Anda di halaman 1dari 4

Según Piaget, el desarrollo cognitivo ocurre como

consecuencia de la interacción entre un sujeto y un


objeto de su interés. Mediante procesos de
acomodación y asimilación, los individuos construyen
nuevos conocimientos a partir de las experiencias. La
asimilación ocurre cuando las experiencias de los
individuos se alinean con su representación interna del
mundo. La acomodación es, por su parte, el proceso de
reorganizar la representación mental del mundo
externo para adaptarla a nuevas experiencias.
La teoría de la abstracción, para Piaget, consiste en
constructivismo
que el conocimiento nuevo se construye porque se
(Jean Piaget, 1928,
extrae de la coordinación de acciones que realiza el
1932)
sujeto y no directamente de lo observable (objetos y
acciones). En otras palabras, es necesario crear
situaciones que faciliten que los estudiantes
establezcan relaciones para generar construcciones
renovadas y para recrear las nociones que se espera
que aprendan.
Para pensar nuestras prácticas: “enseñar” ya no podría
ser sinónimo de “mostrar”; el rol del profesor, según
esta teoría, sería el de ayudar, estimular y permitir al
estudiante construir su conocimiento a partir de un
proceso participativo.

La teoría Para algunos autores, el constructivismo social surge


sociocultural de la fusión de los aspectos fundamentales del trabajo
(Lev Vygotsky, 1930, de Piaget con los de Vygotsky (1930, 1934) y Bruner
1934) (1960, 1966).
Según Vygotsky, una parte importante del aprendizaje
del niño ocurre a través de la interacción social con un
tutor experto. El tutor puede modelar comportamientos
o dar instrucciones verbales al niño en lo que él
denomina diálogo cooperativo o colaborativo. El niño
busca comprender las acciones o instrucciones del
tutor y después interioriza la información y la usa para
guiar o modificar su propia actuación.
La aportación fundamental del enfoque de Vygotsky
consiste en considerar al individuo como el resultado
de un proceso histórico y social en el que el lenguaje
desempeña un papel esencial. Para Vygotsky, el
conocimiento es un proceso de interacción entre el
sujeto y el medio, entendido social y culturalmente.
Vygotsky considera que el desarrollo humano es un
proceso de desarrollo cultural: la actividad es el motor
en el proceso del desarrollo humano. Así, establece
que la actividad es un conjunto de acciones
culturalmente determinadas y contextualizadas que se
lleva a cabo en cooperación con otros y la actividad del
sujeto en desarrollo es una actividad mediada
socialmente.
El concepto central en la teoría sociocultural es el de
zona de desarrollo próximo (ZDP): la distancia entre el
nivel del desarrollo real del individuo, determinado por
la resolución independiente de problemas, y el nivel de
desarrollo potencial, determinado por la resolución de
problemas bajo la guía de un adulto o en colaboración
con otros compañeros. La ZDP está determinada
socialmente, es decir, para aprender necesitamos de la
interacción social con los demás. En un entorno
educativo, la ZDP se construye en la interacción
profesor-estudiantes y en la interacción estudiantes-
estudiantes.
El enfoque sociocultural aporta un marco teórico útil
para sustentar el aprendizaje colaborativo y para
considerar el potencial de las TIC como herramientas
mediadoras en este proceso.

La propuesta de Bruner, conocida como aprendizaje


por descubrimiento, está muy influida por el trabajo de
Vygotsky. Según Bruner, los aprendices construyen
nuevas ideas o conceptos a partir del conocimiento ya
existente; son creadores que construyen nuevo
conocimiento y nuevo significado a partir de
experiencias auténticas. Así, el aprendizaje es un
proceso activo que consiste esencialmente en
categorizaciones. La categorización tiene como
propósito simplificar la interacción con la realidad y
facilitar la acción: el aprendiz interactúa con la realidad
organizando los inputs según sus propias categorías y
conceptos, posiblemente creando nuevos o
modificando los preexistentes.
En 1976, Wood, Bruner y Ross describieron la
El aprendizaje por
interacción tutorial entre un adulto y un niño (a la que
descubrimiento
Vygotsky llamó diálogo cooperativo o colaborativo)
(Jerome Bruner,
como andamiaje. Con este término identificaron la
1960, 1966)
instancia en la que el adulto proporciona ayuda y
recursos al niño para que este sea capaz de resolver la
tarea hasta que pueda llegar a realizarla en forma
autónoma.
En el entorno educativo, la teoría de Bruner implica: (a)
aprendizaje por descubrimiento, según el cual el
docente debe motivar a los estudiantes a que ellos
mismos descubran relaciones entre conceptos y
construyan proposiciones; (b) diálogo activo; (c)
formato adecuado de la información, acorde al
desarrollo cognitivo del estudiante; (d) aprender a
aprender: la enseñanza debe propiciar la construcción
intelectual, fomentar la reflexión y el aprendizaje de
procedimientos para resolver problemas; nunca debe
ser una acumulación de conocimientos.

