Anda di halaman 1dari 135

MATERIALES DIDÁCTICOS

para Educación Infantil


MATERIALES DIDÁCTICOS
para Educación Infantil
CÓMO CONSTRUIRLOS
Y CÓMO TRABAJAR
CON ELLOS EN EL AULA

Elvira Salido Soler


Mariano Salido Soler

NARCEA, S. A. DE EDICIONES
MADRID
“Nada hay en la inteligencia
que no haya pasado por los sentidos”
Maria Montessori

Nota del Editor: En la presente publicación digital, se conserva la misma


paginación que en la edición impresa para facilitar la labor de cita y las
referencias internas del texto. Se han suprimido las páginas en blanco
para facilitar su lectura.

© NARCEA, S. A. DE EDICIONES
Paseo Imperial, 53-55. 28005 - Madrid (España)
www.narceaediciones.es
Cubierta: Roser Bosch
Primera edición en eBook (Pdf): 2013
ISBN (eBook): 978-84-277-1930-9
ISBN (Papel): 978-84-277-1896-8

Impreso en España. Printed in Spain

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución,
comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de
propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra
la propiedad intelectual (arts. 270 y sgts. Código Penal). El Centro Español de Derechos Reprográficos
(www.cedro.org) vela por el respeto de los citados derechos.
Índice

Págs.

PRESENTACIÓN ......................................................................... 9

CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS GENERALES ............. 13

1. Las Letras y los Números. Cómo construir letras minúsculas.


Cómo construir letras mayúsculas. Cómo construir los números .. 17
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 24
2. El Ábaco desmontable. Cómo construir un ábaco desmontable 27
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 30
3. El Dominó. Cómo construir un dominó .................................. 33
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 35
4. Las Regletas. Cómo construir regletas segmentadas. Cómo cons-
truir regletas comunes ............................................................ 37
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 44
5. Los Bloques lógicos. Cómo construir bloques lógicos: con goma-
espuma dura, con cartón, con pasta de modelar ....................... 47
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 58
6. Geoplanos I. Cómo construir un geoplano cuadrado ................ 61
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 65

© narcea, s.a. de ediciones 7


ÍNDICE

7. Geoplanos II. Cómo construir un geoplano circular .................. 69


Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 72
8. El Lápiz mágico. Cómo construir un lápiz mágico .................... 73
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 77
9. Ensartables. Cómo construir ensartables: con gomaespuma dura,
con pasta de modelar. Ensartables de madera: cubos, cilindros,
círculos ................................................................................. 79
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 92
10. Bastidores. Cómo construir bastidores .................................... 93
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 103
11. El Calendario escolar. Cómo construir un calendario escolar ... 105
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades ........ 116
12. El LEOLEO. Cómo construir un “LEOLEO” ............................ 119
Aplicaciones didácticas. Objetivos, contenidos. Actividades y juegos 133

REFLEXIONES FINALES ............................................................. 137


BIBLIOGRAFÍA ............................................................................ 139

8 © narcea, s.a. de ediciones


Presentación

Este libro pretende abrir puertas, a los maestros y maestras de


Educación Infantil, y a los estudiantes de esta especialidad, para de-
sarrollar la habilidad manual con vistas a construir su propio material
didáctico. Esta práctica manual es paralela al conocimiento de las
finalidades que cumple tal material en el campo de esta primera e
importante etapa de la educación de cero a seis años, en la que tanto
los especialistas como las diversas legislaciones educativas, aseguran
que se configura la personalidad del individuo.
Por tanto, dos son los pilares que sustentan esta obra: la manera
de construir el propio material para el desarrollo de juegos de aula
y sus posibles aplicaciones didácticas.
En el ámbito de la creatividad, pretendemos transmitir el proceso
de elaboración de cada uno de los materiales, haciendo hincapié en
la idea de que no es necesario un gran dispendio ni buscar una ma-
teria prima difícil de encontrar ni especial; lo que utilizamos lo tene-
mos al alcance de nuestras manos, está a nuestro alrededor.
Para la elaboración del material presentado en este manual, hemos
seguido unas pautas generales que nos aseguran el éxito del pro-
ducto, a saber: su higiene (materiales lavables, por ser de superficies
no porosas), su seguridad (utilización de productos no tóxicos, aca-
bados no punzantes ni puntiagudos, resistentes), su aplicación a las
distintas edades de la Educación Infantil, su carácter globalizador

© narcea, s.a. de ediciones 9


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

(porque debe atender a distintos conceptos con el mismo objeto);


pero, ante todo, el material que construyamos debe ser atrayente
para despertar el interés de los niños y niñas, motor fundamental
para el aprendizaje; por ello el material aunará forma, color, mane-
jabilidad, magia, etc.
Antes de continuar, insistimos en la minuciosidad con que hay que
trabajar: la paciencia y la tenacidad deben ser dos grandes compañeras
de viaje. Invitamos al “lector-constructor”, a que se embarque en esta
aventura de crear, no por hacer cosas nuevas, puesto que la mayoría de
las herramientas que presentamos son objetos ya inventados, sino por
sentir el placer de hacerlo uno mismo, de experimentar sus resultados
y, además, por transmitir el cuidado del material al alumnado.
Como precepto de la Escuela Nueva, no podemos olvidar que, a la
hora de emprender cualquier tarea, tan importante es el proceso
como el resultado; estos conceptos deben ser transmitidos al alumno
como si el maestro fuera un alumno más. A la vez de ser un gran
observador, capaz de guiar al niño tanto en sus aprendizajes concep-
tuales como procedimentales y actitudinales.
Para cualquier maestro * que se considere a sí mismo como tal, o
estudiante que desee serlo, la manifestación de la creatividad es un
gran paso en su vida profesional porque en su desarrollo está la po-
sibilidad de transmitir a los niños ese deseo de hacer cosas nuevas,
de emplear las manos; estos son, a nuestro juicio, los cimientos de
gran parte de la aventura de enseñar y aprender. En la realización de
sus propios trabajos para “su” aula, el maestro logrará no sólo trans-
mitir este deseo a sus alumnos, sino también enseñarles a tratar el
material con respeto. Les despertará su imaginación porque de lo
inventado y conocido se pasará a la creación propia y personal, al-
canzando así nuevos objetivos con sus pequeños. No olvidemos que,
el maestro desde el ejercicio de sus manos, pasará al de su mente, y
el mismo proceso experimentará el niño, puesto que lo que se fija en
la mente habrá pasado primero por los sentidos.

* Se opta, a lo largo de esta obra, por el uso genérico del masculino con objeto de facilitar la
lectura y sin ánimo alguno de exclusión.

10 © narcea, s.a. de ediciones


PRESENTACIÓN

Así lo corroboran dos grandes maestros de la pedagogía moderna:


Jean Piaget y Maria Montessori. Esta última afirmaba, que “los sen-
tidos son la plataforma de lanzamiento del pensamiento cognitivo”;
y más aún: “Lo que procede hacer es presentar a los niños un ma-
terial que despierte su interés y su curiosidad; y, mediante dicho
material, graduando las sucesivas dificultades, conducirlo hacia solu-
ciones espontáneas (…). Por todo ello nos parece indispensable un
material preparado por el educador”.
Este último aspecto, clave en la tarea educativa, es el que nos lleva
a presentar el segundo pilar de esta obra: el establecimiento de los
objetivos pedagógicos que se relacionan con cada trabajo así como
la culminación con su puesta en práctica.
Cada uno de los capítulos de este libro presenta un determinado
material didáctico y está dividido en dos apartados: en primer lugar,
los pasos a seguir para la construcción del material, y en segundo
lugar, sus aplicaciones didácticas.
Los materiales didácticos seleccionados para esta obra, 12 en total,
son todos ellos básicos en cualquier aula de Educación Infantil. Se
presentan en orden ascendente de complejidad en su elaboración. Van
desde elementos muy conocidos como las regletas o los ensartables,
a algunos creados por los propios autores como el LEOLEO.
Antes de adentrarnos en estos capítulos intentamos plasmar unas
consideraciones metodológicas básicas en el seguimiento de la lógica
matemática, fundamentación primordial de cualquiera de los juegos
propuestos.

© narcea, s.a. de ediciones 11


Consideraciones
metodológicas
generales

¿Qué se entiende por material didáctico en el aula de Educación


Infantil? Es la idea de instrumento la que nos va a facilitar la relación
entre el niño y los conceptos que queremos que aprenda, por tanto los
instrumentos, los materiales didácticos, son el canal o soporte físico que
facilitará la generación de representaciones mentales en los pequeños.
No fueron pocos los pedagogos que hicieron hincapié en esta
idea: Froebel, creador de los dones o juguetes ideados para potenciar
el desarrollo intelectual del niño; Montessori, para quien el desarrollo
de la intuición perceptiva pasaba por la utilización del material; Dé-
croly, quien destacaba el carácter globalizador por medio de los cen-
tros de interés; las hermanas Agazzi, así como el padre Manjón,
ambos en la línea de Froebel, que utilizaban un material natural.
Una gran revolución en el mundo de la educación fue el movi-
miento de la Escuela Nueva que supuso una concepción del proceso
de enseñanza-aprendizaje que enfatizaba la idea de paidocentrismo.
Todos sus presupuestos sirven de guía para nuestra acción didác-
tica basada en los siguientes principios metodológicos de la Educa-
ción Infantil:
t El aprendizaje significativo (Vigotsky), defiende que el niño
debe poder establecer relaciones entre experiencias previas y
nuevos aprendizajes; por tanto, la función del docente supondrá

© narcea, s.a. de ediciones 13


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

la presentación de actividades para captar el interés y con ello


motivarlo.
tLa globalización (Décroly) es considerado el principio metodo-
lógico más adecuado para ofrecer al alumno aprendizajes signi-
ficativos. Supone que el aprendizaje es producto de múltiples
conexiones. Este proceso dará sus frutos si permite que las rela-
ciones que se establezcan y los significados que se construyan
sean amplios y diversificados.
tLa actividad física y mental de carácter constructivo (Piaget)
que, para darse, reunirá tres elementos, a saber: el juego, la
acción y la experimentación; el niño, gracias a estos tres ele-
mentos, construye sus conocimientos descubriendo propiedades
y relaciones.
tEl juego como la actividad más natural por ser inherente a la
naturaleza infantil; potencia la construcción mental en tres di-
mensiones: emocional, intelectual y social; y es fuente de motiva-
ción para establecer relaciones significativas. Por ello el juego
tiene un doble tratamiento metodológico porque dota de carácter
lúdico cualquier actividad y rompe la diferencia entre el trabajo y
el ocio. Si la actividad es presentada por el docente como juego,
el niño no caerá en la frustración cuando se equivoque, porque
pensará que equivocarse es posible en el juego; lo que llevará
implícito el principio del ensayo-error y de la autocorrección.
Atendiendo a la psicología evolutiva, el niño descubre su cuerpo y
la relación con los objetos, en un principio, por medio de los senti-
dos, posteriormente de forma intuitiva y, finalizando la Educación
Primaria, empleará la lógica. Por esta razón, la metodología debe
partir: de lo cercano a lo lejano, de lo fácil a lo difícil, de lo particu-
lar a lo general, de lo concreto a lo abstracto; de ahí parte nuestra
apuesta por la elaboración de este material educativo.
Como ya hemos señalado el juego manipulativo se basa en la lógica-
matemática. No debemos limitar la idea de la lógica-matemática a los
números y sus operaciones, ésta va más allá: incluye el pensamiento
lógico, las representaciones espacio-temporales, las diversas magnitu-

14 © narcea, s.a. de ediciones


CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS GENERALES

des, etc. Deberemos ser conscientes en nuestra tarea educativa de que


este concepto envuelve todo el quehacer de nuestra vida cotidiana.
El origen del conocimiento lógico-matemático está en las relacio-
nes activas que establece el niño sobre los objetos y, mediante su
manipulación, en el modo en que descubre sus características. Des-
pués poco a poco aprenderá las relaciones de su cuerpo con el en-
torno, de su cuerpo con el objeto y de los objetos entre sí, siendo
esta última la fase más abstracta. Estas relaciones le permitirán orga-
nizar, agrupar, comparar, etc. Estas destrezas no están en los objetos
como tales sino que son una construcción del niño sobre la base de
las relaciones que intuye y experimenta.
Un aspecto importante en el uso del material es, primero, que el
niño se familiarice con él, con el objetivo de fomentar la motivación
y el interés cuando realice libremente las tareas, potenciando con ello
su atención y, a la vez, realizar las actividades cuantas veces quiera.
Dejándole hacer y deshacer, inventar e imaginar, dará rienda suelta a
su creatividad. Luego vendrán las pautas y las consignas, observando
si el niño puede alcanzar aquello que le proponemos, lo que supone
un tratamiento individualizado en el aula y a la vez socializado. Al
abrir un rincón de juego podremos dar consignas distintas a cada uno
de los niños según sus posibilidades; como contrapartida también, la
relación entre ellos será consustancial al propio aprendizaje.
Implicar al niño en el cuidado del material didáctico, y su orden al
utilizarlo, supone la interiorización de pautas en el marco de la adqui-
sición de hábitos, indispensables para la captación intuitiva del
tiempo y del espacio.
Por último destacamos la relación inversa que existe entre el ta-
maño del material utilizado y la edad del niño: a menor edad el ma-
terial ha de ser de mayor tamaño, como si los objetos ocupasen más
espacio que los conceptos, así podríamos justificar esta imagen.
Del mismo modo también entendemos que este hecho se justifica
por la evolución de sus propias habilidades, condicionadas por la
progresión del dominio de las partes segmentadas de las extremida-
des superiores, dominando progresivamente el hombro, el codo, la
muñeca, los dedos y la pinza digital.

© narcea, s.a. de ediciones 15


1. Las Letras
y los Números

CÓMO CONSTRUIR LETRAS MINÚSCULAS

Si deseamos construir el abece- Ante todo debemos considerar


dario, los números, el dominó o la importancia que supone traba-
cualquier material que requiera jar con estos materiales tan trivia-
un soporte plano, podremos op- les y de tan alta rentabilidad; ten-
tar por usar madera, plástico o gamos en cuenta que la facilidad
bien echar mano de las varieda- de conseguirlo, y en abundancia,
des existentes en cartón. nos abre puertas a otros trabajos
de más envergadura como ten-
El inconveniente del plástico dremos ocasión de comprobar.
es el encarecimiento del pro-
ducto por un lado, y la necesi- Los materiales necesarios en
dad de disponer de utensilios este caso serán:
específicos para el corte, por N Cartón grueso de embalaje
otro. El cartón representa una y cartón pluma.
solución muy casera por ser un
material fácil de conseguir y, so- N Listones finos de madera.
bre todo, de manejar; sin em- N Papel de periódico.
bargo no descartamos, como N Cola blanca rebajada.
demostración, el uso de la ma-
dera, material que deberemos N Papel de lija adhesiva del 60.
aprender a manejar. N Colores acrílicos y fijador.

© narcea, s.a. de ediciones 17


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Vamos pues a preparar las Con una brocha encolamos el


bases de las letras del abecedario trozo de papel de periódico.
de la manera más rudimentaria. Deberemos comprobar que la
Deberemos conseguir un car- cola está bien extendida, de lo
tón de embalaje, usado para contrario se observarán bolsas
proteger electrodomésticos, por una vez seca la pieza.
ejemplo, de 8 mm de grueso
aproximadamente.
Con un cúter cortamos piezas
cuadradas, para construir letras
simples (tipo a, c, e, ...), y rec-
tangulares para letras que necesi-
tan más espacio. Pensamos para
ello en el criterio de la caligrafía
tradicional que nos obliga a se-
guir sus pautas, de tal modo que
no ocupan el mismo espacio las
letras b, d, g, h, j, que la a, e,
o...; y no hablemos ya de la f. Cual si de un envoltorio se tra-
tase, aplicaremos el papel de pe-
Trabajaremos estas piezas de riódico al cartón.
6x6, 7x7 o 9x12 cm, con papel
de periódico y cola blanca de
carpintero rebajada al 50%,
como vemos a continuación.

Estos son los dos pasos inicia-


les antes de cubrir la pieza por
completo.

18 © narcea, s.a. de ediciones


LAS LETRAS Y LOS NÚMEROS

tiempo pondremos peso sobre


las piezas, por ejemplo una caja
de botellas, hasta que nos asegu-
remos de que quedan totalmente
planas. Una vez secas las pinta-
remos de colores variados con
pintura al agua y posteriormente
con barniz o esmalte sintético.

Una vez envuelto repetiremos


la operación empezando por la
cara contraria. La operación es
la misma, aunque en esta se-
gunda ocasión nos aseguraremos
de que los vértices queden bien
pegados.

Mientras el lastre hace su tra-


bajo, nos dedicamos a las letras,
para las que necesitaremos pa-
pel de lija intermedia y, sobre
todo, adhesiva puesto que nos
va a ahorrar mucho trabajo.
Buscaremos en el ordenador
el tipo de letra caligráfica enlaza-
ble ya que ésta es la requerida
en Educación Infantil.
El gran inconveniente de esta
labor (gratificante puesto que es- Reunimos todo el abecedario
tamos aprendiendo a reciclar) es y lo imprimimos para usar luego
que, al secarse, el cartón pierde el negativo.
su forma plana inicial. Para evi- Nos hacemos con el abeceda-
tar en lo posible este contra- rio usando como plantilla el ne-

© narcea, s.a. de ediciones 19


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

gativo de las letras. Recortamos Una vez conseguidas todas las


la letra y la colocamos sobre el letras, las pintamos con pintura
reverso de la lija de tal manera acrílica eligiendo colores que
que la utilizamos como plantilla contrasten con la base. Tras su
para obtener la copia. secado, retiramos los protectores
del adhesivo y las pegamos so-
bre dichas bases.
Apreciamos a la vez el aca-
bado de las bases ya sea usando
pintura acrílica o esmalte sinté-
tico; si optamos por la primera
deberemos dar una mano final
de barniz al agua, con el fin de
evitar la adherencia de las piezas
por el efecto del calor.

Recortamos cuidadosamente
por el reverso y conseguimos la
letra deseada. No temamos al
deterioro de las tijeras, contraria-
mente a lo que se pudiera imagi-
nar, las tijeras no se estropean
cuando cortamos lija sino que se
afilan.

20 © narcea, s.a. de ediciones


LAS LETRAS Y LOS NÚMEROS

Como última indicación debe- tivo el abecedario completo. En


remos tener presente que a cada función de las medidas de las le-
letra la podemos acompañar con tras preparamos las bases.
las flechas que indican la direc-
ción que debe llevar el trazo co-
rrecto.

CÓMO CONSTRUIR
LETRAS MAYÚSCULAS

Las letras mayúsculas tienen la


ventaja de ser muy esquemáticas
por lo que el corte de las piezas
resultará más sencillo que en las
minúsculas. Esta vez optamos por usar el
cartón pluma, fácil de cortar con
cúter; además es resistente, aun-
que no tanto como la madera.
En cualquier caso, la opción es
válida.

Siguiendo siempre el mismo


Siguiendo el mismo procedi- método, obtenemos las plantillas
miento, imprimimos por el nega- de la impresión de la primera

© narcea, s.a. de ediciones 21


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

ilustración. Trazamos los contor-


nos en el reverso precintado de la
lija y recortamos las letras. Recor-
tamos las letras, como siempre,
antes de pegarlas a las bases.

