Anda di halaman 1dari 21

Intervención Psicosocial, 2005, Vol. 14 N.° 2 Págs. 189-208.

ISSN: 1132-0559

INVESTIGACIONES APLICADAS

Prevención e intervención psicosocial sobre el


consumo juvenil de sustancias psicoactivas:
Comparación de la eficacia preventiva de cuatro
programas
Prevention and psychosocial intervention on the
young psychoactive substances constumption:
Comparision of four programs preventive
efficacy

María de la Villa MORAL JIMÉNEZ1


Anastasio OVEJERO BERNAL2
Carlos SIRVENT RUIZ3
Francisco Javier RODRÍGUEZ DÍAZ4
Fecha de Recepción: 03-06-2004 Fecha de Aceptación: 23-06-2005

RESUMEN
El objetivo principal de esta investigación es proceder a comprobar la eficacia preventi-
va de cuatro programas de intervención psicosocial a partir de una aproximación psicoso-
ciológica de carácter longitudinal a las actitudes y los patrones de consumo de sustancias
psicoactivas por parte de los adolescentes contemporáneos. Con este propósito se han
seleccionado cuatro Centros de Educación Secundaria del Principado de Asturias. En la
primera encuestación participaron 755 alumnos, siendo seleccionados posteriormente,
cuatro grupos experimentales y un grupo control integrados por 157 adolescentes. Por lo
que respecta al procedimiento investigador, ha de comentarse que se aplicaron cuatro pro-
gramas preventivos calificados como de intervención familiar, experto, informativo y de
sensibilización básica así como un grupo control.

1 Profesora Asociada Doctora de la Universidad de Oviedo. Área de Psicología Social.


2 Catedrático de Psicología Social. Universidad de Valladolid.
3 Médico psiquíatra. Director de la Fundación Instituto de Drogodependencias. Spiral.
4 Profesor titular de la Universidad de Oviedo. Área de Personalidad, Evaluación y Tratamiento.

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 189


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

De acuerdo con los resultados obtenidos se confirma, en primer lugar, la eficacia pre-
ventiva de las sesiones implementadas en promover cambios actitudinales ante el consu-
mo de drogas y, en segundo lugar, mediante el análisis comparativo, se ha comprobado
que los programas de intervención familiar y de experto promueven mejores resultados
preventivos en relación con aquéllos estrictamente informativos. A partir del análisis longi-
tudinal, al comparar las puntuaciones medias obtenidas en la medida de las actitudes
globales ante el consumo en la primera administración de las pruebas y los sucesivos
momentos temporales en que éstas se han evaluado (7 meses, 12 meses y 18 meses) se
comprueba la existencia de diferencias significativas con todos ellos en el sentido propues-
to de fortalecimiento de las actitudes contrarias al consumo de sustancias psicoactivas.

PALABRAS CLAVE
Sustancias psicoactivas, Prevención, Intervención psicosocial y comunitaria, Adoles-
cencia.

ABSTRACT
The main objective of this investigation is proceeding to check the preventive efficacy of
four psychosocial intervention programs beginning from a psychosocial and longitudinal
approach to the attitudes and psychoactive substances consumption patterns by contem-
porary adolescents. With this purpose we have chosen four High Schools belonging to the
Principado de Asturias. In the first inquiry 755 students participated, having been chosen
later four experimental groups and a control group computing by 157 adolescents. About
concern to the research proceeding, we have to comment on that we have applied four pre-
ventive programs qualified as family intervention, expert, informative and basic sensitive-
ness, as well as a control group.
In agreement with the obtain results, in the first place, we have confirmed the preventi-
ve efficacy of the sessions in promoting attitudinal changes about drugs consumption,
and, in the second place, through a comparative analysis, we have checked that family
intervention and expert programs promote best preventive results related with those
strictly informative. Beginning from longitudinal analysis, in order to compare the average
punctuations obtained by the measurement of global attitudes on the consumption in first
experiments management and successive temporary evaluated moments (7 months, 12
months and 18 months), we prove the existence of significant differences in the proposed
way of strengthening the psychoactive substances opposed attitudes.

KEY WORDS
Psychoactive substances, Prevention, Psychosocial and communitary intervention,
Adolescence.

190 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

1. INTRODUCCIÓN TEÓRICA vención educativa (Pérez, 1999) y preven-


ciones primarias y secundarias (Río y
Nuestra propuesta de intervención Gazopo, 2001) junto a acciones más
psicosocial sobre el consumo juvenil de inespecíficas de promoción de la salud y
sustancias psicoactivas se operativiza en entrenamientos varios (Portero, 2002).
acciones educativas-preventivas median- Mediante el proceso educativo y la actua-
te las que se permita inocular y fortale- ción a otros niveles se debe optar a con-
cer la esfera actitudinal de resistencia a seguir optimizar los recursos personales
la experimentación de los adolescentes, (reentrenando habilidades, proponiendo
reajustar las percepciones distorsiona- cambios actitudinales, modificando com-
das de riesgo inherentes al uso/abuso de portamientos poco saludables, recodifi-
las sustancias y dotarles de oportunida- cando aspectos valorativos, fomentando
des de elección/rechazo y de pautas de la capacidad crítica, etc.) y comunitarios
actuación saludables con respuestas (representaciones sociales, actitudes
alternativas (véase Moral, 2002; Moral y colectivas, tendencias y modas, tenden-
Ovejero, 2003; Moral, Ovejero y Rodrí- cias asociacionistas, ocupación del tiem-
guez, 2002; Moral, Rodríguez y Sirvent, po libre, corresponsabilidad social, etc.)
2005; Ovejero, 2000). Asimismo, se otor- con el fin último de (re)educar en/para la
ga prioridad a la transmisión de unos salud individual y social.
contenidos integrados de Educación para
la Salud dentro de la rutina académica, En la literatura sobre el tema de los
que sólo podrán desarrollarse con éxito últimos años circunscrita al ámbito
si se prevén cambios parejos en la comu- nacional se aporta información relativa a
nidad educativa mediante los que se los numerosos intentos de estimular y
favorezca la adecuación del mensaje a coordinar esfuerzos de alumnos, padres
un ámbito más participativo, de modo y profesores, extensible a la acción de
que los contenidos de la Educación para corresponsabilización sociocomunitaria,
la Salud han de ser trascendidos, convir- en diversos programas de prevención de
tiéndose en una forma de vida (Calafat, las drogodependencias, siendo referen-
1994, 1995). Tal programación no supo- cias básicas algunas de las que se expli-
ne meramente destinar unas sesiones a citan a continuación. En investigaciones
informar sobre los efectos de las drogas, como las de Bas (2000a, 2000b) se han
sino, más bien, a la par que una labor presentado propuestas educativas para
informativa bien diseñada, se deben alumnos de secundaria en las que se
reformular actitudes, entrenar habilida- integraban criterios didácticos de trans-
des, preparar para la resistencia a la versalidad y aprendizaje significativo,
presión grupal, potenciar la corresponsa- promoviéndose un proceso de reflexión
bilización en los hábitos saludables, ase- crítica inductora de cambios actitudina-
gurar un aprendizaje significativo y les. El reajuste de la percepción de ries-
potenciar libertades dentro de una gos inherentes al consumo e intervencio-
comunidad de ciudadanos más cohesio- nes educativas tendentes a la reducción
nada y participativa, entre otros objeti- de daños llevada a cabo en investigacio-
vos básicos. A la educación preventiva nes como las de Durán, Larriba y Suel-
que consiste en "'utilizar la educación ves (2002) parece complementarse con
como técnica de prevención en el sentido otros intervenciones vinculadas a la eva-
de desarrollar o fortalecer la capacidad luación del consumo recreativo de dro-
de resistencia de los individuos y grupos gas en el espacio vivencial compartido
ante la oferta de drogas'" (Vega, 1993, p. del ocio juvenil nocturno (Bellis y Hug-
74), han de sumarse estrategias de pre- jes, 2003). Otros programas de educa-

