Anda di halaman 1dari 3

Escuela de Enseñanza Media con Orientación Artística - San Clemente del Tuyú

2012 – Historia - 4º año 20/05/2012 19:55


Hobsbawm - Imperialismo
Prof.: ERNESTO MÁXIMO RODRÍGUEZ

I. El imperialismo

Las mencionadas paradojas y contradicciones del sistema conllevaron la presión del


capital para conseguir inversiones más productivas, así como la de la producción a la búsqueda
de nuevos mercados, contribuyó a impulsar la política de expansión que incluía la conquista
colonial.

Así aparece el imperialismo. Lenin1 lo consideraba como una nueva fase del desarrollo
capitalista. Otros pensadores el dan caracteres propios.

El imperialismo colonial

En nuestro período, aparece un nuevo tipo de imperio: el imperio colonial. La mayor


parte del mundo ajena a Europa y a América fue dividido formalmente en territorios que
quedaron bajo el gobierno formal o bajo el dominio político informal de uno u otro de una serie
de estados, fundamentalmente el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos,
Bélgica, los Estados Unidos y Japón. Las víctimas de ese proceso fueron los antiguos imperio
pre-industriales de España y Portugal. Portugal pudo mantener a Angola y Mozambique. El
único estado no europeo que pudo evitar la conquista formal fue Etiopía, que pudo rechazar a
Italia, la más débil de las potencias imperialistas.

Dos grandes zonas del mundo fueron totalmente dividido por razones prácticas: África y
el Pacífico. En América Latina la dominación económica y presiones políticas necesarias se
realizaban sin una conquista formal. El continente americano fue la única gran región del
planeta en la que no hubo una seria rivalidad entre las grandes potencias. Para ningún país
hubo razones de peso para rivalizar con los Estados Unidos desafiando la doctrina Monroe2.

Ese reparto del mundo entre un grupo reducido de estados es la expresión más
espectacular de la progresiva división del globo en “fuertes” y “débiles”. Era un fenómeno
totalmente nuevo. Entre 1876 y 1915 una cuarta parte del planeta fue redistribuida entre media
docena de estados. Para muchos observadores eras tan sólo una nueva fase del desarrollo
capitalista. El término imperialismo (que no aparece en los escritos de Marx que fallece en 1883)
se incorpora la política británica a partir de 1870. A finales de esa década era considerado
todavía un neologismo. A partir de 1900, cuando los intelectuales comienzan a escribir libros
sobre el tema, la palabra imperialismo ya estaba en labios de todos y se utilizaba para describir
el movimiento más poderoso del panorama político del momento, sólo que con una
connotación peyorativa, que no habrá de abandonarlo.

La división del mundo tenía una dimensión esencialmente económica. El acontecimiento


más importantes del siglo XIX es la creación de un economía global, que penetra de forma
progresiva en los rincones más remotos del mundo, con un tejido cada vez más denso de
transacciones económicas, comunicaciones y movimientos de productos y servicios, que
vinculaba a los países desarrollados entre sí y con el mundo subdesarrollado, que se vinculaban
así al comercio mundial.

El desarrollo tecnológico de la civilización, necesitaba y dependía de materias primas que,


por razones climáticas o de geología, se encontraban exclusiva o muy abundantemente en
lugares remotos. El motor de combustión interna, un producto típico del período, necesitaba

1
Apodo de Vladimir Ulianov
2
Dictada en 1823, condenaba cualquier nueva colonización o intervención política de las potencias europeas en el
hemisferio sur. “América para los americanos”.
1 de 3
Escuela de Enseñanza Media con Orientación Artística - San Clemente del Tuyú
2012 – Historia - 4º año 20/05/2012 19:55
Hobsbawm - Imperialismo
Prof.: ERNESTO MÁXIMO RODRÍGUEZ