Si lo preferimos, es cuestión
de gustos dejar un contorno
blanco cortando algo más el vi-
nilo que, tras despegar la tira
resultante, deja visible el cartón
blanco de la base.
Vemos el resultado cuando
Recordamos los tres materia- pegamos la letra, ya desprendido
les que vamos a emplear en el el precinto del reverso de la lija.
montaje:
N Las bases de cartón pluma.
N El vinilo adhesivo de colores
que pegaremos a la cara
vista del cartón pluma.
N Las letras de papel de lija
que, por último, irán pega-
das al vinilo.
La adherencia de los tres ele-
mentos está asegurada. Las pie-
zas de vinilo (en los talleres de
rotulación siempre tienen retales
inservibles para ellos) deberán
sobresalir con el fin de que, tras
el corte con el cúter, cubran la Este es nuestro abecedario de
totalidad de la cara vista. variados y llamativos colores.

22 © narcea, s.a. de ediciones


LAS LETRAS Y LOS NÚMEROS

CÓMO CONSTRUIR LOS NÚMEROS

El procedimiento para la elabora-


ción de números será el mismo
que con las letras. En cualquier
caso, para ilustrar mejor el tra-
bajo, los presentamos bajo otra
modalidad de soporte: la madera.
De un listón de 7 cm de an-
cho, cortamos diez piezas igua-
les de 10 cm de largo. Una vez
cortadas atenuamos las aristas Para llegar al resultado final
con una lija. Deberemos lograr habremos pintado los números
piezas suaves al tacto. Este es el con pintura acrílica y, una vez
acabado de las piezas de secos, quitaremos el precinto li-
7x10x0,5 cm. berando la cara adhesiva para
así pegarlos a los soportes.

En la misma línea de opción


de letras, tenemos los números
que imprimiremos por su nega-
tivo. Al igual que con las letras,
colocamos cada número en la
cara no rasposa de la lija adhe-
siva, marcamos los contornos y
los cortamos.

© narcea, s.a. de ediciones 23


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

APLICACIONES DIDÁCTICAS
LETRAS Y NÚMEROS
Objetivos
Los objetivos que se persiguen manipulando este material son:
✓ Entender, captar y apropiarse de la direccionalidad a través del
tacto del dedo índice.
✓ Coordinar de forma óculo-manual el gesto.
✓ Distinguir la direccionalidad de cada letra o de cada número,
teniendo en cuenta que la norma es de izquierda a derecha y de
arriba abajo.
✓ Ligar las letras minúsculas (5 años).

Contenidos
Los contenidos se concretan en:
– La direccionalidad.
– La coordinación óculo-manual.
– La ligazón de las letras minúsculas (5 años).

Actividades
Dado que las letras y los números son líneas, tanto abiertas como
cerradas, deberemos aprovechar en las actividades esta apreciación
para inculcar al niño el concepto de “abierto” y “cerrado”.
Cualquier maestro sabe que en Educación Infantil es de vital impor-
tancia que, al aprender el niño los rasgos de letras y números, se
debe tener en cuenta la direccionalidad, para evitar posteriormente
problemas de caligrafía difícilmente subsanables.
Para conseguir este aprendizaje, con el dedo índice recorrerá el
niño las letras hasta asimilar la dirección correcta.
Las actividades posibles a desarrollar con este material deben estar
basadas en las sensaciones visual y táctil para convertirlas en percep-
ciones, quedando así interiorizadas o asimiladas.

24 © narcea, s.a. de ediciones


LAS LETRAS Y LOS NÚMEROS

Respecto a las letras:


t En el aula de 3 años se elegirán las letras mayúsculas que
correspondan al nombre del niño o el de sus compañeros,
manipulando previamente las letras indistintamente para reco-
nocerlas paulatinamente.
tEn el aula de 4 años, el niño añadirá sus apellidos, usando
siempre las mayúsculas, con actividades similares a las del curso
anterior.
tEn el aula de 5 años recorrerá el niño con el dedo las letras
minúsculas haciendo hincapié en el enlazado, trasladando a su
lenguaje los principios o finales de cada letra (“rabito”, “bra-
cito”…), ya que la intención es que se acostumbre a realizar una
letra minúscula ligada.
Otra posible actividad consiste en trazar con pintura de dedo letras
y números.
tPara 3 años, hasta el número 3.
tPara 4 años, hasta el 6.
tPara 5 años, hasta el 9, sin excluir que los niños puedan tener
interés por ir más lejos.
También tenemos la posibilidad de escribir sobre el papel el ca-
mino señalado de letras y números (direccionalidad y trazo). Empeza-
remos con el dedo y luego con cera de distintos colores y, finalmente,
difuminarán los colores de las ceras con algodón, siguiendo siempre
la direccionalidad correcta.
Respecto a los números:
Seguiremos los mismos procedimientos aunque con aplicaciones
distintas; siempre atendiendo a un aprendizaje funcional y significa-
tivo; así tanto las letras como los números cobrarán vida.
Lo más importante en el marco de las aplicaciones didácticas es
lograr que los niños establezcan la correspondencia entre el número
y la cantidad de elementos de una colección. Para esto podemos
proponer juegos de agrupar a personas u objetos del entorno del
niño y el número que les corresponda.

© narcea, s.a. de ediciones 25


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

También podemos asociar en situaciones próximas a ellos (signifi-


cativas) el número al evento y objeto: un cumpleaños requiere un
número, la agrupación de objetos requiere un número; al igual, el día
del mes, las piezas de un puzzle, las filas, etc.

26 © narcea, s.a. de ediciones


2. El Ábaco desmontable

CÓMO CONSTRUIR UN ÁBACO DESMONTABLE

Vamos a realizar un ábaco sencillo que nombraremos como ele-


y algo distinto de los que habitual- mento A.
mente se conocen, aunque ya N El mismo tipo de tabla ante-
existente. Será desmontable por rior de 27x22x0,7 cm. En
motivos prácticos y su mecanismo este caso elemento B.
nos permitirá ocultar bolas para N Tres alambres gruesos a los
facilitar la tarea de contar hasta las que daremos forma de
centenas (concepto que se im- puente alto.
parte en primer ciclo de Primaria N 30 abalorios de madera de
con niños de 7 u 8 años de edad),
tres colores distintos, 10 de
lo que implicará la construcción cada color.
de tres columnas de bolas.
N Pintura al agua y fijador
Presentamos los materiales
necesarios para el montaje del El primer detalle que debemos
ábaco: tener en cuenta es que las bolas
tendrán un orificio muy superior
N Dos tablillas de madera ma- al grosor del alambre de tal ma-
ciza de 7x22x1,50 cm. nera que puedan hacer todo el
N Una tabla de contracha- recorrido sin que la curva del
pado de 15x22x0,7 cm, puente constituya un obstáculo.

© narcea, s.a. de ediciones 27


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Pasamos a la fase de pegado


de cada tabla sobre el elemento
A. Aplicamos cola blanca y suje-
tamos con pinzas metálicas hasta
el secado.
Para el pegado de la segunda
tabla, y por razones de preci-
sión, pasamos el elemento B
entre ambas (elemento que será
extraíble y por tanto no lo pega-
remos). Colocar provisional-
La primera tarea consistirá en
practicar tres taladros del calibre mente este elemento nos ase-
de los alambres a las tablas ge- gura una ranura entre las tablas
melas. gemelas igual al grosor del ele-
mento B.
Para situar correctamente es-
tos taladros, deberemos dividir
una tabla en tres partes y trazar
las diagonales de cada una con el
fin de centrar cada taladro.
Por el corte de las diagonales
haremos los taladros verticales
superponiendo las tablas; así lo-
graremos hacer coincidir los agu-
jeros donde se instalarán más
tarde los alambres.

28 © narcea, s.a. de ediciones


EL ÁBACO DESMONTABLE

acabado. Para ello puliremos o


redondearemos todas las aristas.
Finalmente coloreamos las bo-
las; como de costumbre hemos
aplicado una pintura al agua con
su posterior fijador. La diferencia
de resultados se aprecia en estas
Esta es la ranura o canal que dos últimas ilustraciones.
deseamos obtener y, en defini-
tiva, la base de nuestro ábaco
desmontable.
Por motivos estéticos hemos
redondearemos los ángulos su-
periores del elemento B o tabla
extraíble.

Tras pasar diez bolas en cada


alambre instalamos los mismos
en la base del ábaco y obtene-
mos este resultado.
Hasta aquí hemos conseguido
alcanzar el objetivo fundamental
del presente trabajo. Podemos sin
embargo sacarle más partido es-
merándonos en lograr un mejor

© narcea, s.a. de ediciones 29


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

APLICACIONES DIDÁCTICAS
EL ÁBACO DESMONTABLE

El ábaco de tres varillas no constituye un material específico para la


Educación Infantil porque lleva implícitos los conceptos de unidad, de-
cena y centena. Este hecho no significa sin embargo que privemos al
niño de saber que una agrupación de diez cuentas o abalorios comporta
el número 10 y que recibe el nombre de decena; ya en primaria se
pasaría al concepto de centena.

Objetivos
✓ Manipular el ábaco (3-4 años).
✓ Asimilar que cada cuenta representa una unidad.
✓ Ejercitarse elaborando una serie o una colección.
✓ Representar sumas y restas (5 años).

Contenidos
– Montaje del ábaco (3-4 años).
– Manipulación del ábaco (3-4 años).
– Las unidades del ábaco (3-4 años).
– Las series o colecciones (4 años).
– La abstracción matemática en sumas y restas (5 años).

Actividades
t *OEFQFOEJFOUFNFOUF EF MB FEBE  BVORVF JOTJTUJFOEP FO RVF B MPT
3 años esta actividad será por parejas, intentarán montar el ábaco
empezando por ensartar las tres varillas, agrupando las cuentas
según su color. Ensartarán posteriormente las varillas en sus orifi-
cios colocando finalmente la tabla de ocultación. Trabajamos así
la pinza, los conceptos “abierto/cerrado”; “todo/nada/alguna”.
t 1PSNFEJPEFMKVFHPFTQPOUÈOFP IBDFSDPSSFSMBTCPMBTPDVMUÈO-
dolas o mostrándolas en cantidades libres. De este modo, traba-

30 © narcea, s.a. de ediciones


EL ÁBACO DESMONTABLE

jamos la pinza, el concepto de “todo/nada/alguna” (3 años).


Esta actividad la ampliaremos a 4 años introduciendo dos varia-
bles: cantidad y color; por ejemplo, tanta cantidad de bolas de
un color como ensartables iguales en número y en color.
t 5BNCJÏO QBSB  B×PT  QPEFNPT IBDFS TVNBT EF NPEP NBOJ-
pulativo; por ejemplo, representar en la primera varilla de la
derecha el número de bolas con relación a un conjunto de obje-
tos y jugar a añadir objetos, representando ese paso con la
adición de bolas.
t 1BSB  B×PT  FO RVF FM OJ×P ZB TF IBCSÈ GBNJMJBSJ[BEP DPO FM
ábaco, podremos realizar sumas de modo más abstracto para
comprender que la agrupación de dos colecciones supone la
totalidad de otra colección mayor (ej. 7 lápices) cuyo conjunto
queda simbolizado en las bolas del ábaco (7 bolas). Después, se
añadirán paulatinamente colecciones.
t " MB JOWFSTB  MB PQFSBDJØO TFSÈ EF TVTUSBDDJØO RVJUBOEP FMFNFO-
tos a una colección (5 años).
t 5SBCBKBS MPT DPODFQUPT iTFS NBZPS RVFw P iTFS NFOPS RVFw 
implícito en las dos anteriores actividades (5 años).
t 4J MB TVNB TVQFSB FM OÞNFSP   TF TJNCPMJ[BSÓB DPO VOB CPMB
de la segunda varilla y ninguna en la primera. Para trabajar este
concepto, hay que tener presente la comparación de contar
hasta 10 realizando agrupaciones; aquí ya se introduciría el con-
cepto de decena. Para llegar a esta abstracción, obviamente se
requiere una alta madurez en el alumno (5 años).
t $PNPBDUJWJEBEGJOBM MMFWBSFNPTFTUBTQSÈDUJDBTBMBSFQSFTFOUB-
ción propiamente matemática: sumas y restas en horizontal y
vertical manipulando números; aunque esta actividad se realizará
ya en Educación Primaria.

© narcea, s.a. de ediciones 31


3. El Dominó

CÓMO CONSTRUIR UN DOMINÓ

Con cartón pluma, vinilo de colo- culando las necesarias para que
res y chinchetas vamos a elaborar resulten 28 piezas de 4x8 cm.
un juego de dominó original, de Es preciso tener mucho cui-
fichas de 8x4 cm con el doble de dado en el corte ya que de éste
grosor que el usado para las le- depende el buen acabado del
tras mayúsculas: necesitamos trabajo. Con un lápiz trazamos
conseguir fichas consistentes. una línea divisoria en cada ficha
con el fin de situar en cada mitad
los motivos correspondientes.
En lugar de optar por colorear
puntos, como en el dominó tradi-
cional, elegiremos motivos
geométricos variados, de vinilo
adhesivo, según un criterio ló-
gico.
Así, para las partes con seis
puntos optamos por figuras cua-
dradas de un mismo color; para
Cortamos con el cúter y una las de cinco, pequeños círculos;
regla tiras de 4 cm de ancho, cal- para las de cuatro, rectángulos;

© narcea, s.a. de ediciones 33


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

para las de tres, triángulos; para Deberemos asegurarnos antes


las de dos, rombos, y para las de de que la punta de la chincheta
uno, cuadrados en posición de no sobresalga por la cara opuesta.
cartabón. Para evitar este contratiempo,
Pegamos vinilo rojo en el re- cortaremos previamente parte de
verso y recortamos los sobran- esa punta con unos alicates.
tes. La línea divisoria que traza- Las chinchetas suelen quedar
mos con lápiz la cubrimos con bien sujetas; de no ser así y por
tiras de vinilo adhesivo amarillo. seguridad, haremos primero el
Para facilitar el movimiento de agujero con la misma chincheta,
mezclado de las fichas, clavare- la volvemos a extraer, aplicamos
mos en el centro de cada ficha una gota de pegamento (no usar
una chincheta de color y de cianocrilato) o cola y volveremos
forma abombada, no plana. a colocar la chincheta.

34 © narcea, s.a. de ediciones


EL DOMINÓ

APLICACIONES DIDÁCTICAS
EL DOMINÓ
La progresión de objetivos enunciados en este apartado tiene como
condición previa que el niño posea una mínima imagen mental de los
bloques lógicos y sus diferencias. En el nivel de tres años, el manejo de
esta circunstancia no se da, aunque no por ello prohibiremos al niño el
manejo de este material. Al utilizarlo en el juego libre irá poco a poco
familiarizándose con la categorización exhaustiva de las figuras geomé-
tricas planas, básicas en esta etapa educativa.
Objetivos
✓ Identificar, agrupar y asociar formas geométricas planas.
✓ Verbalizar el color de la figura plana correspondiente.
✓ Formar y rellenar, con plantillas dadas, el color de estas figuras
geométricas.
✓ Asociar que la superficie blanca de la ficha de dominó equivale
a “nada”, “cero” o “conjunto vacío”.
✓ Formar figuras planas tomando como referencia la figura básica
del cuadrado.
✓ Apreciar que la figura plana circular no es referencia para for-
mar otras figuras planas existentes en el dominó.
✓ Comprender y aplicar las reglas básicas del juego del dominó (5
años).
Contenidos
– Las piezas de nuestro dominó.
– El color asociado a su correspondiente figura plana.
– El valor y la noción de las partes blancas de las fichas.
– Las figuras geométricas planas que incluye nuestro dominó.
– La figura plana circular.
– Los conceptos “pertenecer/no pertenecer a”, “ser igual a/ser dis-
tinto de”.
– El juego del dominó y sus reglas (5 años).

© narcea, s.a. de ediciones 35


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Actividades
t Juego de construcción libre. Los niños, organizados en pe-
queños grupos, manipularán y se familiarizarán con las piezas
del dominó dando rienda suelta a su imaginación; realizarán
series, apilamientos, caminos, etc. La finalidad de este juego es
que el niño se apropie de las piezas del dominó.
tJuegos de identificación. Con todas las piezas del dominó, los
niños deberán agruparlas siguiendo las variables de color y forma
que se reflejan en las fichas, haciendo hincapié en los conceptos:
“pertenece”, “no pertenece”, “son iguales”, “son distintas”.
tJuegos de adivina-adivinanza. Con grupos de cuatro niños,
uno de ellos tomará una ficha y, escondiéndola, dará pistas para
que los demás adivinen de qué figura geométrica se trata; por
ejemplo, respecto al cuadrado: “tiene cuatro piquitos, cuatro
esquinas y sus lados son iguales”. Respecto al triángulo: “tiene
tres piquitos, tres esquinas, tres lados”. Enriqueceremos el juego
haciendo que el niño busque estas formas en su entorno.
tJuegos de formar y completar figuras planas. Sobre papel, ha-
biendo trazado figuras planas incompletas, el niño deberá acabar
la figura, primero visualizada y posteriormente trazada. Paulatina-
mente la actividad desembocará en la misma realización en cua-
drícula grande hasta pasar a la mediana. Otra variante del juego
será que, dando figuras incompletas, las termine de realizar ju-
gando con su imaginación, verbalizando lo que ha dibujado.
tJuegos de asociación. Consistirá en descartar las fichas del do-
minó que son distintas, y agrupar aquéllas que tengan las mis-
mas formas. ¿Qué pasará con la figura blanca? Haremos com-
paraciones con el vaciado y llenado de cajas, estuches, bolsas de
tela; formaremos conjuntos sin ningún elemento para llegar a la
conclusión del concepto de “vacío” o “nada”. Una variante es
los juegos de agrupación, agrupando fichas en las que uno de
sus espacios esté en blanco.
tJuego del dominó. El niño de cinco años deberá saber aplicar
las reglas del juego del dominó.

36 © narcea, s.a. de ediciones


4. Las Regletas

CÓMO CONSTRUIR REGLETAS SEGMENTADAS

Vamos a construir un tipo de N Pinturas acrílicas y fijador.


regletas diferentes de las demás,
que se caracterizan por ser re-
gletas segmentadas. Como po-
dremos suponer se trata de diez
regletas de diferentes tamaños
divididas en unidades: la primera
es de una unidad, la segunda de
dos unidades y así sucesivamente
hasta la de diez unidades.
No responde al canon de re-
gleta tradicional de 1 cm. Son
regletas integradas por hexae-
dros o cubos de 3x3x3 cm. El primer paso en la construc-
Los materiales nacesarios para ción de estas regletas es quizás el
su construcción son: más complicado dado que para
un juego de regletas se requieren
N Un listón de madera de 3x3 55 piezas en forma de cubos o
cm de grosor. dados. Las 55 piezas han de ser
N Cola blanca de carpintero. exactamente iguales de tal ma-

© narcea, s.a. de ediciones 37


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

nera que, una vez construidas,


cualquiera que sea la posición de
las mismas siempre coincidan las
líneas de separación.
Hemos obtenido 55 piezas de
un listón de 3x3 cm. Una vez
cortadas las piezas, lijaremos sua-
vemente las aristas.
Uniremos de uno en uno los
cubos utilizando el listón sobrante
como guía en la alineación de las
piezas. Este paso es el que posi-
bilitará hablar de regletas seg-
mentadas.
Para el pegado de las piezas
utilizaremos cola blanca de car-
pintero. Bastará una gota en el
centro (siempre por la cara del
corte) para que quede a la vista
la veta de la madera. En la fase de coloreado segui-
remos el código que se establece
Haremos presión con la pieza para las regletas, a saber:
siguiente al tiempo que utilizare-
mos el listón de guía para cada t-B EF  DN TFSÈ EF DPMPS
unión. blanco.
t-BEFDNTFSÈSPKB
t-BEFDNWFSEF
t3PTBMBEFDN
t"NBSJMMBMBEFDN
t7FSEFPTDVSPMBEFDN
t&M DPMPS OFHSP QBSB MB EF
7 cm.
t&MNBSSØOQBSBMBEFDN
t"[VMQBSBMBEFDN

38 © narcea, s.a. de ediciones


LAS REGLETAS

t/BSBOKBQBSBMBEFDN de longitudes de las diez piezas de


BDN
Utilizaremos pintura acrílica
rebajada con un poco de agua. Hacerse con un juego de re-
Se trata de conseguir que la ma- gletas bien nutrido es tarea ar-
dera la absorba y permita que se dua si tenemos en cuenta la
aprecie el color y también las cantidad de cortes de listoncillos
vetas de la madera; una capa de 1x1 que se deben realizar.
será suficiente. Proponemos un sistema, labo-
Antes de pintar las piezas, rioso en un principio, aunque de
pincharemos una cara con tres alta rentabilidad: se trata de
alfileres con el fin de que nin- construir unos moldes para ha-
guna toque otra superficie y así cer regletas con una pasta sólida
podamos hacer la labor pintando y muy consistente, esto es, la
todas las caras a un tiempo. pasta de modelar.