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 191


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

ción preventiva se han vinculado a dise- 2001) o la revisión realizada por la Direc-
ños curriculares con intervención del ción General de la Escuela Andaluza de
profesorado, previo análisis de sus repre- Salud Pública (Higueras, Manuel y Gil,
sentaciones sociales sobre las drogas 2000), como propuestas elaboradas den-
(Megías et al., 1999, 2001). También han tro de un marco de actuación institucio-
sido frecuentes las intervenciones en las nal coordinado.
que se ha otorgado protagonismo a la
familia en la educación para la salud En definitiva, la intervención específi-
(Pérez Mulet, 2002). A programas de ca en materia de drogas constituye una
intervención comportamental-educativa de las más acuciantes demandas socia-
con población escolarizada asociados a les e institucionales. En este sentido,
intentos de entrenamiento saludable con consideramos que el ámbito académico
padres (Olivares, Macià y Méndez, 1993) representa una agencia socializadora
se podrían añadir otras propuestas de por excelencia y uno de los ámbitos pri-
prevención de las drogodependencias vilegiados de intervención preventiva.
asociadas a la potenciación de los facto- Sobre la escuela ha recaído una respon-
res de protección (Pérez Martínez, 1993a, sabilidad que halla su fundamento en
1993b) y al entrenamiento en asertividad una serie de condiciones que confluyen,
(Suelves y Sánchez-Turet, 2001). Como tales como el contar con los adolescen-
labor preventiva ante los consumos dro- tes que integran el posible grupo de ries-
gas institucionalizadas que representan go y los potenciales consumidores de
sustancias iniciáticas entre los adoles- drogas, la existencia de redes cohesivas
centes se han puesto en marcha progra- e interactivas entre el grupo de iguales,
mas de prevención tanto prioritariamen- la posibilidad de implicar a la familia en
te del abuso de alcohol (Carrasco, 2000; la promoción de hábitos saludables, la
Díaz, 2002; Durán, Larriba y Suelves, conveniencia del empleo del profesor o
2002; Espada, 2002) como del tabaquis- de un experto como agentes implicados
mo (Ayesta y Sáez, 2004; González, en programas preventivos de esta índole
Gómez-Durán y García de la Torre, o la propia función formativa de la ense-
2000; Jané, 2002), ensayándose estrate- ñanza potenciada por la praxis psicope-
gias educativas-preventivas (Barrueco, dagógica, junto a otros factores coadyu-
2003; Vega y Garrido, 2000). Ante la vantes. Todo ello se aduce para tender a
experimentación con otras sustancias involucrar, aún más, a la escuela en la
pscioactivas, se han propuesto Progra- tarea de compartir (que no delegar) la
mas de Intervención Comunitaria enca- labor preventiva-educadora y de promo-
minados a la prevención del consumo de ción tanto general como específica de la
drogas llevados a cabo en el contexto de salud. En suma, en los últimos años la
las asociaciones juveniles (Calleja, 2003; actividad preventiva del consumo de
Moral, 2002). Asimismo, han sido nume- drogas en nuestro país se ha visto
rosas las campañas institucionales engrosada por gran cantidad de pro-
(véase Fundación de Ayuda a la Droga- puestas de intervención vinculadas, de
dicción, 2001), desde la Delegación del uno u otro modo, al ámbito educativo
Gobierno para el Plan Nacional sobre (véase García Señorán, 1994; González
Drogas (DGPNSD, 2001, 2002a, 2002b, et al., 2000; Granados, 1994; Macià,
2003) o la Federación Española de Muni- 1995; March y Orte, 1993; Moral, 2002;
cipios y Provincias (2001), así como otras Moral y Ovejero, 1998, 2003; Suelves et
muchas programaciones realizadas a al., 2000; Vega, 2003a, 2003b). Sin
nivel regional como las implementadas embargo, otros como Górriz y Guren-
en Castilla y León (Martínez González diain (2003), desde un posicionamiento

192 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

escéptico, incluso cuestionan la posibili- al grupo experimental o al control, se ha


