Anda di halaman 1dari 12

2º BACHILLERATO – Latín II

Historiografía Romana

HISTORIOGRAFÍA ROMANA

1.- CONSIDERACIONES PREVIAS

1.1.- Definición del género y evolución histórica

La Historiografía en la Antigüedad es un género literario en prosa que tiene como objeto los
sucesos acaecidos a un determinado pueblo. La Historia es, por tanto, materia literaria: las
leyendas y sucesos recibían un tratamiento que, pretendiendo reflejar la verdad histórica de los
mismos, fuese a un tiempo una obra de arte.

La Historiografía romana nace en el último tercio del siglo III .a.C. De hecho, la primera obra
histórica completa latina, por así decirlo, se remonta a los Orígenes de Catón, donde la historia
de Roma se ve reflejada a través de un prosa cortada y simple a la que daba marco el lenguaje
jurídico, religioso y legal existente en el época. De hecho fue el último género literario cultivado
a un digno nivel cuando ya la oratoria, la filosofía, la comedia, la tragedia..., incluso la poesía,
habían alcanzado su apogeo.

Así con todo, la influencia del mundo griego en el nacimiento del género en Roma es de
importancia capital para entender la evolución del mismo, hasta el momento en que el espíritu
romano adquiere conciencia de su idiosincrasia y se desgaja tanto en la lengua, como en la
temática, estilo y pretensiones de su genial maestro. Evidentemente sus épocas están
condicionadas por las vicisitudes de la historia política, pero no se identifican necesariamente
con ellas:

• Primera Época: Comienza propiamente con las Guerras Púnicas, al convertirse Roma
en una gran potencia. Hasta entonces los datos recogidos estaban a cargo de los
pontífices, a maneras de crónicas anuales con la relación de los principales sucesos
acaecidos. Pues bien, en esta primera etapa la Historia estaba presente para los
romanos de muchas maneras, pero principalmente:
o A través de los restos de su patrimonio arqueológico, donde la epigrafía,
gracias al carácter lapidario del latín, aumentaba su eficacia y
o A través del poder de la palabra y la tradición retórica, que conformaban
totalmente la estructura social de Roma. Los primeros analistas empezaron
escribiendo en griego, cumpliendo una importante función diplomática y
propagandística (se trataba de hacer accesible la historia de Roma al vasto
mundo helenizado) hasta llegar a Catón (234-149 a.C.) quien además de
suponer la adopción del latín como medio de expresión, concibió la narración
histórica desde el punto de vista del orden lógico de los sucesos y con la
temática de Italia como eje central de la misma: ya no se trata de "Roma y el
mundo helénico", sino de "Roma e Italia".

De esta época datan un sinnúmero de leyendas, que entrelazadas con los escasos
datos objetivos que se poseían, contribuyeron a la reconstrucción imaginaria y exaltada
de una historia de Roma donde el patriotismo exagerado y la gloria de la URBS
dominan sobre cualquier otra finalidad. La política del momento manda y se carece del
más elemental sentido crítico. Para todos ellos la Historia es una escuela de civismo y
un instrumento de gobierno: de hecho está al servicio de una forma de actuación
política, que reflejaron individuos de elevado rango social, cuya autoridad y "gravitas"
primaba frente al rigor histórico y las cualidades literarias, y que tenían acceso a la
documentación necesaria para evocar el relato de los procesos históricos.

No obstante, a partir de la segunda mitad del siglo II a.C. se produce un gran cambio
en el género en torno al círculo de los Escipiones, aristócratas progresistas en
manifiesta oposición al conservadurismo de Catón, con los llamados propiamente
"historiadores", donde la necesidad de cuidar artísticamente la elaboración formal de la
narración histórica adquirió una importancia capital. La tendencia no varía demasiado
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

en cuanto a los contenidos, y la característica fundamental mencionada en los párrafos


anteriores sobre el historiador-político se mantiene.

• Segunda Época: Comienza propiamente tras la etapa de transición posterior a Sila


(138-78 a.C.), con los grandes historiadores de Roma de finales de la República, donde
la crisis del sistema manifiesta entonces la necesidad de las monografías que reflejen
por un lado la decadencia y crítica de las costumbres y por otro los éxitos militares y la
justificación política de los mismos. Entramos en la etapa definitiva para la
conformación del género.

Con estos historiadores y el resto de literatos, fundamentalmente autores de prosa


(comenzamos la Edad de Oro de las letras romanas), una vez asimilados los primeros
gérmenes del helenismo, el nivel cultural romano se va elevando paulatinamente y los
hombres de acción se sienten cautivados por los problemas de lengua y estilo; el
empirismo es sustituido por un estudio racional de los diferentes géneros literarios; se
introduce la crítica y la erudición, esparciéndose el buen gusto y las obras de arte: la
Grecia vencida acabó de cautivar por completo a la Roma vencedora.

