Anda di halaman 1dari 17

3.1.

- Origen del suelo

El suelo constituye la interfase entre las rocas del sustrato continental y


la atmósfera, formándose como consecuencia de los fenómenos físicos, físico-
químicos y biológicos de intercambio que ahí se producen. El concepto de suelo
es, por tanto, un concepto evolutivo. Este se forma como consecuencia de un
proceso dinámico, que implica un cambio progresivo desde que la roca se pone
en contacto con la atmósfera como consecuencia de la erosión, hasta su
desarrollo completo.
Un concepto muy relacionado es el de regolito, que constituye lo que
podríamos llamar el “protosuelo”, es decir, una capa no estructurada de
materiales que se acumula sobre la superficie del terreno como consecuencia de
procesos diversos. Por su parte, el suelo es un regolito evolucionado, que ha
adquirido la estructuración en capas u horizontes que le caracteriza. Por
ejemplo, la superficie de la Luna está cubierta por el regolito lunar, formado
por fragmentos de rocas y polvo que han resultado de los impactos de
meteoritos, y de la acumulación de polvo cósmico, sin que se forme un suelo
debido a la ausencia de una atmósfera, agua, y una dinámica superficial que
permita su desarrollo.

El regolito lunar (NASA).

También las zonas de alta montaña, por encima de determinadas


altitudes, en las que ya no llega a desarrollarse vegetación, tenemos un regolito
formado por los restos de la meteorización del sustrato.
Ejemplos de regolitos en zonas de altura del desierto de Atacama,
note el alisado del relieve. Región de Copiapó, Chile.

En condiciones normales, cuando eliminamos el suelo de una porción de


terreno, al cabo de unos meses o unos pocos años observamos que comienza a
implantarse vegetación, que se forman acumulaciones de tierra, y que los
fragmentos de rocas comienzan a redondear sus formas, liberando fragmentos
menores. Es decir, se está formando un regolito, que constituye el punto de
partida de la edafogénesis, es decir la formación de un suelo.

En la edafogénesis, el primer proceso que tiene lugar es la diferenciación


de dos horizontes:

 El más superficial, u “Horizonte A” que se forma como consecuencia de la


implantación de vegetación sobre el regolito: la actividad de las raíces, la
acumulación de los restos vegetales, la actividad animal (lombrices, insectos
u otros animales excavadores), así como por la acumulación en esta zona de
los productos de la meteorización superficial (arcillas, cuarzo).
 El otro horizonte que se forma es el denominado “Horizonte C”, más
profundo, en contacto directo con la roca más o menos meteorizada del
sustrato, y compuesto mayoritariamente por fragmentos de ésta,
acompañados por productos poco evolucionados de su meteorización.
Estos suelos primitivos AC son característicos de áreas sometidas a
fuerte erosión, en las que no da tiempo al desarrollo de un suelo completamente
estructurado, aunque también pueden tratarse de suelos jóvenes, en formación.
Cuando el suelo evoluciona durante un periodo de tiempo lo
suficientemente largo se forma un nuevo horizonte:
 “Horizonte B” o de acumulación. Esta capa del suelo se origina como
consecuencia de los procesos de intercambio que se producen entre los
horizontes A y C: la migración de aguas, tanto descendentes (de infiltración
de aguas de lluvia) como ascendentes (capilaridad, gradiente de humedad),
hace que llegue a individualizarse este horizonte caracterizado por la
acumulación de precipitados salinos (carbonatos, sulfatos).
Estos tres horizontes son los básicos y fundamentales que podremos
encontrar en la mayor parte de los suelos comunes. En mayor detalle, es posible
identificar otros horizontes, o subdividir éstos, pero no vamos a entrar en estos
aspectos.

Esquema mostrando el proceso evolutivo de formación de un suelo.

Subir

Volver al comienzo del Tema 3

Continuar con el punto 3.2

) FORMACIÓN DE LOS SUELOS.- Los suelos son materiales detríticos sueltos de


estructura muelle, de composición variada que cubren partes de la superficie terrestre y
son producto de la destrucción y descomposición de las rocas por procesos de
climatización e interperismo.

