Anda di halaman 1dari 20

SOLUCIONES ADAPTADAS AL RD 1290/2012.

DETECCIÓN, MEDICIÓN Y REGISTRO DE ALIVIOS


RETENCIÓN DE CONTAMINANTES

Marzo de 2017
INTRODUCCIÓN

El RD 1290/2012 exige 1) detección, medición y registro de los eventos de


alivio y 2) retención de la mayor cantidad de contaminación posible previa al
alivio.

En el presente Documento se trata de recoger las posibles soluciones para


cumplir con ambos requerimientos; en el primer apartado se habla únicamente
del punto 1) que se puede hacer con los datalogger solicitados y en el apartado
2) se presentan los posibles equipamientos para la retención de los
contaminantes; cuya elección no sólo depende de las preferencias del cliente
final sino también de los datos del proyecto en cuestión, principalmente el
caudal máximo de alivio (sobre todo en los aliviaderos ya existentes y que no
cumplen con la norma básica de q=300l/s*m para la aplicación de la simple
pantalla deflectora anti-flotantes).

Además, como se verá en el apartado 2, algunos de los equipamientos son


capaces de medir los caudales de alivio por sí mismos y otros representan la
única solución en aliviaderos existentes con ‘q’ mucho mayor que 300l/s·m o
que tienen el muro de alivio irregular o no nivelado y por tanto donde la medida
de la altura que realiza el sensor ultrasónico no es reflejo del caudal de alivio.

APARTADO 1

DATALOGGER AUTÓNOMO PARA LA DETECCIÓN, MEDICIÓN DE LA


DURACIÓN Y REGISTRO DEL NÚMERO DE ALIVIOS

Recolector de información marca Clean Water–Microcom, modelo CWi-Nemos


N200 con sensor capacitivo F100 para la adquisición de datos con
comunicación vía GPRS.

Cuenta con un grado de protección IP 68, funciona


con una batería de litio de alta capacidad y tiene
muy bajo consumo gracias a la utilización de la
sonda capacitiva que lo activa/desactiva.
Es ideal para la detección de alivios así como para
la medición del tiempo de los mismos y registro de
los datos para enviarlos posteriormente a un
servidor.

Los datos recolectados se pueden enviar con la


frecuencia deseada o cuando ocurra un evento
particular, así como las alarmas configuradas que
son completamente configurables y personalizadas
(correo electrónico, SMS, llamadas…).
El datalogger es fácilmente configurable mediante un software gratuito de
configuración sencilla e intuitiva y se puede hacer de manera local mediante
cable usb o en remoto vía GSM.

Nuestra solución de software incluye el


scada Zeus, Apps pps de visualización de
datos para Android e iOS, configurador de
equipos, API para desarrolladores, editor
de sinópticos... y todo de manera gratuita.
gratuita

Apostamos por el software amigable,


sencillo de usar, enfocado a lo que se va
a usar, sin renunciar a la potencia. Con
nuestra solución puedede graficar, exportar
datos, recibir alarmas a su smartphone
mediante notificaciones push, representar sus instalaciones mediante
sinópticos, donde podrá ver sus depósitos, bombas, calderas, toda su
instalación y ver su estado actual de forma remota, tanto vía web como con las
aplicaciones para Android e iOS,
iOS y la aplicación ZeusClient para Windows.
Windows

Incluye así mismo OPC/API para la integración de datos e interacción con los
equipos mediante software externo.

La instalación, configuración y puesta en marcha es muy sencilla. El equipo


viene con soporte para la pared y tornillería para su instalación. Así mismo
viene con la documentación necesaria para su cableado así como para la
configuración del software. No obstante nosotros proporcionaremos
proporcionaremo soporte en
la puesta en marcha y configuración.

La apertura para el cambio de pila y acceso a la SIM se realiza de manera


sencilla mediante una llave tipo allen, únicamente hay que seguir la
instrucciones
es incluidas para evitar daños.
El equipo viene con una antena incluida y que resulta suficiente en las
estructuras con cobertura en un móvil, no obstante, si hubiera problemas de
cobertura del data-logger existe la posibilidad de adquisición de antenas que se
colocan en la tapa de registro para mayor recepción (ver foto superior derecha),
incluso también de antenas externas.

