Anda di halaman 1dari 7

Capas de la Tierra

Ahora que ya conocemos las capas de la atmósfera, le toca el turno a las capas de la tierra. Desde
la antigüedad siempre se ha querido dar explicación a lo que tenemos por debajo de la corteza
terrestre. ¿De dónde provienen los minerales? ¿Cuántos tipos de rocas existen? ¿Qué capas
tiene nuestro planeta? Son muchas las incógnitas que se han generado a lo largo de la historia y
de la que se quiere tener conocimiento.

La parte de la Geología que estudia la estructura y las distintas capas de la Tierra es la


Geodinámica Interna. Nuestro planeta está formado por varios tipos de elementos que hacen
posible la vida en la Tierra. Estos tres elementos son: Los sólidos, líquidos y gaseosos. Estos
elementos se encuentran en las distintas capas de la Tierra.

Ahora que ya conocemos las capas de la atmósfera, le toca el turno a las capas de la tierra. Desde
la antigüedad siempre se ha querido dar explicación a lo que tenemos por debajo de la corteza
terrestre. ¿De dónde provienen los minerales? ¿Cuántos tipos de rocas existen? ¿Qué capas
tiene nuestro planeta? Son muchas las incógnitas que se han generado a lo largo de la historia y
de la que se quiere tener conocimiento.

La parte de la Geología que estudia la estructura y las distintas capas de la Tierra es la


Geodinámica Interna. Nuestro planeta está formado por varios tipos de elementos que hacen
posible la vida en la Tierra. Estos tres elementos son: Los sólidos, líquidos y gaseosos. Estos
elementos se encuentran en las distintas capas de la Tierra.

Hay muchas formas de clasificar las capas de la Tierra. En un tipo de clasificación se les
denominan esferas. Entre ellas se encuentra la atmósfera, la hidrosfera y la geosfera. Es la
geosfera la que recoge toda la estructura y las distintas capas internas que posee nuestro
planeta. Las capas se dividen en dos: Las externas y las internas. En nuestro caso, nos vamos a
centrar en las capas internas de la Tierra, es decir, la superficie terrestre será el principio.

Las capas de la Tierra

Para comenzar a describir las capas de la Tierra, debemos de hacer dos diferenciaciones. Primero
se establece el criterio de la composición química de las distintas capas de la Tierra. Atendiendo
a la composición química, nos encontramos con la corteza, el manto y el núcleo terrestre. Es es
el llamado Modelo estático. El otro criterio es atendiendo a las propiedades físicas de dichas
capas o también llamado modelo de comportamiento mecánico. Entre ellas, nos encontramos
con la litosfera, astenosfera, mesosfera y endosfera.

Pero, ¿cómo sabemos dónde empieza o termina una capa? Los científicos han hallado distintos
métodos para conocer el tipo de material y la diferenciación de las capas mediante las
discontinuidades. Estas discontinuidades son zonas de las capas internas de la Tierra donde
cambia bruscamente el tipo de material del que se compone la capa, es decir, su composición
química, o bien el estado en el que se encuentran los elementos (de sólido a líquido).

Primero, vamos a empezar a clasificar las capas de la tierra desde el modelo químico, es decir,
las capas de la Tierra serán: Corteza, manto y núcleo.

La corteza terrestre

La corteza terrestre es la capa más superficial de la Tierra. Tiene una densidad media de 3 gr/cm3
y solamente contiene el 1,6% de todo el volumen terrestre. La corteza terrestre se divide en dos
grandes zonas bien diferenciadas: La corteza continental y la corteza oceánica.

La corteza continental

La corteza continental posee mayor espesor y una estructura más compleja. También es la
corteza más antigua. Representa el 40% de la superficie de la Tierra. Está formada de una capa
delgada de rocas sedimentarias entre las que destacan las arcillas, las areniscas y las calizas.
También tienen rocas ígneas plutónicas ricas en sílice similares al granito. Como curiosidad, en
las rocas de la corteza continental es donde se han quedado grabados gran parte de los
acontecimientos geológicos que han ocurrido a lo largo de la historia de la Tierra. Esto se puede
saber ya que las rocas han sufrido muchos cambios físicos y químicos a lo largo de la historia.
Por ejemplo, esto se pone de manifiesto en las cordilleras donde podemos encontrar rocas de
gran antigüedad que pueden alcanzar hasta los 3.500 millones de años.
La corteza oceánica

Por otro lado, tenemos la corteza oceánica. Posee un menor espesor y una estructura más
simple. Está formada por dos capas: una capa muy delgada de sedimentos y otra capa con
basaltos (son rocas ígneas volcánicas). Esta corteza es más joven debido a que se ha podido
comprobar que los basaltos se están formando y destruyendo continuamente, por lo que las
rocas de la corteza oceánica tienen una antigüedad que no superan los 200 millones de años.

En el final de la corteza terrestre se encuentra la discontinuidad de Mohorovicic (Moho). Esta


discontinuidad es la que separa la corteza terrestre del manto. Se encuentra a unos 50 km de
profundidad.

