Anda di halaman 1dari 5

ESTABLECIMIENTO DE METAS PSICOTERAPÉUTICAS

Las metas hacen referencia a los resultados esperados y deseados por el cliente,
tras finalizar el proceso psicoterapéutico.

En psicoterapia es común plantear metas de cambio, no así las metas de elección


(frecuentemente usadas en consejería). Las metas de cambio suponen una
modificación que el cliente desea realizar, con vistas a mejorar las condiciones en
que se encuentran en el momento en que acuden a la terapia. La particularidad es
que los clientes no poseen las competencias necesarias para realizar tales
cambios, de allí la necesidad de una ayuda profesional.

Las metas finales en psicoterapia pueden orientarse al aumento de la frecuencia


de una conducta que es deficitaria, a la disminución de una conducta no deseada
que, constituye el problema, desarrollar competencias, reestructurar creencias,
etc., siempre con la expectativa de que el cambio produzca una mejoría sobre el
estado actual del cliente.

A continuación se presenta la definición de un problema que, será el ejemplo a lo


largo de la exposición de los pasos a seguir en el establecimiento de las metas.

Ejemplo:
Definición del problema: En la dificultad para expresar sus ideas que presenta
L., la variable principal es la física o de sensaciones, potenciada por sus
pensamientos. El problema es mantenido por conductas de control de la
situación desarrolladas por la cliente (evitar hablar), que propicia la disminución
de la frecuencia de la conducta de hablar en clase.

A) Selección de metas.

1. Explicar el propósito de las metas.

En el proceso de establecimiento de metas finales, es preciso iniciar con una


explicación al cliente sobre la pertinencia y utilidad de las metas. Este punto
informará acerca de las funciones que cumplen las metas tales como:

a) definición de lo que el cliente desea conseguir como resultado de la terapia;


b) establecimiento del modo en que producirán los cambios;
c) disposición de la evaluación de los logros durante cada fase del tratamiento.

2. Preguntar al cliente, ¿qué querría lograr con el tratamiento?

Será de utilidad guiarse por preguntas para ayudar al cliente a identificar lo que
espera lograr con el tratamiento y expresarlo.

1
Ejemplo:
Imagina que ha pasado el tiempo y has llegado al final de la terapia. ¿Qué
estarías haciendo? ¿Cómo hubiese cambiado la situación actual?
¿Qué esperas conseguir como resultado de la terapia? ¿Esperas tomar
una decisión sobre un problema específico? ¿O más bien esperar realizar
cambios en algún aspecto de tu vida que te produce malestar
actualmente?
¿Para qué te gustaría que te sirviera la terapia?
¿Qué te gustaría hacer, pensar, sentir?

3. Identificar metas.
3.1 Meta de Cambio: (ver definición más arriba)

Ejemplo:
El tratamiento se orientará a disminuir el malestar (físico, cognitivo,
motor) relacionado con la emisión de respuestas verbales en
determinadas situaciones.

3.2 Como se mencionó en párrafos anteriores, por lo general el cliente no posee


las competencias necesarias para alcanzar la meta deseada. Será útil realizar
una lista de las competencias necesarias, relacionadas con las metas. Este
ejercicio conducirá a establecer en términos claros y operativos el tipo de
conductas (sea motoras, cognitivas, afectivas, de sensaciones,
interpersonales, etc.) que el cliente debe desarrollar para lograr la meta
deseada.

Se puede hacer una lista de cotejo, con las conductas implicadas en el logro de la
meta y chequear su presencia o no. Siguiendo con el Ejemplo:

Competencias necesarias Presencia Ausencia


Tiene conocimientos referentes a materias de estudio. 
Aplica con éxito técnicas para controlar la activación 
Aplica con éxito técnicas para controlar sus pensamientos 
Maneja su malestar a la hora de responder 
Cuenta con apoyo del entorno 

Tomando en consideración cada una de las competencias que se definieron en el


paso anterior, hacer una lista de comportamientos que sean operativos y por lo
tanto mensurables. La lista incluirá comportamientos manifiestos tales como los
observables a simple vista; y encubiertos, aquellos a los que solo accedemos
mediante el autoinforme del cliente.

2
Ejemplo:
Marcar aquellos que le gustaría hacerlo más y menos a menudo.

C. Manifiestos (motor, observable) / C. Encubiertos (pensamientos, sentimientos)

- Hablar, emitir la respuesta en clase. (M)


- Dejar de temblar. (M)
- Dejar de paralizar mi mandíbula. (M)
- Sentir seguridad al expresar mis ideas. (E)
- Sentirme calmada. (E)
- Dejar de pensar que me van a criticar. (E)
- Dejar de imaginar que alguien me tapa la boca. (E)
- No exigirme que mi respuesta sea perfecta. (E)

3.3 Formular las metas en positivo:

En la lista anterior los términos “dejar” y “no” están subrayados. Tales términos
expresan la meta en sentido negativo, pues establecen, dejar de o no, hacer algo,
pero sin especificar, qué sí, debería hacer en lugar de emitir esas respuestas no
deseadas. La indicación será entonces, expresar las metas en positivo, es decir,
que indiquen qué debería hacer el cliente para exhibir ese nuevo
comportamiento. Será útil aplicar verbos infinitivos que indiquen algún nivel de
cambio.

