Anda di halaman 1dari 20

MUJERES, "NON SANCTAS".

PROSTITUCIÓN Y DELITOS SEXUALES: PRÁCTICAS


CRIMINALES EN LA CIUDAD DE MÉXICO, 1940-1950
Author(s): Martha Santillán Esqueda
Source: Historia Social, No. 76 (2013), pp. 67-85
Published by: Fundacion Instituto de Historia Social
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/23496330
Accessed: 24-04-2018 15:59 UTC

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide
range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and
facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
http://about.jstor.org/terms

Fundacion Instituto de Historia Social is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and
extend access to Historia Social

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
MUJERES, NON SANCTAS. PROSTITUCIÓN
Y DELITOS SEXUALES: PRÁCTICAS
CRIMINALES EN LA CIUDAD DE
MÉXICO, 1940-1950*
Martha Santillán Esqueda

En los años cuarenta, como consecuencia de la industrialización y una fuerte exp


demográfica,1 la ciudad de México experimentaba cambios significativos en su geo
y en las formas de socialización entre sus habitantes, mientras que al mismo tiem
convertía en el más importante centro laboral y cultural pero también delictivo del paí
este contexto, 1940 marca una nueva etapa de saneamiento y moralización de la
mexicana que pretendía controlar prácticas en torno al sexo y al consumo de susta
enervantes ligados al crimen.2 Sexo, alcohol y delincuencia se habían convertido e
temida "trinidad degenerativa" que tenía como principales escenarios los "centros
cio", esto es, cabarets, cantinas, cervecerías, salones de bailes, burdeles, etc.
Si bien aquella limpieza social y moral tenía detrás una reorganización de la ciu
de México, también buscaba modificar hábitos considerados envilecedores de los ca
nos que, en opinión de especialistas y autoridades, impedían la consolidación de una
sexual basada en la familia.3 Así, el control de la sexualidad cobraba singular inter
sólo en el terreno de las políticas pronatalistas implementadas desde el gobierno de
Cárdenas (1934-1940),4 sino también en lo referente a la salud, la decencia y el d
antagonistas del envilecimiento moral y del crimen.

* Una versión preliminar de este artículo (el cual forma parte de mi tesis doctoral Delincuencia Feme
Representación, prácticas criminales y negociación judicial. Ciudad de México, 1940-1954), se present
coloquio "Historia Social, historia plural" que se realizó en el Colegio de México en abril de 2012. Agra
la doctora Clara Lida la invitación a dicho evento, así como a los doctores Ariel Rodríguez Kuri, Elis
man, Fausta Gantús y Florencia Gutiérrez la lectura del texto y sus sugerentes observaciones.
1 La población del Distrito Federal aumentó de 1.757.5730 habitantes en 1940 a 3.050.442 en 1950
tas cifras las mujeres eran 949.995 y 1.632.101, respectivamente. Séptimo censo general de población
taría de Economía, México, 1953, p. 1.
2 Odette Rojas demuestra que los primeros esfuerzos políticos tras la Revolución Mexicana en este
comenzaron en 1929. Odette Rojas, La ciudad y sus peligros. Criminalidad, alcoholismo y bajos fondo
cursos, representaciones y práctica judicial (1929-1946), tesis doctorado en historia, Universidad N
Autónoma de México, México, en curso.
3 Eisa Muñiz, Cuerpo, representación y poder: México en los albores de la reconstrucción nac
1920-1934, Universidad Autónoma de México/Miguel Ángel Porrúa, México, 2002, p. 207.
4 En 1936 se emitió la Ley General de Población, la cual señalaba, entre otras cosas, la necesidad d
tar el aumento de habitantes del país prioritariamente a través del "fomento de los matrimonios". Ley G
de Población, Cámara Nacional de Comercio e Industria, México, 1937, art. 4.

Historia Social, n.° 76, 2013, pp. 67-85. 67

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
De este modo, y tras una lucha ardua,5 en febrero de 1940 desapareció toda forma le
gal de explotación sexual al derogarse el Reglamento para el Ejercicio de la Prostitución;6
a la vez, y como soporte a dicha política, se emitió el Reglamento contra las Enfermedades
Venéreas y se reformó el código penal. Respecto a este último, se reconfiguró el Título VII
("Delitos contra la salud") en dos capítulos: "La tenencia y tráfico de enervantes" y se
anexó el de "Peligro de contagio". Asimismo se ajustaron los conceptos de lenocinio y de
ultrajes a la moral y se incorporó el delito de incitación a la prostitución, todos éstos con
tenidos en el Título VIII ("Delitos contra la moral pública").7
Sin embargo, como consecuencia de la desaparición de los burdeles autorizados co
menzaron a instalarse casas ilegales de prostitución, al tiempo que en la década de los cua
renta se observa una multiplicación considerable de "centros de vicio" para todo tipo de
gustos y bolsillos a lo largo y ancho de la ciudad. Sergio González sugiere que es en estos
años cuando en México se "industrializa el cabaret", dándole a la noche capitalina "un
aura mitológica".8 Con el crecimiento de la ciudad "aumentan los atractivos turísticos y se
forma una vida nocturna a resultas de esta gran afluencia turística y a resultas también del
aumento de la planta industrial que crece desaforadamente", comenta Carlos Monsiváis;
una vida nocturna que buscaba satisfacer las demandas de una ciudad que se modernizaba
y de una clase media en franca expansión ávida de "otro tipo de diversiones".9 Lo cierto es
que dicha reorganización de los "bajos fondos" colaboró en la consolidación de nuevas re
des de prostitución y de tráfico de personas con fines sexuales.
En febrero de 1944 se llevó a cabo en el Distrito Federal la Asamblea contra el Vicio
convocada por Javier Rojo Gómez, regente de la ciudad, con la finalidad de que espec
listas de disciplinas como la medicina, la criminología y el derecho formularan estrategi
para coadyuvar con "la protección de la familia y la consolidación del hogar sobre bases
sólidas y tradicionales, [...] la integración del patrimonio familiar y la conservación aust
ra de las costumbres honestas en la mujer mexicana".10 Se esperaba que los expertos bri
daran soluciones inmediatas a "graves problemas" sociales como el alcoholismo, las tox

5 En la década de los años treinta hubo airados debates entre los defensores de la reglamentación de la
prostitución y los promotores del abolicionismo, discusiones en las que participaron autoridades, dueñas d
casas de asignación, prostitutas y la sociedad en general. Véase Carlos David Vargas Ocaña, El estado y
prostitución: el establecimiento del abolicionismo en la ciudad de México, 1937-1940, tesis maestría en histor
Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, México, 2000; Cfr. Katherine Bliss, Compromised po
tions. Prostitution, Public Health, and Gender Politics in Revolutionary Mexico City, The Pennsylvania Sta
Press University, University Park, 2001.
6 Estos cambios fueron el resultado de una serie de esfuerzos políticos que desde la década del veinte s
evidenciaron a través de una serie de reformas a leyes y reglamentos, así como la emisión de otras nuevas. E
febrero de 1926 se publicó "El Reglamento para el ejercicio de la prostitución" que derogaba el de 1871; en
1932 y 1934 sufrió algunas modificaciones; el 6 de diciembre de 1937 se emitió el "Acuerdo por el cual se fij
las zonas en queda prohibido el ejercicio de la prostitución y el funcionamiento de casas de citas, de asignación,
prostíbulos y sitios similares", éste ya de clara afiliación abolicionista. Estos esfuerzos se enmarcan en un mani
fiesto interés por parte de varios ideólogos y autoridades para prohibir de manera absoluta la explotación s
xual, pues ello se contraponía a ideales posrevolucionarios de justicia social; finalmente fue en los últimos
meses del cardenismo cuando se logró la implementación del abolicionismo. Véase Carlos David Varga
Ocaña, El estado y la prostitución.
7 Véase Legislación penal y su interpretación por el Poder Judicial, disco compacto. Suprema Corte de
Justicia de la Nación, México, 2007.
8 Sergio González Ramírez, Los bajos fondos. El antro, la bohemia y el café, Cal y Arena, México, 1988,
pp. 50-51.
9 Carlos Monsiváis en Alejandro Pelayo Rangel (realizador y dir.), Los que hicieron nuestro cine: "De la
hacienda al cabaret", documental (VHS), vol. 7, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes/Secretaría de
Educación pública, México, mins. 1Ό5" y 2'45".
10 "Puntos de vista de la Dirección General de Acción Social", Criminalia. Revista de Sociología Crimi
68 nal, 8 (año x, abril 1944), pp. 503-504.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Archivo Fot gráfico Cas ola

