Anda di halaman 1dari 3

Los jefes y el Coaching

El coaching está de moda. Cada vez son más los directivos de grandes
empresas que acuden a la ayuda de un coach (asesor o entrenador
personal) para buscar el máximo rendimiento de sus capacidades. Este
proceso, nacido en los Estados Unidos y procedente del mundo del deporte,
consiste en recurrir a la ayuda de una persona con experiencia en el
dominio de la gestión empresarial, capaz de estimular psicológicamente a
su cliente para conseguir una serie de objetivos fundamentados en el
aumento de sus capacidades, y desbloquearle mentalmente en los
momentos de máxima tensión, consiguiendo así el máximo de su potencial.

El proceso se desarrolla como un ciclo de reuniones periódicas en las que se


trabajan aspectos concretos, para conseguir los objetivos establecidos. El
aprendizaje se consigue por medio de sesiones en las que el coach realiza
preguntas, y estimula la creatividad de su cliente en la búsqueda de una
solución a su problema o bloqueo que impide que éste consiga su meta.

Está probado que el coaching funciona, de lo contrario las grandes


empresas no invertirían esa cantidad tan grande de dinero en someter a sus
directivos a este proceso de mejora. De hecho, en muchas ocasiones,
directivos que se someten a estas técnicas terminan ejerciendo de coachers
de sus colaboradores.

Las materias sobre las que se realizan sesiones de mejora son muy
diversas. Por un lado están las habilidades directivas, tales como;
competencias interpersonales, de comunicación, motivación, gestión de
situaciones críticas, ect. Por otro lado, estás técnicas también son muy
recurridas en la preparación para adaptarse a nuevos puestos de mayor
responsabilidad, para potenciar el liderazgo, mejorar el trabajo de equipo o
bien superar una crisis personal o profesional.

Las 4 facetas del coaching


Dentro de las diferentes perspectivas de aplicación del coaching, un jefe
que ejerce de entrenador personal puede adoptar los siguientes roles:

ASESOR PERSONAL; aconsejar

Cuando un jefe asesora o aconseja, actúa en la conciencia personal de sus


colaboradores. Las acciones están encaminadas al cambio o reorientación
de actitudes hacia la empresa, comportamientos, sentimientos, etc.

Las sesiones individuales sobre asesoramiento que un jefe celebra con sus
colaboradores pueden conseguir aclarar aspectos sobre:

• Cómo los asuntos personales pueden afectar al rendimiento en el


trabajo

• Liberar frustraciones o rencillas personales con otros compañeros


• Sentimientos individuales. Necesidades de cambio y reorientación de
algunos aspectos de la vida personal

PREPARADOR TÉCNICO; enseñar

Consiste en la trasferencia de de habilidades y conocimientos, bien técnicos


o de gestión. En este sentido, el jefe se convierte en un tutor o profesor. Las
sesiones de tutoría que un jefe celebra con sus colaboradores, trasfieren:

• Habilidades específicas de sus procesos y cómo aplicarlas para la


consecución de los objetivos de productividad y calidad

• Conocimientos de gestión orientadas a al seguimiento del grado de


eficacia de los procesos

• Aumento de la capacidad técnica y de la auto-confianza de cada


operario

• Deseo por parte de los colaboradores de un aprendizaje continuo

MENTOR; dirigir o tutelar

Suministra a los trabajadores perspectiva y conciencia sobre el presente de


la organización, fijando posibilidades de crecimiento hacia el futuro. Esta
acción está encaminada sobre todo hacia el plan de carrera y el desarrollo
profesional. Para cada persona, en función de su capacidad y motivación, se
fija un destino profesional y se establece el camino, los hitos y el tiempo
necesario para recorrerlo.

Dentro de las sesiones ordinarias de seguimiento, se va analizando con el


trabajador el punto en el que se encuentra respecto a su destino profesional
establecido.

MOTIVADOR; plantear desafíos

Un jefe coacher suele estar obsesionado con el desarrollo profesional y


personal de sus empleados. Es por ello que, entre otras tareas:

• Analiza el impacto negativo o positivo que la persona está


produciendo en el conjunto de la producción

• Discute con las personas indicadas sobre la necesidad de mejorar los


rendimientos y establece un plan de trabajo para el cambio

• Establece objetivos concretos para conseguir las metas del plan


preestablecido

• Asesora y anima acerca de cómo se pueden conseguir estos objetivos


y sobre la manera de aumentar la eficiencia en el desempeño de sus
labores
El coaching y la pequeña empresa
Ante lo visto anteriormente, este proceso de mejora parece estar
reservado en exclusiva al mundo de la gran empresa multinacional. Mi
opinión es que esta idea no es cierta, sino que estas técnicas son
perfectamente aplicables en el entorno de una pequeña y mediana
empresa, ya que están fundamentadas en la Psicología Laboral. La clave
sería que en vez de contratar un súper entrenador personal, fueran los
mismos jefes de los diferentes departamentos los que, una vez formados
adecuadamente, pusieran en práctica estas disciplinas de mejora hacia
sus colaboradores.

Ya vimos en el artículo anterior sobre la Productividad y la Actitud de las


Personas que existe un modelo de jefe excelente el cual, además de ser
un facilitador para sus subordinados, actúa como un entrenador
deportivo, capaz de sacar lo mejor de cada uno de sus colaboradores.
Pues es en esta faceta donde se pueden poner en práctica por parte de
los jefes las técnicas de coaching.

En el fondo, dentro del entorno económico y sectorial en el que


trabajamos, es imperativo que las empresas que continúan luchando por
salir adelante, consigan de sus operarios el máximo resultado de su
potencial, tanto en cantidad de trabajo como en talento. Y en este
sentido, cualquier técnica de gestión que esté a nuestro alcance es
deseable ponerla en práctica para conseguir este objetivo básico de
supervivencia.