Anda di halaman 1dari 8

CICLO RANKINE

El ciclo Rankine es un ciclo que opera con vapor, y es el que se utiliza en


las centrales termoeléctricas. Consiste en calentar agua en una caldera
hasta evaporarla y elevar la presión del vapor. Éste será llevado a una
turbina donde produce energía cinética a costa de perder presión. Su
camino continúa al seguir hacia un condensador donde lo que queda de
vapor pasa a estado líquido para poder entrar a una bomba que le subirá
la presión para nuevamente poder introducirlo a la caldera.

Los diagramas p-V en los que interviene un líquido que se vaporiza tienen
una diferencia respecto a los de gas: aparece la llamada campana de
cambio de fase.

A la izquierda de la
campana tenemos
estado líquido, que
apenas varía su volumen
cuando se calienta o se
aumenta su presión. Por
eso las líneas isotermas
son casi verticales.

A la derecha de la
campana tenemos vapor,
que se comporta como
un gas, por lo que las
líneas isotermas son
similares a las de los
gases ideales.

En el interior de la
campana, el líquido se
está evaporando, y las
líneas de temperatura
constante son
horizontales. Ésto es
debido a que dada una
presión, el calor que se
le aporte al fluído no se
emplea en elevar la
temperatura, sino en la
evaporación.
Con la introducción y la pequeña explicación del diagrama p-V para el
cambio de fase, el ciclo en detalle es el siguiente:

- En el proceso 1-2 se aumenta la presión del líquido sin pérdidas de


calor mediante un compresor o bomba, al que se aporta un pequeño
trabajo.
- El proceso 2-3 es una transmisión de calor hacia el fluido de trabajo
a presión constante en la caldera. Con este calor se evapora todo el
líquido y se calienta el vapor hasta la temperatura máxima.
- La expansión del proceso 3-4 se realiza de forma adiabática. El vapor
realiza un trabajo en la turbina desde la presión de la caldera hasta un
valor bajo de presión al cual se transfiere el vapor al condensador.
- El proceso 4-1 consiste en refrigerar el vapor de trabajo a presión
constante en el condensador hasta el estado de líquido, para iniciar de
nuevo el ciclo.

El rendimiento ideal de este ciclo tiene el mismo valor que el ciclo de


Carnot:

aunque jamás se alcanzan valores tan elevados. Para mejorar en lo posible


el aprovechamiento del combustible quemado se somete al fluido a una
serie de procesos que tienen como objeto aumentar el área encerrada por
el diagrama. Entre éstos destacan los siguientes:

- Precalentamiento del agua comprimida con los gases que escapan por
la chimenea de la caldera. No aumenta el área del diagrama, pero sí reduce
el calor que se debe introducir al ciclo.

- Recalentamiento del vapor que ha pasado por la turbina haciéndolo


pasar por la caldera y después por otra turbina de baja presión.
El ciclo de Rankine es un ciclo termodinámico que tiene como objetivo la conversión
de calor en trabajo, constituyendo lo que se denomina un ciclo de potencia. Como cualquier
otro ciclo de potencia, su eficiencia está acotada por la eficiencia termodinámica de un ciclo
de Carnot que operase entre los mismos focos térmicos (límite máximo que impone el
Segundo Principio de la Termodinámica). Debe su nombre a su desarrollador
- Regeneración, que consiste en extraer parte del vapor de la turbina para
precalentar el líquido antes de entrar a la caldera.

Este ciclo Rankine es el que también cumplían las antiguas locomotoras y


máquinas de vapor. Para realizar el trabajo se utilizaba un cilindro de
doble efecto con un sistema provisto de una pieza desplazable
llamada corredera cuya misión era enviar el vapor a un lado u otro del
pistón:
Este ciclo termodinámico fue ideado por Joule, pero su primera realización práctica
se debe a Brayton (1873), de donde deriva el nombre del ciclo, que es característico
de las turbinas de gas.
Después de una compresión adiabática 1-2, aparece una fase 2-3 de introducción
de calor a presión constante (combustión a presión constante como en el ciclo de
Diesel); sucesivamente se tiene una fase de expansión adiabática 3-4 y finalmente
una parte de calor introducido es desenvuelta directamente al ambiente exterior
(isóbara 4-1) o a través de un intercambiador de calor (turbina de ciclo cerrado), o
mediante la substitución del fluido (turbina de ciclo abierto).
El rendimiento termodinámico del ciclo de Brayton tiene expansión análoga a la del
ciclo de Beau de Rochas, con la diferencia de que en lugar de depender de la
relación volumétrica de compresión, como en los motores de explosión, depende
ahora de la relación de las presiones de las dos isóbaras (es decir, de la relación de
compresión del compresor o de expansión de la turbina). El rendimiento del ciclo se
incrementa al aumentar dicha relación, independientemente de las temperaturas
alcanzadas.
En la práctica, con el ciclo real, es decir, considerando las pérdidas inevitables del
compresor y de la turbina, la temperatura adquiere una influencia fundamental. La
razón por la cual con las turbinas cuesta alcanzar los rendimientos prácticos de los
motores alternativos hay que buscarla en la dificultad de encontrar para las paletas
de la turbina materiales que puedan soportar las altas temperaturas necesarias para
mejorar el rendimiento. En efecto, los materiales usados hasta ahora no permiten
elevar ulteriormente las temperaturas del ciclo, porque en las turbinas la acción
térmica sobre el material es continua; en este aspecto, por el contrario, el motor
alternativo es ventajoso, ya que los órganos mecánicos se encuentran cíclicamente
en contacto con gases calientes y frios

Ciclos combinados de gas


natural: tecnología punta y
desarrollo sostenible

El alto rendimiento de los ciclos combinados de gas natural como tecnología de


generación y las menores emisiones de gases de efecto invernadero producidas por este
tipo de centrales la convierten en la energía térmica de origen fósil más limpia, y explica
que esta tecnología represente aproximadamente el 60% del parque de generación de
Gas Natural Fenosa.

