Anda di halaman 1dari 89

1 ¿METROPOUS I Ernst Bloch

TECNOS/ ALIANZA

Director: JosÉ JIMÉNEZ


Huellas

Prólogo de
José Jiménez

Traducción y notas de
Miguel Salmerón

Alianza Editorial
Título original:
Spuren

Diseño de cubierta:
Ángel Uriarte

Para Siegfried Unseld

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está pro-


tegido por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, ade-
más de las correspondientes indemnizaciones por daños y per-
juicios para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o
comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria,
artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecu-
ción artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a
través de cualquier medio, sin la-preceptiva autorización.

© Subrkamp Verlag Frankfurt am Main 1969


© EDITORIAL TECNOS (GRUPO ANAYA, S. A.), 2005
Juan Ignacio Luca de Tena, 15 - 28027 Madrid
ISBN: 84-309-4111 -8
Depósito Legal: M. 33.141-2005

Printed in Spain. Impreso en España por Fernández Ciudad, S. L.


Índice

Prólogo, por José Jiménez ............................................................................................ Pág. 15

Demasiado poco ................................................................................................. 21


Dormir .. .. ..... ............. ........................... ....................... ... ....... ... ........................... 21
Retardado ................. ........... .. ... ........... .. ........... .. ................... ..... ..... .. ... ........ ...... 21
Siempre ahí dentro .... .. ....... .. .. ..... ... .. ...... .... .. ... .... .. .. .. .. ....... .. .. .. ... ... .. ... ...... .. .. .. .. .. 21
En casa de otros ............. ..... ... ........ ..... ... ..... ..... ........ .. ... ......... .... ........ ..... .. ... ... .... 22
Canturreo ............................................................................................................ 22
Pequeño cambio .................................................................................................. 22
La lámpara y el armario ...... ........ ..... ... ... ..... ..... ........ ..... ..... ... ..... ..... ... ..... ..... ....... 24
Bien acostumbrados ........................................................................................... 24
Lo reconozco ... .. .... .. .. .. ..... ....... .. .. ... ...... ...... ..... .. .. ... ... ....... .. ... .... .. ... ..... .. .... .. .. ..... 25

SITUACIÓN . .. .... .. . .. .. .. .. .. .. .... .. .. ... ... .. .. .. .. ... .. .. ... .. ... .. . .. .. ... .. .. . .. . .. .. .. . .. . ... ... . .. .. .... ... .. .. .... .. 27

La pobre. ........................... ........... ....... ....... ...... ......................... .......................... 27


La inmundicia............. .... ...................................... .................................. ...... .... ... 27
El regalo ... ... .. .... .. .. .. ... .... ..... .... ..... ........... .. ........ .. ... ... .. ... .. .. ... ........ .... .. .. .. ..... .. .. .. . 27
Requerir cosas diferentes .... .. ................ .. .. .......... ........ ... .. .. ... ........ .. .. .. .... ..... .. .... . 28
Fiestas, ¡por desgracia! ......... .. .... ............ ....... ... ..... ... ..... .. ........ ..... .... .. ..... .. .. .. .... . 28
El miembro útil ...... ...... ........... ..................... ..... .. ........... ............. ... ..................... 32
Sacudidor para fresas .... ............................................ ............. .. ........... .. .... .......... 32
Pan y circo ......................................... .... ... ... ....... .... ..... .................... ................... 33
Compañeros en miras estrechas ......................... ... ..... ..... ..... ........ ........ ..... ........ .. 34
El grillo molesto ..... ...... ..... ...................... ................................................ ........... 35

DESTINO. ............................ ..... ........ ........ ..... ........ .......................... ..... ............ ......... ... 37

De mano a mano. ..... ........ ............... ........... ......................... ........................... ...... 37


Elnegro ......................................... .......... .................. ............... .......... ..... ..... ...... 37
La línea divisoria de las aguas ............ .......... ..... .................................. ............... 38
Sin rostro ...... ..... .. ..... .. .. ... .. .... ... ..... ... .. ... .. .. ... ... .. ... .. ... .. ... .. .. ... .... .. .... .. .. .. ... .... .. .... 40
El conde de Mirabeau ....... .... ... .......... ... .......... ...... ..... .... ......... .......... ... ..... .. ... ..... 41
Pobre diablo y diablo rico .. .... .. .. .. ..... .. .. .. .. .. .... .. ... .... .. ...... ........ .. ..... ..... ........ ....... 45
Un gatito que hizo de David .... ....... ....... .... .. ... .... ... .. .... .. ....... ...... .... .. ...... ..... .. .. ... 46
Los triunfos de la minusvaloración ...................... ...................... ......................... 47
El escribano municipal .. ... .. .. ..... .. ........... .. ... ..... ... .. .. .. .... .. ... ..... .. ... .. ........ ..... ....... 52
La noble apariencia ............. ..... .... ... ...... .. .. ..... .... .... .. .. ....... .. ..... .. ... ..... ..... ............ 53
El rococó del destino ............ ... ..... ..... ........ ..... ........ ..... ... .. ... .. ... ..... ... .......... ... ..... 54
Un espíritu en formación ............................. .......... ............... .............................. 58

[11]
12 ERNST BLOCH HUELLAS 13

El arbusto ..... ... ...... ........... ........................ .................. ..................... ........ .. .. 58 Hacer punto ........................... .................... .................. .......... ......... ..... ........ .. ..... 142
La ventana roja ... .. ..... ........... .. ... ...... .................. ...... .. ........ ... .... ................ .. 59 La espalda de las cosas ................... .......... .. ... ....................................... .. ...... .... .. 143
El dios de la vida ............................................... ...... ......... .. .. .. ................... .. 61 Saludo y apariencia ... .... ..... ....... ........... .. ......................... .......... ..... .......... ......... .. 145
El tema de la separación .......... .. .. ........ ............... ............... ......................... .. .. .. .. 67 El tema de la seducción ............ ........ .. ...................................................... ·.. ·.... .. 149
Apariciones de fantasmas , necias pero mejoradas ........... ................ ................. .. 72 Apéndice: tierra de nadie ........................ ..................... .......... ......................... .. .. 155
Hogar ajeno, extraño y tan familiar ............ .... .............................. .. ................... . 74 ¿Un cuento ruso? ........... .. ... ................ .. ..... ... ... .. ..... .. ............ ....... ...................... . 157
Pippa está pasando ........ ...... ..... ...... ............ ...... ...... .......... ................ .... ... ........... . 75 La salida cómica ........ ............... ... .............. ...................... .. ...... ..... ... ......... .... .. .... 158
La mirada prolongada ........................ .. ............................ ........ ................. .. ...... .. 77 Desilusión con serenidad .............. ... .. ....... ..... ......... .... ........... ........ ............ ... .... .. 162
Reencuentro sin contacto .............................. ........................ .. .... ... .. .... ............. .. 78 La mano afortunada ....... ........ .... ................. .. ............. ............. ..... ·........ ·.... ·.. ·.... · 162
La musa benefactora ........................................ .................. ... .......... .............. ..... . 80 El tema de la magia blanca .. ................................................ .. ......... ................... . 166
Rafael manco ......... ..................... ... ........ .. ...... ..... ........ .. ................... .. ..... ...... .. .. .. 82 El asombro ........ ..... .. .................. ..... ......................................................... ...... .. ... 175
Lamontaña .. ................... .................... ......... ............... ... ...... ....................... ....... . 177
Muerto y necesario .............. ... ....... .... ...... .................................. ..··.······.············· 177
EXISTENCIA ... ... .... .. .. .. .... .... ......... ..... ... ....... ........... ... .... .. ..... .... ...... ..... ......... .... .... ....... . 85 La perla ................ ...... ......... ...................................... ........... ..... ................ .... .. .... 178

Precisamente ahora ..... ... .. .. ......... .. .. .... .. ..... ..... .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. .. .... ...... .. . 85
Oscuridad en nuestro interior .................... ..... .. ................ ...... ....... .... .. .. ............. 85
Caída en el ahora .. .. .... .................. ............. .................................... .. .. ..... ... .. ....... 85
El aguijón del trabajo .................. .. .. .... ... ....... .. .................................................. .. 87
Sólo mediante el esfuerzo, y nada más, se alcanza el bienestar .. ....... .... ...... ....... 90
Diez años de cárcel, siete metros de cola de vestido .. ... .. .. ..... ....... ......... ............. 92
Silencio y espejo ..... .. .. ... .. ...... ......... .... .. .... .... .. .. .... .. .... .... .. ...... .. .. ... .. .. .. .. .... .. .. .. .. . 94
Recursos para hacerse invisible ...................... ........................ ................ ...... :..... 95
El aburrimiento absoluto .. .. .. .. ... .. .... .. .. ... .... ... .... ........ .. .. .. .... .. .. ..... .. .. .. .. ... .. .. .. ..... 96
Instante e imagen ................................................................................................ 100
La firma de Potemkin .. .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. .. .. ... .. .. ... .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. .. .. .. 1O1
Incógnito para sí mismo .. .. .. .. ... .. .... .. .. .. ... .. .. .... .. .... .. ... .. ... ....... ............ .... .... .. .. ..... 102
El tema del ocultamiento .... .. .. .... ...... ......... .... ... .... .. ... ... ... .. .... .. ..... .. .. ... .. .... .. .. .. .. . 103
Sólo una llamada ......................... .. ...... .. .......... ...... .. .................................... ...... . 109
El gorro de noche .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... ... .. .. .. .. .. .. .. .. ... ... .. .. ...... .. ... ... .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. ... .. .. .. 109
Pequeña excursión .............................................................................................. 11 O
Terror y feliz presentimiento .. .. .. .. .. .. .. .. ... .. ... .. .. .. .. .. ... ... .. ... .. .. .. ... .. ... .. .. ... .. ... ... ... . 111
Excurso: ser humano y figura de cera .. .. .. .. ... .. ... ... .. ... .. ... .. .. .. .. ... .. .. .. ... .. ... .. .. .. .. .. . 113
A propósito: la posada de los locos ................................................ .................... 117
Cuadro con arco ... .. ... .. .. .. .. .. .. ... .. ... .. .. .. .. .. .. .. .. .. ... .. ... ... .. .. .. .. .. .. .. ... .. .. .. ... .. .. .. .. .. .. .. . 118
Algunos fantasmas de la mano izquierda .. ......... ..... .. ................... .. ............ ...... .. 11 9
El marco que desapareció dos veces .................... .. .... .. ........... ............................ 125
El motivo de la puerta ................... .. .. .. ............................. ................................... 127

COSAS .... .. ...... ........... .... .. ... ..... .... .. ..... .. ....... ..... ... .... .. ... ..... ... ...... ....... ..... ........ ..... ........ 133

Medio bien.... ............. ....... .... ........ .. .. .. .... ...................... ...................... .... .. .......... 133
El próximo árbol .. .. .. ... ...... .. ... .. .. .. ... .. .. .... ........ .. .... .... .. ............. .... .. ... ..... .. ... .. ...... 133
Flor y antiflor .......................... ...... .................. .............. ... ......... ...... ... ........... .. .... 133
La botella de Leyden .. .. .. .. .. .. ... .. ... .. .. .. .. ... .. ... ... .. ... ... .. .. .. .. ... .. ... .. .. .. .. .. .. ... ... .. ... .. .. 134
La primera locomotora ........................ ....... .. .. .......... .... .... ...... ... .... ........ ............. 134
El campesino urbano .... .. ...... .. ............ ............ ................. .............. ....... .............. 135
La casa del día .. .. ........... ...... ................. .... ...... ....................................... ....... ...... 136
Montajes de una noche de febrero ................................................................ ...... 138
Unjláneur a través de las cosas .. ......................... ............................................... 140
Comer aceitunas con precisión .. .. .. .. .. ... .......... .. .. .... .... ... ......... ..... .. ..................... 141
Prólogo

También el lenguaje tiene su utopía. Y con ello establezco una paráfra-


sis, de una afirmación tajante del propio Ernst Bloch en su libro de 1972
sobre el materialismo (Das Materialismusproblem): «También la materia
tiene su utopía». Esa forma de concebir su materialismo filosófico permi-
te apreciar el trasfondo espiritualista y romántico de un pensador a quien,
ya en 1960, Jürgen Habermas caracterizaba como «un Schelling marxista».
Porque, en efecto, a lo largo de toda su trayectoria intelectual Bloch man-
tuvo un nexo de continuidad entre materia y espíritu que, en buena parte de
sus formulaciones, nos acaba remitiendo al idealismo de Schelling.
La tendencia, el impulso, la fuerza constructiva de la voluntad, son, por
otra parte, algunos de los ejes de la tradición idealista que Bloch reformu-
la en clave materialista. Y probablemente de esa síntesis de tradiciones con-
trapuestas en filosofia deriva la curiosa paradoja en la recepción de su pen-
samiento, considerado heterodoxo o idealizante dentro del marxismo, en donde
no obstante con toda claridad se inscribe, y sumamente apreciado en cam-
bio en ambientes filosóficos espiritualistas, sobre todo cristianos.
Probablemente, sin embargo, eso que aparece a primera vista como una
paradoja es uno de los motivos centrales del extraordinario vigor, e incluso
actualidad, de una filosofia que, en sí misma, se concibe y plantea como una
filosofia de frontera, como un pensamiento no estático, o asentado en un
territorio estable, sino como un trabajo persistentemente dinámico con las
categorías y conceptos. Como una filosofia siempre en camino, en movi-
miento, una vez y otra en tierra de nadie, o a través del desierto, título de la
recopilación de ensayos publicada en 1923, y que constituiría el tercer libro
de Bloch. No es pequeña aportación al pensamiento contemporáneo insis-
tir en el carácter nómada de la filosofia como exigencia ética y analítica,
si se quiere situar en primer plano la necesidad de evitar cualquier tipo de
compromiso mundano con las distintas instancias de poder.
Pero, entonces, volvamos al lenguaje. Porque esa dimensión nómada del
pensamiento filosófico tiene su registro más intenso en aquello que el len-
guaje transmite, aunque no siempre se nos hace evidente: lo que late en la
expresión, lo que vive en las palabras, el resto que permanece más allá de
las cosas y de la experiencia pragmática, y que constituye la materia nuclear

[15]
16 ERNST BLOCH HUELLAS 17

de la poesía. El resto cantable, del que hablaba Paul Celan. Ese aspecto, que mana del período de entreguerras. Algunas voces críticas lo han valorado
nos permite aproximarnos al lenguaje en busca de los indicios, de las pis- como una aportación literaria al expresionismo, quizás en parte por la defen-
tas, que nos permitan seguir un rastro, es el hilo conductor de este libro visio- sa decidida que Bloch hizo de ese movimiento frente a la dogmática y tajan-
nario, único, distinto a todos, cuya versión original apareció en septiembre te condena de Gyi::irgy Lukács en las disputas marxistas sobre cuestiones esté-
de 1930, y después, en una segunda edición ampliada, en 1959, que es la ticas de los años treinta. Pero, en mi opinión, Huellas está más próximo al
que aquí se traduce. clima de la nueva objetividad (die neue Sachlichkeit) y de los procedimientos
El título original: Spuren, expresa en alemán las ideas de impresiones o estilísticos delfotomontaje (pienso, sobre todo, en el gran John Heartfield)
improntas, marcas, señales, pistas, trazos, vestigios ... de huellas, en suma. y del montaje cinematográfico.
Ahora bien, esas huellas Bloch las sitúa y nos las transmite en el curso del Podría decirse también que es un collage filosófico, con todo lo incómoda
lenguaje. El título del libro remite a un argumento inmanente, en ningún caso que sin duda esa fórmula resultará para todos aquellos que desconfían de las
a un material externo. Son historias, relatos, pequeñas piezas narrativas, entre contaminaciones expresivas y exigen el mantenimiento de la pureza, o dure-
las que no hay un hilo de continuidad temático aparente. Porque el hilo de za, de la escritura filosófica. Un collage filosófico que, además, muestra una
continuidad es la forma de decir, lo que las historias, aparentemente incom- deuda evidente en su forma expresiva, en sus pautas de estilo, con la obra de
pletas o sin una resolución plena, nos sugieren en su conjunto supuestamente otro gran iconoclasta: Friedrich Nietzsche, hacia quien sin embargo Bloch
inconexo: aquí hay algo más. mantuvo siempre una actitud decididamente polémica y de rechazo. Pero,
Es obvio que el planteamiento filosófico de Bloch nos remite a un curio- ¿por qué no aplicarle también a él el procedimiento de las huellas, de lo que
so paralelo con el trabajo del detective, o, en nuestros días, de lo que se llama late sin ser enteramente comprendido ... ? Incluso más allá de este libro con-
policía cientifica, quienes también se encargan de reconstruir mediante pis- creto, el pathos expresivo de Nietzsche tiene un ámbito bastante amplio ~e
tas e indicios algo que se sabe que ha pasado, pero que no se sabe, al menos resonancias en un estilo como el de Bloch, quien modula siempre su escn-
enteramente, cómo. Y todavía más próximo está ese planteamiento al de la tura intentando darle la elevación de la pregunta constructiva, un giro inte-
encuesta psicoanalítica, cuando en ella se trata de descubrir los motivos de rrogativo que sitúa la tarea del filósofo a la intemperie, a ras de tierra.
perturbaciones psíquicas, remontándose a experiencias traumáticas desenca- Huellas se construye como una trama diseminada de preguntas. Frente
denantes, pero sometidas luego al olvido por la represión y la reelaboración a las cosas, que habitualmente nos pasan inadvertidas, se tra~a de fijar qué
que nuestra consciencia opera sobre los materiales psíquicos. Y acentúo la pro- ocurrió, de establecer un nexo entre relato y recuerdo. Y conviene tener pre-
ximidad del psicoanálisis con Bloch, porque en la encuesta psicoanalítica, tal sente, por decirlo una vez más, que el recuerdo, la memoria, es el punto de
y como ésta se construye desde el propio Sigmund Freud, todo el trabajo tera- juntura de la poesía y la filosofía, desde etapas tan remotas de nuestra tra-
péutico se conduce fundamentalmente también a través de/lenguaje. dición de cultura como las que marcan los poetas detentado res de la verdad
Ahora bien, la gran diferencia de Bloch con detectives y psicoanalistas en la Grecia arcaica, o Platón, una vez que la filosofía se constituye como
se sitúa en la dirección a donde se quiere llegar con lo que las pistas, las tal. Bloch lo plantea con nitidez, uno de los apartados del libro se llama así:
huellas, latentemente expresan. Mientras que la investigación detectivesca recuérdalo. Pero se trata de un recuerdo que «toma acontecimientos insig-
y psicoanalítica va hacia atrás, busca las causas de origen de una situación, nificantes como vestigios y ejemplos», permitiendo de este modo, a través
que siempre pueden ser plurales y coadyuvantes, como se expresa con gran del relato dar curso a la reflexión: «Contar reflexionando requiere que se
riqueza conceptual con la categoría psicoanalítica de sobredeterminación, reflexione' contando».
la filosofía de Bloch va hacia delante. Trabaja con los indicios que el len- Bloch evoca el efecto reparador que antaño producía escuchar un deter-
guaje nos da para ir más allá del estado aparentemente quieto y estable del minado tipo de historias, las «historias singulares» que «te~~inan de ~or~a
mundo. En un caso, la pregunta es de dónde, en el otro es a.dónde. conmovedora». Alude con ello, al relato tradicional, al que fiJa la expenencm
Pero, además, lo que hace que este libro sea un caso especial dentro de de la vida en las culturas orales, y que con su carácter articulado estructura
la literatura filosófica, es precisamente su forma. Huellas no está construi- una unidad. Frente a aquéllas, están estas otras historias que él recoge, y que,
do como un tratado, ni a través de un proceso abstracto de argumentación en lugar de unir, dividen, compartimentan, la fijación y el recuerdo de la
conceptual y aplicación de categorías teóricas, como es habitual en la forma experiencia, aunque en último término ambos tipos confluyen: «Eran his-
de expresión tradicional en filosofía, sobre todo en las variantes más aca- torias que seguían la trama y la urdimbre de los vestigios, éstas forman seg-
démicas de la misma. El libro de Bloch es, en sí mismo, un ejercicio de esti- mentos que compartimentan el cuadro. Porque, en definitiva, todo con lo
lo, un trabajo que tiene su lugar, un lugar destacado, en la prosa literaria ale- que uno se encuentra y lo que salta a la vista es lo mismo».
18 ERNST BLOCH HUELLAS 19

El propósito de Bloch entraña sus riesgos: nos encontramos ante his- camente y no fuera del tiempo, desde el marxismo y no desde el nacional-
torias narradas por una voz singular, con la que ellógos filosófico esta- socialismo».
blece un diálogo, una comunicación, desdoblándose ... Hay un punto de inde- Utopía es la palabra, el elemento cifrado que se manifiesta en las his-
terminación, no creo en cambio que pueda hablarse de falta de precisión, torias abiertas de Huellas, en su falta de cierre, y a la vez la categoría cen-
pero lo que fluye es unafilosofia de la experiencia vivida, un juego de espe- tral de todo el itinerario filosófico de Emst Bloch, desde su primer libro, la
jos entre lo que cada individuo singular se plantea como interrogación con obra juvenil e iluminada, Espíritu de la utopía, cuya primera edición apa-
mayor o menor frecuencia a lo largo de su existencia, y lo que la filosofía reció en 1918, hasta sus escritos finales, pasando por su obra magna, hoy
como disciplina intelectual aporta en la formulación de esa interrogación ya un clásico del pensamiento filosófico del siglo veinte: El principio espe-
desde su nacimiento en Grecia. Naturalmente, este planteamiento implica ranza, cuya primera edición se publicó en dos volúmenes en 1954 y 1955.
en todo caso intentar ir más allá de las posiciones meramente académicas, Utopía, entendida por Bloch como todo lo contrario de lo que las críti-
o del saber libresco, para propiciar que la filosofía baje a las calles, respi- cas más simplistas suelen afirmar, no como expresión de un pensamiento
re en la ciudad. abstracto y escapista, sino como manifestación de la esperanza humana en
Pero es importante ir un poco más al fondo de ese carácter dual de las una vida mejor, como rechazo de que el mundo esté ya terminado. Utopía
historias de Huellas. En el libro se hace evidente el sentido telúrico y arcai- como crítica fundamentada del presente y aspiración determinada a otras
zante de Bloch, que juega a sentamos junto al fuego del hogar campesino, alternativas posibles, en lugar de la resignación pasiva, el cinismo, o el esca-
bebiendo en las viejas jarras y fumando, para intercambiar historias y con- pismo bienpensante ridiculizado por Voltaire en su Cándido. Utopía con-
sejos: y esa es su fórmula principal, relatos orales transcritos, recuperados cebida, pues, según la fórmula de Bloch, como docta spes, como sabia espe-
por la escritura. Ahí se inscribe la figura del narrador, acerca de cuya des- ranza, como un conocimiento de que los seres humanos tienden, desde sus
aparición en el mundo moderno, en el mundo de la imprenta, de la novela, impulsos constitutivos, hacia delante, hacia un más allá de sí mismos y de
y de los cada vez más amplios soportes tecnológicos de transmisión del len- sus condiciones de existencia, pero que a la vez esa tendencia puede frus-
guaje, escribió páginas memorables Walter Benjamin. trarse,puede acabar en el fracaso. Y sin embargo...
Pero, a la vez, desde esas historias narradas, Bloch nos lleva hacia el Y sin embargo, el «puede», el condicional, deja la resolución de la vida
presente, hacia la oscuridad de un mundo convulso, inestable, muy lejos de y de los problemas del mundo siempre abiertos. La construcción linguísti-
la quietud que se vive en el campo por la noche, al final de la jornada. Bloch ca, narrativa, de la latencia utópica de la condición humana en Huellas: tam-
nos enfrenta entonces, y esto es decisivo: sin moralejas, ni soluciones, con bién el lenguaje tiene su utopía, nos lleva a una vertiente filosófica de gran
lo que pueda haber de significativo en esa fragmentación que caracteriza la calado que, personalmente, considero una de las más importantes aporta-
vida moderna, de la que es buena réplica la propia fragmentación de las his- ciones de Emst Bloch al pensamiento contemporáneo. Me refiero a lo que
torias. Lo que fluye ante nuestros ojos es la experiencia vital, lo que la vida se expresa directamente como encabezamiento del libro, como su motto, en
puede enseñamos, incluso en las condiciones difusas del mundo de hoy, a un sentido musical, en nada ajeno al pensamiento de Bloch: «Yo soy. Pero
través de un ejercicio ascético, de reconocimiento de la inapropiada sober- no estoy en posesión de mí mismo. Por eso, antes de nada, lleguemos a ser»
bia del filósofo frente al hombre común, al que con tanta frecuencia igno- (<<lch bin.Aber ich habe mich nicht. Darum werden wirerst>>). Es, nada más
ra. Se trata de aprender a mirar con sencillez las cosas sencillas Y, en reali- y nada menos, que una suerte de reformulación del cogito cartesiano, con
dad, eso viene a ser equivalente a esa actitud de asombro que ya Aristóteles el que se abre el inicio de la filosofía moderna.
situaba como el punto de inicio de la filosofía. Lo que Bloch afirma es que la mera existencia no implica tener una iden-
En Huellas, claro está, encontramos también las claves de una actitud tidad. Para que podamos hablar de yo, tiene que acaecer un devenir. Es decir,
política de revuelta frente al orden social existente que, con todos los mati- ese lema inicial puede entenderse como determinación del proceso huma-
ces que se quiera, implicará por parte de Bloch adoptar una posición mar- ~ 1 no, como formulación de la siempre necesaria construcción de la identidad
xista. En la gran disputa, en el terrible desgarramiento social de la Europa (que, como sabemos desde Freud y frente a Descartes, no es nunca algo ya
de los años treinta, frente al carácter escapista de los fascismos, que propo- dado), un aspecto en el que la tarea filosófica confluye con la vida. Pero,
nían un retomo fabulado a un inexistente estado de plenitud, situado en la además de ello, creo que ese motivo contiene en síntesis la médula del pro-
aurora de los tiempos, Bloch entendía el marxismo, y ese es el sentido de yecto filosófico de Bloch: la suya es una filosofía que se sitúa en un terre-
sufilosofia utópica, como un compromiso con la época, con el existir, como no de frontera, como indicaba ya más arriba. En este caso, abriendo una vía
un estar en el tiempo. Es así, como determina su posición pocos meses des- diferenciada entre las concepciones (individualistas) de una filosofía de la
pués de la aparición del libro, en un artículo de diciembre de 1930: «utópi- existencia y las concepciones tradicionales de una filosofía (estática) del ser.
20 ERNSTBLOCH

Lo que Bloch propugna es un sentido dinámico de la tarea filosófica,


en la que por ~llo I?ismo el flujo narrativo, el sentido abierto del lenguaje,
com~ ~n las h1stonas de Huellas, se convierte en pauta referencial. De ahí,
tamb1en, el papel que se le dará al arte y a la experiencia estética en su pen-
samiento, o la atención que, en paralelo, se concede ahora en Huellas al DEMASIADO POCO
. '
motivo. de la puerta: tanto el arte como la puerta son signos o trazos que
'
comumcan entre dos mundos, vivir y morir, pero también, cuando se vive, Consigo mismo se está solo. Casi nadie se siente acompañado de sí mismo
entre ser y llegar a ser, devenir. junto a otros. Hay que evitar ambas situaciones.
Por eso, ya en los desarrollos ulteriores de su filosofía Ernst Bloch con-
cebirá el arte como un laboratorio de lo humano, como u~ proceso de cons-
trucción, en el terreno de la apariencia (estética), de algo que podemos lle- DORMIR
ga~ a s~~, devenir. Algo, p~rqu~ siempre permanece la incógnita, un resto
e~u~atlco, y por es~ las h1stonas son abiertas, sin final: todo final es pro- En nuestro interior estamos vacíos . Por eso conciliamos con facilidad
VlSlonal. Lo que aqm, en Huellas, se comienza a formular en relación con el sueño cuando estamos privados de estímulos externos. Las almohadas sua-
la cuestión del impostor, el carácter anticipatorio del arte, que los artistas ves, la oscuridad y el silencio favorecen el sueño y el cuerpo va entrando en
deben aparecer (erscheinen) antes de llegar a ser, acabará reformulándose las sombras. Pasar la noche en blanco no es estar despierto, sino un áspero
más adelante como su teoría de la pre-apariencía estética (Ásthetik des Vórs- y desesperante reptar sin moverse del sitio. Entonces uno se da cuenta de lo
cheins): lo que pre-aparece en el arte puede luego llegar a ser en la vida. a disgusto que está a solas consigo mismo.
Y algo parecido cabe decir del flujo abierto del lenguaje, de la historia,
con sus huellas y rastros. También el lenguaje tiene su utopía.
RETARDADO

JOSÉ J IMÉNEZ Esperando, uno también se aburre. Sin embargo, queda a la vez
embriagado. Quien, durante mucho tiempo, mira fijamente la puerta de la
que va a salir una persona a la que espera, puede quedar embriagado. Que-
darse embriagado como por un canto monótono que se alarga cada vez más.
Un canto oscuro, que probablemente no lleva a nada bueno. Si no viene el
hombre o la mujer a los que se espera, la clara decepción no disipa la embria-
guez. Únicamente se mezcla con su consecuencia, una especie de resaca que
sigue subsistiendo. A esperar ayuda la esperanza, de la que no sólo hay que
beber, pues también es preciso encontrar en ella algo que se pueda cocinar.

SIEMPRE AHÍ DENTRO

No podemos estar por mucho tiempo solos. No nos basta el angosto espa-
cio de ese cuartucho, esas estrecheces nos resultan desagradables. Sin embar-
go, uno lo lleva consigo a todas partes, sobre todo cuando se es joven. Enton-
ces muchos se retraen de modo singular, se vuelven mudos. Esto hace que
se hundan como por el ruido metálico de cadenas y queden sepultados aque-
llos que permanecen en su interior. Precisamente quienes no saben salir de
sí mismos son los que se aterrorizan de la estrechez en la que se encuen-

[21]
22 ERNST BLOCH HUELLAS 23

tran. A la que se vieron abocados sin que nada los empujara a ella. Por lo Sin embargo, pasado el tiempo, esto desapareció de un trago y de golpe.
demás, sólo produce miedo lo que no se ve. Las amenazas visibles incitan Estábamos en un curso inferior a aquel muchacho y, entonces, ocurrió. Daba
al temor, únicamente cuando somos débiles o no nos oponemos con sufi- lástima. La edad del pavo de los demás se cebaba con el nuevo cobarde, le
ciente empeño. mojaban en el baño y en el patio le trababan las piernas con una cuerda y lo
Mas el único remedio contra el miedo es o amarse o no tenerse dema- hacían saltar. A un chico, que le había hecho mucho menos que los otros, le
siado en cuenta a sí mismo, porque el miedo sólo procede de nosotros mis- quitó el cuaderno, por lo que indujo a que aquel fuera castigado. En resumi-
mos cuando estamos solos. Quien no sepa manejar este amor o este olvido das cuentas se había convertido en un arrastrado, malvado y deleznable mozal-
se aburrirá. Quien puede lograrlo, o se tomará a sí mismo muy en serio o bete. Entonces, sin embargo, pasó algo muy extraño: a los catorce años, o un
valorará sus acciones externas. Ambas opciones no difieren mucho entre sí poco más adelante, con el primer golpe de la pubertad, volvió el niño orgullo-
e incluso siguen una suerte de alternancia en la mayor parte de la gente. Si so y el deleznable mozalbete se diluyó. Su naturaleza dio un vuelco por segun-
uno se levanta con ellas, aun cuando no le haga falta, a lo largo del día ambas da vez, creció robusto y pronto se convirtió en el líder de su propia clase. Fan-
se compensan. farroneaba con una energía bastante convincente, con una seguridad llena de
insolencia y poca pose. Cuando llegaba a una reunión, decía: «¡Descúbranse,
que llega Fritz Klein!» aunque todos los congregados estuvieran ya sentados
EN CASA DE OTROS y sin sombrero. Un poco más adelante otro de sus lemas fue: «quien me recha-
za a mí, está sentenciado». No hubiera necesitado decir tamañas tonterías. Ya
«¿Te gusta?», le pregunté. A los niños les gusta más la comida cuando entre aquellos jóvenes despertaba algo muy singular y difícilmente explica-
están de visita. También es cierto que pronto notan que no todo va bien allí. ble, algo que en mi vida vería más tarde en algunos, de los cuales de pasada
Por otra parte, si estuvieran a gusto en casa, no les encantaría tanto salir. diré que no siempre eran las mejores personas: irradiaba poder y no era posi-
A menudo se dan cuenta muy pronto de que tanto aquí como allí todo podría ble sustraerse a ello.
ser bien distinto. Sin embargo el mismo hombre siguió su relato. Cuando, obviamente muchos
años después, gozaba de una buena situación y de un cargo digno y estaba arre-
glando su casa, notó que provocaba en los albañiles cierto sentimiento. Más
CANTURREO bien vio en ellos una soma que hacía mucho tiempo había olvidado. El no podía
describirla con mucha exactitud, pero aquella página del pasado había vuelto.
Es extraño como se comportan algunos cuando nadie los ve. Unos hacen Al menos notaba que aquellos tipos se comportaban así y se reían irónicamente.
muecas por las mañanas, otros se contonean, la mayoría tararea cancionci- Debía de haber algo en él que no marchaba bien o, al menos, un resto de debi-
llas sin sentido. También durante las pausas de la jornada laboral, al pagar lidad de sus malos tiempos. Le parecía que al igual que el olfato de los perros
el café, por ejemplo, algunos canturrean algo que ni se entiende ni ellos mis- les hace reconocer a los hombres, los trabajadores manuales de aquella peque-
mos pueden oír, pero en lo que puede haber mucho encerrado. Entonces unas ña ciudad tenían un olfato igual de preciso (¡vaya si lo tenían!) Aquel lejano
máscaras caen y otras se ponen, depende, ¡menuda locura! recuerdo volvió a avivarse y de ello quiso extraer la enseñanza de que la hier-
Sin duda hay muchos de ellos que están bastante idos. Cantan una pieza ba no crece para ocultar las fechorías que uno guarda en su interior. Que siem-
que trata de algo que estaba suelto dentro de ellos y que nunca llegó a asen- pre se es el cobarde de antaño y que siempre se puede volver a hacer un mal
tarse. Son marionetas malogradas y aturdidas, porque se les ha forzado a que ya se hizo si los hermanos menores de los viejos tiempos se dan cuenta.
ser adultos más malogrados y aburridos aún. Alguien de entre nosotros que no cree en absoluto en la unidad del yo
intentó darle a este fenómeno una explicación más benévola. Todo depende
de la situación en la que se encuentre la persona. Según el momento, el humor
PEQUEÑO CAMBIO pesaroso o lisonjero da aire a las acciones débiles o vigorosas. Si el hom-
bre sincero no hubiera tenido ningún raíl para su nuevo yo o su nuevo yo-
Conocí a uno que prosperó muy poco. Sin embargo, de niño, él conta- infantil que puso en marcha a los catorce años, no habría podido extraer esas
ba, había sido bastante orgulloso, en los juegos tenía que ser el primero. Pega- enseñanzas. En ese caso los trabajadores manuales lo habrían encontrado
ba al que no le obedecía y, por lo general, aquel frágil caballerete mantuvo en el tomo en el que los pobres diablos acaban bajo ruedas o del que son
su jerarquía mientras sus oponentes no supieron golpear bien. colgados, especialmente los más débiles y reincidentes.
24 ERNST BLOCH HUELLAS 25

LALÁMPARAYELARM~O mala, hay un antídoto que se crea a sí mismo dentro de nosotros. Ya los niños
cuentan con un singular estupefaciente para cuando las notas van empeo-
Uno dijo que lo único que todavía hoy tiene vida se comparte con dos rando y la mala fortuna avanza. Los adultos intuyen esto de un modo dife-
o com? ,mucho con tres personas. Se refería al amor, a la amistad, a la con- rente, pero emparentado con el de los niños: si uno lo ha apostado todo a
versacwn. Era un hombre de buen corazón y sin ilusión que se aturullaba una carta y ha perdido, siente de vez en cuando una engañosa sensación de
en el trabajo y no veía cómo podía salir de aquello. No hacía caso a las indi- suerte, la de haber llegado al fin. Se trata de una tenue fortuna que esquiva
vidualidades notables ni a las grandes mentes, sino que estaba del lado de los golpes, de tal manera que durante un tiempo éstos pasan de largo o caen
la ma~a, ni más ni menos que del lado de una masa veraz, activa y todavía a nuestros costados. N o nos vienen fuerzas de ella, pero mientras la costumbre
no existente. Del modo menos burgués posible se retiró a su pequeño rin- nos haga reposar y nos adormezca, la pequeña y chispeante embriaguez que
cón burgués, no en la casa, sino allí donde todavía había una lámpara sobre sentimos en el infortunio es el placer de una contrariedad que ya no tiene
la mesa. que molestarnos, sino que nos libera, aunque por poco tiempo. Este es un
Otro me contó lo siguiente: cuando yo estaba equipando una habitación fragmento oculto de lo malogrado que en parte actúa como dinero de reser-
de un m?do mu>:' agradable, ocurrió algo sorprendente. Había comprado mue- va y en parte como lámpara, y no sólo en nuestro interior.
bles antiguos, sm embargo, cuando ya había acabado noté más bien nota-
ron las mujeres y los amigos que me visitaban, que n¿ habÍa una sola silla.
Junto a_las paredes ~abí~, arcon~s, cómodas de tamaño medio y ante todo LO RECONOZCO
en la mitad de la ha~ttacwt;l habta puesto una alfombra de gran tamaño que
ocupaba todo el recmto. Sm embargo había olvidado propiciar el sentarse ue las cosas nos pasen inadvertidas. Tenemos
Y la conversación que tanto decía amar. Incluso las lámparas las cuales no ue restar atención e o no a ue erderlo de vista. Lo
había ~l,vidado, no estaban colocadas de un modo muy adecuado para la con- que es sencillo y oco común a la vez amen o es lo ue más le ·os nos eva.
versacwn, estaban preparadas para la lectura. Irradiantes y funcionales, eran ecor emos una istoria como aquella del soldado que llegó tarde al toque
como br~zos que colgaban de las paredes. Una mujer inteligente decía que de corneta. No se puso en formación, sino que se colocó al lado del oficial,
el auténtico ser del hombre viene hacia él. Pero, por su parte, a esto nuestro y de ese modo éste no se dio cuenta de su retraso. Aparte del regocijo que
narrador repuso que no hay que ser tan típicamente hombre, es decir no hay pueda producir esta anécdota, nos causa además una impresión: ¿qué tipo de
que comportarse como quien considera que todo se desenvuelve en un fondo impresión? Una muy peculiar. Una impresión que no deja que repose lo escu-
objetivo. En ese caso ese individuo sería tan subjetivo como su habitación, chado. Una impresión en la superficie de la vida que tal vez haga que ésta se
llena de bellos, pesados y soberbios objetos vistosos o sea casi como una quiebre.
mujer. Fue para mí ~n~ lección, c?ncluyó el sorprendido hombre que deco- En definitiva, es bueno pensar, incluso fantaseando. Muchas cosas no
raba ,su casa y ~e a vtstt~r a un amtgo. Precisamente a aquel hombre de quien se resuelven por sí mismas cuando ocurren, incluso aunque puedan ser bien
hablabamos amba. Alguten tan humano que incluso odiaba las corbatas grue- contadas. Por el contrario, contar algo de este tipo revela y manifiesta de un
sas.
modo singular que un asunto es dificil. Historias como ésa no basta con narrar-
las, sino también hay que tener en cuenta qué se ventila y hay que aguzar
los oídos para saber: «¿Qué está en juego?».
BIEN ACOSTUMBRADOS De los sucesos se deriva un «lo reconozco». No el que nos dice «ten cui-
dado pues de lo contrario las cosas no serían como son». Se trata de un «lo
Cuan~o algo va m~llas personas lo intuyen con bastante precisión. Al reconozco» que nos dice <das cosas son ya así» y que t9ma acontecimien-
menos lo mtuyen emociOnalmente, aunque tal vez la razón lo vea con menos tos insignificantes como si fueran vestigios y ejemplos. Estos proponen una
c~~ridad, por eso caen en la distracción. Pero al igual que el cuerpo la emo- intensificación o una atenuación. Contar mientras se reflexiona requiere que
cwn comparte el rodar y el traqueteo del coche que de mañana los llevará a se reflexione mientras se cuenta. Lo que no cuadra en las historias no cua-
la ~ábrica ,o _a la oficina. ~ lo sumo la costumbre ayuda pues es un estupe- dra ni en nosotros ni en todo lo demás. Algunas cosas sólo son comprensi-
fact~nte factl de con~egutr_Y que apenas ~s reconocido como tal, pues toda bles a través de tales historias. Si las pormenorizáramos o las contásemos
1~ vtd~,burguesa esta dommada y sostemda por ella. Si por el contrario la en un estilo más elevado, tal vez ya no serían reveladoras. Aquí uno sólo
sttuacwn se hace desesperada, no sólo monótona, sino aniquiladoramente i ntenta narrar y reparar en cómo algunos de aquellos sucesos nos llamaron
26 ERNST BLOCH

la atención; todo ello como un aficionado, contándolos al recordarlos y recor-


dándolos al contarlos. Son pequeños trazos de la vida que no se han olvi-
dado, todo ello cuando hoy en día hay mucha basura. Sin embargo antaño
se sentía inclinación por escuchar historias reparadoras e insignificantes, his-
torias contadas en tonos diferentes y datadas en años diversos. Historias sin- Situación
gulares, aquellas, que terminan de manera conmovedora. Eran historias que
seguían la trama y la urdimbre de los vestigios, éstas forman segmentos que
compartimentan el cuadro. Porque, en definitiva, todo con lo que uno se LA POBRE
encuentra y lo que salta a la vista es lo mismo.
«¿Qué está usted haciendo?», le pregunté. «Ahorro luz», dijo la pobre
mujer. Estaba sentada en la cocina a oscuras ya desde hacía mucho tiempo.
Eso por lo menos era más fácil que ahorrar comida. Como no hay suficiente
para todos, los pobres tienen que colaborar. Trabajan para los señores hasta
cuando descansan en solitario.

LA INMUNDICIA

«Lo que uno puede llegar a humillarse». Ésto lo escuché ayer con todo
lo que lleva consigo. En la Rue Blondel yace una mujer borracha, la agarra
un guardia.
<<Je suis pauvre», dice la mujer. «Pero no por eso tienes que vomitar en
la calle», rugió el agente. «Que voulez-vous, monsieur, la pauvreté, e 'estdéja
a moitié la saleté», dice la mujer y continúa bebiendo.
Así se ha descrito a sí misma, se ha explicado y se ha hecho invisible de
un tirón. ¿A quién o a qué podía detener el guardia ahora?

EL REGALO

Se dice que todo se puede obtener con dinero, salvo la felicidad. Sin embar-
go la verdad es lo contrario y los niños no tardan en comprenderlo. Hace
poco, una niña de ocho años había salvado a un joven que estaba a punto de
ahogarse. Más bien, cuando vio al muchacho amoratándose, se puso a gri-
tar hasta que vino la gente a sacarlo. Para recompensar sus gritos, Papa Noel
le regaló 20 marcos; un buen dinero, pero no demasiado como vamos a ver.
Ya que otra vez que la niña mira por la ventana, ve algo oblongo flotando
en el agua. Salió de casa de golpe: «¡Allí están flotando otros 20 marcos!»
(Mas ahora solamente era un tronco). Si se tienen en cuenta las consecuen-
cias de un suceso tal en circunstancias normales, (la vista del cadáver de un
ahogado, etc.) en este caso, sin embargo, el trauma se ha disuelto, de hecho

[27)
28 ERNST BLOCH HUELLAS 29

ha quedado impedido, de manera extraña por el dinero. El mal duplicado se II


neutralizó y la niña angelical se tranquilizó. Ser pobre es la peor de las des-
gracias. San Nicolás, quien viene raras veces, no la impide, pero, por lo menos, Todo era diferente aquella noche. No se salvaba la calle y sobre todo la
deja las cosas en su sitio . calzada, por la que habitualmente circulaban a toda velocidad los coches,
subiendo a la izquierda, bajando a la derecha y embistiendo a los peatones.
Por fin este centro estaba vivo, algo crecía en su interior.
REQUERIR COSAS DIFERENTES La artillería pesada del tráfico había sido desplazada, circulaba por la
lejanía y dando rodeos. El magnífico asfalto iba poblándose. Variopintos faro-
Se cuenta que un perro y un caballo eran amigos. El perro le guardaba lillos de papel colgados de un lado a otro de la calle crearon un espacio cerra-
los mejores huesos al caballo y el caballo le servía al perro las pacas de heno do, en cuyo interior se podía bailar. Las casas ya eran sólo sus paredes, las
más olorosas. De esa manera cada uno quería hacer lo mejor para el otro y ventanas iluminadas resplandecían como lámparas nuevas, como espejos fos-
de ese modo ninguno de los dos tenía bastante para comer. Eso refleja exac- forescentes con personas dentro. Y lo mejor era que este salón de baile sólo
tamente la miseria que existe entre dos personas que tienen una relación estre- quedaba limitado por sus laterales, pues se extendía por toda la calle y por
cha, sobre todo siendo de sexos diferentes, y no pueden cambiar su mane- todas las vías transversales.
ra de ser; aunque también pasa entre personas menos íntimas. Naturalmente, A la vuelta de cada esquina ya se escuchaba otra música diferente y las
ayuda mucho tener exigencias modestas respecto a lo que habitualmente se parejas paseaban por el barrio iluminado. Así son las calles de París el14
considera útil. Pues, si nos fijamos en las pacas de heno, las noches y los de julio, el gran día. Cuando tomó la Bastilla, el pueblo bailó sobre el suelo
domingos de la mayoría de las personas, uno se pregunta cómo se pueden y las ruinas de la fortaleza que había sido arrasada y hecha desaparecer. El
mantener vivos. terreno que ocupaba se convirtió en una especie de Campos Elíseos. Todo
esto se conmemoraba ahora, sin embargo entonces se bailaba con más espon-
taneidad. Mas, a pesar de que los revolucionarios se han tranquilizado y han
FIESTAS, ¡POR DESGRACIA! moderado su juicio, en esta fiesta nacional se reanima a veces la memoria
lejana. Una memoria que no pertenece a toda la nación y que no firma la
I paz con el bourgeois gentil' homme.
Cuando el14 de julio de 1928 un coche, conducido por un hombre con
Este día no tenía nada de extraordinario. un sombrero de paja, quiso penetrar en una de esas calles de baile, el pue-
Sin dinero incluso París se hace más pequeño. blo no le hizo sitio, aunque en aquel momento nadie estaba bailando y ya
Me fui a la vieja cantina de trabajadores, las hay incluso peores que tam- habían pasado por allí taxis a montones. Sin duda el objeto de provocación
poco son más baratas. Entonces vi a uno que estaba disfrutando mucho. Dis- fue el sombrero de paja que por lo demás no tenía nada de especial. Sin embar-
frutando de manera verdadera e inocente, como es debido. El hombre enfren- go, de manera extraña, eso se concibió como un símbolo de la clase domi-
te de mí tenía una langosta en sus manos callosas por el trabajo, mordía y nante, a lo mejor por su tono claro, y también porque naturalmente las máqui-
escupía su costra roja esparciéndola por el suelo. Estaba muy a gusto con nas no se suelen manejar con sombrero de paja.
la sustancia tierna del interior cuando la tenía entre los dientes. Se sentía El sombrero de paja provocador no se retiró, sino que penetró en la mul-
tranquilo y sosegado. Por fin, veía el disfrute de un bien no deshonrado por titud a toda velocidad. Sin embargo, veinte puños ya habían golpeado el coche
un burgués; cuando éste come ignora el sudor de aquéllos que carecen de por la parte trasera y le obligaron a bajar de nuevo la calle a pesar de sus
todo o la vergüenza de los réditos de capital. Esto era algo bastante extraño furiosos acelerones, y a reducir la marcha al compás silencioso de un tran-
en París donde nadie se avergüenza de ser y de denominarse burgués no sólo vía. Hasta el mismo propiétaire colaboró tranquilamente, no sin cierto dis-
cómoda sino también orgullosamente. frute deportivo, ante aquella reacción. Mas, apenas hubo logrado avanzar,
También el trabajador con la langosta nos recordó la gran explosión que se produjo una segunda alegría: repentinamente una muchacha saltó delan-
hubo ya hace mucho. Y ante todo resplandeció un más tarde, cuando el dine- te del coche, bailaba sonriente y sin temor con una flor en la mano que luego
ro ya no ladrará ni meneará como un perro ante las mercancías. Entonces, se puso en la boca dirigiéndole los movimientos al hombre, que se veía obli-
no estaremos constreñidos a la muy estúpida elección entre la buena con- gado a parar una y otra vez, y cuando éste se detuvo, hizo una reverencia
ciencia y el buen bocado. con guasa y frescura insolentes.
30 ERNST BLOCH
HUELLAS 31

En este punto el conductor realmente hubiera tenido que retirarse, pero tados anarquistas con bombas en París, los cuales habían sido perpetrados
las clases dominantes sólo saben rendirse de manera torcida, abstracta y no por organizaciones tan diversas que la policí~ ~~enas po.dí.a controlarlas. Las
dialéctica; por decirlo brevemente: en vez de captar la situación y largarse, bombas cayeron aleatoriamente tanto en ediflcws de VIVIendas co~o en un
el provocador convirtió la fuerza del avance en la fuerza no menos arrogante café elegante junto a la estación S. Lazare, en la Cámara de los Diputados,
de la retirada, se dio la vuelta y ahora con esa maniobra grave y errónea, en un restaurante pequeño y hasta en la iglesia de la Madeleine cuando esta-
realmente se clavó en la masa. Unas mujeres fueron empujadas contra un ba vacía.
muro, algunos hombres casi quedaron aplastados por aquella máquina furio- Un cuartel voló por los aires, el enviado serbio fue herido de un tiro en
sa, por eso el ambiente se caldeó, cayeron improperios, el coche fue levan- la calle y Sadi Carnot, el presidente de la República, fue ap':lñalado yendo
tado por uno de sus laterales casi como en tiempos de revuelta y hubiera vol- al teatro. Era el tiempo de Revachol, Vaillant, Henry, Caseno y otros pro-
cado si el propriétaire no hubiera puesto el volante en la posición adecuada pagandistas y activistas peligrosos. Fue el tiempo de la dinamita y de la más
y así consiguiera escabullirse. recóndita amenaza para la sociedad y la moral burguesas».
Al menos el sombrero de paja experimentó lo que es propio de los lirios En medio de los rumores, el libro hablaba incluso de los terrores noc-
en cualquiera de sus formas. Un muchacho que se lo había arrancado albur- turnos de la infancia: hasta las alianzas anarquistas que se concretaron lle-
gués, lo lanzó al aire, otros se dedicaron a atraparlo. Volvió a sonar la músi- vaban nombres espantosos como sacados de malos reportajes sensaciona-
ca y el gentío empezó a bailar, sin embargo, no sólo los pies y el cuerpo se listas y ajenos a cualquier sentido del humor. Entre ellos Los tíos peludos
movieron, sino que también las manos se pusieron en acción. de Bilancourt, La Pantera de Batignolles, Los Corazones de Roble de Cet-
Jugaron con el sombrero de paja. Una pareja de baile después de otra lo tes, Los hijos de la Naturaleza, Los Reclusos de Lille, La picota de Sedan,
fue lanzando al aire, hasta que por fin estuvo en el suelo, pisoteado y aplas- El Yatagán de Terre Noire. Al final, los mismos periódicos conspiradores
tado. Se trataba de un representante de la Bastilla muy inferior y muy ale- llevaban, en medio de anuncios discretos, una columna permanente con el
góricamente aplastado. título «lnstruccimies para la Fabricación de Productos No-Burgueses».
Los taxistas que estaban llegando ahora para conquistar el bulevar cer- En este punto, el cliente hubo de interrumpir la lectura porque un~ joven
cano, se dieron la vuelta inmediatamente -los partidos económicos no toman pareja había tomado asiento en su mesa y se puso a charlar. Estaban vestidos de
parte en la guerra civil-. Y hasta la calle rebelde pronto olvidó que fue la manera muy elegante, tal como ambos imaginaban que uno .~iste en el paraís?.
única que había celebrado un poco ell4 de julio en todo París. El sereno lector se levantó entonces, sin prestar atencwn alguna, para Ir
Por eso, la anécdota del sombrero de paja ni siquiera fue recogida por a recoger unos cigarrillos, ya no pensaba en La pantera de Batignolles, se
un informe policial y mucho menos aún por la historia, solamente en este interesaba más bien por Nana. Entonces, habiéndose apartado un paso de
pequeño cuento que aguarda la llegada de nuevos tiempos. la mesa, se produjo una explosión tan horrorosa, que la parej~ saltó del susto,
las mesas cayeron y el resto de los clientes quedaron paralizados. Nuestro
amigo el lector sintió miedo, pero, por lo demás, no resultó herido -?e p~so
III digamos que la pareja tampoco-lo que al fin y al cabo ~e una fehz ~om­
cidencia; debido a que los fragmentos de la botella de sifon que el clie~te
Asimismo en París, dos años antes, una persona tranquila había empren- había dejado caer cuando fue a por cigarrillos fácilmente hubieran podido
dido la siguiente acción. hacerle daño a alguien. Vino el encargado del establecimiento y solicitó u~a
Se estaba tomando un aguardiente verde y de vez en cuando leía un poco. reparación, el lector la pagó, alegrándose casi avergonzadamente, de sal~r
A esas horas, el café estaba muy lleno, las conversaciones eran vivas, se res- sin mayores perjuicios. También en el resto de la cafetería se c~~mo el cao-
piraban aires de agitación política. El cliente llevaba un libro, que hacía olvi- tico apasionamiento, la distinguida pareja pidió un nuevo apentivo pro~n­
dar por completo la carestía de pan y la caída del franco, o tal vez no tan damente insatisfecha con la multa únicamente económica que le había sido
completamente, pero habían pasado treinta años desde aquello. Desde el fin impuesta al hombre. Éste pronto abandonó el escenario, llevando bajo el brazo
du siecle, como se llamaba en aquel entonces, y las personas decentes lo el muy histórico libro dinamitero, por fin recogió los cigarrillos en 1~ barra;
habían olvidado, a pesar de que las tropas, estuvieran consignadas en los como si fueran pipas de la paz, y se fue al bar que frecuentaba. Alh c~nto
cuarteles. «Sin embargo», así decía el libro, «a lo mejor los lectores de mayor su heroica historia, esa que la mala suerte convirtió en un atentado, hacien-
edad todavía recuerdan el tiempo y la gran excitación que sacudía el mundo do de un sifón el Juicio Final. El genio volvió pronto a meterse en la bote-
cada vez que, a intervalos muy cortos, los periódicos informaban sobre aten- lla, pero la vergüenza oscura del hombre y el disgusto de la pareja por la san-
32 ERNSTBLOCH HUELLAS 33

ción quedaron flotando palpablemente en el aire. ¿Fue por sensibilidad del gedora calle. Y Brillat-Savarin era al menos un gourmet ingenioso que cau-
literato, fue por los recuerdos burgueses de casta? Ambos imitaban un pasa- saba alegría a sus semejantes.
do que no pasaba, un futuro del que no estaban salvados ni siquiera los bur- Sin embargo, este hombre exquisito tenía en común con aquelllos que
gueses parisinos. Aquello que hizo una fiesta del14 de julio realmente ocu- no son nada más que ricos la capacidad de sacar provecho especial de la mise-
rrió; pero el miedo que causó todavía es perceptible. Si todos los obreros ria, hasta el punto de sentirse agradecido por su desgracia. En vez de sen-
comieran langosta, los fragmentos de sifón no harían efecto alguno. tirse desgarrado por el alto número de pobres, se limitaba a usarlos para sacu-
dir las fresas, exactamente igual que a maquinaria sofisticada. Es cierto que
la insatisfacción, creciente por la desocupación y que el fastidio por el cons-
EL MIEMBRO ÚTIL tante temblar propio de su condición de pobre, puede ser en los últimos tiem-
pos utilizada y manipulada para adiestrarlos, para hacer víctimas a los de
Cuando Bernhard y Simon entraron en su café habitual para jugar al aje- su misma condición, a otros pobres. Así se llevaría a cabo un doble engaño,
drez, todos los tableros estaban ocupados. Por eso se acercaron a dos ave- al estilo fascista.
zados jugadores. Aburriéndose, Bemhard gritó de repente: apuesto cinco Esto es una novedad, hasta ahora los señores más importantes sólo con-
marcos a que gana Westfal. Simón apostó lo mismo a favor del señor Dyssel. taron con el apoyo dellumpenproletariado y los lansquenetes 1•
Al principio, los dos capaces jugadores no se dieron cuenta de la apuesta, Por eso, ninguna situación desesperada, ninguna revuelta de orientación
como mucho, notaron que los elogios eran más fuertes y los reproches más izquierdista podía ser peligrosa, sin embargo sí lo podían ser las de tendencia
duros. Sin embargo, pronto los hombres se convirtieron en caballos de carre- derechista.
ras por los que se había apostado e incluso se sintieron así. Así se consigue que la Virgen del Puño 2 se haga la mejor cocinera de
Finalmente, poco a poco alejados del noble desinterés por el juego, se aquéllos que la convirtieron en esa misma Virgen del Puño o en algo mucho
percibieron a sí mismos como trabajadores que estaban gastando su capa- más fastidioso.
cidad de trabajo y su intelecto en empresas ajenas, uncidos bajo el meca- No basta tragar saliva para disipar los malos pensamientos.
nismo capitalista.
Era completamente obvio el fastidio del vencedor cuando Simón le que-
ría invitar a un café con una parte del dinero apostado, porque su mano de obra PANYCIRCO
ya había sido demasiado explotada en esta vida. El negocio permite alguna
que otra broma, pero la burla no se puede convertir en el eje del negocio. Conozco a uno que cayó súbitamente en la miseria y se vio obligado a
De esa manera, el juego todavía está sometido a reglas detalladas en el mudarse a una mísera habitación. Cuando, el otro día, salió a la calle des-
marco de las cuales tiene lugar la cara seria de la vida; uno no puede huir pués de una noche de juerga, se asombró de cómo había quedado brutalmente
de aquélla, ni siquiera en la huida. reducido a la nada para sí mismo. Cuánto echaba de menos las pequeñas cosas
El capital absorbe hasta a los que más lo contrarían; a algunos en forma familiares: el color de la pared, el rectángulo de su escritorio, el halo redon-
de ascenso. do de la lámpara, todo aquello que anteriormente llevaba consigo al exterior
de su casa. Incluso el humo de tabaco lo protegía entonces del crudo mundo,
lo transportaba, lo envolvía en nubes, hacía que su ego se sustanciara. Sin-
SACUDIDOR PARA FRESAS tió repugnancia al darse cuenta que le había agasajado el saludo de un por-
tero de hotel. Comprobó que estaba dispuesto a saludar a una jerarquía tan
La riqueza debe servir para el bienestar. En una acera de una calle bur- insignificante no sólo a la primera, sino también con toda humildad. Con este
guesa de París estaba, como si no perteneciera realmente a esa zona, un pobre ejemplo vemos cómo se pueden llegar a desplomar las personas y a perder
inválido. Le temblaban las manos y los brazos se le tambaleaban. Todo ello
derivaba de unas heridas de guerra, era llamado el sacudidor.
Brillat-Savarin pasó ante él, lo miró, no le dio una limosna como habi-
' Es decir, el proletario urbano más excluido, y por lo tanto desesperado y los clientelis-
tualmente, pero sí le dio su dirección antes de continuar su camino. En la tas siervos de la gleba, que, por ejemplo, tan útiles le resultaron a Carlos V en el Saco de Roma.
nota le decía al sacudidor que se presentase ante su cocinero pour sucrer 2
Esta coloquial expresión castellana nos sirve para designar Schmalhans, en alemán el
les fraises. Esto por supuesto era mejor que estar de pie en una poco aco- prototipo popular del avariento y apegado al dinero.
34 ERNST BLOCH HUELLAS 35

su objetivo cuando se les quita la fijación externa. (Hasta los renunciantes rojos, quienes no están de acuerdo con mucho de lo que dicen sus compa-
para los que se dice que la pobreza es una gran riqueza exterior, edificaron ñeros dirigentes. Solamente ese tipo de descontento que se ha puesto a prue-
para ellos una casa interior antes de mudarse de la externa; allí no faltan mue- ba puede, al contrario que los gatos de la guerra fría, ser literalmente toma-
bles, ni siquiera alfombras ni sillones tapizados en seda). El mejor somnífe- do en serio, no un gandul oportunista.
ro es el sueño y la mejor medida para mantener a los esclavos dentro de su
clase, pobre pero honesta, parece ser la mismísima pobreza. Como lo
demuestra el sentimiento profundo que sobrevino al hombre que saludó al EL GRILLO MOLESTO
portero, la pobreza en sí no tiene nada de subversivo. Al contrario, como los
pobres no tienen nada en lo que apoyarse, el rotundo desprecio de la burguesía «La mayoría de ellos son de un color tan oscuro que casi no se ven a sí
cae en torrente contra ellos y los mantiene a raya. Si no fuera así, no se enten- mismos. El hombre en la cadena de fabricación que tiene que hacer los mis-
dería que no haya más criminales que se apoderen de lo que sólo puede pro- mos movimientos durante ocho horas cada día está igual de ausente que el
curar una buena cuna o la estafa reiterada. Si no fuera así, sería aún más enig- minero. Nadie quiere al quinto estamento por su cara bonita».
mático que los pocos ricos mantengan el poder y los obreros no prefieran el Entonces uno que estaba enteramente entregado a la causa del prole-
«va banque» de la barricada a sus vidas de perro. El hambre no produce rebe- tariado y por consiguiente no era una figura malévola o incluso hostil, sino
liones, sólo anima a saquear y este impulso se calma tan pronto como el ham- más bien una figura triste, le comento a un comunista: «Detrás del cito-
bre ha sido saciada. Los líderes hablan desde otro nivel a mudos que los ven yen estaba el bourgeois, ¡Dios nos guarde de lo que hay detrás del cama-
desde abajo, hablan igual que el capitán de barco que se comunica por un rada!»
altavoz con calderas. Por eso es sin duda necesario un enigmático impulso Y añadió: «Por eso sois tan cautos y nunca queréis decir cómo será la
para ser revolucionario. Este impulso necesario nunca proviene de la pobre- sociedad futura. Por lo demás sois precisos a la prusiana, todo se hace con-
za, sino que muchas veces aquél fue sofocado por ésta. Este impulso nace de forme a la necesidad del momento, pero cuando uno quiere saber cuál es
una sensación de propiedad no poseída que, sin embargo, le corresponde a esa sociedad que aspira al éxito, os convertís en austríacos, aplazáis todo
uno mismo, nace de un resplandor escondido que se vuelve explosivo en la para mañana, o incluso pasado mañana. Alrededor de 1789, cuando el Ter-
clase de los proles. La demanda de panis, a decir verdad, ha causado muchos cer Estado era revolucionario, no hacía falta ser tan formal, ser un soñador
amotinamientos y ha hecho dar los primeros y más necesarios pasos, mas tan cuidadoso. El Califa Cigüeña 3 de aquel entonces no tenía que comprar
sin la reivindicación de circenses la de pan no se habría mantenido por mucho a ciegas sólo para creer que se trataba de oro. A pesar de la cautela con la
tiempo y habría sido todo menos revolucionaria. Que, a pesar de tan anti- que esperáis lo venidero, seguís soñando constantemente con algo maravi-
guo adiestramiento para la esclavitud y de no tan antigua habituación a aqué- lloso que se encuentra dentro de la clase obrera, en este aspecto sois crédu-
lla, sea posible una sublevación, resulta un hecho insólito. Un hecho tan insó- los por completo. Aquí no practicáis solamente la abolición objetiva de la
lito, que cada uno a su manera podría extraer del mismo una enseñanza miseria y la explotación, sino que construís al ser humano entero, al nuevo
edificante. hombre en un entorno indeciso. En este caso, el proletario actual muchas
veces sólo es un pequeño burgués fracasado, se pasa a un partido populista
o al grupo de poseedores de un pequeño negocio que se sientan en un cana-
COMPAÑEROS EN MIRAS ESTRECHAS pé rojo. Desde la profundidad de vuestra conciencia de clase, aunque no os
creéis muy enraizados en ésta, escucháis una melodía que por lo menos entre
Cuando me pareció conveniente interrumpir mi colaboración con una nosotros no se toca, o sólo muy imprecisamente. En esta melodía únicamente
revista de cierta orientación política publicando artículos de índole secun- resuena el puro descontento y una voluntad de vivir muy comprensible, muy
daria, un amigo ajeno al asunto me dijo: «Si cien gatos se encuentran delan- a la última. El poder explosivo de esta melodía es igual a la del traqueteo de
te del Palacio de Berlín maullando, no me fijo en el hecho de que son gatos, un carro con el que también se pueden entonar muchas canciones, incluso
sino que están protestando, me apunto y maúllo con ellos». Esto, sin duda algunas más atinadas que la que cantáis».
alguna, estuvo muy bien dicho. La imagen que utilizó era correcta. Pero cabe
replicar que, sobre todo hoy en día, hay un montón de gente que no disfru-
tan del derecho de tener razón. Los que han participado en una guerra fría, 3
Der KalifStorch, fábula de Wilhelm Hauff(1802-1807) recogida en Die Karawane (1852),
y antes incluso en la caliente, piensan ahora igual que los fieles militantes almanaque de cuentos con motivos de tipo oriental.
36 ERNST BLOCH

