Anda di halaman 1dari 11

HEREDITAS

V E I N T I T R É S - V E I N T I C U AT R O • D I C I E M B R E • 2 0 1 5

ENSAYOS • HEMEROTECA

LUCES DEL PATRIMONIO • ABRIENDO PUERTAS


BIBLIOTECA DEL PATRIMONIO MUNDIAL
HEREDITAS
V E I N T I T R É S - V E I N T I C U AT R O • D I C I E M B R E • 2 0 1 5

Secretaría de cultura
Rafael Tovar y de Teresa • Secretario

INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA


Teresa Franco • Directora General
Diego Prieto • Secretario Técnico
Víctor Augusto Armenta Landa • Secretario Administrativo
Leticia Perlasca Núñez • Coordinadora Nacional de Difusión
José María Muñoz Bonilla • Coordinador Nacional de Centros INAH

DIRECCIÓN DE PATRIMONIO MUNDIAL


Francisco Javier López Morales • Director
Francisco Vidargas • Subdirector

HEREDITAS • Tercera Época


Francisco Javier López Morales
Director

consejo asesor
Carlos Pernaut (Argentina) Jordi Tresserras (España)
Claudia Marcia Ferreira (Brasil) Francesco D´Uva (Italia)
José de Nordenflycht (Chile) Salvador Aceves (México)
Juan Luis Isaza (Colombia) Ana Amendoeira (Portugal)
Ángela Rojas (Cuba) Gustavo Araoz (uSa)

Coordinador Editorial
Francisco Vidargas
Sección Patrimonio Inmaterial: Edaly Quiroz
Coordinación de fotografía: Magalli Hernández, Estrella Pérez
Redacción: Erick Montes, Mónica Guadarrama, Alejandro Alcaraz
Fotografías: Archivo de la Dirección de Patrimonio Mundial, INAH/Autores
Diseño: Juan Carlos Burgoa Fotografía de portada: Valeria Bonazza

© INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA


Córdoba 45, Col. Roma, C.P. 06700, México, D.F.
Correo Electrónico: dirección.pmundial@inah.gob.mx
Impresión: Lova Impresores
C O N T E N I D O
H e r e d i t a s • 2 3 - 2 4 • T e r c e r a é p o c a

Carta del Director 2


Francisco Javier López Morales

E n s ay o s
EL NUEVO PROGRAMA DE VILLA OCAMPO: UNA CONTRIBUCIÓN
AL PLAN DE ACCIÓN PARA EL DECENIO INTERNACIONAL
DE ACERCAMIENTO DE LAS CULTURAS 6
Frédéric Vacheron

EL PATRIMONIO MONUMENTAL COMO ACTIVO CULTURAL,


CASO CENTRO HISTÓRICO DE LIMA 12
Andrea Vitteri

AUTORIDAD, SABER Y PODER: NOTAS SOBRE LA POLÍTICA


PATRIMONIAL EN CHILE 20
José de Nordenflycht Concha

LA CONSERVACIÓN INTEGRAL DEL COMPLEJO ARQUITECTÓNICO


QUETZALPAPÁLOTL, TEOTIHUACÁN, MÉXICO 28
Verónica Ortega Cabrera, Gloria Torres Rodríguez

FRECUENTACIÓN Y DENSIDAD DE OCUPACIÓN EN LA ZONA DE MONUMENTOS


ARQUEOLÓGICOS DE TEOTIHUACÁN 38
Luis Antonio Huitrón Santoyo, Itzel Barragán García
y Daniela Tovar Ortiz

EL ACUEDUCTO DEL PADRE TEMBLEQUE, LOS SABERES CONSTRUCTIVOS


TRADICIONALES COMO MÉTODO DE CONSERVACIÓN PREVENTIVA 50
Ignacio Gómez Arriola

PATRIMONIO MUNDIAL, ENCRUCIJADA Y OPORTUNIDAD PARA EL FORTALECIMIENTO


DE LA SEGURIDAD NACIONAL EN MÉXICO 62
Abelardo Rodríguez Sumano y Belén Plascencia Fregoso

