Anda di halaman 1dari 21

El chakra Raíz

Función primaria: Fijar al espíritu en el mundo material


Arquetipo disfuncional: La Víctima
Arquetipo funcional: La Madre

Cómo funciona el chakra Raíz

E L CHAKRA RAÍZ canaliza la energía telúrica en su ascenso a los centros superiores y, al


mismo tiempo, ayuda a fijar nuestras energías espirituales elevándolas al plano material. A
través de este centro podemos manifestar nuestra creatividad en forma física. Cuanto más la
fijemos, mayor oportunidad tendremos de hacer que nuestros sueños se conviertan en
realidad y de desarrollarnos hasta volvemos las personas que deseamos ser. Cuando per-
demos la conexión con la tierra nos separamos de la fuente de sanación de la Gran Madre,
del espíritu mismo de la tierra, y perdemos con ello la base del ser. Nos desconectamos de
nuestra capacidad de cuidarnos con amor y de nutrimos, así como de proveemos las
comodidades físicas necesarias para mantener un nivel adecuado de existencia.

Asentándose dentro del mundo material

Los arquetipos del chakra Raíz están vinculados con el mundo material y con las realidades
físicas del mantenimiento de la vida. Desde los niveles más primitivos de supervivencia hasta
los estilos de vida más sofisticados comparten la necesidad de mantener los pies firmemente
asentados sobre la tierra. O bien aprendemos los fundamentos de la supervivencia o nos
convertimos en una de las víctimas de la vida.

Este capítulo ilustra las distinciones entre los dos arquetipos del chakra Raíz, la Víctima y la
Madre, y ofrece ejercicios constructivos para asentar el espíritu en sus cuerpos con el fin de
propiciar el mantenimiento de unos fundamentos saludables para desarrollarse a sí mismo y
para refinar los estados superiores de energía, con el fin de poder permanecer arraigados en
la realidad y mantener la conexión con nuestro profundo núcleo interior. Sin estar asentado,
la captación de las energías superiores será tenue y no le será posible mantenerlas sin
desplomarse nuevamente hacia la tierra y la «realidad». Apoyándose en una base interna
saludable, podrá conectar con sus sentimientos, experimentar su cuerpo y relacionarse con
los demás.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 1 de 21


¿Qué es asentarse?

Uno de los principios del asentarse es «salirse de nuestras cabezas y penetrar en nuestros
cuerpos». Según Alexander Lowen, el fundador de la Terapia Bioenergética, y según su
mentor, Wilhelm Reich, es a través de la vida del cuerpo como somos capaces de
experimentar el placer y el dolor, y de conectarnos con nuestros sentimientos. Únicamente
manteniendo un vínculo directo y consciente con nuestro cuerpo físico podremos descargar la
energía emocional acumulada en nuestro vivir cotidiano. Sin asentar nuestra energía en
alguna forma de expresión, nuestras emociones se quedan paralizadas y clavadas, y, en
consecuencia, permanecemos fijos e inflexibles, incapaces de afrontar nuevos desafíos con
vigor y vitalidad. Al carecer de esta conexión con nuestro cuerpo nos quedamos «perdidos en
el espacio», incapaces de definir nuestra realidad y nuestra identidad.

Las personas que viven en el reino de la fantasía y de la conjetura (de quienes podemos decir
que están «en órbita»), no se encuentran asentadas. Están desconectadas de sus
sentimientos y son incapaces de manejar su ira o su gozo. Poseen un precario asidero sobre
la vida, y pueden fracasar en el cuidado adecuado de sí mismas. Asentarse significa mantener
adecuadamente todos los sistemas vitales básicos de soporte, es decir, la vivienda, el
alimento, el dinero y el vestido, para conservar nuestro mundo físico intacto.

Cuando perdemos nuestro asentamiento o contacto con la realidad nos convertimos en


víctimas. La forma en que esto se manifiesta es que se vuelve imposible para nosotros
gestionar nuestras vidas y cosas tales como el trabajo, la vivienda y otras necesidades
básicas. Todo se convierte en una lucha.

El camino para superar este estado arquetípico es reconectarse con nuestro ser interior, esa
parte nuestra eterna y permanente, que es capaz de devolvernos la conciencia sobre nuestro
cuerpo. Esta conexión con el núcleo interno asienta al espíritu, y sentir nuestro cuerpo nos
pone en contacto con nuestros sentimientos. Desde este lugar somos capaces de tomar
decisiones prácticas basadas en nuestro bien más elevado y en nuestro mayor goce. Podemos
entonces liberamos de nuestros apegos a la vida, siendo en cierto modo más capaces de
seguir el flujo que nos facilita los cambios que hemos de realizar. Cuando somos flexibles y
fluidos, dejamos de tratar de controlar la manera en que han de desenvolverse nuestras
vidas.

Una de las formas de realizar lo anterior es moviéndose y respirando en forma consciente con
el fin de no quedar atrapados en una posición rígida o en una actitud fija. Esto nos ayudará a
desechar el terror y el miedo, la vergüenza y la culpa, u otras emociones que se interpongan
en el camino que nos conduce a permanecer adecuadamente asentados.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 2 de 21


Arquetipo disfuncional: La Víctima

Reconociendo a la Víctima

El nivel de energía y conciencia más bajo es el arquetipo de la Víctima. La Víctima se


experimenta a sí misma como estando a merced de fuerzas externas que trabajan en contra
de ella. Rara vez tiene conciencia o sentido de responsabilidad por sus circunstancias. La
Víctima siente que «algo me sucedió».

Las víctimas sufren porque, según su opinión, les ha sido arrebatada la posibilidad de
elección, y su destino se halla totalmente fuera de su control. El arquetipo de la Víctima se
halla en un estado de desamparo, totalmente a merced del mundo exterior, representado por
la pareja, el compañero, la familia, un grupo de personas o la organización, y desconectado
de su núcleo interno de sentimientos. La mente de la Víctima se halla atrapada en un parali-
zante estado de miedo, terror o desesperación, sin ningún sentido de poder.

Estas son emociones poderosas que pueden inmovilizar a cualquiera que llegue a identificarse
con ellas. Pueden volverse tan abrumadoras como para romper la conexión entre nuestro
asiento del ser y nuestro espíritu. Ser una Víctima tiene un efecto paralizante sobre la psique
y sobre el cuerpo.