El sensor capacitivo F100 es un sensor sumergible que utiliza la tecnología


capacitiva para la detección de la presencia de agua. Su diseño lo hace ideal
para la operación en instalaciones de aguas residuales donde la presencia de
trapos u otros sólidos requieren de una solución fiable sin partes móviles.
DATALOGGER AUTÓNOMO PARA LA DETECCIÓN, MEDICIÓN DE LA
DURACIÓN Y REGISTRO DEL NÚMERO DE ALIVIOS CON SISTEMA DE
MEDICIÓN Y ESTIMACIÓN DEL CAUDAL DE ALIVIO

El equipo descrito en el punto anterior viene preparado para poder incorporarle


el sensor de nivel Y100, un sensor de nivel para la medida de la altura de la
columna de agua.
Destaca por su alta resolución de 1mm, precisión de un 1% y bajo consumo.

El sensor está disponible en dos


versiones Y105 en rango de 0,3 a 5m
e Y110 en rango de 0,5 a 10m. Y
cuenta con un grado de protección IP
68.

El sensor Y100 ha sido especialmente


diseñado para la cuantificación del
caudal de alivio en aliviaderos y
tanques de tormenta. Requiere únicamente de 5V y ofrece medidas precisas en
menos de 0,5 segundos obteniendo enormes ventajas en términos de consumo
energético y autonomía del sistema.

El sensor se conectará al data-logger N200 junto con la sonda capacitiva. La


configuración recomendada del sistema hace que cuando la sonda capacitiva
detecte un alivio se active el sensor de nivel hasta ahora “dormido” y realice las
medidas de nivel con la frecuencia indicada.
Por supuesto todo esto es fácilmente configurable por el usuario final.
Un cálculo conservador arroja una autonomía de más de 6 años tomando 200
medidas de nivel diarias con el sensor de ultrasonidos y transmitiendo los datos
registrado una vez al día. Este cálculo es con la batería sencilla, no obstante
existe una batería doble, con la que podemos multiplicar por dos el tiempo de
autonomía.

Dentro del software de configuración del N200 se configurará el sensor de


ultrasonidos para determinar el cálculo del caudal aliviado a partir del nivel del
agua en la estructura.
Para su instalación incluye unos soportes, válidos tanto para su colocación en
el techo o en la pared según conveniencia de la estructura.

Ventajas

- Excelente relación coste/prestaciones


- 5 años de garantía
- Gran autonomía: el doble de duración de la batería que ningún otro
datalogger del mercado, gracias a que una batería es un pack de 2 pilas.
Además, el datalogger tiene espacio para poder instalar dos baterías
(dos packs de 4 pilas, significa 4 veces la capacidad de cualquier otro
datalogger del mercado) por ejemplo si es un lugar imprescindible de no
perder datos o de muchas tomas de datos.
- Grado de protección IP68 (se adjunta certificado en un PDF en la misma
carpeta del CD).
- Flexibilidad: permite instalar un sistema solo con la sonda capacitiva
(detección y registro de los alivios) e instalar el sensor de ultrasonidos
más adelante (medición del Caudal de alivio), sin necesidad de cambios
- Software gratuito y acceso a la plataforma Zeus para visualización de los
registros y estado actual
- OPC UA: posibilidad de integrar los datos de nuestro equipo en SCADA
externos mediante el estándar industrial OPC
- Aplicaciones para visualización desde el móvil y recepción de alarmas
con sistema Android e iOS
- Sonda capacitiva de bajo consumo, muy robusta y estanca
- Profundidad del histórico mayor de 40.000 registros

Referencias

Como referencia destacable, varias de las empresas gestoras más importantes


del país llevan la gestión de dataloggers similares de Microcom –serie LC- en
estructuras de CADASA en Asturias. Se trata del modelo no autónomo, que va
instalado en un carril DIN dentro de un cuadro eléctrico y que precisa de
energía externa.