2) METEORIZACION.- Es la destrucción y descomposición de las rocas y minerales


cercanos a la superficie de la tierra, y se dividen en:

- físicos o mecánicos, que comprenden la meteorización térmica, gelifracción, salina


eólica y orgánica.
- química, que se debe a la acción disolvente del agua intensificada por la presencia de
sales y ácidos, comprenden la meteorización por disolución, hidrolitica, por oxidación,
por hidratación.
3) SUELOS GLACIARES.- los suelos glaciares son masas de suelo y hielo que por
influencia de la gravedad se trasladan valle abajo hacia zonas cálidas de materia rocosa
es arrastrado con el glaciar y cuando el hielo se funde da lugar a las morrenas que
consta de un material procedente de desprendimientos, meteorización, erosión glaciar,
etc.

Este tipo de suelos son de composición absolutamente heterogénea, por que contienen
gravas y arenas permeables, arcillas y banco de limo impermeable, de acuerdo a esta
formación son de elevada permeabilidad, en construcciones pesadas pueden correr
riesgos a consecuencia de los asientos diferenciales no uniformes.

4) SUELOS EOLICOS.- son suelos producidos por la acción del viento, osea son aero
transportables y precipitados por la lluvia. Forman diferentes tipos de suelos de:

- “loes” que son acumulaciones de polvo y fino, pueden ser primarios por lo cual no
sufren mucha descomposición química, también pueden ser secundarios el cual han sido
transportados y experimentaron descomposición química profunda.
- “suelos de arena” que son de grano mas grueso que los loes y forman dunas y barjanes.

Por su característica de hidroconsolidación se constituye en un material peligroso para


las fundaciones por que los loes en contacto con el agua producen asentamientos, por lo
tanto la remoción de unos metros de loes en la superficie y una cuidadosa compactación
puede crear una plataforma de confianza para la construcción de apoyos de fundaciones,
pues al compactar el suelo adquiere gran resistencia al esfuerzo cortante y la erosión.

5) SUELOS ARENOSOS.- Son los suelos de poca estabilización para la construcción


de fundaciones, por lo tanto no se debe excavar las arenas mas bien apisonar in situ,
hincando pilotes hasta profundidades superiores al movimiento de las dunas.

6) SUELOS ALUVIALES.- Son los suelos de materiales arrastrados por las aguas y
depositados de acuerdo a tamaño, desde gruesos en la parte empinada del valle, hasta
finos en la cuenca.

Los depósitos de suelos aluviales son una excelente zona de suministro de materiales
gruesos de construcción tales como áridos para hormigón o materiales permeables para
el relleno de las cajas de las carreteras.

7) SUELOS PANTANOSOS Y TURBERAS.- Se llama ciénaga a un terreno cubierto


con agua detenida o de infiltración, en ocasiones es un estadio de colmatación de lagos
sobre suelos impermeables sin pendiente o en depresiones con nivel freático elevado.

Las cualidades de sustentación de estos materiales son muy reducidas y solo pueden edificarse
sobre ellas construcciones muy ligeras como carreteras secundarios. Para la construcción de
vías de primer orden se debe drenar el sector y en ocasiones extraer la turba y reemplazarla con
materiales adecuados
1. Introducción
2. Los suelos
3. Formalización de los suelos: Meteorización
4. Horizontes del suelo
5. Tipos de suelos
6. La erosión
7. Conservación de los suelos
8. Contaminación de los suelos
9. Importancia de los suelos
10. Conclusiones
11. Bibliografía
12. Anexos

Descripción breve
Sin el suelo sería imposible la existencia de plantas superiores y, sin ellas, ni nosotros ni el resto de
los animales podríamos vivir. A pesar de que forma una capa muy delgada, es esencial para la vida
en tierra firme. Cada región del planeta tiene unos suelos que la caracterizan, según el tipo de roca de la
que se ha formado y los agentes que lo han modificado.

Introducción
Esta monografía tiene como objetivo dar a conocer y reconocer los grandes recursos naturales que
tenemos como es en este caso "los suelos", de ahí la necesidad de mantener su productividad.

Gracias al soporte que constituye el suelo es posible el cultivo, por lo cual este trabajo nos ayudara a
comprender las características físicas y químicas para propiciar la productividad y el equilibrio ambiental
(sustentabilidad).
Como también nos dará a conocer los problemas que padece la humanidad, debido a la degradación y
perdida de los suelos. Y así poder llegar a una conclusión para analizarlo y así formular
posibles soluciones donde todos salgamos beneficiados.
Los suelos
El suelo es la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activa, que proviene de la
desintegración o alteración física y química de las rocas y de los residuos de las actividades de seres
vivos que se asientan sobre ella.
Los suelos no siempre son iguales y cambian de un lugar a otro por razones climáticas y ambientales, de
igual forma los suelos cambian su estructura, estas variaciones son lentas y graduales.
El suelo está formado por varios componentes como rocas, arena, arcilla, humus (materia orgánica en
descomposición), minerales y otros elementos en diferentes proporciones.