CULTURA Y PATRIMONIO FRENTE A LA VIOLENCIA 72


Francisco Javier López Morales

DÉCLARATIÓN DE BONN SUR LE PATRIMOINE MUNDIAL 76

hemer o tec a
EL PATRIMONIO PREHISTÓRICO Y ARQUEOLÓGICO
EN LA LISTA MUNDIAL.UNA MIRADA PARTICULAR DESDE ALTAMIRA 80
José Antonio Lasheras

l u ce s del patrim o n i o
Valeria Bonazza
TURÍN, PATRIMONIO MUNDIAL 88

Abrie n d o P u erta s
F rancisco Vidargas
méxico en su patrimonio 96

B ibli o tec a del patrim o n i o m u n di a l 100

CONTENIDO 1
Autoridad, Saber y Poder:
notas sobre la política
patrimonial en Chile1
José de Nordenflycht Concha
Universidad de Playa Ancha

20 patrimonio mundial • Ensayos


M e han invitado muy generosamente a nial post terremoto 27F en donde en mu-
Y rápidamente
exponer algunas ideas en torno a la actual chos casos las pérdidas irrecuperables se
nos dimos cuenta
coyuntura sobre la institucionalidad patri- manifestaron cuando las ruinas se convir-
que lo que estaba
monial en Chile. Supongo que esto ha sido tieron en escombros, sólo por un decreto
desapareciendo
mediado por algunas complicidades y algu- sin mediar la posibilidad de que ellas fun-
era el recuerdo y
nas otras expectativas que de entrada agra- cionaran como parte del patrimonio. En esa
la memoria sobre
dezco. Pero también porque con toda segu- tragedia patrimonial la ceguera de los suje-
el sentido de
ridad mi relación con la autoridad, el poder tos fue paradójicamente proporcional a la
objetos, sitios y
y el saber en los últimos meses me ha pues- visibilidad de los objetos.
paisajes
to en un lugar de privilegio —privilegio du- Como saben yo no soy conservador ni
completos
doso para muchos, lo sé— que me permite restaurador, pero desde mi trabajo como
testimoniar sobre hechos concretos algu- historiador del arte —y recién egresado de
nas de las ideas que venimos mascullando mis estudios de pregrado— me encontré
desde hace dos décadas. con el doble problema ético y metodológico
Por lo que me resulta imposible levantar de que mis probables objetos de estudio
otro tono en este discurso —que no será una eran muy vulnerables y estaban amenaza-
conferencia— sin estar atravesado desde mi dos de desaparecer. Y rápidamente nos di-
experiencia reciente. Por lo demás lo que mos cuenta que lo que estaba desaparecien-
voy a decirles lo sabemos todos. Tal vez los do era el recuerdo y la memoria sobre el
argumentos están ordenados de otra mane- sentido de objetos, sitios y paisajes comple-
ra y los énfasis son parte de mis obsesiones, tos, no tanto su inestable condición física y
los que con alguna que otra figura retórica material. Por lo que del candoroso “hay
más o menos insufrible, a lo mejor hasta me que”, pasamos rápidamente al activismo de
lo han escuchado antes. los movimientos ciudadanos, como estrate-
Cumplo con prevenirles de que si me re- gia para construcción de un futuro posible
pito es porque mi vigilia se sustenta en un en una ciudad que en nuestro país ha sido
par de preguntas a las que le vengo dando el laboratorio para la instalación del males-
vuelta desde hace rato ¿Cuál es el lugar del tar patrimonial, en base a la concentración
patrimonio? y ¿Cuáles son los límites del de todos los bienes y todos los males que
patrimonio? Dos preguntas muy amplias esta condición de valor supone. Adivina-
que convergen en varias respuestas posi- ron: Valparaíso.
bles, todas rondando una explicación bas- Hoy día, a más de veinte años después de
tante funcionalista y relacional de lo que aquello, somos testigos de marchas, protes-
entenderemos como patrimonio, en la me- tas, funas, indignaciones y empoderamien-
dida de que hace rato suspendimos indaga- tos por doquier. Lo cual va convirtiendo la
ciones ontológicas y esencialistas del tipo consigna del patrimonio en unas prácticas
“patrimonio es tal cosa”, para reemplazarlas bastante difusas que están a la espera de
por “cuando es que tal cosa funciona como una política que solvente varios diagnósti-
patrimonio”. cos muy precisos que se fueron planteando
En ese contexto conservadores y restau- desde comienzos de la década de los noven-
radores no están llamados a definir lo que
es o no patrimonio, pero si a reconocer 1 Conferencia magistral dictada en el V Congre-

