Anda di halaman 1dari 299

INTRODUCCIÓN

La audición, es una facultad muy importante y necesaria para el desarrollo del ser
humano como individuo pues, constituye uno de los pilares fundamentales para el
establecimiento de la comunicación oral. Esto se debe a que la capacidad auditiva, facilita la
adquisición de un lenguaje convencional, por medio del cual se hace partícipe de la
interacción con el medio y sus pares.

De esta manera se vuelve sumamente necesario para los profesionales de la


comunicación, conocer detalladamente las alteraciones que pueden afectar a esta
capacidad. Por tal motivo, dentro de la Cátedra de Trastornos de la Audición se determinó la
confección del siguiente manual, por parte de los alumnos de tercer año de Fonoaudiología.
En él, se encuentra información referente a la anatomía, fisiología, desarrollo normal y
patológico del sistema auditivo. Además, se dan a conocer la importancia y consecuencias
que conllevan una alteración auditiva en niños y adultos. Finalmente, se describe los
métodos de evaluación y exploración clínica en pacientes con trastornos auditivos.

El material contenido en este compendio se ordena de acuerdo a los temas


considerados en el programa del ramo antes mencionado. Por ende, considera la
información aportada por los profesionales a cargo de dictar las distintas materias. No
obstante, estos datos han sido complementados con información recopilada de diferentes
fuentes bibliográficas por parte de los alumnos. Con ello se busca enriquecer los supuestos
teóricos aportados por los docentes y obtener una visión un tanto más completa e integral de
los aspectos implicados en los trastornos de la audición.

El material presentado a continuación corresponde a la Carpeta de Audición


confeccionada por los Alumnos de Tercer año de la Carrera de Fonoaudiología de la
Universidad de Valparaíso del año 2002.

Sesión n° 1
“Consideraciones anatómicas del aparato auditivo”
Profesor: Fernando Ferrer
Fecha: 12 de Marzo del 2002
OÍDO

El oído es un conjunto de estructuras anatómicas encargadas de la audición y el


equilibrio. Este se divide en externo, medio e interno.

Oído Externo

En la porción más externa del oído esta constituido por el pabellón auricular y el canal
auditivo externo.

 Pabellón auricular: es una matriz cartilaginosa llena de pliegues cubierta por pericondrio y
revestida por piel. Se ubica a la altura del hueso temporal rodeando la desembocadura
del conducto auditivo externo. Su altura corresponde al doble de su anchura y su cara
externa es esencialmente cóncava, en tanto que la interna, dirigida hacia el cráneo, es
convexa. Dentro de esta estructura se distinguen los siguientes pliegues:

 Hélix
 Raíz del hélix
 Anti helix
 Raíz del anti helix
 Trago
 Concha
 Lóbulo

 Canal auditivo externo: es un tubo curvilíneo que se ubica a continuación del pabellón
auricular. Se encuentra inclinado por lo tanto, su proyección no se corresponde con el
tímpano. Se divide en dos porciones una externa formada por tejido cartilaginoso y
una interna ósea.

Conducto auditivo externo comienza a nivel de la concha y se proyecta hacia el


interior. Su base se compone de cartílago lo que le otorga movilidad y también de piel
que lo reviste, es la misma de la concha, por lo tanto, es principalmente gruesa y posee
fanéreos (pelos y glándulas sebáceas).

Conducto auditivo interno corresponde a la continuación del anterior, esta constituido


por el hueso temporal el que a su vez esta revestido por una piel delgada, lisa y sin
fanéreos.

Oído Medio

Corresponde a la región media del oído que se encuentra inmediatamente después


del conducto auditivo externo. Incluye la membrana timpánica, la cavidad timpánica, la
cadena de Huesecillos, la trompa de Eustaquio y las ventanas Oval y Redonda.

Membrana timpánica

Se compone de tres capas la externa o epidermis que es la continuación del


recubrimiento cutáneo del conducto auditivo externo, una intermedia fibrosa y una interna
mucosa, las que se encuentran completamente adheridas entre sí y constituyen el límite
entre oído medio y oído externo.

Como se mencionó anteriormente el tímpano no corresponde a la proyección del


conducto auditivo externo, sino que se encuentra en una parte más posterior y alta. Por otro
lado, esta membrana presenta una inclinación doble, su parte superior y posterior están más
cerca del conducto auditivo externo mientras que la inferior y anterior son más profundas. Lo
que provoca que al ser iluminado se produzca el triángulo luminoso que representa
normalidad timpánica.

Puede ser divido en relación a la apófisis corta del martillo que se extiende hacia fuera
formando una prominencia timpánica desde este lugar se forman los pliegues anterior y
posterior. Por arriba de los pliegues, que dividen a la membrana en dos partes desiguales, se
localiza la pars flácida o membrana de Sharpnell y por debajo de ella la pars tensa que vibra
y transmite el sonido. La tensa se encuentra fija a su alrededor por un anillo (sulcus
timpánico) menos en la porción que le corresponde a la pars flácida.
En lo que refiere a su inervación esta dada por los nervios sensitivos de la membrana
timpánica que proviene de la rama auricular del X par craneal y la rama aurículo temporal del
nervio mandibular

Cavidad timpánica

El espacio del tímpano o caja se encuentra enclavado en el espesor del hueso


temporal, entre sus límites están:

 Superior: tegmen timpánico


 Inferior: golfo de la yugular
 Anterior: trompa de eustaquio
 Posterior: celdillas mastoides
 Proximal: oído interno (ventana oval y redonda)
 Distal: oído externo (membrana timpánica).

Por otra parte, puede ser dividido en tres porciones en relación a su ubicación
respecto del tímpano:

 Epitímpano o porción superior conocida también como ático


 Mesotímpano o porción media
 Hipotímpano o porción inferior

En su interior se encuentran la cuerda del tímpano, una porción del nervio facial y la
cadena de Huesecillos.
Huesecillos del oído

Son específicamente tres martillo, yunque y estribo, están ubicados en la parte


superior de la cavidad del tímpano. Estos se encuentran conectados entre sí formando una
cadena, que comienza en el tímpano y termina en la ventana oval.
MARTILLO es el de mayor tamaño y esta situado en la porción antero superior del tímpano.
Esta conformado por tres partes:
 Cabeza del martillo: esta alojado en el epitímpano y posee una forma gruesa y
redondeada.
 Cuello: es una estrangulación que separa la cabeza del mango del martillo.
 Mango: es la continuación del cuello y posee forma de vástago que se estrecha hacia
abajo para terminar como pala. Esta ubicado, de manera que su sección longitudinal
es perpendicular a la membrana del tímpano, a cuya lámina media, fibrosa, esta
adherida.

YUNQUE tiene una forma parecida la de una muela. La parte superior corresponde al cuerpo
del yunque en donde presenta en su superficie libre una cara articular, con forma de silla de
montar, para la cabeza del martillo (articulación incudo-maleolar). Además, posee dos ramas
una corta que es gruesa y que se encuentra en un plano horizontal y dirigida hacia atrás y
una larga, que se extiende hacia abajo terminando en una apófisis lenticular. Es en este lugar
donde se articula con la cabeza del estribo (articulación incudo estapedial).

ESTRIBO esta compuesto por una lámina basal, dos ramas y una pequeña cabeza. La
lámina basal es plana y posee dos bordes uno superior convexo y uno inferior ligeramente
cóncavo, ocupando casi toda la ventana oval. Las ramas se encuentran en el lado cóncavo
excavadas en forma de surco y ambas poseen aproximadamente la misma longitud. La
anterior es delgada y menos incurvada y la posterior tiene cerca de la cabeza una rugosidad
que es el lugar donde se inserta el músculo del estribo. La cabeza es de tamaño variable, en
su cara externa posee una superficie articular para la apófisis lenticular del yunque.

Los Huesecillos están conectados entre sí y con la ventana oval por las siguientes
articulaciones:

 Articulación entre la cabeza del martillo y el cuerpo del yunque


INCUDOMALEOLAR

 Articulación entre la apófisis lenticular del yunque y la cabeza del estribo


INCUDOESTAPEDIAL

Además es posible distinguir ciertas conexiones con las paredes de la caja. De esta
forma el mango del martillo se adhiere a la membrana timpánica y la base del estribo se fija a
la ventana oval. También se encuentran los siguientes ligamentos:

 Ligamento apófisis larga del martillo: nace de la apófisis larga del martillo a la que rodea
en su comienzo y llega hasta la espina esfenoides.

 Ligamento externo del martillo: nace del cuello del martillo y se dirige en forma divergente
hacia la espina timpánica mayor y menor.

 Ligamento superior del martillo: es muy variable y corre en dirección descendente desde
el epitímpano hasta la parte superior de la cabeza del martillo.

 Ligamento posterior del yunque: va de la rama corta del yunque a la pared posterior de la
caja.

 Ligamento superior del yunque: va desde el techo del epitímpano hasta el cuerpo del
yunque; esta formado por un pliegue mucoso y no tiene fibras de ligamento.
Músculos

 Músculo del martillo nace en la cara superior del cartílago de la trompa de Eustaquio y
esta alojado en el canal óseo correspondiente, se dirige hacia fuera a través de la
cavidad timpánica para terminar insertándose en el mango del martillo a nivel del
cuello.

 Músculo del estribo sale por el vértice de la eminencia piramidal, se inclina


ligeramente hacia abajo y, dirigiéndose hacia delante y adentro, termina en la rama
posterior del estribo en la proximidad y por debajo de la cabeza del mismo. Al
contraerse moviliza hacia adentro la extremidad posterior de la base del estribo, lo que
provoca que la parte de arriba se mueva bruscamente hacia fuera.
Trompa de Eustaquio

Es un conducto que comunica la cavidad del tímpano con la faringe y cuya principal
función es la de igualar presiones en el oído medio mediante un mecanismo de apertura y
cierre continuo (movimiento realizado por los músculos periestafilinos). Esta ubicada en una
dirección oblicua hacia delante, adentro y abajo; y esta formada por una porción externa que
es ósea y corta y una interna cartilaginosa y de gran longitud. El punto de unión de ambas
partes es la porción más angosta que presenta la trompa de Eustaquio.

 La porción ósea comienza en la pared anterior de la cavidad del tímpano a nivel de la


ventana oval, a medida que va avanzando se va haciendo cada vez más estrecha. En lo
que refiere a la pared superior esta formada por el tegmen timpánico, la interna esta
constituida por una prolongación de la pared interna de la caja del tímpano y la parte baja
de ésta, se encuentra muy cerca del conducto carotídeo. La pared externa es más corta
que las demás y esta formada por la porción timpánica del hueso temporal. Finalmente la
pared inferior es de forma acanalada y presenta en la porción más cercana a la caja,
pequeñas celdas de desarrollo variable.

 La porción cartilaginosa llega hasta la faringe, y su forma esta determinada por el


cartílago tubario. En lo que respecta a su constitución, la pared externa esta formada por
una lámina conjuntiva (membranosa) de la cual se desprenden haces del músculo tensor
del velo del paladar. Por otro lado, la pared interna se encuentra revestida por una
membrana mucosa, que es delgada en la parte ósea y más gruesa con glándulas
mucosas y nódulos linfáticos en la porción cartilaginosa .

Ventana oval

Corresponde a un orificio recubierto por una delgada lámina que se encuentra en


contacto con la platina del estribo, permitiendo así la propagación de la onda acústica.
Además constituye el límite de la rampa vestibular, separando oído medio de oído interno.

Ventana redonda
Es un orificio cerrado por una lámina conjuntiva, llamada también membrana del
tímpano secundario, que forma una ligera prominencia hacia la escala timpánica. Su
superficie externa está recubierta por la membrana mucosa de la caja del tímpano, que forma
sobre ella uno o varios pliegues. Junto con la ventana oval separan oído medio de interno.

Oído Interno

El oído interno o laberinto corresponde a la región más interna y final del oído. Se
encuentra inmediatamente después del oído medio, inserto en el hueso temporal en la
porción del peñasco. Su límite con la caja está dada por las ventanas oval y redonda.

Es en el oído interno donde se aloja el órgano de la audición. Además de este


sentido, en el laberinto se encuentra el órgano del equilibrio, constituido por el vestíbulo y los
canales semicirculares. A continuación se detallan los componentes anatómicos del oído
interno.

Laberinto óseo

Corresponde a una cápsula laberíntica que está tallada en el hueso temporal, a la


altura del peñasco. En su interior se encuentra un líquido llamado perilinfa. Esta tiene una
composición rica en Na y pobre en Ka, lo que la hace bastante similar al líquido extracelular.
La perilinfa esta formada, por una parte, por un filtrado de sangre y, por otra, por un producto
de difusión del líquido cefaloraquídeo.
Además de la perilinfa el laberinto óseo es el encargado de contener en su interior al
laberinto membranoso quién imita parcialmente la forma del primero.

En el laberinto óseo se pueden distinguir tres partes:


 Una región anterior llamada caracol (cóclea)
 Una región media denominada vestíbulo
 Una porción posterior constituida por los tres canales semicirculares.
Caracol óseo

Es una estructura con forma de con que contiene al órgano de corti. Su vértice esta en
dirección anterior, abajo y afuera. El caracol óseo se divide en dos porciones separadas por
el conducto coclear ( que forma parte del laberinto membranoso). Estas porciones se
denominan rampa timpánica y rampa vestibular. Sin embargo existe un sector en donde
ambas rampas no tienen división. Esta región se denomina helicotrema.

Vestíbulo óseo

Corresponde a una cavidad pequeña y oval cuyas paredes son lisas en toda su
extensión. Esta estructura es la encargada de alojar al vestíbulo membranoso, quien forma
parte del órgano del equilibrio. Se encuentra relleno de perilinfa, en la cual flota el vestíbulo
membranoso, siendo la zona superior la que da alojamiento al utrículo, y la inferior, al sáculo.
Su limite antero externo corresponde a la caja timpánica, de la cual esta separado por la
ventana oval, mientras que hacia el interior limita con el caracol. Por otro lado, en el vestíbulo
desembocan también los canales semicirculares óseos.

Canales semicirculares óseos

Corresponden a tres tubos semicirculares orientados en diferentes ejes del espacio;


cuyos extremos se conectan con la pared del vestíbulo. En su interior se encuentra la
perilinfa, en la cual flotan los canales semicirculares membranosos (laberinto membranoso).
El mas corto de los canales se denomina externo, cuya dirección es hacia fuera y atrás. Este
conducto se encuentra en contacto con la región epitimpánica de la caja, en la cual provoca
una prominencia. El canal semicircular superior es perpendicular al eje del peñasco del
temporal. Finalmente, el canal posterior es el mas largo de los tres y se encuentra paralelo al
peñasco del temporal. Cada conducto posee en uno de sus extremos, una dilatación
denominada rampa ampular, mientras que el otro extremo, no dilatado, se llama rama simple.

Laberinto membranoso
Se encuentra al interior del laberinto óseo, flotando en la perilinfa. Corresponde a un
sistema de espacios hueco, cerrado y relleno de endolinfa. La endolinfa es un liquido rico en
K y pobre en Na, que se produce en la estría vascular. Su composición se asemeja a la del
liquido intracelular y su diferencia con la perilinfa permite la conducción de los impulsos
nerviosos para la audición. De igual manera que el laberinto óseo, el laberinto membranosos
se divide en tres partes: caracol, vestíbulo( utrículo y sáculo) y los canales semicirculares
membranosos.

Caracol membranoso

La cóclea es una formación cónica de escasa altura, constituida por tejido óseo
compacto, cuyo eje ocupa una posición horizontal, donde la base mira hacia el conducto
auditivo interno y su vértice hacia la ventana oval. En su interior presenta un conducto
contorneado en espiral que comienza en la porción antero inferior del vestíbulo, junto a la
ventana redonda y termina a nivel del vértice. Este conducto coclear presenta una forma de
espiral de dos vueltas y media y una longitud aproximada de 35mm. Es así como, a medida
que va alcanzando elevación, va formando las tres espiras que lo componen; basal, media y
superior o apical. Estas no están en un mismo plano sino que cada una se eleva por encima
de la que precede, aumentando a la vez la intensidad de la incurvación.

Por otra parte, es posible mencionar que la pared interna de este conducto espiral, se
encuentra revestido por una masa ósea y esponjosa denominada modiolo (eje óseo en el
cual está enrollada la cóclea); mientras que la externa está formada por la cápsula ósea
compacta del laberinto. De este modiolo se desprende una delgada lámina ósea, lámina
espiral, que sigue el trayecto por la parte media de los tabiques de separación de las espiras.
Esta lámina divide incompletamente el conducto espiral en tres escalas:

 Escala vestibular o superior cuya base está en relación a la ventana oval.


 Escala timpánica o inferior, su base se dirige a la ventana redonda. Estos canales se
comunican entre sí por medio de un a pequeña abertura llamada helicotrema, la cual
se encuentra en el ápice de la cóclea. Ambas cámaras están llenas de un líquido
llamado perilinfa.
 Escala media o coclear, es la porción que separa las dos escalas anteriores, no se
encuentra en continuidad con ellas sino con el laberinto membranoso del caracol. En
ella es posible distinguir un líquido rico en Na como es la endolinfa, siendo este canal
quien contiene el verdadero órgano auditivo: el órgano de Corti.

Órgano de Corti

Este órgano se ubica sobre la membrana basilar, que es la encargada de separar el


canal coclear de la rampa timpánica. En él es posible encontrar cuatro hileras de células
ciliadas, las que funcionan como receptores auditivos.

 *células ciliadas externas, ubicadas en una posición lateral con relación al túnel que
forman los pilares de Corti y distribuidas en tres hileras.

 *células ciliadas internas, ubicadas a medial de dicho túnel, compuestas por una
hilera.

Sobre dichas células, es posible distinguir la membrana tectoria, lámina delgada y


viscosa que las cubre, en ella se encuentran ubicados los extremos de los cilios de las
células externas. Es así como una vez llegado el impulso, estos cilios rozan la membrana,
desencadenándose los impulsos nerviosos en las dendritas del nervio auditivo, que yacen
en la base de cada una de estas células.

Vestíbulo membranoso

Está formado por dos sacos: utrículo y sáculo. El primero corresponde a una vesícula
de forma casi tubular, dirigida de arriba abajo y de adelante a atrás. Ocupa la parte superior
del vestíbulo óseo y esta fijada al hueso a través de tejido conjuntivo. Es en el utrículo donde
desembocan los tres canales semicirculares. Por otra parte, el sáculo posee una forma
ovoidea aplanada y ocupa la parte inferior del vestíbulo óseo. Se conecta indirectamente con
el utrículo por medio del conducto endolinfático. Estas dos vesículas, junto con los canales
semicirculares, constituyen el órgano del equilibrio.
Canales semicirculares membranosos

Corresponden a tres tubos membranosos que reproducen idénticamente la forma de


los canales óseos. Se encuentran en el interior de estos últimos y flotan en la perilinfa.
Dentro de cada canal membranoso existe endolinfa. se conectan con el vestíbulo,
desembocando específicamente en el utrículo.

Conclusiones:

 El oído está estructurado principalmente por hueso (peñasco del temporal y cadena
de Huesecillos), membrana (tímpano, ventana oval y redonda, laberinto
membranoso), cartílago (pabellón auricular y la primera porción del canal auditivo
externo), músculos (del martillo y del estribo), líquidos (endolinfa y perilinfa) y células
nerviosas.

 El oído se divide en tres porciones oído externo, medio e interno. El primero, consta
del pabellón y conducto auditivo externo, y no presta mayor importancia en el proceso
de audición. El segundo, esta constituido por la membrana timpánica, la cadena de
huesecillos, la trompa de Eustaquio y las ventanas Oval y Redonda. Estas estructuras
están encargadas de transformar la energía sonora en mecánica. Y finalmente, el
oído interno, aloja al vestíbulo, los canales semicirculares y el órgano de Corti, los que
se encargan del equilibrio y la audición respectivamente.
Bibliografía

 “Atlas de la anatomía humana”; editorial Labor; Barcelona; 1980.


 Apuntes de Audiología; Fonoaudiólogo Juan Leyton; Chile; 2002.
 WILLIAMS F. GANON, “Fisiología médica”, México; 1996.
 Material extraído de Internet.
Sesión n° 2
“Fisiología de la audición”
Profesor: Fernando Ferrer
Fecha: 12 de Marzo del 2002

FISIOLOGÍA DEL OÍDO

Oído Externo: Estructura más externa del oído, que consta de dos partes, pabellón auditivo
y conducto auditivo externo, cada una de las cuales posee una función específica
dentro del proceso de audición.

 Pabellón auditivo: Llamado comúnmente “oreja”, tiene por función localizar y dirigir,
hacia el conducto auditivo externo, la onda sonora. Sin embargo, en el ser humano, a
diferencia de otros animales, tiene poca utilidad, es por esto, que si se pierde no afecta
mayormente la audición.

 Conducto auditivo externo: Cilindro lleno de aire por donde viaja la onda sonora, el cual,
posee una frecuencia de resonancia (500 a1000 Hz), que hace que el sonido aumente en
intensidad.

Oído Medio: Pequeña cavidad del oído formada por el sistema tímpano-oscicular, la trompa
de Eustaquio, los músculos de estribo y el martillo, y las ventanas oval y redonda.

 Sistema tímpano-oscicular: Formado por el tímpano y la cadena de huesecillos. En


cuanto al funcionamiento del sistema, este ocurre en respuesta a los cambios de presión
que las ondas sonoras producen sobre su superficie externa de la membrana timpánica,
quien se mueve hacia adentro y afuera. Es así como la membrana timpánica actúa como
un resonador, que replica las vibraciones de la fuente sonora. Dicha membrana deja de
moverse, de manera casi inmediata cuando se detiene la onda, es decir está muy
cerca, de lo que se denomina amortiguación crítica. Los movimientos del tímpano se
transmiten al mango del martillo, quien gira sobre un eje que atraviesa la unión de sus
apófisis larga y corta, de manera tal que esta última transmite las vibraciones del mango
del martillo al yunque. Dicho hueso se mueve de tal forma que las vibraciones pasan a la
cabeza del estribo, este movimiento desplaza hacia un lado y otro su platina, la cual
empuja la ventana oval. Todo este proceso de conducción de la onda sonora permite
evitar la pérdida del sonido, recibido por el tímpano, además de compensar la refracción
aumentando la presión sonora. Esto se realiza mediante los siguientes mecanismos:

 Mecanismo de diferencias de áreas: también denominado mecanismo de pistón, se


basa en la diferencia de área entre la membrana timpánica y la ventana oval, donde
esta ultima tiene un tamaño 17 veces menor que el tímpano. Consiste en concentrar
las ondas sonoras que chocan en el tímpano hacia la ventana oval, amplificando la
energía sonora en 24 dB aproximadamente.

 Mecanismo de palanca: se basa en la posición en la cual se articulan el yunque y el


martillo (articulación incudo-maleolar). Amplificando el sonido en tres decibeles.

 Trompa de Eustaquio: Tubo angosto que comunica el oído medio con la nasofaringe,
cuya función principal es igualar la presión entre el medio externo y oído medio, con
el fin de permitir una adecuada transmisión del estímulo sonoro y mantener el oído
ventilado. Para que esto se lleve acabo, la trompa, realiza movimientos pasivos de
apertura cierre. En relación a la apertura, esta se produce, cuando la persona deglute
o bosteza gracias a la contracción de los músculos tensores y elevadores del velo del
paladar (periestafilinos). En tanto, que el cierre se debe a la fuerza elástica del
cartílago de la trompa y al mecanismo de válvula de entrada. En los casos que se
halla abierta en forma patológica se denomina trompa patucosa, aquí, el individuo,
oye todos los sonidos interiores, como por ejemplo la respiración y los latidos
cardíacos.

Por desgracia también sirve de vía de acceso a microorganismos que infectan el


oído medio produciendo otitis, las que a su vez pueden causar pérdida progresiva de la
audición.
Músculos del oído medio: Son el músculo del martillo y del estribo, los que están inervados
por el V par o trigémino y por el VII par o facial, respectivamente. Su función es proteger
al oído frente a estímulos sonoros intensos mediante el arco- reflejo acústico – motor. Este
reflejo funciona contrayendo los músculos, quienes tiran el mango del martillo hacia dentro y
la base del estribo hacia fuera. Esto hace que se disminuya la transmisión del sonido de alta
intensidad, evitando la estimulación excesiva de los receptores auditivos. Dicho reflejo es
bilateral y simultáneo, es decir en el momento en que llega un sonido de elevada intensidad
fijan el sistema tímpano -oscicular de ambos oídos. Sin embargo, el tiempo de reacción
para el reflejo varía entre 40 y 160 mseg, de modo que no protege contra estímulos
intensos y breves, como los producidos por los disparos de las armas de fuego. Como todo
reflejo posee una vía aferente (lleva el estímulo) formada por nervio acústico y una vía
eferente (lleva la respuesta) constituida por el V y el VII par. Por otra parte, este reflejo es
usado en audiología como una prueba objetiva que permite saber si una persona escucha
o no.

Oído Interno: También llamado laberinto consta de dos porciones, una ósea y otra
membranosa. La primera, consiste en una serie de conductos ubicados en la porción
petrosa del hueso temporal. La segunda, ubicada dentro de dichos conductos, se denomina
laberinto membranoso y se halla rodeada de perilinfa y llena de endolinfa.

Dichas estructura poseen el órgano de la audición, por una parte, y el sentido del
equilibrio, por otra.

Audición: En primer lugar se hace necesario realizar un breve recuerdo anatómico de las
estructuras que participan en este proceso.

 Cóclea: La porción coclear de oído interno es un tubo enrollado, que mide


aproximadamente 35 mm de largo y que da dos vueltas y media. En toda su longitud,
se halla dividida, por las membranas basilar y la de Reissner, en tres porciones: la
vestibular, la timpánica y la media o coclear. La primera se halla ubicada en la parte
superior, en tanto, la segunda se encuentra en posición inferior. Ambas porciones
contienen perilinfa y se comunican entre sí, en el vértice de la cóclea, gracias a una
pequeña abertura llamada helicotrema. En relación a la porción media o coclear, está
en continuación con el laberinto membranoso, por lo que se encuentra llena de
endolinfa y no se comunica con las dos anteriores.

 Órgano de Corti: Se halla ubicado sobre la membrana basilar y contiene las


células ciliadas, quienes son los receptores de la audición. Estas se disponen en
cuatro hileras, de las cuales, una está formada por células ciliadas internas y el resto
por células ciliadas externas. Cubriendo las filas de dichas células, se encuentra la
membrana tectoria, en la cual se ubican los extremos de los cilios de las células
externas pero no los de las internas.

 Células Ciliadas: En el oído interno dichas células tienen una estructuración muy
similar. Cada una de ellas está inserta en un epitelio formado por células de sostén
y su extremo basal está en contacto estrecho con las neuronas aferentes (llevan el
impulso). En el extremo apical se hallan un gran número de prolongaciones que
sobresalen desde allí. Excepto en la cóclea, una de ellas es el cinocilio, la cual es una
de las prolongaciones de mayor tamaño, que en las células ciliadas de los mamíferos
adultos ha desaparecido. No obstante, las otras prolongaciones, llamadas esterocilios
se encuentran en todas las células ciliadas. Dentro del agrupamiento circular de las
prolongaciones de cada célula existe una estructura ordenada. Es así como, a lo
largo de un eje hacia el cinocilio, los esterocilios aumentan su altura de manera
progresiva.

Luego de haber realizado el presente recuerdo anatómico sobre las estructuras del
oído interno, que participan en la audición, se procederá a explicar como estas se relacionan
dentro del proceso de audición.

En primer lugar, es necesario decir, que este proceso se realiza en base al principio
de transducción, que se define como la capacidad de convertir un tipo de energía en otra.
Dicho mecanismo parte en el estribo, quien comunica las vibraciones a la ventana oval, y
por su intermedio, al líquido del conducto vestibular. Como los líquidos son incompresibles,
la ventana oval no podría causar movimientos del líquido vestibular si no hubiese una
válvula de escape, la que esta a cargo de la ventana redonda. La presión se ejerce sobre las
membranas de los tres conductos (vestibular, coclear, timpánico) causando abultamiento en
la ventana redonda. Es así como se supone que los movimientos de la membrana basilar
producidos por estas pulsaciones hacen rozar los cilios del órgano de Corti contra la
membrana tectoria, con lo que se estimulan formando los potenciales de acción.
Origen de los potenciales de acción en las fibras nerviosas auditivas: Gracias a la
disposición de las células ciliadas se producen los potenciales bioeléctricos. Es así como
las prolongaciones de dichas células se proyectan hacia el interior de la endolinfa, en tanto
que sus bases son bañadas por perilinfa. Esta última se forma a partir del plasma y su
composición es muy similar a la del líquido extracelular, además de encontrarse en el interior
del de la rampa vestibular y timpánica. No obstante existen pequeñas diferencias en la
composición de este líquido en ambos compartimentos, esto debido a que la entrada de
maniatol y sacarosa hacia el interior de la perilinfa de la rampa timpánica es más lenta que
la que se realiza a la vestibular. Por otra parte, la endolinfa se forma en la estría vascular y
posee una alta concentración de potasio y una baja concentración de sodio. Lo anterior
debido a que las células de la estría vascular tiene una alta concentración de ATPasa de
Na – K. Así mismo posee una bomba de K, que explicaría por qué la rampa media
presenta carga eléctrica positiva en comparación con la vestibular y timpánica quienes están
cargadas negativamente.

Por otra parte, se hallan los esterocilios, quienes poseen canales mecanosensibles
en sus vértices. El desplazamiento de dichos procesos hacia el cinocilio aumenta el tiempo
de apertura de estos canales, en tanto que el movimiento de alejamiento del cinocilio
disminuye su tiempo de apertura. Dichos canales, son de origen catiónicos relativamente
inespecíficos pero como están bañados por la endolinfa, que tiene elevada concentración
de potasio, este ión penetra a la célula ciliada cuando los canales se hallan abiertos y
produce la despolarización. Así mismo ingresa calcio, lo que hace que se libere un transmisor
que despolariza la membrana de las neuronas aferentes. A la inversa, el desplazamiento de
los esterocilios en el sentido de alejamiento del cinocilio, disminuye la permeabilidad en
reposo. Dicha situación hace que disminuya el ingreso de potasio a la célula, quien se
hiperpolariza liberando menos transmisor.
Función de las células ciliadas internas y externas: Las células ciliadas internas son las
células sensitivas primarias que originan los potenciales de acción en los nervios auditivos, y
es probable que sean estimulados por los movimientos de líquido ya mencionados.

Las células ciliadas externas, por el contrario, están inervadas por fibras colinérgicas
eferentes que vienen de los complejos olivares superiores. Estas células son móviles, se
acortan cuando están despolarizadas y se alargan cuando están hiperpolarizadas. Mejoran la
audición por que influyen sobre los patrones de vibración de la membrana basilar. Se acorta
de un modo específico para ciertos tonos y amplifican el sonido que llega al disminuir la
amortiguación inherente de la membrana basal.

Teoría de la onda viajera : Para explicar la capacidad que posee el oído para diferenciar los
tonos se propone la teoría de la onda viajera. Esta plantea que los movimientos de la base
del estribo generan una serie de ondas en la perilinfa de la rampa vestibular. A medida que
la onda se mueve hacia la parte superior del caracol, su altura aumenta hasta un máximo
y disminuye con rapidez. Es así como la distancia desde el estribo hasta el punto de
máxima amplitud varía de acuerdo a la frecuencia de las vibraciones del sonido. Mientras
los sonidos de tonos altos originan ondas que alcanzan su máxima altura en la base del
caracol, los de tono bajo crean ondas que alcanzan su ápice. Las paredes óseas de la
escala vestibular son rígidas, pero la membrana de Reissner es flexible. Por su parte la
membrana basilar no está bajo tensión y se deprime con facilidad en el interior de la rampa
timpánica cuando alcanzan su máximo las ondas de rampa vestibular. Los líquidos de la
rampa vestibular se disipan en el aire a nivel de la ventana redonda. Debido a esto, el sonido
produce una distorsión en la membrana basilar, y el lugar donde es producida tiene un
máximo determinado por la frecuencia de la onda sonora. Las partes superiores de las
células ciliadas del órgano de corti se mantienen rígidas, por la acción de la lamina reticular,
y los cilios de las células ciliadas externas están inmersos en la membrana tectoria. Cuando
el estribo se mueve, ambas membranas se mueven en la misma dirección, pero rotan sobre
ejes diferentes por lo que hay un movimiento de desplazamiento que dobla los cilios.

Equilibrio: Como ya se dijo el oído interno contiene, además del caracol, una estructura
responsable del equilibrio corporal, constituida por los canales semicirculares, el sáculo y el
utrículo. Desde el punto de vista funcional el equilibrio se divide en estático y dinámico. El
primero, a cargo del sáculo y utrículo, quienes poseen un grupo de células ciliares, la
mácula, en la que se pueden observar formaciones calcáreas, llamadas otolitos,
suspendidas en una sustancia mucilaginosa. Cuando la cabeza cambia la posición en el
espacio, inclinándose hacia cualquier lado, el peso de los otolitos afecta a distintas células
de la mácula generando impulsos nervios que contribuyen a restablecer la posición erecta
de la cabeza.

Por otra parte, el equilibrio dinámico tiene lugar en los canales semicirculares los
cuales se orientan en los tres planos. En el interior de los canales óseos se hallan los
canales membranosos, los cuales están suspendidos en perilinfa. Una estructura receptora,
la cresta ampular, se ubica en la ampolla de cada uno de los canales membranosos. Es así
como cada una de las crestas está formada por células ciliadas y coronada por una capa
de material gelatinoso denominado cúpula. Las prolongaciones de las células ciliadas están
totalmente introducidas en la cúpula, en tanto que sus bases se contactan con las fibras
aferentes de la rama vestibular del VIII par.

Fisiología del equilibrio estático: En general, el utrículo responde a la aceleración horizontal


y el sáculo a la vertical. Por su parte, los otolitos son más densos que la endolinfa, y el
movimiento en cualquier dirección que opere, hace que se desplacen en dirección opuesta,
lo que distorsiona los procesos de las células ciliadas y originan actividad en las células
nerviosas. Las máculas también descargan de manera tónica, aún en ausencia de
movimientos de la cabeza, debido a la fuerza de gravedad ejercida sobre los otolitos. Los
impulsos que se generan a partir de dichos receptores son en parte los causantes del reflejo
en enderezamiento cefálico y de otros ajustes posturales.

Por otro lado, a pesar de que la mayor parte de las respuestas a la estimulación de
las máculas son de naturaleza refleja, los impulsos vestibulares también llegan a la corteza
cerebral. Dichos impulsos pueden ser causantes de la percepción consciente de
movimiento y suministran parte de la información necesaria para la orientación espacial.

Fisiología del equilibrio dinámico: el movimiento angular de un determinado canal


semicircular estimula su cresta, mientras, la endolinfa, debido a su inercia se desplaza en
dirección opuesta al movimiento. El líquido realiza una fuerza de empuje sobre la cúpula
deformándola, esto dobla las prolongaciones de las células ciliadas. Cuando se alcanza
una velocidad de rotación constante, el líquido gira a la misma velocidad del organismo y la
cúpula se mueve de regreso a su posición normal. No obstante, cuando se detiene el
movimiento, la desaceleración produce un desplazamiento de la endolinfa en la dirección
de este y la cúpula se deforma en su dirección opuesta, retornando a su posición
intermedia en 25 a 30 segundos.

El movimiento de la cúpula en una dirección, con frecuencia causa un aumento en


el tráfico de impulsos en las fibras nerviosas aisladas que proceden de su cresta ampular,
mientras que la rotación en dirección opuesta inhibe esa actividad neural. La rotación
produce una estimulación máxima del canal semicircular más cercano al plano de rotación.
Como los canales de uno de los lados de la cabeza son una imagen especular de los del
otro lado, la endolinfa se desplaza hacia la ampolla en un lado y se aleja de la misma en el
otro. En cuanto al patrón de estimulación que lleva al encéfalo, este varía con la dirección y
el plano de rotación.

Conclusiones

 El oído posee dos funciones: una relacionada con la audición propiamente tal y otra
con el equilibrio del cuerpo en el espacio.

 Las ondas sonoras, guiadas por el pabellón auricular, penetran en el conducto


auditivo externo y chocan contra el tímpano. Aquí las ondas originan una presión
fluctuante, que hace vibrar sucesivamente la membrana timpánica, el martillo, el
yunque y el estribo, este movimiento hace que la membrana de la ventana oval
transmita el sonido, al líquido del oído interno.

 La principal función del órgano de la audición es el proceso de transducción, que


permite transformar la energía mecánica del sonido en potenciales bioeléctricos, los
que posteriormente son transmitidos por vía neural hasta la zona correspondiente de
la corteza cerebral.
Bibliografía

 “Atlas de la anatomía humana”; editorial Labor; Barcelona; 1980.


 Apuntes de Audiología; Fonoaudiólogo Juan Leyton; Chile; 2002.
 WILLIAMS F. GANON, “Fisiología médica”, México; 1996.
 Material extraído de Internet.
Sesión n° 3
“Clasificación de los trastornos auditivos”
Profesor: Alejandra Assael
Fecha: 13 de Marzo del 2002

CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS AUDITIVOS

Los trastornos auditivos se clasifican según los siguientes parámetros:

 Según severidad

Leve: se registran pérdidas auditivas de 20 a 40 dB.


Moderada: las pérdidas fluctúan entre los 40 a 60 dB.
Severa: existe un promedio de pérdida tonal entre los 60 a 80 dB.
Profunda o cofosis: corresponde a una pérdida de más de 80dB.

 Según lugar de la lesión

1.- Hipoacusia de Transmisión o de Conducción: toda falla que impida una transmisión
adecuada del sonido, desde el medio externo (aire) hasta la ventana oval (recorriendo
conducto auditivo externo, traspasando el tímpano transmitiéndose a través de la cadena de
huesecillos llegando a la ventana oval).

Este tipo de hipocusia puede ser provocada por cualquier alteración en las distintas
estructuras involucradas:
 Conducto auditivo externo: Tapón de cerumen
Cuerpos extraños ( porotos, etc.)

 Tímpano: Otitis media aguda


Otitis media crónica
Traumatismo con rotura

 Cadena de Huesecillos: Anquilosis


Otitis fibroadhesiva

En cuanto al exámen audiométrico se observa la vía ósea dentro de los límites


normales y la vía aérea alterada, con una diferencia osteoaérea o GAP superior a los 15 dB,
así mismo se observa una buena discriminación de la palabra

2.- Hipoacusia Sensorial neutral: Es una alteración que se produce a nivel de la cóclea
en la vía nerviosa que transmite el impulso nervioso auditivo al cerebro. Dicha disfunción se
divide en:

a) Coclear: En esta se afecta el órgano de corte, principalmente. El cuadro representativo


de esta alteración es la enfermedad de Meniére y el traumatismo sonoro.
b) Retrococlear: Aquí las vías nerviosas son las que están dañadas. Una de las
patologías que pertenecen a esta clasificación es la sordera súbita y la presbiacusia.

En relación a la audiometría se observa la vía ósea y la vía aérea alteradas, bajo los
límites normales, con un GAP no superior a los 15 dB. Discriminación de la palabra alterada.

3.- Hipoacusia Mixta: Hay una alteración tanto a nivel sensorio-neural como de
transmisión. Está caracterizada por la otoesclerosis en etapas más avanzadas.
La audiometría presenta ambos componentes, por lo tanto la vía aérea y ósea
están alteradas bajo los límites normales pero además con presencia de GAP ósteo-
aérea.

4.- Hipoacusia Central: Aquí existen problemas de decodificación a nivel cerebral,


teniendo indemnidad del sistema de transmisión. Este tipo de hipoacusia se relaciona con
enfermedades cerebrales tales como meningitis, tumores y traumatismo.

5.- Hipoacusia Funcional: Se produce por lesión en un sitio no específico o puede ser
de carácter psicosomático . Pueden ser totales o parciales; involuntarias o voluntarias y
transitorias o permanentes. Un ejemplo de estos son las psicopatías y simuladores.

 Según el momento en que se produjo:

1.- Congénitas: Son aquellas que se producen en el periodo prenatal, las cuales
pueden ser en genéticas y no genéticas. Dentro de las primeras está la otoesclerosis y la
sordera genética del adulto ( presbiacusia). En el segundo grupo se encuentran aquellas
patologías que afectan la audición pero sin estar ligadas a un gen.

2.- Adquiridas: Son las que se producen luego del parto y a lo largo de la vida. En este
grupo se hayan:

 Enfermedades Infecciosas: Paperas, Meningitis


 Traumatismo:
 Fármacos: Ototóxicos como la Gentamicina.
 Tumor: Neurinoma del acústico.
 Fisiológicas: Presbiacusia.

Conclusiones:
 Una de las principales razones por las cuales las patologías de oído, y en general
todas las enfermedades, deben clasificarse, es que su agrupación permite
diferenciarlas de otras patologías y de esta forma es posible suponer un pronóstico.

 Las patologías del oído pueden clasificarse en diversos grupos, teniendo en cuenta
tres criterios principales. El primero corresponde al momento de adquisición de la
enfermedad; el segundo, a la severidad del cuadro; el tercero, al lugar de la lesión.

Bibliografía

 Apuntes Fonoaudiólogo Juan Leyton Audiología II año


 Apuntes de clase Dr. Alejandro Assael, Trastornos Auditivos.
Sesión n° 4
“Alteraciones auditivas de oído externo y oído medio”
Profesor: Víctor Mercado
Fecha: 20 de Marzo del 2002

ALTERACIONES DEL OÍDO EXTERNO Y MEDIO

Oído Externo

Las alteraciones que puede presentar el oído externo son los siguientes tipos:

 Criptotia
 Atresias
 Tumores
 Inflamatorias
 Cuerpos extraños

Criptotia:

Se define como una malformación menor del pabellón auricular que compromete
específicamente el tercio superior de éste. De este modo, se produce una ausencia de la
crura superior e inferior debido a una atrofia de los músculos transverso y oblicuo.
Generalmente, se encuentra presente al nacimiento y requiere de ferulización durante los
primeros meses de vida, para evitar una deformidad permanente.
Atresias:

Las atresias del pabellón o del conducto auditivo externo corresponden al no


desarrollo de éste. Se puede asociar a displasias o malformaciones de la cadena oscicular
en forma aislada o asociada a malformaciones del pabellón auricular y displasias
craneofaciales. Es necesario distinguirla de la estenosis del conducto auditivo externo. Esta
última corresponde a la presencia de un diámetro igual o inferior a cuatro milímetros del
conducto. Dependiendo del grado de la estenosis es el tratamiento que se deberá realizar. Si
el diámetro se encuentra entre dos y cuatro milímetros se debe observar al paciente y limpiar
periódicamente, por la gran posibilidad de desarrollar un colesteatoma del conducto auditivo
externo. Si el diámetro es inferior a dos milímetros la indicación es realizar una intervención
quirúrgica. Tanto en las estenosis como en la atresia, existe una hipoacusia conductiva
ocasionada por una fijación y displasia de la cadena oscicular.

Algunas de la malformaciones craneofaciales a las que se asocia la atresia del


conducto auditivo externo son las siguientes:

 Treacher Collins: El Síndrome de Treacher Collins también es llamado "Disostosis


Mandibular" y "Síndrome de Franceschetti-Klein". Treacher Collins y Franceschetti y
colaboradores eran doctores que describieron pacientes con esta apariencia
característica en 1900 y 1949 respectivamente. El nombre que el Dr. Franceschetti le
dio a esta condición es “Disostosis mandibular”. Este síndrome es una condición
hereditaria que afecta principalmente las estructuras de la cabeza y la cara. Los
individuos con este síndrome tienen un rostro con apariencia peculiar. Las cualidades
físicas usualmente incluyen: ojos inclinados hacia abajo; cortes en el párpado inferior;
ausencia de pestañas; boca ancha, nariz prominente; mentón pequeño con un agudo
ángulo de la mandíbula inferior; hipoplasia (desarrollo incompleto o defectuoso) malar
y cigomática; orejas mal desarrolladas, malformadas y/o prominentes; y "patillas"
(capas de cabello que se extienden en frente de las orejas). Generalmente asociado a
esta enfermedad, se encuentra la pérdida de la audición, usualmente conductiva.
También pueden presentarse problemas de respiración y dificultades en la
alimentación. Otras características menos frecuentes incluyen: labio partido con o sin
fisura del paladar; fisura del paladar; defectos cardíacos; y estrabismo. Los niños y los
adultos con Síndrome de Treacher Collins son individuos normales en inteligencia con
anormalidades físicas en la cara.

 Síndrome de Nager: El síndrome de Nager es una enfermedad rara. Los síntomas


mayores son hipoplasia malar, fisuras palpebrales antimongoloides, micrognatia,
aplasia (falta de desarrollo de un órgano) o hipoplasia de pulgares, colobomas (fisuras
congénitas en alguna parte del ojo) y escasez de pestañas del párpado inferior, orejas
displásicas (displasia es el desarrollo anómalo de tejidos u órganos), sordera por
atresia o estenosis del conducto auditivo externo, apéndices preauriculares, hendidura
del paladar (cierre incompleto de la bóveda de la boca), macrostomía (orificio bucal
grande), talla baja, luxaciones (dislocaciones de articulaciones) de cadera, aplasia o
hipoplasia del radio y sinostosis (soldadura de varios huesos) de radio y cúbito
proximal (más cerca de un centro o línea media). Puede asociarse, aunque con menor
frecuencia, retraso mental leve, tetralogía de Fallot (estenosis pulmonar, tabique
interventricular defectuoso, dextroposición de la aorta e hipertrofia, desarrollo
exagerado, del ventrículo derecho) y malformaciones múltiples esqueléticas sobre
todo al nivel de costillas y dedos y renales.

 Síndrome de Cruzon: Éste se caracteriza por ptosis palpebral, hipoplasia del centro
de la cara y prognatismo.

 Arcos Branqueales: Corresponde a un espectro de malformaciones craneofaciales


caracterizadas por asimetría facial y, a veces, presentación unilateral. Estos
síndromes presentan acrocordones; hipoplasia del maxilar inferior, hueso malar y arco
cigomático; macrostomía y paladar hendido. También se encuentran alteraciones en el
maxilar superior y músculo de la masticación.

 Síndrome de Goldenhar: La displasia oculoauriculovertebral o síndrome de Goldenhar


es un cuadro polimorformativo relacionado con defectos del primer y segundo arco
branquial. Probablemente se debe a efectos teratógenos durante la blastogénesis o
de causa familiar sin evidencia de alteraciones cromosómicas. La enfermedad fue
descrita por primera vez por Von Arlt en 1941, sin embargo, quien la agrupó como un
síndrome fue Goldenhar en 1952. A causa de su amplia variabilidad de expresión,
actualmente, es más aceptado el término de espectro oculoauriculovertebral. Las
características más comunes de la patología son quistes dermoides epibulbares,
anomalías del pabellón auricular y conducto auditivo externo, asimetría facial y
defectos en columna vertebral. Se describen también retraso mental, alteraciones de
vísceras toraco-abdominales y de las extremidades. Con el avance de la imagenología
se reportan cada vez mayor número de perturbaciones, fundamentalmente cardiacas,
traqueopulmonares y genitourinarias. Como manifestaciones oculares se describen
colobomas en el párpado inferior, ptosis palpebral, microcórnea y microftalmía.

Las malformaciones del conducto auditivo (CAE)se pueden clasificar en dos grandes
tipos: mayor y menor. La mayor se caracteriza por un CAE ausente o existente de forma
filiforme, la membrana timpánica no se ve, en la imagenología se ve una caja timpánica
pequeña, el martillo y el yunque forman un hueso híbrido y hay microtia variable (deformidad
de severidad variable que compromete el pabellón auricular y se caracteriza por la presencia
de remanente cartilaginoso malformados cubiertos de piel y lóbulo de la oreja mal
posicionado). En las malformaciones menores se distingue un CAE que se encuentra
presente pero usualmente estenótico, oreja con un defecto menor, caja timpánica de tamaño
normal y, puede haber defecto en la cadena oscicular .

Tumores:

En el oído externo se pueden formar diversos tumores benignos o malignos


provenientes de cualquiera de las partes que lo componen como piel, hueso, cartílago,
músculo, glándulas y vasos sanguíneos. Se pueden clasificar en dos grandes grupos:
Tumores Benignos y Tumores Malignos.

Tumores benignos: Algunos de ellos son: quistes, hemangiomas, hematomas, linfangiomas,


tumores dermoides, papilomas, coleostomas del CAE, osteoma, pólipos inflamatorios,
osostosis, adenomas, ceruminoma, condroma, lipoma, quelide, xantoma, mixomas,
neoplasias glandulares ceruminosas.
 Osteomas: Éstos ocurren de dos formas. La primera, es la exostosis, los cuales son
los tumores mas frecuentes del CAE. Son raros en niños y muchos más frecuentes en
hombres que en mujeres. Además, suelen ser bilaterales. Su etiología está muy
relacionada con la exposición por largo tiempo con agua muy fría y es por esta razón
que se ve usualmente en nadadores. Clínicamente, se ven como lesiones
redondeadas múltiples, muy duras, cubiertas de piel normal. Los síntomas dependen
del tamaño, ya que en fase inicial suelen ser asintomáticos; en la medida en que su
tamaño aumenta se puede ocasionar una hipoacusia conductiva y dificultad para la
limpieza del CAE. Si la sintomatología es muy abundante su extracción quirúrgica está
indicada. La segunda, es el osteoma propiamente dicho. Éste, a diferencia del anterior
es más extraño y semeja un cuerpo extraño o un quiste. Los síntomas son hipoacusia
y malestar en el oído. Su tamaño es variable y llegan a medir hasta 2 cm.

 Hemangiomas: A diferencia del anterior es más raro y semeja un cuerpo extraño o un


quiste. Los síntomas son hipoacusia y malestar en el oído. Su tamaño es variable y
llegan a medir hasta 2 cm. La extracción quirúrgica es importante porque suelen
obliterar la luz del CAE y dificultar la movilización de detritus.

 Tumores malignos: Las lesiones malignas de la oreja son mucho más frecuentes que
las lesiones del CAE. Representan el 4 al 8 % de todos los cánceres cutáneos. El 80
al 85% de los tumores malignos del oído son del pabellón auricular, 10 al 15% del
CAE y entre el 5 y el 10% del oído medio y la mastoides. Algunos de ellos son:
Epitelioma basocelular, adenocarcinoma, cistadenocarinoma, carcinoma
escamocelular, melanoma maligno y rabdomiosarcoma.

 Carcinoma Escamocelular: Es el tumor maligno más frecuente y ocurre 6 veces más


en el pabellón que en el CAE. Suele afectar la porción posterosuperior del pabellón.
Su crecimiento es lento y las metástasis ganglionares son tardías. Inicialmente, se
manifiesta como engrosamiento con descamación, con posterioridad se esfacela y se
ulcera. El tratamiento es la escisión local amplia. Ocasionalmente se requiere
radioterapia. La tasa de curación es del 95% a 5 años.

 Carcinoma basocelular: Es producto de la proliferación de las células basales del


epitelio. En ellos se ven afectados en mayor frecuencia los hombres. Además, suele
comenzar en edad avanzada, es decir entre la sexta y séptima década de la vida. Su
crecimiento es lento y no suele dar metástasis; sin embargo su efecto destructivo local
es grande. El diagnóstico se hace por medio de la biopsia. El tratamiento que los
especialista escogen habitualmente es la escisión local y el pronóstico es excelente.

En el oído medio, mastoides y hueso temporal ocurren tumores primarios malignos y


benignos, metástasis tumorales o propagaciones neoplásicas por contigüidad. Dentro de los
tumores primarios se encuentran los glomus, adenomas, adenocarcinomas, carcinomas
espinocelulares y otros. Los tumores que dan metástasis al oído medio, mastoides y hueso
temporal son: adenocarcinoma de próstata, carcinoma mamario, hipernefroma, carcinoma
broncogénico, etc. Las lesiones adyacentes que invaden el oído medio, mastoides y hueso
temporal son secundarias a lesiones como: meningiomas, neurilemoma, cilindroma de la
glándula parótida, melanoma del CAE y neoplasias faríngeas.

Los síntomas dependen mucho del estadio del tumor y del grado de invasión.
Usualmente se puede presentar un acúfeno tipo pulsátil, otalgia, otorrea y la hipoacusia de
tipo conductivo, siendo esta última el síntoma más frecuente.

El diagnóstico se hace principalmente por la clínica y los hallazgos al examen físico


(figura 14). Los estudios audiológicos juegan un papel importante en el estudio de estos
tumores. Pero tal vez lo más importante radica en el estudio imagenólogico del paciente. La
tomografía computarizada, la resonancia magnética, la angioresonancia con venografía
retrógrada permiten establecer la localización exacta del tumor, vasos nutricios, tamaño,
propagación dentro del oído medio, fosa posterior y cuello. Así mismo nos permite realizar un
plan quirúrgico adecuado.

Infecciones:

Las infecciones que se produce en la parte externa del oído también se denominan
otitis externa.
La Otitis Externa (O.E) es un proceso inflamatorio usualmente de origen infeccioso, el
cual puede comprometer el pabellón auricular, los tejidos blandos periauriculares e incluso el
hueso temporal. Usualmente, el compromiso del CAE es difuso, pero puede manifestarse
como un furúnculo del conducto, lo cual es considerado como una forma localizada de otitis
externa. Las formas difusas de O.E normalmente son de origen bacteriano, siendo los
gérmenes patógenos más comúnmente observados Pseudomonas, Staphylococus y
Proteus. Sin embargo, puede encontrarse hongos como son: Aspergillus y Candida

La patogénesis suele estar relacionada con laceraciones de la piel del C.A.E por
manipulación con objetos extraños y/o pérdida de la capa lipídica cuando existe humedad
excesiva. Las bacterias ingresan a través del epitelio lacerado, proliferan y ocasionan una
inflamación de la piel del C.A.E.. Típicamente, el paciente presenta otalgia intensa, pudiendo
presentar otorrea, hipoacusia y sensación de plenitud aural. Cuando no se aplica tratamiento
adecuado la infección suele extenderse al pabellón auricular y a los tejidos blandos
periauriculares o persistir como una forma crónica. En pacientes con inmunosupresión puede
existir un compromiso difuso y severo del hueso temporal con invasión de la base del cráneo;
esta complicación ha recibido el nombre de otitis externa necrotizante, antes conocida como
otitis externa maligna.
El curso clínico de la enfermedad se puede dividir en cuatro grupos. Estos son:

1- Otitis externa leve: Suele encontrarse inflamada la piel del C.A.E con exudados. Hay
edema leve del conducto con su consiguiente estrechamiento. Su tratamiento consiste en
cortar tejido (desbridar) si es necesario. Aplicar gotas óticas tópicas dirigidas a tratar
pseudomonas. Recientemente, han aparecido en el mercado antibióticos como
ciprofloxacina y ofloxacina que han dado buenos resultados en la terapia
antipseudomona.

2- Otitis externa moderada: El C.A.E suele estar estrecho por edema de la piel, hay
exudados. El tratamiento consiste en un corte de tejido que habitualmente es necesario.
Además, se insertan materiales expansibles como el Merocel, impregnados en gotas
óticas antimiobiales, de modo de poner en contacto la piel con la solución.
3- Otitis externa complicada: También, de los hallazgos antes descritos, se encuentra
compromiso del pabellón auricular y de los tejidos blandos periauriculares, los cuales se
encuentran edematizados. Para su tratamiento, se aplican las medidas antes
mencionadas, a la vez, se usan antibioticos orales o endovenosos.

4- Otitis externa crónica: Suele encontrarse engrosamiento de la piel del C.A.E y del pabellón
auricular, acompañado de eritema y descamación. Las medidas de elección de estos pacientes
es el corte de tejido y la aplicación de gotas óticas de esteroides. Es importante evitar las
laceraciones y manipulaciones del C.A.E.

Cuerpos Extraños:

Son uno de los motivos de consulta más frecuente en niños preescolares, causando
gran angustia en los padres y malestar e incomodidad en el niño,

Existe gran variedad de cuerpos extraños, lo cual nos permite clasificarlos en cuerpos
extraños animados e inanimados. En el primer grupo se encuentran una variedad de insectos
especialmente moscas que penetran en el CAE para depositar sus huevos. Cuando nos
encontramos frente a un insecto en el CAE es vital llenarlo con solución salina, agua
oxigenada o aceite mineral y dejarlo obliterado por unos pocos minutos; posteriormente se
practica la aspiración del líquido y la extracción del insecto ya muerto. En estos casos vale la
pena observar al paciente periódicamente con el fin de controlar la aparición de larvas.
Recuerde que esta condición está asociada con pobres medidas de higiene.