 Componentes del Suelo


Los componentes de los suelos se pueden clasificar en:
 Inorgánicos, como la arena, la arcilla, el agua y el aire; y
 orgánicos, como los restos de plantas y animales.

Uno de los componentes orgánicos de los suelos es el humus. El humus se encuentra en las capas
superiores de los suelos y constituye el producto final de la descomposición de los restos de plantas y
animales, junto con algunos minerales; tiene un color de amarillento a negro, y confiere un alto grado de
fertilidad a los suelos.
Los componentes del suelo se pueden dividir en sólidos, líquidos y gaseosos.
 Sólidos
Este conjunto de componentes representa lo que podría denominarse el esqueleto mineral del suelo. Y
entre estos, componentes sólidos, del suelo destacan:
 Silicatos, productos no plenamente formados (como los minerales de arcilla), óxidos e hidróxidos de Fe
(hematites, limonita) liberados por el mismo procedimiento que las arcillas.
 Clastos y granos poli minerales como materiales residuales de la alteración mecánica y química
incompleta de la roca originaria.
 Otros diversos compuestos minerales cuya presencia o ausencia y abundancia condicionan el tipo de
suelo y su evolución, como Carbonatos (calcita), Sulfatos (aljez), Cloruros y nitratos.
 Sólidos de naturaleza orgánica o complejos órgano-minerales, la materia orgánica muerta existente sobre
la superficie, el humus o mantillo:
 Humus joven o bruto formado por restos distinguibles de hojas, ramas y restos de animales.
 Humus elaborado formado por sustancias orgánicas resultantes de la total descomposición del humus
bruto, de un color negro, con mezcla de derivados nitrogenados (amoníaco,
nitratos), hidrocarburos, celulosa, etc.
 Líquidos
Esta fracción está formada por una disolución acuosa de las sales y los iones más comunes como Na+,
K+, Ca2+, Cl-, NO3-,…así como por una amplia serie de sustancias orgánicas.
Tipos de líquido en el suelo.
 La primera, está constituida por una partícula muy delgada, en la que la fuerza dominante que une
el agua a la partícula sólida es de carácter molecular, y tan sólida que esta agua solamente puede
eliminarse del suelo en hornos de alta temperatura. Esta parte del agua no es aprovechable por
el sistema radicular de las plantas.
 La segunda es retenida entre las partículas por las fuerzas capilares, las cuales, en función de la textura
pueden ser mayores que la fuerza de la gravedad. Esta porción del agua puede ser utilizada por las
plantas.
 Finalmente, el agua que excede al agua capilar, que en ocasiones puede llenar todos los espacios
intersticiales en las capas superiores del suelo y va a alimentar los acuíferos más profundos. Cuando
todos los espacios intersticiales están llenos de agua, el suelo se dice saturado.
 Gases
La fracción de gases está constituida fundamentalmente por los gases atmosféricos y tiene gran
variabilidad en su composición, por el consumo de O2, y la producción de CO2 dióxido de carbono.
El primero siempre menos abundante que en el aire libre y el segundo más, como consecuencia
del metabolismo respiratorio de los seres vivos del suelo, incluidas las raíces y los hongos.
Otros gases comunes en suelos con mal drenaje son el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O).
Formalización de los suelos: Meteorización
El conjunto de alteraciones que sufren las rocas, hasta llegar a constituir el suelo, se denomina,
meteorización; proceso que consiste en el deterioro y la transformación que se produce en la roca al
fragmentarse por acción de factores físicos, químicos, biológicos y geológicos. Se pueden diferenciar:
 Suelos autóctonos, formados a partir de la alteración de la roca que tienen debajo.
 Suelos alóctonos, formados con materiales provenientes de lugares separados. Son principalmente
suelos de fondos de valle cuya matriz mineral procede de la erosión de las laderas.

 Tipos de Meteorización
 (a) Meteorización Física o Mecánica:
Es la disgregación de las rocas en fragmentos cada vez más pequeños que conservan cada uno las
características del material original. Las principales causas de este proceso son los cambios
de temperatura, humedad y actividad biológica.
 (b) Meteorización Química:
Es el conjunto de los procesos llevados a cabo por medio del agua o por los agentes gaseosos de
la atmósfera como el oxígeno y el dióxido de carbono.

