Anda di halaman 1dari 6

¿No sabes cómo armar tu

portafolio? Experta te dice cómo


Si quieres dedicarte al diseño arquitectónico o al diseño de
interiores, esta información puede serte muy útil: ¿cómo
preparar tu portafolio para conseguir entrevistas de
trabajo? (Jue, 01 Mar 2018)

Stephanie Gleeson es diseñadora de interiores y consultora profesional de Bloomfield,


Tremayne & P., una agencia de reclutamiento especializada en Arquitectura, Diseño de
interiores y desarrollo de propiedades. Se le conoce como la “reina de los portafolios”, gracias
a su experiencia en la preparación de este importante elemento para conseguir trabajo.

De acuerdo con Gleeson, un portafolio bien hecho y organizado, sirve para demostrarle al
empleador tus características como individuo:

¿Eres organizado?
¿Comprendes la progresión de tus propios proyectos?
¿Quién eres tú como diseñador?

Gleeson lo resume en 4 preguntas:

1. ¿Cómo debería estructurar mi cartera? Por jerarquía


La estructura de tu portafolio depende del papel que quieras resaltar respecto de tu trabajo.
Por ejemplo: si tu fortaleza está en la creación de conceptos de diseño, la información con
más peso deberá ser esa.

Debes colocar aquellos ejemplos más representativos de tu trabajo al principio -como la


evolución de diseño de un ejemplo concreto- porque, como en una entrevista de trabajo, la
primera impresión es lo que cuenta.

Tu trabajo más reciente y relevante por encima de lo cronológico


Es importante que los trabajos mostrados en tu portafolio sean aquellos que consideres más
relevantes, sin importar cuándo los hayas hecho.

Desarrollar dos portafolios

El primer portafolio es el que envías para conseguir una entrevista. Debe contar con unas 5 o
10 páginas, ir acompañado de una carta de presentación y tu currículum. Recuerda que debe
ajustarse al tipo de trabajo que buscas: si quieres hacer diseño de interiores no vale la pena
enviar un proyecto de construcción.

El segundo portafolio debe ser una versión más elaborada del primero. Con él, destacarás tus
habilidades adicionales a partir de lo que presentaste en el primero.

2. ¿Por dónde comienzo?

Usa el software correcto

Si estás buscando un puesto de diseñador, olvídate de usar programas de Microsoft, como


Word o PowerPoint, pues se trata de que demuestres tus habilidades de diseño.
Stephanie Gleeson recomienda usar Adobe InDesign.

Fuentes: ¡simple, simple, simple!


Usa una tipografía simple, como Arial o Helvética. El objetivo es la legibilidad.

Recuerda que al usar una tipografía no común, corres el riesgo de que la computadora donde
se visualizará el portafolio no cuente con ella.

“El foco debe estar en tu trabajo, no en tu fuente”, dice Gleeson.

Nombra correctamente tu archivo

Buscar tu portafolio entre docenas de archivos puede resultar difícil al empleador o a la


empresa. Lo más fácil y práctico es nombrar al archivo así: 'Nombre_Apellido_Empresa'.

Comprime tu cartera

Si tu portafolio pesa varios megas y no pasa completo a través del correo electrónico, es mala
idea dividirlo y mandarlo por partes. ¡Nadie lo va a leer!

Para comprimir tu portafolio existen varias opciones, desde los convertidores a PDF en línea y
gratuitos.

¿En línea o no?

Tener tu portafolio en línea es una buena idea: está a un clic de distancia, disponible al
instante, y no necesitas comprimirlo, además de que construyes presencia en línea.

Sin embargo, toma en cuenta que un empleador podría ver el portafolio en desorden o
saltarse páginas, sin ver aquello que consideras importante.

3. ¿Qué contenido debería incluir?

“Sé crudo: muestra tu propio trabajo”.

Dice Gleeson que la mayoría de los portafolios solo muestran el resultado final del proyecto,
pero no el camino para llegar a esa conclusión. Si se trata de demostrar tus habilidades, ¡así
no lo conseguirás!

Para mostrar tus habilidades, incluye:


Bocetos a mano
Tomas de progreso (capturas de pantalla)
Renderizaciones
Documentación y detalles

Esta información le mostrará al entrevistador lo que realmente sabes y puedes hacer.

En este punto es importante la jerarquía: destaca aquellos detalles de acuerdo al tipo de


empleo que buscas. “Y si te presentas como un todo terreno, proporciona muestras de tu
trabajo de todas las etapas”.

Anotaciones concisas

Utiliza una plantilla así:

Nombre del proyecto/ costo (si lo sabes) / Fase de proyecto/ Software utilizado

Desarrollo multirresidencial de 12 niveles - Richmond $15M


Diseño esquemático, planificación urbana
SketchUp, Photoshop, bosquejo a mano, Revit

4. ¿Cómo presento mi portafolio en la entrevista?

¿Copia digital o copia impresa?


Las dos formas son válidas, solo hay que tener en cuenta algunos detalles:

Si presentas una copia digital asegúrate de preguntar si tienen una computadora o pantalla
para mostrar el portafolio.

Nunca lo muestres en la pantalla de tu celular, ¡mala idea! Si lo llevas en una tableta, que esta
sea lo suficientemente amplia para que se aprecie a detalle.

Si llevas una copia impresa asegúrate de imprimirla con mucha calidad, en buen papel.

A la hora de mostrar el portafolio:

No divagues
Sé breve

Sobre el proyecto o los proyectos, habla sobre:


Periodo de tiempo
Etapas completadas
Quién trabajó contigo en el proyecto
Cómo hiciste la imagen

A la hora de la entrevista cuida tu lenguaje corporal. Stephanie Gleeson recomienda buscar


artículos en Forbes, Business Insider sobre el lenguaje corporal en las entrevistas, porque lo
primera que pensará el entrevistador mientras ve tu portafolio es:

¿Puedo poner a esta persona frente a un cliente?


“Para evitar el mal lenguaje corporal, aquí están mis tres consejos principales:

Siéntate derecho: piensa que tu columna vertebral está unida a una cuerda y que alguien la
está levantando.

Levántate.

Establece contacto visual: mira al entrevistador cuando te hagan una pregunta. Si necesitas
alejarte para pensar, ¡está bien! Pero mira hacia atrás al principio y al final de tu respuesta.

Sonrisa: las endorfinas se liberan cuando sonríes, lo que reducirá tus niveles de estrés, te
relajará. Es posible que trabajes con el entrevistador, ¡así que mira con emoción!”.

Para finalizar, Stephanie Gleeson concluye así:

“Y eso es todo: mantén la sencillez, la legibilidad, la accesibilidad y la accesibilidad en la


mente al construir y presentar tu portafolio, y la honestidad en general porque el trabajo que
presentas es tuyo”.