Anda di halaman 1dari 26

"Año del Diálogo y Reconciliación

Nacional"

ESPECIALIDAD TÉCNICA:
ENFERMERIA TÉCNICA
UNIDAD DIDÁCTICA:
ANATOMIA FUNCIONAL
TEMA:
SISTEMA ÓSEO
CICLO:
2018-I / I
ESTUDIANTE:
YOSELIN LISBETH PAJUELO FELIPE
DOCENTE:
MÁXIMO SÁNCHEZ

2018
1
INDICE

DEDICATORIA....................................................................................................................................3
INTRODUCCIÓN................................................................................................................................4
SISTEMA OSEO.......................................................................................................................................5
TIPOS DE HUESOS Y CARTILAGOS......................................................................................................5
ESTRUCTURA DE UN HUESO LARGO..................................................................................................6
CRÁNEO..................................................................................................................................................7
COLUMNA VERTEBRAL...........................................................................................................................9
TORAX..................................................................................................................................................10
MIEMBROS SUPERIORES......................................................................................................................11
La Articulación de la Muñeca..........................................................................................................11
PELVIS...............................................................................................................................................12
MIEMBROS INFERIORES..................................................................................................................12
Las principales funciones del sistema óseo son:.............................................................................13
Enfermedades de los huesos que deberías conocer.......................................................................13
RECOMENDACIONES:...........................................................................................................................15
CONCLUSIÓN.......................................................................................................................................16
ANEXOS.............................................................................................................................................17
BIBLIOGRAFIA.................................................................................................................................18

2
DEDICATORIA

Gracias hija mía por iluminarme con


la paz de tu sonrisa, por detenerme
en mi alocada carrera, ¡por
enseñarme a disfrutar la vida!

YOSELIN LISBETH

3
INTRODUCCIÓN

El sistema Óseo consiste de una armazón sólida que incluye todos los huesos del cuerpo. El cuerpo
humano se compone de 206 huesos.

Los huesos son formados por tejido conectivo cuya substancia intercelular es endurecida por las sales
minerales, principalmente el fósforo y el calcio, los que se obtienen de los alimentos.

Los huesos están cubiertos (excepto en la parte cartilaginosa) por una capa o membrana que se llama
periostio.

El endurecimiento de los huesos es un proceso gradual que toma alrededor de 20 años.

Las células óseas se multiplican rápidamente durante los años de crecimiento. Más tarde las células
nuevas reemplazan únicamente las células muertas o lesionadas y el proceso de reparación es más
lento. A medida que se envejece los huesos se ponen más duros y frágiles y se rompen con facilidad.

El tejido óseo forma la mayor parte del esqueleto, el armazón que soporta nuestro cuerpo y protege
nuestro órgano y permite nuestros movimientos. De gran robustez y ligereza, el sistema óseo es un
tejido dinámico, continuamente en fase de remodelación. La osteología es la ciencia que estudia la
estructura, funciones y patologías óseas.

4
SISTEMA OSEO
 El esqueleto constituye el armazón de toda la complicada maquinaria corporal a la que
sirve de soporte, ejerce funciones de protección de los órganos vitales, tales como el
encéfalo, el corazón y los pulmones y sirve de inserción a las masas musculares- a las que
hacen las veces de palanca-, de manera que, cuando estas se contraen, provocan un
desplazamiento de sus diferentes partes, permitiendo el movimiento corporal.

 El esqueleto está formado por más de 200 huesos. Dichos huesos son órganos de color
blanquecino, cuya principal característica es su dureza y resistencia, pues deben soportar
peso y resistir tracciones. Por eso están formados por un tejido que contiene numerosas
células (osteoblastos, osteocitos, osteoclastos) envueltas en una matriz orgánica
mineralizadas, rica en cristales de calcio y fosforo, que son responsables de su dureza. Este
tejido óseo está en permanente proceso de reabsorción y renovación de sus componentes,
lo que puede llevarse a cabo gracias a una rica red de vasos sanguíneos, que penetra en su
interior y riega todas sus estructuras, llevando a ellos los minerales necesarios procedentes
de la sangre y enviando a esta los que se producen en el proceso de reabsorción. Gracias a
este proceso de renovación constante pueden repararse espontáneamente las fracturas
óseas que en ocasiones se producen.