dad de que sea posible implantar pro- empleado un diseño cuasiexperimental
gramas de prevención en el medio esco- denominado diseño de grupo control no
lar. En cambio, a partir del meta-análi- equivalente, en el que, hay un grupo
sis de los programas de prevención del experimental (en esta oportunidad cua-
abuso de drogas en el contexto escolar tro) y otro control, recibiendo pre-test y
realizados en España emprendido por post-test, pero no poseen equivalencia de
Espada, Méndez, Botvin, Griffin, Orgilés muestreo en la fase preexperimental.
y Rosa (2002) se insta a continuar pro- Esta submuestra de intervención (califi-
moviendo labores preventivas. En todo cada como "experimental") se seleccionó
caso, la aceptación social e institucional con la intención de promover cambios
de la Educación para la Salud en mate- actitudinales hacia el consumo de dro-
ria de drogas en la escuela como instru- gas, así como un entrenamiento en habi-
mento preventivo junto a otras tenden- lidades sociales básicas tales como las
cias a corresponsabilizar a diversos relacionadas con el despliegue de con-
estamentos ha ido en auge. Capacitar, ductas asertivas y de rechazo de la inci-
no solamente informar, así como prepa- tación grupal y reafirmaciones de identi-
rar para afrontar los riesgos a nivel per- dad. Una vez analizados los datos extraí-
sonal, educativo y familiar y promover dos de los análisis preliminares, se pro-
acciones sociocomunitarias han de ser cedió a la selección intencional de la
algunos de los objetivos priorizados en citada submuestra de acuerdo a criterios
semejantes propuestas preventivas y/o básicos de disponibilidad e interés del
rehabilitadoras. profesorado y priorización otorgada a
aquellos grupos académicos en los que
se hallaba mayor proporción de adoles-
2. MATERIALES Y MÉTODO centes en riesgo percibido, comparativa-
mente en función del bajo nivel de edad
Muestra medido mediante indicadores tales como
las experiencias de experimentación con
En esta investigación se han seleccio- las drogas, las actitudes permisivas
nado cuatro Centros de Secundaria del hacia las mismas y las disposiciones y
Principado de Asturias, mediante un prácticas de consumo habituales. Esta
muestro intencional, con cuyos Departa- muestra de intervención la componen
mentos de Orientación había acuerdos 141 adolescentes (76 alumnas y 65
explícitos para administrar los instru- alumnos), adscritos a tercer curso de
mentos de evaluación y en orden a E.S.O. De los alumnos seleccionados
emprender una investigación de carácter cerca del sesenta por ciento (59.7%,
longitudinal. En la primera encuestación n=83) tenía catorce años, ampliándose el
participaron 755 alumnos del nivel de espectro de edad de los trece a los dieci-
Secundaria, elegidos mediante un mues- séis años. La elección de estos niveles de
tro opinático y con posterioridad a la rea- edad ya ha sido justificado con anteriori-
lización del estudio descriptivo con toda dad, ya que abarca un período en el que
la muestra se efectuó un muestreo de se suceden e interrelacionan cambios a
conglomerados con submuestreo (bietá- múltiples niveles tales como fisiológico,
pico) con una selección de unidades ele- psicoafectivo y socio-relacional y se tien-
mentales utilizando como conjuntos de de a producir la iniciación al consumo,
referencia a las clases seleccionadas en de ahí la pertinencia de analizar su esfe-
la primera etapa. Dada la dificultad de ra actitudinal y de promover labores pre-
asignar en forma aleatoria a los alumnos ventivas.

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 193


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

Variables Investigadas e Instrumentos (Maciá, Olivares y Méndez, 1993) adapta-


de Evaluación do de Macià (1986) integrado por veinte
ítems en formato Likert en los que se
Se han evaluado cuestiones relaciona- incide sobre el análisis de las dimensio-
das, propiamente, con aspectos cogniti- nes valorativa (sentimientos asociados) y
vos (creencias, expectativas, etc.) y valo- reactiva (inclinación para actuar) de las
rativos acerca de las drogas y sus usos y actitudes, fundamentalmente, tanto ante
efectos, bajo el rótulo actitudes hacia las el alcohol como de otras drogas ilegales.
drogas (AICA01-AICA30). Se aportan, Por lo que respecta a alguna de las pro-
asimismo, otras afirmaciones referentes piedades psicométricas de ambas escalas
a la información sobre el alcohol o relati- ha de indicarse que en nuestra investiga-
vas a los psicofármacos y otras sustan- ción el valor de Alpha hallado para 141
cias psicoactivas, incidencias sobre el casos válidos es de .9354 y de .9059,
componente valorativo de la actitud respectivamente.
hacia el consumo (ACTITUD) y la dispo-
sición personal hacia el consumo de
alcohol (ACT01-10) u otras drogas Procedimiento
(ACT11-20), como variables más signifi-
cativas. Dado nuestro interés investiga- En esta investigación de carácter com-
dor por una aproximación al análisis de prehensivo, se emprendió, en primer
las actitudes hacia el consumo de sus- lugar, un proceso de planificación y pro-
tancias psicoactivas, por las motivacio- gramación en el ámbito comunitario y edu-
nes que impulsan la experimentación y cativo, lo cual constituye una labor pre-
otros hábitos de consumo se ha procedi- via sobre la cual ha de asentarse cual-
do a evaluar tales variables, implemen- quier propuesta de intervención psicoso-
tándose con posterioridad al análisis cial y sociocomunitaria mediante la que
descriptivo un programa educativo-pre- se incida en la detección de necesidades
ventivo, que se explicitará en el apartado y en la evaluación de las demandas
de Procedimiento. correspondientes. A ello se suma el esta-
blecimiento de prioridades, así como la
Se ha administrado el Autoinforme de determinación del grupo objetivo y de la
Consumo de Sustancias Psicoactivas receptividad o resistencia del mismo y de
(Santacreu, Froján y Hernández, 1990, la comunidad ante proyectos de este tipo.
recogido por Santacreu y Froján, 1994) En nuestro caso, aparte de los contactos
que consta de treinta ítems medidos en en el plano sociocomunitario e institucio-
una escala Likert con cinco niveles de nal, en la primera fase se realizaron labo-
respuesta mediante los que se evalúan res de encuestación, de modo que en la
actitudes hacia las drogas, su consumo y fase de recogida de datos para la muestra
usuarios de acuerdo con una triple total, contemplando la imposibilidad de
dimensionalidad: cognitivas (creencias y proceder a la administración sucesiva de
expectativas), emocionales (sentimientos los cuestionarios empleados en el mismo
y valoraciones) y comportamentales (dis- día a todos los integrantes de la muestra
posición para actuar), conocimientos (diez instrumentos de evaluación, 755
sobre consumo de drogas, edad de inicio, alumnos y treinta grupos escolares), se
historia de consumo, situaciones, dispo- emplearon diversas sesiones, de acuerdo
nibilidad del producto en el entorno y con el Departamento de Orientación de
modelos de consumidores (familia y cada Centro. Los datos fueron recogidos
grupo de iguales). Asimismo, se ha de forma anónima, aunque se procedió a
empleado el Cuestionario de Actitudes la asignación de un código numérico (el