• Tercera Época: Durante el Principado, con unas características formales semejantes al


final de la etapa anterior (seguimos en la Edad de Oro de las letras romanas, pero
dominando ahora los géneros en poesía) las dos tendencias políticas quedan patentes:
o Los partidarios del régimen realizan biografías de Césares y su entorno.
o La oposición se mantenía en la defensa de las formas republicanas
tradicionales, a través de la crítica directa al César o el pesimismo resignado a
lo largo de la exposición de la trayectoria histórica de Roma.
• Cuarta Época: A partir del siglo III d. C. sigue aún más acentuada la paradoja entre el
programa político y la reglamentación estricta de todas las esferas de la vida: a esta
época pertenecen tanto el desbordamiento panegírico como la manipulación histórica.
Quinta Época: con la caída del Imperio Romano de Occidente el año 476 d. C. no se
extingue propiamente la historiografía romana como tal, pero sí se acentúa el deterioro
a partir de la creación del género de la Historia Eclesiástica en la época de Constantino
a cargo de Eusebio, y la continuación en la obra de Aurelio Agustín De Civitate Dei.

2.- JULIO CÉSAR: La prosa clásica a través de la propaganda política

2.1.- Datos biográficos y perfil humano

Cayo Julio César (100-44 a.C.) es uno de los grandes historiadores romanos, no sólo por su
gran personalidad, sino también por el carácter único en su género de su obra literaria. Narrar
la vida de César equivale a escribir la historia de su época, caracterizada por dos notas
fundamentales:

• La crisis de la República, como institución, y


• La lucha de individualidades por el poder.

Además de historiador, y antes de ello, fue la personalidad política más importante de su


época, el protagonista de la evolución fundamental por la que Roma pasó de un régimen
republicano oligárquico a otro basado en el poder personal. No en vano se le han adjudicado
definiciones populistas, pero rigurosamente ciertas, que retratan a la perfección al personaje y
su circunstancia: "Julio César fue un dictador que quería ser rey, pero fue asesinado en el
Senado".

Nacido de ilustre familia, este "monstrum activitatis" al decir de Cicerón, comienza tardíamente
una carrera política que, sin embargo, fue deslumbrante: recorrió todas las magistraturas y
desempeñó además otros cargos públicos de gran prestigio como el de Pontífice Máximo;
formó con Pompeyo y Craso el primer triunvirato; conquistó la Galia y derrotó finalmente a
Pompeyo en la Guerra Civil (Farsalia, 48 a.C.).
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

A partir de entonces asumió todos los poderes y aún participó en varias empresas bélicas,
como la guerra en Alejandría en defensa de Cleopatra, la guerra contra Mitrídates y de nuevo
contra partidarios de Pompeyo... hasta que fue asesinado el día de los Idus de Marzo (15) del
año 44 a.C.: su talante conciliador y sus numerosas reformas legislativas y sociales no fueron
suficientes para ganarse las simpatías de todos los senadores, algunos de los cuales aterrados
ante la idea de la pérdida de poder que conllevaría al final la República, promovieron la
conspiración que acabó con la vida de uno de los estadistas y autores literarios más influyentes
y fundamentales en la relación y desarrollo del proceso histórico.

2.2.- Obra literaria

Como hemos señalado anteriormente, Cesar combinó la política con la literatura, destacando
como extraordinario orador y escribiendo obras sobre distintos temas. De todas ellas nos
centraremos en las dos que nos han llegado completas y que en cierta forma enmarcan su
evolución personal y pretensiones políticas de manera definitiva.

Se trata de las tituladas genéricamente Commentarii Rerum Gestarum, acerca de dos de las
más grandes acciones bélicas que llevó a cabo: la guerra de las Galias (58-52) (De Bello
Gallico) y la guerra civil (49-48) (De Bello Civili); tipo de género literario, que como hemos
comentado en el apartado anterior, era propiciado por la situación política del momento: de
hecho, tanto la justificación de la actuación política y militar personal, como las opiniones de los
políticos de vanguardia expresadas a través de intensos debates en todos los géneros, son una
nota habitual en las grandes crisis.

En esta línea los Commentarii de César no se pueden juzgar con los criterios de objetividad
absoluta de la moderna investigación histórica ni con los criterios artísticos de la historiografía.
Y por otra parte, como todos los informes romanos de campañas militares, los de César
perseguían también objetivos políticos: no se trataban sólo de un material de archivo, sino más
bien de un eficaz instrumento para influir sobre la opinión pública.

De Bello Gallico ("Sobre la guerra de las Galias") es una obra que consta de ocho libros, cada
uno de los cuales se corresponde con un año de la campaña de conquista que él llevó
personalmente a cabo entre el año 58 y el 51 a.C. De estos libros sólo el VIII no es obra de
César, sino de su lugarteniente, Aulo Hircio.

Respecto a los contenidos, en una primera visión superficial, podemos decir que tras una
descripción geográfica de la Galia el autor va siguiendo sus conquistas y enfrentamientos con
los diversos pueblos galos:

• Campañas contra los Belgas


• Campañas contra los Germanos
• Expediciones a Britania
• Levantamiento general de la Galia dirigido por Vercingetórige y
• Triunfo final de César con la toma de Alesia

No se tiene certeza sobre si fueron escritos año tras año o todos los libros juntos una vez
terminada la guerra; en cualquier caso parecer ser que fueron editados como obra unitaria en
los años 51-50 al solicitar su autor de nuevo el consulado.

De Bello Civili ("Sobre la guerra civil") consta de tres libros en los que se narra el
enfrentamiento del propio César con Pompeyo para hacerse con el poder en Roma. Comienza
con la exposición de las causas de la guerra y sigue con los sucesos principales de la misma:

• paso del Rubicón por César.