«Así habló este grillo, un apátrida, que sólo a veces bebe de la botella
del sujeto Y. de la botella de la amistad para extraer algo de vida. Se olvidó
de que para mtent~r convencer a u~ camarada no hay que decepcionarlo. Pues
el camarada no fmge nada, precisamente lo contrario que hizo el burgués
de entonces, que causó t~l ~e~epción. Con la victoria de la clase burguesa Destino
s~ muestra lo poco que significan las grandes palabras e incluso los conte-
mdos human?s, cuan~~ los fundamentos no son los apropiados. ¿Acaso no
e~ elprolet~nado la umca clase que quiere dejar de ser una clase? Por eso DE MANO EN MANO
m afrrma m tampoco puede afirmar que es una clase magnífica. Cualquier
cult?, al proletana~o es falso y está infectado de burguesía. Su única pre- Como éste o aquél, cada uno parece estar ya en la existencia. Sin embar-
tensiOn es proporciOnarle a la humanidad, suprimiéndose como clase, la llave go nadie es lo que piensa, ni mucho menos lo que representa. Desde luego,
de su despensa. No pretende llevar consigo esa despensa o ser él mismo, desde el principio no es que fuéramos demasiado poco, sino demasiado res-
como clase, esa despensa. Su deshumanización le ha enseñado de un modo pecto a aquello en lo que nos hemos convertido. Un poco más tarde se acos-
radical que hasta ahora no ha existido nunca una vida humana sino sólo una tumbran a este pellejo en el cual no sólo son metidos, sino en el que se les
econó~ica, que ha degradado Y. ~e formado a los hombres, uda vida que los ha metido, profesionalmente o de otra manera. No obstante, érase una vez
convertla en esclavos, pero tambien en explotadores. ¿Y qué vendrá después? un muchacho de lejos de aquí que encontró un espejo. Nunca había visto
Por,lo menos no habrá ningún explotador y, si viniera algo peor que eso, se uno. Cogió el cristal, lo miró y se lo dio a su amigo: «No sabía que fuera
ha~a tabula rasa y se tendrá claro en qué se ha alcanzado la libertad y en tuyo». La cara encontrada tampoco le pertenecía al otro, aunque erabas-
que no. Incluso cuando acabe la pobreza uno se encontrará en condiciones tante bonita.
i~ciertas y eng~ñosas, todavía existirán el azar, las preocupaciones, el des-
tmo Y no habra remedio contra la muerte. Lo que hay dentro o detrás del
camarada, está r,ealm~nte en él mismo y no en las condiciones que vuelven EL NEGRO
a los ~ombres aun mas falsos de lo que ya son». Así habló el comunista,
Y le hizo ver al otro que no era un crédulo; porque lo que realmente es el Uno se miró más intensamente al espejo, pero precisamente porque se
hombre, todavía hay que definirlo. equivocaba. Ya avanzada la noche llegó al hotel un hombre con unos ami-
. Hay que definirlo viendo si debajo de la chistera se encuentra un cone- gos, todas las camas estaban ocupadas. Menos una. Pero en esta habitación
JO Y hablando con tanta insistencia de la princesa soñada que ésta se haga ya dormía un negro -la historia discurre en América-. Con todo, el hom-
real. bre aceptó la habitación, sólo era para una noche y tenía que tomar su tren
de madrugada. Por eso instó al mozo de la casa a despertarle tanto si tuvie-
ra que hacerlo abriendo la puerta como acercándose a la cama, y a la correc-
ta, no a la del negro. Empinaron bastante el codo, con tanto éxito que los
amigos del gentleman, antes de arrastrarle a la habitación del negro, le tiz-
naron la cara sin que él lo advirtiera. Cuando el mozo de la casa lo hubo
despertado, fue a la estación corriendo, allí entró en una cabina para lavar-
se: se miró al espejo y gritó: «¡Al final este imbécil ha despertado al negro!»
-La historia también se cuenta de otra manera, pero siempre acaba del mismo
modo- . ¿Estaba el hombre medio dormido? Ciertamente. Sin embargo,
en ese preciso instante estaba más despierto que nunca. Alcanzando esa impre-
cisa cercanía a sí mismo, se le cayó el blanco habitual de su cuerpo, como
si se tratara de ropa en la que lo habían metido, aunque se sintiera cómodo
con ésta. Incluso los blancos sólo se parecen al esperpento de sí mismos;

[37]
38 ERNST BLOCH HUELLAS 39

nada está bien ajustado, la vida es mal sastre. Al negro, naturalmente, se le en la sopa por lo menos era humano y un poco de polvo flotando en vino
caería aún más la ropa, si alguna vez llegara a vislumbrar su figura. ácido parecía un bienaventurado espíritu flotante. Más que nada, esta noche
me llamó la atención un hombre que no había estado allí nunca y al que
conocí. Más bien, a través de él conocí a todos los seres humanos que se
LA LÍNEA DIVISORIA DE LAS AGUAS hicieron importantes para mí, a través de una auténtica concatenación de
encuentros e iluminaciones. Para empezar a una estudiante de quien me ena-
Dijo uno que ni de ti, ni de mí depende nada, por lo menos en un prin- moré. Tanto que, por estar junto a ella, me matriculé en la universidad de
cipio, pues apenas estaba uno presente cuando lo engendraron. Lo que pasó una ciudad pequeña, a la que nunca había pensado trasladarme antes. Luego
entre el padre y la madre presumiblemente fue bastante casual. Luego, natu- a una mujer húngara y después, en el mismo sitio, a una amiga rusa y un
ralmente, uno existe y se desarrolla, siempre y cuando sea apto. amigo alemán, sumamente extravagante - en definitiva a todos los seres
«¿Existimos a partir de ese momento por nosotros mismos?», se inte- humanos que me emocionaron de una manera especial tal como eran y me
rrumpió el hombre. «No, también entonces impera una casualidad que nos parecieron insustituibles- . Nunca hubiera llegado a Budapest sin esa hún-
resulta insultante. Por lo menos nuestros encuentros son impremeditados, gara (por lo menos no en aquel entonces), sin ella, no hubiera conocido al
nuestro comienzo entre los hombres y el destino que resulta de aquello filósofo (por lo menos no en aquel entonces, un tiempo extraordinariamente
(y que no existiría sin este comienzo) depende de las ocasiones más casua- decisivo) que tanto me impresionó, aquel padre franciscano. Y, otra vez
les. Puede que todo tenga el origen más insignificante y sorprendentemente a través del hombre del bar, conocí a mi futura mujer, en una posada aisla-
en muchas ocasiones sólo es uno, siempre el mismo; las otras circunstan- da. Allí hasta se determinó la localidad donde escribí mi libro (no comple-
cias no dan lugar a nada, o, por lo menos, no dan mucho de sí». tamente independiente del paisaje). Naturalmente quedan otros hilos en este
«En lo que refiere a mí, por ejemplo», dijo el hombre, «después de haber- tejido de casualidades. Ningún otro hilo, sin embargo, lo atraviesa, ningu-
lo sopesado debidamente, me di cuenta con un arranque irrespetuoso de no tan evidentemente casual es tan determinante de cambios en mi vida.
que mi vida verdadera, mi segundo nacimiento, por así decirlo, mi bauti- La pequeña universidad y todo lo que siguió, la posada aislada en el valle
zo como adulto están relacionados con el despido de un oficial alemán cuyo del río Isar y todo lo que siguió, todos estos lances del destino no hubieran
nombre ni siquiera conozco». ocurrido sin el hombre del bar. Berlín, lugar de destino de todo estudiante,
«Cuando era joven llevaba una vida muy retirada, ni buscaba, ni encon- no habría ejercido tal influencia. Sólo hace poco quedó anulada la fuerza
traba a nadie. Durante mi primer semestre en Munich, vivía en casa de una causal del cadáver ocasional y del hombre en el bar. Sin embargo, el señor
mujer a la que yo consideraba viuda, que a veces se vanagloriaba de tiem- mayor, de cuyo lecho mortuorio huí, había sido un oficial despedido, des-
pos mejores. Hacía poco que había llegado de huésped un anciano, clara- pedido precisamente por una historia escandalosa con una bailarina muni-
mente enfermo, el cual aparecía en el pasillo de vez en cuando, doliéndo- quesa, mucho antes de que naciera yo. Ya moribundo había regresado a la
se y lamentándose con distinción. Una vez volví a casa tarde por la noche, casa de su mujer que yo consideraba una viuda y que solamente ahora iba
pasé por delante de la habitación de la viuda, cuya puerta estaba sorpren- a serlo. Su fin, en una habitación abierta con una lamparilla de noche en
dentemente abierta: sobre la cama había sido cuidadosamente depositado un piso abandonado, abrió la puerta a mi vida adulta».
el cuerpo del anciano, una lamparilla de noche estaba encendida y a la dere- «¿Y dónde se encuentra el primer manantial?», se pregunta el extraño
cha y la izquierda dos cirios; todo el piso estaba vacío, la mujer desapare- narrador. «De mi camino a la casa para alquilar una habitación allí, de la
cida y yo a solas con el muerto. Había vuelto el pavor nocturnus de la infan- primera mirada del oficial a la bailarina, de pequeñeces ajenas y lejanas
cia, los miembros paralizados de aquel entonces qu~ no podían huir de la que, en el fondo, me importan un comino. Todavía puede parecer determi-
pesadilla. Sin embargo lo que uno desea en la juventud, lo tiene con creces nado que a uno se le caiga una teja en la cabeza, que uno tenga suerte con
siendo adulto, por lo menos ánimo para huir, y después de un momento ya sus planes y el otro mala suerte, supersticiosamente por el así llamado karma
me encontré de nuevo entre seres vivos, en un bar al cual, con toda certe- o la providencia. Sin embargo, a través de esas pequeñas causas, débiles y
za, no hubiera ido si no se hubiera producido aquella muerte. Ése es el núcleo ajenas como un fantasma flotante, y ya pasadas, se puede hacer visible lo
de la historia: yo realmente nunca había estado en este bar, porque era malo discrecional, lo casual, hasta lo inepto, lo que no es digno de ser instrumento
y también puesto que algunos conocidos muy desagradables tenían allí su de un karma. ¿Qué pasa con el asunto personal del indolente oficial con
lugar de reuniones. Sólo había ido allí aquella noche porque estaba nece- quien me encontré sólo en la periferia? El asunto mismo, ¿qué tiene que
sitado de calor humano sin mirar la cara de quien me lo procurara. Un pelo ver con los bienes de herencia de mi vida, con la ley según la cual me he
40 ERNST BLOCH HUELLAS 41

hecho ante mí inteligible y que renuncia al caos de la determinación? Que la otrora actriz Karolina Lengenhardt fue internada en un manicomio. Toda-
cada uno busque en su propia vida las causas originarias, en la mayoría de vía no había cumplido los treinta años.
las ocasiones serán igual de insignificantes, igual de curiosas y extrañas. Lo que le aconteció a aquella muchacha antes de ir a parar al sitio en el
«Los negocios de nuestra existencia no permiten hacer todavía un balan- que acabó puede proporcionamos turbación suficiente para pasar muchas
ce de producción», dijo el hombre y simbólicamente escupió en la mano noches tristes y en vela. A su desgracia le falta hasta la grandeza con la cual
hueca. «Después, naturalmente hay mucho que parece correcto, visto desde se suelen consolar la vanidad y la ambición de otros seres derrotados. Aquí
el centro o incluso desde el final de la vida. Habituarse a lo que se ha des- ni siquiera la realización interior, y menos aún la exterior, corresponden a
arrollado simula un propósito, incluso, dado el caso, una ley de la necesi- la voluntad motora. El ascua de la voluntad, mal atizada, no se impuso, inclu-
dad según la cual hay que dar buen cierre a los círculos de la existencia. En so a la muchacha le faltaba talento, no es que estuviera mal orientada o
caso necesario son el ánimo y la lógica, e incluso la piedad que uno tenga incomprendida, más bien no fue comprendida en absoluto. El desequilibrio
consigo mismo, aquello que sirve al sujeto para crear la pareja de historia entre la primera gloria y las casualidades que la impidieron o la dirigieron
y destino. La vida sin embargo es confusa y no está hecha para nosotros ni mal son estridentes. Su rostro no llegó a formarse. A su vida entre dos cla-
se adapta a nuestro tamaño; ora se cae en una charca del patio, ora encima ses, a esta cabalgada fuera de los límites de la burguesía, le faltó una meta,
de una colina y sólo raras veces sobre la cima del Monte Gotthard, también incluso le faltó el caballo y el jinete, nada estuvo bien desarrollado y nada
allí una sola piedra crea una línea divisoria de las aguas y la menor erup- fue logrado. El azar del destino, de lo que le estaba destinado, era gigan-
ción cutánea te hace ir al Mediterráneo o al Mar del Norte. tesco y ahogó la vocación en ella, la vocación que sentía a pesar de todo y
La misma lógica de un carácter, que en definitiva ha creado la vida a que, a pesar de todo estaba presente. Lo que obtuvo de aquella cabalgada
partir de un cadáver, de una bailarina y de un conocido del bar, en realidad fantástica bastó para llevarla al manicomio.
lo hizo en virtud de otros elementos posibles. Esa lógica es igual de oscu- «¿Por qué», así pregunta un entendido en mujeres, <~ustamente nosotros,
ra en su llegada que el azar exterior, aunque no tan caprichosa. Incluso la que estamos limitados en todo, tenemos que sufrir tan ilimitadamente?».
fuerza de llegar finalmente a un gran destino, la libertad de tener su propia
ley, de afrontar la vida y superar todos los obstáculos, es "libertad" por enci-
ma de la media y por consiguiente azar, una feliz coincidencia entendida EL CONDE DE MIRABEAU
como ley».
Uno estaba pasando un buen rato obs~rvando a un pobrecillo que cami-
naba ante él. De pronto advirtió algo: «Este camina igual que yo, encoge
SIN ROSTRO los hombros del mismo modo, tiene hasta mi rostro. O, más bien, él sería
mi cuerpo y mi alma, mi hermano exacto en circunstancias normales». Sin
Una muchacha joven, hermosa, vivaz, ambiciosa, aparentemente dota- embargo, las circunstancias no eran normales. Aquel hombre no quiso bai-
da, huyó del hogar paterno. lar al son que le tocaba el azar. El hermano pobre que había ante él lo era
Prendió fuego a la vez a todo lo inflamable, arriba y abajo al mismo sólo por aproximación, por una similitud simplemente humana. ¿Se sentía
tiempo. Buscaba lo maravilloso y ante todo creía ser maravillosa ella misma. ab ovo ajeno a él? ¿o solamente a partir de cierta línea divisoria de las aguas?
Se hizo actriz en un teatro pequeño y pronto recibió sus primeras críticas No lo habría podido decir. A más de un Dickens no se le han cantado en la
elogiosas. Mantuvo la desafiante ilusión de su gloria frente a sus padres y cuna nanas lastimeras. Ni siquiera él podría haber intuido que en David Cop-
al círculo de conocidos de su ciudad natal, esos que atormentaron su juven- perfield iba a convertir una condición social en un libro. Era tanto más inquie-
tud y levantaron un muro de incomprensión que finalmente había de capi- tante, tanto más vergonzoso y más extraño el sentimiento de irregularidad
tular. Sin embargo un fracaso siguió a otro y dejaron de contratarla. Al fmal al ver andando por la calle a un hombre que era producto de su «origen» y
acabó, con las manos vacías y completamente exhausta en esa misma ciu- «entorno social». Un espejo que, sin embargo, no se parecía al original en
dad natal insustancial de la cual había huido. Volvió con sus sueños sin rea- nada; una identidad y al mismo tiempo algo tan dispar que ni siquiera repre-
lizar. Se convirtió en mecanógrafa en una oficina que durante la guerra dis- sentaba su propio contrario. Por eso el hombre ni siquiera se cerró en banda
tribuía cartillas de racionamiento. Aparentemente se había ofrecido contra aquel doble tan diferente de él, por eso éste ni siquiera le creó un
voluntaria para aquel trabajo, mas incluso aquello había sido posibilitado • complejo. El problema del impostor sólo se le presenta a aquel que de tanto
por la reputación de su respetable padre burgués. Pocas semanas más tarde, corriger la fortune ya no engaña a nadie, y mucho menos a sí mismo. Luego
42 ERNST BLOCH HUELLAS 43

el hombre habló de eso y le quedó claro que su buena fortuna estaba más duce una afirmación de la propia aristocracia, pues el pretendido seigneur
garantizada que nada en el mundo, aunque esa fuera más extraña aun que no es consciente de clase. Por el contrario, incluso inicia un tránsito hacia
la mala, la habitual, la que había visto justamente con sus propios ojos. Dicho un tipo completamente opuesto, hacia el rebelde. Éstas eran transiciones
sea todo esto en alabanza del impostor que cada día tiene que conquistar a regañadientes, como las de Casanova o Cagliostro que privaban a la socie-
este sueño de nuevo. dad de su mejor sostén: la tradición. O transiciones premeditadas, como
«Sólo se puede soñar -así empezó hablando el hombre- con tener la ambigua figura de Lasalle dirigiendo, como un segundo Labakan, a los
una salchicha más . Una persona acaba viviendo allá donde va a parar; si obreros. Entonces no es tanto lo aristocrático como lo fabuloso , en el peor
tiene éxito, logra que su vivienda aumente en una habitación. El activo de los casos lo mítico de los grandes nombres que lo fascina contaminando
arribista consigue avanzar algo más, sobre todo en épocas de relajamien- la idea misma de revolución. Hasta que el desheredado, el nostálgico, se
to, en las que los viejos puestos de poder son más fáciles de obtener. Su fusiona por completo con la fábula y se convierte en un pequeño Don Qui-
verdadero espacio de poder es la burguesía, la libre circulación, el capi- jote. Eso es precisamente lo que entiendo por impostor -dijo el hombre-
talismo, hoy en día, este tipo prospera. Sin embargo este arribista no cam- . Mas en realidad, al ver en la calle a aquel hombre que produjo en mí unas
bia normalmente nada, ni su manera de ser, ni el mundo de antes; sólo se emociones tan ambiguas, recordé una noticia de prensa, que se avivó en
integra peor en los viejos puestos poderosos, como parvenu. El arribista mi mente como si se tratara de un cuento. Uno de aquellos condes ima-
tampoco ha apartado su naturaleza de su origen, sólo ha aminorado la inten- ginarios a non lucendo, o uno de aquellos pequeños quijotes, vivió en Hel-
sidad del mismo . Siempre es consciente de los grados que ha ido alcan- bra hasta la edad de treinta y cuatro años bajo el nombre de Emil Witzel,
zando en el escalafón, de modo que su desarrollo, que, en el mejor de los montador e hijo de un minero inválido; sin embargo, ahora de repente cuen-
casos, se caracteriza por una serie de pequeños saltos, lo une a su origen. ta que sólo le ha sido asignado el inválido para cuidarlo y que era el hijo
Un caso especial es el criado que repentinamente se convierte en amo, el verdadero el conde Lesetto Riquetti de Mirabeau y de su esposa Marguérite,
pobre enaltecido de súbito, por ejemplo el calderero shakespeariano, Chris- née de Recine, y que entonces su nombre auténtico era conde Riquetti Paul
toper Sly (de Lafierecilla domada) (un fenómeno muy similar a la nos- de Mirabeau. La verdad es que el montador se sintió conde y al final se
talgia de los exiliados, sólo que el domestique gentil 'homme no quiere, ni lo creyó, pues, nosotros, ¿qué sabemos quien somos?, y qué ridículo le
siquiera puede, tener nostalgia). También puede ocurrir que la naturale- parece a un alma immortal estar determinada para el infierno o para el
za, durante tanto tiempo esclavizada, se apodere en su nuevo mundo de reino de los cielos, estar en la cocina como criada o verse cosificada en
medios de goce y de poder que la hagan explotar tiránicamente después la figura de un montador. ¡A qué ausencia de verdad despertamos con cada
de un largo período de represión. Muy por encima de todos, sin embargo manaña, con la esfera del reloj, con la señal de tráfico, con el trabajo; de
-siguió aquel hombre nacido casi involuntariamente para tener suerte-, qué modo tan errado se perciben los seres humanos encuadrados en estos
por encima de todos y mucho más notoriamente que el arribista y el par- sistemas! Allí no hay ni tiempo, ni espacio para nosotros y ni siquiera pose-
venu, se destaca el impostor, pues no es como el arribista, sino que se com- emos nuestro nombre, el destinatario del sonido del despertador es idén-
porta como seigneur y de jure se quiere sentir acorde con esa condición. tico sólo a una ínfima unidad y toda esa historia del despertar social y segu-
Ya muchos niños sueñan con ser tales príncipes ocultos, entienden bien ramente también la del día del montador son falsas. El montador Witzel,
el cuento de Hauff del príncipe falso 4 y también lo que reflexionaba el apren- engañándose de manera tan ridícula y anticuada, es pariente cercano del
diz de sastre que estaba sentado absorto en pensamientos con la mirada aprendiz de sastre Strapinski de Keller con el abrigo de seda y la cara noble-
perdida dejando traslucir en su cara y en sus ademanes algo tan especial mente melancólica, con el deseo en el corazón de una existencia más pura,
que tanto su maestro como los demás oficiales siempre decían en esta situa- más noble, más enaltecida. Aquí el conde falso de Mirabeau, allí el conde
ción: Otra vez está poniendo Labakan su cara distinguida. Aquí hay mucho falso de Strapinski, ambos son condes imaginarios con el condado como
menos egocentrismo que una autoexaltación y un sentimiento del propio símbolo desinteresado o como indicio de su certeza de no ser en realidad
valor rayanos en la locura. Si el sentimiento del propio valor recurre a me di-
das aristocráticas, no es para pisotear a aquellos que están abajo como lo
hace el parvenu o incluso el criado convertido en amo. Tampoco se pro- 5
Referencia a la novela corta de Gottfried Keller Kleider machen Leute (título que se podía
traducir por «el hábito hace al monje») perteneciente a la serie narrativa publicada bajo el
título Die Leute van Seldwyla (1874), por cierto, magistralmente editada en castellano por
• Das Marchen vom falschen Prinzen perteneciente a Die Karawane, cf. nota 3. Isabel Hemández para Cátedra.
44 ERNST BLOCH HUELLAS 45

ni montador ni sastre. Arrogarse esa condición no es un engaño, incluso POBRE DIABLO Y DIABLO RICO
palia el engaño, si bien de manera muy curiosa; lo palia, si bien infantil
y aparentemente, palia la falsedad y la condición infame con las que la Quien tiene bastante dinero, a veces se vuelve extrañamente buena per-
mayoría ha de vivir. El destino ahogó su voz en la capota (como si fuera sona. No envidia las posesiones del prójimo y concibe algo bonito para él.
un bandido secuestrando a niños); ahora se ha convertido en el montador A los ricos, les gusta jugar y hacen entrar en su juego a los pobres. De
Witzel, o en el harapiento que andaba delante de mí y que se mantuvo para esa manera también lo hizo un joven americano cuando inventó el concur-
siempre en estado de secuestro. Witzel quedó fascinado por el título de so más raro de todos. Se solicitaba un hombre joven, preferiblemente un
conde, pero en el fondo apuntaba a algo totalmente distinto, a algo fabu- minero sano y diestro. De los cientos de miles de solicitantes escogieron
loso ya mencionado. Un fulgor procedente del desconocimiento último uno; el hombre joven se presentó. Era un muchacho guapo, ahora no le que-
del ser humano, una luz que irradia de este desconocimiento. Ésta nece- daba nada más que cumplir con las demás condiciones, concretamente comer
sita símbolos pomposos con Witzel, con los demás tal vez oscuros y pro- y beber con buena educación, vestir ropa buena con elegancia y compor-
fundos. De hecho, hablando de los demás, los verdaderos, con aquéllos tarse con corrección en sociedad. Un instructor le enseñaba las artes mun-
el símbolo se adhiere casi por casualidad: no hay ningún avance en esfe- danas, montar a caballo, jugar al golf, emplear un lenguaje culto en el trato
ras superiores, ni mucho menos en las creativas, que se produzca sin una con las damas y todo lo que necesita un gentleman americano. Fue apren-
defensa de la propia valía, la cual no es cierta o todavía no es cierta. El diendo todo aquello con el dinero de su patrocinador. Después de haberle
joven músico, Beethoven, quien de repente creía y afirmaba ser un genio dado los úlitmos toques, el afortunado muchacho emprendió un viaje alre-
sin par, se comportaba como un tipo extrañísimo de impostor al preten- dedor del mundo que duró tres años, sus bolsillos estaban llenos de che-
derse igual a Ludwig van Beethoven, quien, a fin de cuentas, todavía no queras para poder realizar hasta el deseo más exótico. Sólo quedaba una
era. Utilizaba esta petulancia injustificada para convertirse en Beetho- última condición: después de todo el hombre joven tendría que volver a la
ven, tal como sin la audacia, sin la temeridad de ese presentimiento nunca mina como si no hubiera pasado nada. Allí se tendría que quedar por lo menos
hubiera logrado algo importante. El montador Emil Witzel ciertamente diez años en la misma función que hasta entonces había desempeñado. Inclu-
no tenía el derecho a denominarse el conde de Mirabeau, ¿pero, mirán- so esto lo firmó el afortunado y se concentró en la parte de su vida que tenía
dolo bien, por qué no tendría derecho a ello en este mundo casual y lleno por delante; empezó la época de la juventud de oro. Viajó al resplandor de
de simulación en donde hasta los huevos de Pascua pertenecen al azar (aun- las óperas europeas, tenía suerte con las mujeres y mostraba un cierto talen-
que dicho azar afortunado puede ser conjurado) y no al derecho. El ver- to en el asunto, cazaba tigres indios, comía con virreyes, en resumen, lle-
dadero conde de Mirabeau heredó su nombre, el verdadero Beethoven qui- vaba la vida de un príncipe teniendo a la vista el contraste con su vida pre-
zás heredó un antiguo talento (algunos dicen que heredó su propio ser cedente. Hasta el día en que volvió a casa, le dio las gracias casi hasta la
proveniente de otra vida), mas, ¿por qué hereda precisamente este indi- saciedad a su patrocinador, como al anfitrión cuando uno se va de su casa.
viduo o aquél y no ese otro? ¿Y todos los artistas e incluso todos los que Volvió a ponerse la ropa de antes y bajó al pozo, al carbón, a los caballos
aspiran a la virtud no tienen que aparentar ante sí ser lo que quieren lle- ciegos, a estar con sus compañeros, ahora tan distantes y despectivos con
gar a ser antes de serlo? ¿No habrá que corriger lafortune ya de raíz para él. Volvió a la mina. Fueron inimaginables los primeros días y meses, el
abolir los enigmas del pequeño hermano y los milagros del gran herma- nuevo contraste, el descenso con las primeras luces del amanecer, la hue-
no en la calle? Sólo entonces -así concluyó el hombre ya bastante can- lla del trabajo en la espalda, el sudor, la tos, la carbonilla en los ojos, la bazo-
sado- podrían ser investigados los orígenes de la impostura y podrían fia mísera, la cama compartida con otros tres. Naturalmente, el muchacho
verse a la luz. La impostura sigue siendo algo muy raro: muestra el esplen- ahora hubiera podido quebrantar el contrato, buscando otro puesto gracias
dor al que todos se refieren y que todos merecen. Aquélla y el cuento (el a sus buenos modales o de manera revolucionaria, convirtiéndose en un líder
cual nos muestra a muchos caballeros afortunados que hacen fortuna) sólo obrero. En vez de hacer eso, sorprendentemente se declaró en huelga, se
permiten la existencia de príncipes y princesas, porque son su modelo y fue a Nueva York y, cuando vio a su patrocinador, lo mató a tiros. El tribu-
lo que los prefigura». nal se mostró post festum comprensivo con el obrero, lo declaró inocente.
Y entonces uno dijo. Tema de reflexión: ¿es la vida, esa que juega con nosotros, diferente al
«Los hombres están en el cielo y no lo saben; sin embargo, el cielo toda- hombre rico, al bueno? Sin embargo, aquél se puede eliminar y el obrero lo
vía no parece muy obvio». Si se extrae todo de la frase menos la voluntad mató a tiros; el destino meramente social que la clase rica le asigna a los pobres,
de que sea verdad, entonces tenía razón. también se puede eliminar. Sin embargo el hombre rico todavía aparece como
46 ERNST BLOCH HUELLAS 47

el ídolo de otro destino, del nuestro que es natural y tiene como final la muer- plo, un gatito tigrado. Finalmente se mudó a una casa de labranza cerca
te. Ese destino cuya brutalidad copió e hizo manifiesta el diablo rico hasta de Garmisch, con un pararrayos rematado por una media luna de latón recuer-
que se convirtió en su propio destino. Porque por mísera o también por diná- do de otro viaje. Un perro rottweiler vigilaba sus tesoros. Estaba adiestra-
mica y espléndida que haya sido una vida, la muerte la extingue igualmen- do para enfrentarse a seis personas a la vez, sólo su dueño podía encadenar
t~ y la manda a la tumba. En resumen, también el déspota capitalista sólo a la bestia de día y dejarlo libre de noche en el jardín. El gatito tigrado, al
YIY~ realmente ~on respecto a su destino final, el que marca los compases contrario, era tomado cariñosamente en el regazo durante tod? el día por las
micmles de la vida y luego nos entrega a la nada. El rico diablo americano damas que venían de visita, ronroneaba, bebía leche y era cmdadosamente
tiene similitudes con la forma más cruel de despotismo bajo la que se con- protegido de la furia del perro apenas se intuía su cercanía.
cibió el destino, el Dios calvinista. Nadie puede saber lo que le espera en el Hasta que, una noche, el dueño se despertó al escuchar un horroroso dúo
otro lado, la selección por gracia si será bienaventurado o no. Aquí abajo, en el jardín, el del perro atroz y el gatito maullando ya sólo muy débilmen-
eso no ~e puede sab_er, sin embargo, a algunos Dios provoca una impresión te. Así que había escapado y respecto a las consecuencia no cabía duda, lamen-
de santidad, como SI para ellos el paraíso fuera especialmente seguro. Y jus- tó la pérdida de su gatito y decidió esperar el amanecer cuando de todas mane-
tamente a aquéllos Dios los desechará con la mayor seguridad, sólo ha pro- ras tenía que encadenar al perro. Sin embargo, cuando entró en el jardín, vio
vocado la impresión de santidad para que el infierno los sorprenda de modo un charco de sangre de un tamaño gigantesco en el que estaba bañado el perro
aún más horroroso; y el supuesto santo ya pensaba que se estaba moviendo muerto, entonces buscó con la vista el gatito, el cual, de todos modos, ten-
en e~ suelo de parquet del paraíso. Por un lado Calvino, por otro lado el infier- dría que haber sido devorado ya. Mas lo encontró en un árbol, completa-
no: junto con la muerte, la cual para nadie es su propia muerte y per defini- mente sano y salvo después de esta lucha desigual. Obviamente se había con-
tionem no lo puede ser (puesto que nuestro espacio siempre es la vida y lo centrado, viéndose en gran apuro, en la única medida posible, el salto al lomo
que la supera, pero no lo que es inferior a ella). La muerte guarda cierta simi- del enemigo, ésa era la insignificante fuerza con la que contaba. Sin embar-
litud con aquel gato próspero que deja escapar al ratón antes de devorarlo. go, su fuerza estuvo muy bien dirigida, mientras que el perro derrochaba su
Nadie podría reprocharle a este santo que matara a aquel dios, como el obre- furia por todas partes sólo de manera ineficaz o mal dirigida. La sorpresa
ro abatió a balazos al millonario. Sin embargo, ni se ha confirmado nada del rottweiler habría sido grande, igual que la del gatito, que en esta ocasión
sobre aquellos asuntos, ni se conoce el tribunal que nos declararía inocen- no había bebido solamente leche. Las damas, naturalmente, ya no lo toma-
tes. En la vida el gran gato sólo ofrece papeles secundarios; el revólver del ban en el regazo de manera tan generosa como si estuvieran en un merca-
obrero, por el contrario, es muy simpático. dillo benéfico para adorables bebés negros, y habría sido dificil que dije-
ran que Dios mostraba su fuerza a través de los débiles. En lugar de eso, el
tapicero habituaba decir: «Nunca maltrates un animal sin ~azón, po~qu~ esto
UN GATITO QUE HIZO DE DAVID podría caer sobre tus espaldas». Sin embargo, la moraleja es la sigme~te:
contra un perro guardián surte efecto una monotonía entrenada. Los social-
Se dice que hay que controlarse. Sobre todo en situaciones peligrosas mente débiles, los oprimidos, son al menos tigres con la capacidad innata
en l~s que no hay lugar para bromas. Lo más frecuente es que el hombre de saltar a la garganta. Esto, por cierto, se aprende: no solamente David, toda-
medwcre se haga aun más pequeño de lo que ya es, para que no le vea nadie. vía un muchacho débil, es capaz de matar a Goliat atacándole en su punto
Naturalmente, así suena mejor: si uno quiere subsistir, hay que reunir todas más débil.
las fue~zas y no dispersarlas. Es cierto que esto también puede fracasar, como
el contmuo goteo de agua que finalmente no logra horadar la piedra. Aun-
que podría ocurrir que no le bastara ser una gota laboriosa y tenaz. LOS TRIUNFOS DE LA MINUSVALORACIÓN
~fortunadamente hubo un gatito que se comportó de otro modo, si bien
es cwrt~ que se trataba de un gatito muy especial. En primer lugar, hay algo Él ya no recordaba el aspecto que tenía la muchacha. Creía saber quién
que decir sobre su dueño, un empapelador muniqués que también trabaja- era ella. Una pequeña novia, a veces atractiva, otras veces molesta. El olor
ba como tapicero, gozaba de la tranquilidad del reposo y de la posesión de a utensilios de costura y el aroma de tienda la envolvía siempre. De vez en
bienes. Podía hacer eso después de haber ganado bastante dinero alquilan- cuando de ella salía un centelleo demasiado nervioso como para brillar de
do colchones durante la temporada de carnaval, entonces emprendía mode.g- verdad. Tal vez no iluminaba nada más que el camino hacia un lecho con-
tos viajes y compraba sin orden ni concierto, entre otras cosas, por ejem- yugal. Como no se llegó a tanto, todo quedó como estaba y se separaron.
48 ERNST BLOCH HUELLAS 49

Después de unos años el hombre volvió a la ciudad, entretanto había informarnos sobre su mudanza más reciente.» Cuando el padre balbució
llovido mucho. Si la muchacha no era una maravilla, él tampoco se podía sobre su muerte y su tumba y su lápida, el funcionario se comportó de mane-
denominar un héroe, pues es evidente que en ese caso no habría iniciado ra más tosca, la tornó con los extranjeros y su credulidad y finalmente le
una relación con ella. Entonces se enteró el galán, ya desencantado, de que dio al padre la dirección de la hija. La historia termina con tan escasa cere-
la muchacha estaba ingresada en la clínica central de por allí cerca. Porrazo- monia que es casi increíble; por cuando el hombre acabó de subir las esca-
nes que no eran las mejores, corno es propio de este caso, tal vez por com- leras que llevaban a la vivienda, tocó el timbre y preguntó por su hija, real-
pasión y arrepentimiento, por curiosidad .. . ¿qué más da?, el hombre fue a mente, por la muerta, resucitada, ya inmortal, silenciosamente perfeccionada,
hacerle una yisita a la enferma, y se presentó. El portero parecía no saber aunque no sabía de qué modo. Ella salió de su habitación, su padre la vio
su nombre. El subió ante la enfermera jefe, aquélla le llevó al visitante a y sólo dijo : «Pero ¿por qué eres tú tan baja?» La muchacha no sabía qué
la oficina del médico jefe, puesto que la paciente todavía no podía ser visi- contestar, era la hija verdadera, no la heroína de la novela sepulcral, en la
tada. Pocos instantes después, en los cuales el hombre se tranquilizó, la enfer- cual todo era mucho más grande, triste y romántico. El choque del momen-
mera abrió la puerta de la habitación contigua y dijo que la señorita doc- to se unió con la decepción de la apariencia, esa imagen del destino, para
tora quería que entrara. el cual la muchacha, a pesar de todo, parecía capaz. Con aquella imagen el
La niña pequeña de aquel entonces se había convertido en la mismísi- hombre había nutrido sus sueños, pero aparte de eso, uno se puede imagi-
ma médica jefe, en aquel momento levemente enferma, pero por lo demás nar la alegría que puede sentir un padre al haber encontrado a su hija.
irreconocible, segura de sí misma, tranquila, agradable, culta. El vanidoso Volvamos a la primera historia que acaba más positivamente, y añada-
hombre se sintió muy raro frente a la muchacha inferior que se había supe- mos una historia igual de positiva, digamos que extraordinaria, y que aun-
rado y a la que, por lo menos en su tiempo, no habría reconocido. Poco des- que solamente es una leyenda j así di ca mezclada con muchos hierbajos, gra-
pués se sintió empequeñecido ante su presencia y eso no lo tranquilizaba cias a Buber muestra un fondo verdadero. En tiempos de Alejandro o de
precisamente. Se dice que no se ha recuperado de la alegría de que la peque- Napoleón en una gran ciudad comercial, no importa cuál, se cuenta que vivía
ña desgracia que quería ver fuera muy diferente de aquello que encontró, un hombre viejo con grandes penalidades. Solamente raras veces abando-
por así decirlo una manifestación de la felicidad. naba la buhardilla, y sólo se atrevía a bajar al anochecer. Los golfillos le
También puede ocurrir lo contrario cuando se va de arriba a abajo, tal tiraban piedras y los burgueses lo miraban riéndose y por eso él huía mise-
y corno lo experimentó un padre que hubo de buscar de un modo muy pecu- rablemente. No era sano el aire que se respiraba en aquella ciudad, los pobres
liar a su hija. Aquélla no había vuelto de un paseo por la calle en Reval, estaban bajo la amenaza de la policía y hasta las mismas iglesias eran ofi-
duante el paso de las tropas extranjeras. Fugada, secuestrada, muerta, se cinas de cambio con el más allá. Sin embargo, una vez que el viejo bajó a
pensaron todas las desgracias posibles sin que quedara claro cuál le había la calle, se asombró de lo cambiado que estaba todo: había inquietud, hasta
ocurrido. Por fin llegó una carta de una ciudad centroalernana, a lo mejor miedo en el aire, grupos grandes de personas estaban en los cruces y en las
no la primera carta que envió la muchacha, pero sí la primera que llegó. plazas abiertas, discutiendo en voz baja. El viejo se enteró de que un gran
Aquella fue una señal de vida extraordinariamente triunfante. Contaba que ejército estaba avanzando hacia la ciudad, eran tropas de un emperador al
había sido descubierta para el teatro, en la carta enviaba su foto con una que no hubiera resistido ningún enemigo y que estaba prendiendo fuego al
firma en la cual se notaba su éxito, y los elogios que eran habituales. país entero. Un exterminador se cernía sobre la ciudad, los grasientos miem-
El padre no pudo ir a visitarla durante mucho tiempo por el trasiego de bros de los burgueses temblaban, mas no de risa; entonces el viejo se dijo
trabajo que tenía en el Báltico. Cuando finalmente llegó a la ciudad ale- a sí mismo en voz baja: «¿Será él?» Se dio la vuelta y atravesó la ciudad
mana, le dijeron que su hija se había mudado a Múnich; cuando preguntó hasta llegar a su puerta mayor por la que salió siguiendo a una oleada de
por ella en Múnich, le dijeron que hacía un mes había muerto de una gripe gente que se extendía por la llanura para ver los campamentos. El viejo andu-
y se le mostró la tumba al hombre desesperado. Después de tantos rodeos, vo y anduvo llegando cada vez más lejos y alcanzó un pequeño promonto-
al final la muerte había llegado, no bajo la forma del asesinato de una niña, rio, donde todavía muchos llevados por la curiosidad se habían atrevido a
sino cayendo sobre el bello y perfecto retrato de la joven actriz arrancada salir, entre ellos concejales, que sopesaban no oponer resistencia, sino ir a
del mundo en plena felicidad. Desde el cementerio, el hombre fue a la poli- ver al emperador a la mañana siguiente para entregar la ciudad. En ese momen-
cía para preguntar por el último domicilio de su hija: «¿El ultimo domici- to, una ruda patrulla fue rodeando la colina a toda celeridad, subiendo por
lio?», preguntó el funcionario, trasteando con un aire malicioso, «¿otra,vez los matorrales, y después de una rápida captura apresaron y ataron a la doce-
ha cambiado de piso? Precisamente la señorita ha venido esta mañana para na de ciudadanos que había intentado esconderse detrás de los árboles. Enton-
50 ERNST BLOCH HUELLAS 51

ces fueron escoltados al campamento paso a paso al lado de los caballos. de repente viene el disparo perfecto o cualquiera otra señal y se reconoce a
Allí hubo un rápido interrogatorio, injurias y gritos, así como risa e inquie- Old Shatterhand. Hasta el cuento de Andersen del patito gris y feo nada por
tud alrededor del fuego. Después el Emperador ordenó que le llevaran ante las mismas aguas, por muy profundo que pretenda ser: el plumaje inferior
sí a los espías. Empujándolos por todo el camino, se les condujo a la tien- cae y un cisne comienza a surcar el agua trazando orgullosos círculos. Es sin
da imperial: allí estaba la multitud abigarrada, los concejales al lado del duda un cisne, aunque no supiese que lo era y por eso se siente deslumbra-
pueblo llano y, en medio de la multitud, aquel hombre viejo . El Empera- do y reparado, pues el rango superior puede permanecer oculto, pero al final
dor se adelantó ojeando lo que le habían llevado; sin embargo, tan pronto sólo puede destacar aún más triunfante. Entre el patito, el cisne, la médica
como vio al viejo de la cara tranquila y la figura endeble, se postró ante él, jefe de nuestra historia y el maestro de oración ciertamente hay mucha dis-
besándole las manos que él le ofreció. Y todos se comprendieron: si el Empe- tancia, pero todas las esferas, o por lo menos el gozo que provocan aparte del
rador era el maestro de la espada, entonces, el viejo era el maestro de la resplandor -no hay que ignorar esto-- tienen en común una necesidad de
oración; los grandes de la ciudad no lo podían reconocer, para sus deman- hacerse valer, primero oprimida, pero luego satisfecha. Por muy populares
das era demasiado gravoso y demasiado eminente para cualquier cargo, sin que sean los cuentos del Emperador José, el Clemente, por muy sublime que
embargo, el Emperador le reconoció en presencia de los notables, todo un sea el reconocimiento del mendigo Ulises ambos se encuadran en una catar-
triunfo para el viejo. Él no había buscado el triunfo, más bien, lo habría sis dudosa y no en el resplandor. La cultura burguesa y también la feudal (aun-
evitado según su posición superior a todos, en la que no hay sitio ni para la que aquí nos encontramos ante una formación de grupos más marcada) es
humillación, ni para la más mínima vanidad; sin embargo, este triunfo no una cultura jerárquica, un rango está encima del otro y es ocupado por per-
se les concedió a los concejales, en todo caso, se les regaló igual que al oyen- sonas. Hacia abajo, este resplandor individualista parece intimidante y pro-
te de esta historia, la cual le proporciona la misma alegría desinteresada. voca complejos de inferioridad especialmente profundos; descargarse de aque-
El maestro de la oración ahora volvió a andar sus propios caminos; un maes- llo en parte constituye el atractivo ambiguo de una elevación tan repentina
tro extraordinario, como hemos visto, y más que eso. en la cual tomamos parte leyendo. «Una democracia que ya no es individualista»,
Pero, ¿es realmente una alegria pura haberle visto tan elevado? Sobre esta así opina el narrador, «apenas podría entender la fuerza de tales elementos
pregunta se inició una conversación y en los que produjo un sentimiento des- y menos aún defenderse contra aquélla».
agradable contestaron que no. No todos se sintieron así, menos que nadie los Pequeño y grande, grande y pequeño --«apostemos por lo pequeño», eso
mayores que todavía llevaban algo de Guillermo II en sí; aquéllos amaban lo lo dice casi todo el mundo--. Se puede aceptar de buen grado que la médica
inferior y lo superior, sobre todo lo superior y lo muy elevado, o también cuan- ascendiera tanto y también que el muchacho fuera humillado ante ella. Al padre,
do, por un mérito, se recibe una condecoración que brilla y reluce sobre los no se le puede envidiar, o quizás sí, pues ha tenido otra imagen de la hija des-
que están abajo. Después de algún tira y afloja, el narrador se confesó a sí aparecida proporcionada por aquellas fotos con marco, esa imagen que ante
mismo casi involuntariamente, pero sin extraer moraleja alguna de su histo- su tumba provocaba emociones novelescas. El destino pintoresco y legenda-
ria. «En otros casos», dijo, «tampoco nos desagrada cuando las cosas le van rio corrige adecuadamente la realidad en la que viven los seres humanos, esa
mal a otra persona». También sólo en determinadas condiciones nos agrada que justamente no es la suya. Sin embargo, en el caso de la grandeza al esti-
que alguien ascienda y algunos se vuelven malas personas solo por envidia. lo del conde de Mirabeau antes mencionado, o incluso del maestro de la ora-
Tal vez, normalmente no lo son, pero en estos casos son individuos de mala ción que destaca al final de manera tan poderosa, un destino adecuado, o una
catadura y mirada malévola, la cual hay que asumir que ya no mira libremente corrección del destino a fin de cuentas, no siempre es posible. En la pequeña
en cualquier dirección. N o obstante, todo tipo de envidia se modifica tan pron- crisálida la grandeza sólo hace su primera aparición para decir que el gusano
to como ese otro afortunado no está vivo, sino sólo es un personaje que per- no es real. La grandeza, cuando es entendida como atributo personal, no es la
tenece a la ficción, de tal modo que el lector puede identificarse con él. Enton- última prueba para la entrada en el destino correcto, sino que más bien va diri-
ces, los seres limitados, tal como nosotros somos, no sufren por el resplandor gida más allá del destino y encaminada hacia nuestro propio espacio. N o ocu-
ajeno y sienten menos alegria por la degradación del otro, sin embargo de rre así con la grandeza de los gobernantes o los mitos paganos del sol, aun-
esta forma sólo cambió la posición de la envidia, no su naturaleza. Se apro- que incluso sí que puede ocurrir vistos por los ojos de un Rubens, sin embargo
vecha del héroe por cuenta ajena, mejor uno se siente ensalzado, porque puede no cuando los ve un van Dyck o más aún un Rembrandt. Justamente en la Biblia
tomarse la venganza por su propia inferioridad y compensarla de manera agra- el héroe aparece rebajado hasta ser un niño como Jesús o un siervo como
dable y vergonzosa al mismo tiempo. Ya los niños, me acuerdo perfectamente, Isaías, tanto por su carácter paradójico como para acercarlo a los seres
adoran a estos héroes, los que aparentemente cabalgan y disparan mal, lJero humanos; hasta Dios mismo aparece susurrando suavemente y no envuelto
52 ERNSTBLOCH HUELLAS 53

en fuego, tormenta y terremoto. También en El maestro de oración (el que igual- más fácil que arreglar este asunto. Soy escribano en el ayuntamiento, tengo
mente podría ser un héroe bíblico, pero es un héroe jasídico) surte efecto una el acta de acusación en mi cajón; en un momento puedo hacer desapare-
profundidad de este tipo, una negación de la expresión fuerte e imperial de cer toda la sentencia sin que le importe a nadie».
uno mismo, sin embargo, también hay una luz que no es comprendida y por Las actas desaparecieron, la ejecución no tuvo lugar, una de las muchas
eso no es única. Pero justamente por causa de aquella luz, al viejo no le hace piezas del engranaje había funcionado bien, la baja burocracia muestra aquí
falta la apariencia esplendorosa de un monarca, sino que alguna profundidad de lo que es capaz, ahora excepcionalmente en lo bueno. No obstante, en
se anuncia de otro modo, tal vez por una señal secundaria, la cual no es púr- este caso fue mientras el hombrecillo daba vueltas al sombrero entre las manos
pura. El viejo puede estar tan escondido como quiera, pero nadie es un espí- ante una joven mujer noble y bella, no precisamente ante gente de inferior
ritu grande a escondidas, sino que el espíritu grande aparece en seguida, y si condición que ni siquiera habrían podido obtener el puesto de escribano,
hablamos de la Biblia, no encontramos un Dios con una extraña peluca, sino ni frente a monstruos de inteligencia que derrumban el orden.
como fiel retrato del ser humano, casi como un compañero que le acompaña. Si no fuera así, cualquiera podría conseguir que se hicieran desapare-
El viejo igualmente tuvo su recompensa con aquella aventura, o mejor dicho, cer actas. ¿Adónde iríamos a parar entonces?
ni siquiera la buscó hasta que le molestó el emperador, o se dejó molestar por
él. Sin emperador, en un mundo más igualado, tales anonimatos lo hubieran
tenido más fácil. Si todavía existen, si todavía se necesita de ellos, en la socie- LA NOBLE APARIENCIA
dad futura no habrá sufrimientos y triunfos producidos por la minusvalora-
ción personal, sino que el destino, ese que siempre es un obstáculo, nunca pro- Se tiene miedo, mucho miedo, a emprender algo demasiado bello. No
ducirá una batalla abierta y colectiva con nuestros semejantes. Los cisnes salvados solamente por superstición, sino porque las formas ideales están achaco-
sólo serán patos debidamente iluminados; el resto de su primacía y grandeza sas. El primer conflicto ocupa un lugar que antes no tenía cabida en el aire
privadas no estarán presentes. noble y calmado del ideal. Las cosas no deben ser como son en una pintu-
ra, porque entonces no se mantienen con vida.
De vez en cuando, uno lee sobre actos nobles que ya desde el principio
EL ESCRIBANO MUNICIPAL son demasiado nobles como para ser verdad. Algunos incluso son verdad,
pero tienden, misteriosamente, a caer en el otro extremo, así que no queda
A menudo, las personas insignificantes desahogan su mezquina cóle- nada para el museo de la artesanía de la moralidad. Para mencionar un ejem-
ra en el trabajo. Sin embargo, no siempre consiguieron eliminar aquello que plo que alguno que otro ha podido leer en el periódico: Corran Doyle, por
les molestaba cuando servían como sargentos. Eso lo experimentó una mujer ejemplo, es un hombre famoso y se le agradece mucho; es conocido por su
de rango noble cuyo marido estaba condenado a ser fusilado por desobe- entretenidísima perspicacia y, hace poco, casi igualmente por su coraje en
decer una orden en la guerra. Aunque la actuación no autorizada del joven la lucha por la justicia. Puesto que le dedicó a aquel infeliz Slater, que cum-
oficial francés había llevado a la victoria, aquel buen ejemplo podría dar plió siendo inocente una pena de reclusión de más d~ veinte años, sacrifi-
lugar a frutos indeseados. cios, esfuerzos, llamamientos y conjuros de todo tipo. Esta parecía una huma-
La joven mujer, conforme a su nivel social, se fue a Versalles, donde nidad desinteresada, ausente de motivaciones políticas o incluso sin razones
conocía a la Pompadour. Todo fue en vano, aunque la Pompadour llevara como los que había en el caso Dreyfus: el salvador estaba allí, allá el preso,
la petición incluso a su amiga, la reina, y ésta la llevara al rey, Luis XV, ambos preparados para el mito, o el mito encarnándose en ambos. Sin embar-
quien normalmente no podía resistir a las lágrimas femeninas. Sin embar- go, apenas Slater fue liberado, reintegrado e indemnizado, mejoró tanto el
go, ni siquiera él pudo anular la sentencia firme, y menos aún, como jefe aspecto de su tez que se hizo irreconocible: apareció fumándose un gran
de los ejércitos, perdonar la falta. La mujer joven marchó de palacio, ciega puro en las revistas ilustradas y gracias a la indemnización se pagaba bue-
de lágrimas, dejó atrás su séquito, siguió andando por la chaussée polvo- nos entretenimientos. Corran Doyle sintió entonces el hastío de la morali-
rienta hasta volver a París. Allí se encontró con un hombrecillo bastante dad o el asco de haber luchado por un Ecce horno y haber conseguido la
mísero, sorprendido de ver tanta pompa cortesana a pie y, detuviéndose, victoria para un hombre de negocios. En definitiva, sumó ~1 dinero que le
se descubrió. había costado la liberación y le mandó la cuenta a Slater. Este ya no prac-
La dama noble, completamente consternada por su miseria, volvió a con- ticaba el idealismo (que había tenido como víctima) y contestó que no había
tar la historia, a lo que el hombrecito replicó: «Si eso es todo, no hay nada contratado a Doyle y que por eso no le debía dinero. Por eso Corran Doyle
54 ERNST BLOCH HUELLAS 55

se querelló contra su Florestán, llevó ante un tribunal al que había libera- moda al burgués. Entonces éste se lleva las manos a la cabeza, a veces para
do de los tribunales, quería cambiar la cárcel por un título de deuda. Así la defenderse. El exceso daña, el justo medio ha de ser restablecido.
salvación y la inocencia pasaron a convertirse de un modo brusco en sus En casos más elevados el exceso da miedo de modo más sutil. Esto se
contrarios; acabaron así porque ambas eran demasiado bellas, demasiado reconoce en una bien concisa historia con una doble moraleja. Debe ser
nobles, casi sin tacha. árabe y está en el librito del azar, sin embargo, con¡iene algo más, la punta
No era éste un caso en el que se hubiera manifestado un mal que se pre- que todo lo rompe. Trata de lo siguiente: en una fresca tarde un visir esta-
sentía. Éste, naturalmente, es un caso normal, con la máscara de las gran- ba dando un paseo por su jardín y se acercó a una fuente nueva. Se incli-
des palabras que cuando cae deja ver la eterna mueca del dinero. Entonces nó para ver su imagen reflejada en el agua, caviló acerca del día anterior,
se impone el interés que, como un mohín retorcido, ya había estado desde sobre los años pasados, sobre el favor del califa, sobre su suerte de ensue-
el principio detrás de la cara dulce. Sin embargo,justamente en nuestro caso ño. En ese momento un anillo se desprendió de su dedo, era su anillo pre-
no es tan importante el motivo económico, puesto que hay menos interés ferido. Todavía al chocar con el agua, al visir le estremeció el deseo loco
financiero que el interés de un idealista que deriva en el otro extremo y se de que el anillo no se hundiera en el agua. No se hundió. Posiblemente se
hace menos idealista que nadie. Donde hay una cacharrería no está lejos un habría formado una ligera película de una sustancia oleaginosa en la super-
elefante, en esta ocasión ya estaba dentro de la misma cacharrería, creció ficie y el anillo se quedó flotando. Como antes el deseo, ahora le estre-
en su interior y no hacía falta que entrara desde fuera. Días demasiado boni- meció al visir un terror enigmático: aquello no podía durar mucho tiem-
tos y virtudes demasiado bien pintadas son una mera apariencia de la cual po, era un efecto tan extraordinario, un incremento de suerte tan por encima
se puede gozar, pero dentro de la cual nadie aguanta mucho tiempo sin caer de lo normal, que la situación tendría que cambiar repentinamente. Inclu-
en lo contrario hasta un extremo ridículo; todo eso por la envidia de los dio- so, ya había cambiado, pues regresado a palacio, lo detuvieron las guar-
ses interiores (que no son en absoluto dioses). Aquel encarcelado parecía dias del califa y lo llevaron a la cárcel, al final habían ganado los difama-
muy poético. Slater no sólo lo parecía, sino que incluso era -como encar- dores. El hombre estuvo en la cárcel durante muchos años como prisionero
celado- bastante digno de la mejor pieza patética, incluso todo lo que lo político ya olvidado, de todos sus deseos sólo le quedaba uno, pequeño
rodeaba era un sufrir mítico y Corran Doyle era un Perseo: las figuras enton- casi de manera ridícula: volver a comer pipas de granada antes de su fin.
ces se mueven en el verdadero escenario, la ópera del rescate sigue en la vida, Su guardián, compasivo, se las llevó, pero en el mismo momento entró
en la que el escritor Doyle al final es más poético que el hombre de nego- corriendo una rata desde el corredor, tiró el cuenco y devoró las pipas. Enton-
cios Slater, y lo sublime no solamente se convierte en algo ridículo, sino en ces, al anciano le estremeció una alegría enigmática: ya que todo no podía
algo tosco. También en los casos menos ideales y en los que las virtudes son mantenerse así, era un efecto tan extraordinario, un incremento de la des-
menos abstractas, se produce un extraño contraste, por si la poesía no aguan- gracia tan por encima de lo normal, que la situación tenía que caer en el
ta. Existe una insuficiencia por parte de los seres humanos, incluso una fuer- otro extremo. De hecho, ya había cambiado; puesto que esta misma noche
za de destrucción en la misma poesía (si no es ya bastante concreta). Ami- el califa entró en la celda, los difamadores habían sido derrocados y reha-
gos que ya no se saludan entre sí, no se han vuelto extraños como lo fueron bilitó al visir en sus cargos.
anteriormente, sino que se han hecho enemigos. Además, el amor corrom- Un caso bonito, aunque tal vez demasiado esquemático. Es obvia la
pido es muy tóxico. Las parejas que se quieren divorciar le llevan más odio alusión al anillo de Polícrates, sin embargo, el motivo es completamente
al juez de lo que aquel necesita, o tienen unas ganas desconcertantes de hacer diferente. El dueño de Samos tira al mar su anillo para reconciliarse con
público lo que antes no podía ser más íntimo y privado. Por eso, un escritor los dioses envidiosos; los dioses se lo mandan de vuelta por medio de un
antiguo dice una frase muy curiosa, tan prudente como audaz, pero realmente pez. Según la fina observación de Wilhelm Scholz, los dioses no consi-
encantadora: trata a tus amigos como si algún día pudieran ser tus enemi- deran digno aceptar regalos de un hombre al que ya están decididos a con-
gos. Una medida muy ática para nunca dejarlos llegar a ser enemigos. denar. Aquí no da miedo la suerte excesiva que devuelve su anillo al sobe-
rano cuando cae el mar, pues él no lo ha perdido, sino que lo ha
sacrificado. El anfitrión de Polícrates se da cuenta de lo que se esconde
EL ROCOCÓ DEL DESTINO tras esta devolución hecha con modales de gentleman: la envidia inalte-
rada de los dioses. Por eso se aparta con espanto, con toda razón. Es muy
Muchas veces se escucha que algo así no puede seguir. En la mayoría diferente la historia que nos ocupa: le falta lo sobrenatural y ni el azar
de los casos uno se refiere a lo salvaje y a lo oblicuo, a aquello que meo- toma parte de ésta, o solamente lo hace de una manera sumamente extra-
56 ERNST BLOCH HUELLAS 57

ña, la que hoy en día es designada por un esto es el colmo, una expresión más fáciles, más elegantes, cada vez menos viables más pequeños. La his-
muy impertinente para referirse a lo que se ausenta o a lo que aparece de toria del visir ilumina más de un microcosmos de la situación final, los mues-
un modo imprevisto y absurdo . Esto es el colmo: cuando le habían llega- tra como encajes y arabescos de una espiral definitiva, la cual también sig-
do las pipas de granada, una rata viene por la galería y se las come; esto nifica: fin.
naturalmente se manifiesta de forma muy casual, o dicho más exactamente, Lo pequeño aquí no es aquello que se desea en otras ocasiones. No
de un modo muy inesperado e irracional, y también lo sería en situacio- es lo modesto a partir de lo cual se puede encontrar lo mejor, la fuerza
nes no tan minuciosamente construidas. Sin embargo, aun admitiendo lo sutil de la escapatoria y la última salida. Tampoco es, ni mucho menos,
absurdo de la historia árabe, hay que decir que ésta no pretende ser irra- un verdadero mundo fabuloso y la señal correcta, realmente la última
cional en absoluto, sino que más bien quiere ser un signo. Y justamente después de la cual ya no se produce cambio alguno. En la pequeñez del
como signo se manifiesta en lo pequeño, sólo ahí. En primer lugar se admi- encaje sólo se produce el paso de una serie a otra, y así sucesivamente.
te una medida, una serie coherente de suerte y desgracia. De hecho, se En ésta no hay prueba alguna de culminación verdadera, como por el
trata de una situación ambigua, que hace que el burgués (encarnado por contrario ocurre con ciertas modestas experiencias en las que el terror
el mismo visir) niegue con la cabeza al notar los excesos, una sensación o la alegría se ven sobrepasados por un ligero asombro . Un signo autén-
que prohíbe a los árboles crecer hasta el cielo. Los árboles ya han creci- tico del fin puede ser el modo en que ha sido posada la pipa, el modo
do suficientemente hacia arriba, ya han llegado previamente al exceso si en que la farola ilumina la calzada y otros hechos similares. Esta impre-
han tenido que empezar a crecer muy desde abajo. Por eso los visires se sión profunda y directa, o mejor dicho este signo hace que se detenga
vuelven inseguros por haberse alejado ya demasiado de su origen. Napo- el columpio y se produzca el estúpido paso de una serie a otra. La peque-
león, sin embargo, consideraba la suerte una cualidad personal como la ñez entonces no anuncia una serie nueva, sino que nos lleva fuera de aqué-
forma de la nariz; el mundo estaba obligado a darle suerte, cada vez más, llas, no muy lejos, pero, en todo caso, a un lugar desconocido . Sólo al
nunca era bastante. Mas, según la opinión menos aristocrática de su madre, final, el anillo que no se hunde está en cierta relación con la rata que
la suerte de Napoleón «no podía durar mucho», porque ya había llegado irrumpe de súbito y con el asombro que provocan esos sucesos. El cómi-
demasiado alto, ya era «contranatural». co Valentín una vez encontró su anillo sobre un timbal, justamente cuan-
Donde existe una medida y donde la medida ya se ha colmado, basta do quería tocarlo, él mismo lo había puesto allí antes y había olvidado
con el acontecimiento más insignificante para excederla. Ésa es la fun- recogerlo: fue extraordinaria y al mismo tiempo muy significativa la son-
ción mecánica de lo pequeño respecto a la medida. Esta función tal vez risa que esbozó al descubrir el anillo mientras miraba con sorpresa y
impone un recipiente demasiado rígido, una ración asignada de modo bur- con sensación de alivio el pequeño objeto; por un momento se sustrajo
gués (la que no siempre corresponde a los visires o a los que han nacido al estruendo de la música. Lo insignificante y lo silencioso fueron su
para este oficio) y transforma lo sutil y lo pequeño, que de signo pasa a salvación, o al menos le aportaron un signo de salvación frente a los «des-
convertirse en una causa final. Más importante por eso es el segundo tipo, piadados instigadores», frente a la carrera desenfrenada del tr~bajo a la
más cualitativo, de lo pequeño, el que se encuentra al final de un curso, que lo habían obligado. No hay peligro de equivocarse con estos signos
de una carrera, no importa si aquélla es natural o excesiva. Esto también de lo pequeño. Tienen algo de la insignificancia del fin real, ése que ya
se muestra allí donde no hay una ración excedida, sino como mucho un está contenido en el inicio verdadero y le da su dirección y el gusto por
límite a la forma, donde lo rococó es signo del fin, de lo que se acaba. nuestra dirección. Se encuentran en la vida de la mayoría (ojalá los aten-
Seres humanos y culturas construidos poco a poco muchas veces encuen- diéramos) justamente indican cuándo hay que salir de la serie (es un signo
tran este rococó al final de sus series de suerte, desgracia o destino. reciente que todavía es débil) y para entrar en la posibilidad de lo no
Hay reglas de juego también en lo maniático y en lo depresivo del des- fatal o por lo menos en la posibilidad de darle forma al destino . Aque-
tino, en los encajes de Bruselas y en las alhambras, allí arabescos en forma llas señales mínimas y asombrosas en primer lugar sólo tienen un efec-
de anillo, allá en forma de rata, dentro de los cuales uno cae en el otro extre- to individual, o sea en el marco de la propia vida; anteriormente tam-
mo. La facilidad demónica para el éxito a menudo se conecta con esto; no bién solían tener un efecto colectivo (por ejemplo como anuncio del niño
la facilidad ante rem que se atribuye a los planes, también a la fachada y a Jesús, de la libertad del alma ante el estúpido gigante de la necesidad),
la bella apariencia, sino a la facilidad post rem que es apariencia y un éxito y esto volverá a ocurrir. El rococó y el asombro frente a lo insignifi-
completamente improbable. Al final, incluso, se produjo un tipo de inces- cante tienen por lo menos en común la pequeñez del fin; aquí un fin que
to de suerte y desgracia, a través del cual los partos se hicieron cada vez se desencadena, allá uno que se cumple.
58 ERNST BLOCH
HUELLAS 59

UN ESPÍRITU EN FORMACIÓN na. Llevábamos en las manos pequeños palos con los que hacíamos ruido
y nos asustábamos a nosotros mismos. De pronto, los muchachos lucha-
Un alumno que domina las frases
subordinadas ya sabe Latín.
ban, unos contra otros. Hoy ya no hay sitio debajo del arbusto.