El datalogger Nemos N200 se ideó posteriormente para cumplir con la


aplicación perseguida por el RD1290/2012; partiendo de la funcional serie LC e
introduciéndolo en una carcasa con grado de protección IP-68, activado por
una sonda capacitiva de bajo consumo que detecta el comienzo del evento de
alivio y con la posibilidad de medir el caudal aliviado por medio de una sonda
ultrasónica, también de bajo consumo.
APARTADO 2

Antes de ver los equipamientos para la retención de contaminantes, queremos


presentar una solución muy útil para los aliviaderos existentes que tengan un
muro de hormigón que no esté nivelado o sea muy irregular; lo cual haría que
la lectura de la lámina de alivio no fuera reflejo real del caudal de alivio.

MEDIDOR DEL CAUDAL DE ALIVIO FLUID-WING:

En ocasiones el muro de alivio puede ser irregular o no estar plano, y por tanto
es difícil de estimar el caudal de alivio ya que no sabremos con exactitud
cuál es su coeficiente de Polleni, para ello disponemos del FluidWing.

Es un medidor de caudal de alivio conformado por una chapa de acero


inoxidable con un perfil en forma de ala, para
evitar histéresis, que se coloca a lo ancho del
muro de alivio y proporciona un coeficiente de
Polleni exacto y conocido para proporcionar una
medida exacta de todo tipo de descarga de alivio,
que junto con la medida de nivel del sensor
ultrasónico Y100 del datalogger N200 podremos
determinar el caudal de alivio con mayor
exactitud.
La medida de nivel se transforma en caudal
aliviado en el software de configuración del N200.

Ideal para utilizar en combinación con Pantallas deflectoras, que se deben


instalar a una cierta medida desde el fluidWing y siempre en función de la
lámina de alivio.

Diseño de aliviaderos

Para entender mejor lo explicado anteriormente de la conversión de altura


sobre el muro de alivio a caudal aliviado, debemos saber qué es la fórmula de
Polleni y como se diseña correctamente un aliviadero, para ello es importante a
la hora de diseñar un aliviadero tener en cuenta una serie de factores para
lograr un buen funcionamiento y una buena eficacia de retención, además de
facilitar las futuras labores de mantenimiento.

El labio del aliviadero de vertido se recomienda que tenga forma triangular para
reducir al máximo las acumulaciones de sedimentos, pero hay diferentes
geometrías que pueden emplearse:
Diferentes formas de muros de vertedero y coeficientes de Poleni.

La longitud del aliviadero se calcula por una fórmula normal de aliviaderos,


caso de Poleni o de la general, pero hay que asegurar que el número de Froud
(µ) de llegada no sea superior a 0.6 asegurando que no influya en la eficacia
del vertedero. Por tanto la posición del tubo de entrada al tanque y la posición
de la pantalla debe ser tal que aseguremos la condición de Froud.

2 / /
= ∗ ∗ (2 ) ∗ℎ
3

Donde:
Q = caudal de alivio ( / )
= coeficiente de Poleni
B = anchura del muro de alivio (m)
h = altura de la lámina de alivio (m)

Según normativa alemana (en concreto de la ATV-DWA-111) y ya recogido


también en el Manual de Diseño del MAGRAMA, y siempre hablando de
aliviaderos que no contengan tamices (en cuyo caso habría que pedir datos de
las pérdidas de carga al fabricante del producto), se recomienda realizar
estructuras que alivien unos 300 l/s por metro lineal de aliviadero y que
equivale a unos 30 cm de lámina de alivio.