Por tanto, para la construción


Este sería el acabado de nues- de regletas comunes, necesitare-
tras regletas. mos estos materiales:
N Una tabilla de contracha-
pado de 17x15 cm y de
CÓMO CONSTRUIR 7 mm de grosor.
REGLETAS COMUNES
N Siete listoncillos de 1x1x15
Se entiende por regletas comunes cm.
aquellas que responden a las me- N Diez listoncillos de 1x1x3
didas estándar de barras de 1x1 y cm.

© narcea, s.a. de ediciones 


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

N Cola blanca. Trazamos un ángulo recto y


N Palillos para brochetas de un lado paralelo. Situamos el
madera. primer listoncillo en línea con el
lado que se aprecia.
N Pasta de modelar.
Encolamos y prensamos el
N Colores acrílicos reglamen- listoncillo con pinzas.
tarios para regletas y fija-
dor.

Los moldes los montaremos


con una tablilla de contracha-
pado, cinco listoncillos de
1x1x15 cm y otros más cortos
de 2 o 3 cm. La única dificultad
para reunir estas piezas está en
el corte que deberá ser bien ver-
tical, a máquina o con sierra de
marquetería. Una vez fija la primera barra
situamos el conjunto tal y como
Estos son los elementos princi- lo utilizaremos para trabajar.
pales para hacernos con los mol-
des: los listoncillos (de 1x1x15 cm), Segmentaremos en centíme-
la tablilla (de 17x15 aprox.) y las tros el primero y el último listón
piezas cortas de 1x1x3 cm que con unas marcas que nos servirán
actuarán como límites a las regle- de guía para instalar los límites de
tas en fabricación. cada regleta que fabriquemos.

 © narcea, s.a. de ediciones


LAS REGLETAS

hora de distribuir los huecos o


moldes para fabricar las regletas.

Colocamos el listoncillo lateral


que alinea todo el conjunto y
segmentamos en centímetros el Estos son los elementos nece-
resto de los listoncillos tomando sarios para el llenado de los
como referencia la segmentación moldes:
del primero y el último. N Pasta de modelar amasada
con un poco de agua aña-
dida.
N Palillos para reforzar las re-
gletas.
N Media pinza de madera para
embutir la pasta.
N Un cuchillo para alisar.

Encolamos y prensamos la
barra lateral que nos permitirá
instalar correctamente todo en
conjunto.
Colocamos las piezas de los lí-
mites en posición vertical u hori-
zontal según nos convenga a la

© narcea, s.a. de ediciones 41


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Llenamos el molde correspon-


EJFOUFBMBSFHMFUBEFZPDVMUB-
mos dos palillos que refuerzan la
pieza.

Transcurridos dos días, tendre-


mos la certeza de que la pasta se
ha secado completamente.
Desmontamos paulatinamente
los moldes obteniendo las regle-
Seguimos cubriendo con pasta tas en bruto.
hasta alisar finalmente con el Ahora es el momento de limar
cuchillo. asperezas; para ello pulimos lige-
ramente cada cara de la regleta
sobre lija fina y no al revés. Ya
tendremos así las regletas listas
para ser pintadas.

Queda aquí expuesto el pro-


ceso de llenado de los moldes
con las comprobaciones even-
tuales de longitudes.

42 © narcea, s.a. de ediciones


LAS REGLETAS

tante que la pintura se extienda


correctamente en las superficies
porque, al tener el esmalte látex
en su composición, correremos
el riesgo de que en el almacenaje
se peguen las regletas entre sí.
Una solución a este inconve-
niente es barnizarlas con fijado-
res o barniz al agua que se obtie-
nen fácilmente en tiendas de
productos de bellas artes.

Tratándose de unas regletas


hechas con pasta de modelar,
elegimos como pintura el esmalte
acrílico rebajado con un poco de Este es el resultado que pode-
agua. mos observar.
Serán necesarias dos manos En primer lugar hemos dado
con tal de que el color sea com- color a aquellas regletas que no
pacto; en la primera mano nota- necesitan mezclas: la azul, la ma-
remos que se absorbe la pintura rrón, la negra, la amarilla, la
con facilidad dado que se trata verde, la roja y la blanca.
de un material poroso. Las tres restantes las hemos
Con la segunda mano, ya cu- pintado con mezclas (para la na-
bierto el poro, el resultado será ranja hemos mezclado el amari-
mucho más compacto y uni- llo con un poco de rojo, para la
forme; deberemos cuidar no obs- verde oscura, verde con un poco

© narcea, s.a. de ediciones 43


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

de marrón, para la rosa, blanco


con un poco de rojo).
Gracias a los moldes usados
podemos fabricar todas las regle-
tas que deseemos siempre y
cuando tengamos paciencia en
la fase de secado de la pasta en
los moldes.

APLICACIONES DIDÁCTICAS
LAS REGLETAS

Las regletas fueron ideadas por Cuisenaire y son un material eminen-


temente manipulativo y muy apropiado para las primeras edades; no
obstante exige del alumno cierto nivel de abstracción, por ello es
conveniente que se familiarice con dicho material.
Las adquisiciones cognitivas básicas que aporta este material son,
en el campo de la causalidad, tanto la invariante como las identidades
y también la clasificación.
El que hayamos querido elaborar dos tipos de regletas, regletas
segmentadas y regletas comunes, se justifica por el hecho de facili-
tar al niño, de forma vivencial, que en su origen (regletas segmen-
tadas) el juego de regletas representa unidades de unidades.
La experiencia nos confirma que hay que empezar por las regle-
tas segmentadas para que los niños lleguen a comprender la abs-
tracción que suponen las regletas comunes.
Objetivos
✓ Desarrollar la imaginación.
✓ Ejercitar la coordinación óculo-manual.
✓ Conocer y diferenciar colores.

44 © narcea, s.a. de ediciones


LAS REGLETAS

✓ Familiarizarse con el material.


✓ Asociar el color con la longitud.
✓ Realizar seriaciones.
✓ Conceptualizar los aspectos topológicos de la realidad, “largo/
corto”.
✓ Intuir por comparación que varias piezas cortas equivalen a una
larga.
✓ Formar conjuntos con las dos variables: color, longitud.
✓*OUVJS Z WFSCBMJ[BS QSPHSFTJWBNFOUF MPT OÞNFSPT EFM  BM  F
iniciarse en la interiorización regresiva (5 años).
✓ Establecer que cada pieza con su color representa taxonómica-
mente la relación n+1 respecto a la siguiente y n-1 con respecto
a la anterior (5 años).
✓ Iniciarse en la suma y la resta de modo manipulativo (5 años).
✓ Relacionar la regleta blanca con la forma cúbica (5 años).

Contenidos
– Los colores y su diferenciación.
– Las piezas que componen una serie de regletas: sus variables de
color y longitud.
– Las seriaciones.
– Los conceptos “largo/corto”.
– Las equivalencias entre las regletas.
–-PTOÞNFSPTEFMBM
– La relación n+1 y n-1.
– La suma y la resta.
– El hexaedro.

Actividades
Las actividades que proponemos, presentadas como juegos, irán,
como en todos los apartados, de menor a mayor complejidad, tal y
como hemos intentado reflejar en los objetivos.

© narcea, s.a. de ediciones 45


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

t Juegos imaginativos: a partir de unos ejemplos dados como for-


mar estrellas, laberintos, líneas continuas, discontinuas daremos pie
a la composición de otras representaciones dando libertad al niño.
t Juegos de agrupación: en estos juegos las consignas básicas
serán que el niño interiorice el concepto de “igual longitud/igual
color que” con lo cual, cuando formen grupos de regletas igua-
les, él por sí solo jugará con la comparación y hará una autoco-
rrección de esos errores.
t Juegos de seriaciones: dado que las regletas permiten trabajar
dos variables, formarán seriaciones jugando con el color de las
mismas, empezando con dos colores combinados para así con-
tinuar alternando de pocos a muchos colores (esta última seria-
ción se realizará a los 5 años).
t Juegos de completar regletas: exceptuando la regleta blanca equi-
valente a la unidad y tomando como medida la de mayor longitud
formará equivalencias a ésta con el resto de las regletas.
t Juegos de relación donde el niño asociará el color de la regleta
con los números de lija equivalentes a cada regleta. El juego se
presentará del siguiente modo: a la tablilla del número de lija
pondremos la regleta que le corresponde. Jugaremos sólo en un
principio con dos o tres tablillas hasta ir aumentando la comple-
jidad del juego.
t $PNPWBSJBOUFTEFMKVFHPEBNPTVOFKFNQMPDPOFMOÞNFSPMF
daremos la posibilidad al niño de colocar la regleta que le corres-
ponde y todas las regletas posibles que equivalgan a este número.
Este juego es el prerrequisito para poder ejecutar juegos que nos
den paso a la adquisición de los dos últimos objetivos.
t Juegos de figuras geométricas: en cartulina blanca, picar la
forma cuadrada. En otra, la silueta de las seis caras que repre-
senta un cubo desplegado. A continuación formaremos el cubo
y, por comparación, los niños observarán que, en el primer
paso, se trata de una figura plana y en el siguiente de un volu-
men que lo forman seis cuadrados iguales.
t Juegos de sumar y restar: con los cubos formados, crearemos
dados para jugar a sumar y a restar.

46 © narcea, s.a. de ediciones


5. Los Bloques lógicos

CÓMO CONSTRUIR BLOQUES LÓGICOS

Proponemos en este capítulo la Ofrecemos pues tres posibili-


construcción de bloqués lógicos dades para elaborar bloques ló-
por tratarse de un material im- gicos, de entre las muchas que
prescindible en toda aula de pueden hacerse: con gomaes-
Educación Infantil. puma, con cartón y con pasta
Para su elaboración, ofrecemos de modelar.
tres niveles de dificultad que van,
a nuestro juicio, del más simple al Realización de bloques
más complicado. En cualquier lógicos con gomaespuma
caso, pensamos que no es difícil dura
imaginar las distintas maneras de
elaborar bloques, puesto que se Obtenemos la materia prima a
trata de piezas compactas sin otra partir de la reutilización de pie-
complicación que la de lograr las zas de un puzzle gigante.
formas correctas, los distintos ta- Este material lo hemos conse-
maños, etc. guido en tiendas de artículos de
El cartón, la madera, el plás- bajo precio lo que significa que
tico o el corcho son materiales el coste de esta elaboración es
perfectamente válidos para ha- mínimo. Comprobamos que el
cer nuestro trabajo. ensamblaje del material de que

© narcea, s.a. de ediciones 47


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

disponemos es perfecto; este Nos servimos de una plantilla


extremo nos hace prever que las de cartón que representa un
piezas se aprovecharán al triángulo equilátero. Lo aplica-
máximo como más adelante mos a la superficie de una pieza.
comprobaremos. Una vez marcados los lados cor-
tamos con unas potentes tijeras
o un cúter por la línea, procu-
rando no desviarnos en lo más
mínimo.
Este es un ejemplo de la ob-
tención de dos piezas iguales
que irán pegadas entre sí. Re-
cordemos que en un juego de
bloques no puede haber dos pie-
zas con el mismo color, tamaño,
forma o grosor.
Elaboraremos los bloques utili-
zando un cúter y sirviéndonos de
unas plantillas. Recordamos las 4
variables a tener en cuenta en la
elaboración de las piezas: cinco
colores (aunque no sean los re-
glamentarios), cuatro formas, dos
grosores y tres tamaños (frente a
dos que son los reglamentarios).

Para el trazado de otras figu-


ras, nos servimos de objetos
comunes tales como platos de
vajilla, de dos o más tamaños,
para obtener los círculos. No
sería necesario aquí marcar el
contorno con bolígrafo; basta
simplemente con presionar el
plato y cortar con cúter.

48 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

En esta práctica iremos apli-


cando el mismo método de tra-
bajo utilizando sucesivamente los
distintos colores de piezas de
puzzle de que disponemos. Es
importante aprovechar al
máximo cualquier espacio que
nos permita crear un bloque.
Otro ejemplo de utilización de Como se ha podido compro-
un objeto común (una tapadera bar anteriormente, para la ob-
cuadrada) también nos permitirá tención de rectángulos utilizamos
obtener el bloque deseado. bases de cajas que siempre se
tienen en casa. Procuraremos
que los bloques presenten for-
mas iguales con distintos colores
(recuérdense las condiciones
para la elaboración del juego).

Este va siendo el producto


obtenido.

Presentamos aquí una forma


de aprovechar los sobrantes.
Dado que el ensamblaje del
puzzle es perfecto, realizaremos
estas uniones, que pegaremos
con cola blanca y nunca con
cola de contacto porque puede

© narcea, s.a. de ediciones 


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

corroer este material, con el fin Construcción de bloques


de obtener nuevas piezas. lógicos con cartón
Una vez cortadas las piezas
obtendremos, de dos bloques Seguiremos aquí pautas pare-
iguales, un bloque del doble de cidas a las seguidas para la ela-
grosor; tendremos por tanto blo- boración de las letras minúscu-
ques simples y dobles, o, si se las. Presentaremos bloques en
desea, bloques triples en grosor. gran formato que permitirán in-
troducir la actividad a edad más
temprana. Un número limitado
de bloques, y no todo el juego,
será suficiente.
Usaremos los siguientes mate-
riales:
N Cartón grueso de embalaje.
N Cola blanca.
N Papel charol de varios colo-
res.
El cartón de base tendrá un
grosor de 7-8 mm, precisamente
el utilizado para embalajes de
grandes electrodomésticos. Nos
haremos con una caja y con re-
He aquí un muestrario de las gla y cúter, la cortaremos para
piezas obtenidas. obtener los bloques deseados; las
formas de los bloques las traza-
remos sobre el mismo cartón.
El mismo procedimiento antes
expuesto para los bloques en
gomaespuma, es de aplicación
para la construcción de las figu-
ras en cartón.
Empezamos por los círculos.
En lugar del compás simple, que

 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

no alcanza a veces el radio de- Como de costumbre, son tres


seado, utilizamos como plantillas los tamaños que vamos a obtener.
platos de distinto tamaño que
nos permitirán formar los blo-
ques circulares.

Ya hemos dado el primer paso


en la consecución de bloques de
gran formato.
Si no tuviésemos objetos para Los pasos siguientes serán
dibujar triángulos, deberemos muy simples: basta con pegar
prestar atención a la hora de con cola blanca rebajada o cola
trazar el triángulo equilátero. celulósica de empapelar, el papel
charol y, una vez seca la cola,
Siguiendo las pautas habitua- recortar el sobrante por la línea
les de construcción a partir de de cada bloque.
un segmento, que representa el
lado de triángulo, lo tomamos
como radio para alzar un arco
desde cada extremo del seg-
mento hasta que tales arcos se
corten y así obtener el tercer
vértice del triángulo.
Una vez obtenido un trián-
gulo, el siguiente en tamaño lo
obtendremos aumentando por
uno de los lados el equivalente a
la anchura de la regla y así suce- Podemos optar por encolar de
sivamente. una vez un bloque, encolando al-

© narcea, s.a. de ediciones 51


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

ternativamente cada cara y pe- lograr un bloque sólido y más


gando al final de cada encolado difícil de deformar.
el trozo de papel que cubra la
superficie. Procuramos presionar
por ambas superficies hasta ase-
gurarnos de un pegado correcto.

A continuación, incluímos al-


gunas muestras de los bloques
realizados.

Una vez seca la cola, tendre-


mos cuidado en el corte del pa-
pel por cada cara del bloque.
Para la obtención de bloques
de doble o triple grosor bastará
con pegar dos bloques iguales.
Tendremos en cuenta, en el
ensamblaje de las piezas, que el
cartón ondulado quede cruzado
entre ambas piezas con el fin de

52 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

Para elaborar bloques lógicos


serán suficientes estos sencillos
instrumentos: dos pares de lis-
toncillos de distinto grosor para
las dos variantes, grueso/del-
gado, pasta para modelar y pin-
tura acrílica. Las plantillas que
utilizamos son moldes de acero
usados en pastelería.

Elaboración de bloques lógicos


con pasta de modelar

Realizaremos el juego com-


pleto de 48 piezas de un tamaño
cercano al estándar. Seguimos en
este apartado un procedimiento
muy similar al de las regletas.
La base de este trabajo, como Lo que exponemos no es
es de suponer, consiste en reunir más que una muestra puesto
unas buenas plantillas que nos que deberíamos reunir las cua-
permitirán hacer tantos juegos tro formas en sus dos variables:
completos como deseemos, siem- grande/pequeño.
pre que nos armemos de la habi- Para comenzar a trabajar utili-
lidad y la paciencia suficientes. zamos un rodillo de cocina, ama-

© narcea, s.a. de ediciones 53


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

samos la pasta añadiendo un Hacemos rodar el rodillo pre-


poco de agua hasta hacerla ma- sionando sobre los dos listones
nejable. La extendemos sobre hasta uniformizar la superficie;
una lámina de plástico entre un presionando sobre la misma con
par de listones del mismo gro- los moldes de que disponemos.
sor. Retiramos los sobrantes y des-
prendemos las piezas cuidadosa-
mente de la base de plástico co-
locándolas a continuación sobre
una tapadera o base, también de
plástico, para poner a secar
(nunca lo pondremos al sol por-
que el secado acelerado defor-
mará las piezas), dando la vuelta
de vez en cuando a las piezas.

54 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

No disponiendo de rectángulos
utilizaremos la plantilla del cua-
drado para formar un rectángulo;
cortaremos con un cuchillo por
las líneas marcadas con la planti-
lla.

Para ello hemos optado por


Vamos colocando las piezas en separar primero la pasta del
la bandeja de secado al tiempo molde con las mismas platillas
que proseguimos con el círculo. para después desprenderla de
los moldes. Para el segundo rec-
tángulo hemos tomado la me-
dida del largo del primero y
ampliamos, marcando el punto
con la lengüeta del metro.

Nos ocupamos ahora de las


piezas gruesas que deberemos
desprender del molde con sumo
cuidado.

© narcea, s.a. de ediciones 55


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Apreciamos dicha marca so- Estas son, en bruto las piezas


bre la que recolocaremos el cua- obtenidas: del mismo tamaño y
drado. de distinto grosor.

Sobre un papel de lija frota-


mos las piezas hasta regularizar
sus superficies, nunca al revés.

Cortamos por las líneas con


el cuchillo poniendo después la
pieza a secar.