ROTH
La ventana roja

E! Arbusto De niño uno sólo escucha lo que ocurre en su proximidad. La mujer malé-
vola aparece cien veces, también en los cuentos de hadas, cocinaba papilla
. Noto que respiro suavemente, estoy hirviendo a fuego lento. También y robaba. Detrás de las ventanas superiores de una casa alta que hacía esqui-
SI~nto que p~lpo al?~, que grito, pero no escucho nada. A veces, todo es na vivía el pequeño Muck6 ; durante horas estábamos alzando la vista hacia
as1, tan fugitivo y cahdo, no está ni aquí ni allá. aquellos ladrillos horrorosos. A veces veíamos una cara detrás de los cris-
, Cuando ar:nanece, entonces hay que arrastrarse o andar en cuclillas. Allí tales, su dueño calzaba unos enormes zapatos y seguramente empuñaba un
estan las hendt~uras e~ la arenisca roja y las hormigas corriendo vivamente, bastoncito. Siempre que tenía tiempo, esperaba delante de la puerta para ver
no hay nada mas. Cunosamente, las hendiduras se vuelven más pequeñas salir a Muck. Una vez le preguntamos al cartero por él, pero éste no dijo nada
tan pronto como uno crece, sobra mano para taparlas. Están creciendo otras y negó con la cabeza, ésto ya lo conocíamos de los adultos cuando uno les
cosas, arbustos _en el ja~dín de detrás de la casa, sumamente abandonado; pregunta por cosas deformes, negándolos se sentían más seguros que nunca.
unos~ atreye a mspec~wnarlo todo, con el viento en las hojas de los árbo- El hermano Lustig estaba asándose un ternero en el bosque municipal, el
les. S1 se cie,rran los O)OS, se es visible para la pequeña bomba negra. Un soldado va a clase de cálculo marchando al compás, Fatrne suena más fami-
ar?usto detra? de _aquella y un perro al que bauticé con el nombre de Por liar queAnna7• Las canicas o bolitas con las que jugábamos eran casi lo mismo
mz, fueron mi~ p~eros amigos. Un caballete para la tina tenía el mismo que las fábulas; a uno le gusta llevar en la mano algo con colores vivos. Eran
nombre, o, mas bten, lo era: el Por era la parte larga y el Mí era la trans- piedras árabes con rayas en verde o rojo, algunas con estrellas, algunas con-
ve;s~l. Era c~mpletame?~e obvio que el caballete no solamente se llamaba tenían incluso países enteros en su interior; se llevaban en el bolsillo. Sin
as1, smo que ,el estaba diciendo incesantemente su nombre. Durante la ida, embargo, ocurrió a las seis de la tarde, fuera, en el campo, escuché como el
las ca~les teman~ aspecto ~otalmente diferente que a la vuelta; por eso esta- reloj del campanario daba la hora. Estaba recogiendo guijarros del Rin y como
ban y1vas. Nos ~~m~s cornendo hasta donde vivían el panadero y la mujer cuando los miraba con más detalle en la penumbra mientras el reloj daba la
mal evo la, tambten diO la hora en el reloj de la torre. hora, vi cómo dentro de éstos se movían hombrecitos pequeños, negros y
, Más tarde sentí r:niedo de quedarme sólo, sobre todo cuando anoche- rápidos como una sombra. Me fui a casa corriendo y creí en encontrarme
cta. Entonces aparecieron caras blancas detrás de las puertas entreabiertas. allí con unos amigos que habían venido para llevarme con ellos, amigos negros
Nos acechaba? y sus cu~rpos estaban cubiertos de harapos, que resonaban y de muchos colores, pero en casa no había nadie. Nunca jamás volví a ver
cuando nos de} aban detras. El trayecto que llevaba hasta el dormitorio pasan- a los hombrecitos que vivían dentro de los guijarros; la memoria que tengo
d?yor el vesttbulo, estaba lleno de gente, de allí venían y el vestíbulo vol- de aquéllos es precisa y sobria. También poseía una culebra, siempre la lle-
VIO a aparecer en un sueño. Casi cada noche, la cama parecía estar fuera, vaba en el bolsillo, además de una jaula, hecha de un tapón ahuecado con
rodeada por fantasmas de clowns de color blanco que tintineaban. De día una reja de alfileres y moscas dentro, aparte de unos abejorros cuyas cabe-
colgab~n de un muro, de un cartel desteñido por la lluvia el cual anuncia- zas nos comimos como ensalada, recuerdo que sabían a nueces. La culebra,
ba un Circo 9ue ya se h~bía ido hacía mucho tiempo. Por Ía noche baila- sin embargo, era del color del hierro fundido amarillo, era tan vistosa que
ban con la cnada que de ?ía era tan buena persona, bailaban en zancos, envuel- hubiera servido como portalapiceros. Tenía un lomo áspero que se pronun-
~os en har~pos de un gns pardus~o,_ simpre marcaban los mismos pasos, al ciaba y bajaba como una montaña rusa. Rezaba a la culebra, y lo hice hasta
Ir Y al vemr. Aquello era mdescnptible, resultaba mejor ir a la cocina para
sacar punta a los l~pices junto al fregadero, eso sí que ayudaba. Hacíamos
trazos de color gns a~lado y yo me llevaba el lápiz a la cama conmigo. 6
Mención al cuento «Die Geschichte von dem kleinen Muelo> aparecido en Die Kara-
Las calles por las que 1bamos a la escuela, estaban iluminadas por la maña- wane, cf. nota 3.
7
Otro cuento de Hauff, «Die Erretung Fatmen>>.
60 ERNST BLOCH
HUELLAS 61

mucho más tarde, cu~ndo me e~contraba en dificultades en la escuela y en ban las imágenes de los primeros anuncios, aquéllas fueron la primera gale-
casa. Rezaba con somdos que Siempre eran los mismos y siempre igual de ría de arte que vimos. «Adiós a los tacones altos» decía una ~e esas imá-
vacíos, los tarareaba para tener coraje. genes; se veía un tacón más grande de lo norm~l y tachado debaJO de la bota
Viene bien que los muchachos vean las cosas con tanto detalle como correspondiente, a nosotros el asunto no nos Importaba, pero aquel men-
to111:an las palabras al pie de la letra. En la ventana estaban pintadas cuatro saje resultaba excitante. Unos a otros señalábamos con lascivia.ellibro.lfl
camc~s co.n rayas que no eran canicas verdaderas, pero llevaban más cerca dominio sobre sí mismo del Doctor Retau que mostraba en la Ilustracwn
del pms leJano porque se encontraba debajo. En el escaparate de un un dro- de portada a Nena Sahib, una mujer con una cu~va~ra exuberante y los ?~os
gue~o había colocad? en el interior de una fuente algo seco, debajo estaba negros. Creíamos que el libro era una novela md1a sobre la masturbacwn.
escnto «Corteza Chma»; yo pensaba que aquel pedazo era un trozo de la Lo más extraño era un bodegón nocturno, que de vez en cuando desapare-
Gran Muralla. En las floristerías muchas veces venden cabezas y cerdos de cía y luego volvía a aparecer, era una imagen de unas ropas en remojo en
barro con ra,nur~s, en los cuales se p~ede sembrar hierba. Aquellas figuras la que no figuraba ni una sola persona y que aun ciaba un detergente de soda
eran para m1 fetiches y todo era una tienda de fetiches, como ése que había (los asuntos de la cocina siempre interesan a los niños) . La tina con la cola-
adorado el padre de Abraham y que, ya siendo un joven, Abraham había da estaba suspendida en el aire, justamente detrás un tragaluz negro con un
destrozado, tal como nos había contado el profesor de religión. Tenía ocho emplomado en forma de cruz blanca y, en sentido transversal a ésta, se veía
años y lo que más extraño me parecía era la caja con bobinas de hilo que una luna gigantesca, fina, blanca. De noche miraba por la ventana para el
se mostraban en un escaparate de una mercería por la que se pasaba cami- interior y me decía: «Remojar la noche con Mondo facilita el lavado del
no de la escuela; estaba entre lan~ y manteles hechos a mano por mujeres, próximo día». Esta imagen iba acompañada de música que sonaba mien-
algo que en. el fon~o a_uno no le Importaba un comino. Sin embargo enci- tras una mujer dormía; siempre se repetía la misma melodía, muchas ve~es
ma de la caJa, hab1a pmtado algo con muchos puntitos de colores y man- veía la imagen a contraluz y tenía miedo de bajar al sótano, ese que me hubie-
chas en el papel liso, como si la imagen estuviera coagulada. Se veía una ra gustado tener de pequeño. De aquella alegre ventana roja quedó algo en
cab~ña, rodead~ por mucha nieve, había una luna amarilla muy arriba en la buhardilla de un alumno de secundaria, que era mucho mayor que yo con
el Cielo a~ul de ~verno, las ventanas de la cabaña estaban iluminadas por el que echaba pimienta en vez de sal a mi pan con mantequilla. Mejor di eh?,
una luz roJa. El titulo del cuadro era Paisaje lunar y yo creía en primer lugar a la fascinación de la ventana roja se adhería algo del olor de aquella habi-
que se tratab~ de un paisaje ~n la luna, igual que aquel trozo muy grande tación en donde el alumno andaba de un lado al otro, estudiaba y fumaba,
de corteza chma. P~r aqu.el tiempo sentía una conmoción penetrante que de modo masculino y culto. Sin embargo, ni siquiera importaba nada la habi-
era completamente mdec1ble y nunca me he olvidado de la ventana roja. tación, el ente al que me refiero también podría existí~ dentro de .un con-
Pro?ablemente todo.s s~ habrán sentido así e~ una u otra ocasión, no impor- texto completamente diferente, por eso podía encontrarmelo en hb~os de
ta SI son palabras o 1mag~nes _las que emocwnan. El ser humano empieza tema navideño. Por poner un ejemplo: «El viento helado del norte Silbaba
~~y pronto a tener expenenc1as de este tipo, si no dejara de tenerlas tam- sobre la pradera desierta»; esta frase fría contenía un calor eno~me, un yo
bien m~y p~onto, las imág~nes s~rían más importantes que él mismo, que de detrás de un espejo cabalgando junto a un hombre del SalvaJe Oeste en
su prop1~ VI~a. El caso esta relacwnado sólo de manera muy indirecta con una calcomanía que se despegaba maravillosamente. En imágenes o lib~os
la .expen~nc1a del yo que se fue fraguando en aquellos años; ocurrió en el «cultos» nunca hay una ventana así, mas me estoy olvidando de la ~ablta­
mismo ano en ~n ?anco del b~sque y me notaba a mí mismo como aquel ción en Baker Street donde vive Sherlock Holmes. Cuando la lluvia gol-
que se nota a SI m_¡smo, que miraba alrededor al mismo tiempo que sabía pea contra los cristales, Sherlock Holmes permanecy junto a la chimenea
q~e no me podía liberar de mí mismo. Es igual de horroroso que de mara- aliado del Doctor Watson y alguien toca el timbre. El sale afuera, llevan-
v.llloso estar s~ntad? ~~el propio cuarto con un globo. Un gJobo que tiene do la ventana como una máscara, afuera y por fin al aire puro.
siempre a .su ~Isp?SICIOn, aunque los compañeros se lo quiten y al final se
muera ~ohtano, sm embargo, todavía poseía la ventana roja y estará detrás
de la misma et~rnan;tente. Cad~ uno tiene un signo de aquel tiempo que no El dios de la vida
es nada h.ogareno; m natural, m surgido del yo conocido, pero que lo abar-
e~ todo SI un? qmere. Un asunto completamente ridículo e insignificante, La edad temprana se termina o se modifica. Los doce años lo vuelven
solo concermente a lo poco que resta cuando ya se hubiera enumerado todo a uno inquieto, masculino y por eso más sobrio. Había muchos muchachos
lo que hay. En este caso era la ventana de la caja, pero al lado y debajo ésta- toscos en clase, además la escuela no me gustaba. Mis amigos: un mucha-
62 ERNST BLOCH HUELLAS 63

cho de cabellos negros, con el que hacía actos lascivos y me iba al campo consiguiente, máquina y materia eran la madre del cordero, por lo menos
a fumar; en todo caso, nos queríamos y nos respetábamos, sin duda lo más de uno muy masculino y adulto. Los hijos salen del seno materno, la vida
necesario en esta edad. Recuerdo un muchacho rubio con aspecto enfer- del carbono, el carbono está hecho de átomos. Cuando me confirmaron y
mizo, al que habían obligado a meterse en trajes infantiles de Bleyles, aun- tenía que recitar la formula en el altar, añadí tres veces: «¡Soy ateo!» - el
que él los llevaba con dignidad y sus ojos verdes mostraban poder. Hacía diptongo de la palabra lo pronuncié de forma muy rara porque solamente
herbarios y nos prestaba libros en los que silbaba el viento del mar. También la habíamos leído en tratados aconfesionales, nunca la habíamos oído pro-
teníamos sellos, un imán y un catalejo; el hierro atraía y el cristal era un nunciar- . Esos tratados tenían nombres como Los paseos de un ateo y ti tu-
hombre fuerte que nos llevaba a lugares más lejanos, la verdad es que que- los similares. Así se creó un escrito: El universo iluminado por el Ateísmo;
ríamos alejarnos de allí. Por aquel entonces pregunté: «¿Por qué las cosas «Ningún ente inmaterial tiene el dominio del juego»; «La materia es la madre
tienen pesos diferentes?» - y lo apunté- . Me fijaba en los globos de la de todo lo existente», la educación sexual se completaba, el enigma del mundo
feria, los que, de hecho, no pesan nada. Al contrario, suben si se les suel- se había solucionado. Lo que se denominaba Dios, no era nada más que la
ta y siguen subiendo hasta que el aire que les rodea sea de tan poca den- suma infinita de materia, fuerza y razón (inconsciente); toda conciencia es
sidad como el gas que llevan dentro. Y cuanto más se alejan de este punto, una iluminación vacía como las luces de la noche, detrás de las cuales está
más suben aún. El algodón y la piedra, sin embargo, mantienen siempre la oscura máquina dinamoeléctrica. De hecho, la conciencia parece paga-
la misma densidad, la mantienen en el punto que la tuvieron, no arriba, da a un precio muy alto. Sobre el pecho joven, o, mejor dicho, mucho más
sino debajo del suelo. Lo que no es nada importante, porque sólo la dis- adentro se nota una presión extraña, el peso de la vida, pequeña pero muy
tancia de lo que es igual a uno ejerce atracción, y lo hace por así decirlo, constante. Y esto hablando en imágenes y solamente en imágenes. Ese peso
nostálgicamente pesado. Tener un peso diferente depende de cuánto le falta está perfectamente centrado dentro del cuerpo y es palpable; en ese peque-
a cada una de las cosas para tener la misma densidad; tienden a ello y más ño dolor - así parecía- se encuentra y del mismo se nutre la conciencia.
aún cuanto más lejanas están. En breve, a mí no me gustaba estar en casa, Este dolor se cura, pero siempre fuera, en la inconsciencia externa, sobre
la misma habitación estaba fuera. todo en la belleza natural, más que nada en la inorgánica, en la belleza del
Quince años y nos alejábamos aún más de la vida, a sabiendas, estan- río, de las rocas y de las montañas. La ciencia natural cura de manera más
do cada vez más iniciados. La escuela, sin embargo, siguió siendo atroz y precisa aún, pues su procedimento es completamente insensible y su obje-
nos sustrajo nueve o diez años de juventud, además no siempre se pasaba to no es nada más que la materia muerta y la fuerza. Un camino extraño
a la clase superior. ¡Qué pequeñoburgueses, qué necios, qué pacientes de para oscuros deseos amorosos (probablemente) en aquel tiempo, ciertamente
manicomio, qué hoplitas todos los que sufrían y soportaban el efecto de los también para los deseos de muerte, que en la pubertad no son fisiológicos,
planes de estudio! Ante ellos yo era un perro y un rebelde. Uno o dos pro- sino físicos en cierto modo -con toda la inquietud que hay, se produce un
fesores daban mayor sensación de frescura, pero tampoco podían imponerse deseo de volverse frío. Tal vez, aquellas relaciones eran incorrectas para
contra el moho de la institución y tampoco sabían nada de nuestras tenta- aquel entonces (uno se acuerda difícilmente sólo de ésto, tiene demasiada
tivas jóvenes, inmaduras e importantes de orientarnos. El camino hacia lo madurez posterior); por lo menos quedan notas que tienen un tono eróti-
idéntico cada vez era más frío, leíamos folletos socialdemócratas, imáge- co-antierótico, que gusta mucho cuando se es joven. Los tratadillos de los
nes sumamente extrañas nos sacaron en claro que la sociedad dentro de la tiempos materialistas (los años noventa), falsificaron la noche amorosa con-
que nos encontrábamos era un timo y el mundo era una máquina. Sólo las virtiéndola en una noche de materia pura, donde por lo menos era cierto lo
muchachas con las que nos fuimos a la montaña rusa se acicalaron, pero a de la liberación de los miembros.
un par de pasos del brillante varillaje y del órgano atronador estaba el motor Sin embargo, luego llegaron los dieciséis y uno se hizo mucho más joven,
de gas que todo lo acciona. Aquí entonces, lo que contaba era el número y de nuevo todo volvía a estar dominado por los sueños. Ya había repetido un
el empuje exactos, la relación verdadera entre el sueño y la realidad; se des- año y el instituto se mantenía igual de estúpido, pero los compañeros eran
vanecía el nostálgico motivo del tiempo antes mencionado. O en los Kai- mejores y realmente formábamos una comunidad. Entre nosotros, en la nueva
serpanorama que todavía existían en aquel entonces, sólo había que mirar clase, había muchachos altos y compañeros honrados que llevaban algo sal-
debajo de la cortina que estaba colgada ante uno: detrás había una habita- vaje y primario a las calles silenciosas, sobre todo de noche; los últimos de
ción vacía con una silla en medio sobre la que había un aparato ridícula- la clase eran los primeros ante la·naturaleza. En barcos que vinieron bajan-
mente pequeño, sin embargo, absolutamente exacto, el cual sólo proyecta- do desde Holanda, escuchamos a marineros contándonos historias acerca
ba las imágenes deslumbrantes de Hammerfest o del Santo Sepu1cro. Por de las serpientes que ellos habían devorado; a uno de los nuestros casi le
64 ERNST BLOCH HUELLAS 65

hicieron un tatuaje. Probablemente mentían mucho y necesitábamos algo les, la mujer gitana acaba de secuestrar el niño del conde, Rumpelstilzs-
nosotros también para acompañar el tabaco holandés, la cerveza y los Bre- chen 9 vive donde Cristo dio las tres voces, el caballo mágico emprende el
zel, nos disfrazamos como mendigos y capitanes en las cantinas prohibi- vuelo, la montaña magnética amenaza, Zaleukos 10 , ¿así le das la bienve-
das8, contábamos historias de carcomas en la pata de palo, de nuestro caba- nida a tu huésped?
llo en el desván, del trineo municipal detrás de la iglesia protestante, sobre Las velas golpeaban de manera desenvuelta en contra del mástil del ber-
todo del barco de azufre en el puerto invernal, en donde servía un maricón gantín, mientras tanto, Kilian estaba sentado en su choza, la medianoche
harapiento --en fin, asuntos pequeñoburgueses, pero muy agitados-. ya había pasado hace mucho y antes del amanecer deben ser rodeadas las
Se sumaron paseos solitarios y serios, «quejumbrosamente silba el tren Yumas; Sam Hawknes, Old Wabble, Old Death, Old Surehand, Old Fire-
en la lejanía vaporosa, suenan las bocinas que llaman al trabajo a los obre- hand estaban vagando por la pradera. Nscho-tschi brillaba, Winnetou le daba
ros», a veces nos creíamos en el Támesis en donde actúan los barcos poli- un abrazo a Old Shatterhand 11 y solamente entonces lo reconocía, la ven-
ciales de Marryat, o en el Susquehanna. Sobre todo cuando las nubes esta- tisca va a toda velocidad, el huracán, el monzón, el tifón comienza de forma
ban altas, sobre la noche y en otoño, era cuando más proveía de todo la llanura ática como una trompeta baja desgastada, y ahora empieza su viaje, ale-
desierta y humeante. Y la feria dos veces al año (¡lo que eso puede dar de jándose del Porche el ave, de Little Rock, del desierto Llano estacado y de
sí!) cubre de forma totalmente vital el materialismo sabihondo; tanto el vivi- las Montañas Rocosas, avanzando hacia la profundidad de la Asia caluro-
do como el transmitido. El interés obvio por las chicas elimina la objeti- sa y bullidora, subiendo desde Bagdad hasta Estambul, Halef cabalgaba fiel-
vidad, y las casetas de feria dan muchas enseñanzas sobre las cosas, pues mente a su lado, el mismo Krumir perseguido hace de guía al atravesar Schott
todas tienen una cortina en la entrada y son desconocidas por dentro. Enton- Dscherid, el horrible lago salado. Luz y oscuridad chocan con mucha fuer-
ces, los muchachos mostraban su capacidad para aquello que cobraba espe- za, se encuentran Ornar y Abrahim Mamur, Schimin, el herrero, el mendi-
cial importancia en su edad, a saber, la cursilería soñada del siglo XIX vista go Busra, el viejo Mübarek, la muerte del Schut y el imperio del león de
de modo ingenuo. Como hacía bueno, nos fuimos a la plaza de la feria, había plata. Como todo aquello echaba espuma al mezclarse, así nutría y rodea-
hombres en el margen del camino con relojes de juguete colgados en sus ba los almas de los chicos, los inducía a la nostalgia, las muchachas
brazos o con organillos en el suelo. Si uno se introduce en el ambiente de ardían cada vez con más viveza, había vehementes bacanales y mil y una
las ferias y los mercados anuales, acaba dando vueltas en los caballos del noches. Sobre valles, llanuras, gargantas y montañas, encima de las ciuda-
carrusel y siendo deslumbrado por los amplios espejos con destellos pla- des peligrosas, pronto resplandecía la aurora boreal de la primera corazo-
teados y dorados. Unos hombrecitos de hojalata hacían ruido con un moli- nada metafísica. Para decirlo brevemente, casi no existió una vida cotidia-
nillo cuando se les acertaba en las barracas de tiro, los vasos redondos del na durante aquel tiempo que vino después de la escuela; o todo era
panorama resplandecían como una escotilla durante el naufragio del Gros- exagerado o se calmaba por completo, en el primer amor, en las aguas del
venor, y unas cuantas figuras de cera bastante sospechosas e inmóviles esta- jardín rococó, en la embriaguez de los primeros libros especulativos. Hasta
ban impertérritas en medio de todo el ruido. Por toda la plaza había un caó- el límite doloroso estuvimos absortos en la belleza de árboles y nubes y en
tico batiburrillo de música, en línea perpendicular había imágenes horribles el cielo nocturno, adelantando el sufrimiento de la estupefacción, el que
y lascivas, el fusilamiento de los oficiales de Schill, el saqueo de los ven- casi nos causaba alucinaciones. En la orilla, los muchachos sentíamos pal-
cedores, una Madame estaba sentada a la turca a la luz de una lámpara de pablemente la presencia de las ninfas, los dioses arbóreos, en noches extra-
petróleo, con naipes y dinero; detrás de una alfombra raída se hallan los ñas cuando las olas del Rin eran como de cristal. Observábamos las luces
fantasmas clown de la infancia, pero ya no me provocaban miedo. Se escu- verdes y rojas a babor y a estribor de los barcos, que hacían surcos verdes
cha un golpe de gong y el Doctor Fausto aparece en la caseta, también allí y rojos por el agua y no había nada más.
se hipnotizaba, esos son los secretos de los mares del Sur. Allí se extendía Orión estaba en el cielo invernal como marcado al fuego, fabulosamente
el mundo o el símbolo del mundo de todos nuestros libros actuales y ante- cerca; uno no se cansaba de mirar a este emperador centelleante, las tres
riores que siempre se volvían a leer, porque uno se olvidaba de ellos como
de un sueño. Las casetas estaban iluminadas y se las veía detrás de los árbo-
9 Figura de un cuento de Grimm, este personaje era una especie de coboldo que ayuda a

una joven reina a hilar convirtiendo la paja en oro.


10
Personaje de Hauff de «Die Geschichte von der abgehauenen Hand», en Die Karawane.
' Un Brezel es una rosquilla salada típica en el sur de Alemania y los estudiantes de ins- 11
Conjunto de personajes de Karl May ( 1842-1912) conocido como el Emilio Salgari ale-
tituto tenían prohibido entrar en las tascas por aquellos tiempos. •· mán.
66 ERNST BLOCH HUELLAS 67

estrellas arriba, la vaina de la espada abajo en sentido transversal; el equi- en exclusiva. La mirada por la ventana roja, todo lo que llevaba consigo (bas-
librio se había vuelto mágico; una mirada prolongada hacía que uno se sin- tante cerca de lo humano y lo musical) expulsó la pura y plena vida de enton-
tiera trasladado a la constelación. ces. Algo humano, o el sueño con una humanidad que todavía no se ha rea-
Allí había un ambiente sumamente fascinante, que era demasiado cáli- lizado, se impuso en el mundo, en el cual el sueño como tendencia existe
do como para desgarrarlo. El sentimento de amor y de cercanía a la natu- sólo a veces, como testimonio. La ventana a escondidas en algunos casos
raleza de la pubertad muchas veces se manifiesta a través de poemas y en se vuelve hostil al mundo (justamente afirma la vida, pero sólo la nuestra),
ocasiones de conceptos; no teníamos entre nosotros a un lírico y no podía- es la lente de coleccionista de todas las materias utópicas en las que con-
mos entender al dios de la vida. «En el sistema», así lo apunté, «los pen- siste el mundo. Pero no tratamos de hacer un inventario privado de recuer-
samientos son como soldados de plomo, los puedes formar a voluntad, pero dos, y ésta no se seguirá haciendo.
no puedes conquistar un imperio con ellos. Nuestra filosofía siempre esta-
ba presa de trampas gramaticales o de la sistemática de señores mayores y
necesitados de reposo; la ciencia es la raíz cuadrada de la vida, el arte una EL TEMA DE LA SEPARACIÓN
vida multiplicada, ¿y la filosofía? Nuestra sangre tendrá que ser como un
río, nuestra carne como la tierra, nuestros huesos como peñas, nuestro cere- Al separarse, el instante pasado se mantiene en nosotros configurán-
bro como las nubes, nuestros ojos como el sol» (El Renacimiento de la dose de otra forma, sobre todo cuando no ha sido vivido y por eso sigue
sensualidad). rondándonos como un fantasma. Sobre la vida vivida a medias, truncada
Más aún contenía un segundo manuscrito, sobre el cual discutíamos y en pleno florecimiento, hay una historia que, no sin motivo, proviene del
del cual hice una copia, en el mismo uní el mundo a la vida pura y eterna: Biedermeier tardío y fue escrita por el escritor popular Gerstiicker 12 • Una
«La esencia de la fuerza no se puede calcular, sólo se puede experimentar historia tierna y sentimental con el tono crepuscular del siglo XIX, como
en las propias carnes. La sangre y la individualidad son las dos esencias de todas las novelitas románticas 13 , que recurren al tema de la separación. En
la vida; la primera crea la realidad, la otra acuña sus valores. Esa filosofía el sentimiento casi auténtico la oscilación más pura cobra color; la sepa-
se orienta hacia el Renacimiento y hacia la tierra desconocida que está detrás ración en sí misma es sentimental. Sentimental, sin embargo, con una cier-
del Renacimiento: hacia la Antigüedad helénica y germánica como cos- ta profundidad, con un trémolo indistinguible entre apariencia y profun-
movisión. Nuestra filosofia de la fuerza no solamente deshace todas las mate- didad. Recordemos cómo el joven pintor escuchaba de vez en cuando una
rias y todos los elementos en energía, como en las ciencias, no solamente campana que hacía tiempo dejó de sonar, mirando el horizonte vacío donde
interpreta la cosa en sí como la voluntad energética y universal, la cual en estaba todo: el amor, aquella muchacha, la felicidad que no se cumplió,
cierto modo no ha acertado su profesión, dando vueltas sin objetivo fijo; sino que se ahogó ya en su tímido florecer primero. No conozco una his-
sino que el ente del mundo es el impulso y la fuerza para la creación, para toria de separación más bonita que la del pintor, con su melancolía deta-
el enigma abierto en todas partes; la cosa en sí es la fantasía objetiva». (Sobre llada, su ruina posible y su proliferación de imágenes. Esta historia empie-
la fuerza y su esencia). A los diecisiete se es así, o se odia la Biblia o se za de la siguiente manera.
extrae de las Sagradas Escrituras todo lo que la fria mecánica no puede expli- El joven caminaba a paso vivo. Ampliamente se extendía el despejado
car, todo menos los Diez Mandamientos que se entienden como una opo- paisaje otoñal. Aquí y allá observaba torres de iglesias en el horizonte. Ape-
sición a la vida. Se estableció el beduinismo y se unió a lo alemán sin una nas pasó un recodo del camino, el forastero se aproximó a un abedul deba-
fisura palpable, se intentaba restituir <<Una religión de la naturaleza» que jo del cual una campesina estaba reuniendo un ramo de flores tardías. Cuan-
estaba en todas partes: Jehová, el dios del trueno agitaba el martillo de Thor.
También se hacían referencias a la libertad de movimientos precisa, con alfom-
bras mágicas en la entrada y en el interior la muchacha cósmica de la fan- 12
El Biedermeier es la etapa postrrevolucionaria y restauradora de la monarquía en Euro-
tasía objetiva; con un secreto que no estaba para ser desvelado, sino sola- pa que siguió a Napoleón. Desde el punto de vista artístico y literario de Biedermeier se iden-
mente para ser nombrado, porque aquéllo era la esencia. Más tarde, tifica con al realismo. Friedrich Gerstiicker (1816-1872) tuvo una vida aventurera y escribió
naturalmente volvió la ventana roja del paisaje lunar en la caja del escapa- novelas y libros sobre sus viajes por América y otros países no europeos. Aquí Bloch se refie-
re al cuento Germelshausen (1860) escrito para el Deutsches Volksbuch für Unterhaltung und
rate; en cierto modo volvió como paisaje lunar diurno. La interioridad que Belehrung.
había dentro de aquéllo, o el ser humano, tal como existe y se fermenta, se 13
En realidad el término utilizado para este tipo de obras es colportage, literatura de peque-
opone al rumbo del mundo, que ya no es tan adorador de Baca o no lo es ño formato y de venta ambulante.
68 ERNST BLOCH HUELLAS 69

do escuchó pasos, salió corriendo al encuentro del muchacho con gritos de Llamaron a la puerta y el alcalde los recibió a la entrada, dio la bienve-
alegría, luego se ruborizó, miró hacia el suelo y dijo: «No viene». El hom- nida al pintor sin muchas palabras, los acompañó adentro y les hizo tomar
bre la miró esbozando una sonrisa, pero antes de que pudiera preguntar, ella asiento a una mesa adornada para día de fiesta. Incluso la casa del alcalde
repitió con un tono temeroso: «Heinrich no viene». Con estas palabras vol- parecía muy descuidada, el interior era lóbrego y olía a cerrado, la cal des-
vió a bajar por la vereda que partía del abedul. El forastero la acompañó, conchada de la pared estaba por los suelos y sólo barrida y apartada a un
sorprendido por el extraordinario encanto de la joven moza campesina. «¿Es lado con negligencia. Sin embargo, la mesa, ricamente puesta, resultaba aco-
Heinrich vuestro amado y os hace esperar?». La muchacha suspiró y dijo gedora en medio de la habitación, los compañeros de mesa parecían muy
con semblante desesperado: «Tal vez no haya podido venir, tal vez esté enfer- amables, la sustanciosa comida estaba exquisita y al final el alcalde sirvió
mo, o incluso muerto, soy tan infeliz, Señor. Vos venís andando desde Bis- un vino joven ligeramente fermentado y riquísimo. Después, la joven cam-
chofsroda, ¿verdad?, ¿no habéis escuchado nada de él? Se llama Heinrich pesina entonó en voz baja una canción sobre la alegre vida de Germelshau-
Vollguth y es el hijo del alcalde. El día es corto y ahora no volveré a ver a sen y el alcalde sacó un instrumento de viento, acompañando animadamente
Heinrich hasta que llegue nuestro día». El muchacho no sabía qué pensar el baile. El pintor tomó de la mano a Gertrud, quien se sonrojó, y la llevó
de esta pregunta. bailando de un lado a otro del salón. Él se sentía maravillado por la gracia
«Es cierto que he estado en Bischofsroda, pero el alcalde de allí tiene de la muchacha y la imponente fuerza de su suerte. Gertrud lo miró y son-
un nombre muy diferente, aunque, claro, no conozco a todo el mundo. Soy rió por primera vez, sin embargo, el viejo interrumpió bruscamente la músi-
pintor y nunca me quedo mucho tiempo en un sitio cuando estoy corrien- ca, señalando por la ventana baja, por la cual la gente les hacía señales de
do mundo, tengo que aprovechar los bellos días otoñales». aviso. Estaba pasando un pequeño cortejo fúnebre, unos hombres llevaban
Ahora se podía escuchar con claridad la campana del pueblo hacia el un ataúd y detrás, con una vela, una mujer acompañada de una niña; todo
cual se encaminaban. Sin embargo su sonido era duro y sordo como si tuvie- aquello tenía un aspecto muy extraño, las levitas oscuras, las velas, la luz
ra una hendidura y cuando el muchacho miró los alrededores, tuvo la impre- solar de un gris amarillento y el séquito silencioso y triste. Ya antes de lle-
sión de que estaban envueltos en niebla a pesar que ya era mediodía. gar al pueblo, el pintor había dibujado la pequeña torre de la iglesia, ahora
«Sí, nuestra campana suena muy mal», dijo la chica imperturbablemente. también incluyó en sus láminas al cortejo fúnebre cruzando la calle desier-
«Tendríamos que haberla refundido hace mucho tiempo, pero no ha habi- ta. Gertrud miró aquel cuadro que estaba naciendo con una expresión muy
do oportunidad de hacerlo porque no hay ningún campanero en las cerca- enigmática en la cara; inmediatamente el pintor tomó otra lámina y quiso
nías. Mas si sois pintor, tengo que presentaros a mi padre, es el alcalde del empezar a dibujar, cuando Gertrud lo interrumpió agarrándole el brazo: «Si
pueblo, yo me llamo Gertrud y soy de Germelnhausen, quizás podríais repin- me queréis dibujar a mí, entonces os pido que lo hagáis en la lámina ante-
tar los frescos de la iglesia, están ya muy gastados». Bordearon pantanos, rior. Allí todavía hay bastante espacio y no quiero aparecer sola, además nadie
que en aquella región parecían especialmente extensos. Finalmente llega- podrá pensar nada malo estando en tan seria compañía». Le hizo el extraño
ron a un aliso delante de una muralla de ciudad, ya casi en ruinas, detrás favor y pronto la imagen de Gertrud destacaba de la del cortejo fúnebre como
estaba la pequeña iglesia y en la lejanía el pueblo con sus casas ennegreci- una madona en su resplandor doloroso ante la tierra melancólica. Como ahora
das por el humo. Gertrud que ya era habitualmente de pocas palabras, se el pintor deseaba ver más del viejo pueblo, se levantó y lepidio a Gertrud
calló por completo cuando doblaron las calles del pueblo, hacia la casa de que le acompañara. El sol ya descendía y no se querían quedar mucho tiem-
su padre. Sorprendido, el pintor se fijó en los campesinos, vestidos contra- po, porque de noche, como ya había dicho el alcalde, habría buena música
jes antiguos, se fijó en su apatía y en que no se saludaban. Y también se fijó y se lucirían vestidos elegantes en el baile de la taberna. Los dos anduvie-
en lo desmoronadas que estaban las viejas casas, muchas veces, sus ven- ron por la calle ancha del pueblo, ya no estaba tan desierta como a medio-
tanas sólo estaban revestidas con papel satinado, los frontones y los techos día. Los niños jugaban delante de las casas, los viejos los miraban y todo
de paja lustrados. Parecía que todo estuviese sumido en los vapores panta- hubiera sido muy agradable si el humo reinante no se hubiera vuelto más
nosos, los cuales tampoco se disipaban a poca distancia y sólo dejaban pasar espeso aún, ahora ya mezclado con las nieblas nocturnas.
el sol de manera muy extraña, volviendo su luz de color gris amarillento. Gertrud y el pintor subieron al promontorio cercano a las afueras sobre
«Es mediodía», dijo Gertrud, «por eso la gente no tiene deseos de hablar, el que estaba la iglesia rodeada por un camposanto. El pintor de nuevo se
esta noche, sin embargo, la vais a encontrar tanto más animada. Allá está fijó en el estilo arquitectónico sumamente anticuado de la iglesia, la cual
la casa de mi padre y no creáis que os acoge desatentamente, aunque se os presentaba preocupantes grietas, las tumbas de alrededor estaban derrui-
digan pocas palabras». • das y cubiertas de musgo. Había una única tumba nueva, la del difunto
70 ERNST BLOCH HUELLAS 71

del cortejo fúnebre que habían visto pasar aquella tarde, pero por lo demás, se filtraba a través de una bruma ligera y blanquecina. Únicamente las
el cementerio parecía abandonado desde hacía mucho, allí reinaban un ventanas de la sala de baile tenían un resplandor alegre y el viento, vinien-
silencio y una soledad serena antes nunca conocidos por el pintor. Daba do de esa dirección, llevaba consigo trinos y sones, los de la música nup-
vueltas, intentando descifrar en vano las inscripciones y la antigüedad de cial con la que lo recibiría Gertrud pasada la medianoche: «no os olvi-
las tumbas; Gertrud estaba a su lado envuelta en la oscuridad creciente, déis de mí» ... Entonces, por fin la vieja campana dio la hora en medio de
silenciosa y llorando, absorta en una callada oración. Se escuchaba muy un golpe de viento tan atroz, que el hombre joven hubo de agacharse para
cerca ahora el toque de la campana vieja y resquebrajada que no había no ser arrojado contra el muro. La tormenta pasó aullando, y también tenía
oído desde la mañana; Gertrud se levantó sobresaltada. «Ahora ya 110 debe- que haber pasado ya la hora de la cita, pues hacía bastante tiempo desde
mos estar tristes, lo escucháis, acaba de sonar la campana. Vamos al baile, que el reloj había sonado. El pintor se incorporó y buscó el camino que
pues nuestros días siempre terminan así, prometedme que os quedaréis a bajaba al pueblo. Sin embargo, adentrándose en los pantanos, notó cómo
mi lado hasta entonces. ¡Cómo le agradezco al Salvador que hayáis veni- habían brotado tupidos arbustos allá donde estaba el camino. No distin-
do y que pueda ir con vos, tal vez Dios todavía no me ha olvidado por guió ninguna luz en el pueblo. De nuevo penetró en el matorral y en segui-
completo». Tomó su mano con firmeza y bajó del promontorio con su novio. da sintió agua pantanosa bajo sus pies; se dio la vuelta y buscó el cami-
Alcanzado el pueblo todo estaba transformado, había carcajadas en las no en otras partes, pero siempre fue a parar a terrenos fangosos e
calles, luces de antorchas y una muchedumbre alegre en la taberna. Nada inhóspitos. Al final tenía miedo de perderse por completo y se quedó en
más llegar, Gertrud fue saludada y abrazada por las chicas. Llegaron unos un punto más elevado para esperar a que la vieja campana diera la una,
cuantos muchachos en busca de sus amadas, la música resonaba en el inte- para que la campanada lo guiara. Sin embargo no debería haber oído la
rior. El pintor entró con Gertrud, le apretaba apasionadamente su brazo, campanada o el viento, que todavía soplaba, se habría llevado su sonido
mientras, las parejas bailaban al sonido de flautas de una danza anticua- consigo a otro lugar. Confuso y también cansado, decidió finalmente espe-
da. Sin embargo, había algo que le llamaba la atención al pintor por enci- rar el día, alguna que otra vez aguzaba el oído para escuchar la campana
ma de todo: siempre que la campana de la iglesia daba la hora, el júbilo vieja y ronca, pero el valle permaneció en silencio.
se paralizaba inmediatamente, dejaba de sonar la música, los que baila- Sólo sobre la mañana, el muchacho se levantó sobresaltado, despertándose
ban se quedaban inmóviles, la mismísima Gertrud a la que quería pre- de un sueño ligero y tortuoso; muy cerca de él ladraba un perro y un viejo
guntar, parecía estar contando las campanadas. Cuando dieron las once, cazador salió de la maleza.
la música volvió a estallar más entusiasta que nunca, llevando al pintor, «¡Qué bien que vengáis», gritó el pintor, con voz aguda de la alegría
loco de felicidad y a la muchacha a dar gritos de júbilo. Entonces las trom- que sentía, «¡Qué bien! Me he perdido y estuve toda la noche buscando en
petas dieron el toque para el último baile antes de la medianoche: en ese vano. ¿Me podría decir cómo puedo llegar a Germelshausen?».
momento Gertrud se soltó, y dedicó a su amado una larga mirada llena El viejo retrocedió, santiguándose: «Por Dios, ¿de dónde venís?» Miró
de dolor y le pidió que la acompañara, él la siguió sorprendido, fuera de al pintor, moviendo la cabeza: «Claro, el camino, lo conozco bastante bien,
la sala ruinosa, anduvieron por el camino que habían tomado por la tarde, pero a unas cuantas brazas debajo del suelo ha caído este pueblo maldi-
subiendo a la iglesia y más lejos aún, hasta la muralla exterior, ilumina- to, ésto sólo lo sabe Dios, y a nosotros eso no nos incumbe».
da por la luna y finalmente llegaron a campo abierto. «Prometedme», dijo El pintor tomó por borracho al viejo a pesar de la hora matutina y le
Gertrud, «prometedme que os quedaréis aquí sólo un corto rato, hasta media- saludó alegremente con la cabeza. Sacó las láminas de su carpeta y le mos-
noche. Prometedme, por el amor de Dios no andar ni un sólo paso, ni a tró la torre de la iglesia, el viejo no la conocía, ni la quería conocer, pero
la derecha, ni a la izquierda hasta que la campana deje de sonar.» El mucha- se comportó cada vez de un modo más confiado cuando vio que el hom-
cho se le acercó y besó a su novia, Gertrud respondió con un beso salva- bre joven no era ni un vagabundo, ni un fantasma: «Obviamente habéis escu-
je y se liberó de su abrazo. «Adiós, os esperaré delante de la puerta del chado algo, señor, y soñado también. Da mucho miedo si uno se pierde por
baile. Después de medianoche, recordadlo y no os olvidéis de mí.» Se paró la noche en los pantanos. Pero, hacedme el favor de no pronunciar más aquel
una vez más, le dio un abrazo a su novio y sus pasos ligeros pronto des- nombre maldito, sobre todo, no donde estamos ahora. Dejad descansar a
aparecieron en la oscuridad. El muchacho se quedó atónito. Aquellas pala- los muertos, sobre todo a aquellos que no encuentran ningún descanso, que
bras extrañas todavía le resonaban en los oídos, se creía invitado a un juego aparezcan una vez aquí y otra allá, tal como quieran».
amoroso. De pronto se dio cuenta de lo cambiada que estaba la noche, «De hecho, Señor», añadió el cazador y encendió su pipa, «éstas son
una repentina ráfaga de viento sopló por el campo, la luz débil de la luna historias viejas de esta región. Mirad, allí dentro del pantano, se dice que
72 ERNST BLOCH HUELLAS 73

estuvo una vez aquello que llamáis así; luego se hundió, nadie sabe por qué. lamente, como ya no había tranvía, si iba a coger un taxi caro o si se iba
Sólo sigue existiendo la leyenda de que cada cien años, en el día en el que dando un sano paseo a su casa en Hitzing.
se hundió, emerge; no le desearía a nadie que por casualidad esté presente Se decidió por lo último y llegó a una calle estrecha y preciosa en el
en aquel momento. Sin embargo, vos me estáis tomando el pelo, señor. Ahora casco antiguo de Viena que nunca había visto antes.
pasad por Dillstedt, para llegar tendréis que seguir la carretera en línea recta Las ventanas estaban bien iluminadas y de muchas se asomaban
y así tendréis una cama decente. Si queréis, os acompaño, no he de hacer muchachas seductoras, chasqueando la lengua. Una que llamaba desde una
ningún desvío». casa muy estrecha lo hizo de un modo especialmente atractivo. Una casa
El muchacho quería agarrar el aire que lo rodeaba, el cazador lo que- que sólo constaba de una hilera vertical de ventanas, la fachada estaba pin-
ría detener, pero él empujó para alejarlo de sí y se desmayó. Cuando vol- tada de amarillo estilo austríaco antiguo alrededor de los marcos blancos
vió a abrir los ojos, se encontró a solas de nuevo, estaba claro que el caza- de las ventanas, la muchacha misma era preciosa.
dor se había inquietado al ver la enfermedad del forastero. Despacio, el pintor «Muchas gracias», dijo el hombre educadamente, «otra vez, tal vez ahora
recogió las láminas que todavía estaban esparcidas por el suelo, vio el cor- estoy demasiado cansado, pero quizás mañana, recordaré cuál era tu casa».
tejo fúnebre con los trajes anticuados, vio a Gertrud dibujada en la misma Siguió andando mientras ella gritó a sus espaldas: «Mira, no seas tonto, ven
hoja. Se levantó y se fue siguiendo el camino hacia la carretera, pronto llegó aquí, te lo hago a la mexicana.» El hombre, empero, siguió andando por la
al cruce junto al claro abedul, debajo del cual todavía estaba sentada ella noche, atravesando zonas cada vez más conocidas, Rotenturmstral3e, Kiimt-
ayer, tejiendo unas coronas. Solamente allí se detuvo para mirar atrás. «¡Adiós nerstral3e, Ring, acercándose a su casa por la Mariahilferstra13e, de repente se
Gertrud!», dijo en voz baja mientras que sus ojos se llenaron de grandes paró: «¿A qué se habrá referido la chica con el estilo a la mexicana?». Estu-
lágrimas claras. vo parado mucho tiempo, como un barco movido por vientos contrarios, se
dio la vuelta decidido, pasó por el Ring, KamtnerstraBe, Rotenturmstra13e y
siguió hasta volver a toparse con el pequeño callejón antiguo, sólo que no puedo
APARICIONES DE FANTASMAS, NECIAS PERO MEJORADAS encontrar en ninguna parte la llamativa casa estrecha y la chica en su venta-
na. Subiendo y bajando el callejón, preguntaba a las demás putas por la casa
Que todavía existen fantasmas de algún modo o en algún sitio no está desaparecida, «¡Tonto, imbécil, ¿necesitas una casa o una puta?», gritaron las
claro. Dondequiera, sin embargo, se cuentan historias al respecto y sale a mujeres insultándolo aun cuando ya había emprendido definitivamente.
la vista lo insustancial que es lo tenebroso. Un susto por mayúsculo que Moviendo la cabeza en señal de desaprobación, se sintió muy decep-
sea, sólo lleva aburrimiento detrás si no se perfecciona al contarlo. cionado, todo había desaparecido espectralmente, la casa y la puta joven.
Incluso el llamado sexto sentido respecto a lo venidero no nos ha sido El caso en sí era bastante insignificante y la desgracia no daría más que
dado de un modo tan sencillo, que nos permite anticipar lo que va a ocu- para un pequeño relato de café la próxima tarde o noche, un susto suma-
rrir de un modo sobrio y objetivo. Y también lo imprevisto en la mayoría mente flojo, con muy poco de sospechoso, completamente privado de sal.
de los casos es banal o nos importa un comino a no ser que un poeta se aba- Hasta que, de súbito, ya de vuelta en la MariahilferstraBe, se le ocurrió la
lance sobre aquello y, tomando algo de Poe y algo de Hoffmann, fabrique iluminación, la clave, el verdadero cuento de fantasmas perfeccionado. Eso
un cuento. El cuento de fantasmas con pretensiones literarias se ha vuelto fue así (ponemos aquí la explicación, la chifladura ahora fabulosa más que
más alucinógeno que los fantasmas basados en hechos reales. nunca, del actor Girardi, al pie de la letra): «Hay un ángel que no aguanta
Viene al caso un ejemplo delicioso, tomado de las memorias del actor más lo equivocadamente que los seres humanos lo hacen todo. No obstan-
vienés Girardii\ una anécdota a la que él dio sentido ulteriormente. El caso te, tiene el permiso de venir a la tierra cada cien años en forma de puta, a
mismo tiene la apariencia de algo que puede ocurrir cualquier día o tam- una casa estrecha y fina, que normalmente no está en el callejón de Viena
bién cualquier noche. Girardi había partido tarde, pero sobrio, de la casa donde se encuentra. Sin embargo, sólo puede ligar una única vez con un
de unos amigos en las afueras de Viena. Fuera estaba ponderando tranqui- hombre que pasa por la calle para revelarle una felicidad que se consigue
de forma completamente diferente. Y la palabra clave es: Mira, te lo hago
a la mexicana. Si entonces no viene nadie en respuesta al grito pronuncia-
do una sola vez, el ángel tiene que volver a desaparecer para los próximos
" A1exander Girardi ( 1850-1918), actor famoso por su representación de Va1entin en Der cien años. Nadie ha entendido la llamada cuando estuvo a tiempo, yo tam-
Verschwendler . ' poco, que he sido el último hasta ahora y, tal vez, el último para siempre.
74 ERNST BLOCH HUELLAS 75

Porque como nadie lo sigue, el ángel se dirá a sí mismo: "Los seres huma- cilio en José y sus hermanos, explosivo en el grito de Electra frente a Ores-
nos no se merecen nada mejor", y nunca más volverá». tes, frente al hermano, al vengador, todavía no reconocido pero que se va
Con ésto se termina el monólogo interior; en su arrepentimiento curio- gestando y se revela de repente.
so, el simpático Girardo volvió a Hitzing, a su casa no encantada. Nestroyt 5 , Pero al contrario de la leyenda persa, en la escena bíblica de reconoci-
no obstante, se hubiera regocijado con este final pos-mágico inventado, a miento, no así en la griega, hay más recuerdo que presentimento. El salto
pesar de que, o, justamente porque no tuvo lugar en ningún escenario. a lo que nunca ha existido es importante, sobre todo con respecto a lo com-
pletamente desconocido hasta ahora, tal como la citada muchacha del alma
es lo más familiar que recuerda Marcione.
HOGAR AJENO, EXTRAÑO Y TAN FAMILIAR Bienaventurado aquel que no se deje reprimir ese appetitus en situa-
ciones dadas o en situaciones buscadas.
Quien es muy sedentario, no come lo que no conoce. Sin embargo, tam-
bién existe la canción «La felicidad vive donde no estás tú». Un antiguo cuen-
to persa, herético y paleocristiano al mismo tiempo, revela más profundida- PIPPA ESTÁ PASAND0 17
des al respecto. Vemos una muchacha joven, o, más bien, no la estamos viendo
realmente porque está encerrada en casa. Su propio padre la mantiene con- Es malo ser seducido ligeramente pero con precisión. Entonces, basta
finada, apenas puede divisar la calle por las ranuras de la persiana. con un centelleo, corto y agudo para dañamos. Ese centelleo nos excita y
Una noche, la chica escucha, justamente debajo de su ventana, la músi- aparentemente también siembra algo, pero sólo produce brotes, no plante-
ca de un laúd y un canto extraño para ella y sin embargo extremadamente as que florezcan o podrían llegar a florecer.
familiar. Seamos más claros, es decir, pongamos ejemplos. Recordemos expe-
La joven muchacha, afín a Ifigenia, quien buscaba el país de los grie- riencias personales, aquellas que han sido tan impactantes al escucharlas
gos con el alma, se olvidó del miedo al padre, abrió la puerta a la libertad, que ahora parece que son propias. Un amigo contaba una historia de este
hacia el muchacho extraño con el laúd, hacia la canción. tipo, tal vez completamente insignificante, con todo, una auténtica his-
En ese mismo momento, el padre se precipitó sobre ella, ya no tenía toria de cobrador de tranvía, término con el que en Múnich se denomina
que adivinar nada, asestó un hachazo al muchacho y arrastró a su propia a las historias de rudos pasajeros que van en el tranvía y hablan de rába-
hija, ésa que ya no era suya, hasta el moribundo. Ella se desplomó sobre él nos ásperos y cosas semejantes, que no interesan a nadie excepto al mismo
recitando una parte completamente desconocida de la canción. narrador. Y puesto que aquello le interesa tanto, sólo lo puede relatar mal,
Las últimas frases de aquélla eran: «Quería llevarte a casa, en donde no sabe comunicar adecuadamente su propio interés, no sabe compartir-
nunca has estado. Nunca te olvidaré y volveré para buscarte, coge este ani- lo. La mayoría de los sueños y también todo lo muy personal pertenece
llo como prueba de nuestra lealtad». Qué fue del cuerpo del asesinado y a esta categoría, se trata de historias extrañas que se escuchan de modo
del anillo no nos lo cuenta la historia que se interrumpe abruptamente, per- extraño. Pero dejémoslo, también el amigo en cue,stión se encontraba en
tenece al Nuevo Testamento. el interior del autobús AE de París que va de la Opera al parque Mont-
Algo completamente desconocido está apuntando a lo venidero. Natu- souris, frente a mi amigo había una chica a la que no prestaba atención,
ralmente, a lo que siempre se menciona y se presiente sin que se reconoz- sólo mientras estaba charlando con otros notó que sus ojos eran grandes,
ca como muy familiar. azules, pálidos y raros . En cierto modo, los tenía que percibir, porque le
Sin duda aquí se notan los tintes de la flor azul de «Los Cuentos del estaban mirando fijamente, no incitantes, sino redondos y solitarios, rea-
Forastero», sobre todo porque Heinrich von Ofterdingennunca la vio, sola- les como las estrellas.
mente «anhelaba verla» 16 •
Mucho más impactante, sin embargo es lo totalmente emotivo, la casi
enigmática conmoción producida por las escenas de reconocimiento, sen-
17
Título de un drama (data de 1841) de Robert Browning (1812-1889) el cual inspiró el
título de otro de Gerhardt Hauptmann (1862-1 945) escrito en 1906. Este trata de la trágica
15
Johann Nestroy (180 1-1862) escrior de comedias y actor muy apreciado por Karl Kraus. imposibilidad de reconciliar espíritu y naturaleza, y de la incapacidad del ser humano de alcan-
16
La flor azul es el motivo principal de Heinrich van Ofterdingen de Novalis. zar la belleza aun estando conminado a esta búsqueda.
76 ERNST BLOCH HUELLAS 77