 Los huesos son responsables en buena medida del crecimiento del organismo, que se
produce durante la infancia y adolescencia, siendo al final de estas etapas cuando se llega
a la máxima mineralización o pico de masa ósea.

 Los huesos poseen muy distintas formas, ya que están perfectamente adaptados a las
funciones que deben realizar, pero, en general, se clasifican en tres grupos: huesos largos,
huesos cortos y huesos anchos.

TIPOS DE HUESOS Y CARTILAGOS

1. Huesos anchos (o planos): huesos en los que predomina la anchura sobre el grosor, que
presentan una forma externa aplanada y lisa. Su principal función suele ser proteger órganos vitales;

5
por eso se encuentran en el cráneo, la pelvis o la parrilla costal. Son huesos planos la escápula, las
costillas, el coxal, el occipital, el temporal, el parietal, frontal, etc.
2. Huesos cortos: Huesos pequeños de forma cúbica en los que ninguna de sus dimensiones
predomina claramente sobre las demás. Esto les confiere una gran capacidad de resistencia, a la vez
que les dota de una generosa gama de movimientos, que generalmente suelen ser poco amplios. Se
encuentran en zonas que deben soportar peso y realizar y realizar movimientos precisos, como la
columna vertebral, el tarso o el carpo. Son huesos cortos las vértebras y los huesos calcáneo,
astrágalo, escafoides, cuboides, huesos cuneiformes, etc.
3. Huesos largos: Huesos en los que predomina la dimensión longitudinal sobre la anchura o
el grosor. Se ubican en las extremidades y constan de una parte central, que se denomina diáfisis, y
unos extremos más voluminosos, que se conocen como epífisis. En estos extremos se produce la
unión o articulación con otro hueso. Por su forma y disposición, están adaptados para permitir una
gran variedad y amplitud de movimientos. Son huesos largos el húmero, el cúbito, el radio, el fémur,
la tibia, el peroné, los huesos metatarsianos, los metacarpianos, etc.

Cartílagos: estructuras esqueléticas que, por su función, deben ser más móviles que el hueso. Se
encuentran en la unión entre dos huesos, en el extremo de los huesos largos y también formando
parte de otras estructuras internas, como la laringe, la tráquea, los bronquios, el armazón del
pabellón auricular, los meniscos de las rodillas, etc.

ESTRUCTURA DE UN HUESO LARGO

• Médula ósea: Tejido que ocupa el centro de la cavidad medular; está formada por una rica
red vascular y una serie de células que pueden tener actividad productora de glóbulos sanguíneos
(médula ósea roja) o sufrir una transformación adiposa (médula ósea amarilla). Tiene una doble
función: Hematopoyética, es decir, de producción de células sanguíneas; Inmunitaria, ya que en ella
se generan los precursores de los linfocitos T y B.
• Superficie articular: son regiones de las epífisis destinadas a articularse con las estructuras
vecinas. Están desprovistas de periostio y suelen estar recubiertas por una capa cartilaginosa o
cartílago articular.
• Epífisis: Extremo distal del hueso por el que éste se articula con los huesos vecinos.
• Metáfisis: Región intermedia entre la diáfisis y la epífisis, donde existe cartílago de
crecimiento, lo que permite que el hueso crezca. Una vez llegada la edad adulta, se osifica.
• Diáfisis: Parte central, o cuerpo, de los huesos largos. Se divide en:

1. Endostio: Capa interna blanda de la pared del hueso que recubre internamente la cavidad
medular.
2. Tejido óseo compacto: Tejido de aspecto laminar y de gran consistencia que se encuentra
en la zona intraósea correspondiente a la diáfisis de los huesos largos.