56 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

Tras uniformizar los círculos mos que con una primera mano
obtenemos por fin la primera el color no queda del todo fijado
serie de bloques. dadas las superficies porosas de
Pensemos que hay que lograr los elementos.
48 piezas que formarán el juego Tras el secado daremos a las
completo. piezas una mano de barniz acrí-
lico al agua o espray fijador: este
acabado impedirá que las piezas
se peguen entre sí por el efecto
del calor.

Comprobamos en este punto


que cada figura tiene tres colores
(amarillo, azul y rojo), dos tama-
ños (grande, pequeño) y dos gro-
sores (grueso, delgado).
Por tanto las figuras reunidas
son, calculando las variables, 48
Como ocurría con las regletas, (cuatro formas, dos grosores, tres
utilizaremos pintura acrílica y apli- colores y dos tamaños: 4x2x3x2
caremos dos manos: observare- = 48).

© narcea, s.a. de ediciones 57


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

APLICACIONES DIDÁCTICAS
LOS BLOQUES LÓGICOS

Ideados por Zoltan Paul Dienes, los bloques lógicos forman parte de
la adquisición cognitiva básica de la clasificación. A través de las ac-
tividades que se realicen con este material, al niño le será sencillo
pasar de la noción sensorial a la descripción científica y la abstrac-
ción progresiva.
Este material posibilita a su vez la representación simbólica ya que
potencia el juego simbólico y, mediante el lenguaje, el niño va adqui-
riendo vocabulario específico de las variables (tamaño, color, forma,
grosor) que los bloques lógicos presentan.

Objetivos
✓ Identificar y denominar cada elemento de los bloques.
✓ Representar figurativamente utilizando la imaginación.
✓ Hacer clasificaciones atendiendo a uno o dos criterios (3-4 años).
✓ Hacer clasificaciones atendiendo a tres o cuatro criterios (4-5 años).
✓ Establecer semejanzas y diferencias por medio de la agrupación,
de inclusión y exclusión de los elementos de conjuntos.
✓ Realizar series atendiendo a criterios preestablecidos.
✓ Introducir el concepto de pertenencia o no pertenencia a un
conjunto, unión e intersección.
✓ Verbalizar las características de cada bloque, siguiendo criterios
preestablecidos.
✓ Comparar magnitudes de los bloques lógicos entre sí, yendo de
las más dispares a las más similares.
✓ Extrapolar los atributos y cualidades de los bloques lógicos con
objetos del entorno.

Contenidos
– Los elementos de los bloques lógicos y su clasificación.

58 © narcea, s.a. de ediciones


LOS BLOQUES LÓGICOS

– Conceptos como “pertenece/no pertenece” a un conjunto.


– Seriaciones.
– El triángulo, el cuadrado, el rectángulo y el círculo.
– Los colores.
– Las magnitudes.
– Comparación de los bloques con elementos del entorno.

Actividades
Los bloques posibilitan un amplio abanico de actividades o juegos:
t Juegos libres, de contacto con el material y manipulación.
t Juegos de características perceptivas. Imaginamos que pode-
mos construir elementos del entorno (casas, barcos, sol…).
t Juegos de reconocimiento de las variables de los bloques lógi-
cos introducidas según la edad.
t Juegos de presentación de dibujos que reproduzcan los blo-
ques.
t Juegos de asociación de los bloques según criterios dados.
t Juegos de negación adivinando el bloque que falta en una serie
dada.
t Juegos de disyunción de piezas dadas, para la inclusión o no
en un conjunto.
t Juegos de formación de series: iniciarlas, continuarlas, comple-
tarlas, etc.
t Juegos de verbalización de series lógicas.

© narcea, s.a. de ediciones 


6. Geoplanos I.
Geoplano cuadrado

CÓMO CONSTRUIR UN GEOPLANO CUADRADO

Vamos a construir un geoplano, tes, y el otro, que irá pegado a


de tales medidas, que permita éste, servirá de tope a los tacos
que el acceso a los puntos o pi- o pivotes, a la vez que cumplirá
votes sea cómodo. Trabajaremos una función estética de tal modo
sobre un tablero de 55x55 cm. que impedirá que los tacos so-
Necesitamos para ello los si- bresalgan y, por tanto, quede
guientes materiales: bien afirmado sobre una super-
ficie plana (por ejemplo una
N Dos tableros de contracha- mesa).
pado de las medidas señala-
Estos son los tableros sobre
das y de un grosor de 7 mm
los que vamos a trabajar utili-
aproximadamente.
zando el metro, la regla y las
N 121 tacos de madera o pi- escuadras.
votes de un calibre de
5-6 mm por 4 cm de largo. Deberemos ser precisos a la
hora de trazar las líneas sobre el
N Pintura acrílica o sintética. tablero superior.
N Cola blanca.
Se trata de marcar cien cuadrí-
Sobre un tablero practicare- culas de 5x5 cm; de aquí depende
mos los taladros correspondien- el éxito del trabajo en cuestión.

© narcea, s.a. de ediciones 61


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

pegar. Este es el resultado de


tales taladros. Vigilaremos en
todo momento la verticalidad de
la taladradora, segundo factor de
éxito de este trabajo.

Buscamos los mejores medios


para que las cuadrículas sean
exactas. El compás abierto 5 cm
puede ser muy útil una vez tra-
zado el cuadro del contorno de
50x50.
Apreciamos aquí los trazos
una vez unidos los puntos mar-
cados con el compás en todo el
perímetro.

Este montoncito de tacos, de


4 cm de largo, los hemos obte-
A continuación taladramos nido cortando varillas de 1 m
por los puntos donde se cortan que se encuentran a la venta en
las líneas teniendo en cuenta que los almacenes de bricolaje.
el calibre de la broca coincida La exposición del paso de
con el de los tacos que vamos a fabricar pivotes o tacos res-

62 © narcea, s.a. de ediciones


GEOPLANOS I. GEOPLANO CUADRADO

ponde al hecho de explicar de Pegamos los dos tableros con


qué manera se pueden obtener cola blanca de carpintero. El pe-
con pocos medios; si queremos gado lo aseguramos prensando
ahorrarnos este paso, podemos con pinzas metálicas, con gatos
recurrir a tacos, con estrías o o simplemente poniendo peso
sin ellas (preferimos sin estrías) sobre ellos (pueden valer unos
ya prefabricados, que se ad- cuantos libros voluminosos).
quieren por paquetes a muy Después de 4-5 horas pode-
bajo coste. mos trabajar el acabado de esta
unión. Redondeamos las aristas
y suavizamos las superficies con
lija.

Así instalaremos en la taladra- Aplicamos una mano de pin-


dora cada taco cual si se tratase tura vistosa, esmalte sintético,
de una broca. En marcha, pulire- que contraste con el color natural
mos con la lija esos contornos de los pivotes. No usaremos bro-
que afean los extremos. chas porque siempre dejan mar-
cas. Optamos por el uso de es-
ponjas (en cualquier taller de
tapicería se consiguen retales),
porque nos permite uniformizar
mejor la aplicación.
Tengamos presente que de-
seamos pintar las dos caras a la
vez; para ello clavaremos en
cada extremo del cuadro un

© narcea, s.a. de ediciones 63


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

clavo que impedirá el contacto Si no estamos seguros, colo-


con la mesa de trabajo. Una vez caremos la escuadra para com-
bien seca la primera mano, pro- probar que el ángulo es de 90º.
cederemos a la segunda no sin Si sobresale algo de cola, la eli-
antes lijar las superficies para minaremos con un trapo mo-
eliminar las asperezas. jado.
Habremos realizado bien el tra-
Este sería el resultado final.
bajo cuando las superficies queden
suaves al tacto. Tras la segunda
mano comprobaremos que la pin-
tura toma cuerpo y brillo, un tra-
bajo, quizás engorroso, aunque
el esmero representa el tercer
elemento del éxito.
Seguidamente clavaremos los
tacos aplicando previamente un
poco de cola y cuidando en cada
momento la verticalidad de los
tacos.

64 © narcea, s.a. de ediciones


GEOPLANOS I. GEOPLANO CUADRADO

APLICACIONES DIDÁCTICAS
GEOPLANO CUADRADO

De los materiales didácticos que presentamos en este libro, quizás


sean los geoplanos los más globalizadores porque nos permiten reco-
ger toda una serie de contenidos ya vistos en otros capítulos.
El geoplano cuadrado hace posible: construir letras; mayúsculas, ci-
fras, contar pivotes, familiarizar a los niños con la idea de cuadrícula;
construir bloques lógicos (excepto el círculo que se podrán hacer en el
geoplano circular, que veremos en el capítulo siguiente); formar un
tangram y construir otras figuras geométricas que ya conocen.

Objetivos
✓ Ejercitarse en el empleo de la pinza.
✓ Practicar ejercicios óculo-manuales.
✓ Familiarizarse con el geoplano.
✓ Construir figuras planas.
✓ Desarrollar la memoria visual para copiar modelos propuestos.
✓ Realizar cenefas de preescritura.
✓ Familiarizarse con la cuadrícula, construyendo la base para el
código escrito.
✓ Construir números, y letras, vocales o consonantes, pero en mayús-
cula (5 años).
✓ Aprender de forma manipulativa los conceptos topológicos de la
realidad: “arriba/abajo”; “izquierda/derecha”; “largo/corto”;
“abierto/cerrado”; “recto/curvo/transversal”.

Contenidos
– El geoplano.
– El uso de la pinza.
– Las figuras planas.
– La memoria visual.

© narcea, s.a. de ediciones 65


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

– Las cenefas de preescritura.


– Las cuadrículas.
– Vocales, consonantes en mayúscula y números (5 años)

Actividades
Tratándose de esta edades, las actividades pueden ser muy variadas;
a modo orientativo señalaremos que el nivel de 3 años se enfoca
preferentemente al desarrollo de la motricidad fina, a la coordinación
óculo-manual al desarrollo de la creatividad (más que a la construc-
ción metódica de las figuras), al reconocimiento, y a la creación de
figuras y líneas.
Para 4 y 5 años el enfoque se dirigirá más hacia el recuento de
pivotes necesarios para la representación de las figuras y a la cons-
trucción metódica de figuras, cenefas o letras que propongamos al
niño. Seguidamente le dejaremos que libremente, experimentando el
ensayo y el error, realice sus propias construcciones. Estos ensayos
le permitirán comparar longitudes, tamaños, colores, proporciones,
etc., porque creemos que es de suma importancia dejar que el niño
tome sus propias iniciativas; este principio le proporcionará seguri-
dad en sí mismo, autoconfianza, que lleva implícita la motivación por
aprender.
He aquí algunas actividades concretas:
t &MOJ×PDPMPDBSÈHPNBTEFDPMPSFTFOMPTQJWPUFTEFGPSNBMJCSF
(3 años); para ello utilizará ambas pinzas digitales.
t Para 3-4 años, con el objetivo de ejercitarse en actividades
óculo-manuales, se tendrá en cuenta que la goma utilizada debe
o no montarse con otras. Este ejercicio será pautado y, por
tanto, se realizará en pequeños grupos, debiendo ser riguroso el
lenguaje usado por el maestro (“de arriba hacia abajo”, “no cru-
ces las gomas, de izquierda a derecha”, etc).
t Para 4-5 años. La base para realizar figuras planas angulares en
el geoplano consistirá en ir contando los pivotes necesarios para
su construcción. Primeramente sería una actividad guiada por la

66 © narcea, s.a. de ediciones


GEOPLANOS I. GEOPLANO CUADRADO

visualización abstracta que conlleva el geoplano; posteriormente,


tras las consignas, realizarán figuras por sí mismos.
t Para 5 años. Usando los bloques lógicos (cuadrado, triángulo y
rectángulo), reproducir sobre el geoplano las figuras de distintos
tamaños y colores (grande, pequeño, rojo, amarillo, azul).
t Para 5 años. Proporcionándoles ejemplos sobre el papel cuadri-
culado de distintas cenefas (líneas horizontales, verticales o que-
bradas), reproducirán sobre el geoplano estas líneas.
t 4PCSFMBTDFOFGBTEFMBBDUJWJEBEQSFDFEFOUF GPSNBSÈODVBESÓDV-
las con gomas de otro color, llegando así a reproducir comple-
tamente lo que visualizan en el papel cuadriculado. Para comple-
tar esta actividad pasaremos al proceso contrario: reproducirán
cenefas en el geoplano y las transcribirán en papel cuadriculado,
empezando por cenefas sencillas de realizar (por ejemplo: líneas,
horizontal y vertical, cruces, oblicua a la derecha, oblicua a la
izquierda, y el aspa).
t Para 4-5 años. A lo largo del curso de 4 años, el niño ha ido
escribiendo letras y números de su mundo más significativo (su
nombre, su edad…). Con el geoplano se trataría de ir ajustando
los tamaños en las seriaciones que iría realizando. Este sería un
trabajo previo para después, en 5 años, utilizar la pauta montes-
sori o la pauta cuadriculada.

© narcea, s.a. de ediciones 67


7. Geoplanos II.
Geoplano circular

CÓMO CONSTRUIR UN GEOPLANO CIRCULAR

El geoplano circular no es más el radio deseado. El lápiz permi-


que una variante del geoplano tirá el trazado de las circunferen-
cuadrado que hemos diseñado cias deseadas. Empezamos tra-
en el capítulo anterior. Utilizare- zando la circunferencia mayor,
mos pues los mismos materiales cuyo radio será de 20 cm.
que en el trabajo anterior.
A partir de dos tableros de
contrachapado de 44x44 cm,
utilizaremos uno de ellos para
todos los trazos necesarios. En
éste señalamos el centro con el
trazado de sus dos diagonales;
este centro nos permitirá marcar
todas las líneas necesarias pre-
vias a su construcción.
Si no disponemos de un gran Acortamos distancias hacia el
compás, clavamos un clavo en el centro con nuevos nudos para
centro trazado al que sujetaremos trazar las dos circunferencias res-
un cordel al que por el otro ex- tantes cuyos radios serán de 14
tremo anudaremos un lápiz según y de 8 cm respectivamente.

© narcea, s.a. de ediciones 69


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

recta dos de ellos y señalando la


mitad del segmento resultante,
unimos el punto con el centro y,
a partir de ahí, seguimos trazando
nuevos radios, tantos como se
deseen. El resultado final será
pues de 16 radios y tres circun-
ferencias. En la circunferencia
mayor señalamos los puntos por
donde se cortan los radios y tra-
zamos el punto medio entre dos
Tendremos en cuenta una cir- puntos con el fin de obtener 32
cunferencia superior a todas que puntos.
indicará la línea de corte; ésta
tendrá un radio de 22 cm, la mi-
tad del lado del cuadrado inicial.
Sirviéndonos del trazado de
las primeras diagonales, debe-
mos trazar a continuación radios
equidistantes entre sí con el fin
de obtener los puntos por donde
se cortan los radios con las cir-
cunferencias (algo así como el
trazado de una diana).
De los 32 puntos situados en
la circunferencia mayor pasamos
a 16 en la siguiente y otros 16
en la tercera.
Ya tenemos listas las dos pie-
zas: en la primera, obviamente,
practicaremos los taladros en los
puntos señalados. La segunda
servirá de base al conjunto e irá
En principio obtenemos un to- encolada una vez hechos los ta-
tal de 8 radios. Uniendo por una ladros.

70 © narcea, s.a. de ediciones


GEOPLANOS II. GEOPLANO CIRCULAR

pintura. Como ocurría con el


primer geoplano, el geoplano
cuadrado, clavamos cuatro cla-
vos en la cara de la base (hacen
el papel de patas provisionales)
con el fin de pintar todo el con-
junto de una vez. Utilizaremos
para pintar, como de costumbre,
una esponja ya que nos permite
uniformizar las superficies.

Como se aprecia, la primera


pieza ya tiene sus taladros hechos
con broca del calibre de las espi-
gas o tacos de madera que enco-
laremos.
Hemos encolado con cola
blanca el círculo de la base y
sujetado con pinzas el círculo
superior mientras se seca.

Damos la vuelta a la pieza y


pintamos la otra cara sin temor
(gracias a los clavos) a que la
base entre en contacto con cual-
quier superficie.
Una vez secas las superficies,
lijamos ambas caras hasta que
nos resulten suaves al tacto.
Procedemos a la segunda y
Ya seca la cola, perfilamos los definitiva mano.
bordes del círculo con el fin de Estamos ya en la fase final.
que el conjunto sea suave al Retiramos los clavos provisiona-
tacto. Nos aplicamos ahora en la les. Hemos comprado estos ta-

© narcea, s.a. de ediciones 71


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

cos lisos o espigas que encola-


mos y clavamos en cada taladro.
Acompañamos el geoplano de
gomas elásticas de colores que
permiten jugar a crear figuras.

APLICACIONES DIDÁCTICAS
GEOPLANO CIRCULAR
Objetivos
Los objetivos citados en el capítulo anterior para el geoplano cua-
drado, que además aplicamos al geoplano circular son los cinco pri-
meros. Añadimos a éstos los objetivos siguientes:
✓ Realizar la forma circular.
✓ Localizar el centro de un círculo.
✓ Representar objetos y formas sobre el geoplano circular.

Contenidos
— El círculo.
— Las representaciones sobre el geoplano circular.

Actividades
t *NBHJOBS RVF MB CBTF EFM HFPQMBOP FT VOB UBSUB  VO RVFTP  VOB
pizza… que cortamos en porciones. Componer con los niños
estrellas, lunas y otras representaciones con base circular.
t "TPDJBS MPT SBEJPT RVF TVSKBO DPO PCKFUPT DPOPDJEPT SVFEB EF
bici, de coche, noria…).
t 1BSB  B×PT SFQSPEVDJS CMPRVFT MØHJDPT DJSDVMBSFT EF EJTUJOUP
tamaño y color.

72 © narcea, s.a. de ediciones


8. El Lápiz mágico

CÓMO CONSTRUIR UN LÁPIZ MÁGICO

Vamos a construir, de forma muy Conseguiremos tres bastones


sencilla, un lápiz que será muy cilíndricos de madera de 25 mm
apreciado en el aula infantil. En de diámetro por 33, 31 y 26 cm
primer lugar porque es del todo de largo. Esto no es más que
atractivo y llamará la atención de una opción: creemos que lo im-
los niños y, en segundo lugar, portante sería que fueran más
porque es de gran utilidad. grandes de lo normal. Además,
Pensamos en el objeto al que necesitaremos vinilos adhesivos
asignaremos unos colores llama- de varios colores y pinturas acrí-
tivos que contrasten, decorados licas.
con líneas como muchos lápices
al uso.
Otra condición en la construc-
ción será la de dar sensación de
autenticidad, es decir, que es un
juguete educativo que ni pinta ni
borra pero reúne muchas otras
cualidades.
Y sin más preámbulos nos
pondremos manos a la obra.

