Anda di halaman 1dari 2

ECOLOGÍA

Nombre: Daniel Carrera López


NRC: 2806 Fecha: 2017/08/07
Tema: Análisis "Social-Ecological Resilience to Coastal Disasters"

El presente artículo se enfoca en determinar la relación existente entre el


ecosistema y la sociedad humana con el fin de aumentar la resiliencia y disminuir la
vulnerabilidad de poblaciones costeras a nivel mundial. Para ello, los investigadores
realizan una revisión bibliográfica del tema y proponen ejemplos de diferentes desastres
naturales que han afectado a poblaciones costaneras y detallan las diferencias entre cada
uno de ellos tomando en cuenta la organización de la sociedad y su interacción con el
medio ambiente. Cabe mencionar que la población humana se concentra a lo largo de
las costas, por lo cual estos ecosistemas han sido los más alterados por el ser humano a
nivel mundial.

El término resiliencia hace referencia a la capacidad de sistemas socio-


ecológicos de absorber perturbaciones y mantener su estructura esencial, procesos y
retroalimentación, es decir, son capaces de auto-organizarse con el fin de aprender y
adaptarse ante la situación en la que se encuentren. Parte de esta capacidad recae en la
habilidad de regeneración de los ecosistemas y en la habilidad de estos en enfrentar
cambios y continuar produciendo recursos y servicios necesarios para la vida del ser
humano.

Los peligros existentes en las zonas costaneras en ciertas ocasiones se convierten


en desastres debido a la pérdida de la resiliencia, por lo general ocasionada por cambios
ambientales mediados por la acción del ser humano. Por ejemplo, dos huracanes de la
misma magnitud ocasionan diferentes impactos en dos ciudades diferentes,
principalmente por las diferencias existentes en su organización y en su capacidad de
adaptarse a cambios inesperados. Por lo cual, se puede concluir que la resiliencia en
sociedades costeras se encuentra estrechamente relacionada con eventos de gran escala.

En las sociedades modernas se ha observado que la resiliencia aumenta debido a


la globalización, comunicación instantánea y desarrollo de ONG que permiten
responder de mejor manera frente a crisis. Sin embargo, en ciertas ocasiones debido al
desconocimiento del rol del ecosistema en la mantención de la resiliencia se descartan
partes fundamentales que impiden sobrellevar una crisis. Por ejemplo, la pesca
indiscriminada, contaminación del agua y deterioro del ecosistema marino han llevado a
los arrecifes de coral a perder su resiliencia intrínseca y volverse vulnerables a ciclones
2

y al calentamiento global. Lo cual permite concluir que la resiliencia de un organismo o


población puede ser eliminada o potenciada por el ser humano sea de manera accidental
o intencional.

En ecosistemas la resiliencia se encuentra influenciada por la biodiversidad,


redundancia funcional y patrones espaciales. La biodiversidad aumenta la resiliencia
debido a que las debilidades de un grupo son compensadas por las virtudes de otro. La
heterogeneidad espacial de igual manera confiere resiliencia en un ecosistema, debido a
los diferentes recursos encontrados en diferentes localidades. Adicionalmente, se ha
evidenciado que después de un cambio catastrófico, la memoria de los individuos
sobrevivientes permite el crecimiento, renovación y reorganización del sistema socio-
ecológico. Por ejemplo, la resiliencia socio-ecológica durante el tsunami de Asia de
2004 fue determinante en el impacto del mismo y en la capacidad de reorganización de
las poblaciones afectadas. Concluyendo que las comunidades que presentaban
conocimiento, preparación e instituciones de respuesta rápida fueron más propensas a
prevenir el tsunami y evitar la transición de un desastre natural extremo a un desastre
social a largo plazo.

Los investigadores toman en cuenta los daños que el ser humano ocasiona en el
ecosistema costanero y el impacto que generan los desastres naturales sobre el mismo se
permiten concluir que la resiliencia intrínseca existente se deteriora paulatinamente
ocasionando que los recursos y servicios proporcionados por el ecosistema marino no
sean a futuro una garantía para la supervivencia de las poblaciones aledañas.