La teoría de la Esta teoría tiene su origen en la teoría sociocultural de


actividad Vygotsky y fue desarrollada por Leontiev. Según la
(Aleksei Leontiev, teoría de la actividad, cuando los individuos interactúan
1947; Yrjö con el entorno, el resultado consiste en la creación de
Engeström, 1987) herramientas o artefactos. Estas herramientas son
formas exteriorizadas de los procesos mentales y, a
medida que estos se manifiestan como herramientas,
son más fácilmente accesibles y comunicables a otras
personas.
El objetivo de la teoría de la actividad es comprender
las capacidades mentales de un individuo, a pesar de
que la misma teoría rechaza el análisis de un individuo
aislado y prefiere analizar los aspectos técnicos y
culturales de las acciones humanas. Esta teoría ayuda
a explicar de qué manera los artefactos sociales y la
organización social median la acción social.
La teoría de la actividad se inicia con la noción de
actividad. Una actividad se concibe como un sistema
en el que los individuos “hacen” siempre que un sujeto
trabaje en un objeto con el fin de obtener un resultado
deseado. Con este fin, el sujeto emplea herramientas,
que pueden ser externas (un martillo, una
computadora) o internas (un plan, una teoría).

La teoría de la enseñanza situada destaca la


importancia de la actividad y el contexto para el
aprendizaje y reconoce que el aprendizaje escolar es,
ante todo, un proceso de enculturación en el cual los
estudiantes se integran gradualmente en una
comunidad o cultura de prácticas sociales. También se
comparte la idea de que aprender y hacer son
actividades inseparables. Por lo tanto, desde el punto
de vista de este enfoque, los alumnos deben aprender
en el contexto pertinente. Brown, Collins y Duguid
(1989), los teóricos que han iniciado los trabajos en
este enfoque, formularon una estrategia de instrucción
basada en el aprendizaje cognitivo, ya que las
estrategias y habilidades no se transfieren bien cuando
no se han aprendido en contexto situados.
La propuesta fundamental de la cognición situada se
traduce en que el aprendizaje, fuera y dentro del aula,
se desarrolla a través de la interacción social
La cognición situada colaborativa. Los estudiantes se convierten en una
(John S. Brown, comunidad de aprendices cuyo propósito es la
Allan Collins y Paul actividad de aprendizaje y la interacción sociocultural.
Duguid, 1989) El aprendizaje colaborativo se convierte así en
componente fundamental del modelo situado y surge el
concepto de “comunidad de práctica”, que se define
como un entorno social con un mismo objetivo que
comparte tareas y actividades comunes, así como un
legado de entendimiento cultural, social y situacional.
La comunidad de práctica enfatiza la importancia de
compartir y construir significado en una unidad social.
El aprendizaje situado ocurre de forma no intencional
cuando los estudiantes trabajan en tareas auténticas
que acontecen en el entorno del mundo real.
Los principios fundamentales de esta teoría en lo
referente al conocimiento son: (a) el conocimiento es
una actividad, no un objeto; (b) el conocimiento siempre
es contextualizado, no es abstracto; (c) el conocimiento
es recíprocamente construido en la interacción entre el
individuo y su entorno, no definido objetivamente o
creado subjetivamente; (d) el conocimiento es un efecto
funcional de la interacción, no una verdad.

La cognición La cognición distribuida se refiere a un proceso en el


distribuida que los recursos cognitivos se comparten socialmente
(Gavriel Salomon, para extender los individuales o para conseguir algo
1993; Gavriel que un agente individual no puede alcanzar solo. Los
Salomon et al., 1991) procesos cognitivos pueden distribuirse entre máquinas
y humanos (cognición distribuida físicamente) o entre
los agentes cognitivos (cognición distribuida
socialmente).
La cognición distribuida ilustra el proceso de interacción
entre las personas y la tecnología para determinar
cómo representar, almacenar y facilitar el acceso a los
recursos digitales y a otros artefactos. Además la
cognición distribuida puede observarse a través de las
culturas y las comunidades. El aprendizaje de ciertos
hábitos o tradiciones se entiende como cognición
distribuida entre un grupo de personas.

Síntesis elaborada a partir de Vinagre Laranjeira (2010).