© narcea, s.a. de ediciones 73


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

En caso de tratarse de basto- poco el bastón con el fin de lo-


nes con alguna aspereza o de- grar una superficie redondeada.
fecto de fabricación, intentaremos
lijar previamente las superficies
para que queden suaves al tacto y
para que, al forrarlos, no presen-
ten irregularidades.
Tenemos los tres bastones, las
lijas (del n.º 120) con las que
preparamos sus superficies y el
disco de lija que fijaremos a la
taladradora para trabajar las for-
mas de la punta y el borrador
del extremo opuesto.
Hay que conseguir dar forma
a los extremos. La parte inferior
habrá que modelarla de forma
cónica y la superior de forma
semiesférica algo achatada ya
que deberá simular la goma de
borrar de los lápices al uso.
Esta es quizás la parte donde
tendremos que trabajar más a
fondo porque es precisamente la Si se trata de una taladradora
que define el objeto. pequeña, bastará con sostenerla
con la mano mientras trabaja-
En estas ilustraciones se reco- mos. De lo contrario habrá que
gen los primeros pasos que da- sujetarla a la mesa de trabajo
remos para obtener las puntas con una prensa o gato.
de los lápices. Señalamos con
un lápiz el alcance de cada punta Vamos girando los bastones
o base del cono. Aplicamos a hasta obtener la punta.
continuación el disco a la tala- Disponiendo la lija en forma de
dradora. Ponemos en marcha la embudo, perfeccionaremos la
máquina y nos disponemos a punta con un mejor acabado. Da-
“sacar punta” girando poco a mos los mismos pasos para lograr

74 © narcea, s.a. de ediciones


EL LÁPIZ MÁGICO

esa forma semiesférica achatada


en el extremo opuesto, para obte-
ner la “goma de borrar”.

Pasamos a la fase de decora-


ción de los lápices utilizando vi-
nilo adhesivo. Forramos primero
el fondo de cada lápiz.
Elegimos a continuación unos
colores llamativos que contrasten
con el del fondo; cortamos tiras
de estos colores señalando cua-
tro partes iguales alrededor del
cilindro y, seguidamente, pega-
mos una tira entre cada dos con
el fin de que la distribución sea
equitativa.

Procedemos a continuación a
pintar estos extremos con pintura
acrílica añadiendo al rojo un poco
de blanco para lograr un tono
algo rosáceo que simule la goma
de borrar; para la punta añadire-
mos al negro un poco de blanco
para obtener un color carbón.
Este es el resultado de la pri-
mera fase de nuestro trabajo.

© narcea, s.a. de ediciones 75


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Con vinilo dorado pegaremos


una faja en la parte superior de
tal modo que simule el metal que
fija la goma de borrar al lápiz.

Una vez realizado este pro-


ceso cortaremos los sobrantes a
la altura del color del fondo.

Estos son los resultados obte-


nidos.

76 © narcea, s.a. de ediciones


EL LÁPIZ MÁGICO

APLICACIONES DIDÁCTICAS
EL LÁPIZ MÁGICO

Este material puede ser usado tanto por el docente, como por los
alumnos, por imitación. Se trata de un objeto que genera en el niño
el interés hacia la creatividad, ya que con él marcamos en el aire ce-
nefas, grafías de números y letras, líneas continuas, discontinuas, etc.
Para desarrollar actividades con este material, se utilizará como
útiles los lápices y como soporte el espacio del aula, añadiendo mu-
chísima imaginación; más de lo imaginable.
Un requisito fundamental para su uso por parte del docente es el
trabajo en espejo como condición indispensable para realizar la direc-
cionalidad adecuada.
Dado que los lápices pintan, y aunque éstos que hemos elaborado
lo hacen con la imaginación, utilizando una variabilidad, también
tienen la virtud de borrar. Esto permitirá corregir de forma imagina-
tiva lo que hemos trazado.
Otra de las características es hablar de la anatomía: el niño, cuando
lo utiliza, traza las figuras con todo su cuerpo.

Objetivos
✓ Jugar con la imaginación.
✓ Utilizar de forma adecuada la pinza.
✓ Apreciar la presión y la prensión.
✓ Calibrar la intensidad de los trazos fuertes y débiles.
✓ Jugar con el ritmo de las grafías a gusto, rápido, lento.
✓ Ejercitar la anatomía del hombro, codo, muñeca y pinza.

Contenidos
– El juego imaginativo.
– Posición correcta del índice y del pulgar.
– La velocidad de los trazos y del ritmo de las grafías (rápido/lento).

© narcea, s.a. de ediciones 77


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

– Las partes de los elementos anatómicos que intervienen en la


escritura.

Actividades
Las actividades y juegos en torno al uso del lápiz mágico deberán
fomentar el aprendizaje de la lectoescritura; así se impone el lograr
un correcto dominio de las partes anatómicas que intervienen en la
escritura y una memoria visual tendente al reconocimiento de las le-
tras y los números en el aire.
t &M NBFTUSP IBSÈ EF NPEFMP USB[BOEP FO FM BJSF EJTUJOUBT HSBGÓBT
y el niño, con su índice, las marcará en el aire. Primeramente
será una actividad muy guiada dada su novedad, para, poco a
poco, apropiarse el niño de la direccionalidad y del nombre de
la letra y del número (4-5 años).
t &M OJ×P  EF FTQBMEBT B TVT DPNQB×FSPT  USB[BSÈ DPO FM MÈQJ[ DF-
nefas, letras y números. Los demás deberemos adivinar qué
trazo ha realizado. Si nos equivocamos, el niño borrará con la
goma para volver a un nuevo ensayo. Previamente el maestro le
dirá al oído qué letra o trazo debe realizar (4 años).
t 0USP KVFHP NPUJWBEPS FT FM EF MB WFMPDJEBE EF MPT USB[PT BQSF-
ciarán la direccionalidad del mismo tanto si son muy rápidos
como si son muy lentos, dado que el niño aprende por contraste
y no por matices. Este principio puede ser aplicado para estos
juegos y no sólo para, por ejemplo, el aprendizaje de un color.
Esta actividad se realizará según los principios de las dos ante-
riores (4-5 años).
t 5PEPT MPT KVFHPT RVF TF SFBMJDFO QBSB EFTBSSPMMBS FM DVBSUP DPO-
tenido, hacen referencia a la amplitud del trazo, dado que,
cuanto mayor sea el trazo dibujado en el aire, más partes ana-
tómicas intervienen en su ejecución. Si trazamos por ejemplo
una “A” grande, intervendrán la pinza, la muñeca, el codo y el
hombro; mientras que si es un tamaño menor, lo que más se
ejercita es la muñeca y la pinza (3-4-5 años).

78 © narcea, s.a. de ediciones


9. Ensartables

CÓMO CONSTRUIR ENSARTABLES

El capítulo de los bloques lógicos tradicionales en este tipo de tra-


nos puede dar claves interesan- bajo: verde, rojo, amarillo y azul.
tes a la hora de desenvolvernos Como ya es habitual en nues-
en la creación de ensartables. tro trabajo presentaremos varias
Pensemos que se trata de fabri- formas de elaborar figuras ensar-
car o modelar pequeñas figuras tables según el grado de dificul-
geométricas cuyo común deno- tad o según el material que vaya-
minador es el de presentar uno mos a utilizar.
o más orificios por el que el niño
pasará un cordón logrando así Las posibilidades de ensarta-
formar series en función de las bles que ofrecemos son: goma-
dos variables de estas figuras: el espuma dura, pasta de modelar
color y la forma. y madera.

Las figuras pueden ser de lo


más variado: cubos, cilindros de Ensartables fabricados
distinto tamaño y grosor, esferas con gomaespuma dura
o bolas.
Recordaremos que en el capí-
Los colores por su parte tam- tulo cinco, al construir bloques
bién pueden ser muy variados, lógicos, ya utilizamos este mate-
aunque nos inclinaremos por los rial como una posibilidad para su

© narcea, s.a. de ediciones 79


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

elaboración. Muchos fueron los que los cortes son precisos y a la


sobrantes que conservamos y vez no se daña el material,
que ahora nos van a servir para puesto que trabajamos con un
fabricar no pocas unidades. material blando. La dificultad de
De estos sobrantes de puzles este paso es mínima: no tene-
infantiles recortamos piezas que mos más que hacer los cortes
nos permitirán fabricar figuras por las líneas trazadas.
cuadradas de 3x3 cm. El rendimiento de este pro-
Como se apreciará en la ilus- ceso es muy grande puesto que
tración, trazamos a lápiz los cua- nos permite fabricar cantidades
drados que se pueden obtener. elevadas de unidades.
Los mismos pasos damos por
lo que respecta a triángulos equi-
láteros (de 3,5 cm de lado) cuyo
trazado es de todos conocido.

La guillotina o cortapapeles
nos resulta muy apropiada ya

80 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

Por lo que al círculo respecta Estas son las piezas obtenidas.


la dificultad es mayor. Nos pro-
ponemos fabricar aquí ensarta-
bles de 4 cm de diámetro, para
lo cual necesitaremos usar una
plantilla de madera de forma
circular; a la vez se requiere una
pieza de madera que haga de
base sobre la que podamos tra-
bajar; y finalmente la pieza de
goma-espuma de la que desea-
mos obtener el ensartable.
Colocamos la pieza de goma-
espuma entre la pieza base y la Para muchos es desconocida
circular presionando al máximo una herramienta tan simple
con un gato de carpintero. Se- como útil llamada popularmente
guidamente cortamos con un “sacabocados”. Es un instru-
cúter por la línea de la plantilla. mento que permite troquelar
materiales blandos de forma ma-
nual, y en el caso que nos inte-
resa el elemento que falta en los
ensartables que hemos fabri-
cado: el agujero central.
También podemos utilizarlo
para hacer ensartables circulares
como veremos más adelante.

© narcea, s.a. de ediciones 81


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Este es el procedimiento para el


corte del orificio aunque podemos
dar dos pasos a la vez: uno para
el corte exterior (con el accesorio
correspondiente) y otro para el
interior como comprobamos en
las siguientes ilustraciones.

Manteniendo así aplicado el


accesorio para orificios peque-
ños, nos ocupamos de realizar la
misma operación a las demás
figuras.
Aplicamos para ello al mango
de la herramienta la pieza del Ensartables hechos
calibre que nos conviene (estas con pasta de modelar
piezas escaladas troquelan for-
mas circulares). Haciendo una Siguiendo igualmente las fór-
ligera presión con el sacaboca- mulas utilizadas para los bloques
dos en el centro de la pieza ob- lógicos, encontraremos aquí pro-
tendremos sin dificultad el orifi- cedimientos mucho más sencillos.
cio deseado. Es preciso colocar Presentaremos una muestra de lo
una tablilla de madera debajo de que se puede obtener con esta
la pieza con el fin de no despor- pasta.
tillar la pieza cortante aplicada. Los materiales que intervie-
nen en la fabricación de estos
ensartables de forma general
plana son:
N Un rodillo de cocina para
aplanar la pasta.
N Dos tablillas o listoncillos de
madera que nos sirven de
guías para mantener siem-

82 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

pre el mismo grosor y por


los que rueda el rodillo.
N Moldes que presenten la
forma del ensartable que
deseemos obtener (en la
ilustración aparece una tapa
de plástico circular que he-
mos perforado previamente
para que no haga el efecto
ventosa).
N Una lámina de plástico so- Con ligeros movimientos gira-
bre la que haremos todo el torios presionamos la pasta con
trabajo. el molde. Obtenemos así las pie-
N Un lápiz cilíndrico que nos zas circulares (4,5 cm de diáme-
permitirá hacer los aguje- tro) que la pasta nos permite.
ros. Con el lápiz, también con movi-
N Pasta de modelar. mientos giratorios practicamos las
correspondientes perforaciones.
Separamos con un cuchillo las
piezas por su base y las colocamos
en otra lámina de plástico para
ponerlas a secar.

Amasamos aquí la pasta con


un poco de agua hasta compac-
tarla y seguidamente la aplana-
mos con el rodillo que hacemos
rodar presionando sobre las ta- Vamos ahora a obtener ensar-
blillas. tables cuadrados para lo cual

© narcea, s.a. de ediciones 83


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

colocamos las tablillas a una dis-


tancia algo superior a la anchura
de las mismas. Aplanamos. Co-
locamos una tablilla encima de la
pasta aplanada por la línea de la
otra tablilla.

Cortamos con un cuchillo la


pasta sobrante.

Hemos marcado suavemente


con el cuchillo todos los segmen-
tos posibles.

Se comprueba que la segunda


tablilla colocada en perpendicu-
lar a la primera nos va a servir
de guía para obtener las piezas
cuadradas (de 2x2 cm).

84 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

Cortamos definitivamente por realizada con las regletas. Tenga-


las líneas señaladas y practica- mos siempre en cuenta que de-
mos los orificios con el lápiz. bemos deslizar la pieza sobre la
Vamos colocando las piezas lija y no al revés.
obtenidas en la lámina que nos
permite transportar las piezas
para su secado. Una vez secas Ensartables de madera
obtenemos la muestra de las pie- Vamos a realizar una serie de
zas en bruto. figuras a partir de elementos fá-
ciles de conseguir: para construir
cubos nos serviremos de un lis-
tón de corte cuadrangular. Para
los cilindros, de un bastón de
base cilíndrica; para obtener cír-
culos “galletas” o “botones” sa-
caremos partido a un tablero de
contrachapado.

Cubos
Empecemos por la construc-
ción de cubos. Deberemos fabri-
car un mínimo de 16, múltiplo
de 4 por las variables de color.

Nos dedicamos ahora a lijar


todas las caras de las piezas des-
lizándolas sobre la lija hasta ho-
mogeneizar las superficies. Esta
operación es la misma que la

© narcea, s.a. de ediciones 85


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Disponemos de este listón de Cilindros


2x2 de madera de abeto, ma-
dera apta porque no es del Para la construcción de cilin-
grupo de las duras, mucho más dros seguiremos el mismo proce-
difíciles de trabajar. dimiento que en el trabajo ante-
Por la base trazamos sus dos rior.
diagonales con el fin de localizar
el centro de la misma.
Dividimos el listón en seg-
mentos iguales a las dimensio-
nes de la base. Lo fijamos con
un gato y practicamos un tala-
dro lo más horizontal posible
respecto de la base.

Con el corte del listón por la


líneas trazadas vamos obteniendo El bastón de la primera ilustra-
las piezas en bruto. ción lleva un clavo en el centro
Antes de pintarlas procedere- de la superficie de la base que
mos a lijar las superficies así nos sirve de señal para practicar
como a suavizar las aristas y los el taladro. Deberá ser siempre
vértices hasta lograr un acabado un taladro poco profundo (algo
suave al tacto. más que la altura del cilindro)

86 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

porque de lo contrario corremos


el riesgo de desviarnos en ex-
ceso y, por tanto, desplazar el
orificio de la figura.
Estos son los resultados. Como
se aprecia los orificios de las fi-
guras quedan aproximadamente,
aunque no exactamente, en el
centro de las figuras.

Colocamos en la taladradora la
broca en cuestión. Esta opera-
ción es ejecutable cuando se trata
de maderas blandas y de poco
Círculos grosor (este tablero no supera los
5 mm); si se tratase de maderas
Para la fabricación de círculos naturales o de mayor grosor, se
de mayor o menor grosor nece- debe utilizar la columna de tala-
sitaremos un tablero de contra- dro que fija la taladradora.
chapado y una broca de cam-
pana que nos permite hacer
círculos de tamaños variados.
Estos son los dos elementos bá-
sicos para nuestro cometido. La
broca de campana presenta va-
rias piezas concéntricas; de ellas
elegiremos una según la pieza
que queramos obtener.

© narcea, s.a. de ediciones 87


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Estas son las piezas obtenidas, Instalamos el ensamblaje en la


figuras válidas para los ensarta- taladradora que hará las funcio-
bles que deseamos fabricar. nes de torno. Activada la tala-
dradora aplicaremos la lija por
las superficies y bordes, obte-
niendo así formas suavizadas.

Como deberemos suavizar


cada una de las figuras a la vez
que obtener figuras de doble
grosor (o triple según deseemos),
nos serviremos de un procedi-
miento mecánico bien simple.
Un tornillo de tuerca con dos
arandelas fijará un par de piezas
previamente encoladas. Enrosca-
remos con fuerza las parejas de
piezas simples.

88 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

Con un objeto metálico de


acabados redondeados haremos
presión con movimientos rotato-
rios en el orificio central con el
fin de facilitar el paso del cordón
en la ejecución de actividades,
algo así como avellanar el orificio
por ambas entradas.

Fabricaremos ahora círculos


mayores de dos y de cuatro ori-
ficios. Para ello trazaremos sobre
el tablero dos líneas perpendicu-
lares con la finalidad de fabricar
una primera pieza que nos ser-
virá de platilla para la fabricación
de las restantes. Tomando como
centro el punto por el que se
cortan dichas rectas marcamos
cuatro puntos equidistantes con Obtenemos, siguiendo estos
el compás. Señalamos estos pasos, la primera pieza que nos
puntos por donde practicaremos sirve de plantilla para las restan-
los taladros, paso previo a la tes ya sean de dos o de cuatro
obtención del círculo. orificios. Bastará con señalar

© narcea, s.a. de ediciones 89


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

sobre el tablero el punto central copias deseadas, disponiéndonos


(para el taladro con broca de a su avellanado, y procediendo
campana) y los restantes (dos o como ya se ha explicado.
cuatro).

Por el procedimiento que he-


mos explicado obtenemos las

90 © narcea, s.a. de ediciones


ENSARTABLES

Hechos los avellanados que fa-


cilitarán el paso del cordel, pasa-
mos a suavizar los contornos del
modo acostumbrado.
Procedemos a taponar el orifi-
cio central con un lapicero fino
pasado a presión y cuyos so-
brantes cortaremos con la sierra
de marquetería.

Una ver cortados los sobran-


tes deslizamos la pieza sobre lija
con el fin de dar un buen aca-
bado a estos ensartables.
No estando a nuestro alcance
la fabricación de abalorios, he-
mos conseguido los de la ilustra-
ción que nos permitirán dar más
variedad al juego de ensartables
que hemos fabricado.

© narcea, s.a. de ediciones 91


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

APLICACIONES DIDÁCTICAS
ENSARTABLES

Este material nos remite directamente a juegos de creatividad; cum-


ple por sí mismo un fin estético que el niño debe apreciar. Responde
a su carácter globalizador al presentar unidades de forma, color y
tamaño ya conocidas.

Objetivos
Los objetivos que se alcanzan presentan una doble dimensión: el
trabajo manipulativo unido a la lógica y a la imaginación.
✓ Usar la pinza de ambas manos.
✓ Crear objetos ornamentales.

Contenidos
– El uso de la pinza.
– Las combinaciones.
– Los objetos creados.

Actividades
Los ensartables son muy adecuados para la realización de seriaciones
según variables (color, forma, tamaño).
t Para 3 años: seriaciones con 1 variable (color).
t Para 4 años: jugaremos a ensartar con 2 variables.
t Para 5 años: usaremos 3 variables según las combinaciones de
forma-color-tamaño.
Para crear interés en el niño les daremos a todas estas actividades
un matiz emocional, introduciendo la idea de construir objetos orna-
mentales que los niños conocen bien: collar, pulsera, diadema, cintu-
rón con botones ensartados, etc.

92 © narcea, s.a. de ediciones


10. Bastidores

CÓMO CONSTRUIR BASTIDORES

Lograr que el niño sea capaz de de papel aluminio que se


realizar las acciones de abrir y utiliza en la cocina.
cerrar sus prendas de vestir será N Dos bastones redondos de
posible gracias a las actividades madera de igual longitud.
ejecutables sobre estos bastidores.
Para su elaboración nos servire- N Cuatro tapones de botellas
mos de elementos fáciles de con- de cava o champán.
seguir junto con otros que debere-
mos construir nosotros mismos.
Comenzaremos la explicación
de los pasos construyendo los
bastidores o soportes de forma
cuadrangular que sujetarán las
telas.
Estos materiales son suficien-
tes para construir el bastidor
más simple que sabemos: Hemos practicado un taladro
a cada tapón del mismo calibre
N Dos tubos de cartón duro que los bastones de madera. Lo
tras haber agotado el rollo que pretendemos es montar

© narcea, s.a. de ediciones 93


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

unos bastidores desmontables que muy rudimentario, pero lo


que nos permitan desprender de suficientemente sólido para nues-
los mismos las telas, para los tro cometido.
obligados lavados, teniendo en
cuenta que este material será
muy manipulable.