69

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
comanías, la prostitución y el contagio venéreo, buscando que con ello disminuyera no
sólo el vicio sino también la delincuencia.11
Como resultado de dicho congreso se emitió en mayo de ese año un nuevo Regla
mento de Cafés-cantantes o Cabarets y Salones de baile.12 Entre otros objetivos, esta dis
posición pretendía "desplazar a las mujeres de los cabarets", para ello prohibía la actividad
de las "ficheras",13 es decir la estancia de "mujeres solas que perciben comisión por el
consumo que haga el cliente".14 No obstante estas indicaciones, como la mayoría de las es
tipuladas, no se cumplían.
En este escenario nos interesa mostrar, por un lado, cómo en el marco de una ciudad
en crecimiento se evidenció una mayor preocupación frente a los delitos sexuales por parte
de las autoridades. Asimismo constataremos que este tipo de transgresiones no sólo acon
tecían en los "centros de vicio", aun cuando éstos eran los escenarios más comunes, tam
bién en el ámbito privado sucedían actos similares protagonizados por mujeres. Para ello
utilizamos como fuentes principales expedientes judiciales, fichas carcelarias y notas pe
riodísticas. Finalmente, los procesos penales por diversos delitos sexuales y contra la mo
ral pública nos abren una ventana de análisis a las formas en que las mujeres se desenvol
vían en el ámbito de la noche y los bajos fondos, las maneras que tenían para desarrollarse
-cuando no para sobrevivir- económicamente dentro de la industria del comercio carnal
que se modificaba de manera importante.

Abolición de la prostitución y crimen

Uno de los filmes más destacados de la época del cine de oro mexicano15 fue A
rera (Alberto Gout, 1949). En esta cinta, Rosaura de Cervera, una explotadora sex
genteadora de un burdel que operaba ilegalmente detrás de un elegante cabaret e
Juárez, era al mismo tiempo una amorosa madre perteneciente a la clase más aco
de Guadalajara. La vida de esta mujer se entrelaza con la de Elena Tejero cuando
de un sinnúmero de adversidades (su madre se va con otro hombre, su padre se su
acosada sexualmente en todos los lugares en que se emplea) se encuentra con "El
un proxeneta quien la vende a Rosaura; ésta la droga y comercia sexualmente c
Elena, aceptando su destino, se convierte en una afamada bailarina y llega a la ci
México donde trabaja como cabaretera; ahí conoce a un joven abogado con quien s
Mario Cervera, hijo de Rosaura.16

11 "Convocatoria para el Congreso", Criminalia. Revista de Sociología Criminal, 8 (año x, abril 1


450-453.
12 Este reglamento modificaba el emitido el 31 de marzo de 1931. Para una discusión sobre los reglamen
tos y acuerdos mencionados véase Carlos Medina Caracheo y Carlos David Vargas Ocaña, La vida nocturna en
la ciudad de México: centros nocturnos, cabarets y burdeles, 1935-1945, tesis de licenciatura en historia, Uni
versidad Nacional Autónoma de México, México, 1999.
13 Al día de hoy en México se llama "fichera" a la "mujer que se dedica a acompañar a los clientes en un
bar, a bailar y a beber con ellos, a la que entregan una ficha por cada periodo de tiempo o por cada bebida orde
nada" (Diccionario del español usual en México, Colegio de México, México, 1996, p. 432). Esta denomi
nación proviene de una de las acepciones del verbo "fichar": "ir contando los géneros que el camarero de un
café, casino, etc., recibe para servirlos" (http://lema.rae.es/drae/?val=fichar).
14 "El reglamento de cafés-cantantes o cabarets y salones de bailes", en Diario Oficial de la Federación,
22 de mayo de 1944, art. 8, p. 15.
15 Se considera la época dorada del cine mexicano aproximadamente entre 1935 y los primeros años de la
década de los cincuenta; periodo en que las producciones nacionales fueron las más importantes del mundo de
habla hispana. Véase Emilio García Riera, Breve historia del cine mexicano, Ediciones Mapa, México, 1998.
16 Los cuarenta fueron los años de gloria del cine de cabareteras; lo cual no es gratuito dada la expansión
70 de la vida nocturna y las discusiones en torno al papel de las mujeres dentro de esta actividad en razón de las

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Con las reformas de 1940 ingresaron al catálogo penal comportamientos que habían
sido parte de las formas de vida y subsistencia de muchas mujeres; de modo que madrotas
y pupilas pasarían a engrosar con sus actividades las filas del crimen, las primeras en ge
neral como lenonas17 y las segundas como corruptoras, incitadoras del comercio sexual,
ultrajadoras de la moral, contagiadoras, agresoras o delincuentes sexuales.
El artículo 207 del código penal castigaría por lenocinio de 1940 en adelante toda
forma de comercio sexual.18 A partir de entonces, las detenciones por este crimen incre
mentaron en la ciudad de México considerablemente. Por ejemplo, en 1934 se registraron
trece fichas carcelarias por lenocinio (cinco hombres y ocho mujeres); en 1938 fueron 20
(catorce hombres y seis mujeres); en 1940 (año de la abolición) se duplicó a 44 (diez varo
nes y 34 féminas); ya para 1943 el número se disparó a 253 (de los cuales 175 resultaron
mujeres).19 Estas cifras muestran, en primer lugar, que el lenocinio era un delito altamente
cometido por mujeres; a la vez, el aumento sugiere no sólo mayores arremetidas por parte
de las autoridades contra "centros de vicio", sino también que un mayor número de muje
res insertas en ese ambiente (meseras, bailarinas, cabareteras o prostitutas) fueron encon
trando en el tráfico sexual una fuente de ingreso.

Las lenonas

Con los cambios en la reglamentación y la ley penal quienes se vieron inmediatamen


te perjudicadas fueron las dueñas de casas de asignación y de citas autorizadas, pues les
fueron retirados sus permisos para comerciar con la prostitución y sus centros de opera
ción fueron clausurados. Alicia Ortega Castillo fue detenida en octubre de 1940 por man
tener en funcionamiento una antigua casa de asignación. La lenona afirmó que regentaba
a catorce mujeres quienes le pagaban en promedio cinco pesos diarios cada una, con lo
que las pupilas cubrían "habitación, alimentos y aseo de la ropa". Alicia tenía una ganan
cia diaria de 50 pesos que incluía venta de vinos y licores. Declaró que ella había conti
nuado sus maniobras, al igual que otras propietarias afectadas, gracias a "juicios de ampa
ro que ha promovido contra las órdenes de cierre de su negociación y detención tanto de
ella como las mujeres que en explotación tiene en calidad de pupilas".20 Ciertamente en un

pautas morales exigidas para su sexo. Véase Joanne Hershfield, Mexican Cinema, Mexican Women, 1940-1950,
The University of Arizona Press, Arizona, pp. 77-105; Cfr. Julia Tuñón, Mujeres de Luz y sombra en el cine
mexicano. La construcción de una imagen, 1939-1952, El Colegio de México/Instituto Mexicano de Cine
matografía, México, 1998.
17 Especialistas del periodo consideraban que el lenocinio se presentaba en varias formas: el proxeneta o
alcahuete es todo aquel que sirve de intermediario en el comercio carnal mediante un beneficio económico; el
rufianismo lo cometen personas que habitual o accidentalmente explotan sexualmente el cuerpo de otra; la trata
de blancas se caracteriza por la venta de una mujer joven para dedicarla a la prostitución. Luis Antonio Ramos
Lugo y Salomón Equihua Cartagena "La prostitución en México", Criminalia. Revista de Sociología, 1 (año
VII, julio 1956), p. 416.
18 Antes de la abolición, la redacción de este crimen muestra la afiliación reglamentarista del código penal
de 1931: "comete el delito de lenocinio toda persona que sin autorización legal, habitual o accidentalmente ex
plota el cuerpo de la mujer por medio del comercio carnal, se mantiene de este comercio u obtiene de él un lu
cro cualquiera". Las cursivas son mías.
19 Al no localizar estadísticas de la época, nos ceñimos a los registros de fichas carcelerías existentes en el
Archivo Histórico del Distrito Federal, Fondo Cárceles, Ramo Penitenciaría (en adelante AHDF-FC-RP).
20 Alicia junto 16 personas más habían promovido un juicio de amparo ya que, según sus afirmaciones, las
autoridades pretendían aprehender a las quejosas por medio de la fuerza y practicar cáteos en sus casas sin me
diar orden judicial. Alicia Ortega Castillo, lenocinio, 12 de octubre de 1940, Fondo Tribunal Superior de Justi
cia del Distrito Federal (en adelante F-TSJDF), archivo histórico 0 (en adelante ah), caja 5562, exp. 96, f.2.
Archivo General de la Nación (en adelante AGN). 71