194 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

número correspondiente a cada alumno clara intención didáctica los contenidos


en clase) en orden a la posterior evalua- abordados en cada uno de los grupos
ción de resultados de la intervención que participaron en la experiencia:
educativo-preventiva realizada con una
selección de la muestra total en el corres- a) junto a los contenidos comentados
pondiente estudio longitudinal. en el Grupo Experimental 1 ("Batán") se
ofrecieron en la sesión informativa testi-
Se propusieron líneas de intervención monios reales de jóvenes y pacientes
preventiva a nivel psicosocial y comuni- afectados por esta problemática, se dina-
tario, si bien se focalizará la exposición mizó la discusión grupal sobre la etiolo-
sobre las primeras. Así, se diseñó un gía del consumo mediante el empleo de
programa de educación preventiva e técnicas de discusión grupal (Philips 66)
intervención psicosocial vinculado al y se promovió una acción paralela con
ámbito educativo, el cual se llevó a cabo padres que se vio reducida a escasas
a los tres meses de finalizar la primera sesiones debido a la poca y selectiva
recogida de información. Ha de puntuali- (habitualmente, de los padres de adoles-
zarse que, en relación con la interven- centes con menores riesgos) asistencia
ción misma realizada en los cuatro gru- de los mismos;
pos experimentales, el contenido general
común de las sesiones temáticas realiza- b) en el Grupo Experimental 2 ("Las-
das de acuerdo con los correspondientes tra1") se propuso una intervención reali-
Departamentos de Orientación de los zada por un experto en la materia que, al
Centros de Enseñanza Secundaria se igual que en el caso anterior, se apoyaba
explicita a continuación. Se realizaron sus intentos desmitificadores sobre testi-
cuatro sesiones con varios contenidos monios reales y que promovía técnicas
bajo el rótulo siguiente: Sesión 1. ¿Sabí- de discusión grupal y, en este caso, un
as qué?: Alcohol y otras drogas, mitos trabajo final en grupo que consistía en la
mediante la que se pretendía reajustar la aportación de eslóganes preventivos y
percepción de riesgo inherente al consu- diseños de un póster de sensibilización,
mo, así como desmitificar las creencias dada la influencia del grupo sobre los
estereotipadas sobre sus usos/abusos; posibles cambios actitudinales y los
Sesión 2. Se tú mismo, tú eres tu mejor beneficios de una mayor cohesión y pro-
estimulante: Autoestima y habilidades ductividad grupal;
sociales, en la que se incidía en una
mejor autoconocimiento y en una mejora c) en el tercer Grupo Experimental
de las habilidades, tales como la asertivi- ("Lastra2") se propusieron sesiones bási-
dad; Sesión 3. ¿Amigos o incitadores al camente informativas sin ninguna otra
consumo: Resistencia a la presión de aportación con el objeto de comprobar la
grupo con estrategias de resistencia a la prevista menor eficacia relativa de este
incitación grupal al consumo, enfocada a tipo de programas informativos y genéri-
la de resistencia a la presión del grupo cos con respecto a otros de marcado
de iguales y Sesión 4. ¿Hora feliz ? ¿En carácter psicosocial e impartidas por
serio... ?: Discusión grupal sobre pósters profesionales del centro. Con ello se pre-
de sensibilización hechos al afecto acer- tendía indagar sobre la conveniencia o
ca del consumo de alcohol y otras sus- no de que los programas de entrena-
tancias psicoactivas (tabaco, derivados miento en habilidades sociales y cambios
canábicos y anfetamínicos). actitudinales se realicen por parte de
expertos o mediante la labor del profeso-
A continuación se especifican con una rado; y, por último

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 195


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

d) aparte de las sesiones informativas = (∑ Aica01-Aica30)/30] con la primera


en el cuarto Grupo Experimental ("Turón") evaluación del cambio inducido (Post1)
se incluyeron las sesiones sensibilizado- para cada uno de los grupos se presen-
ras y de entrenamiento y se recurrió, de tan en la Tabla 1. Se ha confirmado la
nuevo, al empleo de las técnicas de dis- existencia de diferencias significativas en
cusión grupal. El objeto de semejante las actitudes generales hacia las drogas
peculiaridad es comprobar si se derivan en tres de los grupos experimentales:
efectos diferenciales con respecto a aquel Grupo de Intervención Familiar (t=2.78, t
grupo en el que se ha propuesto la pro- Prob=.010), Experto (t=3.34, t Prob=.003)
gramación del trabajo con padres (Grupo e Informativo (t=1.70, t Prob=.011) en el
Experimental 1), el no empleo del experto sentido de un fortalecimiento de las acti-
(Grupo Experimental 2) ni de sesiones tudes contrarias al consumo tras la
exclusivamente informativas (Grupo intervención. En cambio, estas diferen-
Experimental 3). cias no han alcanzado significación esta-
dística en uno de los cuatro grupos expe-
Tal programación de actividades se rimentales (Sensibilización básica,
efectuó con objeto de determinar los t=1.58, t Prob=.127). También se confir-
efectos diferenciales derivados del tipo de ma la existencia de cambios en el valor
actividades propuestas. Finalmente, se medio de las actitudes analizadas en el
procedió a realizar una evaluación de los Grupo Control en el que, en comparación
resultados derivados del programa de con el resultado obtenido algunos meses
intervención psicosocial en distintos después, se ha observado un incremento
momentos temporales -a los dos meses significativo de las puntuaciones medias,
de su implementación, a los siete y al lo cual es indicio de una mayor permisi-
año del mismo-, especificándose la valo- vidad ante la experimentación (t=-2.52, t
ración de los mismos en el apartado Prob=.019).
correspondiente de resultados.
Por lo que respecta a los resultados
hallados al comparar las puntuaciones
RESULTADOS Y DISCUSIÓN medias globales de la primera encuesta-
ción (AICATO) con la segunda evaluación
De acuerdo a los objetivos planteados de los mismos al año de la primera
se ha procedido a determinar la eficacia (Post2) se confirma la tendencia apunta-
preventiva de las estrategias educativas- da para el caso de la comparación de
preventivas y de intervención psicosocial puntuaciones medias en el grupo experi-
que se implementaron entre el colectivo mental de Intervención Familiar (t=2.81, t
de adolescentes seleccionado. En cada Prob=.009) y el de Sensibilización básica
uno de los cuatro Grupos Experimenta- (t=1.74, t Prob=.097). Semejante tenden-
les (Intervención Familiar, Experto, Infor- cia se invierte en el caso del Grupo Con-
mativo y Sensibilización básica) y en el trol hallándose diferencias significativas
Grupo Control se han analizado cambios (t=-3.99, t Prob=.001) en el sentido de un
en las actitudes hacia la experimenta- aumento de las actitudes favorables ante
ción. el consumo, así como de una mayor
valoración de la experimentación en sí y
Los resultados obtenidos al comparar de una inclinación para actuar asociada
las puntuaciones medias halladas en la a tales creencias que predispone al con-
actitud global hacia el consumo de sus- sumo de un modo preferencial.
tancias psicoactivas en la administración
de las pruebas Pre-Intervención [AICATO Resultados similares se han obtenido

196 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

en el caso particular de la comparación dos (grupos experimentales: Intervención


de los resultados obtenidos al contrastar Familiar, t=2.06, t Prob=.049; y Sensibili-
los valores medios de la primera encues- zación básica, t=3.35, t Prob=.003, y
tación con la última evaluación (Post3), entre la medida general y el Grupo Con-
confirmándose la existencia de diferen- trol, t=-2.72, t Prob=.013).
cias significativas en los grupos ya aludi-
Tabla 1
Comparación de medias en la actitud global hacia el consumo de sustancias psicoactivas
(T-Test para muestras relacionadas) entre los grupos experimentales y el control