Las rocas se disgregan más fácilmente gracias a este tipo de meteorización, ya que los granos de
minerales pierden adherencia y se disuelven o desprenden mejor ante la acción de los agentes físicos.
Así tenemos, tipos de meteorización química como:
Disolución: Consiste en la incorporación de las moléculas de un cuerpo sólido a un disolvente como es el
agua. Mediante este sistema se disuelven muchas rocas sedimentarias compuestas por las sales que
quedaron al evaporarse el agua que las contenía en solución.
Hidratación: Es el proceso por el cual el agua se combina químicamente con un compuesto. Cuando las
moléculas de agua se introducen a través de las redes cristalinas de las rocas se produce
una presión que causa un aumento de volumen, que en algunos casos puede llegar al 50%. Cuando
estos materiales transformados se secan se produce el efecto contrario, se genera una contracción y se
resquebrajan.
Oxidación: La oxidación se produce por la acción del oxígeno, generalmente cuando es liberado en el
agua. En la oxidación existe una reducción simultánea, ya que la sustancia oxidante se reduce al
adueñarse de los electrones que pierde la que se oxida. Los sustratos rocosos de tonalidades rojizas,
ocres o parduzcas, tan abundantes, se producen por la oxidación del hierro contenido en las rocas.
Hidrólisis: Es la descomposición química de una sustancia por el agua, que a su vez también se
descompone. En este proceso el agua se transforma en iones que pueden reaccionar con determinados
minerales, a los cuales rompen sus redes cristalinas. Este es el proceso que ha originado la mayoría de
materiales arcillosos que conocemos.
Carbonatación: Consiste en la capacidad del dióxido de carbono para actuar por si mismo, o para
disolverse en el agua y formar ácido carbónico en pequeñas cantidades. El agua carbonatada reacciona
con rocas cuyos minerales predominantes sean calcio, magnesio, sodio o potasio, dando lugar a los
carbonatos y bicarbonatos.
Acción biológica: Los componentes minerales de las rocas pueden ser descompuestos por la acción de
sustancias liberadas por organismos vivos, tales como ácidos nítricos, amoniacos y dióxido de carbono,
que potencian la acción erosionadora del agua.
 (c) Meteorización Biológica:
La meteorización biológica u orgánica consiste en la ruptura de las rocas por la actividad de animales y
plantas (seres vivos).
Así, las raíces de las plantas se introducen entre las grietas actuando de cuñas. Al
mismo tiempo segregan sustancias que alteran químicamente las rocas. También algunos animales,
como las lombrices de tierra, las hormigas, las termitas, los topos, etc., favorecen la alteración in situ de
las rocas en la superficie. (Wikipedia)

El lecho de roca madre se descompone cada vez en partículas menores.


Los organismos de la zona contribuyen a la formación del suelo desintegrándolo cuando viven en él y
añadiendo materia orgánica tras su muerte. Al desarrollarse el suelo, se forman capas llamadas
horizontes.
El horizonte A, más próximo a la superficie, suele ser más rico en materia orgánica, mientras que el
horizonte C contiene más minerales y sigue pareciéndose a la roca madre. Con el tiempo, el suelo puede
llegar a sustentar una cobertura gruesa de vegetación reciclando sus recursos de forma efectiva.
Horizontes del suelo
Se llaman horizontes del suelo a una serie de niveles horizontales que se desarrollan en el interior del
mismo y que presentan diferentes caracteres de composición, textura, adherencia, etc. El perfil del suelo
es la organización vertical de todos estos horizontes.
Clásicamente, se distingue en los suelos completos o evolucionados tres horizontes fundamentales que
desde la superficie hacia abajo son:
Horizonte O: "Capa superficial del horizonte A"
Horizonte A, o zona de lavado vertical: Es el más superficial y en él enraíza la vegetación herbácea. Su
color es generalmente oscuro por la abundancia de materia orgánica descompuesta o humus elaborado,
determinando el paso del agua arrastrándola hacia abajo, de fragmentos de tamaño fino y de compuestos
solubles.
Horizonte B o zona de Precipitado: Carece prácticamente de humus, por lo que su color es más claro
(pardo o rojo), en él se depositan los materiales arrastrados desde arriba, principalmente, materiales
arcillosos, óxidos e hidróxidos metálicos, etc., situándose en este nivel los encostramientos calcáreos
áridos y las corazas lateríticas tropicales.
Horizonte C o subsuelo: Está constituido por la parte más alta del material rocoso in situ, sobre el que se
apoya el suelo, más o menos fragmentado por la alteración mecánica y la química (la alteración química
es casi inexistente ya que en las primeras etapas de formación de un suelo no suele existir colonización
orgánica), pero en él aún puede reconocerse las características originales del mismo.
Horizonte D, horizonte R, roca madre o material rocoso: es el material rocoso subyacente que no ha
sufrido ninguna alteración química o física significativa. Algunos distinguen entre D, cuando el suelo es
autóctono y el horizonte representa a la roca madre, y R, cuando el suelo es alóctono y la roca representa
sólo una base física sin una relación especial con la composición mineral del suelo que tiene encima.
Tipos de suelos
De acuerdo con la composición y utilidad agrícola se pode distinguir los siguientes tipos de suelo:
 Suelos arenosos: No retienen el agua, tienen muy poca materia orgánica y no son aptos para
la agricultura.