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
principio varias madrotas recurrieron al amparo legal e incluso conformaron la "Unión de
Defensa de Propietarias y Encargadas de Casas de Asignación".21 No obstante, la nueva
reglamentación estaba dictada y tuvieron que ir cerrando sus prostíbulos, al menos las que
se ciñeron a la ley.
Algunas casas de prostitución se desplazaron hacia diversos sitos de la ciudad o
cambiaban el giro comercial de sus negocios.22 Tras una denuncia por comercio sexual, la
policía judicial se presentó en un local que ostentaba un letrero con la leyenda "Restauran
te con servicio de comida corrida". El cliente Alberto Sánchez aseguró haber sido estafado
con el cobro de las piezas bailadas y las bebidas de las ficheras, con quienes aseguró que
se podía tener "contacto carnal" previo pago a la dueña Felisa Mayen Blanco. La inculpa
da presentó licencia para restaurante con venta de bebidas alcohólicas expedida por las au
toridades, en tanto que las chicas se declararon meseras, no ficheras ni prostitutas.23 Diver
sas quejas de los diarios a lo largo del periodo de estudio revelaban la existencia -y
aumento- de casas de huéspedes, centros de masajes, hoteles, salones y academias de bai
le, cabarets o "restaurantes íntimos", que encubrían burdeles de todas las categorías, tal
como se muestra en el filme Aventurera.
El diario El Universal publicó en 1940 una queja de vecinos de la elegante colonia
Roma, quienes denunciaban no sólo la permanencia de un prostíbulo "que debió haber
sido clausurado", sino que "de plano se ha abierto otro, ¡otro pared de por medio!".24 El
semanario Sensaciones comentaba en 1944 que las autoridades seguían

clausurando centros non sanctos, como cabaretuchos, como hoteluchos de emergencia y como cen
tros de lenocinio barato y sin influencia política ni poderoso respaldo económico. Éstos son intoca
bles. Y muchos han sido clausurados, pero al poco tiempo vueltos a abrir como una llave mágica
que lo mismo cierra que abre [...muchos] siguen refuncionando.25

Las administradoras de centros prostibularios pertenecían a diversos grupos sociales


y con variada posición económica; muchas de aquellas madames habían iniciado sus ca
rreras como prostitutas.26 A finales de los treinta María Torres comenzó a trabajar como
pupila en una casa de asignación propiedad de la madre de Esther, su amante. Tras el falle
cimiento de Esther en 1938, María echó de la casa a la dueña, realizó un nuevo contrato de
arrendamiento a su nombre y después de la abolición convirtió el negocio en "casa de
huéspedes".27
Las propietarias de aquellos "negocios del amor" podían llegar a acumular considera
bles fortunas e importantes cotos de poder. En la popular colonia Doctores florecieron a lo
largo de la década de los cuarenta dos famosos "rechimales" o cabarets de segunda clase:
"El Tranvía" y el "Leda", propiedad de María Alvaro Orejas y Clotilde Ortiz respectiva
mente.28 Otra reconocida empresaria de la época fue Elvira Chávez, dueña del cabaret "El

21 "Protestan y piden amparo", El Universal, 24 de abril de 1942, 2a secc., p. 1.


22 Por ejemplo, gracias a unos agentes encubiertos se logró la captura de María Guadalupe Moreno, dueña
de un "salón de belleza" que publicitaba en los diarios servicios de "expertas masajistas". "Se burlaba a la
policía en una casa de masajistas", La Prensa, 5 de julio de 1940, p. 4.
23 Felisa Mayen Blanco, 31 de julio de 1941, lenocinio, cohecho y robo, F-TSJDF, AH-1, caja 3503, folio
633596. AGN.
24 Referencia tomada de Carlos David Vargas Ocaña, El estado y la prostitución, p. 78.
25 "Escuelas en vez de lenocinios", Sensaciones, vol. IX, 34 (marzo 1944), p. 4.
26 Katherine Bliss, "Guided by an Imperious, Moral Need: Prostitutes, Motherhood, and Nationalism
Revolutionary Mexico", en Carlos A. Aguirre y Robert Buffington (eds.), Reconstructing Criminality in
America, Jaguar Books, Delaware, 2000.
27 María Torres, robo, 4 de septiembre de 1940, F-TSJDF, AH-2, caja 339, exp.14. AGN.
72 28 Carlos Medina Caracheo y Carlos David Vargas Ocaña, La vida nocturna en la ciudad de México, p. 5

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Molino Rojo" ubicado en el centro de la ciudad y que operó de 1939 hasta 1955; también
le pertenecían un prostíbulo y un "hotel de a rato" cercanos al cabaret.29
Marina Aedo, mejor conocida como "La Bandida", desde los años del presidente Plu
tarco Elias Calles (1924-1928) y hasta su muerte en 1962, controló a las hetairas para los
políticos y fue protagonista de "impunidades burdeleras [...], orgías y borracheras homéri
cas, dispendios del tamaño de la pugna por el poder".30 La buena posición política y social
de La Bandida se debía a que "controlaba las mujeres para los políticos [...las cuales] eran
extranjeras y niñas de la alta sociedad que 'ejercían para curiosear'", aseguraba Francisco
González, guardaespaldas del presidente Miguel Alemán (1946-1952).31
Hubo varias mujeres que lograron ascender económicamente en la carrera de la pros
titución; no obstante, hay indicios de que existieron distinguidas madames provenientes de
las clases altas. Uno de los burdeles más famosos y que capturó la "imaginación popular"
por estar "lleno de jovencitas", se encontraba en la colonia Del Valle (barrio de clase me
dia acomodada) y era dirigido por Consuelo de la Garza, una reconocida regiomontana de
"sociedad",32 quien nos recuerda a Rosaura de Cervera en la cinta Aventurera.
Todos estos personajes sin duda fueron, además de delincuentes, mujeres enérgicas y
agresivas, actitudes que debieron servirles para conseguir la posición lograda en el mundo
de la prostitución y de los entretejidos políticos. El escritor Ricardo Garibay en su expe
riencia como inspector de salubridad (1935-1940) recuerda que había lupanares dirigidos
por señoras en los que "ni remotamente era posible revisar nada de nada ni mostrarse a
disgusto. La Bandida, La Ruth, La Malinche, La Pugibét, La Zoila, La Juanacatlán, eran
señoras influyentísimas, cordialísimas, leperísimas, dispuestas a cualquier favor y a todas
las formas de odio y pelea".33 El caso de "Las Poquianchis", aun cuando no aconteció en
la capital del país, es una clara muestra de cómo estas propietarias se desenvolvían en el
mundo de la explotación sexual, transgrediendo la ley con regularidad -en ocasiones con
facilidad- y cometiendo todo tipo de felonías.34
No cabe duda que muchos de aquellos centros clandestinos pudieron sobrevivir gra
cias a que era un negocio sumamente fructífero que lograba fortalecerse tras complejas
redes de corrupción que involucraban desde importantes políticos y portentosos clientes
hasta autoridades policiales y judiciales de distintos rangos.35 En 1944 el semanario Sensa
ciones se lamentaba:

