Anda di halaman 1dari 13

(Revista "Appollon" - Octubre 1998)

En este artículo Liz Greene detiene su mirada sobre el Sol y Apolo, el


dios Solar. Con un estilo claro y vivaz nos cuenta sobre las principales
funciones míticas de Apolo y su importancia para comprender al Sol
astrológico: cosmocrator ("dueño del mundo"), profeta, el que rompe
maldiciones familiares, sanador, portador de cultura.

"¿Qué es un poeta? Es un hombre con


experiencia religiosa que tiene el don de
comunicar verdades universales a los
hombres. Su poesía puede liberarnos de la
muerte espiritual llevando a quienes le
escuchan hacia una nueva comprensión
de su divino Creador, quien le ha dado
este poder especial. Así pueden sanarse
las almas trastornadas y restaurarse el
vínculo deteriorado con Dios... este es el
fruto y seguramente el propósito de la música y la poesía, regalos
directos de Dios a la humanidad."
Elizabeth Henry. Orfeo y su laúd.

La Mitología y la Astrología han estado al servicio de la percepción


humana del cosmos, ya que ambas son expresiones simbólicas de este.
Desde la época babilónica en adelante, los planetas, las luminarias y
las estrellas fijas, no solo simbolizaron fuerzas o sirvieron como
mediadoras en las relaciones humanas, sino que también se erigieron
como protagonistas de historias que expresan imaginariamente los
modelos arquetípicos inherentes a la vida y a la psiquis humana. El
astrólogo que está dispuesto a explorar las condiciones mitológicas de
los planetas, penetra en una rica fuente de comprensión, ampliando el
espectro de su visión interior y de la comprensión del simbolismo
astrológico. Esto a su vez nos hace mejores astrólogos porque
podemos adentrarnos en el mundo interior de nuestro cliente y
transmitir nuestra interpretación con un lenguaje que toca tanto al
corazón como al intelecto.

Es en la interpretación del Sol astrológico donde la importancia del


mito adquiere mayor fuerza. El Sol ha sido entronizado en la mitología
a lo largo de las épocas y a través de muchas culturas. Las palabras
claves como "autoexpresión", son de gran ayuda. En las imágenes
mitológicas del Sol confluye algo más que lo referente a su energía y
propósito. Dichas imágenes míticas de la naturaleza y el protagonismo
del dios griego Apolo (de cuyo nombre original "Apollon" nos hemos
permitido omitir la "n" final) no podrían ser más perfectas a la hora de
compararlas con el significado del Sol en un horóscopo personal.
Detrás de esta deidad subyacen no solamente las raíces de la cultura
occidental, sino también muchos atributos que posteriormente el
mundo cristiano termina utilizando y asociando con Cristo.

Apolo ha sido denominado "el caballero del Olimpo", el más exquisito


y agraciado entre todos los dioses griegos. Esculturas y frescos lo
retratan habitualmente bello, joven y de escasas vestimentas, luciendo
un cuerpo atlético de proporciones perfectas, tan idealizadas por los
Griegos. Pero los orígenes de Apolo se remontan más allá de la Grecia
clásica, tal como lo atestiguan ciertos restos arqueológicos que indican
el inicio de este culto con anterioridad a la Edad del Bronce. El
surgimiento de este dios está rodeado de muchos misterios, por
empezar el de su nombre mismo, que aún hoy sigue provocando
vehementes discusiones entre los eruditos. Rastreamos sus orígenes
griegos allá por el siglo VIII a.C. y por el siglo V a.C. ya se le asociaba
no solamente con el Sol, sino también con el don de la profecía, la
curación, la ruptura de maldiciones familiares y la inspiración artística
(especialmente de la música y la poesía). Se nos hace difícil
comprenderlo a causa de estas múltiples facetas y al principio puede
que tampoco captemos bien la interrelación de tantos atributos. Pero a
medida que profundizamos en ellos, logramos ampliar nuestro
conocimiento del Sol hasta que ser capaces de desentrañar lo que
realmente significa en un horóscopo.

