Anda di halaman 1dari 33

CREANDO IDENTIDADES: ALFARERÍA DOMÉSTICA Y LA PRODUCCIÓN DE

VIVIENDAS, COMUNIDADES, Y PAISAJES EN EL VALLE DEL RÍO ULÚA

Jeanne Lopiparo, Ph.D., Universidad de California, Berkeley

Por medio de las excavaviones detalladas de sitios domésticos del

Clásico Terminal, mis investigaciones recientes en el Valle del Río Ulúa

demostraron la producción dispersada de artefactos de cerámica y su

integración en rituales domésticos. Basada en excavaciones y análisis, examiné

las implicaciones de la alfarería doméstica para los procesos de integración

social a escalas múltiples. Integrando la evidencia de sitios a lo largo de la

región, consideré cómo las identidades sociales fueron mantenidas y negociadas

por medio de las prácticas compartidas al nivel de las viviendas, la comunidad, y

la región. En particular, examiné cómo las prácticas y productos de la alfarería

doméstica estuvieron involucrados en la reproducción social por medio de su

incorporación en rituales de renovación.

Como directora del Proyecto Arqueológico Clásico Terminal (PACT) llevé

a cabo doce meses de excavación y análisis de sitios domésticos, que

produjeron información abundante sobre la alfarería a pequeña escala. Estas

investigaciones han provisto un nuevo entendimiento — tanto de la organización

de producción doméstica — como de los procesos de reproducción social en el

Clásico Terminal en el Valle Ulúa. Figura 1 indica el área de investigación.

Excavamos los sitios iluminados en 2001, que están indicados según sus

números: CR-103, CR-80, y CR-381. CR-132 fue excavado como parte de un

1
estudio preliminar del Proyecto Arqueológico Sula (dirigido por John Henderson

y Rosemary Joyce). Travesía y Cerro Palenque son dos de una docena de

centros regionales en el valle durante el período clásico (Henderson y Joyce

2000; Joyce y Sheptak 1983). Incorporé muestras de cerámica de todos estos

sitios en el análisis de los artefactos de pasta fina.

Mis investigaciones para este proyecto consistieron en excavaciones y

análisis de sitios en el aluvio central — la región más fértil al fondo del valle.

Dirigí excavaciones horizontales en tres sitios domésticos con la ayuda diestra

de un equipo de excavadores hondureños. Catalogué todas las clases de

artefactos excavados en el campo usando las facilidades de la oficina regional

del norte del Instituto. El análisis llevado a cabo en Honduras incluyó la

clasificación de mas de 150,000 tiestos de cerámica. Hicimos flotación de más

de 600 muestras de suelo, y el análisis de los restos de plantas preservadas, lo

cual se llevó a cabo en la Universidad de California, Berkeley. Al regresar a los

Estados Unidos, realicé el análisis estilístico de más de mil moldes y artefactos

hechos con moldes. Para tratar el asunto de la producción e intercambio

regional e interregional, las cerámicas de pasta fina fueron sometidas al análisis

petrográfico y fisicoquímico para determinar su composición. Se analizó la

composición química de los artefactos de obsidiana en el laboratorio de XRF en

Berkeley. Y finalmente, mi análisis regional del paisaje se apoyó en una

consideración del patrón de asentimiento, las orientaciones de sitios y entierros,

y los alineamientos con prominentes rasgos naturales. Este análisis reveló

evidencia de muchas prácticas compartidas a través del valle.

2
Las excavaciones resultaron en evidencia extensa de la realización de

alfarería doméstica, incluyendo moldes, artefactos hechos en moldes, basureros

especializados, y facilidades para la preparación y cocción de barro. Figura 2

demuestra un horno subterráneo con paredes de barro quemado. Lo

encontramos al lado de un basurero con una concentración densa de moldes,

que sugiere que fue usado para cocinar las cerámicas hechas en molde.

