Anda di halaman 1dari 75

U N I V E R S I D A D

M A Y O R D E
SAN ANDRES
FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

CARRERA DE
DERECHO
DERECHO CIVIL II -
OBLIGACIONES

TEMA: LA OFERTA DE PAGO


SEGUIDO DE LA
CONSIGNACIÓN
LA OFERTA DE PAGO SEGUIDO DE LA CONSIGNACIOÓ N 2011

Universidad Mayor de San


Andrés
Facultad de Derecho y Ciencias
Políticas

LA OFERTA DE PAGO SEGUIDO DE LA


CONSIGNACIÓN

MATERIA: DERECHO CIVIL II -


OBLIGACIONES
DOCENTE: Jaime Mamani Mamani

TEMA:
LA OFERTA DE PAGO SEGUIDO DE LA
CONSIGNACIÓN
N° NOMBRE C.I. E-mail
1.- Univ. Edwin Carlos Gutiérrez Huanca C.I. 4953537 L.P. dancrisjhon_27@hotmail.com

La Paz - Bolivia
Gestión, 2011

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
DEDICATORIA
: Este trabajo lo dedicamos a nuestras
madres que son la bendición más grande que
dios nos dio en la vida, a nuestra amada
patria Bolivia digna, soberana, libre y
gloriosa, a nuestros amigos y compañeros de
estudio, a nuestro docente Dr. Jaime Mamani
Mamani por la calidad de enseñanzas que
nos imparte en esta prestigiosa y alta casa
de estudios.
ÍNDIC
E

TEMA: LA OFERTA DE PAGO SEGUIDO DE LA CONSIGNACIÓN .......................................................1


I. INTRODUCCIÓN............................................................................................................................... 5
II. MARCO HISTÓRICO ........................................................................................................................7
II.I. ROMA ANTIGUA.- .................................................................................................................................7
III.I. SOBRE LA IMPUTACIÓN DEL PAGO. ................................................................................................9
III.II. PRESUNCIÓN DE PAGO. .............................................................................................................9
III.III. PAGO DE DEUDAS EN DINERO. ...............................................................................................10
III.IV. OFRECIMIENTO DE PAGO EN CONSIGNACIÓN. ................................................................10
PROCEDIMIENTO DE LA OFERTA DE PAGO Y CONSIGNACION.- ................11
III. MARCO TEÓRICO .......................................................................................................................... 13
IV.I. EL PAGO......................................................................................................................................13
IV.III. CARACTERÍSTICAS DEL PAGO. ...............................................................................................14
IV.IV. REQUISITOS DEL PAGO .............................................................................................................14
IV.V. EL DEUDOR O SOLVENS. ...........................................................................................................15
IV.VI. EL ACREEDOR O ACCIPIENS. ..................................................................................................15
IV. MARCO JURÍDICO......................................................................................................................... 36
V.I. ¿CUÁNDO PROCEDE LA OFERTA DE PAGO Y CONSIGNACIÓN?.................................36
V.II. EL PAGO INDEBIDO EN LA LEGISLACIÓN BOLIVIANA. ......................................................37
VI.- LEGISLACION COMPARADA. ........................................................................................................ 44
VI.I. REGULACIÓN POR PAÍSES. ......................................................................................................44
CÓDIGO CIVIL COLOMBIANO .............................................................................................................44
CÓDIGO CIVIL DEL ESTADO MEXICANO ...........................................................................................45
CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL .......................................................................................................................48
CÓDIGO CIVIL BOLIVIANO ...................................................................................................................50
VII. CONCLUSIONES ............................................................................................................................... 53
VIII. BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................ 54
I.

INTRODUCCIÓN

El objetivo de este trabajo básicamente es explicar su esencia y


naturaleza jurídica, todo a la luz de las disposiciones normativas del
Derecho Civil y las características de lo que es el proceso de la oferta de
pago y la consignación.

El interés por este trabajo nace en la conformación del grupo en el


curso anual con el Docente de la Materia de Derecho Civil II. Para su
reflexión epistemológica y su posterior exposición y discusión en el aula.

Seguramente muchos elementos resultarán insuficientes para pretender


construir una institución jurídica tan compleja, por lo tanto, no
negamos que puedan existir criterios divergentes de quienes tengan un
mejor adiestramiento en este tipo de análisis, a ellos pedimos que
profundicen, critiquen y aporten. Con respecto a la oferta de pago y la
consignación, en ese sentido, el propósito es reflexionar e introducir en
el debate este tema para que se pueda comprender mejor.

Por la fecha determinada para la presentación de este trabajo, su


naturaleza es explicativa y está dirigida a estudiantes del curso de
Derecho de Obligaciones, que cursamos, de ahí que la redacción no esté
ajustada en la rigurosidad del lenguaje analítico sino se caracteriza por
su sencillez y fácil comprensión.

Como claramente se induce del contexto de los preceptos


transcritos, hace nuestra ley una nítida y perfecta distinción entre los
dos requisitos que considera necesariamente previos a la práctica del
depósito de la deuda; y conviene recalcar la independencia de ambas
exigencias legales, porque es bastante frecuente identificarlos y
asimilarlos, e incluso omitir alguno de ellos. Por tanto, parece claro que
el orden cronológico a seguir en el procedimiento es el siguiente: El
deudor que efectivamente desee quedar liberado de la prestación que
sobre él pende, haciendo uso de la consignación judicial, debe ofrecer a
su acreedor el pago o cumplimiento amistoso de ella. Indiscutible que la
oferta indicada tiene un mero carácter privado, puesto que no implica en
sí intimidación o apremio de ningún género, sino exclusiva
exteriorización del deseo firme de quedar liberado
de la obligación que había contraído. Es claro que puede hacerse extra
judicialmente (aunque de manera fehaciente para poder justificarlo en
su día) y sin descartar el procedimiento de la vía judicial
mediante el oportuno acto conciliatorio o el correspondiente de
jurisdicción voluntaria. Por otra parte, téngase presente que la
exigencia del ofrecimiento de pago previo únicamente la impone la ley
para «el caso en que el acreedor se niegue a admitir el pago».

Acto continuo de la oferta de pago (aunque nada se opone a verificarlo


simultáneamente), pero con la debida diferenciación, «el deudor debe
anunciar previamente a las personas interesadas en el cumplimiento de
la obligación su firme y decidido propósito de verificar la
consignación judicial de la cosa debida». Este anuncio previo tiene su
justificación en que, por sí, el anuncio expreso de la decisión de
consignar lo debido, implica un aviso más serio que la mera oferta de
pago; y debido a ello quizá el acreedor avisado recapacite sobre
las consecuencias que puedan derivarse por el estado judicial que
inminentemente va a tomar la cuestión, con sus molestas y onerosas
secuelas; sirve además para que el acreedor pueda adoptar las
procedentes previsiones, cual consultar y prepararse con el fin de hacer
valer los derechos que al respecto pudieran convenirle. Por otro lado, y
como se deduce del contexto legal, mientras el ofrecimiento de pago
sólo se exige para el deudor cuyo acreedor se negare a cobrar, el
anuncio de la consignación ha de hacerse, preceptivamente, a todas las
personas que tengan interés en el cumplimiento de la obligación
(codeudor o fiador, acreedor solidario, acreedor del acreedor, etc.).
II. MARCO HISTÓRICO

II.I. ROMA ANTIGUA.-

En el derecho romano el pago indebido era regulado a través de la


figura de la condictio, que consistía en una acción personal y de
estricto derecho, cuyo carácter peculiar consistía en ser una acción
abstracta, cuya fórmula no indicaba la causa en virtud de la cual era
promovida.

Por ese carácter abstracto, la condictio se prestaba apropiadamente para


que el pretor la concediera en ciertas situaciones, a fin de conjugar
un enriquecimiento injusto a expensas de quien había hecho la
entrega de ciertos bienes, sin que el accipiens tuviese título para
retenerlos. Así aparecieron en épocas diferentes: la condictio indebiti
que se concedía a quien por error había hecho un pago indebido, para
que el obtuviera la restitución de lo pagado; la condictio causa data
causa non secuta de Justiniano, que se daba en caso de un
enriquecimiento resultante de una prestación hecha en vista de una
causa futura honesta que no se ha realizado, como un contrato a
celebrarse, o un préstamo en vista del cual se ha remitido un
documento, o un matrimonio que condiciona una dote dada desde ya; la
condictio ob turpén vel injustan causan, que abarcaba en el derecho
justinianeo dos casos distintos de condictio; y la condictio sine causa
que se otorgaba en un cierto número de situaciones en que el
enriquecimiento era sin causa desde el principio, o bien en un
segundo momento, pero siempre en casos preestablecidos.1

II.II. CÓDIGO FRANCÉS.- El Código Civil Francés ha simplificado esta


temática de una manera inconveniente, porque vincula el pago indebido
a la figura hibrida del cuasi contrato, que la moderna doctrina ha
desaprobado. Ha tenido que ser la inspiración de Aubry y Rau quienes
supieron desplegar las consecuencias de la necesidad de causa de la
obligación, a fin de permitir la repetición de lo indebido con
independencia de todo error en cualquier supuesto de falta de causa,
o de pago con causa futura no realizada, o pago de causa existente
que
luego ha dejado de existir, como también en cuanto a los pagos de
causa
1
Arguello Luis Rodolfo. Manual del Derecho Romano. 3ª. Edición corregida 7ª. Reimpresión. Editorial Astrea. Buenos
aires 2004.
contraria a la ley, al orden público o a las buenas costumbres, o que
han sido obtenidos por medios ilícitos.
Los códigos antiguos aún vigentes en algunos países, ubican el pago
indebido dentro de la sección de los cuasi contratos, al igual que la
gestión de negocios. Estos cuerpos legislativos, resultan ser entre otros
el francés y el español.2

II.III. CÓDIGO SANTA CRUZ.- El Código Civil Santa Cruz en los


artículos 956: los cuasi contratos son unos hechos puramente
voluntarios del hombre, de que resulte una obligación a favor de un
tercero, y algunas veces, una recíproca entre ambas partes y Art. 960: el
que recibe, por error o a sabiendas lo que no le es debido, está obligado
a restituir a aquel de quien
lo recibió.3

2
Montalvo Ordóñez Pedro. pedromontalvo10@hotmail.com. Página de Internet 2010.
3
Osuna Richard. Historia Jurídica de Bolivia. Editorial. La Paz – Bolivia 2010.
I. MARCO
CONCEPTUAL

III.I. SOBRE LA IMPUTACIÓN DEL PAGO.

CONCEPTO.- Es señalar la aplicación o inversión de una cantidad,


sea al entregarla o sea
Hay dos tipos: Imputación Voluntaria e Imputación por mandato de
ley.
La imputación voluntaria es conforme a la ley. Aquella en que el
deudor señala al momento de hacer el pago sobre que se realiza o a
cuenta de que se realiza. Se puede decir que es un derecho del deudor.
Hay tres excepciones a este
derecho:
Si el pago es menor a la deuda que se pretende pagar o por que
el pago debe ser de contado.
Cuando existe interés justificado del acreedor para que se pague
primero una deuda determinada.
Si se trata de una deuda con plazo no vencido a favor del acreedor.
Tratándose de la imputación por disposición de ley. Opera cuando no
hay declaración expresa del deudor. Debemos tomar en cuenta
varias hipótesis.
El pago se aplica a la deuda más
onerosa.
Si todas son igual de onerosas, entonces a la más
antigua.
Si todas son iguales de onerosas e iguales de antiguas el pago
será entonces a prorrata.
Si la deuda se compone de un capital principal y de
intereses entonces el pago primero será abonado a los intereses
y luego al capital.

III.II. PRESUNCIÓN DE
PAGO.

La ley señala tres casos en donde se presume el pago:


a) Cuando el deudor posee el título de crédito.
b) El pago aceptado hecho a capital implica que el pago a
intereses ya se realizó.
c) Demostrar el último abono o pago parcial en una deuda de tracto
sucesivo.
Cabe mencionar que etas presunciones son juris tantum, es decir,
admiten prueba contraria.

III.III. PAGO DE DEUDAS EN DINERO.

Conforme avanza el tiempo el valor del dinero varia y su poder


adquisitivo también. Esta situación puede repercutir cuando nos
encontramos con una obligación de largo plazo, de una obligación que
implique varios años de duración.

Ahora, en relación al valor del dinero existen tres


teorías:

a) Teoría del Valor Intrínseco. El dinero vale por el material con


este se elabora.
b) Teoría del Valor Nominal. El dinero vale por el valor que el Estado
le otorgue.
c) Teoría del Valor Real. El dinero vale por el poder adquisitivo que
tiene en este momento en relación a otro.

