Anda di halaman 1dari 2

Reporte de lectura libre #1

Los dragones del Edén — Carl Sagan


Págs. –
Sofía González Vargas
Resumen:
Capítulo 1:

El Universo es extremadamente viejo y en comparación nuestra especie demasiado joven,


de modo que la vida de un ser humano se reduce a unos poco decenios y toda la historia
humana a algunos milenios mientras que a nuestras espaldas se extiende un linaje temporal
del que apenas sabemos. Sin embargo, hemos podido fechar algunos de los eventos del
pasado, la astrofísica nos permite calcular la edad de los astros e incluso de nuestra Galaxia.

Pero no podemos ni imaginar lo que significan esos números gigantescos y lo más práctico
es comprimir los 15 millones de años del Cosmos a una escala que podamos entender: la de
un año. Por lo que cada mil millones equivaldrían a 24 horas en este calendario cósmico.

Esto nos sirve para ver qué tan pequeños somos en comparación con todo el Universo, pues
toda la historia de la Tierra corresponde desde el 14 de septiembre y toda la historia que
vemos en los libros y toda la civilización que conocemos se desarrollo en las últimas horas
del último día del Calendario.

Hay muchas maneras en las que podemos compararnos con el espacio y el tiempo: en
tamaño, en avances, en las que cosas que nos faltan por describir, etc. Pero sin duda una de
las formas más elegantes de hacerlo es mediante el calendario cósmico.

Capítulo 2:

Los organismos más simples de este planeta hoy tienen la misma historia evolutiva que los
organismos más complejos, y es posible que la bioquímica interna de las bacterias
contemporáneas sea más eficiente que la bioquímica interna de las bacterias hace tres mil
millones de años. Pero la cantidad de información genética en las bacterias hoy en día
probablemente no sea mucho mayor que la de sus antiguos antepasados bacterianos. Es
importante distinguir entre la cantidad de información y la calidad de esa información.

Toda esa información génetica se guarda dentro de algo como un “libro de la vida” que
esmuy rico; una molécula cromosómica de ADN típica en un ser humano está compuesta
por alrededor de cinco mil millones de pares de nucleótidos. Las instrucciones genéticas de
todos los otros taxones en la Tierra están escritas en el mismo lenguaje, con el mismo libro
de códigos. De hecho, este lenguaje genético compartido es una línea de evidencia de que
todos los organismos en la Tierra descienden de un único antepasado, un único ser vivo con
el que todos compartimos un poco de nuestro ADN.
También se hace una comparación sobre los bits que podría contener nuestra biblioteca
genética, que contiene alrededor de 2x 1010 bits de información.