Los aliviaderos de vertido deben estar localizados en el lado opuesto a la salida


de la estructura, ya que los flotantes tienden a acumularse en esta zona. Para
ello también pueden disponer de elementos que impidan el vertido de estos
flotantes. Y el alivio debe ser lo más directo posible, evitando que las aguas
que ya superan el volumen de la estructura entren en la cámara de retención
(si es que se trata de tanque de tormentas) y remuevan los contaminantes
capturados.
Dicho esto, de manera muy resumida podemos tener los siguientes
equipamientos para la retención de contaminantes en los muros de alivio y que
está recogido en el mencionado Manual del Diseño de éste tipo de estructuras:

- PANTALLAS DEFLECTORAS ANTI-FLOTANTES 15-20% de retención,


‘q’ hasta 300l/s*m
- REJAS ATRAPA-SÓLIDOS ABATIBLES 35-50% de retención, ‘q’ hasta
450l/s*m
- TAMICES DE ALIVIO (no mecánicos, con consumo energético) 80-90%
de retención, ‘q’ hasta 1.285l/s*m

EQUIPAMIENTO DE ALIVIADEROS SEGÚN EL RD 1290/2012

El RD 1290/2012 establece que las nuevas autorizaciones, en caso de vertidos


urbanos procedentes de aglomeraciones de más de 2.000 habitantes
equivalentes y de vertidos procedentes de zonas industriales presentadas a
partir del 31 de diciembre de 2015 deberán incluir la documentación técnica,
medidas, obras e instalaciones para reducir la contaminación por
desbordamiento de aguas de escorrentía de los sistemas de saneamiento.

Así mismo establece que los titulares de las autorizaciones de vertido vigentes
hasta esa fecha deberán presentar la documentación técnica que desarrolle y
justifique adecuadamente las características de la red de saneamiento y los
aliviaderos y las medidas, actuaciones e instalaciones previstas para limitar la
contaminación por desbordamiento en episodios de lluvia para vertido
procedentes de aglomeraciones urbanas de más de 50.000 habitantes
equivalentes, vertidos procedentes de instalaciones industriales que requieran
una autorización ambiental integrada, vertidos procedentes de aglomeraciones
urbanas de más de 2.000 habitantes equivalentes o zonas industriales no
incluidas en las anteriores situadas en zonas protegidas declaradas aguas de
baño incluidas en el Registro de Zonas Protegidas de la Demarcación
Hidrográfica y para los desbordamientos de aguas de escorrentía de los
sistemas de saneamiento no incluidos en los grupos anteriores, a los que el
Organismo de cuenca podrá requerir motivadamente, en función de la
magnitud del desbordamiento y de su afección a los objetivos ambientales del
medio receptor, misma documentación.

Por ello, para cumplir con estos requisitos del RD 1290/2012, disponemos de
una serie de equipamientos que son los siguientes:
Pantallas deflectoras

Este sistema consiste en colocar en el labio del aliviadero una pantalla


deflectora que evite el vertido a cauce de los sólidos flotantes que lleguen a la
estructura. Y como se ha dicho anteriormente, según normativa alemana se
deben diseñar alivios que viertan unos q=300l/s*m. La explicación para este
dato, está en que la pantalla deflectora o anti-flotantes, es el equipamiento
mínimo que se exige en estas estructuras para poder retener por lo menos los
contaminantes flotantes (que suponen no más del 15-20% de los
contaminantes totales).

El cuerpo de la pantalla puede ser bien de acero inoxidable o de materiales


plásticos como por ejemplo PRFV o polipropileno. Los anclajes al muro del
aliviadero han de ser siempre de acero inoxidable.
Las pantallas pueden adoptar distintas configuraciones. En la siguiente figura
se muestran tres ejemplos distintos, que son los más comunes, aunque existe
alguna otra posibilidad.

Diferentes colocaciones de las pantallas deflectoras.

Para su correcto funcionamiento se deben respetar las siguientes distancias


con el muro de alivio, en función de la lámina de alivio que se tenga para
caudal máximo. Respetando estas premisas, dará tiempo a que los sólidos
semi-pesados sedimenten y no escapen al cauce, e incluso que parte de los
sólidos semi-flotantes, como el papel higiénico podría ser capturado dentro del
depósito a pesar de presentar gran dificultad para su retención.
Si se instala la pantalla a una distancia inferior a las recomendadas, cuando se
esté aliviando agua, se tendrá una depresión (representada por una diferencia
de cotas entre los dos lados de la pantalla), que creará un efecto de succión
por debajo de la pantalla. En este caso, los flotantes saldrán succionados por el
alivio al cauce, y la pantalla no podrá llevar a cabo las funciones para las que
fue diseñada.