 Suelos calizos: Tienen abundancia de sales calcáreas, son de color blanco, seco y árido, y no son
buenos para la agricultura.

 Suelos humíferos (tierra negra): Tienen abundante materia orgánica en descomposición, de color
oscuro, retienen bien el agua y son excelentes para el cultivo.
 Suelos arcillosos: Están formados por granos finos de color amarillento y retienen el agua formando
charcos. Si se mezclan con humus pueden ser buenos para cultivar.

 Suelos pedregosos: Formados por rocas de todos los tamaños, no retienen el agua y no son buenos
para el cultivo.

 Suelos musgosos o limosos: Contienen agua, arena, limo y arcilla en partes más o menos iguales. son
semipermeables y son suelos óptimos para la agricultura

La erosión
La erosión puede ser definida como un proceso de desprendimiento y arrastre acelerado de las partículas
de suelo causado por el agua y el viento (Suárez, 1980).
Esto implica la existencia de dos elementos que participan en el proceso: uno pasivo que es el suelo, y
uno activo que es el agua, el viento, o su participación alterna; la vegetación por su parte actúa como un
regulador de las relaciones entre ambos elementos.
Consiste en el desgaste y fragmentación de los materiales de la superficie terrestre.
 TIPOS DE EROSIÓN:
Existen distintos tipo de erosión que afectan a los suelos, entre los cuales podemos mencionar:
 a) Erosión Pluvial
Es la provocada por la lluvia tanto por su caída como por el desplazamiento debido al agua, provocando
el humedecimiento de la tierra y por ende que esta se deslave, ya sea por pendiente a cuesta o pendiente
en vertical.
En la figura podemos observar claramente la erosión provocada por las gotas de lluvia producida en este
suelo.
 b) Erosión Marina
Es la producida por las olas, corrientes y mareas; y es la razón por la cual nuestras costas se encuentran
erosionadas, moldeándolas y dándoles forma. De cierta forma ocurre que la corriente dominante de la
zona se lleva los sedimentos de la playa, y entre éstos se lleva arena, grava, piedras e incluso rocas.
Estas al sedimentarse forman Barras y Bancos de arena. Las olas suelen dar forma a acantilados, arcos y
rocas aisladas de la costa.
En la imagen, se puede apreciar como el romper de las olas erosionaron con el paso del tiempo este
acantilado.

 c) Erosión Glaciar
Se da en las montañas principalmente. Su erosión depende de en donde se encuentre, si se encuentra en
un valle cuando el glaciar pase dejará un suelo liso y un valle con forma de U perfecta. Es muy visible en
las laderas de montañas y lugares donde hubo glaciaciones, expresadas en valles y llanuras perfectas.
Un ejemplo muy claro de erosión de hielo es la Antártida.En la figura se puede observar la perfecta forma
en U que dejó un glacial al pasar.
 d) Erosión Eólica
Se presenta cuando el viento transporta partículas diminutas que chocan contra alguna roca y se dividen
en más partículas que van chocando con otras cosas. Se suelen encontrar en los desiertos en formas de
dunas y montañas rectangulares o también en zonas relativamente secas.
En la figura tenemos los alrededores del Puno en Perú, que han sido erosionados por los fuertes vientos.

 e) Erosión fluvial
Las aguas fluviales constituyen un agente erosivo de primera magnitud. Éstas fluyen en forma de ríos que
discurren sobre la superficie, o de corrientes subterráneas, desgastando los materiales que hay por donde
pasan y arrastrando los restos en dirección hacia las partes más bajas del relieve, dejándolos depositados
en diversos lugares, formando terrazas, conos de deyección y, en definitiva, modelando el paisaje.
Como ejemplo de esto tenemos el Gran cañón en Utah, Estados Unidos.