29 Armando Jiménez, Sitios de rompe y rasga en la Ciudad de México: salones de baile, cabarets, bil
lares, teatros, Océano, México, 1998, pp. 180-181.
30 Sergio González Ramírez, Los bajos fondos. El antro, la bohemia y e! café, p. 73. Cfr. Eduardo
Muñuzuri, Memorias de La Bandida, Costa-Amic, México, 1965.
31 Emma Yanes, "Los cuarenta: seductora ciudad". Historias. Revista de la Dirección de Estudios Históri
cos, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 27 (marzo 1990-octubre 1991), p. 173.
32 Katherine Bliss, "Guided by an Imperious, Moral Need", p. 117. Para conocer sobre las características
de otros cabarets y otro tipo de lugares de entretenimiento de la época (como cantinas, pulquerías, hoteles de
paso, sitios de prostitución, cárceles, etc.), así como el perfil y comportamiento de asistentes y empleados,
pueden verse los trabajos de Armando Jiménez, en particular. Cabarets de antes y ahora en la Ciudad de Méxi
co, Plaza y Valdés, México, 1991; y Lugares de gozo, retozo, ahogo y desahogo en la Ciudad de México,
Océano, México, 2000.
33 Ricardo Garibay, Cómo se gana la vida, Joaquín Mortiz, México, 1992, p. 108.
34 Tres hermanas de apellido González operaron en un burdel en el poblado de San Francisco del Rincón,
estado de Guanajuato, desde 1941 hasta 1962, año en que fueron procesadas por varios asesinatos. Este caso
valió una película (Felipe Cazals, Las poquianchis. Consejo Nacional de Cinematografía, México, 1976), una
novela (Jorge Ibargüengoitia, Las muertas, Booket, México, 2005 (Γ ed. 1977) y una autobiografía (Elisa Ro
bledo, Yo, la Poquianchis. Por dios que así fue. Compañía General de Ediciones, S.A., México, 1980). Un in
teresante análisis histórico sobre este suceso se encuentra en Fabiola Bailón Vásquez, "Prostitución, lenocinio
y crimen: diferentes miradas en torno al caso de 'Las Poquianchis'", en Salvador Cárdenas y Elisa Speckman
(coords.), Crimen y justicia en la historia de México, Suprema Corte de Justicia de la Nación, México, 2011.
35 Sobre las redes de corrupción y centros de vicio posteriores al abolicionismo véase Carlos David Vargas
Ocaña, El estado y la prostitución, en particular el capítulo 5, "Los saldos del abolicionismo". 73

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Es vergonzoso confesar que desaparecidas las dueñas de casas que tan inicuamente explotaban a las
hetairas, ahora no sólo son los propietarios de cabarets-bares y otros sujetos que explotan el vicio,
sino hasta hombres uniformados ostentando placas de policías, quienes forman una plaga de moles
tos lenones. Ellos rondan, [...] en pos de las falenas a las que han cotizado con cantidades diarias
que fluctúan entre uno y dos pesos.
Puede verse a los gendarmes lenones ejercer su vergonzante actividad desde las siete de la no
che en adelante, y metidos en cervecerías y cantinas, libando a sabor [...] denunciándole la vieja e
inveterada costumbre de la "mordida" de comandantes subalternos de la policía.36

En marzo de 1945 dos madres se presentaron a las oficinas del Ministerio Público de
nunciando la desaparición de sus hijas menores de edad Adelina y Josefina; la policía judi
cial las localizó junto con otra jovencita, Concepción, en la casa de citas clandestina de
María Nieves, a quien se le abrió proceso por lenocinio y corrupción.37 Un mes más tarde,
el padre de Josefina se querelló en contra de las amigas de su hija por corrupción ya que,
según él, ellas fueron quienes llevaron con engaños a Josefina a un hotel para ser deshon
rada y posteriormente para trabajar con María Nieves.
En esta segunda denuncia se ampliaron las declaraciones de Josefina, Adelina y Con
cepción referentes al proceso anterior. Resultó que estas dos últimas, tras ser "rescatadas"
de la casa de María Nieves, lograron evadir la remisión al Tribunal para Menores a cambio
de tener relaciones sexuales con dos empleados de la Delegación, quienes además de su li
bertad les dieron cinco y dos pesos. Los mismos agentes se encargaron de convencer a las
madres de no enviar a sus hijas a dicha institución con el argumento de que ahí se podían
corromper. Posteriormente Adelina y Concepción volvieron a escaparse de sus casas y se
pusieron a trabajar como ficheras y bailarinas en el cabaret-cervecería "La Jarochita" (ubi
cado en Peralvillo, una zona popular al norte de la ciudad), donde fueron nuevamente
aprehendidas junto con Rosa Magaña, una mesera-fichera del lugar, quien les había dado
alojamiento y era conocida de Maria Nieves.38
Este caso además de evidenciar la corrupción existente hasta en lo más bajo de la je
rarquía policial y judicial, nos muestra que las adolescentes optaron por el uso de su cuer
po y el ejercicio de su sexualidad obteniendo con ello un beneficio pecuniario. Lo cual
confirmaría lo ya señalado por Katherine Bliss, que las prostitutas no se dedicaban al co
mercio sexual necesariamente por ser víctimas de la miseria, de seductores que las des
honraban o de explotadores, sino que también llegaban a encontrar en dicha actividad una
opción de vida.39

Las suripantas

Para el periodo de estudio las prostitutas ya no eran consideradas por médicos y cri
minólogos, sobre todo los afiliados al positivismo, mujeres con defectos congénitos, como
suponían en el porfiriato.40 En la posrevolución se las veía como el resultado de una serie

36 "Gendarmes que ejercen el lenocinio", Sensaciones, vol. I, 31 (julio 1944), p. 8.


37 María de Jesús Nieves Ríos, lenocinio y corrupción de menores, 8 de marzo de 1945, F-TSJDF, AH-2,
caja 334, exp. 84. agn.
38 Rosa Magaña Torres, lenocinio, 24 de abril de 1945, F-TSJDF, AH-2, caja 427, exp. 105. agn.
39 Katherine Bliss, "Guided by an Imperious, Moral Need". De acuerdo con un estudio sociológico sobre
la prostitución capitalina elaborado en los primeros años de la década de los cincuenta, de 45 mujeres sólo 24
manifestaron su deseo por dejar la prostitución, y de éstas sólo siete deseaban formar un hogar. Jorge L. Jaidar
de Torre, Alfonso Martín del Campo, Emilio Villalobos Madrigal, "Historia de la prostitución", Criminalia. Re
vista de Sociología Criminal, 5 (año xxi, mayo 1955), p. 319.
40 Para una visión más completa de la prostitución durante el porfiriato, véase Fernanda Núñez, La prosti
74 tución y su represión en la Ciudad de México (siglo xix), Gedisa, España, 2002.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
de infortunios en los que el abuso de seductores y la miseria eran los ingredientes princi
pales de su "desgracia". Los promotores del abolicionismo pensaban que eran mujeres caí
das y víctimas de la explotación; por ello, con el cierre de centros prostibularios autoriza
dos se pretendía que las hetairas se reintegraran a la sociedad buscando formas "más
dignas" de subsistencia. No obstante, las mujeres laborando en estos entornos, tanto las
operarías como las "pupilas", no necesariamente convenían con aquellos discursos reden
tores argumentando que al abolir la prostitución reglamentada se atentaba contra sus espa
cios de trabajo y formas de vida.41
Las medidas abolicionistas y penales implementadas en 1940 dejaron a muchas "ven
dedoras de amor" sin vivienda, sin trabajo y sin la protección laboral y personal que les
brindaban los propietarios de centros de prostitución. A partir de entonces debieron buscar
otras fuentes de empleo o bien servirse de estrategias diversas para el desempeño de su
profesión, al igual que debieron enfrentar nuevas formas de explotación sexual, laboral y
personal.
De manera paradójica, y a pesar de todo, la industria del sexo se expandía y se dise
minaba por toda la ciudad gracias a la floreciente vida nocturna que venía aparejada al cre
cimiento y modernización de la capital. El número de cantinas, pulquerías, cervecerías,
restaurantes, fondas, figones, cabarets, salones y academias de bailes, casinos, clubes y
centros recreativos reconocidos en 1938 era de 1.824; para 1940 la cifra aumentó un
42,87% (2.606 lugares).42 La cantidad de cabarets registrados en el Distrito Federal pasó
de 36 en 1940 a 179 en 1945.43 De acuerdo con los datos oficiales, el aumento de estos es
tablecimientos se estabilizó a partir de 1945 (después de la emisión del Reglamento de Ca
fés-cantantes...), ya que la cifra se mantuvo en un promedio de 2.500 sitos por año hasta
1955.44 En este escenario, el comercio sexual no sólo se mantuvo vigente, sino que aumen
tó y se convirtió en una importante fuente de ingreso y de desarrollo para muchas capitali
nas.

