Anda di halaman 1dari 5

Operaciones pasivas

Las operaciones de pasivo son aquellas en las que las entidades financieras,
básicamente, se dedican a la captación de recursos financieros, y a cambio, se
comprometen a pagar, generalmente en forma de interés, una rentabilidad a los
clientes, bien sean depositantes de dinero o bien de activos financieros.

 Deposito cuenta corriente Son aquellos depósitos en una cuenta


bancaria, en la cual pueden hacerse depósitos o de la cual pueden hacerse
retiros en cualquier momento y tantas veces como se desee. Se utiliza el
término corriente porque ésta es una cuenta a través de la cual el dinero
circula o corre constante y libremente. Se diferencia de un depósito de
ahorro en el sentido de que no recibe ninguna remuneración y por lo tanto
junto con el efectivo son considerados como la definición más cercana al
dinero utilizado para fines puramente transaccionales.
 Depósitos a la vista Depósitos transferibles, aceptados para realizar
transacciones porque quienes los reciben confían en su aceptación como
medio de pago. Se efectúa el pago a terceros por medio de cheques, giros,
órdenes de pago, etc. No devengan intereses (o éstos son muy bajos),
porque su utilidad como medio de pago compensa al tenedor por su costo
de oportunidad.
 Deposito cuenta de ahorro La cuenta de ahorro es un tipo de depósito
que genera una rentabilidad en forma de intereses, y siempre en función del
periodo en que se mantenga en el banco. Se trata de una buena manera de
rentabilizar los ahorros, pues crecen solo por el hecho de tenerlos
depositados en el banco, sin necesidad de invertir; digamos que el banco te
da una rentabilidad por el hecho de guardar tu dinero. Por este motivo, la
cuenta de ahorro es un producto muy popular; casi todos nosotros tenemos
una o varias.
Además, a la hora de retirar este fondo, la disponibilidad es inmediata. Es
decir, que el dinero puede extraerse en cualquier momento, en cualquier
sucursal del banco o en su red de cajeros. Para ello, el titular deberá
presentar un comprobante, llamado nota de débito.
 Depósito a plazo fijo Un depósito a plazo (también llamado imposición a
plazo fijo) es un producto que consiste en la entrega de una cantidad de
dinero a una entidad bancaria durante un tiempo determinado. Transcurrido
ese plazo, la entidad devuelve el dinero, junto con los intereses pactados.
También puede ser que los intereses se pagan periódicamente mientras
dure la operación. Los intereses se liquidan en una cuenta corriente o
libreta que el cliente tendrá que tener abierta en la entidad al inicio.

Operaciones activas Las operaciones de activo para las entidades financieras,


implican prestar recursos a sus clientes acordando con ellos una retribución que
pagarán en forma de tipo de interés, o bien acometen inversiones con la intención
de obtener una rentabilidad.

 Prestamos financiero El préstamo financiero es el contrato por el cual, un


sujeto (prestamista) entrega a otro (prestatario) una suma determinada de
dinero, obligándose el cliente a restituirla en el mismo género y cantidad en
el plazo convenido, pagando los intereses pactados.
 Descuento bancario El descuento bancario o descuento comercial
bancario es un instrumento de financiación a corto plazo que proporcionan
las entidades bancarias principalmente dirigidas para empresas a las que
les permite financiar sus necesidades de capital circulante.
El descuento es un contrato por el que una entidad bancaria entrega una
cantidad de dinero a su cliente a cambio de la entrega de un crédito no
vencido. Este importe está “descontado” de los intereses por el tiempo que
queda hasta el vencimiento del crédito y comisiones por gestionar el pago.
La entidad financiera no asume el riesgo de impago. Si al vencimiento el
banco no puede hacer efectivo el crédito por impago del deudor, el cliente
al que se le ha descontado este crédito deberá devolver la cantidad
anticipada.
 Operaciones bursátiles Bursátil es un adjetivo que proviene de bursa, un
término latino que significa “bolsa”. Lo bursátil, por lo tanto, es aquello
vinculado a la bolsa, entendiendo este concepto como la institución
financiera que permite comprar y/o vender acciones.
En este sentido, es posible hablar de acciones bursátiles, valores
bursátiles, operaciones bursátiles, agentes bursátiles, etc. Todo lo que se
relaciona con la bolsa es susceptible de ser calificado con este adjetivo.