6
3. Periostio: Capa externa blanda que recubre el hueso salvo en las superficies articulares.
Tiene un color blanco-amarillento y su grosor puede variar de unas zonas a otras y de un hueso a
otro.
• Tejido óseo esponjoso: Tejido de aspecto esponjoso que forma el interior de la región
correspondiente a las epífisis de los huesos largos. En las pequeñas cavidades de este tejido
esponjoso se encuentran porciones de médula ósea.
• Cavidad medular: Conducto que recorre la parte central de la diáfisis de los huesos largos y
que contiene médula ósea.
• Foramen (o agujero) nutricio: Diminuto orificio de la superficie del hueso a través del cual
se introducen en él los capilares sanguíneos que le aportan la sangre.

7
CRÁNEO

Estructura ósea que recubre el encéfalo. Consta de ocho huesos planos, que, articulados entre sí,
componen la cavidad craneal.

1. Hueso frontal (1): hueso plano que forma la base ósea de la región frontal, es la región
más anterior del cráneo y que presenta una superficie convexa anterior, que corresponde
a la frente, y otra cóncava posterior, que forma las fosas donde se albergan los lóbulos
frontales del cerebro. Se une por detrás y por os lados con los huesos parietales y
esfenoides, y por abajo con los huesos cigomáticos, maxilares superiores, propios de la
nariz y etmoides, constituyendo el techo de la cavidad orbitaria.
2. Hueso parietal (2): Los huesos parietales son dos huesos planos y simétricos, de forma
cuadrilátera, situados en la región lateral del cráneo, que se unen entre sí por su borde
superior mediante una unión o sutura interparietal, o sagital, con el hueso frontal por
delante, con el occipital por detrás y con el temporal por debajo. La parte externa, o
convexa, es prominente y redondeada.
3. Hueso temporal (2): Complejo hueso que forma parte de la bóveda craneal y de la base
del cráneo. Está formado por tres partes: la cocha, el peñasco y el llamado hueso
timpánico. Contiene en su interior el aparato auditivo. Se articula con los huesos
occipital-por detrás-, parietal-por encima-, y esfenoides-por delante-.
4. Hueso occipital (1): Hueso único que forma la parte postero-inferior de la cavidad
craneal. Posee una superficie cóncava interna, en la que se alojan los lóbulos occipitales
del cerebro y el cerebelo, y en él se abre el foramen occipital, a cuyos lados se
encuentran los cóndilos encargados de articularse con el atlas, punto de unión del cráneo
con la columna vertebral, por el que sale del cráneo la médula espinal. En los alrededores
de dicho foramen se encuentran la apófisis yugular y la porción basilar, puntos de
inserción de algunos músculos prevertebrales.
5. Etmoides (1): Hueso situado en la parte anterior de la base del cráneo, por delante del
esfenoides e incrustado en la escotadura etmoidal del hueso frontal. Forma parte de las
órbitas y de las fosas nasales. Esquemáticamente, consta de una lámina vertical, otra
horizontal y dos masas laterales. Forma parte de ella, la apófisis cristagalli, que es la parte
superior de la lámina vertical central. Sobresale sobre el resto del hueso en el interior de
la cavidad craneal y presta inserción a la lámina fibrosa denominada hoz del cerebro, que
separa los lóbulos craneales.

6. Esfenoides (1): Uno de los huesos que ocupan la parte central de la base del cráneo.
Está encajado entre el etmoides, el frontal, el temporal y el occipital. Está formado por
una masa central, o cuerpo del esfenoides. En su parte anterior emite unas
prolongaciones denominadas alas del esfenoides, que forman parte, por su cara interna,
de la cavidad orbitaria y, por su cara externa, de la fosa temporal.