petróleo y caucho3. Además, el crecimiento del consumo de masas en los países metropolitanos
significó la rápida expansión del mercado de productos alimenticios. Todos estos
acontecimientos transformaron a los territorios coloniales o semicoloniales en nuevas ramas de
grandes negocios que corrían paralelos a la economía global, y en territorios productores
especializados de 1 o 2 productos básicos para exportarlos al mercado mundial, de cuya fortuna
pasaron a depender por completo4. Alcanzaron una extraordinaria prosperidad, incluso para
los niveles europeos, especialmente cuando estaban habitadas por emigrantes europeos libres.
Posiblemente, para el europeo deseoso de emigrar de la Europa imperialista, los mejores
lugares hubiesen sido Australia, Nueva Zelanda o Argentina. En todos esos países se formaron
partidos democráticos y con ambiciosos sistemas de bienestar y seguridades mucho antes que
en Europa. Estos países son complementarios de la economía europea (principalmente
británica) y por tanto no les convenía sufrir un proceso de industrialización. La función de las
colonias era de complementar la economía de la metrópolis y no competir con ella.

Un argumento importante para la expansión colonial era la búsqueda de nuevos


mercados5. Cuando eran lo suficientemente fuertes, su ideal era el de la “puerta abierta” en los
mercados del mundo subdesarrollado. Pero cuando carecían de la fuerza necesaria, intentaban
conseguir territorios cuya propiedad situara a las empresas nacionales en una posición de
monopolio o, cuando menos, una ventaja sustancial. La consecuencia lógica fue el reparto de las
zonas no ocupadas en el tercer mundo. Esto fue una ampliación del proteccionismo que fue
ganando fuerza a partir de 1879.

En este punto resulta difícil separar los motivos económicos para adquirir territorios
coloniales de la acción política necesaria para conseguirlo, por cuanto el proteccionismo de
cualquier tipo no es otra cosa que la operación de la economía con la ayuda de la política. Es
imposible separar la política de la economía en una sociedad capitalista como lo es separar la
religión y la sociedad en una comunidad islámica. Las relaciones entre las metrópolis y sus
colonias eran muy asimétricas. El impacto de las primeras sobre las colonias fue fundamental y
el de las colonias sobre las metrópolis tuvo escasa significación6.

Mecanismos de legitimación del sistema

La aparición de la política democrática y de los movimientos obreros determinó nuevas y


caras demandas al sistema. Demanda que los que lo dirigían buscaron, al menos postergar a
través de diferentes mecanismos

Uno de los mecanismos fue ofrecer a los votantes gloria en lugar de reformas costosas
¿qué podía ser más glorioso que las conquista de territorios exóticos y razas de piel oscura con
escaso costo? El imperialismo estimuló a las masas y a los elemento potencialmente
descontentos a identificarse con el estado y la nación imperial, dando así de forma inconsciente
justificación y legitimidad al sistema social y político representado por ese estado. El
sentimiento de superioridad y de dominio sobre un mundo poblado por gentes de piel oscura
en remotos lugares tenía arraigo popular y benefició a la política imperialista. En Dakar el
empleado más modesto se convertía en señor y era aceptado como un “caballero” por aquellos
que nunca siquiera habrían advertido siquiera su existencia en París o Londres. El trabajador
blanco daba órdenes a los negros.

3
producto tropical que se conseguía en Congo, Amazonas y luego Malasia
4
Malasia se identificó con caucho y estaño, Brasil con café, Chile con nitratos, Uruguay con carne, Cuba con azúcar
y cigarros puros
5
China, con sus 300 millones de habitantes, y África eran las principales preocupaciones.
6
El proceso es diferente visto desde Alemania o Francia, y desde Malasia o Nicaragua.
2 de 3
Escuela de Enseñanza Media con Orientación Artística - San Clemente del Tuyú
2012 – Historia - 4º año 20/05/2012 19:55
Hobsbawm - Imperialismo
Prof.: ERNESTO MÁXIMO RODRÍGUEZ

Bibliografía

Hobsbawm, Eric, “La era del imperio (1875-1914)”, 5 edic., Buenos Aires, Crítica, 2006.

3 de 3