A fin de sobrevivir, tanto emocional como físicamente, es esencial asentar esos sentimientos
y reconectarse con la simplicidad básica y la bondad de la vida. Permanecer en el momento y
confiar en los procesos vitales ayuda a evitar caer en el arquetipo de la Víctima. La utilización
de drogas, alcohol o medicación represiva consigue únicamente desconectarnos aún más del
núcleo de nuestros sentimientos e instintos. Si hemos de sobrevivir, necesitamos todas
nuestras capacidades, sentimos enraizados en el cuerpo y confiar en el desenvolvimiento de
nuestro más elevado bien, cualquier cosa que esto sea.

Con frecuencia las circunstancias se combinan para colocar a la Víctima fuera de la corriente
principal de la esperanza o del auxilio. Acontecimientos tales como el divorcio, la enfermedad,
la muerte, la prisión y la bancarrota pueden desarraigar y des asentar fácilmente a las
personas y hacerlas sentir como una Víctima.

Si la fuerza vital es fuerte, nos involucraremos con los desafíos de la vida y los encararemos
frontalmente, sabiendo que sobreviviremos y dominaremos las circunstancias. Si nuestra
fuerza vital, por el contrario, no es fuerte, o se encuentra debilitada, podremos caer fácilmen-
te presas del victimismo. La tragedia de esto se debe a la pérdida de mucho gozo y bondad
para la humanidad. Cuando se les da a las personas la oportunidad de vivir y crecer, sus

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 3 de 21


recursos creativos florecen. Esto queda evidenciado por los grupos nacionales o culturales
que han sido erradicados y forzados a comenzar de nuevo. Todo ello requiere tenacidad,
fuerza de voluntad y coraje, y con frecuencia significa hacer sacrificios y equivocaciones a lo
largo del camino.

Los grupos étnicos tales como los judíos, los vietnamitas, los africanos, los chilenos y los
bosnios han sido erradicados de sus tierras nativas y forzados a comenzar sus vidas otra vez
en nuevos lugares. Muchas de estas gentes poseen una poderosa fuerza vital, y una fuerte
voluntad espiritual para sostenerse ante la adversidad y la tragedia. Han aprendido a volver a
reconectar su energía y creatividad con la fuerza de la vida en forma productiva y
empresarial, y muchos evitaron convertirse en Víctimas. Lo que han hecho de sus vidas
depende, en parte, de sus actitudes personales y espirituales, y de cómo sienten lo que se
merecen.

Si sienten que poseen el derecho de sobrevivir y florecer, se las arreglarán para superar
todas las contrariedades y triunfar. Si dudan acerca de sus derechos, lo que están buscando
de la vida es mínimo y será siempre una lucha la reconquista de sus raíces perdidas y de su
sentido de autovalor. Cuando tales actitudes negativas permanecen suprimidas, éstas pasan
a sus hijos y nietos hasta que puedan volverse conscientes. Con frecuencia es la segunda o
tercera generación de inmigrantes la que tiene que superar las realidades emocionales de los
traumas de pasadas generaciones.

Víctimas emocionales

Las Víctimas existen a muchos niveles. Las Víctimas emocionales son personas que
encuentran una gran dificultad para restablecer sus vidas tras alguna tragedia, separación o
pérdida. Debido a su vulnerabilidad, son susceptibles a la enfermedad y están plagadas de
problemas que cualquiera, en circunstancias normales, encontraría fáciles de manejar, pero
que la Víctima halla amenazadores y casi imposibles.

Hay muchas personas que no son conscientes de conservar como parte de su personalidad
trazas de la mentalidad de la Víctima. Estas raíces pueden surgir en momentos de estrés o de
crisis. Si se detuviesen a experimentar los sentimientos que tienen acerca de la vida, podrían
quedar sorprendidos de la profundidad de la ira, el temor, o el resentimiento y la frustración
que llevan dentro de sí.

La actitud que acompaña a la Víctima es la de que alguien más es responsable, o que alguien
le ha hecho alguna cosa. Su poder le ha sido arrebatado y su posibilidad de elección le ha
sido negada. Se encuentra a merced de lo que otros dicen o hacen de ellos. Por supuesto que
son estos sentimientos de censura, vergüenza y culpa los que crean espíritus quebrantados y
un severo estrés emocional.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 4 de 21


Con frecuencia las Víctimas emocionales se hallan acosadas por acontecimientos que parecen
estar más allá de su control. Algunas veces hacen pensar como que le estuviesen pidiendo al
universo que sea cómplice de su falta de autoestima y que demuestre que no poseen sino un
poco o nada de poder personal, creando circunstancias de prueba para que ellos las
enfrenten.
No obstante, son estas mismas circunstancias las que desafían al arquetipo de la Víctima a
volverse poderoso, y le ayudan a decir que ya han tenido bastante de esta forma de ser
tratados. Esto los transforma en guerreros espirituales capaces de tratar con la vida. Les
ayuda a mantenerse firmes por sí mismos ya negociar la vida según sus propias condiciones.

Es también la voluntad de replantearse las circunstancias de la vida como oportunidades más


que como pérdidas, lo que ayuda a la gente a elevarse por encima del victimismo. A casi todo
el mundo se le presenta la oportunidad de encarar tales desafíos en la salud, las finanzas o
las relaciones, en algún momento de sus vidas, porque ¿cómo, si no, crecemos
emocionalmente y maduramos hasta llegar a ser personas totales e integradas? Es a través
de la confrontación con estas circunstancias difíciles como nos desarrollamos convirtiéndonos
en seres sabios y compasivos.

Comenzando a cambiar la mentalidad de la Víctima

La movilidad es la clave para comprender la mentalidad de la Víctima, y el chakra Raíz


gobierna nuestra capacidad de movilizar nuestro cuerpo. Las Víctimas se mueven demasiado
lentamente, con gran azoramiento y temor, o se mueven demasiado compulsivamente, no
poniendo loS pies donde deberían estar. El mensaje que noS da el cuerpo es que
experimentemos y liberemos nuestros sentimientos de modo que podamos ser libres y
conscientes de la tierra bajo nuestros pies.

La Víctima también requiere recuperar el sentido de la elección. La otra cosa, quizá la más
importante, es cambiar la idea de que la Víctima está a merced de otras personas o de una
situación. Replanteándose loS pensamientos de la Víctima en términos de afirmaciones positi-
vas acerca de sus vidas podrán invertir su energía por completo y Comenzar a liberarla
nuevamente sobre la fuerza vital, obteniendo de esta forma el poder de elegir libremente lo
que es mejor apara ellos. Esto más que cualquier otra cosa, ayuda al arquetipo de la Víctima
a transformarse a sí mismo.