El manto terrestre

El manto terrestre es una de las partes de la Tierra que se extiende desde la base de la corteza
hasta el núcleo externo. Comienza justo después de la discontinuidad de Moho y es la capa más
grande de toda la Tierra. Se trata del 82% de todo el volumen terrestre y un 69% de toda su
masa. En el manto se pueden distinguir, a su vez, dos capas separadas por la discontinuidad
secundaria de Repetti. Esta discontinuidad se encuentra a unos 800 km de profundidad y es la
que separa el manto superior del inferior.

En el manto superior nos encontramos con la “Capa D”. Esta capa está situada más o menos a
200 km de profundidad y se caracteriza por un 5% o 10% de ella está parcialmente fundida. Esto
origina que el calor pueda ascender del núcleo de la tierra a lo largo del manto. Al ascender el
calor, las rocas del manto adquieren una mayor temperatura y a veces, pueden llegar a ascender
hasta la superficie y formar volcanes. Estos son los llamados “puntos calientes”
La composición del manto se puede conocer por estas pruebas:

 Meteoritos de dos tipos: Los primeros están formados por peridotitas y por hierros.
 Rocas existentes en la superficie terrestre procedente del manto que son sacadas al
exterior debido a los movimientos tectónicos.
 Chimeneas volcánicas: Son orificios circulares de gran profundidad por los que ascendió
el magma y los ha revelado. Puede tener una longitud de 200 km.
 Pruebas que acortan las ondas sísmica cuando atraviesan el manto que pone de
manifiesto que existe un cambio de fases. Un cambio de fase consiste en las
modificaciones en la estructura de los minerales.

Al final del manto terrestre nos encontramos con la discontinuidad de Gutenberg. Esta
discontinuidad separa el manto del núcleo terrestre y está situada a unos 2.900 km de
profundidad.
El núcleo terrestre

En núcleo terrestre es la zona más interna de la Tierra. Se extiende desde la discontinuidad de


Gutenberg hasta el centro de la Tierra. Es una esfera que tiene un radio de 3.486 km, por lo que
tiene un volumen del 16% del total de la Tierra. Su masa es del 31% del total terrestre debido a
que está formada por materiales muy densos.

En el núcleo se genera el campo magnético terrestre debido a las corrientes de convección del
núcleo externo que está fundido alrededor del núcleo interno, que es sólido. Posee unas
temperaturas muy elevadas que rondan los 5000-6000 grados centígrados y presiones
equivalentes a de uno a tres millones de atmósfera.

El núcleo de la Tierra se divide en núcleo interno y externo y la diferencia viene dada por la
discontinuidad secundaria de Wiechert. El núcleo externo comprende desde los 2.900 km de
profundidad hasta los 5.100 km y se encuentra en estado fundido. Por otro lado, el núcleo
interno se extiende desde los 5.100 km de profundidad hasta el centro de la Tierra a unos 6.000
km y es sólido.
El núcleo terrestre está formado principalmente por hierro, con un 5-10% de níquel y menor
proporción de azufre, silicio y oxígeno. Las pruebas que ayudan a conocer el conocimiento de la
composición del núcleo son:

 Materiales muy densos, como por ejemplo. Debido a su alta densidad se quedan en el
núcleo interno de la Tierra.
 Meteoritos férricos.
 Escasez de hierro en el exterior de la corteza terrestre, que nos dice que tiene que estar
el hierro concentrado en el interior.
 Con el hierro en el interior del núcleo se forma el campo magnético terrestre.

Esta clasificación ha sido desde un modelo en el que se tiene en cuenta la composición química
de las distintas partes de la Tierra y los elementos que componen las capas de la Tierra. Ahora
conoceremos la división de las capas de la Tierra desde el modelo de un punto de vista de su
comportamiento mecánico, es decir, desde sus propiedades físicas de los materiales que la
componen.

Partes de la tierra según el modelo mecánico


En este modelo, las capas de la Tierra se dividen en: Litosfera, astenosfera, mesosfera
y endosfera.

Litosfera

Es una capa rígida que tiene unos 100 km de espesor que comprende desde la corteza
y la capa más del manto superior. Esta capa rígida a la capa litosférica que envuelve a
la Tierra.

Astenosfera

Es una capa plástica que corresponde a la mayor parte del manto superior. En ella
existe corrientes de convección y está en continuo movimiento. Tiene gran
importancia en la tectónica. Este movimiento se origina por convección, es decir,
cambios en la densidad de los materiales.

Mesosfera

Se encuentra a unas profundidades de 660 km y 2.900 km. Forma parte del manto
inferior y parte del núcleo externo de la Tierra. Su final viene dado por la
discontinuidad secundaria de Wiechert.

Endosfera

Comprende el núcleo interno de la Tierra descrito anteriormente.


Como podéis ver, los científicos han estado estudiando mediante diversas pruebas y evidencias
el interior de la Tierra para poder conocer cada vez más sobre el planeta en el que vivimos. Para
hacer una comparación de lo poco que conocemos del interior de nuestro planeta, sólo tenemos
que visualizar la Tierra como si fuera una manzana. Pues bien, con todo lo que hemos avanzado
tecnológicamente, el sondeo más profundo que se ha logrado ha sido unos 12 km de
profundidad. Comparando el planeta con una manzana, es como si sólo hubiéramos pelado la
final piel de toda la manzana completa, donde las semillas del centro equivaldrían al núcleo
terrestre.