy segura: en México nuestro autobús es razón, el único oficio que practicaban poco era el de zapa-
un camión. tero, pero tenían dedos largos y habilidosos que les permi-
tían fabricar muchos otros objetos útiles y agradables. En
—Pues sí, es verdad. ¿Y en Chile? general los rostros eran bonachones más que hermosos, an-
—Micro. chos, de ojos vivos, mejillas rojizas y bocas dispuestas a la
risa, a la comida y a la bebida. Reían, comían y bebían a me-
—¿Y en Colombia? nudo y de buena gana; les gustaban las bromas sencillas en
—En Colombia, en Colombia..., no me acuerdo. todo momento y comer seis veces al día (cuando podían).
—¡Buseta! Eran hospitalarios, aficionados a las fiestas, hacían regalos
espontáneamente y los aceptaban con entusiasmo.
—¡Ah!, sí, es verdad, buseta.
—Y la última palabra: cazadora. Audio 25, pág. 154
—Esa sí que la sé. Cazadora se dice chamarra en México, —Estuve de tapas en Barcelona y tomé una cosa muy espe-
chompa en Colombia y casaca en Chile. cial: tortilla de patatas deconstruida.
—¡Muy bien! Has sacado un sobresaliente en español de —No me digas, ¿y qué llevaba?
América. —Pues los ingredientes eran los mismos que los de la tortilla
de patatas tradicional, pero estaban servidos en una copa de
UNIDAD 5 A la de tres café irlandés, en tres capas: abajo estaba la cebolla confitada,
encima, la yema de huevo templada, y arriba del todo, una es-
Audio 19, pág. 115 puma de patata.
Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza —¿Y se bebe?
que era como un globo carnoso. Las orejeras verdes, llenas —No, qué va... Se toma un poquito de cada capa con una cu-
de unas grandes orejas y pelo sin cortar, y de las finas cerdas charilla, de abajo hacia arriba.
que brotaban de las mismas orejas, sobresalían a ambos lados
como señales de giro que indicasen dos direcciones a la vez. —¿Y a qué sabe?
Los labios, gordos y bembones, brotaban protuberantes bajo —Pues... tiene un maravilloso sabor a... ¡tortilla de patatas!
el tupido bigote negro y se hundían en sus comisuras, en plie-
guecitos llenos de reproche y de restos de patatas fritas. —Pues, ¡vaya!
En la sombra, bajo la visera verde de la gorra, los altaneros —No le quites importancia... porque aparte del maravilloso
ojos azules y amarillos de Ignatius J. Reilly miraban a las sabor a tortilla de patatas, que no es poco, se mezclan un
demás personas que esperaban bajo el reloj junto a los gran- montón de texturas y sensaciones diferentes: la cebolla
des almacenes D. H. Holmes, estudiando a la multitud en densa, la yema suave y también un poco pegajosa y la ligereza
busca de signos de mal gusto en el vestir. de la patata... es una delicia, todo un placer.
—Lo has contado muy bien, pero me temo que me quedo
con la tortilla de patatas de toda la vida, ya sabes que a mí las
UNIDAD 6 Con mucho arte
cosas raras no me gustan.
Audio 22, pág. 138
—¡Pues tú te lo pierdes!
Los Hobbits son un pueblo sencillo y muy antiguo, más nu-
meroso en tiempos remotos que en la actualidad. Amaban
la paz, la tranquilidad y el cultivo de la buena tierra, y no UNIDAD 7 Disfruta del momento
había para ellos paraje mejor que un campo bien aprove-
chado y bien ordenado. No entienden ni entendían ni gustan Audio 27, pág. 160
de maquinarias más complicadas que una fragua, un molino —¡Hola Rafa! ¡Cuánto tiempo! Oye, ¿qué te pasa?
de agua o un telar de mano, aunque fueron muy hábiles con
—Mmm... nada...
toda clase de herramientas. En otros tiempos desconfiaban
en general de la Gente Grande, como nos llaman, y ahora —¿Nada? Pues pareces algo nervioso.
nos eluden con terror y es difícil encontrarlos. Tienen el oído —Bueno, la verdad es que estoy un poco preocupado.
agudo y la mirada penetrante y, aunque engordan fácilmente
y nunca se apresuran si no es necesario, se mueven con agi- —¿Por qué?
lidad y destreza. [...] —¿Te acuerdas de que te dije que me habían ascendido?