Las excavaciones y el análisis de artefactos han demostrado: 1) que

cada taller doméstico producía distintos artefactos de figuras hechos en molde;

2) que estos distintos productos fueron incorporados en rituales asociados con la

renovación de viviendas y sus habitantes; y 3) que rituales relacionados con los

ciclos de vida de viviendas — y habitantes — fueron coordinados a través del

paisaje (véase Lopiparo 2003 para una discusión más amplia). Propongo que

las asociaciones de los ciclos de vida de gente con los de viviendas fueron

inscritas en la cultura material y el paisaje doméstico por medio de la producción

de distintos artefactos de cerámica. Por medio de las materializaciones de

identidad doméstica a través del tiempo, las viviendas servían como

monumentos a la perpetuación de la propiedad, los derechos, y los privilegios de

las “sociedades domésticas,” definidas, por ejemplo, por Susan Gillespie:

...entidades corporativas, a veces de gran tamaño, organizadas por sus


residencias compartidas, su subsistencia, sus maneras de producción, su
origen, sus acciones rituales, o su esencia metafísica, todo lo cual implica
un compromiso con un corpus de propiedad doméstica, que a su vez
materializa el grupo social. Las viviendas se definen y se reproducen
socialmente por las acciones involucradas con la preservación de su
propiedad comunal, como una forma de reproducción material que
objetiviza su existencia como un grupo y sirve para configurar su estatus
con respecto a otras viviendas en la sociedad más amplia. (Gillespie
2000a:1-2, traducido por Jeanne Lopiparo)

3
Según este modelo, era por medio del desempeño de las obligaciones y

responsabilidades de una afiliación con una vivienda que se producían y se

reproducían estas estructuras sociales en la vida diaria (compárese con Gillespie

2000a, 2000b; Joyce 2000).

La participación compartida en rituales a escalas múltiples formaba la

base de identidades comunales y comunidades de prácticas compartidas en

múltiples redes jeterárquicas en el Valle Ulúa. La producción de artefactos de

pasta fina se conformó a un modelo de un modo de producción ritual, tal como lo

que formuló Katherine Spielmann (2002). Fueron la participación en el

desempeño de rituales y la creación de objetos para estos rituales lo que motivó

la producción y preveyó los foros para la exposición, el consumo, y el

intercambio de la cultura material.

LA PRODUCCIÓN DE SOCIEDADES DOMÉSTICAS

Una consideración de la relación dialéctica entre la estructura y el poder de

gestión es fundamental al enfoque de este proyecto a escalas múltiple. Estudios

recientes en la arqueología de sociedades domésticas se enfocan en el trabajo

de recrear y mantener las estructuras sociales, avanzando la concepción de una

sociedad heterogénea, fluida, y siempre en progreso. Un énfasis en la

arqueología doméstica basada en las teorías de la práctica (Bourdieu 1977,

1984) y la estructuración (Giddens 1979, 1984) supone: primero, una suposición

que la escala pequeña constituye la sociedad; segundo, una investigación de

cómo las estructuras de conocimiento se manifestaban en la cultura material y el

4
ambiente construido; y tercero, una consideración de los ciclos de desarrollo de

viviendas — no sólo como replicación sencilla — pero como reproducción social

dinámica (Lopiparo 2003). Los ciclos de vida dependían del trabajo de gente que

enseñaba, aprendía, y se relacionaba con sus historias específicas y ambientes

materiales. Las conceptualizaciones del trabajo perpetuo de la constitución de la

cultura ponen en relieve la importancia de las prácticas a pequeña escala.

Cambian el enfoque de lo que son las viviendas — a lo que hacen las viviendas y

sus habitantes para producir y reproducir la cultura en el proceso de reproducirse

a sí mismos.

Me interesa en particular el problema perpetuo de cómo se integran los

modelos a escalas grandes de sociedades Mayas con las valiosas perspectivas

provistas por los estudios al nivel doméstico. Uno de los objetivos principales de

mi proyecto fue examinar las implicaciones de la producción doméstica y el

consumo dispersado de las cerámicas “élites” — para la integración de las

economías domésticas en un sistema sociopolítico regional. Al estudiar la

producción a la escala pequeña, examiné la relación entre las prácticas locales y

los desarrollos complejos y dramáticos que caracterizaron la transición entre el

clásico tardío y el clásico terminal en la región Maya. El Clásico Terminal

correspondió al período del “colapso” del período Clásico Maya, cuando los

sitios monumentales en las tierras bajas suspendieron la construcción y vieron la

disminución de las poblaciones. En el Valle Ulúa, en cambio, el asentamiento

alcanzó su cima — y el centro más grande del valle se desarrolló en Cerro

Palenque (Joyce 1985, 1991).

