Anda di halaman 1dari 4

El enfoque sistémico en el contenido de la enseñanza

Dr. Washington Rosell Puig,1 Lic. Martha Más García 2

RESUMEN
El contenido de enseñanza es el componente que caracteriza el proceso docente educativo y
está determinado por los objetivos de enseñanza que se concretan en el programa analítico de
la asignatura, el cual debe estructurarse con un enfoque sistémico que comprenda un sistema
de conocimientos y de habilidades. El presente trabajo aborda el enfoque sistémico desde sus
antecedentes, su concepto y propiedades, y analiza el sistema de conocimientos y el de
habilidades en el proceso docente-educativo, a partir de la revisión bibliográfica del tema.

DECS: ENSEÑANZA; ESTUDIANTES DE MEDICINA; COMPETENCIA PROFESIONAL; DOCENTE;


ADMINISTRACION SISTEMICA.

El componente del proceso docente-educativo que representa las bases o fundamentos de


cualquier campo de la cultura (ciencia, técnica, arte) es el contenido de la enseñanza,
determinado por los objetivos de esta, y que se concreta en el programa analítico de cada
asignatura.1 Es el componente que caracteriza el proceso docente-educativo, porque precisa
las características de los objetos y fenómenos que se estudian.2
El contenido de enseñanza debe estructurarse con un enfoque sistémico, basado en principios
psicopedagógicos como la sistematización y la lógica de la asignatura y del proceso didáctico,
para permitir a los alumnos la adquisición de los conocimientos y el desarrollo de habilidades.
Además, de forma paralela, debe contribuir al desarrollo de la actividad creativa y la formación
de convicciones en los estudiantes.1,3-5 Por lo tanto, debe tener una doble función; instructiva
y educativa.

El contenido de la enseñanza constituye un repertorio de ideas y realizaciones2, organizadas


mediante un sistema de conocimientos y habilidades, que deben asimilar los estudiantes de
acuerdo con los objetivos de enseñanza que se desean alcanzar.6

Algunos pedagogos con un enfoque pragmático consideran que lo más importante es


desarrollar las habilidades, mientras que otros con un enfoque racionalista opinan que lo
fundamental es hacer énfasis en los conocimientos. Sin embargo, esta división del contenido
de enseñanza en un sistema de conocimientos y otro de habilidades es formal, para facilitar su
organización, pues los conocimientos no se imparten para que los alumnos los reproduzcan
teóricamente, sino para que puedan trabajar con ellos, ya que no se concibe adquirir un
conocimiento sin desarrollar una habilidad, que puede ser intelectual y práctica, general y
específica. Por lo tanto, en el contenido de la enseñanza es necesario vincular los
conocimientos con las habilidades.1, 2, 3

El objetivo del presente trabajo es exponer los aspectos fundamentales del enfoque sistémico
y destacar sus antecedentes, concepto, propiedades, la importancia de la sistematización y la
lógica así como la aplicación de este enfoque en el contenido de la enseñanza, precisando las
características esenciales del sistema de conocimientos y habilidades.

ANTECEDENTES DEL ENFOQUE SISTÉMICO


Las ideas del enfoque sistémico no son nuevas, ya desde la antigüedad greco-romana se
intentó establecer las leyes a que obedece la formación de un sistema de conocimientos.7

En el transcurso del tiempo, muchos autores han empleado el enfoque sistémico para estudiar
los elementos que conforman determinados procesos.8 Por ejemplo: en la mecánica de los
siglos XVII y XVIII se llevó a cabo la investigación de varios objetos de algunos sistemas.7 En el
siglo XVII se destacó el pedagogo checo J.M. Comenius (1592 - 1670), quien elaboró un sistema
educativo y fundamentó la estructuración del proceso docente en la escuela, lo que reflejó en
su "Didáctica Magna", una de las primeras obras de la teoría pedagógica.1,3,7 En la segunda
mitad del siglo XIX, el filósofo alemán Carlos Marx (1818 - 1883) argumentó filosóficamente los
objetivos de la investigación en el marco de un sistema y lo aplicó brillantemente al análisis de
la producción capitalista en su obra "El Capital" .7, 8 - 10

