Anda di halaman 1dari 44

Ricardo Alberto Pérez

Sobre cerdos, chinos y catalanes

jaibasbibliopiratas
Para Pedro Marqués de Armas
la mejor camisa a cuadros de la tienda Amistad.
Para su cuerpo maltratado
por la obsesión del luto ,
de armas que se funden en el habito
en corteza húmeda de un tronco ,
en el sexo
acorralado por incisión de la palabra,
el tono canela que disputa
el corte
o un simple salto
de la mente al vacío
---- ------------------------------
algunas vacas
atravesaban el tiempo
de vigilar las larvas.
Para nosotros había un evento cumbre:
la colita del guajacón caía
transformándole el cuerpo
en anfibio
(entre los peces y los reptiles ).
Tendrás que vivir,
sin ser uno ni el otro,
de esa ambigüedad
el espanto,
la carne, o los pelos
que se ponen de punta;
travesía , la experiencia
rebota
o retorna en un ciclo
anunciando lo desastroso.
Tíos que eran líneas de afecto,
olores característicos compartía
con la sopa de plátano.
Cuando cae la colita
comienza
la verdadera historia de cada cual,
cae
te transforma en anfibio
(ni pez ni reptil).
Demasiado frío para el amor.
Demasiado pegajoso para la amistad.
Demasiado blando para la política.
Anfibio,
cuando niños
asistíamos al “milagro”,
conmovidos,
listos para retirar la baba
de la boca del ganado…
-----------------------------
----
Resabios
son los poemas,
saco lombrices
y las pongo
donde normalmente se colocan las palabras
(Violáceas
se acomodan
en tierra de nadie).
Cuando no me tolera ni la leche
corro a teclear
algunos fragmentos.
Resabios que se anclan en el lenguaje
y no entorpecen.
Así como uñas
que se pierden
después de una machucada
voy dejando resabios
en tierra de nadie.
Y llegó
el día de pensar:
“voy a morir;
que llave
o puerta
están abiertas,
revisar ciertos poemas,
escribir otros.
¿dónde se va a quedar el gato?
así el día de pensar
será una gota
un toque
golpe,
contragolpe,
hasta que un día claro
pensaré:
“voy a morir”
no he de preocuparme
por llave o puerta abierta.
tampoco a causa del destino del gato.
escribir
poema tras poema
hasta que sepa que morir
es otro evento necesario.
El mundo
en manchas
me viene encima,
y lúdico
lo escucho;
invade
el tiempo en que abierto
me quedo
entre derrumbe
y derrumbe
fotogramas, les llamo
increíbles
conceptos,
imágenes
que agua derramada
me trae
como mantra
o melodía.
Arranca el sarro de raíz
no lo dejes crecer,
redúcelo a escorias.
no se puede asir
con una línea de navegación,
poda
que el claro permanezca
Un tiempo
atraviesa a otro,
te deja los ojos pesados (minerales).
hay un tiempo
que agujerea el árbol.
Volver con el pesado rastro
como un arco
sin saber
¿a dónde va a puntear la flecha?
con esas curvas
de la boca
construyendo
la palabra higo
o fuente
que moja
el ala accidental
del pájaro…
y de pisadas
se desenlaza
el ser imaginario…
el ser que te despierta.
LA BABOSA NO PRECISA MENSTRUAR

La babosa no precisa menstruar


va fundiendo
en el mundo
esa sustancia que establece
con recta disposición.

cualquier filosofía
o música,
imagen o escritura
en la babosa cabe.

contiene ritmos
pulsos
temperaturas.

Con su casa a cuestas


va a subir el árbol.

Babosa no es un
azar
aunque haya sido
lanzada
como un dado
para decir:
la voluntad está inscripta
delante de tus ojos.
PRIMERA HABITACIÓN

La contemplaba orinar,
le pagaba con la mano
rozándole la espalda;
el orine caía
expresión del bromo
sales, se dice.

orinaba,
yo seguía pensando
en la primera habitación
(útero);
después
arregla las otras
como puedas,
madera resistente
una lámpara,
recuerda que
la luz muy blanca
no sirve para amar.

en su gestión
era el arco
del cuerpo
el que brillaba
la media complacencia
de las formas.

orinaba, sus ojos


me miraron.
ORAL-B

Natalia cepillaba
y cantaba.