Apolo, el dador de luz

De la misma manera que en el mundo antiguo se concebía al Sol como


el que daba la luz, a Apolo se lo percibió como el dios que logra
encender la luz interior. "Conócete a ti mismo" era la inscripción a la
entrada de su templo en Delfos, y esto realzaba la importancia que
tenía el dios como símbolo de la conciencia. A este dios no se lo
entendía como al Sol físico que se ve en el cielo; él era el portador del
Sol, el que lo llevaba del Este al Oeste cada día en su carroza de oro.
El Sol físico era lejano e intocable; era "lo Unico", la esencia de la
vida misma, imposible de alcanzar o de comprender acabadamente.

La forma humana de Apolo nos remite a un reflejo de algo que hay en


la psiquis humana -el contenedor o portador de lo inefable. No
sorprende entonces que Pitágoras y Platón apoyaran a Apolo, ya que
el profundo sentido de la Filosofía -el amor por la sabiduría- está
ligado a este proceso de adquirir conciencia con el fin de
reconectarnos con eso que Platón llamó "las realidades eternas". Era
extraordinario su rol de romper maldiciones familiares y asesino de la
oscuridad. Y a él se encomendaban los atormentados por la culpa. En
Mitología, sus conflictos con el submundo ctónico de las deidades
femeninas, tales como Pitón, la serpiente gigante y las terribles
Erinyes o Furias, lo marcaron como el campeón que vence a las
fuerzas del destino y las compulsiones ancestrales. Y aún cuando se
trata del mismo conquistador de estas fuerzas, también las incorpora a
su culto. La Pitón se convierte en uno de sus símbolos más
emblemáticos, tanto por la forma iconográfica de la serpiente
grecorromana, como por la figura de la Pitonisa, la sacerdotisa del
oráculo que se comunicaba con los dioses. Estas deidades-madres
ctónicas eran también veneradas en Delfos a través del ónfalos o
piedra-ombligo, el centro de la Tierra, el preciso lugar donde se
manifestaba la luz del Sol. Podemos observar la imagen del ónfalos,
en algunas monedas acuñadas en Delfos, como representada por un
punto en el centro de un círculo; el círculo era asociado con Apolo por
el halo que se forma alrededor del Sol y se ve a través de los cielos, y
también porque el círculo no entraña ni comienzo ni final y por ende
sugiere la idea de divinidad y de eternidad.

Aunque no haya una documentación cierta que sugiera que el uso de


esta imagen -el punto en medio del círculo- diera posteriormente
origen al glifo astrológico que usamos para designar al Sol, y que se
usara inicialmente en el Renacimiento, es imposible ignorar la
conexión. Cuando interpretamos el Sol en un horóscopo, ¿qué
implicaría este rol del Sol como dador de luz? Primero de todo, nos
sugiere que el símbolo de Apolo describe un centro fundamental de
nuestro interior -el corazón de la identidad- o el sentido de un destino
personal que se alza desde la conciencia de nuestro ser como
individuos y que tiene el poder de desvanecer las compulsiones que
nacen en la infancia y el contexto familiar. La "maldición familiar"
griega es una descripción de los conflictos inconcientes sin resolver
que vienen de generación en generación, eventualmente llegando al
umbral psíquico del "paciente identificado" (tal como se lo conoce en
terapia familiar), quien actúa el peso de esta herencia inconciente a
través de una enfermedad física o psicológica. Cualquiera que haya
experimentado el poder de las compulsiones -ya sea hacia las drogas,
el alcohol, la comida o las conductas autodestructivas- sabrá lo
imposible que es llegar a identificar todo esto de forma razonable y
lograr cierto alivio, sino a través de una prolongada y honesta
exploración de los sentimientos atrapados en el pasado.

El proceso terapéutico se trata, pues, de un proceso apolónico, no por


ser algo intelectual, sino porque apunta al crecimiento de la conciencia
y a iluminar la oscuridad. Aquello que se guarda en lo oscuro no puede
cambiar o crecer. Las terapias no verbales también pueden lograr este
objetivo. Apolo en sí no apunta hacia una escuela de pensamiento
psicológico en particular, en tanto que el proceso sirva para lograr el
sentido del crecimiento interior. En un horóscopo el Sol es, entonces,
una imagen de algo dentro de nosotros que es capaz de formar una
identidad central e indestructible y alrededor de la cual gira el mismo
horóscopo; un ego que puede contener e incluso transformar varios
conflictos y aquellas discrepancias que todo horóscopo suele tener.
Tales conflictos y discrepancias si fueron exacerbados por dificultades
a una edad temprana, sin la menor posibilidad conciente de iluminar
sus orígenes y su naturaleza, pueden dar como resultado un gran
sufrimiento.