Ejemplo:
“Dejar de temblar” sería “Controlar mis nervios o activación o malestar
físico”.
“No exigirme…” sería “Permitirme emitir respuestas comunes o
incorrectas”

4. Determinar si la meta pertenece realmente al cliente.


4.1 Desea realmente la cliente cambiar?
Pueden presentarse situaciones en las que el cliente acude a consulta, pero
en su discurso hace referencia continua a los problemas de otras personas
(pareja, hijos, jefe, etc.), y presentan cierta dificultad para centrarse en ellas
mismas, identificar sus dificultades y establecer qué desearía cambiar. En
estos casos, es precisa la escucha activa para considerar los aspectos del
problema que le preocupan al cliente, pero a la vez direccionarlos hacia sí
mismo, explorando la manera en que estos eventos contextuales le están
afectando.

Ejemplo:
Preguntar: L., después de todo lo que conversamos acerca de cuánto te
limita este malestar cuando deseas expresar tus ideas en determinadas

3
situaciones, entiendo que realmente estás interesada en cambiar… (se
espera respuesta)

Consideras que tu problema está causado por otras personas o


circunstancias?
(se espera respuesta).

4.2 Directamente relacionado con este punto, el terapeuta enfrenta el desafío


de establecer, junto con el cliente, a quién corresponde el cambio. Esto
conducirá a determinar que una meta representa el cambio del cliente y no
de otros. El logro de este aspecto será decisivo para proseguir con el
proceso.

Ejemplo:
¿Está la cliente en terapia por ella misma o por alguien más?
Plantear: L., deseo confirmar un aspecto, habías mencionado que ya realizaste
un tratamiento psicológico, si es así, qué hizo que vinieras a esta consulta y
que llegáramos a este punto del proceso? (se espera respuesta)

5. Determinar si la meta es realista.


Las metas son realistas cuando “son factibles, las que pertenecen al ámbito de
control y capacidad del cliente. Las metas realistas implican resultados basados
más en expectativas realistas que en ideas modelos o autodemandas irreales,
irracionales o perfeccionistas.” (Cormier y Cormier, 1994).

En este proceso, el terapeuta debe cuidar que las metas seleccionadas por el
cliente sean desafiantes para motivar su logro, pero alcanzables. En otros
términos metas excesivamente exigentes ni metas infravaloradas, bajas, son
adecuadas para lograr los cambios deseados.

Cormier y Cormier, sugieren algunas preguntas guía:


“¿En qué medida es para ti hacer__________?”
“¿Es razonable esperar un cambio de_______?”
“¿Cómo crees que vas a sentirte después de conseguir esta meta?”
“¿Hasta qué punto se basa esta meta en expectativas realistas?”

6. Identificar las ventajas y desventajas de una meta.

Una vez redactadas las metas según los criterios anteriormente descriptos,
será necesario examinar las ventajas y desventajas que presenta el logro de
cada meta. Se realiza así un análisis beneficio-coste, para conocer si los efectos
positivos tienen mayor peso que los efectos negativos en la consecución de
una meta. Este ejercicio, propicia al cliente tomar decisiones en cuanto a
mantenerse en determinadas metas, pues, puede ocurrir que al confrontarse
con una meta que le reportará mayores pérdidas que ganancias, es el

4
momento de decidir si incluirla o reemplazar por otra más práctica para los
fines.

Construir una tabla de doble entrada facilitará la visualización de las ventajas y


desventajas de cada meta.

Ejemplo:

Metas Ventajas Ventajas a largo Desventajas Desventajas a


inmediatas plazo inmediatas largo plazo
Controlar el Bienestar Dominio de mí No las Idem
malestar misma encuentro
físico
Manejar mis Sensación de Dominio de mí No las Idem
pensamientos control. misma encuentro
Autoafirmación Autosuperación
Ejecutar la Sensación de Bienestar y Autoevaluación Estresarme
decisión de dominio de la autonomía. severa.
expresar una situación.
idea.
Sentirme Bienestar Bienestar No las Idem
segura al emocional personal y encuentro
expresar mis social
ideas

7. Asumir un compromiso.

- Se da en forma verbal o escrita entre el cliente y el terapeuta.


- Implica que: las metas son realistas, van dirigidas al cliente, y sus ventajas
sobrepasan a las desventajas.
- El terapeuta tiene las competencias necesarias para asistir al cliente.
- El contrato va dirigido no al éxito, sino al desarrollo de competencias
personales y recursos de afrontamiento.