Anda di halaman 1dari 33

Régimen legal del aire

Normas jurídicas referentes al recurso aire

Ley 23/73: señala al aire como uno de los


bienes contaminables y sobre el cual se
debe ejercer control por parte de las
autoridades ambientales.

Por esto, el Código Nacional de Recursos


Naturales Renovables y de Protección al
Medio Ambiente (CNRN), Decreto 2811/74
en el Título II de la parte IV del libro
primero, consagra las normas sobre ruido,
y en la parte II del libro segundo consagra
lo referente a las normas sobre la
atmósfera y el espacio aéreo.

Por su parte, la Ley 9/79, Código Sanitario


Nacional, consagra importantes normas
sobre la protección de la atmósfera y el
espacio aéreo.
De acuerdo con los numerales 11 y
25 del artículo 5 de la Ley 99/93,
corresponde al Minambiente:

# 11: Ejercer control para la


reducción de la contaminación
atmosférica en todo el territorio
nacional.

# 25: Fijar los límites permisibles de


emisiones que puedan afectar el
medio ambiente o los recursos
naturales renovables.
Decreto 948 de 1995
Reglamento de Protección y Control de la Calidad del Aire

Reglamenta la Ley 23/73, CNRN, la Ley 9/79 y la Ley


99/93
Régimen legal del aire
Capas de la atmósfera:

1. Troposfera: 0 a 10 a 12 km
Tropopausa

2. Estratosfera: 12 a 30 o 40 km
(contiene la capa de ozono entre
20 y 40 km)
Estratopausa

3. Mesosfera: 30 o 40 a 80 km
Mesopausa

4. Ionosfera: 80 a 500 km

5. Exosfera: 800 a 18.500 km


Emisión: es la descarga de una sustancia o elemento al aire,
en estado sólido, líquido o gaseoso o en alguna combinación
de estos, proveniente de una fuente fija o móvil.
Inmisión: transferencia de contaminantes de la atmósfera a un “receptor”. Se
entiende por inmisión la acción opuesta a la emisión. Aire inmiscible es el aire
respirable en la troposfera, capa situada sobre la superficie de la Tierra con un
aire húmedo, donde se desarrolla la totalidad de los fenómenos
meteorológicos. El aire en esta capa se calienta por irradiación del calor de la
Tierra, por lo cual es más frío a mayor altura.
Niveles de inmisión tolerables. Las señales visuales, de ruido, olor,
partículas y cualquier otro elemento que, generados en inmuebles
privados o públicos, trascienden el exterior, no podrán superar los
niveles tolerables para la convivencia y la funcionalidad requerida en
las Unidades Inmobiliarias Cerradas.

Tales niveles de incidencia o inmisión serán determinados por las


autoridades sanitarias, urbanísticas y de policía; con todo, podrán ser
regulados en forma aún más restrictiva en los reglamentos de las
Unidades Inmobiliarias Cerradas o por la Asamblea de
Copropietarios.

(artículo 74, Ley 675/01, Régimen de Propiedad Horizontal)


Sentencia T-661/12 de la Corte Constitucional
Contaminantes de primer grado

Son los que afectan la calidad


del aire por inmisión. Entre
estos están el “esmog”
(smoke + fog) fotoquímico y
sus precursores, el monóxido
de carbono, el dióxido de
nitrógeno, el dióxido de
azufre, el plomo, el ozono
troposférico y el material
particulado.
Contaminantes de segundo grado

Son los que sin afectar el aire


por inmisión, producen daño
a la atmósfera. Entre estos
están los compuestos
químicos que atacan la capa
de ozono, como los
clorofluorocarbonos (CFC) y
las emisiones que agravan el
efecto invernadero o generan
cambio climático global.
Contaminantes climáticos de vida corta (CCVC)

Afectan gravemente la salud humana y de los ecosistemas y


contribuyen entre 40 y 45% al calentamiento global, mientras que el
CO2 aporta el restante 55 a 60%. Carbono negro (hollín), ozono
troposférico, metano e hidrofluorocarbonos (HFC).
Partículas menores de 10 micras PM10
Partículas menores de 2.5 micras PM2.5