Dejando atrás el arquetipo de la Víctima

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 5 de 21


Asumiendo la responsabilidad de sí mismo

Usted puede cambiar su arquetipo cuando asuma la responsabilidad de sus actitudes e ideas.
Desde este punto, cualquiera Con una mentalidad de Víctima podrá Comenzar a sentir que
tiene una oportunidad. Cuando reconocemos la verdad acerca de nuestras vidas poseemos de
forma automática nuestro propio poder.

Todos debemos elegir en nuestras vidas. El «dónde», «cuándo» y «cómo» de la vida Son,
Con frecuencia, el resultado de cómo noS percibimos, y cuán merecedores noS sentimos de
atraer el amor y la buena fortuna que necesitamos. Cuando la vida no noS da lo que
sentimos que merecemos podemos volvernos Víctimas, o bien podemos intentar comprender
lo que estos obstáculos tienen que decirnos acerca de nuestro viaje por la vida. Es
precisamente asumiendo la responsabilidad por lo que somos y por cómo nos sentimos, cómo
recuperamos nuestro sentido de elección y podemos avanzar en la vida.

Todos disponemos de oportunidades de aprender y crecer a través de circunstancias difíciles


o probatorias. Sin embargo, puede tomar tiempo desprenderse del pesar, la tristeza y la ira
asociados con el cambio. Siempre merece la pena mirar para atrás hacia cualquier situación,
y preguntarse lo que aprendimos con ella acerca de nosotros mismos y sobre la vida. Este es
un modo positivo de liberarse uno mismo del victimismo.

La primera cosa a hacer en cualquier situación en la que se sienta como Víctima es ser
honesto acerca de sus sentimientos. Esta tarea que suena como fácil pero que, sin embargo,
resulta difícil, le libera de la ilusión e inicia el proceso hacia la obtención del poder. Cuando
pueda decir la verdad acerca de cómo se está sintiendo comienza a liberarse de la carga de
negatividad presente en su vida. Podrá ser capturado en una situación difícil donde esté
experimentando pérdidas, dolor o separación. Este es el momento en el que necesita decirse
a sí mismo la verdad acerca de lo que siente. Es desde aquí desde donde usted permite que
la tristeza, la ira, la ansiedad o el gozo tengan expresión.

Ejercicio

1. Recuerde alguna experiencia en su vida en la que se sintió como Víctima. Esta sería
una ocasión en la que le sucedió algo que se hallaba fuera de su control y lo dejó
sintiéndose herido o inseguro de sí mismo.

2. ¿Cuáles son sus sentimientos acerca de esta situación ahora? ¿Está usted enfadado,
airado, triste o dolido? ¿Desea decirse a sí mismo algo más sobre cómo se siente
acerca de esta situación? Esté dispuesto a quitarse la tapadera de sus sentimientos y
experiméntelos tal como son.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 6 de 21


3. Observe a otras personas y situaciones en su vida que le hayan hecho sentir como si
fuese una Víctima. Ante los ojos de su mente, retire la energía que haya puesto sobre
ellos y retome su poder sobre sí mismo. El modo de hacer esto es decirse: «Lo que
siento acerca de... es... y elijo libremente liberarme a mí mismo de estos
sentimientos negativos.»

4. A medida que asume responsabilidad por las personas y situaciones de su vida,


piense cómo fueron sus proyecciones. Podrá realizar esto identificando los temas que
conforman su historia, y observe que los que aparecen como una censura puede ser
su propia proyección sobre alguien o sobre una situación, de modo que pueda
experimentar alguna actitud subyacente que tenía acerca de sí mismo.

Por ejemplo, puede decir que alguien no lo amaba o no lo respetaba suficientemente. Para
recuperar esa proyección se hace necesario decir que existía una parte de usted que no lo
amaba o no lo respetaba a usted mismo en forma suficiente. Al proyectar nuestras actitudes
sobre otros, les hacemos responsables de colmar nuestras expectativas. Observando
nuestras proyecciones podremos sanar esa parte de nosotros que permanece sin ser amada e
ignorada. Aprender a amarse a sí mismo a través de situaciones difíciles acrecienta su poder
y le otorga la libertad para ser usted mismo.

¿Está dispuesto a proseguir hacia una meditación que le ayude a liberar algunos más de sus
sentimientos? (Esta es una pregunta importante. Si no está dispuesto a liberar sus
sentimientos, asuma la responsabilidad por ello. De cualquier forma, acrecentará su poder
saber que tiene una elección).

El mito del arquetipo de la Víctima

Las secciones de «mitos» en cada capítulo le ayudarán a identificar algunos de los temas que
rigen los diversos arquetipos, ya su vez le capacitarán para identificar algunas de sus propias
actitudes que pueden estar adjuntas a estos arquetipos.

Si observa las actitudes que rodearon a las personas y situaciones que han contribuido a su
experiencia de victimismo, podrá comenzar a ver patrones que le harán consciente de cómo
sucedió esto en su vida. ¿Existe una conexión entre sus actitudes hacia el sacrificio y el
sufrimiento y su experiencia presente?

Tales actitudes pueden originarse en los mitos que ha mantenido acerca de su familia, sus
padres, la educación temprana o la religión, y merece la pena examinarlas porque forman la
matriz de la energía emocional sobre la que se basan todas sus relaciones. Podemos caer en

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 7 de 21


el arquetipo de la Víctima cuando sentimos que otros nos deben algo o sentimos que
debemos a otros más de lo que éstos se merecen.

El modo de cambiar semejantes actitudes es simple. Comienza por preguntarse a sí mismo


cuáles son sus creencias acerca de lo siguiente. ¿Es usted merecedor de:

¿Felicidad?
¿Respeto?
¿Salud?
(Incluye sus sentimientos acerca de la belleza, idoneidad y envejecimiento.)
¿Amor?
¿Dinero?
¿Éxito?

¿Se siente apoyado para tener lo que desea de la vida? Si percibe alguna negatividad acerca
de estas cosas, examine sus actitudes cuidadosamente y replantéese las que no apoyan sus
deseos. Estas actitudes negativas se encuentran en medio del camino que le lleva a obtener
lo que desea y merece. Para potenciarse a sí mismo en la vida es importante que crea que
tiene derecho a todo lo bueno que ésta le pueda ofrecer y que puede disfrutarlo plenamente.