cuando algo funciona como patrimonio, y so Chileno de Conservación y Restauración: Conser-


más importante aún, a generar condiciones vación e institucionalidad cultural en Latinoamérica,
para que siga funcionando como tal. Recor- realizado en Santiago de Chile entre los días 22 y Palacio de La Moneda.
demos simplemente la catástrofe patrimo- 24 de julio de 2015. Foto: FV

autoridad, saber y poder 21


ta, por distintos grupos y actores, los que rrativas de donde estaremos o que hare-
partiendo de convicciones más o menos co- mos, invaden nuestro presente.
munes, se han ido desplegando en un aba- El que conserva y restaura no está ha-
nico de visiones e intereses sobre los cuales ciendo un lugar al pasado, más bien por el
la tan anhelada política patrimonial debiera contrario está haciendo un lugar al futuro,
recoger en su diversidad y representativi- en la medida que sus acciones y decisiones
dad. Instalando el objetivo de que el patri- sobre el presente —acotadas a una serie de
monio sea un fundamento para habitar en operaciones sobre objetos que han sido de-
el presente, reivindicando identidades y finidos en su valor por sujetos— necesaria-
el patrimonio promoviendo una idea de bien común, lo mente derivan en el espacio necesario para
no radica en que no es poco. que emerja el futuro posible. Hacer espa-
una condición Resultado de lo cual el patrimonio es una cio, entonces, es dar el tiempo.
objetual, sino que noción anhelada para este tiempo de incer- Se incuba un conflicto entre ellos y quie-
más bien en una tidumbres, es un verdadero recurso para nes desde el voluntarismo imponen un solo
valoración tiempos de crisis, de ahí su poder. Y los que futuro posible, clausurando el tiempo de los
colectiva entre especulan con el poder lo saben, ya que demás, el tiempo colectivo, el tiempo de los
varios sujetos mientras el pasado atañe al saber —y ojalá que vienen —y aquí pongamos en un saco a
los historiadores se queden ahí— , el futuro los totalitarios, especuladores, desarrolla-
atañe a la voluntad, por lo mismo no ha de dores, y un largo etc.
ser observado sino creado —acción en la ¿Cómo puede lidiar la autoridad con ese
cual los historiadores deben participar co- conflicto en nuestras democracias repre-
mo comparsa, en el mejor de los casos—. sentativas donde le hemos entregado la so-
Los que movilizan esas voluntades no se beranía patrimonial a las instituciones? Sa-
sientan a esperar el futuro, lo construyen, bemos que institucionalmente el patrimonio
porque de otro modo el futuro sería amena- es una ficción producto de una negociación
za donde se avizora siempre con menos que social en donde el uso público del pasado y
con lo que veníamos y con más de algo que la gestión de la memoria, es lo que le com-
no sabemos. pete a una política pública. Desde ahí viene
Las representaciones patrimoniales deri- la necesidad de configurar una autoridad,
vadas del trabajo disciplinar de conservado- representativa o no, que defina los límites
res, restauradores, historiadores entre sobre aquello que vamos a considerar patri-
otros, ponen en crisis esa transmisión, ins- monio.
talando ese efecto relacional derivado del Hace 90 años el Estado de Chile creó, pa-
consenso de que el patrimonio no radica en ra tal efecto, al Consejo de Monumentos
una condición objetual, sino que más bien Nacionales. Hace 45 años modificó la Ley
en una valoración colectiva entre varios su- que lo sustenta. Ese lapso supone dos co-
jetos. El eterno presente de la representa- yunturas estructurales en lo político, pri-
ción patrimonial lo convertimos en un mero la Constitución de 1925 y luego el as-
tiempo, otro en la medida de que nos acer- censo al gobierno de la Unidad Popular en
camos a su final, donde el futuro no es ade- 1970. Es decir su creación y su primera
lanto sino que más bien nostalgia. transformación tuvo lugar entre dos mo-
Ese extrañamiento que tenemos cuando mentos de densidad histórica en donde la
nos invade la nostalgia del futuro, una para- transformación del sistema político habilitó
doja que se nos revela cada vez que mira- el cambio y en donde la tensión por la cues-
mos a nuestros pequeños hijos proyectando tión de la propiedad es lo que está en la base
imágenes sobre su porvenir, donde las na- de las visiones sobre el bien común.

