Anda di halaman 1dari 3

Origen de la palabra “Ingeniería”

El origen del nombre de esta entrañable profesión pone de manifiesto su trascendencia.


***Ingenium***, palabra del latín, se define como “producir”. Así, quien ha elegido a la
ingeniería como profesión es la persona que estudia y aplica la tecnología para resolver
problemas y consolidar ideas en el mundo real, apoyado todo el tiempo en la ciencia. Valiéndose
de diversas técnicas, modelos y diseños, los ingenieros aportan soluciones a un sinfín de
necesidades humanas.

Por otra parte, se ha dicho que ingeniero viene del término en inglés ***engineer*** (traducido
como “el hombre de la máquina o de las máquinas) y que a su vez es derivado de ***engine***
(motor o máquina). Pero también se menciona que ***engineer*** es una palabra tomada de
***ingénieur***, que es de origen francés, y algunos expertos en etimología refieren que a su
vez, ésta tiene origen en ***enginour***, surgida en la Edad Media, así como del ya mencionado
***ingenium***. Además de la capacidad para producir objetos, obras, materiales, etcétera, la
palabra ***ingenium*** también se usa para referirse a una máquina, artefacto o dispositivo
producto de la creatividad humana. Hay quienes mencionan que esta variante posee un
contexto militar, pues al parecer se aplicaba en la descripción de los procesos para crear
maquinaria de esta índole.

Orígenes de la ingeniería civil

El término de ingeniería civil fue denominado de esta forma para diferenciarla de la ingeniería
militar en el siglo XVIII. La primera escuela de ingeniería civil fue creada en 1747, en la ciudad de
París, con el nombre de La Ecole Nationale des ponts et Chaussées, la cual perdura hoy en día.
Con la construcción del faro de Eddystone, John Smeaton fue el primer ingeniero
autoproclamado. De ahí se abrió paso a nuevos grupos de profesionales de la ingeniería civil que
continuamente se reunían para debatir sobre esta profesión.

Así fueron los orígenes de la ingeniería civil, una nueva disciplina que emplea diversos
conocimientos, como cálculo, mecánica, física e hidráulica, que permiten crear el proceso de
construcción y conservación de infraestructuras, tales como: carreteras, puentes, ferrocarriles,
puertos y aeropuertos y cualquier tipo de construcciones, lo que denominó la profesión de
ingeniería civil.

Separación de la Ingeniería Civil y la Arquitectura

Sin duda, los maestros constructores de los templos, catedrales y puentes medievales, no eran
arquitectos, porque aun careciendo de conocimientos técnicos, ya que no se conocían las leyes
de resistencia de los materiales y de la Ciencia de los materiales, que actualmente permiten el
cálculo estructural, utilizaban el método experimental de «ensayo y error», por el que si
colapsaba una estructura, volvían a levantarla con muros y cimientos más sólidos hasta alcanzar
la estabilidad de la construcción, lo que les orientaba a la ingeniería; como también se podría
citar a los constructores de las pirámides egipcias, mayas, etc., o incluso los constructores de
dólmenes prehistóricos, que evolucionaban en sus conceptos de construcción sin una base de
conocimiento científico real, sino por la mera prueba y error, exactamente lo mismo les ocurría
a los ingenieros hasta el siglo XIX, momento en el que se separan Ingeniería y la Arquitectura,
que hasta entonces iban de la mano; buen ejemplo son los ingenieros militares, verdaderos
desarrolladores científicos y creadores del concepto moderno de ingeniería, que eran lo uno y
lo otro, indistintamente.
La Ingeniería Civil en la Antigüedad

La Ingeniería Civil comenzó cuando los humanos empezaron a crear artículos para su vida
cotidiana. Los principales hombres utilizaron algunos principios de la Ingeniería para conseguir
sus alimentos, vestidos y construir armas de defensa como hachas, puntas de lanzas, martillos,
etc.

El desarrollo de la ingeniería comenzó con la Revolución Agrícola (año 8000 a.C.) cuando las
tribus dejaron de ser nómadas para cultivar sus productos y criar animales.