• huida de Pompeyo hacia Oriente
• toma de Marsella
• derrota en Hispania de los lugartenientes de Pompeyo
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

• enfrentamiento y derrota definitiva de Pompeyo en Farsalia y, por último,


• huida de éste a Egipto y su posterior asesinato.

Los libros de De Bello Civili debió escribirlos entre el 49-48 y el 44, pero tampoco en este caso
se aducen pruebas convincentes sobre la fecha exacta de su publicación.

En cuanto a su estilo y valor literario, éste es indiscutible y aquél posee una serie de rasgos
que merecen la pena destacarse: Si hemos de hacer caso a Cicerón, sus formas de expresión
era nudi et venusti, es decir "simples y elegantes"; y efectivamente, la pureza de la lengua
empleada tanto en el léxico como en la construcción sintáctica así parecen confirmarlo: la
selección del primero alrededor de un vocabulario básico restringido a unos 1.200 términos lo
hacen de una claridad meridiana en su interpretación, así como en el uso de la sintaxis y
expresiones habituales, siempre dentro de la normas lingüísticas más rigurosas.

Algunos de sus rasgos más característicos es el uso del estilo indirecto en los discursos,
dejando el estilo directo casi exclusivamente para expresar emociones. Llama también la
atención el hecho de que siempre se refiera a sí mismo en tercera persona, con lo que el relato
gana claridad y distanciamiento, provocando en los lectores una impresión de objetividad.

Su innegable calidad literaria queda reflejada a través de una persuasiva naturalidad, claridad y
concentración de su prosa, la coherencia de las construcciones y la fuerza sugestiva de las
descripciones, dotadas de un tono lacónico y preciso, aún en momentos de intenso
dramatismo. En último término, su estilo certifica lo que sus contenidos manifestaron más
explícitamente: una voluntad portentosa y temible.

2.3.- Justificación de su obra

Evidentemente la obra de Cesar requiere una segunda lectura, que interprete y justifique la
mera narración de los hechos reseñados en el apartado anterior. El hecho de que estas dos
obras históricas se refieran a acciones de las que él mismo es el principal protagonista pone en
evidencia su carácter político y propagandístico: trata de justificar su política militar dando una
visión favorable de la misma, puesto que la legalidad de sus actuaciones era puesta en duda.

Para un maestro de la acción como César, la organización de la opinión pública no debía


resultar un impedimento en la consecución de sus planes; poseía la capacidad de concentrar
los sucesos dirigiéndolos en línea recta hacia su resultado: la victoria. César no perseguía
ideales abstractos, sino únicamente el poder personal; sin embargo podemos matizar sus
objetivos a través del análisis de sus dos obras.

• En De bello Gallico, gracias a los informes que mandaba (verdadera "memoria oficial"
del momento), documentación detallada al hilo de los acontecimientos y de primerísima
mano, además de inundar Roma con noticias sobre la geografía, idiosincrasia y
personalidades de los pueblos galos, germanos y britanos, naturalmente no dejaba
atrás otros aspectos de interés, como:
o Los éxitos de su diplomacia y su estrategia, a través de su política de alianzas,
de amistad (amicitia) y compromisos de servicio (beneficium), mediante los
cuales los pueblos, antiguos adversarios, pasaban ahora a estar bajo su
protección (in fidem accipere).
o El comportamiento ejemplar de sus oficiales y tropas, a los que su coraje y el
valor de su verbo era capaz tanto de animar en momentos de decaimiento
como de disciplinar en plena crisis.
o La grandeza, incluso, de personajes enemigos, como el caso de
Vercingetórige... para realce de la suya propia.
o Sus propias realizaciones, manifestando tanto los hilos rectores de su política
como los rasgos dominantes de su personalidad, retratándose como el
mantenedor de la tradición romana y la encarnación de la virtus, que le hacían
acreedor a ejercer como caudillo de ese gran pueblo.
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

Efectivamente, ya desde el principio de la obra (Gallia est omnis...) indica con claridad
que su pensamiento estaba puesto en el dominio total de las Galias; todos los
conflictos y operaciones individuales se subordinan a esta idea. De hecho el conflicto
bélico en las Galias se presenta ante la oposición senatorial como una guerra
"defensiva" en ayuda de unos aliados amenazados. De esta manera la hábil
dramatización de los peligros y la iterativa discriminación de los adversarios creaban un
telón de fondo contra el que su prudencia, su honestidad, su energía y su buen hado
destacaban ejemplarmente.

Al mismo tiempo, hábil y persuasivamente, iba fundamentando sus legítimas


pretensiones -tan discutibles como otras- y preparando el terreno al argumento y la
conservación de la propia dignitas, objetivo personal prioritario. en esta época la
autoridad radicaba aún de manera preponderante en la persona y no estaba
institucionalizada: de hecho a César, a pesar de su adscripción a los "populares", ni las
instituciones ni los programas le interesaron nunca, pues siempre personalizó su
pensamiento político y militar. Por eso acabó imponiendo su persona con un carácter
absoluto.