8
Dentro de ella, cabe destacar la presencia de la silla turca o fosa pituitaria, que es una
depresión situada en la cara superior del cuerpo del esfenoides, que aloja en su interior
la glándula hipófisis. Recibe su nombre porque su forma se describe como parecida a la
de una silla de montar. También está el foramen óptico, que es un canal por donde
pasan el nervio óptico y la arteria oftálmica.

7. Maxilar superior (2): Los maxilares superiores son dos huesos simétricos que delimitan
entre ambos la cavidad de las fosas nasales y se unen entre sí por su parte inferior,
formando la bóveda palatina. En su borde inferior se abren los alvéolos dentarios, donde
se colocan los dientes de la arcada superior.

8. Maxilar inferior (1): Robusto hueso en forma de “U”, situado en la parte inferior de la
cara, que constituye el esqueleto del maxilar inferior y rodea por delante y por ambos
lados la cavidad bucal.

9. Cigomático o malar (2): Son dos huesos situados en la parte lateral de la cara, que
constituyen el soporte óseo de la región conocida como pómulo. Sus extremos laterales
son parte del arco cigomático.

10. Palatino (2): Son pequeños huesos que se articulan con el borde posterior del maxilar
superior y parecen una prolongación posterior de éste. Existe un hueso palatino en cada
una de las paredes laterales de las fosas nasales, Participan en la constitución de la
bóveda palatina, la cavidad nasal y orbitaria.

11. Vómer (1): Hueso en forma de lámina que constituye la parte posterior del tabique que
separa entre sí ambas fosas nasales.

12. Lagrimal o Unguis (2): Pequeña lámina ósea que forma parte de la pared interna de la
cavidad orbitaria, articulándose con el hueso frontal, el maxilar superior y el etmoides.

13. Propios de la nariz (2): Dos pequeños huesos planos situados en la parte superior de la
cara anterior de las fosas nasales

9
COLUMNA VERTEBRAL
El raquis o columna vertebral está formado por 33 o 34 vértebras separadas, su forma y tamaño
difieren de acuerdo al lugar que ocupan en la columna.

• Apófisis espinosas: Prolongaciones óseas posteriores de cada vértebra. En ellas se insertan


los ligamentos que unen entre sí a las vértebras por su cara posterior .

• Apófisis transversas: Prolongaciones óseas laterales de cada una de las vértebras. Sirven de
inserción a potentes ligamentos de unión y en las de las vértebras dorsales se insertan las costillas.

• Cuerpo vertebral: Parte de la vértebra en forma de cilindro óseo que constituye su porción
más anterior.

• Forámenes o agujeros de conjunción: Orificios delimitados por los pedículos vertebrales,


a través de los cuales emergen de la columna vertebral los diferentes nervios somáticos.

• Apófisis articulares: Prolongaciones óseas que parten hacia arriba y hacia abajo desde el
arco vertebral. Mediante ellas se articulan las vértebras entre sí.

• Discos intervertebrales: Estructuras fibrocartilaginosas que se sitúan entre las diferentes


vértebras y sirven de almohadillado a la unión entre ellas.

1. Vértebras Cervicales: Está formada por las siete primeras vértebras y constituye el
esqueleto del cuello. Las dos primeras reciben el nombre de atlas y axis, respectivamente, y
tienen una forma distinta al resto. El atlas, tiene forma de arco, y carece de cuerpo. Su
posición topográfica la ocupa la apófisis odontoides del axis. Puede girar en torno a esta
apófisis, lo cual hace posible la gran movilidad del cráneo con respecto a la columna
vertebral.
2. Columna dorsal o torácica: Parte de la columna vertebral que recorre la espalda en su
porción torácica. Está formada por la superposición de las doce vértebras dorsales, algo más
gruesas que las cervicales, en cuyas apófisis transversas se adosan las respectivas costillas de
uno y otro lado.