Matilde Rodríguez Cabo, reconocida médica y de ideología comunista, co


que en 1940 en la ciudad de México había alrededor de 30.000 mujeres ejerc
mercio sexual, ya fuera como prostitutas registradas (8.000 aproximadamen
empleadas en salones de baile, teatros de variedad, cabarets, hoteles (22.000
mitad de la década los estimados indicaban que eran alrededor de 42.000 citad
de una u otra forma obtenían ingresos de este negocio.46
Los cambios en la geografía de la noche brindaban bastante movilidad a l
entre lugares de trabajo y variadas actividades, incluido el "enganche" o tráfi
doméstica Julia Flores Lupa llevó a Celia Ortiz López de 16 años, hija de su pa

41 Katherine Bliss, "Guided by an Imperious, Moral Need".


42 Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos, 1941, Secretaría de Economía, Dir
al de Estadística, México, 1943, p. 564.
43 Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos, 1943-1945, Secretaría de Economía,
General de Estadística, México, 1950, p. 752.
44 Véanse los Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos, correspondientes a 195
1954; 1955-1956, Secretaría de Economía, Dirección General de Estadística, México.
45 Matilde Rodríguez Cabo, "Relaciones entre la prostitución y la delincuencia. ¿Reglamen
cionismo?, texto mecanografiado, s/f, Fondo Documental Matilde Rodríguez Cabo (en adelante
1, carpeta 10, documento 4, p. 10. en Archivo Histórico de la Unidad de Estudios Regionales, U
cional Autónoma de México, Jiquilpan Michoacán (en adelante AH-UAER-UNAM-J).
46 En 1944 el Comité de Defensa Pro-Derechos de la Mujer rastreaba alrededor de 20.000 m
jando en cabarets, cafés cantantes y salones de baile (8 de junio de 1944, Fondo Presidentes, R
Ávila Camacho, 545.22/312, foja 14704. AGN). En tanto, Narciso Bassols (secretario de Educaci
nación y de Hacienda entre 1931 y 1935) creía que había más de 22.000 mujeres ejerciendo alg
prostitución ese mismo año (cifra tomada de Carlos David Vargas Ocaña, El estado 75
y la prostituc

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
1ArchivoFot gráficoCas ola

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
cervecería donde se reunieron con Raúl, un estudiante de medicina y amigo de Julia. Ahí
la doméstica se dedicó a bailar y Raúl a seducir a Celia; por indicaciones de Julia, Celia
totalmente ebria se dirigió a su casa en compañía del estudiante, quien prefirió llevarla a
un hotel donde abusó de ella sexualmente.47
La vida nocturna además de permitir alternar el comercio sexual con otras activida
des laborales propias de esos sitios, también prometía grandes triunfos para las "aventure
ras" en las tablas del cabaret e incluso en los sets cinematográficos. Los años cuarenta fue
ron la época de oro de ambos escenarios: el glamour, el lujo, la modernidad, pero sobre
todo la oportunidad de encontrar en estos espacios una posibilidad de éxito y ascenso so
cial.48
De cualquier modo para mediados del siglo xx los oficios de prostituta, bailarina,
cantante, actriz, fichera, mesera y doméstica, parecían tener una diáfana frontera que en la
práctica permitía que se combinaran con facilidad, mientras que en el imaginario se equi
paraban y desacreditaban moralmente por igual.49 Encontramos inculpadas que al ser dete
nidas por algún delito declararon dedicarse a la prostitución y en otro momento (ya fuera
en el mismo proceso o en otro distinto) dijeron laborar como sirvientas, cocineras, mese
ras, bailarinas, etc. Por ejemplo, María Elena Diosdado procesada en 1944 por robar a un
cliente, declaró dedicarse a la prostitución de calle; en 1945 fue aprehendida nuevamente,
en esta ocasión por la sustracción de unos vestidos en una casa habitación, entonces dijo
ser mesera.50
Pareciera que a pesar de políticas y esfuerzos implementados por las autoridades, el co
mercio sexual se escurría por todos los rincones de la ciudad. Es importante considerar que
el factor pecuniario contribuía en gran medida a su expansión. La prostituta Margarita Ramí
rez Hernández de 22 años, analfabeta, católica y soltera, dijo que "se ha dedicado a la vida
galante desde hace tiempo en vista de la pésima situación por la que el país se encuentra".51
María Medina, acusada por contagiar de sífilis a Salvador Gómez, negó toda acusación pues
aseguró estar sana ya que sólo llevaba ocho días ejerciendo el oficio "obligada por la miseria
en que vive pues fue abandonada por su amante teniendo un hijo de seis meses".52
Al igual que sucedía en el siglo anterior, era más redituable el sexo mercantil -inclu
so la prostitución más marginal- que la servidumbre o el trabajo fabril.53 Por ejemplo, en

47 Julia Flores Lupa, corrupción de menores y violación, 24 de octubre de 1947, F-TSJDF, AH-1, caj,
399, folio 70031 l,f. 2. AGN.
48 Famosas actrices de cine de la época comenzaron sus carreras artísticas como bailarinas y vedettes dt
cabaret, sin embargo es notable que la gran mayoría eran de origen extranjero, básicamente cubanas. Véase Fer
nando Muñoz Castillo, Las Reinas del Trópico: María Antonieta Pons, Meche Barba, Amalia Aguilar, Ninót
Sevilla & Rosa Carmina, Grupo Azabache, México, 1993. Cfr. Cristina Pacheco, Los dueños de la noche, Plaz;
y Janés, México, 2001.
45 Según el estudio de Jaidar de Torre, de las 45 prostitutas encuestadas tres comentaron que antes habíai
trabajado como sirvientas (con un sueldo entre 40 y 100 pesos), seis como meseras (con sueldo entre 300 y 40(
pesos), una como tiple (con sueldo de 450 a 400 pesos) y 29 se dedicaban a los quehaceres domésticos (sir
sueldo). Jorge L. Jaidar de Torre, et al., "Historia de la prostitución", p. 318. En opinión de María Eugeni;
Sánchez Calleja, las jóvenes que llegaban a la ciudad entre 1920-1940 para trabajar en el servicio doméstico
solían ingresar al mundo de la prostitución estimuladas por el factor económico: María Eugenia Sánchez Calle
ja, La prostitución en menores de edad: entre la prohibición y la tolerancia. Ciudad de México 1920-1940
tesis maestría en Historia y Etnohistoria, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 2002, p. 187.
50 María Elena Diosdado, robo, 29 de febrero de 1944, robo, F-TSJDF, AH-2, caja 410, exp. 124; robo, 3(
marzo 1945, ah-0, caja 6154, exp. 22. AGN.
31 Margarita Ramírez Hernández, robo, 12 de octubre de 1940, F-TSJDF, AH-0, caja 5562, exp. 88. AGN.
52 En efecto, los exámenes médicos corroboraron la buena salud sexual de la acusada y las muestras ds
parto reciente, por lo que fue puesta en libertad. María del Carmen Medina Díaz, peligro de contagio, 8 de julic
de 1945, F-TSJDF, AH-2, caja 430, exp. 91. AGN.
53 Véase Fernanda Núñez, La prostitución y su represión en la Ciudad de México. 77

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
1947 una doméstica empleada en una casa de clase alta (en la colonia Lomas de Chapulte
pec) declaró ganar 50 pesos mensuales, en tanto una obrera en una fábrica de veladoras
dijo obtener dos pesos diarios.54 Varias meseras-ficheras procesadas aseguraron percibir un
ingreso entre uno y tres pesos por día;55 lo cual se encontraba alrededor del salario mínimo
marcado para en 1946-1947: 2,48 pesos.56 En tanto, una prostituta de la calle declaró obte
ner diez pesos por jornada.57
En 1955, cuando el salario mínimo era de 7,08 pesos diarios,58 una prostituta podía
percibir entre 400 y alrededor de 2.000 pesos mensuales. Al comienzo de la década de los
cincuenta, las tarifas por un contacto sexual variaban según el lugar y la categoría de la
mujer. En los barrios bajos de la ciudad podían alcanzar hasta los ocho pesos; las ambu
lantes de la zona centro o las avenidas de Tacubaya y Revolución cobraban entre cinco y
20 pesos. Las que andaban por barrios de clase media alrededor de las avenidas Reforma,
Tíber, Nápoles, etc., entre quince y 30 pesos. Los prostíbulos vulgares tenían tarifas que
oscilaban entre 20 y 40 pesos. Dentro de "cabaretuchos" de poca monta como "Las Bru
jas", "Floresta", "El Ángel", "El Perico", se podía ganar entre 15 y 25 pesos; en otros de
mejor nivel como el "Cien Flores", "Waikiki", "Río Rosa", "Copacabana", "Savoy", se
cobraba entre 20 y 50 pesos. En la casa de La Bandida y otros elegantes lupanares de la
colonia Roma, las mujeres ganaban por contacto sexual entre 125 y 150 pesos.59
No obstante, las mujeres dedicadas al comercio sexual solían vivir en condiciones so
ciales adversas: generalmente sin instrucción, desprotegidas por las leyes laborales, explo
tadas por proxenetas y autoridades; varias eran originarias de provincia por lo que no con
taban con más redes sociales que las establecidas en sus empleos y terminaban marginadas
al mundo del crimen.
Con las reformas de 1940 también se renovaron los modos de explotación, extorsión,
corrupción y delincuencia en torno al comercio sexual. Bastantes mujeres, ya sin un ingre
so fijo y muchas veces sin casa, quedaron más vulnerables ante proxenetas y agentes poli
ciales, quienes normalmente les cobraban por protegerlas o por no remitirlas ante la auto
ridad judicial tras alguna infracción -a veces inexistente- al código penal. El Dr. Silva,
médico empleado en el Departamento de Sanidad del Distrito Federal, escribió en 1948 al
Procurador de Justicia diciéndole:

¿Sabe usted Sr. Procurador, porqué pierdo mi tiempo, siendo médico, como defensor de los pobre
Porque a mi consultorio llegó, hará dos meses y medio una de mis clientes, una muchacha esmirri
da, feúcha que había sido detenida tres veces en un periodo de cuatro meses; acababa de salir, la
víspera y había "ganado" ocho pesos, de los cuales había dado tres a la policía y llegó a su casa co
cinco, debía dos meses de renta y tiene una niña de un año y meses que estuvo al cuidado de un
amiga y compañera mientras ella "purgaba su delito" en el Carmen, cuando me fue a ver la niña t
nia fiebre; la examiné y su único mal era tener hambre, mi receta fueron cinco pesos para leche

54 Rufina Mendoza, infanticidio, 1 de abril de 1947, F-TSJDF, AH-1, caja 3882, folio 682961, f. lOv
AGN; Herlinda Rayón, corrupción de menores, 20 de abril de 1946, F-TSJDF, AH-1, caja 3788, folio 670223
f. 29. AGN.
55 Algunos ejemplos: María Guadalupe Ramírez, lesiones por contagio, 20 de junio de 1942, F-TSJDF,
AH-2, caja 377, exp. 24, f. 8; Amada San Juan Hernández, lesiones, 15 de julio de 1944, F-TSJDF, AH-2, caja
410, exp. 4, f. 8. AGN; Gloria Reyes Bolaños, robo, 14 de diciembre de 1944, F-TSJDF, AH-0, caja 5987, exp.
19, f. l.AGN.
56 Presidencia de la República, 50 años de Revolución Mexicana en cifras. Nacional Financiera S.A.,
México, 1963, p. 112.
51 María Elena Diosdado, robo, 29 de febrero de 1944, F-TSJDF, AH-0, caja 6102, exp. 124, f. 34v. AGN.
58 Presidencia de la República, 50 años de Revolución Mexicana en cifras, p. 112.
78 59 Jorge L. Jaidar de Torre, et al., "Historia de la prostitución", p. 318.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
desear a la madre buena suerte en su esquina y que no cayera nuevamente en las garras de la policía
que en la calle en la comisaría o en el Carmen la esquilmaría.60

Por supuesto muchas de estas mujeres llegaban a ser víctimas de violaciones, golpes
y vejaciones diversas que les exigía una mayor agresividad para salvaguardarse de abusos
diversos; dada la marginación social y moral en que vivían debieron haber contado con
pocas herramientas y redes oficiales de apoyo para enfrentar cualquier adversidad. El dia
rio El Universal aseguraba en una nota que

tratan a las infelices meseras en los términos más groseros. La empleada tiene que soportar todo. La
vista del patrón está encima de ella constantemente y ¡cuidado que provoque el disgusto del cliente
impertinente! porque entonces el propietario ve amenazados sus intereses y destituye a la empleada
por "no tener forma".61

La vida nocturna era un trabajo redituable para muchas mujeres, aunque los costos
sociales y los riesgos a la integridad de su persona podían ser altos. En los centros de di
vertimento capitalinos se vivían situaciones de trabajo -marcadas por la ilegalidad, la de
sacreditación, la persecución y el acoso- bastante hostiles para las mujeres. Pero ellas no
eran ajenas a estas formas de socialización, formaban parte de éstas, siendo víctimas y por
supuesto también victimarías.
Matilde Rodríguez Cabo afirmaba que "las condiciones de vida de mujeres que se de
dican a la prostitución se consideran nocivas y altamente propicias para la comisión de ac
tos antisociales y francamente clasificados ya como delitos".62 En la cervecería "La Coro
na", la cabaretera Guadalupe Rodríguez Rojas cacheteó y dio "dos navajazos en la cara" a
Alfonso Montiel González pues se sintió insultada cuando él le dio "diez centavos en lu
gar de veinte, por una pieza de baile [...] pues las 'piezas' se cotizan a veinte, de acuerdo
con el alto costo de la vida", explicaba el diario La Prensad Estas agresiones apelaban a
la necesidad de defenderse de burlas o abusos, y de demostrar que poseían la capacidad de
protegerse. Las mujeres en esos ambientes cometían todo tipo de delitos, en muchas oca
siones con alevosía y buscando un provecho a expensas del otro: robos, lesiones (a veces
mortales), contagio venéreo, ultrajes a la moral, incitación a la prostitución y también deli
tos sexuales.
En síntesis, las modificaciones al código que buscaron colaborar con la profilaxis so
cial al acotar los márgenes de acción del comercio sexual, no aportaron mucho a la batalla
contra los vicios ni la inmediata modificación de las costumbres sexuales. Creemos bas
tante viable que las suripantas supieron encontrar acomodo en las reorganización de las re
des de corrupción y nuevas formas de explotación y tráfico sexual, así como ejerciendo
otros oficios para diversificar sus ingresos y su desempeño profesional. Por otro lado, se
gún algunas referencias localizadas, las féminas de los bajos fondos no eran las únicas que
cometían delitos sexuales.

60 17 de marzo de 1948, Fondo Presidentes, Ramo Miguel Alemán Valdés, caja 553/4. AGN.
61 "Inicua explotación de mujeres", El Universal, 13 de noviembre de 1942, pp. 1, 5.
62 Matilde Rodríguez Cabo, "Relaciones entre la prostitución y la delincuencia. ¿Reglamentación o aboli
cionismo?, texto mecanografiado, s/f, FD-MRC, caja 1, carpeta 10, documento 4, pp. 1-2. AH-UAER-UNAM
J.

63 "Víctima de una brava, peligrosa cabaretera", La Prensa, 26 de abril de 1947, pp. 2, 23. 79

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Archivo Fot gráfico Cas ola

Delitos sexuales y el protagonismo femenino

Las mujeres cometían pocos delitos sexuales de acuerdo con las cifras oficiales
concordancia con lo mostrado por las fuentes. Entre 1937 y 1947 se castigó a seis mu
por estos crímenes.64 Ello se debía en parte a que varios de los delitos sexuales, según
pulaba el código penal, sólo podían ser perpetrados por varones: el rapto, el estupro