Meditación

Siéntese o échese en una posición cómoda donde pueda relajarse y estar tranquilo. Queme
incienso y encienda una vela, si le parece, con el fin de depurar la energía que lo rodea y de
ayudarlo a relajar la mente. Cierre los ojos y tome una inspiración profunda. Libérese de
cualquier tensión en el cuello y en los hombros al soltar el aire mientras respira inhalando por
la nariz y exhalando por la boca, aflojando la mandíbula mientras exhala el aire. Visualice
todo su cuerpo y afloje las tensiones donde las encuentre. Pueden estar alojadas en la parte
posterior del cuello, detrás de los ojos o en la garganta. Podrán localizarse en la espalda,
caderas o tobillos. Dedíquele algún tiempo a respirar profundamente y libérese de la tensión.

A medida que continúa respirando profundamente, recuerde alguna situación o persona con
la que se haya sentido como Víctima. Examine un incidente por vez. No llegue a quedar
abrumado o desanimado, pensando que le suceden cosas malas continuamente.
A medida que observa a esta persona o situación con los ojos de su mente, pregúntese lo que
está sintiendo. Deje que sus sentimientos afloren a la superficie. Puede experimentar odio,
ira, temor o dolor, o, tal vez ahora, pudiera juzgar como jocosa a la persona o situación y
pudiera darse cuenta que se ha liberado ya de sus sentimientos negativos. Acentúe

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 8 de 21


conscientemente la respiración profunda a medida que permite que sus sentimientos afluyan
a la conciencia. Ahora dígase a sí mismo:

Reconozco mis sentimientos acerca de... y me libero de ellos. Estoy libre de pensamientos
negativos acerca de esta persona o situación. Estoy libre. Ahora estoy a cargo de mi vida.
Ahora me sentiré conscientemente seguro de no volver a perder mi poder otra vez. Sé que he
crecido y he desarrollado sabiduría por haber contado con esta experiencia en mi vida. Espero
encarar la vida libre de las emociones negativas acerca de esta situación. Ahora vivo en paz,
gozo y serenidad, y espero que la persona que me causó estas emociones se sienta de igual
forma.

Visualice cómo los sentimientos negativos salen de su cuerpo y se diluyen en el éter como si
fueran humo. Confíe en que esta energía será reciclada y en que este aprendizaje ha sido
todo por su bien. Ahora visualice a esa persona o situación. Diga a quien sea que esté
viendo: «Te perdono, te bendigo y te dejo libre.» Repítalo tantas veces como sea necesario
hasta que pueda percibir el impacto de estas palabras.

Te perdono, te bendigo y te dejo libre.


Imagine que el lugar que hay en usted donde tenía guardada esta herida es ahora un lugar
vacío que espera ser llenado con luz y bellos colores.

El dolor puede haber estado alojado en su corazón o en los omoplatos, en la cadera o en el


plexo solar. Suéltelo junto con el aliento. Vea que los colores llenan este lugar vacío, y
atraiga tranquilidad y comodidad a la parte de usted mismo que había permanecido contraída
y tensa.

Los colores portan energía y representan cualidades emocionales. El violeta es el color del
espíritu, el azul es el color universal para la sanación, el turquesa es el color de la
creatividad, el verde es el de la paz, el rosado es el del amor maternal, el amarillo es el de la
inteligencia, el naranja el de la vitalidad y el rojo el de la pasión. Inunde la zona de su dolor
con estos colores. Puede que desee añadir el dorado o el plateado a las riquezas que estos
colores le deparen. Reconozca para sí que si bien no le gusta ni aprueba lo que le sucedió,
usted es más fuerte y sabio, por haber superado esta experiencia en su vida. Sin esta
experiencia, no se habría desarrollado como la persona que ahora es. Cuando obra de esta
manera, comienza a sanar las heridas que lo vinculaban con el arquetipo de la Víctima. Utilice
esta meditación en cualquier ocasión en que se sienta como Víctima.

Vitalidad

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 9 de 21


Si se ha venido experimentando como víctima, puede haber observado que se encontraba
físicamente inmovilizado o hiperactivo durante algún tiempo. Mientras se sienta como
Víctima, rara vez se sentirá tranquilo y libre de tensiones en su cuerpo; no estará asentado.
Es aconsejable comenzar a moverse con soltura y suavidad para hacer que la energía fluya
nuevamente y restablecer su asentamiento. Es importante, también, elegir alguna tarea que
pueda realizar con placer y no imponerse ningún castigo o esfuerzo. Probablemente ya se
habrá infligido bastante de esto último.

Puede que desee realizar algo tan simple como darse un paseo por la calle o una excursión
más completa por el bosque. Piense en hacer algo que le dé la máxima satisfacción y
póngase a hacerlo de inmediato. Propóngase una meta que sea alcanzable para que sienta el
placer de haber logrado algo que usted deseaba realmente. He aquí algunas sugerencias:

Dar un paseo.
Bailar.
Hacer ejercicio físico.
Nadar

Jugar al tenis o squash.


Caminar
Hacer yoga o aerobic.
Darse un masaje u otra forma de terapia corporal que sea suave y no invasiva.
Ir de acampada.
Cuidar las plantas
Practicar Tai Chi.
Ir de vacaciones al lugar que siempre había deseado.

Cualquier cosa que haga, sea bueno consigo mismo y persevere en su actividad. Si se ha
sentido como Víctima, es importante restablecer el flujo de energía. No se apresure,
simplemente inténtelo con suficiente coraje hasta salir de ello y ponerse en movimiento.

Algunas de las actividades que le he sugerido pueden parecerle extenuantes. Cuanto más
agresión e ira sienta acerca de la situación como Víctima, tanto mejor es dejar que la energía
salga de su sistema. Una vez haya comenzado a asumir responsabilidad por sí mismo, se
sentirá mejor. Sin embargo, si ha estado moviéndose demasiado deprisa y no ha tenido
oportunidad de experimentar sus sentimientos puede que se sienta cansado y desee reducir
la velocidad. Respete su cuerpo y dé a sus emociones el espacio que merecen.

Potenciamiento

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 10 de 21


Las afirmaciones le pueden ayudar a replantearse sus actitudes acerca de usted mismo y de
cualquier situación en la que se haya sentido como Víctima. A medida que integra esos
mensajes positivos en su conciencia, ellos le ayudarán a sentirse potenciado. Esto significa
que podrá comenzar a tomar cuenta de su vida. Con ello comenzará a recoger algo o todo el
poder que invirtió en esta situación. Es conveniente que escriba esas afirmaciones varias
veces al día, que se las diga a sí mismo mientras que va y viene del trabajo, o que se las diga
delante de un espejo. Deje que la energía de su fuerza positiva opere en favor de su
sanación.