Con respecto a los cuerpos extraños inanimados se han descrito gran variedad de
ellos, algunos de material inerte y otros de origen vegetal. Los de origen vegetal deben ser
identificados lo antes posible ya que incrementan su tamaño rápidamente y tienen gran
afinidad por el agua, lo cual dificulta enormemente su extracción. Es importante tener en
cuenta que para sacarlo requiere de instrumental especializado y siempre debe realizarse
bajo visión directa o microscópica, evitando lacerar las paredes del CAE y, tal vez lo más
importante, evitar la perforación de la membrana timpánica por manipulación inadecuada. La
sobreinfección suele ser frecuente por lo que el manejo tópico con antibióticos es de gran
ayuda. En casos seleccionados se requiere la administración de antiinflamatorios no
esteroideos.

En las siguientes figuras se pueden observar cuerpos extraños:

Oído Medio

Las alteraciones que pueden afectar al oído medio son las siguientes:
 Meningitis bullosa viral
 Otitis Media Aguda
 Otitis Media con efusión (OMS)
 Tímpanoesclerosis
 Otoesclerosis
 Otitis Media Adhesiva
 Otitis Media Crónica
 Traumatismos
Meningitis Bullosa Viral:

Es una forma de compromiso viral que a menudo se confina a la membrana timpánica,


suele ser epidémica y afecta con preferencia a los niños. A demás, de su etiología viral se a
involucrado como agente causante al Micoplasma. En la gran mayoría de los casos se
asocia a la otitis media aguda. Generalmente, las personas consultan por otalgia intensa,
otorragia, y a mayor severidad, por hipoacusia.
Por otro lado, el examen físico muestra enrojecimiento de la membrana timpánica y
presencia de múltiples bulas (vesículas) translúcidas serosas o hemáticas sobre ésta. En
cuanto al tratamiento, éste está orientado a aliviar el dolor y al uso de antibióticos sistémicos
(no de uso local). Con respecto al manejo de las vesículas, existe controversia; algunos
promueven el drenaje de las vesículas y otros por no realizar ningún tipo de manipulación de
éstas.

Otitis Media Aguda (OMA)

Es un proceso infeccioso causado por inflamación de la mucosa del oído medio y


cavidades vecinas y cuyos síntomas incluye: otalgia, hipoacusia, fiebre y malestar general.
Normalmente es un proceso con una duración de dos semanas o menos.

Este tipo de otitis usualmente es ocasionado por la obstrucción de la Trompa de


Eustaquio, estructura que facilita el intercambio gaseoso entre el oído medio y la
nasofaringe. Esto desencadena una serie de acontecimientos fisiopatológicos, iniciando con
una disminución progresiva de la presión de los gases dentro del oído medio, producto de la
difusión del CO2, O2 y N2, hacia el espacio vascular. De esta forma, se crea una presión
negativa en la cavidad del oído que trae un aumento de la permeabilidad vascular y
supuración de líquido seroso. A medida que va evolucionando el proceso, la permeabilidad
capilar se hace más severa, convirtiendo el líquido seroso en un exudado y produciendo un
aumento de la presión que conlleva a una perforación de la membrana timpánica.
Respecto a los factores de riesgo, muchos son los aspectos involucrados en los
pacientes con OMA, entre ellos encontramos los siguientes: historia familiar, alergias, edad
del primer episodio, tabaco, inmunidad alterada, fisura palatina, malformaciones
craneofaciales, fibrosis quística, alteración de los cilios. Tal vez, uno de los aspectos más
importantes es el cuidado de la salud del niño, ya que estudios recientes han demostrado
que la asistencia periódica a las guarderías, aumenta la probabilidad de producir una otitis
media aguda.

Por otra parte, entre los gérmenes involucrados en el desarrollo de este cuadro se
encuentran: Streptococcus pneumoniae que es más frecuente en niños, en cambio
Haemophilus influenzae no tipificables es el más característico en adultos. Además, podemos
encontrar, Moraxella, Branhamella, y virus tales como rinovirus y adenivirus.

Usualmente, el paciente con OMA presenta síntomas agudos y severos que incluyen:
otalgia pulsátil, hipoacusia, tinitus y autofonía. En niños puede haber fiebre y compromiso del
estado en general. Los signos más notorios son disminución de la movilidad de la membrana
timpánica, la cual suele estar enrojecida, opaca, abombada e incluso, se puede evidenciar
salida de material purulento a través de una perforación.

Dentro de la OMA, se han identificado cuatro fases clínicas, las cuales son:

 Fase hiperémica
Caracterizada por un enrojecimiento de la membrana timpánica en forma difusa.

 Fase de trasudado
Se pueden apreciar burbujas o nivel hidroaéreo en el oído medio. Además, se presenta
una limitación de la movilidad de la membrana timpánica.

Otitis media con líquido en oído medio

 Fase de exudado
Abombamiento de la membrana timpánica con aumento de la vasculatura radiada.

Otitis media con MT abombada


 Fase de supuración
Presencia de material purulento que sale a través de una perforación de la membrana
timpánica.

Otitis media con MT perforada en fase aguda

En relación al diagnóstico de OMA, uno de los aspectos más relevantes lo constituye


el cuadro clínico y los hallazgos encontrados en el examen físico mediante la otoscopia.
Asimismo, el uso de diapasones, impedanciometría y la audiometría son de gran ayuda, ya
que revelan la presencia de hipoacusia conductiva de grado variable.

Por último, el tratamiento sigue siendo debatido hasta el momento. Es así como el
uso de antibióticos no ayuda a resolver los síntomas de la totalidad de los pacientes con
OMA sin embargo, se ha demostrado que sí disminuyen la posibilidad de complicaciones
tales como: mastoiditis aguda, infección intracraneal y perforación de la membrana
timpánica.

Otitis Media Serosa

La otitis serosa se define como una colección de fluido persistente e indoloro en la


cavidad área del oído medio. Es así como, la perseverancia del proceso ó su recurrencia es
la causa más frecuente de sordera variable o intermitente de la infancia.

En cuanto a la génesis, de ésta patología está dada por la incapacidad de la Trompa de


Eustaquio para llevar a cabo el drenaje de secreciones, las cuales al acumularse dan lugar a
la otitis serosa. Este depósito de exudación es en un principio aséptica, pero si entran
gérmenes puede convertirse en autentica colección supurada; entonces sería ya una otitis
media infecciosa.

Respecto, a la obstrucción de la Trompa de Eustaquio, ésta puede producirse


por factores anatómicos ó funcionales:
1. Factores anatómicos: edema y aumento de secreciones en la pared posterior
de la nasofaringe producido por alergia o infección, hipertrofia adenoidea, fisura palatina
ó tumores nasofaríngeos (adultos).

2. Factores funcionales: colapso de la trompa y abertura inefectiva del orificio


faríngeo de la trompa por un mal funcionamiento del músculo tensor del velo del
paladar. Estos problemas son más frecuentes en lactantes y niños pequeños por lo que
la otitis serosa es mas frecuente en este grupo de edad. Esto porque, su trompa de
Eustaquio es mas corta, horizontal y con más glándulas mucosas.

3. Alergia: puede contribuir al desarrollo de la otitis serosa por mecanismos


obstructivos anatómicos así como por anormalidades funcionales. La obstrucción nasal
produce una alteración de la dinámica nasofaringe, particularmente durante la
deglución, ya que estas secreciones pueden ser dirigidas al oído medio.

En esta patología se debe considerar las siguientes fases: 1) retención de


secreciones y presión negativa en caja, con formación de un trasudado amarillento y
fluído; 2) un aumento de las glándulas mucosas y células calciformes que secretan
más líquido.

En relación a la sintomatología, lo más frecuente y severo es la pérdida auditiva. Ésta


puede ser intermitente o variable, insidiosa y a menudo difícil de detectar en niños pequeños
incapaces de explicar sus molestias. En el caso de infantes un poco más grandes,
generalmente parecen estar distraídos y poco obedientes. Además, los padres observan que
se le tiene que hablar más alto o repetirle las cosas. A nivel escolar, puede haber trastornos
en el aprendizaje y en niños más pequeños y en formas más severas puede haber retraso en
el lenguaje.

Ahora bien, en la evaluación por otoscopia veremos en los primeros momentos un


tímpano algo retraído pero con abombamientos en determinadas zonas que corresponden a
los niveles de líquido retenido en la caja. En la fase final se verá una gran retracción
timpánica, con la significativa horizontalización del mango del martillo. Para ser más precisos
mediante la otoscopia neumática se puede apreciar una disminución de la movilidad
timpánica, que puede confirmarse con la práctica de impedanciometría o timpanometría. Es
así como, en casos avanzados de otitis serosa se observan timpanogramas planos.
Asimismo, con la audiometría se evidenciará una hipoacusia de transmisión, generalmente
bilateral de intensidad variable habitualmente no por encima de 50 dB. Sin embargo, en
algunas ocasiones esto puede ser fluctuante debido a la función de la trompa. Por último, en
niños más pequeños y con retraso del lenguaje hay que recurrir a técnicas mas sofisticadas
como los potenciales evocados.

En esta patología los agentes patógenos más habituales son: S.pneumoniae,


H.influenzae, y M. catarrhalis.

Por otra parte, se deben tener presente en el tratamiento ciertos criterios.


Medidas generales:

1.- En lactantes evitar el chupete y la administración de biberón en posición de


decúbito supino

2.- Si se sospecha alergia medidas de control ambiental

3.- Evitar tabaquismo pasivo

4.- Humedificación para mejorar la respiración nasal.

Medicamentos

1. antihistamínicos-descongestivos orales en casos de alergia respiratoria

1. descongestivos y corticosteroides intranasales solo por periodos cortos de tiempo.


También en pacientes seleccionados puede ser útil la combinación de
antibióticos con corticoides orales.

2. los antibióticos están indicados en presencia de infección, para ello se utiliza la:
amoxicilina, amoxicilina/clavulanico, eritromicina combinada a sulfisoxazol,
cotrimoxazol, cefuroxima. Éstas deben administrarse un mínimo de 10 días. En casos
recurrentes (3 episodios en 6 meses ó 4 en un año) puede ser útil la quimioprofilaxis
utilizando aproximadamente la mitad de la dosis terapéutica durante 6 meses.
3. la inmunoterapia sólo se empleará en niños mayores y en casos seleccionados
cuando el tratamiento farmacológico fracase y sea muy difícil controlar los antígenos
con medidas de control ambiental.

Es importante tener en cuenta el tratamiento quirúrgico para poder resolver o mejorar la


calidad de vida de la persona. De este modo, la adenoidectomía en los casos de hipertrofia
importante puede proporcionar mejora temporal aunque es frecuente que vuelvan a
desarrollarse. Además, los tubos de ventilación timpánica estarán indicados cuando haya
una hipoacusia importante que no mejora con tratamiento farmacológico. Si bien, la
recuperación suele ser inmediata este procedimiento no está exento de complicaciones
como timpanoesclerosis o perforaciones.

Tímpano–esclerosis

La timpanosclerosis es un estado benigno que representa el resultado final de la


inflamación y la respuesta final reparadora del cuerpo ante repetitivas infecciones del iodo
medio. Esta patología consiste en el engrosamiento de la túnica propia del tímpano, con
presencia de colágeno hialinizado anormal. También pueden observarse depósitos
cartilaginosos o calcificados. Asimismo, la capa fibrosa central está adelgazada o ausente y
el pequeño resto puede estar endurecido. Si bien, habitualmente la timpanosclerosis
involucra solo al tímpano, posteriormente puede afectar al oído medio y la cadena de
huesecillos. En este caso, logra quedar fijo el yunque o el martillo finalmente, el estribo y los
tendones musculares de éste y del tensor del tímpano.

Por otra parte, la etiología no se comprende totalmente. Si bien es el resultado de una


otitis media, ésta no es una forma habitual de reacción de fibrosis, sino que desarrolla un tipo
de depósito de colágeno visto en algunos nódulos de pulmón, entre otros. Al respecto, se
hace alusión a un factor autoinmune en su desarrollo, en el cual lidera la degeneración de
colágeno. Esto es posiblemente incrementado por traumas, como en el uso de tubos de
ventilación, en que se observa un aumento de la incidencia de tímpanosclerosis en la
membrana timpánica como consecuencia de esto.
En relación al tratamiento este esta basado en:
1-Medicacion rinosinusal convencional
2-Búsqueda de los mecanismos obstructivos
3-Estudios funcionales y de imágen.
4-Medicación aguda y en monodosis.

Otoesclerosis

La otoesclerosis es una enfermedad del hueso del oído medio / o interno, localizada
en la cápsula ótica. Se trata de una patología, que produce pérdida auditiva. Está
caracterizada por zonas rarefacción (se pierde la estructura del hueso) y por áreas de
neoformación ósea (formación nueva del hueso). Este proceso se puede difundir al estribo, al
oído interno o a ambas áreas.

La enfermedad es más frecuente de lo que se manifiesta. Es posible que la


otoesclerosis sea hereditaria por su característica autosómica dominante. Es una patología
que puede atacar a niños y adolescentes, pero que habitualmente ataca a personas de
ambos sexos entre 20 y 50 años de edad. Además, se manifiesta mayormente, pero no
exclusivamente, en mujeres, en una relación 2:1. En este caso, tiene relación con los
cambios hormonales de la misma. Así, el embarazo es una situación de alto riesgo para
pacientes afectas de otoesclerosis, ante éste, deben esperar un agravamiento de los
síntomas.

Ahora bien, este padecimiento tiene su primera etapa de presentación en la


adolescencia o al iniciarse el abordaje de la edad adulta. El mecanismo de ataque consiste
en la aparición de focos de otoesclerosis, es decir lesiones de la enfermedad en el oído
medio. Éstas comienzan comprometiendo en primer lugar la ventana oval y luego la platina
del estribo. De este modo, llega a fijar la cadena oscicular aumentando la impedancia.

Por otro lado, el aumento anormal en la percepción del volumen o en la facultad de


escuchar sonidos de notable intensidad a pesar de la pérdida auditiva, se demuestra
pidiendo al paciente que compare el nivel de los sonidos en el oído afectado con el del
normal. En la pérdida de audición sensorial, la percepción de volumen más fuerte en el oído
afectado se hace más intensa cada vez que sube al nivel de la potencia, a diferencia de lo
que se percibe en el sano. Por su parte, en la hipoacusia neural, la percepción del sonido en
el oído afectado no aumenta cada vez que se incrementa la intensidad que en el normal o
que disminuye menos que en el sano. La intensidad patológica en la otoesclerosis se
demuestra cuando el paciente no puede seguir percibiendo un tono constante por encima del
umbral auditivo. Este fenómeno es leve en las lesiones sensoriales y es grave en las
neurales. Esta alteración se conoce como Paracusia De Willis, la persona entiende mejor en
ambientes ruidosos, debido a su ensordecimiento el ruido no le afecta.

En cuanto a los datos que otorga la audiometría, se puede percibir una hipoacusia de
transmisión generalmente con mayor compromiso de los tonos graves. Ésta generalmente
es 80% bilateral y simétrica. Sin embargo, también puede inducir una hipoacusia
sensorioneural, sobre todos si los focos están contiguos a la rampa media.

Por otra parte al realizar la impedanciometria se evidencia un aumento de la impedancia


(curva As) con compliance estática baja y ausencia de reflejo acústico.

En el tratamiento de la otoesclerosis existen dos vías que seguir: los audífonos y la


microcirugía. Dentro de la primera opción, se recomiendan los audífonos Cros (acrónimo
inglés de Contralateral Routing of Signals), que son utilizados en pacientes con pérdida
auditiva unilateral de consideración. El procedimiento consiste en colocar uno de estos
dispositivos en el oído no funcionante, desviando el sonido al sano por medio de un cable o
un transmisor de radio en miniatura. Este aparato permite al individuo escuchar sonidos
desde el lado no funcionante y desarrollar una capacidad limitada para ubicar el foco emisor.
De este modo, si el oído que funciona también presenta cierto grado de hipoacusia, se puede
amplificar el sonido bilateralmente.

Asimismo, se puede también emplear un audífono de conducción ósea bastante útil


en los casos de otoesclerosis, procediendo de la siguiente forma: se coloca un vibrador en
contacto con la cabeza, generalmente sobre la apófisis mastoides, y se conduce el sonido a
través del hueso craneal hasta la cóclea. Sin embargo, estos dispositivos necesitan una
potencia mayor, producen más distorsiones y son menos cómodos de usar que los aéreos.
En lo que respecta a la microcirugía, en los casos que lo requieran se procederá a la
resección del estribo o una sección del mismo, para su sustitución por una prótesis.

Otitis Media Adhesiva

Su aparición es consecuencia de una disfunción tubárica crónica acompañada de una


presión negativa, por lo que la membrana timpánica cede, de este modo se retrae hacia las
estructuras de la caja. Debido a que la resistencia física a la tracción es menor en la pars
fláccida, es en esta zona donde se inicia habitualmente el proceso, generándose un bolsillo
de retracción. El tamaño y la progresión del bolsillo van a depender de la intensidad y
duración de la presión negativa. En los casos más severos, la resistencia elástica de la pars
tensa también va a sucumbir, generándose más bolsillos hasta que la membrana se adhiera
al promontorio y a la región de la articulación incudoestapedial.

La otopatía adhesiva se puede clasificar según el compromiso o la magnitud de la


alteración producida sobre el oído medio. De este modo, se encuentra el grado 1, en el cual
hay un bolsillo de retracción cuyo fondo se visualiza limpio y aparentemente no progresa. En
estos casos el seguimiento cuidadoso es el tratamiento de elección.

En cambio, un grado 2 se caracteriza por la presencia de bolsillos que aumentan de


tamaño y profundidad, además, ya hay un contacto con los huesecillos o zonas de atrofia. El
tratamiento sería la colocación de un tubo de ventilación.

Por último, se está frente a una otitis adhesiva grado 3, cuando el fondo del bolsillo de
retracción no es posible de controlar, además, hay una atrofia y fijación de la membrana
timpánica al promontorio y a la cadena de huesillos (atelectasia timpánica), o la presencia de
un colesteatoma. En este caso, el tratamiento es una timpanoplastía.

Otitis Media Crónica


La Otitis Media Crónica (OMC) se puede presentar como una complicación de una
otitis media aguda que no recibió tratamiento o porque no fue tratada correctamente. Los
agentes encargados de su aparición son: proteus, pseudinoma, staphylococo A, klebsiella,
bacteroides frágilis, clostridrium, peptoestreptococo. Se manifiesta por otorrea crónica o
intermitente, perforación timpánica que puede ser central o periférica, siendo ésta última de
peor pronóstico porque puede ocasionar colesteatoma al igual que las perforaciones totales.
Generalmente, está acompañada por una hipoacusia. En cuanto a la incidencia, en los
menores de catorce años corresponde al 2 a 4%.

La otitis media crónica (OMC) es una enfermedad inflamatoria crónica (más de 3


meses) del oído medio, sin tendencia a la curación. Se caracteriza clínicamente por una
perforación de la membrana timpánica, pudiendo existir además destrucción, anquilosis de la
cadena de huesecillos, una timpanoesclerosis o un colesteatoma. Suele ser una enfermedad
del adulto. Se estima una prevalencia en la población general del 5% y en el 50 % de los
casos asociada a colesteatoma.

Con respecto a su etiología, se desconoce si el hecho de que la mastoides de estos


pacientes esté menos neumatizada, es causa o consecuencia de las repetidas otitis medias
aguda (OMA) que durante la infancia suelen preceder a la OMC. Las OMA repetidas pueden
dejar la membrana perforada y atrófica facilitando por esta vía el ascenso de gérmenes,
sobre todo Gram negativos: Pseudomonas, Proteus y E. coli. Sin embargo, la persistencia de
una perforación residual no siempre se acompaña de una infección crónica. La existencia de
focos respiratorios crónicos y el bloqueo de la trompa de Eustaquio pueden estar entre los
factores favorecedores.

Los síntomas orientativos suelen ser otorrea, continúa o intermitente, además de


hipoacusia de transmisión del oído afectado. No suele existir otalgia o en caso contrario se
presenta en forma ligera. Para el diagnóstico es imprescindible el adiestramiento y el uso
adecuado de la herramienta otoscópica. A través de este instrumento se determinan los
signos claves presentes en esta alteración:

 Membrana timpánica perforada. (Figura 1)

 Secreción mucopurulenta.
 Pólipos del oído medio.

Figura 1.- Tipos de perforaciones

Central Marginal Marginal

Clasificación:

Se diferencian dos tipos, los cuales presentarán distinto abordaje terapéutico y pronóstico:

A. Otitis media crónica simple (No colesteatomatosa)

o Activa o húmeda.

o Inactiva o seca.

B. Otitis media crónica colesteatomatosa.

A. Otitis media crónica simple (Figura2)

La otitis media crónica simple, o no colesteatomatosa, es una inflamación crónica de la


mucosa que tapiza la caja del tímpano y las celdillas mastoideas.

Se manifiesta por otorrea intermitente fétida, hipoacusia de transmisión. Además, de


vértigo y tinitus, los cuales aparecen cuando hay un compromiso de las estructuras vecinas
al oído medio. Ahora bien, los episodios otorreicos guardan relación con entrada de agua en
el conducto o con un catarro nasofaríngeo. La otoscopia muestra la presencia de una
perforación central (que no interesa al anillo fibroso del tímpano, ni a la pars flácida), a través
de la cual salen las secreciones; hablamos entonces de OMC activa o húmeda. Cuando no
hay secreción hablamos de OMC simple inactiva o seca. La perforación suele dejar ver una
mucosa de oído medio edematosa, a veces con formación de pólipos inflamatorios que
pueden herniarse a través de la misma perforación. También, la ruptura puede producir una
lesión destructiva del martillo o el yunque.

Figura 2a y 2b.- Otitis media crónica simple


Perforación central, antigua de bordes gruesos, redondeada, que
situada en la pars tensa respeta el anillo fibroso, con secreción purulenta
Dos imágenes oído izquierdo y derecho con lesiones
semejantes, gran perforación central que afecta a la
pars tensa, permanece el mango del martillo, se
respeta el anillo fibroso, y están secas.

B. Otitis media crónica colesteatomatosa. (Figura 3).

La otitis media crónica colesteatomatosa, o simplemente colesteatoma (no es un


tumor), consiste en la presencia de epitelio escamoso estratificado queratinizado dentro de
las cavidades del oído medio. La queratina descamada forma la matriz del colesteatoma, que
va creciendo y destruye el hueso circundante, por un triple mecanismo: infección asociada,
presión sobre los tejidos adyacentes (isquemia) y por las enzimas que se liberan. El
colesteatoma de un modo sencillo se podría decir que es piel que crece dentro del oído
medio formando un saco lleno de queratina.

Inicialmente los colesteatomas permanecen asintomáticos, después cursan con


hipoacusia, otorrea intermitente fétida y dolor. Además, se produce la formación de
granulomas. Cuando la destrucción ósea (osteitis) es más extensa pueden aparecer
complicaciones.

Se pueden distinguir dos tipos OMC coleostomatosa:

a) congénita: se produce por un atrapamiento de células epiteliales con restos


embrionarios derivados del ectodermo. El tímpano está intacto.

b) Adquirido:

 primario: invasión de la piel del CAE en el bolsillo de retracción timpánica. De


este modo, y a diferencia del anterior, se produce una invasión y destrucción
del tímpano y del oído medio.
 secundario: a través de la perforación timpánica, la piel del CAE o de la misma
membrana timpánica invade de la caja timpánica.

Por otro lado, el diagnóstico se realiza mediante otoscopia que muestra una
perforación marginal (en la pars fláccida o en el cuadrante posterosuperior, que interesa el
anillo fibroso). A través de la perforación se aprecian escamas blanquecinas perladas. La
perforación puede estar oculta por la presencia de secreciones, cerumen, células
descamadas o un pólipo inflamatorio.

Figura 3.- Otitis media crónica colesteatomatosa.


Se observa en la pars flácida
escamas de colesteatoma junto
con restos de cera.

Complicaciones de la OMC

 Intratemporales:

o Mastoiditis

o Laberintitis

o Petrositis

o Parálisis facial.

 Intracraneales:

o Meningitis

o Abscesos (extradural, subdural, cerebral, cerebeloso).

o Tromboflebitis del seno lateral.

o Hidrocefalia otógena.
Por otra parte, la presencia de otalgia, vértigo o parálisis facial en un paciente con
OMC nos alerta de un posible colesteatoma con complicación intratemporal. Igualmente, la
disminución del nivel de conciencia apunta hacia una complicación intracraneal. En ambos
casos hemos de derivar con carácter urgente a ORL de hospital, ya que estos pacientes
suelen ser candidatos a cirugía inmediata.

Secuelas

 OMC inactiva: cuando encontramos una perforación timpánica inactiva o seca. No


precisa tratamiento inmediato, sino valoración por ORL diferida.

 Otitis adhesiva: atelectasia del oído medio, tímpano integro, retraído o adherido al
promontorio.

 Miringoesclerosis-timpanoesclerosis: es una secuela irreversible frecuente, resultado


final del proceso de cicatrización que engloba estructuras funcionales del oído medio,
se aprecia en la otoscopia placas calcáreas alrededor de la perforación, en la mayoría
de los casos no hay que hacer nada, tienen escasa repercusión funcional a menos
que fije la cadena de huesecillos.

En relación al tratamiento, éste dependerá de la etapa en que se encuentre:

A) Otitis media crónica simple: el tratamiento en la fase supurativa es médico y consiste en


limpiar cuidadosamente el oído y aplicar gotas tópicas con antibiótico o antiséptico. Los
antibióticos más usados son los aminoglucosidos (neomicina, gentamicina, tobramicina) que
empleados por vía local son de baja toxicidad; polipéptidos (polimixina B) y quinolonas
(ciprofloxacino), parecen ser más efectivas en resolver la otorrea y no tienen riesgo de
ototoxicidad. Ya existe en España un preparado con ciprofloxacino y corticosteroides. No
suele estar indicado el tratamiento con antibióticos por vía oral. Hay que evitar en lo posible
la entrada fortuita de agua en el CAE del oído afecto. En cuanto al tratamiento de las
secuelas otorreicas éste es quirúrgico.

B) Otitis media crónica colesteatomatosa: requiere tratamiento quirúrgico lo antes posible,


porque básicamente lo que hace es destruir estructuras funcionales en la caja del tímpano,
pudiendo llegar a complicaciones intracraneales graves. Para esto el paciente debe ser
remitido al especialista ORL.

Traumatismo
Un tímpano perforado es un agujero o ruptura en la membrana timpánica que se
acompaña a menudo con una disminución auditiva y supuración. El dolor usualmente no es
prolongado.

La mayoría de las perforaciones cicatrizan espontáneamente en algunas semanas


después de la ruptura, aunque algunas pueden llevar varios meses. Durante el período de
cicatrización el oído tiene que estar protegido del agua y los traumatismos. Aquellas
perforaciones que no cicatrizan por si mismas, pueden requerir cirugía.

Efectos de la perforación sobre la audición

En general, cuanto más grande es la perforación, mayor será la pérdida auditiva. La


ubicación del orificio (perforación) también afecta el grado de pérdida auditiva. Si un trauma
severo (fractura de cráneo) desconecta los huesecillos del oído medio que transmiten el
sonido, la pérdida auditiva puede ser severa.

Si la perforación es debida a una súbita explosión o traumatismo, la pérdida puede ser


mayor y el zumbido (acúfeno) muy severo. En este caso la audición puede retornar
parcialmente, y el tinitus disminuir en unos días.

En lo que se refiere a tratamiento, antes de realizar cualquier intento de corrección de


la perforación, se debe realizar un estudio de la audición. El cierre del agujero previene el
ingreso de agua en el oído (que puede causar infección) durante la ducha, el baño o la
natación. De esta forma, mejora la audición y disminuye el zumbido. También puede prevenir
el desarrollo de un Colesteatoma (Quiste de piel en el oído medio), que causa infección
crónica y destrucción de las estructuras del oído.

Si la perforación es muy pequeña, el otorrinolaringólogo puede elegir observarla


durante un tiempo para ver si cierra espontáneamente. También puede tratar de corregirla en
el consultorio cuando el paciente es muy cooperativo. Trabajando con el microscopio, puede
tocar los bordes de la perforación con un medicamento para estimular el crecimiento y luego
colocar un fino trozo de papel sobre ella. Usualmente cuando se cierra la perforación se nota
una ganancia auditiva. Puede ser necesario repetir este procedimiento varias veces (tres o
cuatro) antes de que se cicatrice.

Ahora bien, si el médico cree que esta técnica no proveerá un pronto y adecuado
cierre del orificio timpánico, considerará la cirugía. Hay una variedad de técnicas, pero todas
básicamente colocan tejido a través de la perforación permitiendo la cicatrización. El nombre
de éste es la llamada "timpanoplastía". Este procedimiento habitualmente es muy exitoso,
logrando el cierre de la perforación en forma permanente, y una mejoría de la audición.

Tipos de traumatismos

DIRECTOS:

El hemotímpano se produce cuando el traumatismo, golpe, ya sea por un “manotazo”,


que ejerce presión sobre la membrana timpánica, ésta se rompe, provocando dolor intenso,
acompañado de vértigo y sordera. También hay otorragia (sangramiento) por el conducto.
Por fortuna, la mayoría de estas perforaciones cicatrizan espontáneamente.

Un traumatismo muy particular lo producen los “hisopos”u otros objetos utilizados


para el “rascado”del oído. Es decir, cuando un elemento (tal como un alfiler, un hisopo, o un
palillo) es empujado violentamente (por descuido) a la profundidad del CAE. Por lo que, su
daño va desde desde heridas en el conducto auditivo externo como perforaciones
timpánicas, hasta lesión de la cadena de huesecillos, que producirá una hipoacusia de
conducción de 30 a 60 db.

BAROTRAUMA

Es una lesión de la membrana timpánica por aumento de la presión atmosférica. Se


produce por una disfunción de la trompa de Eustaquio, como consecuencia de la inflamación
tubárica. A causa de esto, no es capaz de igualar las presiones entre el interior del oído y el
exterior durante las variaciones de la presión. Por lo general son personas que tiene
problemas nasales. Suele aparecer tras subidas a la montaña o vuelos en avión y también
durante los resfriados. También ocurre en los submarinistas al sumergirse.

FRACTURAS DEL PEÑASCO

Los traumatismos del oído externo y medio son frecuentes y están asociados a
fracturas del hueso temporal. La clasificación de las diversas fracturas craneales depende de
la relación entre el plano de la fractura y el eje mayor del peñasco. Es por esta razón que las
fracturas del hueso temporal se pueden clasificar en fractura longitudinal, transversal y
mixta.
 Fracturas longitudinales

Son el tipo más frecuente de lesiones y ocurren entre el 85% de los casos. Son
ocasionadas por golpes en la región temporal o parietal y siguen el eje del peñasco. Este tipo
de fracturas inician en la escama del temporal, cruzan el CAE, el techo del oído medio y
terminan en el agujero redondo menor. Por lo general, hay desgarro de la piel del CAE y de
la Membrana Timpánica (MT) causando otorragia. Con mucha frecuencia suelen presentar
alteraciones de los mecanismos de conducción del oído medio como pueden ser la
articulación incudoestapedial, luxación del martillo o fractura de las cruras del estribo,
produciendo una hipoacusia de tipo conductivo. En casos excepcionales suele aparecer
hemotímpano. Las lesiones del oído interno normalmente no son de tipo directo y puede
producirse por contragolpe. El compromiso del nervio facial ocurre en un 20% ocasionando
una paresia y en casos más severos parálisis del nervio.

 Fracturas transversales

Ocurren en alrededor de un 15% de los casos. Se extiende transversalmente desde la


fosa craneal posterior, a través de la pirámide petrosa y hasta la fosa craneal media. El
compromiso de los agujeros de la base del cráneo es frecuente y se inicia usualmente en el
agujero occipital. El compromiso de la cápsula ótica es frecuente, existiendo destrucción
funcional de la cóclea y del laberinto membranoso. Puede producir hemorragia del oído
medio, estallido de la ventana oval y de la ventana redonda. Además, el compromiso del
nervio facial es frecuente. Clínicamente no existe otorragia (a diferencia del anterior), hay
vértigo severo, hipoacusia neurosensorial y hemotímpano pero sin desgarro de la membrana
timpánica. El golpe normalmente sucede en la región occipital.

 Fracturas mixtas

Suelen estar asociadas con traumatismos severos y múltiples, pueden afectar el oído
medio y el oído interno. Clínicamente existe vértigo, hipoacusia neurosensorial o conductiva,
hemotímpano, desgarro de la piel del CAE y parálisis facial.

Conclusión

 El oído externo se puede ver afectado por una serie de alteraciones ,tales como:
malformaciones, inflamaciones, atresias, tumores, y cuerpos extraños. Todas estas
presentan distintos síntomas, siendo el que más destaca la hipoacusia de conducción, la cual
puede estar presente en distintos grados. Además, es importante señalar que es de mejor
pronóstico que las otras patologías que afectan a las estructuras más internas del órgano de
la audición. En otras palabras, las enfermedades que lo afectan producen una lesión de
menor importancia para el proceso de transmisión del sonido; y en otros casos como las
atresias del CAE, se cuenta con tratamientos viables y de un excelente resultado.

 El oído medio debido a su ubicación (central) sufre una mayor cantidad de


complicaciones en comparación a las otras áreas. De este modo, se puede observar que
principalmente se ve afectado por problemas de tipo infecciosos como son las Otitis Media,
tanto agudas como crónicas. Esta estructura además, presenta prácticamente todo el
aparato de transmisión, por lo tanto al momento de una alteración se ve deteriorada
inmediatamente la audición. Es así como, un daño tanto del como de la cadena oscicular
deja una pérdida de 60 dB. Finalmente, cabe destacar que todas las patologías señaladas
anteriormente, dependiendo de su severidad y tiempo de evolución, pueden llegar más tarde
a dañar el oído interno.

Bibliografía

 Aliro Correa Undurraga, Manual de Otorrinolaringología, Editorial Mediterráneo,


Santiago de Chile, 1999.

 Mark H. Beers, M. D., y Robert Berkow, M.D., El Manual Merck, Editorial Harcourt,
Madrid, 1999, décima edición.

 http://www.latinsalud.com/Inicio.htm?
http://www.latinsalud.com/Temas/presbiacusia.htm

 http://www.humv.es/funciones/servicios/centrales/FAR/Informacion_Medicamentos/For
mulario/EA_ototoxicidad.htm
 http://es.geocities.com/jpardalr/OTOTOXICOS.htm

 http://200.48.26.79/bibvirtual/libros/Medicina/cirugia/tomo_v/sordera.htm

Sesión n° 5
“Alteraciones auditivas del oído interno”
Profesor: Fernando Ferrer
Fecha: 22 de Marzo del 2002

ALTERACIONES DEL OÍDO INTERNO

Se pueden encontrar diversas patologías que afectan a la parte interno del oído. Las
más comunes son:
 Presbiacusia
 Ototoxicidad
 Traumatismo Acústico
 Sordera Súbita
 Enfermedad de Menière
 Neurinoma del Acústico

Presbiacusia

Ésta corresponde a la pérdida normal de audición que se experimenta a medida que


envejecemos. Está causada por la perdida de las células sensoriales de la cóclea sin ser
sustituidas. Éste órgano se encarga de procesar el sonido y de enviarlo al cerebro donde se
interpreta como lenguaje, música, ruido y otros. La presbiacusia, puede comenzar en torno a
los 20 años de edad, pero se manifiesta por encima de los 65. También, cabe destacar que
los hombres se ven más afectados que las mujeres, tanto en número como en severidad.
Además, es importante señalar que se trata de una sordera bilateral simétrica, que se puede
acompañar de acúfenos y vértigo postural. No se puede dejar de mencionar que la
presbiacusia afecta generalmente las frecuencias agudas. Como el lenguaje que empleamos
habitualmente contiene estos sonidos, su primera manifestación será cierta dificultad para oír
y discriminar lo que se está diciendo. Así pues, se sospecha de una presbiacusia cuando la
persona presenta las siguientes características:
 Da la impresión que las personas que se dirigen a ellos lo hacen hablando entre
dientes más que de forma clara.
 Les tienen que repetir varias veces algo antes de entender lo que les están diciendo.
 Tienen dificultades para discriminar lo que se les dice en lugares ruidosos, cafeterías,
metro, etc.
 Les resulta laborioso mantener una conversación con distintas personas de un grupo.
 Les resulta agotador seguir una conversación, ya que tienen que estar tremendamente
concentrados si se quieren comprender lo que se está diciendo.
 Otras personas creen que tienen la televisión o el equipo de música a un volumen
excesivamente alto, y ellos no son capaces de oírlo si se les baja.
 Con frecuencia tienen dificultades para entender por teléfono lo que se les está
diciendo.
Esta patología se diagnostica por medio de la audiometría, una otoscopia o
exploración del conducto auditivo externo en su parte más profunda y del tímpano; de este
modo, descartar otras posibles causas de pérdida auditiva como los tapones de cera, los
cuerpos extraños o las infecciones. Con relación al tratamiento, no existen medicamentos, ni
cirugía que sea eficaz. Sin embargo, algunos especialistas recomiendan el uso de vitaminas
y vasodilatadores. Además, se recomienda evitar la exposición a ruidos intensos y recurrir a
las prótesis auditivas cuando verdaderamente exista incomunicación y disminución en la
capacidad de relacionarse socialmente. Esta adaptación del audífono en muchos casos es
difícil de aceptar.
Algunos investigadores como Schuknecht la han clasificado en cuatro tipos de
presbiacusia:

1. Sensorial: Con la atrofia del órgano de Corti y del nervio auditivo en la base de la cóclea.
Se caracteriza por una caída abrupta de los tonos agudos.
2. Neural: Con pérdida de las células ganglionares y degeneración de las fibras nerviosas.
Hay gran trastorno de discriminación de la palabra en relación a la curva de tonos puros
(regresión fonémica de Gaeth). El 75% de las células ganglionares pueden perderse y
mantenerse bien el umbral de tonos puros.
3. Metabólica: Caracterizada por atrofia de la estría vascular, tiene una curva audiométrica
aplanada y una relativa buena discriminación de la palabra.
4. Mecánica: Con curva auditiva con pendiente a la derecha por decremento lineal de la
función auditiva. Se debe a rigidez de la membrana basilar con hialinización y depósitos de
calcio (Mayer 1919).

Ototoxicidad

Este tipo de patología etiológicamente se puede dividir en endógenas y exógenas.


Entre las primeras, se encuentran las sorderas por diabetes y uremia en primer término y
luego los trastornos hormonales, las enfermedades del colágeno, los tóxicos endógenos
producidos por gérmenes como la difteria, escarlatina, tifus, disentería, brucelosis. Entre las
causas exógenas, se hallan algunos productos industriales, medicamentos y medios de
consumo como la nicotina, el alcohol y los narcóticos. Entre los productos industriales
tenemos: el monóxido de carbono, los gases de guerras, plomo, mercurio, fósforo, plata,
nitrobenzol, anilinas.

Los medicamentos son la causa más común de ototoxisidad, es por este motivo que
se detallará sobre los efectos que producen cada uno de ellos. Estos son:

 Aminoglucósidos: Los aminoglucósidos pueden producir tanto toxicidad coclear como


vestibular. La toxicidad coclear se presenta como una pérdida progresiva de oído,
empezando con los tonos más altos y siguiendo hacia los tonos más bajos. El daño
vestibular se presenta como vértigo o ataxia. Ambas formas de ototoxicidad son
normalmente bilaterales y potencialmente reversibles, pero el daño permanente es
común y puede progresar después de la terapia discontinua con aminoglucósidos. No es
raro para un 20-30% de los pacientes tratados con aminoglucósidos experimentar una
pérdida apreciable de audición. La mayor parte de la ototoxicidad producida por
aminoglucósidos está relacionada con terapia parenteral, seguida de la tópica, oral, y
uso de estos medicamentos mediante irrigación, especialmente neomicina. Los posibles
factores que predisponen a la ototoxicidad incluyen: función renal reducida, duración de
la terapia, dosis total recibida, niveles plasmáticos que exceden el rango terapéutico,
uso previo de aminoglucósidos, uso concurrente de otros medicamentos ototóxicos,
deshidratación y edad avanzada. Las audimetrías consecutivas pueden ser útiles en la
detección temprana de la ototoxicidad. Cada aminoglucósido tiene un espectro de
ototoxicidad ligeramente diferente. El esquema siguiente puede servir como guía para
conocer el potencial de ototoxicidad de estos medicamentos.

Ototoxicidad potencial

COCLEAR VESTIBULAR
Amikacina ++ +
Gentamicina + ++
Kanamicina +++ +
Neomicina ++++ +
Netilmicina + ++
Sisomicina + ++
Estreptomicina + +++
Tobramicina + ++

 Clorhexidina: La desinfección preoperatoria del oído (antes de las curas de la


membrana timpánica) con una disolución de clorhexidina, produce sordera en 14 de 97
pacientes expuestos.

 Cloroquina: El comienzo de la sordera normalmente tarda en producirse y se piensa en


él como irreversible y relacionado con la terapia a largo plazo.

 Cisplatino: La pérdida de audición clínicamente significativa se ha producido en 12,5%


de los pacientes que reciben cisplatino, con tinnitus y alteraciones audiográficas
relatadas en un tanto por ciento elevado de pacientes. Los cambios audiográficos
normalmente aparecen dentro de los cuatro días siguientes a la administración del
medicamento y las frecuencias altas son las que primero se pierden. En niños tratados
con cisplatino, la ototoxicidad puede estar inversamente relacionada con la edad. En
pacientes con pérdida de audición pre-existente parece ser que el riesgo se incrementa.

 Diuréticos: La rápida pérdida de audición es una característica frecuente de dosis alta,


administración intravenosa rápida de ácido etacrínico y furosemida. El fallo renal es
normalmente un factor predisponente, pero los pacientes con déficit renal son los que
más probablemente reciben grandes dosis por vía IV. La administración conjunta con
antibióticos aminoglucósidos frecuentemente acaba en ototoxicidad aumentada, pero un
estudio de su uso concomitante no encontró evidencias de esto. El deterioro de la
audición es normalmente transitoria, pero también se han comunicado casos de pérdida
permanente, más frecuentes con ácido etacrínico que con furosemida. La toxicidad
vestibular y el déficit de audición después de la terapia oral, también se ha producido. La
Bumetanida puede producir menos ototoxicidad que furosemida.
 Eritromicina: La pérdida de audición ha ocurrido ocasionalmente como consecuencia
de la terapia parenteral y oral a dosis altas. La función renal o hepática dañadas y la
edad avanzada, pueden aumentar el riesgo de pérdida de audición. Por lo general es
reversible, pero se ha comunicado un caso de pérdida de audición irreversible.

 Minociclina: La toxicidad vestibular reversible, que se manifiesta en principio como


vértigo, pérdida del equilibrio y vahídos es algo común en la terapia con minociclina. Las
mujeres suelen ser más susceptibles que los hombres.

 Quinidina: El tinnitus y la pérdida reversible de oído son complicaciones bien conocidas


de la terapia con quinidina. El deterioro permanente del oído ha ocurrido, pero es
extraño.

 Quinina: El tinnitus es común. El deterioro permanente del oído ha ocurrido con terapia
a largo plazo. La ototoxicidad de la quinina parece ser el resultado de una reacción
idiosincrática.

 Salicilatos: Tinnitus, pérdida de frecuencias altas del oído y vértigo son características
comunes de la intoxicación por salicilatos. La mayoría de los pacientes que muestran
ototoxicidad por salicilatos están recibiendo crónicamente grandes dosis, tales como
aquellas que se utilizan en artritis reumatoide. La ototoxicidad por salicilatos, incluso si es
severa, es normalmente reversible, pero se han comunicado casos de pérdida de oído
permanente.

 Vancomicina: La pérdida de oído transitoria y permanente, tinnitus y vértigo se han


producido con el uso de vancomicina.
 En general, la persona que presente otoxicidad por medicamentos tendrá en su anatomía
patológica las siguientes características: tumefacción y degeneración nuclear de las
células ciliadas externas, necrosis de las células ciliadas internas; degeneración del
ganglio espiral y del nervio del octavo par; estría vascular estrechada, con vasos dilatados
y quistes; alteraciones centrales del núcleo ventral. Por lo tanto se podrá encontrar
afectado tanto la audición (función auditiva o coclear), equilibrio (función vestibular) o
ambos, dependiendo del medicamento.

Traumatismo Sonoro
El trauma acústico o sordera por ruido es un cuadro que se observa cada vez
con mayor frecuencia, principalmente en los países industrializados. Cuando una persona se
expone a sonidos intensos de más de 90 decibeles puede producirse una lesión de las
células del órgano de Corti, encargado de la percepción y decodificación de los sonidos en el
oído interno. Su función primordial es transformar la onda sonora en energía bioeléctrica, la
cual se dirige hacia el cerebro por el nervio auditivo.

Los ruidos capaces de generar este tipo de sordera pueden ser divididos en continuos,
como los producidos por motores; y discontinuos, generados por alguna explosión, armas de
fuego, etc; siendo los más dañinos estos últimos.

No todas las personas expuestas a ruidos continuos en un mismo ambiente


desarrollan un trauma acústico; que éste se desarrolle depende de la intensidad del sonido
( desde 80 – 85 db), del tiempo de exposición y de la sensibilidad del oído ante la agresión.
También, depende del tono del sonido, ya que son mucho más agresivos los tonos agudos
que los graves.

Se manifiesta fundamentalmente con un zumbido muy molesto y con una disminución


de la audición. El trauma acústico puede categorizarse en: primer, segundo y tercer grado, en
relación al nivel de pérdida de la audición, principalmente en los tonos agudos. Cuando la
pérdida es de primer grado, aparece al retirarse del ambiente ruidoso un zumbido agudo muy
molesto que irá desapareciendo progresivamente con el descanso. Este zumbido puede
hacerse continuo si la persona continúa expuesta al ruido por mucho tiempo. Cuando el
trauma es de segundo grado, el zumbido es cada vez más molesto y se asocia a una leve
pérdida de la audición. El trauma de tercer grado, la hipoacusia es de mayor grado,
predominando sobre el zumbido.

Prevenir la aparición o evitar la progresión de la sordera por ruido es de vital


importancia, adoptando para ello una serie de medidas básicas, como disminuir el tiempo de
exposición y la intensidad del sonido, aislar a las personas de la fuente sonora, utilizar
protectores acústicos en los ambientes ruidosos, entre otras. Es muy importante realizar
campañas de prevención acerca del daño irreversible que puede ocasionar la exposición a
ruidos intensos y por períodos prolongados.

Una vez que el cuadro se ha instalado, los medicamentos empleados para atenuar los
síntomas no son de gran utilidad. Lo que está indicado es la administración de vitaminas A, B
y medicamentos vasodilatadores como la cinarizina.

La exposición a un ruido intenso de cierta duración, da lugar a una lesión del oído
interno, causando una pérdida auditiva sensorial, de tipo cortipática con tres síntomas
característicos:

 reclutamiento
 algiacusia
 diploacusia
 en algunos casos se puede acompañar de acúfeno.

Esta alteración puede ser una lesión temporal, es decir, durando minutos, horas y
hasta días, luego de cesado el estímulo. En cambio, si la exposición es repetitiva, la lesión
del oído interno puede producir una pérdida auditiva permanente como consecuencia de una
lesión indeleble.

Por otro lado, el área más dañada por los ruidos en la cóclea, es el segundo cuadrante
de la Espira Basal (a unos 10 mm de la Ventana oval). De esta forma, la frecuencia 4000 Hz
es la principal afectada por el traumatismo acústico, ya que en esa área se encuentran sus
células receptoras. En consecuencia, se puede observar en la curva audiométrica una
brusca caída de su umbral auditivo.

A causa de la permanencia en la exposición al ruido, la noxa se prolonga, y así va


abarcando progresivamente las frecuencias de 6000 - 3000 -2000 y 1000 Hz. De esta
manera, se afectaría el rango de la palabra.

Probablemente se deba a varios factores como:

1.- El oído externo actúa como un resonador, porque amplifica en 10 db o más entre las
frecuencias 2000 y 5000Hz.

2.- El oído medio, transmite mejor las frecuencias agudas que las graves.

3.- Tanto las notas agudas como las graves producen ondas que al viajar, desde la ventana
oval hacia el vértice, movilizarían siempre el primer tercio coclear.

4.- La Membrana Basilar, en el primer tercio, esta muy próxima a la lamina ósea, lo que
disminuiría la amplitud del movimiento.

Se pueden nombrar otros factores que influyen en el Traumatismo. Alguno de ellos


son:

 Frecuencia: frecuencias entre 2000 y 3000 Hz. acarrean mayor deterioro.


 Intensidad y tiempo: ruidos por debajo de 80 db. durante 8 horas no son peligrosos, y
sólo causarían una fatiga auditiva sin secuelas permanentes. Por el contrario, si el
ruido sobrepasa los 80 db. el riesgo aumenta considerablemente.
 Intermitencia: se toleran intensidades mayores, si son ocasionales y con periodos de
recuperación, sin fatiga residual.
 Susceptibilidad individual: se podría valorar a través de la fatiga y adaptación auditiva.

Para realizar el diagnostico es importante valorar:


 Examen otológico.
 Antecedentes personales y familiares: genéticos - ototóxicos - traumatismos de
cráneo, etc.
 Tipo de hipoacusia (comienzo y progresión)
Sordera Súbita ó Parálisis Coclear Súbita

La sordera súbita es una pérdida total o parcial de la audición, de tipo sensorioneural .


La persona deja de escuchar en minutos u horas. Su presentación es casi siempre unilateral
y sin causa aparente, aunque se cree que existen factores predisponentes como lo son los
cambios de temperatura. Ésta puede afectar a cualquier sujeto independiente del momento.
Además, esta patología, se caracteriza por una pérdida auditiva mayor de 30dB en tres
frecuencias consecutivas en un lapso de tiempo no superior a las 72 horas. Además, podrían
existir alteraciones en el aparato vestibular dependiendo del daño.

Se ha calculado que existe una incidencia cercana al 1% de los casos de hipoacusias


neurosensoriales con una incidencia global de 5 a 20 casos por 100.000 personas al año y
una presentación de 15.000 nuevos casos al año alrededor del mundo.

En relación a la etiología, ésta ha causado gran controversia. Sin embargo, existen


múltiples asociaciones con esta patología, tales como: lesiones vasculares, tumorales,
inmunológicas, infecciosas, etc. En los últimos años ha tomado gran auge la etiología viral,
siendo el virus del Herpes simple tipo I el más involucrado en la génesis de esta enfermedad
debido a su propiedad de permanecer en un estado de latencia en el ganglio de Corti. Ésta
es una de las principales razones por la cual actualmente el uso de antivirales y corticoides
es una de las técnicas frecuentemente utilizadas en el tratamiento de esta afección. Ahora
bien, solamente entre el 10% y 15% de los pacientes con esta sordera se logra determinar
una etiología específica. En el resto de las personas que la padecen es considerada como
idiomática.

A través de la historia y desde que se describió la enfermedad se han probado


diferentes alternativas terapéuticas. Algunas de ellas son:

 Vasodilatadores.
Estos se comenzaron a utilizar en 1919 por Lermoyes quien implicó como
posible etiología de la sordera súbita un vasoespasmo de la cóclea. El uso racional de
vasodilatadores promueve el aumento de flujo a nivel de la cóclea y hace que el
vasoespasmo sea reversible; sin embargo, los estudios realizados por Suga, Kubo y
Kronenberg demostraron experimentalmente que éstos tienen un mínimo efecto sobre el flujo
sanguíneo coclear. El uso del carbógeno reportado por Fish, demostró que no tiene efecto
sobre el flujo coclear. La utilización de la prostaglandina como un potente vasodilatador e
inhibidor plaquetario fue descrito por Nakashima sin experimentar beneficio alguno en este
aspecto.

 Oxigeno Hiperbárico (OHB):


 La OHB consiste en la administración de oxígeno puro o al 100% a un persona a la
que se ha introducido en un recinto hermético (cámara hiperbárica) donde podemos
aumentar la presión por encima de 1.3 ATA o atmósferas absolutas. La elección de la
oxigenoterapia hiperbárica en el caso de la sordera súbita sería como coadyuvante del
tratamiento médico clásico, ya que este proceso posiblemente sea debido a la hipoxia
del órgano de corti, irrigado por la arteria auditiva externa. El tratamiento debe
instaurarse antes de que pasen 5 días desde la aparición de la sordera.

 Corticoides.
 El uso de corticoides se inicia en 1950 por Hilger, posteriormente Wilson y Laird
demostraron un posible efecto benéfico en pacientes con sordera súbita con pérdidas
auditivas intermedias mientras que en los pacientes con pérdidas severas o profundas
el beneficio era mínimo. El principal mecanismo de acción en estos pacientes radica
en su efecto antiinflamatorio. Dentro de los medicamentos utilizados se cuentan: la
dexametasona, la metilprednisolona, la betametasona y la prednisolona.

 Antivirales.
 El uso de los antivirales se basa en la posible etiología de virus, especialmente Herpes
tipo I, el cual desarrolla una cocleitis de tipo viral, documentada en muchos casos en
pacientes con resonancia magnética con contraste, principalmente en las secuencias
T1. El estudio de Stokroos y colaboradores basado en la hipótesis de la
seroconversión de anticuerpos virales, en los estudios de resonancia magnética que
indicaban la presencia de laberintitis viral y en los estudios experimentales
histopatológicos de la cóclea, promovió la utilización de antivirales y corticosteroides
con el fin de evaluar su eficacia en el tratamiento. La conclusión obtenida al final de su
estudio es que no existe una diferencia estadísticamente significativa entre los
pacientes tratados con la combinación de corticoide y antiviral con respecto a los que
recibieron únicamente corticoide. A pesar de esta conclusión negativa, el uso
combinado de corticosteroides y antivirales utiliza las propiedades antiinflamatorias de
los primeros e impide la reactivación viral, ya que se ha documentado que el Herpes
simple tipo I mantiene un estado de latencia en el ganglio espiral de los seres
humanos pudiendo ser reactivado por circunstancias especiales de inmunosupresión.
Dicho virus mantiene afinidad con algunas estructuras de la cóclea que pueden llevar
a daño irreversible.

 Es por esta razón que la alternativa de combinación de antivirales y corticosteroides


es la terapia más aceptada actualmente y requiere de una mejor observación y de
estudios investigativos futuros. El protocolo mundialmente aceptado es el siguiente:
prednisolona (1mg/Kg/día) asociado a acyclovir (de 2 a 4 g /día dividido en 5 dosis),
durante 10 días. Vale la pena recordar que los antivirales son de gran utilidad durante
la primera semana de la enfermedad. Los corticosteroides son relativamente seguros
y se deben usar especialmente en hipoacusias intermedias o severas.

Enfermaedad de Menière

La enfermedad de Menière consiste en una dilatación del laberinto membranoso por


una falla en la producción o reabsorción de la endolinfa. Esta es una alteración del oído
interno caracterizada por crisis recurrentes y espontáneas de vértigo paroxístico, es decir,
evoluciona por crisis separadas y por hipoacusia fluctuante, la cual va a depender del
hydrops y acúfenos. En cuanto a su incidencia esta varía entre 21-50/100.000 habitantes/
año, afectando principalmente a personas entre 30 y 50 años, con un ligero predominio
femenino.

En un principio es típico que los episodios comiencen con una disminución de la


audición y aparición o intensificación de acúfenos. A continuación, se desarrolla una crisis de
vértigo rotatorio espontáneo (sin factor desencadenante), de entre 20 minutos y varias horas
de duración, que se acompaña de síntomas vegetativos intensos. En este momento siempre
se observa un nistagmus espontáneo de dirección variable, aunque lo más frecuente es
hacia el lado sano. Al cabo de varias horas la crisis cede espontáneamente, aunque suele
persistir una sensación de inestabilidad durante varios días y, recuperando la audición.
Por otra parte, en el período intercrisis los pacientes desarrollan lentamente una
hipoacusia unilateral neurosensorial progresiva y acúfenos ipsilaterales.

En cuanto al diagnostico este se basa en los síntomas referidos durante la anamnesis y los signos
que se pueden observar durante una crisis y la evolución de la enfermedad. La Academia Americana de
Otorrinolaringología ha establecido unos criterios diagnósticos que pueden ser de utilidad. Estos son:

 Para que sea enfermedad cierta:

 Enfermedad de Menière definitiva con confirmación


histológica

 Para que sea enfermedad definitiva:

 Dos o más episodios de vértigo espontáneo de al menos


20 minutos de duración

 Hipoacusia documentada audiométricamente en al


menos una ocasión

 Acúfenos o plenitud ótica en el oído afecto

 Se han excluido otras causas

 Para que sea enfermedad probable:

 Un episodio de vértigo

 Hipoacusia documentada audiométricamente en al


menos una ocasión

 Acúfenos o plenitud ótica en el oído afecto

 Se han excluido otras causas

 Para que sea enfermedad posible:

 Vértigo episódico de tipo Menière sin hipoacusia


documentada, o hipoacusia neurosensorial, fluctuante o
fija, con desequilibrio pero sin crisis

 Se han excluido otras causas.


En lo que respecta a la evaluación, la audiometría muestra una hipoacusia de tipo
sensorioneural en donde están más afectados los tonos graves. Sin embargo, en algunas
ocasiones se puede observar problemas de transmisión.