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 197


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

A título expositivo se presenta gráfica- del consumo de sustancias psicoactivas,


mente, en primer lugar, un análisis des- ha de abundarse en los efectos positivos
criptivo básico de los valores hallados en inmediatos de los programas preventivos
la medición de las actitudes globales con participación de experto. En cambio,
medias hacia la experimentación de sus- en esta oportunidad no se han constata-
tancias psicoactivas para cada uno de do los efectos beneficios que se suelen
los Grupos Experimentales y el Grupo derivar de los programas de intervención
Control, tanto en la primera encuesta- con padres con respecto a los de sensibi-
ción como en las sucesivas evaluaciones lización básica, obteniéndose mayores
de resultados en los diversos intervalos beneficios preventivos en este tipo de
en los que se efectuó la evaluación de programación de actividades.
resultados y gráficos comparativos para
cada grupo por momentos temporales Por lo que respecta a la segunda de
(véase Figuras 1-5). las evaluaciones de resultados (Post2)
realizada a los siete meses de la inter-
Dada la pertinencia de realizar un vención se mantienen las diferencias
análisis diferencial de los cambios acti- halladas del grupo de Experto con res-
tudinales promovidos a partir del progra- pecto al de propuesta de Intervención
ma educativo-preventivo de intervención Familiar (t=4.75, t Prob=.000), al Infor-
psicosocial, según las características mativo-genérico (t=-3.90, t Prob=.000) y
comunes y singulares del mismo en cada al de Sensibilización básica (t=-2.00, t
uno de los Grupos Experimentales, se ha Prob=.058) (véase Tabla 3). Se sigue con-
procedido a realizar tales análisis com- firmando el efecto beneficioso de la inter-
parativos de los efectos del programa vención de un experto en drogas en labo-
educativo-preventivo, según el tipo de res informativas y de dinamización gru-
programación de actividades en cada pal en actividades de reajuste de la per-
uno de los cuatro Grupos Experimentales cepción de riesgo y con participación del
(véase Tablas 2-4). Se ha confirmado la alumnado, reelaborándose actitudes
existencia de las diferencias significati- menos permisivas en estos casos con
vas en las actitudes globales que se respecto al resto de intervenciones pro-
explicitan a continuación. puestas.
En el caso concreto de la primera eva- Con objeto de incidir en el análisis
luación de los resultados a los dos meses diferencial propuesto de la eficacia pre-
de la intervención (Post1), las diferencias ventiva de cada programación de activi-
se concentran entre el grupo de Interven- dades se exponen en la Tabla 4 los resul-
ción Familiar y el de participación de tados del cambio actitudinal en cada
Experto (t=2.57, t Prob=.016) y entre el grupo, comparando las puntuaciones
primero y el de Sensibilización básica (t=- medias halladas. Se comprueba que tras
1.60, t Prob=.080). Ha de puntualizarse un año del desarrollo del programa edu-
que los resultados obtenidos en cada cativo-preventivo y de entrenamiento-
grupo experimental en la primera rehabilitador las diferencias obtenidas
encuestación se han adoptado como cri- entre los grupos experimentales se res-
terio base de comparación, así como los tringen a la comparación entre el grupo
cambios experimentados en las sucesi- de intervención de Experto y el meramen-
vas fases de la investigación. Teniendo te Informativo (t=-2.28, t Prob=.040) a
en cuenta que puntuaciones medias más favor de la mayor eficacia preventiva del
bajas son indicativas de actitudes más primero en el proceso de regulación acti-
solidamente fundamentadas en contra tudinal.

198 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

Figuras 1-5
Gráficos comparativos de los cambios experiementados en las puntuaciones medias de
las actitutdes hacia el consumo en la primera encuestación (Actitudes Pre-Intervención)
y en las sucesivas evaluaciones a los dos meses (POST 1), a los siete (post 2) y al año de
la intervención (POST 3) en cada uno de los Grupos Experimentales y en el Control

Figura 1. Grupo de Intervención Familiar Figura 2. Grupo Experto

Figura 3. Grupo Informativo Básico


Figura 4. Grupo de Sensibilización

Figura 5. Grupo Control

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 199


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

Tabla 2
Comparación de efectos del programa en la actitud global hacia el consumo de sustancias
psiactivas entre cada Grupo Experimental en la primera evaluación (Post 1)
a los dos meses de la intervención

Finalmente, por su interés didáctico se labores de prevención primaria y educa-


ofrecen diversas representaciones gráfi- ción sobre la drogas desde/en la escuela
cas mediante las que se dispone de datos sobre el conjunto de la comunidad, inci-
de series temporales y se comparan los diéndose en la apreciación manifestada
resultados para los grupos experimenta- por Vega (2003a) de seguir abundando
les y el control en los sucesivos momen- en la necesidad de repensar la educación
tos temporales en los que se han evalua- sobre las drogas para una nueva preven-
dos los cambios actitudinales derivados ción.
de la programación educativa-preventiva
implementada (véase Figuras 6-9). Del análisis de la eficacia preventiva
de las estrategias educativas-preventi-
4. CONCLUSIONES vas y de intervención psicosocial de-
sarrolladas en cada uno de los cuatro
La principal consideración preliminar Grupos Experimentales (Intervención
que ha de realizarse, en virtud de la pro- Familiar, Experto, Informativo y Sensi-
puesta educativo-preventiva desarrollada bilización básica) y en el Grupo Control
y de los resultados derivados de ella, es sobre las actitudes hacia el consumo de
la relativa a la necesidad de potenciar las sustancias psicoactivas, ya sea relativos

200 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

Tabla 3
Comparación de efectos del programa en la actitud global hacia el consumo de sustancias
psiactivas entre cada Grupo Experimental en la segunda evaluación (Post 2)
a los siete meses de la intervención

al fortalecimiento de las tendencias con- de los instrumentos de evaluación (que


trarias a la experimentación o al debili- corresponde con un período temporal de
tamiento de las permisivas, tanto en el siete meses respecto a la implementación
estudio descriptivo inicial como en las del programa preventivo) semejante ten-
posteriores evaluaciones de los resulta- dencia preventiva se ha mantenido en el
dos, se extraen las siguientes considera- grupo de Intervención Familiar y se ha
ciones: hallado para el de Sensibilización básica,
manteniéndose para ambos las mejoras
En primer lugar, por lo que respecta a aludidas en la siguiente evaluación de
la confirmación de cambios actitudinales resultados al año y medio del estudio
en el seguimiento correspondiente se ha descriptivo. En cambio, en el Grupo Con-
comprobado un fortalecimiento de acti- trol se ha hallado una tendencia indicati-
tudes contrarias a la experimentación en va de mayor permisividad ante la experi-
la primera evaluación de los resultados a mentación que se mantiene en las suce-
los dos meses de la intervención en tres sivas evaluaciones.
de los grupos experimentales: Grupo de
Intervención Familiar, Experto e Informati- Del análisis diferencial de los cambios
vo. Un año después de la administración actitudinales promovidos a partir del tipo