El primer ingeniero conocido fue Imhotep, constructor de la pirámide de peldaños en Saqqarah,


Egipto, probablemente hacia el 2550 a.C. Por su sabiduría y habilidad, fue elevado a la categoría
de dios después de su muerte.

La Ingeniería egipcia, basada en la fuerza de ejércitos de hombres sometidos a un faraón, los


cuales, trabajaban gran cantidad de piedra disponible en el valle de Nilo. Esto permitió la
construcción de los enormes templos y pirámides.

Aunque construyeron estructuras impresionantes, sólo produjeron pocas innovaciones


significativas en la construcción con piedra; su fuerte fue la fuerza bruta y el tamaño.

También construyeron diques y canales, y contaban con sistemas complejos de irrigación.


Cuando la tierra de regadío era más alta que el nivel del río, utilizaban un dispositivo
denominado cigoñal para elevar el agua hasta un nivel desde el cual se dirigía hacia la tierra.

Durante esta época, los druidas y los egipcios, se destacan por la construcción de monumentos,
puentes, vías de comunicación y viviendas. Se muestra una incipiente Ingeniería Civil y naval.

La Ingeniería Civil en la Edad Media

Posteriormente a la caída del imperio romano de Occidente (476 d.C.), aparece la primera
división de la ingeniería en especialidades: el ingeniero militar y el ingeniero civil; el primero
dedicado al desarrollo y construcción de sistemas de defensa para las ciudades y la fabricación
de implementos de ataque; el ingeniero civil tenía por tarea la solución de problemas
relacionados con la ciudad, con la “CIVIS”, el diseño de caminos, puentes, edificios, sistemas de
alcantarillado y agua potable; por eso lo de ingeniero civil.

En este período ocurrieron pocos avances en la ingeniería; sin embargo, hubo un cierto
desarrollo del diseño estructural, desarrollo de dispositivos y maquinarias, que economizaban
energía e incrementaban la potencia.

Tal vez la estructura más interesante de la Edad Media, sean las catedrales góticas. Se les
considera, las más ligeras y osadas construcciones, con esqueleto de piedra, jamás realizadas
por el hombre. Esta obra manifiesta un alto nivel del dominio de la estructura, por parte, tanto
de los ingenieros/arquitectos, que la diseñaron como los jefes de obras, que las construyeron.

En la Edad Media, los ingenieros buscaron reforzar y suplir la capacidad productiva del hombre
y animales, mediante la construcción de máquinas que ahorraban fuerza de trabajo. En esta
época se desarrolló, el molino de viento, se mejoraron molinos de agua, los que también se
utilizaron de otras formas, otro avance importante en Europa fue la rueda y el timón giratorio
para los barcos.

El título de ingeniero se utilizó por primera vez en la Edad Media (entre 1000 y 1200 aprox.). Las
palabras "ingenio" e "ingenioso" provienen del latín ingenerare, que significa crear.
La Ingeniería Civil en la Edad Moderna

Los desarrollos de la Ingeniería en ésta época, alteraron la evolución de la historia. El primer


cambio fue la expansión de la revolución industrial.

El segundo fue el surgimiento de la Ingeniería Civil como una profesión, por lo que se hizo
necesaria la educación científica y técnica para poder desempeñar la profesión.

El tercer desarrollo fue la introducción del método de la ciencia aplicada. Ejemplo de ésta, fue
el desarrollo de la ingeniería eléctrica, lo cual unido a la química, originaron la llamada segunda
revolución industrial.

Las edificaciones muestran creatividad y diversificación, compiten por tener los edificios mas
eficientes, lujosos, bellos; para así atraer a personas de todo el mundo gracias a la globalización.

Satisfacen al mundo, creando presas, puentes, hoteles, estadios. Es la era del cambio.

En la Ingeniería Civil se utilizan nuevos elementos constructivos: concreto reforzado y


pretensado, estructuras metálicas, producción de fibras sintéticas y plásticas. Auge de las
ingenierías aeronáutica y naval. Aparece la computadora digital y analógica y con ellas la
ingeniería de sistemas. Se aplican los principios de Taylor en los esquemas de producción y con
ello surge la ingeniería industrial.