Por otro lado, es preciso establecer el diagnóstico diferencial con otras vestibulopatías
unilaterales periféricas agudas. En primer lugar, con el vértigo posicional paroxístico benigno.
Esta enfermedad también se caracteriza por crisis recurrentes, aunque en este caso no son
espontáneas sino desencadenadas por cambios de posición, tienen una duración de
segundos y no se acompañan de acúfenos ni hipoacusia. En segundo lugar, esta la neuritis
vestibular en donde el vértigo no tiene un carácter recurrente, suele tener una duración
mayor (hasta varios días) y tampoco se acompaña de síntomas cocleares. Por último,
también se debe excluir otras formas menos frecuentes como el vértigo asociado a migraña y
la fístula perilinfática.

C:\Users\Carlos\Desktop\Documents and Settings\paola\Mis documentos\trabajo de


audición\AudiciónAudición" l Ahora bien, al comienzo la enfermedad puede manifestarse solo
con ataques de vértigo o con síntomas cocleares (hipoacusia, acúfenos). Generalmente,
suele comenzar en un solo oído, pero al cabo de 10-20 años hay afectación bilateral en un
30-60% de los pacientes. Sin embargo, transcurrido un año suelen estar presentes todos los
síntomas y las crisis se hacen entonces muy frecuentes. Después, con el tiempo, las crisis de
vértigo se van haciendo discretas y separadas. Posteriormente, la audición se va perdiendo
pudiendo llegar a una anacusia, para finalmente producirse la muerte del laberinto.

Respecto al tratamiento, está el de las crisis de vértigo y el de mantención. El primero


es sintomático e igual al de cualquier otro síndrome vestibular periférico agudo. Se emplean
sedantes vestibulares como los antihistamínicos H1 (difenhidramina, dimenhidrinato) y los
neurolépticos (tietilperacina, sulpiride). También, son útiles las benzodiacepinas (diazepam).
Estos fármacos se deben indicar únicamente durante la crisis de vértigo y un máximo de 3-4
días. En cambio, el segundo, tiene una finalidad higiénica. Sin embargo, no existe evidencia
basada en los estudios publicados que permita establecer conclusiones acerca de los
diversos tratamientos indicados para la enfermedad de Menière y serían necesarios ensayos
clínicos controlados y aleatorizados, así como meta-análisis, para poder determinar los
efectos de los distintos fármacos.

En la práctica clínica habitual con estos fármacos se consigue reducir la frecuencia e


intensidad de las crisis de vértigo en la mayoría de los pacientes. Cuando fracasa el
tratamiento médico y las crisis generan una discapacidad importante debe replantearse el
diagnóstico y, si se confirma, considerar otras medidas terapéuticas como la instilación
intratimpánica de gentamicina o el tratamiento quirúrgico del vértigo (drenaje de saco
endolinfático, laberintectomía, sección del nervio vestibular).

Neurinoma del acústico

El neurinoma del acústico es un tumor benigno que se presenta en forma unilateral.


Su localización inicial se produce en las células de Schwan que revisten una de las ramas
que forman el nervio auditivo. En cuanto a la evolución, este cuadro es de crecimiento lento a
lo largo de los años.

Con respecto al daño que produce, la rama afectada es el nervio vestibular superior a
nivel del segmento que transcurre por el conducto auditivo interno. Por lo que a medida que
aumenta de tamaño compromete a las diversas estructuras que pasan por dicho conducto.
Además, puede llegar a penetrar dentro del cráneo y comprimir las estructuras nerviosas allí
ubicadas.

Habitualmente las personas con este tipo de tumores refieren haber padecido desde
hace tiempo algún grado de inestabilidad en el equilibrio y desplazamiento de la marcha
hacia un costado, que coincide con el lado donde se localiza el tumor.

En los inicios del cuadro, aparece característicamente un acúfeno o zumbido


permanente en uno de los oídos. Con el tiempo sobreviene una pérdida progresiva de la
audición, sobre todo para los sonidos agudos. Paralelamente, se va produciendo un deterioro
en la discriminación, el cual es desproporcionado en relación a la hipoacusia. Estos
síntomas, en conjunto con el deterioro del umbral tonal permite realizar el diagnóstico.

Más tarde, el nervio facial también se va a ver comprometido, ya que en su trayecto


transcurre junto al nervio auditivo. En consecuencia, resulta comprimido por la masa tumoral,
manifestándose con disminución de la producción de saliva y lágrimas, pérdida del gusto en
el segmento anterior de la lengua y disminución de la sensibilidad en una parte del pabellón
auricular y del conducto auditivo externo. Más adelante, al penetrar en el cráneo compromete
a otros nervios y estructuras nerviosas ocasionando una pérdida de la sensibilidad de la
córnea, trastornos visuales, molestias o dolores en la cara y aumento de la presión dentro del
cráneo.

En cuanto al tratamiento de estos tumores, éste consiste fundamentalmente en su


extirpación quirúrgica. El éxito de la cirugía dependerá, en gran parte, del estadio evolutivo
en que haya sido detectado el tumor. Cuanto más precozmente sea diagnosticado y tratado
mejor será el pronóstico para estas personas, debido a que en este caso se puede salvar el
resto auditivo. Por el contrario, cuando el tumor ya se encuentra a nivel endocraneano deja
secuelas como pérdida de la audición y además, lesión del facial.

La técnica a utilizar dependerá del tamaño del tumor y del grado de compromiso de la
función auditiva que provoque, intentando preservar las estructuras nerviosas que conserven
su viabilidad, sobre todo el nervio facial.

Conclusiones:

 El oído interno es uno de los órganos más delicados del aparato auditivo. Un daño en
él puede causar grandes estragos en la vida de la persona, debido a que se afecta la
vía comunicativa más importante. De este modo, no sólo se produce una alteración
auditiva sino que también en el ámbito lingüístico.
 Además, es importante señalar que las afecciones de este aparato no solamente
dañan la cóclea (sistema que permite realizar el proceso de audición) sino que
también el órgano vestibular (relacionado con el equilibrio) y la vías que llevan la
información al sistema nervioso central. Algunas de las enfermedades más usuales
que los afectan son: Traumatismos, Ototoxicidad, Enfermedad de Menière, Sordera
Súbita y Neurinoma del Acústico.

Bibliografía

 Aliro Correa Undurraga, Manual de Otorrinolaringología, Editorial Mediterráneo,


Santiago de Chile, 1999.

 Mark H. Beers, M. D., y Robert Berkow, M.D., El Manual Merck, Editorial Harcourt,
Madrid, 1999, décima edición.
 http://www.saludalia.com/Saludalia/web_saludalia/temas_de_salud/doc/otorrinolaringol
ogia/doc/presbiacusia.htm

 http://www.latinsalud.com/Inicio.htm?
http://www.latinsalud.com/Temas/presbiacusia.htm

 http://www.humv.es/funciones/servicios/centrales/FAR/Informacion_Medicamentos/For
mulario/EA_ototoxicidad.htm

 http://es.geocities.com/jpardalr/OTOTOXICOS.htm

 http://200.48.26.79/bibvirtual/libros/Medicina/cirugia/tomo_v/sordera.htm

 http://www.informador.com.mx/projimo/sordera.htm

 http://200.48.26.79/bibvirtual/libros/Medicina/cirugia/tomo_v/sordera.htm

Sesión n° 6
“Malformaciones auditivas congénitas”
Profesor: Ricardo Larrea
Fecha: 5 de Abril del 2002

MALFORMACIONES AUDITIVAS CONGENITAS


Malformación es una alteración de la forma producida por un trastorno del desarrollo
embrionario. Por lo que cualquier fallo en el desarrollo normal ocasionará modificaciones en
el individuo en gestación.

La etiología de estas malformaciones es muy variada:

 Mutaciones 10%, malformaciones congénitas mendelianas.

 Alteraciones cromosómicas en número o estructura.

 Factores ambientales, teles como alteraciones en la alimentación por desprendimiento de


la placenta; infecciones; problemas endocrinos como hipotiroidismo e hipertiroidismo;
radiaciones por exámenes.

 Infecciones maternas, que son la causa más frecuente de alteraciones congénitas en el


bebé; toxoplasmosis; rubeola; citomegalovirus; sífilis; herpes.

Embriología del oído:

Las estructuras del oído, tienen un desarrollo independiente de manera que puede
ocurrir una anomalía congénita en una parte mientras la otra se desarrolla de modo normal.
En términos anatómicos, el oído se divide en externo, medio e interno. Los oídos externo y
medio se desarrollan a partir del aparato branquial. El oído interno, lo hace por separado a
partir de la vesícula ótica, que es una invaginación del ectoderma.

Oído externo

El pabellón auricular proviene de la porción dorsal del primer arco branquial, a través
de tres mamelones que dan origen al hélix, antihélix y tragus. El CAE también proviene del
primer arco branquial, de origen ectodérmico. La membrana que lo separa del OM, el
tímpano, se origina del primer y segundo arco branquial. La capa externa del tímpano es de
origen endodérmica, la fibrosa es mesodérmica y la más interna es ectodérmica.

Oído medio

Se origina de la primera hendidura branquial endodérmica. El martillo y el yunque,


provienen del cartílago del primer arco branquial (cartílago de Meckel) y alrededor de éstas
se forma la trompa de eustaquio. El cartílago del segundo arco ( cartílago de Reichert )
origina al estribo.
Oído interno

Proviene del ectoderma (vesícula ótica). El utrículo, sáculo y canales semicirculares,


se originan de la parte alta de la vesícula. La cóclea en cambio se forma a partir de la zona
inferior de dicha vesícula.

Malformaciones de oído externo

 Malformaciones del pabellón

Fístula: son anormalidades producidas por falla en la fusión de los derivados de los arcos
branquiales uno y dos ( mamelones). Se ubican preferentemente sobre el trago y por delante
del hélix y generalmente son profundas. En ocasiones son asintomáticas, pero en otras se
infectan y pueden formar quistes.

Agenesias: No hay desarrollo del Pabellón, que generalmente se acompaña de agenesia


del CAE.

Microtia: Es un defecto del oído externo donde hay presencia de orejas pequeñas, pero bien
formadas.

Los defectos del oído externo comprenden anomalías menores o mayores, a menudo
acompañan a otras malformaciones, por tanto sirven como indicio para identificar una
anomalía mayor en el recién nacido. Uno de estos casos es el siguiente:

Sd. Treacher Collins: es una enfermedad hereditaria polimalformativa, de etiología


cromosómica caracterizado por anomalías craneofaciales debido a la hipoplasia de ciertas
porciones del cráneo. Las manifestaciones clínicas son: una apariencia facial muy
característica con fisuras palpebrales (formación de pliegues por inclinación de los párpados
hacia abajo) antimongoloides (el canto externo del ojo más bajo que el canto interno),
coloboma (fisura congénita en alguna parte del ojo) de párpado inferior, puede haber también
coloboma de iris, hipoplasia de los arcos cigomáticos y malar, la nariz es ancha y en
ocasiones puede tener atresia (oclusión de una abertura natural) de las coanas, macrostomía
(orificio bucal grande), micrognatia (mandíbula anormalmente pequeña), hipoplasia faríngea,
microtia (oreja muy pequeña, incluso reducida a diferentes apéndices) más o menos severa
y otras alteraciones del pabellón auricular con ausencia o atresia de conductos auditivos y
sordera.
 Malformaciones del CAE

Malformación Mayor: CAE ausente o existe en forma filiforme, la membrana timpánica no


se ve. En imagenología la caja timpánica se ve pequeña , el martillo y el yunque aparecen
fusionados y hay una microtia variable

Malformación Menor: CAE presente, usualmente estenótico, oreja con defecto menor. La
caja timpánica es de un tamaño normal y puede haber defectos en la cadena oscicular.

Malformaciones de oído medio

Cadena de huesecillos: Pueden afectar a cualquier huesecillo, pero cuando está presente
el estribo y la apófisis descendente del yunque es más fácil la reconstrucción de la cadena.

Caja del tímpano: En casos graves, se evidencia agenesia completa de la caja del tímpano.

Malformaciones de oído interno

Aplasia de Michel: Falta toda la cóclea, hay ausencia total de la audición y el implante
coclear no es un mecanismo efectivo para superar la sordera déficit.

Aplasia de Mondini: hay una disminución de algunas espiras cocleares (vueltas de la


cóclea)

Estas dos alteraciones, dan como resultado una sordera congénita, generalmente
acompañada de mudez.

Conclusión

 Las malformaciones auditivas congénitas, en ocasiones pueden causar sordera


congénita, ya sea por causas genéticas o ambientales, que afectan el desarrollo
normal del oído interno o medio. Ahora bien los defectos del oído externo, tienen
importancia desde el punto de vista del trauma psicológico y emocional que pueden
ocasionar y por el hecho de que a menudo acompañan a otras malformaciones. O
sea, sirven como indicio para examinar cuidadosamente al recién nacido en busca de
otras anomalías.
 Por otro lado, es importante recordar que la embriología del oído interno, es diferente
a la del oído externo y medio. De esta manera es habitual que una malformación de
oído interno, mantenga intacto el O. Externo y el O. Medio; Al igual que una alteración
de OM y OE, mantienen sin problema el oído interno.

Bibliografía

 DR.LARREA. Apuntes de clase.

 LANGMAN, Embriología médica, Editorial Panamericana, Buenos Aires, 1996.

 BAIES,A. Otorrinolaringología de Bois , Editorial Científica- Médica, Barcelona, 1970.

Sesión n ° 7
“Importancia y consecuencia del trastorno auditivo en la infancia”
Profesor: Carmen Castro
Fecha: 19 de Abril del 2002

IMPORTANCIA Y CONSECUENCIA DEL TRASTORNO AUDITIVO EN LA INFANCIA


Los órganos de los sentidos son para el ser humano los mediadores entre las
necesidades internas y las circunstancias externas y tienen como misión fundamental
mantener al hombre en contacto con el medio. Asimismo, se les puede dividir en sentidos “
individuales” o “ cercanos”, como el olfato, el gusto y el tacto, y en “comunicativos” o
“lejanos” como la vista y el oído. En relación a los primeros, se puede decir que reciben
información por medio de los llamados extero-receptores, es decir, los que se sitúan en la
superficie del cuerpo humano. Además, presentan un carácter recesivo, lo cual significa que
admiten mayor o menor grado de funcionamiento, sin que ello suponga un gran daño en el
actuar de la persona. Con respecto a los segundos, se puede decir que reciben información
mediante los tele-receptores, responsables de la captación de hechos que suceden a
distancia. De esta manera, son capaces de ordenar las relaciones entre las personas y
permiten que el individuo sea informado de la realidad que le sucede. Al contrario de lo que
ocurre con los “ individuales”, la carencia de cualquier sentido “ comunicativo” supone un
déficit insustituible para la persona.

Con respecto a las pérdidas auditivas se debe señalar que estas variarán según los
parámetros que las determinen. Dentro de ellos, es importante considerar:

 La pérdida tuvo un origen pre o post lingüístico. Así, un individuo que pierde la audición
cuando ya ha adquirido un lenguaje normal, tendrá sólo la posibilidad de comunicarse
unidireccionalmente, es decir, poseerá la capacidad de expresarse y que los otros lo
entiendan. Sin embargo, no se debe olvidar que la calidad de su lenguaje se verá
resentida por la falta de retroalimentación auditiva. Por el contrario, cuando la sordera se
inicia antes, durante inmediatamente después del nacimiento, momentos en los que el
lenguaje no existe o no se ha consolidado, el desarrollo de esta habilidad se verá
interferido.

 Momento en que fue detectado el déficit. Mientras más precoz haya sido pesquisado y
tratado, mayores serán las posibilidades de recuperación del sujeto.

 Grado y tipo de pérdida auditiva. Esos serán claros indicadores que permitirán encauzar
el pronóstico y tratamiento de dicho paciente.
Por último, y como se dijo anteriormente, las combinaciones de los parámetros recién
nombrados, provocarán pérdidas auditivas con distintas características. No obstante, todos
ellos tendrán un rasgo común, la presencia de limitaciones de distintas áreas. Estas son,
principalmente, el ámbito social, emocional, laboral, educacional y cognitivo. Cabe destacar
que lo anterior no se refiere a una deficiencia de estos aspectos, si no más bien a un
enlentecimiento de los mismos.

A continuación se describirán las fallas en la comunicación y el lenguaje y algunas


características propias de los individuos con pérdida auditiva.

Fallas en la comunicación y el lenguaje

La audición es la puerta de entrada y el punto de partida del fenómeno


comunicativo lingüístico. Como consecuencia del déficit auditivo del niño se obtiene la no
maduración de los componentes que se estructuran en su sistema nervioso central para
lograr la producción del lenguaje. Esto ocurre, porque el individuo es incapaz de establecer
los circuitos de asociación entre audición y fonoarticulación. El vínculo entre lo que percibe el
oído y los esquemas motores que realizan los órganos fonoarticulatorios (OFA), está
alterado, aunque en muchas ocasiones exista una percepción difusa debido a las vibraciones
de la emisión sonora. De esta manera, los niños con déficits auditivos no reciben el código
que se utiliza en forma organizada y convencional. Como resultado de lo anterior, se ve que
un niño sordo de seis meses, edad en la cual posee un balbuceo similar al de su homólogo
oyente, no percibirá ni los propios sonidos, ni los juegos vocales del adulto, por lo cual sus
emisiones no evolucionarán pudiendo llegar a extinguirse.

Fallas en el ajuste social

Estas se dan normalmente en cuatro niveles:

 Nivel primitivo o biológico de base: Corresponde al sentimiento de vivir en un mundo


sonoro, el cual está dado por nuestro escenario cotidiano, es decir, por el ruido del tráfico,
de la lluvia, el murmullo de la gente o el viento. Por su parte, el niño privado de audición
ignora los elementos que componen el mundo sonoro y en particular, desconocen los
ruidos y sonidos que constituyen la expresión lingüística. Por lo mismo, presentan una
clara desventaja en la posibilidad de establecer el binomio sujeto-medio.

 Nivel de señal: En este se obtiene señales de sucesos cotidianos que se desarrollan en


los alrededores y que entregan información específica, que va más allá de la sola
estimulación específica. El mensaje captado, posee una carga de información que se
puede analizar en función de experiencias pasadas, tales como el zumbido de una abeja,
el ruido del teléfono o la sirena de una ambulancia. Estos ejemplos, no son solamente
fenómenos acústicos si no que también entregan información de otro tipo de situaciones,
relacionadas con a fuente sonoras que las producen. Así por ejemplo, el zumbido de una
abeja alertará sobre su presencia, permitiendo ser más cautelosos en esa situación.

 Nivel simbólico: Este se relaciona con la comprensión del lenguaje oral y con el
intercambio de experiencias. Aquí el menor con pérdida auditiva podrá comprender lo que
es un árbol o un lápiz, pues son objetos concretos, posibles de ser conocidos mediante
las experiencias visuales. En cambio, conceptos abstractos como fe y amor sólo
adquieren significado por medio de explicaciones que requieren del lenguaje. De este
modo, estos individuos se verán limitados en la comprensión de conceptos que no sean
representables materialmente.

 Nivel estético: Aquí se encuentran las experiencias musicales que tiene la persona, lo
cual se da en el plano de la abstracción. Es decir, se refiere a analizar y sentir la música y
ser capaz de apreciar la belleza de cada melodía. Lógicamente este aspecto se verá
alterado en las personas con problemas auditivos.

Fallas en los aprendizajes escolares

La mayoría de los infantes con problemas auditivos presentarán problemas escolares,


puesto que la educación está basada en el lenguaje oral, siendo muy difícil de interpretar
por ellos. Por otra parte, será posible observar problemas de integración social, y en
algunos casos, déficit intelectual.
Fallas en cuanto a enlentecimiento psíquico

La falta de comunicación implica un enlentecimiento en el desarrollo psíquico del niño


hipoacúsico, no sólo para adaptarse a la enseñanza convencional de las escuelas, si no por
la imposibilidad del aprendizaje continuo, lo cual supone vivir inmerso en un mundo de
sonidos que pueden ser utilizados y reproducidos. Así, estos niños se verán imposibilitados
de adquirir nuevas experiencias, debido a que no se dan cuenta por completo de lo que pasa
a su alrededor.

Fallas o retracción psicológica hacia sí mismo

La incapacidad de comunicación propia de los individuos como pérdida auditiva da


lugar a una retracción psicológica hacia ellos mismos, donde encuentran la seguridad que les
falta en su trato con los demás. Con respecto a lo anterior, se produce una tendencia a la
introversión, a la inseguridad y a al desconfianza.

Otras características que presentan los niños con pérdida auditiva

1. Aislamiento. Desde el punto de vista general, el sordo se caracteriza por un sentimiento


de aislamiento importante, pues no puede relacionarse en forma libre y espontánea con el
resto de las personas. Incluso, si la modalidad de comunicación es a través de lengua je
de señas, pues este no entrega detalles, y es menso flexibles y rico que el lenguaje oral.
Esto presentará como consecuencia sentimientos de frustración en el sujeto sordo.
2. Incomunicación con el mundo exterior. Al mismo tiempo que se aisla, el niño con
trastorno auditivo se siente incomunicado con el medio, y no comprende en su totalidad la
realidad que lo rodea. Esta situación tendría como consecuencia sentimientos de soledad
por parte de los afectados.
3. Problemas de atención. El niño privado de audición no dispone de éste medio
informativo, por lo que la mayoría de lo que percibe lo hace a través de la visión. Así,
estos sujetos han de estar interrumpiendo constantemente su actividad para controlar de
forma visual el ambiente. Ellos solamente pueden mantener un equilibrio psicológico
controlando constantemente las circunstancias externas mediante la vista. Por ejemplo,
veremos que un niño sordo “al jugar”, voltea con insistencia la cabeza para mirar lo que
sucede a su alrededor, incluso sin la presencia de estímulos específicos. Esta reiterada
interrupción de su conducta, se afianza llegando a transformarse en un acto reflejo
presente en todo tipo de actividad, lo que conformaría un patrón característico de déficit
atencional.
4. Limitación de las experiencias. Cuando el canal auditivo está ausente, las personas
pierden la posibilidad de estar en contacto con todo lo que pasa a su alrededor. Por lo
tanto, su número de experiencias se ve reducido, provocando que éstas varíen tanto en
cantidad como en calidad. Esta situación limitará al sujeto en aspectos como el diálogo y
las interacciones con pares. Además, muchas veces presentarán inmadurez en las
situaciones sociales, puesto que no dominan la realidad como un oyente.
5. Cierto grado de concretismo. Generalmente, los niños comienzan su enseñanza
basándose en objetos concretos, para luego pasar a trabajar lo abstracto. En el caso del
pequeño con trastorno auditivo, este transición es muy difícil de lograr, pues, por lógica, la
abstracción sólo es posible mediante el lenguaje, así, es muy común ver que la persona
sorda se estanca en los aprendizajes concretos. A pesar de lo anterior, el grado de
concretismo del sordo deberá considerarse como secundario a una limitación lingüística,
pero nunca a una intelectual.
6. Acentuada afectividad. Por la situación de aislamiento y dependencia que viven estos
niños se caracterizan por ser personas muy cariñosas. Además, tienen una gran
necesidad de sentirse amados y son muy sensibles a las reacciones del resto, incluso,
pese a no escuchar, muchos de ellos tienen la capacidad de percibir el estado anímico de
las personas mediante el tono y el volumen de las voces. Por lo tanto, es muy importante
considerar estas características al momento de enfrentarse a ellos.
7. Mayor dependencia. Los menores con esta afección presentan dependencia en dos
sentidos. En primer lugar, requieren de buenas condiciones para lograr una óptima
comprensión. Como ejemplo de lo anterior, se menciona el hablar lento, considerar una
correcta iluminación del espacio, asegurar que el niño tenga una buena visibilidad de mi
cara entre otras. Esto último, se hace para que tenga una correcta labiolectura, evitando
los sentimientos de ansiedad. En segundo lugar, es posible observar que en muchos
casos aparece una hiperprotección del niño disminuido, lo cual se da, por lo general, por
el temor de las madres . Todo esto impide que el menor sordo se independice en su
totalidad.
8. Agresividad. Estos menores no son más agresivos que los oyentes, sólo presentan
movimientos más bruscos, pues al no poseer un medio expresivo oral encauzan todos
sus deseos de expresión a través de la manifestación corporal. Por otra parte, el no
comprender todas las situaciones que lo rodean incentivarán este comportamiento.
9. Sentimiento de inferioridad. Por lo general, los sujetos con pérdida auditiva
sobrevaloran mucho la comunicación y el lenguaje, lo cual produce en ellos un
sentimiento de inferioridad frente a la comunidad oyente.
Grupo familiar y déficit auditivo

La espera de un hijo casi siempre se acompaña de ilusiones y esperanzas. Para los


padres, el recién nacido es igual o mejor que los demás niños, por esta razón la noticia de
que el menor presenta una pérdida auditiva pone a los padres en una difícil situación. Por lo
general, los padres adoptan actitudes muy diversas: aislan al hijo o a ellos mismos y no
permiten su incorporación social normal, pues no son capaces de encarar la situación con el
valor y la calma necesaria. A su vez, son raras las familias que reaccionan ante el déficit
sensorial del hijo en forma de la negación de la realidad. Sin embargo, sí son frecuentes
aquellas que, bajo un complejo de culpa más o menos interno, y subconsciente, inician una
peregrinación de médico en médico negando la realidad de su imposible curación y
buscando una fórmula mágica que, por desgracia, nunca llega. Lo lamentable de esta
situación es que en este andar se pierde un tiempo precioso para iniciar la rehabilitación del
niño sordo. También es importante destacar, que la aceptación de este niño tomará un
tiempo, dependiendo de la familia.

Asimismo, es muy común que los padres pasen por una serie de etapas antes de
aceptar el déficit de su hijo, siendo la primera una reacción negativa, pues se enfrentan aun
proceso largo y doloroso. En definitiva, las reacciones adoptadas por la familia influirán de
una u otra manera, ayudando o entorpeciendo el desarrollo del niño. Por otra parte, el papel
de la familia será trascendental en las relaciones, desarrollo y educación del pequeño sordo.
Asimismo, la comprensión en sus justos términos y la aceptación del déficit por parte de la
familia, se encargan de facilitar la asistencia médica y rehabilitadora, junto con prolongar de
una forma continuada la educación personal y social, lo cual es una condición imprescindible
para el desarrollo equilibrado del niño.
Conclusión

Finalmente, se puede decir que el defecto auditivo afecta al niño en diversos niveles,
tanto personales como sociales. Así por ejemplo, se ven las grandes limitaciones lingüísticas
que poseen estos sujetos, las cuales también aumentarán los problemas a nivel social,
escolar, cognitivo, emocional, entre otros.
Por otra parte, es importante señalar que la superación de estas limitaciones estará
sumamente influida por la reacción que tenga la familia, especialmente los padres, ante el
déficit. Del mismo modo, el compromiso y la buena disposición que se adquiera ante este,
junto con un precoz y acertado tratamiento ayudarán a un buen progreso del menor con
pérdida auditiva.

Bibliografía

 FLORES LILIAN, BERRUECOS PEDRO, “ El niño sordo de edad preescolar”, Editorial


Trillas, México,1991.
 RAMIREZ RAFAEL, “Conocer al niño sordo”, Editorial Cepe, España, 1987.
 Apuntes de cátedra trastornos de audición quinto semestre 2002.

Sesión nº 8
“El Desarrollo Cognitivo y Lingüístico de los Niños Sordos”
Profesora: Jessica Salgado Cuneo
Fecha: 26 de Abril 2002
EL DESARROLLO COGNITIVO Y LINGÜÍSTICO
DE LOS NIÑOS SORDOS.-

La audición es el principal sentido comunicativo que posee el ser humano, pues a


través de él se adquiere el lenguaje, y con éste el proceso de simbolización. Por lo tanto, una
pérdida auditiva sobre los 80 dB, congénita o adquirida en la etapa prelingüística, traerá
consigo una gran dificultad en la comunicación.
A su vez, existe una fuerte relación entre el desarrollo del lenguaje y la maduración
cognitiva. Según esto, resultará muy difícil medir la inteligencia en un deficiente auditivo, ya
que al no lograr una adquisición adecuada del lenguaje se verán impedidos en la expresión
de su pensamiento. Esta disyuntiva ha abierto un espacio de investigación para conocer
cuánto influye el lenguaje en el desarrollo cognitivo, y si este desarrollo es similar al de los
niños normoyentes.

1.- Perspectivas Históricas

En los estudios sobre la inteligencia de los niños deficientes auditivos, se han distinguido
diversas etapas (Moore, 1978):
 Una primera etapa, se extiende hasta los años `50, y está representada
principalmente por la obra de Pintner. Los primeros estudios se realizaron en
Alemania, Suecia y Francia. La orientación de estos estudios era fundamentalmente
psicométrica (pruebas de papel y lápiz). Así los niños sordos salían con un gran
descenso en la parte verbal, dando como resultado un bajo CI. De esta manera, y
basados en el bajo rendimiento intelectual obtenido por los menores, se pensó que los
deficientes auditivos tenían una forma distinta de razonar a la de los oyentes. Lo
anterior los marginó, no recibiendo educación, pues se pensaba que no eran capaces
de aprender.

 En los años ´50 y ´60 se realizan nuevos tipos de trabajos impulsados por corrientes
más experimentales y cognitivas que empezaban a abrirse camino en el campo de la
psicología. Destaca la obra de Myklebust (1960). En ella se señala que los sordos
tienen resultados muy semejantes a los de los oyentes en muchas pruebas,
especialmente con escaso contenido verbal, pero que muestran perfiles y
orientaciones específicas distintas a las de los normoyentes. Uno de los rasgos más
característicos de la inteligencia de los sordos sería su mayor vinculación a lo concreto
y observable, y su dificultad para la reflexión y el pensamiento abstracto. De esta
manera se les rotulaba como “sordos concretizados”, limitándolos en su aprendizaje y
con metodologías de enseñanza muy inflexibles.

 Una tercera etapa comienza a finales de los años `60, y su expresión más conocida es
la obra de Furth (1966-1973). Su conclusión más importante es que la competencia
cognitiva de los deficitarios auditivos es semejante a la de los oyentes. Sin embargo
hay diferencias en cuanto a lentitud y menor flexibilidad en el desarrollo intelectual de
los sordos. Esto se debería a las deficiencias experienciales que el deficitario auditivo
vive; entre las que se encuentran la comunicación y la expresión lingüística.

 Entre la década de los `80 y `90, se plantea que el lenguaje y la inteligencia están
relacionados, pero no dependen exclusivamente uno del otro. De esta manera, el
lenguaje ya no se considera exclusivamente determinado por el desarrollo intelectual,
sino que también dirige, organiza y sustenta la actividad cognitiva. Por otra parte,
tampoco la inteligencia está sujeta a experiencias físicas con los objetos. Es así como
las relaciones sociales del niño pequeño, en donde la comunicación ocupa un papel
determinante, ha vuelto a ser considerada uno de los motores del desarrollo cognitivo.
 En la actualidad, los estudios del desarrollo cognitivo de la persona sorda tratan de
analizar:
a.- Las estrategias cognitivas utilizadas (memoria)
b.- A representación mental que el sordo construye de la realidad
c.- A forma de estructurar sus experiencias y sus recuerdos.

En base a estas posturas, se presentan dos cambios importantes:


1.- La importancia de observar las primeras etapas del desarrollo del simbolismo,
permitiendo a través de éste constatar los primeros retrasos del niño sordo, que puedan
explicar las diferencias cognitivas encontradas en edades posteriores.
2.- La recuperación de las primeras expresiones gestuales y del lenguaje de signos como
modo de comunicación de las personas con déficit auditivo, cuyo papel en su desarrollo
intelectual no puede ser olvidado.

Actualmente a los sordos se les debe enseñar primero en lenguaje de señas, que
será el puente a través del cual obtendrá y desarrollará el lenguaje y su maduración
cognitiva.

2.- La relación entre Lenguaje y Pensamiento

El estudio de la inteligencia de los niños sordos está inevitablemente vinculado con la


relación entre lenguaje y pensamiento.
El desarrollo cognitivo posibilita que el niño comprenda y exprese determinados
significados, pero también existen procesos específicamente lingüísticos que explican cómo
el niño utiliza un tipo de código para darse a entender. Al mismo tiempo el lenguaje es
también impulsor y dinamizador del pensamiento.
De esta manera, la posición interactiva lenguaje-pensamiento, resalta el papel del
lenguaje en cuanto a:
 la organización perceptiva
 dirección de la atención
 estructuración de la información
 selección de las relaciones para la adquisición y desarrollo de conceptos y categorías
 orientación para la solución de problemas
 control del comportamiento y planificación de la actividad.

Con respecto a lo anterior, se puede concluir que la comunicación y el lenguaje


constituyen finalmente el corazón de las interacciones sociales, a través de las cuales
progresa en conocimiento y se amplían y consolidan los aprendizajes.

Aprender el lenguaje supone “simbolizar las imágenes”. Como fruto de las


percepciones que obtenemos del mundo a través de los sentidos, logramos una
representación mental de las cosas y fenómenos que son imágenes, proceso psicológico
conocido como imaginación. Aquellas imágenes han de ser después nominadas, es decir,
hay que atribuirles un símbolo a un nombre si se requiere. En este momento el pensamiento
se hace símbolo verbal, que multiplica y agiliza al infinito las posibilidades de la mente y
permite el lenguaje hablado. A partir de este momento, el lenguaje consistirá en un continuo
proceso de codificación de las ideas y emisión, en la frase expresiva, y de captación de los
mensajes con el proceso inverso de decodificación en la frase receptiva.

Como el proceso de la decodificación se adquiere a través del oído, cuando falta


aquel, al estar integrado básicamente por señales sonoras, ni pensamiento verbal ni lenguaje
hablado serán posibles. De aquí que el sordo viva su propio mundo, de imágenes sin voz y
de silencio.

3.- El Lenguaje en el Deficitario Auditivo

La adquisición del lenguaje en niños sordos dependerá de diversos factores. Uno de


los más determinantes es el grado de pérdida auditiva. Así el niño con una pérdida auditiva
severa, sólo llegara a la etapa de juego vocal, siendo característico que estas vocalizaciones
se pierdan en forma paulatina hasta desaparecer por la carencia del proceso de
retroalimentación basado en el funcionamiento y utilización de la audición. El niño con
mejores restos auditivos va a captar más aspectos del lenguaje en la medida que su nivel
auditivo se lo permita y, por consiguiente, logrará un lenguaje comprensivo-expresivo en
concordancia a su recepción auditiva.

El niño sordo recibe una imagen incompleta o distorsionada, y a veces insignificante


del lenguaje, aún considerando la lectura labiofacial y los restos auditivos que tuviese.
Muchas veces no siente placer alguno en la exploración de sus producciones fonéticas, y no
capta el significado de éste. Como no disfruta los propósitos y las satisfacciones que aporta
la utilización del lenguaje, pierde la rica motivación afectiva que tiene el oyente.

El niño deficitario auditivo trata de adquirir, en la mejor forma posible, contactos


significativos con el medio; para ello desarrolla su propio sistema de gestos y señas, ya que
como todo niño posee la capacidad y necesidad de comunicarse. Posteriormente descubrirá
que este sistema de comunicación no le es suficiente en su relación con oyentes, ya que no
le aporta la satisfacción ni el entendimiento necesarios para hacer comprender sus
necesidades, deseos, sentimientos, etc.

Dificultades en el Desarrollo del Lenguaje del Niño Sordo:

Para el niño que nace sordo, o sufre la pérdida auditiva tempranamente, cada palabra
debe ser enseñada en forma sistemática, debiendo comenzar desde muy pequeño a
aprenderlas junto con las reglas sintácticas y morfológicas del lenguaje.
Es frecuente por ello, que el niño sordo presente dificultades para comprender un
texto escrito, como también un mensaje oral. Existen diferentes causas que llevan a mal
interpretar el mensaje o a comprenderlo erróneamente.
El primer problema al que se enfrenta el deficitario auditivo es la comprensión oral a
través de la lectura labiofacial, habilidad compensatoria de recepción. Por ello se recomienda
hacer uso, entre otros recursos, de la lectura o escritura, lenguaje de señas y/o corporal.
Luego aparece el problema de la falta de vocabulario: desconocer sinónimos, las
diferentes acepciones para un mismo término o cuando el significado del contexto presenta
un alto grado de abstracción.
Así también presentarán dificultades en la estructura de oraciones y comprensión de
lectura.
Las alteraciones analizadas en el aspecto comprensivo, van a influir necesariamente
en la expresión natural y espontánea del niño.
En el área comprensiva se aprecian una serie de dificultades, que sumadas a las
características de la voz, propias del déficit, hacen que el mensaje sea menos comprensivo
para el oyente, especialmente en una primera etapa de interacción.
Las características de la voz en niños con déficit auditivo, dependerá en mayor o
menor grado, de la severidad de la pérdida. En general su voz se caracteriza por: monotonía,
falta de ritmo y acentuación, guturalidad, tono muy agudo o muy grave, disminución o
aumento excesivo de la intensidad y una sonoridad disminuida y aspirada.
Habría que agregar a las anteriores características, las del habla (articulación o
pronunciación). La falta de claridad de su expresión es también es producto también de una
imprecisión articulatoria; así como el niño puede confundir un fonema con otro al realizar
lectura labiofacial, también pronuncia sustituyendo un fonema por otro similar.
Otras alteraciones están referidas a aspectos gramaticales de emisión:
 Omisión de artículos, preposiciones, verbos y conjunciones.
 Falta de concordancia en tiempo, género y número.
 Discordancia del género y número en sustantivos, artículos, adjetivos y pronombre.
 Alteración de la estructura de la oración.

Pese a las dificultades en su expresión, el niño con un habla telegráfica logra darse a
entender en su medio, siendo necesario además, que interlocutor tenga la disposición para
comprender e interpretar lo que se le quiere comunicar, ya sea en forma oral o escrita.

4.- La Inteligencia Sensoriomotora

En un estudio realizado en España a niños sordos con pérdida auditiva superior a 90


dB en ambos oídos con diferentes ambientes lingüísticos, analizaron lo siguiente:
 El desarrollo cognitivo a partir de la etapa sensoriomotora y posteriormente el
pensamiento simbólico a través del juego simbólico.
 Comunicación y Lenguaje.
 La interacción social y la integración en escuelas infantiles.

La conclusión más importante a la que llegó este estudio fue que los niños sordos
poseen un desarrollo cognitivo semejante al de los oyentes hasta aproximadamente los dos
años de edad. Esto es así, porque la gran diferencia se verá en la etapa de simbolización
(elaboración del pensamiento a través del lenguaje).

5.- El Juego Simbólico

El juego simbólico tiene especial relevancia como conducta observable, que pone de
manifiesto el nivel de simbolización del niño y su relación con el lenguaje.
El juego simbólico se define como una conducta de simulación (roles), una forma de
actuar “como si” fuera real, una transformación de los objetos y de las situaciones por
impulso de la fantasía y del deseo.
El juego simbólico se caracteriza por:
 Objetos inanimados son tratados como animados.
 Las acciones diarias se realizan en ausencia de materiales necesarios (beber de un
vaso que no tiene agua).
 El niño realiza acciones que normalmente no hace (cocinar, manejar, etc).

La evaluación del niño a través del juego simbólico permite conocer cómo se está
desarrollando la transición entre la etapa sensoriomotora y la etapa simbólica, y qué
progresos se están produciendo en esta última.

Las Dimensiones del Juego Simbólico:

El análisis de los distintos juegos ha permitido diferenciar las siguientes dimensiones:


 Descentración
 Sustitución de Objetos
 Integración
 Planificación

a) Descentración: Acciones cotidianas referidas al propio cuerpo que se van abriendo


hacia los otros, donde el niño las ejecuta desprovistas de su finalidad real.
Entre los 12 y 18 meses, aparecen los juegos dirigidos hacia otras personas o
muñecos.
Entre los 24 y 30 meses, el niño concede a los participantes un papel más activo.
Posteriormente considera la fuente de donde se toman las acciones del juego; primero
juegos cotidianos y luego imita en sus juegos lo que ve.

b) Sustitución de Objetos: Se refiere a que el jugo avanza en su decontextualización.


Primero utiliza objetos reales, luego sustituye un objeto real por otro indefinido (un
palo lo usa como cuchara), y por último, sustituye un objeto con una función precisa
por otro con una función muy distinta (la cuchara la usa para peinarse).

c) Integración: se refiere al grado de complejidad estructural del juego. Primero sus


juegos tendrán acciones muy simples y aisladas, luego aplica los mismos esquemas
simples a dos o más objetos; por último, realiza combinaciones multiesquemas que
incluyen dos o más acciones simbólicas.
d) Planificación: el juego simbólico del niño parece ser provocado por la presencia de
unos determinados juguetes u objetos, más que por la acción misma (de acuerdo al
juguete que ve, crea su juego). Luego el niño busca el material que necesita para un
determinado juego y anuncia verbalmente el juego que va a llevar a cabo. Por último,
el juego solitario se va transformando en un juego más socializado en que la adopción
de roles sociales adquiere un progresivo protagonismo.

6.- Las Operaciones Concretas

La etapa de las operaciones concretas en los niños sordos ha sido una de las
estudiadas. Especialmente entre los años `60 y `80 se realizaron numerosas investigaciones
que comparaban los resultados de los niños sordos en algunas de las pruebas propuestas
por Piaget, con los obtenidos por los niños oyentes. De esta manera las etapas estudiadas
fueron: clasificación, conservación y representación espacial.
La conclusión que aparece continuamente confirmada es que la secuencia de
adquisición de los distintos conceptos, en los deficitarios auditivos es la misma que en los
oyentes. Ambos grupos adquieren primero las operaciones de seriación y los ordinales.
Posteriormente se domina la representación espacial, que implica la coordinación dentro del
espacio proyectivo de diferentes perspectivas y la conservación de los líquidos. Finalmente,
la conservación de la longitud y el dibujo de la trayectoria de los objetos en el espacio. El
retraso en el dominio de estas dos nociones se explica por una mayor complejidad lógica:
 La conservación de la longitud exige que el niño sea capaz de conciliar y
compensar dos esquemas diferentes: la correspondencia ordinal y la numérica.
 El dibujo de trayectoria de unos objetos necesita para su realización la
intervención de operaciones de desplazamiento, que son más complejas y se
adquieren posteriormente.

7.- Las Operaciones Formales


La importancia del lenguaje en este nivel es reconocido explícitamente por Piaget, al
señalar que las operaciones proposicionales están más ligadas al ejercicio de la
comunicación verbal y que es difícil comprender cómo podrían consumar su desarrollo sin
lenguaje.
En el caso de los adolescentes sordos, se puede destacar que:
 Tienen un cierto nivel lingüístico, bien por el lenguaje oral o por el de señas o ambos,
que puede facilitar el pensamiento proposicional (establecer juicios). Sin embargo,
poseen un desfase de 2 a 3 años aproximadamente en comparación con los
normoyentes.
 La comprobación de este nivel lingüístico se enfrenta con problemas metodológicos
importantes.

El control del nivel lingüístico de los deficitarios auditivos y la base lingüística de la


tarea propuesta es muy importante en esta etapa del pensamiento.
Desde el punto de vista educativo, se deben buscar las metodologías apropiadas
para lograr que el sordo avance en sus estadios de pensamiento. Como muchos de los
métodos están basados en la oralización, el desarrollo del pensamiento queda más atrás que
lo referente al habla.
Además no hay que olvidar que existen otras metodologías como la bilingüísta y la
mixta, que no sólo permiten una inserción en el mundo oral, sino que pueden determinar un
estadio superior de pensamiento.

Conclusiones:
 No es posible establecer todavía una explicación definitiva sobre las limitaciones y
retrasos que el niño sordo presenta en su desarrollo intelectual. Según lo anterior, las
investigaciones realizadas apuntan a que los deficitarios auditivos tienen una
inteligencia semejante a la de los oyentes, y que las diferencias encontradas son
debidas a deficiencias en el conjunto de experiencias vividas por el niño sordo. El
desarrollo intelectual no depende del desarrollo lingüístico exclusivamente.

 La adquisición e interiorización de un código lingüístico por los niños sordos, es un


factor fundamental no sólo para su comunicación e interacción social, sino también
para su desarrollo simbólico y cognitivo. Además, la adquisición del lenguaje por los
niños con déficit auditivo es función no sólo de que se les presente un código
accesible del que puedan apropiarse, sino también de la forma en que ese código se
les presente. Es decir, del estilo de comunicación de los padres y del propio nivel
cognitivo y simbólico del niño.

Bibliografía:

 MARCHESI, ALVARO, “El Desarrollo Cognitivo y Lingüístico de los Niños Sordos”,


Perspectivas Educativas, Editorial Alianza, Madrid, 1987.

Sesión n° 9
“Métodos de exploración auditiva en el adulto”
Profesor: Alejandro Assael
Fecha: 28 de Mayo del 2002
MÉTODOS DE EXPLORACIÓN AUDITIVA EN EL ADULTO

La audición se define como la percepción de cierta clase de estímulos


vibratorios que captados por el órgano del oído van a impresionar el área cerebral
correspondiente, tomando el individuo conciencia de ellos. Quiere esto decir, que para que
exista verdaderamente esta facultad deben desarrollarse dos fenómenos: el fisiológico, por
el cual el órgano de Corti se estimula enviando el mensaje sonoro hacia los centros y la
corteza, y otro psiquicocortical, mediante el cual se comprende el conjunto de sonidos, se
analiza y se archiva. Si no está expedito y normal este camino no habrá audición
propiamente tal. La audición, por tanto es un fenómeno físicopsicológico de percepción a
distancia, importantísimo en el hombre.
Es por esto que la audiología nos provee de un conjunto de herramientas que
permiten evaluar y estudiar este proceso. Así, en este estudio, se presenta en detalle
algunos de estos instrumentos de medición.

Pruebas con los diapasones:

La verdadera importancia del diapasón en la actualidad no es la de hallar el umbral de


audición mínima, sino la de averiguar de forma sencilla y rápida si la lesión que produce la
sordera asienta en el oído medio o en el interno. Para diferenciar las hipoacusias de
transmisión de las de percepción se emplean las clásicas pruebas de WEBER y RINNE.

Prueba de Weber. Luego de golpear el diapasón para que vibre, se apoya en la frente o en
los incisivos superiores y se le pregunta al paciente dónde siente la vibración. Si el enfermo
no siente nada, la prueba no tiene ninguna utilidad. Si la percepción es simétrica, el
examinado va a decir que su percepción máxima es en el punto de apoyo del diapasón.
Esto significa que el paciente escucha normalmente o tiene una pérdida bilateral de intensi-
dad similar.
Si lateraliza la percepción hacia el oído que escucha peor, la hipoacusia es de transmisión.
Si, sucede lo contrario, (hacia el oído de mejor audición) probablemente la hipoacusia es
sensorioneural.

Prueba de Rinne. En esta prueba se utiliza de preferencia un diapasón de 512 Hertz, el


que se apoya en la mastoides y luego se acerca al canal auditivo, de tal manera que el
estímulo llegue primero por vía ósea y luego a través del aire. Luego se pregunta al
paciente por cuál de las dos vías escucha mejor.
Si el paciente escucha mejor por vía aérea, se habla de Rinne positivo. Esto implica una
audición normal o una hipoacusia sensorioneural.
Si la audición por vía ósea es la mejor, el Rinne es negativo, indicando una hipoacusia de
transmisión.

Audiometría tonal:

Esta es la técnica de medición estándar de la audición. Su principal limitación está dada por
la necesidad de cooperación del paciente para realizarla, lo que limita su uso en niños
pequeños, simuladores y pacientes con déficit intelectual.
El aparato utilizado en este examen es el audiómetro. Esta máquina es capaz de emitir
tonos puros (sin armónicos) de diferentes frecuencias a diferentes intensidades, expresadas
en decibeles.
El examinador determinará entonces los umbrales de percepción de distintas frecuencias
-habitualmente entre 250 y 8000 cps- utilizando como vías de estimulación la vía aérea ( con
el uso de fonos) y la vía ósea (con el uso de un vibrador óseo en la mastoides).
Al realizar esta operación se obtienen una serie de valores que se registran en forma
gráfica, el audiograma. Como se miden ambos oídos, se obtendrán entonces cuatro curvas,
dos para vía aérea v dos para vía ósea: para diferenciarías se utiliza el color azul para las
curvas del oído izquierdo y el rojo para las del derecho.
En una persona normal, todos los umbrales de percepción se encuentran entre 0 y 20 dB
con superposición de las curvas aérea y ósea.
Si existe esta superposición, pero los umbrales son mayores que 20 dB, estaremos en
presencia de una hipoacusia sensorioneural. En cambio, si hay una diferencia entre la vía
ósea y la vía aérea, la hipoacusia es de transmisión. En este caso, siempre la vía ósea va a
ser mejor que la aérea; la situación contraria no es posible.
En la audiometría se mide además, en forma rutinaria, la capacidad de discriminación del
sonido (Logoaudiometría). Para ello, el examinador repite una serie de palabras
fonéticamente balanceadas, a un nivel de intensidad supraumbral y se le pide al paciente
que las repita. El porcentaje de repeticiones correctas se registra en el audiograma. Se
considera como discriminación normal valores entre 90 y 100%.
La discriminación empeora a medida que la hipoacusia es mayor, sin embargo, cuando
existe un daño a nivel del nervio acústico, los valores son desproporcionadamente
anormales.
Finalmente, en los casos en que existe una hipoacusia sensorioneural, se realizan una
serie de pruebas supraliminares para establecer si existe un reclutamiento (propio de daño
del órgano de Corti) o un deterioro tonal (propio de compromiso neural).

Impedanciometría:

A diferencia de la audiometría. Éste es un examen objetivo que no requiere de la


cooperación del paciente, por eso se usa mucho en los preescolares.
Este examen realiza tres mediciones: la complacencia timpanométrica o
timpanograma, la complacencia estática y el reflejo acústico.
El impedanciómetro utilizado posee una cánula que se coloca en el canal auditivo,
sellándolo. En el extremo de la cánula existe un transductor que es capaz de emitir una
señal acústica y de precisar cuánta de la energía acústica entregada es transmitida al oído
interno (complacencia) y cuánta se pierde (reactancia). En términos físicos esto se llama
impedancia de un sistema mecánico.
Esta cánula además es capaz de variar la presión en el canal auditivo, de tal manera
que se puede medir la impedancia del tímpano bajo presiones positivas y negativas,
estableciéndose diversos valores que al inscribirse en forma gráfica, van a producir un
timpanograma.
La curva normal de impedancia de un oído va a tener forma de colina, con una
aceptación máxima de energía en presiones cercanas a la presión atmosférica. Éste será el
valor cero y equivale a valores de presión similares en el oído medio y en el canal auditivo,
por lo tanto, este procedimiento nos permite establecer la presión que existe en el oído
medio al momento del examen.
Si en el oído medio existe una presión negativa, la complacencia máxima va a estar
desplazada a valores negativos, pero conservando la forma original de la curva normal.
Si en el oído medio existe un derrame, la curva tenderá a aplanarse, pudiendo llevar
incluso a una recta levemente ascendente.
Si la cadena tiende a fijarse, las diferencias de complacencia a distintas presiones van
a disminuir, pues el sistema está rígido, de tal manera que en este caso se tendrá una curva
de forma normal pero con valores disminuidos.
La determinación de la Complacencia estática se utiliza más en investigación que en
clínica. Sin embargo, es importante establecer que sus valores tienden a disminuir cuando
existe un derrame en el oído medio, de tal manera que tiene un valor orientador en ese tipo
de patología.
Reflejo acústico. Si el oído es estimulado por un sonido intenso, se produce una
contracción del tendón del músculo del estribo, fijándolo y así se protege al oído interno.
Evidentemente, esta rigidez provoca una variación de la complacencia que es posible
detectar y por lo tanto determinar si se produjo el fenómeno descrito.
La contracción muscular es siempre bilateral, aunque se estimule sólo un oído.
La intensidad del sonido necesaria para provocar el reflejo varía entre 70-100 dB si se
usa un tono puro y de 65 dB si se utiliza un ruido blanco (mezcla de varias frecuencias).
La principal utilidad clínica del reflejo acústico está en el estudio de las hipoacusias
sensorioneurales. Para ello, el examinador evalúa la existencia del reflejo en forma homo e
ipsilateral y la presencia de deterioro del mismo.

Audiometría de potenciales evocados:

Éste es un examen objetivo del órgano periférico y de la vía acústica. Mediante un


computador se registran los potenciales evocados en la corteza temporal luego de estimular
al oído por medio de un sonido.
Después de la emisión de los estímulos acústicos (clicks), se recogen los potenciales
a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo. El computador promedia los valores
registrados y se obtiene así un gráfico que representa las diferentes estructuras implicadas
en la audición. Cada una de estas estaciones genera una curva específica (I a V) que tiene
una latencia e intensidad propias; de su análisis se puede inferir el estado del oído y sus
conexiones centrales.
La audiometría de potenciales evocados tiene su principal aplicación en el estudio de
recién nacidos y lactantes con sospecha de déficit auditivo.
Como alternativa a este examen se ha propuesto la medición de emisiones acústicas de la
cóclea. Este método no tiene en la actualidad una aplicación clínica ampliamente aceptada,
por lo que no nos referiremos a él.

Pruebas calóricas:

Si se calienta o enfría el conducto auditivo externo mediante la irrigación del mismo


con agua fría o caliente, se va a desencadenar un nistagmo, que es consecuencia de un
cambio en la temperatura en el canal lateral y que provoca un flujo de endolinfa, que a su
vez estimula al órgano de Corti al generar deflección de sus cilios.
El nistagmo es un movimiento conjugado de los ojos con dos fases, una lenta y otra
rápida, ésta última es la que da la dirección al nistagmo.
El agua fría provoca un nistagmo en dirección contraria al oído estimulado; lo contrario
se genera con el agua caliente.
El examinador provoca entonces un nistagmo y luego estudia sus características
(dirección, duración, frecuencia. amplitud, etc.) infiriendo así el estado del sistema vestibular
La prueba calórica clásica está contraindicada en pacientes con tímpano perforado,
fractura reciente del temporal y presencia de fístula de líquido cefalorraquídeo.
El examen funcional del 8° par, está constituido por una audiometría, el estudio de
nistagmo posicional y una prueba calórica.

Electronistagmografía:

El ojo es un dipolo cuya carga positiva está en la córnea y la negativa en la retina. Si


se colocan electrodos alrededor del ojo, los movimientos oculares van a producir cambios
eléctricos en este dipolo, que se pueden registrar en un gráfico.
Como el nistagmo es un movimiento ocular, mediante este sistema se pueden registrar
más acuciosamente sus características, tanto en su forma espontánea como provocada.
En la actualidad este sistema es el más empleado en el estudio vestibular ya que no
sólo es más preciso, sino que también permite realizar un registro del fenómeno.
Conclusiones

 Los instrumentos de medición reseñados tienen la particularidad de ser


complementarios entre sí. Esto significa, que a través de ellos podemos obtener una
visión global, pues estas pruebas registran un alto grado de subsidiariedad, en el
sentido de que si una de ellas no detecta algún error ( patología ) la otra si lo hará.

 La utilidad de estas pruebas es amplia, pues no se reducen tan solo a la detección de


problemas fisiológicos ( Hipoacusias ). Ellas se utilizan también, por ejemplo, para
encontrar oídos lábiles a la fatiga acústica, medir acúfenos, descubrir simuladores,
determinar en medicina legal el grado de invalidez auditiva, explorar restos auditivos ,
dirigir la prescripción de prótesis, entre otras.
Sesión n° 10
“Métodos de exploración auditiva en niños”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 3 de Mayo del 2002

MÉTODOS DE EXPLORACIÓN AUDITIVA EN NIÑOS

La valoración de la audición en el niño requiere de un acabado conocimiento por parte


del fonoaudiólogo del desarrollo de este sentido. El oído termina de formarse a los 14 meses
de gestación, momento en el cual se comienzan a percibir sonidos tanto internos como
externos. Se ha estudiado el nivel sonoro que hay en el interior del útero y se ha estimado
que llega a los 70 dB. Luego al nacer no solo oímos sino que además nos oímos. Pasados
los 3 meses, comienza la elaboración de los sonidos por el placer que experimentamos a
través del juego vocálico. Gracias a la retroalimentación auditiva el niño puede reproducir
sonidos propios y ajenos. De esta manera comienza la comunicación hacia el mundo externo
e interno.
El estudio de la audición infantil se debe separar de la exploración audiológica del
adulto, ya que el niño no comprende los tests a los que está sometido y por esto no colabora.
Es por esta razón que las técnicas de evaluación audiológicas se deben adaptar a los niveles
mentales y a las características comportamentales del pequeño.
Los métodos de detección sistemática, deben ponerse en práctica ya desde el período
neonatal o en los primeros meses de vida en todos los sujetos con factores de riesgo de
hipoacusia temprana. Deben utilizarse también en lactantes que, aun no teniendo
antecedentes de riesgo, presentan un balbuceo pobre, monótono o decreciente. Si la
aparición del balbuceo se retrasa más allá de los 12 meses de edad, hay que sospechar una
carencia de retroalimentación auditiva por hipoacusia importante. A partir del primer año los
niños con frecuentes infecciones de las vías respiratorias superiores (riesgo de otitis media
crónica serosa) y los que se han recuperado de procesos meningoencefalíticos o de
traumatismos craneales deben ser sometidos regularmente a la detección de eventuales
déficit auditivos.
La confirmación diagnóstica precisa del déficit auditivo, de sus umbrales para las
distintas bandas de frecuencia en cada oído y del mecanismo fisiopatológico afectado (de
transmisión o neurosensorial), todo esto es necesario para orientar el tratamiento médico, el
uso de apoyos tecnológicos y la planificación educativologopédica.
En general, tanto los métodos de detección como los de diagnóstico preciso para
estudiar la audición, pueden ser divididos en dos grandes grupos: subjetivos y objetivos.

