Anda di halaman 1dari 5

Apuntes de la segunda sección de ​Ser y tiempo 

La  indagación  ontológica  es  interpretativa:  ​“La  investigación  ontológica  es 


un  posible  modo  de  interpretación,  interpretación  que  fue  caracterizada  como  la 
elaboración y apropiación de un comprender.” p. 248. 

Principio  e  imposibilidad  de  cogitarlo:  “Un  ente  cuya  esencia  consiste  en la 
existencia  se  resiste  esencialmente  a  la  posibilidad  de  ser  aprehendido  como  un  ente 
entero.  La  situación  hermenéutica  no  sólo  no  se  ha  asegurado  hasta  ahora  el  “haber” 
del  ente  entero,  sino  que  cabe  incluso  preguntarse  si  este  “haber”  es  siquiera 
alcanzable,  si  una  interpretación  ontológica  originaria  del  Dasein  no  tendrá  que 
fracasar -por el modo de ser del ente temático mismo.” p. 249. 

“El  ser  del  Dasein  es  el  cuidado.  El  cuidado  comprende facticidad (condición de 
arrojado), existencia (proyecto) y caída. Siendo, el Dasein es una existencia arrojada, ​no 
se  ha  puesto  a  sí  mismo en su Ahí. Siendo, está determinado como un poder-ser que se 
pertenece  a  sí  mismo  y  que,  sin  embargo  ​no  ​se  ha  dado  él  mismo  en  propiedad  a  sí 
mismo.  Existiendo,  jamás  logra  ir  más  atrás  de  su  condición  de  arrojado,  de tal suerte 
que  pudiese  alguna  vez  producir  formalmente  desde  ​su  ser​-sí-mismo  y  llevar  hasta  el 
Ahí  esa  condición  de  “que  él  es  y  tiene  que  ser”.  ​Y  CONTINÚA…  ​Pero  la  condición  de 
arrojado  no  yace  detrás  de  él  como  un  acontecimiento  que,  habiéndole  efectivamente 
ocurrido,  en  seguida  se  hubiese  desprendido  de  él,  sino que, como cuidado, el ​Dasein es 
constantemente  -mientras  está  siendo-  su  “que  es…”.  Estando  entregado  a  ser  ​este 
determinado  ​ente  -única  forma  como  él  puede  existir  como  el ente que él es- el Dasein ​es 
-​existiendo​-  el  fundamento  de  su poder-ser. Aun cuando él ​no haya puesto por sí mismo 
el  fundamento,  reposa  sin  embargo  en  su  pesantez,  que  el  estado  de  ánimo  le  revela 
como carga.” p. 300. 

“Siendo  fundamento,  es  decir,  existiendo  como  arrojado,  el  Dasein  queda 
constantemente  a  la  zaga  de  sus  posibilidades.  Nunca  existe  ​antes  de  su  fundamento, 
sino  siempre  sólo  ​desde  y  ​como  él​.  Ser-fundamento  significa,  por  consiguiente,  no  ser 
jamás  radicalmente  dueño  del  ser  más  propio.  Este  ​no  pertenece  al  sentido  existencial 
de  la  condición  de  arrojado.  Siendo  fundamento,  ​es​,  ​él  mismo,  una  nihilidad  de  sí 
mismo.  [...]  El  Dasein  no  es,  él  mismo,  el  fundamento  de  su  ser  en  cuanto  que  éste 
brotara  de  un  proyectarse  del  propio  Dasein,  pero,  siendo  sí-mismo,  el  Dasein  es,  sin 
embargo,  el  ​ser  de  este  fundamento.  Éste  es  siempre  tan  sólo  fundamento  de  un  ente 
cuyo ser tiene que asumir el ser-fundamento.” pp. 300-301. 

Aclaraciones  sobre  la  noción  de  “sentido”:  ​Para  Heidegger,  comprensión, 


proyecto  y  existencia  son  sinónimos.  Sentido  es,  en  cambio,  el  fondo  de esa actividad. 
“La  unidad  de  los  momentos  constitutivos  del  cuidado,  ​existencialidad​,  facticidad  y 
condición  de  caído,  hizo  posible  la  primera  delimitación  ontológica de la totalidad del 
todo  estructural  que  es  el  Dasein.”  p.  332.  Y  aclara  a  pie  de  página  por  qué  no  escribió 
‘comprensión’:  “Existencia  significa:  1.  todo  el  ser  del  Dasein;  2.  solamente  el 
‘comprender’.” p. 332. 