Apolo el cosmocrator ("Dueño del


Mundo")

Apolo es también el cosmocrator, el


"Dueño del Mundo", el centro alrededor
del cual gira el sistema Solar. Es así como
a menudo el arte antiguo suele retratarlo
como sosteniendo la rueda del zodíaco, ya
que este es el símbolo de la eclíptica -el
camino aparente que recorre el Sol
alrededor de la Tierra- una forma en sí imaginaria, que refleja un ciclo
de desarrollo y que se percibe con el paso de las estaciones y en los
multifacéticos ciclos de nuestra vida personal. Sería bueno traer a
colación que el zodíaco es un invento griego y que coincide en el
tiempo con el crecimiento del poder del culto de Apolo, que tuvo lugar
en el siglo V a.C. Tanto la Astrología, que hemos heredado de los
griegos, como Apolo mismo, están muy ligados entre sí y ambos
reflejan la misma percepción básica del orden cósmico. El
movimiento sistemático del cosmos depende de la imagen de aquel
Apolo que lleva el propósito y la inteligencia de la luz divina del Sol.
Y es gracias a su forma de razonar que logra mantener a los planetas
en sus órbitas.

Nuevamente nos encontramos con la oportunidad de mejorar mucho


nuestra comprensión respecto de la función Solar en un horóscopo,
dado que ese centro ubica al individuo en el centro mismo de su propia
vida, permitiendo que otros aspectos de la carta natal armonicen entre
sí.
Al movimiento sistemático del cosmos se lo conoce también como "la
música de las esferas" y es aquí donde el dios de la música y
cosmocrator va más allá y logra establecer un patrón fundamental en
la vida que a la vez sea sistemático y hermoso. Cada carta natal debería
ser vista de esta manera, a pesar de todos los demás aspectos nefastos
o planetas en detrimento o en caída que pudiéramos encontrar. Y
quizá, hasta deberíamos decir que depende más de nuestra habilidad
para expresar nuestro Sol, que se destraben aquellos aspectos menos
armónicos más que por la naturaleza de los aspectos planetarios en sí
mismos.

En otras palabras, una cuadratura Marte-Saturno o bien una oposición


Luna-Plutón, puede generar un conflicto, pero es en realidad
destructiva sólo cuando no haya un centro al cual pueda atenerse el
individuo en cuestión y equilibrar así las necesidades de estos
planetas. El Sol es el gran conciliador de los conflictos planetarios
internos, permitiendo que trabajen más a favor que en contra de la
vida. Otra vez es ese sentido del sí mismo, el que unifica toda la carta,
no para ser controlado por él, sino para permitir su expresión y
reflexionar sobre él.

Apolo el artista

Apolo trae consigo a la cultura e inspira creativamente a los humanos


gracias a la intervención de las Musas. Este grupo de figuras
femeninas representa a cada una de las artes. Es interesante
percatarnos de lo que los Griegos consideraban como arte. Calíope, la
Musa de la Música era la principal, atributo que también compartía
con Apolo; de aquí viene la imagen de la lira que suele acompañarlo
en algunas esculturas y frescos antiguos. Urania es la Musa de la
Astrología, que entonces era una combinación de Astrología con la
ciencia que ahora conocemos como Astronomía. Desde esta
perspectiva mitológica, a la Astrología no se la concebía como una
ciencia en el sentido que ahora le damos, sino más bien se la
consideraba como un Arte, por lo que la intervención de la Musa era
más que necesaria para decodificar la sabiduría de estos mensajes. La
Mitología establece que la relación que mantenían las Musas con
Apolo, podía darse en tres categorías: como simples compañeras,
como amantes, o como hijas. Pero lo que está claro, es que cualquiera
que haya sido la relación que mantuvieren entre sí, ellas eran la viva
expresión del poder que emanaba de Apolo para encender la
creatividad humana.