64 Alfonso Quiroz Cuarón, La criminalidad en la República Mexicana, Universidad Nacional Autó


80 de México/Instituto de Investigaciones Sociológicas, México, pp. 30, 32.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
violación.65 De modo que las féminas enjuiciadas por estos crímenes, lo eran en calidad de
codelincuentes según el tipo de agresión sexual ejecutada por el victimario de obra.66 La
participación femenina en muchos de éstos crímenes era crucial.
Adelina Blancas de Zetina de 16 años fue trasladada por la fuerza hasta Apatzingán,
en el estado de Michoacán, por la señora Eloísa Buenrostro, vecina y amiga de su familia,
y Julio Ortiz, esposo de ésta. La entregaron a Luis Alvarez "indicándole que si no se casa
ba con él 'la llevarían por los cerros del lugar, donde la matarían y allí mismo se quedaría
enterrada'". Le hicieron firmar unos papeles y la dejaron con Luis quien hizo "uso de ella
'hasta tres veces'". Días después pudo escapar. Adelina agregó en su declaración que Eloí
sa y Julio pretendían "traer de allí [Apatzingán] un niño y una niña, también ofreciéndoles
que aquí en México los iban a vestir y a alimentar bien", pero sólo convencieron al va
rón.67
Eloísa y Julio fueron detenidos y por supuesto negaron todos los hechos; no obstante,
conforme avanzó el proceso narraban versiones parciales de lo sucedido y fueron incu
rriendo en contradicciones, lo cual bastó para considerarlos presuntos culpables por rapto.
Sin embargo fueron puestos en libertad, pues cesó la acción penal cuando Luis presentó el
acta de matrimonio civil firmada por Adelina. En ningún momento del proceso se habló de
tráfico de personas; respecto al niño, comentaron que lo adoptarían y educarían como un
hijo.
Ahora bien, en cuanto al estupro y a la violación, comprobar su existencia era una la
bor poco sencilla. En muchas ocasiones la víctima ni siquiera podía dar las señas de su
victimario o bien no se lograba demostrar el desfloramiento violento o la agresión física.68
Teresa Martínez, casada y de 22 años, se fue de paseo en auto con su amiga María Luisa
Ramírez de Garrido y dos hombres que no conocía; ellos las invitaron a tomar unos refres
cos, después Teresa se sintió mal y en estado "casi inconsciente" la llevaron a una casa
donde su amiga "se puso a bailar [...] y uno de sus acompañantes pidió unos cuartos", fi
nalmente perdió el conocimiento y al despertar se dio cuenta que habían "hecho contacto
carnal con ella".69
De regreso a su casa, la abandonaron en una carretera a las afueras de la ciudad don
de consiguió ayuda. La inculpada negó todo y fue puesta en libertad por falta de méritos,
ya que aun cuando se demostró con examen médico-pericial las violencias sufridas por Te

65 El rapto existía cuando alguien se apoderaba "de una mujer por medio de la violencia física o moral, de
la seducción o el engaño, para satisfacer algún deseo erótico-sexual o para casarse" (art. 267). Si la víctima era
menor de 16 años se aplicaba el mismo castigo aun cuando no hubiese mediado violencia o seducción, incluso
si la raptada hubiese seguido voluntariamente a su raptor (arts. 268 y 269). Se consideraba estupro cuando había
existido "cópula con una mujer menor de dieciocho años, casta y honesta, obteniendo su consentimiento por
medio de seducción o engaño" (art. 262). En ambos casos la acción penal cesaba si la ofendida contraía nupcias
con su victimario. La violación sucedía cuando por medio de la violencia física o moral se copulaba con una
persona sin importar el sexo del lesionado y se castigaba entre uno y seis años de prisión; si la víctima era im
púber, la sanción aumentaba de dos a ocho años (art. 265).
66 De acuerdo con el artículo 13 del código penal en la comisión de un delito son "responsables todos los
que toman parte en la concepción, preparación o ejecución de un delito".
67 Eloísa Buenrostro y Julio Ortiz, rapto, 1 de diciembre de 1945, F-TSJDF, AH-1 caja 3694, folio
658107, fs. 15-17. AGN.
68 Habría que realizar un estudio más amplio de procesos contra varones por violación y/o estupro para
conocer la forma en que se aplicaba la justicia en esos casos. Por lo visto en la presente investigación, los pre
suntos culpables de delito sexual solían argumentar a su favor la lascivia y el gusto de la supuesta ofendida por
el acto sexual. Pablo Piccato ha estudiado el tema para el periodo revolucionario, véase Pablo Piccato, Ciudad
de sospechosos: crimen en la ciudad de México, 1900-1931, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores
en Antropología Social, México, 2010.
69 María Luisa Ramírez de Garrido, violación, 30 de junio de 1945, F-TSJDF, AH-2, caja 420, exp. 101,
f. lv. AGN. 81

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
resa, no se pudo señalar a ningún victimario y tampoco se pudo corroborar la colaboración
de la acusada en la comisión del delito.
La trata de personas como tal no estaba tipificada en el código penal; se castiga
como lenocinio (el cual no era considerado un delito sexual, sino contra la moral públi
Los diarios, por su parte, sí utilizaban regularmente el término "trata" para aludir a la com
pra-venta de personas con fines de prostitución. Matilde Rodríguez Cabo hace referen
la existencia de un Comité de la Trata de Mujeres y Niños convocado en 1934 por la
ciedad de Naciones, el cual abogaba por la supresión de la reglamentación de la pros
ción en todo el mundo.70
El negocio del tráfico sexual era redituable en todos los niveles. Había transcurrid
primer año de la era de la abolición en la capital cuando el periódico El Universal relat
que Justina Martínez, una "tratante de blancas", y Juan Hernández fueron aprehend
mientras pretendían vender en una casa non sancta a cuatro jovencitas por 25 pesos y
de quince años por 200.71 La erradicación de la prostitución y el tráfico de personas con fi
nes sexuales resultó una tarea verdaderamente complicada para las autoridades. Había
jeres de todo tipo ejerciendo esta actividad, desde las que tenían un negocio bien estab
do y provechoso hasta pobretonas prostitutas, cabareteras, domésticas, amas de cas
incluso madres sacando ventaja de tan fructífero negocio. El diario La Prensa denunc
que Rosa Arias Marmolejo vendió a su hija María de la Luz "por unos cuantos billetes
a peso [...] a un ferrocarrilero", quien la emborrachó y la violó con la venia de su madre.72
En la mayoría de los casos, la fórmula común de esta práctica contaba con una
ganchadora", un agresor sexual varón y una víctima mujer menor de edad. Lo cual po
blemente se debía a que éstas últimas solían ser más ingenuas, inexpertas y vulnerab
pero también a que los victimarios las preferían jovencitas. Según estudios del period
rededor del 50% de las agredidas sexualmente tenían entre 14 y 18 años.73 De ser así
proceso se abría por el delito sexual en cuestión y por corrupción de menores en tanto
se introducía a menores de edad al mundo del "sexo vicioso" o se les proveían de sust
cias enervantes. Las enganchadoras o corruptoras acostumbraban a llevarlas (con cons
miento, con engaños o a la fuerza) a cantinas, cabarets, restaurantes o fiestas donde
proporcionaban bebidas alcohólicas o drogas; posteriormente, las chicas terminaban v
mizadas sexualmente por un varón aparentemente conocido de las acusadas.
Socorro Martínez, prostituta de oficio, pidió autorización a los padres de Concepc
López de 13 años para invitarla al cine, sin embargo la llevó a una cervecería, luego a
par de cabarets donde la obligó con golpes a entrar y la puso a beber cerveza. La men
aseguró que su victimaría le preguntó a unos individuos "qué les parecía [Concepción]
ellos contestaron que "bien". Después vio que a "uno de los vasos [Martínez] le p
unos polvos, con los cuales se sintió muy atarantada y perdió el conocimiento", por lo
no pudo dar detalles de cómo es que fue violada. La prostituta la trajo bebiendo de cab
en cabaret por más de una semana hasta que pudo escapar; finalmente, fue castigada
corrupción y violación.74
Ofrecer bebidas embriagantes era una estrategia muy común pues permitía que la
tima opusiera poca resistencia o, incluso, que consintiera en el acto sexual. Luis Garri

70 Matilde Rodríguez Cabo, "La prostitución en México", texto mecanografiado, s/f, FD-MRC, caja 1,
peta 10, documento 2. AH-UAER-UNAM-J.
71 "Tratante de blancas capturada", El Universal, 17 de abril de 1941, Ia secc., p. 8.
72 "Tremenda aventura; su propia madre la vendió", La Prensa, 2 de marzo de 1952, pp. 31, 36.
73 J. Gómez Robleda y Alfonso Quiroz Cuarón, "Sujetos pasivos en los delitos sexuales", Criminalia.
vista de Sociología, 5 (año V, enero 1938), p. 279.
74 Socorro Martínez García, corrupción de menores y violación, 17 de junio de 1943, F-TSJDF, AH-
82 caja 414, exp. 119, fs. 3-3v. AGN.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
renombrado abogado y filósofo, comentaba "que en los delitos sexuales, el abuso del alco
hol juega un papel importante, al facilitar su realización".75 Así le sucedió a Angela Vargas
de 16 años de edad quien

hizo muchos esfuerzos por evitar ser deshonrada, no lo consiguió, ya que como dice antes, estaba
sumamente borracha; habiendo llegado a emborracharse en esa forma en virtud de que, como dice
antes, la citada Socorro Guerrero insistió en que tomara, por lo que deduce que dicha señora se puso
de acuerdo con los referidos individuos para que uno de ellos abusara de la exponente.76