22 patrimonio mundial • Ensayos


Oficina Salitrera
Humberstone, Iquique.
Foto: FV

Hoy a 45 años del comienzo del Gobierno veces autoflagelante, pero margen al fin.
de la Unidad Popular, las reformas del ac- Para quienes trabajamos cotidianamente
tual Gobierno consideran como horizonte en torno a algunos de los variados aspectos
de expectación un cambio constitucional. disciplinares relativos al patrimonio, el
Los hechos son bastante elocuentes. Si la mundo afuera de estas preocupaciones nos
modificación legal sobre la protección del resulta ancho y ajeno. Incomprendidos,
patrimonio monumental chileno corre en- maltratados y las más de las veces ignora-
tre dos momentos de gran densidad bajo dos, la carrera de fondo en que estamos in-
una Constitución democrática, podríamos volucrados —a ratos mesiánica, a ratos es-
esperar de este gobierno lo mismo. céptica— no da respiro.
Pero no es lo mismo, ya que lo que de- Ese mismo mundo que no nos necesita,
muestran los últimos 45 años es que la au- hasta que alguno de las aristas de eso que
toridad patrimonial es una y el poder patri- reconocemos como “patrimonio” entra en
monial es otro. Donde la autoridad por un conflicto con el desarrollo, deja entrever
lado está llamada a “estimular” —Constitu- una puesta en escena de poderes, donde el
ción de 1980 dixit— y el poder puede destruir saber es siempre un poder expuesto en la
rápidamente y olvidar lentamente. En me- medida de que su visibilidad es a ratos inge- Hoy a 45 años
dio de lo cual el saber intenta instalar el re- nua y muchas veces demasiado honesta. Lo del comienzo del
clamo de su indignación. que es parecido, pero no igual. Siendo el Gobierno de la
Creemos que para entender este proceso precio a pagar muy alto por la función de Unidad Popular,
histórico, que alimenta en su base el debate avanzada que se debe a su naturaleza, en la las reformas del
sobre la legislación e institucionalidad pa- medida que estamos en eso que algunos actual Gobierno
trimonial en Chile, es necesario poner aten- consideran la frontera del conocimiento, y consideran como
ción analítica en la divergencia empírica que yo me atrevería a sugerir como la fron- horizonte de
que se ha producido entre la autoridad y el tera de la sociedad en su conjunto, ¿o existe expectación un
poder, donde el saber queda entrampado algo más futurista que enviar testimonios cambio
en un margen a ratos complaciente, otras íntegros y auténticos desde el presente a las constitucional

autoridad, saber y poder 23


generaciones que vienen? La ficción de zas que sobre el conjunto de nuestra comu-
Sabemos que
nuestras ciencias están amparadas en esa nidad nacional puede generar una imagen
históricamente
convicción. Mitigar la pérdida, administrar difusa y equívoca sobre la institucionalidad
siempre el saber
la obsolescencia y posibilitar el recuerdo que administra el cuerpo legal más relevan-
interroga al
colectivo es una tarea de una humildad in- te al respecto, lo que de alguna manera bas-
poder…pero el
soportable para el poder e improbable para tante directa podría provocar que el Estado
poder siempre nos
la autoridad. en su conjunto funcione de manera inefi-
recuerda aquello
Sabemos que históricamente siempre el ciente. Y nadie quiere que eso ocurra.
que es intolerable,
saber interroga al poder. Pero la hipocresía En efecto, nos referimos a la misión del
y es que el
operativa que se instala en nuestros días, Consejo de Monumentos Nacionales, que
patrimonio ponga
nos persuade de que esa interpelación se estando asociada al ámbito de la protección
en conflicto al
haga en sordina, como a escondidas, ya que del patrimonio cultural y natural del país,
desarrollo
en definitiva para muchos el desarrollo -a no debería encapsular su tarea exclusiva-
veces- puede entrar en conflicto con el pa- mente al ámbito sectorial de la cultura y di-
trimonio, pero el siempre nos recuerda sociarlo de otros ámbitos de la agenda nacio-
aquello que es intolerable, y es que el patri- nal, ya que desde ahí se produce un
monio ponga en conflicto al desarrollo. equívoco en la percepción que el resto del
La posición marcada por el actual Gobier- Estado y la sociedad en su conjunto tiene
no ha relevado en su programa la importan- sobre su misión. En tanto la nonagenaria
cia del patrimonio para la sociedad chilena, institución atraviesa con sus competencias
lo que más allá de ser retórico y política- legales, normativas y fiscalizadoras, gran
mente correcto, nos da la oportunidad para parte de la agenda multisectorial del Estado,
salir de la zona de conformidad —esa de la es obvio el menoscabo que pudiera tener en
queja que confunde lo salarial con lo gre- su administración general, en especial la go-
mial— para advertir la verdaderas amena- bernabilidad, cuestión que se desagrega en
sus aspectos económicos, sociales y políti-
cos. Y tal vez sea precisamente por esa
Achao (Chiloé).
Foto: FV transversalidad en la tensión de las decisio-
nes del poder que se pospone sistemática-
mente el cambio de su marco normativo, se
ningunea su función y se le subalterniza ra-
dicándolo a una entelequia administrativa.
Lo paradójico es que quienes primero
encapsulan su tarea, aduciendo supuestos
límites técnicos son los que participan de su
cuerpo colegiado como quienes ejecutan su
mandato, entregando las decisiones en últi-
mo término a la jefatura ministerial de tur-
no. Dispersando una responsabilidad de
origen que finalmente deslinda en discur-
sos donde la reducción jurídica ni siquiera
refiere idea alguna sobre el concepto de pa-
trimonio, sino que invoca al monumento
como pie forzado, como para no olvidar que
muchos de nuestros compatriotas están en
el siglo XIX.