• En De bello Civili, narración de un episodio políticamente mucho más complicado, se


muestra a un César defensor del pueblo romano frente a la soberbia y arbitrariedad del
Senado. No fue él, sino sus enemigos, quienes desencadenaron la escalada de la
discordia política, los que deseaban la lucha... aunque luego fuese él quien le
recondujese con mano firme y enérgica al resultado apetecido. La proverbial clementia
cesariana, de la que ya había hecho gala en su obra anterior, se manifiesta aquí en
toda su generosidad para con los vencidos, evitando el derramamiento de sangre
gratuito. Asimismo su insistencia por demostrar que gozaba del favor del pueblo itálico
e incluso de parte de las tropas enemigas, le retrataba como un hombre capaz de
mantener la disciplina, imponer su soberana energía y al mismo tiempo manifestar
justicia, moderación y generosidad. En suma, tanto un suceso como el otro responden
realmente a unos cálculos cuidadosamente elaborados por César que le conducirían a
la conquista del poder, estableciendo sin fisuras la base de su autoridad:
o la guerra de las Galias, con la rápida difusión de sus éxitos le proporcionó
prestigio militar;
o con la guerra civil logró desembarazarse de Pompeyo, anulando al mismo
tiempo el poder del Senado.

Parece, pues, que los Commentarii son una obra maestra de propaganda política, donde las
verdades no están abiertamente falseadas, pero sí disimuladas o desvirtuadas siempre en
beneficio de su autor.

3.- SALUSTIO: Retrato de la decadencia de la sociedad republicana

3.1.- Datos biográficos y perfil humano

C. Salustio Crispo (86-35 a.C.) procedía de la región de la Sabina, de familia plebeya, pero
acomodada. Se trasladó muy joven a Roma con intención de hacer carrera política como
"homo novus", pero fracasó: Efectivamente, desempeñó algunos cargos, como cuestor y
tribuno de la plebe, pero su vida privada (que no fue mejor ni peor que la de la clase dirigente
del momento) le valió como excusa para ser expulsado del Senado en el año 50 a.C. En
realidad su persistente oposición a la clase aristocrática senatorial pudo contribuir en gran
medida a una determinación de tal magnitud.

No obstante, su rentable amistad con César le sirvió para conseguir en el 46 a.C., tras los
avatares de la Guerra Civil, el cargo de gobernador de la provincia de Africa Nova, donde
acumuló una enorme fortuna de dudosa procedencia y que le obligó a hacer frente a una
denuncia de concusión; denuncia que no prosperó gracias de nuevo a su amistad con César.
Muerto el dictador se convenció de la inanidad de este tipo de vida: desde entonces se retrajo
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

voluntariamente de toda actividad política y de las habituales de la aristocracia romana,


dedicándose a la redacción de sus estudios históricos.

Hasta aquí los datos biográficos, que resultarían totalmente incompletos sin un pequeño
análisis de su evolución vital en el entorno socio-político en que le tocó desarrollarse y que
nuestro autor se esforzó por reflejar desde su personalísimo punto de vista. El sistema
republicano estaba ya abocado a una "crisis sin alternativa", que la rigidez de la clase
aristocrática se empeñaba en no interpretar como tal: los cambios socio-económicos que la
expansión del dominio romano fue ocasionando, junto con la falta de un adversario exterior
(metus hostilis), produjeron una serie de factores funestos, que dieron comienzo a la alarmante
descomposición interna:

• adquisición de riquezas y lujo


• incompetencia de la clase rectora
• debilitación de la voluntad de resistencia, arrojo e intrepidez de la juventud romana
• brutalidad en el desempeño del Imperio
• violación de los deberes morales para con los aliados
• destrucción de la economía del minifundio para el campesinado libre, por la
competencia de la mano de obra servil
• el despojo sistemático de las provincias
• el aprovechamiento abusivo del ager publicus
• la concentración creciente de grupos de población proletarizados en la capital sin la
contrapartida de puestos de trabajo suficientes...

Todo ello y algo más, constreñido en el marco limitado del mantenimiento de las mores
maiorum a ultranza, condujo a gravísimas tensiones sociales que buscaban desesperadamente
una válvula de escape para descargarse... y no faltaban "salvadores" empeñados en el poder
personal como única solución a los conflictos. En realidad, el régimen republicano se mantenía
mientras los intereses que lo combatían se opusiesen entre sí.

Sea como fuere, Salustio se vio fascinado por la interpretación de la época tumultuosa y
revolucionaria que le tocó vivir; su concepción moralista de la Historia, con la aportación de
ideales y consideraciones éticas, coincide con la realidad política del momento, convirtiéndose
en el intérprete de la crisis de la República, del progresivo deterioro de las antiguas
instituciones y del surgir, sobre sus ruinas, de un nuevo estado: la nobleza y su mundo cerrado,
el concepto de plebe y su participación en la política como mero comparsa, la demagogia, la
corrupción administrativa, la crisis de valores (patria, libertad y familia)... en suma, del
resquebrajamiento del sistema.

3.2.- Obra literaria

La obra de Salustio no es muy copiosa. En los casi siete años que pudo dedicar a ella compuso
dos monografías y una extensa obra de historia de la época, de autenticidad indiscutida:

• De Coniuratione Catilinae: en ella trata la Conjuración de Catilina que tuvo lugar el 63


a.C., durante el consulado de Cicerón. Realiza un relato extenso de las causas lejanas
de la conjuración, así como de la ambiciones de Catilina, noble degenerado y sin
escrúpulos.
• Bellum Ingurthinum: en ésta trata la guerra de Jugurta rey de los númidas, entre los
años 111 y 105 a.C., con el pueblo romano, contra cuya voluntad se había proclamado
rey y el "gigantesco escándalo colonial" que desveló a raíz de ésta.

