Anda di halaman 1dari 2

Los modelos de la comunicación son aquellos esquemas teóricos del proceso de la comunicación

que han sido elaborados para facilitar su estudio y comprensión. El modelo de comunicación de
David Kenneth Berlo fue presentado por primera vez en su obra teórica “El proceso de la
comunicación”, publicada en 1960. El modelo a describirse se encuentra dentro del capítulo 2 de
la mencionada publicación, el cual explica principalmente cómo funciona el proceso de
comunicación masiva y cómo recibe la audiencia los distintos mensajes que le son presentados. El
modelo abarca desde componentes como los cinco sentidos del ser humano hasta el contexto y
nivel social de los distintos públicos a los cuales va dirigido el mensaje. Esta teoría que intenta
explicar el proceso de la recepción de mensajes ha sido principalmente relacionada con la
comunicación de masas, pero es igualmente válida y aplicable a la comunicación interpersonal.

Nació en 1929. Discípulo de Wilbur Schcramm en la Escuela de Periodismo de la Universidad de


Illinois, donde se doctoró en 1956, con la tesis Allocation of Procedural Responsibilities as a
Determinant of Group Productivity and Satisfaction, dirigida por Charles E. Osgood. David Berlo
(1960) propuso un modelo que enfatiza cómo los atributos de los cuatro elementos principales
(fuente, mensaje, canal y receptor) afectan a la comunicación. Este modelo de FMCR resuelve
algunos de los problemas del modelo de Shannon y Weaver.

Como Berlo define, la fuente es la creadora del mensaje que es algún grupo o persona con una
razón para emplear la comunicación. Este mensaje es la traducción de ideas en un código
simbólico, como es el lenguaje o los gestos; el canal es el medio por el cual el mensaje es
transmitido; y el receptor es la persona (o grupo) que es el objetivo de la comunicación. El modelo
de Berlo también especifica la necesidad de decodificadores y codificadores en el proceso
comunicativo. El codificador es responsable de expresar el propósito principal en forma de
mensaje. En situaciones cara a cara, la función del codificador es realizada por los mecanismos
vocales, sistemas musculares y otros artefactos como la apariencia, vestimenta, y ambiente que
produce.

David K. Berlo intercala un proceso de codificación y decodificación en el espacio comprendido


entre la emisión y la recepción del mensaje: “el codificador es el que toma las ideas de una fuente
y las elabora y ordena en un código determinado, bajo la forma de un mensaje”.

La fuente-codificador

Una fuente de comunicación, después de determinar la forma en que desea afectar a su receptor,
codifica un mensaje destinado a producir la respuesta esperada. Existen, por lo menos, cuatro
distintas clases de factores dentro de la fuente que pueden aumentar la fidelidad. Estos factores
son: a) sus habilidades comunicativas; b) sus actitudes; c) su nivel de conocimiento, d) y la posición
que ocupa dentro de un determinado sistema socio-cultural.
a) Habilidades en la comunicación. Existen cinco habilidades verbales en la comunicación. Dos de
estas son codificadoras: hablar y escribir. Dos son habilidades decodificadoras: leer y escuchar. La
quinta es crucial, tanto para codificar como para decodificar: la reflexión o el pensamiento.

b) Las actitudes. El segundo factor lo constituyen las actitudes de la fuente de comunicación. Las
actitudes de ésta afectan las formas en que se comunica.

c) Nivel de conocimiento. No se puede comunicar lo que no se sabe; no se puede comunicar, con


el máximo de contenido de efectividad, un material que uno no entiende.

d) Sistema socio-cultural. La gente no se comunica igual cuando pertenece a clases sociales


diferentes, y quienes poseen distintos antecedentes culturales tampoco se comunican de la misma
manera.

El decodificador-receptor

Podemos hablar del decodificador en términos de sus habilidades comunicativas. Si el receptor no


posee las habilidades de escuchar, de leer y de pensar, no estará capacitado para recibir y
decodificar los mensajes que la fuente-codificador ha transmitido.

El mensaje

El mensaje es el producto físico verdadero del emisor-codificador. En este, hay por lo menos tres
factores que deben ser tomados en consideración:

1) Código. Todo grupo de símbolos contenidos en el mensaje que puedan ser estructurados de
manera que tenga algún significado para alguien.

2) Contenido. El material del mensaje que es seleccionado por la fuente para expresar su
propósito.

3) Tratamiento. Las decisiones que toma la fuente en cuanto a la forma de emitir el mensaje; las
elecciones que debe hacer con respecto al código y al contenido, y, también, el método para
emitir adecuadamente código y contenido.

El canal

Los tres principales significados de la palabra “canal” en la comunicación son los siguientes: formas
de codificar y decodificar mensajes; vehículos de mensajes y medio de transporte.

Este modelo nos permite explicar la razón por la cual los mensajes no son captados de la misma
manera por los receptores, pero hay un elemento diferenciador en el modelo teórico de Berlo y es
la relación entre eficacia de la comunicación y gratificación del receptor. La recompensa se
convierte aquí en el mecanismo reflejo de la aceptación y objetivación de la acción comunicativa.