Angela había asistido a un baile en Chapultepec invitada por su vecina Socorro Gue
rrero de 32 años. Se pusieron a libar con unos conocidos de ésta; posteriormente uno de
esos señores llevó a la menor por la fuerza al bosque y la ultrajó. Dado que no se demostró
la existencia de la violación, Guerrero fue castigada sólo por corrupción en tanto que llevó
a la menor a un sitio inapropiado para su edad y le dio a beber alcohol.77
Otra estrategia utilizada por estas criminales para "enganchar" jovencitas era brindar
se como celestinas para reunirías con sus novios, ofrecerles su ayuda para sortear la terri
ble situación en sus casas o proponerles empleo. Herlinda Rayón, trabajadora en una fábri
ca de veladoras en La Viga (barrio obrero), dijo a Rosa Martínez, Josefina Guzmán,
Margarita Ramos y Avelina Rodríguez, todas alrededor de quince años, que les consegui
ría empleo con un señor amigo suyo y que ganarían cinco pesos diarios.
Según el relato de las cuatro menores, el amigo las llevó en su auto hacia el pueblo de
Ayotzingo (en las cercanías del Distrito Federal), se detuvieron en una tienda de la carrete
ra donde les dieron a tomar cerveza y anís. Rosa aseguró que aquel señor le ofreció 100
pesos "si se acostaba la deponente con él",78 tras forcejeos y besos obligados Rosa logró
zafarse. Huyó con Margarita y Josefina, y consiguieron auxilio para volver a la capital;
Avelina prefirió quedarse con los corruptores.
Las víctimas solían achacarle a las corruptoras haberlas engañado o embriagado, así
como estar coludidas con sus agresores. Por su parte, las acusadas generalmente negaban
su participación, asegurando que las ofendidas eran mayores de edad o, bien, que en nin
gún momento las obligaron a nada, ni a beber ni a relacionarse con los victimarios; por su
puesto también negaban la existencia de su colaboración en el crimen sexual haciendo res
ponsables a las víctimas de la relación que hubiesen entablado con su victimario o
argumentando que habían actuado provocativamente. Así, la mayoría de las inculpadas so
lían ser castigadas sólo por corrupción (por ofrecer alcohol a las menores y/o llevarlas a
lugares inapropiados).
De acuerdo con los procesos judiciales por delitos sexuales con los que contamos79 el
41,66% de las acusadas por corrupción de menores y/o algún delito sexual eran mujeres
dedicadas al hogar, el 50% se declararon casadas y en la misma proporción eran analfabe
tas o sin instrucción; sólo dos de ellas tenían por oficio la prostitución y otras dos se dedi
caban al servicio doméstico.

75 Luis Garrido, "Alcohol y delincuencia", Criminalia. Revista de Sociología Criminal, 10 (año XXVI, oc
tubre 1960), pp. 693.
76 Socorro Guerrero Téllez, corrupción de menores y violación, 5 de octubre de 1944, F-TSJDF, AH-1
caja 3539, exp. 638676, f. 3. AGN.
77 Ibidem.
78 Herlinda Rayón Vargas, corrupción de menores, 20 de abril de 1946, F-TSJDF, AH-1 caja 3788, folio
670223, f. 5v. AGN.
79 Se localizaron doce procesos judiciales entre 1940 y 1947 en el AGN-TSJDF y cuatro fichas carcelarias
con información suficiente (de las 62 catalogadas entre 1940 y 1944 en el AHDF-FC-RP) referentes a acusa
ciones por corrupción de menores, por delitos sexuales (rapto, estupro o violación) o por corrupción de menores
sumada a algún delito sexual. 83

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
Reflexiones finales

Los crímenes estudiados en este artículo suceden en un contexto en el que co


los esfuerzos desplegados por el Estado para regular la sexualidad ejercida por l
nos a través de la penalización de ciertas prácticas, al tiempo que se expandía la
turna y el comercio sexual, ámbitos que tenían como principales elementos a las
al alcohol y al crimen. Los procesos judiciales analizados nos permitieron dar
una serie de prácticas existentes que pretendían ser reorientadas -cuando no elim
pues según especialistas el mal ejercicio del sexo -tema tabú e "inmencionable
años cuarenta-,80 podía derivar en conductas delictivas, provocaba la diseminac
fermedades venéreas y generaba el envilecimiento moral de la familia.
Sin embargo, las medidas legales implementadas en 1940 no erradicaron la p
ción o los vicios, ni los delitos de orden sexual o moral se esfumaron. Por el con
paradójicamente, dichas acciones contribuyeron a su reorganización. Las preten
bernamentales por normar la vida pública capitalina en torno a las prácticas sex
casaron -al menos en el corto plazo-, ya que ello exigía a su vez normar comport
sexuales bastante expandidos entre la población.
De modo que lejos de resolverse, la problemática se agudizó. En principio, la
mas penales acotaron los márgenes de acción de empresarias sexuales y comerci
su cuerpo, no obstante al verse afectadas fueron buscando otras formas de sobrevive
variados mecanismos de resistencia, lo cual se tradujo en distintas modalidades
gresión de la ley. A la par, la creciente industria del cabaret se modernizaba y contr
que el comercio sexual se convirtiera en un gran negocio que ni las reglamentac
las campañas de moralización pudieron contener; por el contrario, ello permit
contrara novedosos derroteros en los que la corrupción de las autoridades fue u
fundamental. Las mujeres insertas en estos ambientes continuaron siendo prot
como empresarias, bailarinas, cantantes, meseras, ficheras y/o tratantes, en otras pa
víctimas y/o victimarías dentro de la nueva organización del crimen sexual.
Cabe enfatizar que el rol femenino en la comisión de delitos sexuales y morales,
dos comúnmente con la masculinidad, era fundamental. Estos crímenes tenían e
como protagonistas a mujeres de clases populares. Distintas maneras de habitar
doméstico, esquemas familiares violentos, falta de una gama más amplia de opor
laborales y de mejores salarios, así como usos diversos de la sexualidad, eran el co
cial de aquellas delincuentes. Matilde Rodríguez Cabo consideraba que "la promis
desorganización familiar por la miseria y por los vicios [...y] la precoz iniciación de l
ciones sexuales", era el escenario en que se educaban esas mujeres.81
Sin embargo, y de acuerdo a los datos arrojados por la investigación, podem
mar que los atentados contra la integridad sexual y moral de las personas no só
cían en los bajos fondos, ni las victimarías eran nada más aquellas que habitab
mundo de la prostitución o de los "centros de vicio", también llegaban a serlo qu
tenecían a otros grupos y sectores sociales; contamos con indicios que apuntan a
pación en estas actividades por parte de madres, de mujeres dedicadas al hoga
otras provenientes de clases acomodadas.

80 Carlos Monsiváis, "Del cinturón de castidad al condón. De usos amorosos y hábitos sexuale
Joaquín Blanco, Cuidado con el corazón. Los usos amorosos en el México moderno, Instituto N
Antropología e Historia, México, 1995, p. 165.
81 Matilde Rodríguez Cabo, "El problema sexual de las menores mujeres y su repercusión en la
84 cia juvenil femenina", Criminalia. Revista de Sociología Criminal, 10 (año VI, junio 1940), p. 544.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms
En ese contexto de cambios legales y ajustes sociales, surgieron reconocidas féminas
que supieron aprovechar las oportunidades que proveía la coyuntura, algunas incluso para
consolidar tenaces emporios criminales; mujeres que por supuesto transgredieron de todas
las formas posibles el estereotipo de docilidad, sumisión, delicadeza y amor. De cualquier
modo, adecuarse al ideal femenino no era tarea fácil para muchas de ellas -sobre todo las
que vivían en situaciones de mayor marginación- o en ocasiones ni siquiera lo deseaban.
En síntesis, la proliferación de los delitos de orden sexual y moral en la década de los
cuarenta se vincula de manera importante al crecimiento de la ciudad y la mitificación de
la vida nocturna, circunstancias que coadyuvaron con la reestructuración de las redes del
tráfico de personas. Asimismo, el aumento de dichas transgresiones evidencia la imposibi
lidad del Estado para tener el control absoluto de la urbe y de sus habitantes, en particular
de las mujeres y sus actividades en torno al sexo.

This content downloaded from 177.234.13.122 on Tue, 24 Apr 2018 15:59:06 UTC
All use subject to http://about.jstor.org/terms