Anda di halaman 1dari 9

U.M.S.N.H.

FACULTAD DE INGENIERÍA QUÍMICA

Selección de materiales para la industria


Profesor: Dr. Rafael Huirache Acuña

Tipos de enlaces

Alumna: Mitzi Pamela Macedo González


Matricula: 1209644H

Tercer Módulo Sección: 02

Morelia, Michoacán; a 2 de Septiembre del 2017.


Introducción

Entre los átomos y los grupos de átomos cercanos entre si se ejercen fuerzas. En
muchos casos, esas fuerzas son de atracción, y los átomos se agrupan por la
formación de enlaces. Esos enlaces tienen distintas características, que dependen
de los átomos o grupos de átomos de que se trate. El carácter del enlace
determina las propiedades físicas, mecánicas y químicas, como el estado de
agregación (si es gas, líquido o sólido) y la estructura (cristalina o amorfo) bajo
determinado conjunto de condiciones. El hecho de que los electrones de valencia
en un trozo de metal no estén localizados en átomos individuales quiere decir que
son libres y conducen la electricidad cuando hay un campo eléctrico aplicado. Esto
explica la excelente conductividad eléctrica de los metales. La mayor parte de los
polímeros son bastante malos conductores de electricidad. Los enlaces que hay
en los polímeros, los electrones están localizados y no tienen movimiento libre,
son aisladores excelentes por el carácter de sus enlaces.

En los sólidos el enlace atómico puede considerarse en términos de fuerza y


energía de atracción y repulsión. Los tres tipos de enlaces en los sólidos son
iónicos, covalente y metálico. En los enlaces iónicos, la transferencia de
electrones de valencia de un tipo de átomo a otro forma iones con carga eléctrica;
las fuerzas de atracción que participan en estos enlaces son coulómbicas. Los
electrones de valencia entre átomos adyacentes se comparten cuando el enlace
es covalente. Con los enlaces metálicos, los electrones de valencia forman un mar
de electrones que se dispersa uniformemente alrededor de núcleo de iones del
metal y actúa como una especie de pegamento que los mantienen unidos.

Los enlaces de Van der Waals como los enlaces por puentes de hidrógeno se
denominan secundarios, son enlaces débiles en comparación con los enlaces
primarios. Ambos son consecuencia de las fuerzas de atracción entre dipolos
eléctricos, de los cuales existen dos tipos inducido y permanente. En el enlace por
puente de hidrógeno se forman moléculas altamente polares cuando el hidrógeno
forma enlaces covalentes con un elemento no metálico.
Marco teórico

La materia está compuesta por moléculas, átomos, iones y otros radicales


químicos cuyos átomos se mantienen unidos por sus fuerzas de atracción
denominadas enlaces químicos.

El tipo de enlace que posee un compuesto determina algunas de las propiedades


físicas y químicas del mismo.

En los sólidos existen tres tipos diferentes de enlace primario o enlace químico;
enlace iónico, enlace covalente y enlace metálico. En cada caso el enlace incluye
a los electrones de valencia, la naturaleza del enlace depende de la estructura
electrónica de los átomos constituyentes. Cada uno de estos tres tipos de enlace
surge de la tendencia de los átomos a adoptar estructuras electrónicas estables.

En muchos materiales sólidos también se encuentran fuerzas y energías


secundarias o físicas que a pesar de ser más débiles que las primarias, influyen
en las propiedades físicas de algunos materiales.

Uno de los factores importantes que determina el tipo de enlace que forma un
átomo es la electronegatividad de un elemento se define como la tendencia
negativa del elemento a ganar o atraer un electrón, y suele aumentar al recorrer la
tabla periódica de izquierda a derecha.

A continuación se explicaran los diversos tipos de enlaces interatómicos primarios


y secundarios.
Tipos de enlaces
Enlaces interatómicos primarios

 Enlace iónico

Está presente en los en los compuestos constituidos por elementos metálicos y no


metálicos. Los átomos de un elemento metálico ceden fácilmente sus electrones
de valencia a los átomos no metálicos. En el proceso, todos los átomos adquieren
configuración estables o de gases inertes y carga eléctrica, convirtiéndose así en
iones. El cloruro de sodio es el material iónico clásico.

El enlace iónico se denomina no direccional, es decir, la magnitud del enlace es


igual en todas direcciones alrededor del ion. Para que los materiales iónicos sean
estables, todos los iones positivos deben de tener como vecinos más cercanos
iones con carga negativa en un esquema tridimensional, y viceversa. El enlace
predomínate en os materiales cerámicos es iónico.