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 201


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

Tabla 4
Comparación de efectos del programa en la actitud global hacia el consumo de sustancias
psiactivas entre cada Grupo Experimental en la tercera evaluación (Post 3)
al año de la intervención

de programación educativa-preventiva nidas se restringen a la comparación


desarrollada en cada uno de los Grupos entre el grupo de intervención de Experto
Experimentales se deduce la eficacia de y el meramente Informativo. Esta tenden-
los programas con marcada orientación cia es indicativa de una mayor eficacia
psicosocial basados en las teorías expli- de la inoculación actitudinal, dirigida a
citadas, tales como el de Sensibilización fortalecer la actitud favorable al no con-
básica y se comprueban los efectos posi- sumo o al uso responsable y la actitud
tivos derivados de la labor informativa, contraria al abuso de sustancias dirigida
desmitificadora y de dinamización grupal por un especialista en la materia.
del empleo de Expertos en drogodepen-
dencias sobre el de Intervención Familiar. En consecuencia, en función de los
Esta última tendencia se mantiene en la resultados obtenidos se ha comprobado
segunda evaluación de resultados y se la manifestación de diversos puntos de
hace extensible al grupo Informativo y al coincidencia con los hallazgos derivados
de Sensibilización básica. Finalmente, del meta-análisis de Espada y colabora-
tras un año de la conclusión del progra- dores (2002), tales como:
ma educativo-preventivo y de entrena-
miento-rehabilitador las diferencias obte- a) confirmación de la eficacia del

202 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

Figuras 6-9
Análisis diferencial por Grupos Experimentales y Control de los cambios experimentados
en las puntuaciones medias de las actitudes hacia el consumo en la primera
encuestación (Actitudes Pre-Intervención) y en las sucesivas evaluaciones a los dos
meses (POST 1), a los siete (POST 2) y al año de la intervención (POST 3)

Figura 6. Actitudes Pre-Intervención por Grupos Figura 7. Actitudes POST 1 por Grupos

Figura 8. Actitudes POST 2 por Grupos Figura 9. Actitudes POST 3 por Grupos

tamaño del efecto medio global de los b) mejoras diferenciales significativas


programas preventivos en el contexto en los programas en los que se modifican
escolar para disminuir las conductas de variables psicosociales en comparación
consumo de drogas, cuestión ésta que con los meramente informativos. En este
aplicada a la intervención sobre la esfera estudio, a partir del análisis comparativo
actitudinal a nivel cognitivo, afectivo y diferencial en función del tipo de progra-
comportamental se ha comprobado de mación de actividades se corrobora la
forma significativa; tendencia a que aquellos basados en la

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 203


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

teoría del aprendizaje social y que emple- materia de prevención de las adicciones
an una metodología activa con el ofreci- que afectan a los jóvenes que se derivan
miento de información oral, escrita y/o de tales resultados y de visiones pros-
audiovisual sobre las drogas y sus reper- pectivas sobre la problemática objeto de
cusiones negativas a corto y largo plazo, estudio.
así como sobre los factores de riesgo son
más eficaces que los que se fundamen- Bajo nuestro punto de vista, escuela,
tan sobre el mero aporte de información; familia y comunidad son los pilares bási-
cos sobre los que se ha de asentar/que
c) mayor eficacia en el correspondien- han de intervenir activamente en el pro-
te seguimiento de los programas que ceso de prevención del consumo de sus-
incorporan entrenamiento en habilidades tancias psicoactivas en población juvenil
sociales, en general, y en resistencia a la y colaborar en labores de identificación
presión grupal, en particular, así como de prioridades y en intentos de consen-
que regulan el entrenamiento en resolu- suar la aceptación de la pertinencia de la
ción de problemas, la toma de una deci- intervención, concitando apoyos e, ideal-
sión personal sobre el uso de drogas y mente, contando con la implicación par-
los efectos de modelado basados en la ticipativa de la población diana (Moral,
teoría del aprendizaje social; 2002). La interrelación de estos tres
estamentos/agencias de acción posibili-
d) resultados beneficiosos derivados tará el diseño de medidas preventivas y
de los programas diseñados y dirigidos de intervención rehabilitadora. En este
por profesionales que no pertenecen al sentido, en la literatura sobre el tema
centro escolar, confirmándose la tenden- abundan las referencias a programas de
cia ya apuntada en la promoción de prevención e intervención en materia de
cambios actitudinales y, si bien, la ten- drogodependencias, ya sea prevención
dencia predominante es constatar efec- escolar y comunitaria (de Arce, 2000;
tos más inmediatos en los grupos con Castiella, 2003; Pérez, 1999), tanto en el
intervención de experto, pero con escasa ámbito de secundaria (Asenjo, España,
continuidad en el tiempo, en este trabajo Jiménez, Lorente, Molina y Pío, 2002;
parece hallarse tanto mayor efectividad Bas, 2000a, 2000b; Echevarría y Rodrí-
como eficacia estable en la mejora actitu- guez, 2002; Enériz y Lerga, 2003; Mora-
dinal (actitudes más resistentes al con- dillo, 2003; Moral, 2002) como en prima-
sumo de sustancias psicoactivas) a nivel ria (Bayón y otros, 2000), ya sea inter-
cognitivo, afectivo y comportamental, y, vención familiar (García Nosti y Gutié-
por último, rrez, 2002a, 2002b; Pérez Mulet, 2002),
vinculados a sus estilos de vida (Carras-
e) eficacia moderada de los progra- co, 2000) o en el ámbito del tiempo libre
mas que presentan seguimiento a medio y el ocio alternativo (Díaz, 2002; Martín y
plazo, comprobándose en esta oportuni- Moncada, 2003; Monzán, 2003; Ordóñez,
dad la eficacia de la programación edu- 2003; Pliego, 2002), planteándose como
cativo-preventiva en las sucesivas eva- objetivo preventivo la necesaria colabora-
luaciones diferenciales de los resultados ción e implicación activa de la familia, la
a los dos, siete y doce meses de la imple- escuela y las instituciones (Garrudo,
mentación de la intervención en el 2003; Moral, 2002; Vega, 2003a, 2003b).
correspondiente seguimiento.
Intentos de responsabilizar a los con-
Finalmente, convendría aludir a las textos próximos e individuales de la exis-
implicaciones para la intervención en tencia y resolución de problemas están

204 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

siendo reemplazados por una visión más vo o el familiar, como escenarios socia-
abaharcante en la que se implique a la les, han de renovarse convirtiéndose en
comunidad en la resolución de proble- espacios inductores de cambios y mejo-
mas tales como el de la prevención de las ras sociales.
drogodependencias (de Arce, 2000), el
análisis de la salud asociada a los estilos En suma, se defiende la necesidad de
de vida (Pastor, Balaguer y García, que el interés por la prevención de pro-
1999), el desarrollo del bienestar social blemáticas como el consumo juvenil de
(Casas, 1996) o la intervención sobre sustancias psicoactivas trascienda la
comportamientos de riesgo en jóvenes mera institucionalización de las políticas
(Martín, Martínez, López y Martín, 1998), preventivas y se erija en un proyecto de
entre otras muchas propuestas de corresponsabilización psicosocial basada
acción. Se ha de abogar, en consecuen- en el poder del compromiso comunitario
cia, por la (re)instalación de la dimensión y la acción socioeducativa potenciadora
comunitaria y sistemas como el educati- de estados de salud personal y social.