El hombre no aguantaba que una mujer que le resultaba indiferente empe- de «la chica de mis sueños». Este caso extremo es propio de la juventud y se
zara a amarle. Ante las mujeres desconocía el modo de decir no, y por eso explica ante todo por la inquietud juvenil y por la imaginación, que refulge
prefirió evitar la situación. O, más bien, el azar acudió en auxilio al método: y aminora su brillo, para de nuevo refulgir y aminorar su brillo, el cual en el
al hombre se le cayó un billete y al recogerlo del suelo tocó la rodilla de la mundo, sobre todo en lo que se refiere a las mujeres, es el corolario de las
muchacha, realmente de un modo tan ligero y tan torpe, tan involuntario y peores inquietudes juveniles. Por eso, Schopenhauer considera una suerte de
en una cercanía tal, que no fue preciso exagerarpsicoanalíticamente sus inten- la vejez tenerlo ya todo a la espalda y poder decirse a sí mismo: «¿no ves que
ciones. La chica se apartó inmediatamente y luego el hombre contó que, sin- no te has perdido nada?». Pero es cierto que la vejez se mueve en un mundo
tiéndose muy kierkegaardiano, le entró una alegría extraña de que ahora la completamente diferente del juvenil, en éste hay mucho que perder, y sobre
chica le fuera a considerar un hombre tosco o un seductor banal y así él ya todo se siente también, como se ha mostrado aquí, una idolatría desenfrena-
estaría exonerado de amarla. Pronto se paró el autobús mientras que sus ojos da y en cierto modo devota por lo desconocido.
como estrellas volvieron a salir como un astro, aunque tal vez nunca se hubie- Llama la atención qué pocas veces se han comunicado los atractivos de
ran puesto realmente, el amigo bajó con sus conocidos y la muchacha lo siguió lo pasado y también con qué desgana. El hombre en el autobús ha podido
con la mirada realmente extrañada, el autobús fue desapareciendo en direc- contar su historia y no tiene un aire tan distante como los mil millones de
ción al parque. El hombre ní siquiera quiso ver las luces traseras, el asunto relatos sobre amores infelices. Probablemente -considerando que las heri-
le pareció insigníficante y se sintió tranquilo de nuevo. Sin embargo, apenas das breves y las impresiones fulgurantes del presente no tienen conse-
se hubo sentado a la mesa, le vino un impacto que casi lo enterró, le vino en cuencias- la rutina de la represión es mejor desarrollada por personas nor-
medio de un café mientras escuchaba comentarios livianos sobre la última males. La passante entonces se olvida más rápidamente, incluso allá donde
reunión de la Cámara o el Salón Otoñal, el amor explotó con efectos retar- su recuerdo no es reprimido, como Baudelaire, Flaubert y los demás testi-
dados. La apariencia empezó a hacer mella y la muchacha que habitaba en gos principales de lo perdido, ésta nunca aflora por completo. En tomo a
el interior de dicha apariencia se convirtió en la amante que acababa de pasar, ella no hay ningún sufrimiento concreto, verdaderamente humano, aunque
la desaprovechada, la desesperadamente pretérita y aquélla con la cual se sí que emociona; solamente se la recuerda de un modo tímido, casi reve-
hundió una vida entera. Una buena y larga vida, nunca vivida y profunda- rente, como en una fiesta de Difuntos que tuviera lugar en primavera. Aquí
mente cercana, que emergió como una alucinación y a la que no faltaba nada nos encontramos con actos diabólicos que vuelven descuidado, embriagan
menos el insignificante comienzo. Si se añade que al hombre no le faltaba o paralizan a alguien como el Hoffmann de Offenbach en el último acto
fantasía para enamorarse de mujeres lejanas, de muchachas bellas y con cuando aparece Stella. Si nuestro destino dependiese de nosotros, no sería
mucha personalidad de las que había oído hablar, incluso de muchachas ricas una canción tan amarga ese casi-todo, casi-nada.
y brillantes (así que no cabe duda de su voluntad de realización), si, tenía
tanta imaginación, que una vez casi perdió el sentido cuando se compro-
metió con una chica de la que sólo sabía a través de retratos y de comenta- LA MIRADA PROLONGADA
rios de otros, entonces se podrán entender los días siguientes, de los que
habló francamente, sin remilgos y de un modo abierto. Habló de los días Supongamos que alguien ha recibido una mirada prolongada y silen-
errantes de loco seguimiento del itinerario del autobús, de un viaje multi- ciosa. Supongamos que los ojos que lo miraron eran de la mujer amada y
tud de veces repetido a la misma hora y haciendo exactamente el mismo tra- que se notó en ellos el reconocimiento en un tiempo y un espacio que esca-
yecto a la busca de una perla en el pajar, la cual no sabía si al final no iba a paría de un modo insufrible si no se poseyera una liviandad suprema como
ser más bien sólo una aguja. Por lo menos cabía la posibilidad bien fundada, la de la sonrisa ante el peligro. Quien conoce esta mirada ha renunciado a
pero desaprovechada, de que realmente se tratara de una perla, mientras que un orgasmo exclusivamente masculino, ha puesto enteramente a la mujer
las demás mujeres se volvieron tan insignificantes como si realmente sólo y en consecuencia al espacio del amor en su interior. Este espacio no resi-
fueran agujas o lentejuelas vulgares y sin valor. La voluntad de descubrir era de en el breve éxtasis del clímax masculino, sino sólo en la corond 8, ni siquie-
igual de vacía que insufriblemente excitada, la emoción estaba en el merca- ra necesita el coito como clave, pues de todas maneras es un espacio feme-
do como un mozo·de labranza al que no contrata nadie. Es natural que la ido-
latría se amainara después de días y semanas en que la presencia de la des-
conocida empalidecía gradualmente. Que un admirador de este tipo no fuese 18
Corona, término musical que define la prolongación a voluntad del ejecutor de la dura-
de una pieza es igual de natural; aunque no formara parte de los enamorados ción del tiempo de una nota.
78 ERNST BLOCH HUELLAS 79

n~no. Sin embargo el ho~bre no puede residir mucho tiempo en este espa- lugar al que habían llegado las crecidas del río cada año y que los niños
CIO. Hay amores que empiezan con esa prolongada mirada, llegan con ésta admiraban de un modo tan curiosamente histórico. Sin embargo este retor-
a su culminación y a partir de entonces han de sucumbir. La gran música no también decepciona, las vidas de antes y de hoy ya no tienen ninguna
lo sabe de sobra; incluso la situación del segundo acto de Tristán tiene que conexión, o solamente una melancólica, las cosas están envueltas en el pasa-
ver con esto, con la mirada inmóvil casi sin contacto. Es tan poco una sus- do de un modo inútil y no ofrecen ya ningún aspecto o sólo ofrecen uno
titución casta del coito o una alusión a éste como el dueto de miradas mutuas falso. Del espanto del desconocido excursionista que porta un bastón, o
de su música. Sin embargo, sería más real si el mismo Tristán hubiera deja- del caballero, que vuelve irreconocible del Santo Sepulcro en el que sólo
do a Isol_da en aquel monte de Venus que no estaba bajo tierra, sino en una ha encontrado ruinas, el espanto del que retorna sólo difiere en que ya ni
altura leJana en la cual sólo la amante puede seguir respirando, en la cual siquiera se puede considerar un excursionista, que al menos llevaba lo extra-
sólo la mujer puede amar con el ojo abierto de una embriaguez plenamen- ño en su interior, sino que incluso ha olvidado lo extraño, por no hablar de
t~ brillante, pero también impenetrable. Poco después el hombre aparta la la caballerosidad ante el Santo Sepulcro; incluso la vida de la que procede
vista de modo cobarde, a no ser que esté buscando en ese silencio sin ven- se encuentra dentro del espacio vacío. Si el revenant no llega a tiempo y
ta~as el espacio para todo lo importante, profundo e indispensable para él. está ante las casas antaño resplandecientes, ésas que ahora habitan desco-
Solo de ese n:od? pue~e permanecer allí. Muy raras veces la infidelidad y nocidos y a las cuales nadie presta atención, aunque conozca cada picaporte
la suprema fidelidad tienen una conexión más horrible en el mismo acto. y el estribillo que se cantaba cuando todos éramos felices, en el mejor de
El amor masculino pronto se apaga en el nada-más-que-amor que es todo los casos desempeña el papel del héroe sentimental de las películas que se
para la mujer. El hombre auténtico no suspende con la mujer sexualmente avergüenza ante sí mismo si es que esto vale para algo. Entonces también
insaciable sino con la eróticamente insaciable. Sólo puede hacerles frente se revelan la verdadera debilidad y pieta que habitan en el deseo de quien
cuando la naturaleza de estas mujeres es afín al arte. retorna; son personas que no llegaron a nada o por lo menos a nada que se
aproxime a lo que se esperaba de ellos. Tienen un impulso de reencuentro
demasiado fuerte, también viven de un modo excesivo la catástrofe, la que
REENCUENTRO SIN CONTACTO conoce todo el mundo. Aquí el reencuentro capta algo de aquella fidelidad
que, de manera específica, sólo se guarda a cosas inanimadas (a las muñe-
Ni siquiera lo ocurrido nos debe paralizar. Nada de lo pasado debe bus- cas, sobre todo a las deterioradas, a los armarios y a los demás señores feu-
carse de modo tan fiel como para que nos haga retrotraernos a ello. Muchas dales míticos) y no a cosas todavía vivas a las cuales se está unido de forma
veces se sueña con eso, pero es justamente con eso con lo que hay que tener mucho más atmosférica. Y, más que nada, el reencuentro con un pasado com-
mucho cuidado. pletamente tan extinguido como brillante posee algo de la autocompasión
La pasión es viciosa y también se paga. En la mayoría de los casos inme- que se expresa a través de la emoción habitual en esos momentos. Sólo enton-
diatamente y en el lugar mismo en donde uno se encuentra. Los seres huma- ces estalla la peor catástrofe de todas, el espacio desprovisto de aire: a saber,
nos y las cosas entonces son relegados aunque tengan el mismo aspecto que el reencuentro con ruinas y nada más que lo que está encapsulado en aqué-
antes. El ser transitorio ha desaparecido, ese que se había formado entre el llas pronto se convierte en una despedida de uno mismo más que de aquél
yo y el tú; la mayoría de las veces ese tercer hombre ha muerto la memo- que nunca existió. Ha vuelto un muerto que en las habitaciones entrega car-
ria no lo hace volver, no come de estas conservas. De este mod~, los ami- tas a seres ya ha mucho tiempo difuntos, como el holandés errante. De esta
gos de ~ntes se consideran revenants, el recuerdo que nos queda de ellos manera se concibe la sospecha cuando un pasado largo se conserva como
es obstmado, sólo raras veces agradable y casi siempre anodino. En una reliquia de un tiempo y de unas casas, que se han mantenido como lápida
memoria sin vida no se ven a sí mismos, sino ven el pasado; esa memoria de sepulcro puesta sobre meras veleidades y que entonces no sigue hirviendo
no _se mueve ni una pizca, se quedará en el pasado, en definitiva está extin- vivamente en la misma fundición y, sobre todo, que no adoptó la única forma
gmda. aceptable de lo que ha llegado a ser, precisamente la madurez y la obra.
Más inocentemente melancólico es el deseo de volver de nuevo a la casa Por eso es una prueba para sí mismo desempolvar cosas viejas y toda-
e~ la que se vivió de niño. Las escaleras que uno conoce desde que andu- vía queridas para venderlas. Libros, envueltos en los periódicos de aquel
VIera a ~atas, la v~ntana en la últ~m~ parte de la casa tan cercana al tejado entonces, en los que que todavía se puede leer la vieja fecha; antigüedades,
del vecm? y la chimenea que en mvierno echaba humo al cictlo estrellado; documentos de una vida de antaño que es igual de inquietante que ya extin-
o el balcon en el otro extremo de la casa con las marcas que señalaban el guida. Separarse del propio pasado es el indicio de que se va dominando a
80 ERNST BLOCH HUELLAS 81

éste, y también del ejemplo salvado; uno se da cuenta entonces de si quedó hija, querida por el padre y a la que éste había enseñado unas canciones fáci-
atrapado o si salió fuera de allí ileso, de si el golpe de entonces sigue reso- les, contra él. Hasta le prohibió que hablara al harapiento sustentador. Des-
nando en las acciones presentes y si lo desarrollado hasta entonces ha teni- pués de los ensayos y después de las funciones nocturnas, el músico se ence-
do ~n ulterior desarrollo. De este modo no representara el pasado, sino algo rraba en su cuarto y creía que nadie se daba cuenta. Allí cometía excesos
sólido, salvado, una empresa en múltiples sentidos y obras. Quien se dis- solitarios, deliraba con el violín, cantaba, lloraba, gritaba y pataleaba hasta
tancia así, puede tirar sin reparo las reliquias más maravillosas, tal como bien entrada la noche.
Lessing tira la dignidad: tiene la certeza de poder retomarla en cualquier Su hija, que iba floreciendo día a día como una bella mujer, seguía sien-
momento. En este sentido, la separación de libros, muebles y antiguallas do muy tímida. De vez en cuando se la encontraba en su escalera y la incre-
queridos se puede ver como una movilización de los tesoros que no son devo- paba. Seguramente estaba haciendo causa común con la imbécil de su mujer,
rados por la herrumbre y las polillas, en breve, un ejercicio preparatorio espiando por encargo de ella para buscar dinero en su cuarto. Así una tarde
para la muerte, un ejercicio doble incluso. Puesto que, por una vez, las cosas que volvió más temprano la encontró hurgando en su escritorio con todos
~arten de nosotros como si nosotros estuviéramos partiendo de ellas: su par- los cajones abiertos . Ella dio un respingo y se puso a temblar al verse sor-
tida es como la de un tren que está saliendo de un andén vecino y tenemos prendida. Justamente la noche anterior había dado lugar a un bizarro fruto
la impresión de que estamos partiendo nosotros mismos; el efecto es el mismo. del que sólo sabía él y el cual mantenía más en secreto que su falta de dine-
I~ediatamente, sin embargo, se comprueba, a través de este efecto de par- ro efectivo . Había terminado el segundo acto de una ópera nada pegadiza,
tida, lo que ha sido una fijación melancólica o lo que se ha convertido en imposible de vender y desesperada, llamada Sirena . La muchacha se vol-
un recuerdo sustancial en la vida, algo ya conservado que no necesita un vió más prudente aún, sólo subía al cuarto en las horas seguras de repre-
reencuentro corporal. El ser transitorio que está entre amigos tampoco prue- sentaciones teatrales teniendo mucho cuidado de aquel hombre infeliz. Hasta
ba este bocado, sin embargo, la edad y tal vez también la buena muerte gus- que un día finalmente echaron al músico; se había negado a formar pa~te
tan de esta confitura y la necesitan. En resumen: no existe ningún reencuentro de la orquesta en la preparación de una nueva ópera de uno de aquellos odia-
s_in contacto, el retorno sentimental es venenoso y nada nutritivo, el autén- dos compositores de moda. Estaba tan desesperado de la vida que no se ale-
tico retorno no existe, no vuelve al pasado y a las ruinas del tiempo, sino gró en absoluto cuando se enteró de que su hija había sido descubierta como
que toma a éstas como a su presente, más bien fuera del tiempo, como una nueva voz maravillosa e iba a ser formada por orden del cardenal para con-
habitación pequeña, bien ordenada y conservada donde los muebles no estor- vertirse en una futura prima donna . Al contrario, el violinista se iba sin-
ban y nada es triste. tiendo cada vez más desesperado por más que se acercara el debut de la
nueva cantante; su propia hija iba a estrenar la ópera del compositor de moda.
Completamente encerrado en su cuarto, ya no se enteró del corrillo y
LA MUSA BENEFACTORA los rumores de fuera sobre los caprichos de la joven estrella, sobre los retra-
sos en el montaje de la ópera, sobre el escándalo abierto y la intervención
Se decía que el viejo violinista estaba vivo y tocaba con más pena que del mismo príncipe. Había llegado la noche del estreno, el tipo raro había
gloria. Aquel tipo raro no tenía amigos y, mal casado, también se aislaba tapado hasta las ventanas de su refugio, entonces llamó un desconocido a
en casa. A su atril en la ópera llegaba más o menos puntual, pero comple- la puerta y se identificó como enviado del director artístico, diciendo que
tamente malhumorado . A menudo, se despistaba durante los ensayos, dis- el coche de Su Excelencia estaba esperando delante de la puerta para lle-
traído y como si atendiera otros asuntos. Tocaba su parte cada vez más a varlo a la ópera. Todavía se resistió el hombre y llegaron tarde al teatro, la
disgusto a medida que le iban pareciendo las partituras de menor calidad ópera ya había empezado. Dentro sonaba una música salvaje, esc~?rosa y
-nos encontramos alrededor del año 1750 en una ópera cortesana de una sumamente familiar, el viejo músico se levantó sobresaltado. Su hiJa esta-
residencia alemana- y se iban italianizando. De modo que llamaron al ba cantando una invocación al mar en el papel de sirena.
o~den y desprestigiaron al viejo músico que siempre prometía mejorar, pero Algo así sólo pasa raras veces, pero puede pasar y todavía emociona pos-
siempre de nuevo mostraba desgana, su sueldo apenas llegaba para prote- teriormente. Si yo te amo a ti, ¿qué te importa? Esa frase no solamente es
ger del hambre a su mujer y su joven hija. Solamente los ruegos de su mujer insolente, sino también puede venir de una hija. A decir verdad, aquel viejo
al maestro de la orquesta impidieron provisionalmente su despido. No sor- achacoso no había hecho ninguna concesión a su hija ni le había pedido que
prende que la mujer, con quien no se llevaba nada bien, se vo~viera cada lo amara. Sin embargo el amor de la muchacha era inmenso, nadie puede ser
vez más pendenciera, pero sí sorprende que indispusiera a la mismísima amado más desinteresadamente. La chica, apoderándose de la partitura para
82 ERNST BLOCH HUELLAS 83

transcribirla a escondidas y exponiéndose a ser descubierta, mantuvo su secre- tadas, y como no se le añade ni una pizca de form~ción, el s.ueñ? se con-
to hasta el final, como si todo lo que hizo no hubiera tenido lugar. Habrá pocas vierte en un aclarado sin colada, aunque mantenga cierta apanenc1a de ple-
amadas tan devotas, en el sentido más bello de la palabra, ninguna tan des- nitud. Aquí hay mucha literatura subterránea que nadie co~oce y que pr?-
conocida y fuerte al mismo tiempo. Como amada se le canta a la mujer ardien- bablemente es más amplia que la visible; ha sido creada en tiempos de ociO
temente, como buena esposa con orgullo y agradecimiento, como madre con conmovedores, muchas veces después de un día mísero en la tienda o la
veneración: sin embargo en honor de las hijas hay muy pocas canciones que oficina. Los manuscritos se amontonan con un celo infatigable: amplias nove-
vayan más allá de lo familiar y lo consabido. Mas la muchacha de esta his- las y mamotretos aderezados de pseudoeducación escrito,s con~~ estilo de
toria es una musa muy especial para el hombre, no una refulgente musa del gaceta provinciana se debaten entre Eros y Cosmos. Aqu~ tamb1en la loc~­
Parnaso, sino más bien una cuidadosa que, abriendo nuevos caminos, se man- ra tiene su sitio; alguien describió en tres volúmenes la fllo.sofia ~el servi-
tenía al mismo tiempo oculta. La muchacha representa a la posteridad, no a cio postal, la que seguramente era una idea universal. Los meJor,es diletante~,
lo contemporáneo, eso sí, a una posteridad digna de ese nombre. Dice un refrán por el contrario pierden su voz como un cantante nat~ despues de sus.pn-
e
italiano: Tempo gentiluomo; eso significa que el tiempo subsana lo injus- meras clases de solfeo, es decir, tan pronto como empieza a hacer reahdad
to y reconoce lo menospreciado. La noble hija desempeñó la función delgen- sus proyectos. La cara importante se restringe, la inteligencia que debería
tiluomo de tal manera que ya no hubo necesidad de él. servir a la obra, la anula, la percepción de sí mismo como adulto vuelve enano
el magno plan. Incluso grandes talentos experimentan aquella disminución,
sin embargo, naturalmente, no se desesperan y no sepultan sus pla~es de
RAFAEL MANCO juventud, sino que saben como localizarlos. Entienden que ~l,comie~o VIbran-
te e ilimitado disminuyó involuntariamente y luego volv10 consCientemen-
Nadie ha empezado por su propia cuenta desde abajo. De niños apren- te a lo pequeño, al detalle. ,
demos a hablar, pero sólo de adolescentes tenemos una experiencia plena Sólo raras veces quisieron que la obra fuera tan grande como hab1a
del lenguaje. Entonces sentimos el impulso de la palabra. El impulso extra- sido planeada al principio y como será tal vez al final. Empiezan diez o
ño de decir algo sobre nuestra vida instantánea e intensamente. cien pasos detrás del plan_juvenil, no.se dejan sor~~ender por el cont~a­
Ser joven, entonces, invita al optimismo. Despertarse y sentir la primavera tiempo, sino que lo determman ellos mismos, enten.diendolo como una di~­
que era tan diferente hace un año. En aquel entonces, todavía no había chi- minución inicial. Esto ocurre muchas veces en la v1da, en la que un desv10
cas o eran mucho menos notorias, estaban pintadas al pastel. Ahora, por el no era realmente un desvío, sino un brote lateral del que puede veJ?-ir un
contrario, hay una tormenta en los colores, el mundo ya no permite mati- empujón estimulante. Los planes de muchas .obras maestras, a veces I~clu­
ces. Se tiene la cabeza como un bombo de tantos comienzos sublimes que so tardías se cambian y se entrecruzan múltlplemente. Hay muchos eJem-
parecen de importancia desmesurada. La aurora ilumina objetos inmensos plos de m~destos inicios; en algo coinciden todos: en no ir directamente al
a los adolescentes y los obliga a sentir su importancia, a pintarlos y expre- grano. En su Don Quijote, Cervantes sólo quería burlarse de las novelas
sarlos. Hay que crear una obra que nos lleve al mundo y lleve el mundo a de caballería, la burla aquella se convirtió en la parodia del ser hui?ano
nuestro interior. en sí y de su gloria mucho más aún. Wagner esta~a.planenado una ope~a \,
Cada hombre joven ha ardido alguna vez en su maravillosa juventud. para el gusto de los italianos, fácil y un pecado ongmal de cara a su habi-
Ya que lo bello de aquélla no son las ansias, las rivalidades, los ninguneas tual audiencia: el fruto del compromiso fue su Tristán e !solda. Hegel sólo
o los triunfos malévolos. En una carta a su hermano, Holderlin describía deseaba escribir un libro de texto que guiara la conciencia ordinaria al
la juventud de la siguiente manera: «Aquel tiempo en el fondo es el tiem- punto de vista filosófico, y creó la Fenomenología del Espíritu. Ci~rt~­
po del sudor, de la furia, del insomnio, del temor y de las tormentas, es el mente también hay obras maestras con un plan detallado desde el ~nnci­
tiempo más amargo de la vida». Lo bonito es hacer planes duraderos, a menu- pio; el Fausto es un buen ejemplo. Sin embargo, aquí tamp~co se 1ba de 1'
do líricos, más aún, gigantes, y toda la obra de Balzac no es bastante como lo extraordinario a lo extraordinario ulterior, más bien al conJunto se fue-
para llenar el espacio. ron uniendo fragmentos, ocasiones, experiencias parciales en las que la
Sin embargo ahora, al ponerlo todo por escrito, vienen los contratiem- obra, más allá del monólogo planeado gigantescamente, empezó a con-
pos. Si la embriaguez se mantiene a través de veinte años, la producción se cretarse.
convierte en una profesión pública o privada. A los diletantes modestos, les La Taberna de Auerbach, la Tragedia de Gretchen, Una poenitentium
va mejor que a los serios; su sueño ya gastado se 'expresa en palabras gas- y tantas ideas procedentes de la mano izquierda y apenas previstas cam- '1
1

1
84 ERNST BLOCH

?i~r?n el plan original de la obra e incluso su sustancia básica y el motivo


m1c1al. En la mayoría de los casos, la idea de la que sale una obra maestra
e~ otra, más modesta que las del primer plan juvenil. Sobre todo van sur-
giendo det~lles,_que concretizan la idea, y éstos no proceden de la embria-
g_uez _creativa, smo de l_a observación y la capacidad de modular la expe- Existencia
nencia. El ~er q-~ulto, s~n embargo, aplaca_el s~lvaje tumulto y la ratio (no
la de la desüt;swn co~~n), anula ~a apanenc1a mucho más original: mas
al meno~ ~sta al serv1c10 del espacw vigilado de antes, no se convierte en PRECISAMENTE AHORA
destt;uccw?. de l~ madurez .como es el caso de los diletantes, sino que es
~esvw po,sitlvo, sm cu~a lu~1dez conmovedora no vuelve a retomarse el obje- ¿Cuándo logramos aproximamos a nosotros mismos? ¿Sobre la cama, via-
tivo. Basandose_e?- la 1roma del nuevo comienzo, colateral y detallado res- jando, en casa donde tantas cosas al retomo nos parecen mejor? Cualquiera
pecto alpl~n ongmal, se desarrolla una obra que, llegado el caso, se reali- conoce el sentimiento de haber olvidado algo en su vida consciente, algo que
za por s1 misma. quedó en el camino o que no se aclaró. Por eso a veces parece tan relevante
Sin,embargo: 4qué fue del comienzo, no era igual de abrupto que todo aquello que precisamente se quería decir y uno no consigue recordar. Cuan-
lo dema~ , _no quen~ ser todo de un golpe? Lo que está dentro de éste no do se está abandonando un cuarto en el que se ha habitado cierto tiempo, uno
vuelve fac1!mente, sm ei?bargo, también urge cada vez más que se convierta mira en tomo suyo de un modo peculiar, antes de partir. También en estos casos
en una mana~a que sera so_nora y clara. Muchas cosas se añaden luego, a queda algo detrás que permanece inasible. Uno lo lleva igualmente consigo
menudo algo !~esperado, Ciertamente también una nueva pubertad de ros- y empieza de nuevo en cualquier otro sitio, pero contando con ello.
tros l~zanos . Solo que en todo aquello late algo temprano y escondido, una
luz roJa en la ventana del proyecto precoz, todavía no manifestado de mane-
ra adecuada ~n ningún destino, en ninguna figura. La primera intención inex- OSCURIDAD EN NUESTRO INTERIOR
pres~da_ no tiene valor alg~o, tiene que ir saliendo del comienzo, tiene que
extenonz~se Yexpresarse; sm em?argo, todo lo hecho está ya lejos. El mozal- Lo que menos percibimos es lo que tenemos aquí y ahora. Cuando alguien
bete de Sms que no posee nada SI no lo posee todo, no aparece en ninguna ha obtenido lo que quiere y va por la calle, ofrece el aspecto de un hombre
?bra maestra, ~unque toda obra maestra siempre remita a dicha pretensión, íntimamente feliz. Esto no es poco, sin embargo, al mismo tiempo, hay algo
mcluso a que es_ta nunca s~ calme. N_o se conoce el brebaje (y seguro que que ha caído sobre él. Y es que el sueño de entonces, que prometía la feli-
noyrocede de ~1~g~na cocma de bruJas) que haga visible la juventud en la cidad, una felicidad llena de color, tal como realmente es, se ha precipitado
v_eJez Y el p_lan IniCial en la obra. Si hubiera sido manco, Rafael no habría sobre él. Se siente que la recompensa está ya en la mano y al mismo tiem-
s_Ido g~an P}nt?r, pero como al menos era Rafael, habría podido ser un tes- po que ésta no es suficiente, pues queda oculta tras el vapor de lo que ahora
tlmomo mas fiel de nosotros mismos. vivimos y pronto quedará sumergida en el agua en que nadamos. El dolor
se hace más intenso porque muestra una gran afinidad con aquello que
nosotros somos. Estaríamos felices si fuéramos más de lo que somos, nunca
nada nos parece suficiente. Que algo bulla en nuestro interior de un modo
candente, como suele decirse, no es precisamente una buena señal. La suer-
te se enfría en el instante, cuando se cumple en el instante. Se es más feliz
antes y después de que la suerte irrumpa.

CAÍDA EN EL AHORA

Se pueden alcanzar el aquí y el ahora de modos muy singulares, esta posi-


bilidad nunca se encuentra demasiado lejos de nosotros. Conozco un 1

[85]

111
86 ERNST BLOCH HUELLAS 87

~odesto ,Y casi _mísero relato judío oriental cuyo desenlace claramente decep- relato al presente real, pasando por un pasado narrativo. A un oyen~e 1~ ac~~­
CIOna. Dicho fmal debe ~er un~ broma, pero una broma demasiado débil y teció algo, cuando pisó la tierra donde se encontraba; no tuvo rungun hiJO
de_slustr~da, una broma sm gracia. Se trata de una broma que se limita a recu- que se hiciera cargo de su negocio.
bnr de tierra la fosa en la que se ha caído. La fosa es nuestro ahora, aquel
en el que tod~s nos encontramos y del que no se debe dejar de hacer rela-
tos, como habitualmente se hace; sobre esa fosa ha de colocarse una peque- EL AGUIJÓN DEL TRABAJO
ña escotilla.
Después de tanta enseñanza y discusión, se sentía mucho cansancio. En Es fácil que no queramos hacer nada Il'l:ás, pero nos resul!a dificil no hacer
su casa de_oyaci~n,_l~s judío~ de una peq~eña ~iudad discutían acerca de qué realmente nada. Incluso aunque la necesidad no nos acucie. Incluso cuan-
deseo pedman SI vmiera un angel. El rabmo diJO que se contentaría si se disi- do las vacaciones hagan lícito nuestro bostezo. . ,
para la tos q~e le aquejaba. Otro dijo «desearía ver casada a mi hija». Un ter- Estar totalmente ocioso nos parece tan dulce como sencillo. «Cuanto mas
cero exclam? qu~ no deseaba tener una hija, sino un hijo que se hiciera cargo voy envejeciendo --dijo un amigo-, con más claridad ve? q~e lo único correc-
de su negociO. Fmalmente, el rabino se dirigió a un mendigo que había lle- to es no hacer nada. Me podría tirar todo el día - prosigmó- ~nte un v~n­
gado allí la noche anterior y ahora estaba sentado en el banco trasero con un tanal junto a una costa meridional. Ni siquiera necesitaría sahr,al extenor
aspecto zarr:apastroso y lamentable :«Y tú, ¿qué deseo pedirías, querido? Que de la casa. Desde allí vería a un perro retozando en la plaza vacia, luego el
Dws n_~s asista, n? pareces tú alguien que pueda vivir sin deseos». «Quisie- perro bostezaría, avanzaría unos pasos y volvería a esta~ tumbado. Un_hom-
ra ~diJO el mendii?o- ser un gran rey y tener un gran reino. En cada una de bre bajaría por la escalinata del ayuntamiento donde habna_ estado ?urrmendo,
las cmdades del remo tendría un palacio y en la más bella de todas se halla- y subiría la escalinata de la iglesia, para una vez allí, segmr_durmiendo. ~~s­
ría mi resi~encia? un edifi~io de ó?ix, sándalo y mármol. Allí ocuparía mi taría tomar algo de maíz y jugar a los dados, pues cualqmer co~a es vahda
trono Y, sena temido por mis enemigos y amado por mi pueblo, como el rey iluminada por la luz del sol. En las oficinas el ~ol no bnlla. A~ Igual que la
Salo~on. Pe~o en la guerra no tendría la suerte de Salomón, el enemigo haría corriente nos lleva y no hace falta mucho empuJe para ello, la tierra nos trae
una vwl~nta_mcurs~ón, mis ejércit~s serían batidos y todas las ciudades y bos- o nos trajo aquí y nos dejó la mesa casi puesta. Siempre que los deseos sean
ques_ s,enan mcendrados. El enemigo estaría a las puertas de mi residencia, modestos y los hombres no vivan en el norte, ~1 cual no ~e P.~rtenec~, to~o
yo oma el estruendo de las calles y estaría sentado en la sala del trono solo irá bien. Sin embargo, si tomamos el otro cammo -prosigmo el amigo sm
con mi corona, mi cetro, mi púrpura y mi armiño, abandonado de toda mi tener muy en cuenta si alguien lo escuchaba- , llegará el ~udor al rostro,
co~te y _escuc~aría cómo el pueblo demandaba mi cabeza. Entonces me qui- que, al fin y al cabo, es sólo sudor. Abajo circulan los carr:I_.?nes, suena el
tana mi~ ropaJes y me ?esprendería de todos los signos de boato que habría teléfono como si fuera un cuerno encantado que toca un nmo, doce horas
s?bre mi cuerpo, saldría por 1~ ventana y alcanzaría el patio. Atravesaría la de trabajo y, como si no bastara, por la noche, ~á_mparas de arco en el do~­
cmdad, las turb~s, el campo abierto y andaría y andaría por mi reino quemado mitorio. Un mundo que el aguijón del hambre utiliza para e~p_l~tar Y, el a~m­
para salv~r la VIda. ~daría dur~te diez días hasta cruzar la frontera para jón de la explotación utiliza para lucrarse, pero que en de!Imtlva so_l? srr~e
llegar alla donde nadie me conociera. Allí estaría ante otros seres humanos para hacernos trabajar a conciencia y hace:nos dura la vida. Tambien m~s
que no sabrían nada de mí y no querrían nada de mí, estaría salvado, desde tarde hay que trabajar según nuestras propias fac~ltades para g?zar segun
ayer po~ fa noche es~oy ac¡uí». Después de una larga pausa y una profunda nuestras necesidades. La verdad es que no deseana tener capacidades pre-
conmocwn, el mendigo dw un respingo, el rabino le miró: «He de decir- vias ni necesidades posteriores» . Así habló aqu~l amigo y por ~1 tono en el
dijo lent~ente el rabino- que eres un hombre singular. Para qué lo quie- que lo hizo sus palabras parecían irrefutables, sm embargo su vi,da era o!r~,
res to?~ SI lo _vas a perd~r todo ~e nuevo. ¿Qué te quedaría de tu riqueza y tu ni mucho menos involuntariamente otra. Se puede pensar que sena muy facll
ma?IDflcencia?». «~abmo --d1Jo el mendigo y volvió a sentarse-, me que- para él vivir de un modo consecuente con su d?ctri!la. Per?, por el contra-
dana algo, una camisa». Entonces los judíos rieron y moviendo la cabeza rio, él trabajaba todo el día, fastidiado y absorbido. El predicaba a favor del
le regal~~on al ~end_igo una camisa. Una broma sirvió para aliviarlos de la vino, pero bebía agua. .
conmocwn. Que cunoso este presente como fin o este fin del presente en la Esto ocurre no sólo porque es dificil salir del engranaJ~ cuand~ uno ha
frase: <~desde ay~r por la noche estoy aquí». Qué irrupción de la actualidad quedado atrapado en él. Y no sólo porque en el nort~ st; e~ta tan alejado d~l
en medw del sueno. Esto queda expresado linguísticamente mediante el trán- ocio que no se pueden ver en absoluto mu~stras d~ el: Umcamente despues
sito que realiza el mendigo narrador del subjuntivo con 'el que comienza el de acabado el trabajo pueden descansar bien los JUdiOs y los protestantes.
HUELLAS 89
88 ERNST BLOCH

Este descanso, dice Kant, es la única felicidad que no lleva consigo la más aburrimiento es el salario que da la vida ociosa, es el ~olitario p~so que cae
mínima sensación nauseabunda. Pero, si no sólo es el norte el que enrarece sobre nosotros y ante el que se empr~nde la.huida hacia el trab,aJO y la com-
la felicidad del trabajo hecho, ¿qué otra realidad nos priva de ella? Habría pañía de los demás. Es 1~ nada o, mas precis~mente, el todavza no sobre el
que decir que nuestro ahora y nuestra existencia están oscurecidos, que la que todos los hombres viven, la alcoba o la camara de los horrores de ~mes­
o~iosidad no.fu1_1ciona cuando se intenta vivirla de un modo pleno. La pré-
tra situación inmediata. También durante los días buenos hay un trabaJO del
dica de la ociOsidad se escucha y parece irrefutable, pero, aunque el ham- goce, concretamente de la representación~ q~e, todo lo atractiva o in~uté~­
bre y la explotación fueran suprimidas, aunque el sencillo sur se adueñara tica que se presente, reviste de color la ociOsidad y la transforma en mactl-
de nosotros, la ociosidad seguiría siendo una realidad demónica que nadie vidad operante. El ocio ha de ser separado de to~o lo demas por los muros
podría soportar, pues muestra su parentesco con la soledad. Ambas, ociosi- del claustro. Si produce algo, si en él acaece cual~mer ,cosa, ~ntonces no pu~de
dad y soledad, contienen un veneno de preparado químico, aunque la ocio- ser llamado ocio y hay que atacarlo en su propiO nucle? mterno Y no solo
sidad nunca llegue a cumplirse. Este es el veneno de la oscura interioridad. de un modo contemplativo. Si el trabajo es fuga de.l ociO para poder ~acer
Y es que su ahora, si no le damos cierto empuje y agitación, se corrom- o constituir algo, el ocio lo contrarresta en su propi~ te~reno para desmto-
pe con facilidad. Se coagula, y no sólo los animales (que siempre hacen lo xicarlo y darle sustancia. En definitiva, la absoluta ?cios~dad es nuestra ene-
que les corresponde) lo pueden digerir. Aquel que se mantiene en el ocio o miga disfrazada de ami~a, o lle~a a ser nu~stro amiga s?lo. cuando e~ tr~ba­
en la soledad durante un largo tiempo, cae, de diversos modos, en una exis- jo, sobre todo el que reahza el ocio, la ha satisfecho. En SI misma la ociosidad
tencia insoportablemente vacua, está fastidiado y en desacuerdo consigo es el aguijón del trabajo . . .
mismo. Cuando el hombre hace su ingreso en el mundo entra como un fruto, No hacer nada es tan atrayente como msostemble. Nos parece atraye~-
cuando sale de una vida de trabajo es un cadáver tanto efectiva como sim- te porque en apariencia nos encon~ra~os a nosotros mismos e~ esa. ociOSI~
bólicamente. Lo negativo de este hecho rotundo e inhumano no tarda en tener dad, es insostenible porque esa ociOsidad nada nos depara. El mactiVo esta
efectos y convierte habitualmente una vida inútil en una muerte precoz. El atado por cadenas . El solitario tiene la sensación de c.aer o de estar susp~n­
ocio contiene un veneno embrionario y la soledad un veneno cadavérico, dido sobre un abismo. También los fantasmas o el miedo a lo desco_n?cido
en ambos.e~tá presente la negatividad de lo que todavía no ha llegado a ser, pueblan la soledad desde hace mucho tiempo. En sociedad sus apancw~es
esa negatividad en la que los hombres se van haciendo y hacen, sin haber se disipan. De esas apariciones cuya auténtica causa son:os nosotros mis-
completado su propia construcción. Ambos resultan a la larga desesperan- mos nuestro ser inauténtico. La ociosidad y la soledad (mnguna de las dos
tes.' aun cuando no tomemos como ejemplo nuestros domingos diletantes y nos Íleva a nada bueno, ambas nos atraen como algo se~eno o profund? Y se
ocwso.s o nuestra soledad abandonada. Nadie se siente tranquilo en el lecho hacen insoportables o duras) están estrechamente relaciOnadas entre si, por-
del ocio, sobre el que se tumbó lleno de calma, incluso, cuando todos los que nuestro ser profundo, que las hace visibles, no se encuentra en orden.
resultados del trabajo -en definitiva de la vida humana- nos parecen sin De un modo tan notorio como abierto, la solución que avanza a nosotros resuel-
sentido y tenemos la sensación de que no podemos disfrutarlos: de la inac- ve el problema y despeja nuestra X humana. La ociosidad y la soledad se
tividad plena aún se puede disfrutar mucho menos. Como todas las religio- encuentran a la izquierda y a la derecha de la entr~da de una casa. Una casa
nes fueron creadas contra la insostenibilidad de la mera existencia de la cria- en la que muchos sueñan estar, pero en la que nadie se atreve a permanecer.
. '
tura, mnguna ha aprendido qué es la inactividad ni puede hacerlo. El mero Es una casa en la que muchos artistas se han quedado para luchar co.n tra el
vivir (el que veía el amigo en el perro en la plaza y en el solitario mendigo) aburrimiento. Pero, como ya hemos visto, la ociosidad no es una hmda del
nunca se ha alcanzado ni en el sur ni entre los pueblos primitivos. Es cier- trabajo, sino otra modalidad de trabajo. . .
to ~ue los primitivos no tienen nuestra furia laboral, y sus jornadas de tra- Es una guerra en la tierra enemiga de la ociosidad, es un ata~ue arma-
baJO (que no sus fiestas) se caracterizan más por la calma y el equilibrio que do en el lugar de operaciones. El trabajo del día a día huye de la n~s~porta­
las nuestras, pero aparte de éste el romanticismo del ocio no encuentra nin- ble inactividad y se hace súbdito de la tierra (la cual de otro mo~o sena Impro-
gún eje:n~lo más, y ningún pue?!o pri~tivo quiere seguir siéndolo. Ni siquie- ductiva e inhóspita) para que podamos sentirnos en nuestro propw.hogar dentro
ra los cmicos con su transgreswn radical llegaron a hacer del ocio una vida de ella. El trabajo en el ocio (que sigue siendo el.concepto límite de un tra-
d~ perro. Incluso la posibilidad de eludir el trabajo por las clases privile- bajo liberado, sin ser en absoluto un trab~jo aristocrático) ord~.na la zona
giadas (Atenas, la nobleza, el clero) no pudo mantenerse por mucho tiem- turbia de la existencia; allí consigue constr~urun~ casa donde c?biJ~rnos pa:-a
po, pues no h~b~an podido mantener su superioridad, no podrían haber supe- cualquier otra ocasión. En medio de la existencia do~de no solo .tu aq·Ul· tze-
rado el aburnnnento y el asco que deparan la parte oci'osa de la vida. El nes permiso sino también tú aquí puedes ser amigo de la mactlvidad
90 ERNST BLOCH
HUELLAS 91

(~abiendo senti~?, hasta ahora asco por la vida y desolación; es decir, pro- muy amigablemente, le escanció v~o y lo convenció p~ra q~e se quedara a
piame~te, el agmJon del tr_ab~jo). Esto no impide que la inactividad y la sole- dormir en su casa aquella noche. Mientras estaba dormido, h1zo en su taller
dad_mismas pue?a~ segu~r Siendo la causa de cierta paralización del ocio una copia exacta del anillo y, acto seguido, puso!a cop~~ en el dedo del cam-
~eb1do as~ prox~m1dad ~el, de bid? al_acceso cercano que ofrecen a la gua- pesino y el auténtico en el suyo. Apenas el enganado hiJO de ~a fo~tuna hub_o
nda delleon. El angel ocwso y sohtano de la Melancolía I de Durero expía salido de la casa con las primeras luces del día, el orfebre h1zo girar el am-
su deseo por el mero hecho de tenerlo. La atracción de la cuna y de la tumba llo, dijo que deseaba cuatrocientos mil táleros y sobre él cayeror: del tec~o
reaparecen aquí de ~uevo; el embrión que lo tiene fácil y el cadáver que ha como una lluvia. La riada primero le llegó al cuello y luego lleg? ~ cubnr-
llegado a la profundidad. Pero antes de nada el trabajo realizado elimina el le la cabeza. Esa misma mañana fue encontrado muerto por asf1x1a. Aun-
veneno de lo ~o_ hecho y de lo insostenible. No hay ningún trabajo que sea que los herederos dijeron que no siempre era buen? que la fortuna llegase
e~ adecuado n~ mnguna calma que no sostenga. No estamos aquí para comer, tan de golpe, se dividieron correctamente la herencia. En_tretanto el ca~pe-
smo para cocmar, se c?mer~ I?ás tarde y de un modo definitivo. El aquí y sino llegó a casa y le contó a su mujer el suceso del amllo. Ella deseo de
el ahora del hombre sm actividad no resulta apetecible; porque podría ser inmediato que un terreno que había junto a su sembr~do pasara a ser ~e ~~
excelente y no lo es.
propiedad. El campesino ponderó la situación, se_t~mó tiempo para ello, s1gu10
vendiendo leña y de las ganancias obtuvo lo suficiente coi?o para_compra~se
el terreno. A nuevos deseos de la mujer, el hombre segma trabaJando mas.
SÓLO MEDIANTE EL ESFUERZO, Y NADA MÁS,
SE ALCANZA EL BIENESTAR Todo ello hasta que el matrimonio llegó a avanzada edad con tanto desa?o-
go económico que se olvidaron del anill~, hasta que fi~~lmente sus_hiJOS
enterraron a su padre con él. Y este es el fmal de la cancwn y la ensenanza
Uno ~a de estar. ~ncorva~o s?bre lo qu~ debe convertirse en un trabajo y la moraleja que hemos de sacar de esta historia: pr~duc~, ahorra, c~ns­
de ganchillo. Tamb1ense esta as1 ante los hbros de la escuela que intentan truye tu casa; que el bien injusto no da frutos y la magia ociosa no nos !ns-
hac~r de uno un buen much~cho. Permanecer satisfecho con lo que se está truye (el anillo encantado le dio efecti~amente el din~ro al orfe~re ), el tnun-
haciendo pertenece desgraciadamente al terreno de lo ejemplar. Hoy resul- fo está en las satisfacciones y en la fatiga de la pequena gente, sm alharacas,
~an raras. y poc~ consoladoras las burguesas historias que inducen al traba- grandilocuencias ni extravagancias (todo lo di_ct_a la responsabilidad). P~r
J?, aun s1_b1en tiene_n un_ efecto tranquilizador pues no nos hacen codiciar la eso en estas historias de libro de escuela los viaJeros y la gente extraordi-
nqueza aJena. La histona de Juan el alegre jabonero viene aquí a cuento. Él naria tiene tan poco lugar como en una habitual tertulia de amigos - lo cual
era pobre, p~ro estaba co~tento y se sustentaba con muy poco alimento, mien- es similar, pero diferente, al filisteísmo-. .
tras que el neo no parec1a nada alegre a fueza de tanta vida muelle. De un Esta claro que esto de niños nos ~eja una huella más profunda. Es c1e~to
modo más ~ti do viene a cuento otra historia aquí construida sobre una máxi- que esta huella no la encontramos en nmguna lectura que deba fo~ar el carac-
maque conti en~ algo de ?J-agia: la injusticia no produce buenos frutos. Aquí ter y servir de ejemplo a aquel que quiera llegar a ser algo en la v1da burgue-
se pondera la vida labonosa y satisfecha; sólo esta hora matutina lleva oro sa. Si por el contrario nos referimos a aquello que n_os cuenta el ~mable Kla-
en la boca. Esta historia significa que si se vive con una economía desaho- bund 19, y debió ocurrir allá por agosto de 1914 al cormenzo de 1~ pnmera guerra
ga~a, es por haber sid? laborioso y ahorrador, y que si todos lo fueran nadie mundial cuando estaba totalmente apartado del mundo. A pnmeras horas de
s~na pobre. El campesm~, del que_ precisamente trata esta historia, tiene expe- la maña~a en el mercado de una pequeña ciudad de la Alta Baviera, ~legó un_a
. nenc1a de ello, y no la tiene el neo orfebre que se hizo rico injustamente. carreta cubierta en cuyo pescante iban sentados un hombre y una Il_lUJer. D~cl­
Sobre ambos contaremos lo que sigue: yendo con su carro en busca de leña dieron parar allí. El hombre se metió en la parte de atrás del carro baJO la cubier-
a! bosque, el campesino, al, que llamaríamos pequeño campesino la mayo- ta de lona, donde algo bullía, y sacó de allí dos postes, clav~s y al~mb~e. Enton-
na ~e las veces, se enco~tro a una bruja, que, para agradecerle que la lleva- ces llegó el funcionario policial, el hombre le muestra su h_cenci_a as1 como U?
ra ~1erto t,recho del camm~, le regalo un anillo de oro. Según decía ella, el permiso del magistrado para un día de espectáculos. La hGencm fue exped1-
amllo tema un poder pe~~har, ~astab~ darle un giro en tomo al dedo y pedir
un deseo, que se cumplm_a de mmedmto, aun si bien sólo se cumpliría ese
deseo. Cuando el campesmo entregó la leña en la ciudad fue a un orfebre a
que_ le tasara s_u anillo. No tenía mucho valor en oro, pero cuando el cam- 19
Klabund es el seudónimo de Alfred Henschke, escritor en prosa de estilo expresionis-
pesmo le conto al orfebre lo que le había ocurrido con la bruja', éste lo trato ta autor de Moreau. Roman eines So/daten (1916) . Klabund tuvo gran éxito con la traduc-
cióón del drama chino El círculo de tiza, que inspiró la famosa obra de Bertolt Brecht.
92 ERNST BLOCH
HUELLAS 93

da paraAlois Krautwickerl de Straubing y señora, cuyos alias son Salandri- ridad. Esto significa que la clase de los menesterosos, la clase de los aque-
ni y la Reina del aire. El policía les dice que si no saben que ha empezado la jados de escorbuto, tiene hoy muchas más carencias que la del dinero. Más
gue;ra y que~ en consecue~cia, todo lo demás está prohibido. El mago no lo que aquellos caballeros que azotaban a los campesinos; no es que no haya
sabia, no entiende nada y tiene que meter dentro del carro a un pequeño oso gente dispuesta a ello, pero cada vez es más difícil que se conviertan en adus-
q~e, entretanto, ha salido; la representación nocturna no puede tener lugar. La tos y particularmente notorios y violentos asesinos que sólo sirven a su señor.
tnste~a y el h~mbre ~e van apoderando de todo. El hombre inútil consigue un Los grandes señores del barroco se hacían servir en su mesa a la inglesa,
trabaJo en la mdustna del gas, la mujer trabaja como lavandera en casas de gansos tan poco tostados que todavía graznaban cuando se los trinchaba y
gente a.comodada, pero el pequeño oso se queda retozando en el carro y miran- que morían en la mesa ante los ojos de los fascinados comensales. Los men-
do el Cielo que cada día va tomando tonalidades más plúmbeas. No se ha de digos en el polvo, los bagajes ante los portones que habían de ser bajados
olvidar que en el periódico local se incluyó un anuncio que decía: se pide a de los carruajes, la gentuza en los callejones y en los antros de las ciudade~,
gente d~ ?ue!l corazón q~e traiga restos de comida el oso adivino del mago las pocilgas para los locos y las cámaras de tortura eran parte de aquella bn-
Salandrim. Sm embargo solo el mago y la funambulista Reina del aire le daban llantez tanto como el sufrimiento del animal devorado ante el deleite de los
algo de su exigua merienda, mientras que el frío en el carro se hacía cada día comen~ales. La parte sumergida de un iceberg debe acercarse mucho al fondo
mayor. Se p~rm~t~ó al h.ombre llevárselo a la factoría de gas donde la tempe- para que su punta sea visible.
ratura era mas cahda. Sm embargo una mañana se encontró muerto al peque- Hace poco tiempo una vieja indigente puso las cosas en su sitio. Lo raro
ñ~ o.so, no se ~abe si h.ambrient? o envenando por los gases de escape de la fue que el asunto no fue comprendido por el periodista que relató el ?echo:
f~bn~a. La Rema del arre se echo ~sollozar sobre el pequeño cadáver y pare- «Ayer en la Iglesia de San Mateo tuvo lugar una boda que ha causado Impac-
c~a, di.ce Klabund, un cuadro de Plloty (para los jóvenes: Piloty fue un pintor to por dos razones. Por su boato que supone un extraño contraste con la nece-
histónco de la Gründerzeit y su cuadro más conocido, Seni junto el cadáver sidad reinante y por un estremecedor suceso que tuvo lugar al final de la boda».
de Wallenstein, se encuentra en la Nueva Pinacoteca de Múnich 20). Sin embar- ¿Era realmente extraño el contraste?, ¿y el suceso? La cola del vestido de
go el oso que predecía el futuro trajo al final fortuna, pues el droguero de la raso de la novia era de siete metros, el vestido con todos sus reflejos era sólo
plaza se interesó por la piel del animal y se la compró por una miseria al mago. y únicamente blanco. El boato, posibilitado por la explotación, se desata y
El droguero la colgó en su comercio y, cuando venían clientes foráneos decía quiere algo más. La miseria, en cierto modo la retaguardia del proceso de
hasta con cierta melancolía: «Sí, qué tiempos aquellos en los que cazaba osos explotación, es precisamente el contraste que la riqueza necesita para mos-
en las sierras ?e~onten~gro». Como esta era una frase que entra a formar trar su atractivo sexual. La pobreza causada por la inflación de la que se ríe
parte de una histo_na podría est~r muy bien en un libro de lectura escolar y ser el vestido de siete metros de cola no es todavía suficiente para resaltar la rique-
rematada por la sigmente: «la Jerga de cazadores en la cámara de un patriar- za, que no se contenta con exhibirse de día y que quiere también hacerlo de
ca no es la extravagancia de un funambulista». noche. Sólo el estremecedor incidente que según el periodista era la segun-
da razón de impacto consiguió el efecto buscado, el efecto criminal, el de la
cárcel. De profundis, en medio de toda aquella brillantez apareció una mujer
DIEZ AÑOS DE CÁRCEL, SIETE METROS DE COLA DE VESTIDO de cabellos blancos, se arrojó sobre aquella cola y gritó: «Devuélvame usted
ami hijo. Haga usted justicia ala verdad. Mi hijo está en la cárcel por su causa».
Cuanto más frío hace fuera, más se agradece el calor en el interior. No Si la cola del vestido es estilo Courth-Mahler 21 , aquella mujer cana parecía
tiene at:activos m?s!Ta~ la riqueza cuando todos la tienen. Si no hubiera pobre- proceder de aquel grupo de desafortunados que otrora perteneció a la clase
za, la nqueza chirnana y el contraste con quien no la tuviera sería doble. privilegiada y había perdido su status y ahora tenía la sublime capacidad de
Rala y solitaria, la vida sólo comienza cuando se llega arriba. irrumpir en nuestro millieu dando lugar a una auténtica boda barroca.
. Pero ~oy ya ~o entraña ningún atractivo mostrar el propio dinero para Ya tenemos suficientes ricos, lo que nos faltan son pobres pintorescos.
m tentar diferenciarse así de los pobres y brillar como una estrella en la oscu- Ya tenemos suficientes grandes señores, lo que nos faltan son auténticos gusa-
nos que se retuerzan a sus pies, sus guardias de corps del contraste. Entre
20
.• • Karl TheodorvonPiloty (1826-1886), el cuadro citado por Bloch data de 1855. La expre-
swn epoca de los fimdadores ( Gründerzeit) es la que comúnmente se emplea para referirse " Hedwig Courth-Mahler, escritora de novelas de entretenimiento cuya trama se centra-
a la época de Bismarck. '
ba en los sueños de felicidad.
94 ERNST BLOCH
HUELLAS 95

los desempleados reina una pobreza intranquila y peligrosa. Entre ellos no tan tarde porque lo había estado conteniendo con su orgullo. Precisamente
está presente la pobreza necesaria, funcional, estamental, esa que hacía aullar el orgullo había dilatado el lapso de tiempo entr~ la ~nducc~~n del dolor, el
a los que estaban en las mazmorras situadas en los subterráneos de los salo- sentimiento de dolor y la expresión del dolor. SI la mduccwn del dolor es
nes comedores. Aquella pobreza que hacía que todo estuviera en su sitio. como una cacerola, su tapadera no es una conmoción habitual; la inducc~~n
Hoy la pobreza es nacional: hay que quitarle a los ricos el ansia judía de con- del dolor y el sentimiento del mismo se ocultan mutuamente. La alteracwn
vertirse en una nobleza brillante. Es nacionalsocialista: se enseña a los pobres por una desgracia tan grande como la del faraón es como la de un choque
a serlo y a seguir siéndolo, mientras se les invita de nuevo a mirar a los nobles. de trenes, en caso de que se pueda usar esta imagen. Los vagones se ap.las-
¿Cuándo volverán a cabalgar los reyes por los campos de batalla en grupas tan unos contra otros, de tal modo que sólo al ver a sus hombre de confian-
de blancos palafrenes, al caer de la tarde, entre cuerpos mutilados? za empieza a emerger por encima de todo el hijo y la auténtica melodía d~l
dolor comienza a sonar con un compás muy distinto. Pero tampoco esta expli-
SILENCIO Y ESPEJO cación parece la correcta, pues atribuye todas la :eaccione~ de~ faraón al blo-
queo que el orgullo puede ejercer en un gran senor, esto ~Ificllment~ le ~t~­
ñería y le conmovería tanto al lector como lo hace. Ademas esta e~phcacwn
Tengo un amigo un tanto susceptible que lo ve todo de un modo muy hace del servidor un fenómeno demasiado casual, un mero cambiO de com-
lúcido, aunque, cuando se trata de sí mismo, su lucidez es menor. En una pás que retrasa el dolor decisivo y lo hace desa~ars~ ,de un modo ~~copado.
ocasión sacaba defectos a un hombre que se sentaba a la mesa con un deta- ¿No sería más verosímil, dice una tercera exphcacwn, que tambien un pro-
lle y una exactitud que pasaba por alto cuando se juzgaba a sí mismo. Por pio y oscuro aquí y ahora desempeñase un papel, un papel sordo, osc~e­
eso le pregunté qué le hubiera parecido si el compañero de la habitación donde cedor, que lleva al silencio y a la dilatación del tiempo? L.o q~e se -~alla leJ ~s
vivía le hubiera juzgado sin conocerle y sólo basándose en los zapatos y en de nosotros y está totalmente al margen de nuestra propia situacwn ~s ~~s
los pantalones que llevaba. Mi amigo se puso nervioso y sus labios empe- apto para reflejarnos o delatamos que lo cercano, COJ?O nuestra propia hiJa
zaron a temblar; él debió de ver en lo que había dicho unas intenciones y un o nuestro hijo. El faraón, su hija y mucho más el hiJO he:ed~ro de~ trono
conocimiento de su situación que yo no tenía. Aunque, en cuanto a su con- son la misma carne y la misma sangre, tienen unas vivencias mmediatas y '
tenido no guarda mucha similitud, yo relacioné esta anécdota con algo que permanecen por lo tanto en una zona de silencio; pero el servidor como una
más adelante leí contado por Herodoto 22 y por otros escritores en términos realidad lejana ajena y una experiencia añadida rompe es_to,y 7~far~ó~ sollo-
algo diversos pero muy eficaces. Se trata de un fenómeno afín al de la habi- za. Al igual que todos llorarían, incluso en una buena situacwn, SI vieran a
tación de nuestro amigo. Cuando después de la desastrosa batalla de Pelu- otro en su lugar, en su propio espacio vital, entonces, la intensidad ~e su oscu-
sio, Psamenito, el último faraón de Egipto, había sido definitivamente derro- ro sentimiento se asociaría a la extrañeza de ese momento. El servidor enca-
tado por Cambises, el vencedor persa, vio cómo su hija era convertida en denado, privado de gestos solemnes, se convierte entonces en espejo_ de nue~­
esclava y mantuvo silencio, vio cómo su hijo era llevado a la muerte, y se tra condición, que siempre es crítica. Ningún hombre puede sentrrse fehz
Il!atuvo impertérrito, pero, cuando vio a un hombre de confianza de su ejér- ante su propia muerte y mucho menos ante el espejo de su muerte.
cito encadenado entonces echó a llorar y a dolerse de su destino con gran-
des gritos y sollozos.
«¿Por qué lloró el rey?», le pregunté a mi amigo que es tan duro con todos, RECURSOS PARA HACERSE INVISIBLE
«y ¿por qué lloró tan tarde?». Que aquí se nos presenta algo que nos atañe
y que nos puede resultar útil estaba claro. Repentinamente estuvo ante un Cuando un joven fugitivo se quería esconder fue a su casa. Nadie pen-
suceso que, extrapolándolo tal vez excesivamente, podía tener un signifi- saría que fuera allí a eludir la persecución. En la calle sería más fácilmente
cado para la casa y la habitación donde vivía. La explicación más sencilla reconocible, pues iba frecuentemente de acá para allá y había carte~es de
de todas era que ver al servidor fue la gota que colmó el vaso de la tristeza busca y captura en todo lugar. Cuando un navío inglés arribó por pnme~a
del soberano. Esto es demasiado fácil como para ser verosímil; estamos hablan- vez a un isla Fidji no fue avistado, si bien es cierto que estaba mucho _mas
do de un faraón, no de un panadero. El sufrimiento del rey llegó más bien lejos que el muchacho. No es que los indígenas no pudieran sup_o1_1er m por
asomo la arrribada de la nave, sino que hubo otras razones que hicieron que
22 la nave se sustrajera a su círculo de visión. Cuando el barco se detu':'o ante
Herodoto, Historia natural, libro III, capítulo XIV
los arrecifes que rodeaban la isla y utilizaron una canoa para aproximarse
96 ERNST BLOCH HUELLAS 97

con un remar solemne a la playa, los insulares vieron la canoa, no el barco. Si se le preguntaba cómo había dormido, él contestaba preguntando:
Tal y como nos cuenta Georg Forster de los viajes de Cook. Pues la canoa, «¿Cuándo? ¿La noche pasada?». Si se le decía que otra vez volvía a tener
a pesar de su pulido tallado era algo que podían comparar con su propias y un aspecto malhumorado, él se sentía como si tuviera razones para ello por
toscas piraguas y así podían ópticamente tener aceso a ella. La gran fraga- haberle hecho una cordial contribución al grupo. Esta alegría no obedecía
ta anclada a unas millas no sólo se escapaba a su visión, sino también a cul- a su vanidad, sino a haber satisfecho su deseo de ser amable. Entonces, con
quier comparación que ellos pudieran establecer, estaba literalmente por deba- su tenue sonrisa, respondía «¿Lo ve usted también? Yo lo noté ayer cuando
jo de su umbral de percepción. Este hecho tiene un paralelismo en cualquier me lavaba las manos». En una ocasión en que en un hostal del sur de Fran-
comparación de culturas: el fascinado babbit se siente cegado por una obra cia sirvieron unos peces muy planos y desconocidos para nuestro melan-
de la técnica que va más allá de su capacidad de visión. cólico muniqués, él se inclinó sobre el plato y dijo: «En el Isar hay también
Esta invisibilidad puede ser producida de un modo muy intencionado. platijas». Se estremeció y dijo: «En el delicioso Isar», y más bajo dijo, «qu~e­
Por ejemplo saturando la vista antes de que esta tenga enfrente lo que ha de ro decir pasteles». Se intercambiaron los peces y las palabras que aquel sm-
ver. Cuando los prusianos avanzaban hacia París en 1871 , se hizo de todo . guiar hombre extraía de su interior, y sufría una transformación similar a la
para producir la invisibilidad de un objeto de este tipo. Se trataba una vez de los peces de las profundidades marinas cuando son arrastrados a la super-
más de una especie de fragata, pero de una muy singular, una obra de arte. ficie y entran en contacto con la luz. Luego puede recuperárselos, pero nunca
Se trataba de la Mona Lisa, a la que al menos había que cubrir con un velo. más con su forma anterior.
No .~ólo fue llevada ~el Louvre a la, catedral de los Inválidos, sino que se le Ese muniqués, conocedor de lo silencioso, una tarde, narró, cuando todos
abn~ un ~uro y fue situada en una camara falsa con mucha porquería y polvo tomábamos vino, la historia que sigue, desconexa y lacónica, pero provis-
de Cien anos por el suelo, con restos de sillas destrozadas y algunas cosas ta de un poco de ironía. Un hombre que había buscado mucho había en~on­
más. La abertura que se hizo en el muro fue reconstruida, no sin cuidado y trado algo, no por la calle, sino en un teatro de Bruselas. La obra no le mte-
para que los buscadores del botín no sintieran el reclamo de un escondite cre- resaba mucho, y miraba a una mujer en la que se había fija~o antes que
ado para una emergencia. Esto ocurrió más tarde: los yelmos puntiagudos empezara la representación y se encontraba en un palco por encima de ell?s.
de los prusianos entraron en París, pero no encontraron la Mona Lisa. En medio Ella era sin duda muy guapa, parecía haber salido de una novela. También
de aquella cámara encontraron un --en este caso- auténtico plano de la ciu- miraba al caballero y saludaba agitando una hoja. El caballero se puso en
dad de Orleans que todavía no había sido expugnada y resistía. Su objetivo pie y, abandonando la platea, subió por la escalera para llegar ~1 palco de la
estaba aparentemente logrado. Unos pasos más allá de cara al muro estaba bella dama. Ella le dio una hoja, y con una mirada fugaz, volviÓ a cerrar la
la Mona Lisa cubierta por un vidrio. No había sido vista y estaba salvada. puerta. El caballero leyó el billete, más bien quiso leerlo, pero no pudo. Todo
Los yisitant~s se marcha.r on. Si.se hubiera tratado de un imagen de la Virgen eran signos incomprensibles probablemente escritos en una lengua desco-
Mana, los piadosos hubieran dicho que María misma se había salvado. Las nocida. El caballero estaba perplejo, pero la función había acabado y los aco-
mentes más lúcidas, para ocultar algo, hacen parecerse mucho el objeto suplan- modadores estaban haciendo ya su trabajo. Él volvió a leer el billete de lado
t~dor a.lo 9ue se l?retende esconder: de este modo se desvía la vista del obje- y allí sólo ponía: sígame. El extranjero se enojó, un acomodador se enojó
tivo pnncipal, mientras ponen a salvo este objetivo con tiempo suficiente. aun más, el caballero extranjero se enfureció, el acomodador fue a hablar
Lo q~e al menos es positivo e~ un enamoramiento loco es que precisamen- con el director. El extranjero no quiso escuchar nada y siguió estudiando la
te olvida y pas~ por alto lo meJor. En honor a la verdad Mona Lisas hay muy misteriosa misiva los trazos están hechos con una tinta invisible y con carac-
pocas, y es meJor tener una canoa que imitar o incluso un plano de fortaleza teres redondeado; que se enroscaban y eran ilegibles. Entretanto vino el direc-
que no tener nada.
tor muy sorprendido, pero, apenas miró el billete, hizo una seña a los poli-
cías destinados a esa' función, los cuales invitaron al caballero a abandonar
el teatro. Estupefacto, el caballero siguió a uno de los policías y bajó las esca-
EL ABURRIMIENTO ABSOLUTO leras hasta la taquilla, donde le fue devuelto el dinero de su entrada, y luego
llegó a la plaza solitaria que había delante del teatro. Allí el hombre permaneció
En una ocasión conocí a alguien que sólo quería salir de sí mismo, pero un buen rato pensativo sin poder explicarse nada. Finalmente decidió tomar
no lo hacía. Su intento de ser sociable lo convertía en una marioneta enmu- un coche que lo llevara a su hotel y allí le contó al gerente el extraño caso
decida. Pero entretanto ocurrieron algunas cosas que revelaron curiosamente para que lo ayudara a descifrarlo. El gerente sabía que aquél era un hombre 11,
cómo él quería hacerse más vital y nunca lo conseguía. respetable, de delicada ropa interior y finas maneras. Mas cuando leyó el
98 ERNST BLOCH HUELLAS 99