5
Pero ¿cómo se relaciona el colapso con la alfarería? El colapso

correspondió con el cambio extenso de la cerámica policromada a los tipos de

pasta fina (Joyce 1985, 1986, 1987, 1993). La adopción de estos tipos ha sido

visto como evidencia de una nueva afiliación cultural de los sitios demostrando

evidencia para los procesos descritos como colapso — y aún de la invasión de

estos sitios. La producción de las cerámicas de pasta fina en el Valle Ulúa

presenta un desafío a la explicación de este cambio por medio de factores

externos a la escala grande. Contrastando con estos centros en las tierras

bajas, la produccón de las cerámicas de pasta fina fue contemporánea con el

nivel más grande de la nucleación de asentamiento en la región. Se produjeron

los tipos localment, y mis investigaciones demuestran que su producción se llevó

a cabo a la escala más pequeña posible — tal como la alfarería doméstica.

La evidencia estilística y la presencia de moldes en abundancia en cada

sitio indica que se produjeron estos artefactos al nivel de vivienda individual

(Lopiparo 2003). El análisis composicional identificó huellas químicas y

microscópicas distintas que confirman su producción dispersada (Speakman y

Glascock 2003). Los grupos en Figura 3 representan tres recetas distintas de

arcilla que corresponden a tres regiones diferentes del valle. Figure 4 muestra

polígonos Theissen que corresponden a los bordes de posibles entidades

políticas que fueron las fuentes de los grupos composicionales distintos. Esta

evidencia es respaldada por la asociación de rasgos estilísticos distintos con

varios sitios asociados con las diferentes entidades políticas (Lopiparo 2003).

6
Propongo que la organización dispersada de la alfarería en estos sitios

sugiere que el sistema social de la región se integró por medio de la

participación en interacciones sociales y rituales entre y dentro de comunidades

locales. El intercambio de bienes hechos localmente se llevó a cabo entre

sociedades domésticas — sin control centralizado por sistemas políticos o

gubernamentales a la escala grande. Considero las relaciones sociales y

políticas desde la perspectiva de las múltiples redes jeterárquicas en que

participaron las viviendas y comunidades. Hago el argumento que era la

participación en la producción y la reproducción compartida que formaron la

base de comunidades e identidades sociales a escalas múltiples.

ANÁLISIS A ESCALAS MÚLTIPLES: VIVIENDAS, COMUNIDADES, Y PAISAJES

Los sitios domésticos en el aluvio central constan de grupos de lomas,

que son plataformas extensas de tierra que fueron construidas por ocupaciones

consecutivas sobre cientos o miles de años. Las superficies de las ocupaciones

de las lomas tenían varias estructuras pequeñas de bajareque alrededor de un

patio central. Los sitios incluyen grupos de entre dos y diez lomas, y las lomas

varían mucho en tamaño — entre 500 y 5000 m2 en área y entre uno y tres

metros en altura. Los sitios seleccionados por excavaciones abarcan esta gama

de variedad. CR-103 y CR-381 son sitios más pequeños, con pocas lomas del

mismo tamaño — a diferencia de CR-80 que tiene una loma central enorme,

rodeada de ocho lomas más pequeñas. CR-132 es un sitio inusual en la

presencia de uno de los muy pocos campos de pelota afuera de los centros

7
regionales. Este campo de pelota sugiere que CR-132 era un foco ritual para la

comunidad local.

Las ocupaciones del clásico tardío hasta el clásico terminal en todos los

sitios demostraron múltiples renovaciones de las casas de bajareque. Estas

renovaciones incluyeron evidencia que las estructuras fueron quemadas y

removidas en asociación con la construcción de nuevas superficies y casas y el

entierro de los muertos y ofrendas rituales. A veces se construyeron las casas

sobre plataformas bajas, y ocasionalmente se encuentran los rastros de estucco

de los pisos y las plataformas. Frecuentamente, se construyeron estos edificios

en los mismos lugares, y hay evidencia de la continuidad en el uso de espacio

para otras actividades domésticas — por ejemplo, la preparación de comida, la

producción de las cerámicas, y la deposición de basura.

Los objetivos del trabajo de campo incluyeron: primero, excavaciones

horizontales de sitios domésticos en el aluvio central para examinar la

organización de actividades domésticas durante el clásico terminal; segundo, la

identificación de evidencia para la producción doméstica de las cerámicas de

pasta fina; tercero, la reconstrucción de la escala y organización de los procesos

de la producción y el consumo; y cuarto, la identificación de los atributos

estilísticos y composicionales de los productos domésticos.