-Historiae: era su obra más ambiciosa y madura, que abarcaba en cinco libros los doce años
transcurridos desde la muerte de Sila en el 78 hasta el 67 a.C. De esta obra sólo nos quedan
algunos fragmentos, cuatro discursos y dos cartas.

3.3.- Concepción de la Historia: pretensiones y ética


2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

Salustio es el creador de la Historia como género literario. Ésta es ante todo un arte para él:
una narración histórica, más que Historia propiamente dicha, en función de unos objetivos
morales concretos. No era ningún investigador de temas de historia militar, lo que le fascinaba
era ante todo el ser humano, los sucesos del acontecer histórico y la atmósfera de la época.
Por eso, el valor informativo de sus excursos históricos y geográficos es muy variable, a pesar
de él los considere dignos y altamente documentados: "Mihi multa legenti, multa audienti".

Siente directa y conscientemente la influencia de Tucídides: los discursos, cartas y


disgresiones no son adornos, sino que valiéndose en ellos del retrato de un personaje (César,
Catón, Mario, etc.) hace toda una serie de consideraciones éticas sobre su época al tiempo que
refleja la actualidad contemporánea.

Salustio penetra en su tema como dogmatizador, por lo cual frecuentemente comete errores o
descuidos, porque no es la precisión histórica lo que le interesa, sino la narración de unos
hechos con sus causas y consecuencias, así como la posibilidad de esclarecer el desarrollo del
proceso de la degeneración en que la República se vio inmersa.

Así pues, no es sólo el individuo el objeto de su observación meticulosa; también es notable la


pintura que realiza de las clases sociales y de los partidos políticos: la confrontación con un
pasado idealizado, regido por la virtus, hizo que le atribuyera el proceso de decadencia a la
excesiva ambitio, avaritia y luxuria, que proliferaban por doquier, así como a la discordia y al
irreflexivo abuso del poder por parte de las distintas factiones (partidos políticos), de quienes se
convirtió en un crítico feroz. Para Salustio no es la "Tyche" la que hace imprevisible el devenir,
sino el hombre genial que actúa con sentido de la responsabilidad. Considera su misión
perpetuar el recuerdo de la extremas realizaciones humanas, en el bien y en el mal, para
excitar admiración o aborrecimiento y ofrecer criterios para la conducta futura.

En suma, podríamos decir que los dos aspectos fundamentales de la concepción histórica de
Salustio, se resumen en estas dos notas, que matizaremos jalonadas de comentarios
concretos sobre las dos monografías:

• Concepción moralizante de la historia: En los prefacios de sus monografías reflexiona


sobre la brevedad de la vida, la superioridad del espíritu sobre el cuerpo y, por lo tanto,
la supremacía de las acciones de aquél sobre las de éste, la corrupción de las
costumbres y el desprecio de los bienes materiales... aunque todo ello resulte poco
convincente en boca de alguien que había amasado con muy pocos escrúpulos una
enorme fortuna. No pinta las cosas con el contraste del blanco y del negro, sino que lo
mismo hace creíble la grandeza del criminar (Catilina) que las sombras y peligros del
héroe de la plebe (Mario). A final echa por la borda todas las idealizaciones y atiende
siempre a presentar por el haz y el envés todas las realizaciones humanas. De esta
manera Salustio se muestra imparcial cuando se trata de juzgar a un personaje, pero
no lo es cuando se trata de juzgar ideas, pues su propio color interpretativo luce
brillante ante un tema capital de permanente actualidad como es, la lucha mortal entre
la moral y el poder.
• Sentido dramático de la Historia: Esta característica domina en profundidad toda su
obra, lo que lleva a la elección de personajes y situaciones conflictivas. El tema de
Catilina lo vio justificado "sceleris atque periculi movitate"(4,4), mientras que Jugurta lo
impresionó porque "tunc primum superbiae nobilitatis obviam itum est" (5.1). Salustio
penetra profundamente en el alma de estos individuos fuera de lo corriente; y de esta
profunda observación psicológica se obtienen magníficos retratos, tanto de los
protagonistas como de los personajes secundarios que en conjunto exponen los
aspectos relevantes de la decadente sociedad romana que Salustio se esforzó en
retratar.

Respecto al tema de ética, mucho se le ha achacado a Salustio la falta de identidad entre su


obra y su vida: dogmática y moralizadora/licenciosa y disipadora. Su declaración de intenciones
(pulchrum es bene facere rei publicae, etiam bene dicere haud absurdum est) aclara bastante
la situación: "Es hermoso servir bien al Estado, y no está de más decir sus alabanzas" (Cat.,
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

3,1). En su edad juvenil se dedicó a actuar ("facere") en política y cuando ésta ya no pudo
ofrecerle una gloria duradera con la potencia de su inteligencia, se volcó en su oficio de
historiador, aportando sus consideraciones personales para el nuevo orden salvador.

Tras una experiencia negativa, Salustio llegó a una especie de reflexión regeneradora, se
dedicó a un otium prematuro, donde podría prestar un servicio eficaz, exponiendo ante las
nuevas generaciones las lecciones del pasado: su dedicación a la Historia es una vuelta a los
dominios del espíritu. De todas maneras su imperiosa necesidad de autojustificación imprime a
sus obras un cierto tono sospechoso de culpabilidad, apoyado en otras evidencias como su
aparente adscripción a los "populares", que bajo una capa de democracia e igualitarismo, deja
entrever que era tan clasista como los aristócratas a quienes ataca.