Para el caso de nuestra realidad jurídica se aplica la 2ª

teoría. III.IV. OFRECIMIENTO DE PAGO EN

CONSIGNACIÓN.

CONCEPTO.- Es el pago que realiza el deudor de forma


voluntaria cuando se ve impedido para realizarlo por alguna
circunstancia imputable al acreedor; los casos en los que puede
proceder la consignación son:

a) Cuando el acreedor sin razón se niega a recibir el


pago.
b) Cuando el acreedor se niega a entregar el documento que
justifique la
realización del pago.
c) Cuando el acreedor es desconocido.
d) Cuando el acreedor está ausente.
e) Cuando el derecho del acreedor es dudoso.
1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
f) Cuando el acreedor es incapaz.

2
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
PROCEDIMIENTO DE LA OFERTA DE PAGO Y CONSIGNACION.-

La puede realizar un juez o un notario


público. Se hace y presenta la solicitud.
Se hace del conocimiento del acreedor.
Se le indica fecha y hora para que en audiencia se le entregue el
pago. En la audiencia se realiza el pago. Puede aceptarlo o
rechazarlo.

Los efectos de la Consignación dependen dos situaciones y son:


1) Si resulta fundada la oposición del
acreedor. a) La consignación se tiene por no
hecha.
b) La deuda subsiste.
c) Se podrá considerar como
incumplida. d) Se puede generar mora.

2) Si resulta infundada la oposición del


acreedor. a) La obligación se tiene por pagada.
b) El deudor queda libre de la obligación.
c) Tal vez pueda exigir el deudor los gastos que haya generado
por realizar la consignación.

III.V. EJECUCIÓN FORZADA.

Esta es lo contrario al pago en consignación en donde el deudor


quiere pagar pero el acreedor no quiere ser pagado.

En esta figura el deudor se resiste a cumplir con si obligación de pago,


no existe voluntad por parte de él para pagar.

El efecto de esta ejecución depende del tipo de obligación.

SI ESTAMOS ANTE UNA OBLIGACIÓN DE DAR:

El deudor responde con todo su patrimonio.


En caso de que exista alguna garantía, entonces a hacer valida esa
garantía.
Esto facilita demasiado el cumplimiento.

TRATÁNDOSE DE OBLIGACIONES DE HACER O NO HACER:

Existen medidas de apremio.


Estas medidas son difíciles de hacerse
medir. Puede ser que un tercero quiera
cumplir.
III. MARCO
TEÓRICO

IV.I. EL PAGO

El fin natural de toda relación obligacional consiste en proporcionar al


acreedor la satisfacción de su interés mediante el cumplimiento de la
conducta ofrecida por el deudor o en su defecto la indemnización de los
perjuicios que el incumplimiento le ocasiona. Corresponde ahora
analizar los efectos de la obligación en su aspecto positivo, que tiene
que ver con el cumplimiento.
El pago es la ejecución de la prestación debida, que extingue
la obligación además en la satisfacción de cualquier clase de
prestación y no solamente la dineraria, pues pago equivale a
cumplimiento.
Diez Picazo y Antonio Guitón señalan: "Por pago entendemos, el acto de
realización de una prestación debida en virtud de una
relación obligatoria...
Tenemos entonces que pago es el cumplimiento de la
obligación contraída y concretamente no sólo paga el que debe y da
dinero, sino también quien con el ánimo de cancelar, da cualesquiera
otras cosas que son recibidas por el acreedor voluntariamente.
La Sala Primera ha afirmado: "El pago es el cumplimiento voluntario de
la prestación debida y constituye la forma normal de extinción de las
obligaciones, viéndose satisfecho el interés del acreedor".4

IV.II. NATURALEZA DEL


PAGO

Por ser la ejecución de una determinada conducta preestablecida, es un


acuerdo debido que no tiene necesariamente carácter negocial, pues en
algunos casos se da el cumplimiento aun faltando la voluntad de realizar
la conducta preestablecida por parte del deudor, como cuando se
produce el incumplimiento y el acreedor tiene que acudir a las vías
ejecutivas para el cumplimiento forzoso. El pago voluntario es un acto
jurídico en el que
participan dos, sin que ello signifique que tiene naturaleza
negocial.
4
Sentencia #340 del 5 de diciembre de 1990. Véase también la #320 del 9 de noviembre de 1990. Revista Judicial N" 59.
Pág. 179.
Se afirma que el pago no es un negocio
jurídico.
Se puede afirmar, con estos autores, que el pago de una deuda no es un
hecho puro y simple sino un acto jurídico. No puede admitirse que el
pago sea un acto unilateral, ya que está constituido por la oferta del
deudor de entregar lo debido y por la aceptación del acreedor de recibir
aquello a que tiene derecho según las obligaciones contraídas, sin que
ello signifique que el rechazo del pago lo haga siempre ineficaz, como
sucede con la consignación.

IV.III. CARACTERÍSTICAS DEL


PAGO.

Desde el punto de vista formal, el pago debe darse de acuerdo con


las siguientes circunstancias:

a) Una prestación previa sin la cual se daría el pago indebido y como


se verá, no es realmente pago y autoriza a quien erróneamente lo
realizó, a pedir la restitución.

b) La ejecución exacta de la conducta constitutiva de la


prestación.

c) La declaración de voluntad del deudor, sea expresa o tácita, de


realizar esa conducta como cumplimiento, que es lo que se conoce en la
doctrina como el animus solvendi.

IV.IV. REQUISITOS DEL


PAGO

Hay una serie de elementos o requisitos que deben darse para que
el pago surta los efectos queridos por las partes:

1) Capacidad (alusión a la capacidad de disposición del acreedor, sin


hacer referencia a la del deudor sin hacer referencia a la del deudor)

2) Legitimación (el pago debe ser hecho por el deudor o por


su representante legal)
3) identidad, Este requisito obliga al deudor a tener que cumplir o
pagar exactamente con la prestación, cosa o conducta a que se
obligó y no con ninguna otra aunque sea parecida o le parezca
similar, o sea de mayor valor.

4) Integridad obliga al deudor a cumplir con la totalidad de la


prestación programada, es decir, de manera completa. El deudor
no puede pretender pagar por partes lo adeudado.
Constituye una exactitud de carácter cuantitativo y en virtud de ella el
acreedor no está obligado a recibir por partes el pago de lo que se le
adeuda.

IV.V. EL DEUDOR O
SOLVENS.

En el cumplimiento de la obligación participan dos personas, la que


paga (solvens) y aquélla a la que se paga o recibe el cumplimiento
(accipiens). Ángel Cristóbal Montes comenta: "El deudor es el que está
sujeto a cumplir la obligación y su actuación al respecto no cabe
estimarla como simple facultad o posibilidad, sino que es el resultado
normal y mecánico del deber que le afecta".
Independientemente que sea el deudor obligado o un tercero el
que paga, el contenido de ese pago tiene que cumplir con los requisitos
que reviste la institución, pues de lo contrario no es capaz de producir la
satisfacción del interés del acreedor. Montes afirma: "Desde luego
que para que el pago realizado por el tercero resulte plenamente eficaz,
hará falta que la prestación ofrecida por el mismo sea idéntica a la que
debía ejecutar el deudor, y aquí es donde descansa precisamente la
justificación de la figura, pues parece natural admitir que si el derecho
del acreedor obtiene plena y exacta verificación, devenga
intrascendente a efectos solutorios la especificidad de la persona que
realizó el pago".5

IV.VI. EL ACREEDOR O ACCIPIENS.

La norma jurídica ordena que: "El pago debe ser hecho al acreedor o
a quien legítimamente represente sus derechos".
Artículo 766. En la
5
Ob. Cit. Pág. 50.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
legislación panameña se regula: "El pago- deberá hacerse a la persona
en cuyo favor estuviese constituida la obligación". Artículo 1049.6
Ambas disposiciones hacen referencia a que no necesariamente se
puede pagar a la persona que participó en el nacimiento de la
obligación, sino también a las que hayan podido sustituirla en el crédito,
como es el caso del heredero, del cesionario del derecho de crédito o
del subrogado por haberle pagado al acreedor originario la prestación
adeudada. También se puede pagar a un tercero que esté autorizado
para recibir el pago en nombre del acreedor, no obstante, si el pago se
realiza a otra persona que no tiene esa autorización será válido el pago
siempre que haya sido de utilidad para el acreedor o aunque no lo
utilice, si lo ratifica. Si no hay utilidad para el primero ni ratificación, no
hay buen pago, no se libera el deudor y la obligación subsiste, por lo
cual tendrá que pagar de nuevo al verdadero acreedor y nace para el
pagador el derecho de reclamar al receptor la prestación cuyo
desplazamiento patrimonial lo ha beneficiado sin causa justa, junto con
los intereses si fue dinero lo pagado o los daños y perjuicios si fue de dar
o hacer.

En caso de que el acreedor sea incapaz, deberá pagarse a su


representante legal para que se constituya en buen pago, pues de lo
contrario, si se paga directamente al acreedor se libera el deudor
solamente en la proporción en que se ha beneficiado el acreedor, es
decir, en cuanto se convierte en utilidad para éste, en cuyo caso se
aplica el mismo principio del pago a un tercero no autorizado, en el
primer caso en razón de la nulidad del pago que se deriva de la falta
de capacidad del receptor y en el segundo caso por la falta de
legitimidad del que lo recibió.

En cuanto a los títulos al portador, el deudor que de buena fe paga al


que lo presente hace buen pago aunque el tenedor no sea el dueño, ya
que la posesión equivale a título en materia de muebles.

IV.VII. EFECTOS DEL PAGO. El buen pago, que es aquél que cumple
con los requisitos, produce los siguientes efectos: Liberatorio respecto al
deudor, satisfactorio con relación al acreedor y extintivo en cuanto
al vínculo
6
Código Civil Argentino. Buenos Aires 2011.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
jurídico. En aquellos casos en que un tercero paga sin representación
del deudor, se produce el erecto satisfactorio del crédito pero no
produce el efecto liberatorio del deudor, ya que la obligación se
extingue entre el acreedor y deudor, pero establece una relación entre el
deudor y el pagador en virtud de la subrogación y éste adquiere el
derecho de crédito del acreedor, lo que viene a legitimar a la tercera
persona pagadora.

El pago debe hacerse en el tiempo y lugar convenido. Para que una


conducta de pago se tenga como buena y capaz para surtir los efectos,
debe ajustarse también a las estipulaciones de tiempo y lugar
convenidos en el documento en que se hizo constar la obligación.

La obligación debe cumplirse en el lugar designado en el contrato y si


no se ha convenido debe hacerse en el domicilio que el deudor tenga en
el momento del pago, salvo que la naturaleza de la obligación haga que
no sea necesario pactarlo e imposible de cumplirlo en el domicilio del
deudor, como es el caso de la pintura de una casa, lo que debe hacerse
necesariamente donde está ubicado el bien.

La doctrina llama a la primera, designación por voluntad y a esta última


la denomina designación por naturaleza. En caso de que no se dé la
designación por voluntad ni la designación por naturaleza y se trata de
entregar o dar cosa especificada en sus características, el pago debe
hacerse en el lugar donde ésta estaba al momento de constituirse la
obligación.

IV.VIII. CARGA DE LA PRUEBA DEL PAGO. Es al deudor a quien


corresponde demostrar que el pago fue realizado. La jurisprudencia se
ha pronunciado así: "El pago es un acto extintivo que debe ser probado
por el deudor".7

IV.IX. IMPUTACIÓN DE PAGOS. Significa asignar o aplicar un pago a


una de varias deudas. La ejecución de la prestación debida no debe
necesariamente estar acompañada de una específica mención de

7
Sala de Casación. #84. Semestre de 1972. Madrid España.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
crédito que el deudor trata de satisfacer, mientras no haya posibilidad
de duda sobre el crédito al cual la prestación se refiere.

IV.IX.I. IMPUTACIÓN DEL DEUDOR. El ordenamiento reconoce en


primer lugar al deudor el derecho de imputación de pagos. Se trata de
un derecho potestativo y al acreedor no le queda más que soportar las
consecuencias del respectivo ejercicio, salvo los límites establecidos por
la misma ley.