Las excavaciones en CR-103, CR-132, y CR-381 proveyeron múltiples

líneas de evidencia de todas las etapas de la alfarería (Lopiparo 2003). Esta

evidencia incluyó las facilidades para la preparación de arcilla, moldes para la

formación de artefactos, y múltiples facilidades para la cocción de las cerámicas.

8
Se encontró el horno subterráneo al fondo de una loma en CR-103 en

asociación con depósitos densos de basura, que incluyeron concentraciones de

fragmentos de moldes y artefactos hechos con moldes. Los basureros en todos

los sitios con evidencia de la producción incluyeron muchos ejemplos de pares

de artefactos y los moldes en que fueron hechos. En CR-80, donde el tamaño

grande del sitio resultó en una muestra más pequeña de excavacion, no

encontramos evidencia de todas las etapas de la alfarería. Sin embargo, el uso

de moldes en las ofrendas debajo de los pisos, como varias ofrendas

encontradas en los otros sitios, indica que la producción de las cerámicas tuvo

una importancia simbólica aquí también — y tal vez fue realizada en otra parte

del sitio.

Los depósitos de artefactos enteros o fragmentos grandes en contextos

de la renovación de las estructuras son la evidencia principal para los rituales

domésticos en la región. Encontramos, por ejemplo, un molde de una figurilla

enorme en una ofrenda en CR-103 [Figura 5]. Como el molde grande de CR-80,

muchos de los moldes y figurillas de todos los sitios representan mujeres

llevando los tipos de vasijas hechos en moldes que también encontramos en

ofrendas [Figura 6]. La presencia de dos de estos moldes en los depósitos

asociados con la renovación de los sitios sugiere que los procesos de

producción fueron enfatizados.

PRODUCCIÓN RITUAL Y LA MATERIALIZACIÓN DE IDENTIDADES

Como lo demuestra la antropóloga, Brenda Bowser (2000) la creación y el

uso de las cerámicas distintas hubieran sido centrales para la demarcación de

9
las identidades y las alianzas sociales y políticas. Propongo que la

representación de las mujeres en estos moldes demuestra la importancia de su

participación en acciones políticas y rituales. Además, el uso de moldes hubiera

permitido la participación de aprendices no especializados — por ejemplo, los

niños — en la producción de productos ejemplares (Lopiparo en prensa). La

creación de tales símbolos potentes de identidad social es central al modelo de

Spielmann (2002) de un modo de producción ritual para explicar la reproducción

de la sociedad. De esta manera, no se puede separar el ámbito político del

doméstico. Los procesos de la producción social incorporaron a todos los

miembros de las viviendas.

Las comparaciones del análisis estilístico y composicional de las

cerámicas de estos sitios con las colecciones de sitios contemporáneos

demostraron la variedad tremenda entre los artefactos de pasta fina. Se

encuentran muchos de los mismos tipos de artefactos y categorías de diseños

en todos los sitios, pero la variedad en la ejecución de los diseños es inmensa.

Notablemente, aunque todos son hechos en moldes, casi no hay dos idénticos.

Se ve esta variedad tanto en los artefactos como en los moldes mismos,

indicando que la fabricación en serie no era el objetivo. El número de

variedades, por ejemplo, en la ejecución del tipo de diseño de pseudoglifos

ilustrado en Figura 7, sugiere la posibilidad que las distinciones hayan sido

“legibles” para los que los producían y los veían en contextos sociales y rituales.

Además de la variedad dentro de los tipos ubicuos de artefactos,

encontramos diseños y artefactos únicos en cada sitio. En particular, muchos de

10
los depósitos rituales incluyeron representaciones que son muy inusuales —

hasta únicas — en el corpus iconográfico del sitio. En CR-381 encontramos una

categoría de artefacto que tal vez haya sido única en el valle. La mayoría de

estos artefactos son ornamentos (colgantes y cuentas en particular) que

representan una variedad de máscaras en miniatura. Incluyen diseños de

rostros ancianos, arrugados, regordetes, monstruosos, zoomórficos, y

esqueléticos [Figuras 8]. Además de las máscaras, hay colgantes que

representan animales, como venados, pájaros y monos en poses provocativas

[Figura 9]. Encontramos muchos ejemplos de diseños en una variedad de

tamaños, incluyendo cuentas pequeñitas, pero talvez lo más intersante sea el

descubrimiento de muchos de los moldes usados para producirlas [por ejemplo,

Figura 10]. Documentación de ejemplos de estas máscaras en excavaciones en

el valle nunca han sido publicado — lo cual sugiere que estos artefactos fueron

producidos para el consumo local al nivel de la vivienda.