Como se aprecia en la imagen


los tapones encajan justo en los
tubos de cartón duro. A partir de
este punto daremos los pasos
para ajustar su tela correspon-
diente. Una de las condiciones
fundamentales para lograr un
material de calidad es la de ele-
gir una tela de gran consistencia
que a la vez nos permita un
tenso ajuste al bastidor.
La tela de la ilustración es
lona de toldo, quizás las más re-
En este paso ajustamos los ta- sistente.
pones de corcho a los bastones y
los pegamos con cola blanca tras
haberlos alineado correctamente.
Deberemos a su vez asegurar-
nos de que ambos elementos
tienen la misma longitud.
Con estos pocos pasos hemos
logrado fabricar un bastidor, aun-

94 © narcea, s.a. de ediciones


BASTIDORES

tón y nos disponemos a coser


por tal línea. En la última ilustra-
ción se comprobará que hemos
hecho una doble costura con el
fin asegurar la calidad del tra-
bajo.

Utilizamos un tubo sobrante


como patrón para la anchura de
la banda que necesitamos obte-
ner. Una vez comprobada la an-
chura coseremos las costuras por
cada lado. Añadimos a nuestras
habilidades manuales la de coser
a máquina, tarea nada difícil de
aprender si previamente se reali- Realizamos la misma operación
zan unas prácticas sobre retales. en el otro extremo ajustando al
máximo la lona al otro tubo. Para
Cubrimos el tubo de cartón este fin, habremos instalado la
con la lona y sujetamos con alfi- pieza en el bastidor. Una vez en-
leres por la línea de la costura. vuelto éste, señalamos con lápiz
su alcance; desmontamos de

Una vez realizada esta opera-


ción, extraemos el tubo de car-

© narcea, s.a. de ediciones 95


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

nuevo y sujetamos con alfileres sobre la lona y señalamos las lí-


para disponernos a coser este neas verticales de abertura y, en
otro cabo. De esta manera conse- la parte superior, las líneas hori-
guiremos la base sobre la que zontales que marcan el alcance
trabajar los pasos sucesivos. de cada pieza.
Con tijeras y cúter hacemos las
incisiones por tales líneas para
posteriormente fijar con alfileres
las piezas que vamos a coser.

Empezamos aquí la tarea de


rescatar prendas viejas para obte-
ner de ellas los elementos de cierre
que, por otra parte, nos ahorrarán
el trabajo de confeccionarlos.
Hemos empezado por la con-
fección de la pieza de botones;
comprobamos que la costura se
realizará sobre la pieza desabro-
chada. Al abrochar los botones
nos queda tensa la lona.

Reciclamos pues cremallera y


botones de pantalones tejanos.
Los colocamos primeramente

96 © narcea, s.a. de ediciones


BASTIDORES

peine incluidas las solapas que


separan los cierres del pie. Que-
dan presentados, izquierdo y de-
recho, los elementos tal y como
deberán ir cosidos a la lona. Las
costuras están realizadas bor-
deando los elementos en posi-
ción de cerrados, a excepción de
las solapas porque precisamente
la actividad de abrochar se reali-
Los mismos pasos hemos se- zará partiendo de este punto: las
guido para la pieza correspon- zapatillas desabrochadas.
diente a la cremallera. Hemos
hecho la confección sobre la
pieza abierta; al cerrarla com-
probamos que la lona de base
sigue intacta. Aquí terminamos
nuestro primer bastidor.
El segundo bastidor lo dedicare-
mos a los pies bajo dos modalida-
des de abrochado: el velcro y los
cordones. No nos limitaremos a
un solo elemento por modalidad:
es importante realizar la tarea te-
niendo en cuenta los elementos
derecho e izquierdo.
Rescatamos del olvido dos pa-
res de zapatillas de las que apro-
vecharemos las partes que nos
interesan, sin perder de vista la
identidad de cada una de ellas. Al
verlas el niño percibirá que se
La modalidad de cordones se-
trata de partes de unas zapatillas.
guirá los mismos pasos que la
Hemos cortado con cúter las anterior. Hemos presentado las
partes correspondientes al em- piezas y, a continuación, hemos

© narcea, s.a. de ediciones 97


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

hecho la confección por los mis- La construcción del tercer bas-


mos contornos. Dada la rigidez tidor es sencilla de entender y,
del material no ha sido necesario quizás, fácil de construir si somos
sujetar las piezas con alfileres. capaces de trabajar con preci-
Para evitar que las zapatillas nos sión. Disponemos de dos listones,
“saquen la lengua” tendremos que hemos redondeado en sus
que hacer que el niño sea capaz extremos, y dos bastones cilíndri-
de “llevar las cosas a su sitio”, cos; la longitud de los mismos es
colocando las solapas en el inte- de 34 cm, medidas muy similares
rior, pasando de forma correcta a los anteriores. También estos
los cordones y, por último, atán- bastidores serán desmontables;
dolos en forma de lazo. Queda los bastones cilíndricos se debe-
así completado el bastidor. rán ajustar a los taladros que se
aprecian en los listones.
Siguiendo los mismos pasos,
hemos confeccionado su lona
correspondiente teniendo siem-
pre presente que al ajustarla
quede tensa.

98 © narcea, s.a. de ediciones


BASTIDORES

Una vez agujereada la tela, se


colocan las partes del ollao en
cada cara; situamos el metal de
base en la parte inferior aco-
plando la otra parte del ollao;
colocamos en la cara superior el
aro del ollao y, como si se tra-
tase de un clavo, golpeamos el
cilindro con el martillo hasta en-
samblar cada parte.

Sobre el mismo tipo de lona


doblada hacemos una demostra-
ción de colocación de ollaos que
nos permitirá realizar actividades
de paso de cordones por gran-
des orificios. Los ollaos y los
elementos necesarios para su
colocación se presentan a la
venta en un kit, que se compone
de una serie de ollaos, la base
metálica para su ensamblaje y el
cilindro que, golpeado con el
martillo, permite tal ensamblaje.

Este es el resultado por ambas


caras; se aprecia en la primera la
parte remachada, resultado de
golpear el cilindro con el martillo.

© narcea, s.a. de ediciones 99


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Hemos confeccionado, em- Hemos cosido ya las dos sola-


pleando lona doble, dos solapas pas a lo largo de cada margen y
de igual tamaño con 5 ollaos hasta la mitad de su anchura, ya
alineados en cada una que, dis- que lo importante es que la zona
puestas como se aprecia en la de los ollaos sea fácil de usar a
ilustración, irán cosidas a la lona la hora de pasar el cordón.
del bastidor.

No podemos olvidar otra mo-


dalidad como es la de abrochar
hebillas. Para ello nos hemos
hecho con dos pequeñas, aun-
que manejables, correas que
ocupen la parte inferior del bas-
tidor. Antes de coser las piezas
las hemos cortado por la mitad
resultando algo parecido a las
correas de un reloj de pulsera.

100 © narcea, s.a. de ediciones


BASTIDORES

Realizamos dos taladros muy


Hemos cosido las piezas con próximos entre sí y con un cúter
las hebillas pasadas con el fin de abrimos un pequeño canal entre
que la alineación sea correcta. ambos. Señalamos el punto por
donde cortaremos, de tal modo
que los orificios queden en la
parte central del pasador.

Agotando las posibilidades de


capacidad de este tercer basti-
dor, buscamos un hueco donde Realizamos, por último, la
colocar un conjunto de tres pa- misma operación sacando punta
sadores. Presentamos la manera al cabo opuesto.
de hacer un modelo de pasador
de madera, aunque estas piezas
se consiguen en mercerías.
Le sacamos punta a un bastón
del calibre de un lápiz hasta la
forma de cono truncado y pre-
paramos un taladro de broca
madera fina (1,5 mm aprox.)

© narcea, s.a. de ediciones 101


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Al igual que con los ollaos


confeccionamos dos solapas so-
bre las que coser las cintas elás-
ticas: por un lado las redondea-
das para los pasadores y por
otro las planas. Cosemos por
último las solapas a la lona del
bastidor siguiendo los mismos
procedimientos que con los
ollaos.
Así resulta el tercer bastidor.

Para terminar recordamos to-


dos los materiales que hemos
utilizado en la elaboración de
estos tres bastidores:
N Dos tubos de cartón duro
(30 cm) por bastidor proce-
En el último rincón de este dente de rollos de papel
tercer y último bastidor cosemos aluminio.
un pequeño bolsillo de cierre de N Dos varillas redondas de
clic o automático. No tenemos madera de 12 mm de cali-
más que seguir las líneas del bol- bre la misma longitud por
sillo para su confección. bastidor.

102 © narcea, s.a. de ediciones


BASTIDORES

N 4 tapones de corcho de bo- N Cierres de botones, de cre-


tellas de cava por bastidor malleras… procedentes de
coincidentes con el calibre prendas viejas.
inferior de los tubos de car- N Cierres de cordones, de vel-
tón. cro… procedentes de pren-
N Para el marco del segundo das viejas.
modelo de bastidor emplea- N Ollaos con kit de instala-
mos dos listones cuadrados ción.
de 34 cm aproximadamente N Cordones.
de largo y 2,5 cm de grosor,
y dos varillas redondas de la N Correas con hebillas.
misma longitud y 12 mm de N Objetos con cierres de clic o
calibre. automáticos.
N Recortes de lona fuerte del N Botones de pasador.
color deseado. N Goma elástica forrada.

APLICACIONES DIDÁCTICAS
LOS BASTIDORES

La utilidad básica de los bastidores consiste en ayudar al niño a alcan-


zar su autonomía a la hora de desvestirse y de vestirse (por este orden,
ya que es más fácil deshacer por ejemplo un lazo que anudarlo).

Objetivos
✓ Reconocer distintas prendas y sus cierres.
✓ Usar las pinzas digitales.
✓ Apreciar las diferencias de cierres según el grado de dificultad.
✓ Ser autónomo a la hora de vestirse.

Contenidos
– Léxico de prendas y sus posibles cierres.
– Uso de las pinzas.

© narcea, s.a. de ediciones 103


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

– Clasificación de cierres según su dificultad.


– La autonomía al vestirse.

Actividades
A modo de juego, meteremos en un baúl prendas de vestir de cual-
quier estación del año. Sacaremos prenda tras prenda para que los
niños las reconozcan señalando a la vez la estación a la que pertene-
cen, así como la parte del cuerpo que cubren dichas prendas (3-4-5
años). Sobre las prendas vistas haremos dos clasificaciones: prendas
con cierres y prendas sin cierres. Posteriormente pasaremos a men-
cionar de qué tipo de cierre se trata en cada caso (3-4-5 años).
t Juego con bastidores. Los niños pueden trabajar individuale-
mente con los diversos tipos de cierres que presentan los basti-
dores. Mientras se realiza esta práctica, con la ayuda del maestro
y dependiendo de la edad, se manipularán estos cierres según
este orden de dificultad: cremallera, velcro, clic y botones (3
años); pasadores y hebillas (4 años); lazos (5 años). El juego
consistirá en usar el máximo de cierres posibles según la edad.
t Aplicación del juego de bastidores: El juego de la actividad
anterior se trasladará a las prendas que llevan los niños. Lleva-
remos un orden en esta actividad:
En los momentos de rutinas de entrada y salida, ser autónomo
para quitarse las chaquetas, abrigos, etc., y ponerse y aboto-
narse el babi.
En los momentos de juego (de las sillas por ejemplo) el niño
tendrá que dejar, en caso de perder, una prenda (zapatos,
calcetines). Una vez cerrado el juego intentará vestirse de
nuevo con dichas prendas.

104 © narcea, s.a. de ediciones


11. El Calendario escolar

CÓMO CONSTRUIR UN CALENDARIO ESCOLAR

El calendario es un elemento N Un bastón cilíndrico de 26


imprescindible que debe estar mm de calibre y 60 cm
siempre presente en un aula de aproximadamente de longi-
Educación Infantil. Permitirá en tud.
todo momento dar al niño una
visión clara del lugar, la fecha, el
cómputo de los días, las sema-
nas, los meses y las estaciones.
No excluye tampoco toda la sim-
bología que envuelve la meteoro-
logía, ilustrada de la forma más
atractiva y original posible.
Para construir un calendario
mural como el modelo, necesita-
remos estos materiales:
N Dos tableros de 7 mm de
contrachapado de 73 cm de
alto y 59 de ancho.
N Un rollo de alambre plastifi-
cado.

© narcea, s.a. de ediciones 105


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

N Cera para muebles. su construcción, como des-


N Cola de contacto. pués explicaremos.
N Cola blanca. El tablero base del calendario
N Gomaeva de varios colores. muestra el acabado de los mura-
les. Hemos optado por unas
N Cartón fallero (gris) para medidas, a nuestro juicio, ade-
formar las plantillas. cuadas: son dos paneles de 73
N Velcro ashesivo. de alto por 59 cm de ancho;
abierto tendrá unas medidas to-
Nos ponemos manos a la obra tales de 73 x 1,28. El grosor es
distinguiendo tres elementos fun- de 7 mm.
damentales:
La construcción del calendario
a) El soporte mural que re- no es en sí tarea difícil, requiere
querirá los mismos materia- sin embargo paciencia a la hora
les que a la hora de hacer de elaborar el completo etique-
los geoplanos, esto es, dos tado que lo compone; se trata de
tableros de contrachapado multitud de piezas; piénsese que
pintados según los mismos el número máximo de días de un
pasos. mes será doble y de dos colores,
b) El etiquetado del calenda- 31 etiquetas de días laborables y
rio que lo forman todas las otras 31 de días festivos.
piezas informativas. Para Necesitaremos para este eti-
ello contamos con un mate- quetado gomaeva de colores
rial hasta ahora no utilizado, variados, siempre vistosos y lla-
la gomaeva, de bajo coste y mativos, y plantillas de cartón
muy manejable. de números y letras que nos fa-
c) El ensamblaje de los dos bricaremos nosotros mismos.
paneles, que hacen de nues- Comenzamos por éstas últi-
tro calendario un conjunto mas que obtenemos por el
original, a imagen y seme- mismo procedimiento que al
janza de un cuaderno o construir el abecedario de letras
bloc, muy propio de un am- de lija y las cifras, que hemos
biente escolar. Este tercer visto en el capítulo primero. En
elemento será optativo ya aquel capítulo hicimos la impre-
que se requiere habilidad en sión en papel, ahora, tras la

106 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

impresión en papel, trasladamos un doble conjunto o dos tama-


las letras y números recortados ños según se trate de títulos
a un cartón consistente. considerados de primer orden o
Esta es una muestra de los de segundo.
números que hemos conseguido; Las alturas de estas letras son
los colocaremos siempre por el de 4 y 5 cm respectivamente y
reverso con el fin de que las la anchura de 2,5 cm para am-
marcas de bolígrafo en los con- bos conjuntos. Curiosamente
tornos permanezcan ocultas. La estas letras han sido formadas a
altura de estos números es de partir de los números.
4 cm y la anchura de 2,5 cm.

Con un poco de imaginación


se entenderá cómo lo hemos
logrado: la B resulta del 1 y de
3; la C es un 0 o una O trun-
cada; la D resulta del palo del 1
y media O; etc.
Comenzamos con la elabora-
ción de etiquetas que representan
los días en el conjunto del mes.
Sobre un cartón vamos tra- Deberemos hacer el etiquetado
zando las letras necesarias que que representa los días laborables
nos servirán de plantillas. Son con la cifra azul y el fondo blanco
las letras que necesitamos para cuyas medidas con de 6,5 x
etiquetar el calendario: haremos 6 cm.

© narcea, s.a. de ediciones 107


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Sobre la goma colocaremos la En la segunda ilustración he-


plantilla por el reverso y seguire- mos procedido al pegado de los
mos el contorno con bolígrafo; números. Hemos utilizado cola
cortaremos con sumo cuidado si- blanca aunque también es acon-
guiendo bien las líneas curvas, y sejable la goma arábiga.
haremos un corte decidido para Hemos concluido las dos se-
las rectas. El signo obtenido no ries bien diferenciadas de labora-
presentará ningún trazo de bolí- bles y festivos a la vez que he-
grafo puesto que hemos recor- mos previsto que en el panel
tado por su reverso. figure en vertical la semana del
Comprobamos, por la primera mes en que nos encontramos.
ilustración, los números realiza- Estos ordinales serán fijos.
dos en serie una vez calculadas
las cantidades.

Puesto que los días cambiarán


de lugar, serán etiquetas movi-
bles, tanto para indicar la fecha
del día como para recomponer
de un mes para otro la disposi-
ción de los mismos.
Con velcro adhesivo solucio-
namos todo lo que responda a
elementos movibles. En el caso
de los días, hemos hecho una
plantilla para que el velcro vaya
adherido en el mismo lugar; ello
nos permitirá disponer de forma
correcta los días del calendario.

108 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

La longitud de las tiras de vel-


cro es la misma para cada mes;
lo importante en el pegado es
centrar cada una en el reverso.
Una vez elaboradas las etique-
tas fijas de los días de la semana,
disponemos los elementos en el
panel trazando paralelas imper-
ceptibles que nos sirven de guía a
la hora de pegar las etiquetas fijas
así como las piezas de velcro para
las movibles. De este modo logra-
mos la correcta alineación de las
mismas.

Para las etiquetas de los me-


ses hemos optado por las letras
menores conservando las mis-
mas medidas de altura que los
números: 6 cm para el fondo y
4x2,5 cm para las letras. Las
longitudes de las etiquetas van,
lógicamente, en función de las
letras que requiera cada mes.

© narcea, s.a. de ediciones 109


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Ciñéndonos a la disposición El segundo panel lo iniciamos


de los elementos del primer pa- con el gran titular de “ESTACIO-
nel, comenzamos a elaborar un NES DEL AÑO”.
titular grande en el que figuren
las palabras “CALENDARIO ES- Aprovechamos éste paso para
COLAR” cuyas medidas son: indicar el modo de pegado de
6 cm para la altura del fondo las etiquetas con cola de con-
azul y 5x2,5 cm para las letras. tacto, tarea algo ardua.
Irá colocado en la parte supe-
rior del panel. Es el lugar que
consideramos lógico, aunque tal
vez, por razón de gustos, se
quiera optar por una distribución
distinta.
Así es como distribuimos los A pesar de las apariencias en
elementos del primer panel en el la ilustración anterior tenemos
hemos colocado el día trasladando tres etiquetas seguidas; ya que al
la etiqueta correspondiente. utilizar el pegado con la cola de
contacto es más sencillo hacerlo
con piezas pequeñas que con
una excesivamente larga.

110 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

La anterior ilustración recoge de la derecha con los indicado-


todos los elementos necesarios res del tiempo atmosférico.
del tema; hemos optado por
grandes letras y un motivo que
define cada estación.
Sobre el panel hemos trazado
los límites de las etiquetas corres-
pondientes al titular “estaciones
del año”. Para proceder al pe-
gado de las letras extenderemos
con una espátula la cola de con- Todos estos elementos serán
tacto en cada una de las superfi- fijos. Encabezados por un titular
cies que vamos a pegar. en letras menores, darán cuenta
de su significado y hará que en el
Una vez que las superficies
aula se tenga una clara informa-
estén bien secas (transcurridos
ción del tiempo que hace el día
unos cinco minutos) pasamos al
en cuestión.
pegado guiándonos por las lí-
neas que hemos trazado en el Construiremos unas flechas
panel. En este paso hay que es- que apunten a los símbolos o
tar seguros de la posición de pictogramas necesarios que per-
cada etiqueta ya que una vez mitan informar sobre el “tiempo
adherido no podremos corregir atmosférico” de cada día.
la posición.