Soy un hijo del universo y soy siempre amado y protegido.


Afirmo que soy fuerte y capaz de manejar cualquier situación.
Estoy agradecido por esta oportunidad de expresarme y crecer: En este momento
me siento bien conmigo mismo.
El universo apoya mi crecimiento y desarrollo. Esta situación me ha enseñado a ser
libre y feliz conmigo mismo.
Me respeto a mí mismo todo el tiempo. Ahora estoy haciendo lo mejor posible por
mí mismo.
Me desprendo de todos los sentimientos negativos que me están impidiendo ser feliz
y libre.
Perdono y me libero del pasado y vivo el aquí y el ahora.
Elijo el presente y lo lleno con alegría y luz.
Bendigo a todos los que me han ayudado a darme cuenta de mi valor a lo largo del
camino de luz.
El universo es un lugar seguro y benigno para esta1: Estoy siempre protegido y
guiado. Sé que pertenezco.
Confío en la bondad. Permito que entre en mi vida.
Acepto la responsabilidad por lo que soy y por cómo es mi vida.
Estoy a salvo. Reconozco mi necesidad de amabilidad, amor y respeto.
Reconozco mi necesidad de gentileza, cuidado y consideración.
No soy una Víctima. Estoy en el camino de luz que es rico en experiencia personal.
Amo y respeto aquello que soy. Doy gracias por mi vida.

RELATOS DE CASOS

lnelia

lnelia era una mujer de mediana edad de un país sudamericano tomado por la fuerza por un
dictador militar cuando ella era una joven madre. El esposo y ella fueron detenidos por la

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 11 de 21


policía militar y separados, ya ella la encerraron en un calabozo de una prisión atestada, con
mínimas facilidades. Estuvo consumiéndose en la prisión durante varios meses. Fue
horriblemente torturada y colocada durante semanas en confinamiento solitario. Solía cantar
durante varias horas cada día para mantener su juicio.

Cierto día, sin ninguna razón, la pusieron en libertad. Finalmente, encontró a su hijo, pero no
volvió a ver a su esposo durante varios años. Se armó de coraje y con alguna ayuda vino a
Europa. Encontró empleo como maestra y dio escolarización a sus hijos. A los 52 años decidió
repentinamente embarcarse en un curso de entrenamiento como homeópata, lo que le
permitiría cumplir con su mente inquisitiva y naturaleza investigadora. Decía que se sentía
privilegiada por ser capaz de elegir lo que deseaba hacer en ese momento de su vida. Se
sentía feliz de que su vida hubiese terminado siendo tan buena, y de que sus hijos tuviesen la
oportunidad de desarrollarse como las personas que ella deseaba que fuesen.

Todos los que conocían a lnelia percibían su sonrisa contagiosa y su semblante feliz. Nunca
estaba dispuesta a ser una Víctima aun atravesando los momentos más terribles, y su fe en
la vida permaneció inquebrantable. Solía contar una historia de que cuando se hallaba sola en
la celda de la prisión vio aparecer un ángel ante ella. Decía que era luminiscente y exquisito.
Le anunció que la dejarían en libertad y que tendría una vida por delante otra vez. Ha
mantenido siempre un profundo sentido de gratitud por la oportunidad que tuvo de
reconstruir su vida.

Lamentablemente, Inelia murió recientemente. Se hallaba rodeada por un grupo de amigas.


Para estas mujeres que la conocían fue una fuente de inspiración. Fue un brillante ejemplo de
la capacidad de un espíritu humano para trascender las dificultades.

Paul

Paul, quien ahora se halla en los cincuenta, fue de niño víctima de un hogar disfuncional. Fue
golpeado e ignorado por sus padres, quienes desahogaron su infelicidad y frustración sobre
él. Se dio cuenta de que existía algo más grande que el mundo estrecho y desértico donde
habitaba su familia, y se decidió a abandonarlo tan pronto como le fuera posible. Cuando
tuvo 14 años huyó de su casa y viajó como pudo por Europa, viviendo prácticamente sin
dinero.

Cuando hubo ahorrado algún dinero, se fue a la India. Permaneció en un ashram durante
ocho años, estudiando y creciendo. Deseaba hacer algo por los demás y regresó a Occidente
para entrenarse en osteopatía. Finalmente, se estableció en una pequeña ciudad donde
conocía a unas cuantas personas y comenzó su práctica.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 12 de 21


Se casó y creó una familia, y ahora es un miembro valioso y estable de su comunidad. Se
siente también feliz de que su vida se tomara en algo positivo. Admite que cuando estuvo en
la India oró constantemente pidiendo felicidad, y trabajó intensamente para librarse de su
odio y negatividad. Le llevó un tiempo largo encontrarse a sí mismo, pero una vez que lo
consiguió nunca más volvió a mirar a su infancia de otra manera que no fuese en agrade-
cimiento por la oportunidad que tuvo de crecer y desarrollarse. Podría fácilmente haber
permanecido como Víctima de unos padres groseros, pero en su lugar eligió encontrar el
coraje de pedir más de la vida y hacer el trabajo que requería el volverse positivo y
afirmativo acerca de la vida.

Arquetipo funcional: La Madre

Reconociendo a la Madre

Cuando completamos la sección sobre la Víctima, llamamos la atención hacia el arquetipo


positivo del chakra Raíz: la Madre. La Madre representa nuestra capacidad de nutrirnos y
cuidar de la vida que hay dentro de nosotros con dedicación, sensibilidad y vigilancia.
De todos los arquetipos, la Madre es el que mejor comprendemos. Ella es fundamental en
nuestra relación con nosotros mismos y con la vida. Está tan profundamente enraizada en
nuestro ser que resulta imposible separarnos de la influencia que ejerce en nuestras vidas.
A medida que desarrollamos una comprensión de nosotros mismos como individuos,
contemplamos también al arquetipo de la Madre con una nueva luz.

Al mismo tiempo que nos volvemos íntegros en nuestro interior, aprendemos a amar y
respetar esa parte de nosotros que la Madre representa. Es esencial integrar este arquetipo
para nuestro desarrollo, porque ella nos muestra cómo cuidarnos y cómo respetar nuestras
necesidades. Ella nos enseña a integrar los aspectos femeninos de nuestra personalidad con
el fin de que podamos desarrollar la capacidad de amar; amarnos a nosotros mismos, amar a
otras personas, amar la vida. Al paso que desarrollamos la Madre dentro de nosotros,
dejamos de proyectar nuestras necesidades sobre el mundo que nos rodea, y la integramos
en nuestras vidas con el fin de ser capaces de cuidarnos a nosotros mismos.