“Los niveles máximos permisibles para PM 2.5 empezarán a


regir a partir de 2011”

(parágrafo transitorio del artículo 4, Resolución 601 de 2006,


modificada por la Resolución 610 de 2010)
Estándares o normas para la protección de la calidad del aire:
(artículos 5 y 70 del Decreto 948/95)

Norma de emisión o descarga de contaminantes al aire: es el valor de


descarga permisible de sustancias contaminantes, establecido por la
autoridad ambiental competente con el objeto de cumplir las normas de
calidad del aire.
Norma de inmisión o de calidad del aire: es una norma
nacional de referencia sobre la calidad de aire inmisible. Esto
implica que podrá establecerse una norma local de inmisión
teniendo en cuenta la variación local de presión y
temperatura, así como las condiciones meteorológicas y
topográficas.

Esta clase de norma se establece por periodos de exposición


anual, diario, ocho (8) horas, tres (3) horas y una (1) hora
(modificado por el Decreto 979 de 2006).
La norma anual se expresa como:

Promedio aritmético diario en un año de concentración de


gases y material particulado PM10 (media aritmética: cociente
que resulta de dividir la suma de varias variables estadísticas
entre el número de ellas) y promedio geométrico diario en un
año de concentración de partículas totales en suspensión
(media geométrica: raíz enésima del producto de n
cantidades).
Norma diaria: se expresa tomando como base el valor de
concentración de gases y material particulado en 24 horas.

Norma para ocho horas: se expresa tomando como base el


valor de concentración de gases en ocho horas.

Norma para tres horas: se expresa tomando como base el


valor de concentración de gases en tres horas.

Norma horaria: se expresa con base en el valor de


concentración de gases en una hora.
Norma de Calidad del Aire o Nivel de Inmisión

Norma de emisión o descarga de contaminantes al aire


Norma de emisión de ruido: es el valor máximo permisible de
presión sonora, definido para una fuente por la autoridad ambiental
competente con el objeto de cumplir la norma de ruido ambiental.

Norma de ruido ambiental: es el valor establecido por la autoridad


ambiental competente para mantener un valor permisible de presión
sonora según las condiciones y características de uso del sector, de
manera tal que proteja la salud y el bienestar de la población
expuesta dentro de un margen de seguridad.
Norma de evaluación y emisión de olor ofensivo: es el olor
producido por sustancias o actividades industriales, comerciales o de
servicio, que produce fastidio aunque no cause daño a la salud
humana.
Existen los estados para la atención de episodios de
contaminación por emisiones atmosféricas. Fuera del primer
nivel, que se considera normal, están los niveles de alarma, que
pueden ser declarados por las autoridades ambientales cuando se
incrementa la concentración de contaminantes al aire y el tiempo de
duración de la contaminación atmosférica. Estos son los niveles de
prevención, alerta y emergencia.
Los artículos 2, 10 y 93 del Decreto 948/95 presentan los cuatro
niveles, que son:

Nivel I normal: no se producen efectos nocivos directos ni indirectos


en el medio ambiente o en la salud humana.

Nivel II de prevención: se presenta cuando las concentraciones de


los contaminantes en el aire y su tiempo de exposición o duración
causan efectos adversos y manifiestos, aunque leves, en la salud
humana o en el medio ambiente, tales como irritación de las
mucosas, alergias, enfermedades leves de las vías respiratorias, o
efectos dañinos en las plantas, disminución de la visibilidad u otros
efectos nocivos evidentes.
Nivel III de alerta: se presenta cuando la concentración de
contaminantes en el aire y su duración o tiempo de exposición puede
causar alteraciones manifiestas en el medio ambiente o la salud
humana y en especial alteraciones de algunas funciones fisiológicas
vitales, enfermedades crónicas en organismos vivos y reducción de
la expectativa de vida de la población expuesta.
Nivel IV de emergencia: se presenta cuando la
concentración de contaminantes en el aire y su tiempo de
exposición o duración puede causar enfermedades agudas o
graves u ocasionar la muerte de organismos vivos, y en
especial de los seres humanos.

