Anda di halaman 1dari 3

ALEMANIA

Contexto económico
Coyuntura económica
Alemania es la economía más grande de Europa y la cuarta potencia económica mundial. El
desempeño de su economía se ha visto afectado en los últimos años por su vulnerabilidad ante
las crisis externas, así como por su dependencia de la demanda externa, que lo expone a la
debilidad de la zona euro y las sanciones entre la Unión Europea y Rusia. Sin embargo, gracias a
los ingresos considerables obtenidos de las exportaciones, Alemania posee una economía sólida
en comparación a sus vecinos europeos. En 2016, el crecimiento económico alemán se
consolidó, elevándose a 1,7% del PIB, apoyado por el consumo de los hogares y el comercio. Se
prevé una ligera ralentización en 2017 (1,4%).

En 2016, Alemania conservó bonos fundamentales macroeconómicos. Por tercer año


consecutivo, el país mostró un excedente presupuestario, y la deuda pública, aunque supera el
umbral de 60% del PIB fijado por la Unión Europea, siguió bajando (68% del PIB). El gobierno
está en una buena vía para lograr su objetivo de bajarla a menos de 60% del PIB de aquí a
2024. Aunque en ligera baja, la cuenta corriente sigue siendo ampliamente excedentaria gracias
a un excedente comercial masivo. Las agresiones que sufrieron más de 1.200 mujeres durante
la noche del 31 de diciembre de 2015 en Colonia, y el atentado perpetrado por un camión en un
mercado de Navidad en pleno corazón de Berlín el 19 de diciembre de 2016, suscitaron un
cuestionamiento de la apertura y el multiculturalismo alemán, junto a un sentimiento de
inseguridad. Criticada, la canciller Angela Merkel introdujo una ruptura en su política migratoria
y obró por la firma de un acuerdo entre la UE y Turquía para reducir el flujo de refugiados hacia
Europa. Entre enero de 2015 y junio de 2016, más de un millón de refugiados llegaron a
Alemania, procedentes sobre todo de Siria, Irak y Afganistán. En el contexto de elecciones
legislativas de septiembre de 2016, Angela Merkel prometió una reducción fiscal de 6 mil
millones EUR en 2017 y 2018, al igual que un aumento de los gastos en inversión. Existen
numerosos desafíos, como el envejecimiento de la población, la falta de ingenieros e
investigadores, el financiamiento del paso de 25 a 80% de energía renovable de aquí a 2050, el
fin del nuclear en 2022 y la modernización de las centrales a carbón, y la insuficiente inversión.

Cifrada en menos de 5% (4,1% en 2016), la tasa de desempleo se redujo a su nivel más bajo en
los últimos 25 años. El país cuenta con más de 43 millones de empleados, la cifra más alta
registrada al día de hoy. Sin embargo, el desafío de la integración de los refugiados y de la
cohesión social sigue vigente. Las críticas ante la llegada de migrantes y refugiados han
aumentado, especialmente en la antigua Alemania del Este, donde la tasa de desempleo es la
más elevada del país (9%). Las desigualdades son las más elevadas de la zona euro.
MEXICO
Contexto económico
Coyuntura económica
México se encuentra entre las 15 economías más grandes del mundo y es la segunda economía
más grande América Latina. Sin embargo, el país depende mucho de los Estados Unidos, su
principal socio comercial y destino de 80% de sus exportaciones. En 2016 hubo una ligera
desaceleración económica; el PIB se mantuvo en 2,1% comparado a 2,5% el año previo. La
demanda interna fue el principal impulsor del crecimiento mexicano, apoyado por la expansión
de crédito y un aumento en las remesas de trabajadores expatriados. Debido a la incertidumbre
causada por la política comercial proteccionista de los Estados Unidos, se espera un crecimiento
relativamente débil en 2017.

En 2016 México sufrió por la desaceleración económica global, la caída en producción industrial
en los Estados Unidos y los precios petroleros a la baja. La sorpresiva victoria del Republicano
Donald Trump provocó una caída en la moneda en la que el peso mexicano perdió 20% de su
valor a un tasa de cambio de 20 pesos a 1 dólar. Trump también confirmó su disposición para
renegociar (o cancelar) el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México que ha estado vigente
desde 1994 a la vez que planea expulsar entre dos y tres millones de migrantes indocumentados
y construir un muro entre los dos países para frenar el flujo ilegal de inmigrantes. Trump
también considera fiscalizar las remesas de migrantes, lo cual es una fuente de ingreso crucial
ya que más del 45% de la población vive en pobreza. Para controlar la inflación, el Banco
Central de México subió sus tasas de interés en varias ocasiones. La deuda pública ha
aumentado (56% del PIB en 2016), obligando al gobierno a recortar gastos. El gobierno espera
compensar la reducción en inversión pública con un aumento en alianzas con el sector privado.
Las autoridades públicas también desean implementar una nueva ley de responsabilidad fiscal en
los estados para limitar el uso de deuda. En mayo de 2016, el Fondo Monetario Internacional
otorgó una línea de crédito flexible a dos años a México contra cualquier evento internacional de
importancia. El Secretario de Finanzas José Antonio Meade ha prometido un plan para limitar los
efectos negativos de la nueva ola proteccionista estadounidense. La prioridad del Presidente
Peña Nieto es manejar las relaciones con los Estados Unidos y proteger los derechos de los
emigrantes mexicanos. Pese a la exitosa captura del capo de la droga "El Chapo" Guzmán en
enero de 2016, ese año fue el más violente en el mandato de Nieto; esto provocó fuertes críticas
a la política de seguridad. Amnistia Internacional cree que actualmente hay "una crisis nacional
de derechos humanos" en México, mientras que los enfrentamientos entre carteles y las
agencias de seguridad pública suelen ser fatales y la muerte de periodistas sigue en aumento.

En 2016 el desempleo bajó a 4,1%; sin embargo, el sector informal aún emplea a casi 60% de
la población activa. Hay grandes desigualdades tanto en ingreso como en exposición a desastres
naturales. Más de 45% de la población vive en pobreza.