BIBLIOGRAFÍA
Arce Guerra, F. de (2000). Prevención escolar y Bas, E. (2000b). Posibilidades y limitaciones de
comunitaria de drogodependencias. Una experien- la prevención en el medio educativo. CDD, 70.
cia de dos años de aplicación. Intervención Psicoso-
cial, 9(2), 233-246. Bayón, F. y otros (2001). Programa Integral de
Prevención Escolar para la Educación Infantil
Asenjo, B., España, R.M., Jiménez, C., Lorente, (PIPES Infantil). Madrid: Fundación de ayuda con-
M., Molina, C. y Pío, B. (2002). Prevención de las tra la Drogadicción.
adicciones en el ámbito educativo. Idea Prevención,
24, 15. Bellis, M.A. y Hughes, K. (2003). Consumo
recreativo de drogas y reducción de daños en la
Ayesta, F.J. y Sáez, E. (2004). Tabaquismo: vida nocturna global. Adicciones, 15, suplemento
una adicción que nos concierne. Trastornos Adicti- 2, 289-309.
vos, 6(2), 71-77.
Calafat, A. (1994). La escuela y los programas
Barrueco, M. (2003). Diagnóstico y tratamiento de prevención de las drogodependencias. Madrid:
del tabaquismo. Adicciones, 15, suplemento 1, 19-20. Crefat.
Bas, E. (2000a). La prevención de drogodepen- Calafat, A. (1995). Los factores de riesgo como
dencias en secundaria. Integración en las áreas fundamento de programas preventivos. En E.
curriculares. Madrid: Narcea. Becoña; A. Rodríguez López y I. Salazar (Coords.).

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 205


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

Drogodependencias IV. Prevención (pp. 75-104). fin, K., Orgilés, M. y Rosa, A.I. (2002). ¿Éxito o fra-
Santiago de Compostela: Servicio de Publicaciones caso de la prevención del abuso de drogas en el
de la Universidad de Santiago. contexto escolar? Un meta-análisis de los progra-
mas en España. Psicología Conductual, 10, 581-
Calleja, M.F. (2003). Mediadores sociales en el 602.
grupo de iguales. Adicciones, 15, suplemento 1, 27.
FAD (2001). Valores sociales y drogas. Madrid:
Carrasco, A.M. (2000). El consumo de alcohol en FAD.
los adolescentes españoles en el contexto de sus
estilos de vida. Tesis Doctoral inédita. Universidad Federación Española de Municipios y Provin-
de Sevilla. cias (2001). Informe Planes Municipales sobre Dro-
gas. Madrid: FEMP.
Casas, F. (1996). Bienestar social. Una introduc-
ción psicosociológica. Barcelona: PPU. García Nosti, V. y Gutiérrez, H. (2002). Dos
ideas para ayudar a nuestros hijos. Idea Preven-
Castiella, F. (2003), Las drogas, la prevención y ción, 24, 19.
los servicios educativos. Revista Española de Dro-
godependencias, 28(1-2), 3-6. García Nosti, V. y Gutiérrez, H. (2002). Escuela
de familias. Dos ideas para ayudar a nuestros
D.G.P.N.S.D. (2000). Salir de marcha y consu- hijos. Idea Prevención, 24, 20.
mo de drogas. Madrid: DGPNSD. Ministerio del
Interior. García-Señorán, M.M. (1994). Educación para
la salud: el consumo de drogas en los adolescentes
D.G.P.N.S.D. (2001). Memoria 1998-2000. escolarizados de Galicia. Propuesta educativa para
Madrid: DGPNSD. Ministerio del Interior. su prevención. Tesis Doctoral. Universidad de San-
tiago.
D.G.P.N.S.D. (2002a). Congreso sobre Jóvenes,
Noche y Alcohol. Madrid: DGPNSD. Garrudo, H. (2003). La cooperación entre la
familia, la escuela y las instituciones en un objeti-
D.G.P.N.S.D. (2002b). Informe 5. Observatorio vo común: la educación para la salud de niños/as
Español sobre Drogas. Julio 2002. Madrid: Ministe- y jóvenes. Revista Española de Drogodependencias,
rio del Interior. 28(1-2), 104-112.
D.G.P.N.S.D. (2003). Indicadores Tratamiento, González González, S.G., Gómez-Durán, B.J. y
Urgencias y Mortalidad. Informe año 2001. Madrid: García de la Torre, M.P. (2000). Prevención del
Ministerio del Interior. tabaquismo: evaluación de la eficacia de un pro-
Díaz González-Blanco, T. (2002). Programa de grama educativo-preventivo. Revista de Psicología
prevención del consumo de alcohol en jóvenes a General y Aplicada, 53(4), 661-672.
través de una oferta de ocio alternativo en horario Górriz, T. y Gurendiain, B. (2003). ¿Es posible
nocturno. "Las mil y una noches". Trastornos Adic- implantar programas de prevención en el medio
tivos,4(2), 92-94. escolar? Revista Española de Drogodependencias,
Durán, A., Larriba, J. y Suelves, J.M. (2002). 28(1-2), 113-120.
'Alcohol, coge tu punto': programa aplicado de Granados, O. (1994). Políticas de prevención en
reducción de riesgos entre estudiantes universita- drogodependencias en el medio escolar. Madrid:
rios. Trastornos Adictivos, 4(1), 39-43. Crefat.
Echevarría, P. y Rodríguez, M.L. (2002). Preven- Jané, M. (2002). Prevención y control del taba-
ción de drogas de síntesis dirigido a los alumnos de quismo en jóvenes: situación actual y estrategias
3º de ESO. Idea Prevención, 24, 33. de futuro. Idea Prevención, 24, 78-87.
Enériz, F. y Lerga, D. (2003). Implantación de Macià, D. (1986). Cuestionario de Actitudes
un programa de prevención de drogodependencias. acerca del alcohol y Cuestionario de Información.
Revista Española de Drogodependencias, 28(1-2), Método Conductual de Prevención de Drogodepen-
97-103. dencias. Valencia: Promolibro.
Espada, J.P. (2002). Eficacia de tres intervencio- Macià, D. (1995). Método conductual de preven-
nes para prevenir el consumo de alcohol y drogas de ción de la drogodependencia. Valencia: Promolibro.
síntesis. Tesis Doctoral: Universidad de Murcia.
Macià, D., Méndez, F.X. y Olivares, J. (1991).
Espada, J.P., Méndez, F.X., Botvin, G.J., Grif- Intervención comportamental-educativa para la