Cuando nos hieren, o se abusa de nosotros en el proceso de vivir nuestras vidas, podremos
encontrar el amor dentro de nosotros e invocar a la Madre para que nos ayude a sanar. A
medida que nos asentamos en el conocimiento de lo que es bueno y de quién es bueno para
nosotros, comenzamos a diferenciar lo superficial e insustancial de lo que es verdaderamente
bueno para nosotros; lo que nos mantiene y lo que contribuye a nuestra felicidad y bienestar.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 13 de 21


Nuestra propia buena Madre

El arquetipo de la Madre también nos auxilia para sanar las heridas de una inadecuada
paternidad y nos ayuda a encontrar amor dentro de nosotros mismos. Si nuestra propia
madre fue incapaz de crecer psicológica y espiritualmente como para desarrollar su vida,
podemos ayudarla dándonos a nosotros mismos lo que necesitamos. Esto hace nuestras vidas
más ricas y más satisfactorias, a medida que cesamos de proyectar nuestras necesidades
sobre ella, o sobre sus sustitutos, para cuidar de nosotros y hacernos «correctos». A medida
que se desarrolla este arquetipo en nosotros nos convertimos en nuestras propias buenas
Madres.

Recientemente, una amiga mía, embarazada por primera vez, tuvo que sufrir una
intervención quirúrgica, que significó la salvación de la vida del niño. Mi amiga se quejaba de
los efectos que la anestesia pudiera tener sobre su hijo a punto de nacer y pasó varios días
antes de la intervención hablándole en meditación. Le aseguraba que estaba eligiendo
conscientemente pasar por esta operación para beneficio del bebé y que todo iría bien. Atrajo
sus instintos maternales para calmar y cuidar de su hijo. Integró el arquetipo primordial de la
Madre dentro de ella misma con el fin de asegurar a su hijo que ambos quedarían a salvo.

Cuando dependemos de otros para que nos provean de nuestra nutrición, no estamos
permitiendo florecer a nuestro propio arquetipo de la Madre. Existen muchos adultos
detenidos emocionalmente en la niñez, que todavía tienen que crecer y disponer de su propia
capacidad interna para cuidar de sí mismos. Todavía están esperando que alguien responderá
a las necesidades profundas de su yo desnutridas asumiendo el papel que quedó incompleto
en sus vidas. Básicamente, el papel de la psicoterapia es el de liberar los traumas y daños
creados durante los años formativos. Esto ayuda a todos los que estén dispuestos a
investigar en su historia familiar para depurar el dolor y liberar el daño del pasado. Es
aconsejable crear un arquetipo de la Madre fuerte y viable.

La Madre Tierra

La Madre está profundamente enraizada en la energía de la tierra. Como Madre Tierra,


provee la bondad y el sustento necesarios para medrar y crecer. Cuida de nosotros, nos
alimenta, sabemos que podemos contar con ella.
Todos llevamos el modelo de este arquetipo dentro de nosotros. Cuando somos Víctimas,
desconectados del origen de esta energía, perdemos nuestro asentamiento, el cual se halla
sumamente vinculado al arquetipo de la Madre. A medida que cuidamos de nosotros mismos
y nos proveemos de los cuidados fundamentales y de la nutrición, nos volvemos más
maduros y capaces de enfrentar los desafíos de la vida con claridad de enfoque. Cuando
somos nuestra propia buena Madre, conocemos las limitaciones del cuerpo, nuestra fortaleza
y fragilidad emocionales y nuestra capacidad mental para pensar con claridad. Una vez nos

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 14 de 21


incorporamos a nuestra buena Madre sabemos dónde nos hallamos en la vida, literalmente y
en forma figurada.
Las madres son sinónimo de vida, y la vida se toma simple cuando nos reconectamos con
nuestras raíces en la tierra, y con el arquetipo de la Madre que llevamos dentro. Ella nos
ayuda a sentimos bien y seguros. Cuando las cosas se vuelven complejas o se desequilibran,
es importante saber cómo ser madres para nosotros mismos. Esto puede significar hacer
cosas sencillas que nos puedan confortar y sostener. Por ejemplo, siempre que me siento
intranquila o abrumada por el cambio, disfruto con limpiar la casa, arreglar el jardín o
cocinar. Esa es mi forma

de deshacerme del caos. Una amiga, durante una época difícil en su vida, disfrutaba haciendo
sopas. Un hombre que conozco hace muebles, otro se dedica a retocar su automóvil durante
horas. Estas actividades producen asentamiento, son simples y ofrecen comodidad. Las
madres saben lo que sana y alivia. Conectándonos con el arquetipo nos permite ser buenas
Madres para nosotros mismos en maneras que nos estabilizan. De esta forma encendemos la
llama de nuestro propio hogar interior y nos damos el soporte espiritual que todos
necesitamos.
Si nos hemos aventurado lejos de nuestras raíces, al arquetipo de la Madre se le interrumpirá
el suministro vital de amor y energía que necesita para crecer. Esto puede dejarnos confusos
y con un sentido equivocado de identidad. Podemos perder nuestra base del ser, y la vida
puede volverse caótica, lo cual drena y consume nuestra energía.
Una función del arquetipo de la Madre es estar conscientes de lo que se necesita para
mantener el equilibrio y la armonía en nuestras vidas y asegurarse de que recibimos
nutrición, que estamos bien cuidados y que somos amados. Al igual que se espera de las
madres que sintonicen y respondan a las necesidades de su hijo, de nosotros también se
espera que nos sintonicemos con nosotros mismos y que escuchemos lo que son nuestras
necesidades con el fin de mantener la armonía. Cuanto más podamos extraer en pro de esta
función del arquetipo de la Madre, tanto más saludables nos volveremos. Amarnos y cuidar
de nosotros mismos, entonces, se vuelve algo natural.

Desarrollando la Madre

Asumiendo la responsabilidad por usted mismo

Una de los modos de asumir la responsabilidad por usted mismo es cuidar de sus
necesidades. Esto significa que es capaz de nutrirse a sí mismo y saber lo que necesita para
sentirse salvo y seguro.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 15 de 21


Ser su propia Madre sugiere que es capaz de regular su vida con el fin de conservarse
saludable y feliz. Esto quiere decir, en un nivel práctico, que es capaz de comer bien y tener
cuidado de sus necesidades físicas. Cuanto más capaz sea de saber alimentarse, descansar
cuando lo necesite y proporcionarse comodidad a sí mismo, tanto menos dependiente será
que los demás le tengan que tratar «maternalmente». Aprenderá a crear una base estable
dentro de sí, desde la cual salir al mundo, sabiendo que tendrá un cielo en su interior a salvo
de interferencias, oposiciones y estrés. Tratarse como madre y nutrirse a sí mismo significa
comprender lo que usted necesita, y permitirse conseguirlo utilizando al máximo sus capaci-
dades. Esto significa también saber lo que tiene que hacer, por ejemplo, cuando se siente
estresado y cansado y necesita recuperar su energía. También implica la capacidad de
discernir acerca de cómo invertir su tiempo ya quiénes elige como amigos.