A una particular hipótesis de pago parcial se hace referencia en el


artículo
780 del Código Civil, que contiene uno de los límites de la facultad de
imputación que tiene el deudor. Tal disposición plantea una hipótesis
de concurso entre varias deudas, distinguiéndose entre la deuda del
capital y la relativa a intereses y a gastos a la vez que el acreedor ha
aceptado un pago parcial en el sentido referido, esta norma regula la
identificación de las sumas pagadas, excluyendo que el deudor pueda
pretender en primer lugar la cancelación del capital, pues de tal modo
eliminaría la posibilidad de una ulterior ganancia por concepto de
intereses.

Tales límites tienen su fundamentación en el hecho de que el deudor


no puede sin el consentimiento del acreedor, liberarse antes de la
deuda principal y luego de los respectivos aspectos accesorios.
Otro fundamento consiste en que no se puede declarar la imputación
del pago al capital dejando subsistentes los intereses. Una declaración
de este tipo no tendría ningún valor y la imputación ocurriría, por
imperativo legal, en primer lugar a lo accesorio y luego a la deuda
principal.

IV.IX.II. IMPUTACIÓN DEL ACREEDOR. En el caso de que el deudor


renuncie a la imputación de pagos, queda facultado el acreedor para
nacerla con libertad de aplicación y en esa hipótesis el deudor
renunciante carece de derecho para exigir una imputación diferente.

No basta la existencia simultánea de varias deudas; es necesario


que todas sean exigibles, lo cual representa un límite natural a la
posibilidad de imputación por parte del acreedor, ya que éste no
puede pretender la
obtención del pago antes del vencimiento, a menos que se haya
acreditado la decadencia del beneficio del plazo.

IV.IX.III. IMPUTACIÓN LEGAL. Cuando falta una


manifestación del destino de los pagos realizados, la imputación
funciona como resultado de la aplicación de una regla legal. Esta norma
tiene función meramente supletoria, ya que interviene en cuanto las
partes no hayan declarado nada al respecto.

La imputación legal de pagos se produce cuando hay pluralidad de


deudas vencidas que tengan por objeto prestaciones de la misma
especie y en el recibo que extiende el acreedor al deudor no se indica la
imputación de ese pago a ninguna de las deudas, ya que en ausencia de
imputación ejercida por el deudor o por el acreedor, la ley exige que
la aplicación se haga: 1) a los intereses devengados y luego a la deuda
vencida, 2) a la que el deudor tenga más interés en satisfacer si se trata
de todas vencidas o todas no vencidas, 3) a la más antigua cuando
están todas vencidas y el deudor no tiene interés en que se aplique el
pago a una en particular y 4) a todas proporcionalmente si se hayan en
igualdad de circunstancias en cuanto a la antigüedad.

La solución legal se fundamenta en que la imputación sirve


concretamente pala liberar lo más posible al deudor, esto es, para que
él obtenga del pago realizado, la máxima ventaja práctica, sin que
represente perjuicio económico para el acreedor.

IV.X. PRUEBA DE LA IMPUTACIÓN. En materia de asignación de


pagos, las reglas generales relativas a la prueba no sufren
modificaciones, por eso es que si el acreedor afirma que el pago recibido
se refiere a una deuda diversa, tiene la carga de probar la existencia de
ese otro crédito suyo, así como la existencia de las condiciones
necesarias para la diversa imputación que exige. También si el deudor
afirma la imputación del pago recibido a una deuda y no a otra,
corresponde a él la carga de la prueba de las condiciones de tal
imputación.
IV.XI. PAGO INDEBIDO. Cuando una persona recibe en calidad de
pago una suma de dinero o cualquier otra prestación que no se le
debe, está obligada a devolver la cosa recibida, pues falta causa
legítima que justifique la apropiación que de ella hiciere. El pagador
equivocado tiene derecho a exigir que le sea devuelto el contenido
de la prestación pagada por error. Para determinar si hay pago
indebido, es necesario tomar en cuenta las condiciones en que el acto
del pago erróneo se ha realizado.

El pago indebido es un cuasicontrato por el cual, una persona cancela


por error una cosa que no debe y genera para el que la recibe, por
ser un enriquecimiento injusto, la obligación de devolverla al supuesto o
equivocado deudor con sus frutos, si ha actuado de mala fe. Si hay
buena fe sólo está obligado a la devolución de lo recibido. Si no la
cumple queda expuesto al reclamo judicial de la devolución.

Para que la repetición del pago indebido opere, se requiere como


obligado antecedente que alguien haya recibido en forma irregular una
determinada prestación que sin duda no le correspondía legalmente".

IV.XII.I. CONSECUENCIAS DEL PAGO INDEBIDO. Consisten en que el


receptor adquiere la obligación de reintegrar al patrimonio del pagador,
el contenido patrimonial de lo recibido indebidamente y en esa dirección
se determinan por la ley o por la doctrina, las circunstancias en las
cuales el pagador equivocado puede repetir lo pagado.

La obligación de devolver lo recibido no surge cuando el acreedor ha


destruido el documento que le servía de título una vez recibido el pago
del deudor equivocado, pero le queda a salvo el derecho al que ha
pagado por error de recuperar lo pagado, reclamando judicialmente el
contenido de la prestación y sus frutos o interés, contra el verdadero
deudor.

El demandado debe devolver las cosas que recibió y de no ser posible,


su equivalente en dinero. La extinción de la obligación del receptor
depende de si actuó de buena o mala fe en la recepción del pago. Si es
una suma de dinero recibida de buena fe, debe devolverla sin intereses.
Si fuere una
cosa cierta y determinada debe restituirla si existe, pero no responde de
las desmejoras o pérdidas de la cosa. Si la cosa produce frutos y ha
actuado de buena fe, el receptor no está obligado a devolverlos. Esta
buena fe del receptor deja de serlo a partir del momento en que se
entera que el pago fue indebido y entonces se convierte en poseedor de
mala fe. Al contrario de lo anterior, si la cantidad de dinero fue recibida
de mala fe debe pagar intereses.

En relación con el pago que se hace a un sujeto no legitimado, la


jurisprudencia de Casación ha sostenido: "El conocimiento que tenga el
endosatario de que el crédito que se le traspasó ha sido cancelado por
el deudor a su endosante, después del endoso, no le impide cobrar el
crédito en la vía ejecutiva, pues si pago indebido había o hubo, pudo
serlo el d el deudor al endosante, dilucidable entre ellos dos y no con el
endosatario o nuevo acreedor".8

Con respecto al plazo de prescripción de la acción de repetición, la


jurisprudencia ha resuelto: "Si se está ante un cuasicontrato de pago
indebido, la prescripción que le es aplicable es la decenal instituida por
el Código Civil y no la anual establecida en el Código de Comercio, pues
si bien fue implicación de compraventas mercantiles sucesivas, el
mismo se produjo al margen de esas contrataciones, toda vez que la
realidad del juicio in-forma que hubo cobros continuados a la parte
actora, de precios d e licores en exceso .a los fijados oficialmente, lo
que es a todas luces, una fuente de enriquecimiento sin causa para la
demandada".9

IV.XII.II. RECUPERACIÓN DE LO PAGADO. Existe error esencial que da


lugar a la repetición en estos casos:

a) Si la obligación es condicional y el deudor paga antes de cumplirse


la condición.

b) Si la obligación es de dar cosa cierta y el deudor entrega una cosa


por otra.

8
Sala de Casación. Sentencia #1. Primer Semestre de 1974.
9
Sala Primera Civil. Sentencia # 114 de las 15:30 horas del 7 de abril de 1978.
c) Si la obligación es de dar cosa incierta y sólo determinada por
su especie y el deudor paga creyendo estar obligado a dar una cosa
cierta.

IV.XII.III. NO SE RECUPERA LO PAGADO. No existe error esencial ni


cabe repetir lo pagado:

a) Si se paga anticipadamente una obligación.

b) Si se paga una deuda prescrita, esto en virtud de que,


cumplidas voluntariamente las obligaciones naturales, permiten al
favorecido quedarse con el pago o ejecución.

c) Si se paga una deuda cuyo título es nulo o anulable por falta o vicio
de forma.

IV.XII.IV. CARGA DE LA PRUEBA DEL PAGO INDEBIDO. Al


pagador que ejercita la acción de repetición le corresponde la carga de
la Prueba, es decir, tiene que demostrar el pago indebido que se hizo
para extinguir una obligación que no existía al momento de hacerse
dicho pago o la equivocación en que se incurrió en la realización del
cumplimiento de ese contenido de la prestación.

IV.XIII. DACIÓN EN PAGO. Es el cumplimiento de la obligación con una


conducta diferente de la que era su objeto original, con el
consentimiento del acreedor.

Eugenio Ramírez la conceptúa: "Implica un acuerdo de voluntades entre


el acreedor y el deudor, pues si bien aquel no puede ser obligado a
recibir en pago un bien (cosa) distinto del debido, nada impide que lo
acepte. Ejemplo: en una obligación de entregar una camioneta y se
sustituye por una cosa".10

IV.XIII.I. NATURALEZA JURÍDICA. Esta institución tiene cuatro


diferentes enfoques en lo que se refiere a la ubicación de su naturaleza:

10
Ob. Cit. Pag. 237
1) como una compraventa;
2) como una novación,
3) como una simple modalidad de pago y
4) como un contrato liberatorio
oneroso.

IV.XIII.II. COMO COMPRAVENTA. Se afirma en la doctrina que la


dación en pago constituye un contrato de compra venta, pues se estima
que el deudor vende al acreedor la cosa ofrecida en pago y el
adquiriente cancela el precio con la deuda que se le debía. Si fuera un
bien lo adeudado y se paga con dinero, es el acreedor quien le vende la
cosa al deudor y éste le paga el precio.

No obstante, la misma doctrina se encarga de separar ambas figuras en


razón de los elementos propios de cada una de ellas como lo que
se afirma en cuanto a que la venta es un contrato obligatorio y la dación
es liberatoria. Se hace referencia a que la venta es bilateral y la
dación es unilateral porque quien entrega no tiene derechos y quien la
recibe no tiene obligaciones.

Además, en la compra venta se persigue el pago del precio pero en


la dación se busca la extinción de la obligación, puesto que deviene de
una relación jurídica obligacional previa, que no existe en la
compraventa.

La jurisprudencia ha aplicado esta figura: "Si las partes acuerdan una


forma peculiar de pago, que configura en sí, un contrato dirigido a la
extinción de la relación obligatoria, convenio del cual se deriva la
realización de dar en pago, ese pacto, cuyo fundamento último está
en el principio de la autonomía de la voluntad, da vida, en
sentido jurídico, a la figura conocida como dación en pago, que
implica, el acto por medio del cual se da una cosa en pago de otra que
se debía; tal modalidad de pago requiere la anuencia del acreedor, ya
que no está obligado a admitir una cosa por otra; este contrato es
considerado por la doctrina como compraventa, ya que posee los
elementos esenciales de tal fgura".11

11
Tribunal Superior Segundo Civil. Sentencia ! #4 del 5 de enero de 1984.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
IV.XIII.III. COMO NOVACIÓN. Hay autores como Aubry y
Rau, y Josserand, que consideran que la dación en, pago consiste en
una novación objetiva seguida inmediatamente por el pago de la nueva
obligación.

Para Josserand, citado por Lino Rodríguez, la dación en pago:" es una


operación compleja que participa a la vez, del pago y de la novación. En
el fondo de toda dación en pago, se descubre así una novación tácita por
cambio de objeto, seguida de la ejecución inmediata de la nueva
obligación". 12

El cambio objetivo de la prestación determina el nacimiento de una


nueva obligación y por eso, no estamos ante un supuesto de novación
porque la prestación, aún I cuando sea otra distinta de la que se pactó,
se entrega inmediatamente que surge el i acuerdo de dar una cosa en
lugar de otra, no tratándose simplemente de una prometía de dar un
objeto distinto, en cuyo caso tendría que transcurrir un tiempo entre la
obligación primitiva y la que habría de cumplirse con distinta prestación.

Ni siquiera se produce una modificación de la relación obligatoria,


puesto que la obligación, > de su extinción, aparece inalterada;
solamente que las partes puestas de acuerdo, consideran extinguida
la obligación con una prestación diferente con la cual se declara
igualmente alcanzado su objetivo.