CICLOS DE VIDA DE VIVIENDAS Y SUS HABITANTES

Mientras que los estudios se han enfocado en el consumo de las figurillas

en rituales, yo enfatizo también la importancia simbólica y ritual de su

producción. Considero la alfarería no sólo como una actividad económica sino

también como un modo metafórico de la reproducción. El énfasis en la alfarería

en contextos rituales sugiere que era una etapa crucial en los ciclos de vida

paralelos por medio del cual se reproducían las sociedades domésticas — desde

los ciclos de vida de las estructuras domésticas hasta los ciclos de vida de los

humanos. La asociación integral de los rituales de los ciclos de vida de los

11
humanos con los del ambiente construido es más aparente en la destrucción y

reconstrucción de las casas, contemporáneamente con el entierro de los

muertos bajo sus pisos. Las cerámicas y moldes encontrados en ofrendas

asociadas con estos eventos crearon vínculos simbólicos — no sólo con su

consumo — sino también con su producción. En CR-103, por ejemplo, cuatro

artefactos hechos en molde fueron enterrados en el colapso quemado de un

horno de bajareque [Figura 11]. Los artefactos estaban intactos y no fueron

quemados, sugiriendo que fueron puestos intencionalmente en el colapso del

horno. Se encontró este horno con la quemadura y el arrasamiento de una

estructura y con un entierro. Dos estructuras en superficies más tardías también

fueron arrasadas en la misma área de la loma, y estos depósitos incluyeron un

molde que es estilísticamente idéntico a uno de los artefactos en la ofrenda del

horno colapsado [Figura 12].

Propongo que tanto el entierro de los muertos en los pisos de casas —

como sus rituales asociados — eran prácticas integrales en la creación de los

antepasados. Puesto que estas prácticas rituales no representaban la

terminación de la vivienda sino que aseguraban su renacimiento o renovación.

Como sugieren las arqueólogas Susan Gillespie (2000b, 2001) y Patricia

McAnany (1995, 1998), era por medio de la creación y el mantenimiento de los

antepasados que la perpetuación y la prosperidad de la vivienda eran

aseguradas. De este modo, el entierro de artefactos de cerámica y la

destrucción de las casas eran modos de renovar la sociedad doméstica

(compárese con Hendon 2000). Por lo tanto, las actividades reproductoras

12
incluían no sólo la procreación de seres humanos, sino también las prácticas

diarias de proveer el sustento y el refugio — y las prácticas rituales de mantener

a los antepasados, que aseguraban la propagación de la sociedad doméstica.

La creación de figurillas al nivel doméstico, y la asociación de ciertas figurillas

con viviendas específicas, indican que la producción de estos artefactos en

particular era una costumbre esencial en la recreación de la vivienda. Y

además, la asociación de moldes con transiciones y renovaciones en los ciclos

de vida de las casas mismas refuerza esta significación.

RITUALES A ESCALAS MÚLTIPLES EN EL PAISAJE

Se pueden entender los entierros, las ofrendas, y las renovaciones

estructurales en el valle desde el punto de vista de rituales de renovación a

múltiples escalas temporales y espaciales. A través de las historias de la vida

de estas viviendas, el cosmos fue inscrito en el paisaje por medio de la

renovación de — e interacción con — la cultura material y el ambiente construido

y natural. Los entierros proveyeron un ejemplo de la creación de la memoria

social por medio de las prácticas repetidas en las cuales las ideas sobre el

espacio y el tiempo fueron desempeñadas en el paisaje doméstico.

En CR-80 dos entierros contiguos debajo de un piso no fueron enterrados

al mismo tiempo. La ubicación del segundo — exactamente al lado del primero

y en la misma posición — sugiere una serie de costumbres formalizadas que

fueron mantenidas cuidadosamente en la memoria social de los miembros de la

sociedad doméstica. Por medio de los rituales que acompañaban a los entierros

de miembros de la sociedad doméstica y las renovaciones de las casas, se

13
expresaban las narrativas compartidas sobre el espacio y el tiempo — y su

significación para los ciclos de vida de las viviendas. Dado que estos rituales

frecuentemente incluían moldes y artefactos distintos, propongo que los

artefactos tuvieron un papel importante en la materialización de la identidad y la

memoria por medio de los rituales. Pero la ubicación de los entierros en el

paisaje tenía una significación más extensa que la vivienda.