¿Qué son los ciclos combinados?

Los ciclos combinados son centrales de generación de energía eléctrica en las que
se transforma la energía térmica del gas natural en electricidad mediante dos ciclos
consecutivos: el que corresponde a una turbina de gas convencional y el de una turbina
de vapor.
Este tipo de centrales se caracterizan por el uso que se realiza del calor generado en
la combustión de la turbina de gas, que se lleva a un elemento recuperador del calor y
se emplea para mover una o varias turbinas de vapor. Estas dos turbinas, de gas y
vapor, están acopladas a un alternador común que convierte la energía
mecánica generada por las turbinas en energía eléctrica.
La combinación de estos dos procesos permite alcanzar rendimientos, en torno al 60%,
muy superiores a los de una central térmica convencional con un solo ciclo, ya que obtiene
la energía eléctrica en dos etapas, logrando así un mayor aprovechamiento de la
energía del combustible.

¿Cómo funciona una central térmica de ciclo combinado?


Descúbrelo a través de nuestro infográfico

Beneficios medioambientales del ciclo combinado


 El rendimiento en las centrales de ciclo combinado es muy superior (un 58% frente a un
36% de una central convencional). Es decir, con un menor consumo de energía primaria
se logra una mayor producción de energía eléctrica. Ello supone ventajas tanto
medioambientales como económicas.
 Producen menor contaminación atmosférica, ya que el gas natural es un combustible más
limpio que el carbón, el petróleo o sus derivados, usados en muchos casos para producir
electricidad.
 Una central de ciclo combinado sólo requiere, para la condensación del vapor, un tercio del
agua de refrigeración necesaria en las centrales térmicas convencionales.
 El transporte y suministro de la energía primaria (el gas natural) se hace a través de un
gasoducto enterrado, por lo que se evita el impacto derivado de la circulación de camiones
o trenes de aprovisionamiento de carbón o fueloil.
 Las centrales de ciclo combinado pueden construirse cerca de los lugares donde se
consumirá la electricidad. De este modo se acortan las líneas de tendido eléctrico, con lo
que se reducen las inevitables pérdidas de electricidad y se disminuye el impacto visual.

CICLOS TERMODINÁMICOS
La conversión de la energía es un proceso que tiene lugar en la biosfera. Sin embargo, los
seres humanos a lo largo de su historia hemos inventado diversos artefactos que posibilitan
también la conversión energética. La eficiencia con que esta transformación se produce
está directamente relacionada con la proporción entre su forma final y su forma inicial y
también depende de las leyes físicas y químicas que gobiernan la conversión.

Relaciones físicas en el
ciclo termodinámico de Carnot

En los procesos termodinámicos, las máquinas o motores térmicos convierten energía


térmica en energía mecánica o viceversa. Según la teoría termodinámica, ninguna máquina
térmica puede tener una eficiencia superior a la del proceso reversible de Carnot,
denominado también ciclo de Carnot.

Una serie de ciclos termodinámicos se han implementado en la práctica:

 El ciclo Bryton, que consiste en turbinas de vapor y motores de reacción.

 El ciclo Otto, ampliamente utilizado en el sector de la automoción.


 El ciclo Diesel, muy utilizado en navegación marítima, ferrocarriles y automóviles.

 El ciclo Sterling, muy parecido al ciclo ideal de Carnot, y que suele utilizar aire u otro gas
como fluido de trabajo. Este ciclo también se emplea en el bombeo solar de agua.

 El ciclo Ericsson, que utiliza aire caliente como fluido de trabajo y que está
específicamente pensado para aplicaciones solares.

 El ciclo Rankine.

Todos estos metodos precisan de equipos especificos para cada tipo y en ellos se enmarcan
los motores de uso generalizado en automoción, de amplia utilización.

APLICACIONES GENERALES DE
LOS CICLOS TERMODINAMICOS
Una serie de ciclos termodinámicos se han implementado en la práctica:
El ciclo Bryton, que consiste en turbinas de vapor y motores de reacción.

El ciclo Otto, ampliamente utilizado en el sector de la automoción.

El ciclo Diesel, muy utilizado en navegación marítima, ferrocarriles y automóviles.

El ciclo Sterling, muy parecido al ciclo ideal de Carnot, y que suele utilizar aire u otro
gas como fluido de trabajo. Este ciclo también se emplea en el bombeo solar de agua.

El ciclo Ericsson, que utiliza aire caliente como fluido de trabajo y que está
específicamente pensado para aplicaciones solares.

El ciclo Rankine, todos estos métodos precisan de equipos específicos para cada tipo y
en ellos se enmarcan los motores de uso generalizado en automoción, de amplia
utilización.