billete, fue como si mascara unas palabras que no le gustaban y dijo: «sea haciendo volver a todos a preguntarse de uno o de otro modo: qué podía con-
lo que sea, le pido, caballero, que abandone el hotel. Le recomiendo al caba- tener esa carta. Un periodista propuso un concurso premiado de unas carac-
llero, que al fin y al cabo ha sido nuestro huésped, que abandone Bruselas, terísticas totalmente sorprendentes y no vistas hasta el momento. Un nove-
que se vaya a Francia o que cruce el Canal». El hombre se sintió mal y salió lista, por lo demás muy fantasioso, quiso edificar sobre la gazmoñería de la
al aire fresco, ya - prosiguió el muniqués- puede adivinarse todo lo que gente, sospechaba que detrás de toda la cuestión había una aventurada pro-
ocurrió después, aquella noche y más adelante. En el fondo aquel hombre puesta sexual; pero este edificio se derrumbó muy pronto. Un filólogo se
era una persona reservada y Bruselas le resultaba desconocida. N o era capaz retiró a los depósitos de su saber y regresó de ellos con un cuento de viajes
de matar una mosca, ¿por qué iba a ser capaz de matarla ahora? Todo lo que de muy antigua procedencia, de la India, astrálico, que en esta ocasión debía
quería era salir de sí mismo y de su vida monótona de todos los días, todo ser difundido. Sin embargo él no podía exhibirlo y se limitó a decir: «Los
lo que quería era tener algo que recordar de su insignificante vida, esa vida americanos, con su deseo de aturdir al mundo, recurren a las más escogidas
que olvidaba de un día para otro. Mas no era por el gusto de la aventura ni delicias». Un metafísico de lo inesencial, normalmente muy capaz en este
por la exaltación romántica por lo que había caído en las redes de la mujer tipo de cuestiones, un especialista en minucias dijo repentinamente que él
del billete, en las redes de lo desconocido. Aunque ya tenía suficiente de tenía la solución. Pero cuando se le apremió para que la contara, lo único
aquella historia fantástica, ésta continuó en Inglaterra y no de un modo mejor. que dijo es que la cuestión le parecía muy bien. Otro recurrió a Edipo, que
También allí oyó voces extrañas, también allí había conocidos que veía en siempre lo solucionaba todo, lo que ocurre es que todos los tebanos supie-
la calle y lo evitaban a propósito, también allí se rompieron relaciones comer- ron antes que él que era hijo de Laio, dicho de otro modo, él no pudo leer
ciales. Y esto no sólo ocurrió en Inglaterra, sino también en Francia, en Ale- el billete porque lo tenía demasiado cerca. Pero, dicha interpretación reve-
mania e incluso en la lejana, indolente y supersticiosa España. Nadie lo infor- ló que entre aquel hombre moderno y Edipo, entre esta fábula vagabunda y
mó, no pudo saber cuál era aquel secreto que todos entendían o parecían el mito la similitud mas estrecha era la de la parodia. Sin un canal de comu-
entender. Una buena mañana, en la que el caballero abría su corresponden- nicación entre la historia folletinesca y la antigüedad que un surrealista habría
cia, la cual constaba de cartas de insulto y amenaza, recibió una carta pro- encontrado, no se podía realizar este tránsito. El melancólico muniqués no
cedente de Norteamérica y remitida por un antiguo colega. De dicha carta dijo nada más y tampoco contestó a las preguntas. Pero, ¿no había contado
se podía deducir que por allí no se sabía nada de su infortunio. Lleno de deseos algo, si no de sí mismo, sí de aquel extraño? De ese hombre reservado que
de volver a encontrarse con personas que no estuvieran prevenidas contra quería recordar algo de su insignificante vida, de su torpeza y su solitaria
él, lleno de esperanza de descifrar el mensaje, se embarcó para Nueva York, tristeza? Y aunque el billete llevaba largo tiempo sin descifrar, ¿en el fondo
y allí sin demora se encaminó a la oficina de un señor jurista y notario cono- no era el núcleo de la cuestión la infelicidad irremediable de la pérdida poco
cido. «Tengo que hacerle una propuesta», dijo brevemente, mientras cerra- antes de alcanzar la meta?¿ No estaba el cofre vacío desde el principio? ¿No
ba la puerta y depositaba un Browning sobre la mesa, «Yo ya no puedo más» es lo indecible en un hombre que no tiene nada que decir como el fondo de
le contó brevemente su historia y dijo «Sé, caballero, que una vez haya visto un mar al que no se puede llegar? ¿no es como una maldita terra incognita
la hoja, me empezarán a abandonar mis conocidos y el boicot contra mí comen- de vacuidad y aburrimiento? ¿El protagonista de aquel cuento azaroso no
zará de nuevo también aquí. Así que le dejo elegir, o descifra usted el men- ejercía el mismo efecto de aburrimiento absoluto que el de su insípido y des-
saje y le doy diez mil dólares, la mitad de mi actual patrimonio, o se com- colorido narrador? Aquél no podía leer por sí mismo los signos, sólo los reco-
porta usted como los demás y, entonces, disparo contra usted y luego contra nocía a través de la reacción que provocaban en otros. Era un efecto sin causa,
mí, pues ya todo me da igual». El abogado miró el cheque y miró el revol- era una huida de este efecto sin causa. Al igual que los que escucharon su
ver, tomó un cigarrillo entre sus manos como hacía habitualmente y dijo «Por historia, él sólo experimentó una oscura curiosidad y un atormentado e infe-
supuesto que atenderé a sus deseos, déme el documento». El hombre abrió cundo rondar en torno a la nada de ese abismo, en torno al silencio de su
su cartera y comenzó a buscar, tentó con la mano, buscó, volvió a tentar, la billete.
cartera estaba vacía, había perdido la hoja. Pero permítasenos decir algo con un tono diferente acerca del tipo de
Así contaba el muniqués, su enormemente decepcionante historia, se veía Múnich que al final resultó tan comunicativo. En nuestra actualidad, esta época
cómo temía ser rechazado de nuevo. Aunque resultó dificilmente comprensible, vacua, descarriada y burguesa, hay muchas personas que al igual que el narra-
él prosiguió educada y sentenciosamente su relato. A pesar de que no se podía dor de esta historia van por la vida titubeando como si fueran niños junto a
leer lo que decía la hoja, aquello tuvo un efecto. Como al abogado y a aquel adultos. Todos los adultos saben algo que él no sabe o también: es algo que
pobre hombre, aquel asunto no resuelto seguía intrigando a la compañía, como adulto no ha descubierto, algo que le ha pasado inadvertido a su sobre-
100 ERNST BLOCH HUELLAS 101

cargada mirada cuando él se despide de un cuarto de alquiler, es algo que se muerta, si nos damos cuenta, se crea cierta conciencia que nos desaconse-
le olvida o que le queda oculto en su malestar cuando no encuentra la frase ja el retorno. No sólo se siente que la propia existencia no puede disfrutar
adecuada para expresarse y que en el momento anterior a que se desvane- de la luz del día, sino que también la oscuridad del momento evocado se
ciera de su memoria le parecía enormemente importante. El muniqués, sin interfiere de un modo tentador y destructivo entre nosotros y nuestro
considerarse nada especial, creía encontrarse así en una suerte de iniciación recuerdo. Con la carta se perfila en la memoria que lo inmediato se puede
que normalmente sólo se conoce de un modo sexual, pero que aquí era exis- ir esclareciendo cada vez más, que la imagen puede madurar depués de ser
tencial. Un individuo tan peculiar puede llegar a ser, con su historia abiga- recogida. Y es que, en la medida en que nos otorgamos valor a nosotros mis-
rrada y loca, como un personaje de novela, un personaje que está curiosean- mos, no sólo aprobamos nuestra vida, sino que también le damos consis-
do. Como el personaje está ocioso y solitario, presta atención a todo tipo de tencia por medio del recuerdo, pasamos revista a las tropas de lo que ha sido
impresiones y expresiones, aquellas en las que un hombre lleno de solidez, como si fueran una hilera de imágenes. Pero como no pudimos hacernos pose-
gracias a Dios, no repara. Tan pronto como el muniqués escuchaba casual- sión del instante debido a la intensidad de su llama, su imagen tampoco es
mente una frase que no entendía, en él se despertaba la sospecha de que esta la correcta. Cuando hacemos este retorno, se nota la presencia de lo que enton-
contenía algo importantísimo, algo que el destino le deparaba para que siguie- ces vivimos, pero somos mucho menos conscientes de nosotros mismos y
ra su rastro. «Ütros saben, quizás todos, que no se puede sacar nada en claro estamos más vacíos de sustancia salvada.
de frases de ese estilo y, por lo demás, tampoco quieren hacerlo. Yo no estoy
de acuerdo y consumo mi vida porque no sé en qué consiste este importan-
te asunto ¿Qué podría hacer si no?» Así el billete seguirá perdido, seguirá LA FIRMA DE POTEMKIN
siendo la búsqueda de un enfant perdu falta de una oficina de objetos perdi-
dos. En lo tocante a esta narración insatisfactoria, nadie debe sentirse dis- Había horas en las que el príncipe Potemkin no dejaba entrar a nadie a
pensado de sus efectos - así como el que se extingue en la muerte. Esto no su cámara. Reinaba una tranquilidad mortuoria en ella. Nadie sabía lo que
es en absoluto agnóstico-. Es cierto, no obstante, que el agrimensor K. no se traía entre manos. Cesaba toda actividad, los consejeros se daban al ocio,
podía reconocer que se expidiera una orden de arresto contra él. no había más audiencias, la cima de la montaña estaba llena de nubes. En
una ocasión en que la imposibilidad de aceso al príncipe se hacía más larga
de lo habitual, llegaron unos documentos muy urgentes. No era preciso que
INSTANTE E IMAGEN el presidente los viera, pero era necesaria su firma. Los consejeros estaban
en la antesala, y ninguno de ellos se atrevía a entrar corriendo el peligro de
Cuando somos opacos, notamos mucho menos las cosas que ocurren. perder su puesto o de ser deportado. Transcurrió cierto tiempo hasta que un
Esto le ocurrió a una muchacha que fue a recoger a un amigo con quien no joven funcionario, de nombre Petukov, vio que aquélla era la gran oportu-
se encontraba hacía mucho tiempo. Al entrar en su domicilio, recibió una nidad de su carrera. Tomó la cartera de documentos y entró a la cámara del
carta atrasada que le había escrito su amigo. Inmediatamente la muchacha presidente. Todo lo hizo de un golpe, no llamó. Potemkin estaba sentado,
dejó de hablar con él y se puso a leer aquellas palabras escritas que para ella despeinado, con la mirada perdida y mordiéndose las uñas en un rincón de
eran más importantes que las dichas. Incapaz de hacer frente a lo inmedia- aquel cuarto que estaba parcialmente en penumbra. Sin decir una p~labra,
to, la muchacha huyó al amor en forma de carta. Huyó de la vivencia pre- Petukov puso ante él los documentos y le dio la pluma al príncipe. Este se
sente y marchó hacia lo externo, hacia el recuerdo o hacia lo ya fijado que quitó el puño de la boca y firmó diligencia tras diligencia, con los ojos ador-
suplió la vivencia inmediata. Aquello le resultaba más fácil de ver que el milados, una detrás de otra. El funcionario salió de la cámara: «¡Victoria!
aquí y el ahora, ante los cuales se nos interpone un velo y a los cuales no El príncipe lo ha firmado todo» dijo mientras mostraba las actas. Llegaron
podemos detener. Mas cuando somos más fuertes y vitales, el ahora se puede las correos para hacer llegar los despachos a los gobernadores generales de
hacer vacuo para nosotros. Recordemos lo que decía el padre a la hija que Moscú, Kiev, Odessa... Pero antes de que se acabaran de lacrar todos los sobres,
reencontró «¿Por qué eres tan pequeña?». Un fragmento de esta experien- un funcionario algo más veterano tomó el documento que había sido envia-
cia pertenece al instante vivido en el que se ven las cosas de un modo inme- do desde su distrito. Se quedó atónito, tomó los otros papeles y los mostró:
diato, sin carta alguna. Es conocido el deseo de volver siempre al mismo sin duda alguna habían sido todos firmados, pero en la parte inferior de cada
lugar donde vivimos o comenzamos una experiencia feliz. Cuando la una de las hojas de puño y letra del príncipe Potemkin estaba firmado: Petu-
amada que trajo esa felicidad está muy lejos, no la podemos hallar o está kov, Petukov, Petukov...
102 ERNST BLOCH HUELLAS 103

Puschkin, que nos cuenta la historia en estos términos 23 , no sólo dedi- nobody, en el que poco antes y repentinamente se había convertido. Él no
ca el muy inquietante documento a la melancolía, al meditabundo, al que tenía una profesión prosaica como la de juez o la de jefe de ventas con la
se revuelve en la niebla, a esa cabeza en innominada penumbra que toma el que sería mucho más importante de lo que era. Él pertenecía mucho más a
nombre de Petukov, porque allí al menos se mueve algo. No sólo a esa cabe- la gente errante y también poco notoria y poco tenida en cuenta, esa gente
za iluminada por una luz amarillenta que hace que todos los nombres se con- que disfruta en muy pocas ocasiones de la leche y la miel. Ellos se arras-
fundan, Petukov o Potemkin, qué más da. En tanto que la historia trata del tran, saltan, hacen piruetas y acrobacias en los límites de eso que el burgués
príncipe Potemkin, hombre feliz y afortunado, en tanto que los afortunados llama el pueblecillo de los artistas, el pueblecillo de los que no llevan una
(no sólo los déspotas) se vuelven melancólicos en la cúspide de sus vidas vida monótona. Sin embargo el hombre que se quedó temporalmente sin nom-
(además, si son ambiciosos y sueñan con el esplendor, se hacen maniáticos bre nos hace pensar, pues nada más volver a la conciencia retornó a sí mismo
con mayor facilidad), esta historia muestra a qué poca altura puede uno remon- y no a nada diferente ¿Es su vida de todas las noche el papel al que se ajus-
tarse desde esa niebla que es el hombre, cómo su nombre y su carácter a menu- ta, es el papel por el que recibe su pasaporte y su licencia de trabajo? ¿no es
do permanecen solitarios como una isla, quizás una isla más firme que la nuestra definición bajo la cual se nos hace visible su profesión totalmente
de Potemkin, pero también oscura e híbrida. Esta historia muestra que aque- errada? ¿No hay también en el que tiene un buen puesto, y en consecuen-
llo que llamamos cielo está pintado a la escala del tiempo más feliz, pero cia, un buen nombre, un innominado oculto, uno al que no se le cantaron
que más adelante para algunos consiste en llegar a ver una serie de momen- nanas cuando estaba en la cuna, por no hablar de todos aquellos manipula-
tos que sobresalgan de la niebla de la existencia, de la melancolía de la rea- dores que lo utilizaron cuando se hizo mayor? Antes se creía que los ban-
lización. didos raptaban a niños para hacerlos miembros de sus bandas, para dege-
nerados. Esto es algo más que un cuento de viejas si reflexionamos sobre
lo que hay dentro de nosotros . Si sale a la luz alguna ese Augusto tonto, o
INCÓGNITO PARA SÍ MISMO tal vez listo, que aún no se ha manifestado. «No lo sé, no lo sé» : esa confu-
sión de sí mismo ese olvido del documento de identificación, esa debilidad
El asunto no tenía mucho que contar, pero tenía su miga. Fue sólo un y ese ataque fueron enfermizos. Sin embargo, ese feliz momento del ah que,
accidente de trabajo que tuvo lugar en un circo que por entonces actuaba en tarde o temprano llega, en el que somos Augusto o tal vez otra máscara de
la ciudad. El payaso Augusto había acabado su pausa y subió por la rampa rostro oculto, no es siempre saludable y reparador de nuestra identidad. El
para proseguir la función. El domador le preguntó como habitualmente: «¿Qué tipo del circo alcanzó esta intuición in nuce cuando comenzó a pensar en sí
busca usted aquí?». Augusto le contestó que buscaba al señor Table d'hüte, mismo y quizás alguno de sus espectadores lo entendieron incluso de un modo
que, según le habían dicho solía comer allí. Esa respuesta estaba ya conve- comprensivo. Muchas personas llevan un pasaporte falso, justo el que es legal-
nida al igual que la subsiguiente pregunta del domador: ¿quién es usted y mente auténtico.
cómo se llama? A esa pregunta le iba a seguir una respuesta consabida, pero
entonces Augusto, no sólo perdió el hilo, sino también la conciencia de sí
mismo. Empezó a tambalearse, se envolvió en sus propios brazos y empe- EL TEMA DEL OCULTAMIENTO
zó a susurrar con una voz distorsionada: «No lo sé, no lo sé, no lo sé». El
domador siguió con el guión establecido: al menos debe saber usted cómo Ante los otros lo más que podemos es aparentar. De vez en cuando pode-
se llama y quién es. Preguntó esto varias veces. Fue en vano. Aquel Señor mos ir dejando traslucir algo, pero es dudoso que esta mitad que se va abrien-
Nadie calló ante el honorable público y la titulada nobleza circundante dejó do sea la correcta. Y es que no es sólo oscuro el ahora en el que nos encon-
de reír hasta que quien había perdido el nombre gritó en esta ocasión atur- tramos, sino que sobre todo es oscuro porque nos encontramos como vivientes
dido: no, yo soy un payaso y mi nombre es Augusto el tonto. Las lágrimas en este ahora en el que realmente somos. En este ahora y bajo la forma de
empezaron a caerle por el rostro, la vida cotidiana y la vida de todas las noches este evanescente ahora vive el evanescente ser humano según su movimiento
se había adueñado de él. Augusto el tonto volvía a recordar al don nadie, al temporal y su temporalidad interna. De esta instantaneidad se deriva la mul-
tiplicidad. A partir de esta instantaneidad se configura el ser individual en
el que no entra con facilidad ningún extraño y en el que uno entra rara vez
23
La fuente de Bloch es la antología de Alexander Puschkin, Anekdoten und Tischges- y de un modo impropio. Cuanto peor, es decir, cuanto más egocéntrico, es
priiche, Munich, 1924, p. 42. un hombre, más oscuro será, pero precisamente por ello: no puede saberse
104 ERNST BLOCH HUELLAS 105

nunca nada de ese interior, no puede verse nada en ese interior y ni siquie- gón lo atrapó y le desgarró el pecho. Aquella noche el muchacho estaba sen-
ra se puede dirigir la mirada en esa dirección. Si el ser del h~mbre_es rele- tado en su casa para cenar y las colas de zorro de la puerta fueron de nuevo
vante, es decir, no evanescente, sino recolector de fuerzas ex1stencmles, es consagradas contra los demonios cuando se encontró el cuerpo destrozado
algo que ante los demás no quedará claro, pues, _este ser tiene de todos mo~os del arrendatario.
su patio interior, justo situado en torno a la clan dad, en parte porque los OJos Por el contrario la historia que sigue trata del incógnito de la luz, sin espí-
no están preparados, en parte porque esa profundidad tiene todavía muy pocos ritus. Es una historia con la sobriedad de lo que siempre es posible y puede
habitantes para no ser individual y solitaria. Este es el auténtico incógnito ocurrir de un modo verosímil. Me estoy acordando de un libro para niños,
fructífero, en cuyo esclarecimiento estriba toda la cuestión, no el falso, el El espía de Cooper 25 . Se trata de una historia que transcurre durante la gue-
del aburrimiento que nada tiene que decir. Queremos contar algunas peque- rra de indepencia americana, la batalla entre los rebeldes uniformados de
ñas historias, acerca de ese incógnito auténtico, en el fondo pequeñas mues- azul y los ingleses con sus casacas rojas. Un vendedor ambulante venía desde
tras: chinas, americanas, judío-rusas. Ya en la pequeña historia china con la hacía bastante tiempo a ofrecer su género a los azules, sus artículos eran bara-
que empezaremos, se puede encontrar un ejemplo de respeto al oc~ltamiento. tos y él era muy valorado por las bromas que hacía. Sin embargo pronto se
Empezamos nuestra narración: en una ocasión unos campesmos fueron empezó a comprobar que cada vez que Birch se dejaba ver por aquellos para-
sorprendidos en el campo por una tormenta. Se cobijaron en un henal, pero jes, los ingleses atacaban los flancos más débiles. Esto ocurría cada vez de
los rayos en lugar de dirigirse hacia otro lugar apuntaban en torno a la caba- un modo más frecuente y al final no hubo duda; el aparente vendedor era
ña. Entonces los campesinos dedujeron que los rayos estaban señalando a un espía, las tropas fueron avisadas y se puso precio a su cabeza. Los dra-
uno de ellos y convinieron en dejar colgados sus sombreros en la puerta. gones del teniente Dunwoodie consiguieron atrapar al traidor en una gar-
Aquel cuyo sombrero cayera primero, debería salir para ser alcanzado ganta situada entre las posiciones americanas y las inglesas. En su cartera
por los rayos. Así no morirían inocentes por ~ulpa ~e un pecador.. Apenas se encontró un salvoconducto del cuartel general inglés para que las tropas
habían colgado los sombreros, una ráfaga de v1ento h1zo volar y aleJarse por de su majestad no impidiesen ningún movimiento al vendedor Harvey Birch.
el campo el sombrero del campesino Li. De inmediato expulsaron al c_am- Encerrado en un granero con toda su mercancía y custodiado por un centi-
pesino Li y en ese preciso instante un rayo cayó sobre la cabaña, pues L1 era nela, el vendedor estaba esperando ser colgado a la mañana siguiente. Un
el único justo. predicador de aspecto siniestro que estaba entonces por aquellos lugares
Si aquí aparece el virtuoso, en otra historia que admirablemente com- fue a visitarlo a petición suya. El predicador fue aquella noche al granero,
piló Richard Wilhelm 24 se esconde el malvado. Volviendo del campo, un arren- apeló a la conciencia del pecador y comenzó a cantar un salmo. Sólo de vez
datario se detuvo junto a un arroyo para dar de beber a su caballo. Entonces en cuando se oía gritar o susurrar al vendedor. Al amanecer ya reinaba la
vio poco más allá a un dragón, que en parte quedaba oculto por la maleza y tranquilidad. El religioso abrió el portón y preguntó al guardia «¿Buen amigo,
empezó a echar llamas por su boca y su nariz. El arrendatario volviendo a tienen en su campamento el libro Los últimos momentos del criminal cris-
montar en su caballo huyó por el bosque y corrió al galope entre los árbo- tiano o consuelo para todos los que deben morir de un modo violento?». El
les y no puso al animal a ir al paso hasta que no avistó su pueblo. Entonces guardia movió la cabeza riéndose y dijo «No, pero debe ser un buen libro»
se cruzó con el hijo de su vecino, un muchacho de diez años que iba en direc- El predicador dijo con palabras atronadoras «Impío pecador, ¿no temes a
ción al arroyo; el arrendatario subió al muchacho al caballo, lo sentó detrás Dios? Tomaré mi caballo y partiré a Yorktown a casa del predicador, para
de él, le habló del monstruo no sin volverse por si el dragón pudiera estar ver si tiene el breviario», una vez más volvió a escucharse como gemía y
escuchándolos. El muchacho se apretó contra el jinete lleno de miedo y le aullaba el vendedor, los guardias descorrieron el cerrojo y el predicador montó
preguntó:«¿Tenía grandes ojos el dragón? ¿se oía como chirriaban sus_ dien- a su caballo y partió. Cuando llevaban al vendedor al patíbulo, el predica-
tes? ¿la llamas salían de su nariz mientras bebía agua?». El arrendatano lle- dor aún no había vuelto, en este caso sería el teniente quien leyera la ora-
vaba al muchacho a su casa, donde siempre permanecía en el interior del ción. Pero el religioso estuvo puntual a su cita, demasiado puntual, pues a
cuarto, pero el muchacho no lo dejó: «Mira las muecas de mi cara. ¿Era este la luz del día se le reconoció como el vendedor, mejor dicho con las ropas
el aspecto del dragón». El arrendatario se volvió enojado y entonces el dra- del vendedor atado y amordazado, mientras que Harvey Birch llevaba ya

24 Richard Wilhelm (1873 -1930), sinólogo, misionero y profesor de chino en Francfort


" The Spy de James Fenimore Cooper (1789-1851 ), novela por la que Cooper recibió el
que tradujo importantes obras de la literatura clásica china. sobrenombre de Scott americano.
106 ERNST BLOCH HUELLAS 107

mucho tiempo a salvo. Pasaron unos meses, las tropas americanas, bajo una aparece en todo lo oculto y poco vistoso, se trata de un hombre y no de un
dirección incomparable, avanzaron y consiguieron una victoria decisiva sobre espectáculo, así esta historia jasídica es más profunda de lo que aparentaba
el general Clinton en Yorktown y en el feliz octubre de 1781 comenzaron y más profunda de como el rabino Rafael de Belz concibió la singular expe-
las negociaciones de paz. La América libre eligió al mejor de los hombres riencia que tuvo.
como presidente. Muchos que se habían mantenido tibios recibían con víto- En una ocasión se le apareció en sueños un ángel: «¿junto a quien me
res a la república, los proscritos recuperaron sus derechos ciudadanos, sólo sentaré allí?», le preguntó el rabino. «Te sentarás junto a Isaac Leib de Lodz»-
los traidores fueron excluidos de la hermandad general. Birch había des- dijo el ángel y se marchó. Por aquel entonces el rabino Rafael era conoci-
aparecido, sólo de vez en cuando se oía que bajo otro nombre se había escon- do por su piedad y por su conocimiento de la ciencia oculta en todo Israel.
dido en los nuevos asentamientos del oeste o del norte. Años después, una «¿Junto a quién me sentaré allí? ¿junto a Isaac Leib? No he oído en mi vida
mañana -cuando ya había pasado una generación desde el final de la Gue- ese nombre?». Al día siguiente el rabino enganchó al carro su caballo y se
rra de la Independencia y Washington llevaba mucho tiempo enterrado- puso en camino a Lodz. Era el mediodía del viernes, nada más llegar se pre-
el general americano Dunwoodie cabalgaba junto a su ayudante de campo sentó ante la cabeza visible de la comunidad. Este recibió con grandes hono-
en las cercanías de Niágara, donde había tenido lugar una última escaramuza res al prestigioso cabalista, pero no pudo darle información alguna acerca
con los casacas rojas. En un momento en que Dunwoodie decidió cambiar de Isaac Leib. El rabino hizo una visita guiada por Lodz, aquella ciudad edi-
la marcha a su caballo, vio para su asombro un civil muerto, tal vez un fran- ficada en madera que por aquel entonces todavía era un pueblo. Las primeras
cotirador o un despojador de cadáveres que no había tenido suerte en su empe- estrellas empezaron a verse cuando estaba ante la puerta justa y se alegró
ño. El general se apeó y vio aquel cuerpo ensangrentado y en descomposi- de celebrar la entrada del sabbat con aquel hombre piadoso. Pero Isaac Leib
ción, era el de un hombre que llevaba mucho tiempo proscrito, el del espía no estaba en casa: «Está ocupado», dijo con una mueca irónica una vieja
al que él, el entonces teniente Dunwoodie había encerrado en el granero. Le mujer que estaba en la calle. «¿Está ocupado el viernes por la noche?». El
dio al cadáver una patada para ponerlo boca arriba sobre toda aquella sucie- rabino no sabía que decir. «Entonces, lo esperaré en casa» Estuvo un buen
dad. Al muerto se le desprendió del cuello una cadena de la cual colgaba un rato sentado en aquella habitación y recordó su sueño, miró aquellos pobres
cofrecillo de estaño. El ayudante le hizo una seña al general para que repa- muebles y le vino a la mente la frase del rabino Eliazar: «el hombre es más
rara en ello y, para su sorpresa, Dunwoodie encontró allí una hoja de papel fácil de salvar que de alimentan>. Pensó en el sabbat del más allá y en aquel
amarillento. Empezó a leer y sus labios empalidecieron. En la hoja estaba con el que lo celebraría, el que vivía allí. Pensó en Gedeón, que detuvo el
escrito con una caligrafía bien conocida: «Circunstancias de las que depen- sol, pensó en la pequeña jarra portada por la viuda, pensó en David y en Jona-
de el bienestar de la nación me impiden que se revele lo que exclusivamen- tán. Entonces apareció Isaac Leib, un hombre que cojeaba, viejo y aparen-
te yo sé. Harvey Birch pasaba por ser un espía al servicio de Inglaterra, así temente borracho. Apenas vio Leib a su huésped le preguntó desconfiada-
consiguió confundir al enemigo y de ese modo hacerme llegar a mí las más mente si quería hacer algún negocio con él. «No, Isaac Leib, he venido a su
importantes noticias sobre sus planes. Tampoco después de la guerra no pude casa porque ... ». El rabino no pudo seguir, pues Leib ya había empezado a
revelar la verdad, para restituir a un hombre que rehusó toda recompensa, comer algo sin haber rezado la oración previa. «Pero, Isaac Leib, no ha ben-
un hombre con el que la patria está muy en deuda y al que llamo con orgu- decido los alimentos». Aquel infeliz negó con la cabeza y dijo que había olvi-
llo mi amigo. Como los hombres no pueden retribuirle como se merece, que dado sus oraciones, por lo que el rabino oró por él. Cuando después de aca-
Dios le pague por todo lo que hizo. George Washington». El general Dun- bar la comida y de que Isaac Leib hiciera muchas invitaciones, ninguna de
woodie puso su daga sobre el pecho del finado, el espía fue llevado al cam- las cuales era a comer ni a hacer un negocio, el hombrecillo se enfureció y
pamento y fue sepultado entre salvas de cañón y envuelto en la bandera. echó a su huésped de un modo iracundo y con muchas maldiciones de su
Y ahora un buen modo de enseñarle a los niños a respetar la oscuridad casa. Entonces el rabino se encontró en la calle y ante su propia imagen en
del otro y a no juzgar a nadie sin más. Si dividimos esta historia en dos, por el espejo. «Así que junto a este gran pecador me sentaré allí. Realmente,
un lado lo que es y por otro lo que representa, una historia jasídica-rusa, pro- Dios, tienes curiosas ocurrencias» y cayó desmayado. Cuando se hizo de
sigue con decisión nuestro tema, por cierto en el tono menor que ya había- día un hombre lo encontró, él le indicó el camino al albergue, allí le pidió
mos encontrado en la historia del mendigo que se refugio en la casa de ora- al mozo que le unciera el caballo y así ponerse de regreso hacia Belz. Que-
ciónjasídica, uno recuerda al mendigo y a su narración del rey que soñó ser. ría renunciar a todos los honores y mortificarse, para que Dios le mostrara
Uno se acuerda igualmente del desconocido maestro de la oración que al sus grandes pecados y tal vez lo perdonara. De un modo absolutamente apá-
final aparece tan insignemente representado. Pero la auténtica grandeza tico se sentó en el carro y no se dio cuenta cuando llegó a un río de que el
,.....

108 ERNST BLOCH HUELLAS 109

agua había experimentado una gran crecida y casi se llevaba el puente. Sólo se sabe qué son los hombres, los hombres a medias y los hombres comple-
pudo apoyar la mitad del carro sobre los tablones. Afortunadamente logró tos; se revela lo oculto que siempre es lo oculto para uno mismo. Aparece
pasar. Entonces oyó ruido procedente de la orilla que había dejado atrás y la posible gloria, que, cuando se manifiesta, es gloria humana o perteneciente
vio que allí estaba Isaac Leib. «No puede pasar, el puente está roto» -gritó al hombre. Tolstoi nos dice que esa llave es para todos la muerte; pero es
el rabino-. Isaac Leib arrojó su caftán al agua y avanzando transversalmente dudoso que esto nos baste.
cruzó el río y llegó a tierra. «Me ha gustado mucho la oración -dijo Isaac
Leib- escuché algo así de boca de mi padre, pero mi frágil memoria me
ha impedido recordar las palabras». «Isaac Leib» -dijo el rabino lloran- SÓLO UNA LLAMADA
do- «¿qué puedo enseñarte yo a ti? Dame tu bendición». Isaac Leib movió 1

la cabeza, le impuso las manos al rabino que se había arrodillado, volvió a Si no fuéramos de ningún modo, no estaríamos en lugar de nadie. Pero
arrojar su caftán al agua y regresó cruzando el río y mirando atrás. El rabi- esa mitad en la que nos encontramos, puede ser fácilmente perturbada desde
no Rafael se sintió muy consolado y volvió a la ciudad santa de Belz. fuera. No es tan insignificante ni tampoco está suficientemente concentra-
Si esta historia no es nada, dicen los narradores en África, pertenece a da para hacerle resistencia. Y esto nos molesta, pues burla a la muerte y nos
aquel que la contó. Si esta historia es algo, nos pertenece a todos. Pero es dispersa mucho más de lo que sencillamente es. Un toque de nudillos en la
cierto que nadie comprende del todo su significado, nadie saca nada en claro puerta que nos despierta o que nos sustrae de un arduo trabajo, no sólo nos
de ella. Esta historia no acaba con la de este extraño hombre que primero sobresalta, sino que nos fastidia y nos debilita. De la muerte se puede decir
se expresa incorrectamente, luego se equivoca en los síntomas y finalmen- algo parecido a estas interrupciones. El trabajo arduo no basta para absor-
te en los acertijos. Ni los rasgos, ni los hábitos le muestran a Isaac Leib lo berla, sino que nos hace más sensibles a ella. Y el rasgón que ella hace no
sobrenatural, ni tampoco los bienes reconocibles. Los frutos que él lleva le nos lleva a nosotros, por el contrario, no da acceso a nada bueno. Se puede
hacen intuir algo, pero no reconocer nada. El cambio en las aguas, que en sentir ya algo intemporal cuando de un modo débil y probablemente falso
el mundo cabalístico y en otros ámbitos tiene un significado mágico, no tiene aparece y queda estancada en nosotros. Los amigos se convierten fácilmente
un significado concreto. En los tres viejos del cuento popular de Tolstoi, que en extraños, se muestra qué somos y qué son para nosotros cuando ese golpe ¡;
tiene bastante en común con la historia jasídica, y que también cruzan el ligero e incómodo se deja oír. Uno nota que le queda mucho por hacer, nota 1•
agua, concretamente el mar en una nave, para aprender el Padrenuestro, todo que no va a acabar como le gustaría. N o es siempre el esperado quien llama
es más explícito y también está más enérgicamente propuesto: «Entonces a la puerta.
para siempre rieron y brillaron como las estrellas en el cielo». Tenían pues
el aspecto que se espera encontrar en alguien piadoso y permanecen junto
a Jesús. Pero en el incógnito de Isaac Leib no hay nada que se abra, quizás EL GORRO DE NOCHE
hay realmente una llave y una casa a la que acceder, pero la llave no se gira,
no abre la puerta del ángel en absoluto, ni siquiera la entreabre, quizás por- Cualquiera ha tenido esa experiencia y la ha rehuido cuanto antes. Se
que es real. Es muy jasídico que los maestros de los que dependa la vida ha hecho una pequeña herida durante un solitario viaje cuando se lavaba las
estén ocultos y quizás también lo estén para sí mismos, quizás saben que manos. Una esquirla que no era del mejor metal se introduce profundamente
son grandes, pero no lo sienten así. Y, sobre todo, en lo tocante a la última en la piel. Pero uno no sangra o en todo caso sólo tiene un derrame interior,
iniciación a nuestro sí mismo, en pocas historias el incógnito pertenece al así que no ha de usar pañuelo de bolsillo alguno y no siente molestias por
hombre perfecto, frente a todas las determinaciones psíquicas, sociales y reli- la tarde. Cuando está anocheciendo el hombre no tiene nada mejor que hacer
giosas, se mantienen de un modo tan intranquilizador y extraordinariamente que bajar al jardín del Kursaal, se está repesentando una función de verano
concienzudo. Hay fuertes caracteres, confiados rostros y gestos: pero no están está allí montado, se trata de un espectáculo de variedades de segunda para
libres de una última indeterminación (que mantienen incluso ante sí mis- un par de ociosos que andaban por allí. En este momento hay en e~ escena-
mos). Están perfilados pero no clausurados. No hay nada significativo que rio un hombre en chaqué que está torturando a unos perritos: perros de lanas
haya salido de esta estrecha abertura, tampoco al gran iniciado se le revela y foxterrier que saltan a través de ruedas o que entran en casitas de las que
el momento pregnante de su ser mismo, es decir de nuestro ser mismo, por luego han de salir o se visten con ropa de dormir y se meten en lechos, se
no hablar del rabino que primero entiende mal y luego intuye, pero nunca sientan sobre pequeños barriles y hacen numeritos similares. Hay que aña-
conoce. Más tarde o más temprano, dice Tolstoi, se tiene constancia de todo : dir aquí que el huésped, que no tiene ni idea de lo que son las enfermeda-
110 ERNST BLOCH HUELLAS 111

des, sin embargo, o más bien tal vez por eso, tiene un envenenamiento de de las rocas y de las paredes de las montañas, como si fueran algo brillante,
sangre en su mano. El sabía lo que es una infección o al menos tenía noti- si no auténtico. El interior de la pared sólo era pequeña, pero los sentidos tras-
cia de lo que eran sus síntomas y le daban miedo. Ahora los animales están tomados veían en ese interior algo que parece sumamente importante. El exi-
formados desfilando de un modo estúpido, con sus patitas sobre el lomo del tus, el éxodo o un símil al respecto viene a nuestra mente como ilustración
pobre perro de delante, la música se hace más briosa y el público ríe. Pero del tema que nos interesa, más allá del lecho o en el pequeño alejamiento
en medio de esta brillante escena, él siente un agudo dolor en el brazo, por que supone la partida. Ya la manifiesta incapacidad de todos los seres huma-
eso la taza de café que sostenía cae tintineando sobre el platito. Este ins- nos, incluso de los más confiados y ricos en su interior, de ir hablando de
tante le recuerda sus heridas, sobre todo le recuerda aquella tarde cuando cualquier cosa cuando se va del vagón al andén o viceversa, estriba en que
estaba viendo aquel estúpido y repulsivo espectáculo de las bestias del entor- el que se queda se ve como un huevo y el que parte como una flecha. Entre
no. En un ambiente así se puede reventar, si se tiene mala suerte. El peque- ambos se crea un espacio distinto y una suerte de aislamiento sonoro con diver-
ño peligro tenía todos los componentes necesarios para conducir a la muer- sos contenidos, otra longitud de onda, otras figuras ... Además el que parte
te, a la decoración sajona del lecho de muerte. Lo vacío, lo insípido, lo habitualmente se siente orgulloso el que permanece se queda melancólico.
esmirriado, lo blanquecino lo saludan desde el escenario con un gorro que Cuando se produce la llegada, ambos están en la misma situación y tienen el
es la bandera de la muerte. Por supuesto que el huésped está tan sólo en una mismo humor, pero lo que varía es que el huésped está cegado por un nuevo
fase previa de sus sentimientos y estos todavía no le afectan, pero él los per- día, mientras que el anfitrión se siente capacitado para enseñarle algo. Si se
sigue, como ellos los persiguieron a él y vuelta a empezar, hasta que se remon- observa una llegada no habitual, por ejemplo la de un gran navío al que nadie
te a los pañales, a los braserillos y a las mujeres que lo cuidan yendo de un esperaba, con la posible vacuidad de la decepción se mezcla un fenómeno
lugar a otro. Aquí había un fragmento de auténtica extrañeza; era un desca- especial y que nos conmueve. Pues el orgullo del que parte, en el que ya está
rrío, pero no hacia la aventura, sino por el contrario, a la lejanía de las per- la fortuna, el orgullo de la muerte, resuena y está aquí satisfecho por el triun-
sonas. El kitsch pequeñoburgués se aviene bien con la papillita mortuoria fo de la llegada. Sobre todo cuando el barco es recibido con música; luego
que se le suministra al niño. algo del júbilo por (la posible) resurreción de todos los muertos se esconde
en el kitsch (no precisamente en el kitsch pequeñoburgués).

PEQUEÑA EXCURSIÓN
TERROR Y FELIZ PRESENTIMIENTO
También el que se queda dormido, se queda sólo y puede muy bien ser
como uno que viaja. Nos gustaría estar sentados despiertos con la pared detrás Todavía nos cuesta pasar al otro lado. El sueño conoce también abismos
de nosotros y mirando el local. Pero es sorprendente que, cuando estamos glaciales que son probablemente algunos en los que caemos y no brillamos.
dormidos, la mayoría se pone de cara a la pared, a pesar de que así le volve- Allí dentro se espesa el aire y la luz apenas se deja ver.
mos la espalda a la estancia, la cual se convierte para nosotros en algo des- Una mujer no muy sana soñó lo siguiente: ella, que no podía moverse,
conocido. Es como si la pared repentinamente nos atrajera y la habitación vio cómo se le acercaba una vieja que reía con una mueca horrible, agitaba
quedara paralizada, es como si el sueño descubriera algo en la pared, algo a sus brazos y tenía los ojos abiertos de par en par. Se iba aproximando cada
lo que correspondiera la mejor de las muertes. Es como si, más allá de cual- vez más y susurraba: «no tienes por qué temerme, no tienes por qué temer-
quier molestia y extrañeza, dormir nos enseñara a morir. Después el esce- me, no tienes por qué temerme». En este momento no despertó la mujer, no
nario parece otro, abre la apariencia dialéctica de haber llegado a la patria. recuperó del todo la consciencia. Los dientes le castañeteaban tanto que se
Sin ir más lejos, un moribundo que se salvó en última instancia hizo la siguien- los hizo trizas, durante muchos días se sintió adormecida. Es dificil creer
te descripción: «Me puse de cara a la pared y sentí que más allá no había nada, que el agudo terror producido por estas visiones tenga que ver con pertur-
que en el cuarto no había nada que me incumbiera, y que lo que buscaba se baciones humanas y conocidas, por mucho que fueran inconscientes, es decir,
hallaba en la pared». Más tarde le pareció al hombre que se había converti- que tenga que ver con deseos y represiones sexuales y de tipo similar. Más
do in statu moriendi en un órgano de la muerte, que la pared avanzaba. El bien parece que los sueños terroríficos son excelentes exploradores de los
moribundo creía penetrar en la pared y creía estar dotado de un nuevo ojo abismos y de las oscuridades, nos ofrecen el terror a lo que va después de
capaz de ver qué había dentro de ella, como si hubiera sido untado con el bál- la vida, es decir el terror a la muerte. Y se puede suponer que estas aluci-
samo del derviche de las Mil y una noches con el que se podía ver el interior naciones representan posibilidades oscuramente utópicas de aquello que nos
112 ERNST BLOCH HUELLAS 113

resulta incógnito o aquello que nuestro incógnito espera (si es que no ha sido Pero incluso en la vigilia hay ciertos brillos que no llegan a ser esplen-
suficientemente valorado y aclarado). También el fantasma del sueño que dor. ¿Quién no recuerda al niño que se siente feliz por haberle dado su paga
hemos descrito parece muy real, especialmente en la contradicción apreciada semanal a un vagabundo? Incluso en una vivienda vacía se siente alegría
entre su risa y sus brazos por un lado y sus palabras por otro. En ocasiones, cuando a ella llama un extraño, incluso asomarse a una ventana proporcio-
al ver algunas truculentas imágenes y al ver despreciables y horripilantes na una alegría con la que no llega a rivalizar ni siquiera el primer amor. Es
imágenes de fantasmas, se pueden cantar nanas. No hay nada que desde lo una alegría grandiosa por lo insignificante, es como si el movimiento de una
conocido, lo inmanente y lo asequible dé pie a estas imágenes. Ellas son más mano hubiera hecho que algo apareciera. Era una alegría que tenía una pre-
bien el producto de una memoria mítica, pero precisamente por ello son dema- cisa mística como si el sueño hubiera podido dar lugar a una realidad. Kant
siado fuertes, demasiado ajenas y sobre todo son muy actuales. "- en sus lecciones sobre psicología habla de los órganos morales y sobre lo
Es mucho más raro que el otro lado nos traiga alegria que nos devuelva a curioso que era que la facultad no práctica condujera a un actuar ético en el
casa. Esta alegria está en el sencillo placer producido cuando estamos ante hombre. Pero, continúa Kant, al igual que el niño ya cuenta en el vientre de
sus muros, en la felicidad por la partida, en el orgullo por la llegada. Esta es su madre con pulmones y estómago, aunque esos órganos no le sirven para
alimentada por insospechadas fuentes. Lo mismo ocurre con el sueño de terror nada en el estado en el que se encuentra, también el hombre posee órganos,
y al igual que éste no tiene ninguna explicación aparentemente satisfactoria. que aunque están atrofiados por la desconfianza de este mundo, le sirven
El miedo por las imágenes terroríficas se compensa por otra parte con el cáli- para su destino más alto, para su otra ciudadanía 27 • De todos modos hay que
do relato de la ascensión al cielo de Hannele 26 • En su fantasía febril Hannele hacer anticipaciones de mucho alcance (sirviéndonos de la acrítica metá-
atraviesa el mercado de Navidad, palpa con una risa inefable el espumillón y fora de Kant), para abrir un espacio no sólo a la acción desinteresada, sino
las bolas, oye como un cantante callejero tañe el arpa y la infeliz niña se sien- también al sentimiento de evidencia de ésta, el cual se manifiesta como feli-
te iluminada. Ella se siente llamada y una noble ramita, la de lo indefenso y cidad en el regalo de la paga al vagabundo, como un breve instante que va
humillado, florece. Incluso en el agua donde se ahoga siente la llamada de su más allá de lo corporal y nos da constancia de una buena muerte, de una
Jesús y el sueño febril que tiene en su féretro, que enciende todas las figuras buena vida sobrenatural. Aquí crece una vegetación más tropical de lo que
del deseo de realización, no tiene punto de comparación con la vida real de permiten los límites conocidos de nuestro sujeto (y de nuestro mu~do ); un
Hannele. Es un sueño que no sólo recoge los cuentos escuchados de un día en terror excesivo y una alegría sin fundamentos ocultan su causa. Estas se
q~e todo brillará más, de un presentimiento de plena existencia que baja del encuentran escondidas en el hombre y no han hecho acto de presencia en el
cielo para ella, de un presentimiento de la simple y originaria participación mundo. Tanto menos ha hecho acto de presencia la alegría, que sería lo más
en un paraíso o de la vocación por él. Es cierto que al final volvemos a ver el importante de todo.
desconsolado lecho. Del sueño queda un regusto de engaño que ni el pesimismo
de aquí, ni el ateísmo de allá pueden superar. Sin embargo, incluso con la plena
lucidez de la desilusión, hay un Dios ideal, que visto a la luz del día (o visto EXCURSO: SER HUMANO Y FIGURA DE CERA
de noche), ha desaparecido de toda la escena (de ésta y de la más real). No ha
desaparecido del todo, sino que permanece en la sonrisa que la niña esboza Abajo estaba todo ya silencioso. Calles sobre las que ya había caído la
al ver todos aquellos adornos navideños. Permanece en esos adornos que una noche y por las que nadie caminaba. La caja estaban adormilada, los cuar-
niña po~r~ nunca tendrá o permanece en la gracia de un sueño febril que le tos de arriba parecían vacíos.
ha permitido ver verdaderamente las visiones de un ángel y del cielo a partir Quedaba una hora para cerrar, era el mejor momento para ello. El panóp-
de un escondido reducto. El invierno que es el mundo de aquí no ha podido tico no estaba sobre la plaza de la feria anual, sino en el centro de la ciudad.
ha.cer frente a este reducto. Ha podido hacerle frente tan poco como cualquier En un edificio polvoriento de los años ochenta, como aquellos en los que
pnmavera puede hacerle frente a un torrente de pesadillas o de terrores simi- había vivido de niño. Abajo había plantas verdes dispuestas en grutas arti-
lares, que igualmente están en ese núcleo, en ese reducto. ficiales, todo estaba muy bien controlado por nuestro padres.

26
Hanneles Himmelsfahrt (1893), drama de Gerhardt Hauptmann que narra las visiones " El mencionado pasaje de Kant señala que al ver en nuestra voluntad una tendencia hacia
trascendentes que tiene durante los últimos días de su vida una huérfana moribunda interna- el bien creemos que la naturaleza se está riendo de nosotros, pues tomamos dicha tendencia
da en un hospital.
como inútil.
114 ERNST BLOCH HUELLAS 115

Entraron un hombre y una mujer. La escalera era blanca como el már- ñalando a Marat en su bañera, los desesperados con la cuerda y el mar, la
mol, la balaustrada era de bronce y había una alfombra roja para no caerse. bella bruja en la hoguera ... Una exposición patriótica y po_liciaca que pro-
Estaba inspirada en una casa señorial de mal gusto. Un visitante bajaba miran- ducía una sensación de agolpamiento. Los mismos personaJes eran un com-
do ambas, pero aun cuando mantenía una pierna en alto, no avanzaba. Era plicado cruce entre porcelana en vitrinas y un _vía crucis, co~as ~uertas que
de cera y las personas que subían intercambiaban miradas con aquel caba- eran hombres, siendo tan horrible que se movieran como misten oso_ que no
llero en descenso. Girando en tomo al último escalón, uno se encontraba en se movieran. Sus ropas colgaban en prótesis, en estopa que salía de hilo des-
una gran sala, clara e iluminada. Por así decirlo, allí no había nadie, sólo cosido, pero la cabeza era espléndida, cadavérica, sus ojos brill~ban y su ca:á~­
poco a poco fue llenándose de príncipes, crinolinas, uniformes y gigantes . ter quedaba fijado bajo la lupa del tiempo por la calma y el cnstal de la vltn-
La dama no continuó y su acompañante se detuvo también con la intención na. En un panóptico de este tipo -el hombre los había visto en el cine y ~o
de tener un deleite malvado. Ambos se sentaron sobre escalones y le contó contaba ahora- una pareja de amantes fue incluida una noche ahora. BaJo
el miedo que sintió cuando leyó historias acerca de castillos malditos en los la palmera de un cuarto estaban sentados en una banqueta, estaban situados
que ya nadie vivía, pero, en los que, durante las noches tormentosas había en oblicuo respecto a la coronación de Napoleón en Notre-Dame: con el empe-
luz en todas las ventanas. Pero, ¿qué era aquello?, ¿qué se veía?, ¿qué era rador, el papa, los mariscales arrodillados. En la película el amante b_esaba
aquella luz?, ¿qué brillaba allí? Había soñado con echar una mirada a aque- a la muchacha sentado en el banco y un primer plano enfocaba los OJOS de
lla reunión, con apoyar el cuerpo sobre el antepecho, con poner su cara con- ella. Ahora estos ni se abrían, no se cerraban, sino que se sentían despier-
tra los cristales de aquella indecible sala. También le contó la historia del tos como nunca y gritaban. Pues aquellos ojos muy abiertos veían cómo el
hermano Alí de Las mil y una noches, que ocurrió hace mucho tempo, cuan- emperador Napoleón se movía, el papa lo coronaba y los mariscales de cera
do era joven como nosotros. Le contó cómo entró en una casa encantada en lo honraban durante la noche. Aquí el amor no era más fuerte que la muer-
El Cairo, en la que durante años y años nadie se había atrevido a entrar, pues te, en todo caso, no más fuerte que la muerte que se mueve, como una vida
quien había pernoctado allí no volvía a ser visto a la mañana siguiente. En aparente que de un modo imprevisto se manifiesta como muerte aparente.
esa casa Alí estuvo tumbado en su cama y todo estaba tranquilo, las velas El narrador, en broma, revestía sus palabras del terror que le correspondía
estaban encendidas sobre los lujosos muebles, no había ni una sola sombra a aquel momento y así reforzaba su aura de líder. Entretanto iban pasando
en el cuarto en la que nada pudiera esconderse. Sólo más o menos a media- los cadáveres artificiales y las imágenes de su propio cuerpo se hacían
noche desde fuera, desde lo alto de la escalera se oyó: «¿bajamos, Alí?». Estas ajenas para ellos. A la materia muerta ya no le resulta afín la corpórea.
palabras fueron dichas con voces de niño una vez más y Alí no contestó, Entonces se oye una llamada de abajo, desde la taquilla que pronto se
entonces una cama se elevó sobre el suelo, la puerta se abrió y Alí fue lle- cerrará. El corazón de ese gabinete se llama cámara de los horrores. Allí se
vado en la cama a la sala de la que procedía las voces. Las voces de niño coloca a los bandidos y a los locos como si fueran gafas para ver carne. Pero
eran parte de la escena -dijo el hombre- eran dulces como el clorofor- no sólo puede verse aquí a los criminales, a pesar de que están en su círcu-
mo, pues el auténtico peligro está carente de vida, pero es invisible. Entre- lo, pálidos y pronto sanguinarios, sino que su cercanía a lo anatómico hace
tanto habían subido a la sala y estaban en medio del grupo de sonrosadas ver las llagas y la demencia de su última tortura. Una cabeza cortada, cuya
mejillas, pero de mirada fija. sangre corre por la barba, un ahorcado que se ha mor~i~o la lengua h_as~a
La mayoría estaban ocupados consigo mismos como si de muñecos se desgarrársela - todo está representado en cera en las vitrmas, en los cnmi-
tratase. Sólo alguna figura de cera con un pequeño impermeable permane- nales que nos ofrecen todo esto- . «En nuestro cuerpo hay mucho ~spacio
cía inclinado contemplando a los otros. Ante un teniente los visitantes estu- para el dolor», dijo el hombre. «Precisamen~e la tortura estaba d~stmad~ a
vieron tranquilos, pues era exactamente como uno de los oficiales de la vieja ocupar este espacio, que es mucho más amplio que el del placer. SI se pud~e­
casita del jardín sentado junto a la abuela que estaba junto a la estufa. Cómo ra levantar esa jaula para la tortura que se llama virgen de hierro y la muJer
avanzaban por el mercado de Navidad, con sus cascos puntiagudos, con sus que hay delante de ella pudiera mantenerla sin que esta bajara ~~cia el infi~r­
uniformes demasiado oscuros y sus distintivos, cómo estaban sentados en no de la carne, entonces se habría formado un monte de felicidad y sena-
el vivac, en el fuego de campamento de Mars-la Tour. Bourbaki estaba junto mos como los dioses que allí viven». «¿Cómo los dioses?», preguntó la
a aquel lugarteniente de cera, había una vitrina entera llena de alemanes y dama.«Entonces éstos tendrían que ser de cristal y no tener ni una gota de
franceses . Allí estaban Napoleón y Bismarck en sus históricas campañas, sangre dentro de sí. Tendrían que haber sido hechos realmente de la nada,
allí había momentos históricos o románticos de todo tipo, los káiser, los zares para ser dioses». Dijo esto en el gabinete anatómico, en el que la cera era
y el rey Humberto, una virgen raptada por un gorila, Charlotte Corday apu- puramente material y no tenía aspecto de vida ni de muerte. Aunque Char-

1 J
116 ERNST BLOCH
HUELLAS 117

1otte Corday no estuvo apuñalando eternamente a Marat, está condenada a tas de la entrada recibieron más agua fresca y el caballero que siempre esta-
hacerlo por siempre en su representación en cera. Incluso si se moviera, pues ba bajando fue apartado de la escalera por unos mozos.
aquí el cuerpo abierto es una cosa real y por lo tanto incontestable. En una
casita tipo Blancanieves, Venus reposa inexpresiva. Está vestida con cami-
sa de encaje y se le hace una cesárea. Las hábiles manos del médico operan A PROPÓSITO: LA POSADA DE LOS LOCOS
en su cuerpo, el bisturí va cortando hacia abajo y sus guantes azules pare-
cen mariposas que vienen del aire y se posan en el corte de carne a través Cuando a un individuo excéntrico se le preguntó por su experiencia, con-
del que se ve al niño. Pero, esta Venus sólo es un demostración, ya no es una testó lo siguiente (habló en imágenes no de un modo florido o entusiasta~
figura, como lo son los bocetos que la rodean. La flacidez y los colores apa- era como si se profetizara algo pero más bien de un 1?-odo frívol?, como. SI
gados de la piel enferma ya no son los de una persona sana. Esta es una esta- consiguiera cualquier cosa con metáforas modestas. LeJOS de la ha~I~al sene-
tuaria demónica. Primer premio de anatomía plástica, reza en el diploma situa- dad, con la que se cuentan historias de locos en las que se les clasifica como
do a la entrada. Diploma sin duda merecido, pues todavía no hay ningún si fueran monos y el psiquiatra no fuera nadie).
escultor que haya esculpido el intestino bajo la piel. ElApolo broncíneo es Los locos, dijo él, tan sólo quieren andar un poco. Quieren dar peque-
superficial, el retrato y la historia del arte bullen por el exterior de su cuer- ños paseos saliendo desde el pueblo en que vivimos. Quieren llegar hasta
po, no en su interior. Los dos vigilantes sienten un asco, como el que sólo aquella casa de huéspedes de la que han oído hablar bien. Pero entre ~ues­
se siente en la pubertad, ante esta presencia de las vísceras junto al amor, tro pueblo y la casa de huépedes hay un bosque. Los locos van a traves de
ante esta radiografia de la sangre y los excrementos junto a la vista de la pri- él. En el bosque no hay ni un solo camino, sino tan sólo maleza, árboles caí-
mavera. Incluso más tarde, los cirujanos, cuando están ante un cuerpo cor- dos y realidades similares, por lo que al cruzarlo es fác~l perderse. Allí tam-
tado, aislado y con la cara del paciente cubierta, evitan que se produzca una bién hay cacatúas, papagayos e incluso monos que gntan mucho. Los que
asociación entre lo sangriento y lo humano. Qué reloj ven ellos, que para van andando se sienten aturdidos, se dejan llevar por el murmullo y por voces
nosotros permanece oculto. Un ardid de Apolo y dicho cristianamente una de espíritus naturales, también al final se ponen a gritar con placer, con miedo,
Babel, a pesar de tener la cabeza llena de sangre y de heridas. Qué buena con ira. Hasta que al final no saben cómo han llegado al bosque. Incluso
política de avestruz se lleva a cabo son la salud que no nota nada. Qué lamen- olvidan que era lo que querían con su paseo. Mientras los médicos perma-
table política se lleva a cabo con la belleza en la que el reloj del cuerpo sólo necen en torno a la colonia, llaman a su interior, llaman a los locos, pues
nos muestra su esfera y sólo bajo el huso horario de Centroeuropa. Qué pro- han de volver. En el Buey rojo o en el Silesiano feliz o en la Trinidad, allá
funda política de avestruz la del orgasmo que ciega los ojos con el placer. donde los letreros nos reclamen, pero nada nos detenga.
¿Tiene la sangre otro destino diferente que el hombre viviente, hablante y Yo mismo (dice el narrador) he oído hablar de la posada y usted (se.diri-
social (es decir, una que todavía no haya alcanzado)?, ¿hay otro destino en gió a su amigo) me parece que ha oído mencionarla igualmente. Pero yo rmsmo
el que irrumpe del que vuelve de un modo dionisíaco? ¿Ve la política de aves- no voy por el bosque, sino que voy por un desvío ~ateral P.ara r?dearlo. Puede
truz del orgasmo la embriaguez que produce un cuerpo sanguinolento en ocurrir que durante un breve instante tenga un pie en el m ten?; del bosque,
un asesino sádico? ¿Se llega a distinguir esto desde una visión que sólo viaja o incluso los dos si es que el camino es muy malo. Usted tambien entra (vol-
alrededor de la costa de nuestra piel, si llega a profundizar? Este corazón vió a decir al interlocutor, a pesar de que este trataba de desentenderse), y
desgarrado con su aorta, con su aspecto de calamar, con sus válvulas, esta entra probablemente con más frecuencia 9-ue yo, no. grita a lo tropical, pero
bomba hecha de un material extraño y corrompible produce el terror que tira usted cocos, así lo intuyo al menos. SI uno prosigue su marcha por este
nos causa ver nuestro cuerpo desde dentro. Aquí tenemos otro primer pre- camino lateral, llega a la posada que está más allá del bosque. Entr~ la male-
mio de anatomía plástica, con todo su fundamento orgánico. Sin embargo za y las espesuras está el conejo en la pimienta. Es asado con cáhdo amor
nadie sabe a ciencia cierta qué hay dentro de un cuerpo carnal, aparte del y el condimento proviene de nuestros mejores sueños noctu;nos. P~es el hos-
hombre que se ve y es externo, el cual es tan sólo la mitad del hombre o ni tal ero no lo sabe·' se va formando paulatinamente-y todavia no existe. . como
siquiera su mitad. El cuerpo no es sólo el cuento de Alí, sino una casa encan- tal. Desde allí llamaré a los locos: en definitiva, el loco, que camma sm sen-
tada en sí misma, sólo que vista a la luz del día. Los griegos no estaban allí tido es un buen turista lleno de sensatez. Ellos me escucharán sin duda, de
a gusto, la luz del mundo humanístico no tenía suficiente alcance para pene- un ~odo muy diferente a como escuchan los médicos situados a las esp~l­
trar en su interior. Tampoco los muñecos y las vitrinas del regreso han trans- das cuyo pueblo apenas si les interesa. Incluso los papagayos ya no ten~ran
mitido su encantamiento al mundo vivo. El panóptico fue cerrado, las plan- nada más que decir, pues el objeto ante la nariz, desde la que llama tiene
HUELLAS 119
118 ERNST BLOCH

al punto de partida. Así acaba la historia: aunque se vaya lejos, lo bueno lo


mejor acústica. En las muecas y en los gestos no viven ellos mismos sino
s.ólo la no alca~ada meta. Así consigo superar el bosque gracias a su ~bje­ tenemos cerca. .
El hombre podría haber obtenido su t.esoro a menor preciO, Y proba-
tlvo y la oscundad de la noche gracias a las luces de la posada (a las rejas
blemente se lo dijo más de una vez. Pero Igualmente esta pr~gu~ta puede
de las ventanas). ~ntonces la locura ha sido abolida, excluyendo a algún des-
dirigirse a los oyentes que intentan ~e~,ex~on,a~ so~re esta h1stona (pode-
bandado de la pnmera generación que se queda en el bosque. También la
mos encontrar algo similar en la tradiclOnJaSldica o en las emp~rentadas
g~n~e del puebl~ los se~uirá al menos de cuando en cuando, si quieren. Qui-
con ésta Mil y una noches, concretamente de la 351 ). ¿Aca~o el viaJe a Praga
zas mcluso a m1 me enJan un monumento en la nueva carretera que se hará
fue en vano? ¿No hay muchas intuiciones, ~uchas ganancias, muc,has solu-
en el interior del bosque, en un lugar donde haya recodos. Un monumento
ciones a las que se llega por desvíos muy leJanos? ,¿No se llega~ estas pre-
con forma de S o tan sólo un indicador del camino en forma de brazo. Por
cisamente gracias a tomar los mencionados desvws? ¿No se~a que estos
supuesto s~ mi _ca~eza, la cual no necesita nadie para nada.
no son desvíos sino más bien los auténticos caminos hasta el fm? Al hom-
Co~oc1do anad1do: ~1 perfecto psiquiatra (también indólogo, filósofo,
bre mezquino y cerrado a todo desvío, tanto en 1~ vida como en lo~ estu-
et~.) ~eJ~ de serlo ~~el mstante en que lo es. Se convierte en objeto de la
dios le parece innecesario y extravagante; tan solo conduce a la distrac-
ps1qmatr1a (y tamb1en de la indología, la filosofía, etc.)
ción'. La cabeza que busca los auténticos tesoros puede oír la palabra que
lleva a éstos y que a veces está en un lugar abandona~o, la P,alabra que pe~­
mite hallar la llave. Si como decía Mann, Marx hubiera l~Ido ~ Holderlm
CUADRO CON ARCO
y, previamente, Holderlin hubiera leído a Marx, tod~ hub1er~ sido de otro
modo. Por eso, seguro que el pobre ~iablo ~ue, creyo su sueno Y ~on t~do
Quien p~sa necesidades tiende a hacerse crédulo. Esto le ocurrió a aquel
encontró lo buscado, no nos proporcwna mngun e~~mplo, pero s1 un Slm-
eobre hamb1ento, enfe.rmo y ~esempleado, que en sueños creyó oír una voz.
bolo, por lo demás muy divertido de que una cuestwn Y. la respuesta que. le
Esta le contaba que baJo los pilares del Puente Viejo de Praga había un teso-
corresponde en algunas ocasiones l!o son ramas del m1smo arb?l. La h_ts-
r? que desde hacía años esperaba ser encontrado. El hombre que estaba nece-
toria que hemos contado en la me~I,da en qu~, es una advertencia, no solo
s~t~do de con,suelo, se tomó el sueño en serio y se dispuso a emprender el
incitó a viajar a Praga sino que tambie~ prop1c10 que se a;rancaran los made-
viaJe nad~ ~as d~spertarse, metió sus modestos enseres en una mochila, y
ros del suelo de la pobre casucha. Dw lugar a un desvw: el de de no tener
se encammo hac1a Praga. Allí obtuvo permiso para cavar bajo los pilares o
para que ca~~ran por él. El efecto fue y siguió siendo el que el guardián del confianza en lo que está firmemente asentado.
puente prediJO: grava y grava y nada más que grava. Cuando el hombre le
c?ntó todo al gua:?ián del pue1~te, éste le respondió «¿A algo así ha aten-
dido ust~d? Tamb1en ~o escuche durante un sueño una voz que me dijo que ALGUNOS FANTASMAS DE LA MANO IZQUIERDA
en una cmdad muy leJana (entonces el vigilante mencionó la ciudad de la
Dijo uno, «¿Sólo hay que soñar cuando se está durmiendo Y. n~nca
que provenía el hombre) había un tesoro, situado en un sitio mucho más cómo-
despierto? Creo que ahí abajo siempre se crean constantemente I!llage-
do que bajo los pilares de un puente, en concreto estaba bajo la estufa que
nes, pero esto se nota más cuando uno está cansado. _c:uando uno tiene la
en aquel rr:toment~ me calentaba. ¿Me está diciendo usted que ha hecho su
mirada paralizada y sólo piensa en asuntos que ~tendw ayer o que le esp~­
largo caffilno motivado por ello? ¿Me está diciendo que ha creído en esta
ran mañana. Pero quizás se sueña cuando el p1.e se ade.ntra en la oscur~­
tontería?». El guar~ián del puente tenía razón, tanta que el singular cava-
dad para ir a lugares donde se romperá. O la piel nos tlem?la como ~m­
dor de grava se la dw. Por lo demás se sintió reconfortado al oír no sólo el
males en lugares que no nos resultan. ag~adables. Las ~esad1~las nos d1cen
nombre ~e su propio lugar de residencia, sino incluso de su calle la cual
mucho, también los sueños premomtonos. Con los OJOS ab1ertos se nota
f\te menciOnada por el guardián de paso e impremeditadamente. El decep-
la presencia de un aire onírico, en el que sopla y bulle algo. Basta lavar-
ciOnado ~uscador de tesoros cesó en su empeño, se sintió avergonzado ante
el guard1an, un h.o~br~ ~e apariencia normal, y regresó resignado a casa.
Mas cuando este ms1gruflcante Don Quijote se encontró en su casucha des-
pués d~ todo el viaje y con la tristeza por el retorno, hambriento y co~ frío, " Martin Buber recoge el relato bajo el título El tesoro, está traducido al c~stellano en
arranco algunas tablas del suelo para encender su estufa y encontró al fin Martin Buber, Cuentos jusídicos, tomo II, traducción de Salomón Merener, Pa1dos, Barcelo-
su tesoro, un cuadro con un arco. Un cuadro que traza un arco que retorna na, 1983, pp. 98-99.
120 ERNST BLOCH HUELLAS 121