No debería sorprendernos entonces la conexión entre el Sol


astrológico y el área de nuestra creatividad, como concepto de la Casa
V de un horóscopo. El dios provee la inspiración, pero son sus Musas
quienes lo encarnan de forma perceptible actuando como puentes para
unir la imaginación con lo divino. En la soberbia pintura de Apolo y
las Musas, de G. Moreau, se lo muestra enviando a las Musas para que
eduquen e inspiren a la humanidad. (ver imagen opuesta). Así
entendemos a Apolo como educador, una palabra griega cuya raíz
significa "conducir hacia delante". Esta es la idea platónica de la
educación -obtener una respuesta del alma que nos haga recordar que
provenimos de las altas esferas. El arte como camino educativo es
bastante diferente del arte tomado sólo como entretenimiento o como
mensaje político.

La dimensión Solar que adquiere la expresión artística es algo muy


personal, que arranca de muy adentro nuestro y refleja una especial
conexión con la fuente de la vida. No se trata de algo colectivo aunque
podemos decir que cuando logramos crear mediante la inspiración,
suele arribarse al terreno de lo colectivo, siempre y cuando tengamos
la mente lo suficientemente abierta. Pero la fuente de la inspiración no
abreva en lo colectivo, sí en el Sol personal, en la esencia personal. El
arte que comprende al Sol astrológico puede no necesariamente ser
reconocido como arte en si mismo; ya que es posible que se manifieste
en la forma que vivamos nuestra vida. Esta conexión Solar con la
inspiración y como reflejo de la conciencia en la vida de una persona,
nos está sugiriendo que, cualquiera sea el emplazamiento del Sol en la
carta, este es el que nos va a hacer experimentar esa sensación de unión
con lo divino por cualquier medio creativo que elijamos para
expresarnos y que sea el más inspirador de nuestras almas. Así
veremos la conexión entre el Sol y la vocación, ya se trate de una
vocación que sea financieramente remunerativa o bien una tarea a la
que nos aboquemos en nuestras horas de ocio. También nos sugiere
que todos tienen una "vocación" en el sentido más profundo, incluso
si no se trata de algo que implique ganar dinero. Pero a menos que una
persona se abra a la inspiración, no puede dar lugar a su vocación y
mantener con lealtad sus valores y su propia visión.

Apolo el profeta

Comúnmente no asociamos al Sol con una profecía. Sí asociamos


profecía con lo relativo a lo mediúmnico, aunque lo mediúmnico tiene
que ver con borrar los límites del individuo y la capacidad de entrar
en la vastedad del cosmos (o en la vida de otro ser humano) y percibir
lo que allí sucede. Tal como lo dijeran los oráculos de Apolo, la
profecía es algo por completo diferente. A Apolo se lo llamó el dios
de la doble lengua porque sus predicciones dejaban a la gente
totalmente perpleja; pero lo que en verdad allí se decía era algo muy
básico que luego podía interpretarse desde un punto de vista muy
personal (y frecuentemente eso era lo que sucedía). Entonces se decía
que el oráculo había fallado y de aquí es como surgen muchas
situaciones donde el héroe o la heroína hace trampas o bien asume las
predicciones de manera equívoca llegando a resultados desastrosos.

En otras palabras, el mensaje del oráculo no era de contenido psíquico,


pero sí revelaba al instante la pauta sobre la que se apuntalaba la vida
del consultante, o resaltaba con pelos y señales un capítulo específico
en la vida de esa persona. Estamos hablando de lo que solemos
calificar como destino, pero en un sentido menos compulsivo del
término. Las profecías de Apolo están absolutamente emparentadas
con el Sol astrológico. Cuando vislumbramos un diseño interior de
nuestro destino, nuestra vida cobra sentido y tenemos un motivo para
vivir, y podemos tomar conciencia de ello, si miramos en una carta
natal el emplazamiento del Sol por casa, signo y aspecto.
Aquí está nuestro futuro, la persona en que potencialmente somos
capaces de convertirnos, la persona que tanto deseamos y necesitamos
ser, si es que tenemos como objetivo de vida algo más que comer,
reproducirnos y morir. Sin embargo, podemos malinterpretar esa luz
que aporta la interpretación del Sol, dependiendo mucho de nuestra
edad, circunstancias, conflictos y necesidades emocionales.