Nos ocupamos seguidamente Realizando unos trazados si-


de completar el resto del panel métricos conseguimos estas fle-

© narcea, s.a. de ediciones 111


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

chas cuyo diseño obedece a una Pensemos ahora en qué hacer


opción de colores, que desta- con los dos grandes paneles.
quen sobradamente, ya que se Hemos intentado hacer lo que
trata de una señal informativa. en un principio nos parecía im-
El rojo sobre el blanco hace que posible. Al tratarse de dos pane-
aquel destaque más y, a su vez, les habíamos pensado en varias
al formar el elemento con doble posibilidades:
capa conseguimos que sea mu-
cho más consistente. a) Colgarlos directamente a la
pared, uno al lado de otro,
En el reverso del centro del como si de dos cuadros se
círculo colocaremos el velcro. tratase.
b) Llevados por la idea de que
a los niños les encanta la
acción de abrir y cerrar (ca-
jas, puertas…), unas bisa-
gras serían la solución.
c) Asociando los paneles a las
Así queda distribuido el panel, tapas de un bloc, sería lo
indicando que: es invierno, está más acertado hacer algo así
nuboso, llueve y hace frío. como un cuaderno gigante
donde las tapas, como en
todo bloc, van unidas por
un muelle. Hemos optado
por esta tercera posibilidad.
No obstante, antes de aventu-
rarse hemos creído conveniente
hacer una prueba utilizando dos
tableros de las mismas caracte-
rísticas aunque mucho más pe-
queños. Vamos a exponer como
procedimos.
Colocando una tablilla encima
de la otra hemos practicado los
taladros a un centímetro de se-

112 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

paración. Una vez abiertos he- apretado y correctamente, dando


mos procedido a avellanar los tantas vueltas como taladros
taladros por una cara ya que ello haya, aunque mejor si damos
nos permitirá que la adaptación alguna de más: de este modo
del muelle así como su paso sea conseguiremos un muelle sobra-
óptimo. De no ser así el bloc no damente regular y largo.
cerraría correctamente.

Mostramos en estas ilustracio-


nes los pasos que debemos dar a
la hora de fabricar el muelle del
bloc. Deberemos conseguir un
rollo de alambre plastificado con-
sistente —éste es del n.º16— y
un bastón de madera, tipo palo de
escoba; es importante que el cali-
bre del palo supere sobradamente A continuación, procedemos a
en grosor el de las dos tapas, pasar el muelle como muestran
máxime si pensamos que las eti- estas imágenes. Al tratarse de un
quetas también tienen su espesor. trabajo de grandes proporciones,
Este bastón en cuestión tiene este montaje se deberá realizar
26 mm de calibre. A continua- practicando el giro de rosca y
ción, practicamos en él un tala- abarcándolo todo lo que se
dro con el fin de introducir el pueda. Tendremos una adapta-
alambre y comenzar a enrollarlo, ción perfecta del mismo, no

© narcea, s.a. de ediciones 113


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

presentando mayor dificultad, si pinzas haciéndolo coincidir con


se dan los pasos correctamente. la recta que hemos trazado. Este
paso es de suma importancia
dado que, centímetro a centíme-
tro, iremos señalando los puntos
por donde deberemos taladrar.
Como ya dijimos, existe la op-
ción de ahorrarse estos pasos y
colgar los dos paneles juntos; el
entusiasmo de lograr un acabado
original nos ha empujado a mate-
rializar esta idea. Es recomenda-
ble a continuación iniciar el tala-
dro con una marca previa hecha
con un clavo y un pequeño golpe
de martillo. Al igual se aconseja
hacer los taladros, como en la
fase de prueba, a las dos tapas a
la vez, de tal modo que no haya
margen alguno de error.

Terminamos aquí la prueba que


nos propusimos antes de seguir
los mismos pasos con el calenda-
rio en cuestión. Pasamos ahora a
trabajar con el calendario real.
El primer paso consistirá en
trazar una recta a un lado de Hecho el muelle, deberemos
una de las tapas; dicha recta nos sujetarlo por el otro extremo con
permitirá alinear los taladros y unas pinzas metálicas, dejándolo
distará 12 mm del lado de la unas horas con el fin de que el
tapa correspondiente al lomo. alambre quede perfectamente
Inmovilizamos el metro con unas adaptado. Antes de desprenderlo

114 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

del bastón, lo untaremos con


cera para facilitar el paso por los
agujeros.
En el paso del muelle debere-
mos, como ya señalamos, intentar
enroscar con paciencia abarcán-
dolo al máximo conforme realiza-
mos el proceso. En sus extremos
doblamos el alambre ligeramente
hacia el interior para evitar que se
desenrosque. Como se aprecia,
hemos pegado en la tapa la eti-
queta “HOY” en letras mayúscu-
las sobre fondo circular obtenido
de un plato como plantilla. El cie-
rre lo hemos fabricado tal y como
se explica en el capítulo corres-
pondiente a los bastidores.
Por último, hemos hecho en
la tapa de la derecha dos tala-
dros, sobre el titular “estaciones
del año”, que permitirán fijar
esta cara a la pared.

© narcea, s.a. de ediciones 115


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

APLICACIONES DIDÁCTICAS
EL CALENDARIO ESCOLAR

Recomendado a partir de los 3 años, el calendario escolar es una


herramienta de uso diario que se utiliza en el primer momento de la
asamblea. A pesar de que el niño de 3 años en un principio no llega
a comprender algún concepto de los que aparecen en el calendario,
lo que se pretende es que, por medio de la rutina, lo vaya cono-
ciendo.
Con 4 años los niños escriben la fecha incompleta (día numérico,
mes y año) y con 5 años escriben el lugar, la fecha del día, el número
y el día de la semana, el mes y el año. Dependiendo de la evolución
que se observe en el grupo, se avanzará en todos los contenidos que
conlleva la descripción de la semana.
La fundamentación de trabajar las rutinas en el aula da al niño
seguridad, ya que el concepto del tiempo al principio es algo viven-
cial y no cronológico.
Son muchos los conceptos a interiorizar por parte del niño: el día
de la semana, el lugar que éste ocupa, el ordinal de la semana, el
mes del año y la estación a que corresponde. Por otro lado, tenemos
el tiempo atmosférico y la temperatura.

Objetivos
✓ Colocar el día en el lugar apropiado del calendario.
✓ Conocer los días de la semana y los meses del año.
✓ Conocer las estaciones del año y asociarlas a un tipo de clima.
✓ Contar las semanas de un mes.
✓ Reconocer los pictogramas alusivos al tiempo atmosférico (3
años).
✓ Reconocer el tiempo atmosférico del día y el del día anterior (4
años).
✓ Asociar el frío con el color azul y el calor con el rojo.

116 © narcea, s.a. de ediciones


EL CALENDARIO ESCOLAR

Contenidos
– El lugar y el día.
– Las semanas y los días de un mes.
– Los días de la semana, los meses del año y las estaciones.
– El tiempo atmosférico del día y el del día anterior.
– El color y la temperatura a la que se asocia.
– Las estaciones del año y sus características.

Actividades
Las actividades que proponemos a propósito del Calendario se reali-
zan con los números del calendario, con los pictogramas sobre el
tiempo y con las estaciones del año.
Los números del calendario se pueden trabajar de diversas formas.
t Con niños de 3 años, el maestro habituará al niño a verbalizar
el lugar y el día: será él quien durante algún tiempo haga sólo
estas menciones. Posteriormente algún niño se encargará de
realizarlo. Iremos quitando el número del día para trasladarlo a
la fecha y colocaremos el número del día anterior en el lugar
adecuado.
t Para niños de 4 años la actividad varía en cuanto que el nú-
mero de la fecha del día anterior se ha ido quitando igual que el
propio día. El niño observa así que quedan menos días para que
acabe el mes.
t Para niños de 5 años se seguirá el mismo proceso con la dife-
rencia de que, estando en el último día del mes, tendremos que
preparar el calendario para el día siguiente, haciendo así un
juego de bingo: se reparten los números del mes a los niños y
se les pregunta: “¿quién tiene el 1?…, el 12?…, el 21?”. Los
que lo posean lo colocarán de forma consecutiva sin hacer nin-
guna corrección. Una vez colocados se leerán entre todos y
verán que no es lo mismo el 12 que el 21 o el 13 que el 31.
Trabajamos aquí la progresión de la semana, sus ordinales, los

© narcea, s.a. de ediciones 117


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

números consecutivos así como el concepto de “primero”, “se-


gundo” en la colocación del propio número.
Los pictogramas sobre el tiempo atmosférico también deberán
ser trabajados según la edad.
t Para niños de 3 años se posicionarán las flechas, y nos confor-
maremos con que mencionen el sustantivo (sol, nubes, lluvia,
viento, nieve…). Respecto a la temperatura haremos una simili-
tud de frío/calor con los pictogramas que correspondan, relacio-
nándolo con la sensación térmica de su cuerpo. Para que este
hecho tenga un carácter más vivencial, trasladaremos la idea de
asociación del color azul con el frío y el rojo con el calor, ha-
ciendo una similitud con los colores que figuran en los grifos del
lavabo.
t Para niños de 4 años la variable será la de cambiar el sustantivo
por el adjetivo (lluvioso, soleado…)
t Los niños de 5 años harán una verbalización completa a través
de un enunciado: “Hoy hace buen tiempo,… o hace frío… Hoy
llueve”. A mediados de curso, avanzada la lectoescritura de las
etiquetas referidas al tiempo, tendrán que elegir la adecuada
para colocarla donde corresponda. Deberán ser capaces a su vez
de verbalizar en pasado el tiempo del día anterior.
Cuando se trate de las estaciones del año verbalizaremos las ca-
racterísticas de cada una de ellas:
t Para niños de 3 años estas características se limitarán a la ob-
servación del entorno: “qué pasa en primavera, en otoño…”.
t Para niños de 4 años potenciaremos el aumento de las carac-
terísticas con acontecimientos significativos para ellos.
t Con los niños de 5 años señalaríamos ya los meses del año que
corresponden a cada estación.

118 © narcea, s.a. de ediciones


12. El LEOLEO

© narcea, s.a. de ediciones 119


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

CÓMO CONSTRUIR UN “LEOLEO”

Finalizamos este libro con un Distinguimos en este proceso


juego ideado por nosotros, los tres fases:
autores, que tiene como objetivo En la primera fase explicamos
el aprendizaje de la lectoescri- los pasos para fabricar el soporte
tura. Para ello necesiraremos los material.
siguientes materiales:
En la segunda, mostramos los
N 4 botes cilíndricos de 12 cm criterios y diseños de pictogra-
de altura y 10 cm de diáme- mas o dibujos.
tro con sus tapas de plás-
tico. Por último, en la tercera fase,
ofrecemos las distintas posibili-
N Ocho ollaos. dades del juego a través del cual
N Vinilo de colores suficiente el niño deberá construir enuncia-
para forrarlos. dos con sentido pleno.
N Velcro adhesivo.
N Cuatro pivotes de madera
del calibre del orificio de los
ollaos de unos 16 cm.
N Un perchero simple o listón
grueso como base para los
pivotes-eje.
N Cuatro bolas-abalorios gran-
des (opcional).
N Una caja de madera con
tapa corrediza de base para
el conjunto. Conseguiremos una caja de
madera de las empleadas para la
N Dos tornillos con tuerca-pa-
custodia de vinos o cavas. Es im-
lomilla.
portante que sus dimensiones su-
N Tantas cartulinas como ilus- peren en longitud la totalidad de
tración deseemos dibujar los botes que usaremos (diremos
(10,5x7,5 cm). cuáles) teniendo a la vez en cuenta
N Fundas para plastificar. una distancia entre los mismos de

120 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

2 cm. La caja que hemos conse- mos después. Estas bolas han
guido mide 47 cm de largo, 18 cm sido previamente taladradas de
de ancho y 16 cm de alto. tal modo que permitan el paso
Ocultando la cara frontal, por de los bastones.
razones publicitarias, comproba-
mos que esta caja cumple con
nuestro objetivo. A su vez la tapa
es deslizante. La caja tiene como
finalidad albergar todos los ele-
mentos del juego.
Sobre la tapa seleccionamos el
resto de los elementos necesarios
como veremos a continuación. Pegamos con cola blanca cada
bastón a su bola.

Hemos conseguido también


un perchero de madera de
44,5 cm de largo y 12 cm de
distancia entre los centros de los
pivotes. Así presentado se adapta
a las dimensiones de la caja.
Preparamos 4 bastones cilín-
dricos que pegaremos a unas
bolas (no son más que tiradores
comunes) que nos facilitarán el
montaje de los botes como vere-

© narcea, s.a. de ediciones 121


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Reunimos cuatro botes de cho- cia para practicar un taladro del


colate soluble aunque necesitare- calibre de los ollaos que debemos
mos ocho tapas de plásticos de instalar (del mismo modo que hici-
las usadas para su conservación. mos en el capítulo nueve, cuando
Las dimensiones de estos bo- constuimos los bastidores).
tes son de 12 cm de alto y 10 Tenemos ya colocados los
de diámetro. ollaos en el centro justo de cada
tapa o base del bote.
Este es el objetivo de los pa-
sos dados: los bastones prepara-
dos con sus pivotes no son más
que los ejes para cada bote. En
el juego, como se puede sospe-
char, estos botes son giratorios.

Un paso simple como es el de


usar un abrelatas nos facilita el
camino para el paso siguiente.

Con vinilo adhesivo forramos


cada bote utilizando los colores
de costumbre.

Estas tapas que vamos a usar


presentan un pequeño punto en
su centro que nos sirve de referen-

122 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

con sus bastones pasados con


una parte sobresaliente que será
la que se instalará en los pivotes
del perchero.
Vamos pues a practicar los
taladros que permitan la coloca-
ción de estos elementos.
Para que los bastones se insta-
len de forma vertical con rela-
Este es el resultado final de los ción al perchero, es necesario
botes forrados con sus respecti- practicar en las perchas unos
vas bases de plástico y sus pasos taladros utilizando la columna de
de eje. taladro.

En esta ilustración comproba- Para que las piezas de este


mos que los botes se presentan juego sean desmontables es pre-

© narcea, s.a. de ediciones 123


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

ciso lograr sistemas sencillos de Con estas ilustraciones compro-


ensamblaje. En la unión de los bamos que lo más elaborado del
bastones a las perchas comproba- proceso ya se ha conseguido.
remos que de forma manual los
bastones pasan por los taladros
de las perchas haciendo una li-
gera presión.
Explicaremos ahora la forma
de ensamblar el perchero a la
tapa de la caja de madera.
Centrando la pieza en la tapa,
taladramos las dos piezas al mismo
tiempo, teniendo bien sujetas am-
bas piezas durante el proceso. Las ilustraciones que siguen
A continuación pasamos unas completan la idea de lo que de-
palomillas que permiten montar y seamos lograr.
desmontar el conjunto.

124 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

El mecanismo instalado en la Hemos limpiado con lija las


tapa se acopla a la caja no sin letras impresas que delataban el
antes practicar en la cara lateral origen del producto.
que mostramos una pequeña Imitando el tipo de letra enla-
muesca para impedir que la ca- zada que veíamos en el primer
beza del tornillo de la palomilla se capítulo de este libro, realizamos
atasque en dicha cara. en gran tamaño las plantillas de
las tres letras que necesitamos,
sobre cartón grueso.

La unión de estas dos letras se


encuentra en el punto medio de
la cara frontal de la caja que de-
seamos ilustrar.
Habiendo trazado una recta
en la base como guía, marcare-

© narcea, s.a. de ediciones 125


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

mos las letras restantes que com-


pletan el nombre que le damos
al juego.

Siguiendo cuidadosamente por


las líneas trazadas colorearemos
el nombre de nuestro juego. Esta
operación la realizaremos por
ambas caras frontales.

En este conjunto se ilustra la


instalación de una bolita de plás-
tico accesoria que permite im-
pulsar el bote para el giro. La
bolita (es un pequeño tirador)
lleva un tornillo que la fija, en
este caso, a la tapadera en el
punto más alejado del centro.

126 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

Este sería el montaje final al


que hemos añadido dos tiras de
velcro adhesivo que permitan la
fijación de los pictogramas, y
unos puntos de los mismos colo-
res que los botes para que siem-
pre ocupen el mismo lugar (espe-
cialmente el rojo que corresponde
a los pictogramas relativos a ac-
ciones o verbos).

Podemos ver desde arriba la


caja y los pasos para guardar
todos los elementos integrantes
del juego.
Como complemento hemos
aprovechado un trozo de correa
de cuero para formar un asa
sujeta con dos simples tornillos
de cabeza redonda.
Hasta aquí, la primera fase en
la construcción del juego LEO-
LEO.

© narcea, s.a. de ediciones 127


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Pictogramas y dibujos contando el grosor de las tapas.


Dividimos la longitud obtenida
La segunda parte de este capí- por cuatro y obtenemos piezas
tulo la dedicamos a los pictogra- rectangulares de 7,5x10,5 cm.
mas y dibujos. Una vez dibujadas las ilustra-
Es preciso para su elaboración ciones las plastificamos, colo-
idear un dibujo que represente la cando cuatro piezas de velcro
palabra a que hace referencia que las fijan al cilindro.
cada pictograma.
Tendremos que evitar todo
elemento superfluo que pudiera
entorpecer el ejercicio mental de
identificación de un pictograma o
dibujo en cuestión.
Formalmente nos encontra-
mos con que cada bote puede
portar cuatro ilustraciones de tal
modo que cubran toda la super-
ficie del cilindro. Para ello, corta-
remos piezas de cartulina tal y
como se aprecia en las siguientes
fotografías.
Aquí presentamos ocho ilus-
traciones por su reverso, listas
para ser utilizadas.

Envolvemos el cilindro con la


tira de cartulina coincidiendo en
ancho con la altura del bote, des-

128 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

Como de lo que se trata es de Las primeras ilustraciones tie-


que el niño sea capaz de cons- nen un denominador común, y es
truir enunciados, lo primero que que están señaladas con un punto
deberemos elaborar son pictogra- rojo correspondientes los ejem-
mas o dibujos que representen plos de pictogramas o dibujos re-
acciones; a partir de ahí elabora- lativos a acciones: oír, comer, leer,
remos toda una serie de nuevas escribir, lavarse-ducharse, llover,
ilustraciones que estén vinculadas oler, ver, llorar, cantar, jugar, dor-
a estas acciones con el fin de fa- mir, salir, no gustar, ir, volver, pin-
cilitar las tareas en este ejercicio. tar, etc.
Es obvio que se podrían hacer Seguidamente se impone la
tantas ilustraciones como voca- creación de otras que representen
blos de una lengua, agrupadas los elementos relativos al resto del
según campos semánticos o áreas enunciado: no podremos dibujar
de vocabulario. Así tendríamos al azar sino más bien vincularlas
como temas posibles: el cuerpo, semánticamente a los pictogramas
la casa, la escuela, los deportes y que representan acciones.
muchos otros según el campo
que deseemos desarrollar.
Veamos algunos ejemplos en
estas ilustraciones:

© narcea, s.a. de ediciones 129


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

≤ “Dibujo un gallo y un circo


con colores”.
≤ “No me gusta jugar al par-
chís”.

≤ “El payaso trabaja en el


circo”.
≤ “Mi abuelo va al campo”.