se la cara, frotarse los ojos, y todo ha desaparecido. Apenas ha ocurrido Pero entonces aquel hombre impidió a su joven esposa que entrara. Y es que
nada.»
de aquella reverencia del ascensorista había tenido ya una visión, así c?mo
«~o .sé», dijo el s~ñor A, «si algo así puede ser verdad, pero en todo caso de su cara y de su uniforme. Cuando subían por las escaler~ oyeron gn.tos.
le atnburmos menos Importancia que a los sueños. Hace poco leí el extra- El ascensor se había precipitado en el vacío y en la planta baJa estaban sien-
ño caso de un abogado berlinés, un hombre al que casi creí. Estaba a eso de do evacuados los cadáveres de los pasajeros. Eso fue lo que ocurrió más o
l~s once en su of~cina dictando una carta, cuando junto a él una llama empe- menos». «Entonces», concluyó el señor B., «el polaco me contó su suerte
zo a arder y l~e~o hasta el techo. La secretaria se puso a gritar y, cuando el y su infortunio, es decir: la alucinación llevó consigo algo muy útil, mucho
abogado der~bo la p~erta, el fuego bajó al pavimento del que había parti- más útil que simples arenques. La alucinación no es sólo un signo del zodía-
do, el parque estaba mtacto y en el techo no había restos de hollín. Si eso co, un zodíaco para animales 29 • El peligro y l.a muerte están ahí de ~o.~as for-
había sido Ul_l sueño diurno, había llegado demasiado lejos, había parecido mas y los compartimos con todos los seres v1vos. Po: la segunda ~1s10n a.l.go
real, como s1 se tratara de algo más exterior que interior. El dictado conti- puede ser tan solucionado o evitado como por medw de una pohza antun-
nuó, un cuarto de hora más tarde un empleado llamó a la puerta para recor- cendios; las medidas de prevención son sin duda otra cosa». ..
dar que los encargados de la aseguradora ya se habían marchado. Esto fue «Usted no tiene suficientemente presentes a los muertos», diJO un tal
lo que me ~izo la mayor de las impresiones. Tantos tambores para tan pocos señor C. «usted olvida lo pálido que bulle en la oscuridad. No sólo haypre-
soldados, s1empre y cuando el empleado hubiera pasado por un soldado. Aun- sentimi~ntos que conciernen a nuestra vida, sino que también los hay del
que todo esto nos resulta ajeno y estúpido, los animales se paran ante los porvenir y del más allá o como quiera llamárselo. Esto es de una índole des-
que corren. Pero desde el punto de vista humano, todo esto parece como matar conocida que no pertenece ni al ámbito animal ni ~1 human~, :eco.noz~o que
moscas a cañonazos, como si se hiciera uso de un carro con un tiro de cua- no concierne a nuestro tiempo, ni tampoco a un tiempo ongmano, smo un
tro caballos para traernos arenques para la cena». espacio que se va ahondando, si bien es cierto que lo perci~o mejor remi-
. , «Si todo fuera así», dijo el señor B, «estas cosas tendrían que ser tan tiéndome a ese tiempo originario. En ese mundo crecí con m1edo a la noche
nd.lc~las com~ extrañas. Intuyo que la llama no llegó ante el seguro de vida, y hoy el cruel regodeo en ese miedo no contiene nada frív~lo en sí, i?cluso
qmzas no le h1zo falta llegar o cuando llegó lo hizo frecuentemente entre allá donde es propiciado. Por el contrario creo que ese m1edo cont1ene lo
nosotros. Usted supone q~e los animales se detienen ante aquello que corre, humano, es decir, la cálida participación en un mundo, que má~ tarde o tem-
l? c_ual es muy cunoso. S1le he entendido bien, una suerte de lenguaje ins- prano será nuestro mundo. Este espacio, o así ~e parece, nos circunda, au~­
tmhvo hace que tomen a esa estúpida llama por una suerte de onda gracias que ya sólo sepamos succionar dentro de sus hmltes y no sepaJ?OS por.~~s
a_l,os nervios animales. Mas si algo entra en nuestros umbrales de percep- tiempo qué oscura está la noche. La juventud tiene una espec1~l sens~blh­
cwn, se produ~e un extraño terror ante sonidos e imágenes demónicas que dad hacia él; quisiera evocar ahora alguno de los momentos mas hornbles
creemos estuvieran en la puerta de nuestra casa. Yo conozco casos en los de mi vida.»
que hombre~ intra?quilos por _una advertencia de ese tipo llegan a su casa «Había un joven entre nosotros, un joven algo gordo y pálido al que no
de un modo mdeb1do y demas1ado tardío. Escuché una historia similar a la se hacía mucho caso. Casi nos daba asco, él decía de sí mismo que era un
d~l ab?g~do por par~e de un P?laco que la contaba de sí mismo, aunque qui- enfermo venéreo. En todo caso con él se podían mantener conversaciones
zas mmhera y tan solo la hab1a leído. Salió del hotel en el que estaba hos- muy especiales. A él le gustaba tanto hablar de lo fúnebre como ~e lo. eró-
p~dado a una calle tot~l~ente vacía y se maravilló de la gran tranquilidad tico, y de los gusanos que bullen en los cadáveres dando la apanenc1a. de
reman~e en ~quel me~10d1~. Entonce~ ?TI coche de vidrio dobló la esquina, que éstos respiran. Cuando teníamos dieciséis años hicimos una excursión
sobre el hab1a un ataud ab1erto tamb1en de vidrio y junto a éste estaba un a un pueblo vecino y de un modo repentino nos pusimos a hablar de la n;uer-
muchacho q_ue vestía un traje cuyo estampado representaba un cielo estre- te y de la vida del más allá. Bourrier, así se llamaba el muchacho, saco una
llado, un traJe con muchos b?t??es y adornos. Cuando el coche paró junto fotografía que supuestamente había sido hecha por un espíritu. Como aque-
a su puerta el n;ucha~ho le, p1d10 que se metiera en el ataúd. De pronto oyó llo me interesó, me quedé algo rezagado para ir con él, y entonces ,nos pro-
9-ue desde det~as de e! dec1a~ su nombre y el encanto se disipó. Una joven metimos mutuamente que el primero que se muriese se le aparecena al otro
1~glesa estaba JUnto a ~1, la m1sl?a con la que se había divertido durante aquel
d1a Y ahora era su muJer. La pnmera parada de su viaje de novios fue París
adonde llegaron más o menos cuando empezaba a atardecer. Nada más lle~
gar al hotel se dispusieron a tomar un ascensor que los llevara al comedor. 29
Juego de palabras Tierkreis (zodíaco)fiir Tiere (animales).
122 ERNST BLOCH
HUELLAS 123

en su vida. Apenas un año después mi relación con Bourrier se había enfria- donde al fin me encontraría en casa, pero la escalera remontaba aun más
d? , él faltaba a menudo a clase y dejó de frecuentar nuestro grupo de cono- arriba. ¿No habría contado mal? Aquella puerta estaba abierta, de par en par
cidos. Entonce~ nuestro tuto~ nos di~ o un día para nuestra gran sorpresa que y en ella no se veía más que densa y extraña osc~ridad. De repente caró ~uz
nuestro ~o~panero ~e estudws hab1a muerto y que teníamos que disponer- sobre el escudo de latón, pero no era el que habitualmente estaba alh, smo
n?s a asistir a su entierro. Ante la sepultura, el primero de la clase dio un que era una placa esmaltada, como las que hay en las salas de espera y sobre
discurso sobre la oruga y la mariposa, un discurso que no se creía ni él mismo la misma aparecía el nombre Bourrier y aliado de es~as letras una ~r~z de
para avivar nuestra débil memoria. Echamos tierra sobre el féretro de nues~ difunto. En ese instante me sentí observado desde arnba, y sobre m1 v1 una
tro compañero de estudios, ese que tantas veces había dormido con cama- decena de escaleras, todas las cuales fui subiendo. En la última estaba el mismo
reras sobre la mesa de billar hasta las mañanas de los lunes. Una visita no Bourrier con un camisón y apoyándose en la balaus~ada con una, vela e~ la
permitida a una taberna por la que se pasaba el camino de retorno 30 nos hizo mano, carcajeándose horriblemente. O!'endo esta nsa m~ qued~ don;nd_o
olvidar?os del entierro y en la noche de aquel día -mis padres habían ido hasta la mañana siguiente y entonces, fmalmente escuc~e un g~lto . 01 g~­
a un hall~-: pude quedarme despierto en casa todo el tiempo que quisiera. tar a mi madre desde la escalera, y cuando me desperece para 1r a por m1s
Toda la b1bhoteca ~staba a mi disposición, las memorias prohibidas, Zara- padres, creímos ver que desde el último piso de ~a casa una esf~ra negra baja-
rustra y a los otros d1oses para los que nos había crecido la barba. Como siem- ba por la escalera, se detuvo, pero justo en la mitad de su cammo. Cerram?s
pre hacía en aquellas noches, me imaginaba cómo sería mi futuro en la uni- las puertas y nos quedamos despiertos hasta.que fue co~~l~tamente de d1~ .
versidad. Ahora me maravilla que por aquel entonces mirara tanto a aquel Conté mi sueño y era mucho más comprensible que la V1s10n real que habl-
cuarto oscur? de un. modo di~traído y especialmente triste. Me maravilla que amos tenido de una esfera negra descendiendo por las escaleras. Sólo un sím-
escuchara como cata la ll~v1a golpeando en los cristales, que escuchara los bolo, como ustedes pueden ver, pero que probablemente venía del otro mundo.
pasos de la gente que cammaba por la calle, pasos cuyo sonido se iba hacien- Un cadáver aparece en sueños porque una esfera rueda hasta delante de nues-
do más tenue_ y que !in~lmente se pe~dían en la lejanía. Divagaba en plena tros pies como las olas del mar, ni más ni menos». , .
soledad en m1s ensonacwnes y ahora Irrumpía un lejano recuerdo, una ima- Los amigos se quedaron callados, ya era tarde, la bola ya hab1~ ~aJ~do.
gen que venía de la nada. Recordé aquel día de primavera, recordé el cami- La alucinación y la mitología parecían entremezclarse y hacerse 1dent1cas
no que llevaba a un pueblo vecino, recordé que el difunto Bourrier iba a mi en el hombre . Esto puede ser experimentado, ¿pero qué pasa con el otro
lado y recordé la promesa 9-ue nos habíamos hecho. Entonces sentí que tem- mundo, con ese ropaje infernal en el que se cree? El señor D., que to?aví_a
blaba de la. cabeza a los p1es, que ya llevaba mucho tiempo obsesionado y no había hablado, continuó e hizo un movimiento de manos, como s1 qm-
que ya ~ab1a llegado ~1 ?lomento para que se cumpliera la promesa, se iba siera poner todo el más allá bajo sus pies. «No sé», dijo, «si algo mucho más
a cumphr en aquella, v1v1enda vacía. Detrás de mí había una puerta que daba modesto bastaría para aterrorizarnos, aunque sea de aquí. Tal vez no haya
al corredor que hab1a de atravesar para llegar a mi cuarto, junto a mí esta- que ir tan lejos y el miedo que produce es el mismo . Me viene a la mente
ba la entrada a un oscuro salón en el que había muebles con formas vagas una modesta experiencia que muestra lo que puede~ asustar los ser~s hu~a­
Y en el que tan sólo se proyectaba sobre el techo un poco de luz de las lám- nos vivientes. También yo subí por la escalera de m1 casa, no ~n suenos, smo
paras de gas de la calle. Había olvidado cuál era el camino para ir a mi cama cuando era un sano estudiante universitario. Recuerdo que 1ba tarareando
Yde pronto tomé un camino diferente y me vi sumido en un pavoroso sueño: algo entre dientes. Entonces noté nada más doblar e~ el primer tramo que
en este llegaba a una taberna llena de confusión; había una prisión en el cami- cierta realidad material me rozaba. Sentí la presencia de algo rugoso que
no, como en el cuarto, sólo que al revés: detrás de mí la calle se iba cerran- tan pronto estaba detrás, como delante de mí, o tan pronto estaba inclinado
do a mis talo1_1es. Ante mí se abría un amplio ángulo oblicuo que llevaba hasta como empezaba a revolotear. Bajé corriendo la escalera, la sombr_a danzante
la casa de illls padres, hasta puerta del jardín que estaba abierta. También, me siguió y, sin emitir todavía ningún sonido, empe,zó a columpiarse sobre
a pesar de ser de noche, estaba abierta la puerta de entrada de la casa, taro- la puerta de entrada de la casa. Finalmente consegm darle un g1ro a ~a llave
bien las venta1_1as de las escalera,_así como las puertas de entrada al primer y empujar la puerta, entonces aquella sombra danzante se abalanzo so~re
Yal segundo p1so. Todo estaba ab1erto en plena oscuridad. Subí al tercer piso mí y el farol que llevaba en la mano se proyectó sobre la cara de una ancia-
na, pálida y con la cara extraordinariamente des~igu_rada,. ésta gritó como
nunca había oído gritar ni siquiera como había pod1do 1magmar que se puede
° Cf. nota 8.
3 gritar. Lo hizo con una enorme estridencia, con la boca y los OJOS abiertos
de par en par y con el cuerpo expandido. Vinieron dos hombres y en la fonda
124 ERNST BLOCH HUELLAS 125

de al lado había aún luz; cuando intentábamos reducir a aquel ser, éste con- tará al futuro participante. Un campo abigarrado el de los misterios para
tinuaba bailando a pesar la presión de nuestras manos. Tal como luego supe, impíos y el de la metafísica para inmaduros; es algo para lo que estamos muy
era una loca que había escapado del manicomio y se había refugiado en mi sensibilizados, especialmente por la noche, si bien no se sabe exactamente
pasillo. Allí se había encerrado y se había tirado la mitad de la noche bai- dónde se halla todo eso».
lan~o y bus,cando la salida por aquella casa que estaba a oscuras y en la que Aquí nos apartamos, unos sobreexcitados, otros pensando en asuntos dife-
nadie dorm1a, salvo el estudmnte que estaba en la escalera. No me sentí mucho rentes. Un bromista citó a Mark Twain y dijo que todos teníamos ahora caras
mejor después de la explicación, me sentí como llevado por un fantasma, tan solemnes y rígidas como el anverso de una lápida funeraria. Era el señor A.
sentía en aquella mujer la presencia de todos los espectros en los que había el que dijo esto, y añadió que se veía también por qué nos importaban tan
soñado, acerca de los que había escuchado y en los que no podía creer. Esa poco los encantamientos en los que no hay más que encantamientos. Cuan-
loca era también un saludo de la parte oculta de la vida, en la que nada tiene do uno de los participantes llegó a casa, escribió en su diario: «Un encanta-
cohe~e~cia, esa pa~te que no proviene de nuestos sueños, ni de nuestra pro- miento no es nada preciso, pues muestra que la mano derecha no sabe lo que
blematica bruma fúnebre. Era, como yo concluí, un ser de este mundo que hace la izquierda».
lo cont~~ía casi todo cuando entró en mi pasillo. Aprendí que los conteni-
dos espmtuales que tememos están emparentados entre sí, en la medida en
que lo que potencialmente tememos lo tenemos en común con varias per- EL MARCO QUE DESAPARECIÓ DOS VECES
s~mas más y,~ ':'eces, lo exteriorizamos. Con esclarecimiento meramente nega-
tivo no los disipa, tal como lo muestra mi ejemplo. Quizás gracias a la luz «Llévame contigo», eso no es sólo un deseo que tienen y reclaman los
se disuelven a nivel personal en la existencia intermedia, que se mueve en niños. Aquel que quiere crecer y que quiere cambiar es propenso a ese deseo.
l~ escalera de noche y casi siempre de un modo horrible. Tampoco las cosas Ya un vaso atrae de un modo modesto a participar de su claridad y a beber-
Situa~as en la escalera o incluso en mi cuarto resultan agradables cuando se se el vino. ¿También las cuadros son vasos totalmente llenos, que bebe la
las mira de noche y muestran su otra mitad, esa que disimulan durante el mirada y en los que la mirada penetra y de vez en cuando no sólo como mira- 1
día; éstas al menos son un buen escenario para lo parapsicológico, más exac- da? Tanto que el límite parece desaparecer, ese que aquí es el marco. Las
tamente para lo que no ha llegado a ser, para lo que está en estado larvario leyendas chinas dejan muriéndose a sus personajes en la pintura y también
y es zurdo. Todo esto proviene del horno de lo humano y le afecta al propio desapareciendo en sus poemas. Este es probablemente el más extraño obje- [r
ho~b_re m~cho más de lo que quisiera el escéptico y de lo que pasa por alto to de deseo conocido en pintura y en poesía. Los cuentos tipo llévame con-
el viswnano. L~ que bulle, lo oscuro, lo terrorífico le afecta, lo que está al tigo son muy poco conocidos entre nosotros y tan sólo se hacen imitacio-
acecho y es posible, porque el hombre real todavía no está completo. Este nes. Sólo hay una excepción y es el cuento que sigue. Su motivo es antiguo,
el?erg_e de su~ convulsiones, fuerzas ambiguas dan lugar a deformidades apro- y relaciona la suerte en el sueño y en la vigilia. Paul Ernst conocía igual-
ximativas, miloca representa psíquicamente la vida y sus afanes en un soto- mente la historia sin tener mucha idea de lo que significaba. No tenía sin
bosque. De las casas encantadas (agitadas por las convulsiones de losado- duda el nivel de las narraciones chinas, pero por así decirlo, representaba
~escentes) y de las apariciones demónicas queda constancia en los espacios lo normal otra vez.
mtermedws externos -esta es una fatal producción que procede más bien Un hombre joven, se decía, regresó de la Universidad a casa, para hablar
d~ nuestra~ propias omisiones- que de la distancia comprendida entre el con su prometida, a la que no amaba locamente. Después de la comida esta-
cielo y la tierra. Incluso el encuentro con mi loca lo consideré una historia ba sentado sólo en el comedor de la casa de sus padres y miró en torno suyo.
de fantasmas, un asunto de aquí abajo, algo tan claro y tan sobrio como una Su novia llamaba desde fuera, todos estaban listos para la partida, mientras
buena obra dramática. Si la pálida mano sólo viene del más allá se mezclan que él se había quedado allí dentro. No tenía ganas de hacer una excursión
demasiadas flores y demasiada música en las cartas; esto se sof~ca y se hace por el campo, al menos hoy. Disgustada la muchacha cerró la pue~!a. Ru~olf
agr~dable, le da un toque operístico a los horrores, por no hablar de lo mito- no escuchó esto por más tiempo, pues por primera vez desde su nmez, mira-
lógi~~- En una nueva ~olecci?n de cue~tos de fantasmas, que me gustaría que ba atentamente el viejo cuadro de encima del aparador. En éste se veía un
se hi~Iera, ~odo podría ser diferente, si se contarán sólo cosas que hubieran parque rococó. Allí caminaban damas con caballeros por los paseos que al
ocurndo; SI todo se contara con objetividad y con el rancio aceite de la cosa fondo confluían en una residencia de campo semicubierta por las copas de
real. C~alqll:ier otro te~ror, me parece que no tiene otra meta que el agrado del los árboles. Esta tenía grandes ventanales que llegaban hasta el suelo y rejas
oyente mqmeto y no tiene que ver, como dijo el señor C., con lo que le afee- doradas. En un cruce de sendas del parque había una mujer sola que tenía
HUELLAS 127
126 ERNST BLOCH

en sus manos una hoja o un pañuelo blanco. Esto ya lo dudaba Rudolf cuan- los padres y luego el de la casa de los padres pin_:ad~ en ~1 cuadro del pala-
cio. Este palacio está por lo demás muy empec¡.uenec1do e mcluso en la pare~
d? e:a un niño: ¿leía una.hoja, sostenía un pañuelo, lloraba? Ahora se apro-
ximo al cuadro y como 1ba penetrando cada vez más en sus colores y sus pintada del comedor de sus padres.a su v~z pmtado en el cuadro de la habi-
tación prohibida. A pesar del mot1vo chmo: la entrada en los .cuadros son
perfiles, de pron~o se _vio entre aquellos caballeros y aquellas damas que pase-
también encajonamientos japoneses en los que se hacen notonos los refle-
ab~n a su lado. El m1sm? avanzó, sintió la fina grava de las sendas cuando
jos en los espejos (piénsese en la «Curiosa historia de fantasmas» del Peque~
se 1ba acercando a la muJer que permanecía inmóvil y que le miraba de fren-
ño tesoro del amigo de la casa renano 31 de Hebel, donde. el alman~que. esta
~e. Y aho,ra de ~;olpe lo supo. Ella estaba leyendo una carta, una carta que
colgado de una cinta a la chimenea y el señor pue~e cas1 leer ~a h1stona ~n
elle hab1a escnt?. «¿Has venido por fin, querido?, exclamó y dejó caer la
la que se encuentra inmerso. También una vez mas con la ch1men~a alh Y
~arta. «No. he deJado de espe.rarte nunca, tú me escribiste diciéndome que
en el almanaque del amigo de la casa que de ahí cuelga todo se refleJa Y pr?-
1bas .a verur, ahora todo .va b1en porque tú estás conmigo». Se besaron, se
p~rd1eron en la profundidad del bosque, la noche cayó, volvieron al pala-
yecta hasta el infinito). Igualmente el viaje de Rudolf en busca de una no':'1a
CIO, se preparaba un banquete, los caballeros y las damas saludaron al señor
hace prevalecer el motivo chino de la ~ntrada ~n el cuadro, al menos al pnn-
que había vuelto, pronto los dos amantes estaban en aquella adornada cáma- cipio, para luego ser abandonado mas conscientemente. De tal modo que
r~. El canto de los pájaros se oía en sus sueños matutinos, pasaron muchos
primero se lleva a cabo y luego ésta se revoca~ en cuanto est.e mar~o que des-
d1as, ~ much~s noches con sus lunas cambiantes. Los juegos, las fiestas, las aparece dos veces se convierte en una especie de p~erta g1;~tona. ,
·Adónde conduce? Sin duda a un reino del sent1do poet1co que no esta
cacenas, las 1-?-teresantes charlas hacían breve el tiempo, la alegría juvenil
P?blaba por fm aquel cuarto tanto tiempo desierto. «Todo es tuyo», había
clar~ dónde se encuentra. De todas maneras, esta espiral historia de los cua-
dros restituye de modo indirecto al visitante lo que sólo intuye en sueños.
d1~ho aquella, bella mujer, «sólo hay una puerta que no puedes abrir si no
El día a día retoma y esto cuadra, desgraciadamente, de un modo perfecto
qmeres q~e tú y yo lo perdamos todo». Pero una tarde tranquila el dueño
en la fábula de Rudolf. Siempre que la visión de la plata que representa para
del palac1?,estaba en el corredor mirando por las ventanas al jardín donde
él la mujer que le espera en el cuadro no tenga el valor de moneda en curso
la vegetacwn empezaba a reverdecer, Y. de pronto le pareció ser llamado por
un nombre, que, aunque le resultaba leJanamente conocido no era su nom- que no tiene todavía.
bre. La llamada parecía provenir de una habitación en la que todavía no había
penetrado. Abrió la puerta, la habitación estaba completamente a oscuras
la llamada parecía atravesar una de las paredes, de un cuadro que colgab~ EL MOTIVO DE LA PUERTA
de esa pared. El dueño del palacio se acercó y vio que el cuadro represen-
Todavía nadie sabe quiénes somos y cuándo vivimos realm~nte. Es aún
taba un cuarto que le pareció, al igual que el nombre, lejanamente conoci-
más oscuro cómo y adónde vamos; moribundos nos vamos aleJando, pero
do, sus muebles le recordaban un tiempo pasado. El cuadro también mos-
¿qué forma tomamos? Un poco de podredumbre y un poco de polvo, pero
tr.aba en su pared del fondo un cuadro, pero la llamada procedía de la puerta
de todos modos no se trata de esto. La fama buena o mala queda en el recuer-
pmtada. Cada vez escuchaba con mayor sorpresa, y allí entró Rudolf en el
do de algunos s~pervivientes, pero permanece poco tie~po. Pero los ~om­
comedo~ de la. ~asa sus padres, la pue~ta que ya no estaba pintada se abrió
y su nov1a le diJO: «¿Cuando vas a vemr, Rudolf?, ¿Cuánto tiempo más nos bres, objeto de este epílogo, van hacia un fin desconocido. La nada nns~a
vas a hacer esperar? El coche ya ha pasado. ¿Es que por culpa de tu humor a la que aluden los no creyentes es inimaginable, de hecho es mucho mas
voy a p~rder todo. el día?». El hombre anduvo sólo un poco junto a ella, luego oscura que lo restante. . .,
Si uno sale por su puerta, inmediatamente se le. deJa de ver. Tamb1en de
le tomo a su ~~v1a la mano y se detuvo con ella junto a aquel antiguo cua-
una vez desaparece como si muriera, el tren se deJa de ver cu.ando hace la
dro:. «Tranqu~hzate, n? ves, ella llora, es un pañuelo, no es una carta». Su
curva. Sin embargo, en los viajes largos y peligrosos, .se mant1ene la escla-
nov~~ no hab1a entendido aquellas palabras, el viaje en coche del soñador
debw de ser curioso. recedora diferencia de que el viviente que parte se mant1ene en nuestr? plano,
y además de un modo literal: se le puede devolver a nuestro plano sm dete-
Hasta aquí este relato ,fa?uloso, como se ve, no es muy especial, pero
co~ una doble pu~rta. La ultima frase de Rudolf es sentimental, aunque el
quzd pro qua, panuelo o carta, pertenecen a una estructura artificial. Pero
3\ Bloch se refiere a J. P. Hebel, «Merkürdige Gespentergeschichte» en Schatzkiistlein der
tamb1én hay alg~ significativo aquí, en concreto un marco que desaparece
dos veces. En pnmer lugar el del palacio pintado del cuadro de la casa de Rheinischen Hausfreunds.
128 ERNST BLOCH HUELLAS 129

ner o aumentar su movimiento. Por el contrario el moribundo cambia los escabiosa, sello de Salomón, blondína. Se lleva sobre sus hombros a la mucha-
planos. O bien entra como puro cadáver en una nada inimaginable, que a lo cha a su casa, la deja sola, pues quiere hacer para ella una infusión revitali-
más que deja lugar es a ciertos procesos químicos, o por el contrario se eleva zadora. Ella está sobre una mesa con retortas a su alrededor llenas de sal,
como alma alada y desaparece al entrar por una puerta abierta y situada en sulfuro, mercurio y algunas botellas con veneno, había muchos libros abier-
un plano superior. La puerta por la que él sale se convierte en una boca que tos y la mirada perdida de Lili cayó sobre ellos. Y luego cayó sobre la Biblia
se lo traga a él sólo y vacío, pues como cualquier otro ha de afrontar la muer- abierta y sobre una frase fuertemente subrayada: «Pues el amor es fuerte,
te en solitario. La otra posibilidad es que la puerta se convierta en la entra- tanto como la muerte». Esta fue leída, comprendida y valorada en su equi-
da en una realidad desconocida y privada de todo muro corpóreo. Esta es la librio mágico de fuerza y peso. Lili tomó en sus manos la botella del vene-
salida evidentemente más natural. A pesar de que no pueda dar lugar a nin- no, la abrió, bebió de esta y un instante después estaba junto a la muralla.
gún juicio real. Pero es singular cómo nos afecta esa puerta en todo momen- Con un movimiento repentino, la muchacha se acaricia la frente, con extre-
to. De lo que es testimonio las imágenes e historias a las que ha dado lugar: ma sorpresa y plenamente iluminada, bajo los efectos del sonambulismo y
la muralla del sueño y la puerta de la muerte. el desvelamiento. La muralla ya no esta cerrada, sino que tiene una hendi-
No es difícil introducir a cualquiera en este tipo de imágenes. Recuér- dura ardiente. Se trata de una puerta gótica con luz que se intuye infinita y
dese la enorme impresión que una mera película con el motivo de la puer- que incita a penetrar en su interior. Aquello que ocurre dentro, se podría con-
ta puede producirnos. Se ve en ésta a una bella muchacha que va junto a su tar muy bien si la puerta no hubiera estado más iluminada que la cámara
amado por el campo. Ambos van sentados en una diligencia. En la última mortuoria, o de la resurreción, llena de cirios con la que uno se encontraba
de las paradas se sube un viejo. Mira a la muchacha, y sobre todo a su amado, al penetrar por aquella puerta. Pero al menos la puerta transformaba a la
con un rostro de facciones duras y de expresión cansada y rígida. El coche gente en una comunidad (tu res agitur); una dirección más profunda habría
pasa por una puerta, entra en una pequeña ciudad y para justo bajo el letre- ido más allá de la trivialidad de la obra cinematográfica y habría hecho tomar
ro de una posada. El viejo sigue a la pareja y se sienta a la misma mesa que conciencia de la simultaneidad de la entrada y salida, del letal arquetipo sim-
ellos y bebe a la salud de los enamorados. Al mismo tiempo, en el vaso del bólico de la puerta.
amado, un vaso nupcial en el que Lili, la muchacha, ha bebido, aparece un Sin embargo lo que precisamente hay detrás de la puerta apenas se puede
reloj de arena y la arena va depositándose en el vaso. ¡Mal presagio! A la mostrar en imágenes o en algo más. El mundo está lleno de dolor y la esca-
muchacha se le cae el vaso de las manos y se le rompe, ella va a llamar a la sa suerte calla ante esto, apenas se manifiesta hacia el exterior, sino que sólo
posadera y, cuando regresa, la mesa está vacía, el rostro de facciones duras tiende a las alturas. Así el lugar por el que desaparecemos se deja poblar más
ha desaparecido y con él, su amado. Al instante le dicen los clientes que él, por imágenes terroríficas que por dioses de la fortuna. Lo desconocido de
acompañado del viejo, acaba de salir por la puerta. Lili sale de la casa. Nadie ese lugar sólo puede ser esclarecido de un modo intuitivo (esto es lo que des-
los ha visto. Sólo un mendigo dice que los ha visto marcharse por allí. Tam- pués nos afecta de un modo trascendente de un modo terrorífico o gozoso):
bién pregunta al guardián nocturno, que dice que han pasado delante de su entonces el ínfierno se hace muy rico, se hace muy atractivo y lleno de varie-
puesto de vigilancia situado en el confín de la ciudad. La muchacha mira dad, mientras que el cielo sigue siendo muy mustio tanto en sus imágenes
bajo lo árboles y por las oscuras praderas, alejándose cada vez más, hasta como en sus palabras, totalmente aburrido, casi idéntico en sus terrores a
que llega a una muralla muy alta, de piedra, y comienza a andar siguiendo los del domingo burgués. Sólo marginalmente se encuentran otros rasgos
su trazado, pero éste no parece tener fin y parece formar un círculo y no tener brillantes y con modestos fulgores, que prolongan con precisión el motivo
entrada. Entonces a la luz de la luna, aparece una extraña comitiva: niños, de la puerta, pero haciendo referencia al que entra, no a un espectáculo extra-
hombres y mujeres, jóvenes y viejos, campesinos, gentes de ciudad, caba- ño, grandioso y premeditado. Son muy aleccionadores los motivos chinos,
lleros, clérigos y reyes; personajes de todos los tiempos, con unos perfiles pues sólo tratan de artistas y del modo que entran en su obra, y así tanto evi-
neblinosos y con colores pálidos. Avanzan a paso lento. En medio de todos tan como introducen el Orplid 32 aromático y sonoro. Vivir una filosofía
está el amado de Lili. Ella grita llamándolo, lo quiere abrazar y apartarlo de significa aprender a morir gracias a ella, dij~ Montaigne al estilo de Séne-
allí: entonces su sombra se vuelve hacia ella y la mira, con una expresión
totalmente ausente, apenas detiene la marcha cansada de sus pies que se arras-
tran y con los otros, el muerto desaparece cruzando la muralla. Lili cae des- 32
Orplid, mítica isla, símbolo de la fugacidad de lo real. Sobre esta isla Nolten, protago-
mayada; así la encuentra el farmacéutico de la ciudad, que ha elegido la favo- nista de la novelaMaler Nolten (1832) de Eduard Morike, le hace varias narraciones a su amigo
rable luz de la luna para recoger hierbas dotadas de poderes mágicos: árnica, Larkeus.
130 ERNST BLOCH HUELLAS 131

ca, con una sabiduría casi mágica. También algunos motivos chinos sobre de los pintores y poetas. La necesidad de que el hombre haga habitable la
el fin entremezclan la puerta de la obra con la puerta de la muerte de un modo tierra continúa con ciertos símbolos de la llegada, sin que pueda esclarecerse,
notorio y no aproximado con una seriedad extremadamente formativa y un como no sea por medio de sueños, en qué consiste la puerta viva de la exis-
efecto bien poco artístico. Basta con aludirla, como un juego que no puede tencia parcial o incluso la fatal puerta del posible no existir. Todavía no han
ser intensificado y que en definitiva significa un puro deseo que, al fin y al bebido sangre, todavía no han tenido una práxis terrenal y supraterrenal: en
cabo siempre es interesante y que es posible como nueva bandera en la obra, todo caso la necesidad de vivienda terrena junto a unos símbolos de felici-
no sólo como bandera de deserción del mundo. Viene aquí a cuento la his- dad es un buen aprendizaje para los sueños reales de detrás de la puerta.
toria del viejo pintor que mostró a sus amigos su último cuadro. En éste se
veía un parque, por el que discurría una estrecha senda dulcemente serpen-
teante, que pasaba junto a algunos árboles y algunas fuentes y alcanzaba la
pequeña puerta roja de un palacio. Pero tan pronto como los amigos se vol-
vieron hacia el pintor, el extraño rojo no estaba ya más junto a ellos, sino en
el cuadro. Estaba encaminándose en el pequeño paseo hacia la puerta fabu-
losa, se detuvo ante ésta, volvió la cara, sonrió, abrió la puerta y desapare-
ció. También hay otra historia válida a nuestros efectos, una variante del mismo
mito, que Balász recupera en sus Siete cuentos 33 , la historia del soñador Han-
tse. Esta es la historia de un poeta que le estaba escribiendo un libro a su
amada, la bella Li-fan, la cual lo había rechazado. En el libro ella estaba en
el Valle de los plateados manzanos en flor, componía para ella versos sobre
un espléndido mar y un castillo de jade, sobre lujosos ropajes, fiestas y jue-
gos, y escribió que la luna siempre brilla en el Valle de los plateados man-
zanos en flor. Sus mágicos versos habían dado vida a este sueño y así podía
llamar aLi-fan para que viniera con él desde el libro hasta que llegaba la
mañana y ella desaparecía. Su vida estaba dividida de un modo poderoso,
entre el día triste y aburrido y su secreta creación que siempre llegaba a él
y luego volvía a abandonarlo. Hasta aquella última mañana en la que sus
parientes buscaron en su cabaña durante largo tiempo a Han-tse en vano.
No se le encontro, pero sobre su mesa había un libro abierto, con un nuevo
capítulo, el último: la llegada de Han-tse al Valle de los plateados manza-
nos en flor. De este modo el autor se introdujo él mismo en su obra; «entre
los muros de las letras eternas, estéticamente productoras de realidad», eso
sí, tras la puerta de la obra (la última música de Mahler tiene un efecto así
de real). Pero la oscuridad que nos espera está coloreada, al menos por los
sueños que expresan nuestros deseos y su, en absoluto, obvia y regular con-
formación y habitabilidad. Las más coloridas flores crecen precisamente en
la oscuridad de la última puerta como si fuera lo más real de nuestro ser. Sin
embargo esto no son más que cuentos profundos de un presentimiento que
un dragón infernal hace retornar a nosotros, también en épocas temerosas
de Dios, también en los recogimientos más profundos y sólidos como las

33
Bela Balász, H ét mese, Gyoma, 191 7.
Cosas
MEDIO BIEN

Apenas nos poseemos. Pero, si estamos solos entre las cosas, ¿quién puede
recapacitar? El paño que cubre el cuerpo siempre nos protege, esto es cier-
to y puede aceptarse. Sin embargo, uno se caldea amigablemente junto a la
estufa, pero basta dar un paso más para quemarse. Hay que apartar las manos
de allí.

EL PRÓXIMO ÁRBOL

Conozco a uno que no le gusta cambiar el sentido de su marcha. Si, de


todos modos, ha de hacerlo, necesita una parada, necesita una meta exter-
na. Ésta puede ser un árbol, una linterna o un fragmento de roca a su dere-
cha. Hasta allí llega su marcha, así inculpa levemente al árbol de haber inte-
rrumpido algo . Lo hemos utilizado para nosotros, casi sacrificado, como
si pudiera éste cargar con nuestra culpa, como si pudiera hacerlo él mejor
que nosotros. Se confía tanto en el árbol, a pesar de que él no sabe nada de
nuestros fines. Ni de uno tan banal ni de los otros. Pues la tala no nos da una
idea más exacta del árbol, sino sólo de los muebles .

FLOR Y ANTIFLOR

Algunos pueden entregar su Yo a lo exterior sin perderse, sin abando-


narse lo más mínimo. Partiendo de la base de que en el exterior pisan fuer-
te, así fue ayer igual que hoy, y, sobre todo, mañana. Cuando en el octo-
gésimo cumpleaños de Monet un fotógrafo vino a visitarlo desde París, le
dijo el pintor: «Venga usted la próxima primavera y fotografíe las flores
de mi jardín, las cuales se parecen a mí más que yo mismo». Otros tienen
un armario en su cuarto con el que están fami liariz¡:tdos y les hace el mismo
servicio. A este ámbito pertenece precisamente la antiflor, es decir lo inmar-
cesible de las naturalezas muertas, vida detenida entre los hombres y las
cosas.

[133]
134 ERNST BLOCH HUELLAS 135

LA BOTELLA DE LEYDEN motora era ahora caldeada como por sangre, silbaba hasta quedarse sin alien-
to, era como un animal adaptado a cualquier terreno y de gran estilo que
Es muy notorio que lo absolutamente desconocido se deje utilizar como hacía que nos olvidáramos del Golem. La primera vez que los indios vie-
si hubiera sido hecho para nosotros. El industrial eléctrico Siemens escaló ron un caballo montado por un blanco, dice Johannes V Jenssen, supie-
en una ocasión la Pirámide de Keops. Ya de camino no le gustaban las caras ron el aspecto que tenían los caballos. En la pérdida de cordura del párro-
de sus acompañantes. Allá arriba hubo poco tiempo para disfrutar de las vis- co se ve cómo se perciben los grandes cambios técnicos antes de
tas, pues los beduinos tomaron las pistolas y apuntándole querían desvali- acostumbrarse a ellos y de que se aparte de ellos el demonio oculto en su
jado. Pero éste, que había notado hacía ya mucho tiempo que el aire del des- interior. Sólo un accidente hace de vez en cuando que lo recordemos: el
ierto estaba cargado de electricidad, con gran astucia, arrojó su chaleco de ruido de los choques, el estruendo de las explosiones, los gritos de los seres
goma bajo sus pies, alzó sus dedos húmedos y los mantuvo suspendidos en humanos desmembrados. En definitiva un conjunto de sucesos no progra-
el aire. Justo cuando el jeque estaba junto a él, puso sus dedos lentamente mado por la civilización. La guerra moderna hizo en primer lugar lo suyo;
sobre la punta de su nariz. Una chispa salió de aquella botella de Leyden el hierro se hizo más denso que la sangre y la técnica se ha revelado total-
viviente. Los beduinos corrieron gritando, y Siemens, cuando, después de mente dispuesta a recordar el espíritu infernal de la primera locomotora.
un descenso esforzado y solitario, estaba finalmente abajo, solo y sin magia N o hay marcha atrás, pero las crisis del accidente (de las cosas descontro-
alguna, se sorprendió de sus poderes. Se había revelado como un perfecto ladas) serán más duraderas y más profundas que las crisis de la economía
mago. Pero ¿cómo es posible que la luz de la razón se hermane con la supers- (de las mercancías descontroladas).
tición y la regla de tres al uno más uno de la brujería? Se rió y lo asumió
finalmente. La bien calculada chispa saltó, al igual que quizás la antes pro-
vocada por conjuros: una vez buena y otra mala, pues ambas le eran indi- EL CAMPESINO URBANO
ferentes.
Conozco a un hombre que es cobarde de un modo muy peculiar. Aun-
que se encuentra bien entre animales, entre los seres humanos le cuesta
LA PRIMERA LOCOMOTORA comportarse como persona. Aunque ha nacido en una gran ciudad, pare-
ce como si fuera un campesino que se siente mal entre máquinas, bajo el
Acerca de la presentación pública de Stephenson se escucha la siguien- choque del hierro contra el hierro y por los motores de explosión gracias
te leyenda. Tan pronto como él había puesto la primera caldera de vapor a los cuales nos desplazamos con tanta soltura. Él solía decir que entra-
dentro de su cochera, las ruedas se pusieron en marcha y el inventor siguió ñaba grandes peligros haber nacido en Berlín, y que aunque todavía no
a su criatura por la calle al caer una tarde. Pero pocos impulsos después, la había muerto, no había asumido suficientemente todas las consecuencias
locomotora incrementó la rapidez de su marcha, cada vez iba más rápida, de esta enseñanza. Incluso a este hombre no le gustaba ir en ascensor y
y Stephenson la persiguió en vano. Desde el otro extremo de la calle venía siempre indica la fina cuerda de la que cuelga la cabina: «Basta ver algo
un grupo de gente llena de alegría, que regresaba tarde a casa después de así para saber que no estoy necesitado de psicoanálisis». Cuando en el Wann-
haber bebido cerveza. Era un grupo de hombres y mujeres jóvenes, el párro- see dos naves chocaron una noche, los periódicos llegaron a la conclusión
co del pueblo iba entre ellos. Hacia ellos iba aquel monstruo, y pasó sil- de que ambos capitanes iban bebidos. Sin embargo nuestro hombre decía:
bando bajo una forma que nadie ha visto todavía en la Tierra, negro como «Esto hace la cuestión muy enigmática para mí. Ya me parece difícil cho-
el carbón, echando chispas, con una velocidad sobrenatural. Su aspecto era car en el Wannsee de día y sobrio, ¿cómo no va a resultado de noche, cuan-
mucho peor que el de las representaciones del demonio en los viejos libros, do no se ve y, además, bebido?». Es decir, para él aquel accidente había
no le faltaba nada. Pero aún había de ocurrir algo más. Media milla más sido el logrado intento de dos naves de darse un golpe, era el satisfecho
allá la calle hacía un giro y llevaba directa hacia un muro; la locomotora placer de dos naves de destrozarse, en cuanto r¡.aves, más que un acciden-
fue a chocar contra éste con gran violencia. Se cuenta que tres de estos indi- te. La forma de entender las cosas de este hombre le hacía decir que las
viduos que volvían a casa sufrieron al día siguiente un fuerte acceso de fie- cosas siempre quieren volver a recuperar su propia vida; que lo consiguieran
bre y el párroco perdió la cordura. Sólo Stephenson lo entendió todo y cons- esto era bueno para éstas, pero catastrófico para nosotros. Si el gato se mar-
truyó una nueva máquina, sobre raíles y con una cabina de dirección. Su cha, los ratones revolotean por la mesa; si el señor vuelve la espalda, los
demonio tomó la vía correcta y en definitiva se hizo casi orgánico. La loco- criados recuerdan que no son criados.
136 ERNST BLOCH HUELLAS 137

LA CASA DEL DÍA ritmo del mundo, el Tao de la fortuna se hunde. La naturaleza no hace a
ningún libro viviente, ni lo hace comprensible, ni tampoco totalmente incom-
La mañana, ahí fuera, es lo que menos nos pertenece por lo fresca que prensible. En su morada del mundo uno no se puede sumergir de un modo
es. Distrae como el té y posee la más bella superficie, reluciente y externa. saludable, no se conoce a nuestros hermanos, pero tampoco es una casa
Es un ser que desde el comienzo del día ya está en todo lugar y al mismo de la noche con una significativa cercanía a todo , sino que el crepúsculo
tiempo en ninguno. Es un ser que no tiene casa y por el que se puede seguir invertido se extiende, y es perturbador como los primeros tiempo~, la angus-
andando sin límite sin que se pueda llegar nunca al punto deseado. Hay som- tia embrionaria del día es un poco anterior al canto del gallo. Este fue un
bras verdes, pero todavía no nos dicen nada. decidido abrazo frío y hostil a los hombres y ocurrió a eso de las cuatro
Después del mediodía todo es sin duda diferente y también por la noche de la mañana en la costa del Sur de Italia.
cuando también fuera todo está en un nivel más bajo. O cuando la tierra par- Fui despertado por la temprana claridad y salí al aire puro. Reinaba un
ticipa en la casa humana como si estuviera en casa de un amigo, con una armo- calor sofocante no en el aire, sino en el paisaje. El mar parecía paralizado, como
nía de lo interior y lo exterior, que nos hace ver que también fuera hay una gelatinoso, las olas no batían. Las rocas en otras ocasiones tan distantes, tení-
casa, precisamente la nuestra. Un recuerdo viene aquí a cuento, como correc- an un aspecto débil, propio de mobiliario doméstico, servil. En el espacio rei-
tivo aparente o real del habitar las cosas sin accidente, sin ausencia de lími- naba el ambiente de un cuarto o mejor (como no había nada que produjera
tes y sin extravío. En una ocasión comí con un hombre, se habían echado las miedo) en el que debía ser alojado un huésped de cuya llegada no se habían
llaves, la hija del campesino, que era su prometida, fue a la cocina. Nosotros, tenido noticias previas. Un prolongado banco de nubes se extendía sobre el
amigos, estábamos callados uno enfrente de otro y fumábamos de nuestra pipa, mar en el cielo meridional, estaba muy plano y hacía aun más bajo al espa-
la nube del humo del tabaco olía como suele cuando se va detrás de talado- cio, como embotado. Pero a la izquierda estaba Júpiter, la única estrella de
res, bien e intensamente a canela. Fuera se hallaba la amplia tierra bávara con aquel manto lechoso. Júpiter al amanecer, es un gran ojo que por la intensi-
sus nubes en forma de cúpula y su cielo inmóvil, una mosca revoloteaba por dad de su mirada parece más cercano. Y al mismo tiempo todo se hizo per-
el cuarto, desde la cocina la hija del campesino hacía ruido con los recios pla- ceptible: con esa mirada el paisaje estaba en armonía. Júpiter primero unió
tos que rechinaban. Un discurrir claro y circular iba de dentro afuera, apariencia lo que era incomprensible, como huésped del espacio o como dueño y ani-
y profundidad, fuerza y superficie. «Fíjate» dijo mi amigo «lo bien que fun- mador de sus criaturas. La estrella lo dominaba todo con tal fuerza que baja-
ciona la casa». Y se sentía la quietud, cómo todo estaba en su sitio justo, cómo ba al observador de su terraza contemplativa y lo llevaba a esta intensa esce-
todo discurría con la conocida camaradería con las cosas que siente todo aquel na, donde ya no hay ningún ojo y ninguna diferencia entre estar fuera o dentro.
que está sano. Se sentía el aire vital y el mundo del Tao. Todo era cercano y Ensordecido y presa de emoción uno comienza a ser recorrido y circundado
casi ceñido al mismo instante vivido. Disfrutábamos de la «tierra» como si por un sonido que lleva a fundirse con el Todo sin dejar a la mente un respiro
fuera nuestra ca~a y no necesitábamos avanzar ni un paso más para ver su figu- para la reflexión. El testigo se convierte en miembro de un organismo sin nom-
ra al completo. Eramos víctimas de un encantamiento, pero nos parecía bien; bre; se siente dentro del cuerpo de un animal, el cuerpo del animal del mundo
sin duda la morada humana era parte integrante de aquel todo, la casa no esta- cuyo ojo interior es Júpiter. Aquí sólo hay interior y apenas hay un lugar desde
ba a la luz del día, pero el día estaba en la casa, se filtraba en ésta. Del día ya el que mirar, tan sólo hay osamenta y entrañas, pero no hay habitantes aparte
dijimos que -sobre todo en su forma matutina- no tiene casa o, si la tiene, del cuerpo del mundo y su ojo estelar inferior. Uno se siente alimentado por
es inhumana, de lo que puede tratar un segundo recuerdo y que de ningún modo la linfa de un tótem, inundado por ésta, dirigido por algo que no está en abso-
puede marchar tan bien. La mañana no tiene casa, cuando se anda durante ésta, luto hecho a imagen y semejanza de los hombres. Sólo paulatinamente el esta-
pero puede haber en ésta algo atroz, cuando uno se introduce radicalmente do místico se va disipando, el día se hace más claro, ya no puede abarcar más
en su comienzo. En la hora más temprana, que todavía tiene mucho dentro de o, mientras que el sol sube por el cielo, ya no se puede penetrar en su above-
sí, no sólo la blanca superficie, y al menos el macrocósmico aliento que ansía dado receptáculo o ya no hay nada que pueda elevarse sobre el dintel de la
Fausto desde su atriP4 • La vida no gira de un modo goetheano bajo el sano puerta del día. La habitación, el cuerpo mismo, se ha convertido en un edifi-
cio de varios planos, un brillante palacio en el que se puede volver a pasear
con el parterre, montañas y cúpula celeste. Finalmente aparece la vieja y ale-
34 gre mañana que vive en el día e irradia su luz desde éste.
Escena inicial de la primera parte de Fausto, en la que el doctor le pide a la luna llena,
símbolo de la naturaleza viviente, que contemple por última vez su dolor, el que le produce Pero permanece la imagen de una hora temprana que se desvanece ante
el árido intelecto. · nosotros y que no es amiga de ningún hombre. Lo que luego se dispersa o
138 ERNST BLOCH HUELLAS 139

externamente tiene una bonita superfice o brillo de la inmensidad, tiene un a toda primavera, con un tiempo de alta presión sobre la ciudad que se ha
aspecto totalmente inhumano cuando se halla en su nido. La vivencia era convertido en Groenlandia. Algo más tarde aparece en el cielo una luna pro-
única y demasiado vivencia! como para dejar profundas huellas, pues no había pia de las Hespérides, con el lucero vespertino muy cercano que se siente
un ojo que la mirara, por eso tal vez no hay de aquélla un recuerdo correc- bien en el turquesa del Sur. Aquí se anuncia tiernamente la mujer de la Luna,
to y seguro ninguna idea cierta. Era una conciencia poco clara, por así decir- la muchacha de la Luna 35 ; sobre un jardín rococó bajo la suave brisa ves-
lo acéfala, a pesar de que era totalmente normal y sólo determinada por un pertina, la hoz de la Luna puede relucir sobre el aria de Susana. Era ella la
objeto de experiencia. Por su carácter irrespirable mantenía su extremada que resplandecía en los jardines de Bagdad, la que había reinado sobre el
lejanía de la razón, era una experiencia de tipo atávico, que se lleva a cabo amor, las palmeras, las fuentes y los versos con su hoz de plata (notturna
en lugares del mundo que todavía la mitología conocida no ha dado color, face en la Susanne de Mozart 36 ). Aquí Oriente rima plenamente con el reso-
y ni mucho menos la razón ha iluminado. Si se quisieran utilizar las cate- nante norte. La noche polar se hace glacial a la antigua y su ilustre mordis-
gorías de Bachofen habría que invertirlas: aquí algo amplio se haría caver- co devora las nubes y a la mujer que hay en la Luna.
noso y algo celestial «tectónico», lleno de cercanía y de calidez como una ¿Rima la Luna? Rima con un lugar que no es el acostumbrado, que varía
cueva, pero sin tener nada de acogedor y de humano como lo «tectónico». el lugar de sus posesiones, que separa lo conocido, que hace aparecer un
Miedo al asco y terror permanecerían como afectos mezclados y recorda- paisaje que se está anunciando, algo parecido a unanoche en Berlín de 1932.
dos, asco por un Moloch que tiene jugos gástricos en lugar de fuego; terror Por el contrario se muestran elementos muy alejados insertos en la tenue
como el que hacen sentir las antiguas divinidades animales. mirada, como las sicigias lujosamente extrañas de un poema de Rimbaud.
Las nubes de primavera, la muchacha de la Luna, que en una ocasión fue la
Astarté provista de cuernos, abandona la noche de primavera, el céfiro, el
MONTAJES DE UNA NOCHE DE FEBRERO amor y la familia paisajística del siglo XIX con la que se había vivido con
asociaciones fijas. La luna de Bagdad iba sin rumbo conocido pasando sobre
Fuera hacía un frío cortante. La calle estaba llena de escarcha y vacía una ciudad que se ha convertido en ártica. La luz de arriba ya no era un con-
de personas, las piedras estaban cubiertas. Se adaptaban al frío y a los raí- suelo, ni siquiera era una antítesis atractiva o melancólica que condujera a
les rechinantes. Todos los otros sonidos estaban anulados, los árboles esta- las calles celestiales, también este tipo de orden se había extinguido. Una
ban sin hojas incluso parecía que la madera de éstos quisiera desaparecer. mirada transformada daba lugar a nuevas unidades en la imagen de la natu-
Cuanto más nuevas eran las calles, mejor sabían estar el doble de frías. raleza y no sólo para la mirada estaba indicada aquella ciudad aquella tarde.
El aliento huele como una bandera extraña. Durante la noche el viento La imagen de la naturaleza se alejaba de los lugares comunes establecidos
del norte es transferido a la ciudad de allá donde viniera. Era como si las por el siglo romántico, si no por un siglo lleno de mitología. Aunque de aque-
puertas de la casa hubieran sido trasladadas al palacio de Aladino y si se sale llo queda algo bello, que emociona; no tiene nada claro ante sí, el montaje
como si se estuviera repentinamente en Groenlandia. No hay tránsito, no dejaba zonas impenetrables tras de sí. Los violines de hielo tocaban nuevos
hay niebla intermedia, no hay un cielo colgante, no hay ningún norte sólo sonidos, las nubes eran plantas carnívoras del fondo de los mares, la muer-
migratorio y que deje lugar a un término medio con el que la calidez se mez- te es de una claridad verde turquesa, la muchacha de la Luna, hermanada a
cle, sino que todo es crudo frío que se encuentra en su casa. Insistentemen- la escarcha, testimonia la ambigüedad que hay en la imagen de la naturale-
te avanza eso que no necesita de aliento y que permanece cuando el último za del céfiro que tiene sólo Susanne. Noches como ésta nos arrancan de lo
suspiro se ha extinguido. acostumbrado, parecen dar a cada elemento de la imagen de la naturaleza
Pero la luz brilla de un modo totalmente inadecuado. Algunas semanas su lugar determinado, no su vehículo. El conjunto de elementos de esta noche
antes de marzo no acompañará en su viaje al Norte. Y es precisamente por es montaje, aleja lo que está cercano, acerca lo que está lejano, como es pon-
eso por lo que el Sol irradia una luz fría. Las calles desoladas canalizan vien- derado de los cuadros de Max Ernst y de Chirico. El elemento enclavado en
to helado, que está en consonancia con su aspecto. Sólo en la sierra, la alta
y totalmente ausente de artificio, tiene sentido la calidez del Sol que pro-
duce imágenes sureñas en el aire puro. Aquí en la ciudad estas imágenes están
fuera de sitio, y descubren el sur como mera asociación que puede faltar.
35
La expresión procede del título y del contenido de Der Mann im Mond, en J. P. Hebel,
Alemannische Gedichte en Gesammelte Werke, Band I, Berlin, 1959, pp. 116-118.
Con todo, el Sol es italiano, las nubes vespertinas de primavera, su ligero 36
W. A. Mozart, Las bodas de Fígaro, acto IV, escena IX, «Deh vieni non tardar[ ... ] fin-
rosa con oro, flotando de un modo singular y sin huida: en un paisaje ajeno ché non sp1ende in ciel nottuma face».
140 ERNST BLOCH HUELLAS 141

las cosas tiene una existencia objetiva, mientras que la intuición más o menos ha en las relaciones personales), un plano de hermandad con todo lo demás.
incisiva ha despertado en ésta, gracias al terremoto social. Pintores, como En todo caso era algo totalmente singular y también cómicamente descon-
los citados, y poetas siguen estas asociaciones transversales de las cosas, certante el cotidiano ejercicio de esta nueva forma de corrección dotada de
las que llevan muy lejos. Las nubes suaves de estas noches de febrero se detie- una intuición adecuada ante lo que hacía frente. Kii.hler se había superado
nen en este hielo de cirros, y la muchacha de la Luna, junto al lucero ves- a sí mismo. Lo encontré de nuevo en los primeros meses de guerra de 1914
pertino de mirada amigable, no está en consonancia con el aria de amor de y lo vi a él -a aquel hombre abierto al mundo más que patriótico- casi
Susanne en el jardín árabe, está tan familiarizada con la muerte primigenia adornado con la cruz Pour le merite. Entonces, no sin que de sus rasgos se
de un modo tan preciso y tan frío como con el acto de vestirse. La existen- apoderase la pena, contestó a mi fria mirada «Si usted no me comprende,
cia está llena de figuras aunque no completamente colocadas, ni todas en ¿quién me va a comprender? ¿No ve usted que esta miserable guerra me ha
su sitio. Más bien hacen resonar un eco de significados alegóricos, que está brindado una oportunidad de aprender cómo es el trato correcto que hay que
ante una figura rica y tradicional e incitadora en muchos sentidos a la refle- darle a las granadas? Lo he aprendido, y le aseguro que no tiene nada que
xión. Una buena figura de mujer, una figura de nuestros días que como nues- ver con el amor a la patria». No me sentí más que avergonzado por aquel
tro presente - con su doble sentido de lo que precede y de la sucesión- va reencuentro con Kahler sumido en aquella locura. Sin embargo, incluso allí
seguido del crepúsculo ambiguo y pleno de significado. aún quedaba algo de aquel hombre bizarro: qué comportamiento más ami-
gable tenía con todo lo que le era extraño.
En todo caso no fue malo toparse en la vida con aquel tipo, o mejor dicho,
UN FLANEUR A TRAVÉS DE LAS COSAS con aquel hombre que no era ningún tipo. En uno de sus muchos viajes Kah-
ler murió. Por cierto estaba entre amigos sospechosos, por lo demás desapa-
Conocí a uno que podía prescindir de sí mismo. No es que no fuera digno recido. Su ars amandi, propio de jliineur, a todo lo que se encantaba había
de consideración, es que su apariencia era fantasmal. Tampoco le faltaban declinado. ¿No dejó nada escrito tras de sí, a partir de donde pudieran tomar-
signos de vanidad, sólo que estos se manifestaban en su interior. Por ejem- se sus palabras sin robarlas? ¿Y qué hay mejor que las silenciosas maneras en
plo en el placer que sentía el mencionado señor Kahler por adaptarse de un el trato con las cosas? La mano no es sólo, como se dice, servidora del cuerpo
modo adecuado a cada una de las circunstancias en las que se encontraba humano, sino también indicadora de la palabra justa, la única capaz de inser-
entre hombres y cosas. Las relaciones de tú y yo aparecían en todo momen- tar las cosas en el gesto que es signo de la palabra. No había para más con el
to en las relaciones de yo y mundo de las cosas, interrogándose siempre sobre estilo Kii.hler, sin embargo todo intento de interpretación puede hacerse eco de
cómo debía ser el correcto comportamiento de los seres humanos ante cual- aquella galantería diurna y nocturna y de su cortés capacidad de observación.
quier realidad externa. Hacía un ascético esfuerzo objetivo, que siempre
había de retomar, de afrontar cada correspondiente no-yo de un modo ade-
cuado. Aquel que ya empezaba a manifestarse en la pregunta «¿Puedo sen- COMER ACEITUNAS CON PRECISIÓN
tarme ante mi vaso de vino en mangas de camisa como es obvio que puedo
ha~erlo ante mi jarra de cerveza?». O ante la cama de un enfermo, muy intran- Los finos paladares y las mentes sutiles van a menudo de consuno. Cuan-
qmlo, rechazando desesperadamente la oferta de un cigarrillo y al salir fuera to más elegante es el sentido para lo pequeño y lo adecuado, más educado
decir: «¿Me podría disculpar ante su esposa, pero es que no sé cómo se fuman está el sentido del gusto. El sentido del gusto fortalece la capacidad de dis-
cigarrillos en el cuarto de un enfermo?». O «¿Esquiva usted mejor un coche tinguir matices. En la sutileza no hay ningún lugar para lo tosco, sino más
descubierto cuando está vacío o cuando está ocupado?» O también imitán- bien para lo bizarro, lo cual puede ser al mismo tiempo objeto de alabanza
dose a sí mismo: «Dos oficiales se encontraron en sociedad, cada uno ador- y de rechazo. Esto se manifiesta en una vieja historia china sobre la inges-
nado con una condecoración de alto honor, uno de ellos llevaba una ligera- ta de aceitunas, que exagera de un modo grotesco la atención por el detalle,
mente superior. Cuestión: ¿quién deberá hablar primero de las para hacer una caricatura de la sutileza, cuando es absolutamente superflua
condecoraciones?». Este era el comportamiento con los hombres y con las y tan sólo se saborea a sí misma. Reencontramos algo de su sabor en nues-
cosas, y ponía a la misma altura a ambas. Era un comportamiento adorna- tro sentido por lo accesorio cuyo paladar está de lo más descontento cuan-
do con buenas maneras, es decir correctas, claras y bien adecuadas. Crean- do se encuentra con lombrices.
do, mediante su amigable trato con las cosas, y mostrando en lugar de una Lo que sigue ocurrió hace mucho tiempo en un lugar lejano. Era una
apariencia anticuada, una democrática (en la que no habíaJin abajo y arri- comida de aceitunas, pero se trataba de una muy singular como se pudo escu-
142 ERNSTBLOCH HUELLAS 143