En Cuba, el ideario pedagógico de José Martí representa el resumen del pensamiento de los
principales educadores cubanos del siglo XIX, quienes emplearon ideas tomadas del
patrimonio pedagógico más progresista de esa época, las que aplicaron con un sentido
indiscutible de originalidad y con una proyección de futuro.1 En relación con este tema, Martí
expresaba la necesidad de la integración universal para el estudio de la realidad y abogaba por
cursos "... no del modo imperfecto y aislado (...) sino con plan y sistema, de modo que unos
conocimientos vayan complementando a los otros y como saliendo de estos, aquellos".8-10

En el sigo XX se produjo un gran desarrollo de la ciencia y la técnica y como consecuencia de


esta situación, en la segunda mitad de ese siglo, las ideas del enfoque sistémico se
perfeccionaron y aplicaron a las más diversas ramas de la producción y los servicios, de las
investigaciones científicas y de los procesos tecnológicos. Además, ello ha influenciado en la
forma de concebir algunos procesos sociales, psicológicos y pedagógicos.9,10 En el proceso
docente - educativo, el enfoque sistémico propicia su perfeccionamiento, así como su
planificación y dirección.8

CONCEPTO Y PROPIEDADES DEL ENFOQUE SISTÉMICO


En el sentido estricto de la palabra, el sistema es un conjunto de elementos relacionados entre
sí, que constituyen una determinada formación integral, no implícita en los componentes que
la forman.7-8,9

Todo sistema convencionalmente determinado se compone de múltiples subsistemas y estos a


su vez de otros, tantos como su naturaleza lo permita, los cuales, en determinadas condiciones
pueden ser considerados como sistemas; por lo tanto, los términos de sistemas y subsistemas
son relativos y se usan de acuerdo con las situaciones.10,11

El enfoque de sistema, también denominado enfoque sistémico, significa que el modo de


abordar los objetos y fenómenos no puede ser aislado, sino que tienen que verse como parte
de un todo. No es la suma de elementos, sino un conjunto de elementos que se encuentran en
interacción, de forma integral, que produce nuevas cualidades con características diferentes,
cuyo resultado es superior al de los componentes que lo forman y provocan un salto de
calidad.11

Desde el punto de vista filosófico, el enfoque sistémico se apoya en la categoría de lo general y


lo particular, es decir, del todo y sus partes y se sustenta en el concepto de la unidad material
del mundo.8-10

En general, todo sistema tiene 4 propiedades fundamentales que lo caracterizan: los


componentes, la estructura, las funciones y la integración. Estas propiedades deben tenerse en
cuenta cuando se aplica el enfoque sistémico.8-10,12,13
Los componentes son todos los elementos que constituyen el sistema. Por ejemplo: en el
proceso docente-educativo, los componentes "no personales" son el objetivo, el contenido, el
método, el medio, la forma y la evaluación de la enseñanza.
La estructura comprende las relaciones que se establecen entre los elementos del sistema.
Está basada en un algoritmo de selección, es decir, en un ordenamiento lógico de los
elementos.
Las funciones son las acciones que puede desempeñar el sistema, tanto de subordinación
vertical, como de coordinación horizontal.
La integración corresponde a los mecanismos que aseguran la estabilidad del sistema y se
apoyan en la cibernética y la dirección. Esto se confirma mediante los controles evaluativos
que permiten la retroalimentación.
Para asegurar que se ha realizado una estructura sistémica debe comprobarse:1) si la
eliminación de un elemento descompone el sistema, 2) si el conjunto refuerza la función de los
elementos aislados y 3) si el rendimiento es realmente superior.

LA SISTEMATIZACIÓN EN EL PROCESO DE ESTUDIO


La sistematización es una actividad mental que se efectúa en el proceso de estudio,
consistente en reunir en grupos los objetos y fenómenos según determinados rasgos o
principios y ordenar las materias según determinados sistemas, en los que al guardar cada una
de sus partes ciertas relaciones con las demás, forman un conjunto armónico.3, 14, 15 La
sistematización se efectúa en estrecha relación con el proceso de generalización y se puede
desarrollar de forma independiente o paralelamente al proceso de clasificación.15