En las caries
se detenía,
jugueteaba
como si pequeñas lunas de marfil
resplandecieran.

y cuando el semen
también se había
acumulado
Oral – B,
lo descubría.
FLORACIÓN Y DESFLORACIÓN DE MI VEJIGA

A veces pienso
que mi vejiga floral
soporta.

Mi vejiga no usa zapatos


no es la del pez

y roe un pan dejado caer desde lo alto

Cuando hay amante,


menos nerviosa.

Cuando no hay,
flota,
transculta, emigra

termino pensando
que la única ficción
que poseo
es mi vejiga.
AVES PODEROSAS

Ángel y José, ya saben


que tenemos aves poderosas.

José, un emigrante
que escribe al infinito
(esa profesión la aprendió
de su padre,
de su raza quizás…).

Ángel estuvo por aquí


más tiempo,
un día extrañó a los pasajeros
de un ómnibus
y dijo:
“ustedes no me quieren”;
más tarde
se fue a Chile.

José ha puesto su familia


en el poema,
la ha sentado
cómoda, tranquila.
Kozer sabe, como Velázquez
de esas cosas.

Ángel,
que en Alamar,
nos hablaba despacio,
definió con tono de magnífico:
“Lo fatal es el cernícalo.”
TRENCITO RURAL

(basado en ideas de Heitor Villalobos y Egberto Gismonti)

Hierba, Hierba, Hierba,


a veces manchas pronunciadas
de aceite
leves
un sombrero, dos, cuatro.

la mano
arañiza
teje, percute
resuelve, descansa.

leche,
hierba, hierba
Sabes?, calzo de freno es puro hierro:
compacto.

También
muela
que trincando
en un puente de ritmo
nos dice:
“esa tímida
ha comprado un creyón
para inventarse una boca.”

Sobre raíles
vamos cuerpos
nutridos por la luz
del bamboleo, entre polines
estamos, pitagóricos
pactando con desconocidos;
y al mirar
hacia afuera:
las gallinas vigorosas
en los patios.
SOBRE CERDOS, CHINOS, Y CATALANES

Unos chinos llevaron a Barcelona

un puñado de cerdos tatuados,

los catalanes no entendían los ideogramas

y miraron con malos ojos a los cerdos.

La feria del arte

puso en el lugar más seductor a los cerdos.

Los cerdos más chinos que cerdos,

más blancos que amarillos

se reconocieron en la membrana de la seducción

dedicándose a mirar con ironía

-------------------a los catalanes.

Los catalanes no comprendieron nada


-------------------y los cerdos

menos cerdos que ideogramas

regresaron a China,

dejando pasmada, como en vilo, la expresión

-------------------de los catalanes.


WALTER BENJAMIN

Una infancia en Berlín, unas llaves oxidadas,

un silbido de paro como alerta y premonición.

La lucidez, las herraduras de un caballo de tropa

integrándose al decorado del estudio,

la estridencia del grillo,

los volúmenes de Hegel,

la mano de Brecht, el desacuerdo de Brecht,

el cigarro de Brecht rodando junto a sus pies.

Los espejuelos, la redondez y el grosor

de los cristales, las fotos,

su vocación de enfadar

a la memoria romántica,
la alambrada, es decir otro cuento

de hadas, otro instante y la sombra

sombreada

y erecta

del kabuki.
ARCHIPIÉLAGO

El movimiento de la palabra ARCHIPIÉLAGO es apacible como el de


los remeros en el canal. Apacible y erecto, trazando un surco delicado
en el agua (dejando una cicatriz, una huella, triángulos de cera y azufre
sobre un número memorable de frentes). La palabra se contrae tal si el
tiempo de la historia fuera a someterla a una reducción irremediable, a
un deshielo de pulcritud. Un cadáver resultado de la tensión de la
cuerda, siempre va a ser distinto de uno resultado de la tensión del W-
forzado, este último deposita en la tierra una serie de impurezas fatales,
de libaciones provenientes de la torpeza.

La tierra que es el teatro natural de los muertos preserva sitios de


negrura más acentuados para esas ocasiones, para esas colonias frutos
de plurales complejos de Edipo.
Abro un paréntesis en forma de sueño para pensar un relato de John
Barth donde Edipo comprime sus labios contra el desenfado del
acetato, cierro el paréntesis y comprimo la cabeza de Barth contra una
hilera de cabezas eslavas (hidrocefalia de la traslación escritural).