Inversión térmica: en la atmósfera normalmente la


temperatura disminuye con la altitud entre 6 y 7 grados
centígrados por kilómetro, pero en este caso aumenta.
La declaratoria de cada nivel se hará
mediante resolución que deberá ser
publicada en la forma prevista por el
Código Contencioso Administrativo para
los actos administrativos de carácter
general, y ampliamente difundida para
conocimiento de la opinión pública y en
especial de la población expuesta.

(artículo 10, Decreto 948 de 1995,


incorporado al artículo 2.2.5.1.2.8 del
Decreto 1076 de 2015)
La declaración de los niveles de alarma se debe hacer
consultando a las autoridades de salud y con base en
muestreos y mediciones técnicas de la autoridad ambiental.
Basta que un solo contaminante llegue a los niveles descritos
para que se pueda hacer la declaración.

Esta declaración podrá ser hecha por la autoridad ambiental


competente, y si esta no lo hace podrá hacerlo la autoridad
superior en jerarquía dentro de la estructura del Sistema
Nacional Ambiental (Sina).
La declaración de los niveles de alarma tendrá por objeto
detener, mitigar o reducir el estado de concentración de
contaminantes que ha dado lugar a la declaratoria del
respectivo nivel y lograr el restablecimiento de las
condiciones preexistentes más favorables para la población
expuesta.

(artículo 10, Decreto 948 de 1995, incorporado al artículo


2.2.5.1.2.8 del Decreto 1076 de 2015)
Principio de subsidiariedad

El inciso 2 del artículo 288 de la


Constitución Política indica que:

“Las competencias atribuidas a los


distintos niveles territoriales serán
ejercidas conforme a los principios
de coordinación, concurrencia y
subsidiariedad en los términos que
establezca la ley”.
Principio de subsidiariedad
Ley 152 de 1994, artículo 3

Las autoridades de planeación del nivel más amplio deberán


apoyar transitoriamente a aquellas que carezcan de capacidad
técnica para la preparación oportuna del plan de desarrollo.
El MADS establecerá, mediante resolución, la concentración y
el tiempo de exposición de los contaminantes para cada uno
de los niveles.

En caso de que la autoridad ambiental competente en la


respectiva jurisdicción afectada por un evento de
contaminación no declarare el nivel correspondiente ni
adoptare las medidas que fueren del caso, podrá hacerlo la
autoridad superior dentro del Sina, previa comunicación de
esta última a aquella, sobre las razones que ameritan la
declaratoria respectiva.

(artículo 10, Decreto 948 de 1995, incorporado al artículo


2.2.5.1.2.8 del Decreto 1076 de 2015)
Principio de rigor subsidiario
Para dictar normas más restrictivas, la autoridad ambiental debe
declarar previamente algunos de estos tres estados excepcionales
de alarma, salvo en el caso de una “circunstancia sobreviviente de
grave peligro”.

(inciso 2 del artículo 11 del Decreto 948/95, incorporado al artículo


2.2.5.1.2.9 del Decreto 1076 de 2015)
Créditos

Autor
Eduardo García Villegas

Corrección de estilo
Daniel Aldana Estrada

Diseño y diagramación
Maribel Salazar Estrada

Fotografía
Cielo Colombia. https://pixabay.com/es/monta%C3%B1a-cielo-nubes-429702/. CC Domain Public
Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/d/d3/Logo_MinAmbiente.png
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/ce/Earth-crust-cutaway-spanish.svg
Esmog. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Smog_in_Vado_Ligure.jpg
https://pixabay.com/en/smoke-pollution-environment-steam-637620/
Pollution. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/ba/Air-pollution.JPG
Factory. https://pixabay.com/p-186847/?no_redirect
Máscara. https://pixabay.com/es/fuego-protecci%C3%B3n-respiratoria-515802/
Contaminación. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b3/Pollution_over_east_China.jpg
Wildfiretopanga. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/6a/Wildfiretopanga.jpg

Policía Nacional. https://www.flickr.com/photos/policiacolombia/17168063160


Flag. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Flag-map_of_Colombia.svg
Contaminación. https://pixabay.com/es/la-contaminaci%C3%B3n-humo-pila-87684/