Efectivamente, nunca se convirtió en portavoz de la plebe, de quien supo reflejar su miseria,


pero aún así debemos dejar un margen de confianza para alguien que en continua
regeneración y acorde con la evolución de los tiempos supo reconocer y lamentarse de la
situación a la que otros como él habían abocado a la República.

3.4.- Cuestiones estilísticas

Su arte de narrador histórico le ha conquistado la admiración general tanto en la Antigüedad


como, incluso, actualmente, a través de aspectos muy concretos como:

• la estructura armónica de las monografías,


• el interés oportunamente despertado y mantenido hasta el final,
• las caracterizaciones convincentes a pesar de la simplicidad psicológica y
• el lenguaje impregnado de rudeza arcaica.

Salustio fue un brillante estilista: su estilo es producto de un deliberado esfuerzo por reaccionar
contra la moda imperante impuesta por Cicerón. Ya hemos hablado de la influencia de
Tucídides, también de Catón, cuyo lenguaje arcaico y concisión se ven apoyados por períodos
abruptamente escindidos y de un efectismo patético. Su lenguaje queda impregnado de
antítesis vibrantes, desequilibrio y divergencia en la formulación.

Su lengua se sale de lo corriente, buscando el colorido arcaico en aliteraciones y otros


recursos. La objetividad de Catón se condensa en lacónica concisión: la brevitas es el ideal
(paucis absolvam, Cat. 4,3), lo cual entraña el peligro de la obscuritas... Destaca en su prosa la
sobriedad, suprimiendo toda palabra innecesaria, así como el uso de la asimetría o variatio,
uso del infinitivo y del presente históricos, empleo abundante de frases participiales al estilo
griego, así como el matiz causal para el ablativo absoluto, adverbios y conjunciones temporales
(ubi) abundantes...

Pero lo que más caracteriza a Salustio, lo que más le preocupaba fundamentalmente a la hora
de escribir, y ello se reflejó en el lenguaje, es su interés por manifestar las causas últimas, lo
cual le proyecta al futuro, en una línea similar a Tucídides (que alcanzaría su máxima expresión
en Tácito). Ambos son investigadores de las causas, a pesar de las profundas diferencias entre
ellos: Tucídides entiende; Salustio sentencia.

El empeño por comprender la Historia a partir de su acontecer, dirigido por el valor del bonum
publicum, nos demuestra que Salustio no es un escritor partidista, ni un dogmático filósofo, ni
un científico erudito, sino un hombre que gracias a su afán de elevarse hasta la verdad eterna,
llegó a ser el historiador de la República romana.

4.- TITO LIVIO: el entusiasta creador de la Historia Romana

4.1.- Datos biográficos y perfil humano


2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

Tito Livio (59 a.C.-17 d.C.) nació en la ciudad de Padua (Patavium). Procedía de familia
acomodada y burguesa, amante de las tradiciones y de la paz, donde el respeto profundo a la
religión y un espíritu de casta más acusado aún que el de la propia aristocracia romana (propio
de la nobleza provincial) determinaría de manera fundamental el planteamiento y desarrollo de
su obra literaria.

Marchó a Roma en el año 30 a.C., entrando en contacto con Augusto, con cuyo programa
patriótico se identifica y quien respetaba con simpatía las tendencias republicanas del literato.
Totalmente alejado de la vida política (por primera vez no se da el binomio senador/historiador)
Tito Livio consagra toda su vida a las investigaciones que le exige su obra literaria: la historia
romana. Transcurre así plácidamente su existencia, alterada únicamente por la publicación
progresiva y exitosa de las sucesivas "décadas".

En el nuevo Estado fundado por Augusto, que quería ser una república "restaurada", la
posición del Princeps, absolutamente preeminente, se conciliaba mal con los viejos
ordenamientos: de ahí que resulte inevitable una llamada al pasado. Y éste es precisamente el
elemento más característico de Livio: la recuperación integral del pasado. En los 142 libros de
su obra Ab Urbe Condita narró la historia de Roma desde los orígenes hasta su tiempo; la obra
concluía con la muerte de Druso en el año 9 a.C.

La vuelta al pasado, a la tradición y a los orígenes es el único medio para él de superar la


historia reciente hecha de revoluciones, guerras civiles y posiciones irreconciliables: así pues el
programa de gobierno de Augusto, su voluntad de restauración y de orden encontraron en este
"republicano" el portavoz más afín que imaginarse pueda, y de esta manera su obra, junto con
la Eneida de Virgilio, se convierte en la abanderada literaria del programa político de Augusto,
con la glorificación de los comienzos de Roma y su innegable vocación de dominadora de
pueblos.

4.2.- Obra Literaria

Los 142 libros de Ab Urbe Condita no tratan todos los períodos con la misma amplitud; los
primeros siglos de la historia de Roma están resumidos en unos pocos libros y la narración de
los sucesos se va haciendo más extensa a medida que avanza en el tiempo y se va
aproximando a la época del autor. En el prefacio de la obra expone Tito Livio los motivos que le
han impulsado a acometer tamaña empresa: "Será para mí una satisfacción haber contribuido
a evocar los hechos gloriosos del pueblo que está a la cabeza de todos los del universo".