24 patrimonio mundial • Ensayos


Si salimos de la sobredeterminación de lo Rapa Nui y Atacameños entre otros). Este
La agenda social
cultural en donde se le encapsula, veremos es un largo tema que seguramente no se re-
se ve afectada por
que aún con el marco legal vigente el im- solverá con ponerle una “s” al final: patri-
una respuesta
pacto multisectorial es amplio. Por un lado monios. La única manera de que ese plural
deficiente,
la agenda económica se ve impactada por la funcione es en el contexto de un país multi-
incongruente y
velocidad y eficiencia en emitir dictámenes cultural, por la vía de su reconocimiento
tardía a las
normativos y fiscalizadores respecto del de- constitucional, como demuestran las expe-
exigencias de la
sarrollo de actividades productivas y de in- riencias tan disímiles de países como Cana-
representatividad
fraestructura sobre el territorio nacional dá o Bolivia.
comunitaria y la
movilizadas por el sector público y privado. La agenda social se ve afectada por una
legitimidad
Con el marco legal que lo sustenta se instala respuesta deficiente, incongruente y tardía
ciudadana,
el maniqueo “patrimonio vs desarrollo”, co- a las exigencias de la representatividad co-
respecto del uso y
mo si fuera un conflicto lógico e insalvable. munitaria y la legitimidad ciudadana, res-
apropiación de su
Y sabemos que no es así, pues la lógica de la pecto del uso y apropiación de su patrimo-
patrimonio
sostenibilidad y sus experiencias de buenas nio, sobre todo en áreas urbanas y rurales
prácticas en muchos otros lugares del mun- donde se debe equilibrar el desarrollo con
do simplemente definen que el patrimonio esas expectativas.
es la base del desarrollo. La agenda internacional manifiesta su
Por otro lado la agenda política se ve afectación ahí donde la imagen del país an-
afectada, cuando está en juego la goberna- te los compromisos multilaterales, los trata-
bilidad de algunos territorios donde las rei- dos internacionales y las agendas bilatera-
vindicaciones de pueblos originarios esta- les —sobre todo los de nuestros países
blecen sus demandas de restitución en base limítrofes—. La imagen de un país que inte-
a la certificación jurídica de los derechos gra la OCDE y que pasa del asistencialismo
simbólicos sobre su patrimonio (Mapuches, a la cooperación internacional, es incohe-