Ejemplos de pantallas deflectoras mal colocadas. En la imagen de la


izquierda está instalada a las distancias requeridas pero queda justo
encima de la tubería de entrada con lo que será inevitable que parte de
los flotantes se escapen hacia el cauce porque saldrán a flote por el lado
de la pantalla que no se ve en la foto, el del aliviadero. La forma de
solucionar esto, sería desplazar la entrada hacia la derecha para dejarla
lo más alejada posible de la pantalla.
En la imagen de la derecha la pantalla queda muy cerca del suelo, por lo
que tampoco es un buen diseño. La forma de solucionar esto, es colocar
un aliviadero flexible, que se explicará más adelante.

Rejas abatibles

Hay casos en los que no se puede


diseñar el aliviadero respetando todos
los criterios indicados anteriormente y
no es posible la colocación de una
pantalla deflectora que funcione de
manera efectiva.
Podría darse por ejemplo la situación de
querer aliviar un caudal muy elevado
por metro lineal pero tener limitadas las
dimensiones del tanque en unos valores
muy bajos; en este caso, la lámina de
alivio que se produciría sería muy
elevada llegando casi al techo de la
estructura, lo que impediría la utilización de la pantalla deflectora.
Otro caso podría ser que la cámara central fuese muy estrecha y por tanto el
colector de entrada al depósito quedase situado justo debajo de la pantalla
deflectora.

Como solución a estos problemas se


recomienda utilizar una reja abatible (que
puede ir instalada sola o en combinación
con una pantalla deflectora, dependiendo
de las exigencias y ciertos parámetros de
proyecto) que sea capaz de retener los
contaminantes que tratan de escapar
empujados con el agua que se alivia.
En este caso, se añade una reja para
solucionar el mal diseño, pero aunque la
pantalla deflectora pudiera ser colocada
respetando todos los parámetros,
también podríamos colocar esta reja
consiguiendo la mejor situación posible a
la hora de asegurar la calidad de las aguas
vertidas a cauce, llegando a porcentajes
de retención de sólidos y flotantes de entre
el 40 y 50%.
Esquema de una reja abatible ‘acostada’
y ejemplo de cálculo hidráulico de la misma

Dicha reja debe ser abatible por si sucediera una lluvia muy intensa, duradera o
muy próxima a la anterior y el operario no hubiera podido ir a limpiar la reja de
los contaminantes retenidos. Así la reja se abatirá permitiendo aliviar el agua
sin incurrir en una gran pérdida de carga y una posible inundación aguas arriba.
Para ello, toda reja que se instalé en un aliviadero deberá asegurar que se
abate en tal caso, por medio de un cálculo hidráulico.

Como decimos, con las rejas abatibles logramos una mayor retención de
contaminantes antes del alivio, pero será necesaria una limpieza manual de la
reja de manera periódica y sobre todo después de cada episodio de lluvia.
Tamiz CWi-OVF

El objetivo del tamiz CWi-OVF es el la retención de contaminantes en


suspensión o flotantes que se mueven en las aguas residuales.

El tamiz está formado por una pantalla semi-cilíndrica perforada con un


transportador de tornillo sin-fin de limpieza y estará colocado generalmente en
el lado del alivio, aunque también es posible
implantarlo dentro de la estructura.
Los cepillos de limpieza en el transportador de tornillo
sin-fin limpiarán toda la superficie de la pantalla
perforada y devolverán la porquería retenida al
interior de la propia estructura o en un contenedor
situado en la cámara de alivio.

El filtro está dotado con un cuadro de mando y


comandado por un sensor de nivel, en función del
cual trabaja.