Los entierros en todos los sitios excavados mantuvieron la misma

orientación a 24º, o perpendicular a 114º [Figura 13]. Aunque parece que las

orientaciones de las estructuras y las plataformas dependían de factores locales,

la consistencia de las orientaciones de los entierros es el resultado de prácticas

compartidas a través del valle. Frecuentemente, los sitios en el valle tenían una

orientación al nor-noreste, incluyendo las plazas centrales a los centros

regionales del valle, como Currusté, Cerro Palenque, y Travesía [Figuras 14-16].

Al trazar el mapa de la variedad entre los centros en estos alineamientos,

encontré que los ejes norte-sur fueron alineados con la cima de la montaña más

alta del valle [Figura 17]. Además, los ejes este-oeste hubieran estado

alineados con la salida del sol durante el solsticio del invierno, un punto asociado

con un momento crítico para la renovación del ciclo annual. En Figura 18 se

puede ver que el eje perpendicular centrado en Travesía también está alineado

con las cimas más altas a los lados este y oeste del valle. Esta orientación

alinea el sitio con la montaña este a la salida del sol durante del solsiticio del

invierno y con la montaña oeste a la puesta del sol durante el solsticio del

verano.

14
Esta evidencia sugiere la participación en una cosmología regional, con

concepciones compartidas de los rasgos del paisaje sagrado, las observaciones

de los ciclos solares, y la significación de su conjunción. Sin embargo, esta

cosmología también fue producida y reproducida al nivel doméstico. Fue

manifestada e incorporada por medio de los paisajes y las prácticas diarias. En

la construcción y la renovación de las casas — y particularmente en los entierros

de los muertos asociados con estas renovaciones — los referentes geománticos

que enlazaban las viviendas con los eventos astronómicos importantes se

mantuvieron en el paisaje local.

Las representaciones de identidades, derechos, y relaciones sociales —

manifestadas por estos rituales — fueron tanto críticas para la definición de las

relaciones entre comunidades, como para la perpetuación de los centros. Por

medio de las prácticas repetidas en la creación del espacio sagrado y cotidiano,

se reproducía la significación del orden cosmológico y, a la vez, se inscribía en

la memoria social. Consecuentemente, los sitios “lomas” son ejemplos

excelentes para la observación de estas prácticas compartidas, proveyendo

trazos de cómo se manifestaban las ideas sobre el orden cosmológico a través

del tiempo en la cultura material y en el paisaje. En sus cientos o miles de años

de ocupación, los sitios domésticos en el Valle Ulúa son monumentos evocativos

de la reproducción de las sociedades por medio de la producción en el mundo

material.

15
AGRADECIMIENTOS:

El Proyecto Arqueológico Clásico Terminal se llevó a cabo bajo los


auspicios del Instituto Hondureño de Antropología e Historia. Agradezco el
apoyo de la Lic. Margarita Durón de Gálvez, Gerente, la Dra. Olga Joya, Gerente
previa, y la Lic. Carmen Julia Fajardo, Jefe de Investigaciones Antropológicas de
IHAH. En particular quisiera reconocer la ayuda incalculable del Arqlo. Juan
Alberto Durón, IHAH Regional del Norte.
Este proyecto no hubiera sido posible sin las habilidades técnicas, buen
humor, y paciencia infinita del equipo en el campo: René Rivera, Ledbiwin
Perdomo, Rodolfo Mendoza, Alexis García, Pedro Forgas, Juan Fuentes, Karla
Barahona, Santana Gómez; y de los voluntarios: Dr. Chris Fung, Amara Solari,
Priscilla Ortiz, Rachel Cane, Dra. Nicole Caso, Shanti Morell-Hart, Patrice
Bonnafoux, y Peter y Lori Lopiparo. Gracias también a Salvador Varela y
Santiago Escobar por su ayuda con los mapas.
Agradezco al Dr. John Henderson y la Dra. Rosemary Joyce (Directores)
por darme la oportunidad de participar en el Proyecto Arqueológico Sula y el
Proyecto del Valle Inferior del Río Ulúa. Gracias a la Dra. Julia Hendon
(Directora) por invitarme a trabajar en el Proyecto Arqueológico Cerro Palenque.
Gracias a la Arqla. Geraldina Tercero por compartir sus investigaciones y su
conocimiento de las figurillas del Valle del Río Ulúa. Finalmente, a los miembros
de mi comité de disertación, la Dra. Ruth Tringham, el Dr. Allan Pred, y
especialmente a mi asesora, la Dra. Rosemary Joyce — si hay algunas ideas
coherentes en esta presentación, las debo a su dirección inconmensurable.
El generoso apoyo para este proyecto fue provisto por: Dissertation
Research Grant y Lita Osmundsen Dissertation Writing Grant, Fundación
Wenner-Gren para Investigaciones Antropológicas; Stahl Grant, Facilidad para
Investigaciones Arqueológicas, Universidad de California, Berkeley; Lowie-Olson
Grant, Departamento de Antropología, Universidad de California, Berkeley.