¿Cómo seguir el movimiento circular de lo que abruma sin hacer la


zozobra del razonamiento ascendente de los ojos? Esta es la
interrogante, el rayón negro del escolar que puede frustrar la galantería
de la garza, su vocación de restar aridez al paisaje. La garza es el
elemento estructural capaz de escindir el territorio e interés y otorgarle
a cada zona rasgos legítimos que independicen sus espesuras, sobre la
garza escribí un texto en versos, que después Sánchez Mejías
transcribiera a la prosa. Entonces mi madre no había muerto aún, y yo
vinculaba el virtual deterioro de su mente con el ruido histórico del
tractor. Ahora la garza tiene un sitio más cívico, una zona más exterior
del ovillo donde su cuerpo resiste el destino flotante. Su cuerpo lo
violento, hago una especie de nudo, de recirculación astuta, de los
significados para que la garza blanca pueda mirar con el ojo
infinitamente negro, mirar e inscribir agua tras agua cierto saber
naciente de la llaga, de un círculo de tiza, que se cierra, caucasiano, con
la dosis asignada.
SOBRE EL RUIDO HISTÓRICO DEL TACTOR

(TRAC-TRAC-TRAC-TRAC)

Otorgue su cabeza madre

que se trata de convertirla

en el cristal adivinatorio,

deposite las fibrillas, justo para restar

atractivos de mi pasado,

esa corriente que usted ironiza

entre la indiferencia

y el diagnóstico involutivo

no es suficiente para el escenario

donde se mueven con rigidez mis títeres

ni siquiera el haz
para distinguir con nitidez los rostros

en este catálogo de payasos irlandeses

que escapa de mis manos... tal si toda la parodia

fuera a ser anulada

por la carencia que usted origina.

A mí me protege la disposición

de entregar la frente a la seda

de ese pañuelo,

a las figurillas árabes

que muestra en sus tejidos plenos

(no dude de que el telar es una máquina tan bella

como las otras que se utilizan en la guerra).

El retablo tiene un diseño delicado,

unas abejotas que no dejan de proteger

ambas entradas,

entre dos zumbidos históricos-dulzones

el gesto del histrión y el del histérico

se transfiguran en una sola imagen,


en el trozo de cielo tan azul para las cabezas de mis actores.

La tierra que se abre detrás del buey

es el onto-sitio para el grano elegido,

diga si los pies de esa tibetana

no son una verdadera joya,

una flexión casi infinita, útil

para que no me encierren entre estos seres

con sus manías dispuestas

sobre el humito recalentado por la chimenea

irrisoria que soporta la usura

de la garza.

¿Qué otro tono se puede imaginar

para el extravío de los ojos

de no existir la lombriz cortada...?

tenga estos cerebelos, hay algo que los ennoblece

en su desconcierto,

mientras (tin-tric-tin-tric-tin-tric) la cadenita arrastrada

sigue la huella y representa.


LOS TUBERCULOSOS

beril-viril... como si a posteriori ironizante del sodio

rechazado, humillado, trastabilla loca de ansiedad, loca

con lazos de flexiones pélvicas

en los cachetes; y viene usted con ese laúd pobre,

------------------------------------/empobrecido

que carga el peso de esas cuerditas ñoñas,

no entre compotas de mango ni mamey-caney,

entre pequeños sorbos de aguardiente

y putas sin estatus (la garrapata cabezona que no tiene

------------------------------------/bastoncillo,

ni siquiera crecimiento en las pestañas, anhela).

escombreo onto-feminoide (oídos rotos de las sirenas):


mosquitas, mosquita que perturba el tiempo del tic

donde la memoria se contrae y baja

su energía (mezcla de colores brillantes),

----------------------- (quieres anular la otra,

la que ha matado con su cruz de azufre, de humo,

de olfato esclavizado a la membrana invertida,

para que el movimiento del paisaje exterior

siempre sea aparente, montada sobre esta tarima

con lentejuelas y los maricas los otros que vienen a ser de

padres o comadrones, quiero decir comadrejos; como si

------------------------------------/no existiera

una gravedad, una vasta luz que tintinea

por los extensos pabellones de las cínicas:

--------------------- (¡oiga, de las clínicas!,

o no se da cuenta que empieza a amputar las palabras,

tal si se tratara de la pierna podrida del usurero,

o del que viene por la noche

con su andar desagradable a inyectar su duda,


sus límites en el huevo tranquilo, blanco,

donde la fe crece como una yema

que gira y se interrumpe... hasta yo hablaría

------------------- (mejor de la blancura

del espesor súbito que siempre va a arrancar

----------------------------------/las máscaras

de estos señores menesterosos

que vienen con su física trasnochada

a establecer una suerte de geometría

que sirva para medir la angustia insular y controlarla

pero aquí no hay corintios, ni coronas

para esas palabras que saben a cucarachín, líquido,

---------------------- (licor: el insecto

tiene prometido el retorno de su alma, intacta,

--------------------- (espejeante, lista para

ser contemplada, autoviolada como si los desmayos quedaran

para contarse como un apéndice del psicoanálisis...

----------------------------------/ellos permanecen
con sus parloteos como exquisitos ejemplares

que la ornitología no va a rechazar

porque esos aloncitos húmedos

necesitan la payasada rosadita, con todos los flecos

bien dispuestos de tal manera

que cada espíritu de estos pájaros muertos

pueda conservar su risita, su ironía,

la infinita tersura de lo que abandona al cuerpo.

y me sorprendo, creo que con razón, de que

---------------------- (este ruido marítimo,

saturado del molusco y la simulación

haya desvíado mi ojo, mi voz del sitio

donde ella reconoce su origen... pero lo legítimo siempre

------------------------------------/prevalece,

no necesita de la estructura, ni de la pecera

con esos personajes plateados que van a adormecer

a aquellos próceres que aún no han alcanzado

el sosiego detrás de los retratos; y la extrañeza


------------------------------ (que transmiten

estos huesudos y pálidos, culpables del movimiento

-------------------------------- (armonioso

de mi lengua, quizás se deba a que han logrado existir

en un boceto que no se paraliza...¿fetico, cómo usted puede

------------------------------------/ser fetico

nuevo cada cierto tiempo, sin que este sombrero enorme

pierda el sentido de estar rodeado de la maldita circunstancia

del aire por todas partes?

¿qué nos sucede...? LA MALDITA CIRCUNSTANCIA DEL

AIRE POR TODAS PARTES

ellos conversan animosamente pero a intervalos callan,

y escuchan a Paul Klee que dice a su padre: la

posteridad, la posteridad,

la posteridad, y no se preocupe siga con su humo,

con su tabaco,

con su rostro magro,

con su rostro femenino su poetisa, cada vez más delicada,


como el verso, como la luz declinatoria y absoluta.

y la potencia médica señor, y la potencia médica?

no se da cuenta que está allí

entre el murmullo de esos alienados,

y no en este hermoso aparato de rayos x... mi vecino posee

otro aparato de fabricar cigarrillos, también hermoso

y torpe... ¿qué me dice de esa economía (cómo fragmen-

ta al cuerpo),

de esa picadura en residuas, inmanente?

¿qué sucede en la lomita soterrada de la isla, qué sucede allí

donde todos hacen ejercicios

indicados por un tibetano?

ése es su sitio Fidelio, su sitio prevalece,

aunque el congreso de especialistas haya acabado ayer,

en el palacio, en el palacio...
RASKÓLNIKOV

(entre la idea de Dios y la comprensión íntima de mi demonio)

Un turista no cesa de fotografiar

----------------a otro turista paralítico:

ese doble reposo (el ontológico, y el de la figuración)

----------------me hace reflexivo.

(qué lindo el viejo Aleixandre en su silla de ruedas)

Mi ojo restaura tu-sangre-de-persistir-entre-las-sombras

de yeso-y-la-nieve. Mi cuerpo es la exacta inmovilidad

----------------de comprender

---------------------la caída oblicua del agua.

“es dado a malos agentes”; decía Lispector

--------------------/de la manera de sentir


que se percibe en esa mezcla de tus gestos con los míos

----------------depositada en la nieve intacta,

y en el jardín de Bernardin de Saint-Pierre: donde la muerte

de los jazmines blancos, los narcisos, y casi todos los claveles

y jacintos, anuncian el inicio

----------------de un período moderno y tumultuoso...