Conservación de los suelos


La conservación de los suelos se logrará con la educación de las personas.
Debemos tener en cuenta que un suelo se forma durante un lapso de miles y miles de años, gracias a la
acción de factores como el viento, la temperatura y el agua. Estos, lentamente van desmenuzando las
rocas, hasta reducirlas a pequeñas partículas, que al unirse con los restos de plantas y animales
conforman el suelo.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta para evitar el deterioro de los suelos son:
 Evitar la erosión ocasionada por el agua, el aire o el mismo hombre a través de la tala y la quema
 Evitar la práctica del monocultivo, que consiste en sembrar siempre en el mismo suelo, el mismo vegetal.
 Evitar el sobre pastoreo, es conveniente llevar a los animales de un lugar a otro, con la finalidad que el
pasto vuelva a crecer.
 Se recomienda que se construyan terrazas y se siembre en contorno, cuando se siembra sobre terrenos
inclinados.
 Sembrar árboles que sirvan de rompevientos para que disminuyan el impulso del viento y no destruyan
los sembradíos.
 Evitar la tala y la quema descontrolada por sus efectos para la erosión y la eliminación de
microorganismos
 Enriquecer el suelo añadiendo abonos que sustituyan los elementos nutritivos que han tomado los
vegetales.
FERTILIZACIÓN DE LOS SUELOS
El suelo es la base para el crecimiento de las plantas verdes, que producen materia orgánica por el
proceso de la fotosíntesis, la cual sirve de alimento a las mismas plantas, a los animales y al hombre.
Para que el suelo produzca plantas debe tener ciertas condiciones.
1. La disponibilidad de agua: Los suelos sin agua, como en los desiertos, no pueden hacer crecer las
plantas por la falta de este elemento esencial. La calidad del agua también es importante. Si el agua es
salada sólo dejará crecer plantas con alta resistencia a la sal.
2. El espesor del suelo útil: Se refiere a la capa de materiales sueltos, o sea los horizontes O, A y B. La
falta de los horizontes O o A significa que los suelos son pobres en materia orgánica y, en consecuencia,
de poca fertilidad.
3. La cantidad de materia orgánica presente: La materia orgánica o humus es esencial para la fertilidad
de los suelos.
4. Los organismos vivos del suelo: Los organismos vivos del suelo juegan un rol muy importante en la
transformación de la materia orgánica. Su presencia es indispensable para la fertilidad de los suelos.
5. La capacidad de almacenar las sustancias nutritivas contenidas en el agua: Conocida como
fuerza de absorción. La mayor capacidad la tienen los coloides del suelo, a los que pertenecen en primer
lugar las arcillas y el humus. Estos elementos minerales esenciales son los siguientes:
· Macronutrientes: necesarios en proporciones mayores como derivados del agua y del aire (carbono -
C, hidrógeno - H, y oxígeno - O); derivados de minerales (calcio - Ca, magnesio - Mg, y potasio - K);
derivados de materia orgánica (nitrógeno - N); y derivados de minerales y materia orgánica (fósforo - P, y
azufre S).
· Micronutrientes: necesarios en proporciones muy pequeñas. Son el boro (B), el cloro (C1), el cobre (Cu),
el fierro (Fe), el manganeso (Mn), el molibdeno (Mo) y el zinc (Zn).
6. La reacción química del suelo o el pH: Es la expresión del contenido de iones de hidrógeno (H+) y
oxidrilo (OH-) en el suelo, como consecuencia de las diversas reacciones químicas. Esta condición puede
ser corregida mediante técnicas de preparación, siempre que sea posible y rentable.
Contaminación de los suelos
Muchas de las sustancias que contaminan la atmósfera, después de cierto tiempo suspendidas en ella,
caen por su mayor densidad o son arrastradas por la lluvia, pasando a formar parte de los suelos, los
cuales también se contaminan. Sin embargo, esta no es una contaminación tan peligrosa como la
producida por los desechos industriales y la basura.
Contaminación de origen industrial
Todas las industrias producen desechos nocivos, si estos desechos no son eliminados de manera
correcta se transforman en contaminantes.
La falta de conciencia conservacionista en las personas ha hecho que suelos, aguas y el mismo hombre
sean víctimas de la contaminación.
Los contaminantes industriales llegan a través de los conductos de las aguas subterráneas o superficiales
o por defectos de los drenajes y son absorbidos por las plantas; los animales herbívoros hacen que estos
contaminantes lleguen hasta el hombre por intermedio de las cadenas alimentarías
Entre los contaminantes más tóxicos productos de los desechos industriales se encuentran: el
plomo, mercurio, arsénico, selenio... así como los fertilizantes, pesticidas, plaguicidas y raticidas...