206 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2


María de la Villa Moral Jiménez. Anastasio Ovejero Bernal, Carlos Sirvent Ruiz y Fco. Javier Rodríguez Díaz

salud en atención primaria. Revista de Psicología (2004). Motivadores de consumo de alcohol en ado-
de la Salud, 3(1), 119-145. lescentes: Análisis de las diferencias intergénero y
propuesta de un continuum etiológico. Adicciones
March, M.X. y Orte, C. (1993). Una metodología (En prensa).
para la evaluación de programas de prevención de
las drogodependencias (pp. 343-352). En IV Con- Olivares, J., Macià, D. y Méndez, F.X. (1993).
greso Nacional de Psicología Social. Santiago de Intervención comportamental-educativa en el
Compostela: Servicio de Publicaciones. entrenamiento a padres. En D. Macià; F.X. Méndez
y J. Olivares. Intervención psicológica. Programas
Martín, A., Martínez, J.M., López, J.S., Martín, aplicados de tratamiento (pp. 115-145). Madrid:
J.M. (1998). Comportamientos de riesgo: violencia, Pirámide.
prácticas sexuales de riesgo y consumo de drogas
ilegales en la juventud. Madrid: Entinema. Ordóñez, A. (2003). Programas desarrollados en
el ámbito del tiempo libre. Adicciones, 15, suple-
Martín, E. y Moncada. S. (2003). Programas de mento 1, 70.
prevención de ocio alternativo. Adicciones, 15,
suplemento 2, 327-246. Ovejero, A. (2000). La adicción como búsqueda
de identidad: una base teórica psicosocial para una
Martínez González, F. (2001). La prevención del intervención eficaz. Intervención Psicosocial, 9(2),
abuso de drogas en Castilla y León. Análisis des- 35-48.
criptivo de los programas desarrollados entre 1936
y 1988. Adicciones, 13(3), 263-278. Pastor, Y., Balaguer, I. y García, M.L. (1999).
Estilo de vida y salud. Valencia: Albatros.
Megías, E. (Coord.) (1999). Los docentes españo-
les ante las drogas. Madrid: Santilla/FAD. Pérez, D. (1999). Prevención educativa de drogo-
dependencias en el ámbito escolar. Programa para
Megías, E. (Coord.) (2001). Los docentes españo- la intervención. Barcelona: PRAXIS.
les y la prevención del consumo de drogas. Madrid:
Fundación de ayuda contra la Drogadicción. Pérez Mártínez, M.T. (1993a). La prevención de
las drogodependencias desde la potenciación de los
Méndez, F.X., Macià, D. y Olivares, J. (1993). factores de protección. Intervención familiar e
Intervención conductual en contextos comunitarios I. intervención comunitaria. En C.O.P. Ier encuentro
Programas aplicados de prevención. Madrid: Pirá- de Intercambio Técnico. Psicología y drogodependen-
mide. cias (pp. 69-70). Madrid: Colegio Oficial de Psicólo-
gos.
Monzán, J. (2003). El tiempo libre como ámbito
de prevención. Revista Española de Drogodepen- Pérez Martínez, M.T. (1993b). Grupo de trabajo.
dencias, 28(1-2), 121-127. La prevención de las drogodependencias desde la
potenciación de los factores de protección. Inter-
Moradillo, F. (2003). Educación sobre drogas en vención familiar e intervención comunitaria. En
un centro de educación secundaria: una experien- C.O.P. Ier encuentro de Intercambio Técnico. Psicolo-
cia participativa. Revista Española de Drogodepen- gía y drogodependencias (pp. 71-80). Madrid: Cole-
dencias, 28(1-2), 24-47. gio Oficial de Psicólogos.
Moral, M.V. (2002). Jóvenes, sustancias psico- Pérez Mulet, E. (2002). Escuela de Padres y
activas e identidad. Propuesta de prevención e inter- Madres. Idea Prevención, 24, 21.
vención psicosocial y comunitaria. Universidad de
Oviedo: Tesis Doctoral. Pliego, J.J. (2002). Pacto por la noche. Idea Pre-
vención, 24, 30.
Moral, M.V. y Ovejero, A. (1998). Calidad del ser
joven y cantidad de sustancias psicoactivas. II Con- Portero, J. (2002). La intervención con adoles-
greso Iberoamericano de Psicología de la Salud. centes y jóvenes en la prevención y promoción de
Madrid. la salud. Revista Española de Salud Pública, 76(5),
577.
Moral, M.V., Ovejero, A. y Rodríguez, F.J.
(2002). La construcción intersubjetiva de las dife- Río, B. y Gazopo, I. (2001). Prevención secunda-
rencias inter-género en el consumo juvenil de alco- ria en jóvenes consumidores de drogas de síntesis.
hol. II Symposium Nacional "Tratamiento de la Adic- Trastornos Adictivos, 3(2), 41-54.
ción en la Mujer". Madrid.
Santacreu, J. y Froján, M.X. (1994). Evaluación
Moral, M.V., Rodríguez, F.J. y Sirvent, C. del consumo de drogas. En R. Fernández-Balleste-

Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2 207


Prevención e intervención psicosocial sobre el consumo juvenil de sustancias psicoactivas: Comparación ...

ros. Evaluación conductual hoy. Un enfoque para el Madrid: Narcea.


cambio en psicología clínica y de la salud (pp. 571-
612). Madrid: Pirámide. Vega, A. (2003a). Repensar la educación sobre
las drogas para una nueva prevención. Revista
Suelves, J.M. y Sánchez-Turet, M. (2001). Aser- Española de Drogodependencias, 28(1-2), 7-23.
tividad y uso de sustancias en la adolescencia:
Resultados de un estudio transversal. Anales de Vega, A. (2003b). Los avatares de la política
Psicología, 17(1), 15-22. educativa escolar relativa a las drogas. En J. Elzo y
otros. Drogas y Escuela IV. Evolución del consumo
Suelves, J.M., Romero, R. y Sánchez-Turet, M. de drogas en estudiantes donostiarras (1981-2002)
(2000). Prevención del abuso de drogas la escuela (pp. 385-405). San Sebastián, EUTS.
secundaria tras la reforma educativa. Implantación
de diversos programas en la ciudad de Barcelona. Vega, M.T. y Garrido, E. (2000). Valoración de
Gaceta Sanitaria, 14, 131-138. una intervención preventiva del consumo adoles-
cente de tabaco y alcohol: incidencia de factores
Vega, A. (1993). La Acción Social ante las dro- personales y situacionales. Revista de Psicología
gas. Propuestas de Intervención Socioeducativa. Social y Aplicada, 10(1), 5-30.

208 Intervención Psicosocial, 2005, vol. 14 n.º 2