Yo siento la abundante certeza de esa afirmación,

-------------------------------- (en estos días

que tu cuerpo reposa

-----------------y mi mirada es quieta-luz que declina

-----------------hacia la noche,

donde recobra la sustancia para animar las marionetas

----------------------de las enfermas

que nuestras intensidades disponen; en mí

------------------------------ (está el movimiento

de una idea fija -----está el agua medicinal que traslada;

aunque la contracorriente no se desvanece, el hilo de fango

se hace íntimo, es un latido discreto de la fiesta que


reconstruye sus danzas desde la muerte, como

si las hojas del otoño regresaran a la levedad -----avanzo

un día después del cuarto creciente, y el eco frío queda

justamente sobre mi cabeza.

Es muy turbia la expresión que descubro en el RUSO,

-----------desde ella la ciudad se aclara, el cartón

--------------------------------- (se endurece,

-----------------------detiene el carrusel

(la luna en su cabeza es una especie de vidrio

-----------------que aumenta o disminuye).

(esta vasija de vidrio de Bohemia es definitiva

------------------entre los labios y la textura de los líquidos)

No sé si puede un hombre (en este estado) levantar

------------------------------------/su cabeza ante

los ojos endurecidos de un gato; tú quieres ver a DIOS

----------------------en ese animal digno

que cruza a través del aceite que interrumpe la plenitud,

y crea el estado para moverse hacia su existencia continua ver


la energía que conduce a la mesura divina en las

------------------------------------/ondulaciones de

su cuerpo, como si fuera la luz que está puesta en juego

desde esos movimientos ------la maternidad

también te obsesiona (multiplicar la FE en los

----------------------------- (entes pequeños),

---------------este es el momento donde las semillas vuelven

---------------a abandonar su cápsula --el origen del tallo:

de las mutaciones que conducen a los cortes transversales

---------------por donde aparece la lucidez -----todo el

secreto está en que el hilo de fango recobre la ternura del hilo

de agua de los manantiales de San Diego que ha escapado

-----------------de la cena de los turistas ------en esa

transferencia, el fuego que se mueve entre mis vísceras

------------------lejos de destruir, preserva

La avenida Nevski es la vena, la clave que

----------------------------- (cambia las estancias

-------------------------en la mente del RUSO (Biely


escribió: la avenida Nevski es algo más que una avenida...);

los redondeles que aparecen en los mapas (unos dentro

----------------------------------------de otro)

-----------------------indican las dos zonas de su cerebro

---------------------------que luchan... su

nombre se pega a la masa que fluye viscosa y lenta,

es decir se integra a un cuerpo común (“...se adhirió

---------------------------------(al proceso

mental del ser miriápodo que avanza...”). Persigo

el abrazo donde tú dispones perfecta la forma

---------------------------------del MIRIÁPODO, entonces

los cuerpos ceden sus contornos a un pájaro.

El rostro desfigurado por la lucha interior

es un zig-zag ante la trayectoria del hacha ------el espejo

abre sus superficies hacia el temor de Sonia, que saca sus

cruces de ciprés y cobre para hacerle sentir el peso, regresarle

hacia el gesto que le devuelva

-----------------------a un estado de paz, de comunión:


entonces la confesión del CRIMEN es una sangre artificiosa

------------------------------que redime a la otra.

Quizás tú caminaste por el lugar exacto donde estuvieron

-------------------------------sus rodillas,

-----------------y allí fuiste feliz; descubro lo sagrado

en tus pies, el fragmento del beso de Raskólnikov

---------------------------que has traído en ellos

(San Petersburgo reducido al gesto de los labios

----------------que reclaman perdón...) yo sueño

que tú seas ella (Sonia), quisiera ver tus ojos

---------------------------------detrás de esa energía

-------------------que opone su flujo a la razón

y convierte las plumas del cuerpo decisivo

------------------en un conjunto inviolable que acecha.

Él ha quedado detrás (hacia el tiempo del beso y la

------------------muerte) del turista...” en París,

ni en Chicago, nunca vi un parque como éste”.

(qué lindo el viejo Aleixandre en su silla de ruedas)


MURPHY, Celia te ama (intentona de Beckett para estar

------------------en la foto), ella se sienta sobre ti

en la silla de ruedas:

se sienta sobre mí, y las texturas de las cosas cambian,

el ruido que precede a la espuma blanca

es un pájaro fijo en la obsesión de los ojos,

el anillo de fábricas con muchas chimeneas cubre de humo

----------------------a la maqueta,

al movimiento torpe de turista

--------que abre una grieta pequeña, por donde

el pájaro regresa con las muertes que el hielo ha concedido

para el comienzo de una gradual resurrección

-------bajo el letrero fosforescente.

Minat Terkait