3. Columna lumbar: Parte de a la columna vertebral que recorre la espalda en su región


abdominal. Prolongación de la columna dorsal, está formada por cinco gruesas y anchas
vértebras lumbares superpuestas, que descansan sobre el hueso sacro.

4. Sacro: Estructura ósea de forma triangular constituida por la unión de vértebras soldadas
entre sí, que, en conjunto, forman un hueso único.

5. Cóccix: Pequeño apéndice terminal situado en el extremo distal del sacro, que está formado
por cuatro o cinco restos vertebrales diminutos y casi atróficos, que forman la parte final de
la columna vertebral.

10
TORAX

Costillas:
Son huesos planos y curvados, doce en cada lado, que se distribuyen horizontal y
oblicuamente formando las paredes óseas del tórax y se extienden desde la columna
vertebral dorsal en su parte posterior, formando la llamada parilla dorsal, hasta el
esternón. Hay siete costillas fijas, que siguen el trayecto antes apuntado, y otras cinco,
que ocupan la parte inferior de la parrilla y acaban uniéndose entre sí, o quedan
flotantes. Las costillas que llegan directamente hasta el esternón se denominan costillas
verdaderas, y las que lo hacen a través de un cartílago común se llaman costillas falsas.
Existen dos últimas costillas, denominadas flotantes, que se quedan sin fijación anterior.
Se pueden palpar a través de la piel las zonas duras que corresponden a los espacios
intercostales. En ellas se insertan muchos de los músculos y ligamentos de las paredes
torácicas y del abdomen. Las últimas costillas sirven de inserción al músculo diafragma y
a algunos músculos de las paredes abdominales.

Clavículas:
Son dos huesos planos y alargados, en forma de “S”, que están situados en la parte
anterior y superior del tórax, desde el esternón hasta el acromion de la escápula. Se
encuentran inmediatamente por debajo de la piel y sirven de punto de fijación de las
extremidades superiores con el esternón, por lo que juegan un papel importante en la
movilidad de dichas extremidades.

En ellas se insertan numerosos músculos del cuello y de la región pectoral, así como el
músculo deltoides. Por debajo de las clavículas pasa el paquete vasculo-nervioso que
porta los vasos y nervios de la extremidad superior.

Esternón: Hueso plano situado en la cara anterior del tórax, palpándose su superficie
de consistencia dura bajo la piel de dicha región. Sirve de unió delantera a las costillas
de ambos lados, cerrando así la caja torácica por delante. Su parte superior, o
manubrio, que se articula con las clavículas, presenta una escotadura que se palpa a
través de la piel, llamada escotadura yugular. En su cara anterior se inserta el músculo
pectoral mayor. Se divide en tres partes: Manubrio (mango), cuerpo y apéndice xifoide

11
MIEMBROS SUPERIORES

1. Escápula u Omoplato: Hueso plano de forma triangular, que sirve de fijación de la


extremidad superior con el tórax. Está adosada sobre la región superior de la pared posterior
de la cavidad torácica y en ella se articulan el húmero y la clavícula. Su cara posterior es
convexa y está atravesada horizontalmente por la espina de la escápula. Puede palparse a
través de la piel del dorso, e las regiones latero superiores de la espalda, por encima de la
parrilla costal. Su extremo superior lateral, o acromion, puede palparse por debajo de la
musculatura del hombro.
2. Húmero: hueso largo y grueso, que forma el esqueleto del brazo, al que recorre
verticalmente por su parte central. En su parte superior presenta un abultamiento, o
articulación del hombro, escapulo humeral. También consta de cuerpo y extremidad inferior,
que se articula con el cúbito y el radio y forma la articulación del codo. Sirve de inserción a
músculos del hombro, del tórax y de la extremidad superior.
3. Radio: Uno de los huesos más largos que conforman el esqueleto del antebrazo. Situándose
en la parte lateral de éste. Consta de un cuerpo central y dos extremos. Se une por arriba con
el húmero y el cúbito, en la articulación del codo, y por abajo, mediante un extremo muy
voluminoso, con el cúbito y con los huesos del carpo en la articulación de la muñeca.
4. Cúbito: Hueso largo que ocupa la parte medial del antebrazo y, junto con el radio, el otro
hueso largo que constituye el esqueleto del antebrazo. Desempeña un papel fundamental en
los movimientos de rotación de antebrazo y mano. Consta de un cuerpo central y dos
extremos, el superior de los cuales es muy voluminoso, se articula con la tróclea humeral y la
cabeza del radio, y forma parte de la articulación del codo, y el inferior hace lo propio con

