Anda di halaman 1dari 4

DIDACTICA DE LA LITERATURA

ENSAYO

MAILETH MARIA VERGARA ANGULO

NELSY ARRIETA OCHOA


TUTOR

CORPORACION UNIVERSITARIA DEL CARIBE (CECAR)


LICENCIATURA EN HUMANIDADES VII SEMESTRE
SINCELEJO- 15 DE MARZO DE 2018
EL DOCENTE MEDIADOR Y EL HÁBITO LECTOR

La lectura es una de las tantas maneras de aportar al enriquecimiento de saberes

de la persona, la misma recrea un sinfín de lugares y escenas que se plasman en

el cerebro al transcurso del disfrute de lo que se lee, tanto así, que con la práctica

mejora el léxico de cada quien. El universo de sus letras llenan satisfactoriamente

al lector, de modo que cada contenido de su palabra, eleva un conocimiento

profundo que se impregna en el ser.

No obstante, y a pesar de todos los beneficios que consigo trae esta práctica, no es

un habito común en las personas, lo que dificulta muchas veces que los niños,

jóvenes, adultos y en especial los estudiantes, no tengan una buena comprensión

lectora y se pierdan de esta hermosa cultura de leer.

Para colmo ésta técnica de aprendizaje y de habilidades no es inculcada en la

familia, sino, que es una tarea que inicia en el ámbito escolar, cabe decir, que es

un proceso que se va creando y se fortalece con el transcurso de su práctica, por

otra parte, y no menos importante los años de lectura hacen de la persona, alguien

apto para argumentar y criticar de manera objetiva; sobre algún tema específico.

Sin embargo, para llegar a crear un vínculo con la lectura, es necesaria la

intervención de una persona con ciertas capacidades que sirva de guía y mediador

entre los estudiantes y la lectura, para lograr una afinidad estrecha entre estos, por

consiguiente, un docente mediador, reúne las características para facilitar y orientar

este proceso.

El psicólogo ruso, Lev Vygotsky en uno de sus aportes al desarrollo del aprendizaje,

sobre la zona de desarrollo próximo, hace referencia con cierta especificidad a la


orientación que han de llevar los niños para que su procedimiento sea ideal para la

adquisición de saberes , ya que para él es relevante el refuerzo de una persona que

le proporcione la ayuda necesaria para realizar tareas o adquirir diferentes

habilidades. Es por eso, que la intervención de dicha orientación es crucial para que

el mismo se abra al mundo con suficiente destrezas y el acompañamiento de esta

grandiosa labor debe ser instruida en este caso por el docente mediador, quien es

la persona capacitada y cumple con los requerimientos para esta labor.

El docente mediador debe crear en los estudiantes y la lectura un enlace muy

estrecho donde se puedan crear diferentes situaciones didácticas, al igual que

espacios novedosos que propicien o, para aprovechar de esa manera cada

momento o escenario que puedan presentarse, con la intención de enriquecerse de

ello, es decir que los mismos estén dispuestos a facilitar el camino hacia el

aprendizaje.

Los conocimientos en literatura, la creatividad, la imaginación y el amor por la

lectura, son factores realmente importantes que debe tener el mediador, ya que son

indispensables para que pueda denominarse como tal. Así mismo, debe poseer el

tacto, o bien, la sensibilidad para escoger un buen libro puesto que de ahí parte su

tarea, enamorar cada día al estudiante, su preparación es tan importante pues solo

de esa forma será capaz de despertar en los futuros lectores el amor por este arte.

La función del mediador no es fácil, pues al transcurso de su ocupación se

presentaran un sin número de dificultades y barreras que serán obstáculos para que

pueda desarrollar libremente su labor, un ejemplo, todas esas ideas vanas que se

tienen sobre la lectura, como lo tedioso que ha de ser o la pereza que se genera

con tan solo decir la palabra –leer-, todos estos problemas se han creado debido a
que los estudiantes ven como obligación hacer una lectura para aprender conceptos

de alguna clase y no encuentran pasión, ni motivación a la hora de leer. Por eso

mismo el papel del mediador es importante porque debe crear los diferentes

espacios donde este encuentro de estudiantes y lectura sea lleno de muchas

expectativas y no de una imposición. Esta tarea debe ir más de implementar en los

estudiantes este hábito, sino que deben existir lugares propicios para realizar una

buena lectura, es así como destacamos la importancia de las bibliotecas.

Entonces el objetivo principal de esta figura –docente mediador- es la creación de

nuevos lectores, conseguir que los mismos encuentren esa autonomía para que de

manera voluntaria sigan en el camino de la lectura. Tener suficiente paciencia,

disciplina y constancia para que pueda crear y/o consolidar un gran número de

personas amantes por la lectura.

En resumen, la lectura es un modo de enriquecer competencias propias de un buen

aprendizaje, llenar al lector, en este caso a los estudiantes, de conocimientos y

fortalezas, a través de todas las destrezas y habilidades que se adquieren con la

práctica de este arte y que harán de él una persona, con mayor facilidad de

desenvolvimiento en la cotidianidad, por eso la intervención de un buen mediador

es significativa para que este, pueda hacerlo de una mejor manera, pues contar

con su ayuda trazará la ruta para crear el puente entre el amor y el deseo de una

buena lectura y los estudiantes.