Los Hobbits son gente diminuta, más pequeña que los Ena- —Sí... ¿Qué ha pasado? No me digas que al final no te as-
nos; menos corpulenta y fornida, pero no mucho más baja. cendieron...
La estatura es variable, entre los dos y los cuatro pies de
nuestra medida. Hoy pocas veces alcanzan los tres pies, pero —No, ¡qué va! Sí que me ascendieron. Lo que pasa es que
se dice que en otros tiempos eran más altos. [...] como tengo más responsabilidad, trabajo mucho, voy de avión
en avión, duermo poco y me falta tiempo para mí. Cada vez
En cuanto a los Hobbits de la Comarca, de quienes tratan tengo menos vida privada; de hecho, se puede decir que es nula.
estas relaciones, conocieron en un tiempo la paz y la pros-
peridad y fueron entonces un pueblo feliz. Vestían ropas de —O sea, que estás contento por el ascenso pero tu calidad de
brillantes colores, y preferían el amarillo y el verde; muy rara vida ha bajado.
vez usaban zapatos, pues las plantas de los pies eran en ellos —Pues sí. Y el problema es que no veo la solución. Estoy
duras como el cuero, fuertes y flexibles, y los pies mismos es- siempre inquieto, alterado... Todos los días me digo que esto

Cuaderno de transcripciones 4
se va a terminar y sin embargo, sigo dejando que el trabajo Yo, como iba de reportero, tenía que hacer acopio de mate-
invada mi vida... pero es que la profesión también es impor- rial, así que le pregunté en plan periodista agresivo que qué
tante, ¿o no? La verdad, estoy hecho un lio y no sé qué hacer. diablos era eso del síndrome de Down.
¿Tú qué harías? —Pues una cosa más que hay —dijo con una precisión es-
—Pues, no sé... Para empezar, yo me tomaría las cosas con tremecedora.
más calma. No por estar más alterado, vas a solucionar mejor —Claro —respondí.
tus problemas.
—Yo a veces me aprovecho de tener el síndrome —añadió él.
—Ya, no creas que no lo intento, pero me cuesta un montón.
—¿Cómo que te aprovechas?
—Otra cosa, ¿has probado a hablar con tus jefes? Yo, en tu
lugar, hablaría con la dirección de la empresa y les contaría —Pido ayuda para buscar una calle o lo que sea.
cómo me siento. Seguro que serán capaces de entenderlo. Me dice que a la gente le encanta echarle una mano y a él le
—¿Y si no es así? Me arriesgo a perder mi puesto... gusta ser el centro de atención. Hace tiempo se rompió la
tibia. Estuvo hospitalizado y todo el mundo le trataba a
—Bueno, bueno, con calma. ¿Y alguna técnica de relaja- cuerpo de rey.
ción? Esto te ayudaría a ver las cosas con otra perspectiva.
Si yo fuera tú, me apuntaría a unas clases de yoga o algo —Ahora estoy buscando el modo de romperme la tibia otra
así. Cuanto más relajado estés, más claramente verás las vez —añade riéndose.
cosas. —¿Te gusta ser el centro de atención de todo el mundo?
—Eso me parece mejor..., la verdad es que ya se me había —De todo el mundo, no; de todo mi mundo.
pasado por la cabeza, pero no acababa de decidirme. Creo
que es lo que voy a hacer. Gracias. [...] Le pregunto qué hace los sábados y me dice que sale con
un grupo de amigos y amigas. El sábado próximo han deci-
—De nada. ¿Oye, tienes tiempo de tomar un café? dido ir a patinar sobre hielo.
—Huy no. tengo que... ay, ya estoy como siempre. Pues se —En mi casa —añade— me toman por torpe. Dicen que no
acabó, claro que tengo tiempo de tomar un café contigo. vaya, porque voy a caerme.
—¡Muy bien! Así se empieza. —La primera vez todo el mundo se cae —digo yo.
—Pero ellos creen que me caeré siempre.
Audio 29, pág. 177
—Me parece que te tienen muy mimado en casa.
