Anda di halaman 1dari 1

El lugar más marciano de la Tierra

Armando Azua-Bustos
Enlace: https://www.ted.com/talks/armando_azua_bustos_the_most_martian_place_on_earth/transcript?language=es

¿Cómo puedes estudiar Marte sin una nave espacial? Camino al lugar más marciano de la Tierra:
el desierto de Atacama en Chile. El astrobiólogo Armando Azua Bustos creció en este vasto y
árido paisaje y ahora estudia las raras formas de vida que se han adaptado para sobrevivir allí,
algunas en áreas donde no se han informado precipitaciones en los últimos 400 años.
Azua Bustos intenta entender el origen de la vida en la Tierra y las posibilidades de encontrar
vida en otro lugar en el universo. Estudia la vida en esos ambientes terrestres que más se parecen
a otros lugares interesantes en el universo. Bustos se centra en la relación íntima entre el agua y
la vida (toda la vida terrestre requiere agua) para entender si podríamos encontrar vida en un
planeta tan seco como Marte. Y lo estudia en el lugar más marciano de la Tierra, el desierto de
Atacama.
Localizado en el norte de Chile, es el desierto más antiguo y seco de la Tierra. Uno de sus
primeros hallazgos fue en la entrada de una cueva frente al Océano Pacífico. En este lugar,
informó sobre un nuevo tipo de microalgas que creció sobre las telarañas que cubrían la entrada
de la cueva (cubiertas de rocío por la mañana). Esta microalga aprendió que para llevar
fotosíntesis en la costa del desierto más seco de la Tierra, podrían usar las telarañas.
En otra cueva, encontró un tipo diferente de microalgas. Este es capaz de usar niebla marina como
fuente de agua, y sorprendentemente vive en el fondo de una cueva, por lo que se ha adaptado
para vivir con menos del 0,1 % de la cantidad de luz que necesitan las plantas comunes.
Este tipo de hallazgos sugieren que en Marte, podemos encontrar incluso vida fotosintética dentro
de las cuevas.
En esta búsqueda, trataba de encontrar realmente el límite seco para la vida en la Tierra, un lugar
tan seco que nada pudiera sobrevivir en él. Pero incluso aquí, bien escondido bajo
tierra, encontramos una cantidad de microorganismos diversos, lo que sugirió que en lugares
similarmente secos, como Marte, pueden estar habitados. Incluso tenemos algunas evidencias
preliminares de que estos microorganismos aún pueden estar activos en el estado desecado, como
momias que caminan a nuestro alrededor, y que pueden estar usando la radiación UV como fuente
de energía. Si se confirma, esto tendría gran impacto en nuestra definición de vida, sobre cómo
buscamos la vida en otro lugar del universo.
Debido a su cielo despejado, para el 2020 el 60 % de los mayores telescopios en la Tierra estará
ubicado en Atacama, y mientras todos los demás mirarán entre las estrellas para responder a la
pregunta: "¿Estamos solos?", Armando Azua Bustos estará mirando hacia el suelo, buscando
respuesta a la misma pregunta.