Anda di halaman 1dari 3

Luisa Raigozo 

11C 
Enero 22, 2018 
Filosofía 
Julián Carmona 
 
 
Relaciones personales 
 
 
Hugh  LaFollette  nos  quiere  explicar  acerca  de  la  ética  en  las  relaciones  personales. 
Empieza  explicando  como  la  moralidad  y  las  relaciones  están  en  un  conflicto  constante  pues  la 
moralidad  establece  que  el  humano  este  en  un  punto  neutro,  es  decir  que  tratemos  a  todos  los 
humanos  de  la  misma  manera.  Debe  haber  una  razón  justificada  para  que  no  se  haga  así.  Esta 
moralidad  está  en  conflicto  con  las  relaciones  personales  ya  que  como  dice  LaFollette,  “las 
relaciones  personales  son  parciales.”  (LaFollette,2004:449)  Dejamos  que  la  personas  cercanas 
nos  traten  de  una  forma  de  la cual no permitiremos que un desconocido lo haga. En este punto el 
autor  se  empieza  plantear  distintas  preguntas  acerca  de  la  solución  a  este  problema,  la 
importancia  de  estos,  entre  otras.  Es  por  esto  que  decide  explicar  el  principio  de  igual 
consideración  de  intereses,  “exige  tratar  a  los  demás  de  la  misma  manera,  a  menos  que  haya 
alguna  razón  general  y  relevante  que  justifique  que  la  tratemos  de  modo  diferente.” 
(LaFollette,2004:450)  El  explica  como  alguna  gente  puede  usar  como  justificación  que  es  su 
esposa/o,  hijo  o  amigo,  entre  otros.  Demuestra  cómo  esta  razón  puede  ser  válida  según  el 
principio,  concluyendo  que las exigencias de la moralidad y las relaciones personales no están en 
conflicto.  El  autor  refleja  como  hay  características  morales  muy  importantes  como  la  lealtad, 
confianza,  empatía,  entre  otros  que  solo  se  consiguen  por  medio  de  las  relaciones  personales’ 
también  como  se  puede  usar  el  mismo  principio  dicho  anteriormente  con nuestros conocidos, es 
decir  que  debemos  tratar  a  todos  nuestros  conocidos  de  la  misma  manera  a  no  ser  que haya una 
razón  que  lo  justifique.  No  es  muy  clara  la  razón  para  la  diferencia  de  trato  en  esta  situación. 
Explica  como  hay  personas  que  deben  tener  un  trato  especial  con  otros,  pone  el  ejemplo  de  los 
médicos  tratan  con  preferencia  a  sus  pacientes  y  no  a  pacientes  desconocidos.  De  forma  muy 


similar  sucede  con  los  padres  ya  que  ellos  tienen  una  responsabilidad con sus hijos y es por esto 
que  tienen  un  trato  especial  con  ellos.  Explica  como  hay  familias  que  tienen  todas  las 
posibilidades  mientras  que  las  familias  que  viven  al  lado  no  las  tienen.  Según  el  autor  esto  es 
suerte  y  la  “moralidad  debería  intentar  disminuir,  si  no  erradicar,  los  efectos  indeseables  de  la 
suerte.”  (LaFollette,2004:451)  El  autor  concluye  esta  parte  diciendo  que  cuando  son  relaciones 
personales  todos  nuestros  actos  no  se  deberían  guiar  por  el  hecho  de  la  moralidad  de  ser  neutro 
ya que estas se invalida con nuestra vida personal y nuestros proyectos.  
LaFollette  luego  nos  habla  acerca  de  la  interrelación  de  la  moralidad  y  las  relaciones 
personales,  el  empieza  a explicar este problema por medio de la suposición de que las exigencias 
de  dichas  chocan  inevitablemente.  Realmente  los  sentidos  de estas se complementan de diversas 
formas  como:  “1)  las  relaciones  personales  íntimas  nos  autorizan  a  desarrollar  una  moralidad 
impersonal,  y  2)  la  intimidad  prospera  en  un  entorno  que  reconoce  las  exigencias  personales  de 
todos.”  (LaFollette,  2004:452)  Con  estas  características  las  tensiones  podrían  continuar  pero  es 
mayor  la  posibilidad  de  que  el  conflicto  se  resuelva.  Luego  de  esto  explica  que  la  falta  de 
conocimiento  hacía  la  otra  gente  también  podría  afectar  el  principio  que  se  está  tratando  ya que 
como  no  la  conocemos  no  sabemos  como  podrían  reaccionar  al  trato  que  se  le  piensa  dar.  No 
podemos  saber  los  intereses  de  esa  persona ni las necesidades. Ciertas veces como conocemos el 
dolor  de  las  personas  cercanas  a  nosotros,  cuando  un  desconocido  le  esta  pasando  algo  similar 
tratamos  de  remediarlo.  Explica  también  cómo  las  relaciones  personales  suelen  estar  en  peligro 
ya  que  estas  tienen  como  base  la  confianza  y  la  honestidad,  si  alguno  de  estos  dos  se  llega  a 
romper la relación también.  
El  autor  concluye  que  las  relaciones  personales  y  la  moralidad  no  están  en  el  conflicto 
que  los  filósofos  habían  planteado,  si  no  que  estas  se  apoyan  mutuamente  como  las  relaciones 
tanto  con  conocidos  como  con  desconocidos.  De  otro  modo  no  hay  una  cantidad  específica  de 
parcialidad pero esta no debe ser ilimitada para nuestros íntimos.  
En  mi  opinión,  creo  que  tratar  de  la  misma  forma  a  nuestros  conocidos  que  a  los 
desconocidos  es  algo  bastante  complicado.  Siempre  ha  existido  el  dicho  que  dice,  “trata  a  los 
demás  como  quieres  que  te  traten  a  ti.”  En  un  nivel  de  respeto  eso  es  muy  posible,  pero  si  yo 
quiero  que  un desconocido me trate de la misma forma que el trata a sus conocidos, eso requerirá 


de  tiempo  ya  que  el  no me tiene la confianza y yo tampoco a el. Otro ejemplo, si un desconocido 
me  ofende  o  me  trata  mal,  yo  no  lo  voy  a  tratar  con  la  misma  delicadeza  con  la  que  trato  a  mis 
conocidos.  Conocer  a  la  persona  es  un  factor  muy  importante  para  el  trato hacia ella ya que uno 
nunca  sabe  como  pueda  reaccionar.  Así  que  en  mi  opinión,  estoy  muy  de  acuerdo  con  varios 
puntos  que  dijo  LaFolllette  acerca  de  esto  y creo que estos dos también se complementan ya que 
uno  aprende  a  tratar  a  los  desconocidos  por  medio  del  trato  que  se  le  da  a  los  conocidos  y 
viceversa.  
 
Bibliografía: 
LaFollete,  H.  (2004).  Las  relaciones  personales.  En  Singer,  P.   Compendio  de  Ética.   (pp. 
449­457). Madrid: Alianza Editorial.