La Articulación de la Muñeca.

5. Mano: Compuesto por el carpo, que consta de ocho huesecillos (Trapezoide, Trapecio,
Escafoides, grande, semilunar, piramidal, pisiforme y ganchoso) de forma cuboidal,
distribuidos en dos filas, que se articulan por arriba con el cúbito y el radio en la articulación
de la muñeca y por debajo con los huesos metacarpianos. El metacarpo, conjunto de cinco
huesos que forman el esqueleto de la palma de la mano. Partiendo del carpo, se unen en su
parte superior con los huesos del carpo y se prolongan por la inferior en cada uno de los
dedos, permaneciendo unidos entre sí por los músculos interóseos. Todos ellos son huesos
largos, que constan de un cuerpo central y dos extremos más gruesos, la cabeza y la base. Las
falanges, Constituyen el esqueleto de los dedos de la mano. Cada dedo consta de tres, salvo
el primero, que sólo consta de dos. En orden proximal a distal están: Falange, falangina y
falangeta.

12
PELVIS

1. Coxal: Hueso plano que, a modo de pala, junto con el sacro, forma las paredes de la cavidad
pélvica. Existe uno a cada lado, estando ambos unidos entre sí por delante, cerrando de esta
manera la cintura pélvica; por detrás se articula con el sacro. Está formado por tres partes:
una superior, que se conoce como ilion o iliaco, que lo une al sacro, una inferior, que se
denomina isquion, y una anterior, o interna, que recibe el nombre de pubis, que se une con la
homónima del coxal contralateral, formando la sínfisis púbica.
2. Sacro
3. Cóccix

MIEMBROS INFERIORES

1. Fémur: Hueso grueso y largo, que forma el esqueleto del muslo. Es el hueso de mayor
longitud del organismo humano y consta de un cuerpo central y dos extremidades, una
superior, que forma la articulación de la cadera(coxofemoral), y otra inferior, que se une con
la tibia y el peroné, para formar la articulación de la rodilla. Sirve de inserción a los músculos
de la extremidad. Partes de importancia clínica son: El trocánter mayor y menor, la cabeza y
el cuello quirúrgico.
2. Tibia: Hueso largo y grueso de la extremidad inferior, que, junto con el peroné, forma el
soporte óseo de la pierna, a la que recorre por su parte medial, desde la rodilla hasta el
tobillo. Por su parte superior, está unido con el fémur, se ensancha y ocupa casi toda la
superficie articular inferior de la articulación de la rodilla. Por la inferior, se une con los
huesos del tarso y del peroné y forma la articulación del tobillo. Tiene una función de apoyo
del esqueleto.
3. Peroné: Hueso largo y delgado situado en la parte inferior de las extremidades inferiores del
esqueleto. Junto con la tibia, colabora en el soporte óseo de la pierna. Se extiende
verticalmente por el borde lateral de ésta, desde la rodilla hasta el tobillo. Presenta un
cuerpo y dos extremos, superior e inferior, que se articulan con los extremos superior e
inferior de la tibia, formando las articulaciones tibioperoneas. A su vez, en su extremidad
inferior, el peroné se articula también con el astrágalo. Sobre él se insertan gran número de
los músculos de esta región, puesto que la función de sostenimiento del esqueleto
fundamental para a la dinámica del pie.
4. Metatarso: Conjunto de cinco huesos largos, que forman parte de la bóveda plantar, que se
unen en su parte posterior con los huesos del tarso y se prolongan por la inferior en cada uno
de los dedos del pie, hasta las falanges. Constan de un cuerpo central, de sección triangular y
ligera incurvación con concavidad inferior, y dos extremos más gruesos.