Valparaíso.
Foto: FV

autoridad, saber y poder 25


da por otros. Un segundo mito es que la
mentada Convención es de la Unesco. Otro
equívoco: la Unesco es garante y solo admi-
nistra la Convención del Patrimonio Mundial,
los que deciden soberanamente respecto de
su implementación y funcionamiento son
los miembros del Comité del Patrimonio
Mundial, 21 países elegidos entre los más de
190 que adscriben la mentada Convención,
que se van rotando con una representativi-
dad geopolítica. Un tercer mito es que se
imponen obligaciones a la soberanía de los
países, lo que no es exacto si consideramos
que los que producen evidencias para la to-
ma de decisiones son los mismos Estados
Parte y de manera específica —a petición de
los mismos— se contrastan con otras evi-
dencias generadas desde el trabajo solicita-
do a los órganos asesores (ICOMOS, ICCROM
y UICN), por lo que las decisiones del Comi-
té no podrían vulnerar la soberanía de los
procesos internos que cada Estado Parte
tenga para normar su régimen interno. Por
lo que, y este es un cuarto mito, las decisio-
nes serían técnicas, lo que tampoco es exac-
to ya que las decisiones en todo momento
son políticas, mediadas por los intereses de
uno y de otro actor. El problema en la des-
cripción de estos “detallitos” es que en un
mundo globalizado el patrimonio no es glo-
rente con un país que no cumple satisfacto- bal, es mundial, es decir todavía está atado a
Valparaíso.
Foto: FV riamente sus deberes en el contexto de con- las lógicas del sistema internacional de los
venciones cuyo garante es la Unesco u otros estados nacionales modernos, por lo que no
organismos. debería extrañarnos que para los críticos de
Me detengo en este punto en específico, la Convención el patrimonio de la humani-
ya que desde hace años hemos tenido que dad haya sido secuestrado, donde los países
insistir en ir desmitificando algunos equívo- hegemónicos le imponen un relato persua-
cos, el primero de ellos es que ciertos sitios sivo y seductor sobre el patrimonio al resto,
en nuestro país fueron declarados patrimo- poniendo en jaque de paso su legitimidad y
nio de la humanidad. Lo que es muy popu- representatividad. Dicho de otro modo, si
lar y mediático pero inexacto, ya que los si- hay monumentos nacionales, también de-
tios fueron inscritos en una Lista del ben haber monumentos transnacionales,
Patrimonio Mundial de manera voluntaria pero monumentos al fin.
por el Estado de Chile. Lo que supone debe- Creemos que la digresión sobre este con-
res y obligaciones propias, más que dere- texto internacional es necesaria por el efec-
chos inoculados por una condición entrega- to de transferencia que deberíamos habilitar

26 patrimonio mundial • Ensayos


para instalarnos en el debate contemporá- que en el sentido de una ampliación de la
Para darle
neo sobre patrimonio. Para darle un lugar al conciencia sobre los beneficios estructura-
un lugar al
patrimonio, para darle límites al patrimo- les que impone la adecuada valoración del
patrimonio, para
nio, y que finalmente el patrimonio no sea patrimonio, en tanto última frontera del hoy
darle límites al
un “lugar sin límites”, lo que suena muy lite- escurridizo bien común.
patrimonio, y que
rario pero es poco práctico e incongruente Quiero pensar que ustedes –nosotros, si
finalmente el
con los esfuerzos que nos desvelan con más me permiten la confianza– estamos final-
patrimonio no sea
de alguna frecuencia. Por lo que antes de mente en una posición de privilegio y de
un “lugar sin
introducir transformaciones sectoriales e gran responsabilidad para asumir la inte-
límites”
institucionales, necesitamos una comuni- gración de una verdadera comunidad patri-
dad de base compuesta por profesionales monial que debería ser capaz de asumir es-
especializados, lo que en gran medida es ta complejidad y advertirla al resto de la
responsabilidad de la academia y la tan sociedad para que la autoridad se convierta
mentada educación patrimonial a la cual ha- en saber y el saber se convierta en poder, ya
bría que sumar la investigación patrimonial que al invertir esta relación seguiremos tra-
—esa que en Chile se hace poco y nada—. bajando sobre buenos propósitos pero de-
En medio de tantas reformas educacionales pendiendo de voluntades fugaces y admi-
y de las otras, quien habla de las reformas nistrando la inevitable obsolescencia, con
necesarias para darle sostenibilidad a lo que un poder que cree que sabe y un saber de-
desde el sentido común de nuestros hijos es venido en autoridad.
simplemente el resguardo a su herencia, y Y esa no es la política patrimonial que
no lo digo en el sentido de propiedad, sino merecemos.I

Castro (Chiloé).
Foto: FV

autoridad, saber y poder 27