Ahora sobre el sentido:  

“¿Qué  se  busca  ontológicamente  cuando  se  busca  el sentido del cuidado? ¿​Qué significa 


sentido​?  La  investigación  tropezó  con  este  fenómeno  en  el  contexto  del  análisis  del 
comprender y de la interpretación. De acuerdo con lo que allí se dijo, sentido es aquello 
en  que  se  mueve  la  comprensibilidad  de  algo,  sin  que  ello  mismo  caiga  explícita  y 
temáticamente  bajo  la  mirada.  Sentido significa el fondo sobre el cual se lleva a cabo el 
proyecto  primario,  fondo  desde  el  cual  puede concebirse la posibilidad de que algo sea 
lo  que  es.  En  efecto,  el  proyectar  are  posibilidades,  es  decir,  abre  aquello  que  hace 
posible algo.” p. 339. 

“En  la  pregunta  por  el  sentido  del  cuidado  se  pregunta:  ¿​qué  es  lo  que  hace  posible  la 
totalidad  de  ese  todo  estructural  articulado  que  es  el  cuidado  en  la  unidad  que  se  despliega  en  su 
articulación​?” p. 339. 

“Estrictamente  hablando,  sentido  significa  el  fondo  sobre  el  cual  se  lleva  a  cabo  el 
proyecto primario de la comprensión del ser.” p. 339. 

Sobre  la  temporeidad​:  “El  haber-sido  emerge  del  futuro,  de  tal manera que el 
futuro  que  ha  sido  (o  mejor,  que  está  siendo  sido)  hace  brotar  de  sí  el  presente.  Este 
fenómeno  que  de  esta  manera  es  unitario,  es  decir,  como futuro que está siendo sido y 
que  presenta,  es  lo  que  nosotros  llamamos  la  ​temporeidad​.  [...]  ​La  temporeidad  se  revela 
como  el  sentido  del  cuidado  propio​.”  p.  341.  ¿Y  no  también  del  cuidado  impropio,  es  decir, 
del cuidado en general? 

La  totalidad  de  ser  del  Dasein  como  cuidado  quiere  decir: 
anticiparse-a-sí-estando-ya-en  (un  mundo)  y  en-medio-de  (los entes que comparecen 
dentro  del  mundo).  En  la  primera  determinación  de  esta  trama estructural se hizo ver 
que,  con  respecto  a  la  articulación  de  esta  estructura,  era  necesario  llevar  aún  más 
atrás  la  pregunta  ontológica,  hasta  poner  al  descubierto  la  unidad  integradora de esta 
multiplicidad  estructural.  ​La  unidad  originaria  de  la  estructura  del  cuidado  es  la temporeidad​. 
El  anticiparse-a-sí  se  funda  en  el  futuro.  El  estar-ya-en…  acusa  en  sí  el  haber-sido. El 
estar-en-medio-de… es posible por la presentación.” p. 342. 

Sobre la temporeidad de los tres momentos del cuidado:  

Futuro  y  proyecto:  ​“El  proyectarse  en  el  “por  mor  de  sí  mismo”,  proyectarse  que  se 
funda  en el futuro, es un carácter esencial de la ​existencialidad​. ​El sentido primario de ésta es 
el futuro​.” p. 343 

Pasado  y  facticidad:  ​“El  “ya”  mienta  el  sentido  existencial y tempóreo de ser del ente 


que,  en  cuanto  es,  ya  está  siempre  arrojado.  Sólo  porque  el  cuidado  se  funda  en  el 
haber-sido,  puede  el  Dasein  existir  como  el  ente  arrojado  que  él  es.  [...]  [El  Dasein] 
siempre  “se  encuentra”  tan  sólo al modo de un ​factum arrojado. En la ​disposición afectiva​, 
el  Dasein  se  sorprende  a  sí mismo como aquel ente que él, mientras es, ya era, es decir, 
constantemente  ​ha  sido.  El  sentido  existencial  primario  de  la  facticidad  radica  en  el 
haber-sido.” p. 343 

Presente  y  caída:  “la  ​presentación​,  en  la  que  se  funda  ​primariamente  ​la  ​caída  en  lo  a  la 
mano  y  en  lo  que  está-ahí  de  la  ocupación,  queda,  en  el  modo  de  la  temporeidad 
originaria, ​incluida​ en el futuro y en el haber-sido.” p. 343. 

“La  temporeidad  hace  posible  la  unidad  de  existencia,  facticidad  y  caída,  y  así 
constituye  originariamente  la  totalidad  de  la  estructura  del  cuidado.  Los  momentos 
del  cuidado  no  quedan  reunidos  por  yuxtaposición  [...].  La  temporeidad  no  “es”  en 
absoluto un ​ente​. La temporeidad no es, sino que se t​ emporiza​. ” p. 343. 
Éxtasis  de  la temporeidad: “A los fenómenos de futuro, haber-sido y presente 
ya caracterizados los llamamos é​ xtasis​ de la temporeidad.” p. 344. 