El tipo más común de enlace en un compuesto que contiene elementos


electropositivos y electronegativos es el enlace iónico. En este enlace interviene
transferencias de electrones del átomo electropositivo al electronegativo.

Los materiales iónicos son característicamente duros, frágiles y, asimismo,


aislantes eléctricos y térmicos. Estas propiedades son una consecuencia de
directa de las configuraciones electrónicas y/o de la naturaleza del enlace iónico.

 Enlace covalente

En el enlace covalente, las configuraciones electrónicas estables se deben a que


los átomos adyacentes comparten electrones. En este tipo de enlace, cada uno de
los dos átomos contribuye al enlace por lo menos con un electrón, y se puede
considerar que los electrones compartidos pertenecen a los dos átomos.

El enlace covalente es direccional; es decir, está entre átomos específicos y puede


existir solamente en la dirección entre un átomo y el otro átomo que comparte sus
electrones. Este tipo de enlace se encuentra en sólidos elementales como el silicio
y germanio.

El número de enlaces covalentes posibles para un átomo en particular está


determinado por su número de electrones de valencia. El diamante es la
estructura tridimensional en la cual cada átomo de carbono se enlaza
covalentemente con otros cuatro átomos de carbono.

Los enlaces covalentes pueden ser muy fuertes, como en el diamante, que es muy
duro y tiene una temperatura de fusión muy alta, o pueden ser muy débiles como
con el bismuto. Los materiales poliméricos son representativos de este tipo de
enlace.

Es posible tener enlaces interatómicos que sean parcialmente iónicos y


parcialmente covalentes, muy pocos compuestos exhiben enlaces puramente
iónicos o puramente covalentes. En un compuesto, el grado de cada uno de los
dos tipos de enlace depende de las posiciones relativas en la tabla periódica de
los átomos constituyentes o de las diferencias de sus electronegatividades.

El enlace es más iónico mientras mayor sea la separación, es decir entre menor
sea la diferencia de su electronegatividad.

Entre más juntos estén los átomos, es decir, entre menor sea la diferencia de su
electronegatividad, mayor es el grado de covalencia.

 Enlace metálicos

El último de los enlaces tipo primario, es característico de los metales y de sus


aleaciones.

Los sólidos formados principalmente por elementos electropositivos que contienen


tres electrones de valencia o menos, se unen entre sí, generalmente, mediante
enlaces metálicos.

Los materiales metálicos tienen uno, dos o, cuando mucho, tres electrones de
valencia. En este modelo, los electrones de valencia no están enlazados a ningún
átomo en particular del sólido y son más o menos libres para moverse por todo el
metal. Se puede pensar que el metal como un todo forma un ‘‘mar de electrones’’
o una ‘‘nube de electrones’’.

En enlace metálico se encuentra en los grupos IA Y IIA de la tabla periódica y, de


hecho, en todos los metales elementales.

Algunos comportamientos generales de los diferentes tipos de materiales pueden


explicarse por el tipo de enlace. Los metales son buenos conductores de
electricidad y de calor como consecuencia de sus electrones libres en cambio los
materiales, con enlaces iónicos y covalentes típicamente son aislantes eléctricos y
térmicos debido a la ausencia de grandes cantidades de electrones libres.
A temperatura ambiente la mayoría de los metales y sus aleaciones no son
dúctiles; Es decir, presentan facturas después de experimentar grados
significativos de deformación permanente.

Enlaces secundarios o enlaces de Van der Waals

Los enlaces secundarios, enlaces de Van der Waals o enlaces físicos son débiles
en comparación con los enlaces primarios o químicos; las energías de enlace
típicamente son del orden de tan sólo 10 kJ/mol. Los enlaces secundarios existen
prácticamente en todos los átomos o moléculas, pero su presencia puede pasar
desapercibida si coexiste con cualquiera de los tres tipos de enlaces primarios. El
enlace secundario está presente en los gases inertes, que tienen una
configuración electrónica estable, y también, entre estructuras moleculares que
tienen átomos con enlaces covalentes.

Las fuerzas del enlace secundario surgen de los dipolos atómicos o moleculares.
Un dipolo eléctrico aparece siempre que existe una separación de regiones
positivas y negativas en un átomo o en una molécula. El enlace resulta de la
atracción coulómbica entre el extremo positivo de un dipolo y la región negativa
del dipolo adyacente. Las interacciones dipolares ocurren entre dipolos inducidos,
entre dipolos inducidos y moléculas polares. El enlace por puente de hidrogeno,
un tipo especial de enlace secundario, se encuentra entre algunas moléculas que
contienen hidrógeno como uno de sus constituyentes.