Los tamices CWi-OVF se suministran en acero inoxidable AISI 304L o 316L.


Las espirales están fabricadas en acero de aleación St 52 o también en AISI
304L o AISI 316L.

Al igual que el resto de equipos es necesario seguir unos criterios de diseño de


la estructura donde va colocado, así como realizar su correspondiente cálculo
hidráulico para asegurar su correcto funcionamiento.

Filtro tamiz rotativo FluidRotor

El tamiz rotativo es concebido especialmente para la retención de pequeñas y


gruesas partículas antiestéticas y
contaminantes en suspensión en los
aliviaderos y las obras de tratamiento de
las canalizaciones de las aguas sucias,
el sistema de recuperación de los
contaminantes retenidos se realiza por
encima de la cota máxima de agua y es
operado por motores hidráulicos para
no tener partes eléctricas en contacto
con el agua.

Su diseño y funcionamiento será de la


siguiente forma:
El corazón del tambor rotativo es un gran cilindro liso de chapa (1) perforada de
inoxidable (ver detalle en la izquierda), que gira sobre 2 placas laterales. El
cilindro se mueve gracias a un motor hidráulico mediante una corona dentada.
Hay un cepillo cilíndrico (2) colocado por encima del tambor, y por encima
también del nivel máximo de agua, que es movido
por un segundo motor (3) en un sentido de
rotación inverso en el punto de contacto.
Los pelos del cepillo penetran al interior de las
ranuras longitudinales del filtro para una mejor
limpieza del mismo.

Con el caudal de tiempo seco, el filtro tambor está


en reposo, suspendido en el aire. Cuando el agua
comienza a subir el filtro tambor es inundado y las
aguas sucias pasan del exterior hacia el interior del tambor.
Cuando los indicadores del nivel de agua indican una carga determinada sobre
el filtro-tambor, éste último y el cepillo se ponen a girar. Los productos filtrados
son extraídos del tamiz por el cepillo y arrojados de nuevo al agua del interior
del tanque de tormentas. Sobre el lado opuesto al
cepillo, la chapa ranurada del filtro (después de
haber sido limpiada) se sumerge de nuevo para
recoger más sólidos sumergidos.

El sentido de rotación del filtro tambor es elegido de


tal manera que el lado limpio de la chapa perforada
sea dirigido hacia la llegada de la corriente que trae
sumergidos los elementos contaminantes.

Partes del tamiz descritas anteriormente

Con el tamiz rotativo se consigue una eficacia de retención de entorno al 80-


90%, ya que se logra retener incluso las partículas más finas por la creación
controlada de una malla formada por los propios contaminantes retenidos,
gracias a jugar con diferenes velocidades del tamiz y cepillo en función del nivel
de agua dentro de la estructura.

Su gran eficacia de retención reside también en que recupera los


contaminantes retenidos por encima de la superficie del agua (el cepillo nunca
queda inundado) y por tanto sin estar influenciado por el empuje del agua de
alivio, que inevitablemente desmenuza y arrastra a cauce parte de lo retenido
en el resto de tamices del mercado.

Además, ofrece una gran superficie de filtración sobre un mínimo


emplazamiento por ser cilíndrico y giratorio, siendo el tamiz más eficaz del
mercado llegando a tratar hasta q=1285l/s*m (DN2000).
La velocidad de rotación es variable y se
puede realizar una inversión del sentido de
rotación adelante/atrás para una limpieza total
del tambor.

La limpieza mecánica forzada por cepillado se


realiza por encima del nivel de agua; gracias
a ello nuestros equipos son muy duraderos y
requieren de muy poco mantenimiento. Su
consumo de energía es reducido.

Dependiendo del diámetro del tamiz tenemos


diferentes capacidades de tratamiento, cada
uno de ellos generando una pérdida de carga
en función de los datos de proyecto y que
debe ser calculada y aportada en cada caso
por el fabricante.