Diez-Picazo y Gullón argumentan: "Sin embargo, se ha señalado que


las partes) buscan modificar la anterior obligación sustituyéndola por
otra nueva, como ocurrió en la novación, sino tan sólo señalar un medio
de extinción de la obligación".13

Manuel Albaladejo, al oponerse a ambos enfoques explica: "En efecto,


las partes, celebrar una compraventa, se proponen crear
obligaciones a cargo del vendedor y comprador, y al celebrar una
novación se proponen extinguir una obligación y dar i a otra (si es
novación extintiva) o modificar

12
Ob. Cit. Pag. 485.
13
Cit. Pag. 152.

24
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
(si es modificativa), dejándola subsistente la obligación preexistente;
mientras que al dar y recibir en pago se proponen i y simplemente
extinguir la obligación, mediante pago (aunque sea un pago diferente al
normal... Considero que la dación en pago produce un verdadero pago
(es decir es una variante-por cambiar la prestación del mismo);
rechazando que sea una ¡compraventa (en la que lo vendido fuese lo
que se da en pago; y el precio el crédito a cambio del que se da) o una
novación por cambio de objeto". 14

IV.XIII.IV. COMO MODALIDAD DE PAGO. El pago consiste en el


cumplimiento de la prestación adeudada, lo cual se aleja un poco
también de lo que constituye la dación, puesto que el pago no
necesita de un convenio con el acreedor al momento de realizarse y
siempre se hace cumpliendo con el requisito de identidad y en razón de
ello, queda descartada esta posibilidad.

IV.XIII.V. COMO CONTRATO LIBERATORIO ONEROSO. Una vez


que se han analizado las características particulares de cada una de las
figuras con las que se le equipara y sus diferencias, se concluye en que
su naturaleza radica en un contrato liberatorio oneroso de transmisión
que tiene por finalidad la sustitución del pago.

En virtud de este contrato se puede sustituir cosa por cosa, cosa por
dinero, dinero por cosa, conducta por conducta, conducta por cosa,
cosa por conducta, conducta por dinero y dinero por conducta.
Diez-Picazo y Guitón manifiestan: "La realización de la nueva prestación
convenida supone la consumación del convenio de dar en pago y la
consiguiente extinción de la relación obligatoria".15

En este aspecto, los tribunales han resuelto: "Si el comprador


devuelve la cosa comprada y el vendedor la acepta, o si habiéndole
sido devuelta contra su voluntad, no la hace depositar dentro de
los cinco días siguientes, con notificación del depósito al comprador,
se presume que el vendedor ha consentido en la rescisión del
contrato, por lo que el

14
Ob. Cit. Pag. 143 y 142.
15
Ob. Cit. Pág. 152.

25
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
certificado de prenda no debió haberse presentado a la ejecución por
falta de causa al haberse operado la dación en pago". 16

IV.XIV. CASOS EN QUE PROCEDE EL PAGO POR CONSIGNACIÓN.


En la legislación costarricense las circunstancias que deben darse para
que proceda el ejercicio de esta figura son:

Acreedor incapaz sin representante que se trate de un acreedor


menor edad que no tenga padre o madre que lo represente legalmente,
o tutor ellos no existen, o cuando se trate de un incapaz mental que
no tenga comprador, pues en ninguno de esos casos pueden
personalmente recibir el pago de la cosa adeudada y el deudor no debe
correr el riesgo de realizar pago anulable.

Que el acreedor fuere incierto o desconocido o si fuera cierto o se


ignore su domicilio, tal es el caso de una obligación dineraria en la a el
título donde consta el crédito ha sido cedido a un tercero que se
desconoce, no se sabe quién es o si sabiéndolo, el deudor que quiere
pagar sabe dónde localizarlo.

IV.XIV.I. REQUISITOS DEL PAGO POR CONSIGNACIÓN. Para que la


consignación produzca los efectos que la ley le atribuye, es necesario
que se den las siguientes circunstancias:

1. Que se haga por persona capaz o hábil para realizar el pago, pues
el que no tiene la libre disposición de sus bienes no puede realizar el
pago común y tampoco este tipo de pago. Como fue analizado en su
oportunidad, j capacidad del deudor no fue tomada en cuenta por el
legislador costarricense cense para configurar el buen pago pues sólo
se menciona la del acreedor diferente a la de otros países como en
España que se exige para la validez del pago, que el deudor debe tener
capacidad para enajenar y poder d disposición sobre las cosas debidas.
La norma que regula los requisitos del pago por consignación llena el
vacío dejado en el capítulo correspondiente al pago en general.

16
Tribunal Superior Civil. Sentencia # 659 del 17 de diciembre de 1974.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
2. Que el pago que se realiza por este medio comprenda la totalidad de
1 deuda líquida y exigible, con sus intereses si la deuda los devenga. L
consignación sólo es posible cuando la deuda es líquida, pues si es
ilíquida, el acreedor no puede reclamarla y aún no se le adeuda, por lo
que tampoco puede ser compelido a recibirla.

El principio de certeza benéfica; tanto al deudor como al acreedor,


pues en virtud de ese principio, el primero sabe lo que debe y el
segundo sabe cuál es la conducta que debe esperar del primero. La
iliquidez contradice ese conocimiento que deben tener las partes, ya
que no es lógico pensar que un deudor ofrezca el pago de una
obligación que representa, por ejemplo, daños y perjuicios, sir ofrecer un
contenido patrimonial de esa obligación.

3. Que el plazo haya vencido o la condición, si se trata de una


obligación condicional se haya cumplido, pues de lo contrario, el
acreedor no tiene todavía el derecho de crédito.

En este sentido hay que advertir que existe una duplicidad normativa
que se refiere a la exigibilidad, ya que por un lado o de la aceptación
simple de la cesión no supiera que existía un crédito a su favor contra el
acreedor en el que ya habían concurrido los requisitos para tener por
operada la compensación, en cuyo caso, si fue por pago, subsiste con
respecto a los terceros fiadores o garantes su responsabilidad de
responder en caso de incumplimiento por parte del deudor, y si fue por
aceptación de la cesión, puede oponer al cesionario la compensación por
el crédito que le debía el acreedor.

El pago por consignación es un acto jurídico complejo extinguidor de


obligaciones, y para su eficacia resulta esencial que se haya realizado la
oferta en la fecha y lugar convenidos, y si en la especie la consignación
parcial se realizó en mora y cuando la acción ejecutiva estaba planteada
sin que el incidentista haya demostrado que la sociedad actora negara la
recepción del abono, procede a declarar sin lugar la incidencia de pago

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
planteada, toda vez que el depósito hecho por el incidentista no
resulta liberatorio". 17

Si hay consignación y no está acompañada de la oferta real de pago,


aquélla es ineficaz y por lo tanto se produce el incumplimiento. Así lo
enfoca la jurisprudencia: "En el juicio se alega el incumplimiento
del deudor, quien manifiesta que como el vendedor se negó a recibir lo
que le correspondía, lo consignó judicialmente, pero dicha
consignación no es posible apreciarla como válida porque no se
acreditó que fuera precedida por la oferta real de pago, en
consecuencia, cabe tener por configurado el incumplimiento del pago
por parte del accionado, y acordar la resolución de los contratos, para
lo cual procede revocar el fallo recurrido y desestimar las excepciones
opuestas acogiéndose la demanda en todos sus extremos". 18

IV.XIV.II. CASOS EN QUE NO ES NECESARIO EL OFRECIMIENTO. La


oferta real de pago como requisito formal para proceder al pago por
consignación cuando es rechazada, no es necesaria en los siguientes
casos:

Cuando se trata de acreedor incierto o desconocido, pues evidentemente


no es posible realizar el ofrecimiento del contenido de una prestación
una persona que no es posible identificar en ese momento o que del
todo se desconoce su condición de acreedora legitimada para recibir el
pago ofrecido y que pueda estar legitimada también para rechazarlo con
causa o sin ella.

Cuando el acreedor es incapaz y no tiene tutor o curador según sea


el caso, pues es ineficaz de oferta real de pago que se haga al acreedor
que ni tiene la libre disposición de sus bienes y para el evento de que
sea acepta do el ofrecimiento de pago, adolecería de nulidad por
ausencia de voluntad, lo que obliga al deudor a consignar directamente
y solicitar en el proceso no contencioso de consignación, que se le
designe un representan* procesal al acreedor menor sin tutor o incapaz
sin curador. Si
hubiere tutor o curador nombrado en el momento del pago, el deudor
no

17
Tribunal Superior Civil. Sentencia N° 618 de las 10:30 horas del 1° de agosto de 1979.
18
Tribunal Superior Segundo Civil. Sentencia # 782 del 30 de octubre de 1984.
pudiera prescindir del ofrecimiento a esos representantes y luego
proceder la consignación.

Cuando se trata de consignación de alquileres, el arrendatario puede


pagar el precio del arrendamiento mediante depósito judicial
prescindiendo de la oferta real de pago, el cual será válido sin lo hace
durante los seis días naturales siguientes al vencimiento del respectivo
período de pago según lo dispone el artículo 66 párrafo primero de la
Ley de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos.19

Cuando la obligación adeudada que se pretende cancelar, está


garantizada con prenda, porque así lo autorizan los artículos 561,
párrafo segundo del Código de Comercio y 873 del Código Procesal Civil.

IV.XIV.III. OPOSICIÓN JUSTIFICADA DEL ACREEDOR. Las únicas


dos posibilidades por las cuales el acreedor se niegue en forma
justificada a recibir el pago ocurren cuando el deudor viola el requisito
de identidad c el de integridad. El primero significa que el deudor debe
pagar o cumplir con la prestación convenida, en virtud del principio de
certeza por cuanto el acreedor no puede estar supeditado a que se le
pague cualquier cosa. El segundo obliga a que el pago debe hacerse en
forma total, íntegra, según lo pactado; ya que el interés del acreedor
será satisfecho únicamente si recibe la prestación convenida entre
ellos, lo que significa que el deudor no podría liberarse pagando
parcialmente la prestación. Si la oposición del acreedor en la oferta real
de pago y reiterada en el proceso judicial no contencioso de
consignación, es justificada o no, será motivo de evaluación judicial en
otro proceso, como paso a comentarlo.

IV.XIV.IV. PROCEDIMIENTO. El procedimiento de pago por


consignación que regula el respectivo código ordena que la oferta real
de pago debe realizarse como requisito previo a la consignación y que
esas ofertas deben hacerse por medio de un notario en el lugar
designado para el pago o en el domicilio del acreedor y que en el acta
que se levante al efecto debe hacerse constar si es dinero, alhajas o
efectos de comercio, su cantidad así como su calidad y debe hacerse
constar que la oferta ha sido real, es
19
Código de Comercio y Código Procesal Civil.
decir, que la manifestación de voluntad de pagar por parte del deudor
ha sido pura y simple. Obliga también a consignar en el acta la
aceptación del acreedor respecto a la oferta o su negativa y
cualquiera que sea el resultado deberá dejarse copia del acta al
acreedor.

El vencimiento del plazo y por otro se menciona que la deuda sea


exigible, pero ambas circunstancias significan lo mismo. En lo que tiene
que ver con el cumplimiento de la condición, debe ser así puesto que,
como lo exige esa institución jurídica, el deudor bajo condición
suspensiva o resolutoria no está obligado al cumplimiento del derecho
de crédito en favor del acreedor, sino hasta el momento en que la
condición se ha realizado o haya habido ficción de verificación.

Que se realice una oferta real de pago en los casos en que


es determinante dicha oferta. Esta situación es analizada en el
tema siguiente.

Que se deposite ante autoridad competente. Esta circunstancia será


comentada en el tema del procedimiento.

IV.XV. OFERTA REAL DE PAGO. Toda consignación debe ser


precedida de un ofrecimiento y éste primero debe ser privado e informal
entre el deudor que quiere pagar y el acreedor, pues es la única
manera de que el primero sepa que existe una negativa procedente o
improcedente del acreedor, para recibir el pago. Si la oferta privada e
informal resulta infructuosa, el deudor tendrá que realizarla
formalmente para que tenga efectos jurídicos.

