Anda di halaman 1dari 3

Resumen traducido: 10 Principios de buen trabajo interdisciplinario en equipo

Antecedentes:
El trabajo interdisciplinario en equipo (TIE) es un proceso dinámico complejo en
que colaboradores de distintos ámbitos complementarios trabajan juntos para
compartir experiencia, conocimiento y destrezas para hacer un impacto en el
cuidado del paciente y en la organización del personal, lo que se logra mediante
colaboración, comunicación y toma de decisiones compartidas. Esta definición
es optimista y aspiracional más que realista.
Para que haya colaboración se requiere: compromiso, comunicación e instancias
creativas de trabajo, respeto, confianza. Las relaciones no-jerárquicas y una
visión amplia respecto a la toma de decisiones son difíciles de desarrollar, en
especial cuando el equipo no ha sido escogido entre ellos mismos.
Se habla de trabajo interdisciplinario y no de interprofesional, ya que el cuidado
del paciente abarca no solo a personal profesional, sino a miembros no
profesionales también que aportan con una función de terminada y que son
necesarios para tener un equipo completo. Por eso se suele utilizar el primer
término, que es más amplio.
*Indicadores de buen trabajeo en equipo: características personales y
compromiso del personal, comunicación dentro del equipo y la oportunidad de
desarrollar métodos creativos de trabajo dentro del equipo.
*Lugares con mayor desarrollo de TIE: rehabilitación comunal y servicios de
cuidados intermedios (CRAIC´s en Inglaterra), frecuentemente enfocados en
prevenir admisiones de la población adulta mayor y facilitando el alta temprana
de los cuidados agudos.
¿Por qué se necesita de TIE?
-El envejecimiento de la población trae consigo enfermedades crónicas
complejas
-El aumento progresivo de la complejidad de las habilidades y conocimientos
requeridos para tratar a los pacientes de manera integral
-El aumento de la especialización y fragmentación de las disciplinas
-Búsqueda de cuidados continuos y mejoras de la calidad del cuidado
-Desarrollo de liderazgo compartido
Re-estructurar a la fuerza laborar para TIE es difícil, en especial en el área de
salud primaria donde ha mostrado menor nivel de eficacia. Se dice que quizás
se pueda ir introduciendo a medida que nuevos profesionales de la salud entren
a trabajar.
Aún no hay un marco sistemático de cómo debe ser el TIE en cuanto a
actividades y/o características por falta de información empírica sobre relaciones
entre procesos y resultados.
El paper trata sobre un estudio hecho en base a un IMT (Interdisciplinary
Management Tool) que utiliza evidencia publicada y conocimiento tácito del
equipo para desarrollar una aproximación personalizada para optimizar su TIE,
y luego evalúa la percepción de los miembros del equipo sobre cuales son los
cimientos de un buen trabajo en equipo.

Resultados:
De la búsqueda sistemática de información, las siguientes palabras fueron
mencionadas con mayor frecuencia: liderazgo para la compleja coordinación y
comunicación que el TIE implica; flexibilidad y claridad de los roles de cada parte
del equipo.
De la percepción de los equipos, los siguientes temas fueron considerados
relevantes:
-Buena comunicación -Camaradería y soporte
-Respetar y entender roles -Oportunidades de entrenamiento y
-Mezcla apropiada de habilidades desarrollo
-Calidad y resultado del cuidado -Presentación personal
-Procesos y recursos apropiados -Atributos personales
-Objetivo claro -Recompensas individuales y
-Flexibilidad oportunidades
-Liderazgo y manejo

Después de triangular los resultados obtenidos, se describen 10 características


que corresponden al cimiento de un buen TIE:
1. Liderazgo y manejo: contar con un líder que establezca un objetivo claro
para el equipo, mientras escucha y provee suporte y supervisión a los
integrantes.
2. Comunicación: que los integrantes cuenten con habilidades
comunicacionales apropiadas, y asegurar la existencia de sistemas que
promuevan la comunicación dentro del equipo.
3. Recompensas individuales, entrenamiento y desarrollo: facilita el
desarrollo personal mediante entrenamiento apropiado, recompensas,
reconocimiento y oportunidades de desarrollo de carrera.
4. Recursos y procedimientos apropiados: asegura que la infraestructura
y los procesos sean los adecuados para sostener el objetivo del servicio.
5. Mezcla apropiada de habilidades: proveer de variabilidad de
habilidades, competencias y personalidades para cubrir las necesidades
de los pacientes y promover el buen funcionamiento.
6. Clima: demuestra cultura de equipo y atmósfera interdisciplinaria de
confianza, donde se valoran las contribuciones y se busca el consenso.
7. Características individuales: aportar conocimiento y experiencia, saber
sus debilidades y fortalezas, saber escuchar y reflexionar, y tener el deseo
de trabajar para un mismo objetivo.
8. Claridad de visión: tener valores claros que sigan la línea del servicio
entregado y objetivo buscado, ocuparse de su imagen personal.
9. Calidad y resultados del cuidado: provee servicios de calidad entrados
en el paciente con resultados documentados, y utiliza feedback para
mejorar la calidad del cuidado.
10. Respetar y entender los roles: promover la interdependencia de los
roles, mientras se respeta la individualidad y autonomía de cada uno.
Además, se identificó la necesidad de invertir tiempo regularmente en los
procesos de desarrollo y mantenimiento del equipo para asegurar que estas
competencias se hayan internalizado.
Como conclusiones, se comprende que quizás no todos los equipos
multidisciplinarios requieran de todas estas características, ya que va a depender
de cada contexto en que se desarrollen como equipo.