Métodos subjetivos:

Se les denomina así porque requieren la elaboración por parte del sujeto de una
respuesta tras percibir el estimulo auditivo; dicha respuesta, automática o voluntaria depende
del nivel de desarrollo del niño y de su colaboración activa. “Se entrega un estimulo auditivo y
a través de las conductas observadas por el examinador se deduce una respuesta”.

La forma en que se llevan acabo estas exploraciones dependen de diversos factores:


edad, desarrollo mental y psicomotor, capacidad de concentración, disposición para
colaborar y estado de salud en general. A continuación se presenta una clasificación de las
técnicas audiológicas según edad.

Tabla : “Métodos subjetivos para el diagnostico de la audición en el niño:


aplicaciones según cada intervalo de edad”

Métodos 0-6 meses 6-18 meses 1-4 años Más de 5 años


Crib-o – grama *
Respuestas motoras *
a audiómetro portátil.
Juguetes sonoros * *
Método de Suzuki y * *
Ogiba
Método del Peep- *
Show
Audiometría vocal de *
emergencia
Audiometría tonal *
lúdica
Audiometría tonal *
liminar
Audiometría verbal *
Reacción al nombre * * *
Métodos objetivos:

Estos no requieren la colaboración del paciente en forma directa; ya que se basan en


el análisis, utilizan la tecnología y registran ciertos cambios fisiológicos que se originan en el
oído o en las vías nerviosas al recibir estímulos auditivos. Se puede decir que en estas
pruebas las respuestas no están influenciadas por el paciente por lo que sus resultados son
más confiables.
Estos procedimientos, dado que son independientes de la cooperación del sujeto, éste
puede estar dormido o sedado artificialmente al momento del examen. Además, se pueden
realizar a cualquier edad, tanto a niños normales como a deficientes mentales o con
trastornos de conducta.
Los métodos objetivos usados en audiología son:
 Impedanciometría: comprende la timpanometría y el estudio del reflejo estapedial,
(se estudia la integridad de los mecanismos fisiológicos del aparato de transmisión;
oído medio) .
 Potencial evocado auditivo de tronco cerebral: se comprueba el funcionamiento de
las vías auditivas troncoencefálicas.
 Emisiones otoacústicas: se detecta la presencia de energía generada en
la cóclea y transmitida por el oído medio al conducto auditivo externo.

METODOS DE EXPLORACIÓN SUBJETIVOS.

Exploración clínica del recién nacido (0 a 21 días).

Se realiza en base a la observación de la conducta del bebé ante la estimulación


auditiva. El examinador debe conocer el desarrollo de las conductas auditivas y los reflejos
esperados. La estimulación se realiza por medio de juguetes sonoros.
También se puede utilizar el audiómetro portátil. Estos audiómetros están equipados
con un altavoz que se sitúa aproximadamente a 4 cm de distancia del oído, o bien con un
auricular especial que no presiona el pabellón ni colapsa el canal auditivo externo. El
dispositivo emite un ruido blanco a intensidades que oscilan entre 70 y 90 dB en frecuencias
de entre 2800 y 3200 Hz.

Estímulos (dB SPL)

 CAMPANILLA (4000 Hz, 25-35 dB a 8-10 cm distancia / 45-55 dB intenso)


 CASCABEL (1000 Hz, 45-55 dB)
 PAPEL DE CELOFÁN (1000 Hz, 45-50 dB)
 JUGUETE DE GOMA SONORO (1000- 2000 Hz, 45-65 dB)
 JUGUETE MÁS SONORO (85 dB)
 TONOS PUROS.
 ESTÍMULOS DE VOZ (45-65 db)
Respuestas esperadas.

 Despertar del estado de sueño (única reacción aceptable como válida).


 Apertura de los ojos, aunque sea breve.

 Reflejo cócleo-palpebral o parpadeo inmediatamente después del estímulo. Es la


contracción refleja del orbicular de los párpados. Es un reflejo de defensa y
acomodación (contracción simultánea del músculo del martillo y estribo). En el 80% de
los casos se observa acompañado de otras reacciones motrices. Está presente en el
96% de los recién nacidos auditivamente sanos. El umbral reflejo para niños con
audición normal se encuentra en 80 dB HL aproximadamente. Este reflejo se agota
rápidamente, en particular con estímulos de baja intensidad. Puesto que el tiempo de
latencia y el periodo refractario son prolongados (300 ms cada uno) es conveniente
realizar la prueba con intervalos de algunos segundos. SE hace necesario descartar la
presencia de vibración táctil, pues se ha comprobado que dicho estímulo también
puede desencadenar el RCP.
 Reflejo cócleo-muscular. Es una contracción muscular tónica difusa (ligero
estremecimiento de todo el cuerpo) o a veces limitada a un sobresalto de un miembro
o de la cabeza, o bien a sacudidas breves. Es una reacción de alerta.
 Reflejo de susto o de moro. Es un reflejo muscular que se manifiesta como
“sobresalto”, plegando las extremidades o encogiéndose sobre sí mismo. Es la
reacción tipo del lactante y desaparece alrededor de los 4 meses. El umbral reflejo se
encuentra en 60 dB HL aproximadamente. En los siguientes meses de vida el reflejo
aparece simultáneamente con una reacción general de susto, además de ser
necesarias para su producción estímulos sonoros de mayor intensidad.
 Bloqueo respiratorio. Inspiración repentina profunda. Es también, una reacción de
alerta.
 Reacción cefálica. Consiste en un movimiento lento de la cabeza hacia la fuente
sonora. No se trata todavía del reflejo de orientación que solo aparece hacia los 4
meses, sino de una reacción refleja auditiva que desaparece cerca del primer mes.
 Reacciones que se presentan como un cambio de actitud del bebé en el momento del
test, tales como despertar, apertura o cierre de ojos, paro de movimientos,
desencadenamiento o fin del llanto.
 Hipertensión cervical. El bebé tiende la cabeza y el cuello.
 Gesticulaciones o muecas. Movimientos de la cara y más particularmente de la boca.
 Cualquier combinación de las anteriores.

Crib-O-Grama.

También se ha desarrollado una técnica de screening denominada Crib-o-grama


(Simmons y col., 1979) para el estudio de la audición en recién nacidos y lactantes. Este
consiste en le observación de las reacciones provocadas por vía ósea.
Por medio del Crib-o-grama se registran los más pequeños movimientos corporales
del bebé, desencadenados por estímulos acústicos. Para ello, se ubica al niño sobre un
detector de vibraciones (bajo un colchón se ubica un transductor sensible al movimiento) y se
lo estimula acústicamente a través de un altoparlante. Como estímulo se utiliza un ruido de
banda estrecha en 3000 Hz y hasta 92 dB HL. Las reacciones reflejas que ocurren 0.5 a 2.5
segundos despues del comienzo del estímulo son registradas por un computador durante 3.5
segundos. El computador regula, entre otras cosas, el intervalo entre estímulos y toma en
cuenta el movimiento espontáneo del lactante, es decir, deja en blanco los lapsos durante los
cuales el paciente está muy intranquilo o muy quieto.
EXPLORACIÓN CLÍNICA DEL LACTANTE Y NIÑOS HASTA 2 AÑOS.
EXAMEN DEL NIÑO DESDE EL NACIMIENTO HASTA LOS 4 MESES.

Durante los primeros 4 meses de vida la conducta del niño no cambia mucho. De
hecho cuesta mas evaluar a un niño de 3 meses que a uno recién nacido. Esto dado que ya
está apto para mantenerse despierto durante el examen y porque ha estado expuesto a una
gran variedad de estímulos acústicos.
A los dos meses hay sonrisa en respuesta a un estímulo. Las respuestas pueden estar
enmascaradas por los movimientos del niño. Comienza el desarrollo de la coordinación
motriz y ocular.

Estímulos.

 Similares a los utilizados en le etapa anterior.


 Presentación de vocalizaciones cercanas a 65 dB. Luego a intensidades menores.

Procedimientos.

 Si el lactante esta despierto, debe sentarse en la falda de la madre con la cabeza


apoyada en su pecho.
 Se toma un juguete en una mano y se hace que el niño preste atención. La cabeza del
examinador debe estar cerca del juguete para que el niño no tenga que mover
demasiado los ojos.
 Con la otra mano se toma el juguete que hace ruido a 10 cm de su oído y detrás de él.
Sujetarlo ahí durante 10 segundos para estar seguros de que no está conciente de lo
que hay detrás.
 Se hace sonar el juguete no más de 10 segundos.
 Esperar las respuestas inmediatas.
 Esto se repite con otros juguetes o materiales sonoros.
 Se habla a cada lado del niño usando el audiómetro con salida a campo libre. Se usa
BA-BA o MA-MA etc., en una presentación lentamente ascendente. Las señales de
habla se presentan a intervalos de 20 a 30 segundos.
 Se realiza una brusca señal de lenguaje a 65 dB (BA-BA-BA) para provocar una
respuesta inquietante de tipo refleja muscular.
 Si se logra adaptar un vibrador óseo en la frente del menor se realiza el mismo
procedimiento a 45 dB y se observa la conducta del niño. En caso de normalidad
auditiva o hipoacusia sensorio-neural bilateral el menor mirará al frente buscando el
sonido, pero en caso de hipoacusia de conducción o sensorio-neural unilateral habrá
lateralización de la cabeza.

Respuestas esperadas.

 Un gran salto si el estímulo es intenso o si el lactante se encuentra dormido.


 Ensanchamiento de la apertura de los ojos.
 Tranquilización.
 Parpadeo rápido.
 Hacia los 3 meses un desvío de los ojos hacia el lado opuesto a la fuente sonora en el
caso de una pérdida monoaural.
 Hacia los 4 meses un giro rudimentario de la cabeza.
 Reacción de alarma a la prueba locutiva.

EXAMEN DEL NIÑO DE 4 A 7 MESES.

Alrededor de los 4 meses el niño da un gran salto en lo que respecta a su madurez


auditiva. El niño cuenta con mayor fuerza muscular y una mejor coordinación ocular y
motora, siendo capaz de tomar objetos, afirmar un cascabel y puede girar su cuerpo. A los 6
meses permanece sentado y a los 7 meses pasa un objeto de una mano a otra. Ahora vuelve
la cabeza en busca de la fuente sonora. Responde a niveles sonoros locutivos de más baja
intensidad (47 a 21 dB). Pero solo ubica los sonidos en un plano lateral; aún no es capaz de
encontrar una fuente sonora sobre o bajo él.
Estímulos.

 Similares a los descritos en la etapa anterior.


 Los estímulos locutivos deben incluir el *nombre del lactante y palabras conocidas por
él, tales como “CHAO”, “PAPÁ”, etc.
* reacción al nombre

Procedimientos.

 Se usa la misma batería y procedimientos que en la etapa anterior. Solo que en la


prueba locutiva se usarán palabras conocidas por él.

Respuestas esperadas.

 Seguimiento de objetos con la mirada.


 Establece contacto visual efectivo con el examinador hablante.
 Reacción más activa.
 Ríe más fuerte.
 Presta atención evidente a estímulos locutivos.
 Busca fuentes sonoras en un plano lateral.

EXAMEN DEL NIÑO DE 7 A 9 MESES .

Auditivamente el niño es capaz de encontrar una fuente sonora de 30 a 40 dB


lateralmente e indirectamente si esta situada bajo su nivel visual. Aún no es capaz de
visualizarla sobre su cabeza.
Estímulos.
 Similares a los descritos en la etapa anterior.
 Los estímulos locutivos deben incluir el nombre del lactante y palabras conocidas por
él, tales como “hola”, “chao”, “papá”, su nombre, etc.

Procedimientos.

 El menor debe sentarse en la falda de la madre.


 Se usa la misma batería y los mismos procedimientos que en la etapa anterior.

Respuestas esperadas.

 Seguimiento de objetos con la mirada.


 Búsqueda de la fuente sonora lateralmente y en forma indirecta hacia debajo de su
nivel visual.

EXAMEN DEL NIÑO DE 9 A 13 MESES.

El lenguaje del niño incluye algunas palabras y sonidos con entonación. Reconoce su
nombre. La conducta auditiva en este periodo ha progresado de la localización indirecta de la
fuente sonora a la localización directa de sonidos de 25 a 35 dB lateralmente y hacia abajo.
Los estímulos y procedimientos serán los mismos descritos.

EXAMEN DEL NIÑO DE 13 A 24 MESES.

Localiza por completo las fuentes sonoras de 25 dB lateralmente, hacia arriba y debajo
de su nivel visual.
Como ya conoce los objetos por su nombre esto nos puede ayudar en el examen.
Se utilizan los mismos estímulos y procedimientos usados anteriormente. Si el menor
tolera los fonos audiométricos se puede realizar tareas de ejecución de órdenes simples
dadas a voz conversacional y aumentando la intensidad en caso de no observar respuesta.
Esta tarea se puede realizar en ambos oídos por separado.
EXAMEN DEL NIÑO DE 2 A 5 AÑOS.

El niño a esta edad ya entiende palabras con significado abstracto.


El aprendizaje, por parte del menor, de la técnica de condicionamiento puede comenzar a los
2 años.

Método de condicionamiento por el juego o Audiometría tonal lúdica.

Consiste en preparar y condicionar al menor a dar una respuesta motora frente a un


estímulo auditivo.
Se realiza en cámara silente y se requiere de un audiómetro que cuente con salida a
campo libre, varias argollas o cuentas de colores o en su defecto animalitos pequeños u
objetos pequeños que sean atractivos para el menor. Los estímulos serán dados a campo
libre. Si el menor tolera la colocación de los fonos audiométricos se optará por esta
alternativa.

Procedimientos.

 Se sienta al niño solo o con la madre (el niño de 4 a 5 años prefiere sentarse solo).
 Establecer una buena relación conversando con él. Durante este periodo se puede
obtener una idea de su lenguaje expresivo y comprensivo.
 Se realiza un acondicionamiento visual. Se le enseña con juguetes (poner argollas,
armar una torre, poner cuentas en una caja, ordenar o colocar animalitos en una caja,
etc.). Se le muestra al niño lo que tiene que hacer. Por ejemplo: vamos a guardar este
animalito cuando suene este pandero. Se le muestra el pandero y se toca frente al
niño. “Sonó”, entonces gurdas el monito. Una vez conseguido el condicionamiento
visual se hace sin que el niño vea el pandero o la fuente sonora. Se le dice: ahora
cuando suene el pandero guardas el animalito. Se debe reforzar la respuesta con un
gesto exagerado. Una vez que el niño aprende esto se le ponen los fondos
audiométricos.
 Enseguida se hace el condicionamiento con los tonos puros. Se coloca un animalito o
monito en la mano del menor. Luego esta se apoya en el oído a examinar . Sin dar
instrucciones, se comienza a estimular con sonidos intensos y guiamos la mano del
menor para que coloque el objeto en una caja. Se realiza este condicionamiento para
las frecuencias 500-1000-2000-4000 Hz. Luego de realizar esta maniobra reiteradas
veces, soltamos la mano del menor y observamos si, luego de escuchar el estímulo,
realiza la maniobra antes ejecutada con nuestra guía. De ser efectivo, el menor ya
esta condicionado y comenzamos a disminuir la intensidad del estímulo siguiendo la
técnica audiométrica hasta obtener el umbral auditivo aproximado para cada oído.
 Luego realizamos la prueba de discriminación. Podemos dictar términos conocidos o
bisílabos con estructura silábica CVCV en caso de que el menor presente muchos
procesos fonológicos de simplificación. De presentar un lenguaje expresivo
ininteligible, o sencillamente no logramos elicitar lenguaje oral, se realiza la ejecución
de órdenes simples y se consigna el porcentaje de respuestas correctas.
 De ser necesario, se realiza la vía ósea siguiendo los mismos pasos que para la vía
aérea.
 Un complemento indispensable en los niños es la impedianciometría.
 En el niño hasta los 3 años basta con evaluar las frecuencias 500-1000-2000-4000 Hz.
En el niño de 4 años se agregará la frecuencia 250 Hz y en el niño sobre los 5 años ya
podemos evaluar los 8000 Hz sin considerar las frecuencias intermedias con el fin de
evitar la fatigabilidad.

Otros métodos creados pero de menor uso en la actualidad son:

Método de Susuki y Ogiba.

También se denomina audiometría con refuerzo visual. Estudia el reflejo de orientación


condicionada y se basa en el fenómeno de que un estímulo extraño, visual o auditivo, que es
presentado a un niño en ciertas condiciones, desencadena en éste un movimiento céfalogiro
hacia la fuente sonora. A esto se llama reflejo de orientación.
El aparato para la prueba de Susuki consiste en un mueble en forma de ángulo
entrante que tiene en cada ala u parlante conectado a un audiómetro convencional. En los
huecos inferiores se colocan los juguetes dinámicos e iluminables. Este juguete actuará al
funcionar oportunamente y se iluminará como estímulo no condicionado y recompensa
durante el test. El menor girará su cabeza hacia la fuente sonora.

Método del Peep-show.

Utiliza una fuente sonora, un teatro en miniatura iluminado, caleidoscopio o película


cinematográfica, conexión de este elemento a una fuente sonora.
Se comienza enseñando al menor, con gestos exagerados, la sensación agradable
que brinda la presión del botón del Peep-show después de escuchar el sonido enviado por el
alto parlante. Luego de estar seguros de que la respuesta es confiable se comienza a
disminuir la intensidad hasta ubicar el umbral aproximado de audición. Si el menor es dócil y
se logra un adecuado condicionamiento se podrá intentar la prueba colocando los fonos
audiométricos.

Audiometría verbal de emergencia.

En determinados casos el niño posee un vocabulario muy limitado y es la madre la


que presenta al explorador las palabras que el niño conoce y es capaz de identificar,
repitiéndolas o realizando la acción correspondiente. Al dar ordenes al niño como –“levanta la
mano”, nos sirve también para evaluar discriminación cuando el pequeño tiene un habla
ininteligible (ya que no repetirá correctamente).
Por sobre los 6 años el menor ya es capaz de responder a la audiometría
convencional como el adulto.
Hoy en día está muy en voga decir que el mal rendimiento escolar es consecuencia de
un déficit auditivo. Este déficit no es en la mayoría de los casos, un problema a nivel de oído
propiamente tal, sino que el problema sería a nivel de Discriminación auditiva; es decir el
niño escucha bien (audiometría normal), pero presenta una discriminación que no concuerda
con la audiometría.
Para evaluar la discriminación se esta usando actualmente la prueba de “Escucha
Dicótica; ésta consiste en enviar palabras por los fonos, al igual que en la logoaudiometría,
pero aquí se van alternando las palabras. Es decir envio una palabra por el oído derecho y
luego otra por el oído izquierdo. El sujeto normal debe escuchar ambas palabras o entender
la frase (en la frase también se van alternando las palabras), en cambio el que presenta
problemas de integración a nivel central solo escuchará una. Esto ocurre por un problema de
integración y se dice que hay una mala discriminación.

Antecedentes importantes.

Para hacer una buena exploración auditiva hay que considerar variables que
dependen tanto del niño como del examinador.
Variables que dependen del niño:
 Edad mental
 Edad cronológica
 Estado de visión y audición
 Nivel de comunicación
 Estado neuromuscular
 Nivel de atención y alerta

Variables dependientes del examinador:


 Entrenamiento
 Paciencia
 Conocimiento acabado del desarrollo de la audición
 Conocimiento acabado del desarrollo del lenguaje
 Conocimientos de acústica
 Conocimiento del método o prueba a aplicar
 Conocimiento de la instrumentación audiométrica
 Conocimiento de las respuestas esperables en el niño

Hay que tener en cuenta que antes de realizar la evaluación el examinador debe:
establecer un rapport adecuado con el niño, realizar una completa anamnesis a los
padres y una observación clínica. Con el fin de obtener todos los datos necesarios y
sobre todo tener en cuenta que al niño se llega a través del juego.

Conclusión

 Para evaluar la audición en el niño el especialista debe tener un muy buen dominio
de las escalas y patrones del desarrollo psicomotor. Además se debe considerar la
edad mental, la capacidad de concentración, la disposición para colaborar y el estado
de salud en general. Puesto que estos antecedentes nos sirven para situar al menor
dentro de ciertos parámetros de normalidad o anormalidad.

 Como señalamos anteriormente, para la evaluación de la audición en niños


encontramos tanto métodos objetivos como subjetivos. Ambos poseen igual
importancia, pero en niños pequeños es preferible utilizar las estrategias objetivas,
debido a que éstas no requieren de la cooperación o participación directa del menor y
son altamente fiables. Sin embargo es preciso insistir que la información de los padres
, la vigilancia clínica del profesional y el uso de los test subjetivos clásicos son los
primeros puntos de apoyo para la detección y el diagnóstico precoz de la hipoacusia.
Bibliografía

 ADAMS BAIES HILGER “Otorrinolaringología de Bois”


Editorial Interamericana, 1992.

 BALLENGER J.J. “Enfermedades de la nariz, garganta y oído”


Editorial Jins, Barcelona, 1972.

 NARBONA J. , CHEVRIE-MULLER C. “El lenguaje del niño”


Editorial Masson, S.A. 1997.

 SEBASTIÁN GONZALO DE “Audiología Práctica”


Editorial Médica Panamericana, 1997.
ANEXO

Cuestionario para la madre en base a la observación de conductas en el hogar ( es


importante que se aplique para obtener datos que serán importantes para la anamnesis:

DOS MESES
 Devuelve sonrisa cuando se le sonríe
 Mira a la cara de la madre cuando le habla sin necesidad de que le haga gestos.

CUATRO MESES
 Ríe y hace gestos risueños sin necesidad de hacerle cosquillas
 Emite sonidos estando solo
 Se arrulla con sonidos

SEIS MESES
 Las conductas anteriores enriquecidas

OCHO MESES
 Emite cierto número de sonidos diferentes con distintos tonos y entonación
 Imita el acto de aplaudir emitiendo sonidos al mismo tiempo
 Vocalizaciones más frecuentes con intención de lograr atención

DIEZ MESES
 Reconoce personas de su núcleo familiar, mostrándose tímido con los extraños
 Demuestra resistencia cuando se le quiere quitar un juguete
 Vocaliza más frecuentemente con intencionalidad comunicativa
 Comienza a usar jerga
DOCE MESES
 Comienza su etapa lingüística
 Usa algunas palabras reales tales como papá, mamá, agua, etc.
Una vez iniciada la etapa lingüística es conveniente referirse a las escalas del
desarrollo del lenguaje y la comunicación. Una de las más usadas en la actualidad es la
Escala de Epstein y Reailly (Epstein D. Y Reailly Js., Clínicas Pediátricas de Norteamérica.
Vol. 36, 1989, pp 1604-5)

ESCALA DE EPSTEIN Y REAILLY.

Nacimiento a los 3 meses.


Lenguaje receptivo:
 Muestra respuesta de despertamiento a ruidos repentinos intensos a un metro de
distancia.
 Tranquilo ante una voz familiar y amistosa.
 Despierta cuando la persona habla o hace algún ruido en un sitio cercano.

Lenguaje expresivo:
 Emite sonidos agradables y gorgoritos.
 Ríe y usa la voz cuando juegan con él.
 Mira la cara del progenitor cuando le hablan.

3 a 6 meses.
Lenguaje receptivo:
 Trata de rastrear el origen de los sonidos.
 Siente miedo ante una voz airada.
 Sonríe cuando se le habla.
 Gusta jugar con sus juguetes u objetos que hacen ruido.

Lenguaje expresivo:
 Usa una serie de sonidos.
 Hace por lo menos cuatro sonidos diferentes cuando usa la voz.
 Usa diversos sonidos con personas que le hablan.

6 a 9 meses.
Lenguaje receptivo:
 Gira la cara y trata de mirar a la persona que le habla en voz baja y tranquila.
 Se incorpora y gira cuando alguien se despide de él.
 Se detiene un minuto cuando alguien le dice una negación (no).
 Mira objetos o imágenes cuando alguien le habla de ellas.

Lenguaje expresivo:
 Usa una serie de sonidos “similares a cancioncitas”.
 Usa la voz (no llanto) para atraer la atención.
 Usa sonidos diferentes y parece nombrar cosas.

9 a 12 meses.
Lenguaje receptivo:
 Señala o busca objetos de personas familiares cuando se le pide.
 Se pone triste cuando se le reprime.
 Sigue órdenes (abre la boca, dame la pelota).
 “Baila” y hace sonidos con la música.
Lenguaje expresivo:
 Usa jerga (parece estar hablando).
 Usa sonidos de consonantes (b,d,g,m,n) cuando “habla”.
 Perfulla en respuesta a la voz humana y usa cambios en intensidad, ritmo y tono.

12 a 18 meses.
Lenguaje receptivo:
 Señala partes de su cuerpo (pelo, ojo, nariz, boca) cuando se le pide.
 Da a la persona objetos cuando se le pide.
 Escucha e identifica sonidos que provienen de otra estancia o del exterior.
Lenguaje expresivo:
 Da respuesta con palabras cuando se le pregunta.
 Emite muchas palabras nuevas.
 Utiliza palabras de más de una sílaba con significado (bote).
 Su vocabulario es de 10 a 20 palabras.

18 a 24 meses.
Lenguaje receptivo:
 Entiende preguntas sencillas de tipo “si-no”.
 Entiende frases simples con preposiciones (en la taza).
 Disfruta de la lectura y señala imágenes cuando se le pide.
Lenguaje expresivo:
 Usa su primer nombre.
 Utiliza el pronombre personal “mi” tomar juguetes u otros objetos.
 Señala experiencias por medio de palabras.
 Usa frases de dos palabras “mis zapatos”, “adiós, adiós”, “más jugo”.

24 a 30 meses.
Lenguaje receptivo:
 Entiende expresiones negativas (no más, ahora no).
 Escoge objetos según su tamaño (grande, pequeño).
 Cumple instrucciones sencillas (coge tus zapatos y calcetines).
Lenguaje expresivo:
 Contesta preguntas (¿qué haces cuando te duermes?).
 Usa plurales (dos litros, perros).
 Emite 100 a 200 palabras.

30 a 36 meses.
Lenguaje receptivo:
 Entiende la utilización de objetos (enséñame que tienes en tus pies).
 Entiende el concepto de uno y lo expresa manualmente (1 bola, 1 galleta).
 Identifica correctamente niños y niñas.
 Entiende muchas palabras activas (corre, salta).

Lenguaje expresivo:
 Utiliza correctamente forma interrogativas (quién, cómo, cuando).
 Usa formas negativas (no es, no puedo).
 Relata experiencias con frases de cuatro a cinco palabras.

3 a 4 años.
Lenguaje receptivo:
 Entiende preguntas de “por qué”( ¿por qué te lavas las manos?).
 Entiende situaciones contrarias (rápido, lento).
 Escoge correctamente objetos según su color.
Lenguaje expresivo:
 Utiliza formas diferentes de palabras activas (yo juego, yo quero jugar, nosotros
jugamos).
 Cuenta hasta 10.
 Señala imágenes en libros o dibujos (dibuje una flor violeta).

4 a 5 años.
Lenguaje receptivo:
 Entiende las comparaciones de tamaños (grande, más grande, el más grande).
 Entiende muchos pronombres (dáselo a ella, dáselo a él).
 Cumple órdenes de dos a tres frases (ve a la cocina, toma una taza y ponla en la
mesa).

Lenguaje expresivo:
 Utiliza al menos 1500 palabras.
 Emite muchos sonidos correctamente, excepto algunos.
 Habla libremente con familiares y amigos y usa frases completas que
entiende todo el mundo.

Sesión n° 11
“Evaluación audiométrica”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 14 de Mayo del 2002

AUDIOMETRÍA CLÍNICA

En lo que se refiere a audiometría clínica, una de las principales herramientas


diagnósticas es la audiometría (del latín audire: oír y del griego metron: medir). Esta surge
en los años `20 tras la creación de los primeros audiómetros electrónicos (Fowler) por la
empresa Western Electric en Estados Unidos.

La audiometría es la exploración más frecuente e imprescindible cuando se consulta


por un problema relacionado con la audición o con enfermedades que puedan afectarla (otitis
y sus secuelas, otoesclerosis, vértigos, traumatismos de oído y otras.) . Es una exploración
absolutamente indolora y de corta duración (30 a 45 minutos), que requiere la colaboración
activa del paciente, por lo que en niños pequeños no está indicada. Luego, como los
resultados están sujetos a las respuestas que proporciona la persona evaluada, es subjetiva;
sin embargo la confiabilidad de la prueba es muy buena.

El propósito de esta prueba es conocer el grado de pérdida auditiva de un sujeto y


realizar un topodiagnóstico de la lesión que lo afecta. Para lo anterior utilizará un conjunto de
pruebas, entre las cuales destaca la más frecuente, llamada Audiometría Tonal Liminar. En
esta última se emplean tonos puros y se busca el umbral de audición o mínima intensidad de
sonido capaz de ser percibida. Este nivel de intensidad se conoce como umbral auditivo
tonal.

Con respecto a lo anterior, Gonzalo de Sebastián (1987) agrega que la moderna


audiometría tiene la utilidad de:
a) “Determinar el grado mínimo de audición. Este sería el objetivo esencial y primero en la
medición de la audición, encontrar la mínima cantidad de sonido que el sujeto examinado
pueda oír”
b) “Establecer un topodiagnóstico. A través de la audiometría se puede explorar el campo
auditivo realizando varias pruebas, que pueden mostrar el sitio de la lesión a lo largo del
camino que sigue el sonido hasta llegar a la corteza cerebral”
c) “ Medir los acúfenos. Se mide el ruido que siente el paciente por comparación con los
tonos del audiómetro”
d) “ Descubrir simuladores. Permite desenmascarar al individuo que simula una sordera
para beneficiarse en alguna cosa”
e) “ Determinar en medicina legal el grado de invalidez auditiva. La audiometría ayuda en la
calibración de los daños ocurridos en caso de accidentes o causa criminal”
f) “ Explorar los restos auditivos. En sorderas profundas se procura estudiar bien la
audición con el propósito de encontrar restos auditivos que hagan posible una
reeducación adecuada al caso”
g) “ Hallar la posible operabilidad. Sin la audiometría no se hubiese desarrollado la cirugía
de la sordera, pues nos indica la posibilidad de éxito, además nos ayuda en el momento
operatorio para saber si la intervención va por buen camino”
h) “ Dirigir la prescripción de prótesis. Con el audiograma común y las pruebas
complementarias se ve la posibilidad de utilización de un audífono; esto nos permite
aconsejar al técnico sobre la selección y al enfermo sobre la conveniencia de la prótesis”

Finalmente, este autor considera que “no sería raro que dentro de algunos años fuera
obligatorio verificar la audición a todo el mundo, cada cierta cantidad de años, para intentar
mejorar el estado auditivo de la población. Gran parte de los niños que no avanzan en sus
estudios lo deben a hipoacusias, si a esto añadimos la cantidad de gente que no puede
desempeñarse en la vida como es debido por su deficiente audición, vemos que la
audiometría es muy importante”.

Por otro lado, esta prueba se lleva a cabo de dos formas. Una, es a través de la vía
aérea, en la cual se evalúa la habilidad para oír sonidos transmitidos por medio del aire. En
ella se usan auriculares para presentar los sonidos. Otro modo es con la vía ósea, dónde se
evalúa la capacidad para oír el sonido a través de los huesos de la cabeza. En esta se utiliza
un instrumento especial que transmite vibraciones.

A continuación se verá en forma más detallada lo que se refiere a audiometría clínica.


En primer lugar, se hablará sobre las condiciones escenciales para llevar a cabo un exámen
auditivo confiable.

Condiciones generales:

1. Aislación acústica: Para obtener resultados de mayor confiabilidad es necesario realizar


el exámen en un ambiente insonorizado, silente o sonoamortiguado. El ideal es realizar el
exámen con el paciente al interior de una cámara o cabina especialmente construída
para ello. Esta debe ubicarse en un ambiente de poco ruido de fondo (sonidos de
túneles, de subterráneos, de hacinamiento, de conversación, de tubos de ventilación,
etc.), en una zona aislada del edificio y de poco tránsito de personal. Existen cámaras
pre-fabricadas que reducen al mínimo los niveles de ruido.

2. Ubicación del examinado y examinador: El paciente o examinado se ubicará al interior


de la cabina silente y el examinador junto al equipo en el exterior. El primero debe estar
de espaldas al segundo, para que no lea los labios y no vea cuando se presione el botón
que manda el estímulo.

3. Conocimiento acabado de la técnica.

4. Conocimiento acabado del desarrollo normal del lenguaje y audición.

El audiómetro:

La audiometría se realiza mediante la utilización de un aparato electrónico denominado


audiómetro. Dicho aparato se compone de un generador de estímulos, dentro de los cuales
destacan los tonos puros. Los recién mencionados se componen de una única frecuencia de
estimulación. Se suelen utilizar las frecuencias correspondientes a las octavas comprendidas
entre 125 y 8000 Hertz (125, 250, 500, 1000, 2000, 4000 y 8000 Hz), en total ocho
frecuencias. Las frecuencias medias, es decir, las comprendidas entre 500 y 2000 Hz, son
las más importantes para la audición de la palabra, ya que en dicho rango se sitúan la
mayoría de los fonemas que componen la voz humana.
También pueden usarse otros estímulos como los ruidos blancos, los ruidos de banda
estrecha, o los ruidos rosa, que están formados por la unión de varias frecuencias de
estimulación. Estos tienen la función del ensordecimiento o masking.
Luego, todos los estímulos auditivos son transmitidos al individuo a través de unos
auriculares aplicados estrechamente al oído, o de un vibrador aplicado al hueso situado
inmediatamente detrás del mismo (mastoides).
Partes del audiómetro:

Componentes fijos:

 Generador de estímulo (tono puro, ruido blanco, ruido de banda estrecha, ruido vocal)
 Generador de frecuencias
 Controlador, potenciómetro o generador de intensidad
 Vu meter (control que permite monitoriar)
 Atenuadores (control por el cual mandamos el estímulo)

Accesorios necesarios:

 Transductor aéreo o fono (TDH 39 para audiometría convencional, HDA-200 para alta
frecuencia)
 Transductor óseo (vibrador que se coloca en la mastoide)
 Pulsador (para que el paciente avise)
 Micrófono (para comunicarse con el paciente, pero no viene incluído)

Accesorios opcionales:

 Sistema de retorno o monitorización (colocar un micrófono al interior de la cámara silente)


 Parlantes para campo libre
 Interfase para computador
 Impresora externa
 Sistema electrónico para condicionamiento visual

Tipos de audiometría:

Al mismo tiempo, hay dos tipos de audiometría, la convencional y la de alta frecuencia


extendida. La primera estudia las frecuencias 125 a 8000 Hz, por lo tanto investiga la
audición en la comunicación humana. La segunda se ha masificado en la última década y
estudia las frecuencias 9000-20000 Hz, con el fin de examinar los patrones de
comportamiento normal de la cóclea. Así, para llevarla a cabo se requiere de un audiómetro
que permita generar estímulos hasta los 20000 Hz. Los estímulos de este exámen son
enviados por vía aérea en intensidades hasta los 120 dB aproximadamente. En relación a
los fonos estos son distintos de los audiométricos y se conocen como los HDA-200. El
propósito es PREVENIR ya que hace posible observar perjuicios dentro del parámetro 9000-
20000 Hz, lo cual permitiría predecir un futuro daño auditivo. Es muy utilizado para el control
de personas que usan medicamentos ototóxicos o que están sujetas a quimioterapia o
simplemente a un trabajo con alta contaminación acústica.

Técnica audiométrica:

Primero que todo se realiza una entrevista inicial y una anamnésis. En esta etapa el
examinador podrá formarse una primera impresión del nivel de audición del paciente. A
grandes rasgos se puede percatar un simulador o aproximar la pérdida auditiva que tiene.
También se debe investigar todos los antecedentes relevantes, como patología cócleo-
vestibular diagnosticada, patología de oído medio, enfermedades congénitas (rubéola
materna), antecedentes familiares de hipoacusia, ambiente laboral, antecedentes de
exposición a ruidos, meningitis ambiente sociocultural, etc. Por último se pregunta al paciente
por cual oído escucha mejor.

Condicionamiento del paciente:


Se deben dar explicaciones claras y precisas sobre el procedimiento a seguir. De este
modo, se le cuenta al paciente cual es el motivo de la prueba y lo que se espera de él para
realizarla, pidiéndole que coopere para su propio bien. Es importante tranquilizarlo y esperar
unos minutos, si es que se encuentra agitado. Se le indica al sujeto, que presione el botón
en cuanto tenga la mínima sensación auditiva y que lo mantenga hasta que deje de percibir
el tono. OJO: las instrucciones se deben adaptar al nivel socio-cultural del examinado.
Se le dice así “Va a escuchar varios sonidos. Cada vez que escuche presione el botón.
Debe estar muy atento y presionar incluso en los sonidos muy débiles……hasta lo último que
oiga”
Es aconsejable que si la persona a evaluar utiliza cintillo, lentes, pañuelo en la cabeza,
gorro, etc., se los saque para una mejor ubicación de los fonos y comodidad para él mismo.
Si el paciente tiene marcapaso, este debe ser avisado, pues los aparatos audiométricos los
alteran.

Búsqueda del umbral de mínima intensidad por vía aérea:

 Se investiga primero en el oído que el paciente refiere de mejor audición.


 Se colocan los fonos para vía aérea, procurando que no compriman demasiado el
pabellón auricular, ya que es posible obtener la oclusión del conducto, ni tampoco queden
demasiado sueltos, porque puede disminuir la intensidad del tono que se esta
examinando.
 Una vez ubicado el paciente dentro de la cámara, se comienza a investigar la frecuencia
1000Hz, ya que esta se encuentra dentro del espectro de la palabra y es de mejor
audibilidad en los normoyentes. Al darle la frecuencia 1000, se da una intensidad alta
momentánea sobre el umbral, con el objeto de darle a conocer el sonido de que se trata.
 Se comienza a una intensidad audible, estimada a partir del nivel de audición que se
sospecha por la entrevista. Si no presenta mayor hipoacusia, se comenzará a 40 o 50 dB
HL.
 Con técnica descendente se disminuye la intensidad de 10 en 10 dB tras lo cual el
paciente deberá presionar el botón para responder.
 Una vez que ya no responde, o sea deja de escuchar, aumentamos la intensidad de 5 en
5 dB hasta que nuevamente perciba el estímulo. En esta oportunidad, se debe corroborar
tres veces esa respuesta. Si responde a dos de tres veces ese es el umbral de audición
por vía aérea.
 Se realiza la misma operación para las frecuencias graves y luego en las frecuencias
agudas.
 Se calcula el promedio tonal puro (PTP) para la vía aérea promediando los resultados
encontrados en las frecuencias 500-1000-2000 Hz.
 Se registran los resultados en el audiograma.
 Se realiza el mismo procedimiento en el otro oído.
 Si el caso lo amerita se realiza enmascaramiento del oído contralateral.

OJO: En el adulto es importante tomar la frecuencia 3000 y 6000 Hz por que revelan trauma
acústico.

La caída en una frecuencia que luego se recupera en la siguiente f, se denomina


escotoma.
Para sacar un buen audiograma hay que tener en cuenta algunos detalles tales como los
siguientes. Las intensidades se deben mantener el menor tiempo posible, nunca mas de 5
segundos y no se puede conformar con las contestaciones del paciente hasta que coincidan
con el mismo umbral más de una vez. Es práctico buscar la audición mínima por lo menos
tres veces; de vez en cuando se debe cortar el tono para ver si las respuestas del sujeto son
ciertas. Conviene muchas veces aplicar el tono entrecortado: los investigadores han visto
que por lo menos el tono se debe oír durante dos décimas de segundo, no teniendo
importancia los silencios. La audiometría con tonos discontinuos es muy útil para averiguar
la audición en cierta clase de enfermos mentales, traumatizados, oligofrénicos, y en los
niños, pues hace que se preste más atención al sonido.

Discriminación de la palabra:

 Se activa le micrófono del equipo.


 Se habla al paciente a una intensidad de 30 dB por sobre su promedio tonal puro y se
verifica si escucha cómodamente.
 Se indica que oirá una serie de palabras y deberá repetir cada una de ellas.
 Se procede a dictar por el oído de mejor audición, las listas pre-establecidas de palabras
(material fonético balanceado). Estas pueden ser de monosílabos, términos conocidos o
bisílabos, 25 para cada oído.
 En base a la cantidad de errores o a la cantidad de palabras correctamente repetidas se
calcula el porcentaje de discriminación.
 Se realiza el mismo procedimiento en el otro oído.
 Si el caso lo amerita, se debe realizar enmascaramiento del oído contralateral

Búsqueda del umbral de mínima audibilidad por vía ósea:

Antes de tomar una curva de vía ósea debe vigilarse la colocación del vibrador y el
rendimiento del audiómetro y explicar al paciente que lo que pedimos es una sensación
audible no una táctil vibratoria.
Todo lo concerniente al perfil auditivo de la vía ósea es más complicado que lo que
respecta a la vía aérea. No solamente el enmascaramiento, sino que en la simple
adaptación del vibrador, con la cual se debe tener cuidado para no variar los resultados.
 Después de sacar el perfil aéreo de ambos lados y luego de realizar la discriminación de
la palabra, se coloca el vibrador sobre la mastoide o zona retroauricular del oído a
investigar, en este caso, el de peor audición. Esto se realiza teniendo cuidado de que
quede bien sujeto el vibrador sin apretar demasiado, al mismo tiempo se colocan los
auriculares o fonos sobre ambas orejas.
 Se investigan sólo las frecuencias 250-500-1000-2000-3000-4000 Hz.
 Se comienza buscando el umbral óseo en el tono 1000, siguiendo los pasos explicados
en la vía aérea.
 Se aplica enmascaramiento al oído contralateral si la situación lo amerita. Las
exepciones ocurren cuando ambas vías aéreas son simétricas o iguales. También
cuando se hace vía ósea del oído que esta mejor, éste no se enmascara. En niños muy
pequeños y en pacientes difíciles de enmascarar no es recomendable este procedimiento.
 Si la audición por vía aérea se encuentra dentro de los límites normales no se investigará
la vía ósea.
 Se calcula el promedio tonal puro (PTP) para la vía ósea promediando los resultados
encontrados en las frecuencias 500-1000-2000 Hz.
 Se consignan los resultados en el audiograma.

[ ] Rendimiento límite: La intensidad que pueden emitir los vibradores de vía ósea es
bastante inferior a la intensidad suministrada por los auriculares de vía aérea. De tal manera
que frente a una sordera importante nosotros no podemos medir más fácilmente la vía aérea
que la ósea. Como regla general podemos dar los máximos valores según Portmann:

250 ……………………….40 dB
500………………………...60dB
1000………………………..70dB
2000………………………70dB
4000………………………70dB

Aplicación de batería de pruebas especiales supraliminares:

Esta se realiza sólo si el paciente presenta hipoacusia sensorio-neural, a fin de realizar un


topodiagnóstico más preciso de la lesión.

 Tinnitumetría:
Valoración del tinnitus que refiere el paciente sólo si éste está presente al momento del
exámen.

 Acumetría:
Se realizará la acumetría o prueba con diapasones al final de la audiometría, a fin de
corroborar los hallazgos audiológicos. Se seleccionará desde el set de Hartmann los
diapasones con los cuales se realizarán las pruebas de Rinne y Weber. Esto es más
subjetivo que la audiometría electrónica.

 Gráfico o audiograma:
Los resultados se consignan en un gráfico en cuya ordenada figuran las intensidades en
dB HL, y en el eje de las absisas las frecuencias en Hz. El gráfico es un audiograma que
muestra la pérdida auditiva en la frecuencia correspondiente y en decibeles; además sirve
para presentar los resultados obtenidos en diversas pruebas tomadas a lo largo del campo
tonal. Puede presentarse en unidades de audición o bien en pérdida auditiva.
El gráfico norteamericano, dividido en decibeles es el usado hoy en audiometría. El eje
de ordenadas está dividido en decibeles indicando pérdida de audición. éstos van de 10 en
10, comenzando por el 0 que está arriba y termina por 110 dbs. En el eje de las abscisas se
encuentran las frecuencias que percibe el oído humano, desde 125 hasta 8000 Hz. En
algunos audiogramas se encuentra una línea curva parabólica de concavidad superior que
atraviesa todo el gráfico, es la línea de rendimiento del audiómetro, quiere decir esto que el
oído puede oír con más intensidad pero el audiómetro por dificultades técnicas no puede
producir sonidos con más potencia.

 Simbología:

El dibujo de Fowler como regla óptica es útil para recordarlo fácilmente. Se trata de un
monigote que tiene adentro la vía aérea, un O para el oído derecho y una X para el
izquierdo; las orejas representan el ángulo de la vía ósea, la derecha el oído derecho y la
izquierda el oído correspondiente. Esta anotación es muy útil; de esta forma no hace falta
sino un audiograma para los dos lados pues aunque coincidan los mismos signos en un
mismo punto no se superponen. En caso de que se puedan utilizar, es conveniente
emplear el color rojo para todo lo que sea representación audiométrica del oído derecho
y azul para el izquierdo. Los símbolos del oído derecho irán a la izquierda de la línea
vertical del audiograma y la izquierda a la derecha de ella según el monigote de Fowler.
Vía aérea Vía aérea Vía ósea Vía ósea No audición L.D.L Algiacusi
enmascarada enmascarada a
OD O  < [  O [ <  c/  relleno

Con y s/
fl
ec
h
a
X  > ]  X ] >  c/  relleno

Con y s/
fl
ec
h
a

Determinación del grado de hipoacusia:

El audiograma no representa por sí mismo un diagnóstico definitivo y su información debe


ser completada con la aportación de los datos obtenidos en otras exploraciones audiológicas
y no audiológicas.
La audiometría es normal cuando cumple dos premisas:
 Todos los umbrales audiométricos se sitúan en todas las frecuencias por debajo de los
20 dbs.
 No hay una diferencia superior a 5 dB. entre las respuestas obtenidas mediante la
estimulación con los auriculares por vía aérea y el vibrador óseo.
Este exámen nos va a permitir diferenciar los registros normales de los anormales, y en estos
últimos nos va a suministrar información para poder determinar la localización probable de la
causa de una determinada pérdida de audición.

Según el PTP podemos clasificar la pérdida auditiva en:


 NORMOYENTE: entre 0 a 20 dB HL
 HIPOACUSIA LEVE: entre 20 a 40 dB HL
 HIPOACUSIA MODERADA: entre 40 a 60 dB HL
 HIPOACUSIA SEVERA: entre 60 a 80 dB HL
 HIPOACUSIA PROFUNDA: de 80 dB HL y más

Determinación del tipo de hipoacusia:

 Hipoacusia de conducción: Vía ósea dentro de los límites normales y vía aérea
alterada, con una diferencia ósteo-aérea o GAP superior a los 15 dB. Buena
discriminación de la palabra
 Hipoacusia sensoreo-neural: Vía ósea y vía aérea alteradas, bajo los límites normales,
con un GAP no superior a los 15 dB. Discriminación de la palabra alterada.
 Hipoacusia mixta: Presenta ambos componentes, una vía aérea y ósea alterados bajo
los límites normales pero además con presencia de GAP ósteo-aéreo.
 Anacusia o cofosis: No audición.
Conclusión:

 La audiometría es un instrumento indispensable para el trabajo que realiza el área de


la otorrinolaringología y de la fonoaudiología. Ella nos permite evaluar rápidamente y
además completamente la audición del paciente. Por lo tanto es un exámen central
para diagnósticar hipoacusia. Esta evaluación tiene muchas ventajas, entre las que
destacan el poder: determinar el umbral mínimo de audición, establecer un
topodiagnóstico, descubrir simuladores y dirigir la prescripción de audífonos, entre
otras. Además se dice que es una prueba íntegra, ya que evalúa la audición aérea, la
ósea y la de la palabra. Finalmente se considera que esta evaluación debiera ser
constantemente realizada en la población con el fin de poder prevenir futuras
sorderas.

 Un importante problema de la evaluación audiométrica radica en que no cualquier


persona puede llevarla a cabo. Para poder realizar una audiometría se requiere de
estudios y de múltiples conocimientos. Además se necesita bastante experiencia,
minuciosidad y atención. Un audiograma puede presentar errores debido a varias
causas: una deficiente preparación del audiometrista, una mala calibración del
audiómetro, una insuficiente sonoamortiguación, distracciones y errores en la
anotación y ensordecimiento inapropiado, entre otras.
 Es imposible poder tomar una audiometría y hacer una gráfica con la audición de un
paciente sin antes haber estudiado y realizado una práctica. Hay que tener en cuenta
que la medida auditiva es una prueba subjetiva que está sujeta a muchas variantes; el
estado emocional del sujeto puede cambiar los fresultados en cuestión de horas. Sin
embargo, las variaciones de menos de 10 dB no se deben tener en cuenta pues se
consideran normales. Es aconsejable que sea el audiometrista y no el otorrino el que
haga las audiometrías. El audiometrista por lo común tiene más práctica en esto.

Bibliografía:

 Manual de Audiometría clínica del profesor fonaudiólogo Juan Leyton Meléndez.

 Audiología Práctica, Gonzalo de Sebastián. Editorial Médica Panamericana, 1987.

 Apuntes del cuaderno audición, clase del 14 de mayo del 2002.

 http://www:buenasalud.com/lib/showdoc.cfm?libdocid=3621&returncatid=1914

 http://www.sinfomed.org.ar/Mains/publicaciones/sordo1.htm

 http://www.elotorrino.com/audiomtr.htm

 http://www.vanaga.es/fcps/audiom.htm
Sesión n°12
“Pruebas de discriminación auditiva”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 14 de Mayo del 2002

MEDIDA DE LA PALABRA O DISCRIMINACIÓN DE LA PALABRA

Antes de evaluar la palabra hablada se debe establecer la diferencia existente entre


los verbos: Oír, Escuchar y Comprender. Oír es la percepción del sonido por el oído (se oye
aunque no se preste atención). Escuchar requiere de un acto volitivo: Se escucha cuando se
está atento a lo que se oye. Comprender es cuando se entiende la significación de los
sonidos o fonemas.
Para comprender no es necesario oír y escuchar porque se puede entender por señas.
Individuos con hipoacusias acentuadas comprenden bien, pero oyen mal porque aunque
escuchen con atención obtienen una imagen sonora deformada. Mediante el adiestramiento
auditivo y lectura labial estos individuos tienen la facultad de percibir y entender mensajes
que aunque son ininteligibles para los normoyentes, para ellos son comprensibles.

Logoaudiometría:

Evalúa la capacidad de comprender el lenguaje hablado, a través de la discriminación


de la palabra.
El objetivo es conocer la discriminación de las palabras entregadas, o sea, la
recepción del mensaje oral estableciendo un porcentaje de palabras repetidas
correctamente.
Fletcher fue el primero que inició una serie de pruebas para conseguir la medición de la
palabra. Se efectuaban a través de un teléfono midiendo los fonemas de una forma grosera.
Sobre estos ensayos con pruebas de articulación Stevens, Davis y Silverman trabajaron
después de la segunda guerra en la rehabilitación de los soldados sordos a pedido del
ejército de los Estados Unidos, después de muchos intentos establecieron la
Logoaudiometría actual.
Los autores se dieron cuenta de que primero debían disponer de un material fonético
invariable, por lo que estudiaron las características del idioma inglés, confeccionando una
lista con monosílabos y otra con bisílabos. Las palabras eran fácilmente comprensibles y en
su formación entraban todos los componentes del idioma en igual proporción por lo que
llamaron listas de palabras balanceadas fonéticamente PHONETICAL BALANCED
TEST(P.T.B).
Para que las palabras empleadas en Logoaudiometría sean útiles tienen que tener:
a) Diferenciación fonética para que no se confundan entre sí.
b) Proporcionalidad entre los distintos sonidos del idioma.
c) Igual audibilidad, para que sean igualmente captadas por el oído.
d) Significado para el paciente.

Gracias al doctor Tato y col. Tenemos en la Argentina listas de palabras para la


Logoaudiometría, que cumplen estos requisitos. Con un estudio previo confeccionaron las
listas que se emplean en nuestro país y en toda Sudamérica.
Las listas más usadas en Chile son las listas confeccionadas por los doctores Rosenblut y
Cruz. Son tres listas de 50 monosílabos cada una (25 para cada oído). También existen las
listas de términos conocidos y bisílabos para niños, palabras de menor complejidad y más
útiles en adultos mayores y niños.
Es importante considerar que estas listas han sido confeccionadas para ser usadas en
niños mayores de 6 años, pues a esta edad ya se ha desarrollado el lenguaje en forma
completa.

La Logoaudiometría consta de dos pruebas fundamentales:


 La prueba de porcentajes de discriminación, aplicada en una audiometría normal.
 La prueba de búsqueda de umbrales logoaudiométricos.
Procedimientos:

La prueba se efectúa como una audiometría común, se coloca al paciente dentro de la


cámara audiométrica haciéndole comprender, repetir las palabras que se le van a ir pasando
a través del micrófono del audiómetro.

Pruebas de porcentajes de discriminación:


 Se deben dar instrucciones claras y precisas al paciente.
 Se colocan los fonos.
 Se programa la salida del micrófono del audiómetro de 30 a 35 dB por sobre el promedio
tonal puro PTP para al vía aérea.
 Se habla al paciente a fin de corroborar que esta intensidad es suficiente y adecuada para
discriminar la palabra. Al mismo tiempo se controla la salida a través del vu meter a fin de
evitar que se produzca una distorsión del sonido.
 En los casos de audición normal se comienza a 45 dB HL aunque la sumatoria del PTP +
30 dB sea inferior.
 Se indica al paciente que escuchará una serie de palabras, a las cuales debe prestar
atención y repetir.
 Se selecciona la lista a utilizar y se dictan 25 palabras en el oído de mejor audición.
 Siempre se debe dictar a un mismo tono e intensidad de la voz.
 No se debe dictar muy rápido.
 Cada palabra correctamente repetida equivale a un 4% por lo que al final se harán los
descuentos de los errores para obtener el porcentaje de discriminación.
 Luego se realizará los mismos pasos para el oído de peor audición, teniendo en cuenta
que se deberá enmascarar el oído contralateral si la situación lo amerita.

Prueba de Búsqueda de Umbrales Logoaudiométricos:


 Se deben dar instrucciones claras y precisas al paciente.
 Se colocan los fonos.
 Se comienza la prueba en el oído de mejor audición.
 Se parte desde 0 dB e incrementando de 10 en 10 hasta el paciente nos indique que oye
la voz pero no entiende lo que se le dice (previo condicionamiento). Este es el UMBRAL
DE LA VOZ y se consignará en el gráfico.
 Se sigue aumentando de 10 en 10 dB y se indica al paciente que repita las palabras en
cuanto crea entenderlas. La intensidad a la cual repite correctamente la primera es el
UMBRAL DE LA PALABRA.
 Continuamos el procedimiento dictando de 10 en 10 dB las listas y consignando los
porcentajes obtenidos para cada intensidad. La prueba finalizará cuando se obtenga el
100% (UMBRAL DE DISCRIMINACION O DE MAXIMA INTELIGIBILIDAD), cuando se
llegue al nivel de molestia auditiva o la máxima salida del audiómetro.
 Se registran los resultados en el gráfico.
 Luego se realizan los mismos procedimientos para el oído de peor audición.

Como información adicional, se puede registrar en el gráfico la intensidad a la cual se


repiten correctamente el 50% de las palabras. Este corresponde al UMBRAL DE
CAPTACION O INTELIGIBILIDAD.