Lino Rodríguez la define: "Consiste en una declaración de voluntad


dirigida al acreedor, por la que el deudor manifiesta su firme decisión
de cumplir inmediatamente la obligación". 20

Beltrán de Heredia considera que es: "Un acto formal con el que el
deudor ofrece al acreedor la realización de la prestación solicitando que
sea recibida, pero que ello no significa que sea una declaración de
voluntad
20
Lino Rodríguez. Ob. Cit. Pág. 448.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
en sentido técnico ni mucho menos que constituya un negocio
jurídico, sino que debe considerarse como un simple acto jurídico de
carácter unilateral que se dirige a tratar de obtener de la otra parte
la actividad necesaria para poder cumplir". El Cumplimiento de las
Obligaciones. 21

La oferta real de pago debe hacerse por un notario público a solicitud


del deudor, quien se presenta en el domicilio del acreedor para hacerle
saber la intención del deudor de cancelar la obligación adeudada. Debe
levantarse una acta en escritura pública que indique la cantidad y
calidad de las especies ofrecidas o si fuera en dinero su monto, con lo
cual se determina el objeto ofrecido en su calidad y cantidad. Esta oferta
debe ser real, o sea, una manifestación objetiva de parte del deudor de
satisfacer en ese momento el interés del acreedor, por lo que no puede
ser una promesa de pago a futuro, ni una simple notificación de que
se le va a pagar posteriormente, con lo que se obliga al deudor a
presentar el contenido de la prestación en ese momento. El acta deberá
hacer constar si el acreedor se niega así como los motivos aducidos para
su negativa o por el contrario, si es aceptado el ofrecimiento del pago;
su entrega efectiva y dicha acta deberá firmarla el acreedor,
independientemente del resultado, si estuviere anuente a ello.

En la hipótesis de que lo adeudado sea una cosa específica pagadera en


el lugar en que ella está o en otro diferente al-domicilio del acreedor, no
es necesario que en la oferta sea presentada la obligación con su
contenido, sino que es suficiente que el notario haga el apercibimiento
al acreedor para que se presente al lugar en que ha de hacerse el pago,
en una determinada hora y fecha para que lo reciba y en el acta se hará
constar la descripción exacta del objeto y la intimación que se ha hecho
al acreedor en ese sentido. La conducta omisiva del acreedor para
apersonarse a recibir el pago en el momento fijado, faculta al deudor
para proceder al depósito del contenido de la prestación.

En caso de que el deudor acompañado por el notario se presenten en el


domicilio del acreedor a hacer el ofrecimiento del pago y no esté
presente ni haya una persona autorizada para recibir el pago en su
nombre, se hará
21
Beltrán de Heredia. Pág. 477.

31
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
constar esa circunstancia en el acta y se equipara la ausencia del
acreedor, a su negativa para recibir la obligación ofrecida, con el fin de
no causarle perjuicio al deudor y evitarle las consecuencias jurídicas de
la morosidad por una conducta que no le es atribuible.

La persona que debe hacer la oferta real de pago es el deudor o una


tercera persona que esté autorizada para ello con representación formal
o informal, pero nada impide que la oferta la haga un tercero, aún sin
autorización del deudor e incluso contra su voluntad, pues cualquiera
puede pagar deudas ajenas y si puede realizar la prestación, con
igual razón está autorizado por la ley para llevar a cabo el acto
formal de la oferta, que es el paso previo para el depósito de lo
adeudado. Lo que sí es imprescindible es que la oferta se haga al
acreedor y en su defecto, a una persona que esté autorizada a recibir
el pago en virtud del principio de quien puede lo más, que es recibir el
cumplimiento, puede lo menos, que es ser receptor de la oferta.

En caso de que se trate del ofrecimiento del pago de una obligación


solidaria, la oferta que haga uno de los deudores faculta al resto
para seguir adelante con la consignación aunque ninguno de ellos haya
cumplido previamente con ese requisito formal.

La oferta debe abarcar en forma indivisible el contenido de la prestación


adeudada, pues si se ofrece menos y se completa en el depósito la
totalidad de la obligación, no se hará buen pago por haber incumplido
con el principio de integridad del ofrecimiento, pues como lo explica
Montes: "Porque se incumpliría la condición de que sólo puede estimarse
ofrecimiento de pago aquella oferta que, caso de ser aceptada por el
acreedor, suponga la exacta ejecución de la prestación debida". 22

Si se tratara de obligaciones alternativas y la elección corresponde al


deudor, la oferta que se haga de una de las prestaciones que
constituyen el cúmulo de posibilidades de cumplimiento bastará, para
que se tenga por eficaz el acto de la oferta y en caso de negativa del
acreedor a aceptar el ofrecimiento, pasar a la etapa procesal del
depósito, pero si la

22
Montes. Ob. Cit. Pág. 201.

32
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
elección corresponde al acreedor o a un tercero, el deudor no podrá
ofrecer sólo uno de los objetos que se deben alternativamente y
estará obligado al ofrecimiento de todos ellos para que el acreedor o el
tercero escoja el que satisfaga el interés de aquél.

En el evento de que el acreedor o el tercero se nieguen a realizar la


elección, deberá el deudor proceder a solicitar al juzgador que Conmine
al acreedor o al tercero a realizar la elección y se les prevenga que
en caso negativo ese derecho será trasladado al deudor que quiere
pagar. Otra solución consiste en que el deudor, después de la
negativa expresada por el acreedor o el tercero a la oferta real de pago,
proceda a hacer el depósito de todas las prestaciones que se
deben alternativamente, pero esta solución no parece la más adecuada
por ser excesivamente onerosa para los intereses del deudor que quiere
pagar y por ser poco práctica. Beltrán de Heredia considera: "Que en
dicho caso el ofrecimiento supone el requerimiento para que el acreedor
ejercite forzosamente su derecho de elección y su negativa
injustificada le hará perder el mismo, retomando al deudor la facultad
de elegir".23

Una vez que ha sido rechazada la oferta de pago, el deudor procederá a


efectuar el depósito judicial ante el juez cuya competencia será definida
por el lugar en el que debe efectuarse el pago y el monto de
lo adeudado, pues dependiendo del valor de la obligación se tendrá
que depositar a la orden de un juzgado de mayor o menor cuantía. Con
el escrito de iniciación donde el deudor explica las circunstancias que lo
obligan a pagar de esa manera, deberá acompañar el acta notarial con
la que demuestra haber efectuado la oferta en forma legal y su
respectivo rechazo por parte del acreedor y una vez que el funcionario
judicial le da curso a la solicitud de pago por consignación, procede a
nombrar depositario judicial para que se haga cargo de mantener la
cosa en buen estado mientras se resuelve la situación, pero si fuere
dinero, deberá hacerse en el respectivo establecimiento bancario.

IV.XVI. CARACTERES DEL PAGO POR CONSIGNACIÓN. Para Ernesto


Wayar, los caracteres del pago por consignación son:

23
Beltrán de Heredia. Ob. Cit. Pág. 506.

33
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
DEBE SER JUDICIAL: El pago por consignación se traduce, por
naturaleza, en un procedimiento judicial. Puesto que se trata del
ejercicio coactivo de un derecho (el que tiene el deudor para obtener su
liberación), sólo será legítimo en tanto se dé intervención al órgano
jurisdiccional competente. El deudor carece de facultades para imponer
-privadamente y por la fuerza- el pago a su acreedor.

ES FACULTATIVO: En principio, el deudor no está obligado a efectuar la


consignación judicial cuando el acreedor se niegue a recibir el pago o
existan obstáculos que imposibiliten el pago directo, se trata sólo de
una facultad que como tal, puede dejar de usar.

DEBE RESPETAR LOS PRINCIPIOS GENERALES QUE GOBIERNAN


EL PAGO: La consignación no tendrá fuerza de pago, si no concurren en
cuanto a las personas, objeto, modo y tiempo, todos los requisitos sin
los cuales el pago no puede ser válido. Más aún, no concurriendo estos
requisitos, el acreedor no está obligado a aceptar el ofrecimiento de
pago.

ES UN REMEDIO DE CARÁCTER EXCEPCIONAL: Por regla general, el


cumplimiento de las obligaciones y el rompimiento de los vínculos que
ellas importan, deben verificarse normalmente, es decir, mediante actos
voluntarios y espontáneos de ambas partes. La consignación judicial se
presenta como un remedio de corte excepcional, pues sólo se puede
acudir a él cuando el acreedor se niega a recibir el pago o existan
obstáculos insalvables que impidan el pago directo". 24

IV.XVI.I. MORA DEL ACREEDOR. Cuando en una relación jurídica se


hace referencia al incumplimiento, generalmente se piensa en aquel que
es ocasionado por el deudor, pero se dejan de lado los
comportamientos a que está obligado el acreedor en beneficio del
deudor y son aquellos que tienden a facilitar el cumplimiento de la
prestación ya que respecto al pago, el acreedor está obligado a darle
facilidades a su deudor para que pague.

24
El Pago por Consignación. Doctrina y Jurisprudencia. Pag. 50.

34
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
Si el acreedor no realiza estos comportamientos facilitadores, está
incumpliendo su obligación y por lo tanto, se condiciona una situación
de morosidad que otorga la facultad al deudor para que lleve a cabo
el pago por consignación, el cual produce el efecto liberatorio respecto
al deudor y el efecto extintivo en relación con el vínculo jurídico, pero no
el satisfactorio en cuanto al acreedor, porque es la renuncia del
acreedor a recibir la prestación lo que hace que el deudor acuda a
los procedimientos establecidos por la ley para liberarse. Si no
existieran estos procedimientos sería muy fácil para el acreedor, con su
comportamiento negativo, poner al deudor en situación de morosidad,
atribuyendo las consecuencias que esta situación representa y es por
eso que con la consignación del pago, el deudor utiliza la ley para
protegerse de esa situación y logra invertir los papeles, en razón de que
el acreedor es colocado por el deudor en condición de morosidad.

Falzea, citado por Montes, explica: "No debe extrañar que en razón de
que nos hallamos ante un interés jurídicamente protegido no falten
quienes estiman que el mismo configura un verdadero derecho subjetivo
del deudor, ya que, se alega, aunque éste es el sujeto pasivo de la
obligación y soporta, por ende, el débito, ello no obsta para que pueda
corresponderle a la vez un derecho, pues la idea del deber no es
incompatible con la del poder".25

El acreedor tiene la obligación de facilitar el pago al deudor y su


incumplimiento en ese sentido, faculta a este último a la consignación,
con lo cual se pone en mora al acreedor por dicha conducta renuente
que viola el principio de necesidad de colaboración en la satisfacción
de la prestación, pues el deudor tiene derecho a liberarse y a que se le
brinden todas las facilidades para llevar a feliz término su compromiso.
Esa falta de colaboración se manifiesta cuando el acreedor se niega sin
razón o justa causa a recibir la cosa debida y esa negativa le permite
colocar en situación de morosidad al acreedor y liberarse de la
obligación mediante
la consignación.26

25
Falzea. La Oferta Real y la Liberación Coactiva del Deudor. Pág. 38.
26
María Isabel Monge Rojas. trabajo individual de obligaciones, profesor: Aldo Mata. Universidad San José. Costa Rica2009.

1
Universidad Mayor de San Andrés | DERECHO CIVIL II - Obligaciones
IV. MARCO
JURÍDICO

V.I. ¿CUÁNDO PROCEDE LA OFERTA DE PAGO Y


CONSIGNACIÓN?

La procedencia, requisitos y efectos de la oferta de pago y consignación


tanto en las obligaciones de dar como en las de hacer, se regirán por las
disposiciones del Libro III, Título I, Capítulo II, Sección III, del Código
Civil. (Arts. 708, 709 del código de procedimiento civil).27

Trámite.- Presentada la demanda ante el juez de la cuantía, con los


requisitos establecidos para aquélla, el juez le dará el trámite de
proceso sumario. (Art. 478 del código de procedimiento civil).28

Deuda de dinero.- Si la deuda fuere de dinero, el deudor acompañará,


junto con la demanda un certificado de depósito judicial bancario a la
orden del juez, que comprenderá el total de la suma adeudada,
intereses devengados, gastos líquidos una suma suficiente para los
no líquidos, y hará constar que dicho total queda consignado en poder
del juez. (Arts.
706, 710 del código de procedimiento
civil).

Deuda de cosa cierta y determinada.- Si la cosa debida fuere cierta y


determinada se pedirá al juez señalar día y hora para que en su
presencia el acreedor la recibiere.

Si la cosa debida fuere de traslado difícil o imposible, o debiere ser


entregada en otro lugar se pedirá al juez señalar día, hora y lugar
determinados donde deberá hacerse la entrega. (Arts. 706, 710 del
código de procedimiento civil).29

Proveído del juez.- El juez al correr traslado de la


demanda:
1) En el caso del artículo 708, dispondrá tenerse por consignado el
dinero.
2) En el caso I del artículo precedente, señalará día y hora para el fin
solicitado.
27
Condigo Civil Boliviano. La Paz – Bolivia 2010.
28
Código de Procedimiento Civil Boliviano. La Paz – Bolivia 2010.
29
Ibíd. 30.
3) En el caso II del artículo precedente, señalará día, hora y lugar para
el verificativo de la entrega. Podrá comisionar esta diligencia si la
entrega no pudiere hacerse dentro de su asiento judicial. (Arts. 708, 711
del código de procedimiento civil).30

Resolución.- Con la contestación a la demanda o sin ella y realizadas o


no las audiencias previstas en el artículo precedente el juez dictará
resolución declarando válida la oferta de pago y consignación, o
rechazándola y aplicará al efecto las disposiciones del Código Civil. (Art.
710)

V.II. EL PAGO INDEBIDO EN LA LEGISLACIÓN


BOLIVIANA.