Pero de cierto modo sabemos que la historia central del destino


personal está en algún lugar de nuestro interior, y ésta es quizá la razón
por la cual el Sol está tan estrechamente relacionado con la vocación,
con nuestro "llamado", o, como dice Howard Sasportas "un llamado
del yo interior". Profecía como destello del destino y destino
encarnado en vocación, son las características que quizá reflejan los
más profundos vínculos de Apolo con el Sol astrológico. Es
importante señalar que la predicción del oráculo era provista por una
Pitonisa, lo que significa que no podemos escuchar la sabiduría
directamente del Sol, sino a través de nuestros sentimientos, cuerpo e
imaginación. De no mediar este portavoz, el conocimiento de Apolo
sería inaccesible. Pero a menos que busquemos enérgicamente la
sabiduría de Apolo, la Pitonisa quedará muda.

También podemos observar la pertinencia de la Astrología con Apolo


en el sentido de que como astrólogos buscamos encontrar aquel
esquema que sea la historia central de la vida de una persona. De
hecho, la carta natal es un oráculo, aunque no en el sentido predictivo
-si bien esta área es inherente a la Astrología desde siempre- sino para
comprobar que ese esquema básico existe y que eso es lo que
constituye nuestro destino. Se trata de algo más interno que externo,
por eso la Astrología hace tanto hincapié en este concepto, aún cuando
las circunstancias de la vida tiendan a reflejar y personificar la historia
interna. Tal como sucedía en el oráculo de Apolo, las configuraciones
de la carta natal pueden ser malinterpretadas tanto por el astrólogo
como por el cliente, porque uno carece de la perspectiva para ver el
panorama completo y generalmente tiene una fijación en lo inmediato
o con una preocupación en particular.

Apolo el Sanador

El papel que desempeñara Apolo como médico-sanador condujo al


nacimiento de muchos Asclepios o centros de sanación en todo el
mundo antiguo. Según cuentan, Asclepios era hijo de Apolo, una
forma personificada del dios en carne humana, y en todos estos lugares
sagrados de curación siempre se asociaba la figura de Asclepios con
su divino padre. Todavía sigue siendo un misterio, qué tipo de
medicina se practicaba en estos centros curativos, pero sabemos por
ejemplo que la música cumplía un papel terapéutico muy importante,
tanto como lo hacían la guía e inspiración que se aprendía de los
sueños. Por lo tanto tomamos al Sol como un sanador interior y sería
importante para nosotros, como astrólogos, entender precisamente qué
significa todo esto a nivel psicológico. Lo que se entiende por
enfermedad según el concepto de Apolo, era aquello que se apagaba,
que se quedaba sin la luz del Sol. Los griegos entendían la enfermedad
como algo que sucedía tanto a nivel psíquico como físico y la forma
de restablecer la armonía con el alma, residía en trabajar con la música
y con los mensajes de los sueños. En otras palabras, algo que
actualmente denominaríamos: una conexión con el inconciente. Hoy
en día, muchos de nosotros, olvidamos lo profundo que puede
afectarnos la música y de qué manera puede, no sólo armonizarnos,
sino también desarmonizarnos. La música se ha convertido
actualmente en algo tan político como cultural y corremos el peligro
de perder de vista su función educativa y como fuente de inspiración.

La música es el instrumento principal que utiliza Apolo el sanador, y


se sabía que esa música reflejaba la música de las Esferas -la armonía
cósmica. Así se entiende a la enfermedad como un estado inarmónico
del alma, una ruptura de la conexión humana con el orden cósmico
mayor, por ende, lo que hace la curación es restaurar la armonía
interior y reconectarnos con la fuente. En un horóscopo, la voluntad
de vivir está profundamente ligada con el Sol, y la voluntad de vivir
tiene que ver con la búsqueda del significado y a su vez este es el
sentimiento de estar conectado con algo más grande que uno mismo.
El Sol nos da esa sensación de ser como una vasija que contiene algo
más grande, algo superior, y si logramos armonizar con ello,
encontramos el significado de la vida, incluso en aquellas
circunstancias que se nos presentan como trágicas o de pérdida. Bien
sabe todo médico que sin la voluntad de vivir, el paciente se muere, a
pesar de la eficacia con que se pretenda curar al cuerpo físico. En el
mundo antiguo el Sol era Hyleg, el que daba la vida, y perder esa
conexión significaba la pérdida de la voluntad de vivir.