Por ejemplo: “Mi padre es agente bursátil: siempre está pendiente de las
cotizaciones”, “Un estudio afirma que las operaciones bursátiles subieron
un 18% en el último año”, “El gobierno anunció que estudia nuevos
controles a los operadores bursátiles”.

Entre las operaciones bursátiles más habituales, se encuentran la venta y la


compra de bonos emitidos por el Estado o por compañías privadas; de
acciones de aquellas empresas que cotizan en la bolsa; y de otros
instrumentos que permiten desarrollar inversiones.

La operatoria bursátil permite que una persona convierta


sus ahorros en inversiones, esperando recibir una ganancia a partir de los
dividendos otorgados por los valores que compra. Las empresas, por su
parte, cotizan en la bolsa para que sus acciones sean compradas por los
inversores, obteniendo así importantes recursos financieros. El Estado, por
último, también puede generar recursos al ofrecer bonos y otros
instrumentos en el mercado bursátil.

Las operaciones bursátiles, de todos modos, no son bien vistas por todos
los sectores de la vida económica y política de un país. Hay quienes piden
que se apliquen impuestos sobre este tipo de actividades ya que alientan
la especulación y no fomentan la producción. Por lo tanto, los recursos que
se generan suelen reinvertirse en nuevas operaciones bursátiles, sin que la
sociedad en general se beneficie.
 Operaciones de fidecomiso Es un contrato en virtud del cual una o más
personas (fideicomitente/so fiduciante/s) transmiten bienes, cantidades de
dinero o derechos, presentes o futuros, de su propiedad a otra persona
(una persona física o persona jurídica, llamada fiduciaria) para que esta
administre o invierta los bienes en beneficio propio o en beneficio de un
tercero, llamado beneficiario, y se transmita, al cumplimiento de un plazo o
condición, al fiduciante, al beneficiario o a otra persona,
llamado fideicomisario.
Al momento de la creación del fideicomiso, ninguna de las partes es
propietaria del bien objeto del fideicomiso. El fideicomiso es, por tanto, un
contrato por el cual una persona destina ciertos bienes a un fin lícito
determinado, encomendando la realización de ese fin a una institución
fiduciaria en todas las empresas.
Los bienes afectados al fideicomiso no corren el riesgo comercial del
fiduciante (el que transmite la propiedad de los bienes) ni del fiduciario (el
propietario de los bienes fideicomitidos luego del vencimiento del plazo del
contrato), puesto que el patrimonio que es objeto del fideicomiso no puede
ser perseguido por los acreedores de ninguno de ellos, ni afectado por la
quiebra de ambos o de alguno de ellos.
 Factoraje Factoraje (factoring en inglés) es una transacción en la cual una
empresa vende sus cuentas por cobrar, o facturas, a una compañía
financiera comercial tercera, también conocida como un "factor." Esto se
hace para que la empresa pueda recibir dinero en efectivo más
rápidamente de lo que lo haría si esperara 30 a 60 días para recibir el pago
de sus clientes. Factoraje es a veces llamado "financiamiento de cuentas
por cobrar."
Los términos y la naturaleza del factoraje pueden diferir entre varias
industrias y proveedores de servicios financieros. La mayoría de las
empresas de factoraje compran tus facturas y te hacen un anticipo
monetario dentro de un periodo de 24 horas. La cantidad del anticipo puede
variar desde el 80% hasta un 95% dependiendo en la industria, los
historiales de crédito de tus clientes y otros criterios. El factor también te
proporciona apoyo administrativo. Una vez que obtiene pago de tus
clientes, el factor te paga el balance de reserva de las facturas, menos el
cargo acordado por asumir el riesgo de cobro. El beneficio del factoraje es
que, en lugar de esperar uno o dos meses para el pago de tus clientes,
ahora tienes dinero en mano para operar y hacer crecer tu negocio.
El factoraje no es un préstamo. No hay deudas envueltas en factoraje. Los
fondos no tienen restricciones, lo cual provee empresas con más flexibilidad
que un préstamo bancario tradicional.