La obra, debido a su enorme extensión (unas 7.000 páginas impresas actuales), se comenzó a
publicar en grupos de diez libros que se conocen con el nombre de "décadas".
Desgraciadamente se ha perdido en su mayor parte; sólo se nos han conservado tres décadas
y media, es decir, 35 libros de los que, además, los últimos están incompletos. Los libros
conservados son los siguientes:

*Década primera (libros del 1 al 10) *Década tercera (libros del 21 al 30) *Década cuarta (libros
del 31 al 40) *La mitad de la Década quinta (libros del 41 al 45)

Además quedan las recopilaciones o resúmenes (periochae) de cada libro, atribuidas a Floro
(siglo II d. C.) que nos dan una idea del contenido de toda la parte que se ha perdido.

La década primera trata los acontecimientos ocurridos desde la fundación de Roma (753 a.C.)
hasta el 293 a.C. con el desastre de las Horcas Claudinas en las guerras Samnitas. Las dos
décadas y media restantes abarcan en sucesión cronológica desde el año 221 a.C. (2ª guerra
púnica) hasta el 167 a.C., fecha en que se produce el sometimiento de Macedonia por L. Emilio
Paulo con la batalla de Pidna. El proyecto inicial era ambicioso, desproporcionado para las
fuerzas de un solo historiador, sin embargo fue llevado a cabo con una tenacidad y entusiasmo
extraordinarios, animado su autor por el éxito de su publicación y por su popularidad creciente.
Trabajó en ella durante 40 años, llegando hasta 142 libros de los 150 que pretendía.
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

4.3.- Concepto de la Historia. Las Fuentes

Frente a las monografías que habían caracterizado a sus dos grandes predecesores (César y
Salustio), Tito Livio escribe una gran historia nacional, cuyo único tema es Roma ("fortuna
populi romani") y cuyos únicos actores son el Senado y el pueblo de Roma ("senatus
populusque romanus"). Entronca así Tito Livio en su concepción de la Historia con los
primitivos analistas, cuyos testimonios nos transmite en su primera década.

Su propósito general es ético y didáctico; sus métodos fueron los del griego Isócrates del siglo
IV a.C.: es el deber de la Historia decir la verdad y ser imparcial, pero la verdad debe
presentarse con una forma elaborada y literaria. Coincide con Salustio en la concepción
moralista y ejemplarizante de la Historia: "es preciso conocer su historia (de Roma) para imitar
lo bueno y rechazar lo malo". Con la exaltación a ultranza de Roma pretende desarrollar en sus
conciudadanos el amor a la patria, el respeto al mos maiorum, la concordia civil y la religiosidad
profunda. Livio se limitó a amoldarse a unas circunstancias históricas, en las que la tradición
era un dogma oficial, un credo nacional: no creer en la tradición era casi un crimen, un atentado
contra la majestad del Estado. El historiador se convierte en moralista presentando tanto
modelos a imitar como ejemplos que deben evitarse.

Nada más práctico que el hombre de Roma y Livio eleva su pragmatismo hasta cotas de gran
nobleza: no se trata de defender intereses personales, familiares o partidistas; ni siquiera de
abogar por el senado o la plebe: se trata de servir a la patria entera, de ayudar a su
resurgimiento moral, de presentar a sus conciudadanos para su educación política y moral la
imagen de una República dirigida por los mejores, en la que todos acaban olvidando sus
intereses personales en aras del interés supremo del Estado. Livio huye del pasado reciente y
de la actualidad contemporánea. Busca, sobre todo, las pruebas de grandeza proporcionadas
por el pueblo romano e indaga los motivos de su superioridad. El respeto de este escritor frente
a la tradición y sus transmisores era tan grande, su pietas hacia lo heredado de sus
antecesores tan determinante, que intentaba siempre eliminar contradicciones y armonizarlo
todo: su indiscutible realización consistió en la síntesis conservadora de la tradición histórica
romana y en su transmisión por medio de un estilo que resultaba atractivo para los
contemporáneos de la era augústea.

La resignación del autor frente a las tempestades del pasado reciente y a veces, incluso, el
escepticismo frente al deseado cambio, se hacen patentes en no pocos pasajes de su obra. No
obstante, él estaba profundamente convencido de la primacía del pueblo romano, proyectando
su vocación de dominadora del orbe hacia atrás, a los comienzos de su historia: Roma era,
para Livio, la "in aeternum urbe condita" (4,4,4). La religión, las normas del Derecho y la política
condicionaban a partes iguales la forma de vida del hombre romano. Livio concretó las infinitas
variantes de las mores maiorum, que constituían una monumento a la antigua romanitas en dos
aspectos fundamentales: la pietas y la virtus. Y a éstas las diversificó en otras como:
moderación, equidad, tesón, disciplina, respeto a la autoridad e indulgencia hacia los vencidos;
de la guerra sólo la justa ("bellum iustum") y de manera leal... según Livio, la dominación
romana era el imperium justo y moderado de los mejores.

El método histórico utilizado deja mucho que desear. Utiliza como fuente a los primeros
analistas y a Polibio, pero su nacionalismo exacerbado le lleva a deformar la realidad en
detrimento de las naciones extranjeras. Su espíritu crítico es prácticamente nulo, aunque él
intenta ser honesto y con frecuencia expone opiniones distintas sobre algún suceso para que el
lector contraste y saque sus propias conclusiones.