Lo que sugieren estas antiguas metáforas por armonía, no se aplica al


sentido ordinario del término armonía que entendemos hoy por hoy;
no existe ninguna carta natal exenta de conflictos como tampoco lo
está ninguna vida humana. Pero la gracia reside en ese sentido de
alineación que puede darnos el Sol en un horóscopo y esa alineación
con respecto a un modelo superior -un sentimiento del destino
personal y el propósito de vida- puede elevar nuestro entendimiento al
concepto de curación que rige Apolo. El proceso de la psicoterapia es
hoy un escenario más que evidente donde podemos reconectarnos con
ese sentido de lo que tenemos que ser, liberados de toda presión y
expectativas del contexto familiar y del inconsciente colectivo. Existe
otro territorio donde esta reconexión puede manifestarse y se trata del
terreno artístico, siempre y cuando esté exento de tintes políticos y
lejos de las banales gratificaciones del entretenimiento. Pero tal
perspectiva tal vez sea incorrecta en estos días, ya que la palabra
"elitista" siempre está a flor de labios en quienes no tienen la menor
intención de lograr esa conexión que el Sol nos pide que hagamos. Ser
una persona significa estar solo y estar en grupo al mismo tiempo, tal
como lo es el Dios-Sol per se.

Cuando el Sol no brilla

Depresión, pérdida de la voluntad de vivir,


sentirse dominado por compulsiones
internas, excesiva dependencia de los
demás, identificarse con los resultados
colectivos en el aspecto de no ser
auténticos, a menos que existan otros para
servirnos como espejos -son todas las
experiencias que pueden sobrevenir si no
nos atenemos a expresar nuestro Sol natal.
Y expresar nuestro Sol significa hacer lugar
en nuestra vida a los valores y necesidades
del signo Solar, involucrándonos
enérgicamente en la esfera de vida
representada por su casa natal y honrando
las necesidades de los planetas que lo
aspectan. Cuando nos alejamos de las funciones simbolizadas por el
mítico Apolo, lo que experimentamos es pasividad, debilidad,
insignificancia y falta de confianza.

Necesitamos de otros para afirmarnos constantemente, y tenemos


miedo de tener cualquier sentimiento que sea individual u opinión que
nos pueda aislar del grupo que nos rodea. En la carta natal no hay
ningún planeta que esté totalmente completo y hasta el Sol puede estar
sobre enfatizado a costa de necesidades instintivas o a expensas de
otros; Apolo no es el único dios. Los astrólogos se han topado alguna
vez con un cliente que no despliega nada de su Sol natal y no puede
reconocer ninguno de sus atributos en su temperamento. ¿Por qué esto
es así? La incapacidad o falta de voluntad para construir un ego lo
suficientemente fuerte se debe a varios factores. El primero de ellos es
el efecto de nuestro entorno primitivo, que a pesar de las otras
fortalezas internas que tengamos, puede ser muy destructivo y anular
en una sofocante oscuridad a nuestro Sol e impedirle brillar. El
desgaste sistemático del sentido de sí mismo de un niño puede ser
parte de esto. Aquellos padres que a su vez no pudieron conectarse con
la luz de Apolo, pueden sentirse resentidos al verlo refulgir en sus
hijos y tratar de convencerlos que lo que importa es la familia, no el
individuo. Las presiones colectivas también contribuyen,
especialmente las provenientes de sociedades donde la expresión
individual es equivalente a un acto criminal, tal como lo era para el
antiguo régimen de la vieja Unión Soviética. Pero también es dable
cuestionarnos si un medio ambiente destructivo puede desbaratar
completamente la luz del Sol, si la persona por sí misma no se
encuentra de cierta manera atrapada en un conflicto interno. Para
comprender esto necesitamos mirar los aspectos solares en la carta
natal y también cómo está ese emplazamiento solar en relación al
balance de los demás elementos.