PAGO POR ERROR.- que el Código Civil Boliviano en el Art. 96,


denomina Indebido subjetivo, con la siguiente noción: “I. Quien
creyéndose deudor, por error excusable, paga una deuda ajena puede
repetir lo que pago siempre que el acreedor no se haya privado, de
buena fe, del título o de las garantías del crédito. II Cuando la repetición
no es admitida, quien ha pagado se sustituye en los derechos del
acreedor”.31

Este pago, para poder inscribirse en esta normativa, debe ser hecho en
la falsa creencia y por un error excusable, pero fundamentalmente,
cuando se paga a quien es acreedor de una tercera persona. El
crédito existe, pero quien pago no era deudor y lo hace merced a un
error “excusable”; de lo contrario el pago tendría reputarse valido,
porque de acuerdo a lo previsto por el art. 295 del Código Civil Boliviano
“…la obligación puede satisfacerse por cualquier persona, tenga o no
interés en el cumplimiento y a sabiendas del deudor o no…”

A contrario sensu, el Indebido Objetivo consiste en el hecho que el


solvens ha pagado una deuda que no existía, lo que determina que el
accipiens advierta un enriquecimiento ilegitimo al no existir el crédito.
El caso más frecuente se presenta cuando se paga una obligación
natural, desprovista de acción o que estuviere prescrita.
30
Ibíd. 29.
31
Código Civil Boliviano.
La excusabilidad del error, consiste en esta caso, que cualquier
hombre que obre con mediana diligencia no hubiera podido evitarlo.

La obligación de restitución desaparece cuando el accipiens, hubiera


sido privado del título o de las garantías del crédito, hecho que genera
automáticamente que el pagador se sustituya en los derechos del
acreedor, vale decir, una forma de subrogación legal que opera ipso
jure, que se inscribe en la casuística del art. 326 inciso 5) del Código
Civil.

La buena o mala fe del que paga juega un papel importante. En efecto,


el que recibe el pago indebido (accipiens) tiene la obligación de
restituir todo lo recibido, más lo frutos y los intereses si los hay; si el
accipiens ha obrado de mala fe, se computaran los frutos e intereses
desde el día del pago; si obro de buena fe, desde el día de la demanda
de restitución. Así legisla el Código Civil Boliviano en su art. 967 que
expresa: (Frutos e Intereses). Quien recibió lo indebido debe también los
respectivos frutos e intereses:

Desde el día del pago si procedió de mala


fe;
Desde el día de la demanda si procedió de buena fe.

RESTITUCIÓN DE COSA DETERMINADA.- si el objeto del pago


indebido ha sido una cosa determinada, la restitución tiene lugar en
especie. Si la cosa determinada ha perecido sea por caso fortuito o
fuerza mayor, o cualquier otra causa de perecimiento, quien ha recibido
de mala fe está obligado a reembolsar su valor. Si la cosa determinada
no ha perecido, pero se halla deteriorada, así sea por caso fortuito o
fuerza mayor, el que paga (solvens) debe pedir la restitución de la cosa y
una indemnización por la disminución del valor. Ante eventualidad que
quien hubiera recibido la cosa, la haya enajenado a favor de un
tercero, en tanto esa enajenación ha sido de buena fe y antes de tener
conocimiento de la obligación de restituir a su propietario, deberá
restituir lo percibido bajo la forma de contraprestación. Si ha procedido
en la enajenación, obrando de mala fe, o después de haber conocido
la obligación de restituirla, deberá hacerlo en especie o, en su defecto
abonar su valor. En relación al tercero adquiriente a título
gratuito de la cosa determinada por el accipiens de buena fe, queda
obligado, dentro de los límites del enriquecimiento hecho contra el
solvens. De este modo lo determinan los siguientes artículos del Código
Civil Boliviano, que dicen: el art. 968 expresa: (Restitución de cosa
determinada). I. Quien recibió indebidamente una cosa determinada
queda obligado a restituirla en especie. II. Quien la recibió procediendo
de mala fe, debe reembolsar el valor de la cosa si ella parece o si se
deteriora aun por caso fortuito o fuerza mayor, excepto si, en el caso de
deterioro, quien dio la cosa solicita se le restituya y además se le
indemnice por la disminución del valor. III. Quien la recibió procediendo
de buena fe, responde por el perecimiento o deterioro, aunque dependa
de un hecho propio, dentro de los límites de su enriquecimiento.

ART. 969 (ENAJENACIÓN DE LA COSA). I. Quien habiendo recibido la


cosa de buena fe la enajena queda obligado a restituir lo percibido por
ella como contraprestación. II. Quien enajena la cosa habiéndola
recibido de mala fe o conociendo la obligación de restituirla, queda
obligado a restituirla en especie o abonar su valor.

ART. 970 (TERCERO ADQUIRENTE A TÍTULO GRATUITO). El tercero


adquirente a título gratuito, está obligado, frente a quien ha pagado lo
indebido, dentro de los límites de su enriquecimiento

Pago indebido hecho a un incapaz. El Código Civil Boliviano, ha


previsto esta figura en el art. 971, que dispone: (Pago indebido
hecho a un incapaz). El incapaz que personalmente reciba un pago
indebido, queda obligado a restituir solo en la medida del benefcio que
obtuvo.

V.III. OFRECIMIENTO DE PAGO Y CONSIGNACIÓN. Algunas


veces el acreedor se niega a recibir lo que le deudor le ofrece para
liberarse; esta negativa puede obedecer a diversas causas como, por
ejemplo, desacuerdo entre ellos ya sea sobre el objeto, el modo o la
época del pago. Sin embargo, no era equitativo dejar al deudor a merced
de la negativa del acreedor, quien quizás no tenga razón en que fundar
su negativa. La ley pone, en consecuencia, a disposición del deudor, un
procedimiento especial, el de la oferta de pago y consignación que le
permite vencer la mala voluntad del acreedor. El primer paso del
deudor es el de ofrecer al acreedor el objeto debido, y después de
hacerse constar su negativa, lo consigna en un lugar determinado. Aquí
se produce la mora creditoria. Existen dos condiciones:

La primera es simple y se determina por el rechazo o no


aceptación de la oferta de pago hecha al acreedor;
La segunda, se aplica a las obligaciones en que se precisa la
cooperación del acreedor, por ejemplo, su atención médica, la
pintura de un retrato, etc.

“La negativa del acreedor a aceptar la prestación, es legitima (y el,


por tanto, no incurre en mora) en todos los casos en que se encuentre
en la imposibilidad jurídica o de hecho de recibir la prestación –
porque, por ejemplo, carezca de capacidad de recibir, o porque este
justificadamente ausente– o el deudor pretenda cumplir de manera
diversa de cómo la ley, o las modalidades de la relación obligatoria (en
general, el título de deuda), prescriben, o la deuda es ilíquida, o el
deudor quiera cumplir una deuda inexistente que el acreedor estaría
obligado, después a restituir” 32

La constitución en mora no es un deber jurídico del deudor; la


constitución en mora y sus efectos se hallan dispuestos en exclusivo
interés del deudor que quiera beneficiarse de los efectos favorables a el
que se indican en el artículo 328 y luego liberarse. MESSINEO la
considera como un derecho potestativo.33

En las obligaciones de entregar, el medio legal el acreedor, es la


oferta, a la que sigue –en caso de negativa reiterada del acreedor– la
consignación de la cosa, en lugares que indique la ley.

Para que la oferta, como primera fase del procedimiento, sea válida,
debe tener determinados requisitos:

32
MESSINEO, T. IV, pág. 347.
33
Ibíd. 34.
Que se haga al acreedor que pueda válidamente recibir y por persona
que pueda válidamente cumplir.

Comprender la totalidad de la suma debida, de los frutos o intereses,


así como de los gastos líquidos y una suma suficiente para los ilíquidos,
con protesta de suplemento si fuese necesario.

Tener lugar al vencimiento del término, si ha sido establecido a favor


del acreedor, o si ha verificado la condición suspensiva.

Que la oferta se haga en el lugar donde corresponda el


cumplimiento. Que la oferta se haga por medio de la autoridad
judicial (art. 329).

LOS EFECTOS DE LA CONSTITUCIÓN DEL ACREEDOR EN MORA


SON LOS SIGUIENTES:

Pasan el riesgo y peligro de la cosa, a cargo del acreedor.


La cesación del curso de los intereses que estuvieran a cargo
del deudor.
No tiene derecho a los frutos percibidos por el deudor.
La obligación del acreedor de resarcir, al deudor, los
daños provenientes de su mora.
La carga de los gastos, por la custodia y la conservación de la cosa
debida son a cargo del acreedor (art. 328).

Si la obligación tiene por objeto dinero, títulos valor o cosas fungibles a


entregarse en el domicilio del acreedor le oferta debe ser real, esto es,
acompañada de la exhibición efectiva de la cosa ofertada.

Lo que aquí se exige es que la oferta no sea verbal, aparente e ilusoria,


sino concreta y verdadera para lograr la liberación del deudor. En
cambio, si se trata de bienes muebles, la oferta se hace con
intimación al acreedor para que las reciba previa su notificación en
forma legar (art. 330).

Para que la consignación sea válida se


requiere:
Que haya sido precedida de intimación legalmente notificada
al acreedor, con señalamiento de día, hora y lugar donde va la cosa a
depositarse.

Que el deudor haya entregado la cosa con los intereses y los


frutos debidos hasta el día de la oferta, en el lugar indicado por la ley o,
en su defecto, por el juez.

Que por funcionario público se extienda acta de la que resulte la


naturaleza de las cosas ofrecidas, la negativa a recibirlas, la repulsa
del acreedor, su falta de comparecencia y el hecho del depósito.

Que en el caso de no comparecencia del acreedor, el acta de deposito


le sea notificada, con la conminatoria a retirar la cosa depositada
(art.
332)
.

Si las cosas consignadas corren inminente riesgo de perderse


o deteriorarse, o su guarda demanda gastos excesivos, el juez a
solicitud del deudor, puede autorizar su venta en subasta pública (art.
333).

El efecto del depósito es que pone fin al procedimiento y,


consiguientemente, libera al deudor (art. 334) y los gastos de la oferta
real y la consignación corren a cargo del acreedor (art. 336).

El depósito no produce efecto, ni en el caso de que el deudor lo


retire, antes de que haya sido aceptado por el acreedor, o de que se
declare valido por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada (art.
335-I).

si el deposito es aceptado, o pasada en cosa juzgada la sentencia que lo


declara valido, el acreedor autoriza al deudor a retirar el deposito, ese
acreedor pierde el derecho de dirigirse contra los codeudores y
los fiadores, ni puede hacer valer los privilegios, la prenda y las
hipotecas que garantizaban el crédito (art. 335-II).

En lo referente a las obligaciones que tienen por objeto cosas inmuebles,


la oferta consiste en la intimidación de tomar posesión de ellas. Si el
acreedor
no da cumplimiento a la intimación o la elude, el deudor puede pedir el
nombramiento de un depositario, y en este caso se libera por la
entrega del inmueble al designado en tal calidad (art. 338).

En las obligaciones de hacer, la constitución en mora tiene lugar


mediante intimación, al acreedor, de recibir la prestación debida o
colaborar realizando los actos necesarios para hacer posible el
cumplimiento (art.
337)
.
VI.- LEGISLACION COMPARADA.

VI.I. REGULACIÓN POR PAÍSES.

CÓDIGO CIVIL
COLOMBIANO

CAPITULO
VII.
DEL PAGO POR
CONSIGNACIÓN

ARTICULO 1656. VALIDEZ DEL PAGO POR CONSIGNACIÓN. Para que


el pago sea válido no es menester que se haga con el
consentimiento del acreedor; el pago es válido aún contra la
voluntad del acreedor, mediante la consignación.

ARTICULO 1657. DEFINICIÓN DE PAGO POR CONSIGNACIÓN. La


consignación es el depósito de la cosa que se debe, hecho a virtud de la
repugnancia o no comparecencia del acreedor a recibirla, y con las
formalidades necesarias, en manos de una tercera persona.