char y en la misma estaban reunidas gentes muy singulares. En el viejo Nan- el discurso fue corto, y la petición concedida. Habría bastado con enseñar
king, dos veces al año, se reunían jóvenes literatos y cada uno de ellos comía un saco vacío». Con lo que el ceremonial acabó lacónicamente hasta la pro-
con mucha calma y saboreando plenamente tres aceitunas. Lo cual era poco, puesta del saco vacío como signo mudo, perfectamente ayuno de palabras.
pero era mucho teniendo en cuenta el condimento. Los más escogidos fru- Quizás hubiera desconfianza de las palabras, no sólo de la papilla caliente
tos del olivo eran introducidos en un tordo, o en una codorniz, o en un pato, de los que hablan, sino también de la fresca frivolidad que les da nombre a
o en una oca, o en un pavo, o en un cochinillo, o en un cordero, o en un ter- cosas que no se llamaban así o que, sin más, no tenían nombre. El micéni-
nero, o en un buey. Luego todos eran puestos ensartados en espetas, pues- co, que se alegró de haber sido contestado de un modo tan claro, partió. El
tos a fuego lento y asados. Después se desechaban el buey, el ternero, el cor- saco vacío que los prodigios oratorios llevan consigo, fue rellenado con pala-
dero, el cochinillo, el pavo, la oca, el pato, la codorniz y se tomaba la aceituna bras, pues los charlatanes son sólo las envolturas de sí mismos. Esto puede
que había estado dentro del tordo y se ponía junto a otras dos tan laborio- tener remedio con una mayor atención al propio discurso, con un silencio
samente preparadas como éstas sobre la mesa. En medio de todo este horror elocuente empleado cuando no se sepa decir nada. Hay algunos de Mice-
uno de los literatos sostenía de un modo muy parsimonioso su aceituna, 1~ nas que (hablando en berlinés) son unos fanfarrones, pues se las dan de úni-
pasaba desde la punta de su lengua hasta el paladar, sentía la rugosidad de cos. Sólo de un modo lacónico se sabe lo que se tiene.
su superficie y decía finalmente «Apenas puedo equivocarme si dijera que
el ~avoque contuvo esta aceituna no era precisamente muy joven». Y los
amigos en la mesa alababan aquella punta de lengua no sólo tan erudita sino LA ESPALDA DE LAS COSAS
también tan infalible, aunque hubiera interrumpido el silencio, pero ante todo
la alababan porque hubiera percibido el aroma de un condimento desde el Si se dice que una toalla es áspera, inmediatamente la ponemos a nues-
centro, no el de una codorniz que tal vez era demasiado pequeña, sino tam- tros pies. Pues sólo para la piel es áspera la toalla, para sí misma puede ser
bién el del más poderoso buey que todo lo contenía. En la medida en que de otro modo, e incluso estar hecha con punto grueso. Pero si vemos una
esta vieja historia china debe ser micro lógicamente instructiva para la mayo- rosa de color rojo nos parece así en el momento y en el lugar en que la vemos,
ría donde no sólo se tienen en cuenta las aceitunas, sino también las prade- tomamos la sensación por una propiedad. No estando muy ligada nuestra
ras. Aunque en el mundo hay cosas más importantes o por lo menos igual piel, tiene un aspecto similar al tejido de punto grueso, también, parece roja
de importantes que estas, que pueden arruinarse por pavos o por bribones 38 independientemente de nuestro ojo. ¿La cosa portadora de esta propiedad
no saboreados y no descubiertos. se llama rosa, y es también esencialmente una rosa? Desde esta respetable
disquisición parece incuestionable. ¿La rosa sabe que es una rosa? Esta pre-
gunta no es sólo una ingeniosidad del entendimiento, sino que es muy fami-
HACER PUNTO liar a los niños, pues están muy adheridos a la realidad y tratan toda pala-
bra de un modo literal. De un modo plenamente sencillo, e ingenuo,
~o se ha llegado tan lejos que se haya convertido todo en puro parloteo. preguntemos: ¿qué hacen las cosas sin nuestro concurso? ¿qué aspecto tiene
En tiempos en los que no había todavía periódico, pero sí existía retórica, el cuarto cuando se le abandona?
en Esparta su consejo de ancianos echó esta reprimenda. Una embajada había El fuego se va calentando en la estufa, incluso cuando no estamos ante
llegado de Micenas, su portavoz habló y habló durante mucho tiempo, pri- ésta. Es cierto pues que también el fuego arde en el cuarto solitario y cal-
mero con facilidad, luego con engorro. El más viejo del Senado contestó deado. Sin embargo esto no es seguro, y aquello que el fuego hacía antes de
«Vuestro discurso ha sido largo. Cuando ibais por la mitad, habíamos olvi- nuestra entrada no queda nada claro y lo que hacen los muebles durante nues-
d~do el pr~ncipio, c~ando estábais acabando habíamos olvidado el princi- tra ausencia tampoco. No podemos probar ninguna hipótesis, pero tampo-
piO y la mlta!Í del discurso. No sabemos lo que queréis, enviad una nueva co podemos refutar las más fantasiosas. Por cierto, los ratones danzan en la
embajada». Esta, formada por dos hombres, vino algunos días después, su mesa y, entretanto, ¿qué hace la mesa? Precisamente que, tras haberlo deja-
P.ortavoz dijo «Hemos tenido una mala cosecha, sufrimos hambre y nece- do, todo quede intacto cuando se vuelve a verlo puede ser lo más monstruoso
sitamos grano» y acabó. El más viejo del Senado dijo: «Hemos entendido, imaginable. Las doncellas hablan de espíritus que apilan leños en los gra-
neros y así inducen a los niños a pensar que la leña al día siguiente debe estar
como estaba. O, aunque las velas ya han sido replegadas, los muertos nave-
38
Juego de palabras, pues Hecht puede significar lucio, pero también bribón. gan a vela en la nave de los fantasmas de Hauff, y luego las velas de los bar-
144 ERNST BLOCH HUELLAS 145

cos por la mañana están todavía replegadas sin ningún cambio. Todo esto alimento, están muertos sin corromperse y siempre están a nuestra mano,
intensifica los horrores de la noche, en lugar de interpretarlos como sueños sin ser inmortales. Sobre la espalda de estas cosas, como si fuera el más apro-
o de otra manera. Desde siempre ha creado un sentimiento angustioso no piado mirador, se ha aposentado la cultura. Por eso la imagen de juventud
poder ver las cosas nada más que cuando las vemos. Dan las seis y los niños de las velas de Wallenstein puede asociarse fácilmente a otro fantasma, con
miran su horario: ahora parte un tren de Ulm, quizás hay una esclava que un cuento que va más allá del teatro y que tiene lugar en el amplio mundo
danza en un harén de Tombuctú, pero también donde no hay nadie hay un en el que vivimos, con el cuento de Simbad el marino y el motivo de la mala
fulgor de estrellas sobre el hielo polar, ¿titilan realmente y lo hacen como estrella. Aquí queda demarcado la cara oculta de las cosas, su irracional vida
estrellas? ¿ Hace falta creer en la cara oculta de la Luna en su noche y en propia como algo amenazador, como una X que está más allá de las más-
sus piedras?, ¿hace falta creer que en Venus hay bosques bajo mares de agua caras acostumbradas. La parábola es muy fuerte. Cuando la nave de Sim-
en ebullición?, ¿aunque no se les ve nunca, y sólo se disponga de la analo- bad naufraga, con algunos marineros él llega a una isla llena de frutas , coco-
gía del fragmento de lo que se ve en la Tierra y eso, cuando se ve? ¿Se nece- teros, aves, caza y un manantial en medio del bosque. Pero cuando los
sita creer en esta mesa, creer que siempre es necesariamente una mesa y que supervivientes encienden un fuego por la noche para asar la caza del día, el
tan sólo le basta ser una mesa, sólo por la parte visible de la misma que nos suelo empieza a agitarse y los árboles a dispersarse, pues la isla era el cuer-
hace mirar en esa dirección tan pronto como está ante nuestra vista? El mundo po de un enorme monstruo marino. Éste había estado descansando duran-
como mera representación (con muy diferentes, innacesibles e intransita- te siglos sobre la superficie del mar, pero ahora bastó con que se encendie-
bles continentes de los que nos ofrece lo visible) es un muy natural y muy ra fuego sobre su espalda y se sumergió «para que todos los marinos se
precientífico miedo. Berkeley, por decirlo así, representa la condición pri- ahogaran en el torbellino de agua que formó». Algunas de estas posibilida-
mitiva de los hombres. des, quizás no tan terroríficas pero si igualmente sorprendentes están detrás
Hay otra cosa que hace las cosas inquietantes mientras que están al alcan- de la pregunta candente: ¿qué aspecto tiene el cuarto cuando se lo aban-
ce de nuestra visión. Si se está en el teatro y sobre la mesa arden las velas dona? Delante de nosotros todo está claro o se ha hecho luz, pero ningún
en el último acto de Wallenstein y Wallenstein firma el contrato con Wran- hombre sabe qué hay a la espalda de las cosas, pues sólo vemos su parte de
gel, las velas y la mesa son realmente unas velas y una mesa, no actúan. N o atrás y dónde todo fluctúa. Tan sólo se conoce la parte de delante o de arri-
son las mismas, pero fueron igualmente velas y mesa cuando firmó el autén- ba por su utilidad técnica, y su amigable incorporación a nuestro mundo,
tico Wallenstein, el auténtico general. Por eso las personas actuales alrede- nadie sabe también si su idilio (a menudo prolongado), seducción y belle-
dor de la mesa y las velas, en definitiva, los actores actuales están repre- za natural es lo que promete o sólo lo que aparentemente ofrece.
sentando ¿Cómo pues no se produce una ruptura, cómo no percibe el
espectador, ilusión por ilusión, los diferentes niveles de seriedad? ¿También
las cosas actúan? Y sobre el escenario la misma simulación, bien lejos de SALUDO Y APARIENCIA
producir una ruptura, ¿no encuentra un espacio homogéneo? No hay nin-
guna máscara que pueda ser de ayuda ante la sana y reciente pregunta que «¿Cómo te va?, ¿digamos que bien?». Qué extraño es que saludemos
también se formula en el teatro del mundo: ¿los objetos usados, más allá de así muchas veces. Es decir, que supongamos que sin más al otro le va bien.
su uso, siguen perteneciendo a un mundo, por así decirlo, transversal, del Se anticipa la respuesta, para no oír nada más.
que no podemos salir? Las frutas, las rosas, los bosques pertenecen por el Sabemos que la mayoría de las veces no nos va tan bien. Por lo demás
material del que están formados y por su ciclo vital a los hombres, pero las aceptaríamos muy difícilmente que los otros estuvieran contentos, pero nos-
velas de estearina o de cera, el buen armario de madera o el de hierro, la otros no. Si no hay ninguna bondad en la anticipación de nuestro deseo, ¿qué
casa de piedra, la incandescencia del horno e incluso la de la bombilla eléc- hay? No queremos percibir las preocupaciones de nadie, por eso saludamos
trica pertenecen a otro mundo, un mundo sólo inserto en lo humano. El mar y nos despedimos acto seguido, ¿es porque no queremos cargar con esa pre-
al que confiamos muy diversos fines y que incluso porta esos fines, bate ocupación? De hecho esa seria una explicación, pero no es satisfactoria. Pues
de un modo monstruosamente por la noche que no es por eso monstruosa. esta singular anticipación de la despedida tiene paralelismos entre las cosas,
El rayo, por el que la luz llega a la mesa abre su camino en la oscuridad en incluso entre las más serias de éstas. A veces es como si el saludo viniera
la que no se ve nada, e ilumina ese camino sólo el tiempo que pasa mien- desde un mundo mejor que se anuncia con un esplendor sereno y externo.
tras que va por él y ya casi ha pasado por éste. La vida ha colonizado las No en vano las ventanas ya iluminadas invitan, no ofrecen en vano una
cosas, como si estos fueran objetos que no necesitan ni aire para respirar ni impresión cálida. La mesa con su mantel brilla, por la noche, a través de las
146 ERNST BLOCH HUELLAS 147

persianas ajenas y propias. No hay nada más curioso que el aspecto que ofre- una primera impresión de felicidad que pareciera emanar de la cosa que tene-
ce el propio cuarto visto desde fuera: lo embellecido que parece a través del mos ante los ojos. Pues en la imagen del primer encuentro con los hombres
cristal, la lámpara luce, el sillón habita, los libros brillan. Si pasamos con el y los paisajes, aunque más tarde se corregirá, permanece la creencia en
tren por delante de una casitas tranquilas de las que sale un humo satisfe- el idilio; ésa no tocada por el desencanto. Es igual lo que diga el posadero,
cho, si pasamos por pueblos y pequeñas ciudades donde todavía hay un mundo nosotros ya conocemos en vano cuál es la miseria de las pequeñas ciuda-
delante de las puertas, con arroyuelos, avenida de plátanos y casas de campo des. Como en la pequeña ciudad cada golpe del destino está acompañado de
tipo Biedermeier, tras el noble muro caído. Si se pudiera vivir allí, tras las truenos de maledicencia, cada minucia se convierte en un catástrofe que hace
sombras verdes, entonces todo habría llegado a su meta, inveni portum, spes derribar los tejados y hace que aumente el sufrimiento ante los ojos curio-
etfortuna valete. O si una noche se ha llegado a la pequeña y vieja ciudad, sos que contemplan malévolos. Primero maledicencia, luego suicidio, luego
se tiene ante sí un vaso de vino y alrededor de sí la plaza mayor, que está encadenamiento al infortunio durante generaciones. Sin embargo a las casas
formada por casas variopintas e irregulares: allí se oyen las fuentes de la for- no queda nada adherido, igual de poco que en los embustes secretos sobre
tuna, desde balcones y desde los soportales que, como sueños, hacen lucir su pasado, sobre aquellos tiempos, no sólo bellos, sino también buenos y
desde dentro, la paz que respiran las casas. «Pero en aquella que está enfren- viejos. Detrás de estas ventanas no vivía antes menos horror de provincia-
te», dice el posadero, «vive una mujer con cuatro niños y el marido se quemó no (tal y como asegura el lema de casa) y el semicírculo de los edificios en
anteayer. En la casa de la esquina, allá a la derecha, en la que tiene los pos- tomo a la plaza adornaba un cúmulo de fracasos semanales. Con todo un
tigos verdes vivía el sastre Wilhelm, el cual era un bebedor conocido en todo idilio oblicuo permanece, y no sólo de un modo estético, en la realidad que
el pueblo. Una noche que no había vuelto a casa, su mujer pasó por todos es y en la realidad que ya ha sido. En las plazas mayores todas las reglas del
los locales y acabó en el cuartel de la policía, donde tampoco estaba. Una pesimismo tienen su excepción; parecen el vestíbulo de la paz.
vez que llegó a casa, colgó su chal en el armario y allí estaba su marido tam- ¿Cómo se cree de un modo tan fácil en esto, cómo es tan fácil caer en
bién colgado y muerto desde poco después del mediodía. Vea usted la casa su encantamiento? ¿De dónde procede este extraño happy end de la facha-
con el soportal detrás. Todavía hay allí una carnicería, pero Wilker el car- da? Se quiere que algo pueda empezar bien y pueda tener una buena apa-
nicero hace ya mucho tiempo que no vive allí, él le legó su dinero a su cuña- riencia, no sólo que pueda acabar bien. Aquí tenemos una necesidad de come-
do, el pordiosero. Mi mujer ya no manda a nadie allí para que le traiga carne. dia, por así decirlo, detrás de la serena fachada y de la serena salida que el
Cuando ella era niña, fue allí enviada. Había un reguero de sangre que baja- mundo en su totalidad ha enmarcado. La alegre fachada es todavía más sin-
ba por la escalera, el carnicero se había cortado a sí mismo el cuello». Así gular que el habitual happy end que cuelga en las enseñas a la puerta de las
habló el posadero, sin embargo las ventanas iluminadas no tenían un aspec- bellas casas. Este happy end tiene una apariencia más real que los fines o
to menos cálido. La vieja plaza, es cierto, estaba lacerada de tantas histo- los cimientos sobre los que ha sido construido. Cómo esta apariencia nos
rias de terror, que contenían probablemente más realidad que la plaza misma, saluda de un modo tan amigable, que casi nos seduce e incluso también con-
historias de pobre gente y brutal infortunio; pero todavía permanecía la belle- quista a naturalezas pedantes. Cuál es el dulce sabor que dejan las cosas cuan-
za y también el idilio. «Un buen acto no abandona la casa, uno malo se aleja do parten de viaje al lugar donde precisamente se muestra. Qué significa el
a mil millas de ésta», dijo el posadero de un modo sorprendente. Lo malo análogo engaño sobre el pasado que no sólo es bello, sino que ha viajado a
debía de haberse marchado de aquellos postigos verdes y de aquellos ale- nosotros desde siglos atrás y es saludado o se deja saludar con su patina.
gres soportales. La fachada de la pequeña ciudad y la realidad de la peque- Schopenhauer explicó la magia que había en viajar de un modo muy sub-
ña ciudad eran mundos diferentes, que no se podían superponer ni siquiera jetivo basándola en la alegría del mirar, pues mirar es algo muy agradable
mediante un montaje fotográfico en la plaza del desvarío. y ser es algo terrible. Pero en los lugares más bellos no sólo basta con ver,
Aquí queremos no sólo que vaya bien, sino que las ventanas ofrezcan sino que hay que quedarse, no basta con viajar y prolongar el viaje, hay que
la apariencia de ello. El idilio viene con su amigable saludo a nosotros; sus vivir allí. Aquí la felicidad nos atrae como si tuviera vida propia como si se
casas aseguran una alegría (aparte de su belleza) que no contienen. El ami- manifestara su existencia en un frente objetivo y no sólo fuera contempla-
gable saludo de hombres que van y vienen, la precipitada anticipación del da. Tampoco proporciona felicidad verlo todo, como el infortunio ajeno; tan
bienestar, se deriva quizás de la mera convención, que es una perezosa toma sólo proporciona alegría la fachada de perfiles nítidos que no deja huella
de distancia. N o se quiere ser importunado ni importunar; por otra parte las alguna. Es pues imposible aferrar de un modo psicológico, exclusivamen-
pretensiones que uno tiene respecto al bienestar del otro son la mayoría de te psicológico, un fenómeno fundado no tanto en el objeto como en el espec-
las veces bien modestas. Pero en finquitas pequeñas y casitas tranquilas hay tador. Este tiene que ser él mismo un apasionado (cuanto más lo es uno, de
148 ERNST BLOCH
HUELLAS 149

un modo más desmedido reacciona a las apariencias sobre todo a las malas nente brillo de la casa de los soportales, en lugar del irrevocable pedazo de
las cuales no son capaces nada más que de proveer a 'las cosas de una atmós-' carne en el que se convirtió el carnicero, el abril de la fachada. Es como un
fera, o incluso de reaccionar ante lo decorativo); pero al acercamiento del sol que habita en estas cosas que hace que el agua avance. Lo extraño no
sujeto a las cosas le corresponde sobre todo una fachada; y los sentimien- fija sin peligro el sol, lleno de buena fe y esperanza, se mantiene en su apa-
tos actúan como vehículos hacia ésta. Está claro que también objetivamen- riencia, que también es la de la cosa. Con lo que definitivamente en el salu-
te la superficie del agua es un espejo del cielo que está arriba, no de las pro- do falsamente educado o estúpidamente frívolo entre los hombres aflora algo
fundidades habitadas por los peces que están abajo. El lago ríe cuando los de verdad. Acerca la casa en la plaza mayor, que ha visto al miserable cuña-
lucios muestran otra cara ahí abajo, y las carpas devoradas no creen en Dios. do y al carnicero que se convirtió en albóndiga, pero en los que no creyó.
¿Cómo, y aún más, para qué brilla tanto bueno en algunas cosas? Hay
muchas apariencias agradables, no sólo la brillante que atrae, sino la peli-
grosa que habíamos dejado aparte. Tout va bien, dicen muchas apariencias, EL TEMA DE LA SEDUCCIÓN
como si esa convención no fuera desconocida por las cosas. Como si usa-
ran esa convención de un modo exacto en relación a la fachada la educada Lo ansiamos y no lo ansiamos. Queremos algo que no nos afecta, pero
y abstracta, que al menos es bien intencionada y no es falsa. Es más fácil en lo que estamos inmersos. A otros les parece algo maravilloso lo que a
que sea variopinta la alfombra que el cuadro, el cuadro es más fácil que tenga nosotros nos parece vacuo. Sin embargo seguimos avanzando desconten-
colores que la casa, la casa es más fácil que tenga colores que la vida que tos, nosotros mismos parecemos estar empecinados de modo envenenado
discurre dentro. Sin embargo, ¿no da la impresión de que durante los via- en ello. Finalmente uno se vuelve de un modo miserable, sintiéndose derro-
jes se intentara hacer un experimento con la alfombra, y convertir la alfom- tado. Así nos atraen las cosas a las que uno se acostumbra, uno no puede
bra en la bella fachada que es lo que ante todo ve el viajero? Esto sería un prescindir de éstas. Despiertan nuestros estúpidos deseos, cuyo cumplimiento
engaño de los primeros momentos, como si éste fuera un embriagante ape- no nos satisface, cuya frustración nos duele. Nos pueden atraer una perso-
ritivo. Pero una vez eliminada la psicología trivial del brillo de los viajes, na, un grupo, una velada nocturna; se sabe que mucho de lo que hay allí _es
hay que reconocer que el tout va bien humaniza demasiado el mundo. No nimio, pero que un impulso parcial hace emprenderlo todo para conseg~ur­
está tan bien ordenado en su ser, no es tan congruente en su pensamiento ni lo, nos agita sin que nos sirva de lección. No somos propiamente débiles
es congruente con la idea de Coué 39 acerca del tout va bien, como si el mundo ante estas tentaciones, sino que estamos llenos de inquietudes y fantasías,
fuera un hipocondríaco y el cielo el keep smiling, que se hubiera dicho de pues estas son el elemento vital de la tentación. Hay algo que hace atracti-
antemano que es. Hay muchos sentimientos experimentados de un modo pura- vos los seres diferentes, las cosas desconocidas o el lugar en que no esta-
mente precientífico, y quizás hay mucha fenomenología de los aspectos de mos. Aquí fluyen y brillan muchas formas, pensado de un modo místico, el
las cosas. D~sconcertante en el fuego, doliente en el árbol, oscuro en las máqui- agua y los fuegos fatuos nos llevan a bellas llanuras que están más allá, el
nas, armomosa en la casa del amigo, terrorífica en la casa del día, engaño- bosque con su verde profundidad nos mira de un modo insondable. El fl_au-
sa en la metáfora de Simbad. Pero la apariencia de la casa de los soporta- tista de Hamelín toca su flauta y en las más profundas sagas cantan las sire-
les, que no se corresponde en principio nada más que consigo misma, muestra nas; hay constantes atracciones inmensas en nuestros inquietos deseos, en
toda la engañosa luz en la que es posible una postura tan diversa. La luz la idolatría de lo desconocido y los aspectos todavía indecisos del mundo.
engañosa que procede del mundo, aparte de su X, en la que está la técnica; Pero su semilla se muestra siempre como una obra de engaños en la que el
la luz misteriosa de la belleza natural en sentido estricto. De todos modos flautista es la muerte en la montaña, bajo el agua, tras el canto de las sire-
en la apariencia siempre hay una promesa, que no necesita ser mantenida y nas hay ninfas mortales con garras de buitre que viven en una isla cubierta
que a menudo atrae de un modo diabólico hacia el vacío, que en todo caso por la carroña de los que las siguieron. Es necesario recordar y disipar en
por su parte, de vez en cuando muestra una tendencia al tout va bien en las historias muy antiguas y muy viejas experiencias que se han vivido cons-
cosas. Contiene mucho, todos los posibles elementos y promesas de un viaje tantemente y están dotadas de una tonalidad mística. Esto está enmascara-
confuso, también música de las fachadas. El mundo muestra en el perma- do por todos los atractivos de las cosas, con diversos colo~es del pla~er y las
semejantes fases de la caída. Pues cada una de las tentaciOnes contiene _las
invitaciones al placer de las sirenas, pero sólo después de haberlo persegmdo
39
E mil e Coué (1857 -1926) inventor de una psicoterapia basada en procedimientos de auto- y experimentado el sujeto seducido cae en lo contrario. En la apariencia que
sugestión.
no mantiene lo que promete, porque es demasiado bello. El brillo del gran
150 ERNST BLOCH
HUELLAS 151

mundo, el esplendor de las mujeres, de la seda, de las piedras preciosas, no comprendía qué había ocurrido. Finalmen~e _v~no un conocido, le dio ropa
de los uniformes, en definitiva, todos los atractivos de esta concatenación y así pudo marcharse a casa. Así acaba este Idiho con una p~erta falsa que
serían más útiles si los santurrones no sospecharan demasiado de estas cosas, lleva hacia el colmo del ridículo, llegando con este cuento las Mzl y una noches
para sus fines, que no tienen vida alguna. Los pequeños hechos son recor- al más estridente prosaísmo. Es casi una suerte del amante, que, durante todo
dadas en lugar de éstas, historias infantiles y populares del banquete, del el juego erótico, no sospechara las sorpresas que le ib~ a depara~ la d~ma,
harén, del brillo de la guerra, del polvo como representantes del objeto en que sólo viviera la alegría y la caída de un modo sucesivo, y no Simultane-
grande. El suje~o sólo e~perimenta atracción por una apariencia agradable, amente y oscilando como las vivió otro muchacho del que ahora ~ablare­
que por lo demas es cunosa por lo malo que esconde y no precisamente por mos. Aquí nos encontramos no sólo con una víctima del choque, smo que
lo que promete iluminada bajo su brillo de tout va bien como si estuviera el malentendido lo golpea hasta la médula.
en un invernadero.
Este muchacho era servidor de un campesino y no tenía las cosas muy
La historia comienza con un niño que estaba muy contento con la comi- fáciles con él. Un día pasó un grupo de lansquenetes por el pueblo, toma-
da que se iba a celebrar al día siguiente. Llega el día de fiesta, todos los invi- ron lo que necesitaban y marcharon gritando a voz en ~uello. El m_u~hacho
tados están sentados a la mesa. Los niños están vestidos de blanco. Ya se ha los siguió y los alcanzó en un rico pueblo, se presento ante el capltan, que
acabado la sopa y aparece el gran asado, es una pata de buey sobre la mesi- dijo que podía enrolarlo en su mesnada, y así podría adiestrars~ para su mar-
ta tan aparente. El padre se levanta, dice unas amigables palabras y comien- cha a Italia. Ante un granero había una tropa entera, entre_barncas_de agu~r­
za a trinchar el asado. Pero cuando el tenedor se clava en la carne, sale un diente allí fue llevado el recluta. Con la ropa de campesmo debaJo del VIS-
pequeño reguero de pus. El animal estaba enfermo y la cocinera no lo ha toso ~iforme de lansquenete, el muchacho se pavoneaba, bebía y escuchaba
notado mientras asaba su pata. Sólo la mesa lo pone todo en evidencia el un chabacano discurso acerca de sangre y mujeres. Pero ya llevaba obser-
muchacho vio por primera vez lo que hay detrás de la costra. Cuando de a~uí vándolo cierto tiempo el capitán mientras se reía y se mordía la barba. ~io
en adelante le dijeran que había que evitar lo viscoso, ya no pensaría del modo una orden a su tropa y de inmediato aparecieron dos lansquenetes que metie-
e? que lo hab~a h~cho antes, creyendo que eso sólo tenía que ver las ranas, ron al muchacho en un granero; con ellos se introdujo toda la comitiva enca-
smo que sabna donde se encuentra y cómo aparece. No se puede saber lo bezada por música de gaiteros. «La ceremonia todavía no ha sido con~umad_a» ,
que hay detrás hasta que uno mismo no va detrás. dijo el capitán y sacó una cuerda de una ~alega. El muchacho m~d10 bebido
De un jovencito se cuenta otra historia. Él estaba zanganeando por la creyó que iba a ser golpeado como habla escuchado que ocur,na ,Par~ que
cal~e, cuando ~a vieja le dijo: «Espera un poco, querido, y ven conmigo. unos amigos acogieran a un amigo y éste dem~strara su hom~na. _El mis~ o
Qmero conducirte a algo que te gustará». El jovencito comprendió y la siguió se despojó de sus vistosas ropas para que se viera que no tema miedo,_smo
por muchas calles, hasta una casa muy lujosa, donde una joven y bella dueña que su carne estaba dispuesto a recibir tantos golpes como le correspondieran
muJ:' enjoyada la recibió. Saludó al muchacho como si fuera un amado que a un lansquenete. Entonces tomó el capitán la cuerda y ató su cabo sobre
hu~Iese vuelto de _un largo viaje y lo invitó a sentarse en los cojines que ella uno de los largueros del entablamento. A una señal suya la tropa hiz? mover-
soha ocupar. Bebieron y contaron bromas hasta que el sol del vino llegó a se un viejo barril de tablones desvencijados desde una de las esqumas y 1?
sus cabezas, el muchacho besó a aquella mujer en éxtasis y la envolvió en situaron bajo el larguero. Estos hombres no eran lansqu~net~s, smo_ bandi-
sus caricias. Pero, mientras la besaba ella dio un salto y fue de la habitación dos, llamados vaqueros, y tampoco pensaban atacar a mngun co~tmgente
al largo, oscuro y solitario corredor. El muchacho la siguió, dejando diver- del ejército, sino que todos sin excepción eran desertores. «Ven aqm mucha-
sos salones a un lado, de los que parecía regresar la voz al pasillo. La siguió cho», dijo el capitán lleno de tranquilidad, ponién~ole el otro extrel_Ilo de la
hasta un nu~vo salón dond~ la persiguió entre cojines y mesas, hasta que cuerda alrededor del cuello y ordenándole que subiera sobre el barnl. «Esto
ella se refugw en un lecho Situado en la esquina más oscura y se estiró junto podría romperse», dijo el muchacho sonriendo y subiendo al barril con la
a los maderos de la pared. Pero en mitad de su carrera el muchacho cayó cuerda alrededor del cuello; ahora el capitán anudó de tal modo la cuerda
sobre la mullida alfombra iluminada por la luz de la lámpara suspendida sobre al larguero que el cuerpo fue elevado. El muchacho gritó con una mueca y
la pálida mujer. La alfombra cedió y el amante cayó totalmente desnudo en se mantuvo sobre los dedos de sus pies, pero el capitán tiró más de la cuer-
la plaza del mercado llena de gente, cayó justo en el bazar de los curtidores da y los lansquenetes reían «¿Tengo ya suficiente valor?»,_ gritó el ~uch~­
que establ_ecían precios, compraban y vendían y a mediodía y a pleno sol. cho vomitando; entonces el capitán le dio un golpe al barnl que lo h1zo mll
Al ver al JOven borracho y de esa manera, gritaron y rieron a mandíbula pedazos y el muchacho quedó flotando en el aire, el cua~ tomó 1~ ~uerda '!
batiente y comenzaron a flagelar con cuero su cuerpo desnudo. Él todavía se mantuvo en suspensión. «Ya ves, mi muchacho de confianza», no el capi-
152 ERNST BLOCH HUELLAS 153

tán, ~<as_í se enrola uno en las milicias celestiales», y el muchacho intentó do lo desease, pero al primer golpe de arco el violín empezó a tocar él solo,
segmr nendo, ahogado y enrojecido como si estuviera en un matadero. Pero y todas las potencias subterráneas se up.ier?n a él como, si estuviera~ en el
nadie escuchó má~ la_ broma que el muchacho quiso decir casi ahogado, cre- cuarto y le acompañaron en el canto. El mismo empezo a cantar mientras
yen?o qu_e ya hab1a Sido bautizado para el servicio de armas. El capitán ya tocaba, entonces se oyó un toque de campana, el cuarto estaba lleno de gente
hab1a salido del granero y los vaqueros con él. Sólo el rumor de los barri- y al volverse estaba en la iglesia. Esta narración sólo pudo hacerla Lars muy
les de aguardiente se oían en el silencio del granero. En vano intentó meter entrecortadamente y varios días después. Lars ya no volvió a acudir a los
1~ mano entre ella~oX auparse al larguero. Con los dientes el joven inten- bailes de los domingos, le parecía que la maldición no lo abandonaba del
to roer la cuerda, p1d10 ayuda con una mueca similar a la risa entonces se todo y cada vez le gustaba menos estar entre la !?iente. Pasab~ la ~ayor parte
dejó_ caer, el larguero crujió y el muchacho se quedó suspendido e inmóvil. del tiempo tallando troncos tratando de reproducrr lo que hab1a v~sto _en aqu~l
Partiendo de que haya vida después de la muerte y el joven lansquenete hubie- cuarto o intentaba tallar un violín que igualara a aquel que hab1a visto baJo
ra d~sp~rtado, a este muchacho escaldado o le hubiera temido menos el fuego tierra. 'Durante días y noches estuvo acurrucado en un sótano lleno y más
del mfierno que ~1 fulgor de la gloria celeste que tanto promete. El pobre que lleno de tallas y algunas cosas curiosas, cuyo fin y uso nadie llegó a cono-
muchacho n? tema buena estrella para el servicio de armas, pero sí el talen- cer. Finalmente hizo un muñeca de madera con los rasgos de la muchacha
to para seg~~~- estando motiva?o hasta la muerte, para vivir la, por así lla- de la que habíamos hablado, pero nunc~ a~e~tab~ a reproducir s~ aspect?,
ma~la, amb1guedad de sus amigos de un golpe y simultáneamente, al con- se encontró desorientado desde el pnnc1p10, fmalmente ya solo hacia
trano del ama~te engañad? cuy~ choque fue producido sólo por la sorpresa. pequeñas horadaciones en la madera, tiraba el leño y ~omenzaba a t?rtu-
Lo que exclusivamente disfruto la dama en la otra historia la atmosférica rarse intentándole darle forma a otro. Lars se fue hundiendo en un abismo
e inseparable unión de placer y dolor, lo experimentó el fa~cinado mucha- cada vez más alejado de los hombres; según una versión de la historia, él
cho soldado_ en propias carnes durante la ceremonia, como alguien que se volvió a la montaña, según otra más verosímil, se le encontró, una caluro-
topa con la 1roma de la apariencia de seriedad, no con la de la seriedad de sa tarde de verano ahorcado en su sótano. En definitiva también para este
la apariencia. La dama anterior está lejos de llegar a ser el capitán, pero ambos hombre fue muy i~tenso el encantamiento del inicio y luego vino irreme-
no se encu~dran mal en la categoría de los bandidos que matan con placer; diablemente a menos . Él intentó reproducir lo que le había fascinado en la
c?mo l~s sirenas de las leyendas, no destruyen repentinamente a los sedu- montaña y no lo consiguió, no precisamente porque aquello fuera demasiado
cidos, smo que mezclan la mujer con la puerta falsa, la acogida con el peli- para él, sino porque una puerta falsa sin suelo lo_ engañó, P?r~ue una cue~­
gro de muerte, la música y el escarnio. da lo dejó suspendido en el vacío, porque la música, _la fem1!11dad o la sabi-
De un modo más firme que los tiros y las guerras nos atrae lo que están duría buscadas en el interior de la montaña no eran smo cemzas, eran como
detrás de los muchos seres bellos muertos y secretos. Incluso detrás de las el oro de Rübezahl 40 al día siguiente. La mortal demencia del campesino
pi~d~as, d~ las_ coli_nas y de los montes de los que el pueblo ha creado una Lars está emparentada con la caída en el bazar de los curtidores, con la de~~p­
mus1ca mas misten osa que los cantos de las sirenas. Es el momento de con- ción del muchacho ahorcado (aparte de lo que pueda tener de loca paswn)
tar una historia de seducción bajo tantas formas místicas de la tierra Ibsen dentro de una más alta esfera; en la esfera de la melancolía y de la mística
la cue~t~ sobre el camp~sino noruego Lars que era también tallista en'made- de la tierra, de un remover vacío e implacable adentro y afuera, del des-
ra Ymus1co ambulante. Este iba por un camino que le conducía a pastos vera- consolado cavar en busca de un tesoro que no existe engañado por las seduc-
nieg?s Y no volvió. Después de pasadas unas semanas y de que todos los ciones de esta profundidad externa. En l~yendas similares ~os_ hechizados
mediOs de búsqueda no hubieran surtido efecto, el párroco hizo sonar las que se introdujeron en la naturaleza salvaJe del bosque enveJecieron en ~res
camp~nas de la_ igle~ia a medianoche. Bastó el primer toque para que Lars días ochenta años echando a perder su vida porque escucharon a un ser ardien-
estuviera en la Ig_lesia, pero dio una escueta o una muda respuesta. Poco a te que se oía por las grietas de la mo~taña, e~a un sonido áspero ,como si_ su
poco fue reconociendo lo que todos sabían, que en la colina había sido hechi- sabiduría lo hiciera cantar así. El sabiO era sm duda alguna el buho de OJOS
zado, y no sabía cómo le había ocurrido esto. De pronto se encontró en un ardientes, era sólo el callejón sin salida de una muerte enorme, loca y este-
cuarto y contó que había visto tallas increíbles, pero que durante todo el día reotipada, la del fondo de los montes y la naturaleza seductora.
que había estado allí no había visto a nadie, salvo a una muchacha. De allí
no_ se ~ovió en ningún mom~nto h~sta que la muchacha le trajo un violín y
1~ mv1to a tocarlo, nunca hab1a tem~o en sus manos uno así, estaba magní- 40 Rübezahl, espíritu y señor de las montañas, muy frecuente en las leyendas populares
ficamente tallado. Durante mucho tiempo no se atrevió a tocarlo aun cuan- desde 1400.
154 ERNST BLOCH HUELLAS 155

Pero no toda seducción lleva de un modo tan inevitable al vacío. Más bien tóteles mencionaba cuando dijo que un amigo de la sabiduría es también un
el mundo está en camino, es una luz ambigua y ante todo debe resistir la amigo de las leyendas y los cuentos). Cuando Ulises se tuvo que atar al más-
prueba del esplendor o eventualmente eludirla. Algunos engaños no son para til, consiguió eludir a las sirenas, y capituló a la seducción de antemano; pero
siempre; por el contrario todo tipo de consumación puede ser una fantas- cuando Orfeo pasó por delante y las sirenas cantaron, tocó el mismo la lira
magoría. Sobre todo se mezclan festines, mujeres, la guerra, los desórde- y su música obligó a las sirenas a callar y a escucharle, no sólo venció su
nes, siempre la mera atracción por el brillo de las cosas reales, que fermen- seducción, sino que resistió a ésta y la superó con magia blanca, la nave de
ta y to~avía ~o está fuer~. No se trata de la nada absoluta (como en el engaño los Argonautas pasó imperturbable ante ellas, las sirenas desposeídas de _su
y la cmda) m de cualqmer cosa. Pero es necesario sentir las diferencias del poder, se lanzaron al mar y se convirtieron en rocas. Y verdaderamente deJa-
ca~ino, sobre todo en su parte final: el placer se nutre de un simple encan- ron huellas suyas en la mujer, en el mar, en la roca, en la seducción de la
tamiento que se apaga, la concupiscencia es esa curiosidad ante todo demo- vacía caverna así como en la de la amplia llanura, en lo insondable, en lo
níaca que nos abre el camino al infierno, que tan pronto se convierte en una aún no definitivo, en el ambiguo secreto de la naturaleza. Su primavera que
angosta g_arganta. Por el cont~ario en la atracción de la sustancia se equili- casi es tan exterior como la nuestra, de su música de las montañas y su sol,
b!"a el agno esfuerzo del comienzo, la sorprendente salvación del final, sus que igualmente es un inaferrable cuerpo incandescente, en tor~o al cual la
signos o su_s indicios son al principio muy pequeños y crecen con el pro- tierra todavía gira correctamente, sin caer, pues representa -sm ser toda-
greso trabaJador como maduración y aparición de la cosa misma. Pero estas vía el sol humano- el símbolo de la luz siempre esplendoroso.
diferencias no son tan seguras, que uno pueda ahorrarse el camino que a éstas Mantenerse puro es algo muy diferente a ser puro. Los jóvenes cono-
conduce o la prueba del sol que lo pone todo a la luz del día. El encanta- cen el tórrido y oscuro vagar por los campos o por la ciudad. Brillan visto-
miento >': la sustancia pueden estar durante mucho tiempo mezcladas, en sas mujeres y cada una se esconde tras las otras, el encuentro sin éxito resul-
conformidad con un mundo todavía no decidido, que no está tan limpiamente ta un sufrimiento, la rápida mirada sin presente ni futuro, sin seducció~,
ordenado, y en el que no pueden distinguirse de antemano la música de las perdiéndose mientras se avanza. Detrás de todo esto nos llama la nostalgia
sirenas de la de Wagner o incluso de la de Bach o los diversos grados de la del sueño oscuro y profundo. Apenas es conocido de dónde procede la volun-
meditación. El juicio de la época no ha sido muchas veces correcto tam- tad que nos conduce al camino, dónde comienzan los fuegos_ fatuos o d?~de
bién Sócrates y Cristo fueron tomados por seductores, sobre todo tr~baja­ comienza la vía que nos lleva a la meta -de un modo termmante deflmdo
ron en una ?ialéctica en luc_ha, una dialéctica que podía ser vista en su pro- y claro a través de todo el brillo esplendoroso-. El Cielo está todavía alto
ceso, que hgaba la sustancia de un modo muy estrecho al encantamiento, y el Zar está lejos. La huida del encanto no ~s siempre el ~escubrim~ento
lo real es cercano a la fantasmagoría, porque nada en el mundo está defini- de luz y no es igual a buscar la luz. Huir radicalmente del Impulso difuso
tivamente decidido. Ni lo real ni el engaño tienen una existencia acabada. que procede de la luz puede ser una deserción si se tiene en cuenta la natu-
A me,nudo uno s~ _me_zcla con el otro en el mundo que está siempre fer- raleza del proceso, la necesidad de salvar el original de su ambigua inquie-
m~ntandose. Ellmo tiene un perfume embriagador y es al mismo tiempo tud y de las caricaturas del engaño. Un maestro jasídico decía que aquel que
la Imagen de la pureza, la mujer en torno a la cual todo está en efervescen- cumple con los mandamientos va sin duda al Paraíso, pero como no cono-
cia e incluso todo ~os_f?rece, es como la música, al mismo tiempo lo supre- ce ni la gloria ni el ardor, no siente ni la gloria ni el ardor del Paraíso tam-
mo y lo menos deflmtlvo que hay en el mundo. El secreto de las montañas poco. Y está claro: sólo como tentador y como tentado se puede realmente
no ha salido todavía a la luz del día y mucho menos a la de la noche. Inclu- llegar a ser virtuoso, sólo él conoce las luces místicas que hay a través de la
so el_enga~o manifiesto ap_e,nas imita o anticipa perversamente un esplen- experiencia del mundo y también los estigmas de engaño que quedan en éste.
dor, mduciendo a la confuswn. Un esplendor que coincide con la tendencia
d~ ~a vida, que de?e situarse.en su mera pero no plenamente disponible posi-
bih,d~d, aunque siempr~ existente. Pues aunque en sí mismo un engaño es APÉNDICE: TIERRA DE NADIE
e~tenl, en algunas ocaswnes hay espejismos o palmeras en la lejanía espa-
c~o-temporal. De ese modo ese engaño puede ser un signo contra sus inten- Algunos están sorprendentemente cerca de las cosas muertas. Del cris-
ciOnes, pero no contra las nuestras. No se llega impotente a un fin amargo. tal que, aunque frágil, es claro, de la piedra, tan sólida y silenciosa. Preci-
Este no huy~ plenamente, sino que su apariencia está ahí para ser vencida samente un nuevo sentimiento puede explicar esta atracción, uno diferente
por sus refleJos, para poder ser heredada de un modo concreto. También esto del acumulativo y propio de nuestra edad madura, ese sentimiento ávido del
está perfectamente anticipado en una leyenda (en una griega de las que Aris- viejo al que la vida se le ha hecho indiferente y sólo le interesa lo fijo y ya
156 ERNST BLOCH HUELLAS 157

no_ se abre a nada. Tampoco hablamos de aparatos aquí, pues nosotros los elfos lo atraía, y toda la vida perdía su sentido ante aquella atracción. Y ~obre
ammamos Ypar~cen tomar algo de nosotros. Ellos parecen más perros que todo aquí estaba la otra cara del miedo, com? en el rey ~~ los elfos, JUSta-
gatos, parecen fle!es y tampoco se es para ellos más que esto. mente la atracción; la tormenta, el velo de mebla, las vieJaS praderas ple-
Po~ el co~trano puede haber cosas ajenas y muertas que nos atraigan. gándose sobre sí e incluso la posibilidad de hacerse río, pradera, montaña,
Los cnstales tienen caras de las que no nos podemos zafar, pues son radian- mar, muerte, cielo estrellado, tierra de nadie. Los hombres han hecho todo
tes Ypuestas en pequeñas rocas inexistentes en el mundo humano. Sus colo- contra este mundo monstruoso, para que éstos no nos devoren, los han talla-
res proced~n de 1~ profundidad impenetrable para nuestra visión. La luz los do de un modo pagano y como cristianos han puesto encim~ de_ ~stos un ni_ño.
hace colondos ? mcluso estridentes, pero mantienen sus distancias respec- Sin embargo su gran número nos aturde, aun cuando consigmesemos mirar
to a no~otros. Solo el az_ul del e~malte viejo puede poseer algo de esta noche a través de éstos por medio de la mente. La inflación de los años de las luces
en el_dia, por el contrano los ~nstal~s están tan lejos y al mismo tiempo tan que no permite comprar en oro siquiera un pedazo_ dey~n, la nada que ya
agobi~temente cerca, que a ~I~erencm de las orquídeas y las serpientes nunca empiezan con el ligero aire de la montaña y que es mfmita en el verdadero
se los Siente como algo demomco. Hay algo más tosco, pero al mismo tiem- sentido del término, justo siempre indefinidamente nada. .
po muy cercano, ~tractivo, impresionante. Es el gran paisaje que está en tomo Recuerdo: un día uno le dijo a su sabio amigo: «Nuestras conversaciO-
a nosotros, especialmen~e la.materia inerte que fluye en masas, va a las altu- nes pueden ser sutiles y profundas, pero qué ca!ladas están las p~edras Yqu~
ras Y hace que nuestra vista se el~v~. Los jóvenes se sienten oprimidos ante imperturbables permanecen ante no~otro~ . Que grande es el Un,Iverso Y que
este es~ectacul?, no con u~ sentimiento de insignificancia de sí mismos 0 insignificante parece la altura de la Iglesia de San Pedro ante e~te. ¿Cu~n­
de lo mas ~lto, smo con la mmusvaloración de todo, de lo humano en sí. Ante to tendría que habemos dicho la Tierra, cuando una boca se abnera de LI~­
las ~ontanas y las estrellas pueden resultar insignificantes nuestras accio- boa a Moscú y atronará palabras de un modo órfico?». Entonces el sabiO
nes, mcluso todo parece apartado del secreto humano y del secreto de nues- amigo, como patriota de la cultUra, contestó «¿Una ~ofetada no _es un argu-
tras metas. La _grande~a y las obras humanas parecen carentes de sentido, mento?, ¿y la Tierra? Quizás diga también muchas mcoherencias pues no
p~rece como SI no tuvi~r~n lugar alguno, pues la intuición de la grandeza ha leído ni a Platón ni a Kant».
VIene desde fuera~ e~ r~pidamente vencida por la alta montaña y absoluta-
mente p_or el todo mflm~o .. Las l~c?as de la vida parecen pues como gotas
de_agua, _un cometa con ac:do J?ruSico en su cola basta para liquidar el muy ¿UN CUENTO RUSO?
exiguo vislum?re de conc~encia qu~ ha aparecido por un pequeño ángulo,
Y que no era m~s 9.ue un emgma que mtenta saber si aquello es o se ve. Cada Aunque lo siguiente fue inventado con total originalidad, no parece ~?U_Y
uno de los vestigiOs de los días de la Tierra está enmarcado en una enorme verosímil. Ni siquiera en una época en la que los corazones y todo lo simi-
noche, que ya atrás y adelante, que es cósmica tanto en lo individual como lar puede ser transplantado. Con todo, como n~rració~ f~bulosa tiene en sí
en lo colectivo. Un muchacho de dieciocho años escribió una carta al Todo la capacidad de sonar de un modo cada vez mas ~erosimil, en t~nto que no
del mundo antes de su suicidio -éste le podía entender bien-. Este es un se queda limitada a los ingleses de los que trata, al mforme de un Joven mve~­
co~trast_e entre la vid~ de duendes y la tranquilidad de los gigantes en la que tigador que quería investigar las cuevas indi~s para ~ncontra~ restos de am-
esta ca~I todo contemdo, salvo un par de plantas, animales y personas. Pan males y vegetales extintos que tal vez todavia estuvieran alh. .
ex.J?':llso con calma al J?UChacho de dieciocho años, lo hizo con plena tran- Los investigadores fueron cruzando la costa con u~~ suerte c~mbiante.
qmhdad, porque su mirada puede ser gorgónica. Ciertamente reanimamos Hasta que vieron una entrada muy prometedora, tambien protegida de las
nuestros cuerpos a su contacto, _el encuentro de nuestro cuerpo y los altos mareas. Para evitar las rocas que había, dejaron su embarcación de mot~r
Alpes produce una salud maravillosa, allí es como si todo estuviera hecho anclado en mar abierto, remaron hacia el lugar y fueron realmente acogi-
para_nosotros, la amplitud nos purifjca de la vida entre cuatro paredes. Pero dos de forma prehistórica. Justamente por el aullido de un monstruo nunca
precisamente todas las alegrías de la naturaleza nos llevan a lo muerto a lo visto que había sido molestado en su sueño. Parecía uri Polifemo Y, en la fren-
devaluado, a lo obstinadamente ebrio. Lo inadecuado de los contenidos ~era­ te tenía un ojo propio de saurio, él mismo era el ~ltimo saurio. Este atrapó
mente humanos: la mala situación, las confusiones inextricables, sean de inmediato a un joven inglés, lo colocó en obhcuo ante la entrada ~e la
como sean, no se enmascaran Uno no se puede rebelar contra todo esto. Sin cueva y se lo cenó. Y lo mismo hizo el día siguiente. Se veía lle~ar el fm de
embargo el muchacho de dieciocho años sentía un encanto muy diferente, los jóvenes investigadores. Entonces les fue de ayuda que Pohfemo, des-
el del marco de las estrellas, no el del contenido. Un gigantesco rey de los pués de haber matado a dos víctimas, retozando ahíto, dejó yacente a la otra
158 ERNST BLOCH HUELLAS 159

que todavía daba signos de vida. Los ingleses, junto a algunos pequeños cuchi- fintas a la izquierda y a la derecha sólo cambian la dire~ción, ~o ~1 campo.
llos y unas palas, con los que habían desenterrado restos sepultados por las Hay malas escapatorias de este tipo (sobre todo femenmas Y.Judi~~), pero
mareas, tenían un barril de formol, para conservar los restos encontrados. nosotros hablaremos aquí -a pesar del poco encanto de la situaciOn- de
J?~rramaron el conte~~do del recipiente ante la boca de la bestia en diges- la vida sin salida, de las cosas -de descubrimientos realmente nuevos, de
tlon, la cual se lo beb10 absolutamente. Además uno de los hombres había pequeños continentes laterales, en los que sólo hay debilidad-. . Allí pr?s-
trepanado la cabeza a.su moribundo amigo para sacarle los sesos, mientras peran los frutos del bosque de la ironía (de la ironía e~, el antigu? se~ti do
que otro le hacía lo rmsmo al mostruo inmovilizado por el formol y puso el de la palabra) que también ya recogidos, como narrac10n, como rrorua en
cerebro humano en el cráneo del monstruo. Polifemo no se movió ni un milí- un nuevo sentido de la palabra, tienen un efecto liberador. Desafortunada-
metro, la salida quedó cerrada, pero después de un tiempo volvieron a salir mente es propio de la ironía ser buena s~lo en crudo: di~ha es e'_í-celente, per?
de su~ ~auces l?s viejos aullidos de venganza; pero no eran iguales, sino que escrita, por así decirlo, cocida, no es casi nada. No se d~Ja co~dimentar.escn­
P.areciO paulatmamente como si intentara decir palabras, inglesas, para al ta, sólo tal vez a la tártara, con raros y heterogéneos mgredwntes y circun-
fmalllegar a hacerlas comprensibles casi con acento de Oxford. Era sólo el loquios barrocos en los que Kleist es un maestro. Con todo se puede des-
amigo el que aquí hablaba, por medio de un transplante tan horrendo, y les cribir el paisaje de la salida e intentar reproducir su flora, de tal modo que
costaba separarse de él, incluso después de haberles dejado expedita la sali- lo lleno de fantasía recuerde a los platos crudos.
da. P~ro tan pron_to como él les conminó a abandonarla, se notó que los líqui- Cuando es femenina, decimos, la salida es a menudo mala. La pregun-
dos vitales del ammal empezaron a modificar paulatinamente el cerebro huma- ta ingeniosa de la mujer cuando la sopa está demasiado caliente es <~¿Acaso
no. La~ palab~as del amigo se hicieron aullidos cada vez más incomprensibles he de servirla congelada?», no vale mucho. Pero atendamos a lo dicho por
y al !:rus~10 tlempo más amenazadores y el ojo volvió a hacerse el ojo del una mujer, una adúltera descubierta infraganti. Con su ~mante des~udo en
sauno, solo entonces fue cuando los hombres huyeron a su lancha situada la cama le dijo a su marido furioso, «Si crees más a tus OJOS que a. mis pala-
ante la cueva y alcanzaron la nave situada a mayor profundidad. Desde ésta bras, ¿dónde está tu amor?». Esta mujer supo tener una o~urrencm nueva, e
vieron a la muy conocida bestia lanzarse entre los acantilados. En la nave intrigante para su tesis. El marido no llega a ver por ese angulo, no podna
qu~ c,ad~ vez se iba, alejando más escucharon durante mucho tiempo la voz alcanzarla tampoco en una hora más tranquila.
pohfemica que verua desde la playa, tanto más monstruosa pues se mezclaba La salida judía es más frecuente, y también a un nivel bajo es como llega
con una voz declinante semejante a la del amigo e investigador muerto. Si a hacerse más efectiva. No es estúpida o inaccesible, como es a menudo la
los jóv~nes eruditos no hubieran sido expertos en prehistoria, entonces habrí- femenina, sino frívola, formalista, desgarrada, y sin embargo con su claridad
an J?Odido pensar en el destino de lo humano y en toda su grandeza, el cual, de entendimiento o la oscuridad de su fe, puede llevamos a un lugar lateral
terue~do en cue~ta la historia más reciente, se encuentra bajo condiciones muy significativo. Aquí se encuentran en primer luga: (pero en su tra~sf~n­
reactivas que lo Impulsan adelante. Pero su pensamiento comparativo no lle- do) colegas de la astuta, más que astuta adúltera, y habitantes de su temtono.
gaba a tanto, ¿Cómo podrían haberlo hecho sobre la base de un caso extraor- Una historia viene a cuento aquí o más bien la narración de aquel hombre que
dinario y que tenía que ver con una especie extinguida? Entonces no habrí- viajando cruzaba el Norte de Siberia, él hablaba .de lobos, de manadas de caba-
an estado en la costa de la India, sino en la hoguera en la que fue quemado llos salvajes, de roturas de hielo, de trineos que se Iban al fondo de la!??s. «¿Ydes-
J~n Hus, o en 1~ Nueva Sib.e~ia, así habrían sabido mejor, qué supone que el pués?», preguntaron los fascinados oyentes cuando el h?mbre deJO de hablar;
vmo nuevo este en odres vieJos. Cuando más tarde utilizaron con más exac- no dijo ni una sola palabra más, tenía la boca llena de saliva, l.levaba ya mucho
titud el sectante y les cayeron las vendas de los ojos, vieron que no sólo habí- tiempo ahogado.«¿ Y después?», dijo el viajante tomando ~Ire. «Por amor de
an estado en la costa de la India. Dios nada de esta historia es verdad». Así se pesca al mentrroso, pero no des-
piert~ mejor un soñador, las mentiras de piernas cortas son muy ?ien ~muy
largamente sermoneadas. ¿No se hace aquí Dios pa?re de la mentrra, e mclu-
LA SALIDA CÓMICA so del mentiroso, pero también del final de la mentira que hace verdadero el
laberinto? Y ahora entra en juego la historia de huida invertida, acerca de un
Al débil le gusta arrastrarse o huir. Al fuerte le hace falta espacio, sin embar- rabino, que había elogiado las obras de Dios y la perfe~ción con la que las
go es muchas veces menos novedoso que el flaco del que uno se defiende. cosas estaban dispuestas en el mundo, y lo bellas y lo sabias que eran. Enton-
. La huida del ratón puede ser asquerosa, la del conejo irreflexiva, triste, ces habló un jorobado después de la prédica y le dijo: «Rabino, usted ha habla-
mnoble. Hay suficientes agujeros enmohecidos y los conocemos bien. Las do maravillosamente de las obras de Dios y de lo bello que es todo, de lo
i
l
160 ERNST BLOCH HUELLAS 161 l¡

i
pleno de sentido que está y de lo sabio que es. Pero, míreme usted y diga, ¿soy ba a atardecer y fue de compras a la ciudad. Ap~nas habí~ salido de la casa,
yo también obra de la sensatez y la sabiduría?». El rabino vio al hombre y dijo: el rabino se levantó, fue a la cocina donde en una Jaula habta d~s gansos ceba-
«Para ser un jorobado eres suficientemente bello, sensato y sabio». Las pala- dos. Les abrió la portezuela, esparció migas de pan desde la Jaula; pasando
bras del jorobado no le hicieron retractarse al rabino en absoluto, porque un por el pasillo hasta el dormitorio e ~~cluso hasta la cama y se acosto de nu:vo
jorobado es una forma creada, que es perfecta si es como es. Pero el rabino sí ?e
en el justo instante en el que se abno la puerta la casa y Hann,ah ,regreso al
cambió al mismo tiempo mucho de opinión por estas palabras, e incluso cam- dormitorio, ante el enfermo que se hizo el dormtdo. De pront? oyo como des.de
bio de opinión respecto a Dios, que ha creado la perfección sólo ofuscada y la cocina venía un sonido característico, un claquear duro e inhuma?;o de ptes
sólo la va otorgando con parsimonia, pero en la rebelión del jorobado se intu- duros y parsimoniosos, también el rabino ll~gó alto «¿Oyes?», le dtJ~ a Han-
ye todo lo que se ha mantenido dentro. No es necesario en todo momento for- nah «es el ángel de la muerte que se aproxlffia», y Hannah comenzo a tem-
zar ironías; en este lugar o en cientos similares se esconden filosofias que nunca bla; Primero los pasos se oían junto a la puerta, luego en el cuarto, luego se
han sido pensadas. En éstas hay sólo una pequeña salida, pero habla con acen- sentían muy cercanos a la cama donde Hannah estaba s~ntad!l. Y cuando aque-
to judío y resulta demasiado bufonesca para convertirse en la vía principal de llos pasos rozaron sus pies, ella g~tó señalar1:~o al rabmo .«Angel de la m':ler-
un pensamiento creativo, pero no por ello está totalmente privada de signifi- te, aquí lo tienes». Entonces e~ rabm? encend10 la luz, se v~o a lo.~ .ga~s~s ptco-
cado. Su especial novedad irónica y seria diferencia precisamente este tipo de teando y el rabino dijo. «¿Que has dtcho ahora Ha~ah~ ¿No dtJlSte. tom~I?e
salidas de las improductivas salidas que se sirven de la estupidez o de la inge- a mí en su lugar, deja vivir a mi rabino, la l~z de ~1s OJos?;>. ~anpah mtro a
nuidad de la estupidez, que tan sólo aparece como ironía ante el otro, sin duda los gansos y a su marido y dijo. ~<Si éste hubtera ~1do el autenttc.? Angel de la
igualmente como algo confuso. Por esta vía llegamos a la historia de un monje, muerte lo habría dicho. Pero se que no aceptanas que yo le dtJera eso a un
un hombre muy virtuoso y sincero, cuya líbido le daba muchos problemas. ganso»~ y también esto es una muestra -concluyó ~e~ modo extrel?a~a­
Las flagelaciones y las mortificaciones no le ayudaban mucho; entonces una mente sorprendente el narrador al que se debe esta histor:-~- que los JUdt~s
mujer se introdujo en su celda, bajo el pretexto de que iba a confesarse, era no deben estar en contacto con animales. Según otra verswn Hannah tendría
una prostituta conocida en toda la ciudad que quería hacerse beata, es decir que haber dicho «~tendría yo qu~ hacerle,reverencias a un ganso?» - para la
totalmente a la altura de las circunstancias. Cuando, alrededor del amanecer, mujer el extremo mstante todav1a no habla llegado-...
el hermano despertó de un profundo sueño, tan profundo como no lo cono- Si en éstas no hay nada, ¿a dónde llevan las deblltda~e.s que .resu~~an
cía desde la época de su niñez, cuando despertó tan lleno de dulzura y tan sacia- tan chistosas? Pues hay salidas que llevan por una muy, dtstmta dtreccwn,
do, con una tranquilidad que no tenía cuando estaba embebido en pensamientos pero siempre una tercera dirección donde to~o tambt~n parece cerrado.
piadosos, se arrodilló y le dio gracias a Dios por haberle mostrado un medio «A partir de ahora», dijo un sabio al q~e le ha~1a su ~ervtd?r una coleta con
que lo curara de su aguijón. El narrador de esta vieja chanza contó que el prior, los tres pelos que le quedaban y ocurr:o despues de cterto ttempo_ que el. ser-
después de haber oído hablar de esto y de que el monje hubiera roto sus votos vidor se quedó en las manos con el pnmero de los pe~os de su ser:or Yfmal-
por pura estupidez y hubiera embrollado el Evangelio, él lo perdonó y rezó mente con los otros dos y acabó arrojándolos a los ptes de su senor. Empe-
por él, para que llegara al Paraíso con los asnos. ro, el sabio dijo tranquilamente: «a partir.d~ ahora, ll~~aré el pelo. sue.lto».
Qué diferente, que astutamente serio es que la huida femenina y la judía Entre las frases de Hannah, la adúltera cnstlana: el v~aJante por Stbena? ,el
se unan. La Eva en cuestión, de la que hay que hablar aquí en última instan- rabino, el jorobado y, en última instancia, el sabto ~hm~ hay poca relacwn
cia, era la muy joven segunda mujer de un rabino, el cual se había casado a 0 poca relación en cuanto a los contenidos de sus hts~onas. Como hecho l,a
una edad muy avanzada. Después de varios años de feliz matrimonio, el rabi- astucia del débil no tiene mucho valor, como pensamtento es a menudo frt-
no se puso enfermo por primera vez en su vida y le dijo a su joven esposa: «Ya volo, a veces no se esconden allí las más bellas formas, y el regazo d~ ,Abra-
no volveré a levantarme de esta cama, Hannah. Tarde o temprano vendrá el ham tiene otro aspecto. Sin embargo no falta el sésamo y se ve tambten que
ángel de la muerte y me llevará con mis padres». Hannah lloró y repuso: «No la búsqueda de la salida, que sigue vías ?~licuas, lleva a un mundo en el que,
digas esas palabras, mi rabino, no puedo escucharlas. Cerraré todas las puer- a pesar de su rigidez, no hay nada dectdtdo, un ~undo q~e es poroso Y de
tas y ventanas al ángel de la muerte, y le diré: ángel de la muerte, deja vivir a cuando en cuando fragmentado. La bella apariencia, el ablSJ?O oscuro.: pe~o
mi rabino y llévame a mí en su lugar». El rabino tomó su mano. «No digas en lo irónico no a todos los días les sigue la ~oc~e y 1~ t?t~hdad de 1~ trom,a
eso, Hannah, no atentes contra tu joven vida». Hannah no dejó de quejarse y de la que aquí estamos hablando, no es. en S_I mtsma tromca en sentido frt-
de jurar, pero el rabino dejó de hablar, se apoyó con mucho cansancio contra volo «Por amor de Dios, nada de esta htstona es verdad» es una f~ase ~?co
la pared y cerró los ojos. La joven mujer despertó a su lado cuando empeza- común para un mentiroso y un lema nada malo para el mundo stlo dtJera
162 ERNST BLOCH HUELLAS 163

