Anda di halaman 1dari 2

Los Medios en la acumulación del

capital
Guillermo Foladori

Las llamadas “nuevas tecnologías de la comunicación” han impactado la vida de la


sociedad desde su surgimiento. La comunicación ha sido una necesidad imperiosa
desde siempre, pero la tecnología ha permitido la explotación del espectro
electromagnético en beneficio de las Telecomunicaciones que han sufrido una
expansión desde 1847, con la invención del telégrafo, hasta nuestros días.

El desarrollo de las computadoras y el perfeccionamiento de los microprocesadores


permitieron la transmisión/transferencia de información de manera nunca antes
vista, alámbrica (cables de cobre o fibra óptica) e inalámbrica (ondas hertzianas),
generando así nuevas formas de comunicación. Para hacer posible esta
comunicación a distancia fue necesaria la utilización de satélites que funcionaran
como repetidores de la señal del emisor terrestre y la reflejaran en la tierra.

Dentro del esquema capitalista resulta lógico que estás nuevas formas de
comunicación, así como el uso y explotación de la tecnología, estuvieran mediadas
por intereses económicos y fueran vistas meramente como mercancías, por lo que
la incorporación de la Publicidad, como medio para “acortar” el periodo de venta, no
fue una novedad. A pesar de esto sería incorrecto afirmar que los medios de
telecomunicaciones se expandieron por razones directamente económicas, cuando
fueron razones militares las que propiciaron su desarrollo, como es el caso de la
radio durante la primera guerra mundial.

La información se volvió un negocio muy lucrativo, pero solamente para algunos. “El
crecimiento de los medios de telecomunicación cómo medios destinados de primera
instancia al conocimiento de los mercados y a la información militar conformó una
red mundial centralizada en las cabeceras de los imperios”, este hecho tuvo como
resultado la concentración, tanto de la tecnología como de la información, en los
países primer mundistas, lo que obviamente tendría sus consecuencias, “esta red
información fue un pilar básico del desarrollo del propio capitalismo internacional;
es decir, fue al mismo tiempo causa y resultado del capitalismo”.

Posteriormente el desarrollo de la Industria del tiempo libre explotaría los medios


audiovisuales como parte fundamental del proceso de mercantilización del tiempo
libre puesto que las personas consumen publicidad que lo induce al consumo
mercantil, debido a que es el consumo en si el que mantiene vivo al mercado.

Naturalmente las implicaciones del uso de las tecnologías sobre las relaciones de
la producción surgen, las investigaciones alemanas obtienen tres principales
conclusiones: 1) disminución de la autonomía profesional del individuo, 2)
polarización de la cualificación profesional y 3) centralización del poder de las
empresas y a nivel de sociedad civil: 1) empobrecimiento de los contactos sociales
y 2) pasividad del individuo.
La concentración del capital es una tendencia natural de la producción capitalista,
generando un creciente monopolio ya que no todas las compañías logran integrarse
y subsistir. Son cuatro empresas norteamericanas las que controlan cerca del 26%
del total mundial de ventas en productos de comunicación, al mismo tiempo son
pocos los países de primer mundo que se disputan el monopolio sobre las
frecuencias y órbitas es decir, el control de los satélites Pues de que no hay forma
de garantizar una “competencia leal”.
Pero el control de los medios nos da lo tiene implicaciones económicas, los medios
juegan un papel importante en la formación de consenso y contribuyen a la
formación de una ideología proclive a reproducir el estatus quo.
Pero como atinadamente señala Umberto Eco: “el desarrollo de una educación
crítica frente a los medios puede llevar a revertir los efectos que los medios
pretenden inculcar en las masas.”