Una carta donde falte el elemento fuego, puede sugerirnos que a la


persona se le dificulta tener confianza en la inspiración del Sol y se
puede ver a si misma como alguien para nada creativo o destinado a
servir a aquellos que sí lo son. Esto genera un conflicto interno y que
podría ser evitado si detectamos y vemos en la carta esos deseos
exigentes de seguridad o esa extrema dependencia del pensamiento
ajeno. Un niño con semejante balance en su carta, nacido en el seno
de una familia que le diera mucha importancia a la responsabilidad
hacia los otros, puede rápidamente adoptar el rol de guardián y
experimentar temor de su propia expresión, entendiendo a la misma
como un instrumento de soledad y enajenación de la familia. Aspectos
desafiantes hacia el Sol provenientes de planetas como Saturno y
Quirón también pueden reflejar un conflicto interno, una profunda
deuda con nuestro propio valer como individuos y que no nos hace
confiar en la luz del Sol. El Sol puede estar bloqueado o existir una
penosa sobre compensación que no ofrece ningún alivio real.

Tales aspectos hacia el Sol también podrían estar reflejando asuntos


relacionados con el padre, quien a su vez pudo estar herido o
inhabilitado para expresar su propia visión individual o haber actuado
como una figura muy crítica, indiferente o desinteresada como para
alentar el desarrollo del sentido de sí mismo en su hijo.
Independientemente de que haya aspectos difíciles al Sol, este puede
en verdad lograr su expresión, pero debe haber un compromiso entre
la visión y la realidad de los propios límites. Los aspectos difíciles del
Sol hacia los planetas exteriores también sugieren un profundo
conflicto entre nuestra imparcialidad y la lealtad hacia lo colectivo y
nuestra propia necesidad de brillar como individuos.

Tal conflicto también requiere de un compromiso -un vehículo a través


del cual podamos expresar nuestra propia identidad y valores
sirviendo también al colectivo al cual representamos. Aquí todo
depende del equilibrio, o como bien decía la inscripción de Delfos:
"Nada en exceso". Los emplazamientos de las casas también nos
señalan un conflicto interno entre la expresión propia y los factores
colectivos; el Sol en casa VIII, XI o XII, puede estar sugiriendo, tal
como lo hace en sus aspectos a los planetas exteriores, una profunda
apertura hacia la psiquis colectiva y la necesidad de encontrar un
medio a través del cual podamos expresar nuestra visión individual
como contribución a ese factor colectivo. El Sol en Casa IV ó X, puede
reflejar una poderosa unión con alguno de los padres, lo que dificulta
la transmisión de la luz del Sol a nuestro propio ser; más bien seríamos
como una especie de vasija donde el padre vierte lo que él no pudo
vivir. En la carta natal aparecen muchas otras formas en que se expresa
el conflicto interno, quizá exacerbado desde el primitivo medio
ambiente y que termina con la pérdida de la luz solar.

Entonces sucede que tenemos que trabajar muy duro para encontrar y
expresar esta luz. No tenemos que pensar que el tener un Sol bien
aspectado en el signo en que está dignificado o exaltado, significa que
no vayamos a tener problemas en la vida, hasta un muy buen Sol
podría ser algo demasiado bueno y hasta para aquellos que tienen un
Apolo próspero, la pérdida del contacto lunar puede presentarles un
tipo de desconexión totalmente diferente pero igualmente dolorosa.
Pero si recordamos el símbolo del dios Sol como cosmocrator, la
pérdida de su luz es equivalente a perder el sentido del propio
significado como individuo y ninguna realización emocional absoluta
de la luna puede compensarlo. Podemos encontrar una razón para
seguir viviendo aún si nos quedamos solos. Pero si no tenemos
ninguna razón para vivir, entonces intentaremos vivir a través de los
otros, y cuando ellos nos desilusionen o se rehusen permitirnos
continuar con esta conducta, entonces deberemos arreglárnoslas con
esa falta de voluntad para vivir que en los tiempos antiguos solamente
se curaba con la intermediación de Apolo.

