Anda di halaman 1dari 2

EL ABORTO

Respecto al aborto mi posición es clara pero un tanto ambigua… no lo acepto ni lo


condeno sino que pienso) que la valoración que puedo hacer sobre él está ligada a
muchos factores.

Considero que el aborto es una “herramienta” necesaria por varios motivos: primero,
porque desgraciadamente la vida nos enfrenta a situaciones del todo indeseables que,
como contrapunto, pueden originar vida. Como tales son que:

Una mujer puede ser agredida sexualmente y quedarse embarazada. En este caso, en
el caso muy probable de que la mujer decidiera interrumpir este embarazo, sería
ilógico y hasta cruel impedírselo o condenarla moralmente por ello. Por un lado,
alumbrar un hijo no deseado en estas condiciones posiblemente arruinará la vida,
tanto de la madre como del niño: de la madre porque cada vez que mire a su hijo
recordará lo que le trajo hasta a ella y al niño porque no será un niño deseado ni
querido.

Luego están los casos de los embarazos fruto de la inconsciencia o la falta de


información: embarazos adolescentes NO DESEADOS. Sería justo condenar a un niño a
vivir en brazos de una madre sin capacidad o deseo maternal? sería justo hacer vivir a
un niño que no va a recibir amor, sino que va a ser tratado como una carga?

En tercer lugar están los accidentes…mujeres responsables que, por distintas


situaciones y aun tomando todas las precauciones necesarias, engendran un hijo al
que no pueden mantener o que, por diversas razones, no se sienten en condiciones de
tener.

Yo creo que la maternidad siempre debe ser deseada por la gran responsabilidad que
implica y que cada mujer debe decidir si quiere o no ser madre y, ante un embarazo no
deseado, poder decidir al respecto. Porque se puede obligar a engendrar y parir a una
madre, pero no se le puede obligar a desear serlo ni a querer a su hijo ni, por lo tanto,
ofrecerle la vida que le corresponde por derecho. Todo niño merece ser querido y eso,
bajo mi punto de vista, está por encima de cualquier otra cosa.

Pero aún con esto, considero que no es el mundo quien debe juzgar ni condenar …
abortar es una decisión de tal magnitud que nadie puede tomarla y seguir con su vida
como si no hubiera pasado nada. Cuando tu cuerpo ha albergado vida, cuando un
nuevo ser ha hecho de él su casa, creo que ninguna mujer puede desprenderse de él
sin llevar una carga. El precio psicológico que se paga por esta pérdida es alto y
posiblemente acompañe a la mujer durante toda su vida. No son los demás quienes
debemos condenar. Porque, para bien o para mal, cada mujer que vive esta situación
arrastra su condena.

Pero por encima de todo, quiero dejar claro que yo estoy a favor de que cada ser
humano pueda tomar las decisiones oportunas que conciernen a su, pero el aborto no
solo concierne a la vida de quien lo practica, sino a una futura vida que se está
gestando. Por eso creo que no se puede estar completamente a favor o en contra de
este, sino que se puede estar a favor de que sea una decisión tomada con la madurez y
la responsabilidad que corresponde. No puedo mostrarme en contra del hecho en sí,
pero si en contra de los valores que mueven a una persona concreta a llevarlo a cabo.
Y no creo que esto sea juzgar, sino ser consecuente con los valores que uno mismo
tiene.

Después de haber dicho esto; con respecto a la pregunta planteada por el profesor en
clase, la cual fue: Estas a punto de casarte y unos días antes tu pareja es violada y
queda embarazada ¿Harías que aborte? ¿Qué decisión tomarías?

Es una decisión muy difícil de tomar, pero debemos saber que desde el momento que
ese niño es engendrado es una vida más y si por nuestra mente esta abortarlo, seria
quitarle la vida, pero ¿por qué matarlo a él? Y ¿por qué mejor no matar al violador?.

Lo que yo haría seria apoyar a la decisión que mi novia tome; si su decisión es abortar,
estaré ahí con ella siempre dándole mi apoyo, porque sé que desde ese momento ella
llevara una gran carga por el resto de su vida, pero trataríamos de superar esto con
apoyo psicológico.

Y si la decisión de mi novia es no abortar, creo que sería un poco más difícil, ya que ese
hijo que criaría no sería mío, pero si realmente quiero a esa chica, la apoyaría; hasta en
el momento más difícil que tiene que pasar; el cual es el momento en el que le tenga
que decir toda la verdad al niño.