Anda di halaman 1dari 2

ESTUDIANTE: María del Socorro Santacruz L.

FECHA: 19/04/18
PROFESORA: Fanny Muñoz

TAREA
1. Explique el juicio de Dios sobre Acab por matar a Nabot.
2. Que lección fundamental se puede deducir del reino del norte y la
enseñanza que me deja.
DESARROLLO
1. El juicio de Dios sobre Acab consistió en que consideró abominable el
hecho de que Acab siendo el rey de Israel, tomase la viña de Nabot el
cual fue muerto a causa de un decreto real impuesto por la esposa de
Acab, Jezabel. La esposa hizo lo incorrecto delante de Dios porque le
tenía en poco y quiso aprovechar la posición de su esposo para
levantar falso testimonio contra Nabot, el cual se rehusó a entregar su
viña al rey, ya que era heredad de sus padres.
El juicio de Dios sobre Acab fue que él barrería su posteridad,
destruyendo hasta el ultimo varón de la casa de Acab, tanto el siervo
como el libre en Israel. Así mismo, el juicio contra la esposa de Acab
sería los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel.
Dios tomo ese juicio para ambos porque a la verdad ningún rey fue
como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová
porque su mujer lo incitaba.

2. Las tribus de Zabulón, Isacar, Aser, Neftalí, Dan, Manasés, Efraín,


Rubén, Simeón y Gad fueron consideradas el reino del Norte, las
cuales se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomón,
como su rey. La rebelión contra Roboam surgió después de que él se
negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre
había impuesto a sus súbditos.
Jeroboam fue proclamado rey sobre todo Israel en Siquem. Después
de la revuelta en Siquem al principio sólo la tribu de Judá permaneció
fiel a la casa de David. Poco después la tribu de Benjamín se unió a
Judá. El reino del norte siguió siendo llamado Reino de Israel, mientras
que el reino del sur fue llamado Reino de Judá.

Teniendo en cuenta la historia de la división de las tribus de Israel,


puedo concluir que la fidelidad con Dios se ve reflejada en las tribus de
Benjamín y de Judá, aquellas que fueron leales a los mandatos de
Moisés, mientras que las otras tribus se corrompieron en la adoración
a ídolos paganos, ya que su corazón era siempre ir en contra de los
principios que Jehová había dispuesto para su pueblo y optaron por la
inmoralidad en sus prácticas cotidianas y la rebeldía.