El precio que debemos pagar

La Mitología de Apolo nos dice que hay un precio que pagar si


decidimos desarrollar nuestro Sol y definirnos como personas. Apolo
es un dios que se yergue solo, no está casado y a menudo fue rechazado
por amantes, y también tuvo mala suerte con sus hijos, ya que todos
terminaron sus vidas violentamente. Orfeo terminó destrozado en
pedazos por las Ménades; a Asclepios lo golpeó el rayo de Zeus;
Faetonte se estrelló con la carroza solar y fue consumido por las
llamas. A Apolo lo amaron tanto los humanos como los dioses, pero
no tenía familia y no estableció dinastía alguna. No obstante esta
imagen no debe ser tomada en sentido literal, porque permitirnos
expresar nuestro Sol no significa de ninguna manera que se nos negará
el derecho a tener una familia o a entablar buenas relaciones con otros
seres humanos. Si elegimos erigirnos como individuos tendremos que
sacrificar el lujo de vivir a través de otras personas, y en especial de
nuestros padres e hijos, una experiencia que ellos podrían sufrir como
una dominación extrema. De esta forma Apolo se traduce como la
imagen de algo en nuestro interior que está solo y se auto sostiene y
que puede brillar solamente si estamos dispuestos a separarnos de los
demás, lo suficiente como para afirmar nuestro propio centro y
sentido.

El precio de disfrutar la luz del Sol es en cierta medida la soledad,


aunque esto no signifique literalmente falta de compañía. Pero por
dentro uno no puede jamás sucumbir a ese estado interior de fusión
inconciente que existe cuando el ego nunca llegó a formarse del todo.
Algún conflicto con la familia o con la comunidad es inevitable. Sin
embargo, la antigua asociación astrológica del Sol con el corazón y el
amor, nos sugiere que eso que comúnmente denominamos amor puede
en verdad ser un estado psíquico de fusión y dependencia, e inclusive
puede que eso nos impida amar verdaderamente a otro como alguien
separado de nosotros y digno de respeto, porque nosotros mismos no
nos hemos delimitado como individuos. Por supuesto Apolo es
solamente uno de una familia de dioses y el Sol es solamente uno de
una familia de planetas dentro de la carta natal. No podemos estar
completamente solos, ya que formamos parte de un sistema más
grande y no sería para nada sabio olvidarnos de nuestros antecedentes
y participación en la comunidad en la cual vivimos, nos movemos y
somos.

No es sorprendente que nos rehusemos a pagar este precio, a pesar de


la infelicidad que experimentemos por no vivenciar su luz. El miedo a
la soledad es el gran enemigo de la luz solar así como lo es el miedo a
la envidia, puesto que la envidia que otros sienten nos lastima
profundamente cuando en realidad necesitamos ser amados y
aceptados. Si estamos demasiado inseguros de nosotros mismos como
para arriesgarnos a que otros nos desaprueben, no seremos capaces de
expresar satisfactoriamente nuestro Sol. Si nos preocupa el hecho de
que otros se resientan por lo que hacemos o por que seamos algo
"especial", entonces nos ocuparemos de asegurarnos de ser ordinarios
y luego atacaremos e intentaremos destruir a los que se atrevan a
expresar su propio Sol, porque por dentro nos devorará la envidia. Este
dilema arquetípico puede observarse no sólo en los mitos, sino
también en la historia, a través del lugar que ocupa el artista en la
sociedad. Se lo reconoce como a alguien especial y envuelto en un
halo glamoroso, así como también suele atacárselo e incluso llega a
ser destruido por la misma gente que lo representa. No se trata de
ningún asunto político, pero sí de una situación arquetípica, aunque a
lo largo de los siglos se nos haya presentado como coyunturas
políticas. Platón podría ser un muy buen ejemplo: él era el más grande
seguidor de Apolo, a quien sacaron de Siracusa y casi asesinan cuando
intentaba restringir las representaciones teatrales a figuras educativas
y no a meros entretenedores. De igual manera, la Historia y la
Mitología nos dan muchos ejemplos de cuán amenazante puede
resultar ser la luz del Sol y no solamente por lo que es en sí misma,
sino cuando adquiere formas dominantes y expresadas mediante la
tiranía.

Para cada persona, este conflicto arquetípico es importante por cuanto


hace a la creatividad personal, estamos hablando en verdad de la
definición del individuo como esencia, diferente de cualquier otro ser,
que tiene su propio destino y una contribución que hacer a la vida. Y
porque la Astrología en su totalidad se encuentra gobernada por
Apolo, a través de su rol como cosmocrator y a través de Urania, su
inspiradora musa, nosotros como astrólogos debemos asumir ese
mismo llamado y encarnarnos como el Sol cuando interpretamos la
carta de un cliente, para lograr encender su propia luz y esclarecer las
razones por las cuales puede no estar brillando en la actualidad y el
precio que deberá pagar para hacerlo.