En las hipoacusias de transmisión la audición está normal, solamente existe una barrera
en el oído medio o externo; si pasamos este impedimento por aumento de la intensidad la
curva será igual que en el normal, solamente estará desplazada.
En las hipoacusias de percepción la curva varía según el grado de sordera pero no
llegará al 100% de discriminación y algunas veces cuando existe reclutamiento al aumentar
la intensidad desciende.
En las hipoacusias mixtas la curva varía de acuerdo con las lesiones del oído medio y del
aparato de percepción.
La Logoaudiometría, además de indicar la inteligibilidad del lenguaje, sirve para mostrar la
existencia del reclutamiento, siendo una de las pruebas para la investigación de este
fenómeno.
Otra prueba que presta mucha utilidad en los casos de hipoacusias profundas e incluso
en anacusias es la PRUEBA DE MARX. Esta prueba consiste en hablar al paciente al
máximo de intensidad que nos permite el audiómetro con el máximo de enmascaramiento en
el oído contralateral. Cabe destacar que esta prueba ha sido adaptada del original en la cual
se irrigaba con agua el oído sano al paciente y se le hablaba por el oído enfermo. En base a
los resultados obtenidos se pueden obtener los siguientes registros:
 MARX 0: el paciente no escucha.
 Solo admite presencia de voz.
 Escucha pero no entiende.

Conclusión

La audiometría convencional se encarga de delimitar la audición de un sujeto con el


objetivo de hacer un topodiagnóstico (qué zona del oído está afectada y qué parte de esta
zona esta alterada). Sin embargo, es necesario averiguar la captación y entendimiento de
los fonemas. Al fin y al cabo la conversación cotidiana y normal es el medio de comunicación
que el hombre tiene con sus semejantes.
Así, el umbral de la palabra nos sirve para darnos cuenta de manera rápida y sencilla
del estado auditivo que la persona posee en una conversación normal. Para que esta
evaluación sea eficiente y útil las personas (examinador y /o paciente) deben actuar
conjuntamente. Es necesario y fundamental que el examinador tenga un conocimiento
acabado del desarrollo normal de la audición como del lenguaje y así determinar si el
rendimiento de la persona es el esperado o no. De esta manera la participación del paciente
previo a un condicionamiento se hace óptimo.

Bibliografía

 Apuntes de Cátedra Fonoaudiólogo Juan Leyton, 2002-07-08

 SEBASTIÁN. GONZALO DE, “ Audiología Práctica Gonzalo de Sebastián”


Monosílabos

A. B C
LES LID SER DI SOR FIN
TOS SUR HAN VES BRIN UN

SUS BAR TUS SAL CHAL DIOS

SON POR CON RAS PIEL SU

CAL TAL FLOR PEZ DO CRUEL

TEN FEZ GRIS ME LA HAY

CLAN LEY FLAN PLAN FRAC CRUZ

VOY HIEL VER BIEN FAZ BUEY

NO TE BUS VAN ZAR LO

RIEL VID TI ES LIS NUEZ


MAL HOY DAS LE RE GIL

ROL DON FIEL PIEL CUAL CUY

TEZ DI HOZ VAS SE PIES

DOS VEN COL SAN GRAN TREN

TUL MES JUEZ NOS RUIZ MIL

GAS RED YO TRES TRAS PAZ

PAN MI CAN POS DEL DIAL

GOL VOZ PAR DES LAR SUD

DEN MAS DOY SOL FA DA

CRIN VE PUES LAS SEIS CLUB

VED SOY REY DE SIN IR

COZ PON TU TON MUY DIEZ

SED DAR CIEN RES MAL EL

PUS LOS LUZ DAN FE TAN


Bisílabos
A B C
CASA AGUA CAÑA
FARO CAMA SAPO
SEDA MOÑO QUEMA
COLA FOCA FOCO
COMA VACA MANO
LEÑA BAJA PIPA
PATA MULA COPA
CINE QUESO TILO
LOTE SOPA MINA
VELA PINTA VIEJO
BUQUE CHALA KINO
JOYA FOTO CHILE
PERA ARO FILA
BOTE CARA LLORA
CHINO BOTA PATO
MESA TACO MALO
NUDO LOBO HOJA
TINA BALA TOPE
FOME SANO LIMA
LOCO CERA BESO
PALA YATE CHOLA
MAMA HIJO PAPA
ORO COPA CODO
TIRA JUGO GATO
HIJA LANA MIGA

Términos conocidos

A B
BARCO SOL CAMIONETA JUGUETES
LIBRO MONTAÑA NIÑO TENEDOR
BRAZO CORTINA MANZANA BOTA
PESCADO MOTO LOZA PANTALON
PUERTA LOZA ZAPATO CEBOLLA
PELOTA CUADERNO CAJA BOSQUE
AMIGO FLOR RADIO CALCETIN
AUTOMOVIL RELOJ CAMISA PIZARRON
PALO TREN TIO SEÑORITA
MAMADERA LECHE PAJARO VIENTO
OLLA CAMION VIENTO ARENA
PLATO CUCHARA PLAYA NIEVE
TAZA TIERRA BARRO PLATO
VENTANA ANILLO CUCHILLO MICRO
AVION PAYASO PELO PELO
ESCUELA HOJA MEDIO LEON
PERRO COMPAÑERO TIGRE GOMA
GUAGUA DELANTAL LIMON BRAZO
HOSPITAL CAMA MOSCA LIMON
MESA PAN PATO ZAPATO
HERMANO ARBOL GALLINA TETERA
CIELO BANDERA HIJO LAPICERA
ESTUFA COLEGIO OJO PISTOLA
LEON MANTEL PIEDRA CORBATA
LUNA TELEVISION ESTUCHE REGLA

TAMBOR CALENDARIO
IGLESIA SOLDADO
CRUZ PAJARO
ESCOPETA AUTITO
NARANJA PUERTA
CAMPANA DINERO
LEÑA BILLETERA
PLATA TINTA
MONEDA SABANA
MANTEL MANTA
FRAZADA TELEVISION
GUITARRA CARTERA
PAQUETE BASURERO
PAPELERO PLANCHA
HUESO PATIO
BANDEJA PAÑAL
CALUGA FOSFORO
CORDEL DOCTOR
CIGARRO ESCOBA
LAMPARA CORNETA
PIANO LLAVE
PITO AZUCAR
LAGUNA REFRIGERADOR
VACA GALLETA
BEBIDA TORRE

LISTA DE PALABRAS BALANCEADAS DE TATO

A-1
Lastre Sexto Suela Cine Pera
Moldes Letra Diosa Vega Fina
Menta Surco Piano Dina Tero
Cinco Selva Duque Kilo Beca
Persa Cieno Milla Duna Reno

A-2
Néstor Cebra Peine Duro Timo
Simple Cesta Rioja Lira Celo
Cifra Negro Diana Seco Niña
Banco Delta Queso Mesa Pena
Celda Laudo Cena Nube Tiro

A-3
Templo Cedro Suiza Dije Lacra
Sastre Lince Viola Vena Nido
Cisne Fardo Suave Polo Nena
Nardo Conde Roque Cura Cero
Pluma Ciega Meta Neto Tira

A-4
Timbre Sonda Duela Jade Pesa
Martes Disco Miope Seda Nuca
Siglo Lunes Riacho Lina Seña
Norte Parto Dique Seno Luna
Talco Viena Sello Nora Cera

B-1
Sangre Félix Nueva Dote Rito
Perlas Quince Barrio Peva Moda
Lista Cerco Delta Tuno Eco
Panes Mirna Nula Veda Queda
Tersa Cielo Lleno Musa Sino

B-2
Carlos Ganso Genio Vale Rusa
Centro Berna Cauto Peña Inca
Padre Lente Celia Fase Luso
Quinta Denso Mira Cemo Tiza
Sobre Miedo Dedo Pelo Neri
B-3
Marcos Orden Naipe Mula Lugo
Trenza Parte Serio Cepa Nely
Venus Cinta Lema Vela Risa
Censo Nieto Quinta Ledo Deca
Dard Fresa Cuajo Divo Seto

B-4
Burgos Crema Muela Pura Nilo
Trance jaspe Necio Lona Onda
Quiste Dulce Denia Daño Lado
Barco Lance Chino Yeso Eses
Tarde Siete Roma Pica Pina

C-1
Planes Libre Zueco Perra Nexo
Celtas Dante Tieso Cano Gula
Niquel Sidra Mario Cita Mina
Pardo Cardo Llave Nudo Enes
Montes Feria Buque Lisa Seso

C-2
Carmen Tigre Mueca Reto Doce
Sendos Senda Biela Nave Pino
Verde Niños Lacio Nulo Lote
Presa Curas Jaques Asno Filo
Cerdo Tapia Neta Misa Pira

C- 3
Prensa Freno Diego Vino Lino
Blonda Lacre Rueda Teta Zeta
Terna Mundo Media Sebo Tino
Astro Canes Peso Pila Urna
Cerca Luisa Queja Esos Mide

C–4
Grande Sable Radio Nicho Zona
Postre Cejas Dueña Útil Llano
Cerda Madre Sepia Beso Lima
Carne Males Cuna Cola Unto
Perno Dieta Quite Lino Hoces
Sesión n° 13
“Pruebas de diapasones y Weber audiométrico”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 28 de Mayo del 2002

DIAPASONES

Los diapasones son sencillos aparatos de acero o de alineaciones de magnesio que


constan de un mango y dos ramas iguales que al ponerse en vibración emiten tonos puros.
El clásico set de diapasones, posee cinco de estos y vibran desde la frecuencia 128 a la
2048. Hoy en día todavía es debatido el tema de los diapasones, pues para algunos lo
esencial es la audiometría eléctrica de tonos puros.
A pesar del advenimiento de la audiometría moderna, creemos que los diapasones
nos servirán como complemento del estudio audiométrico y para controlar posibles errores
deslizados a lo largo de la prueba con el audiómetro. Los diapasones también tienen sus
limitaciones, puesto que la energía inicial de la vibración tiene poca duración decreciendo
con bastante rapidez.
Con respecto a la aplicación, conviene golpear el diapasón en una misma superficie y
de una forma suave con el objeto de que no se añadan armónicos. Otro detalle a tener en
cuenta es que el mango también vibra, aunque con distinta intensidad que las ramas, por
esto es que se debe tomar suavemente y de las puntas. El sonido del diapasón, como todos
los movimientos vibratorios, se va extendiendo en ondas concéntricas a partir del lugar de
producción. Debido a esto, el sujeto percibirá más o menos intensidad de sonido según se
coloque. Se debe acercar éste al oído en forma correcto, poniéndolo en frente y
perpendiculares al eje longitudinal de la cabeza.

Pruebas Clasicas Con Diapasones:

La verdadera importancia de un diapasón en la actualidad no es la de hallar el umbral


de audición mínima, sino la de averiguar de forma rápida y sencilla si la lesión que produce la
sordera se sitúa en el oído medio o en el interno. Es decir, es la manera más rápida de hacer
un topodiagnóstico con posibilidad de certeza. Para realizar esta tarea se han diseñado
pruebas como las de Weber, Schawbach y Rinne, que a continuación se detallarán.

 Prueba de Weber: Esta prueba es biaural, es decir avalúa ambas cócleas al mismo
tiempo y se realiza en hipoacusias asimétricas. Consiste en colocar el diapasón en
vibración sobre la frente o cualquier otro punto medio de la cara, preguntando al sujeto
en que oído escucha mejor el sonido.
Se pueden encontrar tres respuestas:
 Que el tono se oiga igual en los dos
 Que se escuche mejor en el oído más sa
 Que se escuche mejor en el oído hipoacúsico

Si analizamos lo que ocurre en estos casos, se verá que el sonido no se lateraliza


en pacientes que tengan igual audición en ambos oídos (hipoacusias simétricas),
estén normales o no. En las sorderas de conducción, esta lesionado el aparato
trasmisor del oído medio y como la vibración es directa al hueso el sonido lateraliza al
oído peor. Mientras que en las sorderas de percepción se lateraliza al oído de mejor
audición, porque el oído con menos reserva coclear es el menos sensible de los dos al
estímulo sonoro. En resumen el objetivo es determinar la lateralización del sonido. La
notación se hará del siguiente modo, tomando al oído derecho como el peor:

Hipoacusias Conducción Percepción


Weber OD ← OI OD → OI
 Prueba de Schawbach:. Esta prueba es monoaural (se realiza en un oído) y se basa
en la diferencia del tiempo de percepción por vía ósea entre el sujeto examinado y el
examinador con audición normal. Se coloca primero el diapasón en vibración sobre la
mastoides del presunto hipoacúsico diciéndole que nos diga el momento exacto en
que deja de percibir el sonido. Cuando el paciente deja de oírlo se le retira y se coloca
sobre la mastoides del examinador. Así, éste último tendrá una referencia del grado de
hipoacusia del examinado.
Es importante tener en cuenta aquí que el diapasón se debe apoyar de manera
uniforme en la mastoides, pues en caso contrario puede variar el tiempo de
percepción.
En caso de audición normal el paciente percibirá el sonido la misma cantidad de
tiempo que el examinador, o en su defecto que el tiempo de vibración normal del
diapasón. Cuando exista una sordera de conducción el tiempo de escucha será
mayor, en cambio en las de percepción será más corto. En resumen, se dirá que el
Schawbach puede encontrarse normal, alargado o acortado.

Hipoacusias Conducción OD Percepción OI


Schawbach Alargado Acortado

 Prueba de Rinne:. Esta prueba es monoaural (se realiza en un solo oído) y tiene como
propósito determinar la diferencia del tiempo de audición en un mismo oído entre la
vía ósea y la aérea, estableciendo de manera simple y rápida la clase de hipoacusia
de la cual se trata.
La técnica es la siguiente: Primero se coloca el onducci en la mastoides del
paciente, indicándole que nos diga cuando deja de percibirlo, en ese momento se
aplica el instrumento por vía aérea. Si es causada por lesión del aparato de
transmisión, se oirá más tiempo el onducci por la vía ósea, por el contrario si es un
defecto perceptivo se oirá más tiempo por la vía aérea. La prueba se puede realizar al
revés, tomando primero vía aérea y luego ósea. Los resultados esperados podrán ser
un Rinne positivo en el caso de que el paciente escuche onducc el onducci por vía
aérea aunque haya dejado de percibirlo por la vía ósea. Será negativo en el caso
contrario.

Hipoacusias onducción OD Percepción OD


Rinne Negativo Positivo

Pruebas Complentarias:

Siguen los mismos principios que las anteriores.


 Prueba de Gelle.: Estudia a pacientes con rigidez de la cadena, mediante modificación
del sonido. Esta prueba se efectúa colocando el diapasón en la mastoides, luego se
aplica en el C.A.E. una pera de Pulitzer y se da presión de aire. Si el enfermo
manifiesta que decrece del tono que estamos aplicando por vía ósea será un Gelle
positivo, si oye sin variaciones es un Gelle negativo. Esto se explica, puesto que al
ejercer presión sobre el tímpano, éste se proyecta hacia dentro tensando la cadena.
En caso de alteración la cadena no se tensa y la modificación del sonido no se
percibirá, en cadenas en estado sano si se percibe.
 Prueba de Bornier:. estudia la conducción ósea en puntos alejados de la cóclea, como
lo son vértebras cervicales, codo, rótula y clavícula, con el diapasón de 256 Hz. En
hip. de conducción con buena vía ósea es posible percibir el tono en el oído. En
sujetos normales o con hip. de percepción no se percibirá el sonido.

Conclusiones

 La prueba de Weber también se puede realizar con el vibrador óseo del audiómetro
eléctrico, siguiendo los mismos pasos, tomándose siempre cerca del umbral auditivo
y con una frecuencia determinada.

 En la prueba de Rinne también se puede medir el número de segundos de percepción


del sonido por las dos vías, esto es sencillo y mucho mejor, pues tenemos una
valoración cuantitativa.
 En la prueba de Schawbach tiene su equivalente en la audiometría eléctrica, la cual
es la medida del umbral de la vía ósea, es decir, en la pérdida en decibeles del
umbral medio, en relación con el eje de 0 dbs. del audiograma.

 En la prueba de Bornier es importante distinguir que el paciente sienta el sonido en el


oído afectado, pues se puede confundir con la percepción local del órgano
estimulado.

 A pesar de la extensión de la batería de pruebas con diapasones, en la clínica esto no


llega a ser tan así, pues con el avance de la audiometría moderna, creemos que los
diapasones nos servirán como complemento, solo en caso de no existir la
implementación necesaria para el estudio audiométrico y para controlar posibles
errores deslizados a lo largo de la prueba con el audiómetro. Además como ya se
mencionó antes la prueba más utilizada en estos casos como es el Weber se
encuentra disponible en el audiómetro eléctrico y en la práctica es casi el único que
se ocupa. Esto, sin desmerecer en nada los confiables resultados entregados por las
otras pruebas, dado que el factores tiempo y tecnología no las permite realizar.

Bibliografía

 DE SEBASTIÁN, GONZALO .Audiología Práctica


Ed. Panamericana, 1997 Pág. 49 – 56.

 Apuntes de clases . Fonoaudiólogo. Juan Leyton


III año. Clase de Acumetría.
Sesión n° 14
“Pruebas supraliminares”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 11 de Junio del 2002

PRUEBAS SUPRALIMINARES

En el momento en que se realiza una audiometría liminar, y se obtiene como


diagnóstico una hipoacusia sensorio-neural, se hace necesario realizar una serie de pruebas
extra. De esta forma se podrá conocer el lugar topográfico en el cual se encuentra la lesión.
(Saber si es sensorio o neural).

Los hipoacúsicos sensorio-neurales, además de sordera presentan algunas


características propias de su patología. Con esto podemos darnos la idea de donde es el
lugar de la lesión

En el caso de las hipoacusias del tipo sensorial se puede encontrar lo que


reclutamiento, diploacuasia, y aumento del limen diferencial. Por otro lado, en las neurales se
observa lo comúnmente llamado deterioro tonal.

El reclutamiento o “recruitment” es un fenómeno de distorsión que tiene relación la


sensación de la intensidad (sonoridad) y el volumen (propiedad física). En donde, el oído
dañado no percibe intensidades normales, pero que sobre su umbral comienza a tener la
capacidad para oír igual o mejor el otro oído. Es decir, el oído se comporta anormal en bajas
intensidades y normal o mejor en altas intensidades.

La diploacusia es una distorsión en la sensación tonal. Lo que se traduce en una


percepción de otra frecuencia a la que se le esta suministrando, provocando que el paciente
sienta como que esta mal sintonizado. Si este fenómeno ocurre en ambos oídos y en la
misma frecuencia resulta muy difícil darse cuenta de la presencia de este trastorno.

El limen diferencial o umbral diferencial es la capacidad que posee el oído de poder


darse cuenta diferencias de intensidades en un mismo estímulo. Lo normalmente esperado
es que se dé cuenta de que existe diferencia hasta con 2 dB. En cambio en el oído que
presente un daño a nivel coclear logrará percibir diferencias a intensidades menores (1 dB e
incluso menos). Es decir aumentará su umbral de diferenciación.

El deterioro tonal es un fenómeno que se relaciona con una distorsión en el tiempo


de duración de la percepción auditiva. Esto quiere decir, que se deja de percibir el estímulo
sonoro aun cuando este siga dándose, ya que se produce fatiga de los músculos del oído.

Métodos exploratorios de reclutamiento.

Hay que señalar que cuando se encuentra con un paciente que padezca de
reclutamiento, se sabe que es una hipoacusia sensorial a nivel las células ciliadas del
Órgano de Corti (Cortipatías).

Las pruebas más usadas son:

 Prueba Biaural de Fowler o A.B.L.B. (Alternate Binaural Level Balance)

Es una prueba por equiparación de volumen entre el oído sano o mejor y el dañado.
Se puede realizar en las frecuencias 500-1000-2000-4000 Hz., pero por cosa de tiempo se
toma solo una, generalmente las altas, ya que son las mejores.
Además se necesita una diferencia de 20 dB (alguna bibliografía señala 30db) como
mínimo y un máximo de 60 dB en la frecuencia seleccionada por vía aérea. Este máximo es
por la posible transmisión ósea que se pueda producir.
También a que contar con el equipo adecuado, es decir un audiómetro con 2 canales.

Procedimientos:
 Se le explica al paciente que aumentaremos la intensidad del peor oído y que avise
cuando sienta que estén iguales.
 Se selecciona una frecuencia que posea los 20 dB de diferencias como mínimo y
máximo 60dB por vía aérea.
 El oído sano sirve de referencia
 En el oído de referencia se aplica 20 dB por sobre su umbral y al oído malo se coloca
la intensidad del umbral.
 Se dan cuatro estímulos en forma alternada e intermitente, de corta duración y
partiendo por el oído de referencia.
 Si el paciente no logra la equiparación de sonoridad se aumenta la intensidad en el
oído que se busca reclutamiento hasta lograrla, para que de esta forma poder
obtener la primera determinación.
 Posteriormente se continúa subiendo en 20 dB (bibliografía señala 10 dB), en el oído
de referencia y se solicita que avise cuando sienta que se iguala la sonoridad en el
oído investigado.
 La prueba finaliza cuando la equiparación de sonoridad coincide en ambos oídos en
la misma intensidad, se llega al máximo del audiómetro o se produce molestia
auditiva.

Notación y Resultados:
Los datos se anotan en el audiograma con las figuras conocidas círculo (O.D) y cruz
(O.I), en la línea correspondiente a la frecuencia seleccionada e intensidad del estímulo
dado. Luego se unen con un trazo recto las supuestas igualdades de sonoridad que dio el
paciente. Si no hay presencia de reclutamiento las líneas serán paralelas, en cambio al haber
reclutamiento las líneas se vuelven horizontales y se van acercando. Esto último indica que
es necesario menos intensidad para lograr la misma sensación en ambos oídos.

 L.D.L. (Loudness Disconfort Level)

Esta prueba consiste en determinar el umbral de molestia auditiva, dando estímulos a


alta intensidad. Se dice que la molestia aparece a entre los 80-100 dB por sobre el umbral
normal. En el caso, que el techo de disconfort sea inferior, estamos en presencia de
reclutamiento.
El L.D.L. se busca en las frecuencias 500-1000-2000-4000 Hz.
Se necesita un audiómetro normal, se evalúan ambos oídos por separado, no
importando la diferencia de audición que tengan.
Se le dice al paciente que va escuchar sonidos y tiene que señalar cuando le moleste,
dejando en claro que es distinto a cuando le duela. El umbral del dolor se encuentra 10 dB
por sobre el L.D.L. aunque puede coincidir.

PROCEDIMIENTO:
 Seleccionar la frecuencia a estudiar (se estudian las cuatro señaladas)
 El estímulo es discontinuo y se parte desde el umbral.
 Se va aumentando de 5 en 5 dB en forma constante y progresiva hasta que el
paciente señale que se ha llegado a la molestia.

Notación y Resultados:
Se utiliza el audiograma para la anotación señalando la clave. En caso de cortipatías
el umbral de molestia se encuentra muy cerca del umbral auditivo. Si es que fuesen
hipoacusia neurales no aparece el nivel de incomodidad.

 Inversión del Weber Audiométrico (IWA)

Es biaural y se requiere 20 dB de diferencia en la frecuencia a estudiar (mismas del


Weber).
En el caso de existir una hipoacusia sensorioneural unilateral, al estimular a la
intensidad umbral, el paciente tiende a lateralizar al oído bueno. Pero si se va aumentando la
intensidad del estímulo en forma progresiva, puede que el paciente escuche por ambos oídos
o que escuche mejor por el oído enfermo.
Las instrucciones son las mismas que para el Weber.

PROCEDIMIENTOS:
 Colocar el vibrador óseo en la línea media del cráneo.
 Se inicia en la intensidad umbral y el estímulo tiene que ser en forma intermitente.
 Se sube de 5 en 5 dB y se acaba hasta lo máximo que el audiómetro dé.

Métodos exploratorios de diploacusia.

 Prueba de Reger (Balance auditivo monoaural bitonal).

Se realiza en el caso de las sorderas bilaterales, en un mismo oído, aplicando


alternadamente dos tonos.
Es necesario que exista una diferencia de 20 dB (la bibliografía señala 30dB), en el
mismo oído pero en distintas frecuencias. Por lo que es muy difícil de conseguir.
Se sigue el mismo procedimiento de la prueba de Fowler y la notación es igual, pero
tomando en cuenta que aquí se están evaluando dos frecuencias. Es muy difícil de realizar,
ya que se requiere una ayuda muy grande del paciente.

Métodos exploratorios del limen diferencial.

 S.I.S.I. (Short Increment Sensitive Intensity)

Esta descrita como prueba para detectar reclutamiento, pero se basa en el aumento
del umbral diferencial., es decir percibir diferencias de dB muy pequeñas. La bibliografía
señala que 2 dB es normal, pero un oído dañado es capaz de percibir diferencias inferiores.
Es una prueba monoaural y fácil de realizar. Eso si se debe contar con un audiómetro que
tenga el dispositivo para realizar esta prueba.
Consiste en determinar si el paciente logra detectar las variaciones de 1 dB. Para ello
se proporcionan 20 incrementos de 1 dB en una frecuencia base. Estos incrementos se
realizan cada 5 segundos, durando cada estímulo 300 mseg. Los impulsos son arrítmicos.
Además los estímulos de esta prueba son a 20 dB por sobre el umbral aéreo.
Las frecuencias que se estudian son: 500-1000-2000-4000 Hz.

PROCEDIMIENTO:
 Determinar los umbrales aéreos de las frecuencias señaladas.
 Decirle al paciente que va oír un sonido continuo y de vez en cuando habrá un
aumento en la intensidad y debe de señalar cuando esto ocurra.
 Luego se condiciona al paciente dándole incrementos de 5, 4 y 3 dB para ver si
entendió. Finalmente se deja el automático con incrementos de 1 dB.
 Se realiza con todas las frecuencias.
 El valor de cada incremento equivale 5%.

Notación y Resultado:
El protocolo trae un es espacio para completar los porcentajes en cada una de las
frecuencias y cada oído. La interpretación es la siguiente:
 Menos 20% Se considera normal (S.I.S.I. negativo)
 Entre 20% y 60% La prueba es dudosa.
 Más del 60% Sorderas con reclutamiento.

Hay que señalar que a más alta intensidad se realiza la prueba mayor es la posibilidad de
detectar diferencias de intensidades pequeñas, esto se debe a la gran energía acústica de
las intensidades altas. Razón por lo cual no es conveniente realizar la prueba a más de 60
dB, sino pierde confiabilidad.

Métodos exploratorios de fatiga auditiva periestimulatoria.

La adaptación auditiva es un fenómeno normal que consiste en una cualidad del


órgano periférico de disminuir su frecuencia de descarga al ser sometido a un estímulo
continuo. Alcanzando su máximo en 1 minuto y se recupera inmediatamente suspendida la
estimulación. Esto ocurre en forma independiente de la intensidad del estímulo.
La fatiga se produce frente a estímulos de alta intensidad y su recuperación es más
lenta. Es un deterioro transitorio del umbral, y también es normal.
La habituación o adaptación negativa es la capacidad de no responder frente a la
repetición del mismo estímulo. Es un mecanismo central y no del oído.

 S.T.A.T. (Supra-Thereshold Adaptation Test) (Deterioro tonal simplificado de Jerger)


Es una prueba que sirve para medir el deterioro o fatiga tonal de forma rápida y fácil.
Para ello no puede haber reclutamiento, ni el paciente puede tener los umbrales de molestia
a las intensidades en que se realiza la prueba.
Se enmascara el oído que no se investiga a 90 dB y se estimula el otro oído a
examinar con un tono de 110 dB.

PROCEDIMIENTOS:
 Se realiza en las frecuencias 500-1000-2000 Hz.
 El paciente debe señalar cuando deje de sentir el ruido.
 El estímulo dura 1 minuto a 110 dB y el otro oído esta enmascarado a 90 dB.
 Hay que esperar un tiempo entre frecuencia y frecuencia.

Si el tono es percibido durante el minuto, se considera negativo


Si se deja de percibir antes del minuto, se considera positivo, e indica lesión retrococlear.
 Deterioro tonal de Maspetiol (Rosemberg)

Consiste en expresar la cantidad de dB que deteriora en un lapso de un minuto.

PROCEDIMIENTO:
 Se realiza en las frecuencias 500-1000-2000-4000 Hz.
 El paciente tiene que señalar cuando deje de oír el estímulo.
 El estímulo se realiza en el umbral de la frecuencia estudiada.
 Si el paciente deja de oír se le sube 5 dB hasta completar el minuto.

Interpretación:
Deterioro tipo I: Puede alcanzar hasta los 30 dB y predomina en los agudos. Escasa
significación clínica. Se puede hallar en hipoacusia: cocleares, centrales corticales.
Deterioro tipo II: Superior a 30 dB, puede aparecer en cualquier frecuencia y tiene relación
con hipoacusia de nervio auditivo.

 Prueba de deterioro tonal de Carhart.


Esta prueba consiste en entregar un tono a intensidad umbral por 1 minuto, si se logra
oír durante el minuto, quiere decir que no hay adaptación y se detiene la prueba. Pero si deja
de percibir hay que aumentar 5 dB hasta lograr que se oiga durante un minuto. Es decir
busca umbral.
Las frecuencias que se evalúan son 500-1000-2000-4000 Hz, se toman solo dos la
peor y la mejor.

PROCEDIMIENTOS:
 Se le explica al paciente lo señalado anteriormente, de manera que no haya
confusiones
 Se selecciona las frecuencias a evaluar.
 Se entrega el tono continuo durante un minuto, si deja de percibir se aumenta 5dB y
se comienza nuevamente a contabilizar el minuto. Esto se realiza hasta que se logre
el minuto o bien hasta que el audiómetro llegue a su máximo de intensidad.

 Los resultados se anotan en un gráfico. Si la cifra de deterioro es igual o mayor a 25


dB se calcula la velocidad de deterioro:

Velocidad de deterioro = dB de deterioro x 1 minuto


Tiempo de deterioro

Para interpretación de resultado se utiliza la clasificación de Morales y Hood:

Deterioro I:
500 Hz : Deteriora hasta 5 dB
1000 Hz : Deteriora hasta 5 dB
2000 Hz : Deteriora hasta 10 dB
4000 Hz : Deteriora hasta 15 dB

Deterioro II:
500 Hz : Deteriora hasta 20 dB
1000 Hz : Deteriora hasta 20 dB
2000 Hz : Deteriora hasta 25 dB
4000 Hz : Deteriora hasta 30 dB

Deterioro III: Mayor que el I y II, pero sin llegar al máximo del equipo.

Deterioro IV: Mayor que el I y II sobrepasando el máximo del equipo

El deterioro I y II son cortipatías; el deterioro III sugiere daño neural. Mientras que el deterioro
tipo IV confirma daño neural.

Conclusiones:

 Las pruebas supraliminares sirven de complemento a las que se realizan en una


audiometría clásica, teniendo como principal función determinar el lugar topográfico
del oído interno que se encuentra dañado. De esta manera, podemos clasificar a las
hipoacusia sensorio-neural en sensoriales y neurales o retrococleares.

 Los principales fenómenos que nos ayudan a realizar esta separación son el
reclutamiento en el caso de las hipoacusia sensoriales y la fatiga o deterioro tonal en
el caso de las neurales.

 También hay que señalar que se pueden sufrir distorsiones a nivel de Intensidad
(reclutamiento); Tono (diploacusia) y Duración (Fatiga). Es en estos tres parámetros
en los cuales intentan evaluar las pruebas supraliminares.

 Otro dato que cabe constatar señalar, que en una audiometría no se pueden realizan
todas los pruebas supraliminares estudiadas (hay más), sino que son solo algunas las
que pueden llevarse a cabo. Esto es debido por su facilidad y tiempo de realización.
Las más comúnmente usadas son la de Fowler, S.I.S.I. y deterioro tonal de Carhart, ya
que son las que poseen el mayor grado de confiabilidad. Siendo el resto solo
alternativas.

Bibliografía

 LEYTON, M . Apuntes de clase. Universidad de Valparaíso.

 SEBASTIÁN, GONZALO DE. Audiología práctica. Ed. Médica Panamericana. Buenos


Aires, Argentina.1987.
Sesión n° 15
“Evaluación impedanciométrica”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 25 de Junio del 2002

IMPEDANCIOMETRÍA

En oposición a los exámenes audiométricos subjetivos, que implican la participación


del paciente, existen otros métodos, llamados "objetivos", cuyas respuestas al estímulo
sonoro son independientes de la conciencia del sujeto. Uno de ellos es la
Impedanciometría, que corresponde al estudio de la impedancia acústica, que es la
resistencia que el oído medio opone a la propagación del sonido. Se trata de un examen
objetivo que nos da información del estado de la vía auditiva, por lo que ayuda a aclarar
diagnósticos diferenciales, básicamente en hipoacusias de conducción ya que estudia en
mayor parte la función del oído medio. Por oto lado se mide la Compliancia, que se define
como la movilidad o elasticidad del sistema del oído medio. Hace referencia a la facilidad de
transmisión del sonido a través de éste. La unidad de medida son los cc. cuyo rango de valor
normal oscila ente 0.6 y 1.4 cc.

Técnica del examen impedancial

Al igual que la audiometría este examen nos permite hacer una exploración en distintas
áreas audiológicas. A continuación se señala de modo breve cada una de estas áreas,
señalando su importancia y sus características generales.

I. Impedancia física o absoluta.


Corresponde al valor absoluto de la impedancia timpánica expresada en ohms. Los
valores en la normalidad oscilan entre 1500 y 3000 ohms. Cabe señalar que esta medida no
tiene mayor importancia en la audiometría.

II. Estado de la trompa de eustaquio.

Por medio de la bomba de presión se puede verificar la funcionalidad de la trompa de


eustaquio. En el examen, luego de introducir la sonda en el oído se da una presión positiva
de 200 mm de agua y se le pide al paciente que trague varias veces. Si la presión no varía es
porque no pasa el aire, en cambio, en una permeabilidad normal de la trompa la presión
disminuirá con las primeras degluciones. Esta es una prueba muy útil, ya que nos permite
saber el estado de la trompa, es una prueba segura y de un alto grado de fidelidad.

III. Medición del reflejo timpánico o reflejo acústico.

Esta medición corresponde a una de las más importante en la audiología. Consiste en


medir los reflejos sonoros de los músculos del oído medio. El procedimiento de su aplicación
es como sigue:

 Primero colocamos el auricular al lado que queremos investigar.


 Segundo, se introduce la sonda en el oído contrario (tener cuidado de que selle bien,
para evitar escape de aire).
 Tercero, se aplica la prueba a 0 presión.
 Cuarto, se envía un tono puro de 70 db en aumento hasta lograr la aparición del reflejo
(recordemos que el reflejo se activa aproximadamente a los 75-80 dB sobre el umbral.
 Por último, el mismo equipo nos entregará el grafico donde se señala la intensidad a la
cual se activó el reflejo.

Con este resultado podremos analizar las siguientes ítems:


Cadena osicular:

En el caso que existiese una disfuncionalidad de la cadena, ya sea interrupción,


presencia de líquido en la caja timpánica, etc. Estas alteraciones se verán reflejadas por una
ausencia de este reflejo o por una excitación a una alta intensidad.
Reclutamiento:
En primer lugar, debemos recordar que el reclutamiento se caracteriza por una
hipersensibilidad en las altas intensidades. Por ello, si existe la activación del reflejo en tonos
inferiores a la normalidad se debe sospechar la presencia de reclutamiento. Por ejemplo, si
un paciente tiene un umbral mínimo de 40 db, necesitaría por lo menos 110 db (70 db por
sobre su umbral) para obtener el reflejo, si este reflejo apareciera a 90 db (50 db por sobre su
umbral auditivo) todo indicaría la presencia de reclutamiento auditivo.

Simulación:

Dado que se trata de un reflejo totalmente inconsciente, se puede detectar la


simulación. Por ejemplo, si un paciente que dice no oír y su reflejo se activa alrededor de los
80 dB, no hay lugar a duda que está fingiendo.

Diagnóstico de hipoacusias de origen central:

Este diagnóstico se basa en la comparación de los resultados entre la excitación


normal contralateral (sonido enviado por el oído contrario) y el ipsilateral (el sonido va por el
mismo lado de la sonda). La diferencia normal entre la respuesta homolateral como la
cruzada es de más o menos 10 dB En cambio, se sospecha de lesión central cuando esta
diferencia es superior a 15 dB.

Timpanometría o medida de la compliance timpánica con diferentes presiones.

La timpanometría es una prueba desarrollada para evaluar la movilidad de la


membrana timpánica durante la variación de presión del aire. Para realizar la timpanometría
se inserta la punta de una sonda en el conducto auditivo externo hasta obtener un sello
hermético. Posteriormente, se "aplica" presión para facilitar la observación del
comportamiento del sistema frente a los cambios de dicha presión.

Como se puede apreciar, el timpanograma consta de dos ejes perpendiculares entre


sí. En el eje vertical (ordenadas) se encuentra la complacencia expresadas en centímetros
cúbicos (cc). A su vez, el eje horizontal indica las presiones ejercidas sobre el tímpano en
milímetros de agua.

Existen diferentes curvas de timpanograma, dentro de las más frecuentes se


encuentran:

Timpanograma tipo "A"


En él encontramos los valores de compliancia máxima bien definida a una diferencia
de presiones de 0 mm H20. Esta curva es la que se observa más a menudo en personas con
audición normal o hipoacusia neurosensorial.

Timpanograma tipo "Ah" o “Ad”


Este tímpanograma es una variación del tipo A, en él se obtiene un pico alto y abierto
(compliancia elevada) dada la hipermovilidad de la membrana timpánica; la presión se
encuentra dentro de lo normal. Este tipo de curva es característico en una discontinuidad de
la cadena oscicular. Generalmente el impedanciómetro no entrega la gráfica completa, por lo
que se observa una curva abierta que se cierra en niveles imposibles de graficar.

Timpanograma tipo "AS"


El tímpanograma muestra una compliancia limitada en relación con la movilidad
normal, manteniendo la presión de aire dentro de parámetros de normalidad. Es
característico de la otoesclerosis.
Timpanograma tipo "B"
El timpanograma se caracteriza por la poca vairación de la compliancia cuando hay
cambios de presión del aire. En él no se observa máximo de compliancia definido a ninguna
presión de aire. Este timpanograma es común en las personas con líquido en el oído medio
(otitis media serosa).

Timpanograma tipo "C"


La cima de la compliancia se encuentra bien definida a presiones negativa. La
presencia de un tímpano intacto pero retraído sugiere una alteración en la trompa de
Eustaquio.

Conclusiones

 La impedancia es la resistencia que pone el oído al paso del sonido. Se mide


mediante la impedanciometría , que es un examen objetivo por no requerir
colaboración del paciente. Permite evaluar la parte mecánica del oído, es decir, el
funcionamiento del oído medio. También es posible señalar que no evalúa niveles de
audición como la audiometría, sino que estudia el oído medio y su resistencia al
sonido sugiriendo diversas patologías de acuerdo al gráfico que entrega el
tímpanograma.

 Por otro lado, es de útil realización porque investiga adecuadamente diversos


componentes del oído medio necesarios para establecer un determinado diagnóstico.
Entre estos se encuentran:
 Medir movilidad de la membrana timpánica
 Determinar la presión del oído medio
 Evaluar función de la trompa de Eustaquio
 Evaluar funcionalidad de cadena osicular
 Estudiar los reflejos acústicos
 Determinar la hipoacusia simulada
 Estudiar la función del nervio facial
 Realizar topodiagnóstico auditivo.

En resumen , podemos decir que la impedanciometría es un examen muy completo del


oído medio que nos permite hacer una exploración de distintas áreas audiológicas. Sus
resultados son confiables, ya que no requiere de la participación del paciente, entregando
información clara para establecer topodiagnósticos auditivos.

Bibliografía

 DE SEBASTIÁN, GONZALO. Audiología práctica. Editorial Panamericana, 1997.


Buenos Aires Argentina.

 Apuntes de clases “Impedanciometría” . Fonoaudiólogo Luis Leyton. 3º año de


fonoaudiología. 25-06-2002. Universidad de Valparaíso.

 http://www.barajas.vanaga.es/fcps/timpano.htm

 http://www.semm.org/timp.html
Sesión n° 16
“Potenciales Evocados Auditivos”
Profesora: Joyce Lavanchy
Fecha: 14 de Junio del 2002

POTENCIALES EVOCADOS

Se entiende por potenciales evocados a la medición de la actividad eléctrica de áreas


localizadas de neuronas cerebrales durante la realización de tareas perceptuales específicas.
Dicha actividad neural origina corrientes eléctricas que producen cambios de voltaje que
pueden ser registrados con electrodos en la superficie del cráneo (frente, lóbulos y
mastoides).
Cabe señalar que las ondas de los potenciales evocados son de muy baja amplitud, al
grado de llegar a estar enterrados en la actividad eléctrica espontánea. En el procedimiento
los estímulos son dados en forma repetitiva y el computador extrae la señal después de cada
estímulo para promediarlos. Este proceso continúa hasta que la onda deseada se vuelva
suficientemente clara.

Tipos de ondas de potenciales evocados:

 Tempranas o de corta latencia (dentro de 30 mseg.): son generadas en tractos y


núcleos sensoriales primarios subcorticales. Son de pequeña amplitud, su
consistencia es alta en sujetos normales y no están afectadas por anestesia general.
 Tardías o de latencia larga (75 mseg o más después del estímulo): tienen mayor
amplitud y son fáciles de obtener. Su consistencia y reproducibilidad so bajas en
sujetos normales y se alteran muy fáciles con variables (atención, etc.).

Dentro de los potenciales evocados se encuentran los visuales (PEV),


somatosensoriales (PESS) y auditivos (PEAT), el cual es estudiado y aplicado por nuestra
profesión. Este examen ha demostrado ser más útil que otras pruebas y además tienen
diferentes aplicaciones.

Utilidad de los PE:

 Acusan anormalidades en la función del sistema sensorial (audición, visión,etc.)


 Revelan la existencia de disfunciones clínicamente no sospechadas en un sistema
sensorial.
 Definen la topografía de la alteración.
 Permiten la distinción entre alteraciones orgánicas y psicógenas.
 Dotan de un indicador objetivo a la función sensorial cuando las pruebas de percepción
son subjetivas (niños).

Potenciales evocados auditivos de tronco cerebral

Los elementos neurales que se encuentran en la vía auditiva son:


 Cóclea.
 Ganglio espiral.
 VIII par.
 Núcleo coclear (en la protuberancia inferior).
 Núcleo olivar superior (porción superior del tercio inferior del puente).
 Lemnisco lateral y su núcleo (puente medio superior).
 Colículo inferior (mesencéfalo).
 Geniculado medial (tálamo).
Antes de comentar los patrones de normalidad de los potenciales evocados auditivos del
tronco cerebral, es bueno conocer la vía auditiva como componente del tronco cerebral. Si
observamos el esquema general vemos que de los núcleos cocleares, ventral y dorsal,
ascienden las fibras nerviosas hasta llegar al campo olivar, concretamente a los núcleos
superiores, medio y lateral, dicha ascensión en parte se realiza contralateralmente. Del
campo olivar la vía ascendente auditiva llega a los núcleos del cuerpo trapezoide y a los
núcleos del lemnisco lateral.

Posteriormente nos encontramos con el mesencéfalo en su colículo inferior, más adelante


con el diencéfalo , concretamente en el cuerpo geniculado medio y finalmente se llega al
telencéfalo que es donde se sitúan las áreas del cortex temporal, es decir nos encontramos
la proyección de las fibras auditivas hacia el cortex cerebral.
La diferenciación de estos potenciales tiene dificultades, ya que todas estas estructuras
están situadas en un área muy pequeña. Sin embargo, en la actualidad se acepta la
siguiente distinción:

 ONDA I:
Se origina en las neuronas del primer orden coclear, concretamente dentro del órgano
de corti.

 ONDA II:
Esta se origina en los núcleos cocleares.

 ONDA III:
Se forma en el complejo olivar superior.

 ONDA IV:
Ya que la vía auditiva asciende hasta llegar en el núcleo anterior del lemnisco lateral,
es allí donde obtenemos el origen de esta onda.

 ONDA V:
Es posiblemente una de las más importantes y su obtención se debe a la escala que
de dicha vía auditiva realiza en el tubérculo cuadrigémino posterior o colículo inferior.

 ONDA VI:
Ya más adelante, cuando la vía auditiva llega al cuerpo geniculado interno, se obtiene
esta sexta onda.
 ONDA VII:
Es la última en distinguirse y la situamos en las radiaciones que la vía auditiva realiza
en la zona tálamo-corticales.

Para poder llevar a cabo este examen es necesario seguir diferentes procedimientos. En
primer lugar, Los estímulos son enviados mediante click que van entre los 2500 a los 3000
ciclos/seg. La intensidad aplicada debe ser de 25 db sobre el umbral auditivo del paciente.
Se prueba primero con intensidades de 70-80 db n HL, con clicks presentados
monoauralmente. Luego, se baja la intensidad a 30 db y se busca la presencia de la onda V,
si no se encuentra se sigue subiendo la intensidad hasta que la onda aparezca.
Las respuestas obtenidas al realizar los diversos estímulos auditivos de los potenciales
evocados, se pueden distinguir respuestas normales y respuestas patológicas. Dentro de las
respuestas normales, la latencia en milisegundos para las respectivas ondas es la siguiente:

ONDA I..............1,5 MS.


ONDA II.............2,6 MS.
ONDA III............3,6 MS.
ONDA IV.............4,6 MS.
ONDA V..............5,5 MS.

El tiempo que se demora el estímulo entre la onda I y la V es denominado TCC


(tiempo de conducción central), el cual es el recorrido de todo el tronco encefálico. Cabe
señalar, que el tiempo de las ondas difiere de un recién nacido con la del adulto debido a la
maduración del sistema nervioso. De esta manera, en un recién nacido el periodo de latencia
se verá más aumentado que en el adulto.

Aplicaciones clínicas de los Potenciales Evocados Auditivos

1. Detección de umbrales auditivos: la menor intensidad que se obtiene en la onda V


refleja el recorrido completo de la conducción del tronco. Esta onda se considera
como el umbral auditivo.
2. Maduración neurológica: desde el recién nacido hasta los 2 años se puede ver que
las ondas son de corta latencia, pero más clara. Después de los 2 años se puede
considerar como las de un adulto.
3. Topodiagnóstico: en las hipoacusias de transmisión hay un alargamiento de la onda
I. En cambio, en las hipoacusias de percepción se ve la latencia de la onda I hasta la
V.
4. Simulación auditiva: se detecta porque es un examen objetivo, ya que no se
necesita de la participación del paciente, como en otras pruebas.
5. Lesiones Otoneurológicas: para diferenciar si la hipoacusia tiene un componente
neural. Por ejemplo, generalmente en el Neurinoma, se produce una prolongación de
la onda V y también del intervalo de la onda I a la III, pero del oído opuesto por la
compresión que hace el tumor del lado enfermo al sano.
6. Aplicaciones neurológicas:
 Tumores de la fosa posterior, que son mucho más comunes en niños que en
adultos.
 Hidrocefalia: asociada a severas anormalidades en los PEAT, siendo lo más común
una disminución en la amplitud de los últimos componentes.
 Leucodistrofia: enfermedad desmielinizante que puede ser demostrada.
 Enfermedades metabólicas que alteran los PEAT son: enfermedad de Leigh, déficit
de piruvato descarboxilasa, Fenilquetonuria, enfermedad de Jarabe de Arce.
 Enfermedades degenerativas que afectan los PEAT son: Ataxia de Friedreich,
enfermedad de Gaucher, espasmos infantiles, Síndrome de Kearns Sayre y el
Kernieterus. En la Ataxia de Friedreich los PE anormales ayudan a descartar otras
ataxias hereditarias donde éstos están normales.

7. Estudio de pacientes Psicóticos:


 Autismo: es común encontrar latencias interondas prolongadas o umbrales
auditivos elevados. Estas afecciones representan parte de una disfunción difusa
del encéfalo y no están directamente relacionadas con la conducta autista.
 Retardo mental: se ha encontrado que los niños retardados tienen ondas
significativamente más pequeñas que los normales.
8. Selección de audífonos: se examina primero sin audífono y luego con él para ver si
es el adecuado o no.

Conclusión.

 Los PEATC son, sin lugar a dudas, uno de los exámenes más completos en el campo
de la audiología. Ya que, Revelan la existencia de disfunciones clínicamente no
sospechadas en un sistema sensorial, definen la topografía de la alteración, permiten
la distinción entre alteraciones orgánicas y psicógenas y además dotan de un
indicador objetivo a la función sensorial cuando las pruebas de percepción son
subjetivas (niños).
 En primer lugar, el análisis topográfico que nos entrega de toda la vía auditiva, nos
permite conocer el lugar afectado por alguna posible lesión. Así, por ejemplo una
lesión ubicada entre la cóclea y el complejo olivar superior, nos dará un tiempo de
latencia aumentado en la onda I a la V.
 En segundo lugar, es importante señalar que este examen nos da información del
umbral auditivo en aquellos pacientes que no es posible aplicarles una audiometría.
Aquí nos referimos a niños muy pequeños y a todos aquellos pacientes que por
alguna patología asociada no puedan responder a una audiometría. De esta manera,
es la objetividad de este examen lo que lo hace útil y necesario en la exploración
auditiva.

Bibliografía

 DAVILAT, M “Manual de Neurología Pediátrica”, 1994


 LAVANCHI, J . Apuntes de Trastornos de Audición.

Sesión n° 17
“Exploración Vestibular”
Profesor: Fernando Ferrer
Fecha: 19 de Junio del 2002

EXPLORACIÓN VESTIBULAR

El examen del aparato vestibular es muy importante en la clínica, ya que ayuda para
verificar el buen funcionamiento del sistema vestibular y en caso contrario identificar el lugar
de la lesión. Así, estas diversas pruebas nos indicarán la causa del vértigo, el cual puede ser
por un problema en el oído interno, VIII par craneal o en el SNC. Además, esta exploración
se hace a pacientes que se sospecha un compromiso del aparato vestibular, como son los
síntomas de vértigo (sensación de movimientos rotatorios), mareo (pérdida del sentido de
orientación) o desequilibrio (incapacidad para mantenerse de pie).

Rutina de prueba

1. Examen de los pares craneanos:

 III – IV y VI: músculos oculares.


 V: reflejo de cierre corneal.
 IX: movimiento del velo del paladar.
 X: función del nervio recurrente.
 XI: elevación de hombros.
 XII: sacar la lengua.

2. Función del cerebelo:

 Metría: capacidad de efectuar movimientos finos.


 Diadocosinesia: capacidad de efectuar movimientos alternativos rápidos.
 Sinergia: movimientos combinados.
 Temblor intencional.
 Marcha.

3. Desviación segmentaria: Se solicita al paciente que estire los brazos y que cierre los
ojos por 1 minuto. En un paciente con alteración se producirá el movimiento de brazos
hacia un lado.

4. Estudio del equilibrio: Se subdivide en 2 etapas:

 Estático: orientación del cuerpo en el espacio. Este se evalúa con la prueba de


Romberg, que consiste en que el paciente se pare con los pies juntos y los
brazos atrás, manteniendo esa posición.
 Romberg (+): no se mantiene parado.
 Romberg (-): logra mantener posición.
 Romberg oscilante: hace movimientos compensatorios.
 Dinámico:
 Prueba de marcha: se observa si el paciente presenta una base
amplia se sustentación o presenta lateropulsiones.
 Prueba de marcha en una línea.
 Prueba de marcha a ciegas con retroceso.
 Prueba de marcha en estrella.
5. Prueba de nistagmo:
Nistagmo
"Movimiento conjugado y coordinado de los ojos alrededor de un eje determinado, que
puede descomponerse en una sucesión rítmica y alternante de fases lentas y rápidas"
(Becquer, 1990).

"Es una alteración de la estática del globo ocular que se manifiesta por movimientos
alternantes de este órgano. El nistagmo es la expresión local, a nivel de los globos oculares,
de un fenómeno motor general que da lugar a la desviación de la cabeza, miembros y tronco,
en el sentido de la sacudida lenta del nistagmo" ( M. Portmann, 1976).

Clasificación

Nistagmo fisiológico:
Se puede producir por diferentes mecanismos, de los cuales se pueden mencionar:

a) En posición extrema de la mirada:


Se desencadena en mirada extrema, en ángulo mayor a 50º. Es de corta duración y tras una
sucesión de sacudidas se agota rápidamente (decremento de intensidad).

b) Nistagmo de fatiga:
Cuando se mantiene largo tiempo la mirada hacia un lado aparece como consecuencia de la
fatiga de los rectos interno y externo de la musculatura ocular (análogo al temblor de la
musculatura esquelética).

c) Nistagmo de enfoque:
Movimientos de enfoque con carácter nistágmico durante la fijación de un objeto en el campo
visual, rápida sucesión de sacudidas, inmediata fatiga (decremento de intensidad).

Nistagmo patológico:

1.-Nistagmo Espontáneo:

a) Nistagmo espontáneo de origen vestibular periférico.


b) Nistagmo espontáneo de origen vestibular central.
2.-Nistagmo Provocado:

a) Nistagmo Posicional.
b) Alteraciones del Nistagmo Post-calórico.

I. Nistagmo espontáneo

Movimiento ocular conjugado y que se produce en ausencia de estímulo inducido.

 Nistagmo espontáneo por lesión vestibular periférica

Características:

1. Unidireccional.
2. La fase rápida determina la dirección
3. La dirección coincide con la sensación de giro del paciente.
4. La fase rápida bate en sentido opuesto a la lesión anatómica vestibular.
5. Morfología horizontal u horizontal-rotatorio.
6. Aumenta su intensidad (amplitud y frecuencia) al mirar en el sentido de la fase rápida.
7. Disminuye con la fijación ocular activa.
8. Se compensa entre 4 a 8 semanas, desapareciendo clínicamente.

Clasificación de Alexander:

Se demuestra en lesiones vestibulares periféricas agudas.

GRADO I
Presente al mirar en sentido contrario a la lesión.
GRADO II
Presente además en mirada central.

GRADO III
Presente además al mirar en el mismo sentido de la lesión.

Evolución:

Comienza a desaparecer primero el nistagmo espontáneo al mirar hacia la lesión,


luego en mirada central y finalmente al mirar en sentido contrario a la lesión. La progresiva
desaparición del nistagmo espontáneo es paralela a la compensación de la lesión,
demostrada sintomatológicamente por la desaparición del vértigo, desequilibrio corporal y
mareo.

 Nistagmo espontáneo por lesión vestibular central

Características :

1. Unidireccional, bidireccional (más frecuente) o multidireccional.


2. Puede carecer de fase rápida (desviación ocular tónica en sentido de la fase lenta).
3. Fase rápida puede batir opuesta o incluso hacia la lesión.
4. Morfología horizontal, rotatorio, oblicuo, vertical o pendular.
5. Aumenta con la fijación ocular.
6. No se compensa espontáneamente.

Lesiones infiltrativas destructivas del tronco cerebral determinan habitualmente nistagmo


espontáneo bidireccional o multidireccional.
Lesiones del vermis cerebeloso y del cuarto ventrículo que producen síndrome de
compresión de la línea media, pueden producir nistagmo espontáneo vertical uni o
bidireccional, siendo también responsables de inducir nistagmo espontáneo bidireccional o
multidireccional.
La existencia de nistagmo espontáneo unidireccional en el contexto de síndrome de
hipertensión endocraneana o de compromiso de vías largas troncales o de pares craneales,
es sugerente de compresión lateral del tronco cerebral determinada por proceso que ocupe
espacio a nivel de hemisferio cerebeloso o en el ángulo pontocerebeloso.

Exploración del nistagmo espontáneo:

Se debe eliminar o disminuír al máximo la fijación ocular voluntaria mediante el uso, en


lo posible, de lentes especiales con más de 15 dioptrías (Gafas de Frenzel) o, en su defecto,
realizando las pruebas en un ambiente poco iluminado. Es de ayuda distraer al paciente
solicitando que realice una actividad automática como contar del 1 al 100, de 10 en 10 , etc.
Se exploran las siguientes miradas:
 Central.
 Lateral izquierda a 30 grados.
 Lateral derecha a 30 grados.
 Superior a 30 grados.
 Inferior a 30 grados.

El procedimiento consiste en hacer mirar al paciente un punto a 80 cm. aprox. durante


un instante y observar la presencia o ausencia de movimientos. Es importante no mantener
por más de unos segundos la mirada que se está explorando pues se podría desencadenar
un nistagmo de fatiga y, por ende, llevar a un diagnóstico erróneo.
De presentar el paciente un nistagmo espontáneo, se debe prestar atención a la(s)
mirada(s) en la(s) que se presenta, su dirección, frecuencia, ritmicidad y amplitud.
Los resultados obtenidos se pueden presentar realizando una descripción detallada de
lo observado o clasificándolos según los grados de Alexander.