Sin entrar en las posibilidades


de relación de estas series con las
acciones a las que se vinculan, se
aprecia en todos los casos que
cada ilustración debe apuntar a la
palabra clave, evitando en su ela-
boración, como ya hemos seña-
lado, elementos superfluos que
puedan prestarse a confusión.
Todos los ejemplos que expo-
nemos están pensados en rela-
ción a las acciones de que dispo-
nemos. ≤ “A la gente le gusta ir al
Cada fotografía representa teatro y al cine”.
dos mensajes fácilmente desci- ≤ “Llamo a la puerta de
frables. Serían: casa”.

130 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

Una vez instalados los picto-


gramas y dibujos en los cilindros,
entraremos en lo que sería el
mecanismo del juego.
Situamos los del punto rojo en
el cilindro rojo; el resto los colo-
caremos en los demás cilindros.
Hacemos rodar los cilindros y,
≤ “Mi abuela barre la cocina una vez parados, los alumnos
a las tres”. deberán dar con el enunciado,
que puede resultar de dos tipos:
≤ “El bebé come helados en uno correcto gramatical y con-
verano”. ceptualmente, otro correcto
desde el punto de vista gramati-
cal aunque no conceptual, es
decir, un enunciado absurdo.
Mostramos los ejemplos si-
guientes y otros que pudieran
resultar del azar tras girar los ci-
lindros.
La lectura de la primera foto-
grafía podría ser: “Las frutas di-
≤ “No me gusta escribir car- bujan un avión y un camino de
tas en la playa”. árboles”; sería un enunciado gra-
≤ “Viajamos en avión, en maticalmente correcto aunque
coche o en tren”.

© narcea, s.a. de ediciones 131


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

absurdo. También se prestaría a Faltaría resolver el picto-


la idea de: “Cuando voy en el grama relativo al juego del ping-
avión dibujo frutas y un camino pong.
de árboles”. Se podría deshacer el en-
La segunda es más coherente: tuerto con la frase: “El payaso
“Al niño no le gusta el campo ni viaja a la montaña para jugar al
los helados”. ping-pong”.
La proposición sería válida
teniendo en cuenta el verbo
“jugar” evocado por el picto-
grama relativo al “ping-pong”.

La tercera tendría sentido


hasta el tercer elemento: “El pa-
yaso viaja a la montaña…”.

132 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

APLICACIONES DIDÁCTICAS
EL LEOLEO

Este juego del “LEOLEO” ha sido pensado en torno a dos objeti-


vos fundamentales: motivar y crear interés en el alumno por la
lectura de imágenes de modo no instructivo. A su vez, nos dará pie
a trabajar los cuatro pilares sobre los que se asienta la lectoescri-
tura:
– Discriminación auditiva.
– Discriminación visual.
– Articulación fonética.
– Reproducción gráfica.
Debemos, no obstante, hacer algunas puntualizaciones previas
acerca de la adquisición del lenguaje en los niños, en el marco de la
expresión y de la comprensión:
a) Cuando el niño comienza a hablar, es mayor la competencia
comprensiva que la expresiva.
Ello es motivado por dos circunstancias: para poder hablar es
necesario primero poder comprender y hablar significa saber
situar los puntos de articulación en su lugar exacto. Este último
requisito no se alcanza plenamente hasta edades más tardías, y
hasta los 6 años el niño adquiere paulatinamente el código oral
empleado por los adultos que le rodean. El niño no es cons-
ciente de cada uno de los puntos de articulación que intervienen
cuando habla. Es un aprendizaje por ensayo-error en el que in-
terviene una gran dosis de discriminación auditiva.
b) Los adultos actuamos de modelo para el niño.
Muchos de los estudios sobre el fracaso escolar lo atribuyen a este
hecho. El código usado por las familias de un nivel culturalmente
bajo es pobre o limitado, utilizan una misma palabra para designar
distintas cosas, es decir, usan la lengua exenta de matizaciones.
Según J. A. Marina “todos tenemos la impresión de que sabemos
algo más sobre una cosa cuando sabemos su nombre”. Al ser el

© narcea, s.a. de ediciones 133


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

código de la escuela más elevado, el niño tiene dificultades en


comprenderlo, lo que origina una automarginación en la dinámica
escolar.
c) Debemos hablar al niño correctamente si queremos que el
niño se exprese de forma adecuada. Debemos evitar la costum-
bre de hablar al niño de modo infantilizado, lo que le invita a no
vocalizar bien, porque el modelo que se le ofrece no es el ade-
cuado.
La finalidad de este juego es amplia, abarcando, en los planos mor-
fosintáctico, léxico y metalingüístico, desde la lectura de imágenes in-
dividuales hasta la construcción de frases (con sentido o absurdas),
llegando así a cubrir todo el segundo ciclo de Educación Infantil.
En el momento del juego deberemos ser escrupulosos a la hora de
colocar las imágenes. Es preciso situarlas en el mismo sentido que si
estructurásemos frases escritas (de izquierda a derecha).
En las primeras fases del juego (3 años) utilizaremos sujeto y verbo.
En su segunda fase (4 años) sujeto, verbos y complementos. En su
fase final (5 años y primer ciclo de Primaria), combinaríamos pala-
bras con imágenes; podremos en esta fase cambiar el orden que
muchas veces dará como resultado frases que nos llevan al absurdo.
El juego se presta a múltiples dinámicas; nosotros, como creadores
del mismo, proponemos la que nos parece más adecuada, consistente
en tres momentos bien definidos:
1. Presentar.
2. Definir.
3. Enunciar.

1. Presentar
Cualquiera que sea el número de elementos que usemos, según la edad,
y una vez colocados los dibujos o pictogramas en los cilindros, presen-
taremos en primer lugar cada uno de ellos, nombrándolos y hablando
sobre los mismos, expresando las cualidades de los objetos y acciones
que se presentan en los dibujos. De este modo conseguimos el recono-

134 © narcea, s.a. de ediciones


EL LEOLEO

cimiento así como el desarrollo verbal gracias al coloquio que se esta-


blece en este primer momento de presentación.

2. Definir
El paso siguiente, definir, supondría ampliar la primera fase de tal
modo que estaríamos en presencia de un árbol de ideas o mapa
conceptual según el cual aludiríamos al léxico relacionado con cada
dibujo o pictograma (por ejemplo: “árbol” se asocia a “rama, raíz,
hojas, frutos, primavera, bosque...”; un verbo como “comer” genera
a su vez otros como “desayunar, cenar, merendar, probar...”). Queda
pues, en estos dos primeros pasos, un léxico fijado y siempre enri-
quecido en aras del desarrollo del lenguaje a estos niveles.
Podemos, si lo deseamos, iniciar aquí el juego (nunca competitivo)
con una revisión de lo dicho hasta este punto.
Antes de pasar a la tercera fase, haremos girar los cilindros hasta
que se detengan.

3. Enunciar
Esta tercera fase presentará un carácter relacional en la medida en
que hay que conseguir generar enunciados posibles con los elemen-
tos disponibles (dos, tres o el total de cuatro).
La importancia de esta última fase consiste en lograr construir
enunciados y debatir sobre su corrección. El desarrollo morfosintác-
tico radicará en la realización de actividades tales como juegos de
concordancia de género y número y juegos de concatenación lógica
de la oración, tanto en su estructura como en su contenido.
Con este tipo de prácticas constataremos que el niño que domina
la producción y expresión oral es también un gran candidato para un
buen aprendizaje lecto-escritor.

Objetivos
A lo largo de la etapa de la Educación Infantil, nos interesa que a
través de este juego, u otros de perfil semejante, el niño:

© narcea, s.a. de ediciones 135


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

t En el plano auditivo, reconozca los sonidos, identifique las vo-


ces y discrimine sonidos fuertes y débiles.
t En el plano fonético y a través de ejercicios de vocalización,
haga un uso correcto de los órganos fonadores que le permitan
mostrar fluidez en la emisión de sonidos, de acuerdo con los
puntos de articulación de cada uno.
t En el plano de la expresión oral se ejercite para el logro de los
siguientes objetivos:
– Nombrar los objetos así como sus características y cualida-
des.
– Designar palabras referidas a cualidades.
– Designar los términos que respondan a acciones.
– Identificar los golpes de voz de las palabras.
– Reconocer la sílaba tónica y átona de las palabras.
– Utilizar correctamente el género y el número de los nombres
y, en fases posteriores, los diminutivos y aumentativos.
– Expresar y estructurar frases correctamente.
– Narrar una historia breve a través de las anécdotas que pue-
dan surgir o evocar situaciones vividas.
t En el plano de la expresión escrita, adquiera en el último
curso, el trazado de las grafías. A partir de aquí, será capaz de
escribir palabras con sentido, asociar significantes y significados,
mostrar interés por la lectura y reconocer finalmente diferentes
tipos de textos.

136 © narcea, s.a. de ediciones


Reflexiones finales

La selección de los Materiales Didácticos para Educación Infantil


expuestos en este libro no responden a una elección al azar: hemos
pensado fundamentalmente en unas herramientas o soportes que
dieran, en buena medida, respuesta a los principios metodológicos
que rigen en esta etapa educativa, que corresponde a los 6 primeros
años de vida del niño y, especialmente, en la etapa comprendida en
el segundo ciclo de educación infantil (3-6 años).
Éstos recursos didácticos responden a una perspectiva globaliza-
dora, dado el carácter sincrético del pensamiento del niño. Además,
a la vez que globalizadora, es significativa porque la clave del éxito
en el aprendizaje radica en transformar y ampliar sus conocimientos
previos y posibilitar que el niño haga transferencias. Esta transferen-
cia será la demostración de que los nuevos aprendizajes han sido
incorporados en las estructuras que ya poseía el niño y los utiliza de
manera funcional, de tal modo que su interés y motivación por lo
nuevo estén asegurados.
Estos materiales o recursos didácticos se utilizan en actividades
concretas de tipo experiencias y juegos. Las experiencias las enten-
demos como algo vivencial, manipulativo, que hace que el niño inte-
riorice el aprendizaje o los contenidos que, como maestros, propon-
gamos; las regletas, el ábaco, los geoplanos etc., son claros ejemplos
de recursos que propician este tipo de experiencias.

© narcea, s.a. de ediciones 137


MATERIALES DIDÁCTICOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Respecto al juego, hemos expuesto un caso claro: el juego LEO-


LEO, aunque también los otros materiales se prestan a su uso como
juegos; ahí radica la destreza del maestro: podemos jugar en el geo-
plano a hacer, con gomas, cenefas de preescritura o laberintos y
dejar rodar una canica para que siga el recorrido prefijado o trans-
formar un círculo en un óvalo haciendo magia.
En efecto, al igual que las experiencias, el juego adquiere especial
relevancia en esta etapa porque permite al niño desarrollar estructu-
ras cognitivas y potenciar sus relaciones sociales, fortaleciendo así su
autoestima a medida que comprueba cómo alcanza las cotas que el
maestro le propone. El juego es, en definiva, el método más idóneo
para que niño se interese por la actividad. Esta, disfrazada de la pa-
labra “juego”, alienta su ánimo y permite, al ser un juego, rectificar
los errores cometidos.
Los materiales didácticos expuestos en este libro los interpretamos
como mediadores para desarrollar dos competencias fundamentales:
la lógica matemática y el lenguaje. Respecto a la lógica matemática,
por ejemplo, si un niño al pasar a primero de primaria no ha apren-
dido los conocimientos que bañan toda la lógica matemática, no sa-
brá colocar los sumandos en una suma (a falta de no haber viven-
ciado, experimentado, los conceptos arriba-abajo), no podrá resolver
problemas de la vida cotidiana, cálculo matemático, etc.
Igual sucede con el lenguaje: si las experiencias no son verbaliza-
das, queda restringido el repertorio estructural y léxico del niño, de
tal modo que ni se podrá expresar adecuadamente ni podrá com-
prender lo que se le dice, ni lo que lee.

138 © narcea, s.a. de ediciones


Bibliografía

Bassedas, E., Hugé, T., y Solé, I. (2007). Aprendre i ensenyar en


l’Educació Infantil. Barcelona: Graó. (Trad. esp.: Aprender y
enseñar en educación infantil. Barcelona: Graó, 2010).
Blakemore, S. J. y Frith, U. (2008). Cómo aprende el cerebro. Las
claves para la educación. Barcelona: Ariel.
De Pablo, P. y Trueba, B. (1994). Espacios y recursos para ti, para
mí, para todos. Madrid: Escuela Española.
Du Saussois, N. (1982). Actividades en talleres para guarderías y
preescolar. Organizar /Animar. Madrid: Cincel.
Ibáñez, C. (1992). El proyecto de Educación Infantil y su práctica
en el aula. Madrid: La Muralla.
Marina, J. A. (2006). La selva del lenguaje: introducción a un dic-
cionario de los sentimientos. Barcelona: Anagrama.
Mariscal, S., Jiménez, M. y Carriedo, N. (2009). El desarrollo psi-
cológico a lo largo de la vida. Madrid: McGraw Hill.
Medina, A. y Salvador, F. (2009). Didáctica general. Madrid:
UNED.
Solé i Gallart, I.: “Una reflexión sobre Montessori y Décroly”. Cua-
dernos de Pedagogía, n.º 126, junio 1985. Barcelona.
Tavernier, R. (1987). La Escuela antes de los 6 años. Madrid: Mar-
tínez Roca.
Trueba, B. (1999, 2.º ed.). Talleres integrales en educación infan-
til. Madrid: Ediciones de la Torre.

© narcea, s.a. de ediciones 139


COLECCIÓN «PRIMEROS AÑOS»
TÍTULOS PUBLICADOS:
AGÜERA, I.: «Teatrillos». Con niños y niñas de Educación Infantil y Primaria.
— Más «Teatrillos». Con niños y niñas de 3, 4 y 5 años.
— Diálogos con mi nieto. Los «mayores» en la educación de los «pequeños».
— Chiquitines. Jugar y aprender hasta los 3 años.
ALPI, L. y otros: Adaptación a la escuela infantil.
AMIEL-TISON, C. y GOSSELIN, J.: Desarrollo neurológico de 0 a 6 años.
ANCÍN, M.ª T.: Cuerpo, espacio, lenguaje. Guías de trabajo.
BALABAN, N.: Niños apegados, niños independientes. Orientaciones para la escuela
y la familia.
BARNES, B. A. y YORK, S. M.: El sentido común en la educación de los más peque-
ños.
BARROS DE OLIVEIRA, V.: Evaluación psicopedagógica de 0 a 6 años. Observar, anali-
zar e interpretar el comportamiento infantil.
BECKER, J. y otros: Un currículo abierto, flexible, creativo y divertido, para 3-6 años.
BIGUET, M. N.: Descubrir las cosas por el tacto. Para niñas y niños de 2 y 3 años.
BORNANCIN, B. y M. y MOULARY, D.: Conocer el propio cuerpo. Actividades científicas
y pedagógicas.
BORRETTI, M. J. y COLLET, G.: ¡Qué rico está el pan! 16 Unidades didácticas sobre el
pan, para Educación Infantil.
BOULE, F.: Manipular, organizar, representar. Iniciación a las Matemáticas.
BOURCIER, S.: La agresividad en niños de 0 a 6 años. ¿Energía vital o desórdenes de
comportamiento?
BROWN, S. E.: Experimentos de Ciencias en Educación Infantil.
BRUEL, A. y otros: Juegos motores con niñas y niños de 2 y 3 años.
DUCHESNE, J. y JAUBERT, J. N.: La percepción del olor en Educación Infantil.
DUTILLEUL, B., GILABERT, H. y SAUSSOIS, N.: Los niños de 4 a 6 años en la escuela
infantil.
FELDMAN, J. R.: Autoestima. ¿Cómo desarrollarla? Juegos, actividades, recursos,
experiencias creativas…
FERLAND, F.: ¿Jugamos? El juego con niñas y niños de 0-6 años.
— Cuéntame un cuento. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Qué historia?
FRANCO, T.: Vida afectiva y educación infantil.
GERVILLA, A.: El currículo de Educación Infantil. Aspectos básicos.
GUIBERT, A., LEBEAUME, L. y MOUSSET, R.: Actividades geométricas para Educación
Infantil y Primaria.
HEINSEN, M.: Autoestima y tacto pedagógico en edad temprana. Orientaciones para
educadores y familias.
HERNÁNDEZ, M.ª C.: Educación sexual para niños y niñas de 0 a 6 años.
JULIEN, G.: La comunicación niños-adultos. Cómo ayudarles a expresar y cómo
aprender a escuchar.
KOHL, M. A.: Arte Infantil. Actividades de Expresión Plástica para 3-6 años.
LAHORA, M.ª C.: Actividades matemáticas con niñas y niños de 0 a 6 años.
— La escolarización antes de los 3 años. Organización del aula y diez Unidades
Didácticas.
LAPORTE, D.: Autoimagen, autoestima y socialización. Guía práctica con niños de
0 a 6 años.
LEHMANN, E.: Canta, toca, brinca, danza. Sugerencias para la educación musical de
los pequeños.
— Una canción para cada nombre.
LURÇAT, L.: El niño y sus compañeros. Percepción y comportamiento en el ámbito
escolar.
LLOPIS, C. (Coord.): Los derechos humanos en Educación Infantil. Cuentos, juegos
y otras actividades.
MÉNDEZ, L.; MORENO, R. y RIPA, C.: Adaptaciones curriculares en Educación Infantil.
MIR, V. y otros: Juegos de fantasía en los parques infantiles.
— Evaluación y postevaluación en Educación Infantil.
MIRALLES, D. y HERNÁNDEZ, S.: El arte de la Educación Infantil. Educar desde el amor
y el respeto.
OLLILA, Ll.: ¿Enseñar a leer en Preescolar?
PULLAN, K. y DURANT, L.: Cómo trabajar con niños y familias afectados por las drogas.
PUGMIRE-STOY, M. C.: El juego espontáneo. Vehículo de aprendizaje y comunicación.
RACINE, B.: Disciplina en la infancia. ¿Por qué? ¿Cómo? Famila y escuela trabajando
juntas.
RENOULT, N. y B. y VIALARET, C.: Dramatización infantil. Expresarse a través del teatro.
RODRÍGUEZ, M. y DE LA ROSA, M.: Talín, Tolón, se abre el telón… Maestras “teatreras”
en la Escuela Infantil.
ROFFEY, S. y O’REIRDAN, T.: El comportamiento de los más pequeños. Necesidades,
perspectivas y estrategias en Educación Infantil.
RUEDA, R.: La Biblioteca de aula infantil. El cuento y la poesía.
SALIDO, E. y M.: Materiales didácticos para Educación Infantil. Cómo construirlos y
cómo trabajar con ellos en el aula.
SANTOS, M. y GONSALES, J.: Talleres pedagógicos. Arte y magia de las manualidades
infantiles.
SANUY, C.: Cascabelea. Actividades de expresión oral, corporal, musical y plástica.
SCHILLER, M. P. y ROSSANO, J.: 500 actividades para el currículo de Educación In-
fantil.
SHERIDAN, M. D.: Desde el nacimiento hasta los 5 años. Proceso evolutivo, desarro-
llo y progresos infantiles.
SMITH, J. L.: Desarrollo de las destrezas motoras. Juegos de psicomotricidad de 18
meses a 5 años.
THWAITES, A.: Conocimiento del entorno. 100 ideas para descubrir, comprender,
experimentar, interaccionar y comunicarse con el mundo.
Tourtet, L.: Lenguaje y pensamiento preescolar.
TWOMBLY, E. y FINK, G.: Edades & Etapas. Actividades de aprendizaje para 0-5 años.
VIALA, J. P. y DESPLATS, P.: El rincón de audición para el aprendizaje de la lengua.
ZABALZA, M. A.: Didáctica de la Educación Infantil.