La sistematización tiene gran importancia en el estudio, porque contribuye a desarrollar el


pensamiento y a que los alumnos recuerden bien las materias. Tener conocimientos
sistemáticos de un problema significa poseer una síntesis de conjunto de todas sus partes y de
los nexos que existen entre ellos, como consecuencia, los conocimientos se recuerdan bien, se
conservan de manera estable y se reconstruyen cuando haya que resolver nuevos
problemas.15

Para que la actividad mental de la sistematización se desarrolle con eficacia y dé buenos


resultados, es necesario atenerse a 3 reglas fundamentales: 1) determinar los aspectos o
principios según los cuales ha de efectuarse la sistematización, 2) sistematizar todos los
objetos aislados y 3) la sistematización solo tendrá éxito y será correcta cuando se lleve a cabo
basándose en un solo rasgo o principio determinado 15

La didáctica clásica está regida por el principio de la sistematización. Este principio ha dado
lugar a la estructuración sistémica de las asignaturas, cuyo ideal es presentar o estructurar el
objeto de estudio, como un conjunto de invariantes, en vez del enorme número de variantes
que conforma una asignatura, y de esta manera obtener objetos nuevos que contienen un
número reducido de conocimientos.6

EL ENFOQUE SISTÉMICO EN EL PROCESO DOCENTE-EDUCATIVO


La tarea fundamental de la Didáctica consiste en organizar el proceso docente-educativo sobre
bases científicas y con un carácter sistémico, que se establece con un criterio lógico y
pedagógico para lograr la máxima efectividad en la asimilación de los conocimientos, el
desarrollo de habilidades y la formación de convicciones por parte de los alumnos, con la
finalidad de capacitarlos para que puedan cumplir exitosamente sus funciones sociales, de
prepararlos para la vida y el trabajo. De este modo, el sistema de educación responde al
encargo social de formar ciudadanos útiles, en correspondencia con los valores que
predominan en la sociedad, el perfil del egresado y las competencias que este debe lograr.1- 3,
16, 17

La organización del proceso docente-educativo se apoya en las leyes didácticas que expresan
las relaciones de este proceso con el contexto social y las interacciones entre sus componentes
(objetivo, contenido, método, medio, forma y evaluación). Entre estos componentes se
destaca el objetivo de enseñanza, que constituye la categoría didáctica rectora, pues refleja el
carácter social del proceso y lo orienta de acuerdo con los intereses de la sociedad, a los cuales
se subordinan los otros componentes que concretan esta aspiración. La integración de todos
estos componentes conforman un sistema (del proceso docente-educativo), constituido por
varios subsistemas que representan distintos niveles o unidades organizativas (carrera,
disciplina, asignatura, tema y tareas docentes). Por lo tanto, en cada unos de estos
subsistemas o unidades organizativas están presentes todos los componentes que lo
caracterizan.

La organización del proceso docente-educativo con un enfoque sistémico se realiza con un


criterio lógico y pedagógico. El criterio lógico significa que el contenido de cualquier rama del
saber tiene una lógica interna propia y el criterio pedagógico indica que la lógica de cualquier
rama del saber se adecua a la lógica del aprendizaje, en la que hay que distinguir la lógica de la
asignatura y la correspondiente al propio proceso didáctico.

La lógica de la asignatura se refiere a la distribución gradual y ordenada de los conocimientos


que integran el programa analítico de la asignatura y que representan los fundamentos de la
ciencia correspondiente. La lógica del proceso didáctico está basada en la exposición
sistemática por parte del profesor y la participación activa y planificada de los estudiantes para
desarrollar las habilidades necesarias que les permiten dominar determinados
conocimientos.3, 16

La lógica del proceso didáctico se halla en estrecho vínculo con la de la asignatura; pero no se
identifica con ella, es más dinámica y compleja, pues está basada en la labor conjunta del
profesor y de los alumnos, en la que está presente la lógica de la asignatura y la psicología de
la asimilación del material de estudio por los alumnos, que debe ser lo más activo e
independiente posible.3, 16

La formación del pensamiento lógico en los estudiantes es indispensable para que puedan
desarrollar el estudio y el trabajo independiente, así como organizar adecuadamente su
actividad intelectual. Esto se logra ayudando a los estudiantes a adquirir determinadas
habilidades, que indudablemente lo prepararán para la vida y los capacitarán para ser más
eficientes en su trabajo futuro.18