13
5. Falanges: Constituyen el esqueleto de los dedos. Cada dedo consta de tres falanges, que se
denominan de proximal a distal, I, II y III falanges, salvo el primer dedo, que solo consta de
dos. Las falanges del pie son huesos largos, de menos longitud que sus homónimos de la
mano, pero, al igual que ellos, consta de su cuerpo central y dos extremos, y poseen sus
mismas características fisiológicas.

Las principales funciones del sistema óseo son:


1. Soporte: los huesos proveen un cuadro rígido de soporte para los músculos y tejidos
blandos.
2. Protección: los huesos forman varias cavidades que protegen los órganos internos de
posibles traumatismos. Por ejemplo, el cráneo protege el cerebro frente a los golpes, y la
caja torácica, formada por costillas y esternón protege los pulmones y el corazón.
3. Movimiento: gracias a los músculos que se insertan en los huesos a través de los
tendones y su contracción sincronizada, se produce el movimiento.
4. Homeostasis mineral: el tejido óseo almacena una serie de minerales, especialmente
calcio y fósforo, necesarios para la contracción muscular y otras muchas funciones. Cuando
son necesarios, el hueso libera dichos minerales en la sangre que los distribuye a otras
partes del organismo.
5. Producción de células sanguíneas: dentro de cavidades situadas en ciertos huesos, un
tejido conectivo denominado médula ósea roja produce las células sanguíneas rojas o
hematíes mediante el proceso denominado hematopoyesis.
6. Almacén de grasas de reserva: la médula amarilla consiste principalmente en adipocitos
con unos pocos hematíes dispersos. Es una importante reserva de energía química

Enfermedades de los huesos que deberías conocer


1. Osteoporosis: la más común de las enfermedades en los huesos, que llega a afectar
alrededor del 20% de los mayores de 50 años. Cursa con una disminución de la masa ósea,
así como el deterioro de la estructura del hueso, lo que causa fragilidad y aumenta el riesgo
de fractura.
2. Enfermedad de Paget: también conocida como osteítis deformante, es un trastorno
progresivo caracterizado por una pérdida de masa ósea que el organismo intenta compensar
mediante la regeneración acelerada de nuevo tejido óseo. Como resultado, se producen
alteraciones estructurales que conducen a deformidades, dolor y fracturas.
3. Tumores óseos: pueden ser primarios o resultado de una metástasis. Cursan con la
destrucción de masa ósea, aunque en algunos casos de metástasis puede aumentar la
formación de hueso. El más común de los tumores malignos es el osteosarcoma.
4. Osteogénesis imperfecta (OI): existen varios tipos de OI causadas por diferentes mutaciones
genéticas que interfieren con la producción de colágeno. La enfermedad causa una extrema
fragilidad a los huesos, haciendo que ocurran fracturas frecuentemente.

14
5. Osteomalacia: afecta la mineralización de los huesos, aumentando el riesgo de fracturas, en
especial en la pelvis, caderas y piernas. Una de las causas fundamentales es el déficit de
vitamina D. Es más común en países con pocas horas de luz solar al año, debido a que la
vitamina D se forma gracias a la luz del sol.

6. Osteodistrofia renal: enfermedades de los huesos que aparecen como consecuencia de la


insuficiencia renal crónica. Cursa con mayor metabolismo óseo y con el enlentecimiento de la
mineralización del hueso.
7. Osteomielitis: inflamación del tejido óseo causada por una infección bacteriana que puede
ser aguda o crónica. La mayoría de los casos son provocados por la bacteria Staphylococcus
aureus.