16
BIBLIOGRAFÍA

Bourdieu, Pierre
1977 Outline of a Theory of Practice. Cambridge: Cambridge University
Press.

1984 Distinction: A Social Critique of the Judgement of Taste. Richard


Nice, trad. Cambridge: Harvard University Press.

Bowser, Brenda J.
2000 “From Pottery to Politics: An Ethnoarchaeological Study of Political
Factionalism, Ethnicity, and Domestic Pottery Style in the Ecuadorian
Amazon.” Journal of Archaeological Method and Theory 7(3):219-248.

Giddens, Anthony
1979 Central Problems in Social Theory: Action, Structure and
Contradiction in Social Analysis. Berkeley: University of California Press.

1984 The Constitution of Society: Outline of a Theory of Structuration.


Berkeley: University of California Press.

Gillespie, Susan D.
2000a "Beyond Kinship: An Introduction." En Beyond Kinship: Social
and Material Reproduction in House Societies. Rosemary A. Joyce y
Susan D. Gillespie, eds. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.
1-21.

2000b "Maya ‘Nested Houses’: The Ritual Construction of Place." En


Beyond Kinship: Social and Material Reproduction in House Societies.
Rosemary A. Joyce y Susan D. Gillespie, eds. Philadelphia: University of
Pennsylvania Press. 135-160.

2001 “Personhood, Agency, and Mortuary Ritual: A Case Study from the
Ancient Maya.” Journal of Anthropological Archaeology 20:73–112.

Hasemann, George, Vito Veliz, y Lori Van Gerpen


1978 Informe Preliminar, Curruste: Fase I. Informe para el Instituto
Hondureño de Antropología e Historia, Tegucigalpa, Honduras.

Henderson, John S. y Rosemary A. Joyce


2000 “Space and Society in the Lower Ulúa Valley, Honduras." Ponencia
en la mesa, "Beyond the Maya Zone: Papers in Honduran Archaeology in
Honor of George Hasemann." Boyd Dixon y Ron Webb, organizadores.
Presentada en la 65to Reunión Anual de la Sociedad de la Arqueología
Americana, Philadelphia, PA.

17
Hendon, Julia A.
2000 “Having and Holding: Storage, Memory, Knowledge, and Social
Relations.” American Anthropologist 102(1):42-54.

Joyce, Rosemary A.
1985 Cerro Palenque, Valle de Ulua, Honduras: Terminal Classic
Interaction on the Southern Mesoamerican Periphery. Tesis de doctorado,
Departmento de Antropología, Universidad de Illinois, Urbana.

1986 “Terminal Classic Interaction on the Southeastern Maya Periphery.”


American Antiquity 51(2):313-329.

1987 “The Terminal Classic Ceramics of Cerro Palenque, Honduras: A


Southeastern Outlier of the Boca Ceramic Sphere.” En Maya Ceramics:
Papers from the 1985 Maya Ceramic Conference. Prudence Rice y
Robert Sharer, eds. BAR International Series 345(i).

1991 Cerro Palenque. Austin: University of Texas Press.

1993 “Terminal Classic (Santiago Phase).” En Pottery of Prehistoric


Honduras: Regional Classification and Analysis. John S. Henderson y
Marilyn Beaudry-Corbett, eds. Los Angeles: UCLA Institute of
Archaeology Monograph 35. 124-130.

2000 “Heirlooms and Houses: Materiality and Social Memory. En


Beyond Kinship: Social and Material Reproduction in House Societies.
Rosemary A. Joyce y Susan D. Gillespie, eds. Philadelphia: University of
Pennsylvania Press.

Joyce, Rosemary A. y Russell N. Sheptak


1983 “Settlement in the Southwest Hills and Central Alluvium, Valle de
Ulúa.” Informe para el Instituto Hondureño de Antropología e Historia,
Tegucigalpa, Honduras.