Oriana se acostó en el manto de la doncella en tanto que
—Ese es el problema que tengo yo para independizarme, que
Amadís se desarmaba, que bien menester lo había, y como
me miman mucho. [...]
desarmado fue, la doncella se entró a dormir en unas matas
espesas, y Amadís tornó a su señora y cuando así la vio tan Nos pasamos más de la mitad de la mañana en la calle, ha-
hermosa y en su poder, habiéndole ella otorgado su volun- ciendo recados del signo más variado.
tad, fue tan turbado de placer y de empacho, que solo —Confían mucho en ti —le digo una de las veces que va a in-
mirar no la osaba, así que se puede bien decir que en aque- gresar un cheque al banco.
lla verde hierba, encima de aquel manto, más por la gracia
y el comedimiento de Oriana que por la desenvoltura ni —Es en el único sitio en el que confían en mí. En mi barrio
osadía de Amadís, fue hecha dueña la más hermosa don- y en mi casa piensan que puedo hacer menos cosas.
cella del mundo. Y creyendo con ello las sus encendidas En ese instante cometo el error de detenerme frente al es-
llamas resfriar, aumentándose en muy mayor cantidad más caparate de una librería.
ardientes y con más fuerza quedaron, así como en los sanos
y verdaderos amores acaecer suele. Así estuvieron de con- —Confían en mí porque siempre voy derecho a los sitios, sin
suno con aquellos autos amorosos cuales pesar y sentir detenerme —dice con gesto de paciencia.
puede aquel y aquella que de semejante saeta sus corazo-
nes heridos son, hasta que el empacho de la venida de Gan-
dalín hizo a Amadís levantar y llamando la doncella dieron UNIDAD 9 Aprende a cuidarte
buena orden de aderezar cómo comiesen, que bien les
hacía menester, donde aunque los muchos servidores y las
Audio 34, pág. 220
grandes vajillas de oro y de plata allí faltaron, no quitaron Un agricultor se dirigía a un pueblo próximo al aeropuerto
aquel dulce y gran placer que en la comida sobre la hierba militar de Villanubla llevando en su camioneta una vaca. La
hubieron. Pues así como oís estaban estos dos amantes en niebla, y un error inexplicable, permitieron que la camioneta
aquella floresta con tal vida cual nunca a placer del uno y invadiera alegremente la pista justo en el momento en que
del otro dejaba fuera si la pudieran sin empacho y gran ver- aterrizaba un bombardero. El choque fue clamoroso. No
güenza sostener. hubo víctimas humanas, pero la camioneta quedó completa-
mente destrozada y la vaca murió. El agricultor trataba de
explicarse los hechos mientras los soldados lo condujeron al
UNIDAD 8 De todo, para todos puesto de guardia. Allí le esperaba el coronel.
Estaba muy nervioso y le habló de los riesgos inherentes a la
Audio 31, pág. 184 vida militar y de lo difícil que era afrontar sin errores las graves
Tiene síndrome de Down. Es la única diferencia entre Francisco responsabilidades que exigía el cumplimiento del deber. Hizo
Marín y otro joven barcelonés de 21 años. Paco trabaja, estudia una pausa y le pidió disculpas por lo que acababa de suceder.
y está enamorado. Y aspira a un futuro y una familia. JUAN Estaban dispuestos a indemnizarle, a hacerlo valorando tanto
JOSÉ MILLÁS ha convivido con él y cuenta cómo es su vida. su camioneta como su vaca en un precio superior al que había

5 Cuaderno de transcripciones
pagado por ellos. Solo le ponía una condición, nadie debía saber EE.UU. aprobó una partida de 3 800 millones de dólares
lo que había sucedido esa noche en el aeropuerto. El agricultor para asistencia en materia de seguridad a aquellos países su-
reflexionó unos momentos y luego movió la cabeza negando. puestamente dispuestos a colaborar en la lucha contra el te-
Prefería sacrificar cualquier cosa antes de no poder contar rrorismo. Sin embargo, aproximadamente la mitad de los
en su pueblo lo que le había pasado a su vaca. países receptores de esa ayuda son países con una situación
grave en materia de derechos humanos.
Audio 35, pág. 220 Entre el 7 y el 11 de julio pasado, los países se reunieron en
La niebla que aparece en su televisor cuando está sin sinto- Nueva York, bajo el auspicio de Naciones Unidas, para in-
nizar es una de las evidencias más importantes del big bang. formar sobre las iniciativas de control del comercio de armas
Está causada por la denominada radiación cósmica, también ligeras. A pesar de las buenas intenciones, se trata de un foro
conocida como radiación de fondo de microondas. Se trata voluntario que no contempla la adopción de medidas de obli-
de un brillo débil y difuso procedente de todas las direccio- gado cumplimiento. Medio millón de víctimas anuales es un
nes del cielo, más intenso a longitudes de onda en torno a un coste humano desproporcionado, que exige medidas urgen-
milímetro, o sea, en el espectro de las microondas. tes y ambiciosas.