Frenzel ideó un sistema gráfico para describir el nistagmo espontáneo. Este es poco
usado en la actualidad. Consta de los siguientes elementos:

II. Nistagmo provocado:

 Nistagmo posicional
Es un nistagmo producido por cambios posturales céfalo-cervicales.
Exploración del nistagmo posicional:

Se utiliza la metodología clásica descrita por C. Hallpike y que consiste en que el


paciente, recostado en decúbito dorsal, realice cambios de posición rápidamente, con el
objeto de inducir una adecuada estimulación de los receptores neurosensoriales utriculares,
canaliculares y receptores de tensión muscular (fibras gamma) de la musculatura cervical,
debiendo mantener cada posición a lo menos por 1 minuto. Se solicita al paciente que
mantenga, durante las maniobras, los ojos abiertos, observando un punto determinado en el
plano central de la mirada.
Las posiciones y el orden en que se realizan son las siguientes:

1º Erecto a supino EaS


2º Supino a izquierda SaI
3º Izquierda a supino IaS
4º Supino a derecha SaD
5º Derecha a supino DaS
6º Supino a erecto SaE
7º Erecto a cabeza colgando E a CC
8º Cabeza colgando a erecto CC a E
9º Erecto a cabeza colgando izquierda E a CCI
10º Cabeza colgando izquierda a erecto CCI a E
11º Erecto a cabeza colgando derecha E a CCD
12º Cabeza colgando derecha a erecto CCD a E

De las posiciones empleadas para el estudio del nistagmo posicional, las que
presentan mayor sensibilidad para evocarlo son las con cabeza colgando, destacando la
posición con cabeza colgando hacia atrás, la cual reproduce habitualmente la dirección del
nistagmo posicional que se presenta con cabeza rotada lateralmente y sirve además para
dirimir dudas respecto a la localización lesional.
De producirse un nistagmo posicional se debe prestar atención a sus características:
DIRECCIÓN: Horizontal, rotatorio, vertical, etc.

DURACIÓN: Tiempo entre el inicio y la desaparición del nistagmo posicional.

LATENCIA: Tiempo que demora en aparecer el nistagmo posicional.

FATIGABLE: Se agota o persiste tras la repetición de la maniobra postural que lo


desencadena.

PAROXÍSTICO: Tras un breve período de latencia comienza a aparecer gradualmente el


nistagmo, mantiene un período de desarrollo y luego decrece hasta desaparecer.

VÉRTIGO: Sensación de giro.

Clasificación clínica del nistagmo posicional:

C. Nylen en 1950, y G. Aschan en 1961 diferencian tres tipos de nistagmo posicional.


TIPO I (Central)
 Nistagmo posicional de dirección cambiante.
 Aparece sin latencia al producirse el cambio postural.
 Es persistente, durando más de 1 minuto.
 Sin caracteres paroxísticos.
 No se acompaña de vértigo o mareo postural.
 No fatigable al repetirse la maniobra que lo provoca.
 Por lo general su morfología es horizontal, rotatorio o vertical.

TIPO II (Mixto)
 Nistagmo posicional de dirección fija.
 Tiene caracteres centrales ( TIPO I ) y periféricos ( TIPO III ).

TIPO III (Periférico)


 Nistagmo posicional de dirección cambiante.
 Con latencia al producirse el cambio postural.
 Transitorio.
 Fatigable.
 Se acompaña de sensación de vértigo y/o mareo postural.
 Por lo general es rotatorio u horizontal-rotatorio hacia el oído subyacente en el
decúbito lateral con cabeza colgando.
 Puede ser también vertical, lo que sugiere compromiso de los canales semicirculares
verticales.

Patogenia del nistagmo posicional:

Múltiples factores:

1) Lesiones de la mácula utricular y/o de los elementos utriculares en el nervio y en el


tronco cerebral.
2) Lesiones de los receptores sensoriales de los canales semicirculares verticales y de
sus elementos neurales en el nervio vestibular y en el tronco cerebral.
3) Lesiones centrales, predominantemente de topografía flóculo-nodular del cerebelo.
4) Procesos expansivos del cerebelo, que el 50 % presentaba nistagmo posicional de
caracteres centrales o centro-periféricos (mixto) en lesiones de vermis o hemisferios
cerebelosos.

III.- Alteraciones del nistagmo post calórico

Principios:

La irrigación del C.A.E. con agua fría o caliente induce un efecto térmico que difunde
hacia las demás estructuras del oído, provocando, con una latencia de +/- 37 seg. corrientes
de convección en la endolinfa.

 CALOR: acción inductora de nistagmo post-calórico con fase rápida homolateral y


desviación segmentaria corporal contralateral.
 FRÍO: acción inductora de nistagmo post-calórico con fase rápida contralateral y
desviación segmentaria homolateral.

Para observar y comprender este fenómeno, el sujeto examinado debe estar en


posición decúbito dorsal, con ligera anteflexión cefálica a 30º para que el canal semicircular
horizontal quede vertical.
La fase lenta es de origen vestibular. Su responsable son los núcleos vestibulares del
tronco cerebral.
La velocidad máxima de la fase lenta es función lineal de la diferencia de temperatura
existente entre el agua irrigada en el CAE y la temperatura corporal al momento del examen.
La fase rápida de compensación se estructura en la sustancia reticular pontina
paramediana, a 1 mm. a cada lado del fascículo longitudinal medial, y es controlada por el
lóbulo frontal contralateral, el cual es informado de la distorsión de los globos oculares
durante la fase lenta, mediante la percepción que se realiza en el flóculo-nódulo y vermis del
cerebelo, con posterior recepción de ella en las áreas 18 y 19 de Brodmann (corteza
occipital).

La inclinación de la cabeza en 45º produce una reacción de los canales semicirculares


verticales, los cuales se rigen por una ley inversa a la de los horizontales (puede llevar a
error diagnóstico):

 CALOR: nistagmo de fase rápida contralateral.


 FRÍO: nistagmo de fase rápida ipsilateral.

Procedimiento:

 Paciente recostado en decúbito dorsal con anteflexión cefálica a 30º en el plano


horizontal.
 Se debe informar al paciente sobre el procedimiento a realizar.
 Se utiliza agua a +/- 7º de la temperatura corporal normal (37º), es decir, a 30º y 44º.
 Se irriga con estimulación unilateral alternante siguiendo este orden estricto:

OI a 30º
OD a 30º
OI a 44º
OD a 44º

 Se debe realizar pausa mínima entre cada irrigación de a lo menos 5 minutos.


 Se debe dirigir el chorro de agua directamente al tímpano. Si el paciente presenta
perforación timpánica se deberá irrigar con agua en la cual se diluirá ácido bórico o
povidona yodada. Al respecto, la irrigación directa del promontorio provocará
respuestas mayores (en intensidad y amplitud) a las esperadas con tímpano íntegro.
 Se irriga durante 40 seg. Al minuto se debe comenzar a contar el nistagmo durante 30
seg, vale decir, hasta 1 min, 30 seg. El resultado debe multiplicarse por 2, lo que nos
dará la frecuencia del nistagmo, en ng/min.
 Esperar hasta que desaparezca el nistagmo post-calórico, tiempo que nos indicará la
duración total de la respuesta (desde el comienzo de la irrigación).

0 40 seg 1 min 1 min 30 seg x tpo.


/---------------/---------------/--------------/-------------------------FIN
IRRIGAR PAUSA CONTAR NG ESPERAR FIN DEL NG

Si no se obtiene respuesta con agua a 30º ni a 44º en un mismo oído se debe irrigar a
18º por 1 minuto.

Resultados:

En el Calorigrama se deben registrar todas las observaciones realizadas en cuanto a:

DIRECCIÓN DEL Ng: Se debe graficar.


FRECUENCIA DEL Ng: Nº de sacudidas multiplicado por 2. Se expresa en Ng por minuto
(Ng x ')

RITMO DEL Ng: Regular o Irregular.

AMPLITUD DEL Ng: Leve, Media, Amplio.

DURACIÓN DEL Ng: Tiempo total, desde el comienzo de la irrigación hasta el fin del Ng.

VÉRTIGO: + leve, ++ moderado, +++ severo.

NÁUSEA: + presente, - ausente.


VÓMITO: + presente, - ausente.

La duración normal de la respuesta nistágmica fluctúa entre 1' 45'' a 2' 30''.
Se aceptan diferencias entre un oído y otro de 20''.

Cálculo de asimetría vestibular:

Existen dos alternativas. Una consiste en verificar la diferencia, en segundos de la


duración, de la respuesta post-calórica entre un oído y otro. Si esta es superior a 20'' se
consigna: Hipoexcitabilidad Vestibular del Oído .

Otra alternativa es utilizar la fórmula de Jongkees, Maas y Philipszoon:

OI 30º OD 30º
+ OI 44º + OD 44º

X Y
X-Y x 100 = % de asimetría

X +Y

Valores aproximados:

0 a 1,5 %: Prueba calórica simétrica.


1,5 a 15 %: Hipoexcitabilidad vestibular leve o no significativa (del oído con menor suma).
+ 15%: Marcada hipoexcitabilidad sugerente de paresia vestibular.
NHR: No hubo respuesta o arreflexia vestibular.

Alteraciones cualitativas del nistagmo post-calórico

1. Disritmia del ng post-calórico

Irregularidad en respuesta ng, tanto en frecuencia como amplitud.


Lesiones: vermis o hemisferios cerebelosos.

2. Desviación ocular tónica en sentido de la fase lenta del ng

Desviación tónica mantenida, sin fase rápida ( o esta es irregular ).


Lesiones: Calota protuberancial, sustancia reticular pontina paramediana.

3. NISTAGMO PERVERTIDO

Respuesta ocular no esperable ( Ng oblicuo, vertical, etc. ).


Lesiones: Piso IV ventrículo, núcleos vestibulares, línea media IV ventrículo.

4. DISOCIACIÓN NISTAGMO-VERTIGINOSA

Prueba calórica normal pero sin sensación vertiginosa.


Lesiones: Centrales. También se ha observado en sujetos normales expuestos a constante
movimiento, como marinos o bailarines.

Alteraciones cuantitativas del nistagmo post-calórico

1. Hipoexcitabilidad vestibular

Respuestas menores a 1' 40'' o más de 20'' de diferencia entre un oído y otro.

2. Parálisis vestibular

Arreflexia vestibular. Si es unilateral, por lo general, es periférica.


Sólo cuando no obtenemos respuesta a 18º.

3. Preponderancia direccional

Predominio cuantitativo de respuestas según su dirección, por calorización ipsilateral a 44º y


contralateral a 30º. Un 15% de diferencia es significativo.
Lesiones: Núcleos cerebelosos ipsilaterales. Si es periférico la dirección preponderante es
opuesta a la lesión.

Para calcular el porcentaje de preponderancia direccional se aplica la siguiente


fórmula:

OI 30º OD 30º
+ OD 44º + OI 44º
X Y

X-Y x 100 = % de preponderancia


X +Y

4. Disociación térmica
También llamada lesión combinada unilateral o bilateral.
Se define como una respuesta parética o nula a 30º en un oído, con respuesta normal a 44º,
y viceversa.
Lesiones: Periféricas (más frecuente en Enf. de Menière y Neuronitis Vestibular) o Centrales
(Lesión del piso del IV ventrículo, núcleos vestibulares).

Al denominar la Disociación, ésta llevará como primer nombre la temperatura alterada,


vale decir, si no hay respuesta con agua caliente se dará el diagnóstico de Disociación
térmica caliente-fría y si no se obtiene reacción ante el agua fría se denominará Disociación
térmica frío-caliente. Ambas reacciones pueden ser uni o bilaterales.
Para calcular el porcentaje de disociación térmica se aplica la siguiente fórmula:

OI 30º OI 44º
+ OD 30º + OD 44º

X Y

X-Y x 100 = % de disociación térmica

X +Y
5. Hiperexcitabilidad vestibular

Respuestas mayores a 3' a 3.5', por déficit en la regulación inhibitoria cerebelosa.


Lesiones: Sindrome de línea media de fosa posterior (vermis y/o IV ventrículo) hemisferios
cerebelosos (flóculo-nódulo).

6. Disociación cócleo-vestibular

Indemnidad coclear, con parálisis vestibular.


Lesiones: núcleos vestibulares en piso del IV ventrículo.

Conclusiones
 En la función del sistema vestibular ninguna prueba por sí sola puede resolver todos
los problemas de la evaluación. Para diagnosticar un trastorno de origen vestibular es
necesario una exploración minuciosa de todos los nervios, especialmente los que
están contiguos al VIII par. Es imprescindible la exploración del VIII par cualquiera sea
la forma, para poder determinar el origen de los síntomas vestibulares. Hay muchas
patologías de oído interno que tienen como comienzo el mareo o vértigo, por lo que se
hace muy importante la exploración de este sistema.

 Una de las pruebas utilizadas para clarificar los síntomas del paciente, es la prueba de
nistagmo. Como ya vimos anteriormente el clínico decidirá que tipo de prueba utilizar
para determinar un buen diagnóstico. Así, está la prueba de nistagmo espontáneo,
provocado (postural) o la prueba calórica. Es muy importante tener presente que en la
actualidad que son muy pocos los Fonoaudiólogos que se dedican a esta
especialidad, aunque esta área nos competa a nosotros. Sin embargo, este exámenes
son utilizadas por los Otorrinolaringólogos, que ocupan para el diagnostico de la
posible causa del vértigo. Es por esto, que es necesario adentrarnos más en el tema
para que el examen de VIII par sea una más de las áreas que evaluamos en audición.

Bibliografía.

1. Ganong, W. "Audición y equilibrio", en FISIOLOGÍA MÉDICA. México, Editorial El Manual


Moderno, 1988.

2. Bois Hilger, A. “Otorrinolaringología de Bois”. Mexico, Editorial Interamericana, sexta


edición, 1992.

3. Ferrer, F. “Apuntes de Exploración Vestibular”. Trastornos de la Audición, 2002.

4. Leyton, J. “Apuntes de Nistagmo y Prueba Calórica”. Audiología I, 2001.


Sesión n° 18
“Generalidades y tipos de audífonos. Indicaciones y contraindicaciones”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 25 Junio del 2002

PRÓTESIS AUDITIVAS

La pérdida de audición es un fenómeno cada vez más extendido. Se calcula que


afecta aproximadamente a un 7% de la población.
La prótesis auditiva o audífono es un amplificador portátil, más o menos sofisticado,
que mediante señales electroacústicas, aumenta el sonido hasta el nivel útil para el oído
enfermo.

Componentes electroacústicos

La prótesis auditiva se compone de:


1. Micrófono o entrada
2. Circuito electrónico de amplificación
3. Sistema de salida

Asimismo, otros componentes de un audífono estándar son los controles, el sistema


de alimentación (batería) y el molde.

1. Micrófono o entrada: este se encarga de captar la onda sonora del exterior y la


transforma en un análogo eléctrico mediante la vibración de un diagrama. Puede ser
unidireccionales o multidireccionales. Este micrófono puede ser cerámico,
privilegiando entre las frecuencias 200- 5000; magnético, con mayor eficacia entre los
400- 4000 Hz. ,de cristal, de carbón, etc. No obstante, el más utilizado es el electret
por cubrir un más amplio espectro de frecuencias que va de la 100 a la 8000 Hz.

Por otra parte, existen entradas alternativas que permiten que el sonido recibido sea
más fidedigno, como:

 Bobina de inducción telefónica:


 Salida de receptores FM:

2. Circuito electrónico de amplificación : Permite incrementar en intensidad el sonido


que ingresa al audífono, de acuerdo a la ganancia de este. Además, utiliza una débil
fuente de tensión, lo que alarga la vida de las pilas y evita riesgos de accidentes
eléctricos.

Tipos de ganancias.
 Ganancia acústica: es la diferencia entre la salida y la entrada, expresada en
dB SPL. Esta no es igual para todas las frecuencias y depende directamente
del tipo de prótesis y de las características eléctricas con que éste fue dotado.

 Ganancia operacional: ganancia mínima para que un audífono sea eficiente.

 Ganancia pick o máxima: ganancia máxima en la frecuencia más eficiente con


una salida de 60 dB.

 Nivel máximo de salida: nivel en el cual el audífono limita su salida cuando


recibe un alto nivel de entrada.

 Respuesta de frecuencias: se obtiene midiendo la ganancia de varias


frecuencias entre las que la prótesis es capaz de amplificar. De esta manera se
obtiene el rango óptimo de frecuencias audibles que fluctúa entre 250 y 5000
Hz
 Ganancia de inserción: diferencia entre la ganancia obtenida en el CAE con y
sin audífono.
Tipos de amplificaciones.

 Circuito integrado: aquí, los componentes electrónicos del aparato, como los
transistores, diodos y resistencias se encuentran en una placa de silicio que
proporciona las conexiones con los controles externos.

 Híbrido: los componentes eléctricos mencionados son de menor tamaño y se


encuentran discretamente soldados en una placa cerámica o impresos en tableros de
circuito.

 Clase A: hay un solo transistor bipolar. Este hace que la prótesis tenga baja distorsión,
poca ganancia y consumo de energía constante aún sin señal de entrada.

 Clase B: también llamado Push-Pull. Aquí hay dos transistores que proporcionan una
mayor ganancia con un menor consumo de corriente, proporcional a la señal de
entrada. Sólo hay distorsión al conmutar los dos transistores .

 Clase D: es el Push-Pull modificado, ya que éste elimina la distorsión al conmutar los


transistores . En ausencia de señal, no consume energía, lo que aumenta la vida de la
pila.

 Clase K: K-AMP de Mead Killion adapta automáticamente la ganancia según el nivel


sonoro de entrada.

Tipos de amplificaciones.

 Amplificación lineal: la relación de aumento de la señal de salida con la de entrada está


en una relación de 1:1, es decir, constante, hasta alcanzar un punto de saturación
 Amplificación limitada tipo Peak Clipping: limita la señal de salida cortando los peaks de
energía frente a los aumentos de la señal de entrada. El máximo de salida es constante y
cuando se excede aparece la distorsión.

 Amplificación comprimida AGC: aumenta la señal de salida en forma lineal, de acuerdo a


la señal de entrada hasta el nivel máximo de salida. En este momento, la potencia de
salida se comprime automáticamente, evitando la distorsión del sonido.
AGC INPUT: se activa al ingresar la señal al circuito de amplificador.
AGC OUTPUT: se activa al salir del circuito de amplificador.

TIEMPO DE ATAQUE O ACOMETIDA: es el tiempo en se demora el circuito en activar


la compresión . Este no debe superar los 2-10 mseg.
TIEMPO DE RECUPERACIÓN: es el tiempo que se demora el circuito en volver a su
estado normal de amplificación, que no debe superar los 50-150 mseg.

Filtros

 ASP (Adaptative signal processing): mantiene la amplificación de las frecuencias


fundamentales para la inteligibilidad de la palabra, suprimiendo el ruido ambiental
automáticamente. Evita el efecto enmascarante sobre las consonantes y fonemas de
frecuencias altas.

 DSP ( Digital feedback suppression): suprime la retroalimentación o efecto Larsen


entregando automáticamente una señal correctora idéntica a la recibida, pero en
oposición de fase, anulando el efecto de acoplamiento. Esto permite una ganancia de
5 a 15 dB más que en un audífono convencional.

 HI – FI: es un sistema de reproducción de alta fidelidad que mejora considerablemente


la conformidad de la audición y la escucha de música sin aumentar la ganancia del
aparato.
2. Sistema de salida o auricular: transforma la energía eléctrica, que viene desde el
circuito electrónico de amplificación, en energía sonora. Generalmente son de tipo
magnético y armadura balanceada lo que les permite un óptimo desempeño en un
espacio pequeño y una mayor vida útil. Se ubica en el conducto auditivo externo y, el
algunos casos (agenesia del pabellón, por ejemplo), se pone un vibrador en la
mastoides.

Controles

Además, este amplificador posee una serie de controles que permiten un mejor
funcionamiento, tales como:
a. Interruptor
b. Control de tonalidad por medio de un sistema de filtros.
c. Control automático de volumen

Fuente de alimentación

Las pilas varían desde zinc-carbonato, óxido de plata, mercurio, zinc-air, recargables
de níquel-cadmio hasta alcalinas AA.

Moldes

El molde debe diseñarse de acuerdo a las necesidades del paciente para compensar
la pérdida auditiva. La elaboración del molde consiste en una impresión con material acrílico
o silicona del conducto auditivo externo. Los moldes pueden ser duros, blandos y mixtos.

Según el tamaño del molde se observa que el largo proporciona mayor ganancia en la
zona de la palabra y tonos graves; el corto, en las frecuencias agudas; el de forma de
trompeta, entre 2000-4000 Hz.

Las partes del molde la componen un tubo , puente, concha, hélix, canal o tubo de
conducción. Además, posee una ventilación que reduce las frecuencias graves, iguala las
presiones y reduce la sensación de oído tapado y mejora la percepción sonora
Tipos de audifonos
Audífonos retroauriculares e intracanal.

 Caja o bolsillo: pueden portarse en cualquier receptáculo de la ropa. A pesar de ser


antiestético , posee muchas ventajas como su gran resistencia y durabilidad, fácil manejo
y ser económico. Asimismo, proporciona una mayor potencia de salida y menor riesgo de
acoplamiento. Puede adaptarse a una condición monoaural o biaural.
Sin embargo, este tiene desventajas como pesar 50 gr. y desfavorecer la
direccionalidad.
Es recomendable para personas con hipoacusia severa a profunda, y en algunos
casos, moderada

 Retroauricular : es pequeño (5- 6,5 gr.), cómodo, relativamente estético y favorece la


direccionalidad. En cuanto a sus desventajas es más costoso, requiere de mayor destreza
para el manejo de los controles.
Su uso es aconsejable para hipoacusias moderadas a severas, e incluso, cuando lo
amerita, leves.

 Intrauricular: se ubica dentro del pabellón auricular, por lo que es relativamente estético.
Pesa alrededor de 2,4 gr. No obstante, es de mayor costo, de difícil manejo y posee poca
ganancia, por lo que es aconsejable en hipoacusias leves a moderadas.

 Intracanal: se encuentra dentro del conducto auditivo externo, por lo que es estético y
poco visible. Es de mayor costo y posee poca ganancia, siendo de uso exclusivo en
hipoacusias de conducción.

 Vibrador óseo: indicado en casos de agenesia del pabellón, es de bajo valor, poco
estético de alto consumo de baterías. Se usa en hipoacusias de conducción.

 Microcanal: es el más estético, pero su costo es elevado, de poca ganancia (15-45 dB) y
requiere de un conductos con características especiales. Recomendado sólo en
hipoacusias leves.
Conclusiones

 La prótesis auditiva es un aparato electrónico que sirve para aumentar la intensidad de


sonido de forma que se compense la deficiencia auditiva del oído hipoacúsico. A grandes
rasgos, ésta se compone de una entrada, la que capta la señal sonora y la transforma en
una señal eléctrica; un circuito de amplificador, que amplifica la intensidad de la señal y
una salida, que transforma nuevamente la señal eléctrica a acústica y la entrega al oído.

 Cada tipo de audífono posee ganancias acústicas específicas, por lo que deberán ser
indicados de acuerdo al tipo e hipoacusia que la persona padezca . Asimismo, las prótesis
pueden ser estéticas o antiestéticas, caras o baratas, adaptándose a las necesidades y
recursos del paciente.
Bibliografía.

 SEBASTIÁN, GONZALO DE “Audiología Práctica” Editorial médica Panamericana,


Buenos Aires, Argentina,1997.

 RAMÍREZ, RAFAEL “Conocer al niño sordo” Editorial Ciencia de la educación preescolar y


especial, Madrid, España, 1990.

 Tríptico de información para pacientes con prótesis auditivas “Centros auditivos GAES”,
2002.
Sesión n° 19
“Métodos de selección de pacientes aptos para uso de audífonos”
Profesor: Juan Leyton
Fecha: 25 de Junio del 2002

MÉTODOS DE SELECCIÓN DE PACIENTES APTOS PARA USO DE AUDÍFONOS.

El audífono es, básicamente, un instrumento portátil, con características


electroacústicas que modifica las señales que llegan a él, entregándolas amplificadas. El
empleo de una prótesis auditiva no debe ser considerado como un último recurso en materia
de pérdida de audición, sino más bien, como un complemento valioso que corrige o aminora
los trastornos de comunicación producidos por algún tipo de hipoacusia (1). El resultado que
arroja la utilización de un audífono está en directa relación con la discriminación de la palabra
del paciente, que es entendida como la capacidad de comprender el lenguaje hablado por
medio de la recepción del mensaje oral. Además, la eficacia del uso de un audífono va a
estar ligada, por un lado, al rendimiento propio del aparato y por otro, al tipo de hipoacusia
que el paciente posea (2). Para consignar el grado de hipoacusia de un paciente se requiere
de ciertos exámenes que avalen las sospechas de hipoacusia. El primero que se realiza es la
audiometría; luego, y como forma de determinar a ciencia cierta el tipo de daño auditivo se
realizan pruebas supraliminares, potenciales evocados y/o impedanciometrías. Con toda esta
batería de exámenes, el fonoaudiólogo posee la información necesaria para determinar el
uso o no de audífono y el tipo de aparato, en caso de ameritar su utilización (3).
Luego de tener presente los antecedentes anteriormente mencionados, se debe
consignar qué pacientes son posibles candidatos a usar prótesis auditivas. Para esto, se
deben considerar algunos aspectos determinantes como el tipo de lesión que le produjo la
pérdida auditiva, el tipo de curva audiométrica de su audición o el fracaso de algún tipo de
intervención quirúrgica (1). Además, su uso no se descarta en pacientes que presenten una
discriminación de la palabra muy baja, en patologías concomitantes como Síndrome de
Down, Parálisis Cerebral, aberraciones cromosómicas, Meningitis, entre las más comunes.
Un punto importante de destacar es el que hace mención a la adaptación (determinación de
uso de audífono) al momento de detectada la deficiencia auditiva, con el fin de conseguir que
el paciente pueda percibir algunos sonidos o ruidos ambientales que le posibiliten el
desarrollo posterior de un sistema lingüístico que le permita comunicarse con su entorno
natural.

De esta manera, se entenderá su utilización en hipoacusias de conducción, cuyo


umbral auditivo sea inferior a 40 dB, en hipoacusias sensorioneurales, sobre todo en aquellas
que presentan reclutamiento, ya que en ellas existe un nivel bajo de inteligibilidad de las
palabras percibidas. Además, su uso es recomendable en casos cuya curva auditiva
presente caídas bruscas en las frecuencias agudas, aunque en estos casos se debe tener la
precaución de diagnosticar el uso de audífonos que posean un sistema de compresión de
volumen, ya que al aumentar con la misma intensidad toda la escala tonal, los graves
ensordecen a los agudos y la persona escucha ruidos de tonos graves que distorsionan en
gran medida los fonemas percibidos.

Otros aspectos que son importantes de tener en cuenta a la hora de determinar el uso
de audífono en un paciente son su educación y cultural. Así, se puede decir que la utilidad
del audífono en la persona está en indirecta relación con la patología coclear y relacionado
en forma directa con el nivel intelectual del hipoacúsico. Pacientes profesionales, profesores
o comerciantes aceptan sin oposición el diagnóstico de la prótesis ya que comprenden que
es un instrumento básico que les permitirá seguir desarrollando en forma casi normal sus
actuales labores profesionales y sociales; en cambio, un paciente de un nivel educacional
inferior a los señalados anteriormente no consideran relevante su uso ya que su hipoacusia,
en muchos casos, no les impide realizar sus trabajos en forma normal ni tienen problemas
con su problema auditivo, por lo que descartan el uso del aparato y no se interesan en
superar su déficit auditivo.

En pacientes añosos, la prótesis ofrece pocos resultado ya que su alteración auditiva


se basa en una falla en la integración mental de los estímulos por lo que, frecuentemente,
rechazan el audífono refiriendo molestias y complejidad en el manejo del instrumento; otros
en cambio, optan por esta alternativa manifestándose conforme con los resultados obtenidos
luego de usar durante algún tiempo el aparato. No se debe olvidar que siempre se deben
tener presente las características particulares de cada individuo, ya sean orgánicas como de
personalidad, por lo que no es muy recomendable insistir demasiado en la utilización del
audífono.

El aspecto estético y la economía del paciente son un punto importante dentro de la


determinación del uso de audífonos. Así, se considera las posibilidades de la persona para
adquirir un cierto tipo de audífono por lo que el fonoaudiólogo debe tener esto en cuenta al
momento de prescribir un audífono para que éste se encuentre al alcance del paciente y
cumpla con las condiciones técnicas para suplir o disminuir la deficiencia auditiva.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente planteado, se postula clásicamente que el


audífono se adapta en el oído de peor audición si la pérdida se encuentra entre los 30 y 60
dB en forma simétrica, es decir, ambos oídos presentan déficit auditivo, pero uno de ellos
posee una audición que está más lejos de este rango y es el que llevará el audífono. En el
caso de que las curvas audiométricas estén por debajo de los 60 dB en forma simétrica, se
coloca la prótesis en el oído que más se aproxime a los 60 dB, o sea, en el oído de mejor
audición (2). Esta es la recomendación clásica que se emplea para los casos de pérdida
auditiva con curvas audiométricas más o menos planas y sin la existencia de reclutamiento,
en el caso de las hipoacusias sensorioneurales. Si se presenta este último caso, es decir
reclutamiento, la prótesis se adapta en el oído que reclute menos para que así se disminuya
o aminore la distorsión de los sonidos (2). Todas las adaptaciones descritas son de carácter
monaural, es decir, el uso del audífono está descrito a un solo oído, dependiendo de las
características de la patología del paciente. Las aproximaciones de pérdida auditiva en
decibeles antes mencionadas tiene relación con el PTP (promedio tonal puro) audiométrico
de cada persona.
Existen situaciones en que el uso de audífonos está contraindicado o no refiere una
mayor ganancia auditiva. Uno de estos casos se da en pérdidas auditivas menores a 30 dB
ya que la audición restante del paciente le permite llevar una vida en sociedad sin mayores
contratiempos. También, se han observado escasos resultados en presencia de una
degeneración coclear con escasos restos auditivos, aunque hay autores que postulan que su
utilidad estaría basada en la defensa que presta el audífono ante los ruidos ambientales, que,
sin el aparato solo entorpecen su proceso comunicativo basado en la lectura labiofacial. Otro
caso de inhabilidad del audífono se observa en determinadas lesiones cocleares de las
hipoacusias sensorioneurales que provocan una disminución en la capacidad amplificadora
del aparato. Este hecho, significa en los adultos un déficit cualitativo del sonido percibido; y
en los niños es una cualidad que potencia los restos auditivos tan requeridos para los
ejercicios foniátricos que permitirán la creación del lenguaje(1).

Antes de hacer la indicación de la prótesis auditiva, se debe realizar una prueba


selectiva con el objeto de colocar el aparato más conveniente de acuerdo a las
características de la patología del paciente. Loa audífonos poseen diferentes características
(diferentes clases de amplificadores, unos con más ganancia auditiva que otros, con o sin
compresión de volumen, etc. ). El audífono más idóneo para cada paciente se determina por
el mayor o menor número de fonemas que el paciente repite correctamente, es decir, cuántas
palabras entiende demostrando su índice de inteligibilidad del lenguaje oral (2). Este
procedimiento se lleva a cabo con el protocolo conocido como prueba de audífonos (3),
creada para esta instancia la que es anexada al final de este capítulo.

Una vez realizado el estudio audiométrico tonal y audioverbal lo más fidedigno que se
pueda, el fonoaudiólogo procederá a regular la prótesis auditiva en forma individual según la
curva resultante y las respuestas de la prueba de audífono. Este procedimiento consiste en
modificar los filtros y ajustar el volumen según las necesidades del paciente en relación al
ruido ambiental al que se expone. La prótesis auditiva debe ajustar perfectamente, que no
produzca heridas, roces o que el paciente refiera molestia excesiva. Para esto, se reproduce
la forma del conducto auditivo externo de la persona por medio de una pasta moldeable. Si la
persona requiere el uso en forma biaural (en los dos oídos) de sus prótesis, se deben hacer
dos moldes, uno de cada conducto auditivo externo ya que nunca son iguales. Se debe tener
la precaución de evaluar el comportamiento del audífono durante los primeros días de uso ya
que la persona lo puede rechazar por algunas de las siguientes causas:

 Efecto Larsen: fenómeno físico que aparece en audífonos mal adaptados, y consiste
en un aumento sucesivo por reciclaje del sonido ya amplificado lo que puede ser
doloroso.
 Sobrecarga por exceso de amplificación
 Grave distorsión sonora.

Todos estos son problemas que se deben resolver técnicamente por el fonoaudiólogo.

El proceso que se debe realizar después del anterior, tiene relación con la primera
evaluación del paciente con audífono. En esta oportunidad se evaluará la discriminación con
y sin lectura labiofacial y con y sin el audífono, el desempeño en conversación espontánea
con y sin audífono y el disconfort frente a voz gritada o sonidos fuertes. Además, se practica
una audiometría a campo libre con y sin audífono donde se observa la tolerancia y
comodidad del sonido en el paciente para posteriormente realizar las modificaciones
pertinentes para obtener una óptina calibración del aparato. Una segunda evaluación se lleva
a cabo dentro de los siete días después de la evaluación inicial. En esta oportunidad se
controlarán los filtros, eficacia, comodidad y tolerancia del aparato.

Es de vital importancia la información técnica que se le entregue al paciente y su


familia sobre el uso y cuidado del audífono. Es así como el paciente debe cambiar la pila de
su aparato cada quince días sin importar el uso que le dé, con el fin de cuidar las conexiones
internas de las posibles mineralizaciones que se pueden producir por los componentes
químicos de las pilas.

Conclusiones

 La determinación del uso de una prótesis auditiva se hace en base a los resultados de
una serie de exámenes tanto objetivos como subjetivos. Es a la luz de este principio
que se hace necesario la toma de conciencia de la importancia de este proceso ya
que de él dependerá el futuro audiológico de una persona. De esta manera, el
fonoaudiólogo debe poseer las habilidades necesarias para realizar una correcta
interpretación de los resultados de las pruebas audiológicas para determinar con
certeza el tipo de audífono para cada paciente en particular.

 Los alcances que se pueden observar tras una falencia en el proceso de


determinación de un audífono para una persona pueden llegar hasta límites
insospechados. Es así como un mal diagnóstico de prótesis auditiva puede llevar a
que el paciente vea incrementada su patología o no se detecte la magnitud real de
ésta, posibilitando una ganancia incompleta de su déficit auditivo en consecuencia
que, dependiendo de la patología, podría tener un mayor aprovechamiento de su
aparato amplificador.

 Otro punto importante de destacar hace mención a las características personales del
paciente, especialmente a la personalidad. Según lo descrito, existen casos en que los
pacientes rechazan el uso de la prótesis por encontrarlo inútil o, simplemente,
antiestético. Es sobre estos argumentos, donde el fonoaudiólogo debe desarrollar un
influyente poder de convicción. Esto, con el objetivo de demostrarle a la persona que
el uso del aparato auditivo no es un lujo ni un mero capricho del profesional, sino que
es una herramienta necesaria para suplir su déficit auditivo, lo que le permitirá poseer
una mejor calidad de vida tanto personal como social.

 Es así como el profesional debe ser capaz de detectar en forma precoz cuando un
paciente se niegue a utilizar el aparato para persuadirlo de lo contrario; además, este
proceso de convencimiento debe ser rápido y certero, ya que se corre el riesgo de que
la persona no vuelva al servicio para evitar su uso, corriendo el riesgo de que su
patología pueda seguir en aumento. Para esto, el profesional de la audición debe
crear estrategias para este proceso basadas en la demostración de los beneficios que
le prestará el audífono a su salud física y mental. Lo anterior, lo puede lograr mediante
la prueba de audífono o indagando sobre sus relaciones sociales para poder ahondar
en este tema a la hora de persuadirlo en la utilización de la herramienta.
Bibliografía

 (1) Ramírez, Rafael; “Conocer al niño sordo”, Colección EDUCACION ESPECIAL tomo 9,
editorial CEPE, España, 1990.
 (2) Sebastián, Gonzalo de; “Audiología Práctica” Cuarta edición, editorial médica
Panamericana; Buenos Aires, Argentina, 1987.
 (3) Apuntes de cátedra de Trastornos de la Audición, Profesor Juan Leyton, Año 2002.
 (4) Laboratorios Audiológicos GAES, “Tríptico de información para pacientes con
audífonos”.
ANEXOS

PRUEBA DE AUDIFONOS

Nombre: .............................................. Edad: .................


Enviado por Dr .................................... Fecha ................

LOGOAUDIOMETRIA DE CAMPO
Voz conversacional con labiolectura: ..................................... %
Voz conversacional sin labiolectura :..................................... %
Mantiene conversación: .........................................................
Disconfort a voz fuerte: ..........................................................

AUDÍFONO EN OIDO IZQUIERDO


Voz conversacional con labiolectura: ..................................... %
Voz conversacional sin labiolectura :..................................... %
Mantiene conversación: .........................................................
Disconfort a voz fuerte: ..........................................................

AUDIFONO EN OIDO DERECHO


Voz conversacional con labiolectura: ..................................... %
Voz conversacional sin labiolectura :..................................... %
Mantiene conversación: .........................................................
Disconfort a voz fuerte: ..........................................................

AUDIFONO PROBADO: .......................................................


CALIBRACION : ........................................................
SE SUGIERE EN OIDO:........................................................

OBSERVACIONES : ............................................................
TEST RAPIDO DEL ESTADO AUDITIVO (4)

Si el paciente contesta en forma afirmativa a más de una pregunta, se pude sospechar


de algún daño auditivo susceptible de corrección con audífonos:
- ¿A veces oye sin entender las palabras?
- ¿Se siente tenso en reuniones porque le cuesta seguir la conversación?
- ¿Le resulta difícil hablar por teléfono?
- ¿Pone el volumen de la televisión y la radio más alto que el resto de su familia?
- ¿Le aturde el ruido del tráfico de la calle hasta el punto de sentirse inseguro?
- ¿Las personas que lo rodean le comentan frecuentemente que usted no oye algunos
ruidos ligeros como campanadas, automóviles que circulan por la calle, las voces de los
niños, etc.?
- ¿Le han comentado aluna vez: “ Ya te lo hemos dicho varias veces” ?
- ¿Padece acúfenos (zumbidos)?
- ¿Algunos sonidos agradables, pero débiles como el canto de los pájaros o el sonido del
mar, han desaparecido de su vida?
- ¿Se siente aislado en las reuniones familiares o entre amigos?
Sesion nº 1
Profesora: María Fernanda Agudelo V.
Fecha: 09 de Agosto de 2002.

TRASTORNOS AUDITIVOS ASOCIADOS A DÉFICIT VISUALES.

Los trastornos auditivos asociados a déficit visuales tienen como causa dos
factores, principalmente; que son los de origen genético y los de etiología congénita.
Dentro de los primeros, se relacionan directamente a síndromes preprogramados en
forma hereditaria. Los trastornos de causa congénita se adquieren durante el nacimiento
o después de éste, encontrando como causal más común la rubéola materna durante el
período del embarazo.

En este marco, cualquier tipo de intervención fonoaudiológica debe ser abordada lo


más precozmente posible, debido a los innumerables beneficios que esto trae consigo para
el desarrollo del individuo. De esta manera, y en búsqueda de mejores resultados, es
pertinente plantear las bases del tratamiento en torno a un equipo multidisciplinario
compuesto básicamente por un pediatra/neonatólogo, otorrinolaringólogo, oftalmólogo y
fonoaudiólogo, además, de la importante labor familiar dentro de todo tratamiento.
Esto, orientado al área fonoaudiológica, se encuentran como roles básicos de este
profesional los siguientes:
- Evaluación: Este aspecto es esencialmente audiológico, ya que por medio de pruebas
objetivas el terapeuta determina el grado de pérdida auditiva del menor. Los exámenes que
principalmente utiliza son: P.E.A.T., emisiones otoacústicas e impedanciometría.
- Evaluación, diagnóstico y tratamiento fonoaudiólogico de acuerdo a la edad del menor.
- Orientación familiar, en lo que respecta a la explicación, por parte del profesional, del
desarrollo del menor y la importancia del rol familiar en el tratamiento a seguir. Lo anterior
cobra gran relevancia debido a, que al tener como causa una alteración genética o
congénita, la condición del paciente es irreversible por lo que se debe procurar seguir
tratamientos que aprovechen al máximo las potencialidades del menor con tal de
proporcionarle una mejor calidad de vida.

A la luz de lo expuesto, en primer lugar, el fonoaudiólogo debe consignar la existencia


o no de restos auditivos. Generalmente, en los trastornos auditivos asociados a déficit visual
que son de causa genética lo más probable es encontrar anacusia; pero en los casos de
origen congénito, los restos auditivos son suficientes para el uso de prótesis auditiva la cual
se usa desde los primeros meses de vida en los casos de detección precoz de la patología.
Así, al iniciar el tratamiento fonoaudiológico, se va a priorizar el tacto como medio de
comunicación para, etapas posteriores, entrenar al niño ante la presencia/ausencia de
sonido. Para la creación de un medio de comunicación del menor con su entorno se usan las
vías sensoriales indemnes, siendo el principal el tacto; luego, el gusto y/u olfato. Este sistema
de comunicación se comienza a implantar alrededor de los 15-18 meses de vida,
dependiendo de las características niño y la disposición familiar al tratamiento.

Avocándose más al trabajo fonoaudiológico, se dirá que éste cumple dos objetivos
fundamentales: la creación de un medio de comunicación y la labor terapéutica propiamente
tal (evaluación, diagnóstico y tratamiento). Este trabajo dura 5 años aproximadamente, de los
cuales tres están destinados a crear un medio de comunicación. Todo este proceso debe
estar lo suficientemente concientizado en la familia para que estos se predispongan a las
exigencias de este período.
En cuanto a la labor terapéutica, el fonoaudiólogo parte de la base que ya hay
establecido un medio de comunicación. Así, se comienza con la evaluación de los aspectos
del lenguaje como la cantidad de vocabulario que maneja (expresión lingüística), si la
comprensión se encuentra indemne, el estado de los OFA, y el desarrollo de habilidades pre
articulatorias. Luego, se determina su diagnóstico de retraso de lenguaje secundario a la
patología de base, indicando el grado de severidad del trastorno.
El tratamiento se basa en la incorporación de lenguaje al sistema de comunicación del
menor en todos sus aspectos (semántica, sintaxis, fonología y pragmática). De esta manera,
si la comprensión se encuentra indemne, se comienza por la inclusión de mayor semántica
en el lenguaje del menor; en caso contrario, lo primero que se trata es el aspecto
comprensivo.

A continuación, se puntearan algunos sistemas de comunicación predeterminados


utilizados en casos de trastornos auditivos asociado a déficits visuales:

 Abecedario en segmentos de la mano (Tiflología): se ubica cada letra del abecedario en


determinados segmentos de los dedos y palma de la mano o según sea la orientación más
cómoda para el menor y sus interlocutores, es decir, la ubicación de las letras puede variar
según cada caso.

 Deletreo digital: se “pinta” o dibuja la letra en la palma de la mano del menor.

 Gráficos manuales: igual a lo anterior, pero en vez de dibujar las letras, se dibuja o pinta
lo que se quiere decir; ejemplo: si se refiere a una manzana, se dibuja una manzana en la
palma del niño.

 Material texturizado.

Para la instauración de cualquier sistema de comunicación, se comienza por enseñar


vocabulario, tomando como base para esto la familia (papás, hermanos, abuelos, etc.),
luego, se prosigue con el resto de categorías semánticas como alimentos, donde prima el
uso del olfato y el gusto además, de pintarle en sus palmas un símbolo que identifique lo
señalado.
Sin lugar a dudas, la evaluación, diagnóstico y tratamiento de menores con trastornos
auditivos asociados a déficit visuales en un trabajo largo que requiere de mucha constancia
y compromiso tanto del terapeuta como del menor y su familia.
ANEXOS

El multidiscapacitado experimenta al mundo como algo que no se relaciona con él.


Las experiencias de aprendizaje deben involucrar muchas oportunidades para actuar en el
medio y recibir satisfacciones del mismo. De la misma manera que estimulamos a un bebé
con alteraciones visuales solamente, la estimulación en estos casos será multisensorial, de
los sentidos que permanezcan indemnes o estén disminuidos.

En cuanto a las relaciones interpersonales, se deben establecer códigos de


comunicación entre padres y niño. Incluirlo en todos los acontecimientos familiares y sociales
del grupo familiar. Anticipar las acciones, debe saber lo que va a suceder, antes de comer, ir
al baño, etc., así se irá formando la iniciativa
para las demandas por realizar esas actividades.

A continuación, se presentan una serie de actividades estimulatorias multisensoriales


para ser aplicadas en niños sordos - ciegos:

-Desarrollo perceptual: cuanto mayor sea el número de experiencias sensoriales, aunque al


principio sean indiscriminadas e inconcientes, mayor será el campo de interés que hará que
el niño se mueva y se vuelva activo.

-Estimulación tactil: no sólo será con las manos sino con todo el cuerpo, sintiendo texturas,
temperaturas, pesos, tamaños y formas diferentes (tocar,
manipular, manotear).

-Estimulación de la prensión: llevar manos y objetos a la boca, primero con ayuda


enseñando los esquemas de acción, poder "ver con sus manos". Golpear, frotar, agarrar,
tirar, tomar, utilizar la pinza fina, etc. Todos estos movimientos deben tener un sentido. Sentir
el calor y el olor de la comida, tomarla con las manos cuando es pequeño, luego aprenderá el
uso de los cubiertos.

-Estimulación Auditiva: diferenciar sonidos del propio cuerpo, sonidos cotidianos, sonidos
de la naturaleza, de los animales, de los objetos, de los instrumentos musicales. También es
importante el silencio como contraste.

-Estimulación Olfatoria y Gustativa: sentir olores y sabores de diferentes sustancias que


sean posibles de probar, chuparse las manos y dedos, chupar objetos y alimentos, olerlos.
Saber discriminar las sustancias tóxicas o no comestibles.

-Sentido kinestésico:sentido de posición y movimientos del cuerpo en el espacio sin


incumbencia de la visión. Vivenciar el movimiento corporal, se ejercitará con juegos de
imitación al principio.

-Desarrollo del lenguaje: comprobar movimientos respiratorios en el otro, de la lengua y


labios, siempre teniendo como modelo el cuerpo del otro. Contacto cuerpo a cuerpo, que
toque la cara y el cuello para que sienta los movimientos de quien le habla. Emitir sonidos,
sílabas, frases cortas (según la edad del bebé). Hablarle, hacerle preguntas, nombrar los
objetos, que pida los objetos por su nombre, cuando entre o salga del lugar donde él está
siempre diga "hola o adiós", háblele cuando se mueva cerca o lejos de él. Cuando el
lenguaje se desarrolla sin experiencias sensoriales directas, aparecen el verbalismo o puede
ser síntoma de una inapropiada estimulación y experiencia.

Para estructurar el mundo del niño con multidiscapacidad debemos tener en cuenta:

-Al principio una sola persona mantendrá el estrecho contacto con el niño, para conocerlo y
captar las intenciones de comunicación. Cuando comience a generalizar sus demandas,
entrarán en interacción otras personas hasta que la comunicación se produzca fluidamente.
La comunicación básica será a nivel corporal. Tratar de realizar el mayor número de
experiencias directas, fuera de casa, de la escuela y con objetos y personas reales.

-Organización temporal: Se establecerán rutinas, con diferentes actividades desde que se


levanta hasta que se acuesta, siempre en el mismo orden, la misma secuencia, el mismo
lenguaje. A medida que incorpore estas rutinas, será él mismo quien inicie la acción y diga
qué es lo que va a hacer.

-Organización espacial: Cada tarea se realizará en el lugar específico (aseo en el baño,


comida en el comedor, dormir en eldormitorio) Cada objeto tiene su lugar determinado, cada
juguete su caja, cada prenda de vestir su lugar fijo.

Conclusión.

 El menor con discapacidad auditivo-visual debe ser tratado de manera integral y


estimulado multisensorialmente, utilizando aquellos sentidos que estén indemnes:
olfato, gusto, tacto, preferenciando este último.

 Existen distintos sistemas comunicacionales predeterminados para ser aplicados en


estos niños, con el fin de proporcionarles herramientas que le permitan comunicarse
con su entorno. Entre los métodos más comunes se encuentran el Abecedario en
segmentos de la mano, Deletreo digital, Gráficos manuales y Material texturizado.

Bibliografía.

 www. espaciologopédico.com/ Rapetti, Marta E. “Estimulación del niño ciego y disminuido


visual”, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

 Apuntes de Cátedra de Trastornos Auditivos asociados a Déficit Visuales, Flga. María


Fernanda Agudelo, Segundo Semestre Carrera de Fonoaudiología, 2002.
Sesión nº 2
Prof. Rodrigo Silva
Fecha: 21-11- 2002

TRASTORNOS AUDITIVOS ASOCIADOS A DÉFICIT MOTORES

Conductas comunicativas del niño pequeño

Conductas esperables

1º Llanto, grito, agitación motora.


2º Vocalización y variaciones en la intensidad de la voz.
3º-4º Gira la cabeza hacia el sonido y responde en forma selectiva a
la voz humana.
6º Laleo, mediante esto comienza la retroalimentación auditiva.
9º Imitativa-fonética.
12º Primeras Palabras
18º Combinación de dos palabras

Conductas comunicativas del niño sordo

Meses Conductas presentadas


- No se asusta, no pestañea ni cambia
de actitud frente a sonidos
Menos de 6 repentinos o fuertes.
- No se calma ni evidencia respuesta
alguna frente a la voz de la madre.
No imita sonidos de gorgeo o arrullos y
no responde a juguetes sonoros ni gira
6º su cabeza en busca de un sonido fuera
de su campo visual.

10º No emite ninguna clase de respuesta


cuando se pronuncia su nombre.
- No responde a sonidos familiares.
- Grita fuerte y emite vocales en forma
12º sostenida.
- No establece contacto ocular frente
a una voz.
15º No imita sonidos ni palabras familiares

En consecuencia, una alteración auditiva, de cualquier etiología, interfiere o retrasa la


evolución del lenguaje independiente de la severidad de la hipoacusia. En este marco, se
describirán los trastornos lingüísticos de esta patología según la severidad del cuadro.

 Leves
- Dislalias
- Déficit Atencional
- Pasan desapercibidas por los familiares

 Moderadas
- Aparición natural del lenguaje, pero con retraso y dificultades
- Requiere uso de audífonos y tratamiento fonoaudiológico

 Severas
- No hay desarrollo espontáneo del lenguaje
- Lenguaje oral difícil, lento y, a veces, muy limitado
- Detección precoz permite una voz y habla inteligible

- La comprensión del lenguaje oral depende de la lectura facial


- Requiere uso de audífonos y tratamiento fonoaudiológico

 Profundas
- Adquisición del lenguaje oral es muy difícil
- Voz y pronunciación resultan muy alteradas
- Requiere uso de audífonos y tratamiento fonoaudiológico

En cuanto a las deficiencias auditivas en niños con trastorno neuromotor, se afirma


que este tipo de patología puede ir asociada a una serie de alteraciones que influyen en la
rehabilitación general del paciente, siendo éstas sensoriales, psíquicas, intelectuales y/o
lingüísticas.

CLASIFICACIÓN

Dentro de los trastornos auditivos que se pueden encontrar en niños con Parálisis
Cerebral existen:

 Hipoacusias de Conducción, donde se produce una alteración que imposibilita la


transmisión del estímulo auditivo desde el oído externo al interno, con una pérdida
máxima de 60 dB.

 Hipoacusia Sensorioneural: Alteración del oído interno y vía central y periférica.

ETIOLOGÍA

Factores prenatales: Infecciones congénitas, eritroblastosis fetal, intoxicaciones


maternas, síndromes genéticos,
Factores perinatales: Prematurez, hipoxia isquémica neonatal.
Factores postnatales: Meningoencefalitis, traumatismos encefálicos, intoxicaciones.
EVALUACIÓN AUDITIVA

Las deficiencias auditivas que pasan inadvertidas pueden llegar al 25% en los
niños con PC y sólo pueden detectarse con exámenes sistemáticos.
En la sordera parcial, el niño no oye ciertos sonidos, por lo tanto su habla dse tornará
mal articulada. Sus padres están convencidos de que oye bien porque reacciona a los ruidos,
pero dado el déficit de conversación se considerará mentalmente limítrofe y es probable que
pase mucho tiempo antes de detectar el problema auditivo.
Debido a esto, se aconseja una prueba auditiva de rutina siempre que en un niño el
desarrollo del habla no proceda normalmente.

TIPOS DE PRUEBAS

1. Informales:
 En niños severamente dañados y/o menores de tres años se realizan observaciones
clínicas de condicionamiento auditivo, táctil y visual.
 En niños con trastornas neuromotores leves a moderados y/o menores de tres años, se
realizan observaciones clínicas de funciones auditivas, atención, ubicación, memoria y
discriminación auditiva.

2. Formales
 Audiometría
 Audiometría de juego
 Pruebas vestibulares
 Impedanciometría
 Electronitagmografía
 PEAT

Diagnóstico dIferencial: Disfacia ( trastorno funcional, integrativo del lenguaje),


Audiomudez ( alteración de las funciones práxicas del lenguaje), Sordera verbal (escaso nivel
de comprensión lingüïstica) y Psicosis infantil – Autismo.
CARACTERISTICAS GENERALES DE LAS DEFICIENCIAS AUDITIVAS EN
TARSTORNO NUEROMOTOR

El 15% de los niños con PC presentan trastorno auditivo.


El 7% de aquellos con compromiso piramidal presentan algún grado de hipoacusia.
Los trastornos auditivos se encuentran en un 25% de los niño atetoides, aunque rara
vez se observa anacusia. Las lesiones de los órganos nerviosos de la audición es constante
y el déficit afecta especialmente a los tonos agudos. Así, entre las frecuencias 2000 a 4000
la pérdida es del 50%, con una ligeras disminución hacia los 8000 Hz.
En déficit más o menos importantes se encuentran en niños espásticos a lo largo de
todas las frecuencias.
Las condiciones óptimas para escuchar pueden verse dificultadas a causa de
movimientos anormales del cuerpo, el paciente no logra adoptar uan posición que permita
orientar la fuente de sonido.
En los hemipléjicos se pueden detectar lesiones unilaterales ante el examen
sistemático.
A lo anterior, se suman causas rinofaringeas con otitis a repetición, espacialmente en
niños porque su movilidad faringea está reducida. Muchos tienen la rinofaringe llena de
secreciones que constituyen un terreno favorable a las infecciones del oído medio. Es por
esto que las hipoacusias más frecuentes en estos niños son las de conducción.

HABILITACIÓN AUDITIVA EN EL TRASTORNO MOTOR

OBJETIVOS: que el niño portador de un trastorno neuromotor adquiera habilidades


perceptivo-auditivas necesarias para la decodificación del lenguaje.

PRINCIPIOS

 Se requiere enfocar la problemática de comunicación de manera particular porque no


existe relación entre tipo de déficit neuromotor y trastornos de la comunicación.
 El diagnóstico y tratamiento precoz son importantes para una capacitación auditiva
temprana. En lo posible, esto deberá realizarse dentro del primer año de vida para darle
al niño oportunidad de un óptimo desarrollo del habla.
 En varios casos se indica un audífono al cual el niño debe acostumbrarse bajo la
supervisión de un Fonoaudiólogo. En algunos casos, la lectura labial da buenos
resultados.

PLAN DE TRATAMIENTO

Consideraciones previas

 Postura adecuada
 Eliminar ruidos contaminantes, distractores.
 Uso de prótesis auditiva.
 Canales de comunicación alternativa: gestual, LLF y CAA.

Contenidos

1. Atención a ruidos v/s silencio: ubicación, secuencia temporal.


2. Aprender a escuchar: en una primera instancia a los otros y luego a sí mismo.
3. Uso de retroalimentación auditiva cinestésica motora.
4. Programa de adiestramiento perceptivo: auditiva, visual, tactíl.
5. Rotulado de objetos: baño de palabras.
6. Ritmo y entonación del lenguaje.
7. Locución paralela: exclamaciones, acciones, expresiones populares y/o frecuentes,
frases.
8. Tareas auditivas.
- Discriminación no verbal: intensidad, frecuencia.
- Discriminación verbal: palabras opuestas.
9. Memoria verbal.
ACTIVIDADES

Técnica de “zonas de interpenetración”: dirigida al desarrollo de gnosias auditivas.

1. Intercalar una consonantes entre dos vocales iguales siguiendo el orden A, O, U, E, I.


Ejemplo:

AMA ABA APA ATA AFA ALA


OMO OBO OPO OTO OFO OLO
UMU...
EME...
IMI...

2. Intercalar una consonante entre dos vocales siguientes. Ejemplo:

AMO ABO APO ATO AFO ADO


OMU OBU OPU OTU OFU ODU
UME...
EMI...

3. Intercalar una consonante entre dos sílabas iguales. Ejemplo:

PAPEL PATEL PAMEL PAREL

4. Construcción de frases con palabras casi parecidas. Ejemplo:

PEPE CORRE CON UN PERRO

Si el niño sabe leer, se debe presentar la sílaba, la palabra o la frase por escrito al
mismo tiempo que la pronuncie.
Conclusión.

Los niños con trastornos neuromotores poseen otras alteraciones asociadas como
sensoriales (visión, audición), psíquicas, intelectuales y/o lingüísticas. Dentro de estas, la
deficiencia auditiva representa el 25% en el conjunto de paralíticos cerebrales, y sólo pueden
detectarse mediante exámenes auditivos sistemáticos.