Lopiparo, Jeanne
2003 Household Ceramic Production and the Crafting of Society in the
Terminal Classic Ulúa Valley, Honduras. Tesis de doctorado,
Departmento de Antropología, Universidad de California, Berkeley.

En prensa “Crafting Children: Materiality, Social Memory, and the


(Re)Production of Terminal Classic House Societies in the Ulúa Valley,
Honduras.” En The Social Experience of Childhood in Ancient
Mesoamerica. Traci Ardren y Scott Hutson, eds. Bajo contracto con
University Press of Colorado. 2004.

18
McAnany, Patricia A.
1995 Living with the Ancestors: Kinship and Kingship in Ancient Maya
Society. Austin: University of Texas Press.

1998 “Ancestors and the Classic Maya Built Environment.” En Function


and Meaning in Classic Maya Architecture. Stephen D. Houston, ed.
Washington, DC: Dumbarton Oaks. 271–298.

Speakman, Robert J. y Michael D. Glascock


2003 “Instrumental Neutron Activation Analysis of Terminal Classic
Period Pottery from the Ulua Valley, Honduras.” Archaeometry
Laboratory, Missouri University Research Reactor. Informe técnica en la
posesión de la autora.

Spielmann, Katherine A.
2002 “Feasting, Craft Specialization, and the Ritual Mode of Production in
Small-Scale Societies. American Anthropologist 104(1):195-207.

Stone, Doris
1941 Archaeology of the North Coast of Honduras. Memoirs of the
Peabody Museum of Archaeology and Ethnology 9(1). Cambridge:
Harvard University.

19
FIGURA 1: MAPA DEL PROYECTO ARQUEOLÓGICO CLÁSICO TERMINAL 2001

20
FIGURA 2: HORNO SUBTERRÁNEO, CR-103

FIGURA 3: GRUPOS COMPOSICIONALES (INAA) DE LAS CERÁMICAS DE PASTA FINA


(SPEAKMAN Y GLASCOCK 2003)

21
FIGURA 4: POLÍGONOS THEISSEN ILUSTRANDO LOS BORDES DE POSIBLES ENTIDADES
POLÍTICAS

FIGURA 5: MOLDE DE UNA FIGURILLA GRANDE, OFRENDA, CR-103

22
FIGURA 6: FIGURILLAS Y MOLDES REPRESENTANDO MUJERES CARGANDO VASIJAS

23
FIGURA 7: MOLDES Y TIESTOS DE VASIJAS DEL TIPO TACAMICHE CON DISEÑOS DE
“PSEUDOGLIFOS”

24
FIGURA 8: MOLDES Y MÁSCARAS MINIATURAS

25
FIGURA 9: COLGANTES REPRESENTANDO MONOS

FIGURA 10: CUENTAS Y SUS MOLDES REPRESENTANDO MÁSCARAS DE PÁJAROS

26
FIGURA 11: HORNO COLAPSADO Y OFRENDA, CR-103

FIGURA 12: MOLDE Y OCARINA REPRESENTANDO UN CAIMAN

27
FIGURA 13: ENTIERROS DE CR-80, CR-103, Y CR-381, ILUSTRANDO LOS
ALINEAMIENTOS PARALELOS Y PERPENDICULARES (~24°)

28
FIGURA 14: PLAN DE LA PLAZA PRINCIPAL DE CURRUSTÉ ILUSTRANDO EL
ALINEAMIENTO A 17° NNE (MAPA BASADO EN HASEMANN, ET AL. 1978)

29
FIGURA 15: PLAN DE PLAZA PRINCIPAL DE TRAVESÍA ILUSTRANDO EL ALINEAMIENTO
A 28° NNE (MAPA BASADO EN STONE 1941)

30
FIGURA 16: PLAN DE LA PLAZA PRINCIPAL DE CERRO PALENQUE ILUSTRANDO EL
ALINEAMIENTO A 26° NNE (MAPA BASADO EN JOYCE 1985)

31
FIGURA 17: MAPA TOPOGRÁFICO ILUSTRANDO LAS ORIENTACIONES Y
ALINEALMIENTOS DE LOS SITIOS

32
FIGURA 18: MAPA ILUSTRANDO LAS CIMAS DE MONTAÑAS PROMINENTES Y LOS
ALINEAMIENTOS CENTRADOS EN TRAVESÍA

33