ARTICULO 1658. REQUISITOS DEL PAGO POR CONSIGNACIÓN. La


consignación debe ser precedida de oferta; y para que ésta sea válida,
reunirá las circunstancias que requiere el artículo 1658 del Código Civil:
1a.) Numeral subrogado por el artículo 13 de la Ley 95 de 1890. El
nuevo texto es el siguiente: Que sea hecha por una persona capaz de
pagar.
- Numeral subrogado por el artículo 13 de la Ley 95 de 1890, publicada
en el Diario Oficial No. 8264, de 2 de diciembre de 1890. Legislación
Anterior. Texto original del Código Civil:

ARTÍCULO 1658. La consignación debe ser precedida de oferta; y para


que esta sea válida, reunirá las circunstancias que requiere el artículo
1658 del Código Civil.
1a) La consignación debe ser precedida de oferta, y para que sea válida,
reunirá las circunstancias que siguen;
2a.) Que sea hecha al acreedor, siendo éste capaz de recibir el pago, o a
su legítimo representante.
3a.) Que si la obligación es a plazo, o bajo condición suspensiva, haya
expirado el plazo o se haya cumplido la condición.
4a.) Que se ofrezca ejecutar el pago en el lugar
debido.
5a.) Que el deudor dirija al juez competente un memorial manifestando
la oferta que ha hecho al acreedor, y expresando, además, lo que el
mismo deudor debe, con inclusión de los intereses vencidos, si los
hubiere, y los demás cargos líquidos; y si la oferta de consignación
fuere de cosa, una descripción individual de la cosa ofrecida.
6a.) Que del memorial de oferta se confiera traslado al acreedor o a
su representante.

CÓDIGO CIVIL DEL ESTADO

MEXICANO TÍTULO

CUARTO

DEL ENRIQUECIMIENTO ILEGÍTIMO O SIN


CAUSA

Obligación que nace del enriquecimiento sin


causa
Artículo 7.117.- El que sin causa se enriquece en detrimento de otro,
está obligado a indemnizarlo de su empobrecimiento en la medida que
él se ha enriquecido.

OBLIGACIÓN QUE SURGE DEL PAGO DE LO


INDEBIDO

Artículo 7.118.- Cuando se reciba algún bien que no se tenía derecho de


exigir y que por error ha sido indebidamente pagado, se tiene obligación
de restituirlo.
Mala o buena fe del que recibe pago de lo indebido
Artículo 7.119.- Si el pago indebido consiste en una prestación
cumplida, cuando el que la recibe procede de mala fe, debe pagar su
precio actual o anterior, a elección del acreedor; si procede de buena fe,
sólo debe pagar lo equivalente al enriquecimiento recibido.
LOS INTERESES, FRUTOS, DAÑOS Y PERJUICIOS EN CASO
DE MALA FE

Artículo 7.120.- El que acepte un pago indebido, si hubiere procedido


de mala fe, deberá abonar el interés legal cuando se trate de capitales,
o los frutos percibidos y los dejados de percibir, de los bienes que los
produjeren. Además, responderá de los menoscabos que el bien haya
sufrido por cualquier causa, y de los perjuicios que se causen al que lo
entregó, hasta que lo recobre. No responderá del caso fortuito cuando
éste hubiere podido afectar del mismo modo a los bienes hallándose en
poder del que los entregó.

ENAJENACIÓN DEL BIEN PAGADO


INDEBIDAMENTE

Artículo 7.121.- Si el que recibió el bien con mala fe, lo hubiere


enajenado a un tercero que también actuare con mala fe, podrá el
dueño reivindicarlo y cobrar de uno y otro, los daños y perjuicios.

ENAJENACIÓN GRATUITA DEL BIEN PAGADO


INDEBIDAMENTE

Artículo 7.122.- Si el tercero a quien se enajena el bien lo adquiere


de buena fe, sólo podrá reivindicarse si la enajenación se hizo a título
gratuito.

BUENA FE DEL QUE RECIBE PAGO


INDEBIDO

Artículo 7.123.- El que de buena fe hubiere aceptado un pago indebido


de bien cierto y determinado, sólo responderá de los menoscabos o
pérdidas de éste y de sus accesiones, en cuanto por ellos se hubiere
enriquecido. Si lo hubiere enajenado, restituirá el precio o cederá la
acción para hacerlo efectivo.
Donación por quien de buena fe recibió pago indebido
Artículo 7.124.- Si el que recibió de buena fe un bien dado en pago
indebido lo hubiere donado, no subsistirá la donación y se aplicará al
donatario lo dispuesto en el artículo anterior.
DERECHO DEL QUE DE BUENA FE RECIBE PAGO
INDEBIDO

Artículo 7.125.- El que de buena fe hubiere aceptado un pago


indebido tiene derecho a que se le abonen los gastos necesarios y a
retirar las mejoras útiles, si con la separación no sufre detrimento el bien
dado en pago. Si lo sufre, tiene derecho a que se le pague una cantidad
equivalente al aumento de valor que recibió el bien con la mejora hecha.

VALIDEZ DEL PAGO DE LO


INDEBIDO

Artículo 7.126.- Queda liberado de la obligación de restituir el pago, el


que creyendo de buena fe que se hacía por cuenta de un crédito
legítimo y subsistente, hubiese inutilizado el título, dejado
prescribir la acción, abonado las prendas o cancelado las garantías de
su derecho. El que paga indebidamente sólo podrá dirigirse contra el
verdadero deudor o los fiadores, respecto de los cuales la acción
estuviere viva.

CARGA DE LA PRUEBA DEL PAGO Y DEL


ERROR

Artículo 7.127.- La carga de la prueba del pago corresponde al que


afirma haberlo hecho. También corre a su cargo la del error con que lo
realizó, a menos que el demandado negare haber recibido el bien que se
le reclama. En este caso, justificada la entrega por el demandante,
queda relevado de toda otra prueba. Esto no limita el derecho del
demandado para acreditar que le era debido lo que recibió.

PRESUNCIÓN DE ERROR EN EL
PAGO

Artículo 7.128.- Se presume que hubo error en el pago, cuando se


entrega un bien que no se debía o que ya estaba pagado; pero aquel a
quien se pide la devolución puede probar que la entrega se hizo a título
de liberalidad o por cualquiera otra causa justa.
PLAZO DE PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN DE
REPETIR

Artículo 7.129.- La acción para repetir lo pagado indebidamente


prescribe en un año, contado desde que se conoció el error que originó
el pago. El sólo transcurso de cinco años contados desde el pago
indebido, hace perder el derecho para reclamar su devolución.

PAGO DE DEUDA PRESCRITA O DEBER


MORAL

Artículo 7.130.- El que ha pagado para cumplir una deuda prescrita o


para cumplir un deber moral, no tiene derecho de repetir.

PAGO PARA REALIZAR UN FIN


ILÍCITO

Artículo 7.131.- Lo que se hubiere entregado para la realización de un


fin que sea ilícito o contrario a las buenas costumbres, no quedará en
poder del que lo recibió. El cincuenta por ciento se destinará al Sistema
para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México y el otro
cincuenta por ciento tiene derecho de recuperarlo el que lo entregó.

CÓDIGO CIVIL
ESPAÑOL

SECCIÓN SEGUNDA. DEL COBRO DE LO

INDEBIDO. Artículo 1895.


Cuando se recibe alguna cosa que no había derecho a cobrar, y que por
error ha sido indebidamente entrega da, surge la obligación de
restituirla.

Artículo
1896.
El que acepta un pago indebido, si hubiera procedido de mala fe, deberá
abonar el interés legal cuando se trate de capitales, o los frutos
percibidos o debidos percibir cuando la cosa recibida los produjere.
Además responderá de los menoscabos que la cosa haya sufrido por
cualquiera causa, y de los perjuicios que se irrogaren al que la
entregó, hasta que la recobre. No se prestará el caso fortuito
cuando hubiese
podido afectar del mismo modo a las cosas hallándose en poder del que
las entregó.

Artículo
1897.
El que de buena fe hubiera aceptado un pago indebido de cosa cierta y
determinada, sólo responderá de las desmejoras o pérdidas de ésta y
de sus accesiones, en cuanto por ellas se hubiese enriquecido. Si la
hubiese enajenado, restituirá el precio o cederá la acción para hacerlo
efectivo.

Artículo
1898.
En cuanto al abono de mejoras y gastos hechos por el que
indebidamente recibió la cosa, se estará a lo dispuesto en el título V del
libro segundo.

Artículo
1899.
Queda exento de la obligación de restituir el que, creyendo de buena fe
que se hacia el pago por cuenta de un crédito legítimo y subsiguiente,
hubiese inutilizado el título, o dejado prescribir la acción, o
abandonado las prendas, o cancelado las garantías de su derecho. El
que pagó indebidamente sólo podrá dirigirse contra el verdadero deudor
o los fiadores respecto de los cuales la acción estuviese viva.

Artículo
1900.
La prueba del pago incumbe al que pretende haberlo hecho. También
corre a su cargo la del error con que lo realizó, a menos que
el demandado negare haber recibido la cosa que se le reclame. En este
caso, justificada por el demandante la entrega, queda relevado de toda
prueba. Esto no limita el derecho del demandado para acreditar que
le era debido lo que se supone que recibió.

Artículo
1901.
Se presume que hubo error en el pago cuando se entregó cosa que
nunca se debió o que ya estaba pagada; pero aquel a quien se pida la
devolución puede probar que la entrega se hizo a título de liberalidad
o por otra causa justa.
CÓDIGO CIVIL
BOLIVIANO

SECCIÓN
III
De las ofertas de pago y las
consignaciones

SUBSECCIÓ
NI
De la mora del
acreedor

Art. 327.-
(CONDICIONES).
El acreedor se constituye en mora cuando sin que haya motivo
legítimo rehúsa recibir el pago que se le ha ofrecido o se abstiene de
prestar la colaboración que es necesaria para que el deudor pueda
cumplir la obligación.

Art. 3280. (EFECTOS DE LA MORA


CREDITORIA).
Cuando el acreedor está en mora, se producen los efectos
siguientes:
1) Pasan a su cargo los riesgos de la cosa
debida.
2) No tiene derecho a los intereses ni a los frutos que no hayan
sido percibidos por el deudor.
3) Debe resarcir los daños provenientes de la
mora.
4) Soporta los gastos de custodia y conservación de la cosa
debida.

SUBSECCIÓN
II
Art. 329.- DE LAS OFERTAS DE
(REQUISITOS). PAGO
I. Para que la oferta de pago sea válida, se precisa
que:
1) Se haga al acreedor capaz de recibir, o a quien lo represente o
esté autorizado a recibir el pago.
2) Se haga por persona capaz de cumplir
válidamente.
3) Comprenda la totalidad de la suma adeudada o de las cosas debidas,
y de los frutos o intereses, así como de los gastos líquidos y una suma
suficiente para los no líquidos, con protesta del suplemento que pudiera
ser necesario.
4) El término esté vencido, si se fijó a favor del acreedor, o que la
condición esté cumplida, si la obligación fuese condicional.
5) La oferta se haga en el lugar donde corresponda efectuar el
cumplimiento.
6) La oferta se haga por medio de la autoridad judicial
competente.
II. La oferta puede estar subordinada al consentimiento del acreedor
para redimir las garantías reales u otros vínculos sobre los bienes, que
limitan su libre disponibilidad.

Art. 330.- (OFERTA REAL Y OFERTA CON


INTIMACION)
I. Si la obligación tiene por objeto dinero, títulos de créditos o de cosas
fungibles a entregarse en el domicilio del acreedor, la oferta debe
consistir en la exhibición de tales objetos ante quien corresponda.
II. En cambio, si se trata de cosas muebles o entregarse en lugar
diverso, la oferta se hace con estimación al acreedor para que las
reciba previa su notificación en forma legal.

SUBSECCIÓN
III
De las
consignaciones
Art. 331.- (CONSIGNACIÓN Y EFECTOS
LIBERATORIOS).
En caso de que el acreedor rehusé aceptar la oferta real o, habiéndosele
intimado, no se presente a recibir las cosas ofrecidas, el deudor puede
realizar la consignación.