Ejemplo de cálculo hidráulico de un tamiz

Rotor DN1.000, longitud 4mts (Lugo), Qmax=1820l/s


Rotor DN800, longitud 1mts (Ponferrada), Qmax=295l/s

Aliviadero Flexible FluidFlap

Como hemos visto anteriormente, de manera


general se recomienda diseñar las estructuras
de saneamiento para que alivien unos 300l/s
por metro lineal, pero también se pueden dar
unos 450l/s por metro lineal en el caso de que
utilicemos rejas abatibles o alguna de las
pantallas especiales que existen en el mercado,
e incluso mayores si se utiliza algún tipo de
tamiz con suministro energético.
En cualquier caso, las cotas dentro de la estructura se incrementarán bastante
debido a las láminas de alivio y las pérdidas de carga de los propios equipos, y
esto tiene varios problemas asociados, tales como; posible inundación en algún
punto aguas arriba, necesidad de mayores profundidades de la estructura de
saneamiento, poca optimización de una planta determinada de tanque de
tormentas por necesidad de aliviar a una cota inferior…

Por otro lado, muchas veces nos encontramos con un aliviadero ya construido
hace varios años sin tener en cuenta las actuales exigencias de diseño ni futuro
equipamiento alguno, cuyo caudal de alivio suele ser muy superior al
recomendado y por lo que resulta imposible aplicar las soluciones estándares
mencionadas para los aliviaderos de nuevo diseño.
En estos casos, una solución es la utilización de un aliviadero flexible que
puede llegar a aliviar hasta unos 850l/s por metro lineal creando tan sólo unos
4cms de pérdida de carga.

Además de las mencionadas arriba, las principales aplicaciones de estos


equipos son:

- Reducción de la longitud de la
estructura necesaria y de su coste
constructivo, por tener mayor
capacidad de alivio.

- Optimización del volumen de


retención en un tanque de tormentas,
ya que nos permite comenzar a aliviar
a una altura superior sin meter en
carga el sistema.

- Posibilidad de aliviar a la cota


marcada por el ‘criterio de dilución’, lo
cual resulta imposible en terrenos
muy planos y facilita las labores de
construcción cuando hay nivel freático
alto.

Como su nombre puede hacer pensar, el aliviadero flexible FluidFlap se trata


de un equipo móvil para aliviar las aguas sobrantes a cauce. Cuando esto
ocurre y el caudal de alivio va incrementando, el aliviadero flecta cada vez más
y de ésta manera consigue aliviar un caudal mayor pero manteniendo la
cota de agua dentro de la estructura en un nivel prácticamente constante.
De esta manera, se evita una posible inundación aguas arriba y el caudal de
salida del depósito será constante, sin afectarle la lámina de alivio. Es decir,
con el aliviadero flexible FluidFlap somos capaces de limitar, sobre un pequeño
lugar, la cota del agua que se está aliviando en unos pocos centímetros sobre
la cota de alivio, independientemente del caudal de alivio.
El aliviadero flexible CleanWater–UFT
FluidFlap funciona de manera autónoma, sin
necesidad de energía exterior. La
construcción se realiza en chapa de acero
inoxidable, en cajón hueco de forma de
vientre de pescado, y resulta muy rígido a la
torsión y a la flexión.
El mecanismo de retorno, bajo forma de
muelle o resorte de compresión, se sitúa al
lado aguas abajo del muro del vertedero; para
ganar espacio y para que no entre en contacto con el agua. Cabe destacar la
ausencia de cables, contrapesos y piezas móviles como ejes de rotación etc,
por lo que resulta un equipo con una gran seguridad de funcionamiento y
envejecimiento y mantenimiento muy reducidos. Puede ser colocado después
de construir el aliviadero o incluso en obras ya existentes.