En su larguísima narración, Livio acredita tradiciones míticas y fabulosas, con historias


suculentas para la sociedad y educativas para la juventud, que él intenta hacer verosímiles, y
en vez de someter a una crítica sistemática a las fuentes, por el contrario opera en ellas
verdaderas y propias deformaciones en sentido filorromano. No es un historiador científico ni
intuitivo como Tucídides. Y si añadimos su inexperiencia militar y política, junto con su escasa
documentación de las condiciones económicas o de la vida social de Roma, su credibilidad
podría quedar en entredicho.
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

Sin embargo Livio vive profundamente la historia de Roma y, aunque es un historiador de


gabinete que no viaja ni conoce personalmente los escenarios de los hechos que describe, su
capacidad psicológica, su profunda fe en lo humano y su exacto conocimiento de la dignidad
del hombre y de sus posibilidades, le facultan como un psicólogo excepcional para intuir el
alma de los individuos y de los grupos. Por ello sus retratos, discursos y descripciones de
multitudes tuvieron tanto éxito. A través de su obra está siempre presente el alma de Roma,
que se revela en todos los actos de la comunidad nacional: Livio escribe una historia colectiva:
"Res gestae populi romani".

Su historia no es económica, en cierto sentido es social, por el importante papel que juegan los
problemas políticos; es también una historia militar y diplomática y, ante todo, una historia
cultural y del espíritu en la medida que presenta la encarnación del alma romana en el curso
del tiempo y la excepcional visión sobre cómo contemplaba un romano, desde la cima, su
pasado.

4.4.- Cuestiones estilísticas

Fuera de toda duda está la altísima categoría de Tito Livio como escritor. Se sitúa en una
época de transición: la prosa había alcanzado su apogeo en la generación anterior con César y
Cicerón y comenzaba ahora a decaer, mientras que la poesía alcanzaba su máximo esplendor.
La poesía domina de tal forma este período que incluso va a impregnar a la prosa de sus
características: Tito Livio escribe una prosa imbuida de connotaciones poéticas.

La herencia de Cicerón se deja sentir en los períodos largos, amplios y cadenciosos, en una
prosa elocuente, clara, ordenada y completa y, por último, en el abuso de los discursos. Y fue
precisamente a través de ellos que supo investigar en el alma y las circunstancias de cada
personaje, aunque como literato, inexperto en política, no fuera capaz de aprehender el crucial
problema político de su época. En realidad Livio asimiló y moldeó desde la época augústea un
concepto global de la historia de Roma que respondía perfectamente a las expectativas de su
tiempo; se comprende que su éxito fuera inmediato: varias generaciones de ciudadanos
aprendieron por medio de la tradición transmitida por Livio a conocer a su patria. Creó al
romano-tipo representativo de las gentes de Roma y con él una imagen digna y respetable ante
los pueblos conquistados.

5.- TÁCITO: un "tribunal de la Historia" a través de un investigador de las causas

5.1.- Datos biográficos y perfil humano

El género histórico, que tuvo ilustres representantes en la época de la República (César,


Salustio, Tito Livio), conoce un renacimiento en los últimos años del siglo I y en los primeros de
II d. C. con la figura de Publio Cornelio Tácito (55-120 d. C.), el gran historiador del Imperio
bajo los Flavios.

Tenemos muy poca información biográfica, pese a ser uno de los más grandes escritores
latinos e, incluso, las fechas de nacimiento y muerte son aproximadas. Procedía sin duda de
familia distinguida, posiblemente de la Galia Narbonense, y estudió Retórica y Filosofía con
buenos maestros. Estuvo vinculado por matrimonio con la clase dirigente, ya que su esposa
era hija de Julio Agrícola, alto dignatario imperial, conquistador y gobernador de Britania.

En Tácito tomó la palabra una vez más un miembro de la clase senatorial dirigente buen
conocedor de la Retórica, un hombre que había recorrido con éxito el cursus honorum,
coronándolo con el desempeño de los cargos de pretor (año 88) y de cónsul (año 97). Su
experiencia del tiránico reinado de Domiciano (81-96) le indujo a escribir sobre la difícil y
penosa supervivencia en la vida pública bajo el mandato de semejante emperador en la
introducción de una de sus primeras obras (Vida de Agrícola) y esta visión fatalista y amarga
marcaría de manera determinante el resto de su obra.
2º BACHILLERATO – Latín II
Historiografía Romana

A pesar de ello se hizo famoso en vida y gozó de la amistad de insignes colegas como Plinio el
Joven. De modo parecido a su predecesor y modelo Salustio, también organizó su vida y su
obra en dos fases principales. Hasta los 40 años su vida fue la normal de un orador y abogado,
pero después siguió el período de actividad pública, el período de trabajo literario; en su obra, a
las tres monografías preparatorias siguieron los dos grandes relatos históricos.

5.2.- Obra Literaria

1º) De vita Iulii Agricolae: publicada en el 98, se trata de una biografía apolegética de su
suegro, en la que no sólo relata una descripción de la ocupación romana de Britania (de la que
poseía información privilegiada), sino que también pasó revista a las condiciones necesarias
para la libertad individual y el trabajo historiográfico, así como al problema de la conducta a
seguir por la clase dirigente bajo un gobierno tiránico: habla de la pérdida de la vida... "nosotros
no sólo hemos sobrevivido a aquellos otros, sino a nosotros mismos" (3,2).