 Enlace dipolo inducidos fluctuantes

Es posible inducir o crear un dipolo en un átomo o molécula que en condiciones


normales es simétrico eléctricamente; es decir, la distribución espacial general de
los electrones es simétrica con respecto al núcleo con carga positiva. Todos los
átomos están experimentando movimientos vibratorios constantes que pueden
causar distorsiones instantáneas y de corta duración en la simetría eléctrica de
algunos átomos o moléculas, y la creación de pequeños dipolos eléctricos. Uno de
estos dipolos puede a su vez producir un desplazamiento de la distribución de
electrones de una molécula o átomo adyacente, lo que induce al segundo a
convertirse también en un dipolo que luego es atraído o ligado débilmente al
primero; éste es un tipo de enlace de Van der Waals.

Estas fuerzas de atracción pueden existir entre grandes números de átomos o


moléculas, pero son temporales y fluctúan con el tiempo. La licuación y, en
algunos casos, solidificación de los gases inertes y otras moléculas eléctricamente
neutras y simétricas como H2 y Cl2, se debe a este tipo de enlaces.

Las temperaturas de fusión y de ebullición son extremadamente bajas en aquellos


materiales en los que predominan los enlaces dipolo inducido; de todos los
enlaces intermoleculares posibles estos son los más débiles.

 Enlaces dipolo inducidos por una molécula polar

En algunas moléculas existen momentos dipolo permanentes en virtud de un


arreglo asimétrico de las regiones con carga positiva y negativa; a tales moléculas
se les denomina moléculas polares.

Las moléculas polares también pueden inducir dipolos en moléculas no polares


adyacentes, y se formara un enlace como resultado de las fuerzas de atracción
entere las dos moléculas. Aún más, la magnitud de este enlace será mayor que en
los dipolos inducidos fluctuantes.

 Enlaces dipolo permanentes

También existirán fuerzas de Van der Waals entre las moléculas polares
adyacentes. Las energías de enlace asociadas son mucho mayores que los
enlaces dipolo inducidos.

El enlace por puente de hidrogeno, el tipo de enlace secundario más fuerte, es un


caso especial de enlace de molécula polar. Se presentan entre moléculas en las
cuales el hidrogeno forma enlaces covalentes con el flúor, el oxígeno y el
nitrógeno. Para cada enlace el único electrón de hidrogeno es compartido con el
átomo. El extremo hidrogeno del enlace es esencialmente un simple protón
expuesto con carga positiva que no está blindado por ningún electrón. Este
extremo de la molécula con carga altamente positiva es capaz de ejercer una
fuerza de atracción intensa con el extremo negativo de una molécula adyacente.
Este protón forma individualmente un puente entre dos átomo con carga negativa.
La magnitud del enlace de hidrógeno es generalmente mayor que la de los otros
tipos de enlaces secundarios y puede llegar hasta 51 kJ/mol.
Conclusión
La energía de unión está relacionada con la fuerza de los enlaces y es
particularmente alta en materiales unidos en forma iónica o covalente. Los
materiales con una energía de unión alta a menudo, tienen una temperatura de
fusión elevad, un módulo elástico alto y un coeficiente de expansión térmica bajo.

Los enlaces atómicos están determinados en parte por la forma en que interactúan
los electrones de valencia asociados con cada átomo.

Los electrones de valencia son capaces de moverse con facilidad para el enlace
metálico encontrado en los metales.

El enlace covalente que se encuentra en muchos materiales cerámicos,


semiconductores y polímeros requiere que los átomos compartan electrones de
valencia. Los enlaces son fuertes y altamente direccionales, haciendo que estos
materiales sean frágiles y tengan mala conductividad térmica.

El enlace iónico se produce cuando un átomo dona un electrón a otro distinto,


creando cationes de carga positiva y aniones de carga negativa, tienden a ser
frágiles y malos conductores y se encuentra en muchos cerámicos.

Los enlaces de Van der Waals se forman cuando átomos o grupos de átomos
tienen una carga eléctrica no simétrica, permitiendo uniones por atracción
electrostática. Estos enlaces son de particular importancia para comprender el
comportamiento de los polímeros termoplásticos.
Bibliografía

 Donald R. Askeland (1998)


Ciencia e ingeniería de los materiales
Internacional Thomson Editores

 W. Callister J.
Introducción a la ciencia e ingeniería de los materiales

 James P. Schaffer, Aschof Saxena


Ciencia y diseño de materiales para ingeniería