Historicidad:  ​“Ahora  bien,  la  totalidad  estructural  del  cuidado  tiene  en  la 
temporeidad  un  posible  ​fundamento  para  su  unidad.  Por  consiguiente,  la  aclaración 
ontológica  de  la  “trama  de  la  vida”,  es  decir,  de  la  específica  extensión,  movilidad  y 
persistencia  del Dasein, debe intentarse en el horizonte de la constitución tempórea de 
este  ente. La movilidad de la existencia no es el movimiento de un ente que está-ahí. Se 
determina  a  partir  del  extenderse  del  Dasein.  ​A  esa  específica  movilidad  del 
extenderse  extendido  la  llamamos  nosotros  el  ​acontecer  del  Dasein.  La  pregunta 
por  la  “trama”  del  Dasein  es  el  problema  ontológico  de  su  acontecer.  Poner  al 
descubierto  la  ​estructura  del  acontecer  y  sus  condiciones  de  posibilidad 
tempóreo-existenciales  significa  alcanzar  una  comprensión  ontológica  de  la 
historicidad.​” pp. 388-389. 

“​El  análisis  de  la  historicidad  del  Dasein  intenta  mostrar  que  este  ente  no  es  “tempóreo” 
porque  “esté  dentro  de  la  historia”,  sino  que,  por  el  contrario,  sólo  existe  y  puede  existir 
históricamente porque es tempóreo en el fondo de su ser.​” p. 390. 

“[S]erá  necesario,  tal  como  lo  exige,  por  lo  demás,  el  contexto  de  “la  cosa 
misma”,  que  la  historicidad  sea  -en  primer  lugar-  “deducida”  únicamente  de  la 
temporeidad originaria del Dasein.” p. 391. 

“Lo  primariamente  histórico  es  el  Dasein.  Pero  ¿se  ​hace  histórico el Dasein sólo 
cuando  ya  no  existe?  ¿No  es  precisamente  histórico  en  cuanto  existe  de  un  modo 
fáctico?  ¿​Es  el  Dasein  algo  que  ha  sido  tan  sólo  en  el  sentido  de  haber  existido  o, por el contrario, 
ha sido en cuanto presentante-venidero, es decir, en la temporización de su temporeidad​?” p. 394. 

IMPRESCINDIBLE​:  “El  Dasein  tiene  fácticamente  en  cada  caso  su  “historia”, y 
puede  tenerla  porque  el  ser  de  este  ente  se  halla  constituido  por  la  historicidad.  [...] El 
ser  del  Dasein  ha  sido  definido  como  cuidado.  El  cuidado  se  funda  en  la temporeidad. 
Por  consiguiente,  debemos  buscar  dentro  del  ámbito  de  ésta  un  acontecer  que 
determine  la  existencia  como  histórica.  De  esta  manera,  la  interpretación  de  la 
historicidad  del  Dasein  se  revela,  en  última  instancia,  como  una  elaboración  más 
concreta de la temporeidad.” p. 396. 

“Ahora  bien,  si  el  destino  constituye  la  historicidad  originaria  del  Dasein,  el 
peso  esencial  de  la  historia  no  recae  ni  en  el  pasado  ni  en el presente en su “conexión” 
con  el  pasado,  sino  en  el  acontecer  propio  de  la  existencia,  que  brota  del  ​futuro  del 
Dasein.” p. 399 

“La  tesis  acerca  de  la  historicidad  del  Dasein  no  afirma  que  sea  histórico  un 
sujeto  sin  mundo,  sino  el  ente  que  existe  como  estar-en-el-mundo.  ​El  acontecer  de  la 
historia  es  el  acontecer  del  estar-en-el-mundo​.  La  historicidad  del  Dasein  es  esencialmente 
historicidad  del  mundo, un mundo que, en razón del carácter extático-horizontal de la 
temporeidad, pertenece necesariamente a la temporización de la temporeidad.” p. 401. 

Sobre  el  Ser  y  el  principio:  ​“Eso  que  llamamos  el  “ser”  está  abierto  en  la 
comprensión  del  ser  que,  en  cuanto  comprender,  es  constitutiva  del  Dasein  existente. 
La  aperturidad  -previa,  aunque  no  conceptual-  del  ser  hace  posible  que  el  Dasein,  en 
cuanto  existe  como  un  estar-en-el-mundo,  pueda  habérselas  ​con  el  ente​,  tanto  con  el 
que  comparece  dentro  del  mundo  como  consigo  mismo  en  cuanto  existente.”  p.  449 
(último párrafo de S​ er y tiempo​).