La terapia logopédica busca que el niño tenga una correcta comprensión y expresión
fonética, o al menos, comprensible. Para ello, es preciso que sea capaz de distinguir los
fonemas a fin de poder comparar la comprensión y la pronunciación de su entorno con la
suya propia.

Bibliografía.

 Bustos, M. Carmen, “Reeducación del Habla y el Lenguaje en el Paralítico


Cerebral”, Editorial CEPE, 1984, Madrid, España.
 Cátedra de Trastornos auditivos asociados a déficit motores. Profesor Flgo.
Rodrigo Silva, Carrera de Fonoaudiología, Universidad de Valparaíso, 2002.
Sesion nº 3 y 4
Prof. Vania Fortuño.
Fecha: 13-08-2002

TRASTORNOS DE VOZ Y HABLA EN PACIENTES CON DÉFICIT AUDITIVO

El paciente sordo es aquella cuya pérdida auditiva es tal que no le permite integrarse a
las actividades con sus pares en iguales condiciones y que no desarrolla lenguaje a menos
que se realice adiestramiento visual y se facilite la vía auditiva a través de amplificadores
(audífonos). Aún así las vías preferidas en el sordo serán la visual y somestésica (sobretodo
si hay más de 90 dB de pérdida)

El hipoacúsico en cambio, puede adquirir más fácilmente el lenguaje oral ayudado por
su prótesis auditiva, aunque igualmente en él se podrán observar defectos de articulación,
limitación en el léxico y déficit sintáctico en menor cuantía, dependiendo del grado de
severidad de la hipoacusia.

La pérdida auditiva puede ser congénita o adquirida, por eso, desde el punto de vista
evolutivo los hipoacúsicos pueden ser:
- prelocutivos: antes de los tres años y medio
- postlocutivos o de después de los tres años y medio, cuando ya posee las estructuras
básicas o habilidades para el lenguaje articulado y debe ser vigilada su permanencia
implementando enseguida con audífono.
La vocalización de los bebés sordos y oyentes son parecidas hasta cerca de los 6
meses, pero a partir de esta edad las vocalizaciones difieren de sordos a oyentes tanto en
producción como en variedad. Dichas vocalizaciones tienden a disminuir hasta desaparecer,
a causa de la falta de retroalimentación auditiva y refuerzos ambientales, cayendo así el niño
en un mutismo absoluto (de ahí el uso del término sordomudo). Mientras antes se detecten
los trastornos de la audición, mayores probabilidades tienen los niños de recibir tratamiento,
y por ello de desarrollar buenas capacidades comunicativas, lo que resulta esencial para
adquirir capacidades académicas y sociales. Por este motivo, el uso de audífono debe ser
precoz, desde los 6 meses de edad, de modo que las vocalizaciones espontáneas de esa
edad no se extingan, evitando así alteraciones en las cuerdas vocales las que tienden a
permanecer hipotónicas.

¿Qué señales despertarán nuestras sospechas?

 El niño no reacciona o lo hace en forma inconstante a los diversos ruidos del ambiente
 Su juego vocal, es monótono, carece de musicalidad y desaparece en el momento en que
debería a comenzar las palabras con significado.
 La atención está reconcentrada o extremadamente lábil, es decir, se distrae con
demasiada facilidad.
 No comprende las indicaciones por más simples que éstas sean.
 No logra repetir frases, contar lo que le pasa ni mantener una conversación sencilla.

CARACTERÍSTICAS DE LA VOZ Y HABLA

La ritmicidad respiratoria es irregular, encontrándose un mayor frecuencia inspiratoria,


cortando o interrumpiendo la fluidez de la palabra.

La voz del sordo se va perfilando como voz forzada, ya que las cuerdas delgadas e
hipotónicas requieren de una mayor contractura del cuello para entrar en contacto y
vibración.

Las acentuaciones y énfasis en las palabras y frases se verán afectadas por los
golpes glóticos y la falta de discriminación en los cambios de intensidades de las sílabas y la
entonación de las palabras, lo cual producirá expresiones de entonación restringida,
repetitiva, como en sonsonete y con líneas melódicas en general menos enfáticas.

La falta de retroalimentación auditiva es lo que en gran medida define la función velar,


de modo que en el sordo podemos encontrar frecuentemente voces hipernasales (hiper-
rinofonía), hiponasales (hipo-rinofonía) o la alternancia de estas cualidades (un extremo y
otro). El velo se encontrará relajado para la respiración nasal (que es la mayor parte del
tiempo) y así permanecerá durante el habla, por lo cual finalmente la musculatura velo-
faringea se vuelve poco funcional si no se activa dicha zona con adiestramiento específico
( soplo, obturación de nariz, uso de espejo, uso de instrumentos musicales de viento)

La hipertonicidad a nivel del cuello produce una elevación exagerada de la laringe la


cual finalmente se fija en esa posición, produciendo voces de falsete. Este juego de
tensiones genera en la cuerda periodos de disfonía fluctuantes, mantenidos algunas veces
por irritaciones de cuerdas producidas por los golpes glóticos que produce el sordo o
hipoacúsico profundo, el cual le reporta sensaciones propioceptivas que buscan producir
mayores vibraciones a nivel de la laringe. Además, producto de esto no pueden mantener un
tono durante la fonación alargada, desafinando y tendiendo a subir o bajar.

Cuando no existe tensión exagerada sino sólo falta de activación de las cuerdas
vocales, el contacto entre ellas es pobre, sobretodo en el tercio posterior, dando un a voz
soplada, con hiato audible, o cuerdas arqueadas, hipotónicas, con resultado de voz opaca,
sin brillo, disfonía hipocinética, más frecuente de encontrar en los hipoacúsicos menos
profundos.

La voz característica del sordo no educado generalmente tiene desequilibrio


resonancial, con mayor participación de resonancias faríngeas, o voz engolada, facilitada por
la retracción de la lengua que adopta esa postura hacia la pared posterior de la faringe. Esto
se va superando con la disminución de producciones guturales que comienzan a ser
reemplazadas o desplazadas por la articulación de sonidos alveolares en el entrenamiento
de la articulación y además, los ejercicios de adosamiento lingual otorgan a la lengua una
posición más adecuada y relajada dentro de la boca, lo cual al momento de la producción
vocálica se va traduciendo en cualidades timbrísticas menos particulares.
ABORDAJE DE LAS TERAPIAS DE VOZ Y HABLA
EN PACIENTES CON DÉFICIT AUDITIVO

Cuando un niño presenta una disminución en su capacidad auditiva, la


adquisición del lenguaje no se producirá en forma espontánea ni fácil, sino con una
educación minuciosamente planificada, que permita a éstos niños, acceder a los niveles
superiores del lenguaje y el pensamiento. Entre una leve hipoacusia y una sordera, existe
una amplia gama de dificultades que deberá superar el niño y su familia. Lo más importante
será el evitar que la mudez se establezca en el niño, para lo cual se proponen diversas
actividades que se detallarán a continuación.

En la etapa de 0 a 3 años es muy importante realizar diversas actividades para


estimular al máximo todas las áreas del desarrollo en los niños con déficit auditivo, ya que su
discapacidad afectará no sólo al habla, sino también a las áreas social, emocional e
intelectual. Es así como la estimulación temprana viene a ser la respuesta para ayudar a
disminuir este handicap. Este abordaje temprano deberá suscribirse en un marco
interdisciplinario y cooperativo en el cual la familia juega un rol primordial. De este modo, la
primera forma de intervención es la información, dado que en un primer momento se puede
observar en los integrantes de la familia: estados de confusión, ansiedad, angustia, y anhelos
de búsqueda de las causas que determinaron el cuadro de su hijo/a. Esta información deberá
ser muy clara, precisa, oportuna y orientativa. Además, se tendrá en cuenta, los recursos
existentes, las técnicas para favorecer el vínculo inicial de la madre con su niño/a sordo/a, y
la indicación del equipo protésico adecuado, entre otros temas.

En cuanto a las primeras actividades, estas están centradas en el adiestramiento de la


percepción visual amplia, panorámica y periférica. Esto con el fin de que el paciente perciba
señales de alerta provenientes de cualquiera de los tres planos de orientación espacial.

Por otra parte, el gorjeo y el juego vocálico deben ser reforzadas mediante un
micrófono transductor de luz. Además, a partir de los 6 meses se comienza con el
entrenamiento de las habilidades prearticulatorias, en posición sentado. En cuanto a la voz,
se ejercita el soplo frente a vidrios y espejos y además se realizan ejercicios de
desplazamiento de objetos.

A partir del año, se realizan actividades de permanencia de objeto y se introduce


sistemáticamente el proceso de lectura labio- facial en las acciones cotidianas y
reconfortables para el niños (alimentación, baño, juegos, etc). Cuando el niño da sus
primeros pasos se ejercitará la atención a reflejos en vidrios y en espejos, a sombras y a
figuras de los lugares por donde transita. Así también, a diferentes tipos de vibraciones
( contínuos, pulsátiles, etc.) y a un mismo tipo de vibración en diferentes materiales, sobre
su cuerpo y con nuestra voz en nuestra mejilla. En cuanto al habla, se inician las praxias
gruesas de labios y lengua.

A los dos años se entrenará la mímica de las emociones y de las actividades


cotidianas de la casa, para lo cual se recomienda el uso de diversos materiales en los cuales
se pueda reproducir estas acciones. Por otro lado, se trabajará con las reacciones a los
distintos parámetros del sonido. En relación al habla, se comienza a adiestrar las praxias
buco-linguo-faciales con apoyo de espejo, y por otra parte, la voz se trabaja con la
percepción, búsqueda y reproducción de vibraciones en la parte anterior del cuello.

Sobre los tres años, en lo que a voz se refiere, se ejercita la vocalización a dúo y se
estimulan concretamente las emisiones sonoras que surgen espontáneamente en el juego.
En cambio en el habla, se adquiere el vocabulario gestual asociándolo luego a un
determinado movimiento labial que el entorno deberá manejar bien.

Luego, a los tres años y medio, se comienza la imitación de praxias para el habla.
Asimismo se inicia el entrenamiento en vocalizaciones largas, en el uso del soplo espiratorio
para la fonación y así llamar la atención. También, se trabaja la coordinación fonorespiratoria
durante el juego silábico.
Posteriormente, a los cuatro años, se ejercitará la memoria kinésico-somestésico-
verbal, la articulación, la reproducción de palabras monosilábicas y disilábicas simples. Por
otra parte, en la voz, se adiestra el tipo y el modo respiratorio adecuado y se ejercita el soplo
controlado.
CONDICIONES PARA EL ÉXITO DE LA TERAPIA

 Edad de detección de la hipoacusia

 Edad de inicio del tratamiento ( diagnóstico y terapia precoz).

 Edad del paciente que consulta.

 Grado de hipoacusia (leve, moderada o severa).

 Edad de comienzo del déficit auditivo (pre o postlocutivo).

 Ausencia de otras patologías concomitantes motoras o sensoriales.

 Nivel socio-económico.

 Nivel Intelectual.

 Buena tolerancia al uso de audífonos

 Inicio de uso de prótesis auditiva.

 Habilidad para desarrollar lenguaje oral.

 Apoyo familiar y del equipo interdisciplinario.

ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS

Antes de comenzar con la enseñanza de una metodología se debe escoger aquel que
se adecue a las características del paciente, iniciando la estimulación lo más tempranamente
posible. Algunas metodologías son:

1) Entrenamiento Senso - Perceptual.


2) Entrenamiento Auditivo.
3) Lectura Labio - Facial
4) Lectura Ideo-Visual.
5) Estructuración del Lenguaje
6) Escritura.
7) Terapia de Voz y Articulación.

Es esta última la que analizaremos con más detalle, pues constituye el tema de este
trabajo. Esta metodología se centra en el desarrollo del habla a través del entrenamiento
práxico, articulatorio, voz y coordinación fono-respiratoria. El criterio ese básicamente práxico
y visual, para asegurar el éxito desde el comienzo. Cabe destacar que la metodología que
contempla ambos tratamientos es oralista. El objetivo de esta es lograr la autonomía del
paciente en el entorno normoyente y se basa en el desarrollo de las habilidades básicas de
la comunicación (formulación, emisión, recepción, comprensión).

TERAPIA DE VOZ Y ARTICULACIÓN

La terapia en sus inicios puede ser grupal, aunque en etapas posteriores es


esencialmente individual. Esta debe seguir una determinada secuencia para tener éxito, la
cual se describirá a continuación:

I) Funciones Prearticulatorias ( succión, deglución y respiración).

II) Esquema Corporal ( segmentos gruesos y finos asociados a movimiento, duración y


ritmo).

III) Educación Auditiva ( a partir de los pasos visual, kinestésico y auditivo; intensidades y
frecuencias diversas con instrumentos y voz)

IV) Entrenamiento Vocal ( partiendo por emisiones sonoras de vocales aisladas, en sílabas y
en series silábicas unidas a significantes con significados concretos.

ABORDAJE DE VOZ

 respiración a través de soplos


 relajación y postura
 vocalizaciones prolongadas
 silabaciones prolongadas
 estimulación auditiva a través de tambor y flauta
 silabaciones asociadas a ritmo y movimiento corporal
 juegos de intensidad con micrófono conectado a visualizador
 juego vocálico de tonos

Las técnicas para la reeducación de la voz del sordo deben constar como en toda
terapia vocal con:
 relajación
 respiración
 fonación
 articulación

En el aspecto relajación se incluye la postura, la cual generalmente está alterada por


compensaciones del modo respiratorio.

La respiración se trabaja intensamente en su fase espiratoria asociada a soplo o


producciones silábicas con o sin voz, controlando las percepciones vibratorias en la parte
anterior del cuello con su mano

La imitación de praxias se realiza siempre en sesión aparte, para no confundir con la


producción de fonemas. Se trabaja frente a espejo hasta que el esquema corporal está
consolidado.

La fonación se realiza asociada a movimientos del cuerpo o a ejercicios de soplo que


disminuyan tensiones a nivel del cuello y permitan descender la laringe.

La tonificación de las cuerdas irá proporcionando mayores vibraciones en los graves


los cuales son bien percibidos a nivel de vibraciones, y esto a su vez produce un aumento en
la actividad de emisiones espontaneas, mejorando la cualidad timbrística, disminuyendo la
tensión que antes era necesaria ejercer para lograr producciones resonantes.
ABORDAJE DEL HABLA

En el habla, los aspectos más sensibles a ser afectados son el modo nasal u oral de
fonemas de punto articulatorio similar /n-l/, /c-y/ y /m-p/ ya que la función del velo no es
visible y la discriminación visual de estos fonemas es difícil. Así también es difícil distinguir
fonemas velares desde el punto de vista visual /k-j-g/.

Los fonemas áfonos /f-j-s/ son especialmente vulnerables y sufren alteraciones aún en
pérdidas leves.
Un factor importantísimo es la conformación de OFA y el nivel intelectual del paciente, sus
niveles de atención - concentración y el apoyo del grupo familiar como co-terapeutas.

Se comienza por:
 respiración
 voz
 praxias
 lectura labio-facial
 entrenamiento auditivo
 articulación
 cued speech

V) Articulación
 balbuceo de palabras
 articulación imprefecta
 precisión articulatoria.

La secuencia más recomendable para el éxito es:

1) Vocales /a/ /o/ /i/ /u/ /e/


2) Secuencia de vocales abierta -cerrada; cerrada-abierta; cerrada- cerrada.
3) Sílabas con fonemas bilabiales /p/ /m/ /v/ /f/.
4) Secuencias de dos sílabas con un mismo fonema consonántico.
5) Palabras mono y disilábicas.
6) Sílabas con fonemas lingüales /t/ /l/ /n/ /d/
7) Secuencias disilábicas con un mismo fonema (vocal o consonántica).
8) Palabras mono o disilábicas retomando el primer y segundo grupo de fonemas
consonánticos.

Estas secuencias se van incrementando con otro fonemas de acuerdo a las


capacidades de asociación y capacidad de coordinación fono-respiratoria y memoria
cinestésico-verbal. Además, cada paso es reforzado paralelamente desde el punto de vista
vocal y articulatorio. Cabe señalar que los fonemas más tardíos serán los menos visibles ( /g/
/k/) o los áfonos suaves ( fricativos o africados) de los cuales el paciente no puede tener la
impresión vibratoria que indica su presencia o ausencia.

VI) Lectura Labio Facial eficiente ( con ayudas terapéuticas)

VII) Estructuración del Habla y Lenguaje ( en secuencias determinadas por la terapia


lingüística tipo clave Fitzgerald).

AYUDAS TERAPÉUTICAS COMPLEMENTARIAS

 Significante Visual: se refiere a imágenes orofaciales del lenguaje hablado que capta el
sordo desde su interlocutor a través de a lectura labial, lograda con éxito si se ha
realizado una enseñanza adecuada del lenguaje y entrenamiento en la lectura labio-facial.

 Signos Icónicos: referidos a imágenes relacionadas con el significado y a símbolos


representativos de la forma. Éstos deberán estar presentes como refuerzo al menos hasta
los 7 u 8 años. A partir de esta edad el niño ya no necesitará estas imágenes, salvo en
casos de mayor dificultad donde se conservaran como recurso de asociación y fijación de
los significantes, hasta que logren usar el pensamiento lógico-operativo.

 Lectoescritura: es la forma más importante de representación convencional subsidiaria del


lenguaje oral, por lo cual se debe estar atentos ante probables dificultades para la
adquisición de esta habilidad.
 Significantes Gestuales o Dactilológicos: relacionado con el lenguaje principalmente
dactilar que acompaña al lenguaje verbal, facilitando la organización de ideas en el relato
de acontecimientos o en el discurso más espontáneo y natural.

Conclusión.

En primer lugar, es importante recordar que existen distintos tipos de trastornos de la


audición, y en este sentido debemos tomar en cuenta que el grado de pérdida va a
determinar de manera directa la capacidad de para desarrollar lenguaje oral. Es así como las
personas con sordera van a tener mayores dificultades en su adquisición que los pacientes
con hipoacusia.

En cuanto a la edad de aparición del déficit es necesario destacar que los bebés
sordos tienen un desarrollo del habla similar a los oyentes hasta aproximadamente los seis
meses de edad. Es decir, alcanzan a la etapa del balbuceo. Sin embargo, su posterior
evolución se ve detenida debido a la falta del canal de retroalimentación.

Es a partir de esta edad que se comienzan a evidenciar diversas características en


cuanto a la voz y el habla. Por un lado, la voz se ve alterada en todas sus cualidades,
destacándose principalmente por ser forzada y tener alteraciones en la resonancia. Por otro
lado, el habla se observa con interrupciones de fluidez y dificultades en cuanto a la prosodia.

En cuanto a la terapia, esta se debe iniciar lo más tempranamente posible, para así
tener mayores probabilidades de éxito. Los aspectos abordados son diversos, pues siempre
debemos tener un enfoque global en la intervención. En la voz se ejercitan tres aspectos
principales: la relajación, la respiración y la fonación. En cambio, en el habla se trabajan las
habilidades prearticulatorias, punto articulatorio y función de las cuerdas vocales. Además,
el trabajo debe considerar el entrenamiento auditivo, conocimiento del esquema corporal, uso
de lectura labio facial y enseñanza de la estructuración del lenguaje.
Por último, se debe mencionar que la probabilidad de que una niño con deficiencia
auditiva desarrolle trastornos en el habla y la voz es alta. En consecuencia, es importante
que el profesional dedicado al área de audición este capacitado tanto para su detección y
como para su posterior tratamiento. Por este motivo, debemos tener los conocimientos
necesarios para poder determinar los aspectos alterados, además de poseer un manejo
adecuado de las técnicas de terapéuticas.

Bibliografía.

 Flga. Vania Fortuño B., Apuntes de clase “ Trastornos de voz y de habla en pacientes
con déficit auditivo”.

 Flga. Vania Fortuño B., Apuntes de clase “ Terapia de los trastornos de voz y de habla en
pacientes con déficit auditivo”.

 Perelló, J. , Sordomudez, Ed. Científico – Médica, Barcelona, España, 1968.

 http://www.espaciologopedico.com, artículo: “Niños con déficit auditivo. Primeras


orientaciones” por Maria Victoria Quintana.
Sesion nº 5
Prof. Mª Fernanda Agudelo.
Fecha: 30-08-2002.

TRASTORNOS AUDITIVOS EN EL ADULTO


QUE AFECTAN LA COMUNICACIÓN

Al momento de referirnos a los trastornos de la audición del adulto que afectan la


comunicación oral, no se pueden dejar de lado dos alteraciones que día a día se hacen más
comunes; estas son la presbiacusia y el trauma acústico.

La presbiacusia, ha comenzado a aumentar su tasa de incidencia y prevalencia


debido a los cambios demográficos que esta sufriendo nuestro país por lo que es necesario
conocer un poco más acerca de esta patología. En cuanto al trauma acústico, podemos
decir, al igual que la presbiacusia, va en aumento, debido a la creciente contaminación
acústica con la que debemos convivir diariamente. Es por esto que se hace necesario
conocer acerca de la etiología y las formas de prevención para de este modo mejorar
nuestra calidad de vida.

La presbiacusia, se conoce como la “disminución de la capacidad auditiva de tipo


postlocutiva, de aparición notoria entre los 60 y 70 años de edad, ocasionada por
cambios degenerativos en el Órgano de Corti.” Se caracteriza principalmente por una
pérdida, inicial, de los tonos agudos que continúa hasta abarcar las frecuencias del área de
la palabra alterando significativamente la comunicación de la persona. Junto con esto puede
acompañarse de reclutamiento, lo que muchas veces imposibilita la implementación de un
audífono ya que a pesar de que el paciente escucha más, su discriminación no mejora,
pudiendo incluso empeorar. Además, en algunos casos, se acompaña de tinnitus y vértigo, lo
cual agrava más el cuadro.

A la hora de realizar un diagnóstico, es importante contar con una audiometría e


impedianciometría en las que se evidenciarán algunos de los síntomas mencionados
anteriormente. De este modo, en la audiometría, se observará una caída en las frecuencias
agudas (curva descendente), bilateral, simétrica. En la impedanciometría, por su parte, la
principal característica es el aumento de los reflejos.

Por otra parte es bueno conocer acerca de los diferentes tipos de presbiacusia, los
que han sido clasificados de la siguiente forma:

El principal mecanismo de acción de la patología , se basa en la degeneración de las


células del Organo de Corti, lo que afecta progresivamente la capacidad auditiva de la
persona. La alteración puede afectar diferentes partes de la cóclea, lo cual hace que varíen
algunas características del cuadro.
En lo que se refiere al tratamiento de la presbiacusia, es fundamental la
implementación de un audífono para disminuir el handicap, siempre y cuando no exista
reclutamiento. En caso de presentarse éste último, es aconsejable enseñar lectura labio
facial al paciente.

El traumatismo acústico se conoce como “ el descenso de la capacidad auditiva,


principalmente en las frecuencias agudas, ocasionado por una súbita exposición a un
estímulo sonoro de alta intensidad, o a la constante exposición al mismo”. Se clasifica, de
acuerdo al grado de pérdida auditiva, pudiendo diferenciarse tres tipos:

 Primer grado: No presenta trastorno auditivo ni de discriminación, pero en el


audiograma se observa una caída de 20 a 30 dB sólo en la frecuencia 4000
(escotoma).
 Segundo grado: El descenso en el umbral es mayor que en el primer grado, en
este caso se manifiesta una hipoacusia leve, con una pérdida que puede llegar
a los 40 dB, abarcando un mayor grado de frecuencias agudas.
 Tercer grado: la caída de la curva es acentuada, aparecen acúfenos y
reclutamiento intenso, la hipoacusia aumenta pudiendo encontrar el umbral en
los 60 dB. En este caso, la extensión tonal que abarca el traumatismo acústico
es mayor.

Además de esta clasificación, debe hacerse una diferenciación entre lo que es trauma
acústico y el daño auditivo inducido por ruido (DAIR). El primero implica una exposición breve
pero intensa al sonido, a diferencia del segundo, en el cual la persona se encuentra expuesta
constantemente al ruido (Ej: obrero de la construcción que no usa protectores auditivos). Es
por esto que el trauma acústico no tiene prevención porque puede ocurrir en cualquier
minuto, al contrario del DAIR que si es prevenible.

Las principales características del cuadro son :

 Escotoma
 Insidioso (DAIR)
 Gradual
 Descendente
 Reclutamiento
 Tinnitus

En cuanto a los signos, presentes en los exámenes Audiológicos, encontramos una


curva diagonal en la audiometría. A su vez, se destaca el escotoma, la bilateralidad de la
curva, el carácter progresivo de ésta y la alteración de la discriminación producto del
reclutamiento. En relación a la impedanciometría, es poco lo que se puede decir, sólo que se
aprecia un reflejo aumentado o ausente en frecuencias agudas.

Finalmente, es importante señalar los métodos que existen para tratar el trauma
acústico, dentro de los cuales se incluyen la prevención, la implementación de una prótesis o
la lectura labio facial. De acuerdo con esto, lo que más se recomienda es la prevención ya
que el daño producido es irreparable. En cuanto a la implementación de una prótesis, debe
confirmarse la ausencia de reclutamiento para asegurar el óptimo funcionamiento de ésta.
Por último, en caso de que hallan fallado los métodos anteriores, se recomienda la
enseñanza de lectura labio facial.

Conclusión.

 La presbiacusia debe ser estudiada a fondo, debido a la alta incidencia que tiene y
a la relevante función que cumple la audición dentro del proceso comunicacional.
 Si bien, la presbiacusia puede ser una enfermedad invalidante laboralmente,
debemos ser capaces de detectar simuladores que sólo buscan un beneficio
económico.
 En relación al DAIR, sería conveniente concientizar a la población de los efectos
adversos que puede provocar el escuchar sonidos a altas intensidades.
 Por último , debemos señalar que las empresas deben contar con las medidas de
protección necesarias para sus empleados, a fin de evitar las consecuencias ya
mencionadas.
Sesion nº 6 y 7
Prof. Marta Arrocet.
Fecha: 06-09-2002

EVALUACIÓN Y REHABILITACIÓN DEL PACIENTE


CON DÉFICIT AUDITIVO.

Cuando se inicia la sordera, antes de que exista o no se haya consolidado el lenguaje,


se está frente a un paciente pre-locutivo. Este no podrá adquirir un código sonoro
organizado convencionalmente, pues no logrará imitar sonidos exteriores ni comparar los
producidos por su propio órgano fonador. Su primera consecuencia es la falta de desarrollo
del lenguaje y luego los trastornos del habla y de la voz.

Por otro lado, la sordera que se produce después de adquirir el lenguaje,


aproximadamente a los ocho años (edad en que se adquiere la lecto-escritura), es la post-
locutiva. En esta, se enmarca, entre otros, la población del adulto mayor.

Aspectos a evaluar en pacientes con sordera:

 Voz
 Habla
 Lenguaje
 Respiración
 Praxias Bucolinguofaciales
 Pragmática
Pre-locutivos Post-locutivos
Voz  Si la posee, tiene  Gradualmente va
alterada todos los perdiendo su función
parámetros.
 Hipernasal.
 Hiponasal en caso de
amígdalas hipertróficas
Habla  Plana, áspera,  Normal
silabeante, mal
pronunciada.
Lenguaje  Alterado lo comprensivo  Sólo falla la percepción
y expresivo. del lenguaje hablado.

Respiración  Ruidosa  Normal


 Puede ser bucal y
presentar hipotonicidad.
En este caso hay que
evaluar la alimentación.
Praxias Bucolinguofaciales  Pueden estar “flojas”  Normales
Pragmática  Sólo toma turno cuando  Normal
el hablante tiene  Hablan en cualquier
cerrados sus labios. momento.
 Maneja un mismo tópico.  Maneja más de un tópico
 No responde a claves  Etc.
del lenguaje (¿Cómo?,
¿Qué?…)
 Le cuesta elaborar una
pregunta frente a una
respuesta.

¿Cómo evaluar?

 Voz: se evalúa con espejo de Glatzel y emisión de fonemas y sílabas, observando si es


hipernasal, hiponasal o normal según el empañamiento del instrumento.

 Habla: se evalúa la calidad sonora-áfona de los sonidos, ya que el sordo sonoriza los
sonidos áfonos. También se observa si respeta el punto articulatorio de los fonemas
bilabiales, velares, etc. Esto último se hace en sonido aislado y junto a otros sonidos.

 Lenguaje: se evalúan ciertos mecanismos

 Lexicológico: son las palabras que se encuentran engranadas en la memoria del


paciente, las cuáles podrán ser leídas en los labios del interlocutor.

 Mecanismo Sintáctico: una de las circunstancias que contribuyen a la comprensión del


sentido de una palabra, es el contexto general de la frase en que va incluida; cambios en
esta situación relativa alteran su sentido.

 Mecanismo Ideológico: la comprensión de la frase procede de la comprensión de la idea.


Un dibujo de un barco aclara el sentido de la frase “el barco es grande” frente a “el banco
es grande”.

 Mecanismo Mímico: los matices psíquicos y el sentido de la frase se completan mediante


gestos de la cara y de las manos.
 Respiración: se realiza al igual que los oyentes, observando el tipo y modo respiratorio, la
duración y fuerza del soplo, etc.

La Hipoacusia y/o anacusia son condiciones que afectan en gran medida el quehacer
cotidiano de las personas. Estas personas conservan la comunicación verbal expresiva,
mientras que la comprensiva se ve seriamente impedida debido a la disfunción del analizador
auditivo. En cuanto a la calidad de su habla y voz se encuentras normales.

 Por otra parte la evaluación debe ser completa y debe contar con:
 Audiometría
 Impedanciometría
 Pruebas supraliminares
 Pruebas de audífonos
 Pruebas VIII par

 Antes de formular el esquema de trabajo se impone:


 Diagnóstico diferencial fino (equipo de trabajo).
 Examen Fono-respiratoria y articulatorio, desde el punto de vista
organico y de funcionalidad.

 Método de tratamiento globalizado. Comprende la coordinación permanente de tres


niveles de intervención:
 Participación de la familia
 Escolaridad
 Atención clínica por parte del servicio de Fonoaudiología

Es importante tener en cuenta, además de la clasificación clásica a nivel de pérdida de


audición, otros criterios que incidirán en la comprensión del lenguaje antes de iniciar un
abordaje terapéutico como:

 Criterios evolutivos:
1.- Edad de aparición
2.- Diagnóstico
3.- Etiología

 Criterios cualitativos:
1.- Sordera conductiva o de transmisión.
2.- Sordera neuro-sensorial.
3.- Sordera mixta.

 Criterios Cuantitativos:
1.- Ligera (20 – 40 dB)
2.- Media (40 – 70 dB)
3.- Severa (70 – 90 dB)
4.- Profunda (más de 90 dB)
5.- Cofosis (más de 120 dB)

 Protocolos pragmáticos
1.- manejo de tópicos
2.- Turnos e habla
3.- Mantención de la conversación
4.- Iniciación de la conversación

Con todos estos datos, nos encontramos en posición de ofrecer un método alternativo
como lo es la Lectura Labio –Facial, cuyo principal objetivo es la rehabilitación de la
discriminación fonémica y la consiguiente mejoría en la discriminación significativa de la
palabra.

Condiciones generales para la aplicación el método de lectura labio facial

1.- Condiciones físicas


 Luminosidad. La luz debe distribuirse en forma adecuada, de manera que no se
produzcan sombras en los segmentos de la cara fonoaudiologo.
 Espacio Se requiere un lugar con, al menos, uno de sus muros lisos para el trabajo de
perfil en sombra.
 Privacidad. Se sugiere la presencia de la menor cantidad de personas posibles en el
recinto para evitar que el paciente se distraiga.
 Mobiliario mínimo. Escritorio, sillas, lámparas de mesa, espejo.
 Materiales. fichas para usarlas cuando el paciente no reconozca un fonema dado en
primera instancia.

2.- Características del paciente


 Predisposición psicológica. El paciente debe manifestar interés y conservar lucidez
mental.
 Visión. Visión compatible con las exigencias del método. El paciente debe ser capaz de
visualizar claramente la cara del interlocutor.
 Lecto – escritura. El sujeto debe dominar la lecto-escritura. Al menos, debe ser capaz de
transcribir ortográficamente los fonemas en combinaciones silábicas, palabras y frases de
mínima complejidad.
 Audición. Las sesiones se trabajan sin audífono. En caso de que el paciente advierta la
voz, se recomienda ”taponamiento bilateral”.

3.- Características del fonoaudiólogo


 Conocimiento acabado del método de L.L.F. y de problemática del paciente
 Conocimiento técnico detallado de la fonología española
 Modulación normal (sin exagerar)
 Intensidad vocal normal

 FACILITADORES

 Para con el paciente


1.- Forma Natural.
2.- No seguir un patrón o modo, puede leer, pero no imitarlo.
3.- Velocidad, ritmo e intensidad.
4.- Tener buena conformación ducal y dicción.
5.- Cuidar de cambiar un tema a otro con la persona sorda.
 Para con el medio
1.- Iluminación, es decir, si recae sobre la persona que hace L.L.F.
2.- Distancia con la persona sorda debe ser de 1.5 mt. máximo.
3.- Evitar distracción y consonancia visual, teniendo por ejemplo, objetos llamativos detrás de
la persona.
4.-Tratar de mantener los ojos del lector a de los labios del interlocutor.
5.- Procurar un blanco fijo.

 ENTORPECEDORES
1.- Mala implantación dental.
2.-Emocionalidad para contactarse con la persona sorda.
3.- Aspectos físicos: à Mujer: labios pintados, con lentes oscuros, chasquilla
que tape los ojos, con lentes, etc.
à Hombre: barba, bigote, cigarro, chicle, etc.

Conclusiones

 Cuando hablamos de sordos, debemos tomar en cuenta si es pre o post - locutivo, pues,
como ya se expuso, ambos son muy diferentes. Por lo anterior, al momento de evaluar
debemos considerar que es lo esperable para cada uno de ellos, ya que, por ejemplo, si
un sordo post-locutivo tuviera problemas pragmáticos esto no se explicaría por el déficit
auditivo.

 Al momento de evaluar a un sordo pre o post-locutivo se deben tener en cuenta distintos


aspectos de la comunicación, tales como la voz, la audición, el lenguaje, la respiración,
etc. Así, de este modo el fonoaudiólogo para manejar estos casos, debe ser un
profesional integral y abarcar conocimientos de todas las áreas que implica la
comunicación.

Bibliografía

 Ramírez, R. “Conocer al niño sordo” Editorial CEPE, 1990, Madrid. España.


 Arrocet, M., Saeger, R. “Método de lectura labio-facial para pacientes con sordera
postlocutiva”. Publicación Universidad de Chile, 1995. Santiago, Chile.

Sesión nº 8
Prof. Mª Fernanda Agudelo.
Fecha: 27-09-2002

MÉTODOS PARA EL ABORDAJE DE LAS HIPOACUSIAS


MÉTODOLOGÍAS PARA ABORDAR A PACIENTES CON DÉFICIT AUDITIVO
IRRECUPERABLE

En el abordaje terapéutico y educacional del menor deficiente auditivo, la intervención


del profesional fonoaudiólogo dependerá del tipo de hipoacusia que presente la persona. De
esta forma, en el caso de una hipoacusia de conducción, el Fonoaudiólogo debe realizar los
controles audiológicos como otoscopía, audiometría e impedanciometría. En el caso de una
pérdida auditiva neurosensorial o mixta, el quehacer fonoaudiológico guarda relación con los
controles audiológicos y ,fundamentalmente, con la habilitación y estimulación del lenguaje
mediante los diversos métodos diseñados para ello. Dada la importancia de esta última labor,
el propósito de esta unidad será exponer los métodos que se utilizan para favorecer el
desarrollo del lenguaje en el deficiente auditivo neurosensorial y mixto, ya que son ellos los
que se someterán a determinada metodología para estimular sus capacidades lingüísticas.

Los métodos a exponer se clasifican en tres grandes grupos. Estos son los orales,
los gestuales y los mixtos. Cada uno de ellos incluye variados submétodos y estrategias
de apoyo que pasarán a ser revisados a continuación.

1. MÉTODOS ORALES:

 EL MÉTODO VERBO-TONAL (unisensorial)


Fue desarrollado por Peter Guberina (lingüista yugoslavo) en el año 1950. Tuvo su
origen como método de rehabilitación parar personas con problemas graves de la
comunicación, orientándose al tratamiento de las dificultades de audición y se habla. Esta
metodología ha tenido una importante influencia en diferentes centros educativos y de
rehabilitación de sordos del territorio español.
Este método considera todos y cada uno de los actos del lenguaje como actos de
comunicación. No considera el lenguaje sólo como la mera producción fónica de señales
acústicas, sino como una estructura globalizada en la intervienen tanto los elementos
descriptivos de la cadena de comunicación (emisión, transmisión, percepción y producción)
como los elementos base del acto comunicativo: El cuerpo como emisor y receptor del
lenguaje, el ritmo y la entonación como estructuradores de la significación, la expresión y la
afectividad inherentes al mensaje, el tiempo y las pausas como elementos activos de la
cadena fónica. Todos ellos articulados en un contexto semántico.

Esta metodología establece la percepción auditiva como el principal eslabón en la


cadena de comunicación. Parte del principio de que si la percepción auditiva está alterada,
también el habla se afectará, por lo que se persigue como objetivo mejorar el proceso de
habla. Otro principio importante es que parte del desarrollo normativo del oyente y establece
un paralelo entre los procesos de adquisición en el niño sordo y el oyente, poniendo énfasis
en el importante salto cualitativo que existe entre los 9 y 12 meses de edad. Por tal razón, se
hace hincapié en la intervención temprana para lograr mejores resultados en su empleo.

Las actividades pedagógicas y rehabilitadoras utilizan el sonido, con una significación


en el contexto de la relación comunicativa, como el principal estimulo para desarrollar, global
y exhautivamente todos los niveles de lenguaje y habla, en forma individual o grupal. Esta
última consta de sesiones colectivas de ritmos fonéticos (sesiones de ritmo corporal y
musical), y sesiones colectivas de lenguaje estructuro global auditivo visual (Esgav). El
movimiento es utilizado para la provocación, la percepción y la corrección de los sonidos en
unidades rítmicas, melódicas, y significativas que constituyen el habla.

 SISTEMA FONOLÖGICO DE LING (multisensorial)


Este método admite la lectura labiofacial acompañada de otros apoyos, a excepción
del lenguaje de señas. Ling, a pesar de que basa su método en la audición, no desprecia la
parte vibrotactíl y la visual. Este método es apto para las deficiencias auditivas no severas,
cuando aún existan restos aditivos que permitan la percepción de la palabra por vía auditiva.
Ha fracasado en sorderas profundas y prelocutivas, dejando patente su ineficacia, que se
manifiesta en pobreza lexical y sintáctica

 PALABRA COMPLEMENTADA O CUED-SPEECH (LLF, audioral)


Es un sistema de movimientos manuales usados en combinación con la palabra hablada
para hacer la fonética más perceptiva a través del canal visual. Fue creada por el doctor
Cornett en el año 1966 en Estados Unidos. Está considerado dentro de la corriente oralista
de aprendizaje de la lengua para niños sordos, ya que pretende facilitar, mediante el uso de
pocos signos, la percepción de aquellos rasgos fonéticos de la lengua que no puede percibir
por la audición.
Usa 8 movimientos o figuras diferentes realizadas con distintas posiciones de los dedos
(kinemas) y tres posiciones de la mano ( lado, barbilla, garganta) para clarificar sonidos que
no pueden ser distinguidos a través de la lectura labiofacial. Al ofrecer una representación
visual-manual de los sonidos del habla que se pueden confundir en la labiolectura, resulta de
gran utilidad para explicar las características y diferencias entre una pronunciación y otra. Se
utiliza en intervención educativa y fonoaudiológica para una aproximación fonética a la lecto
escritura. Es una técnica relativamente nueva que se utiliza en sesiones logopédicas
individuales, ya que son escasos los centros dotados de personal que dominen la palabra
complementada.

A modo de resumen, los objetivos que pretende este método son:


 Usar complementos manuales como formas de apoyo para la lectura labiofacial.
 Asegurar que el impedido auditivo piense con el equivalente fonemático del idioma
hablado.
 Afianzar la comunicación diaria a través de la lectura labiofacial.
 MÉTODO AUDITIVO ORAL (audioral)
Esta metodología requiere necesariamente de la audición y la lectura labiofacial para
procesar el lenguaje hablado y la expresión oral. El menor que se someta a la enseñanza del
lenguaje y habla bajo este método debe poseer implementación auditiva (principalmente
implante coclear), ya que, tal metodología, prescinde de la utilización de gestos que pudieran
servir de ayuda a la comprensión de los mensajes. Su objetivo es oralizar al niño mediante
la estimulación por vía auditiva , lo que ha conducido a que los educadores de sordos a
evitar la enseñanza y uso de la lengua de signos, con el propósito de evitar posibles
interferencias para el aprendizaje de la lengua hablada

 LOS RITMOS CORPORALES DEL MÉTODO VERBOTONAL


El método verbo-tonal ha elaborado unos movimientos globales de todo el
cuerpo, que tienen por objetivo hacer vivenciar al deficiente auditivo las características
de los sonidos del habla transmitidas por el propio movimiento del cuerpo. De esta
manera se intenta que el sonido sea producido de una forma espontánea y natural.
Estos movimientos corporales, que constituyen, en realidad, movimientos óptimos
para cada fonema y para la emisión en general, pretenden poner el cuerpo del niño en
situación de producir los movimientos articulatorios. Es así, como los
macromovimientos de todo el cuerpo y manos se corresponden, en sus
características, con los pequeños movimientos de la articulación.

2. MÉTODOS GESTUALES:
Estos métodos tienen como objetivo la educación de los niños sordos mediante
la comunicación gestual formal, es decir, la lengua de signos de la comunidad de
sordos o bien el uso de algunos signos de dicha lengua apoyados por la dactilología y
combinados con lectura labial. Proponen la integración del niño sordo tanto en su
comunidad como en la sociedad oyente. Estos métodos acostumbran a introducir
tempranamente la lectoescritura como instrumento auxiliar para la reeducación y para
posibilitar la interacción del no oyente con la comunidad parlante. Sin embargo, en la
actualidad, no se usan como métodos únicos en la rehabilitación de hipoacúsicos o
anacúsicos. Dentro de los más conocidos y empleados se encuentran la dactilología y
el lenguaje de señas.
 DACTILOLOGIA (Alfabeto manual)
Este método fue publicado por primera vez en Chile en la obra de Juan Pablo
Bonet en el año1620.Corresponde al movimiento de las manos y dedos para
representar cada una de los grafemas del alfabeto para formar las palabras, frases y
oraciones. Nunca es utilizable de manera exclusiva por los sordos y se usa para
designar una palabra que no tiene una seña específica determinada. Entre las
palabras que requieren de dactilología para darse a conocer están los nombres y
apellidos de personas, nombres geográficos y neologismos.
El uso de esta técnica presupone el dominio de la lectura (en las manos) y escritura
(descifrando los grafismos que configuran cada palabra) mediante un sistema visual
para pasarlos a otro mecánico-manual. Es preciso una gran atención hacia las manos
del interlocutor, lo que excluye la posibilidad de dirigir la mirada hacia los labios o el
rostro, generando cierta desconexión anímica entre ambos interlocutores.

 LENGUAJE DE SEÑAS
Corresponde a cualquier sistema organizado a base de gestos o signos
empleados por personas que, o bien no tienen una lengua común para comunicarse, o
están discapacitadas física o psíquicamente para usar el lenguaje oral. El lenguaje de
signos o señas (SL) se basa en gestos y reglas gramaticales que comparten puntos en
común con el lenguaje escrito; los signos del SL son equivalentes a palabras con
significado concreto y abstracto. Los signos se ejecutan con una o las dos manos, que
adoptan diferentes formas y movimientos. Las relaciones espaciales, las direcciones y
la orientación de los movimientos de las manos, así como las expresiones faciales y
los movimientos del cuerpo, constituyen la gramática del SL. Por otra parte, este
método es la lengua materna de las personas sordas, forma parte de su cultura y es
tan válido como el lenguaje oral, por ello, aún está presente la pugna entre oralizar o
no al sujeto sordo con otras metodologías como el oralismo puro o el enfoque auditivo
oral.

3. MÉTODOS MIXTOS:
 BILINGÜÍSMO
Esta metodología complementa el lenguaje de señas con el lenguaje oral,
respetando la idiosincrasia y el reconocimiento de las señas como primera lengua de
la persona sorda. Para llevarse a cabo, el educando debe estar inserto en una cultura
y ambiente donde sus pares también sean sordos.

 BIMODALISMO
Al contrario de la anterior, esta metodología complementa el lenguaje oral con
las señas, tomando como prioridad el oralismo. Está basada en la traducción
simultánea de lenguaje oral con signos. Es decir, se usan simultáneamente palabras
del habla con signos de la lengua madre de los sordos, respetándose
fundamentalmente, la estructura del lenguaje oral. Además, en su utilización, se
incluye la lectura labiofacial y la dactilología.

 COMUNICACIÓN TOTAL
Esta, más que una metodología, es una filosofía de comunicación que estimula el uso
combinado de todo tipo de métodos de comunicación apropiados para el niño sordo:
Lenguaje hablado, lectura de labios, lenguaje de signos, Cued-speech, deletreo con los
dedos, expresiones artísticas, medios electrónicos, mimo, gestos, lectura y escritura.

ESTRATEGIAS DE APOYO A LOS MÉTODOS

 BÁSICAS:
Entre estas se encuentran la educación temprana a los pacientes y el
entrenamiento auditivo. La primera guarda relación con un diagnóstico precoz de la
deficiencia auditiva para comenzar a intervenir lo más temprano posible, y aprovechar
los periodos críticos del surgimiento del lenguaje, por su parte, la segunda, se refiere a
la elección e implementación de la metodología que se considere adecuada para
desarrollar el lenguaje en el niño hipoacúsico.

 OPCIONALES:
Dentro de estas se incluyen todos aquellos sistemas de los que se sirven las
metodologías y que favorecen el desarrollo del lenguaje de distinta manera. Entre los
más destacados figuran la “Clave Fitzgerald”, la lectura labiofacial, lectura ideovisual y
sistemas tactiles.
Por ejemplo, dentro de los métodos orales se usa como estrategia de apoyo la
“clave Fitzgerald”. Esta se basa en una serie de pronombres y adverbios interrogativos
representados por símbolos que encabezan los espacios donde se ordenan las frases.
De esta forma, son representados los verbos, sustantivos, adjetivos, conectivos,
participios, gerundios, pronombres y artículos.

Conclusión.

Existen diversas metodologías que permiten el desarrollo del lenguaje en aquellas


personas que tienen dañada la principal vía de ingreso de información como es el canal
auditivo. Estas técnicas se basan en la estimulación de distintos canales perceptivos, como
el tacto, visión y audición como vía de entrada de la información requerida para llegar al
objetivo que persiguen. Tal objetivo es común a todos los métodos existentes y consiste en
lograr que la persona desarrolle un lenguaje que le permita una comunicación funcional en el
medio en que se desenvuelve diariamente.
Es necesario señalar que ningún método es más bueno o más malo que otros, cada
uno tiene sus ventajas y desventajas. Por tal razón, la elección de determinado tipo de
intervención debe tomar en cuenta las capacidades y requerimientos reales del paciente. No
se trata de privilegiar un método sobre otro, sino de ver cual es el que más le sirve a
determinada persona y cual es el que suple sus necesidades básicas de comunicación, y si
para ello debe utilizar las señas, el lenguaje oral, o ambos, que así sea.
Bibliografía.

 Peña-Casanova, Jordi: “Manual de logopedia”. Editorial Masson, 2º edición, Barcelona,


España. Año 1994.

 Apuntes de cátedra “Terapias de los trastornos de audición”. Profesoras Mª Fernanda


Agudelo y Jessica Salgado. 6º semestre carrera de Fonoaudiología, Universidad de
Valparaíso, Chile, año 2002.
Sesión nº 9
Prof. Eliana Abarca y María G. Rodríguez.
Fecha: 04-10-2002

Método oral

Propuesto inicialmente por Ponce de León, se basa en la capacidad del propio niño
para crear un pensamiento estructurado a partir de una idea propuesta. Por ello, cualquier
cosa o circunstancia ambiental será motivo de enseñanza mediante el estímulo no sólo de
los órganos fonatorios, sino también de la inteligencia. En un primer momento el maestro
emplea cualquier ocasión externa para dejar claramente grabada la pronunciación correcta
de las palabras referidas al tema, pero con posterioridad será el profesor quien incite el tema
a tratar. «Las ocasiones deben hacerse nacer cuando tengamos necesidad de reclamar de la
inteligencia de los alumnos el valor psíquico de las palabras y frases, para que en ella se
imprima su sello y, convertidas después casi en carne suya, sea usada de la manera que se
quiera con clara y libre manifestación del pensamiento de los sordomudos» (Ferreri, citado
por Perelló), es decir, que el lenguaje buscará no reproducir frases adquiridas con
habilidades más o menos complejas, sino que expresará el mundo interior, mediante un
mecanismo similar al del oyente.

La metodología se encuentra perfectamente establecida por Tortosa y recogida en


castellano por Perelló. Los párrafos referidos a las distintas técnicas rehabilitadoras y
concretamente al método oral, son un compendio de lo expuesto por dichos autores, sólo
utilizables como una guía orientativa, pero que mantienen la necesidad de conocer la
descripción más ajustada que se describe en el libro referido y el entrenamiento de un
profesor que de modo alguno puede ser improvisado.
Su distribución temporal se inicia a los tres años, en que comienza un período de
estimulación de los sentidos supletorios y de aprovechamiento de los restos auditivos, si
existen, que se extenderá hasta los 5 ó 6 años (ver ACTIVIDADES PRECOLUTIVAS), en
que se inicia la fase de desarrollo del habla y de la enseñanza cultural general
correspondiente a este período. A los 14 años, una vez dominado el lenguaje, los ejercicios
destinados a su desarrollo y afianzamiento son progresivamente sustituidos por las
enseñanzas propias de tal edad para, a partir de los 16 años, pasar a una enseñanza
profesional adecuada a cada caso.

Los autores citados dividen el período de desarrollo del lenguaje en ocho cursos en los
que se van complicando y profundizando en las materias explicadas. Estos cursos no tienen
necesariamente que coincidir con los correspondientes períodos cronológicos de las clases
impartidas en la Enseñanza General Básica.

Para llevar a cabo la enseñanza del método oral se requiere de la presencia de una
serie de profesionales idóneos, para la detección y tratamiento del menor con
discapacidad auditiva, entre los que se cuenta:

1. Audiólogo: Será él quien prestará sus servicios para la medición del nivel auditivo en
que se encuentra el menor. Su diagnóstico es de vital importancia para la
implementación de prótesis auditiva, y de educación auditiva para tratar la posible
audición residual.

2. Profesor de trastornos de audición y lenguaje: Su misión es de llevar a cabo la


educación del niño sordo, específicamente para que aprenda el lenguaje y guiarle hacia
la obtención de un currículum que acredite su aprendizaje.

3. Psicólogo: Su función será la de preocuparse del bienestar y adaptación del sordo a su


familia y a su entorno social. : Además deberá orientar a la familia en cuanto el desarrollo y la
educación del niño.
4. Otorrinolaringologo: Es el especialista médico que diagnostica la sordera,
determinando el nivel de pérdida para así informar a la familia, para que con ellos , se derive
al menor a la escuela especial la manera más precoz que se pueda.

El método auditivo oral plantea una serie de técnicas dirigidas a compensar habilidades y
destrezas, para lo cuál propone las siguientes:

 Educación preceptual : Esta técnica compensatoria tiene como objetivo , ayudar al


menor a usar de manera más eficiente todos sus sentidos . Esto ayudará , a que
comprenda de mejor forma el mundo que le rodea y a que logre adquirir el lenguaje que
dará forma a su pensamiento.
Otra utilidad que posee la educación perceptual ,es que ayuda al niño como
entrenamiento psicomotriz a nivel de equilibrio, relación de lateralidad, y rapidez motora .
Estos aspectos por lo general se ven dañados .
Algunas de las actividades que se realizan en la educación perceptual son :
1. Memoria visual
2. Figura fondoauditivo
3. Figura fondo visual
4. Análisis y sóntesis
5. Noción temporal
6. Noción espacial
7. Esquema corporal

 Lectura labio facial: Es una técnica que consiste en interpretar el mensaje lingüístico a
través del movimiento de los labios y del rostro. L a lectura labio facial ayuda al menor a
desarrollar hábitos de prestar atención, concentración, a comprar y diferenciar estímulos.

 Lectura ideo-visual: Es una Técnica compensatoria mediante la cuál el niño deficitario


auditivo debe reconocer la configuración de una palabra o una frase asociándola al objeto
real o lámina. Existen dos clases de lectura ideo visual , estan son:
-Lectura Ideo Visual específica.
-Lectura Ideo visual general.

 Educación auditiva: Es una técnica consistente en tratar de recuperar la funcionalidad a


los restos auditivos que pueda presentar el menor para ello se busca educar al menor ,
enseñandole a dirigir su mirada hacia las fuentes sonoras que antes pasaban
desapercibidas por el niño. El objetivo es mejorar la entonación, ritmo, y atención en el
menor y de esta forma facilitar la inteligibilidad del habla. La educación auditiva presenta
tres etapas a seguir durante su aplicación , las cuáles son las siguientes:

1. Paso Visuo-Kinésico-auditivo
2. Paso Visuo-Auditivo
3. Paso auditivo

 Terapia del habla : Es una técnica que trata las alteraciones de la fonoarticulación . Su
objetivo es desarrollar y corregir las cualidades de la voz y articulación, para de esta
forma lograr un habla lo más fluida e inteligible, dependiendo de las características del
sujeto.

 Estructuración del lenguaje

Clave Fitzgerald: Su objetivo principal es el organizar el lenguaje que se va a enseñar al


niño sordo e hipoacúsico. Fue creado en el año 1949 por la profesora estadounidense Edith
Fitzgerald , quien padecía de sordera desde su nacimiento . Ella propuso que el niño
hipoacúsico no lograba memorizar las frases correctas que conforman el lenguaje . El
método consiste en diez columnas separadas por líneas verticales y en cada una de ellas
existen encabezadores de clave y signos específicos para indicar. Los signos propuestos
para cada categoría son los siguientes:

Sustantivo

Adjetivo
Verbo

Pronombre

Infinitivo

Gerundio

Participio

Conectivo

Blibliografía

 Apuntes clase “Método oral” profesoras Eliana Abarca , Cristina Rodriguez Universidad
de Valparaíso,. Año 2002.
Sesión nº 10
Prof. Flga. Nora Gandilcic
11 de Octubre, 2002.

Método Auditivo Oral.

La filosofía auditivo oral consiste en respetar el derecho de niños con todos los niveles de
pérdida auditiva a tener la opción de desarrollar sus habilidades de escuchar y comunicarse
a través del lenguaje hablado creciendo en los ambientes regulares de vida y aprendizaje en
sus comunidades. El seguir los principios auditivo - orales ayuda a los niños que son sordos
o hipoacúsicos a que aprendan a usar sus restos auditivos con la ayuda de la amplificación
y/o implante coclear para escuchar, entender lenguaje oral, y hablar.

El identificar la pérdida auditiva lo más temprano posible facilita el éxito de este método.
Los niños pronto reciben la amplificación adecuada, valiéndose de las tecnologías más
avanzadas. Se le provee a los niños con el servicio audiológico continuo para asegurarse
que los restos auditivos se utilizan al máximo con la ayuda de los audífonos o del implante
coclear y de cualquier otra tecnología de apoyo.

Debido a que los padres y los educadores, les ofrecen a los niños un modelo de lenguaje
fundamental, ellos también participan en las sesiones de terapia. Se les ofrece a ellos
información, consejos, educación y apoyo para que ellos puedan facilitar la integración del
escuchar de sus niños en el desarrollo de su lenguaje hablado. A través de las sesiones de
terapia individuales con un terapeuta auditivo oral calificado, a los niños se les enseña el
lenguaje verbal (hablado) enfocándose en su audición. A los niños también se les enseña
escuchar su propia voz tanto como las voces de otras personas para mejorar la claridad de
su lenguaje hablado. Se imitan los modelos normales del desarrollo del escuchar, del
lenguaje, del habla y del conocimiento para estimular una comunicación natural.

El método auditivo oral utiliza terapia diagnóstica para evaluar de manera constante el
progreso de los niños a medida que pasa el tiempo en cada una de las áreas de desarrollo
arriba mencionadas. El programa de los niños se modifica cuando sea necesario. Se ofrecen
también servicios de apoyo para facilitar su participación educativa y social en clases de
educación regular.

El método auditivo oral tiene mucho en común con el método oral. La diferencia principal
consiste en que en el método auditivo verbal no se enfatiza la lectura labial. Aunque no se le
impida a los niños a que miren a la persona hablando, los niños aprenden a escuchar
primero, y no se les requiere mirar la boca del hablante para obtener información. También
con este método, los niños están integrados en un salón educativo regular desde el
preescolar. En el método oral a menudo los niños asisten a un programa educativo especial
para los niños sordos o deficientes auditivos hasta que califiquen de acuerdo con los criterios
del programa para la integración escolar.