Contaminantes sólidos
Constituyen lo que llamamos basura y provienen de la actividad cotidiana del hombre, en
la industria, comercio, oficina y hogar.
El suelo contaminado por basura puede generar proliferación de plagas, insectos y roedores que
perjudican la salud de las personas, además de producir olores desagradables.
Algunos suelos fértiles se pueden volver pobres para el cultivo de ciertas plantas debido a la acumulación
excesiva de sustancias químicas y otros productos de desecho absorbidos por el suelo.
Importancia de los suelos
El suelo tiene gran importancia porque interviene en el ciclo del agua y los ciclos de los elementos y en él
tienen lugar gran parte de las transformaciones de la energía y de la materia de todos los ecosistemas. Es
el lugar donde crecen plantas y se movilizan los animales.
Además, como su regeneración es muy lenta, el suelo debe considerarse como un recurso cada vez más
escaso, debido a que está sometido a constantes procesos de degradación y destrucción de origen
natural o antropológico.

Los suelos permiten que las formaciones vegetales naturales y los cultivos se fijen con sus raíces y así
busquen los nutrientes y la humedad que requieren para vivir.
El hombre obtiene del suelo no sólo la mayor parte de los alimentos, sino también fibras, maderas y otras
materias primas.
También los suelos son de importancia vital para los animales, muchos de éstos obtienen su alimento
única y exclusivamente de los suelos.
Además; sirven, por la abundancia de vegetación, para suavizar el clima y favorecer la existencia de
corrientes de agua.
Conclusiones
Finalizando con este trabajo hemos llegado a las siguientes conclusiones:
 La materia orgánica por lo general está más elevada en los suelos, no sólo existe una mayor fertilidad y
estabilidad de los suelos orgánicos sino también una capacidad de retención de humedad más elevada,
que reduce el riesgo de erosión y desertización.
 Los suelos cultivados orgánicamente poseen una actividad biológica superior y una mayor cantidad de
masa de microorganismos, que aceleran el reciclado de nutrientes y mejoran la estructura del suelo. Si
bien la proporción de las fracciones de nutrientes solubles es más baja en los suelos de manejo orgánico,
no se registra una disminución en los rendimientos orgánicos dado que la actividad biológica y la
micorrización son más elevadas y contrarrestan la deficiencia de nutrientes.
 Debemos conservar los suelos ya que es un recurso de suma importancia en nuestras vidas, pues nos
provee de alimentos gracias a que es un gran factor para el cultivo. en cuanto a su formación esto se
logra durante un lapso de miles y miles de años, gracias a la acción de factores como el viento, la
temperatura y el agua

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos105/suelos-y-sus-tipos/suelos-y-sus-

tipos.shtml#ixzz4YlOfXU3D Suelo orgánico

 [Edafología] Tipo específico de suelo caracterizado por presentar


una enorme cantidad de materia orgánica en su composición básica.
Se entiende por materia orgánica todos aquellos elementos de origen
biológico (residuos animales y vegetales en etapas de
descomposición) que vienen a constituir la fracción orgánica de los
suelos y siempre ubicados en el horizonte edáfico más superficial, es
decir, en el denominado con la letra A.

(Para más información véase el apartado de Materia


orgánica desarrollado en el artículo Suelo).

La humificación es el proceso fundamental y que conlleva la


formación, a partir de dicha materia orgánica más fresca (hojarasca),
del humus. Toda esta materia orgánica, en situaciones de presencia
de una capa permanente de agua y, por consiguiente, de falta de
oxígeno, tiende hacia la creación de diversas formaciones de
características turbeiformes (véase turba y turbera).