Anda di halaman 1dari 2

El signo cuaresmal de

el desierto

“Siempre he amado el desierto. Uno


puede sentarse sobre una duna de
arena sin ver ni escuchar, y, sin
embargo, siempre hay algo que brilla
en el silencio”
(A. Saint-Exupéry, El Principito)
1. El evangelio según san Marcos 3. Salir al desierto supone abandonar
comienza en el desierto. Por eso el los ídolos de Egipto, los falsos
símbolo de san Marcos es el león. En dioses, para servir al Dios vivo y
la escena de las “tentaciones” (Mc verdadero. Los ídolos pretenden
1,12-13), San Marcos destaca el ocupar en nuestra vida ese lugar que
detalle del desierto más que las solo le pertenece a Dios. Servir a
tentaciones en sí mismas. Así, Jesús Dios nos hace libres; servir a los
recorre un camino parecido al de los ídolos nos hace esclavos. ¿A qué
hijos de Israel cuando salen de falsos dioses continúo sirviendo?
Egipto y Dios hace alianza con ellos. “Todos cuentan cómo os convertisteis
a Dios, abandonando los ídolos para
2. Vivir la Cuaresma es recorrer un servir al Dios vivo y verdadero” (1
camino personal y comunitario de Tesalonicenses 1,9)
desierto. La Iglesia, Pueblo de la 4. Sin poder ya aparentar lo que no
nueva Alianza, y también cada somos, la dureza del desierto, la
creyente, nos preparamos para prueba y la tentación, nos arrancan
celebrar la Pascua atravesando estos las caretas y desenmascaran
cuarenta días con espíritu nuestras debilidades. Pero este
penitencial. En la Liturgia de las conocimiento, lejos de
Horas se lee el libro del Éxodo. desanimarnos, es vital para quien
Tú abres a la Iglesia el camino de un
nuevo Éxodo
está comprometido en la lucha
a través del desierto cuaresmal, contra el mal. Conocerlas y ponerlas
para que, llegados a la montaña santa delante de Dios abre el camino a la
con el corazón contrito y humillado, fuerza del Espíritu.
reavivemos nuestra vocación “Hijo mío, si te acercas a servir al
de Pueblo de la Alianza, Señor, prepárate para la prueba.
convocado para bendecir tu Nombre, Pégate a él y no te alejes, para que al
escuchar tu Palabra final te veas enaltecido” (Sirácida 2,1-
y experimentar con gozo tus 2)
maravillas
(Prefacio de Cuaresma) 5. Dios cuida con amor de su pueblo en
el desierto y no permite que los