Esta radiación cósmica fue descubierta por una pareja de cien- Por eso, centenares de ONG lanzamos el próximo 9 de oc-
tíficos de los laboratorios Bell, Arno Penzias y Robert Wilson, tubre una campaña internacional con el objetivo de contro-
mientras medían con un rudimentario receptor de microondas lar el comercio de armas para prevenir abusos y violaciones
la radiación de este tipo que llegaba a la Tierra desde el espacio. de derechos humanos y reducir la violencia armada en las co-
munidades. Desde la campaña, promoveremos la firma de
Hoy, los astrofísicos saben que las microondas cósmicas de
un tratado internacional que obligue a los estados a autori-
fondo son un eco o huella fósil del big bang, ya que es la ra-
zar exportaciones de armas solo cuando existan garantías de
diación que fue liberada cuando se formaron los átomos y
que no serán utilizadas para violaciones de derechos huma-
que, según todos los indicios, se enfrió entonces. Ahora, esta
nos y principios humanitarios. Esta iniciativa es un primer
radiación es característica de un objeto cósmico cuya tem-
paso para detener el flujo de armas para la comisión de atro-
peratura se sitúa tres grados por encima del cero absoluto. Y
cidades. Además, es imprescindible impulsar de manera de-
también es propia de un universo en expansión que se enfría
cidida otras medidas, como la prevención del abuso de las
irremediablemente.
armas por parte de fuerzas policiales y de seguridad, la re-
colección y destrucción de armas en las comunidades o la rein-
UNIDAD 10 Abre los ojos serción de ex combatientes y jóvenes implicados en violencia
armada.
Audio 38, pág. 246
“Llamo inteligencia a la capacidad de un sujeto para dirigir Audio 42, pág. 268
su comportamiento, utilizando la información captada, Un vecino de Alicante halla a un ladrón dormido en su sofá
aprendida, elaborada y producida por él mismo.” […] frente a la televisión
Una definición clásica de la inteligencia, admitida por tirios y Un vecino de Alicante sorprendió en su casa a un ladrón
troyanos, dice que es la capacidad de resolver problemas nue- dormido en el sofá de su salón.
vos. Por lo tanto, la inteligencia dirige bien si permite resol-
ver esas situaciones conflictivas, de lo contrario está El dueño de la casa lo encontró frente a la televisión encen-
funcionando mal. La principal función de la inteligencia es dida, ante la que se había acomodado tras consumir varios
salir bien parados de la situación en que estemos. Si la situa- platos de comida, según fuentes policiales. Después reclamó
ción es científica, consistirá en hacer buena ciencia; si es lite- ayuda de una patrulla de la policía. El ladrón había entrado
raria, en escribir brillantemente; si es económica, en en la casa por una ventana tras saltar un muro de tres me-
conseguir beneficios; si es afectiva, en ser feliz. tros de altura. Al principio, el propietario de la vivienda creyó
que se trataba de uno de sus hijos, por lo que decidió arro-
Con frecuencia, la inteligencia no consigue realizar bien su parlo con una manta. Entonces se dio cuenta de su error ini-
función. cial. Según la versión policial, el detenido, identificado como
Francisco José B. R., de 23 años, comió algunos alimentos de
la casa que acababa de asaltar y luego se quedó dormido.
UNIDAD 11 Última hora
Audio 41, pág. 268 Audio 43, pág. 268
Desde 1998, tres millones de civiles han muerto en la Repú- La esposa de un burgués, una cortesana de la época, una mujer
blica Democrática del Congo. Durante los últimos diez años anónima, el autorretrato de Leonardo… La identidad de la Gio-
se han producido 300 000 homicidios en Brasil, debido a la conda ha suscitado en el último siglo decenas de conjeturas. Un
violencia urbana favorecida por la proliferación de armas li- erudito italiano asegura tener el veredicto final.
geras, muchas procedentes de países como Francia, Alema- El 6 de abril, la Monna Lisa será llevado a una gran sala de se-
nia, España o los EE.UU. La facilidad con que dichas armas guridad en el parisino Museo del Louvre, la Sala de los Esta-
llegan a manos de bandas criminales y autores de violacio- dos. En su nueva ubicación, los seis millones de visitantes que
nes de derechos humanos se debe, en parte, a que no existe lo admiran cada año podrán asistir a una exposición de sus
un control eficaz sobre los usuarios finales. El cinismo e irres- dibujos. Será una forma de festejar su quinto centenario, aun-
ponsabilidad de empresas y gobiernos ha permitido algunas que la fecha exacta en la que Leonardo da Vinci acabó el cua-
de las atrocidades más grandes cometidas contra civiles en dro es uno de los muchos misterios que rodean a esta obra.
