Anda di halaman 1dari 5

Adquisición de bienes del Estado.

Antecedentes.

El patrimonio del Estado está constituido por un conjunto de bienes inmuebles, muebles,
tangibles e intangibles, derechos e ingresos, tanto del dominio público como privado, que
pertenecen en plena propiedad a la nación para satisfacer sus necesidades colectivas,
los cuales están regulados, administrados y controlados por los poderes del mismo
Estado, incluyéndose los bienes y derechos detentados por los particulares, bajo un
régimen jurídico de derecho público y privado.1

La doctrina administrativa distingue el dominio público de la Federación, del dominio


privado de la misma. La adquisición de bienes por la Federación se realiza en diversas
formas, todas ellas sometidas al régimen de derecho público, aunque en algunas de ellas
la ley remita al derecho privado como supletorio. Esas formas pueden ser: expropiación,
decomiso, requisición, nacionalización, entre otras. (Serra Roja, 1977)

El dominio privado de la Federación está formado por todos los bienes que no han sido
catalogados como bienes de dominio público y sujetos a un régimen jurídico semejante
al de los bienes de los particulares, por lo cual el derecho privado se aplica
supletoriamente en determinados casos. (Serra Roja, 1977)

Los bienes de dominio privado de la Federación son aquellos bienes que no están
afectados a la realización de un servicio público, obra pública, servicio administrativo o
un propósito de interés general. El Estado está en posesión de estos bienes por
cualquiera título traslativo de dominio, y debe estimarse que su situación es transitoria,
es decir, en caso de no destinarse a un servicio público, desprenderse de ellos, porque
no es conveniente convertir al Estado en un rentista, opina el Doctor Serra Rojas. (Serra
Roja, 1977)

1
Sánchez Gómez, Narciso. (1988). Segundo Curso de Derecho Administrativo. 2a. ed. Ciudad de México:
Porrúa, p.4.

1/5
En la Ley de Bienes Nacionales vigente, su artículo 3 clasifica los bienes nacionales de
la siguiente forma: aquéllos señalados en los artículos 27, párrafos cuarto, quinto y
octavo; artículo 42 fracción IV y 132 constitucionales; los bienes de uso común; los bienes
muebles e inmuebles de la federación; los bienes muebles e inmuebles propiedad de las
entidades paraestatales; los bienes muebles e inmuebles propiedad de las instituciones
de carácter federal con personalidad jurídica y patrimonio propio a las que la institución
les otorga autonomía (organismos autónomos) y los demás bienes considerados
nacionales por otras leyes.

Formas de adquisición de bienes del Estado.

EXPROPIACIÓN

La administración pública tiene necesidades apremiantes que atender, las cuales no


permiten dilaciones o interrupciones. Existen bienes que forman parte de la propiedad
particular que el Estado se ve obligado a expropiar impulsado por una reconocida causa
de utilidad pública, ante la negativa del propietario para un arreglo contractual. La
expropiación es una institución administrativa de derecho público, necesaria para que el
Estado pueda atender al funcionamiento de los servicios públicos y sus demás fines. En
ninguna fase del procedimiento expropiatorio se justifica la aplicación del derecho
privado, tal como sostienen algunos autores de esta materia. (Serra Roja, 1977)

La expropiación es un procedimiento administrativo de derecho público, en virtud del cual


el Estado –y en ocasiones un particular subrogado en sus derechos–, unilateralmente y
en ejercicio de su soberanía, procede legalmente en forma concreta, en contra de un
propietario o poseedor para la adquisición forzada o traspaso de un bien, por causa de
utilidad pública y mediante una indemnización justa. (Serra Roja, 1977)

DECOMISO

En el decomiso nos encontramos con una pérdida parcial de los bienes de una persona,
por las razones de interés público contenidas en la legislación, es decir, aparece como
una sanción en el derecho penal, y en el régimen de policía, en materia de seguridad,
moralidad y salubridad. En el decomiso el Estado puede destruir los objetos

2/5
decomisados, o asignarlos a un servicio público o rematarlos a los particulares. (Serra
Roja, 1977)

El decomiso aparece en nuestra legislación administrativa como una sanción o pena que
priva a una persona de bienes muebles, sin indemnización, por la infracción de una ley
administrativa o en los casos indicados del código penal, en que una autoridad judicial
como medida de seguridad se incauta de los instrumentos y efectos del delito. (Serra
Roja, 1977)

REQUISICIÓN

La requisición es un procedimiento administrativo unilateral de cesión forzada de bienes,


que implica una limitación a la propiedad privada principalmente muebles, para satisfacer
urgentes propósitos de utilidad pública y mediante la indemnización correspondiente.
(Serra Roja, 1977)

La requisición es una figura administrativa muy cercana a la expropiación, obedeciendo


ambas a razones de interés público, implica la transferencia de propiedad de las cosas
que se consumen como víveres, forrajes, etc., o la sola transferencia temporal del goce,
como en el caso de la requisición de empresa o de inmuebles. En la expropiación por
causa de utilidad pública siempre hay transferencia de propiedad, la requisición no tiene
esta finalidad. Coinciden en el procedimiento unilateral forzado, en los fines de interés
general que con ellas se realizan, y en la correspondiente indemnización. (Serra Roja,
1977)

NACIONALIZACIÓN

La nacionalización es un régimen de derecho público estricto, establecido, en la


Constitución, por medio del cual determinados bienes pasan al dominio total, exclusivo y
definitivo de la nación, que en lo sucesivo será́ la única que podrá́ disponer de ellos con
arreglo a la ley. Se llama también nacionalización a la explotación de una empresa
privada bajo un régimen público exorbitante. Estamos en presencia de la sustitución de
una empresa capitalista por una empresa de Estado. (Serra Roja, 1977)

3/5
El régimen de la nacionalización ha sido definido como una forma de explotación de una
empresa privada bajo un régimen jurídico especial como en el caso de la mexicanización
de las empresas. Es frecuente que este procedimiento se inicie a consecuencia de un
procedimiento de expropiación. (Serra Roja, 1977)

SERVIDUMBRES ADMINISTRATIVAS

La servidumbre es una carga impuesta sobre un predio perteneciente a otro propietario.


Se llama servidumbre administrativa a una carga que se impone a alguno de los bienes
inmuebles del Estado, para beneficio de una propiedad privada, o en predios particulares
a beneficio del Estado. (Serra Roja, 1977)

Las servidumbres administrativas son de naturaleza real, en número indeterminado y


tienen un objeto específico. Se constituyen por la administración pública con las
restricciones y limitaciones establecidas en las leyes administrativas, en los bienes de
dominio privado de la Federación; o cuando el predio dominante es de dominio público.
(Serra Roja, 1977)

4/5
REFERENCIAS.

Bibliográficas

Sánchez Gómez, Narciso. (1988). Segundo Curso de Derecho Administrativo. 2a. ed.
Ciudad de México: Porrúa.

Serra Rojas, A. (1977). Derecho administrativo, tomo 2. 8ª. ed. Ciudad de México: Porrúa.

Legislativas

Ley General de Bienes Nacionales. Diario Oficial de la Federación, Ciudad de México,


México, jueves 20 de mayo de 2004, última reforma publicada en la misma
publicación el 19 de enero de 2018.

5/5