Su funcionamiento será de la siguiente forma:

La facilidad de construcción del aliviadero flexible garantiza una gran seguridad


de funcionamiento y permite un montaje rápido. La forma del aliviadero, la
elección de materiales, así como la suspensión, son el resultado de
innumerables ensayos en laboratorio y de cálculos. Detrás de una construcción
aparentemente sencilla, existe un estudio complejo entre las fuerzas
hidráulicas, estáticas y dinámicas que tendrán lugar en el funcionamiento del
aliviadero flexible y los momentos pasivos de retorno de las jambas de los
resortes en cada posición del vertedero.

1- POSICIÓN DE REPOSO

El aliviadero flexible es un aliviadero de vertido, sobre el cual se apoya y


presiona el agua de aguas arriba y éste lo transmite a un sistema de resorte de
manera que con un ligero vertido pueda flectar y dejar aliviar el agua. Hasta no
recibir ninguna presión por la elevación del nivel del agua, el aliviadero se
encuentra en posición de reposo.

2- COMIENZO DEL VERTIDO

Cuando el nivel de agua de vertido Wmin es conseguido, las fuerzas


hidrostáticas del agua hacen que el vertedero se pliegue hacia la base.

Las fuerzas dinámicas en juego y las fuerzas de retorno del mecanismo de


resortes conducen a un nuevo equilibrio (ver figura).
3- AUMENTO DEL NIVEL DEL AGUA

Si el nivel de agua continúa aumentando ligeramente, entonces el aliviadero


flexible se pliega todavía más hacia la base y aumenta la sección de paso de
agua. La curva de caudal en este caso es prácticamente horizontal.

4- ALIVIADERO EN EL TOPE

Para la carga máxima, el aliviadero flexible es empujado contra un tope


mecánico que limita la flexión máxima.
De todos modos, se puede sobrecargar el vertedero después de de su puesta
en el tope (flexión máxima) y por tanto se pueden dejar aliviar caudales mucho
más grandes que el de proyecto, pero llegado a este punto el aliviadero flexible
se comportará como un simple muro de hormigón fijo a una cota determinada.

5- DISMINUCIÓN DEL NIVEL DEL AGUA

Cuando el caudal de entrada disminuye, el nivel del agua baja lentamente


dentro de la estructura y las fuerzas sobre el vertedero se relajan. De esta
manera, el aliviadero se coloca poco a poco en su posición de reposo. Cuando
la posición de reposo es alcanzada, ya no se alivia más agua por encima del
aliviadero flexible.

6- FUNCIÓN ANTI-RETORNO

El aliviadero flexible, cuando es sometido a un reflujo de


aguas abajo o retorno del agua aliviada, se endereza e
impide un retorno del agua hacia la estructura y la red de
saneamiento.

Opcionalmente, para casos en los que se espera una gran


contrapresión hacia el sistema, se puede instalar una junta
superior de cierre, sobre la cual se apoya el aliviadero
flexible en posición de reposo.
Para éste caso particular, las juntas flexibles laterales resultan también muy
eficaces. El aliviadero flexible puede así servir de dispositivo anti-retorno en el
caso de aguas contrarias altas.

Aliviadero flexible al comienzo del vertido y en el tope

Una opción muy interesante que ofrecen este tipo de aliviaderos es la de poder
realizar la medida de la actividad de alivio, y también el cálculo del caudal
instantáneo de alivio y registrarlo en un data-logger.
Para ello se puede utilizar la relación entre el ángulo de flexión del aliviadero y
la cota del agua dentro del tanque, que permanece prácticamente constante.
Para lo cual es necesario un medidor de ángulo sobre el cuerpo del aliviadero
flexible.

Pero no olvidemos que esto no es un


elemento de retención de los contaminantes,
sino un regulador de nivel. Para que pueda
cumplir con la normativa anteriormente
descrita, será necesaria la instalación de
pantallas deflectoras o tamices rotativos en
combinación con el aliviadero flexible.
Un aliviadero flexible con pantalla
deflectora nos permitirá un alivio de hasta
850 l/s por metro lineal.

En cualquier caso, se debe realizar un


cálculo hidráulico ajustado a cada proyecto
para determinar la solución más idónea en
cada caso.

Ejemplo de cálculo hidráulico para aliviaderos flexibles.