las últimas décadas. Se cree que el autor lo pintó en Milán entre 1503 y 1506. Lo
El control del comercio de armas se ha relajado desde 2001 hizo al óleo y sobre una frágil tabla de álamo de escasas pro-
bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo. En 2002, porciones (77 x 53 cm). Las innumerables capas de finas pin-

Cuaderno de transcripciones 6
celadas que crean la técnica del sfumato otorgan al paisaje y
a la modelo un aura de relieve y misterio. La protagonista UNIDAD 12 Juntos y revueltos
parece querernos decir algo, pero nadie sabe qué.
Audio 47, pág. 293
Más allá de la fascinación pictórica, las conjeturas en torno a
esta tabla se centran, sobre todo, en la identidad de la dama. Según estudios de toda solvencia, el alto índice de fracaso es-
La versión oficial es la que, en 1550, dio Giorgio Vasari, ar- colar se debe a la falta de conexión entre los planes de estudio
quitecto de la corte de los Médici e historiador de arte. Él y la realidad. En otras palabras: que el principio de Arquímedes
fue el primero en sostener que la modelo era la esposa de un o el pretérito imperfecto del verbo amar, por poner dos ejem-
notario florentino llamado Francesco Giocondo. De ahí que plos sencillos, no tienen nada que ver con la vida. A lo mejor ya
el cuadro se conozca también como La Gioconda. Aunque nadie desaloja la misma cantidad de agua que el volumen de su
hay quien defiende que este último apelativo tiene su origen cuerpo al introducirse en la bañera. Ni nadie amó a alguien en
en el término italiano giocondo/a, que describe un gozo se- un tiempo remoto y le apetece expresarlo en esta forma verbal.
reno como el que destila la modelo. Yo amaba, tú no, él etcétera. Yo amaba a Beatriz. “Lleva cui-
dado, chico, que estás empleando el pretérito imperfecto del
Audio 44, pág. 275 verbo amar y eso no tienen nada que ver con la realidad.” No
entiende uno a qué llamamos vida, ni a qué estudios.
—Barcelona no solo se defiende si es necesario —dijo—, sino
que ataca a quien se atreve contra nosotros. ¡Es fantástico! Personalmente, si no hubiera aprendido a hacer análisis sin-
Ya verás. Con suerte estaremos algunos días fuera. Cuando tácticos, no sabría desmontar mis estados de ánimo y echaría
alguien maltrata a algún ciudadano o ataca los derechos de la la culpa de todo lo que me pasa al portero, al jefe o al Go-
ciudad, se denuncia…, bueno, no sé a quién se denuncia, bierno. Quizá otras cosas no, pero la Gramática sí tiene
pero si las autoridades consideran que lo que se denuncia es mucho que ver con la realidad. En cierto modo la construye.
cierto, entonces se convoca la host bajo el pendón de Sant Por otra parte, de no haber sabido en su día lo que repre-
Jordi; allí está, ¿lo ves?, por encima de todos los demás. sentaba Atenas, lo mismo me habría ido de viaje de novios a
Albacete, que, con todos los respetos, no es lo mismo. Tam-
Audio 45, pág. 285 poco soy capaz de imaginar cómo sería sin haber cultivado
las cuatro reglas, pues no hace uno otra cosa a lo largo del
En una encantada torre, día que sumar y restar afectos, dividir emociones, multiplicar
por lo que sé, vivo preso. panes y peces. Y de no haber aprendido a leer, tampoco ten-
¿Qué me harán por lo que ignoro dría acceso a aquellas novelas por cuyos túneles logré huir de
si por lo que sé me han muerto? una existencia hostil, casposa, cutre, inhabitable: la existencia
¡Que un hombre con tanta hambre española y de las JONS.
viniese a morir viviendo!
Y es que continuamos llamando realidad a cualquier cosa, no
Lástima tengo de mí.
aprendemos. De modo que hay días en los que se asoma uno a
Todos dirán: “Bien lo creo”,
la ventana, o a los pactos municipales, y le dan ganas, en efecto,
y bien se puede creer;
de coger la mochila de su hijo y correr al colegio, para huir de
pues para mí este silencio
la quema. En otras palabras, que visto lo visto, quizá sería pre-
no conforma con el nombre
ferible que los planes de estudios continuaran alejados de la rea-
Clarín, y callar no puedo.
lidad. Vida y cultura no deberían ser cosas diferentes, pero si
Quien me hace compañía
llegaran a serlo y hubiera que elegir, uno preferiría quedarse
aquí, si a decirlo acierto,
con la cultura.
son arañas y ratones.