JERARQUÍA DE LAS HABILIDADES AUDITIVAS


DETECCIÓN – DISCRIMINACIÓN – IDENTIFICACIÓN – COMPRENSIÓN

Detección:
La habilidad para responder a la presencia o ausencia de sonidos. Por lo tanto, el niño
aprende a responder cuando no hay sonido.
Atención selectiva al sonido.
Busca localizar sonidos.
Respuesta condicionada al sonido.
Alerta espontánea de sonido.

Discriminación:
La habilidad para percibir similitudes y diferencias entre dos o más estímulos de habla. El
niño aprende a atender a las diferencias entre los sonidos o a responder a diferentes
sonidos.

Identificación:
La habilidad para etiquetar por repetición, apuntando o escribiendo el estímulo oído.

Suprasegmentales:
Características prosódicas del habla (duración, tono, sonoridad, ritmo, acentuación,
entonación)
Reconocimiento de voces masculinas, femeninas y de niños
“Sonidos iniciales”

Segmentales:
“Sonidos iniciales”
Palabras que varían en número de sílabas.
Palabras monosilábicas que varían en contenido vocálico y consonántico.
Expresiones familiares e instrucciones.
Palabras con consonantes idénticas y vocales diferentes.
Palabras con vocales idénticas y vocales diferentes en modo, punto de articulación y
sonoridad.
Palabras con vocales idénticas y consonantes que difieren en modos.
Palabras con vocales idénticas y consonantes que difieren en sonoridad.

Comprensión:
La habilidad para comprender el significado del habla contestando preguntas,
siguiendo instrucciones, parafraseando o participando en una conversación.

Secuencia auditiva
*Expresiones familiares
*Seguir instrucciones simples
*Seguir instrucciones en la sala
*Secuencia 2-3-4 elementos críticos.
*Secuencia 3 instrucciones.
*secuencia instrucciones con múltiples elementos.

Habilidades auditivas/cognitivas en estímulo estructurado de audición


*Secuencia series de instrucciones con múltiples elementos.
*Identificar basado en varios descriptivos.
*Secuencia 3-4-5 eventos.
*Recordar 5 detalles de una historia o lección.
*Comprender idea principal de una lección o historia compleja.

Habilidades auditivas/cognitivas en conversación


*Contestar preguntas que requieran comprensión de idea principal de una conversación
corta.
*Parafrasear acotaciones de otros.
*Ofrecer acotaciones espontáneas relevantes.

El Desarrollo de la Audición.-

1- Sonidos en el período prelingual:


Etapa en la primera infancia cuando las sensaciones auditivas comunes al entorno son
aprendidas y las asociaciones establecidas.
El recién nacido entra al mundo con un mecanismo capaz de responder inmediatamente
a los estímulos sonoros.
Reflejo de Moro ( primeras semanas)
Atención temprana (bajo los 6 meses)
Escuchar y buscar (6 a 8 meses)
Localización (sobre 8 meses)

2- Aprendiendo a procesar el imput lingüístico:


Sobre los 6 meses:
 Localizar fuente del habla y frecuentemente vocalizar en respuesta.
 Aprendiendo a escuchar su propia voz.
 Comienza a identificar palabras de uso común y frases.
 Comienza a balbucear.

Al año:
 Comprensión de gran número de sustantivos y acciones.
Comprende órdenes simples; se apoya en contexto.

Ente los 18 y 24 meses:


 Use de jerga
 Comprensión auditiva parcial y altamente dependiente en claves situacionales.
 Comprende de 200 a 250 palabras.

Durante el 3º año:
 La comprensión auditiva avanza a pasos agigantados.
 Sigue y disfruta historias simples.
 Comienza a comprender preposiciones, verbalizaciones de conceptos simples de números.

Entre 3 y 4 años:
 Comprenden alrededor de 1500 palabras.
 Entiende y disfruta historias largas.
 Integran secuencias.
 Son capaces de mantener una conversación.
 Comprenden 800 o más palabras.

DIAGNÓSTICO:

 Diferencial
 Pruebas objetivas y subjetivas
 Evaluación de lenguaje y habilidades comunicativas.
 Evaluación de las habilidades de percepción del habla.

OBJETIVOS DE LA EVALUACIÓN:

 Determinar capacidad auditiva (grado de pérdida, rango dinámico y discriminación)


 Determinar las habilidades de Percepción Auditiva.
 Determinar en qué etapa del desarrollo se encuentra el niño (lenguaje, comunicación, etc)

Etapas del Diagnóstico.

1. El proceso se inicia con una entrevista a uno o ambos padres (Anamnesis), para la
obtención de los datos relevantes del niño y grupo familiar.
2. Luego una evaluación es realizada por diferentes especialistas según la necesidad de
cada caso.

En todos los casos intervienen una fonoaudióloga y una educadora diferencial,


especialista en trastornos de audición y lenguaje, que evalúan en el paciente, el
desarrollo del lenguaje y la comunicación, área de voz, funciones básicas y desarrollo
psicomotor. También se verifican sus niveles de audición, mediante una audiometría

En caso de ser necesario, se incluye en evaluación diagnóstica, a una terapeuta


ocupacional especialista en integración sensorial, y/o una psicopedagoga, que evalúa
el rendimiento en el área de aprendizaje.

La cantidad de sesiones requeridas para este proceso fluctúa entre 4 y 7 sesiones con
el niño.

3. En la etapa de devolución se hace la entrega de los resultados. Ésta se realiza con la


presencia de ambos padres en una reunión especial donde se hacen las sugerencias
generales del tratamiento a seguir y otras pautas.
4. Colegio o Jardín: Si el niño ingresa a tratamiento, se realiza una reunión de entrega de
resultados, sugerencias y coordinación, con los educadores a cargo del menor.
Pruebas para determinar Habilidades Auditivas:

 Test de Ling ( /a/, /u/, /i/, /s/, /c/, /m/): ubicarse detrás del niño y decirlas, él debe darse
vuelta cuando escuche.
 Matriz de vocales: decirle las vocales y el niño debe repetirlas.
 PIP - S: ritmo, entonación y prosodia, identificar según la acentuación.
 PIP - C 10 - 20 - 25 – 50: 2, 4, 6 y 8 años de edad repectivamente.
 ESP Percepción de formas
 ESP Bisílabos
 ESP Monosílabos
 MAIS ( Escala de Integración Auditiva Significativa)
 IT – MAIS: infantil, se aplica a los padres. Consta de 10 preguntas.
 TEDAF

Pruebas para evaluar lenguaje y comunicación:

 MUSS Escala de Uso Significativo del lenguaje: se aplica a los padres.


 Reynell
 REEL
 Otros tradicionales: TEPROSIF, TECAL
 Observación Clínica

Más allá de Rótulo Diagnóstico (Greenspan)


 Describir en cada niño:
1) Dificultades y Fortalezas constitucionales.
2) Patrones dea tención del niño.
3) Patrones de interacción de los padres
4) Nivel de adquisición de etapas básicas del desarrollo.

¿Qué hacer después del diagnóstico ....?


 Contener y guiar a los padres.
 Realizar programa familiar e individual auditivo – oral
 Integración

Categorías de percepción del habla:

Categoría Percepción del habla


0 No detección del habla amplificada
1 Detección
2 Percepción de patrones suprasegmentales
3 Comienzo de identificación de palbras
4 Identificación de palabras a través de vocales.
5 Identificación de palabras a través de consonantes.
6 Reconocimiento de palabras en formato abierto.

Métodos para el Tratamiento de Deficitarios Auditivos:


 Señas – Bilingüísmo
 Método oral tradicional (clave Fitzgerald)
 Método Oral – Auditivo
 Método Auditivo – Oral (audición como canal principal)
 Método Acupédico, Unisensorial o Auditivo/Verbal

Dispositivos de ayuda auditiva:

 Audífonos
 Implantes Cocleares
 Sistemas F.M: se acoplan al audífono o al implante, sirve para escuchar de lejos y borrar el
ruido ambiental.
 Transpositores
 Sistemas Vibrotáctiles
 Implantes de Tronco Cerebral

Enfoque Auditivo – Oral:


 Lo Auditivo
 La interacción: el niño se ve motivado, porque ve que sus emisiones tienen una
respuesta positiva.
 Lo Oral: ya que la mayoría de las personas utilizan el lenguaje oral.

Intervención Temprana:

La habilidad del niño con impedimento auditivo para desarrollar destrezas comunicativas
orales se maximizan si la intervención ocurre lo antes posible. Va desde los 0 a 3 años, y se
basa en el principio de la plasticidad neuronal.

Uso de la audición residual:

La mayoría de los niños con impedimento auditivo son capaces de desarrollar destrezas
comunicativas orales a través de la maximización de la audición residual.
Se hace a través de: una amplificación efectiva y consistente, y de la oportunidad para
desarrollar habilidades para escuchar (que les hablen).

Interacción comunicativa:

El proceso por el cual los niños pequeños con impedimento auditivo adquieren lenguaje y
habla es esencialmente la misma que los niños normoyentes. El más importante componente
de este procesos la interacción conversacional entre el adulto y el niño, lo que constituye el
punto más importante de la intervención.

Conceptos:
Etapas del Desarrollo: El niño con impedimento auditivo demuestra un patrón de
comportamiento de habla y lenguaje que esencialmente sigue las mismas etapas que el niño
normoyente. Lo anterior, siempre y cuando tenga un implante coclear o adaptación de
audífono antes de los 3 años, unido a un gran apoyo profesional y familiar.

Integración: La integración provee el medio ambiente más apropiado para desarrollar


habilidades comunicativas, sociales, emocionales y cognitivas en los niños con impedimento
auditivo. Esta integración debe ser de tipo social, familiar, escolar, emocional, etc., y debe
estar brindada por toda la sociedad. Lo anterior se logra a través de una concientización de
la comunidad, por medio de información con respecto a las características y necesidades de
estos niños.

Práctica centrada en la familia: El profesional debe estar capacitado para comprender y


apoyar las necesidades de las familias y sus expectativas. Lo anterior es vital para la
implementación de un programa auditivo-oral.

Argumentos que Avalan la Importancia de la Audición.

A través de la audición podemos captar los fonemas y pistas acústicas, que nos facilitarán
la decodificación de los significados de las palabras:

Fonemas: Haz de rasgos acústicos; unidad mínima acústica capaz de producir diferencias
de significados.

Pistas Acústicas: Elementos que permiten diferenciar los sonidos.

Por el contrario, al carecer de este sentido, los deficitarios auditivos deberán valerse de la
visión para poder descifrar el significados de los conceptos, y lo harán a través de los
visemas:

Visemas: Unidades mínimas captadas por la visión.


Limitaciones de los visemas:

- Fonemas Homorgánicos: como son los fonemas que comparten un mismo visema
à /p/ y /m/.
- Fonemas Posteriores: donde no se verá el punto articulatorio à /k/, /g/ y /j/.
- Coarticulación: los niños sordos no poseen esta característica del habla, y pronuncian
los fonemas tal cual son, faltos de la influencia que le puedan entregar los fonemas
próximos.
- Retroalimentación: los niños sordos carecen de retroalimentación, lo que les impide
modular su voz en cuanto a los parámetros vocales y articulación.
- Interlocutor: las personas sordas tiene que estar mirando los labios del interlocutor en
todo momento al hablar, impidiendo que exista una interacción más fluída.

Acústica del Habla.

Aspectos Segmentales (Inteligibilidad): son los rasgos vocales y consonantes de la lengua,


donde se incluyen el modo, la sonoridad y el punto articulatorio.

Aspectos Suprasegmentales (Prosodia): son los rasgos de acentuación, entonación y ritmo


del habla.

Conceptos:

Formantes: Amplificación de determinados rangos de frecuencias por modificaciones de los


OFA, produciendo picks de energía:

Hombres 125 Hz. /u/ /o/ Frecuencias


Bajas.
Mujeres 250 Hz /a/ Frecuencias
Medias.
Niños 300-350 Hz. /e/ /i/ Frecuencias
Bajas y Altas.
Parámetros Articulatorios:
Consonantes
à Sonoridad: Frecuencias bajas, patrones de duración e intensidad.
à Modo de Articulación: Frecuencias bajas y medias para las consonantes
aproximales, nasales líquidas, vibrantes, algunas oclusivas y /x/;
frecuencias altas para algunas oclusivas, la mayoría de las fricativas
sordas y /t/.
à Punto de Articulación: Frecuencias bajas para labiales y velares,
frecuencias altas para dentales y palatales.

Información del Habla.

A 250 Hz.

- 1º formante de vocales /u/ /i/


- voces femeninas y niños
- murmullo nasal asociado a /m/, /n/ y /ñ/
- armónicos de voces masculinas
- claves de sonoridad
- patrones suprasegmentales

A 500 Hz.

- 1º formante de casi todas las vocales


- armónicos de todas las voces
- claves de sonoridad
- claves de nasalidad
- suprasegmentales
- sonidos explosivos asociados a /b/ y /p/
A 1000 Hz.

- 2º formante de vocales posteriores y centrales


- información importante de transición de CV y VC
- claves de nasalidad
- sonidos explosivos asociados
- claves de sonoridad
- suprasegmentales

*Las claves acústicas importantes para el modo de articulación están disponibles a 1000 Hz.

A 2000 Hz.

- 2º y 3º formantes de vocales
- información de transición de CV y VC
- información acústica para líquidas /l/ y /r/
- sonidos explosivos
- sonidos africados
- turbulencia fricativa

*Las claves acústicas importantes para el punto articulatorio están disponibles a 2000 Hz.

A 4000 Hz.

- Frecuencia clave para /s/ y /z/. Estos son los críticos para el aprendizaje del lenguaje,
porque señalan: plurales, 3º persona, preguntas, etc.

Cabe destacar que se necesita una audición funcional útil (65 dB) hasta 4000 Hz. para
adquirir lenguaje por esta vía.
PROGRAMAS DE HABILITACIÓN Y REHABILITACIÓN AUDITIVA.

Preescolares Escolares Niños de 4 a 5 años


Niños detectados, Niños mayores de 6 Dependiendo de las
diagnosticados e años. Tienen la habilidades
implementados antes de posibilidad de usar la comunicativas,
los 3 años de edad. Se información auditiva, pero cognitivas, de la familia,
encuentran dentro de un no de manera tan etc. Funcionan como los
período crítico del efectiva. El trabajo niños pequeños o como
desarrollo del lenguaje. auditivo es secundario y los grandes. Todos
complementario. No van comparten las
a ser auditivos puros. características de ambos
Utilizan la visión. grupos.

Premisas Generales:

1.- Todos los niños necesitan tratamiento


2.- El objetivo principal es el desarrollo de la percepción del habla y su aplicación a la
producción del habla. Por lo tanto, el habla y el lenguaje con significado deben ser los
estímulos principales utilizados como input en el tratamiento. Se usan todos los sonidos del
sistema fonológico chileno.
3.- El objetivo del desarrollo de la percepción auditiva y su aplicación a la producción del
habla implica a la activación del circuito de retroalimentación auditiva/verbal. Por lo tanto,
toda actividad auditiva debería proveer siempre una respuesta en el nivel de producción.
4.- La modalidad de comunicación debe ser respetada y modificada gradualmente en la
medida que el niño vaya teniendo nuevos recursos.
5.- Las decisiones en cuanto a escolaridad están relacionadas a la evaluación individual y al
progreso de cada niño.
6.- Debe existir contacto directo entre audiólogo y terapeuta.
7.- El programa es individual y debe basarse en la información diagnóstica obtenida de cada
niño.

Jerarquía de las Habilidades Auditivas.

1.- Detección: habilidad para responder a la presencia o ausencia de sonido.

2.- Discriminación: habilidad para percibir similitudes y diferencias entre dos o más
estímulos.

3.- Identificación: habilidad para etiquetar a través de la repetición, mostrar o escribir el


estímulo oído.

4.- Comprensión: habilidad para entender el significado del habla, contestando preguntas,
siguiendo instrucciones y participando en conversaciones.

Variable Más Audible Menos Audible


Ruido de fondo Ausente Presente
Distancia Cerca del micrófono Aumentar distancia
Repetición Requerida Presentada sólo una vez
Longitud Oraciones cortas Oraciones largas
Complejidad Simple Complejas
Velocidad Lenta Rápida, Individuales
Suprasegmentales Habla con énfasis Poco o sin énfasis
acústico.
Segmentales Contraste acústico Poco o sin énfasis
(modo, punto, sonoridad) acústico.
Posición Palabras en final de Palabras en medio o
oraciones. inicio de oraciones.
Formato Cerrado, limitado Abierto
Familiaridad del hablante Voces familiares Voces no familiares

Desarrollo del Habla y Lenguaje (Cole, 1992)


0 a 6 meses: Inicio de la comunicación
6 a 12 meses: Crecimiento de la comprensión
12 a 18 meses: Aparición de las primeras palabras
18 a 24 meses: Conexión de palabras en frases
24 a 36 meses: Incremento en la complejidad de las estructuras lingüísticas

Factores que disminuyen el uso de la audición residual:

- Diagnóstico tardío
- Implementación tardía
- Mantenimiento insuficiente de los audífonos
- Mala adaptación de los moldes
- Condiciones auditivas desfavorables: mucho énfasis en claves visuales, llevar la
atención deliberadamente a los labios, exageración de movimiento de labios, buscar el
nivel de los ojos del niño.
- Uso de cualquier forma de lenguaje de señas o claves visuales
- Habla lentificada en aquellos que interactúan con el niño

Factores para que la terapia Auditivo – Oral se cumpla:

- Detección temprana
- Manejo y control audiológico eficaz
- Amplificación apropiada
- Ausencia de patología concomitante
- Ambientes favorables

Conclusión.

 La metodología auditivo – oral es un método de enseñanza para deficitarios auditivos,


que basa sus principios de intervención en: oyentizar, intregrar y oralizar al niño sordo.
Lo anterior, de una manera no tan rigurosa como el método oral puro. De acuerdo a lo
anterior, este tipo de metodología procura que los menores aprendan a usar sus
restos auditivos con la ayuda de la amplificación y/o implante coclear para escuchar,
entender lenguaje oral, y hablar.
 Para asegurar el éxito de la terapia, lo más importante es el diagnóstico precoz y la
implementación auditiva adecuada. El método auditivo verbal no se enfatiza la lectura
labial. Aunque no se le impide a los niños a que miren a la persona hablando, los
niños aprenden a escuchar primero. También con este método, los niños están
integrados en un salón educativo regular desde la educación preescolar.

Sesión nº 11

Prof. Marta Arrocet.

Fecha: 18-10-2002

TÉCNICA DE LECTURA LABIOFACIAL


Tanto la sordera como la hipoacusia son condiciones que afectan en gran medida el
quehacer cotidiano de las personas. Como bien sabemos, el origen de estas patologías
puede producirse en dos períodos de la vida, antes del nacimiento o en personas que ya han
adquirido de manera normal su lenguaje. De lo anterior se desprende que aquellos sujetos
que sufren de una pérdida auditiva luego de haber alcanzado un desarrollo normal del
lenguaje, alrededor de los ocho años, aproximadamente, son los denominados pacientes
sordos post-locutivos. Estos sujetos conservan la comunicación verbal expresiva, mientras
que la comunicación verbal comprensiva se ve seriamente impedida, a causa de la
disfunción dl decodificador del mensaje sonoro.

De esta manera se puede decir que los sordos post-locutivos presentan características
muy particulares, lo cual plantea desafíos especiales para cualquier intento de rehabilitación.
Un método que puede ser utilizado para superar las dificultades auditivas es la lectura
labiofacial. Con respecto a los objetivos que se persiguen durante la utilización de dicha
técnica, éstos variarán dependiendo de las dificultades auditivas que presente cada sujeto.
Así por ejemplo, si se aplica en adultos mayores que son post-locutivos, uno de los
propósitos será la rehabilitación de la discriminación fonémica del lenguaje y la consiguiente
mejoría en la discriminación de la palabra.

Por otro lado, para poder satisfacer algunas de las necesidades con respecto al
ámbito de la rehabilitación auditiva, se presenta una metodología denominada Método de
Lectura Labiofacial para Pacientes con Sordera Post-locutiva. A continuación se presentarán
dos características generales de dicha técnica:

1. Se debe recordar que el ser humano puede comunicarse verbalmente si la necesidad


de mirar la cara de su interlocutor para comprender el mensaje oral. Lo anterior ocurre
porque la información oral es percibida por el oído y las características de cercanía,
dirección y cualidades del sonido son procesadas y analizadas por el sistema nervioso
central y periférico. “Por ello, es que, cuando la audición se pierde en forma gradual o
absoluta, el sujeto busca el apoyo de otros canales sensoriales y perceptivos, tales
como el visual, el cual no está entrenado en forma natural para los fines del lenguaje
oral” (Arrocet, M. Saeger, R. 1995). De esta manera, resulta imprescindible incorporar
el uso de estos patrones compensatorios naturales en la rehabilitación comunicativa
de tales pacientes. Lo descrito anteriormente es un elemento importante que incluye el
Método de Lectura Labiofacial, ya que permite que el sujeto con déficit auditivo
adquiera una imagen visual de los patrones articulatorios correspondientes a cada
fonema. Esto se logra a partir de las claves fonéticas proporcionadas por el terapeuta.
Así, a medida que el individuo va aprendiendo el método, deberá ser capaz de
interpretar las claves fonéticas proporcionadas por los interlocutores en la
comunicación cotidiana.

2. El utilizar el método adecuadamente, no sólo requiere que el paciente sea capaz de


descifrar el movimiento de los labios, sino que también debe estar apto para
interpretar el valor fonético de otras estructuras como son: los dientes, la lengua, la
mandíbula y las mejillas, entre otras. En estos términos, el paciente debe ser capaz de
establecer una correspondencia entre los datos visuales (movimientos labiofaciales)
proporcionados por el interlocutor con un modelo fonatorio adquirido previamente. Por
lo tanto, el objetivo fundamental de la lectura labiofacial es desarrollar en los pacientes
la capacidad de interpretación de los mensajes y la agudeza visomental necesaria
para lograr una mejor comunicación con sus interlocutores.

Se debe agregar además, que la lectura labiofacial es un proceso muy complejo y


complicado que requiere que el fonoaudiólogo cumpla estrictamente con los siguientes
aspectos:

 Respetar las condiciones generales para el Método de Lectura Labio-facial.


 Conocer la estructura de la técnica.
 Cumplir con las instrucciones generales para la aplicación del procedimiento de
lectura labiofacial.
 Explicar al paciente, claramente, por escrito y/o verbogestualmente los pasos a
seguir en cada sesión.
En otro ámbito, los parámetros que se ven mayormente afectados en los sujetos
deficitarios auditivos, y que por consecuencia son los aspectos tratados en el Método de
Lectura Labiofacial son:

 Voz

- Tono
El paciente sordo, naturalmente, comenzará a perder las cualidades del habla debido
a que no posee el mecanismo de retroalimentación auditiva. Con el fin de tratar este
parámetro vocal, el fonoaudiólogo debe hacer notar la diferencia que existe entre un tono
muy agudo y uno muy grave. De esta manera, su voz debe ubicarse en una frecuencia
media subjetiva, que sea cómoda para el paciente logrando así una buena coordinación
fonorespiratoria. El procedimiento anterior se hace esquematizando e informando al
individuo de las estructuras de la laringe y su funcionamiento, además del masaje
laríngeo que le realiza el terapeuta.

- Control de la nasalidad
Para evitar la hipernasalidad en el paciente, en una primera instancia, se le explica
que su voz se está escuchando “extraña”, también se le recuerda que la nariz no debe vibrar
nada al momento de hablar (si es que no se emiten fonemas nasales). Luego, utilizando el
espejo de Glatzel se le pide al paciente que articule las vocales y refuerzo que el espejo no
se debe empañar. A continuación, se enseñan todos los fonemas consonánticos orales, por
ende los fonemas nasales se trabajan en una etapa posterior.

- Resonancia corporal
También debemos enfatizar en la resonancia, ya que en dichos pacientes ésta se
encuentra alterada ya que el pecho del sujeto no vibra de forma normal. El ejercicio consiste
en captar la resonancia media y luego la dorsal alta durante la articulación de fonemas. Si el
individuo no logra captar la diferencia entre las vibraciones de las distintas partes de su
cuerpo, el fonoaudiólogo debe dar pequeños golpecitos en las zonas tratadas para que el
individuo capte lo que busca el terapeuta y pueda lograr la vibración en dicha área
específica.
 Habla

En este apartado el terapeuta trata las cualidades articulatorias afectadas del sujeto
sordo, éstas se basan en:

- Función del velo del paladar


El terapeuta debe trabajar este aspecto logrando que el deficitario auditivo post-
locutivo discrimine entre fonemas orales y nasales.

- Función de las cuerdas vocales


La gran dificultad de los impedidos auditivos radica en que como ellos no escuchan su
propia voz, no son capaces de reconocer si sus emisiones son sonoras o áfonas. Para
esto, la actividad a realizar por el terapeuta lleva por fin diferenciar esta característica en
los enunciados. Uno de los ejercicios a ejecutar consta de esquemas de perfiles
articulando, en secuencia, diferentes fonemas. Cabe destacar que dicho trabajo se debe
realizar también en distintas posiciones de la cara, como por ejemplo: de frente, de medio
lado, ambos perfiles, etc.

- Punto articulatorio
El objetivo de este trabajo es enseñar al paciente la posición adecuada que ocupa la
lengua, la mandíbula, las mejillas, el velo del paladar y las otras estructuras fonatorias. Lo
anterior se logra esquematizando la zona oral, especificando la abertura de la boca y el
lugar que ocupa la lengua dentro de ella. Para esta actividad también se puede utilizar un
espejo en donde el fonoaudiólogo actúe como modelo, mostrándole así el punto
articulatorio apropiado.

Cabe señalar, que este ejercicio se debe realizar en una primera instancia trabajando
el esquema rítmico y acentual. Lo anterior se consigue haciendo la diferencia de acentos
entre cada palabra y logrando que el sujeto entienda que al cargar la voz en una cierta
sílaba, ésta tendrá una mayor duración al interior del enunciado. De esta manera, se
presenta el siguiente ejemplo para así aclarar la actividad.
pa pá pá pa

Conclusiones

- El Método de Lectura Labiofacial es una técnica que tiene por finalidad la


rehabilitación auditiva de pacientes sordos o con hipoacusia. Éste se basa en el
adiestramiento y desarrollo de ciertas habilidades en el paciente utilizando los otros canales
sensoriales, con el fin de lograr una mejoría en la discriminación de la palabra. El canal
perceptivo utilizado para el logro de ella es, fundamentalmente, la visión, la cual no está
preparada para descifrar el lenguaje oral.

- El entrenamiento de la lectura labiofacial es un proceso complicado y su duración


dependerá de las dificultades auditivas que presente cada sujeto y, principalmente, si el
individuo es pre o post-lingual. Es decir, si la sordera o hipoacusia ocurrió antes o
después de haber alcanzado un desarrollo normal del lenguaje, aproximadamente a los
ocho años. En relación a lo anterior, se puede decir que los pacientes post-linguales
tendrán más facilidades para adquirir dicha técnica, ya que, al contrario de los primeros,
tienen algún tipo de noción sobre los parámetros de la comunicación verbal.

Bibliografía

- Apuntes de cátedra Terapia de los Trastornos de la Audición, fonoaudióloga Martha


Arrocet Sütterlin, 2002
- “Métodos de Lectura Labio-facial para pacientes con sordera postlocutiva”, Arrocet
Sütterlin, Martha. Saeger Araya, Richard. 1995

Sesión nº 12
Prof. Jessica Salgado
Fecha: 25-11-2002

EDUCACIÓN TEMPRANA.
Es una técnica educativa en que se aplica ciertas formas o procesos de entrenamiento
favorecen al niño. También puede considerarse una técnica de rehabilitación que da por
hecho la existencia un déficit y la necesidad de trabajar por ello.
Se aplica durante los primeros años de vida, desde el nacimiento hasta los tres años,
en chile se usa en todo niño que por sus características específicas necesite de una
intervención precoz.
Un programa, por lo general involucra cuatro aspectos:

 Psicomotricidad: Capacidad de realizar movimientos a nivel general, fino y coordinación


oculomanual.
 Lenguaje: capacidad del niño para desarrollar lenguaje oral y comunicacional.
 Cognición: capacidad del niño para reconocer y entender situaciones.
 Emocional social: son emociones, sentimientos, sensaciones, manifestaciones de
dependencia, seguridad y capacidad de establecer relaciones sociales. Es la capacidad
del niño para establecerse, a la vez, como ser único y relacionado.

Consideraciones de aplicación:

1-. Desarrollo educativo del niño, da el parámetro de normalidad.


2-. Uso del lenguaje en la aplicación del programa: especialmente en el caso de enseñar el
trabajo a la mamá.
3-. Demostración del uso del material frente a la mamá: preferentemente frente a la mamá.
4-. Materiales a utilizar y el tipo: de tamaño no muy pequeño y en relación a la edad del niño.

Para su aplicación es necesario contar con Agentes estimuladores: estos deben ser
personas entrenadas, como por ejemplo profesores especialista, diferenciales, psicólogos,
fonoaudiólogos, etc. Dependiendo del déficit puede también considerarse un terapeuta
ocupacional, musicoterapeuta y psicomotricista.

Un programa de estimulación siempre cuenta con:


a. Un objetivo de base
b. Actividades
c. Evaluaciones
d. Materiales

La estimulación temprana en el niño sordo:

La educación temprana se debe fundar tanto en el desarrollo psicológico como en los


problemas y procesos específicos de los niños sordos. Además las estrategias de
intervención no deben limitarse a solo reforzar aquellas habilidades que el niño posee en un
momento concreto de su desarrollo, sino también a la " zona de desarrollo potencial"
entendida como el espacio entre lo que el niño puede lograr por si mismo y lo que puede
lograr con ayuda de sus compañeros más avanzados o un adulto"

Las estrategias de intervención deben entonces considerar:

a. Las pautas generales de desarrollo evolutivo del menor


b. La importancia del papel que juegan los otros en la dinámica del aprendizaje infantil.

Modelo de Estimulación temprana: incluiría el trabajo de los especialistas en cierto número


de sesiones específicas de intervención. No obstante, a veces , estas frecuentes y
adecuadas sesiones resultan ser pobres.
 Un buen programa de educación pasa por implicar, tanto a la familia como a las personas
próximas al niño(educadores, compañeros de curso). Se debe considerar que el ámbito
familiar sigue siendo fundamental en su desarrollo y es por ello que una de las funciones
del especialista en estimulación temprana es la orientación y formación de los padres.
 Siempre debe aclararse el papel del coterapeuta, el cual generalmente atañe a los
padres. Debe mantener una posición equilibrada y para ello es necesario tener un
conocimiento realista acerca de las posibilidades de su hijo, asi como una orientación
concreta sobre su participación en el proceso educativo.
 Este equilibrio entre una implicancia excesiva y el desentendimiento se busca en pos de
los distintos niveles culturales, expectativas, grado del problema y estilos interactivos que
presentan los padres. De esta forma podrán vivir positivamente la relación con su hijo y
este a su vez se puede beneficiar de su importante y constante ayuda.
 Otro ámbito educativo fundamental es el jardín infantil, por tanto se espera que en él se
facilite su desarrollo. La coordinación, la continuidad y el reparto de funciones entre los
distintos ámbitos y agentes educativos potenciarán al máximo las posibilidades de
desarrollo del niño sordo.
 Para implementar un adecuado programa de estimulación temprana se debe partir del
conocimiento del momento del desarrollo del menor y de sus intereses concretos.
Entonces, es necesario concurrir a la observación de su conducta y de todo aquello que
le motive para incorporarlo a las actividades diarias y de todo aquello que lo motive para
incorporarlo a las actividades diarias y en relación con su entorno social.

El concepto de globalización a estas edades, pone en acción todas sus funciones, es


decir, sus experiencias, sus aprendizajes y su desarrollo deben ser considerados como una
totalidad evitando la parcelación y la fragmentación. Pues a estas edades aún continua el
proceso de maduración de las estructuras cerebrales que son activadas mediante el
entrenamiento, máxime cuando se pretende entrenar aquellas funciones supletorias de los
mecanismos de comunicación lesionados
Finalmente, esta concepción se debe tener presente que, para evitar el frecuente error de
los programas educativos, no debe centrarse exclusivamente en las funciones más
alteradas. Si bien es cierto la estimulación de los restos auditivos y el lenguaje oral debe
ocupar un lugar prioritario en todo programa, estas actividades deben programarse en
conexión con otras facetas de la vida del niño: su interacción social, su evolución intelectual,
sus juegos, etc.

PAUTA DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA PARA NIÑOS SORDOS

1 mes:
 Con interés mira un objeto que se mueve.

Actividad:
- Poner el objeto en su mano para que lo presione (manipule). Aquí el bebé comienza a
mirar la cara de la mamá. No olvidarse de hablarle cuando el niño la mira.
- Ponerle despertador o ruidos fuertes

2 meses:
 Al bebé le gusta acostarse de guatita para ver a las personas que entran y salen.

Actividad:
- La mamá debe acercarse y tocarlo de tal forma que los ojos del bebé la miren (el contacto
visual es super importante).

 En este mes también puede gorgear.


- La mamá debe gorgear igual que el niño y poner su mejlla al lado de la del bebé a fin de
que sienta su habla. Así también se estimula que no se pierda la voz.

3 meses:
 Ya puede sostener la cabeza, ya sea solo o sentado en la falda de la mamá.

Actividad:
- Ella aprovecha para acercarse al niño y hablarle a la altura del oído y hacer contacto con
sus mejillas. Esto también se trabaja con un espejo.

 Reconoce algunas secuencias de movimiento (tanto de él, como de la mamá).


- Hablarle a menudo, asociando el objeto con lo que se está diciendo. Por ejemplo, cuando
se le muda, asociar el estímulo a “pañal”, todo trabajado con luminosidad.
- Sentarse con el niño al lado de la radio y prenderla muy despacito e ir aumentando el
volumen cautelosamente, a fin de notar su reacción. Muy suavemente acercar su
cabecita al emisor y a la vez estimular lenguaje.

 A los 3 meses ya balbucean, por lo tanto, hay que estimular uso de la voz.
- Poner manos del niño en sus labios cuando balbucea y que él a la vez sienta a su mamá.
4 meses:
 Ya está confirmado el nivel de pérdida auditiva y el uso de audífono.

Actividad:
- Que la mamá aprenda a poner algodón diariamente en el oído para que el niño se
acostumbre a tener un cuerpo extraño en él.
- Tratar de mantenerlo distraído para que no se lo quite.
- Cuando se pone el molde, la mamá debe ponerle una gorrita para que no se lo saque y
se acostumbre con él.
- Con audífono puesto, se debe acercar a menudo la cama o cuna a hablarle y asociar.

 Le gusta jugar con sonajeros.


- Buscar uno que al moverlo suene y también vibre.
- Cuando la mamá habla, el niño puede apoyar sus manitos en los labios de ella, y ella en
los del bebé.
- Hablarle suavemente y con buena articulación, pero sin exagerar.

5 meses:
 Ya puede rodar, dar vuelta y sentar si tiene un respaldo.

Actividad:
- Se le pasan objetos de mano a mano y se le habla.

6 meses:
 Repite una pequeña acción, siempre que la madre se ría sobre eso.

Actividad:
- Es el tiempo para introducir una señal de luz. Cuando se le hable, se va a encender la luz.
Eso se hace repetidamente, con el fin de enseñarle a escuchar (Entrenamiento auditivo).

7 meses:
 Una vez al día la mamá debería cantarle al niño. Le canta con sus mejillas en contacto y
que él la mire. No olvidar repetir e ir asociando todas las actividades anteriores.
 Le gusta tomar objetos que están a su alcance y juego con ellos durante un tiempo.

Actividad:
- La mamá debe contar (lo que es) y repetir siempre qué es lo que sucede (juego de a dos).
Ejemplo: “te doy la pelota”, “dame la pelota”, “se va la pelota”, etc. La estructuración de la
oración es muy importante.

8 meses:
 Se para solito, intenta movilizarse y a veces gatear. Ya se mira al espejo.

Actividad:
- Jugar con el niño: poner el juguete al lado de la cara y hablar como si lo hiciera el
muñeco.
- También pueden jugar a las palmaditas, por el sonido y ritmo.

9 meses:
 Comienza la conquista del espacio (medio que lo rodea).

Actividad:
- Importante sentarse (darse un tiempo) y jugar con él.
- Repetir todo el proceso.
- Pedir que le pase un juguete (“dame la pelota”, “dame el auto”, etc.)

10 meses:
 Se desplaza con rapidez. Aquí imita todo. Casi siempre puede imitar los movimientos
bucales.

Actividad:
- Cuando él está emitiendo sonido, éste debe ser sistemático.
- Enseñar a usar la voz para que hable. Se mantiene uso de luz: se enciende cada vez que
hace una emisión y se halaga eso.
11 meses:
 Le gusta caminar y realizar trazos en papel.

Actividad:
- Hablarle siempre que levante la vista.
- Jugar a la escondida. Si lalea vuelve a aparecer la mamá y se esconde para propiciar que
lalee de nuevo.
- Golpes de tambor frente a la vista del niño y luego esconderse. Así se favorecen los
juegos acústicos en forma combinada y, por lo tanto, el entrenamiento auditivo.

12 a 18 meses:
 Festejo del primer cumpleaños. Aquí mira con mucha satisfacción la actividad de otros y
le encanta que los niños jueguen con él.
 Con el audífono puesto no se siente tan solito (hay restos auditivos que le dan
orientación).

Actividad:
- Contarle al niño todo lo que sucede y ve. Apoyarse con gestos.
- Aprovechar cada momento para desarrollar lenguaje.
- Le resulta difícil dar significado a todas las palabras. Al vestirlo, poner la prenda de ropa
al lado de la boca de la mamá y decir su nombre (repetir esta acción dos a tres veces).
- Hacer lo mismo cuando se le baña o da de comer, siempre acompañándose de gestos.

18 a 24 meses:
- Cantarle todos los días una canción para dormir.
- Acompañar las palabras con gestos y la mímica adecuada para que la situación se
comprenda.
- Cada semana aprende a leer de la boca más palabras apoyado a la expresión de la cara
y a objetos y situaciones.
- Ambos, madre e hijo, meten sus cabezas dentro de la misma caja de cartón mientras la
mamá le habla. El cartón es reverberante como eco con su voz y la del niño. Así él sentirá
las vibraciones del sonido.
- Enseñarle a tomar el gusto por los juguetes sonoros. Ponerle las manos encima de los
parlantes de la radio e ir aumentando el volumen.
- Asociar palabras a lo escrito. Le gusta mirar libros con figuras con objetos de su
alrededor. Hablarle de esas figuras.
- Jugar a imitar sonidos onomatopéyicos y sumar todas las actividades anteriores. Pedir
que busque los juguetes después de darle los nombres.

Bibliografía.

 Salgado,J; Cátedra de Terapia de los Trastornos de la Audición: "Educación Temprana".


VI Semestre, Carrera de Fonoaudiología, U.V., 2002.

 Marchesi, A; "El desarrollo Cognitivo y Lingüístico de los Niños Sordos": Editorial alianza
Psicología, Madrid, 1995.

 Ramírez, R; "Conocer al niño Sordo". Editorial CEPE, Madrid, 1990.

Sesión nº 13

Prof. Carmen Castro.

Fecha: 08-11-2002

Educación Auditiva
La educación auditiva es una técnica pedagógica por medio de la cual, los menores
que presentan pérdida auditiva, dirigen su atención hacia estímulos sonoros que previamente
no podían ser percibidos. Esta metodología, tiene como principal objetivo, el
aprovechamiento al máximo de los restos auditivos que los infantes presentan. Todo esto se
logra, a través de la sistematización y una graduación continua, lo que ayuda a crear los
patrones del lenguaje en el niño. Se debe agregar, que en un comienzo se utilizan ruidos y
sonidos en frecuencias graves como es el sonido del bombo; para posteriormente utilizar los
sonidos del lenguaje. Es así como el menor logra producir su propio lenguaje.

De lo anterior, se desprende que los objetivos generales y específicos serían:

 Objetivo Principal: Incentivar la optimización de la audición residual.


 Objetivos Específicos:
i. Desarrollar actitudes y que el menor pueda diferenciar la presencia de sonido en
contraposición al silencio. Es decir, si se quiere trabajar esta contraposición, primero
debe ser estimulada la capacidad de atención del menor.
ii. Optimizar la capacidad auditiva residual por medio del audífono y a la vez, integrarlo al
esquema corporal.
iii. Desarrollo de una mayor conciencia al sonido ambiental y de su propia producción
vocal.
iv. Desarrollo de la discriminación a los distintos parámetros de la voz: duración, intensidad,
timbre y frecuencia.
v. Mejorar la inteligibilidad del habla.

Antes de realizar la intervención auditiva, es necesario que el fonoaudiólogo investigue


sobre el diagnóstico temprano hecho por el otorrino, para determinar el grado y el tipo de
hipoacusia. También, debe saber el momento en que se produjo la pérdida auditiva, es decir,
si fue pre o post-locutiva. Finalmente, si él presenta o no una adaptación protésica.
Ahora bien, al momento de realizar una actividad de educación auditiva se deben
tomar en cuenta los siguientes aspectos:

 Revisar la audiometría: El objetivo de este examen es determinar el grado de pérdida.


 Lugar: El terapeuta debe preocuparse por las características presentes en el espacio
donde se llevará a cabo la terapia. Por ejemplo, el sol no debe llegar directamente, para
que no se refleje la sombra y así, evitar que el entorpecimiento de la visualización del
menor.
 Discriminación del sonido y no por la vibración que produce éste.
 Golpear el instrumento en forma alternada: Con esto, se pretende evitar que el menor
adivine el patrón rítmico presentado.

Con respecto al tratamiento en un hipoacúsico, como ya se mencionó anteriormente,


éste trata en lo posible, de aprovechar al máximo los restos auditivos de la persona. Es por
esta razón, que la realización de la educación auditiva se va a ver influida por:

 La edad de implementación de la prótesis auditiva.


 Tiempo de permanencia con el audífono, los más adecuado es que lo tenga puesto todo
el día.
 Tipo de curva: Es muy importante poder visualizar el espectro de frecuencias que están
más conservadas.
 Tiempo de exposición a experiencias auditivas: Es bien sabido, que cuanto mayor sea el
tiempo de estímulos auditivos hacia el menor, mejores serán los resultados que se
obtendrán.
 Duración de las experiencias auditivas: Si la duración es mayor, las posibilidades de que
el menor identifique con éxito los objetos aumenta.
 Grado de pérdida auditiva: Un hipoacúsico leve en general, tendrá problemas en la
precisión articulatoria. En cambio, en una hipoacusia moderada las dificultades se
extienden ya, a la comprensión y estructuración del lenguaje. Es decir, las limitaciones
en el desarrollo del menor van en aumento, de acuerdo, al grado de pérdida.
 Actitud de los padres: Aquellos padres que se muestran más partícipes, son de gran
ayuda para lograr una terapia auditiva con éxito.
 Preocupación de los padres: Esto se refiere principalmente a atender las necesidades
que presenten sus hijos hipoacúsicos. Por ejemplo, limpiar permanentemente el
audífono.
Siguiendo con el punto anterior, los factores a desarrollar para utilizar los restos
auditivos lo mejor posible serían:

 Desarrollar la atención de las señales auditivas por medio de la música, de los


instrumentos musicales, sonidos ambientales, entre otros. De esta manera, una de las
alternativas de tratamiento, es sentar al niño de espaldas y le tocarle distintos sonidos.
Luego, se observa si el menor se da vuelta o no buscando la presencia del sonido.
 Desarrollar la discriminación auditiva a los diversos sonidos provenientes del medio
ambiente.
 Aprender a reconocer el significado de una señal sonora.

Ahora bien, para llevar a cabo la educación auditiva en la sala de clases se debe
cumplir con los siguientes requisitos:

1. Desde los dos a cuatro años de edad, se trabaja el Condicionamiento Lúdico Sistemático.
La técnica a utilizar consta de cuatro pasos, donde el menor debe realizar una orden
pedida por el terapeuta. Las ayudas dadas por éste, para desarrollar la capacidad de
discriminación, se irán complejizando. En primer lugar, está el Paso Kinésico Visual
Auditivo (PKVS), el cual tiene por clave verbal: ¡Cuando tú sientas! El menor debe poner
la mano en un tambor para sentir la vibración que le indicará el momento en que debe
ejecutar la orden. En segundo lugar, se lleva a cabo el Paso Viso-auditivo (PVA), acá la
clave consiste en decirle al menor: ¡Cuando tú escuches! Ahora, el menor está de frente
al terapeuta, pero no colocará su mano en el tambor. Y finalmente, en el Paso Auditivo la
clave verbal será: ¡Cuando tú oigas! En este momento, el niño se encontrará de espaldas
al adulto, es decir, no puede palpar la vibración, ni tampoco ver el momento en que se
golpea el tambor.
2. El profesional debe registrar sesión a sesión los temas tratados, para que no se repitan.
De esta manera, se evitará que el menor se aburra y se permitirá la generalización de lo
aprendido, gracias a las distintas actividades a realizar.
3. Determinar en qué momento se encuentra con respecto, a los pasos antes vistos.
4. La actividad lúdica debe ser breve, entretenida, de acuerdo a los intereses de los niños.
5. Se debe tomar en cuenta el nivel sociocultural de los padres ya que, muchos factores de
la terapia dependen de esto. De esta forma, la forma o el nivel de complejidad de las
explicaciones a los papás, depende del estrato de estos.
6. Secuencias: Una terapia tendrá más éxito si se realiza todos los días, o mínimo tres
veces a la semana.
7. La educación auditiva se verá reflejada en el aspecto general del niño, es decir, en su
base de sustentación, entre otras.
Por otro lado, toda educación auditiva tiene una secuencia la cual cuenta con tres
pasos. El primero de ellos corresponde a la motivación, la que debe enfocar la atención
del niño hacia el objetivo de dicha sesión de forma entretenida. Para ello se deben utilizar
materiales de acuerdo a la edad del menor. La segunda, es la ejecución del
condicionamiento lúdico sistemático, con sus tres pasos que fueron descritos
anteriormente. Finalmente, la evaluación que consiste en la evocación del patrón auditivo,
es decir, el infante debe ser capaz de recordar lo realizado en la sesión. Ésta se efectúa
al comienzo para observar si internalizó la actividad efectuada en la sesión anterior y al
final de ella.
Con respecto a las actividades que se realizan es posible nombrar de modo general
tres de ellas. Éstas son las siguientes:
1. Descubrimiento y conocimiento del existencia del mundo sonoro. Dentro de ellas
podemos señalar la utilización de distintos instrumentos sonoros (bombo, pandero, entre
ellos), los movimientos corporales (golpe de las manos, de las piernas), la voz ( gritos, hablar,
vocales, sílabas, palabras). Una forma de trabajarlo es que el infante ejecute una actividad
durante la presencia de sonido; cuando éste se detenga el niño también debe hacerlo.

2. Descubrir la dirección de la fuente sonora. Aquí se pueden realizar actividades como el


desplazamiento corporal (marchara, correr, saltar), desplazamiento en cualquier sentido con
los ojos abiertos y cerrados, trabajar literalidad (izquierda y derecha, arriba y abajo).

3. Conocimiento de las distintas cualidades del sonido. En estas actividades se ejercita la


altura, la intensidad, la duración y el timbre. Algunos ejemplos de cada uno de estos aspectos
son los siguientes:
Altura: se pueden utilizar diversos instrumentos musicales; cambios de entre sonidos graves
y agudos; juegos de vocalizaciones, en los cuales se pueden complementar colocando la
mano en la laringe para sentir las vibraciones; colores, líneas gruesa y delgadas que
representen un sonido.
Intensidad: por ejemplo, tocar los instrumentos musicales; palmear y caminar con el cuerpo
de forma fuerte y débil; utilizar sonidos vocálicos, onomatopeyas sílabas y palabras; colores y
figuras geométricas que representen un sonido despacio y uno fuerte.
Duración: Nuevamente se puede utilizar los instrumentos musicales, las vocales de forma
sostenida o interrumpida, palabras cortas como los monosílabos y palabras más largas como
los trisílabos y polisílabos; sonidos continuos por ejemplo, el timbre y sonidos discontinuos
como el tic tac del reloj. Estas actividades ayudan a afianzar la discriminación, es decir, a
diferenciar dos objetos por sus características constitutivas.
Timbre: Aquí se pueden utilizar diversos juguetes con sonidos, generalmente se pueden
ocupar los de goma. Cuando los niños tiene entre seis y siete años se pueden utilizar
terminaciones pro ejemplo, elefante – elegante, mora-moda, casa-gasa.
Conclusiones

 La Entrenamiento Auditivo es muy beneficioso en la terapia de los discapacitados


auditivamente. Esto se debe a que por medio de ella la persona, desde muy temprana
edad, logra desarrollar la atención a los diversos estímulos acústicos del medio
ambiente. En conclusión, gracias a ella, la persona logra integrase espontáneamente a
un medio que es principalmente sonoro, especialmente a su entorno más próximo como
es la familia.

 El Entrenamiento Auditivo se basa en la maximización de los restos auditivos, los cuales


están presentes en la mayoría de los hipoacúsicos. Es así como el individuo aprende a
discriminar los sonidos pertenecientes del exterior con sus respectivas características.
Por ende, es capaz de asignarle significado a las señales acústicas que logra percibir de
su canal auditivo estimulado. En definitiva, permite que la persona logre una
comunicación más efectiva ya que es capaz de recurrir al canal sensorial, el que es
mayormente utilizado en este proceso tan complejo de transmitir pensamientos, ideas,
emociones; en otras palabras darse a entender al mundo.
Bibliografía

 Apuntes de Cátedra de Terapia de los Trastornos Auditivos de Carmen Castro:


“Entrenamiento Auditivo ”, 8 de Noviembre del 2002.

 RV ALFA. Audiología, Entrenamiento Auditivo. Recuperado el 22 de Noviembre del 2002,


de http://www.rvalfa.arrakis.es/audiologia/audiologia.htm#(1.5)

 HERNÁNDEZ, P.(Julio del 2000). Los trastornos de la audición y su Didáctica.


Recuperado el 22 de Noviembre del 2002, de
http://caminantes.metropoliglobal.com/web/pedagogia/audicion/aud3.htm
Sesión nº 14
Prof. Jessica Salgado.
Fecha: 15-11-2002

COMUNICACIÓN TOTAL

Se define como una filosofía de vida que apunta a desarrollar el lenguaje y la comunicación en el
deficiente auditivo a través de distintos medios o canales reinformación como son:
o Lenguaje oral
o Lenguaje Manual
o Lenguaje de Señas
o Dactilología
o Escritura
o Lectura

Se debe tener en cuenta que esta filosofía no sólo involucra al deficiente


auditivo (emisor) sino que también al receptor del mensaje, quien debe conocer los medios para poder
establecer esta comunicación.

Existen principios sobre los cuales se basa la comunicación total y estos son:
1.- Su prioridad es la comunicación sin importar el método empleado
2.- La intervención es utilizar cualquier medio que sirva para transferir vocabulario, lenguaje y
conceptos, entre el deficiente auditivo y quienes lo rodean.
3.- La idea guía ha de ser proporcionar caminos fáciles, libres de obstáculos y en ambas
direcciones de intercambio, entre el niño y sus familiares, además de las personas que le rodean.
4.- La premisa básica es hacer uso de todos y cada uno de los modos de comunicación para los
deficientes auditivos desde la primera infancia a la edad escolar. Ningún método o sistema en particular
se omite, ni en ninguno de ellos se insiste como norma general.
5.- Pretende a edades muy “bajas” beneficiar al deficiente auditivo al añadir años de ventaja en el
aprovechamiento de sus dotes naturales para una instrucción de calidad (esto apunta al desarrollo del
pensamiento al igual que el lenguaje).
6.- Si el educador logra determinar cual de las técnicas utilizadas logra mejores resultados en
casos determinados, entonces ese será el método a emplear preferentemente durante el resto de los
años escolares.
7.- Su fin último es aprovechar la audición residual para desarrollar lenguaje a través de medios
alternativos y/o aumentativos.
Los objetivos que plantea la Comunicación Total son:
1.- Promover el desarrollo de una comunicación eficaz adquiriendo competencias lingüísticas en una
primera lengua de modalidad manual/visual (por medio de gestos, LLF, imágenes, etc.)
2.- Propiciar un ambiente que favorezca el desarrollo de valores positivos hacia si mismos y hacia
los demás.
3.- Implementar un programa que considere y respete los intereses y capacidades de los niños.
4.- Estimular y favorecer las habilidades orales y auditivas respetando las diferencias individuales.
5.- Integrar a las familias al proceso educativo de los niños.

La Comunicación Total incluye:


a) Dactilología: es la representación de las letras del alfabeto a través del movimiento de la mano.
La dactilología es un complemento del lenguaje de señas y no parte de él. Se usa para expresar
palabras que no tienen un signo o seña determinado y que impide la comprensión de éste
(nombres en general).
b) Signos formales (Lenguaje de señas): sistema de comunicación convencional que permite
expresar palabras, frases o ideas a través de movimientos precisos en cuanto a espacio y tiempo
( a través de las manos).
Dentro del Lenguaje de señas se dan combinaciones con el Lenguaje
Oral:

Bilingüísmo (se considera como metodología de trabajo en si)


Modelo que se basa en el reconocimiento de la existencia de dos lenguas en el entorno del sordo, la
lengua de señas y lengua oral, merecedoras del mismo respeto.
Este modelo utiliza y plantea el aprendizaje de la lengua de señas como primer lenguaje y del
lenguaje oral como segunda lengua, siendo imprescindible estar inmerso en un ambiente culturalmente
sordo.

Simultaneidad
Modalidad en la cual se utiliza la seña en orden simultáneo al lenguaje oral, marcándose todos los
componentes gramaticales de este último.

Bimodalismo
Modalidad en la cual el lenguaje oral es acompañado con señas (al revés del bilingüísmo).
Según Marchesi (1985), el lenguaje bimodal favorecería el desarrollo comunicativo debiéndose
dar al mismo tiempo otros factores:
- utilizar el lenguaje de señas con afecto positivo, sin conflicto

- acompañar las señas con el habla y la estimulación auditiva

- utilizar señas tempranamente antes de que un sentimiento de impotencia comunicativa se


produzca entre los padres y el niño.

c) Educación Auditiva (perceptibles por el oído con o sin audífono): es importante trabajar la
audición residual, le otorga énfasis al método auditivo-verbal.
d) LLF: es una técnica relacionada con la percepción, siendo el canal para el deficitario auditivo, la
visión. La LLF se realiza mirando los labios del emisor e involucrando todo el cuerpo como medio
de comunicación no sólo los ojos, cara, cejas, etc.

Factores intrínsecos que facilitan el acceso a LLF

I Lenguaje que usa el locutor


- forma natural
- no seguir un patrón o moda, puede leer pero no imitarla (evitar la modulación exagerada)
- velocidad, ritmo e intensidad adecuados
- tener buena conformación bucal y dicción
- cuidar de cambiar de un tema a otro con la persona sorda

II Factores relacionados con el ambiente


- iluminación, es decir, si recae sobre la persona que hace la LLF no se ve por lo tanto, interfiere la
comunicación.
- La distancia con la persona sorda debe ser de 1.5 mts. máximo.

- Se debe evitar la distracción y cansancio visual, teniendo por ejemplo, detrás de la persona,
estímulos llamativos.
- Tratar de mantener los ojos del lector a nivel de los labios del locutor.

- Procurar un blanco fijo.

III Factores extrínsecos personales que no facilitan la LLF


- Mala implantación dental
- Emocionalidad para contactarse con la persona sorda

- Aspectos físicos: i) mujer: labios pintados, lentes oscuros, chasquilla, etc.


ii) hombre: barba, bigote, cigarro, chicle, etc.
e) Gestos realizados por el niño

f) Lectura y escritura: estos procesos en el sordo son bastante lentos y deficitarios sobretodo la
escritura, puesto que si no desarrolla lenguaje oral-comprensivo, entonces menos lo otro.

g) Habla: apunta a desarrollar lenguaje verbal-oral. En la medida que se va desarrollando, se


favorece la integración con personas oyentes.

Riesgos de la Comunicación Total

- El grado limitado de habilidad manual del niño preescolar que restringe su aptitud para hacer
signos con rapidez, además de sus no muy amplias posibilidades de atención sostenida,
enmarcando su concentración para dedos ligeros y gestos faciales que legan y se van durante
una sesión de instrucción.

- Si un educador prefiere realmente un método a otro, ha de llevar de un modo inconsciente a sus


alumnos en la dirección de esa modalidad

Hay quienes afirman que el pequeño con déficit auditivo puede ver perjudicada aún más su
comunicación debido a una sobreestimulación (aunque la información se entrega de modo sistemático)