Art. 332.- (REQUISITOS PARA SU


VALIDEZ).
Para la validez de la consignación se necesita
que:
1) Haya sido precedida de una intimación legalmente notificada al
acreedor, con señalamiento de día. hora y lugar donde la cosa va a
depositarse.
2) El deudor haya entregado la cosa con los intereses y los frutos
debidos hasta el día de la oferta, en el lugar indicado por la ley o, en
su defecto, por el juez.
3) Se levante por funcionario público un acta en la cual se haga constar
la naturaleza de las cosas ofrecidas, la repulsa del acreedor o su no
comparecencia y el depósito.
4) En caso de no comparecer el acreedor, se le notifique el acta
conminándole a retirar el depósito.
Art. 333.- (COSAS PASIBLES DE PERDIDA O DE GUARDA
ONEROSA).
Si las cosas consignadas corren el riesgo de perderse o deteriorarse, o
su guarda demanda gastos excesivos, el juez, a pedido del deudor,
puede autorizar su venta en subasta pública, debiendo depositarse el
precio.

Art. 334.- (EFECTOS DE LA


CONSIGNACIÓN).
La consignación declarada válida por sentencia pasada en autoridad de
cosa juzgada o aceptada por el acreedor, libera al deudor quien no
puede ya retirarla.

Art. 335.- (RETIRO DEL


DEPOSITO).
I. El depósito que se retira por el deudor antes de su aceptación o de
que se declare válido por sentencia pasada en autoridad de cosa
juzgada. No produce ningún efecto.
II. Cuando el acreedor consiente en que el deudor retire el depósito
después de su aceptación o de haberse declarado válido por sentencia
pasada en autoridad de cosa juzgada, no puede ya dirigirse contra los
codeudores y los fiadores, ni hacer valer los privilegios, la prenda y las
hipotecas que garantizaban el crédito.

Art. 336.-
(GASTOS).
Los gastos de la oferta real y la consignación válidas, corren a cargo del
acreedor.

Art. 337.- (OBLIGACIONES DE


HACER).
Cuando la obligación es de hacer, el acreedor se constituye en mora
desde que se le notifica la intimación para recibir la prestación debida o
colaborar realizando los actos necesarios para hacer posible el
cumplimiento.
Art. 338.- (OFERTA DE
INMUEBLE).
I. La oferta para la entrega de un inmueble se hace intimándose al
acreedor para que tome posesión.
II. El deudor, después de la intimación, puede pedir el nombramiento de
un depositario, y en éste caso se libera por la entrega del inmueble al
designado en tal calidad.
VII.
CONCLUSIONES

El presente trabajo no tuvo la pretensión de desarrollar


conceptualmente el Derecho de Obligaciones, regulados en el
Código Civil. El objetivo estuvo enfocado básicamente en explicar su
esencia y naturaleza jurídica, a la luz de las disposiciones normativas del
Derecho Civil.

En ese marco, este trabajo pretende llamar la atención sobre la


importancia que representa en materia de Derechos de Obligaciones,
y que lo explicado sirva para comprender por qué la doctrina ve
con buenos ojos el Derecho de Obligaciones, a diferencia de su
percepción acerca de otros Derechos como el derecho real, el Usufructo,
el Uso o la Habitación, en los que la ventaja no redunda en un fundo,
sino en una persona diferente del titular del Derecho Real de Propiedad.
VIII.

BIBLIOGRAFÍA

1. Mamani Mamani Jaime. Apuntes de Derecho Civil 1. Universidad


Mayor de San Andrés. Verano 2010.
2. Arguello Luis Rodolfo. Manual del Derecho Romano. 3ª.
Edición corregida 7ª. Reimpresión. Editorial Astrea. Buenos
aires 2004.
3. Dr. Raúl Romero Sandoval. Derecho de Obligaciones. Editorial los
Amigos. Cuarta Edición 1990.
4. Montalvo Ordóñez Pedro. pedromontalvo10@hotmail.com.
Página de Internet 2010.
5. Cabanellas de Torres Guillermo. Diccionario Jurídico Elemental.
Edición 2003.
6. Ossorio Manuel. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y
Sociales. 1ª Edición Electrónica.
7. Poondarty Federico. Tratado de Derecho Civil – Tomo II.
8. Consultor Jurídico Digital de Honduras. Diccionario Jurídico
Edición 2005.
9. Luna Yáñez, E. Alberto Obligaciones derivadas de los
hechos jurídicos
10. Código Civil Argentino.
11. Morales Galito Einstein Alejandro. De la Ejecución de la Hipoteca.
2004.
12. Código Civil Boliviano. Edición Actualizada. Editorial e Imprenta
CJ Ibáñez. La Paz – Bolivia. 2009.
13. Código Civil del Estado Mexicano 2010.
14. Código Civil Argentino. 2010.
15. Código Civil Chileno. 2010.
16. Código Civil Español. 2010.
17. http://www.google.com/es-derechos-reales-ejecucion
IX.
ANEXOS

EJEMPLO DE MEMORIAL DE OFERTA DE

CARGO Y CONSIGNACIÓN

NOCIÓN.- Llámese así, cuando el acreedor se niega a recibir el pago;


el deudor puede obtener su liberación mediante oferta real y
subsiguiente consignación.

DEMANDA. Ante el Juez de Mínima Cuantía, Instructor ordinario en lo


civil o Juez de partido ordinario en lo civil de acuerdo a la
cuantía con los requisitos establecidos para aquella, el que
le dará el trámite de proceso sumario.
Conc. 707, 478, 327 C. Pdto. Civil.
SEÑOR JUEZ DE INSTRUCCION DE TURNO EN LO CIVIL COMERCIAL DE
LA
CAPITAL.
Oferta de pago y
consignación. Otrosí.- 1; 2;
3; 4 y 5.

Jose Luis Tarqui Chuquimia y Pamela Canaviri Hansen mayores de


edad, vecinos de ésta, con CI. Nos 6868032 LP. y 6958412 LP, hábiles
por ley, ante usted con todo respeto, decimos y pedimos:

En nuestra calidad de representantes legales de la Cooperativa San


Martin Patrono, conforme al adjunto consistente en la escritura de
transferencia, que demuestra fehacientemente que en fecha 15 de
julio del año en curso, hemos adquirido a título oneroso una fracción
del bien inmueble sito en calle La Paz No 152, signada con la letra “A”,
de propiedad de la Sra. María Antonieta Ávila de Medina por el precio
libremente convenido de
18.000 $us.( Diez y ocho mil Dólares Americanos), los mismos que
serían cancelados de la siguiente manera:
Cláusula segunda:

1.- A la suscripción del presente contrato la entrega de la suma de diez


mil dólares (efectivizados en ese momento).

2.- El saldo de los treinta mil dólares norteamericanos en un plazo no


mayor de veinticinco días, computables desde la suscripción del
documento de transferencia.

Ahora bien, por motivos que nosotros ignoramos, la referida vendedora


extrañamente no quiere recibir el saldo respectivo, argumentado
haber sido perjudicada, aspecto este que nos sorprende de
sobremanera toda vez que aún tenemos plazo para cumplir con la
obligación, en consecuencia hacemos el depósito judicial por la suma de
treinta mil dólares norteamericanos a nombre de su juzgado.

En consecuencia en la vía prevista por el Art. 639-10) del Código de


Procedimiento Civil, hacemos oferta de pago y consignación, en virtud
de que su autoridad es competente en razón de la cuantía,
pidiéndole se
sirva admitir e imprimir el trámite preceptuado por los Arts. 706 a
711 del mismo cuerpo legal, debiendo citar a la Sra. María Antonieta
Ávila de Medina para el recojo de la suma consignada y con su
resultado dictar sentencia declarándola válida la referida oferta y
consignación.

Otrosí 1.- La vendedora y a la vez demandada es la Sra. María


Antonieta Ávila de Medina mayor de edad, profesora, con domicilio en
calle Diego de Peralta No 910, a quien pido sea citada conforme a
Procedimiento.

Otrosí 2.- Adjuntamos en calidad de prueba preconstituida el


documento base de la presente.

Otrosí 3.- Adjuntamos asimismo depósito judicial efectuada en el Dpto.


de Finanzas de esta R. Corte Superior a la orden del Juzgado de Turno
por el monto de 18.000 $us (Diez y Ocho mil Dólares Americanos).

Otrosí 4.- Observando lo dispuesto por el Art. 75 de la Ley de la


Abogacía el suscrito abogado patrocinante declara que en materia de
honorarios profesionales estará a lo dispuesto por el arancel Mínimo
fijado por el Ilustre Colegio de Abogados del Distrito.

Otrosí 5.- Para conocer providencias señalo domicilio legal esta ciudad
calle Potosí No 20, oficina de Asesoría y Gestoría Jurídica “Los Andes.”

Será Justicia.
La Paz, 16 de Agosto de
2011
EJEMPLO DE CONTRATO DE PRESTAMO DE DINERO A
PLAZO FIJO, OTORGADO POR UNA ENTIDAD
BANCARIA

SEÑOR NOTARIO DE FE
PÚBLICA
En el registro de contratos y escrituras públicas que se halla a su cargo,
se ha de servir extender una de préstamo de dinero a plazo fijo,
conforme a las siguientes cláusulas:

Primera.- El señor Jorge Medinaceli Aranda declara que ha recibido


del Banco de la Alegría, la suma de 15.000 Bs. (Quince mil Bolivianos),
en calidad de préstamo, a su entera satisfacción, suma de dinero por la
que se constituye en deudor de la referida institución bancaria,
comprometiéndose a cancelar esa cantidad en la forma y condiciones
estipuladas a continuación:

Segunda.- El plazo para la cancelación de la deuda será de cuarenta


y dos meses computables desde la fecha en que se extienda la escritura
pública correspondiente a esta minuta. El interés será del tres por ciento
(3
%) anual, que se recargará con el interés penal del cuatro por ciento (4
%) también anual por sólo el vencimiento del plazo. sin necesidad de
requerimiento alguno.

Tercera.- El deudor garantiza el pago de la presente obligación con


todos sus bienes presentes y futuros, en la mejor forma de derecho, y
especial- mente con la primera y única hipoteca que constituye sobre el
inmueble y terrenos que posee en la calle Larecaja N° 710 zona Agua de
la Vida de esta ciudad, según consta en la escritura pública N° 34567
extendida el 15 de septiembre de 2011 por el Notario de Fe
Publica, Dra. Andrea Altamirano Nina e inscrito su derecho de
propiedad en el Registro de Derechos Reales, bajo la Partida N° 3456
Jorge Medinaceli Aranda 8, fojas
101 del Libro 0084, del año 2011, En la hipoteca estarán comprendidos,
no solamente los muebles destinados a la propiedad por su uso, sino
también las instalaciones eléctricas y sanitarias, así como las mejoras y
nuevas cons- trucciones que en lo sucesivo se introdujeran en el
inmueble.
Cuarta.- Transcurridos los cuarenta y dos meses del plazo acordado
para la
cancelación de este crédito, el deudor se declarará en mora, debiendo
reputarse vencida la obligación y exigible el total de su importe, sin
necesidad de requerimiento alguno, siendo de advertir que las
renovaciones que el Banco le concediera no importarán prorroga del
término, sino tan solo una simple tolerancia que en nada modificará el
derecho del Banco para exigir su cancelación total en cualquier tiempo,
debiendo ser pagada la obligación en la oficina del Banco sin necesidad
de cobranza.

Quinta.- En caso de incumplimiento de la obligación, el Banco podrá


ejercitar la acción ejecutiva o la que crea conveniente deducir, como
prometiéndose el deudor al pago de todos los gastos ocasionados con la
mora y la cobranza judicial o extrajudicial y renunciando todas las
leyes que puedan favorecerle, y especialmente: a) domicilio; b) a la
notificación personal con la demanda, el auto intimatorio, la sentencia y
las tercerías que pudieran proponerse y acepta que se le haga por
cédula en la oficina del Banco; c) a la compensación; d) a la fianza
de resultas; e) a la tasación de los inmuebles que se embarguen y
acepta la pericial de muebles e inmuebles hecha por el perito que
designe el Banco, designación con la que se con-forma desde ahora,
pudiendo verificarse la subasta sobre la base de la tasación catastral, de
la apreciación pericial o de la liquidación de la deuda, a elección del
Banco; f) al nombramiento del depositario, aceptando y conformándose
con el que el Banco nombre, sin derecho a reclamo alguno.

Sexta.- El señor Jorge Medinaceli Aranda, como deudor, acepta la


obligación que contrae con la citada entidad bancaria, en todas sus
partes. A su vez el Banco de la Alegría Representado legalmente por
el Gerente de la oficina de la ciudad de La Paz, Lic. Carlos Arevalo Torres
quien manifiesta igual conformidad.

Usted señor Notario, se dignará agregar las demás cláusulas de estilo y


seguridad.
La Paz 16 de octubre de 2011