Ejercicio

1. Recuerde una experiencia en la que sintió que era incapaz de cuidar de sí mismo. Por
cualquiera de las razones; porque se sentía enfermo, cansado o alterado
emocionalmente, usted, necesitaba la ayuda de alguien para recuperar su fortaleza y
estabilidad. ¿Cómo se sintió con respecto a esta situación? ¿Se sintió mejor con el
cuidado de otro?

2. ¿Puede recordar cómo logró el apoyo que necesitaba para recuperarse? ¿Fue usted
paciente y comprensivo consigo mismo? ¿Le dieron su familia o sus amigos el apoyo
que necesitaba? ¿Fue la voluntad de estas personas de permanecer a su lado lo que
le ayudó a sentirse mejor? ¿Sabía usted que tenía que cuidar de sí mismo?

3. ¿Puede despreocuparse ahora del estrés y del esfuerzo en su vida? ¿Sabe cuando
necesita descanso y relajación? ¿Sabe cómo protegerse a sí mismo de las presiones
del trabajo o de las relaciones perjudiciales?

4. Observe a las personas que hay ahora en su vida. ¿Cree que puede llamarlas para
que acudan cerca de usted cuando necesite ayuda? ¿Se siente merecedor de pedir
ayuda cuando lo necesita?

5. ¿Está dispuesto a asumir la responsabilidad por sí mismo con lo mejor de sus


capacidades? ¿Está dispuesto a cuidar de sus necesidades físicas y emocionales?

6. ¿Puede proporcionarse ahora el cuidado y la nutrición que necesita para sí en su


vida? ¿Cómo puede cambiar su vida para incluir sus necesidades en su rutina diaria?

Reflexione sobre cuál es la mejor forma de ser su propia buena Madre.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 16 de 21


El mito del arquetipo de la Madre

Observe los mitos que rodean al arquetipo de la Madre y determine si alguno de esos temas
corresponde a su vida. Posee la capacidad de transformar cualquier idea acerca de usted que
no le engrandezca o le apoye.

Muchas personas creen que necesitan a alguien para que les cuide o que les haga las cosas a
fin de poder sobrevivir. Esperan que otras personas permanezcan a su lado para su necesidad
y gratificación, y se consideran a sí mismas tan desamparadas como un niño que necesita
cuidados.

A medida que maduramos aprendemos a volvernos autosuficientes, tanto física como


emocionalmente. Esto significa que las ilusiones que tenemos acerca de ser madres quedan
redefinidas en términos de nuestra capacidad de conocer lo que necesitamos. Si estamos
esperando que otros cuiden de nosotros, o que nos digan lo que creen que necesitamos,
creamos una maraña de dependencias que nos enreda y suprime nuestro progreso en el
crecimiento vital. Esto nos niega el placer de experimentar el poder que se origina cuando
somos capaces de cuidar de nosotros mismos. ¿Está dispuesto a examinar sus actitudes con
respecto a:

¿Alimentación?
¿Cuidar de sí mismo?
¿Limpiar su casa?
¿Cuidar de sus pertenencias?
¿Proveer sus necesidades emocionales?
¿Proporcionarse el descanso y la relajación que necesita?
¿Pedir ayuda a otros?
¿Aceptar el cuidado y amor que otros le ofrecen desinteresadamente sin crear
dependencia?
¿Ser capaces de separarse de relaciones que dependen mucho de usted y que le
consumen y le agotan?

Con tiempo y paciencia es posible crear un arquetipo saludable de la Madre que atienda todas
sus necesidades. Este arquetipo puede mantenerlo y darle ayuda para encontrar su
asentamiento con el fin de crear una vida saludable y feliz. Esto le ayudará a encontrar la
confianza que necesita para crecer y cuidar de sí mismo.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 17 de 21


Meditación

Siéntese en una posición cómoda. Queme incienso o aceites aromáticos si lo prefiere. Mien-
tras hace unas respiraciones profundas, comience a relajarse. Ahora visualice cómo se
sentiría si pudiese tener todas sus necesidades físicas y emocionales satisfechas como para
sentirse contento y feliz. Imagínese confortable, feliz y muy seguro.

Imagine también que es amado, feliz y está rodeado por las personas que más ama, y que
contribuyen a su sentimiento de bienestar y de pertenencia.

Haga una inspiración profunda y sepa que está a salvo y seguro. Sienta que es querido y
amado, y todo está bien en su mundo. Deje de preocuparse acerca de la vida y comience a
confiar en que está apoyado y protegido en forma positiva. Todo está atendido, y usted se
siente libre de cargas y pesares que le han hecho sentirse inseguro e incierto acerca de su
futuro.

A medida que invierte la energía en su curación, está consciente de que está madurando y
desarrollándose como persona capaz de hacerse cargo de la responsabilidad, con gracia y
firmeza. Disfrute la tranquilidad que se deriva de sentir ese incremento de amor y energía
dentro de usted. Se lo merece. Puede librarse del pasado y experimentar que tiene una
Madre dentro, que cuida de sus necesidades y deseos. Ella le ayuda a permanecer asentado
cuando lo necesita ya mantener su vida simple y tranquila. Confíe en ella y aprecie que es
una parte que se desarrolla en usted. En la misma medida en que la respete y la venere
dentro de sí mismo, ella cuidará de usted y le protegerá.

Ahora visualice un color para calmar y sanar sus pesares y ansiedades. Puede elegir el
rosado, que es el color del amor maternal, u otro color que le sea atractivo. Deje que se
incorpore al creciente sentimiento de comodidad y de protección hacia usted mismo que está
percibiendo ahora. Disfrute del resplandor que se genera al sentirse feliz con su vida; libre,
aún momentáneamente, de ansiedad y estrés.