8. Acromegalia: es característico de esta enfermedad el crecimiento anormal de la cara,


manos y pies. Ocurre como consecuencia de la producción excesiva de la hormona del
crecimiento. La causa más común de acromegalia es un tumor benigno de la glándula
pituitaria.
9. Enfermedad de Perthes: una enfermedad que afecta a menores entre 3 y 12 años. Cursa
con la destrucción de parte del hueso del fémur debido a falta de flujo sanguíneo. Algunas
personas se recuperan gracias a que el hueso se regenera, mientras otras viven con secuelas
durante toda su vida.

15
RECOMENDACIONES:

1. Controlar el peso:
Estudios clínicos relacionaron la obesidad con un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.
la mejor forma de encarar los tratamientos para el control del peso es "a partir de un
diagnóstico personalizado de las causas del exceso de peso y focalizar en aumentar el gasto
en lugar de disminuir aporte calórico”

2. Hacer ejercicio
La actividad física es una forma de activar a las células responsables de la formación ósea.

3. Cuidar el equilibrio y la postura


Para el fisioterapeuta Marilyn Moffat, de la Universidad de Nueva York, el Tai chi, yoga o
cualquier ejercicio que fortalece las piernas mientras se prueba el equilibrio puede
disminuir el riesgo de caídas y mejorar la postura. Consulte a un fisioterapeuta para
aprender ejercicios que son seguros y apropiados para usted.

4. La importancia de la vitamina k2
Diversos estudios recientes demostraron que el calcio no está solo. De hecho, lo más
relevante es que el calcio esté en los sitios donde debe estar, y no el aporte en sí mismo.

5. Reducir la inflamación
La alimentación actual tiene un gran componente pro inflamatorio, según explicó el doctor
Milton Dan, para quien esto se debe fundamentalmente a la desproporción entre la ingesta
de Omega 6 respecto al Omega 3. "El aporte debería ser 1 a 1, pero con la alimentación
moderna recibimos entre 30 y 50 veces más Omega 6 respecto a Omega 3"
16
17
CONCLUSIÓN

1. En el esqueleto humano, los huesos del cráneo tienen como principal función la
protección del encéfalo.
2. Todos los huesos de la cara están soldados al cráneo a excepción de la mandíbula
inferior que está articulada móvilmente al cráneo lo que le permite movimiento,
elemento fundamental para la masticación.
3. Existe un hueso llamado hioides que es el único que no está articulado a ningún otro
hueso y se encuentra suelto en la lengua.
4. En el tronco se encuentran las costillas, las cuales protegen a los pulmones; la
columna vertebral que protege la médula espinal, entre otros.
5. Los huesos de las extremidades superiores tienen como principal función permitir el
agarre de objetos y la defensa. Por su parte las extremidades inferiores tienen como
principales funciones el soporte del cuerpo y el caminar.
6. Los huesos son estructuras resistentes, aunque están expuestos a sufrir algunas
alteraciones como fracturas, dislocaciones o esguinces.
7. Los huesos también pueden sufrir algunas enfermedades por la falla de producción
de sus componentes, como por ejemplo el calcio.
8. Entre las enfermedades más importantes de los huesos están: osteoporosis,
osteoartritis, Cáncer de huesos, artrosis, escoliosis, lordosis, etc.

18
ANEXOS

19
BIBLIOGRAFIA

https://definicion.de/sistema-oseo/

https://es.vikidia.org/wiki/Sistema_
%C3%B3seo_(esqueleto)

http://queesela.net/sistema-oseo/

http://1.bp.blogspot.com/-
tXyX3ZrFpZ4/TnETh4PODkI/AAAAAAAAACA/XKrLdfDbekI/s1600/ost
eomielitis.gif

20
21
22
23
24
25
26