Anda di halaman 1dari 3

“Holodomor”: un genocidio cometido por el comunismo

en Ucrania
By Antonella Marty Last updated Jul 4, 2017

Start the conversation 654

Share

Monumento a las víctimas del Holodomor en Kiev, Ucrania. (Dunyayigezmek.com)


EnglishCorría el invierno de 1932 y resultaba imposible escapar del territorio
ucraniano. Los soviéticos habían bloqueado las salidas, ya no quedaban provisiones
ni comida para sobrevivir. Así y todo, Iósif Stalin —ante la posibilidad de perder
Ucrania y tras el desarrollo de su plan de colectivización de la agricultura—, ordena
la confiscación de todo el grano restante en Ucrania, al igual que la obligatoria
entrega de los medios de producción al Estado soviético. Fue entonces cuando
se inició la hambruna en Ucrania.

En menos de un año más de siete millones de individuos fueron asesinados por


Stalin. Esta aterradora cifra fue el resultado de un plan de exterminio llevado a cabo
por la ideología comunista en territorio ucraniano entre 1932 y 1933, una matanza
masiva de la que muy pocos hablan: el Holodomor.
Un afiche recuerda el 80 aniversario del
Holomodor, “lel hambre”, entre 1932 y 1933 en Ucrania. (Shimerli)
Las tropas soviéticas —más específicamente el Comisariado del Pueblo para
Asuntos Internos (NKVD)— se encargaban de sacar los cadáveres de las casas
ucranianas e intercambiaban no más de 200 gramos de pan por cada cadáver
entregado.

Diversos relatos de los sobrevivientes del Holodomorafirmaron que las tropas


comunistas de Stalin enterraban gente viva, mientras observaban el modo en que se
movía la tierra. Para aquél entonces los asesinatos en masa ya eran una práctica
común del comunismo.

Esto explica por qué morían de hambre más de 7 millones de personas en Ucrania,
mientras que el nivel de exportación del cereal ucraniano al mundo había aumentado
a su máximo punto.

ENTRADAS RELACIONADAS
CNDH Alerta Sobre Crisis En Sistema Penitenciario De México
May 3, 2018
Dictadura Castrista Fabrica Delitos Para Expropiar Viviendas
May 3, 2018

Nadie recuerda –y mucho menos juzga– este fragmento de la historia comunista.


Sucede todo lo contrario: nos encontramos con abundantes individuos que celebran
el comunismo sin conocer la perversidad de la ideología y las muertes que lleva
consigo.

Esas 7 millones de víctimas ucranianas, sin contar que el número de muertes en


manos de Stalin supera los 23 millones, jamás tuvieron un recordatorio o
conmemoración. Simplemente fueron enterrados en fosas comunes y anónimas.
Pareciera ser que las víctimas del comunismo han sido borradas de la historia
mundial.

Generalmente suele olvidarse que los nazis eran socialistas nacionales y los
soviéticos socialistas internacionales
Tanto los que se denominan “socialistas” o “comunistas” como una gran parte de los
académicos e intelectuales no suelen hacer comentarios acerca de estos sucesos.

El mismo rey de los comunistas, Fidel Castro, afirmó que el comunismo y el


socialismo eran exactamente la misma cosa. Ambos buscan crear un “hombre
nuevo” mediante su sistema de ingeniería social. Y fueron ellos, los socialistas o
comunistas (como prefiera llamarles), quienes defendieron abiertamente los
genocidios del siglo pasado.

Resulta extraño que aquellos que reivindican dichas ideologías se aterren o


asombren de los inhumanos planes de exterminio de Adolf Hitler. Generalmente
suele olvidarse que los nazis eran socialistas nacionales y los soviéticos socialistas
internacionales. Sin dudas no desean ver ni asumir que el nazismo es un sinónimo
más de la ideología que tanto defienden en Venezuela, Cuba o Corea del Norte.

¿Cómo es posible que vivamos en un mundo donde todavía abundan tantos


románticos del comunismo? Dicha ideología en cualquiera de sus diversas formas
debería ser condenada socialmente del mismo modo en el que se condena al nazismo
alemán.

Resulta común que los jóvenes de hoy hagan bromas con los símbolos del pasado.
Usar una remera con la cara del “Che” Guevara, alabar a las dictaduras de Cuba y
Venezuela, jugar con los símbolos soviéticos o festejar el encarcelamiento
de Leopoldo López o Antonio Ledezma, es casi lo mismo que usar una esvástica
nazi, es endiosar a tiranos, defender a los asesinos más grandes de la historia y
faltarle el respeto a las más de 100 millones de víctimas que se cobró el comunismo.

Antonella Marty
Es asesora en el Senado de la Nación Argentina. Es Lic. en Relaciones Internacionales de la Universidad
Abierta Interamericana. Cursa su maestría en Políticas Públicas en la Universidad Torcuato Di Tella. Tiene un
Diplomado en Comunicación y Marketing Político en la Universidad Austral (Buenos Aires). Es
investigadora en Fundación Libertad, Argentina. Encargada del Área de Comunicaciones en la Fundación
Internacional para la Libertad, España. Fue pasante en Atlas Economic Research Foundation, Fundación para
el Progreso, Cato Institute, The IFEF y Cedice Libertad. Sígala @AntonellaMarty.

https://es.panampost.com/antonella-marty/2015/03/11/holodomor-un-genocidio-cometido-por-
el-comunismo-en-ucrania/