Anda di halaman 1dari 2

DISCRIMINACIÓN Y RACISMO EN EL PERÚ

La discriminación étnico-racial es un problema que afecta gravemente a la


sociedad peruana, pues acentúa la desintegración nacional, profundiza la
pobreza e incrementa la exclusión social, impidiendo un desarrollo basado en
la igualdad. Diversas investigaciones realizadas en el país han señalado que
este tipo de discriminación sería la mayor causa de pobreza y exclusión de los
pueblos indígenas y la población afroperuana.

En el Perú existen muy pocos procedimientos administrativos o judiciales


iniciados por motivos de discriminación étnico -racial, pues es percibida como
una situación normalizada. Además, es difícil identificar con claridad a
discriminados y discriminadores, convirtiéndose en un fenómeno
multidireccional.

Otra dificultad que existe en el Perú es que las personas no denuncian haber
sido objeto de discriminación étnica o racial. Esta situación se explica por
diversos factores como: la vergüenza de denunciar tales hechos, la negación y
normalización del racismo, el desconocimiento de los mecanismos de denuncia
y la ausencia de una cultura de sanción social contra la discriminación.
Adicionalmente, la obtención de pruebas para demostrar la existencia de actos
discriminatorios es complicada.

81% de los encuestados está de acuerdo en que la discriminación ocurre todo


el tiempo y nadie hace nada (MINJUS, 2013)

39% de peruanos piensa que son discriminados por su “raza” (Latinobarómetro,


2011).

89.5% de la sociedad limeña considera que existen actitudes que discriminan a


los provincianos “cholos” (CPI, 2008).

INTERVENCIÓN NACIONAL CONTRA EL RACISMO

La Intervención Nacional Contra el Racismo tiene la finalidad de movilizar a


sectores, organizaciones y ciudadanía en general para visibilizar el racismo y la
discriminación étnico-racial como un problema público que afecta a todos los
peruanos. Además, implica el diseño e implementación de acciones orientadas
a fortalecer la capacidad de respuesta estatal a las denuncias sobre actos de
discriminación étnico- racial, así como la elaboración de estudios para generar
conocimiento sobre la problemática, y así orientar el diseño, implementación y
evaluación de políticas públicas con base en evidencias.

Los ejes de la intervención son:

 Movilización ciudadana contra el racismo: orientado a visibilizar el


racismo como un problema de todos y todas. Implica el desarrollo de
actividades como campañas comunicacionales, la promoción de
espacios públicos libres de racismo -tanto en el ámbito de consumo
como en el fútbol- y acciones formativas para la promoción de la
ciudadanía y la convivencia.

 Fortalececimiento de la acción del Estado contra el


racismo: orientado a mejorar la atención a los ciudadanos frente a la
denuncia y el reporte de casos de racismo, además de brindar asistencia
técnica a entidades públicas focalizadas mediante el desarrollo y/o
mejora de protocolos y normas, la realización de capacitaciones y la
difusión de material informativo.