Vitalidad

Este ejercicio abre al chakra Raíz y está diseñado para ayudarle a despertar su fuerza vital
básica. Al nivel más físico, facilita la sustentación de la base de la espina dorsal y elimina la
tensión de la parte inferior de la espalda. Comience por tenderse en una posición medio
supina con un libro de unos 7,5 centímetros de grueso bajo la base del cráneo y coloque los

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 18 de 21


pies sobre el suelo con las rodillas levantadas. Deje que sus manos reposen sobre la pelvis
con los codos tan separados el uno del otro como le sea posible. Esto extiende su columna y
alarga su espalda. Si puede descansar en esta posición durante aproximadamente 20
minutos, se librará de la tensión de soportar su cuerpo todo el tiempo.

Este ejercicio da apoyo a su espalda y le permite eliminar la tensión. Hacer esto diariamente,
en particular después de haber trabajado intensamente, le ayuda a sentirse mejor
interiormente. También asienta su energía de modo suave y cómodo. Le capacita para
sentirse más liviano y elimina los bloqueos de tensión en su espalda. Este es un ejercicio de
quietud, y permite al cuerpo descansar y restaurarse a sí mismo. Es una forma de relajación
y, al mismo tiempo, recarga su vitalidad. Le permite reasumir el cuidado de su cuerpo así
como sentirse mejor.

Potenciación

Sin un fuerte arquetipo de Madre, vacilará y tropezará por la vida. Este arquetipo es el
fundamento para su crecimiento y desarrollo, y ayuda a darle la conciencia que necesita para
asumir el cuidado de usted mismo. Pronuncie las siguientes afirmaciones del modo más
amoroso y cariñoso que pueda, teniendo en cuenta que es usted tanto el niño como la
madre.

Amo y protejo a mi hijo interior:


Asumo el cuidado de mí mismo todo el tiempo.
Confío en mí para saber lo que es necesario para mi propio bien y para mi mayor
goce.
Tengo cuidado de mis necesidades de la mejor forma que puedo.
Alimento mi cuerpo, mente y espíritu con amor y ternura.
Afirmo que soy capaz de asumir la responsabilidad de cuidar de mí mismo en
todos los sentidos.
Venero a la Madre que hay en mí, que siempre sabe lo que es mejor para mí.
Me escucho a mí mismo y respeto todas mis necesidades.
Confío que puedo satisfacer mis necesidades en forma amorosa y respetuosa.
Me libero de todas las dudas y temores que bloquean el camino para que el amor
y la abundancia vengan a mi vida.
Sé que soy merecedor de que se me den las cosas que necesito.
Me tomo tiempo para cuidar de mí.

RELATOS DE CASOS

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 19 de 21


Bridget

Bridget es una triunfante mujer de negocios de poco más de cuarenta años. Posee voluntad
firme y es asertiva, pero ha sufrido también de ataques de depresión. Se sentía fracasada
como mujer, porque no podía mantener una relación íntima y deseaba profundamente tener
hijos. Trabajó en terapia durante varios años para asentar su energía emocional y
comprenderse mejor. Se volvió más blanda y más abierta emocional mente a sus senti-
mientos ya su yo real. Fue capaz de experimentar su anhelo de amor y su plenitud
emocional.

En cierto momento de su terapia decidió tomarse unas vacaciones en el Mediterráneo, y


gestionó la posibilidad de nadar con los delfines. Esta experiencia cambió completamente su
vida. El mar es la madre de todos nosotros, y ella tuvo la oportunidad de reconectarse con su
arquetipo de la Madre. A través de su experiencia con los delfines le quedó claro que criar a
un niño era esencial para ella. Este anhelo era en parte su modo de curar el niño herido en su
interior, y se sintió preparada para asumir la responsabilidad completa por sí misma. Sabía
que disponía de una gran reserva de amor para ofrecer a un niño.

Cuando regresó de sus vacaciones hizo planes para vender su negocio, y solicitó la adopción
de un niño. En cuestión de meses su vida se había transformado, y se volvió una mujer
gozosa y radiante. Adoptó una niña vietnamita de cinco años de edad, y su vida presentó una
perspectiva totalmente nueva. Todas las recompensas y triunfos financieros que había
acumulado en su trabajo no le habían ofrecido el nivel de felicidad y satisfacción que obtuvo
al ser madre. Continuó con la terapia para superar sus problemas emocionales y para estar
segura que no los proyectaría sobre su hija. Quedaba claro que había despertado en ella el
arquetipo de la Madre, el mismo que había permanecido dormido por tantos años y, al
suceder esto, fue capaz de curarse a sí misma y de ofrecer a otra Víctima la oportunidad de
una nueva vida.

Jonathan

Jonathan tenía 26 años cuando las circunstancias lo forzaron a reconocer el arquetipo de la


Madre en sí mismo. Su esposa cayó muy enferma tras el nacimiento de su segundo hijo ya
ella le era imposible cuidar de los niños. Él se vio forzado a convertirse en padre y madre
para sus hijos. El niño pequeño tenía sólo unos meses, cuando pensó que tendría que
renunciar a su empleo para poder cuidar de los niños adecuadamente. En lugar de eso,
obtuvo permiso para llevarse el niño al trabajo donde podría cuidar de él. Las mujeres de su
oficina le ayudaron, al igual que lo hizo su madre y varias mujeres amigas. Luchó para
conservar su empleo, el cual requería un intenso planeamiento y gran precisión, y, al mismo
tiempo, cuidar de las necesidades constantes de su familia. Por las noches, cuando regresaba
a su casa, en lugar de descansar, se veía forzado a atender a la organización de las comidas
ya preocuparse de que los niños estuvieran bien atendidos antes de dedicarse a sus propias

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 20 de 21


necesidades. A veces sentía como si fuese dos personas tratando de cumplir estos papeles.
Tenía también la carga adicional de la enfermedad de su esposa.

Permaneció firme a lo largo de aquella prueba y siempre atendió a todo lo que era necesario.
A veces, cuando se sentía totalmente estresado, empleaba a alguien para que cuidase de los
niños con el fin de poder ir a las montañas a darse un paseo. Sentía que esto le ayudaba a
restaurar el equilibrio de su energía y le daba cierta fuerza. Esta era su conexión con la Madre
Tierra.

Su esposa, finalmente, se recuperó y reasumió su función de cuidar a los niños. Su familia


está ahora floreciente y sus hijos tienen una relación especial con su papá. Les encanta
escuchar el relato acerca de cómo su padre hizo el papel de madre para ellos durante varios
meses. En cierto nivel inconsciente, ellos saben cuán profundamente les ama él.

Los Chakras y Los Arquetipos • El Chakra Raíz Página 21 de 21