gente mejor. Hay también que ser irónico y trascendente a la vez para poder qué importa. En sí éstas ofrecen un aspecto oblicuo y son confusas para nos-
ser de uno de los dos modos. otros, pero basta un buen asidero para que se adapten exactamente a la situa-
ción de la que hablan los piadosos. Hay una historia para pensar sobre ello,
la que acaeció al señor Schotten de Maguncia hace más de cien años.
DESILUSIÓN CON SERENIDAD Había un hombre al que como otros le iba bien. Comerciaba con seda e
iba anualmente de viaje haciendo un pequeño rodeo. Él nunca olvidaba pasar
S~ s.e ha esperado ~lgo diferente, normalmente era más de lo obtenido. algunos días junto al rabino de Michelstadt en piadosa conversación. Este
L.o mm1m~ no no~ satisface, pero no siempre, se puede sacar algo de lo que era considerado un rabino milagroso y era llamado Baalschem, como otros
m n~s va~~ nos v1e.n~ o de lo que en sí es inofensivo, como una ironía, que que había en la Alemania del siglo XVIII. Cuando el señor Schotten fue a visi-
al mismo t1emp~ ahv1a y agobia, algo similar a cuando del parto de los mon- tar al Baalschem antes de un viaje de negocios a Saint Gallen, y el coche
tes surge un .raton. Este fue e~ ~aso en una escena de circo. Las palaLras estaba ya a la puerta de su casa, dijo. «Rabino, tengo la extraña sensación
erar;t pretencws~s, la exl?ectacwn cada vez era mayor. El escenario estaba de no querer salir en absoluto de viaje. Es como si hubiera tenido un mal
vacw, n,o se hab1a a~unc1ado nada más y nada menos que al caballo de bata- sueño o una intuición similar, pero en todo caso siento como si estuviera
lla Bucefalo, es decir el caballo personal de Alejandro Magno. Ya era muy enfermo». El rabino miró al señor Schotten con cara extraña, movió la cabe-
promete~or el poderoso ~lambre ~e hierro del que el director se servía para za y no dijo nada. «Rabino», dijo el señor Schotten de nuevo, «hágame el
t~aer al corcel al escenano. A dec1r verdad, tan sólo lo deseaba. El animal favor y déme un talismán para que pueda hacer mi viaje con tranquilidad».
s1tu~do, al otro extremo del alambre no se veía, tiraba del propio alambre El rabino siguió callado y no se movió del lugar donde estaba, arrugó sus
hac1a SI, afuera, donde sólo se le oía piafar y relinchar de manera iracun- labios y se sintió embarazado y casi nervioso; la mesa estaba ya despejada
da . Uno, dos, después tres fuertes hombres vinieron en ayuda del director sólo había una vela sobre ésta. «Toma ésta si quieres», dijo el rabino, «hay
y tiraron hombro con hombro. Fue inútil, el alambre quedó como estaba. que agradecer a Dios por todo lo que nos da». El señor Schotten cuidó celo-
~od~ ello h,asta que llegó un cuarto hombre, era el pesado boxeador del samente de la vela, el Baalschem le había dado sus bendiciones para el viaje
s1gmente num.ero. ~1 que se le había reclamado ayuda, y con el que final- y marchó con esperanza. En Saint Gallen el señor Schotten buscó la posa-
mente s~ cons1gmo mover un poco el alambre, luego más y más se le sacó da en la que habitualmente se hospedaba, La uva de oro, donde solía encon-
?,e su qmetud y lo pu~o en movim~ento en un tira y afloja. Un último empu- trarse con sus socios de negocios, el señor Bacharach de Coblenza y el señor
JOn de las fu~rzas umdas, y se oyo el tronar de poderosos relinchos. Triun- Goldsticker de Francfort. Pero en la posada no había una sola habitación libre,
fo, un ~abalhto de. madera aparecía al final del alambre, se dirigía rodan- y se decía que el señor Bacharach se había ido a La media luna y que el señor
do hacia el es~e1_1ano. El público r~ía también aliviado ante una broma óptica Goldsticker todavía no había llegado. El señor Schotten fue aLa media luna
tan fuerte, re1a mcluso, de corazon, como se suele decir. Además no esta- en la que el posadero lo recibió con un saludo de parte del señor Bacharach,
~an decepcionados de ver a un Bucéfalo tal. Incluso objetivamente estaban que ya se había ido a descansar, pero esperaba verlo mañana. El mozo llevó
hbera~os de un ~odo .humorístico, quizás también porque no había sólo al señor Schotten a su cuarto, hubieron de subir muchas escaleras hasta el
una fehz expectativa, smo que se había despertado mucho miedo y se había piso más elevado de la casa. El mozo puso la luz sobre la mesa y deseó las
comprobado que no había nada que temer. Al menos no había 'nada en el buenas noches al señor. El comerciante de seda quiso irse directamente a la
cuen~o qu~ se parec.iera a un caballito de madera, aunque no se trata de nada cama, pero en sus oídos resonó un extraño rumor: «¿Cómo? ¿No ha dado
puer~l. As1 nos. lo d1cen la fábula, el circo y las comedias: la sopa nunca es el mozo una vuelta a la llave después de encajar la puerta?». El señor Schot-
com1d~ tan cahent~ como es cocinada. Mientras que en nuestra actual vida, ten se dirigió a la puerta, estaba cerrada por fuera, fue hacia las ventanas,
los .cocmeros dommantes nos animan a comer la sopa todavía mucho más estaban bloqueadas y sus postigos enrejados. Y ahora empezó a notar el aire
caliente de lo que la cocinan. opresivo del cuarto, un olor fétido y sintió una fuerte impresión: este olor
ya lo había percibido en sueños y un cuarto exactamente igual lo había visto
ya en sueños. Parecía que el olor provenía de la cama, el señor Schotten se
LA MANO AFORTUNADA volvió, pero casi no vio más la cama por la turbia luz, la lamparita de la mesa
todavía ardía con pequeñas llamas que ondeaban, pero, poco después, se apagó.
Tal vez un día lo externo también será mejor por haber salido totalmente Entonces el señor Schotten se golpeó en el pecho y tomó la vela del Baals-
fuera. Entonces la dureza de las cosas volverá a nosotros o nosotros a ésta chem y la acercó a la tenue mecha; se encendió una luz muy viva. En ese
'
164 ERNST BLOCH HUELLAS 165

momento el señor Schotten pudo proceder, bajo la cama no había nadie, quitó tan casual y tan importante. En la aparente historia mágica domina un espí-
la ropa de la cama, quitó el colchón que estaba sobre unas lamas, las cuales ritu especialmente sobrio, el taciturno rabino es casi escéptico ante el supers-
descansaban sobre una cámara excavada en el suelo, y dentro de ésta había ticioso señor Schotten, en todo caso es un cultivador nada transparente de la
media docena de cadáveres y en la parte superior, con el cráneo fresco y recién ironía. Es cierto que el Baalschem de Michelstadt es un espíritu iluminado,
partido, estaba el señor Bacharach de Coblenza. El señor Schotten se quedó y hay un especial y decididamente judío tipo de iluminación, que no duda de
sentado un largo tiempo gimiendo y con su cuerpo temblando; rezó la ora- la existencia de lo fantasmagórico, pero que no reconoce que se les aparez-
ción de salvación de peligro de muerte y la luz del Baalschem refulgió, poco can al hombre y su Dios no demónico. Así, en esta historia terrorífica hay un
a poco fue comprendiendo al rabino y supo lo que había que hacer. Puso al asidero curioso, que se diluye o es más bien un momento, que todavía está
amigo muerto sobre la cama como si estuviera durmiendo, él mismo se metió vivo y que es conocido por todo hombre de negocios: es decir, el de la mano
en la fosa con los cadáveres con la cabeza fuera, permaneció así mucho tiem- afortunada. La intuición práctica, que no subvierte las cosas, sino que las ende-
po y no se movió nada. Luego oyó cómo giraba suavemente la llave de la reza algo y las pone en su sitio, con el sereno tacto que le corresponde a este
puerta. Unos cuantos hombres entraron en la habitación y se acercaron a la órgano. Esta intuición se deja llevar por la fortuna, por la misma que está clau-
cama, por segunda vez partieron con tres o cuatro golpes de hacha el crá- surada, pero para el piadoso la fortuna se encuentra a la base del mundo. Aquí
neo del señor Bacharach, arrastraron las maletas hasta delante de la puerta está claro que no hay técnica alguna en un sentido racionalizable, pero que
y volvieron a cerrar. El señor Schotten reconoció sin duda la voz del mozo también hay magia antigua, a la que la técnica accede en muchos casos. Por
y tal vez la del posadero. Finalmente salió de la fosa, y se acercó a la ven- el contrario el rabino se aferra, con dificultades y muy aleccionadoramente
tana enrejada, donde con gran esfuerzo consiguió sacar una de las hojas del nervioso, a las cosas de este mundo para proporcionar un talismán. A tal
marco. Esperó allí fuera todo el día, se cercioró muy cuidadosamente de que efecto no conjura a las fuerzas cósmicas que viven en el mundo. Él preser-
nadie lo viera detrás de la casa. Los primeros en aparecer fueron los ven- va más bien su especial y casi mesiánica mano para sacar a las cosas de su
dedores del mercado y el señor Schotten los quiso llamar, pero el posadero dispersión y hacerlas por un instante edénicas. Para ello la vela tiene el mayor
podría oírlo y quizás también hubiera asesinos en el pueblo. Entonces el señor de los efectos, siempre se adecua a la necesidad de la situación, tal como es,
Schotten vio a las seis y a la luz de la mañana al señor Goldsticker, el cual en una ironía invertida y feliz del destino : pues la vela habría ardido en el
doblaba la esquina, en dirección a la casa del delito, para visitar a sus socios. paraíso, no como una cosa, sino como un don. También consideraba el rabi-
El señor Schotten dijo tan sólo unas cuantas palabras en la lengua sagrada, no así como el señor Schotten cuando utilizó correctamente la vela, e inclu-
para que nadie más la entendiera, y el amigo se volvió. Pasaron unos minu- so se sirvió de la lengua sagrada en el momento adecuado, como de un kas-
tos, se hizo luz en el cuarto, vino la policía, subió por las escaleras, tiraron siber, de un mensaje secreto 41 • No hizo uso de la lengua ante los mercaderes,
las puertas y el señor Schotten apareció, de tal modo que el posadero y el pues no lo habrían entendido. Aquí los medios son sacralizados o desacrali-
mozo pudieron mentir poco . Sólo se quedó en la ciudad mientras fue nece- zados, según convenga; todo es extraño en un mundo confuso. Nada es en sí
sario que testificara, cinco semanas después estaba ante el Baalschem. «¿Está mismo malo ni bueno, todo depende de cómo se tome, de la dirección que
usted extrañado, Baalschem, de volver a verme con el pelo blanco?», y le se le dé, la cual alguna vez penetra en lo oscuro, lo disimulado y lo incierto
contó su salvación. «Pero, ¿para qué tengo que contarle yo todo eso?Ya sabía del fondo de la realidad. Y otro rabino, un auténtico cabalista, dijo una vez
usted muy bien lo que hacía cuando me dio la vela. En caso contrario me que para reconstituir el reino de la paz, no habrá que destruirlo todo para que
habría tumbado junto al pobre Bacharach y me habría esperado la muerte». comience un mundo nuevo; sino que bastará con mover un poco cada taza,
El rabino tomó la vela, la colocó otra vez en el candelabro que estaba sobre cada arbusto, cada piedra y así todas las cosas. Como esta pequeñez es tan
la mesa y dijo: «Sé que el señor puede salvar cuando quiere. La vela ayuda dificil y su medida es tan dificil de encontrar, y en lo que toca al mundo los
al igual que la lengua sagrada y, con todo, no deja de ser una vela; la lengua hombres no lo podrían realizar, habrá que esperar a que llegue el Mesías. Ade-
sagrada os ayuda y sigue siendo un milagro. Dios no nos pone las cosas sen- más este sabio rabino, con su máxima, no ha contribuido a la lenta evolu-
cillas, y es por eso por lo que hemos de agradecerle». ción, sino al salto de la mirada acertada y la mano afortunada.
Por eso dijimos: una vez quizás nos irá mejor precisamente en lo exte-
rior. Lo narrado es truculento, pero tiene una luz dentro, la vela luce y arde
correctamente. El rabino no hizo ninguna exclamación ni antes ni después, 41
Kassiber, término jiddisch procedente de ketiva, escritura, perteneciente al lenguaje
ni se ensalzó a él ni a la vela. No presumía de haber hecho un encantamien- .de Jos malhechores, que designa el billete con el que un recluso transmite mensajes fuera de
to ni de haber estado clarividente, no veneraba como talismán la casual vela, la cárcel.
166 ERNST BLOCH HUELLAS 167

EL TEMA DE LA MAGIA BLANCA morderle en la cabeza, cuando el hombre gritó diciendo el nombre de la más
joven de sus hijas. Así consiguió liberarse, pero 1~ serpiente iría a ~u casa .a
¿Hay que hacer o hay que pensar? También se puede uno preguntar si la mañana siguiente a recogerla. El conde regreso a su fortaleza h1zo sub~r
el que piensa hace algo. Cuando escribe, él destaca algo entre todo lo que el puente levadizo y mandó vigilar celosamente todas las entradas ..confi-
existe. Busca aclarar algunas cosas al mostrarnos cómo conducirnos con ellas. nó a dos de sus hijas en el cuarto de costura, en la cámara de las mujer~s, y
Esta ventana debe ser abierta por el pensamiento. Para que las cosas pue- a la más joven de todas en un cámara de la torre, que se encontraba bajo el
dan ser transformadas, para que los hombres sean corregidos o se corrijan pináculo y circundada por sólidos muros. Apenas amaneció, un resplande-
a sí mismos. La filosofía no hace que ningún perro se ponga a calentarse ciente grupo de caballeros apareció por la colina y desmontó junto a la puer-
ante una estufa. Pero, como dijo Hegel, ésa no es su tarea. Y, además, la filo- ta del castillo. Los cerrojos se descorrieron, el puente levadizo se dejó caer,
sofía puede existir sin esa tarea, pero no esa tarea sin la filosofía. El pensa- tres jóvenes caballeros entraron en el castillo, se introdujeron en sus estam-
miento por sí mismo crea al mundo, en el que el hombre puede ser trans- cias y se llevaron a las trémulas muchachas entre sus brazos y ante.s, de que
formando y no meramente trastocado. En otro tiempo esta pretensión era el conde y los suyos pudieran moverse, el grupo de caballeros sub10 por la
considerada magia: la leyenda de Fausto es una manifestación de ello. Y la colina y desaparecieron en la lejanía por el fantasmal bosque.
intuición de esta suprema embajada de la sabiduría resuena en las fábulas. El conde totalmente roto y torturado en su conciencia, pasó desde enton-
En éstas vive (no sólo en la ironía de Kasperle, en el astuto Hiinsel y en el ces casi todos los días en penitencia y oración, encerrado en la capilla de su
soldado que engañó al diablo) un rasgo antimítico o la voluntad de pescar fortaleza tan sólo se aliviaba con las canciones de un hijo suyo, que había
al mundo encantado con nuestro propio anzuelo. Se ha elegido una alema- nacido p~co después de la desaparición de las tres condesas y cuyo naci-
na, una que salió de las ilustradas manos de Musaus 42 , es decir una fábula miento le había costado a la madre la vida. El niño estaba abandonado a sí
de Las mil y una noches en la que también emerge la materia de emoción, mismo y fantaseba sobre todo aquello que había escuchado contar y que ~1
el mismo significado y la misma trama teológica. La fábula alemana de Musaus padre no le había ocultado. Y cuando creció y la casa r~cuperó su tranqm-
contiene algunos bonitos arabescos que corren paralelos, pero que ocultan lidad, el joven noble quiso encontrar a sus hermanas y hberarlas. En balde
el valor añadido de la metáfora, y, en consecuencia, han de ser modificados intentó detenerle el conde, aunque al menos le obligó, al ver que su volun-
objetivamente en beneficio de otras líneas circundantes. tad era inquebrantable, a llevar escolta, caballos, escuderos y gente de con-
Hace mucho tiempo, según se cuenta, vivía un conde con tranquilidad fianza; pero el joven noble pensaba que aquí habían intervenido.ag~ntes ~e
y apartado de todo. No había un solo pobre que se fuera de su fortaleza sin una esfera superior, y por eso se marchó silenciosamente y en sohtano hac1a
haber sido alimentado, de hecho ellos eran casi sus únicos huéspedes. Poco el bosque encantado. Ya se había introducido en la maleza cuando algun.as
a poco fueron creciendo sus tres bellas hijas, las cuales hilaban, cantaban y enredaderas le cerraron completamente el camino, a menudo hubo de abnr-
cuidaban junto a las doncellas la casa. se espacio con la espada, finalmente hubo de alumbrar aquella desoladora
En una ocasión, el conde, en una bella mañana de otoño se fue a cazar, senda y el conde Reinaldo avanzó hacia un amplio y tranquilo valle,. a una
tomó el habitual camino que cruzaba el bosque. Mas bastó que diera algu- choza que estaba allí, ante la que tres mujeres estaban senta,d~s cos1e~do.
nos pasos para que un enorme oso se dirigiera a él, rompiera de un zarpazo Las mujeres gritaron cuando vieron al caballero. «Joven,.que mf?rtumo te
la lanza de caza con la que el conde intentó defenderse y exigiera que le die- ha traído a este bosque, su interior está poblado por hornb~es ammale~ , e~
ran a la mayor de las hermanas, a la cual recogería a la mañana siguiente. oso, el águila y la serpiente, vuelven a la noche y no volveras a ver el d1a s1
Apenas se hubo levantado el conde y estando inerme, una poderosa águila te encuentran». Entonces el conde Reinaldo supo dónde estaba y fue cons-
se lo llevó hasta más allá de las copas de los árboles, le clavó sus garras en ciente de que aquéllas eran sus hermanas, y también que él ha~ía venido allí
los hombros y exigió que se le diera por rescate a la segunda hermana, a la para romper el hechizo que las mantenía prisioneras. Las mujeres contem-
cual iría a recoger la mañana siguiente. Estaba saliendo el conde del bos- plaron silenciosamente y admiradas al caballero, abr~zaron a su hermano y
que, cuando sus pies tropezaron junto al último árbol, con un montón de male- lo besaron con una alegría desbordante, pero sus rod1llas temblaron ante el
za seca, de allí salió una serpiente que se enroscó para atraparlo y quería peligro que se acercaba. Era el hechizo, que no sólo retenía a las hermanas
sino también -como Reinaldo supo- a sus esposos en el bosque, los cua-
les, pasada la noche, dejaban de ser oso, águila y serpiente y volvían a ser
42
Johann Karl August Musaus (1735- 1787) escritor afincado en Weimar en la época de hombres a ser nobles y brillantes caballeros; bajo esta forma habían hecho
Goethe, autor de los Volskmarchen der Deutschen (1782-1786). su cortej~ nupcial y habían pasado la noche de bodas. Sin embargo al día
168 ERNST BLOCH HUELLAS 169

siguiente hubieron de volver a su forma animal, así fue como atacaron al mente vacío, sólo una columna cuyo tope llegaba a la media altura del cuar-
viejo conde y así habrían de aparecérsele hoy al conde Reinaldo. Ya estaba to estaba allí, sobre ésta había una placa de piedra en la que había inscritas
anocheciendo, cada paso que se diera en el bosque llevaba a una segura muer- unas palabras incomprensibles. Reinaldo no había sentido miedo ante la qui-
te; temblando, las mujeres le prepararon al hermano un escondrijo en el más mera que estaba allá fuera, pero ahora sentía su mirada y un horror innom-
recóndito ~n~ulo de la c~10za, bajo hierbas de olor fuerte y raíces. Llegada brable se apoderó del intrépido conde en aquella cámara glacial. Aquí esta-
la noche, ~m~er?? los ammales, el conde escuchó sus gritos y aullidos. Muy ba viva una voluntad que tenía una intensa capacidad de creación de mal.
cerca de el smtw al oso danzando sobre pequeñas raíces, las hermanas lo Reinaldo sintió que en aquella inscripción estaba tallado en relieve el talis-
lisonjearon y cantaron, luego se hizo la calma en aquella húmeda cámara y mán que activaba todos los hechizos del bosque. Con toda su fuerza, tomó
el conde se adormeció. aquella placa y la dejó caer sobre el suelo donde cayó lentamente y se hizo
Al despertar e inmediatamente incorporarse, para verlo todo a través de trizas . Reinaldo dejó el cuarto gritando, subió la escalera que llevaba a la
su escondite, se encontró sobre delicados almohadones, muy descansado. puerta, la cual estaba totalmente abierta. Ya estaba a cielo abierto y ante la
El sol de la mañana relucía amigablemente en una cámara bien adornada cima de los árboles del bosque abandonado. Pero cuando el conde Reinal-
junto a la cama había un paje que le trajo al conde espléndida ropa. Mara~ do llegó allí, de las profundidades verdes empezaron a oírse gritos de ale-
villado, salió por la puerta y accedió a una sala de altos techos y vio a sus gría, entonces no hubo de esperar mucho para que aparecieran tres corte-
hermanas ante nobles y solícitos servidores, había camareros y criados en jos, a cuyas tres respectivas cabezas iban los tres caballeros con las hermanas
gran cantidad, a su lado tres caballeros de aspecto principesco abrazaron a de Reinaldo y jubilosos marcharon al castillo del viejo conde, que los reci-
Reinaldo y lo recibieron fraternalmente. Cómo se sorprendió el conde cuan- bió con los brazos abiertos y al fin vio perdonadas todas sus culpas. El conde
do llegó a campo abierto y vio los alrededores totalmente cambiados, en lugar Reinaldo se despidió de todos y se fue a Tierra Santa, y no se le volvió a ver.
de la choza había un castillo de caza, a una moderada distancia vio la for- Sólo un peregrino que había viajado mucho, creyó verlo como templario en
taleza del caballero del águila blanca situada en la ladera de una montaña el interior de Asia bajo mando de Juan, el rey sacerdote.
el caballero de la serpiente le enseñó cómo bajando por una hondonada s~ Allá donde desapareció, Reinaldo debió llegar muy lejos. Llegó y los
encontraba su castillo rodeado por un lago. Cuando Reinaldo vio todo esto animales se convirtieron en hombres de una materia corruptible; el mundo
y comprendió en qué consistió el encantamiento que había presentido desde permanece, el encantamiento habitual se mantiene y nadie lo nota, porque
su niñez en el bosque, no descansó hasta que los caballeros le contaran el está ahí siempre. Pero alquímicamente de la esencia caballeresca surge una
secreto de sus hechizos y la clave que permitía romperlos. La petición de variante, un cuento oriental. Desde el principio un cuento filosófico que no
que revelaran su secreto fue muy vehemente y muy obstinada para las fra- sólo destruye los caracteres, sino que presenta el mundo de la piedra filo-
ternales reservas. Entonces comprendió de pronto qué vía era la que tenía sofal.
que toma~ y cuando el día cayó, se despidió alejándose para así afrontar el Se cuenta aquí la historia de una bella dama que estaba sola en su jar-
encantamiento. dín y plantaba flores. Su señor, el Príncipe Bahman se había ausentado, se
Cruzó durante siete días el interminable bosque, siempre en dirección había marchado de caza y no regresaría antes de la noche. Entonces apare-
al Este, donde debía de encontrar la clave. Hasta que en el día octavo los ció ante su puerta una vieja dama, una eremita piadosa. La Princesa le pidió
árboles relucieron y Reinaldo vio una roca ante sí, con un portal excavado que entrara y que orara con ella, pues había llegado la hora que estaba pres-
en la roca, y dentro un monstruo con cuerpo de serpiente, alas de águila y crita a tal efecto. La mujer miró el resplandeciente jardín, se sorprendió, lo
cabeza de oso. Reinaldo avanzó hacia aquel edificio silencioso y la quime- admiró mucho y dijo. «Sin duda, distinguida señora, a este jardín no le falta
ra, que escrutaba vigilante, al ver al conde, emprendió bramante el vuelo nada salvo tres cosas; si las tuviérais, sería perfecto». Ella calló, pero cuan-
para descuartizado. Pero al primer golpe que el Conde Reinaldo le asestó a do la Princesa Perisadah insistió cada vez con más fuerza para que le dije-
la ca~~za ~e ?so en sus fauces, sólo consiguió darle al aire y la quimera se ra de qué tres cosas estaba hablando, la piadosa mujer dijo con reservas: «Me
que~o mmov1l. Cua~do el ~~nde saltó por segunda vez para asestar otro golpe, estoy refiriendo al agua dorada, a las aves parlantes y a los árboles que can-
se ~lluyeron los P' .truo y apenas en espíritu se alejó desapa- tan. A veinte días de aquí, en la tierra Hind, se puede hallar todo eso. El que
reciendo totalme n la niebla. Entonces, la puerta de aquel busque todo ello, que pregunte al primer hombre que encuentre después de
osc~o portal se a a. Una escalera bajaba y Reinaldo fue des- esos veinte días» . Al marcharse la mujer piadosa, la Princesa se quedó llena
cendiendo por Sl lo condujo a un largo corredor que lo lle- de una inquietud y de unos confusos pensamientos como no los había sen-
vaba a un cuarto rle velas. Aquel habitáculo estaba total- tido antes. Se estremeció intensamente al oír los pasos del Príncipe que vol-
168 ERNST BLOCH HUELLAS 169

siguiente hubieron de volver a su forma animal, así fue como atacaron al mente vacío, sólo una columna cuyo tope llegaba a la media altura del cuar-
viejo conde y así habrían de aparecérsele hoy al conde Reinaldo. Ya estaba to estaba allí, sobre ésta había una placa de piedra en la que había inscritas
anocheciendo, cada paso que se diera en el bosque llevaba a una segura muer- unas palabras incomprensibles. Reinaldo no había sentido miedo ante la qui-
te; temblando, las mujeres le prepararon al hermano un escondrijo en el más mera que estaba allá fuera, pero ahora sentía su mirada y un horror innom-
recóndito ángulo de la choza, bajo hierbas de olor fuerte y raíces. Llegada brable se apoderó del intrépido conde en aquella cámara glacial. Aquí esta-
la noche, vinieron los animales, el conde escuchó sus gritos y aullidos. Muy ba viva una voluntad que tenía una intensa capacidad de creación de mal.
cerca de él sintió al oso danzando sobre pequeñas raíces, las hermanas lo Reinaldo sintió que en aquella inscripción estaba tallado en relieve el talis-
lisonjearon y cantaron, luego se hizo la calma en aquella húmeda cámara y mán que activaba todos los hechizos del bosque. Con toda su fuerza, tomó
el conde se adormeció. aquella placa y la dejó caer sobre el suelo donde cayó lentamente y se hizo
Al despertar e inmediatamente incorporarse, para verlo todo a través de trizas. Reinaldo dejó el cuarto gritando, subió la escalera que llevaba a la
su escondite, se encontró sobre delicados almohadones, muy descansado. puerta, la cual estaba totalmente abierta. Ya estaba a cielo abierto y ante la
El sol de la mañana relucía amigablemente en una cámara bien adornada cima de los árboles del bosque abandonado. Pero cuando el conde Reinal-
j~nto a la c~~a había un paje que le trajo al conde espléndida ropa. Mara~ do llegó allí, de las profundidades verdes empezaron a oírse gritos de ale-
vlllado, sallo por la puerta y accedió a una sala de altos techos y vio a sus gría, entonces no hubo de esperar mucho para que aparecieran tres corte-
hermanas. ante nobles y solícitos servidores, había camareros y criados en jos, a cuyas tres respectivas cabezas iban los tres caballeros con las hermanas
gr~n cantidad, a ~u. lado tres caballeros de aspecto principesco abrazaron a de Reinaldo y jubilosos marcharon al castillo del viejo conde, que los reci-
Remaldo y lo recibieron fraternalmente. Cómo se sorprendió el conde cuan- bió con los brazos abiertos y al fin vio perdonadas todas sus culpas. El conde
do llegó a campo abierto y vio los alrededores totalmente cambiados, en lugar Reinaldo se despidió de todos y se fue a Tierra Santa, y no se le volvió a ver.
de la choza había un castillo de caza, a una moderada distancia vio la for- Sólo un peregrino que había viajado mucho, creyó verlo como templario en
taleza del caballero del águila blanca situada en la ladera de una montaña, el interior de Asia bajo mando de Juan, el rey sacerdote.
el caballero de la serpiente le enseñó cómo bajando por una hondonada se Allá donde desapareció, Reinaldo debió llegar muy lejos. Llegó y los
encontraba su castillo rodeado por un lago. Cuando Reinaldo vio todo esto animales se convirtieron en hombres de una materia corruptible; el mundo
y comprendió en qué consistió el encantamiento que había presentido desde permanece, el encantamiento habitual se mantiene y nadie lo nota, porque
su niñez en el bosque, no descansó hasta que los caballeros le contaran el está ahí siempre. Pero alquímicamente de la esencia caballeresca surge una
secreto de sus hechizos y la clave que permitía romperlos. La petición de variante, un cuento oriental. Desde el principio un cuento filosófico que no
que revelaran su secreto fue muy vehemente y muy obstinada para las fra- sólo destruye los caracteres, sino que presenta el mundo de la piedra filo-
ternales reservas. Entonces comprendió de pronto qué vía era la que tenía sofal.
que tomar y cuando el día cayó, se despidió alejándose para así afrontar el Se cuenta aquí la historia de una bella dama que estaba sola en su jar-
encantamiento. dín y plantaba flores. Su señor, el Príncipe Bahman se había ausentado, se
Cruzó durante siete días el interminable bosque, siempre en dirección había marchado de caza y no regresaría antes de la noche. Entonces apare-
al Este, donde debía de encontrar la clave. Hasta que en el día octavo los ció ante su puerta una vieja dama, una eremita piadosa. La Princesa le pidió
árboles relucieron y Reinaldo vio una roca ante sí, con un portal excavado que entrara y que orara con ella, pues había llegado la hora que estaba pres-
en la roca, y dentr? un monstruo co~ cuerpo de serpiente, alas de águila y crita a tal efecto. La mujer miró el resplandeciente jardín, se sorprendió, lo
cabeza de oso. Reu~al.do avanzó hacia aquel edificio silencioso y la quime- admiró mucho y dijo. «Sin duda, distinguida señora, a este jardín no le falta
ra, que escrutaba vigilante, al ver al conde, emprendió bramante el vuelo nada salvo tres cosas; si las tuviérais, sería perfecto». Ella calló, pero cuan-
para descuartizado. Pero al primer golpe que el Conde Reinaldo le asestó a do la Princesa Perisadah insistió cada vez con más fuerza para que le dije-
la cabeza de oso en sus fauces, sólo consiguió darle al aire y la quimera se ra de qué tres cosas estaba hablando, la piadosa mujer dijo con reservas: «Me
que~ó inmóvil. Cuan~o el conde saltó por segunda vez para asestar otro golpe, estoy refiriendo al agua dorada, a las aves parlantes y a los árboles que can-
se ~Iluyeron los perfiles del monstruo y apenas en espíritu se alejó desapa- tan. A veinte días de aquí, en la tierra Hind, se puede hallar todo eso. El que
reciendo totalmente al penetrar en la niebla. Entonces, la puerta de aquel busque todo ello, que pregunte al primer hombre que encuentre después de
oscuro portal se abrió por sí misma. Una escalera bajaba y Reinaldo fue des- esos veinte días». Al marcharse la mujer piadosa, la Princesa se quedó llena
cendiendo por su.s pel.daños, ésta lo condujo a un largo corredor que lo lle- de una inquietud y de unos confusos pensamientos como no los había sen-
vaba a un cuarto Ilummado por luz de velas. Aquel habitáculo estaba total- tido antes. Se estremeció intensamente al oír los pasos del Príncipe que vol-
170 ERNST BLOCH HUELLAS 171

vía de cacería. Pero, apenas le hubo contado a su amado sus deseos, se lamen- El esclavo le estuvo esperando un día o dos, y entonces volvió tal como
tó de no verlos cumplidos como si se tratara de una pérdida, y él prometió se lo había ordenado su señor. La Princesa escuchó la segura embajada de
ganar para ella aquellas tres maravillas. muerte cuando el esclavo habló por boca del Derviche, y lamentó su pérdi-
Él pasó la noche inquieto, con el alborear del día partió. Se despidió da con gran pena. Mas pronto empezó a dudar con un amor que no quería
dulcemente de su amada, marchó cara al sol naciente hacia la tierra Hind, morir y decidió partir en busca de su amado. Sin compañía hizo el mismo
sólo acompañado por sus esclavos de confianza. Cada vez se encontraban camino que su amado había recorrido; iba pensando mucho tiempo y con pre-
más de tarde en tarde con hombres y finalmente no vieron a nadie más en cisión en las palabras del Derviche mientras cabalgaba. En el día vigésimo
aquellos abandonados valles y estepas, por aquellos caminos trazados para ella vio al santo, descabalgó, se inclinó con una profunda reverencia ante él
las caravanas que bordeaban los confines de los desiertos y conducían a y éste alzó levemente su mano y subió el camino hacia la empinada monta-
los estrechos pasos por los que se cruzan las heladas montañas. Cuando en ña. Pero la Princesa no percibió ningún sonido en su profundo ensimisma-
la mañana del día vigésimo el Príncipe vio a un derviche, profundamente miento, en la amarga nostalgia que sentía por el amado al que había envia-
sumido en sus reflexiones, a un lado de un paso de montaña, él recordó las do a la muerte. Ya no le quedaba fuerza para expresar su sufrimiento, culpa
palabras de la vieja. Le hizo una profunda reverencia y saludó a aquel santo y amor todopoderoso. Sólo éste por el que gritaba debía hacerle ver que era
con mucho respeto, pero el Derviche no le contestó nada. El Príncipe le un ave parlante. Finalmente vio a un ave en una jaula sobre el más alto de los
pidió la bendición de Alá, pero el derviche no dio ninguna señal de ver o picos de roca, la princesa tomó a aquel estrepitoso animal. Entonces se que-
de oír al caballero. El Príncipe no sabía si debía pedirle al Marabut, que bró aquella calma plena y el ave dijo: «Oh, intrépida señora de alta cuna, por
estaba con Alá, que le dijera cuál era el camino que debía seguir; entonces tu fuerte ánimo nada malo debe ocurrirte. Soy vuestro, ejerced vuestro mando
por sí mismo el santo dijo con una voz inquebrantable, como si vieniese sobre mi cabeza y mis ojos, decidme qué he de decir para cumplir vuestros
de lo más profundo: «Retorna, no subas la montaña. Esto te lo recomen- deseos». Entonces la Princesa contestó: «Quisiera oír de boca de mi señor y
dará un rumor de voces al oído que te hará sentir miedo o te ensordecerá. amado si está vivo o muerto y dónde podría encontrarlo». Entonces respon-
Protégete, y te digo aún con más fuerza. ¡Cuídate de volver la cabeza! Si dió el ave parlante: «Üír es escuchar, toma esta botella y ve al otro lado de la
llegas a aquel pico, sobre sus rocas encontrarás al ave parlante. Ésta te mos- montaña. Llena allí la botella con agua dorada y allí verás las ramas del árbol
trará el camino hacia el agua dorada y al árbol que canta. El camino es peli- que canta reflejadas sobre el agua. Antes no podrás encontrar a tu amado,
groso y las piedras negras son las de la muerte. Si en un día no vuelves, no pues no está vivo ni muerto». La Princesa siguió las instrucciones del ave y
volverás jamás». El Derviche volvió a hundirse en su ensimismamiento, estuvo pronto entre flores y arbustos ante un edificio pequeño, bello y cupu-
pero el Príncipe, sin ningún deseo de profundizar en el sentido de aquellas lado. En éste había una fuente de la que manaba oro bebible, sobre la cúpu-
oscuras palabras, se mantuvo sentado por un instante, le dijo al esclavo que la se abovedaba un árbol cuya copa relucía y todas las ramas cantaban. La
lo esperara por un día y partió sobre un prado muy suave hacia la árida mon- Princesa Perisadah llenó su botella hasta el tope con agua de la mágica fuen-
taña. Había un silencio mortal y cuanto más avanzaba el caballero, más esta- te y quebró una rama del árbol, de tal modo que ya poseía las tres maravillas
ba cubierta la montaña de rocas de figura negra y extraña. Ya se veía el pico de las que la vieja le había hablado, pero no le prestó atención a aquello, pues
y el corazón de aquel hombre no sintió miedo alguno, pero entonces éste seguía ansiando ver a su amado. El ave continuó hablando: «Oh, gran seño-
apareció cuando con un relámpago alrededor del camino hizo que todo chi- ra, bajad de nuevo el monte, verted un poco de agua sobre las piedras que
rriara y se empezaran a oír silbidos como si el aire estuviera lleno de ser- están allí y la fuerza del agua hará que vuelva a la vida, tanto vuestro amado
pientes y gusanos, y además hubiera en éste un rumor de muchas voces tal como los otros». Entonces la Princesa volvió sobre sus pasos, fue dejando
como había anunciado el Derviche. El Príncipe avanzó cabalgando man- caer agua sobre cada una de las piedras que bordeaban el camino; y cuando
teniendo firme su corazón sin escuchar a las llamadas mágicas que le hacían la primera gota cayó, aquellas piedras humanas se levantaron, su amante se
voces de viejos amigos, se mantuvo sordo ante el carro de metal que pare- levantó, aquél que casi había perdido para siempre, y la abrazó, el valle esta-
cía avanzar junto a él. Entonces el temeroso instinto de su corcel, le dio ba lleno de seres humanos que habían despertado. Algunos habían dormido
con la fusta en su rostro y el príncipe continuó su camino, como si hubie- durante muchos centenares de años, otros tan sólo durante algunos días. En
se sido él golpeado por el látigo, pero mientras estaba girando la cabeza aquel valle sin sueño estaban representadas todas las edades del hombre y
para mirar atrás, le vinieron a la cabeza las palabras del derviche, fue en de la historia, pero ahora estaban todos iguales entre sí ante la gracia de Alá,
vano, la noche cayó y el Príncipe quedó de inmediato paralizado sobre una y acumulaban fama y honor sobre la cabeza de la Princesa. Ésta propició el
piedra negra. despertar de la montaña, en el triunfo de la segunda vida con la guía del santo
172 ERNST BLOCH HUELLAS 173

Derviche. Pero cuando alcanzó aquel lugar el Derviche había desaparecido habían sucumbido. Incluso el Derviche tendria que reír aquí de corazón ante
y tan sólo se agitaba el agua de la botella. Cada uno de los seres despiertos la astucia femenina, y realmente se incluye a ésta en el original del cuento.
tomó su vía, uno hacia acá, otro hacia allá. El Príncipe y la Princesa tomaron Se incluyen todas las astucias y recursos de las que sirve el diablo en muchos
el camino de retomo que ya conocían, y a la mañana del día vigésimo alcan- cuentos, por medio de la nueva y estricta fuerza de la libertad y del entendi-
zaron, llevando consigo sus maravillas, su palacio. Le dieron al ave parlan- miento humano. El principio del mal, si no triunfa, se marcha a las regiones
te su hogar en el jardín, la fuente mágica resonó en el estanque en el que se desconocidas e inaccesibles para los viejos poderes. En lugar de esto se encuen-
vertió agua suya, su resplandor y sus reflejos se dejaron ver hasta las alturas, tra el motivo raro y conocido de la capitulación planteado irónicamente, del
y el curso del agua se hizo ininterrumpido y siempre igual a sí mismo. De la taparse los oídos de la saga de Ulises y las sirenas, reconocible también en
rama secreta brotaron raíces, de ésta salieron nuevas ramas y brotes, pronto otra serie en la simple y no muy significativa astucia de niños y soldados con-
esta rama transformó la vida del jardín, haciéndola como la del jardín secre- tra brujas y diablos estúpidos. En los cuentos orientales de salvación el prin-
to de la montaña y su canto estaba dedicado al murmullo de la fuente, al canto cipio de maldad no es algo activado por fuerzas subjetivas, y que hace andar
de los pájaros, al camino de la montaña del héroe y al peligro superado. Al con los oídos tapados, sino que se mantiene en su propia sustancia según el
séptimo día la Princesa Perisadah recordó a la vieja piadosa y la llamó invo- estilo de Orfeo, de un modo órfico. Aquí resuena, entre el personaje cómi-
cándola entre todas aquellas maravillas. Entonces apareció sorprendida la santa co y la alquimia, un cuento en todo caso dedicado a la epopeya de la salva-
ante tantos prodigios, se arrodilló y recitó la Sura 43 : «Así como el agua envia- ción. En el ensordecimiento de la Princesa no está presente sólo la astucia,
da desde el Cielo hace que los campos despierten, del mismo modo algún sino también la fuerza creativa. Su profundo ensordecimiento provocado por
día despertaréis de vuestros sepulcros en el día del Juicio». La Princesa le el amor la dirige de un modo más riguroso y la dota de una memoria utópi-
pidió a la santa que pasara sus últimos días junto a ella y quedaron fundidas ca más radical de la que caracteriza la fuerza del mero deseo de posesión o
en una por la oración. Durante algún tiempo oyeron todavía la caída del agua, de la simple y vacua curiosidad abierta a toda la vanidad de la creatura.
al árbol que cantaba y al ave parlante, hasta que llegó la muerte y las apartó Aquellos que habían subido la montaña y el Príncipe Bahmán conocían sólo
del consuelo terreno y las llevó a la plenitud del Paraíso. la curiosidad, que en el mejor de los casos se trata de un sentimiento noble,
¿Hay que hacer o hay que pensar?, nos preguntá~amos. Hemos escuchado pero por lo demás puramente teórico, de hallar el saber por parte de los ancia-
algunos cuentos en los que se hacía magia blanca. Esta ya no hace nada más nos. Tan sólo ansiaban ver y poseer el ave, la fuente, el árbol, esta cercana
por nosotros, aunque en ésta encontramos el antiguo espacio de la transfor- proximidad a la flor azul. La Princesa Perisadah, por el contrario, se olvida
mación con otros medios. En los cuentos sólo se piensa, sino para hacer, para de su primera curiosidad, tampoco tiene ninguna exigencia abstracta o inex-
hacer sólo lo correcto, el pensamiento precede a la acción, y la acción con- presable de inagotable indeterminación del fin, del sentido, del contenido.
firma al pensamiento. Si el pensamiento metafísico no lleva consigo esta agua Su corazón está lleno de una voluntad concreta, de un amor que quiere repa-
de la vida, esa que recuerda tan maravillosamente el cuento oriental, no es rar su culpa y a este ser íntegro no le estremecen las voces accesorias, pues
totalmente útil, pues no sirve para nada. En el cuento oriental la Princesa va está sorda a cualquier otra seducción procedente del interés y de la pura curio-
más allá de donde llegó el conde Reinaldo, y por eso necesita un recuerdo sidad, e incluso del miedo a la muerte ávido de saber. El amor se convierte
del origen, más bien de la frescura de un sueño, en el que todavía vive nues- aquí en el instrumento esencial del hallazgo como en la parábola rabínica apli-
tro presente, a pesar de su vieja lengua y su paisaje. Hay o ha habido ya varias cable a la sensibilidad de la Princesa. «Quien posee la sabiduría sin amor a
versiones de las Mil y una noches; en éstas se mezclan la charla de los came- los hombres, se parece a un hombre que posee la llave para llegar a la estan-
lleros con el recuerdo de rapsodias en la corte califal y aquí y allá con una cia más secreta, pero ha perdido la de la puerta externa». La Princesa estaba
significativa cultura alquímica. La Historia de las dos hermanas que envi- tan lejana de todo deseo de algo externo como el propio Derviche; por eso
diaban a la más pequeña se sobrepone a ésta, tal y como cuenta el original no volvió de un modo vanidoso la vista atrás, esa vuelta vanidosa que quita
del cuento; hay muchos rasgos más sencillos en el original. La hermana prin- la tensión y mata, como a la mujer de Lot. En todos los mitos la distracción
cesa que lleva un vestido variopinto se tapa los oídos con algodón, de tal modo lleva a la muerte y a la petrificación, como precio a pagar por la curiosidad
que sólo de aquí para evitar oír un eco de voces mortuorias y de superar sin y del olvido de Jerusalén. Un elemento de Eva vuelve a la Princesa, como en
ningún fallo una serie de obstáculos, allá donde tantos audaces caballeros este significativo cuento no sólo se habla de muerte como pago por los peca-
dos, sino también de la anti-muerte de la magia blanca, en definitiva del pre-
cio que hay que pagar por el conocimiento, por el agua de la vida que está
43
Uno de los ciento catorce capítulos en los que está dividido el Corán. adelante, contra las estatuas de sal y de piedra que están atrás.
174 ERNST BLOCH HUELLAS 175

Es verdad que dos personas alcanzan este estado sólo después de que se si después la muerte o al final del tiempo se vieran realmente a las Danai-
les muestren grandes signos en una suerte de cotidianidad. Como en la acción des, no sólo las hay, como si se las hubiera esperado (ya las veo), sino que
del conde Reinaldo, en la (mucho más profunda) acción de la Princesa, se se las ve a ellas y a lo que les es afín, también lugares más claros de la mito-
intenta sacar de un encantamiento a una figura precedente. De este modo logía griega son lo único que queda: entonces las leyendas de la Antigüe-
se valora lo problemático que hay en la salida de ambas narraciones, espe- dad clásica serian la guía más exacta por este mundo o más exactamente hacia
cialmente en la fábula oriental plena de magia positiva. En ésta el ave, el este mundo. Para los creyentes cristianos, las leyendas del Cielo y el Infier-
árbol y la fuente se convierten en el mero adorno de un deseo de bienestar, no, o en todo caso los mitos de Walhalla, serían, contra todas las expectati-
a menos que los hermanos del original se reconozcan somo príncipes des- vas, el mejor cicerone, o incluso el Paraíso mahometano. En este caso no
tronados de tal modo que le devuelvan el ave parlante al sultán, su padre. sólo la elección que uno hace es blasfema, sino uno mismo, aunque todo es
No importa que esto se manifieste como la sura del agua de la vida o del más bizarro, hasta lo inconcebible, que blasfemo. ¿Pues qué pasaría si las
Retorno al padre: que todo esto sólo sea un rodeo, en una forma alegórica- Danaides o Tántalo lleno de maldiciones o el ejército del demonio o el ángel
mente ligera, noblemente insuficiente del último y honestamente distante que canta alabanzas fueran vistos al final, de un modo tan real como los árbo-
al último y más recóndito sentido. Pues, de hecho, los tres tesoros, el ave les e incluso de un modo más real? El asombro sería indecible, incluso los
parlante, el agua dorada y el árbol que canta son símbolos alquímicos del más piadosos y especialmente éstos se sentirían perdidos para encontrar el
más puro tipo. En consecuencia están indicados para la formación de una catecismo, y sería más grande el asco que fuera así como todo final llega-
segunda vida, de una realmente diferente y maravillosa, que no se puede recu- ra a su fin. El descreimiento masivo en lo invisible, o más bien en lo toda-
perar en la piedra y no es restituida a un hijo de rey terrenal, sino que aquí vía no visible es tan erróneo como la creencia masiva en un Cielo de carne
está detenida, justo para superar la sombra y la caducidad de la muerte, la y hueso. Pero hay también una insatisfacción respecto a lo situado en el espa-
auténtica filiación del rey supremo, es decir ser ejecutor del devenir como cio, una intuición de que las imágenes del último despertar en definitiva de
Alá y detrás de Alá. El original sólo lleva hasta el umbral sultánico, a pesar la efectiva agua de vida no puede ser el cedazo de las Danaides o el Olim-
de toda la significación mística reconocible, también en el original el ave po o la corona, si proporcionan relmente ese despertar y si fuera lo último
ayuda a alcanzar la niñez real que pertenece a este mundo. El agua de vida, que hay. El ligero asombro acerca de lo invisible nos muestra hoy de un modo
que es la suprema maravilla de las tres, culmina su transformación de tal más profundo lo que nos rodea metafísicamente, si es que el campo de lo
modo que las piedras vuelven a convertirse en los seres humanos que antes vivo y de lo muerto fuese despierto; estas luces son siempre momentáneas
eran. No transforman al Príncipe recuperado, las mismas piedras que no eran o provisionales, muestran en las cosas la última nostalgia no cosificada y
el Príncipe, el mismo monte está condenado. En su estanque se trazan figu- sin magia y no ocupan un gran espacio. El mismo Príncipe Bahmán, aun
ras geométricas de naturaleza simple y ésta se hace igual a sí misma. El cuando es hijo de rey, no puede retornar al palacio al que los amantes retor-
transparente no saber de este final se funde con el elemento problemático, nan con la mitad del agua de la vida y sólo con los milagros superficiales
con lo abiertamente inacabado y significativamente insatisfactorio del del jardín, porque esto no seria más que un retorno. La mirada a ciertas cosas,
final de esta historia de salvación: que tiene la muerte a la vista, como si no aun cuando son cosas divinas, no afecta al hombre en absoluto o ya no lo
hubiera ocurrido nada, como si todavía no hubiera ocurrido nada. La fuen- afecta. Sin embargo pensemos en un jardín en el que los hombres se asom-
te puede correr de otro modo, el árbol cantar la música de otras esferas, el bran, que los asusta, que puede maravillar a una Princesa y dejarla tan intran-
ave parlante significa en este cuento la palabra clave que hace al hombre quila y tensa como las palabras de la anciana: en un jardín así podrían creer
llegar a su plenitud y a las piedras liberarse. La Princesa ha vuelto a encon- los no creyentes en un final tradicional. Sería como si en los hombres y en
trar al Píncipe y al final la plenitud del Paraíso (que ya está allí para ella), las piedras estuviera todo cuestionado y se diera a todo solución y aunque
sin embargo el agua de la vida ya no está con ella. ésta todavía fuera desconocida.
Coda: Lo muy diferente que puede ser interpretada el agua se puede com-
probar al ver cómo el agua terrena parece haber lavado. Al menos con imá-
genes y visiones experimentadas como si ya estuvieran allí y nos hablaran EL ASOMBRO
de aquello que nos espera. En El viaje al Hades de Schubert con un tono «Piense usted. De vez en cuando veo moscas azules. Sí, esto se escucha tan
pálido y serio, como si se estuviera tranquilamente conmovido, como si se imperceptible, que no sé si usted lo entiende». «Sí, sí. Y de vez en cuando veo hier-
estuviera en ese lugar, se cantan las palabras: «Ya veo a las pálidas Danai- ba y la hierba me ve a mí también. ¿Qué es lo que sabemos? Tan sólo veo un único
des, ya veo a Tántalo el maldito». Se percibe esto tan auténticamente como tallo de hierba, quizás se cimbree un poco y me parece que es algo. Y yo pienso
17 6 ERNST BLOCH HUELLAS 177

para mí: aquí está este tallo de hierba y se cimbrea. Y si es un abeto el que estoy dificil que en el asombro no sólo esté la pregunta, sino también la expresión
viendo, tal vez tenga una rama que me haga pensar un poco. Pero de vez en cuan- de una respuesta, la resonancia de un asombro inicial, este estado final que
do me encuentro con seres humanos en las alturas, todo depende de ... ». «Sí, sí»,
dijo ella incorporándose. Las primeras gotas de lluvia cayeron. «Llueve», dije, «Sí, fermenta en la cosa. De todos modos el comienzo no puede ser filosófica-
tan sólo piense que llueve» y siguió adelante. mente liquidado; su eco persiste en los grandes sistemas y es lo que distingue
HAMSUN,PAN al metafísico de los simples contables de explicaciones del mundo. También
éste asocia la filosofia siempre a la juventud, hace que la metafísica esté inquie-
Sí, tan sólo piense que llueve. Aquella que sintió eso, y repentinamen- ta en cualquiera de sus momentos, y lo esté de un modo consciente. La sabi-
te se asombró, estaba muy atrás y muy adelante. Reparó muy poco en esto duría de la edad en la primera y no engañosa frescura del asombro originario
y de pronto se remitió al germen de todas las preguntas. En la juventud, esta- propio de los diecisiete años. Entonces se puede meditar sobre las palabras
mos a menudo tan vacíos y con un ánimo tan puro. Miramos por la venta- pasajeras que se intercambiaron la muchacha y el hombre. Se puede hacer de
na, andamos, nos detenemos, nos adormecemos, despertamos, siempre es tiempo en tiempo como un ejercicio de instinto. Entonces los grandes enig-
lo mismo, nos parece que tenemos siempre el mismo átono sentimiento: qué mas del mundo no esconderían del todo su único secreto invisible.
perturbador nos resulta todo, qué raramente todopoderoso es el hecho de
ser. Incluso esta fórmula nos resulta excesiva, parecería como si lo inquie-
tante habitase sólo en el ser. Si uno piensa que no fuera así, todo resultaría LA MONTAÑA
no menos misterioso. No hay palabras correctas para expresarlo sin defor-
mar el primer estupor. Un cazador de nombre Michael Hulzogger, dice un libro popular de la época,
Ante todo más tarde, cuando se pregunta de un modo mucho más exac- penetró en la foresta de Untersberg un día de verano de 1738. No regresó, se
to, aparente y se nota. Cuando se cree saber cómo florece una flor e incluso llegó a la conclusión de que se había perdido o de que había caído precipitado
los más necesitados van a ver a visionarios y hablan de elfos que se ocupan por una pared de roca. Después de algunas semanas su hermano mandó que
del florecer. La ciencia empalidece al asombro, ese cuestionador insondable, se dijera una misa por el desparecido en el Gmain, donde actualmente se encon-
cómo ésta llega a ser aquella, cómo hace post hoc y propter hoc su carrera traba de peregrinación. Pero durante ésta apareció el cazador para agradecer-
abstracta. Los tapagujeros teosóficos se aferran a los elfos o a los arcángeles, le a Dios por su vuelta milagrosa. Sin embargo de las experiencias que había
y a todas las fuerzas del devenir; y la aurora del trémolo comienzo alberga un tenido en la montaña y lo que había vivido en ésta no dijo nada, sino que se
misterio fatal. ¿Incluso los elfos y los arcángeles, tan hipotética como invo- quedó tranquilo y serio y dijo que la gente no tendría una mejor descripción al
luntariamente reconocidos, no son nada más que una forma de ser entre los respecto de la que hizo Lazarus Gitschner; tampoco a sus nietos o a sus bis-
otros existentes? ¿Habría algo tan oscuro, como que ellos fueran igual que el nietos les contó mucho más. Este Lazarus Gitschner no había visto nada más
tallo de hierba o la rama de un abeto? ¿La rama del árbol no da mucho que que una galería bajo el lago Konig y al Emperador Federico en forma de fan-
pensar, ese fragmento del todo, al que no le podemos poner nombre? ¿No está tasma en ellago Wersel, también escribió un libro de profecías con todo lo que
flotando con su ser en una nada de tal modo que podría no ser o ser diferen- aparecía en las leyendas. Ya no se consiguió que el cazador dijera nada más, a
te a como es y que lo hace el doble de extraño? ¿La cuestión del simple asom- diferencia de su ser anterior pronto calló para siempre. Al arzobispo Firrnián
bro no remite a esta nada en la que se encuentra todo? - al choque que pro- de Salzburgo le llegaron ecos de la misteriosa desaparición y del regreso del
duce que el fundamento del mundo sea tan inseguro y oscuro, con la cazador y lo llamó a su presencia. Pero Hulzogger se mantuvo mudo también
esperanza de que precisamente por eso todo podría ser de otra manera, y pudie- ante el prelado, contestó a todas aquellas preguntas que no tenían que ver con
ra ser en tal medida nuestro propio ser que ya no está más necesitado de nin- sus experiencias y dijo que de éstas sólo hablaría en confesión. Después de la
guna cuestión, sino que ésta siempre se mantiene plenamente en el asombro confesión el obispo declinó de su cargo pastoral y calló hasta el final de su vida.
y finalmente se convierte en felicidad, un ser entendido como felicidad-. Que les llegara pronto a ambos debió de darles la paz.
Los filósofos son aquí algo más acertados que las ciencias ortodoxas o las
ocultas; el asombro es para ellos algo en lo que están de acuerdo o es el comien-
zo : pero, ¿cuánto tiempo han conservado la indicación del inicio? Casi nadie MUERTO Y NECESARIO
mantiene el asombro más allá de la primera respuesta; nadie tiene el proble-
ma, entregándose concretamente, y de un modo duradero a este asombro y Si todo estuviera vivo, no podría vivir mucho tiempo en torno a nosotros.
ateniéndose a sus rupturas o a sus transformaciones. En primer lugar resulta Todo marchitaría como las flores, o se corrompería y emprendería el cami-
178 ERNST BLOCH HUELLAS 179

no de todo lo carnal. No habría ninguna piedra con la que pudiéramos edi- pías de un pensionista o del eterno retorno de lo mismo. Pero con una cómi-
ficar algo que durara mucho tiempo, no habría material para las estatuas, ca frecuencia y por lo tanto más acentuada y más habitual se ve el deseo
tampoco habría papel duradero para los libros. Se podría objetar que tam- del final de la acción, de la distracción, de la dispersión, con la persecución
bién la madera, esta materia tan bella y duradera, pertenecía a un árbol antes no del Uno, sino de lo monótono, de ese modo no se niega, sino que se es
que éste fuera talado, y por lo tanto estaba viva. Lo mismo puede decirse de engañado. Aquí también se ve cómo no hay ningún camino correcto sin una
la lana de la cual se saca papel muy duradero, así como muy buenas alfom- meta, así como ninguna meta sin la fuerza que nos da el camino, la cual queda
bras tejidas en muchos colores que no habrían existido si no hubieran teni- preservada por la meta. Miremos en torno nuestro aquí y ahora, con un tiem-
do una vida anterior en el pelaje. Pero todas estas materias se convierten en po activado e~ un espacio activamente transformado. Entonces veremos las
duraderas después de la muerte de aquellos seres que las llevaban consigo huellas de lo Ultimo, de aquello que ha devenido familiar, éstas son sólo la
y ya no mantienen ni un sólo fragmento de su vida anterior. Lo que nos rodea impronta de un caminar que debe ser retomado. Sólo muy lejos se encuen-
constantemente es de un modo predominante materia que consideramos muer- tra todo lo que uno halla y le acaece, el evento mismo.
ta, la mayoría sin haber vivido antes, y el bastón del abuelo dura normal-
mente más que el propio abuelo, y callará acerca de la montaña que aquél
subió aupándose en éste. Lo que está petrificado permanece indeciso, no se
muestra a la luz si nosotros no lo llevamos allí. Allí hay oro que brilla y que
aún no ha sido recogido.

LA PERLA

En el camino que lleva de dentro afuera y viceversa nada se deja pasar


por alto. El consejo que dice «abandónalo todo, así lo encontrarás todo» no
sólo es intrínsecamente falso, sino que también es malo desde el punto de
vista práctico. Un rey, narra una fábula india, perdió una muy valiosa perla
y mandó buscarla por todo su reino. Los soldados así como los adivinos fue-
ron mandados a la busca. Fue en vano, la perla no fue recuperada. Cuando
el rey un día por sí mismo la encontró, fue, por así decirlo, de un modo incons-
ciente. Precisamente el inactivo que se olvida de sus deseos los ve realiza-
dos cuando no se siente impulsado a su cumplimiento. Esta fábula que habla
de abandonar toda acción en el tiempo se presenta por lo tanto en un mundo
externo que ya se nos aparece. Supone entregarse a lo ocioso, a lo dema-
siado bello como para ser auténtico y lo demasiado estéril como para dar
frutos. Cualquier cosa similar hubiera sido considerada, en lugar de acción
temporal, un ser devenido en el espacio del mundo externo en sí y por sí en
su disperso coexistir, si es que se pudiese hablar de un posible modo de ser
propio que fuese algo diferente de una dispersión. Al respecto se cuenta la
historia de un hombre muy sabio, para el cual la formación del mundo esta-
ba ya acabada y éste no estaba ya sometido a la fragmentación de lo múlti-
ple. Se cuenta que, de cuando en cuando, aquel sabio debía usar las gafas,
pues de lo contrario veía todas las cosas como si fueran una sola. Pero a uno
no se le regala una perla, justo porque junto a ésta no hay nada más que esa
unidad. Esto es así sólo desde el punto de vista místico, como también desde
el punto de vista de las más banales agencias de deseos de tranquilidad pro-
1 ser humano con sus actos va dejando huellas
que no siempre quedan suficientemente
marcadas. Las crónicas orales, la literatura
impresa y de un modo más incidental las artes
plásticas tienen por efecto fijar esas huellas en
la medida de lo posible. Lo curioso es que las
huellas la mayoría de las veces no nos dicen
tanto lo que somos, como lo que no somos, y
no nos hablan tanto de lo que llegamos a ser,
como de lo que quisiéramos llegar a ser si se dieran las
condiciones para ello. En definitiva las huellas tienen
más de oquedad, de melancolía y de añoranza que de
otra cosa.
Bloch se sirve de muchos testimonios de estas huellas
para darnos a entender que en él lo pasado si fue
reseñado y reseñable es porque llevaba latente el
futuro. El material elegido por el autor procede de
fuentes diversas: anécdotas de su biografía, momentos
de la vida cotidiana, pequeños reportajes de prensa,
escenas folletinescas (principalmente de Hedwig
Courth-Mahler), fragmentos de historias especialmente
dilectas para él en su infancia (Las mil y una noches, y
en ellas Simbad el marino, y Karl May), etc. Este
recoger del momento es muy propio de Baudelaire, sin
embargo la forma bajo la que se intenta darles un
sentido es muy diferente a la del poeta francés. Esa
forma sigue las claves propias de la literatura jasídica
(o rabínica del judaísmo askenazí), en la que el
mensaje de tipo parabólico siempre contiene un
elemento hermético e irreductible que es el más
importante. Esta utilización de la parábola en estos
términos no del todo explícitos y bastante inquietantes
está presente,además de en Bloch, en otros dos
escritores, igual que él de procedencia judía, Franz
Kafka y Walter Benjamin.

,;t., DLAlianza 1250018


te,rfS ~Editorial www.tecnos.es