¡Miren qué dulces jilgueros!
De los sueños desta noche Audio 49, pág. 309
la triste cabeza tengo “Ante mí se presente
llena de mil chirimías, todo lo que respira
de trompetas y embelecos, en la Naturaleza!”,
de procesiones, de cruces, Júpiter dijo un día.
de disciplinantes; y éstos, “Con libertad se explique,
unos suben, otros bajan, cuanto quisiere diga
unos se desmayan viendo el que hubiese encontrado
la sangre que llevan otros. defectos en su misma
Mas yo, la verdad diciendo, composición: yo ofrezco
de no comer me desmayo; dar remedio a sus cuitas.
que en esta prisión me veo, Ven, simio, y tus razones
donde ya todos los días expón primero. Mira
en el filósofo leo de todos esos brutos
Nicomedes, y las noches las bellezas: combina
en el concilio Niceno. con sus gracias las tuyas,
Si llaman santo al callar, porque quiero me digas
como en calendario nuevo, si vives satisfecho”.
san Secreto es para mí, “¡Yo! ¿Pues por qué no había
pues le ayuno y no le huelgo; de estarlo?”, dijo el simio. [...]
aunque está bien merecido Lo que me causa risa
el castigo que padezco, es el oso mi hermano:
pues callé, siendo crïado, ¡qué feo! No se haría,
que es el mayor sacrilegio. si quisiera creerme,

7 Cuaderno de transcripciones
retratar en su vida”. hecho ya) despidiolos,
Vino después el oso, pagados de sus lindas
y se creyó que iría formas, y muy contentos.
a dar alguna queja. Pero entre la gavilla
Nada menos: su fina de los más insensatos,
figura alabó mucho. nuestra especie domina,
Glosó su altanería porque siendo unos linces
sobre los elefantes, en notar la más chica
diciendo que estarían tacha en nuestros iguales,
sus orejas y colas somos para advertirlas
mejor distribuidas, en nosotros tan topos,
añadiéndole a estas que hacemos guerra viva
toda la demasía a los demás por ellas,
en aquellas notada: cuando las nuestras dignas
que era muy excesiva de perdón nos parecen.
y sin belleza alguna A su prójimo mira
su mole. Se aproxima, cada cual con distintos
en esto, el elefante ojos que a sí: caminan
y, aunque sabio, publica con una alforja al hombro
mil faltas de los otros: los humanos, y aplican
dijo que no podía la parte de la espalda
sufrir a la ballena, para guardar sus mismas
porque era muy crecida. [...] faltas, y las ajenas
El dios Júpiter (vista las llevan a la vista
la censura que todos en la parte contraria.
unos a otros se habían ¡Tanto así se alucinan!

C UA D E R N O D E E VA LUAC I Ó N D E CO M P E T E N C I A S
Audio 5
Ándeme yo caliente, Busque muy en hora buena
y ríase la gente. el mercader nuevos soles;
yo conchas y caracoles
Traten otros del gobierno
entre la menuda arena,
del mundo y sus monarquías,
escuchando a Filomena
mientras gobiernan mis días
sobre el chopo de la fuente,
mantequillas y pan tierno,
y ríase la gente.
y las mañanas de invierno
naranjada y aguardiente, Pase a media noche el mar
y ríase la gente. y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
Coma en dorada vajilla
que yo más quiero pasar
el príncipe mil cuidados
del golfo de mi lagar
como píldoras dorados:
la blanca o roja corriente,
que yo en mi pobre mesilla
y ríase la gente.
quiero más una morcilla
que en el asador reviente, Pues Amor es tan crüel
y ríase la gente. que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada,
Cuando cubra las montañas
do se junten ella y él,
de plata y nieve el enero
sea mi Tisbe un pastel,
tenga yo lleno el brasero
la espada sea mi diente,
de bellotas y castañas,
y ríase la gente.
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente
y ríase la gente.

•Edición: Mónica Adrio •Maquetación: Silvia Gabaldón •Coordinación de diseño: José Luis Rodríguez
•Coordinación del proyecto: Gema Blanco •Dirección del proyecto: Aída Moya.
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la au-
torización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos,
www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.
© Ediciones SM